Está en la página 1de 3

Tratamiento prequirúrgico:

El paciente al que se le plantea la extirpación de su laringe tendrá que afrontar una serie
de cambios físicos, fisiológicos, psicosociales y emocionales muy importantes y que van
a afectar seriamente a su calidad de vida. Por ello es de vital importancia crear una
relación médico-paciente correcta para que tanto el enfermo como su familia puedan
obtener respuesta a todas las dudas que surgirán. No daremos por supuesto que saben
cuales son los cambios que tendrán que afrontar.
Añadimos a ello que frecuentemente la situación implica una inseguridad económica y
laboral y un sentimiento de inferioridad que restringe su vida en sociedad. El papel de la
familia es fundamental, y también el de las Asociaciones de laringectomizados para lograr
una rápida inserción social.
El médico se encargará de informar en la visita previa sobre los pormenores de la cirugía,
dando información sobre la intervención y el período postoperatorio. Utilizará un
lenguaje adaptado a la edad, cultura, situación para que la comprensión sea máxima.
No debemos olvidar que el diagnóstico y planteamiento de laringectomía provoca un gran
impacto psicológico y emocional. El paciente se enfrenta a un cambio en su modo de vida
que será definitivo, comportará cambios además en aspectos de personalidad y cambios
psicosociales. La palabra cáncer en sí misma produce miedo, estigmatización y
frecuentemente desencadena un trastorno depresivo del estado de ánimo. Es por ello que
el afrontamiento de un laringectomizado debe hacerse desde un equipo multidisciplinar
que permita cubrir estos aspectos psicosociales y emocionales.
Por este motivo el conocimiento de estos cambios, las consecuencias y sobre todo las
posibilidades de recuperación deben plantearse paralelamente a la explicación de la
técnica quirúrgica.
Por ello antes de someter a un paciente a una laringectomía se recomienda que haga una
visita a un logopeda. Los objetivos de esta visita son:
- Informar al paciente sobre el modo de comunicar tras la operación, tanto de modo
inmediato postoperatorio como explicando en que consisten las diferentes
posibilidades, erigmofonía, dispositivos protésicos, etc.
- Evaluar las capacidades locutorias preoperatorias: capacidad articulatoria e
inteligibilidad de habla. Tomar muestra de errores de articulación, nivel de habla,
patrones dialectales y grado de abertura de la boca al hablar.
- Disminuir la ansiedad del paciente y su familia frente a la cirugía. Frecuentemente
debido al impacto emocional, a pesar de las explicaciones del ORL sobre la
técnica quirúrgica, quedan muchas dudas sobre la misma y sus consciencias. El
logopeda puede crear una atmósfera psicológica positiva aclarando aspectos de la
cirugía, utilizando folletos con esquemas simplificados explicativos que
representen las estructuras quirúrgicamente extirpadas. Ilustran porque el paciente
tendrá que respirar por el estoma después de la operación y explican métodos
alternativos de producción de habla, incluido el uso de prótesis.
- Puede asegurar al paciente y a su familia que existen diferentes alternativas para
lograr una comunicación efectiva tras la cirugía. Explicará los diferentes métodos
de habla sin laringe que se establecerán durante las sesiones de entrenamiento de
voz tras la cirugía.
- El logopeda puede presentar al paciente y a su familia a otros pacientes ya
laringectomizados para disminuir la ansiedad y mejorar la motivación.
Presentaremos un paciente bien adaptado y rehabilitado, al que presentaremos con
su nombre, profesión y resumen biográfico, para mostrar que es posible una vida
normal y plena después de la operación. El laringectomizado intentará contestar a
las preguntas del paciente y su familia. Esta visita deberá ser breve, y asegurar
que tras la operación se volverán a ver en breve.
- En algunos casos el ORL puede decidir que esta visita no es aconsejable por:
o Puede anticipar que debido a la complejidad de la cirugía, no será posible
desarrollar voz erigmofónica, por lo que esta visita dará falsas expectativas
sobre la recuperación con voz erigmofónica.
o Algunos pacientes reaccionan de forma muy negativa cuando se les
plantea por primera vez la voz erigmofónica o una prótesis. Es por ello
que se recomiendo realizar esta visita tras la cirugía, cuando la motivación
por recuperar una comunicación es mayor y el impacto emocional haya
disminuido.
BIBLIOGRAFÍA.

Penagos Vélez, A. M., López Alvarez, F., Nuñez Batalla, F. Capitulo 115.
“Rehabilitación del paciente laringectomizado”. En Libro virtual en formación en ORL.
SEORL.
Prater R, Swift R. Rehabilitación de laringectomizados. En: Manual de terapéutica de la

voz. Barcelona: Salvat; 1986. 


Le Huche F, Allali A. Voz postlaringectomía. En: La Voz (3), 2a ed. Barcelona: Manson;

2003. 


Farías P. Ejercicios que restauran la función vocal. Observaciones clínicas. Ed. Akadia.
1ª ed. Buenos Aires. 2007.