Está en la página 1de 4

EL REY TE MANDO A LLAMAR

2Sm.9

El mensaje tiene como propósito enseñar a la grey (IGLESIA CENTRO DE


ALBANZA) que nuestra vida puede cambiar, aceptando la invitación de Jesús.
INTRODUCCIÓN:

1. Por el año 1020 A de C. Ocurrió una de las historias más fascinantes de


toda la Biblia: la misericordia que ejerció David sobre uno de los parientes
que le sobrevivían a Jonatán, amigo de David.
2. Esta historia puede muy bien ilustrar lo que Jesús quiere hacer con
nosotros por medio de la gracia de Dios.

I. QUIERO FAVORECER A ALGUIEN DE LA CASA DE SAÚL. 2Sm.9:1

A. David fue un hombre conforme al corazón de Dios, y en este caso lo


demostró, buscando a alguien de la casa de Saúl a quien pudiera ayudar.
Aunque esto no le convenía políticamente, porque cualquier descendiente
de Saúl podía reclamar el trono que él ocupaba, procuró encontrar a esa
persona, por amor a su amigo Jonatán, y por el pacto que hizo con este,
1Sm.20:14-17.
B. La actitud de David es como la de Dios: él siempre quiere favorecernos,
2P.3:9.
C. El Señor te busca para favorecerte.

II. QUEDA UN HIJO DE JONATÁN LLAMADO MEFI-BÓSET.

A. Sibá informó al rey sobre un descendiente de Saúl, un hijo de Jonatán.


Cuando David se enteró que aún había alguien, y que era hijo de su amigo
ya muerto, su gran deseo de ayudarlo fue mayor, porque David amó
profundamente a Jonatán, 2Sm.1:26
B. Entre las cosas que Sibá informó, dijo las siguientes:
1. Dijo que era cojo, V.3. Mefi-bóset estaba cojo porque cuando tenía
cinco años, se cayó de los brazos de una mujer mientras huían para no
morir, 2S.4:4.
► La vida agitada que nos ha tocado vivir nos ha conducido a un
estado espiritual quebrantado. El pequeño príncipe, Mefi-bóset
comenzó a vivir como mendigo, después de sentir, como niño, que
era el centro del universo. Sin entenderlo su corta vida cambió por
completo, tanto, que ya no podía ni caminar. Todos sus sueños
infantiles se frustraron, su vida se destruyó.
► Amigo, ¿no te ha pasado lo mismo a ti? Ser cojo en tiempos
bíblicos era una verdadera tragedia. También en la actualidad las
personas padecen de cojera, pero de cojera mental[Llamo cojera
mental al estado de terquedad y obstinación del ser humano a
aferrarse a una vida vacía y sin valor, lejos de Dios, por ende,
viviendo en condiciones deplorable], pues Dios les busca para
darles un lugar de honor y privilegios que ellos se empeñan en
rechazar.
► Obstinadamente el hombre vive como un mendigo, pudiendo vivir
como príncipes.

2. También dijo que Mefi-bóset vivía en Lodebar, una región al este del río
Jordán. Este lugar estaba lejos de Jerusalén, donde Mefi-bóset esperaba
no ser encontrado. Pero aún desde allí, lo llegaron a traer. Dios te llama,
no importa dónde estés, el Señor conoce tus condiciones, tus
decepciones, y quiere cambiar para siempre el rumbo de tu existencia. Tú
estás en Lodebar, pero Dios te llama a Jerusalén, te llama a una forma
diferente de vida, digna y llena de bendiciones eternas por medio de
Jesucristo.

III EL REY TE MANDÓ A LLAMAR. V.5

A. Cuando al hombre cojo le dijeron: Mefi-bóset, el rey te llama, su corazón


se llenó de temor. Él creía que el rey lo quería matar, y sintió temor.
B. Cuando Mefi-bóset, hijo de Jonatán y nieto de Saúl, llegó ante David, se
inclinó en señal de reverencia. —¡MEFI-BÓSET! —EXCLAMÓ DAVID. —
A las órdenes de Su Majestad —respondió él. 2Sm.9:6.

1. La forma en la que David pronunció el nombre de Mefi-bóset, una


exclamación, en español nos da a entender que para David, ver a
aquel hombre, fue motivo de gran alegría. Era el hijo de su gran amigo,
a quien tanto amó, y que por fin podría cumplir el pacto que hizo con
él mientras estaba en vida, 1Sm.20:14-17.
2. Si este día tú vinieras a Jesús, él pronunciaría tu nombre con alegría,
te abrazaría, te besaría, y te daría todo lo que tú mereces, porque
fuiste hecho a imagen y semejanza de Dios. Dios tiene el profundo
deseo de favorecerte, él quiere bendecirte, él te ama con tanta pasión
como tú no tienes idea.
3. El gran Rey te está llamando, Is.1:18: “El Señor dice: “Vengan, vamos
a discutir este asunto. Aunque sus pecados sean como el rojo más
vivo, yo los dejaré blancos como la nieve; aunque sean como tela
teñida de púrpura, yo los dejaré blancos como la lana”. (DHH)

IV- SOLO SOY UN PERRO MUERTO. V.8.

A. Mefi-bóset tenía un duró criterio sobre él mismo, “¿Por qué se fija Su Majestad
en este siervo suyo, si soy como un perro muerto?” en su mente era difícil
concebir que el Rey David pudiera fijarse en él.
B. De la misma manera, hay millones y millones de personas en el mundo
creyéndose y viviendo como si fueran perros muertos.
1. (Historia de un niño de un colegio) que en la escuela, de niño, tenía un
compañerito, vecino nuestro, a quien le llamaban el vaquero. Era un niño
agresivo y descuidado. Cuando se convirtió en un joven, trataba de andar
bien parecido en las fiestas y conquistando mujeres. Hace no muchos días lo
volvía a ver, completamente cambiado: se había convertido en un indigente,
con el pelo largo, sucio, cargando un saco con desperdicios, y al parecer,
buscando algunos desechos entre la basura que fueran útiles. ¿Qué hizo que
el vaquero llegara a tocar fondo? Sus pensamientos y el criterio que tiene de
sí mismo.

2. Historia de alguna desgracia natural temblor,…. El sábado 20/11/10, la


prensa nacional publicó una noticia sobre Haití, en la cual mencionaban que
este pueblo, en medio del hambre y la enfermedad, se preparaban para elegir
nuevo presidente. Pero lo triste fue que la noticia estaba encabezada por la
fotografía del cadáver de un niño, quien había muerto por el cólera,
enfermedad que según algunas cifras no oficiales, supera los 50,000
afectados y más de 2000 muertos por su causa. Estas personas se han
resignado a vivir en estándares infrahumanos de vida. ¿Por qué, si Dios el
Rey ha llamado a toda la humanidad a una vida plena y de gozo? ¿Que dice
Jn.10:10?

C. Los tristes conceptos que las personas tienen de sí mismas se deben a lo que el
diablo vino a hacer en la humanidad, robar, matar y destruir, Jn.10:10. El
enemigo ha hecho pensar a la humanidad que solo es un perro muerto.

D. El último en la casa de Saúl ya no sería más aquel a quien nadie le daba valor.
Ya no sería más un perro muerto viviendo al otro lado del río, en Lodebar. Amigo,
si usted hasta este momento se ha sentido menospreciado, sin el valor que
realmente tiene, si el diablo está destruyendo tu vida, y te ha robado la paz, sabe
que el Rey te ha mandado a llamar a una vida de alegría y gozo.
NO TENGAS MIEDO, YO TE VOY A TRATAR MUY BIEN. V.7.

A. Te devolveré todas las tierras de tu abuelo, V.7. Mefi-bóset nunca más estaría
en la miseria. Dios te manda a llamar para darte todo lo que te pertenece, la
felicidad en este mundo, y la vida eterna a su lado. He.2:6.

B. Comerás a mi mesa… este era un privilegio muy grande para aquel que se
consideraba un perro muerto. David devolvió a Mefi-bóset, honores que él no
consideraba que tenía. En realidad Mefi-bóset era un príncipe, y la mesa del rey
era parte de sus privilegios. A la mesa del rey se sentaban sus hijos, su esposa,
y seguramente algunos ministros de su reino. Pero ahora, Mefi-bóset tenía
también ese privilegio. ¿Cómo se miraría aquel hombre tullido entrando a la
mesa junto a los príncipes? Aunque era tullido, en la mesa tenía la misma
condición que los príncipes, pues el rey le había dado ese privilegio. Nosotros
somos hijos de Dios por creación, y hemos sido invitados al banquete Real,
Ap.3:20. “Mira, yo estoy llamando a la puerta; si alguien oye mi voz y abre la
puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos”.

C. El hombre cojo y olvidado comenzó a vivir en el palacio, la casa del Rey, y a


partir de ese día su vida fu dignificada por la misericordia de David, el cual es un
reflejo de la gran misericordia que Dios tiene hacia los hombres. Después de vivir
arrimado en la casa de Maquir, obtuvo, por benevolencia y misericordia, un lugar
al lado del rey David.

D. De pronto, aquel hombre tullido que no tenía nada, solamente un pobre concepto
de sí mismo, heredó muchas tierras, criados, y el privilegio de estar en la casa
del Rey, de sentarse a su mesa y comer junto a David. De la misma forma en la
que cambió la vida de Mefi-bóset a los cinco años, ahora también su vida
cambiaba para bien, y todos esos años de sufrimiento y nostalgia habían
terminado, cuando el hombre cojo, atendió el llamado del Rey.
PARA TERMINAR:

1. Dios quiere darnos una posición única, nos invita a su mesa, y no toma en cuenta
nuestras condiciones. Podemos sentarnos a la mesa del gran Rey, y sentirnos
en iguales condiciones a los mismos ángeles.

2. Nosotros somos Mefi-bóset, quienes hemos visto muchos sueños frustrados,


nuestra vida quebrantada, y hemos procurado estar lejos, como si no
quisiéramos ser encontrados. Pero Dios nos conoce, quiere traernos a su lado,
quiere darnos privilegios, quiere sentarnos a su mesa, y darnos una condición
que nunca esperábamos.
3. En este día Jesús insiste en invitarte a la mesa con él, Ap.3:20.

4. En esta historia, Sibá es un símbolo de Satanás, quien procura quitarte lo que te


pertenece, Jn.10:10; 2Sm.19:28, no permitas que él tome lo que es tuyo.

5. Ven a la mesa del Rey.