Está en la página 1de 54

ASIGNATURA : Diseño arquitectonico

DOCENTE : Arq. Jaime Pinto


TEMA : NT E 070 Albañileria

CICLO : VII
TURNO : Noche
ALUMNO :
 TURPO ANAHUA, Pier Adrian Benji

2017
INTRODUCCION

Con la finalidad de que el usuario aplique en forma apropiada la Norma Técnica de


Edificación E.070 “Albañilería” , se comenta en forma ilustrativa aquellos artículos de
mayor dificultad y que requieren de una adecuada interpretación.

Puesto que el comportamiento sísmico de las edificaciones de albañilería depende


principalmente del proceso constructivo seguido, así como de la calidad de los
materiales utilizados, se ha dado especial énfasis a estos aspectos.

Estos comentarios recogen las incertidumbres planteadas y resueltas por los


miembros del Comité Técnico encargados de elaborar la Norma E.070, así como las
opiniones y sugerencias indicadas por diversas entidades nacionales.

Cabe destacar que la Norma E.070 es sui géneris a nivel mundial y que el método
de diseño estructural utilizado se encuentra basado en las lecciones dejadas por
diversos terremotos, en los resultados de los experimentos nacionales y extranjeros,
y en una serie de estudios realizados teóricamente. Por lo que se ha considerado
pertinente efectuar los comentarios respectivos de manera didáctica.
ÍNDICE
CAPÍTULO 1
ASPECTOS GENERALES.....................................................................................................................09
1.1. ALCANCE...........................................................................................................................09
1.2. REQUISITOS GENERALES......................................................................................10
CAPÍTULO 2
DEFINICIONES Y NOMENCLATURA.............................................................................................18
2.1. DEFINICIONES...............................................................................................................18
2.2. NOMENCLATURA.........................................................................................................28
CAPÍTULO 3
COMPONENTES DE LA ALBAÑILERÍA......................................................................................31
3.1 UNIDAD DE ALBAÑILERÍA......................................................................................31
3.2 MORTERO.........................................................................................................................36
3.3 CONCRETO LÍQUIDO O GROUT.........................................................................39
3.4 ACERO DE REFUERZO.............................................................................................42
3.5 CONCRETO......................................................................................................................42
CAPÍTULO 4
PROCEDIMIENTOS DE CONSTRUCCIÓN.................................................................................43
4.1 ESPECIFICACIONES GENERALES....................................................................43
4.2 ALBAÑILERÍA CONFINADA.....................................................................................49
4.3 ALBAÑILERÍA ARMADA.............................................................................................54
CAPÍTULO 5
RESISTENCIA DE PRISMAS DE ALBAÑILERÍA...................................................................62
5.1 ESPECIFICACIONES GENERALES..................................................................62
CAPÍTULO 6
ESTRUCTURACIÓN...............................................................................................................................67
6.1 ESTRUCTURA CON DIAFRAGMA RÍGIDO....................................................67
6.2 CONFIGURACIÓN DEL EDIFICIO........................................................................69
6.3 OTRAS CONFIGURACIONES.................................................................................73
6.4 MUROS PORTANTES.................................................................................................73
6.5 ARRIOSTRES..................................................................................................................74
CAPÍTULO 7
REQUISITOS ESTRUCTURALES MÍNIMOS..............................................................................76
7.1 REQUISITOS GENERALES..................................................................................76
7.2 ALBAÑILERÍA CONFINADA....................................................................................80
7.3 ALBAÑILERÍA ARMADA............................................................................................83
CAPÍTULO 8
ANALISIS Y DISEÑO ESTRUCTURAL.......................................................................................85
8.1 DEFINICIONES.............................................................................................................85
8.2 CONSIDERACIONES GENERALES..................................................................85
8.3 ANÁLISIS ESTRUCTURAL.....................................................................................89
8.4 DISEÑO DE ELEMENTOS DE CONCRETO ARMADO............................93
8.5 DISEÑO DE MUROS DE ALBAÑILERÍA..........................................................94
8.6 ALBAÑILERÍA CONFINADA.................................................................................100
8.7 ALBAÑILERÍA ARMADA.........................................................................................112
CAPÍTULO 9
DISEÑO PARA CARGAS ORTOGONALES AL PLANO DEL MURO.........................121
9.1 ESPECIFICACIONES GENERALES..................................................................121
9.2 MUROS PORTANTES................................................................................................126
9.3 MUROS NO PORTANTES Y MUROS PORTANTES DE
ESTRUCTURA NO DIAFRAGMADA..................................................................129
CAPÍTULO 10
INTERACCIÓN TABIQUE DE ALBAÑILERÍA–ESTRUCTURA APORTICADA.....132
10.1 ALCANCE........................................................................................................................132
10.2 DISPOSICIONES..........................................................................................................136
CAPÍTULO 1
ASPECTOS GENERALES

1.1 ALCANCE

1.1.1 Esta Norma establece los requisitos y las exigencias mínimas para el
análisis, el diseño, los materiales, la construcción, el control de calidad y la
inspección de las edificaciones de albañilería estructuradas principalmente
por muros confinados y por muros armados.

Comentario

Las edificaciones de mediana altura que más abundan en nuestro medio, son estructuradas por
muros de albañilería confinada o por muros de albañilería reforzada interiormente (Fig.1.1).
El comportamiento sísmico de estas edificaciones depende mucho de la calidad de los
materiales empleados y de la técnica constructiva empleada, es por ello que en esta Norma se
hace especial énfasis en estos aspectos.

Fig. 1.1. Albañilería Confinada (izquierda) y Albañilería Armada (derecha).

Las edificaciones de albañilería no reforzada, con


poca densidad de muros, han demostrado tener un
comportamiento sísmico sumamente frágil
(Fig.1.2), por lo que en esta Norma no se
contempla estos sistemas; sin embargo, a fin de
prevenir el colapso de las edificaciones existentes,
es posible reforzarlas siguiendo los lineamientos
de la Norma E.070.

Fig.1.2. Albañilería no reforzada.

1.2 REQUISITOS GENERALES

1.2.1 Las construcciones de albañilería serán diseñadas por métodos racionales


basados en los principios establecidos por la mecánica y la resistencia de
materiales. Al determinarse los esfuerzos en la albañilería se tendrá en
cuenta los efectos producidos por las cargas muertas, cargas vivas, sismos,
vientos, excentricidades de las cargas, torsiones, cambios de temperatura,
asentamientos diferenciales, etc. El análisis sísmico contemplará lo
estipulado en la Norma Técnica de Edificación E.030 Diseño
Sismorresistente, así como las especificaciones de la presente Norma.

Comentario

La albañilería es un sistema frágil, basta una distorsión de


1/800 como para que ella se agriete (Fig.1.5), por ello es
necesario emplear cimentaciones rígidas cuando se
cimiente sobre suelos de baja capacidad portante (Fig.1.6).

Fig,1.5

1.2.2 Los elementos de concreto armado y de concreto ciclópeo satisfarán los


requisitos de la Norma Técnica de Edificación E.060 Concreto Armado, en lo
que sea aplicable.

Comentario

Los traslapes, ganchos, dobleces, etc. del acero de refuerzo (Fig.1.8), deberán satisfacer lo
especificado en la Norma E.060, salvo que se indique lo contrario en la Norma E.070. En
forma similar, en la Norma E.060 se indica la manera de cómo diseñar a las cimentaciones de
concreto ciclópeo (Fig. 1.9), de forma práctica para evitar fallas por cortante, punzonamiento
o flexión. Debe destacarse que este tipo de cimentación es imposible diseñarla ante los efectos
citados, debido a que se desconoce la resistencia del concreto (f´c) con grandes piedras, por lo
que para determinar el peralte se recurre a procedimientos basados en la experiencia.

1.2.3 Las dimensiones y requisitos que se estipulan en esta Norma tienen el


carácter de mínimos y no eximen de manera alguna del análisis, cálculo y
diseño correspondiente, que serán los que deben definir las dimensiones y
requisitos a usarse de acuerdo con la función real de los elementos y de la
construcción.

1.2.4 Los planos y especificaciones indicarán las dimensiones y ubicación de


todos los elementos estructurales, del acero de refuerzo, de las
instalaciones sanitarias y eléctricas en los muros; las precauciones para
tener en cuenta la variación de las dimensiones producidas por
deformaciones diferidas, contracciones, cambios de temperatura y
asentamientos diferenciales; las características de la unidad de albañilería,
del mortero, de la albañilería, del concreto, del acero de refuerzo y de todo
otro material requerido; las cargas que definen el empleo de la edificación;
las juntas de separación sísmica; y, toda otra información para la correcta
construcción y posterior utilización de la obra.

Comentario
Fig.1.10
En lo que respecta a las unidades de albañilería, es importante
que se especifique el uso de unidades sólidas (ver 2.1.25) para
el caso de la albañilería confinada ubicada en la zona sísmica 3
(Tabla 2), ya que las unidades huecas (Fig.1.10) y tubulares han
demostrado tener mucha fragilidad en una falla por fuerza
cortante. Por la misma razón, en la zona sísmica 3, los muros
armados considerados portantes de carga sísmica deben estar
completamente rellenos con concreto líquido (grout).
Respecto al mortero, debe especificarse las proporciones volumétricas de los elementos que lo
componen (Tabla 4), así por ejemplo, es necesario el uso de cal hidratada y normalizada
cuando se utilice unidades de concreto o sílico-calcáreas que deben asentarse en su estado
natural (secas). La unidad de concreto no puede regarse debido a que se expandiría para luego
contraerse al secarse, lo que produciría fisuras en los muros. La unidad sílico-calcárea no debe
regarse debido a que en su estado natural presenta baja succión.

Es importante también especificar el grosor de las juntas


Fig.1.11
(ver 4.1.2), ya que grosores (Fig.1.11) por encima del límite
máximo especificado en esta Norma (15 mm), reducen
sustancialmente la resistencia a compresión y a fuerza
cortante de la albañilería.

También es necesario identificar en los planos estructurales


a los muros portantes, a fin de que no los debiliten
insertándoles tuberías (ver 1.2.6).

1.2.5 Las construcciones de albañilería podrán clasificarse como “tipo resistente al


fuego” siempre y cuando todos los elementos que la conforman cumplan los
requisitos de esta Norma, asegurando una resistencia al fuego mínima de
cuatro horas para los muros portantes y los muros perimetrales de cierre, y
de dos horas para la tabiquería.

Comentario

Se le da menos importancia a los tabiques puesto que estos son muros que no portan carga
vertical y a su vez, son muros fácilmente reemplazables después de un incendio; esta es otra
razón para identificar en los planos de estructuras qué muros son portantes.

1.2.6 Los tubos para instalaciones secas: eléctricas, telefónicas, etc. sólo se
alojarán en los muros cuando los tubos correspondientes tengan como
diámetro máximo 55 mm. En estos casos, la colocación de los tubos en los
muros se hará en cavidades dejadas durante la construcción de la
albañilería que luego se rellenarán con concreto, o en los alvéolos de la
unidad de albañilería. En todo caso, los recorridos de las instalaciones serán
siempre verticales y por ningún motivo se picará o se recortará el muro para
alojarlas.
CAPÍTULO 2
DEFINICIONES Y NOMENCLATURA

2.1 DEFINICIONES

2.1.1 Albañilería o Mampostería. Material estructural compuesto por "unidades de


albañilería" asentadas con mortero o por "unidades de albañilería" apiladas,
en cuyo caso son integradas con concreto líquido.

Comentario

En adelante, el subíndice “m” que se utiliza en los distintos parámetros empleados en el


diseño estructural (f´m, v´m, etc.), proviene de la palabra inglesa “masonry” o mampostería.
La albañilería compuesta por unidades apilables, también se le denomina “Albañilería de
Junta Seca” por carecer de mortero en las juntas. Estas unidades pueden ser hechas de sílice-
cal o de concreto (Fig. 2.1).

Fig.2.1. Unidades apilables de sílice-cal (izquierda) y de concreto (derecha).

2.1.2 Albañilería Armada. Albañilería reforzada interiormente con varillas de acero


distribuidas vertical y horizontalmente e integrada mediante concreto líquido,
de tal manera que los diferentes componentes actúen conjuntamente para
resistir los esfuerzos. A los muros de Albañilería Armada también se les
denomina Muros Armados.

Comentario

Los muros armados pueden ser construidos con bloques de arcilla, de concreto o de sílice-cal,
como se aprecia en la Fig.2.2. En estas edificaciones, es recomendable que los ambientes sean
modulares, con dimensiones múltiplos de 15 cm para los bloques sílico-calcáreos y de 20 cm
para los bloques de arcilla y de concreto (Fig.2.3).

2.1.3 Albañilería Confinada. Albañilería reforzada con elementos de concreto


armado en todo su perímetro, vaciado posteriormente a la construcción de la
albañilería. La cimentación de concreto se considerará como confinamiento
horizontal para los muros del primer nivel,

2.1.4 Albañilería No Reforzada. Albañilería sin refuerzo (Albañilería Simple) o con


refuerzo que no cumple con los requisitos mínimos de esta Norma.

2.1.5 Albañilería Reforzada o Albañilería Estructural. Albañilería armada o


confinada, cuyo refuerzo cumple con las exigencias de esta Norma.
CAPÍTULO 3
COMPONENTES DE LA ALBAÑILERÍA

3.1. UNIDAD DE ALBAÑILERÍA

3.1.1 CARACTERÍSTICAS GENERALES

 Se denomina ladrillo a aquella unidad cuya dimensión y peso permite


que sea manipulada con una sola mano. Se denomina bloque a aquella
unidad que por su dimensión y peso requiere de las dos manos para su
manipuleo.

 Las unidades de albañilería a las que se refiere esta norma son ladrillos
y bloques en cuya elaboración se utiliza arcilla, sílice-cal o concreto,
como materia prima.

 Estas unidades pueden ser sólidas, huecas, alveolares o tubulares y


podrán ser fabricadas de manera artesanal o industrial.

 Las unidades de albañilería de concreto serán utilizadas después de


lograr su resistencia especificada y su estabilidad volumétrica. Para el
caso de unidades curadas con agua, el plazo mínimo para ser utilizadas
será de 28 días.

Comentario

Los bloques aparecen en la Fig.2.24, los ladrillos en la Fig.2.27 y las unidades tubulares en la
Fig.2.28. Debe remarcarse que las unidades de concreto se contraen al secarse luego de su
fabricación, por tanto, para que no se originen fisuras en los muros, estas unidades deben estar
secas al momento de asentarlas.

3.1.2 CLASIFICACIÓN PARA FINES ESTRUCTURALES

Para efectos del diseño estructural, las unidades de albañilería tendrán las
características indicadas en la Tabla 1.

Comentario

La mayor variación de dimensiones y el mayor alabeo


(Fig.3.1) de las unidades, conducen a un mayor grosor de las
juntas de mortero (por encima del valor nominal de 10 mm),
lo que trae por consecuencia, una reducción de resistencia a
compresión y a fuerza cortante en la albañilería. Por ello,
para fines de clasificar a la unidad con fines estructurales,
debe emplearse los resultados mas desfavorables de los Fig.3.1
ensayos indicados en la Tabla 1. Por ejemplo, si por los
ensayos de variación dimensional y alabeo un ladrillo clasifica como clase IV, mientras que
por el ensayo de compresión clasifica como clase V, entonces ese ladrillo será clase IV.
TABLA 1
CLASE DE UNIDAD DE ALBAÑILERIA PARA FINES ESTRUCTURALES
RESISTENCIA
CLASE VARIACIÓN DE LA ALABEO CARACTERÍSTICA
DIMENSION (máximo A COMPRESIÓN
(máxima en porcentaje) en mm) f b´ mínimo en MPa
(kg/cm2 ) sobre área
bruta
Hasta Hasta Más de
100 mm 150 mm 150 mm
Ladrillo I 8 6 4 10 4,9(50)
Ladrillo II 7 6 4 8 6,9(70)
Ladrillo III 5 4 3 6 9,3(95)
Ladrillo IV 4 3 2 4 12,7(130)
Ladrillo V 3 2 1 2 17,6(180)
(1)
Bloque P 4 3 2 4 4,9(50)
Bloque NP (2) 7 6 4 8 2,0(20)
(1) Bloque usado en la construcción de muros portantes
(2) Bloque usado en la construcción de muros no portantes

3.1.3 LIMITACIONES EN SU APLICACIÓN

El uso o aplicación de las unidades de albañilería estará condicionado a lo


indicado en la Tabla 2. Las zonas sísmicas son las indicadas en la NTE
E.030 Diseño Sismorresistente.

TABLA 2
LIMITACIONES EN EL USO DE LA UNIDAD DE ALBAÑILERÍA PARA
FINES ESTRUCTURALES
ZONA SÍSMICA 2 Y 3 ZONA SÍSMICA 1
Muro portante en Muro portante en Muro portante en
TIPO
edificios de 4 pisos a edificios de 1 a 3 todo edificio
más Pisos
Sólido
Artesanal * No Sí, hasta dos pisos Sí

Sólido Sí Sí Sí
Industrial

Sí Sí
Celdas
Alveolar Celdas totalmente Celdas parcialmente
parcialmente
rellenas con grout rellenas con grout
rellenas con grout
No No Sí
Hueca
Tubular No No Sí, hasta 2 pisos
*Las limitaciones indicadas establecen condiciones mínimas que pueden ser exceptuadas
con el respaldo de un informe y memoria de cálculo sustentada por un ingeniero civil.
3.2 MORTERO

3.2.1 DEFINICIÓN. El mortero estará constituido por una mezcla de aglomerantes


y agregado fino a los cuales se añadirá la máxima cantidad de agua que
proporcione una mezcla trabajable, adhesiva y sin segregación del
agregado. Para la elaboración del mortero destinado a obras de albañilería,
se tendrá en cuenta lo indicado en las Normas NTP 399.607 y 399.610.

3.2.2 COMPONENTES

a) Los materiales aglomerantes del mortero pueden ser:

 Cemento Portland tipo I y II, NTP 334.009


 Cemento Adicionado IP, NTP 334.830
 Una mezcla de cemento Portland o cemento adicionado y cal hidratada
normalizada de acuerdo a la NTP 339.002.

b) El agregado fino será arena gruesa natural, libre de materia orgánica y


sales, con las características indicadas en la Tabla 3. Se aceptarán otras
granulometrías siempre que los ensayos de pilas y muretes (Capítulo 5)
proporcionen resistencias según lo especificado en los planos.

TABLA 3
GRANULOMETRÍA DE LA ARENA GRUESA
MALLA ASTM % QUE PASA
N 4 (4,75 mm) 100
N 8 (2,36 mm) 95 a 100
N 16 (1,18 mm) 70 a 100
N 30 (0,60 mm) 40 a 75
N 50 (0,30 mm) 10 a 35
N 100 (0,15 mm) 2 a 15
N 200 (0,075 mm) Menos de 2

 No deberá quedar retenido más del 50% de arena entre dos mallas
consecutivas.
 El módulo de fineza estará comprendido entre 1,6 y 2,5.
 El porcentaje máximo de partículas quebradizas será: 1% en peso.
 No deberá emplearse arena de mar.

Comentario

Es importante que la arena tenga poco polvo para evitar el fraguado rápido de la mezcla, ya
que al endurecer el mortero disminuiría su adherencia con la unidad inmediata superior. En
o
caso la arena tuviese mucho polvo (Fig.3.10), se sugiere tamizarla a través de la malla N 200.
También es importante que la arena presente una granulometría variada, ya que cuando esta es
uniforme (Fig.3.11), difícilmente el material cementante podrá rellenar los espacios entre
partículas, formándose un mortero poco resistente contra el intemperismo.

3.2.3 CLASIFICACIÓN PARA FINES ESTRUCTURALES. Los morteros se


clasifican en: tipo P, empleado en la construcción de los muros portantes; y NP,
utilizado en los muros no portantes (ver la Tabla 4).

3.2.4 PROPORCIONES. Los componentes del mortero tendrán las proporciones


volumétricas (en estado suelto) indicadas en la Tabla 4
TABLA 4
TIPOS DE MORTERO
COMPONENTES
USOS
TIPO CEMENTO CAL ARENA
P1 1 0 a 1/4 3a3½ Muros Portantes
P2 1 0 a 1/2 4a5 Muros Portantes
NP 1 - Hasta 6 Muros No Portantes

 Se podrán emplear otras composiciones de morteros, morteros con cementos de


albañilería, o morteros industriales (embolsado o pre-mezclado), siempre y
cuando los ensayos de pilas y muretes (Capítulo 5) proporcionen resistencias
iguales o mayores a las especificadas en los planos y se asegure la durabilidad
de la albañilería.

 De no contar con cal hidratada normalizada, especificada en 3.2.2.a, se podrá


utilizar mortero sin cal respetando las proporciones cemento-arena indicadas en
la Tabla 4.

Comentario

Ha podido notarse que el empleo de cal en el mortero plastifica la mezcla, volviéndola mas
trabajable y retentiva de agua; sin embargo, no ha podido apreciarse incrementos de la
resistencia a compresión o a fuerza cortante de la albañilería, por lo que el uso de la cal es
opcional, salvo el caso que se asiente unidades secas (de sílice-cal o de concreto).

La cantidad de agua a colocar en la mezcla queda a criterio del Fig.3.15


albañil. Una manera práctica de reconocer la trabajabilidad de la
mezcla consiste en coger con el badilejo un poco de mezcla, sacudirlo
verticalmente y girar el badilejo 180º, si la mezcla queda adherida al
badilejo, la mezcla será trabajable. Otra técnica práctica de medir la
trabajabilidad de la mezcla consiste en medir el revenimiento (slump)
en el cono de Abrams, éste deberá ser del orden de 6 pulgadas
(Fig.3.15).

3.3 CONCRETO LÍQUIDO O GROUT

3.3.1 DEFINICIÓN. El concreto líquido o Grout es un material de consistencia


fluida que resulta de mezclar cemento, agregados y agua, pudiéndose
adicionar cal hidratada normalizada en una proporción que no exceda de
1/10 del volumen de cemento u otros aditivos que no disminuyan la
resistencia o que originen corrosión del acero de refuerzo. El concreto
líquido o grout se emplea para rellenar los alvéolos de las unidades de
albañilería en la construcción de los muros armados, y tiene como función
integrar el refuerzo con la albañilería en un sólo conjunto estructural.

Para la elaboración de concreto líquido o grout de albañilería, se tendrá en


cuenta las Normas NTP 399.609 y 399.608.

Comentario
Por la gran cantidad de agua y contenido de cemento que tiene el grout, éste tiende a
contraerse al secarse separándose del bloque (Fig.3.16). Para atenuar este problema, puede
emplearse aditivo expansivo, cemento puzolánico IP, cal, o simplemente, regar a las celdas
antes del vaciado y curar a los muros durante 7 días, a razón de 1 vez al día, inmediatamente
después de vaciar al grout (Fig. 3.17).

Fig.3.16 Fig.3.17

3.3.2 CLASIFICACIÓN. El concreto líquido o grout se clasifica en fino y en


grueso. El grout fino se usará cuando la dimensión menor de los alvéolos de
la unidad de albañilería sea inferior a 60 mm y el grout grueso se usará
cuando la dimensión menor de los alvéolos sea igual o mayor a 60 mm.

Comentario

Las celdas de los bloques de arcilla y de sílice-cal miden menos de 60 mm en su menor


dimensión (Fig.3.18), mientras que las celdas de los bloques de concreto miden más de 60
mm en su menor dimensión (Fig.3.19).

Fig.3.18

Fig.3.19

3.3.3 COMPONENTES

a) Los materiales aglomerantes serán:

 Cemento Portland I, NTP 334.009


 Cemento Adicionado IP, NTP 334.830
 Una mezcla de cemento Pórtland o adicionado y cal hidratada
normalizada de acuerdo a la NTP 339.002

b) El agregado grueso será confitillo que cumpla con la granulometría


especificada en la Tabla 5. Se podrá utilizar otra granulometría siempre que
los ensayos de pilas y muretes (Capítulo 5) proporcionen resistencias según
lo especificado en los planos.

TABLA 5
GRANULOMETRÍA DEL CONFITILLO
MALLA ASTM % QUE PASA
½ pulgada 100
3/8 pulgada 85 a 100
N° 4 (4,75 mm) 10 a 30
N° 8 (2,36 mm) 0 a 10
N° 16 (1,18 mm) 0a5

c) El agregado fino será arena gruesa natural, con las características indicadas
en la Tabla 3.

d) El agua será potable y libre de sustancias, ácidos, álcalis y materia orgánica.

3.3.4 PREPARACIÓN Y FLUIDEZ. Los materiales que componen el grout (ver la


Tabla 6) serán batidos mecánicamente con agua potable hasta lograr la consistencia
de un líquido uniforme, sin segregación de los agregados, con un revenimiento
medido en el Cono de Abrams comprendido entre 225 mm a 275 mm.

TABLA 6
COMPOSICIÓN VOLUMÉTRICA DEL CONCRETO LIQUIDO o GROUT
CONCRETO
CEMENTO CAL ARENA CONFITILLO
LÍQUIDO
2 1/4 a 3 veces la
suma de los ----------
FINO 1 0 a 1/10 volúmenes de los
aglomerantes
2 1/4 a 3 veces la 1 a 2 veces la
GRUESO 1 0 a 1/10 suma de los suma de los
aglomerantes aglomerantes

Comentario

Generalmente, en la preparación del grout grueso se utiliza una mezcla cemento-arena-


confitillo (o piedra de ¼”) 1: 2 ½ : 1 ½ , puesto que el grout se vacía desde una gran altura,
puede segregarse en la base (Fig.3.20). Una manera de atenuar este problema (Fig.3.21) es
empleando un grout con menor cantidad de confitillo: 1: 3: 1, aunque la resistencia a
compresión disminuirá, pero será mayor que el valor mínimo especificado en 3.3.5.

Fig.3.20
Fig.3.21

1: 3: 1 1: 2 ½ : 1½

3.3.5 RESISTENCIA. El concreto líquido tendrá una resistencia mínima a


compresión fc´  13,72MPa 140kg / cm2 . La resistencia a compresión f c´
será obtenida promediando los resultados de 5 probetas, ensayadas a una
velocidad de carga de 5 toneladas/minutos, menos 1,3 veces la desviación
estándar. Las probetas tendrán una esbeltez igual a 2 y serán fabricadas en
la obra empleando como moldes a las unidades de albañilería a utilizar en
la construcción, recubiertas con papel filtro. Estas probetas no serán
curadas y serán mantenidas en sus moldes hasta cumplir 28 días de edad.
Comentario

El objetivo de utilizar a los bloques como


moldes (Fig.3.22), es lograr una transferencia natural
de agua desde el grout
hacia los bloques, similar a la que ocurre en
los muros, y el objetivo del papel filtro (o
papel toalla) es evitar que el grout se
adhiera al bloque.

3.4 ACERO DE REFUERZO

3.4.1 La armadura deberá cumplir con lo establecido en las Norma Barras de


Acero con Resaltes para Concreto Armado (NTP 341.031).

3.4.2 Sólo se permite el uso de barras lisas en estribos y armaduras


electrosoldadas usadas como refuerzo horizontal. La armadura
electrosoldada debe cumplir con la norma de Malla de Alambre de Acero
Soldado para Concreto Armado (NTP 350.002).

Comentario

Las escalerillas electrosoldadas empleadas en las juntas horizontales, deberán tener sus
escalones en el mismo plano que las barras longitudinales (Fig.3.23), a fin de evitar el
engrosamiento de las juntas. Por otro lado, no debe permitirse el empleo de barras trefiladas
(sin escalón de fluencia, Fig.1.21), ni el uso de barras longitudinales dobladas (Fig.3.24) ya
que el refuerzo perderá eficiencia al trabajar después de enderezarse.

Fig.3.23 Fig.3.24

3.5 CONCRETO

3.5.1 El concreto de los elementos de confinamiento tendrá una resistencia a la


compresión mayor o igual a 17,15MPa 175kg / cm2  y deberá cumplir con los
requisitos establecidos en la Norma Técnica de Edificación E.060 Concreto
Armado.

CAPÍTULO 4
PROCEDIMIENTO DE CONSTRUCCION

4.1 ESPECIFICACIONES GENERALES


La mano de obra empleada en las construcciones de albañilería será
calificada, debiéndose supervisar el cumplimiento de las siguientes
exigencias básicas:

Comentario

El comportamiento sísmico de la albañilería depende mucho de la manera como haya sido


construida. Errores constructivos serios pueden causar incluso el colapso de la edificación, es
por ello que debe emplearse una mano de obra calificada.

4.1.1 Los muros se construirán a plomo y en línea. No se atentará contra la


integridad del muro recién asentado.

Comentario Fig.4.1

En el Perú existe un instrumento


denominado “Escaniplo” que
facilita el proceso constructivo,
reemplazando al escantillón, al
nivel y a la plomada (Fig.4.1).

4.1.2 En la albañilería con unidades asentadas con mortero, todas las juntas
horizontales y verticales quedarán completamente llenas de mortero. El
espesor de las juntas de mortero será como mínimo 10 mm y el espesor
máximo será 15 mm o dos veces la tolerancia dimensional en la altura de la
unidad de albañilería más 4 mm, lo que sea mayor. En las juntas que
contengan refuerzo horizontal, el espesor mínimo de la junta será 6 mm más
el diámetro de la barra.

Comentario

Para el caso de los muros armados, ha podido observarse que el uso de cintas (horizontales y
verticales) de mortero aplicadas en los bordes de los bloques (Fig.4.2), no es efectivo, ya que
el espacio entre las cintas no es rellenado por el grout, formándose de este modo juntas
débiles, por ello se especifica llenar completamente las juntas (Fig.4.3).

Fig.4.2 Fig.4.3
4.1.3 Se mantendrá el temple del mortero mediante el reemplazo del agua que se
pueda haber evaporado, por una sola vez. El plazo del retemplado no
excederá al de la fragua inicial del cemento.
Comentario
Fig.4.4
Generalmente, la fragua del mortero se inicia 1 hora después
de haberse preparado en días calurosos y 2 horas en días
fríos. Es recomendable depositar el mortero sobre una
plancha metálica, ubicada cerca al muro en construcción y
tener una botella con agua para retemplarlo en pequeñas
cantidades (Fig.4.4).

4.1.4 Las unidades de albañilería se asentarán con las superficies limpias de


polvo y sin agua libre. El asentado se realizará presionando verticalmente
las unidades, sin bambolearlas. El tratamiento de las unidades de
albañilería previo al asentado será el siguiente:

 Para concreto y sílico-calcáreo: pasar una brocha húmeda sobre las


caras de asentado o rociarlas.

 Para arcilla: de acuerdo a las condiciones climatológicas donde se


encuentra ubicadas la obra, regarlas durante media hora, entre 10 y 15 horas antes
de asentarlas. Se recomienda que la succión al instante de asentarlas esté
2
comprendida entre 10 a 20 gr/200 cm -min (*).
Comentario
El polvo, producto de la fabricación de la unidad, o el agua sobre la superficie de la unidad,
crean una película que impide la penetración del material cementante del mortero en los poros
de la unidad, reduciendo la adherencia unidad-mortero. Por ello, es necesario limpiar con
escobilla (Fig.4.5) o aire comprimido a las unidades y no sumergirlas o regarlas (Fig.4.6)
instantes antes del asentado.

Fig.4.5 Fig.4.6

Las unidades sílico-calcáreas y de concreto se asientan secas. En el primer caso debido a que
su succión es pequeña y de regarse, se saturarían impidiendo la penetración del material
cementante del mortero. En el segundo caso el regado produciría una expansión volumétrica
del bloque y una contracción al secarse, que podría producir fisuras en la interfase bloque-
mortero. En ambos casos, si se observa que la unidad es relativamente porosa, será
conveniente rociar la superficie de asentado o pasarles una brocha húmeda (Fig.4.7). Otra
solución que permite mejorar la adherencia bloque-mortero consiste en pintar con una brocha
húmeda las juntas de mortero al término de cada jornada de trabajo, a razón de una vez al día,
hasta el día en que se efectúa el vaciado del grout (Fig.4.8).

Fig.4.8
Fig.4.7

Fig.4.11

Método de
campo para
determinar
la succión.

4.1.5 Para el asentado de la primera hilada, la superficie de concreto que servirá


de asiento (losa o sobrecimiento según sea el caso), se preparará con
anterioridad de forma que quede rugosa; luego se limpiará de polvo u otro
material suelto y se la humedecerá, antes de asentar la primera hilada.

Comentario Fig.4.12
El rayado de la superficie de concreto (Fig.4.12), debe
hacerse lo más profundo posible (unos 5 mm), unas tres
horas después de haberse vaciado el concreto. El objetivo
de esta operación es incrementar la resistencia a cizalle en
la base de los muros.
4.1.6 No se asentará más de 1,30 m de altura de muro en una jornada de trabajo.
En el caso de emplearse unidades totalmente sólidas (sin perforaciones), la
primera jornada de trabajo culminará sin llenar la junta vertical de la última
hilada, este llenado se realizará al iniciarse la segunda jornada. En el caso
de la albañilería con unidades apilables, se podrá levantar el muro en su
altura total y en la misma jornada deberá colocarse el concreto líquido.

4.1.7 Las juntas de construcción entre jornadas de trabajos estarán limpias de


partículas sueltas y serán previamente humedecidas.

Comentario

No es posible construir a los muros en una sola jornada de trabajo, salvo el caso de la
albañilería apilable donde no existe mortero, porque el peso de las hiladas superiores
deformarían al mortero aún fresco desalineando al muro. Las juntas de construcción entre
jornadas de trabajo de trabajo (Fig.4.13) necesitan un tratamiento especial para evitar fallas
por cizalle (Fig.4.14), por ello se recomienda dejar libre la junta vertical correspondiente a la
última hilada de la primera jornada (Fig.4.15), especialmente cuando las unidades son
macizas, para crear llaves de corte con el mortero que las cubre al iniciar la segunda jornada.

Fig.4.13 Fig.4.14

Fig.4.15

4.1.8 El tipo de aparejo a utilizar será de soga, cabeza o el amarre americano,


traslapándose las unidades entre las hiladas consecutivas.

Comentario

De los experimentos realizados variando el tipo aparejo (Fig.4.16), ha podido apreciarse que
la resistencia unitaria al esfuerzo cortante es independiente de este parámetro.

Fig.4.16

cabeza
soga americano

4.1.9 El procedimiento de colocación y consolidación del concreto líquido dentro


de las celdas de las unidades, como en los elementos de concreto armado,
deberá garantizar la ocupación total del espacio y la ausencia de
cangrejeras. No se permitirá el vibrado de las varillas de refuerzo.
Comentario

En caso se formen cangrejeras pequeñas en la parte intermedia de las columnas de


confinamiento (Fig.4.17), puede limpiarse esa zona, humedecerla y compactar mortero 1:3 a
presión manual. Si las cangrejeras ocurren en los extremos de las columnas (zona crítica,
Fig.4.18), habrá que picar esa región y vaciar concreto de mayor calidad que el original, de tal
forme que rebalse para que al contraerse no se despegue del concreto original, o usar aditivo
expansivo en el concreto nuevo, o pegar ambos concretos con resina epóxica.

Fig.4.17

Fig.4.18

En caso se detecte cangrejeras en la base de los muros armados (vista a través de las ventanas
de limpieza, Fig.4.19), será necesario perforar a las hiladas inmediatas superiores hasta
aquella donde no exista cangrejera e inyectar una lechada de cemento-arena fina 1:3, según se
muestra en la Fig.4.20.

Fig.4.19 Fig.4.20

A diferencia de los muros confinados donde al desencofrar las columnas puede observarse si
existen cangrejeras, en el caso de los muros armados estas cangrejeras podrían presentarse en
la parte intermedia del muro (Fig.4.21) y la única forma de detectarlas es mediante aparatos
de ultrasonido (Fig.4.22), por ello, es necesario evitar la congestión de refuerzo en las celdas.

Fig.4.21 Fig.4.22
La compactación del concreto debe hacerse con vibradora (Fig.4.23) o con una varilla lisa de
½ pulgada de diámetro (Fig.4.24); las varillas verticales de refuerzo no deben sacudirse ni
vibrarse (Fig.4.25) porque podrían formarse espacios libres a su alrededor que atenten contra
la adherencia varilla-concreto.

Fig.4.23 Fig.4.24

Fig.4.25

4.1.10 Las vigas peraltadas serán vaciadas de una sola vez en conjunto con la losa
de techo.

Comentario

Muchas veces se acostumbra vaciar a las vigas peraltadas en dos etapas (Fig. 4.26), esto es
incorrecto debido a que se forma una junta de construcción que crea un plano potencial de
falla por deslizamiento, por las fuerzas sísmicas que se transmiten desde la losa de techo hacia
los muros.

Fig.4.26. Solera vaciada en 2 etapas.

vista exterior vista interior

4.1.11 Las instalaciones se colocarán de acuerdo a lo indicado en 1.2.6 y 1.2.7.

4.2 ALBAÑILERIA CONFINADA

Aparte de los requisitos especificados en 4.1, se deberá cumplir lo siguiente:

4.2.1 Se utilizará unidades de albañilería de acuerdo a lo especificado en 3.1.3.

4.2.2 La conexión columna-albañilería podrá ser dentada o a ras:

 En el caso de emplearse una conexión dentada, la longitud de la


unidad saliente no excederá de 5 cm y deberá limpiarse de los
desperdicios de mortero y partículas sueltas antes de vaciar el concreto
de la columna de confinamiento.
 En el caso de emplearse una conexión a ras, deberá adicionarse
“chicotes” o “mechas” de anclaje (salvo que exista refuerzo horizontal
continuo) compuestos por varillas de 6 mm de diámetro, que penetren
por lo menos 40 cm al interior de la albañilería y 12,5 cm al interior de
o
la columna más un doblez vertical a 90 de 10 cm; la cuantía a utilizar
será 0,001 (ver 1.2.8).

Comentario

Cuando la longitud de los dientes es excesiva, puede originarse 2 problemas (Fig.4.27): 1) que
los dientes se fracturen durante la etapa compactación del concreto; y, 2) que se formen
cangrejeras bajo los dientes. Por ello se especifica que la longitud del diente no exceda de 5
cm (Fig.4.28), pero, aún así, será necesario limpiarlos para evitar la formación de juntas frías
en la zona de conexión columna-albañilería, las que desintegrarían esa unión.

Para evitar los tres problemas descritos, es recomendable emplear una conexión a ras
columna-albañilería, pero agregando mechas de anclaje (Fig.4.29). Estas mechas doblan
verticalmente en la columna, porque de hacerlo horizontalmente podrían perder anclaje por
las fisuras horizontales que suelen formarse en las columnas cuando están sujetas a tracción
por flexión. En el caso que exista albañilería en ambos lados de la columna, las mechas
atraviesan horizontalmente a la columna y se embuten en la albañilería.

Fig.4.27 Fig.4.28 Fig.4.29

4.2.3 El refuerzo horizontal, cuando sea requerido, será continuo y anclará en las
o
columnas de confinamiento 12,5 cm con gancho vertical a 90 de 10 cm.
Comentario
Fig.4.30
En la Fig.4.30 se muestra el refuerzo horizontal
continuo anclado en las columnas de confinamiento.
En este caso, cuando la conexión albañilería-columna
es a ras, no se requiere añadir mechas.

4.2.4 Los estribos a emplear en las columnas de confinamiento deberán ser


o
cerrados a 135 , pudiéndose emplear estribos con ¾ de vuelta adicional,
atando sus extremos con el refuerzo vertical, o también, zunchos que
o
empiecen y terminen con gancho estándar a 180 doblado en el refuerzo
vertical.

Comentario
En las columnas de confinamiento de poca dimensión, como las que se emplean en los muros
con aparejo de soga, es recomendable emplear estribos con ¾ de vuelta adicional (Fig.4.31),
ya que los estribos convencionales con ganchos a 135º podrían estorbar el paso de las piedras
del concreto formando cangrejeras. Para estos casos, otra alternativa de solución es el empleo
de zunchos (Fig.4.32), que permiten confinar en mayor grado al núcleo de las columnas.

Fig.4.31 Fig.4.32

4.2.5 Los traslapes del refuerzo horizontal o vertical tendrán una longitud igual a
45 veces el mayor diámetro de la barra traslapada. No se permitirá el
traslape del refuerzo vertical en el primer entrepiso, tampoco en las zonas
confinadas ubicadas en los extremos de soleras y columnas.

Comentario

Una ventaja que tienen los muros confinados sobre los armados es que al menos en el primer
piso, donde los esfuerzos por carga sísmica son máximos, se utiliza refuerzo vertical continuo
(Fig.4.33) a diferencia de los muros armados, donde para facilitar la construcción de la
albañilería, se utilizan espigas ancladas en la cimentación, ubicadas con gran precisión a fin
de que encajen en las celdas de los bloques.

Fig.4.33. Refuerzo vertical en albañilería confinada (izquierda) y armada (derecha).

4.3 ALBAÑILERIA ARMADA

Aparte de los requisitos especificados en 4.1, se deberá cumplir lo siguiente:

4.3.1 Los empalmes del refuerzo vertical podrán ser por traslape, por soldadura o
por medios mecánicos.

 Los empalmes por traslape serán de 60 veces el diámetro de la barra.


 Los empalmes por soldadura sólo se permitirán en barras de acero
ASTM A706 (soldables), en este caso la soldadura seguirá las
especificaciones dadas por AWS.
 Los empalmes por medios mecánicos se harán con dispositivos que
hayan demostrado mediante ensayos que la resistencia a tracción del
empalme es por lo menos 125% de la resistencia de la barra.
4.3.2 El refuerzo horizontal debe ser continuo y anclado en los extremos con
doblez vertical de 10 cm en la celda extrema.

Comentario

En la Fig.4.49 se muestra la instalación del refuerzo horizontal. Cabe destacar que el refuerzo
horizontal puede amarrarse con el vertical cuando este último es continuo; en cambio, cuando
se utiliza espigas, el refuerzo horizontal queda suelto ya que el vertical se coloca al terminar
de construir la albañilería, en este caso, las varillas horizontales podrían desplazarse durante
la operación de vaciado y compactación del grout (Fig.4.50).

Fig.4.49 Fig.4.50

4.3.3 Las varillas verticales deberán penetrar, sin doblarlas, en el interior de los
alvéolos de las unidades correspondientes.

Comentario

En caso la barra vertical no encaje en las celdas del


bloque, no se le debe doblar (Fig.4.51), ya que perdería
efectividad en tracción por flexión y en cizalle por
fuerza cortante, sino mas bien puede recortarse una de
las tapas del bloque para facilitar su inserción.
Fig.4.51
CAPÍTULO 5
RESISTENCIA DE PRISMAS DE ALBAÑILERÍA

5.1 ESPECIFICACIONES GENERALES

5.1.1 La resistencia de la albañilería a compresión axial ( f m´ ) y a corte (vm´ )


se determinará de manera empírica (recurriendo a tablas o registros
históricos de resistencia de las unidades) o mediante ensayos de prismas,
de acuerdo a la importancia de la edificación y a la zona sísmica donde se
encuentre, según se indica en la Tabla 7.

TABLA 7
MÉTODOS PARA DETERMINAR f m´ y vm´
EDIFICIOS DE EDIFICIOS DE EDIFICIOS DE
RESISTENCIA
1 A 2 PISOS 3 A 5 PISOS MAS DE 5 PISOS
CARACTERÍSTICA
Zona Sísmica Zona Sísmica Zona Sísmica
3 2 1 3 2 1 3 2 1
( f m´ ) A A A B B A B B B
(v´ ) A A A B A A B B A
m

A: Obtenida de manera empírica conociendo la calidad del ladrillo y del


mortero.
B: Determinadas de los ensayos de compresión axial de pilas y de
compresión diagonal de muretes mediante ensayos de laboratorio de
acuerdo a lo indicado en las NTP 399.605 y 399.621

5.1.2 Cuando se construyan conjuntos de edificios, la resistencia de la


albañilería fm´ y vm´ deberá comprobarse mediante ensayos de laboratorio
previos a la obra y durante la obra. Los ensayos previos a la obra se harán
sobre cinco especimenes. Durante la construcción la resistencia será
comprobada mediante ensayos con los criterios siguientes:

a) Cuando se construyan conjuntos de hasta dos pisos en las zonas


sísmicas 3 y 2, fm´ será verificado con ensayos de tres pilas por cada
2 2
500 m de área techada y vm´ con tres muretes por cada 1000 m de
área techada.
b) Cuando se construyan conjuntos de tres o más pisos en las zonas
sísmicas 3 y 2, fm´ será verificado con ensayos de tres pilas por cada
2 2
500 m de área techada y vm´ con tres muretes por cada 500 m de
área techada.

5.1.3 Los prismas serán elaborados en obra, utilizando el mismo contenido de


humedad de las unidades de albañilería, la misma consistencia del mortero,
el mismo espesor de juntas y la misma calidad de la mano de obra que se
empleará en la construcción definitiva.

5.1.5 Los prismas tendrán un refrentado de cemento-yeso con un espesor que


permita corregir la irregularidad superficial de la albañilería.
5.1.6 Los prismas serán almacenados a una temperatura no menor de 10C
durante 28 días. Los prismas podrán ensayarse a menor edad que la
nominal de 28 días pero no menor de 14 días; en este caso, la resistencia
característica se obtendrá incrementándola por los factores mostrados en la
Tabla 8.

TABLA 8
INCREMENTO DE f m´ y vm´ POR EDAD
Edad 14 días 21 días
Ladrillos de arcilla 1,15 1,05
Muretes
Bloques de concreto 1,25 1,05
Ladrillos de arcilla y
Pilas 1,10 1,00
Bloques de concreto

5.1.9 En el caso de no realizarse ensayos de prismas, podrá emplearse los


valores mostrados en la Tabla 9, correspondientes a pilas y muretes
construidos con mortero 1:4 (cuando la unidad es de arcilla) y 1: ½ : 4
(cuando la materia prima es sílice-cal o concreto), para otras unidades u
otro tipo de mortero se tendrá que realizar los ensayos respectivos.

TABLA 9 (**)
RESISTENCIAS CARACTERÍSTICAS DE LA ALBAÑILERÍA Mpa ( kg / cm 2)
Materia UNIDAD PILAS MURETES
Prima Denominación ´ ´ ´
v
fb fm m

King Kong Artesanal 5,4 (55) 3,4 (35) 0,5 (5,1)


Arcilla King Kong Industrial 14,2 (145) 6,4 (65) 0,8 (8,1)
Rejilla Industrial 21,1 (215) 8,3 (85) 0,9 (9,2)
King Kong Normal 15,7 (160) 10,8 (110) 1,0 (9,7)
Sílice-cal Dédalo 14,2 (145) 9,3 (95) 1,0 (9,7)
Estándar y mecano (*) 14,2 (145) 10,8 (110) 0,9 (9,2)
4,9 (50) 7,3 (74) 0,8 (8,6)
6,4 (65) 8,3 (85) 0,9 (9,2)
Concreto Bloque Tipo P (*)
7,4 (75) 9,3 (95) 1,0 (9,7)
8,3 (85) 11,8 (120) 1,1 (10,9)

(*) Utilizados para la construcción de Muros Armados.

( El valor f b´ se proporciona sobre área bruta en unidades vacías (sin grout),


mientras que las celdas de las pilas y muretes están totalmente rellenas con
grout de fc´  13,72 MPa (140 kg cm2 ) . El valor fm´ ha sido obtenido
contemplando los coeficientes de corrección por esbeltez del prisma que
aparece en la Tabla 10.

TABLA 10
´
FACTORES DE CORRECCIÓN DE fm POR ESBELTEZ
Esbeltez 2,0 2,5 3,0 4,0 4,5 5,0

Factor 0,73 0,80 0,91 0,95 0,98 1,00


Comentario

Los factores de corrección por esbeltez (altura de la pila dividida entre su menor dimensión
transversal) que aparecen en la Tabla 10, corresponden a los especificados en la Norma
anterior de Albañilería, que data del año 1982. En esa ocasión, se consideró pertinente adoptar
una esbeltez nominal de 5, con la finalidad de que los platos de carga del equipo de ensayo no
influyan en la zona central de la albañilería restringiendo su expansión lateral. Estos factores
han sido empleados en diversos proyectos de investigación, que dieron lugar a las resistencias
especificadas en la Tabla 9. Actualmente, se proyecta investigar en forma experimental estos
factores, debido a que normas extranjeras especifican otros valores.

Fig.5.1 Fig.5.2

Por otro lado, el grado de optimización que se obtenga en la adherencia entre la unidad y el
mortero se refleja en los ensayos de compresión diagonal de los muretes. Así, por ejemplo,
cuando la adherencia es óptima, la falla atraviesa tanto a la unidad como al mortero (Fig.5.3),
lográndose maximizar la resistencia a fuerza cortante; en cambio, cuando no se ha logrado
optimizar la adherencia unidad-mortero la falla es escalonada a través de las juntas (Fig.5.4).

Cabe destacar que los ensayos de compresión axial y diagonal, indican además, a través de la
dispersión de resultados, la calidad de la mano de obra y de los materiales utilizados.

Fig.5.3. Falla por tracción diagonal en murete (izquierda) y en muro (derecha).


CAPÍTULO 6
ESTRUCTURACIÓN

6.1 ESTRUCTURA CON DIAFRAGMA RÍGIDO

6.1.1 Debe preferirse edificaciones con diafragma rígido y continuo, es decir,


edificaciones en los que las losas de piso, el techo y la cimentación, actúen
como elementos que integran a los muros portantes y compatibilicen sus
desplazamientos laterales.

Comentario

Los techos metálicos (Fig.6.1) o de madera no constituyen


diafragmas rígidos y tampoco arriostran horizontalmente a
los muros (Fig.2.31), en ellos es indispensable el empleo de
vigas soleras, diseñadas para absorber las acciones sísmicas
perpendiculares al plano de la albañilería (armada o
confinada). Para acciones coplanares, se considera que cada
muro trabaja independientemente, con la carga tributaria
correspondiente. Fig.6.1

6.1.2 Podrá considerarse que el diafragma es rígido cuando la relación entre sus
lados no excede de 4. Se deberá considerar y evaluar el efecto que sobre la
rigidez del diafragma tienen las aberturas y discontinuidades en la losa.

Comentario

En caso la relación entre los lados del diafragma exceda de 4, puede optarse por colocar
juntas verticales, dividiendo al edificio en bloques, o analizar al edificio suponiendo que los
diafragmas son flexibles, lo propio cuando el diafragma presente grandes aberturas.

6.1.3 Los diafragmas deben tener una conexión firme y permanente con todos los
muros para asegurar que cumplan con la función de distribuir las fuerzas
laterales en proporción a la rigidez de los muros y servirles, además, como
arriostres horizontales.

Comentario
Fig.6.2 Fig.6.3
Para el caso de los aligerados (Fig.6.2),
las soleras se vacían en conjunto con la
losa, esto provee monolitismo en la
unión losa-solera-albañilería. Para el
caso de las losas macizas (Fig.6.3), el
concreto se vacía directamente sobre los
muros creando una unión monolítica
entre ambos elementos.

6.1.4 Los diafragmas deben distribuir la carga de gravedad sobre todos los muros
que componen a la edificación, con los objetivos principales de
incrementarles su ductilidad y su resistencia al corte, en consecuencia, es
recomendable el uso de losas macizas o aligeradas armadas en dos
direcciones.
Comentario

Mediante ensayos de carga lateral cíclica en muros sujetos a carga vertical (Fig.6.4), ha
podido comprobarse que conforme la magnitud de la carga vertical se incrementa, la
resistencia a fuerza cortante también se incrementa, pero la ductilidad se reduce
sustancialmente. Por ello, es necesario que los esfuerzos axiales producidos por la carga
vertical no excedan de 0.15f´m. Una manera de reducir la magnitud de la carga vertical es
mediante el empleo de losas (aligeradas o macizas) armadas en 2 sentidos, las que distribuyen
las cargas provenientes del techo en los muros orientados en la dirección X e Y (Fig.6.5),
mientras que las losas unidireccionales concentran estas cargas sobre los muros de apoyo.

Fig.6.4 Fig.6.5

6.1.5 Los diafragmas formados por elementos prefabricados deben tener


conexiones que permitan conformar, de manera permanente, un sistema
rígido que cumpla las funciones indicadas en 6.1.1 y 6.1.2.

Comentario Fig.6.6

Las viguetas prefabricadas (Fig.6.6) constituyen


una alternativa de techado. Experimentalmente
ha podido comprobarse que este sistema
funciona como diafragma rígido.

6.1.6 La cimentación debe constituir el primer diafragma rígido en la base de los


muros y deberá tener la rigidez necesaria para evitar que asentamientos
diferenciales produzcan daños en los muros.
6.2 CONFIGURACIÓN DEL EDIFICIO

El sistema estructural de las edificaciones de albañilería estará compuesto


por muros dúctiles dispuestos en las direcciones principales del edificio,
integrados por los diafragmas especificados en 6.1 y arriostrados según se
indica en 6.5.

La configuración de los edificios con diafragma rígido debe tender a lograr:

6.2.1 Plantas simples y regulares. Las plantas con formas de L, T, etc., deberán
ser evitadas o, en todo caso, se dividirán en formas simples.
Comentario

Las plantas irregulares han mostrado tener mal comportamiento sísmico, por el hecho de que
cada zona está sujeta a fuerzas de inercias que podrían actuar simultáneamente en sentidos
indeseables (Fig.6.7), por tal razón se especifica desdoblar este tipo de plantas en bloques
simples mediante juntas verticales (Fig.6.8).

Fig.6.7 Fig.6.8

6.2.2 Simetría en la distribución de masas y en la disposición de los muros en


planta, de manera que se logre una razonable simetría en la rigidez lateral
de cada piso y se cumpla las restricciones por torsión especificadas en la
Norma Técnica de Edificación E.030 Diseño Sismorresistente.

Comentario
Fig.6.9
Generalmente, el centro de masas de cada
nivel coincide con el centroide del área en
planta, sin embargo, cuando existe una
concentración de muros hacia un lado de la
planta, el centro de masas se correrá hacia
esa zona, lo que deberá contemplarse en el
análisis estructural. Incluso, la masa del
tanque de agua elevado (Fig.6.9), podría
causar el desplazamiento del centro de masas
hacia esa zona, causando torsión que
repercute en todos los pisos.
6.2.7 Cercos y alféizares de ventanas aislados de la estructura principal,
debiéndoseles diseñar ante acciones perpendiculares a su plano, según se indica en
el Capítulo 10.

Comentario

Cuando los alféizares de ventanas no se aíslan de la estructura principal, dan lugar a los
siguientes problemas: 1) grieta vertical en la zona de unión (Fig.6.17), producida porque en el
alféizar no existe carga vertical, excepto su peso propio, mientras que el muro es portante de
carga vertical (lo propio ocurre con los cercos coplanares con muros portantes); 2) reducción
de la altura efectiva del muro portante, que conduce a una elevación sustancial de su rigidez
lateral, y, en consecuencia, a una mayor absorción de fuerza cortante (Fig.6.18); y, 3)
dificultad en el modelaje estructural, salvo que se utilice la teoría de elementos finitos. Por
ello es recomendable aislar los alféizares de la estructura principal (Fig.6.19).

Fig.6.17 Fig.6.18

Fig.6.19. Alféizar aislado. Albañilería armada (izquierda) y confinada (derecha).

6.3 OTRAS CONFIGURACIONES

Si el edificio no cumple con lo estipulado en la Sección 6.2, se deberá


contemplar lo siguiente:

6.3.1 Las edificaciones sin diafragmas rígidos horizontales deben limitarse a un


piso; asimismo, es aceptable obviar el diafragma en el último nivel de las
edificaciones de varios pisos. Para ambos casos, los muros trabajarán
fundamentalmente a fuerzas laterales perpendiculares al plano, y deberán
arriostrarse transversalmente con columnas de amarre o muros ortogonales
y mediante vigas soleras continuas.
6.3.2 De existir reducciones importantes en planta, u otras irregularidades en el
edificio, deberá efectuarse el análisis dinámico especificado en la NTE
E.030 Diseño Sismorresistente.

6.3.3 De no aislarse adecuadamente los alféizares y tabiques de la estructura


principal, se deberán contemplar sus efectos en el análisis y en el diseño
estructural.

Comentario

Bajo las consideraciones indicadas en 6.3.1, 6.3.2 y


6.3.3, en esta Norma se acepta configuraciones del
edificio distintas a las ideales (señaladas en 6.2). En
el caso que el edificio califique como irregular
(Fig.6.20), no solo deberá hacerse el análisis
dinámico, sino que deberá afectarse por ¾ al
coeficiente de reducción de las fuerzas sísmicas
elásticas “R”, que equivale a incrementar las fuerzas
sísmicas en 33%, según se indica en la Norma E.030.

Fig.6.20. Piso blando y torsión.


6.4 MUROS PORTANTES

Los muros portantes deberán tener:

 Una sección transversal preferentemente simétrica

 Continuidad vertical hasta la cimentación.

 Una longitud mayor ó igual a 1,20 m para ser considerados como


contribuyentes en la resistencia a las fuerzas horizontales.

 Longitudes preferentemente uniformes en cada dirección.

 Juntas de control para evitar movimientos relativos debidos a


contracciones, dilataciones y asentamientos diferenciales en los
siguientes sitios:
a) En cambios de espesor en la longitud del muro, para el caso de
Albañilería Armada.
b) En donde haya juntas de control en la cimentación, en las losas y
techos.
c) En alféizar de ventanas o cambios de sección apreciable en un
mismo piso.

 La distancia máxima entre juntas de control es de 8 m, en el caso de


muros con unidades de concreto y de 25 m en el caso de muros con
unidades de arcilla.
6.5 ARRIOSTRES

6.5.1 Los muros portantes y no portantes, de albañilería simple o albañilería


confinada, serán arriostrados por elementos verticales u horizontales tales
como muros transversales, columnas, soleras y diafragmas rígidos de piso.

6.5.2 Los arriostres se diseñarán como apoyos del muro arriostrado, considerando
a éste como si fuese una losa sujeta a fuerzas perpendiculares a su plano
(Capítulo 9).

6.5.3 Un muro se considerará arriostrado cuando:

a) El amarre o anclaje entre el muro y sus arriostres garantice la adecuada


transferencia de esfuerzos.
b) Los arriostres tengan la suficiente resistencia y estabilidad que permita
transmitir las fuerzas actuantes a los elementos estructurales
adyacentes o al suelo.
c) Al emplearse los techos para su estabilidad lateral, se tomen
precauciones para que las fuerzas laterales que actúan en estos techos
sean transferidas al suelo.
d) El muro de albañilería armada esté diseñado para resistir las fuerzas
normales a su plano.

Comentario

Para el caso de los muros confinados, las columnas de confinamiento pueden ser empleadas
como elementos de arriostre de la albañilería. Tanto la conexión dentada (Fig.4.28) como la
conexión a ras con la inclusión de mechas de anclaje (Fig.4.29), proporcionan una adecuada
transferencia de esfuerzos desde la albañilería (sujeta a cargas perpendiculares a su plano)
hacia las columnas.

Para el caso de la albañilería armada, el refuerzo interior deberá ser suficiente como para
soportar las acciones perpendiculares al plano del muro, salvo que no se permita la fisuración
de la albañilería (ver 9.2.2). En estos casos, por lo general, los arriostres son las losas de techo
y los muros transversales (no como el mostrado en la Fig.2.15, sino como los mostrados en las
figuras 2.2 y 3.19), sin embargo, es posible crear columnas de arriostre con los propios
bloques (Fig.6.22), siempre y cuando la arquitectura lo permita.

Fig.6.22
CAPÍTULO 7
REQUISITOS ESTRUCTURALES MÍNIMOS

7.1 REQUISITOS GENERALES

Esta Sección será aplicada tanto a los edificios compuestos por muros de
albañilería armada como confinada.

7.1.1 MURO PORTANTE

a) Espesor Efectivo “t”. El espesor efectivo (ver 2.1.13) mínimo será:

t h Para las Zonas Sísmicas 2 y 3 (7.1.1a)


20
t h Para la Zona Sísmica 1
25

Donde “h” es la altura libre entre los elementos de arriostre horizontales


o la altura efectiva de pandeo (ver 2.1.6).

Comentario

Las fórmulas para determinar el espesor efectivo “t”, tienen la función práctica de permitir la
adecuada verticalidad del muro durante su construcción, evitando desplomes (como máximo
se permite 1/500) como el mostrado en la Fig.7.1. Otro objetivo que se pretende con las
fórmulas es disminuir la congestión de refuerzos que se produciría en muros muy delgados, en
especial en aquellos ubicados en las zonas sísmicas 2 y 3, garantizando de este modo un
adecuado recubrimiento del refuerzo. En caso la albañilería presente una altura libre (“h” en la
Fig.7.2) muy elevada, puede agregarse una viga solera intermedia.

Fig.7.1 Fig.7.2

b) Esfuerzo Axial Máximo. El esfuerzo axial máximo (  m ) producido por


la carga de gravedad máxima de servicio ( Pm ), incluyendo el 100% de
sobrecarga, será inferior a:
Comentario

La carga axial máxima acumulada (Pm) en cada muro, puede ser obtenida mediante un
proceso de metrado por áreas tributarias. La fórmula 7.1.1b previene fallas por pandeo en
muros esbeltos sujetos a cargas verticales excesivas. El límite máximo del esfuerzo axial
admisible (0.15 f´m), previene la reducción de ductilidad cuando el muro está sujeto a cargas
sísmicas severas (ver 6.1.4 y Fig.6.4).
En caso la albañilería sea reemplazada por una placa de concreto armado, puede emplearse la
fórmula 7.1.1b, reemplazando f´m por f´c para verificar por carga axial al muro de concreto.

Para el caso de muros armados, el valor de f´m puede incrementarse enriqueciendo al grout o
mejorando la calidad de los bloques.

Para el caso de la albañilería confinada, el esfuerzo axial actuante sobre la albañilería puede
evaluarse recurriendo al criterio de la sección transformada (transformando el área de
concreto en área equivalente de albañilería a través de la relación de módulos elásticos
Ec/Em), con lo cual, de incrementarse el área de las columnas este esfuerzo disminuiría; sin
embargo, la relación Pm / (L t) de ninguna manera deberá exceder de 0.15 f´m.

c) Aplastamiento. Cuando existan cargas de gravedad concentradas que


actúen en el plano de la albañilería, el esfuerzo axial de servicio
producido por dicha carga no deberá sobrepasar a 0,375 fm´ . En
estos casos, para determinar el área de compresión se considerará un
ancho efectivo igual al ancho sobre el cual actúa la carga concentrada
más dos veces el espesor efectivo del muro medido a cada lado de la
carga concentrada.

7.1.2 ESTRUCTURACIÓN EN PLANTA

a) Muros a Reforzar. En las Zonas Sísmicas 2 y 3 (ver la NTE E.030


Diseño Sismorresistente) se reforzará cualquier muro portante (ver 6.4)
que lleve el 10% ó más de la fuerza sísmica, y a los muros perimetrales
de cierre. En la Zona Sísmica 1 se reforzarán como mínimo los muros
perimetrales de cierre.

Comentario

Los muros portantes de carga sísmica (armados o confinados), necesariamente deberán ser
reforzados y además deberán cumplir con las especificaciones indicadas en 7.1.1, 7.2 y 7.3.
Los muros ubicados en el perímetro de la edificación son importantes por proporcionar
rigidez torsional al edificio. Un muro que absorba más del 10% de la fuerza sísmica es
importante, porque de fallar perdería gran parte de su rigidez lateral, haciendo trabajar en
exceso al resto de muros, por lo que esos muros deben reforzarse.

b) Densidad Mínima de Muros Reforzados. La densidad mínima de


muros portantes (ver 6.4) a reforzar en cada dirección del edificio se
obtendrá mediante la siguiente expresión:
7.2 ALBAÑILERIA CONFINADA

Adicionalmente a los requisitos especificados en 7.1, deberá cumplirse lo


siguiente:

7.2.1 Se considerará como muro portante confinado, aquél que cumpla las
siguientes condiciones:

a) Que quede enmarcado en sus cuatro lados por elementos de concreto


armado verticales (columnas) y horizontales (vigas soleras),
aceptándose la cimentación de concreto como elemento de
confinamiento horizontal para el caso de los muros ubicados en el
primer piso.
Comentario
Fig.7.6
Es necesario que la albañilería se
encuentre bordeada por elementos
de confinamiento, ya que las cargas
sísmicas actúan en los 2 sentidos
del muro. Ha podido observarse
(Fig.7.6), que cuando el muro
presenta una sola columna, el
tamaño de la grieta diagonal se
torna incontrolable.

b) Que la distancia máxima centro a centro entre las columnas de


confinamiento sea dos veces la distancia entre los elementos
horizontales de refuerzo y no mayor que 5 m. De cumplirse esta
condición, así como de emplearse el espesor mínimo especificado en
7.1.1.a, la albañilería no necesitará ser diseñada ante acciones
sísmicas ortogonales a su plano, excepto cuando exista excentricidad
de la carga vertical (ver el Capítulo 10).

Comentario

Cuando la distancia entre las columnas excede de 2h


(Fig.7.7), o 5 m, se pierde la acción de
confinamiento en la parte central de la albañilería,
tornándose incontrolable el tamaño de las grietas en
esa región. Por otro lado, cuando se cumple lo
especificado en 7.2.1b, la albañilería tendrá un
período de vibrar (ante acciones transversales) muy h
reducido en comparación con el período Fig.7.7
predominante de los sismos, alejándose de la
condición de resonancia, por ello, no se requiere
diseñarla ante esa acción. Cabe señalar que un muro
cuadrado de 2,4 m de lado, construido en aparejo de
soga y confinado en sus 4 lados, tiene una frecuencia natural de vibrar ante acciones
transversales del orden de 100Hz, mientras que la frecuencia predominante de los sismos
peruanos sobre suelo duro es del orden de 3Hz.

c) Que se utilice unidades de acuerdo a lo especificado en 3.1.3.

d) Que todos los empalmes y anclajes de la armadura desarrollen plena


capacidad a la tracción. (Ver NTE E.060 Concreto Armado y 4.2.5).

e) Que los elementos de confinamiento funcionen integralmente con la


albañilería. Ver 4.2.2 y 4.2.7.

f) Que se utilice en los elementos de confinamiento, concreto con


fc´ 17,15MPa(175kg/cm2).

Comentario

Ante las acciones sísmicas y de gravedad, las columnas de confinamiento se encuentran


sujetas a tracción, compresión y cortante (incluyendo cizalle combinado con tracción), por
ello es necesario que se utilice por lo menos un concreto de calidad intermedia.
7.2.2 Se asumirá que el paño de albañilería simple (sin armadura interior) no
soporta acciones de punzonamiento causadas por cargas concentradas. Ver
9.1.2.

7.2.3 El espesor mínimo de las columnas y solera será igual al espesor efectivo
del muro.

7.2.4 El peralte mínimo de la viga solera será igual al espesor de la losa de techo.

Comentario

Aplicando el método de elementos finitos en Fig.7.8


muros confinados sujetos a cargas verticales, ha
podido observarse que los esfuerzos axiales en la
albañilería varían muy poco cuando se incrementa dintel
el peralte de la solera. Adicionalmente, la solera solera
no se diseña por fuerza cortante sísmica ya que
sobre ella existen muros superiores que elevan el
área de corte vertical. Por estas razones, las
soleras no necesitan tener un peralte mayor que el
de la losa de techo, en cambio las vigas dinteles
requieren un peralte tal (Fig.7.8) que les permita
soportar la flexión y la fuerza cortante respectiva.
7.3 ALBAÑILERIA ARMADA

Adicionalmente a los requisitos indicados en 7.1, se cumplirá lo siguiente:

7.3.1 Para dar cumplimiento al requisito 7.1.2.b, los muros reforzados deberán ser
rellenados con grout total o parcialmente en sus alvéolos, de acuerdo a lo
especificado en 3.1.3. El concreto líquido debe cumplir con los requisitos de
esta Norma, con resistencia a compresión f ´  13,72MPa (140 kg / cm2 ) .
c
Ver 3.3.5 y 4.3.7.

Comentario Fig.7.12

Según los experimentos sísmicos realizados, ha


podido comprobarse la trituración de los bloques
vacíos en muros parcialmente rellenos (Fig.7.12),
generándose una pérdida sustancial de resistencia.
Por ello es necesario que en la zona sísmica 3, los
muros armados portante de carga sísmica sean
rellenados completamente con grout (Fig.7.13).

Fig.7.13

7.3.2 Los muros portantes no comprendidos en 7.3.1 y los muros portantes en


edificaciones de la Zona Sísmica 1, así como los tabiques, parapetos,
podrán ser hechos de albañilería parcialmente rellena en sus alvéolos (ver
4.3.5).

7.3.3 Todos los empalmes y anclajes de la armadura desarrollarán plena


capacidad a la tracción. Ver 4.3.1 y 4.3.2.

7.3.4 La cimentación será hecha de concreto simple o reforzado, con un peralte


tal que permita anclar la parte recta del refuerzo vertical en tracción más el
recubrimiento respectivo.
CAPÍTULO 8
ANÁLISIS Y DISEÑO ESTRUCTURAL

8.1 DEFINICIONES

Para los propósitos de esta Norma se utilizará las siguientes definiciones:

 SISMO SEVERO. Es aquél proporcionado por la NTE E.030 Diseño


Sismorresistente, empleando un coeficiente de reducción de la solicitación
sísmica R = 3.

 SISMO MODERADO. Es aquél que proporciona fuerzas de inercia


equivalentes a la mitad de los valores producidos por el “sismo severo”.

Comentario

El “sismo moderado” o de servicio, es aquél que no origina el agrietamiento de los muros


portantes hechos de albañilería. El hecho de suponer que este sismo origina fuerzas de inercia
iguales a la mitad del “sismo severo” (“V” en la Norma E.030), equivale a emplear R = 6 en
un análisis elástico cuando la estructura está sometida al “sismo moderado”.

Para efectos de esta Norma, en una edificación ubicada sobre suelo duro en la zona sísmica 3,
por ejemplo, se ha considerado que el límite entre el sismo moderado y el severo corresponde
a un sismo con aceleración máxima igual a 0.2g, luego la severidad de este u otro sismo puede
incrementarse hasta alcanzar una aceleración máxima de hasta 0.4g (Norma E.030), en esta
etapa (Fig.8.1) la estructura incurre en el rango inelástico hasta alcanzar distorsiones de 0.005
en los entrepisos, que corresponde al límite de reparación de la albañilería.

Cortante
0.2g 0.4g

V (R = 3)
Fig.8.1
sismo severo
½ V (R = 6) irreparable
moderado Distorsión

agrietamiento 0.005

8.2 CONSIDERACIONES GENERALES

8.2.1 La Norma establece que el diseño de los muros cubra todo su rango de
comportamiento, desde la etapa elástica hasta su probable incursión en el
rango inelástico, proveyendo suficiente ductilidad y control de la
degradación de resistencia y rigidez. El diseño es por el método de
resistencia, con criterios de desempeño. El diseño está orientado, en
consecuencia, a proteger a la estructura contra daños ante eventos
sísmicos frecuentes (sismo moderado) y a proveer la necesaria resistencia
para soportar el sismo severo, conduciendo el tipo de falla y limitando la
degradación de resistencia y rigidez con el propósito de limitar el nivel de
daños en los muros, de manera que éstos sean económicamente
reparables mediante procedimientos sencillos.
8.2.2 Para los propósitos de esta Norma, se establece los siguientes
considerandos:

a) El “sismo moderado” no debe producir la fisuración de ningún muro


portante.
.
b) Los elementos de acoplamiento entre muros deben funcionar como una
primera línea de resistencia sísmica, disipando energía antes de que
fallen los muros de albañilería, por lo que esos elementos deberán
conducirse hacia una falla dúctil por flexión.

Comentario

Para cumplir con el propósito indicado, es necesario diseñar a las vigas de acoplamiento
(Fig.8.2) ante los esfuerzos producidos por el sismo moderado, amplificados por 1,25, en
donde los muros aún permanecen en el rango elástico. Para esto, con los momentos flectores
producidos por las cargas verticales y sísmicas, es posible obtener el refuerzo longitudinal,
con el cual se determina los momentos plásticos en los extremos, luego, por equilibrio, se
calcula la fuerza cortante asociada al mecanismo de falla por flexión, para finalmente diseñar
los estribos, de esta manera se garantizará una falla dúctil por flexión en estas vigas.

Fig.8.2

c) El límite máximo de la distorsión angular ante la acción del “sismo


severo” se fija en 1/200, para permitir que el muro sea reparable
pasado el evento sísmico.

Comentario

Experimentalmente ha podido observarse que cuando se aplica a los muros distorsiones


angulares mayores que 0.005 (1/200), se pierde la última línea resistente de los muros
(armados o confinado), que por lo general son los talones. Una vez que se trituran los talones
(Fig.8.3), el refuerzo vertical pandea y la resistencia sísmica degrada notablemente.

Fig.8.3

Talón triturado de un muro


confinado (izquierda) y de
un muro armado (derecha).

Fig.8.7 Fig.8.8
8.3 ANÁLISIS ESTRUCTURAL

8.3.1 El análisis estructural de los edificios de albañilería se realizará por métodos


elásticos teniendo en cuenta los efectos causados por las cargas muertas,
las cargas vivas y el sismo. La carga gravitacional para cada muro podrá ser
obtenida por cualquier método racional.

Comentario

Para ser consecuente con el método elástico de análisis estructural, es aconsejable analizar a
la edificación sometiéndola a la acción del “sismo moderado” con R = 6 (ver 8.1).

8.3.2 La determinación del cortante basal y su distribución en elevación, se hará


de acuerdo a lo indicado en la NTE E.030 Diseño Sismorresistente.

Comentario

Por lo general, las edificaciones de albañilería son rígidas, por lo que están contenidas en la
zona plana del espectro sísmico, donde C = 2.5. Asimismo, este tipo de edificación no
8.4 DISEÑO DE ELEMENTOS DE CONCRETO ARMADO

8.4.1 Requisitos Generales

8.4.1.1 Todos los elementos de concreto armado del edificio, con excepción de los
elementos de confinamiento de los muros de albañilería, serán diseñados
por resistencia última, asegurando que su falla sea por un mecanismo de
flexión y no de corte.

El diseño se hará para la combinación de fuerzas gravitacionales y las


fuerzas debidas al “sismo moderado”, utilizando los factores de amplificación
de carga y de reducción de resistencia (  ) especificados en la
NTE E.060 Concreto Armado. La cimentación será dimensionada bajo
condiciones de servicio para los esfuerzos admisibles del suelo y se
diseñará a rotura.
Comentario

La intención de este artículo es disipar energía sísmica a través de elementos


intencionalmente dúctiles, antes que el “sismo severo” produzca la fractura de la albañilería.
Dentro de estos elementos se contabiliza a las vigas de acoplamiento (ver 8.2.2b) y a las
placas de concreto armado (si existiesen), cuyo refuerzo horizontal debe ser capaz de soportar
la fuerza cortante asociada a su mecanismo de falla por flexión.

8.5 DISEÑO DE MUROS DE ALBAÑILERÍA

8.5.1 Requisitos Generales

8.5.1.1 Para el diseño de los muros confinados ante acciones coplanares, podrá
suponerse que los muros son de sección rectangular ( t.L ). Cuando se
presenten muros que se intercepten perpendicularmente, se tomará como
elemento de refuerzo vertical común a ambos muros (sección transversal de
columnas, refuerzos verticales, etc.) en el punto de intersección, al mayor
elemento de refuerzo proveniente del diseño independiente de ambos
muros.
8.6 ALBAÑILERÍA CONFINADA

 Las previsiones contenidas en este acápite aplican para edificaciones


hasta de cinco pisos o 15 m de altura.

 Para este tipo de edificaciones se ha supuesto que la falla final se


produce por fuerza cortante en los entrepisos bajos del edificio. El
diseño de los muros debe orientarse a evitar fallas frágiles y a mantener
la integración entre el panel de albañilería y los confinamientos
verticales, evitando el vaciamiento de la albañilería; para tal efecto el
diseño debe comprender:

1. la verificación de la necesidad de refuerzo horizontal en el muro;


2. la verificación del agrietamiento diagonal en los entrepisos
superiores; y,
3. el diseño de los confinamientos para la combinación de fuerzas de
corte, compresión o tracción y corte fricción.

 Las fuerzas internas para el diseño de los muros en cada entrepiso “i”
serán las del “sismo severo” (Vui , M ui ), y se obtendrán amplificando los
valores obtenidos del análisis elástico ante el “sismo moderado” ( Vei ,
M ei ) por la relación cortante de agrietamiento diagonal (Vm1 ) entre
cortante producido por el “sismo moderado” (Ve1 ), ambos en el primer
piso. El factor de amplificación no deberá ser menor que dos ni mayor
que tres: 2  Vm1 /Ve1  3 .
V V
V m1 M M m1
ui Vei V ui ei V (8.6)
e1 e1

Comentario

A nivel mundial, no se tiene experiencia de edificios de albañilería confinada de más de 5


pisos que hayan soportado terremotos severos, por esta razón se limita la altura del edificio.

Las lecciones dejadas por los sismos severos indican que el primer piso de los edificios de
albañilería falla por corte (Fig.8.19). Esto se debe a que allí se desarrollan las mayores fuerzas
cortantes en los muros y, además, porque allí se genera el máximo momento flector
(Fig.8.16), el cual al elevar la esbeltez (M / (V L)), causa una reducción de la resistencia a
fuerza cortante (Vm, ver 8.5.3) en los muros del primer piso respecto a los pisos superiores.

Por otro lado, conforme crece la intensidad del “sismo moderado”, las fuerzas internas (Mei,
Vei) en todos los piso también se incrementan, ya que aún la estructura permanece en el rango
elástico (Fig.8.1), hasta que cada muro del primer piso se agrieta diagonalmente cuando la
fuerza cortante Ve1 alcanza el nivel de resistencia al corte Vm1; posteriormente, durante el
“sismo severo”, este cortante se mantiene constante al incurrir el muro en estado plástico, con
lo cual ya no ingresará mas fuerza sísmica a ese muro y sus fuerzas internas quedarán
amplificadas en la relación Vm1 / Ve1 (Fig.8.20). Cualquier incremento de fuerza sísmica se
traducirá en energía de deformación para el muro agrietado y en una redistribución de
cortantes para el resto de muros aún no agrietados, lo que causará un estado de fallas
progresivas cuando el muro respectivo alcance su nivel de resistencia.
8.7 ALBAÑILERÍA ARMADA

8.7.1 Aspectos Generales

Es objetivo de esta norma el lograr que los muros de albañilería armada


tengan un comportamiento dúctil ante sismos severos, propiciando una falla
final de tracción por flexión, evitando fallas frágiles que impidan o reduzcan
la respuesta dúctil del muro ante dichas solicitaciones. Para alcanzar este
objetivo la resistencia de los muros debe satisfacer las verificaciones dadas
en 8.7.2 a 8.7.5 y deberá cumplirse los siguientes requisitos:

Comentario

En el caso de los muros armados es posible lograr la falla por flexión (ver 8.2.2f y Fig.8.7),
sin embargo, debe evitarse las derivaciones de esta falla, como la falla por deslizamiento
(Fig.8.8), o la trituración de los talones, lo que reduciría la respuesta dúctil del muro.

8.7.1.1 Todos los muros llevarán refuerzo horizontal y vertical. La cuantía mínima de
refuerzo en cualquier dirección será de 0,1%. Las varillas de acero de
refuerzo serán corrugadas.

Comentario

Experimentalmente (ver 8.2.2d y la Fig.8.4) ha podido comprobarse que los muros armados
necesitan llevar refuerzo tanto horizontal como vertical, no solo para absorber las fuerzas
sísmicas, sino también para contrarrestar los cambios volumétricos producidos por variaciones de
temperatura o contracción de secado del grout. La cuantía mínima de refuerzo horizontal que se
especifica (0,1%), es suficiente como para absorber la carga de agrietamiento diagonal en un muro
que carece de carga vertical. Denominando “vu” al esfuerzo cortante asociado al agrietamiento
2
diagonal (del orden de 4,2 kg/cm ), entonces el aporte del refuerzo horizontal es vs =  fy = vu, de
donde se obtiene:  = vu / fy = 4,2 / 4200 = 0,001 (0.1%).

8.7.1.2 El refuerzo horizontal se colocará preferentemente en el eje del muro,


alojado en la cavidad horizontal de la unidad de albañilería. El refuerzo
horizontal podrá colocarse en la cama de mortero de las hiladas cuando el
espesor de las paredes de la unidad permitan que el refuerzo tenga un
recubrimiento mínimo de 15 mm.

8.7.1.3 El refuerzo horizontal de los muros se diseñará para el cortante asociado al


mecanismo de falla por flexión, es decir para el cortante debido al sismo
severo, sin considerar ninguna contribución de la albañilería de acuerdo a lo
indicado en 7.2.2.
CAPITULO 9
DISEÑO PARA CARGAS ORTOGONALES AL PLANO DEL MURO

9.1 ESPECIFICACIONES GENERALES

9.1.1 Los muros portantes y los no portantes (cercos, tabiques y parapetos)


deberán verificarse para las acciones perpendiculares a su plano
provenientes de sismo, viento o de fuerzas de inercia de elementos
puntuales o lineales que se apoyen en el muro en zonas intermedias entre
sus extremos superior o inferior.

9.1.2 Para el caso de fuerzas concentradas perpendiculares al plano de muros de


albañilería simple, los muros deberán reforzarse con elementos de concreto
armado que sean capaces de resistir el total de las cargas y trasmitirlas a la
cimentación. Tal es el caso, por ejemplo, de una escalera, el empuje
causado por una escalera cuyo descanso apoya directamente sobre la
albañilería, deberá ser tomado por columnas.

Para el caso de muros confinados o muros arriostrados por elementos de


concreto, las fuerzas deberán trasladarse a los elementos de arriostre o
confinamiento por medio de elementos horizontales, vigas o losa.

Comentario Fig.9.1

La albañilería simple (no reforzada) presenta poca


resistencia al punzonamiento, por ello, empujes
causados, por ejemplo, por el descanso de una
escalera (Fig.9.1), deberán ser absorbidos por
columnas colocadas en los bordes del descanso. En el
caso de muros armados, este empuje deberá ser
absorbido por el refuerzo vertical y horizontal, según
se indica en el artículo 9.1.3.

9.1.3 Para el caso de los muros armados, los esfuerzos que generen las acciones
concentradas actuantes contra el plano de la albañilería deberán ser
absorbidas por el refuerzo vertical y horizontal.

9.1.4 Cuando se trate de muros portantes se verificará que el esfuerzo de tracción


considerando la sección bruta no exceda del valor dado en 9.1.8.

Comentario

Este artículo se refiere tanto a los muros armados como confinados, portantes de carga
sísmica. Se trata de evitar la formación de fisuras producidas por acciones sísmicas
perpendiculares al plano del muro, porque ellas debilitarían a la sección transversal cuando el
muro se ve sujeto en simultáneo a acciones coplanares.
9.1.5 Los muros o tabiques desconectados de la estructura principal serán
diseñados para resistir una fuerza sísmica asociada a su peso, de acuerdo a
lo indicado en el capítulo correspondiente de la NTE E.030. Diseño
Sismorresistente

Comentario

Incluso los elementos que sujetan al tabique contra la estructura principal, tales como malla
de alambre, perfil angular, etc. (Fig.9.2), deberán ser capaces de transmitir las fuerzas
sísmicas desde el muro hacia el pórtico.

Fig.9.2. Elementos de conexión tabique-pórtico.

9.2 MUROS PORTANTES

9.2.1 Los muros portantes de estructuras diafragmadas con esfuerzo de


compresión no mayor que 0,01 fm´ se diseñarán de acuerdo a 9.3.

Comentario

Esta situación podría corresponder a edificaciones de 1 piso, donde los esfuerzos axiales
producidos por la carga vertical son despreciables.

9.2.2 En los muros portantes de edificaciones diafragmadas y que como tales


estarán sujetas principalmente a fuerzas coplanares, no se permitirá la
formación de fisuras producidas por acciones transversales a su plano,
porque éstas debilitan su área de corte ante acciones sísmicas coplanares.
Para la obtención del momento flector perpendicular al plano se empleará
procedimientos basados en teorías elásticas como se indica en 9.1.7.

Los pisos críticos por analizar son:

a.- El primer piso, por flexocompresión. b.- El último


piso, por tracción producida por la flexión

Comentario
Fig.9.8
Por la razón indicada en 9.2.2, el momento sísmico (Ms) en
la albañilería sujeta a acciones transversales a su plano
(Fig.9.8), debe evaluarse mediante teorías conservadoras y
no aplicando teorías como la de líneas de rotura.

El primer piso resulta crítico por flexocompresión, debido a


que allí se acumula la mayor carga axial, mientras que el
último piso resulta crítico en tracción por flexión, por la
menor carga axial existente en ese piso.
9.2.3 Los muros portantes confinados, así como los muros portantes armados,
arriostrados en sus cuatro bordes, que cumplan con las especificaciones
indicadas en 7.1.1.a y 7.1.1.b, no necesitarán ser diseñados ante cargas
sísmicas perpendiculares al plano de la albañilería, a no ser que exista
excentricidad de la carga gravitacional. En este paso culminará el diseño de
estos muros.

Comentario

Los muros indicados en 9.2.3, tienen una frecuencia natural de vibrar muy elevada (del orden
de 100 Hz para un muro cuadrado de albañilería confinada en aparejo de soga) en
comparación con la frecuencia predominante de los sismos peruanos (del orden de 3 Hz para
suelo duro), por lo que estos muros están lejos de la condición de resonancia.

126
COMENTARIOS A LA NORMA E. 070 ALBAÑILERIA

9.2.4 Al momento flector producido por la excentricidad de la carga gravitacional


"M g " (si existiese) deberá agregarse el momento generado por la carga
sísmica " M s " (ver 9.1.6), para de esta manera obtener el momento total de
diseño Mt  M s  M g , repartido por unidad de longitud.

Comentario

A continuación se indica 2 casos en que la carga vertical (P) es


excéntrica (e) respecto al eje del muro. En ambos casos se trabaja Pe
con una longitud unitaria de muro y se asume que el muro se
comporta como una barra simplemente apoyada sobre sus arriostres Mg
horizontales, sujeta a un momento flector (P e) aplicado en su h
extremo superior (Fig.9.9). Puesto que el momento flector sísmico
(Ms) es crítico en la parte central de la albañilería (Fig.9.8), habrá
que adicionar en ambos casos un momento flector Mg = ½ P e, para Fig.9.9
hallar el momento flector total: Mt = Ms + Mg.

Caso 1: Cambio de Espesor


Pi
Fig.9.10
Un muro ubicado en la fachada del edificio, por ejemplo,
t2
podría cambiar de espesor (t) entre dos pisos consecutivos,
de tal modo que se mantenga la verticalidad en la zona de la
fachada (Fig.9.10), con lo cual, la carga vertical acumulada
losa fachada
proveniente de los pisos superiores (P =  Pi) se torna
excéntrica en la cantidad e = ½ (t1 – t2).
t1
Caso 2: Giro de la Losa

La losa de techo (con ancho unitario), sujeta a cargas repartidas, actúa como una barra
continua apoyada sobre los muros, generando giros importantes en los apoyos extremos,
mientras que en los apoyos internos el giro es pequeño (Fig.9.11). Estos giros muchas veces
producen fisuras horizontales en la última hilada del muro cuando no se les toma en
consideración en el diseño.

peso propio, acabados y sobrecarga

Fig.9.11
LOSA

muro extremo muro interno

Al rotar la losa (Fig.9.12), aplasta a la albañilería, generando en ella una distribución de


reacciones del tipo triangular, con una resultante (P) excéntrica con respecto al eje del muro
en la cantidad e = t/2 – t/3 = t/6. En este caso, la carga acumulada proveniente de los pisos
superiores ( Pi) no es excéntrica, debido a que el giro se corrige con la primera capa de
mortero que permite aplomar al muro inmediato superior. La única carga excéntrica (P), es la
carga tributaria proveniente de la losa (Fig.9.11).

127
COMENTARIOS A LA NORMA E. 070 ALBAÑILERIA

Fig.9.12

e e = t/2 – t/3 = t/6

9.2.5 EI esfuerzo axial producido por la carga gravitacional (Pg ) , se obtendrá


como: fa  Pg L.t
9.2.6 El esfuerzo normal producido por el momento flector " M t ", se obtendrá
como: fm  6 Mt t 2 .

9.2.7 Se deberá cumplir que:

a) En el primer piso: f a  f m  0,25 f m´


b) En el último piso: f m  f a  ft´
c) En cualquier piso: La compresión resultante será tal que:
f f
a
 m
 1,33 (9.2.7c1)
F F
a m

en la que: fa = es el esfuerzo resultante de la carga axial


Fa = es el esfuerzo admisible para carga axial

 2
 0,20 f ´ 1   h  
m   
(9.2.7c2)
  35t  
 
f
= es el esfuerzo resultante del momento flector
m

Fm = es el esfuerzo admisible para compresión por


flexión  0,40 f ´
m

128
COMENTARIOS A LA NORMA E. 070 ALBAÑILERIA

Comentario
Fig.9.13
La expresión 9.2.7c1 contempla la
posibilidad de que los muros sean muy
esbeltos en cualquiera de los pisos.

En la Fig.9.13, se ilustra el cálculo de


esfuerzos por compresión y flexión en espesor
la sección mas crítica del muro
(usualmente la zona central para los
muros portantes). Debe remarcarse que compresión
la evaluación de esfuerzos (fa, fm) se
realiza trabajando por unidad de
longitud de muro. flexión

9.3 MUROS NO PORTANTES Y MUROS PORTANTES DE ESTRUCTURAS


NO DIAFRAGMADAS

Adicionalmente a las especificaciones indicadas en 9.1, se cumplirá lo


siguiente:

9.3.1 Los muros no portantes (cercos, tabiques y parapetos) podrán ser


construidos empleando unidades de albañilería sólida, hueca o tubular;
pudiéndose emplear la albañilería armada parcialmente rellena.

9.3.2 El momento flector en la albañilería ( M s ) producido por la carga sísmica


" w " (ver 9.1.6), podrá ser obtenido utilizando la Tabla 12 o empleando otros
métodos como el de líneas de rotura.

Comentario

Esto muros trabajan fundamentalmente a cargas sísmicas perpendiculares a su plano. Al ser la


masa existente sobre ellos muy pequeña, las fuerzas sísmicas coplanares serán diminutas en
comparación con la resistencia coplanar, por ello, puede aplicarse teorías no conservadoras
para evaluar el momento flector Ms en la albañilería.

9.3.3 En la albañilería simple el esfuerzo normal producido por el momento flector


" M s ", se obtendrá como: fm  6M s / t 2 y no será mayor que ft´ 1,5Kg / cm2
(0,147MPa).

9.3.4 Los muros no portantes de albañilería armada serán reforzados de tal


manera que la armadura resista el íntegro de las tracciones producidas por
2
el momento flector " M s "; no admitiéndose tracciones mayores de 8 kg/cm
(0,754 MPa) en la albañilería. La cuantía mínima de refuerzo horizontal y
vertical a emplear en estos muros será 0,0007 (ver 1.2.8).

129
COMENTARIOS A LA NORMA E. 070 ALBAÑILERIA

Comentario
Fig.9.14
El límite máximo impuesto al esfuerzo de
2
tracción por flexión (8 kg/cm ), es para
controlar que el grosor de las fisuras no sea
excesivo. En la Fig.9.14 se ilustra la manera
de cómo aplicar la teoría de diseño a la rotura wu =
en un parapeto (o cerco) de albañilería armada. 1,25 w s
En este caso se trabaja con una longitud de
muro igual al espaciamiento entre refuerzos
verticales (s), pudiéndose empezar el tanteo
empleando la cuantía mínima (0,0007)
especificada para estos muros. El factor de
amplificación de cargas es 1,25, y el valor de
“a” puede calcularse por equilibrio de fuerzas
verticales. El momento flector resistente
(MR), afectado por el factor de reducción de
resistencia (= 0,9), deberá ser mayor o igual

que el momento actuante (Mu). As fy = 0.85f´m a s a

9.3.5 Los arriostramientos serán diseñados por métodos racionales de cálculo, de


modo que puedan soportar la carga sísmica " w " (especificada en 9.1.6
actuante contra el plano del muro.

Comentario

La carga sísmica de servicio actuante sobre los muros (w), se transmite sobre los arriostres a
través de la denominada “regla del sobre”, haciendo trabajar a los arriostres como si fuese una
parrilla, estas cargas deben amplificarse por 1,25 para pasarlas a condición de rotura. Una vez
hallada las fuerzas internas en las barras que componen a la parrilla, se aplica la teoría de
diseño especificada en la Norma E.060 para elementos de concreto armado. Para el tímpano
mostrado en la Fig.9.15, cuyo modelo aparece en forma parcial, la pared transversal ha sido
reemplazada por una serie de apoyos simples, con fines de facilitar el análisis estructural.

Fig.9.15

tímpano de una
nave industrial
con techo metálico
Lógicamente, aparte de la carga sísmica proveniente de los muros, debe considerarse la carga
sísmica provenientes del peso propio de los arriostres (wpp = 0,8 Z U C1 c Ac, donde c es
3
2400 kg/m y Ac es el área de la sección transversal del arriostre), actuando como carga
uniformemente distribuida en el arriostre respectivo, y la carga sísmica provenientes del peso
tributario del techo, aplicada sobre el arriostre superior del tímpano.

Especial cuidado deberá tenerse con la cimentación de


los tímpanos, como el mostrado en la Fig.9.15, debido a Fig.9.16
que el momento flector en la base del arriostre vertical
es elevado y la carga axial es pequeña. Para solucionar
este problema, muchas veces se recurre a contrapesos VC dado
(dados de concreto) como el mostrado en la Fig.9.16.

9.3.6 La cimentación de los cercos será diseñada por métodos racionales de


cálculo. Los factores de seguridad para evitar la falla por volcamiento y
deslizamiento del cerco serán 2 y 1,5, respectivamente.

Comentario
Fig.9.17
Es recomendable profundizar la cimentación de los cercos
(como postes) a fin de que se desarrolle empuje pasivo del
suelo (Hp en la Fig.9.17) que contrarreste a las fuerzas
sísmicas perpendiculares al plano del cerco. Para el caso del
cerco mostrado en la Fig.9.17, las fuerzas sísmicas por
unidad de longitud, actuantes en el centroide de cada
elemento (i = solera, albañilería o cimentación), se
determinan como Hi = 0,8 Z U C1 Pi, donde Pi = i Ai, Ai
es el área de la sección transversal del elemento “i”, y i es
el peso volumétrico correspondiente. En este cerco, las
fuerzas que contrarrestan al momento volcante producido
por Hi en torno al punto “O” son: Pi y Hp, mientras que las
fuerzas que contrarrestan al deslizamiento son Hp y Pi,
donde “” es el coeficiente de fricción concreto-suelo.

9.3.7 Están exonerados de las exigencias de arriostramiento los parapetos de


menos de 1,00 m de altura, que estén retirados del plano exterior de
fachadas, ductos en los techos o patios interiores una distancia no menor de
una vez y media su altura.

Comentario
Fig.9.18
En la Fig.9.18, se
muestran Parapetos
que no Cumplieron
con la especificación
9.3.7; éstos Volcaron
peligrosamente hacia
el exterior.
CAPITULO 10
INTERACCION TABIQUE DE ALBAÑILERIA-ESTRUCTURA
APORTICADA
10.1 ALCANCE

10.1.1 Este Capítulo aplica a los tabiques de albañilería empleados para reforzar
pórticos de concreto armado o acero. Puede aplicarse también para los
tabiques de cierre y particiones de edificios aporticados, que no teniendo el
propósito específico de reforzar al edificio, están adosados a sus pórticos,
cuando el proyectista quiera proteger al edificio de efectos que se describen
en 10.1.2.

Comentario

Los tabiques de albañilería, a diferencia de los muros confinados, se caracterizan por ser
construidos después de desencofrar a la estructura principal (Fig.10.1), con lo cual, la
interfase pórtico-tabique es débil y ante la acción de cargas sísmicas coplanares (a veces
incluso provenientes de sismos moderados), el pórtico se despega del tabique, creándose
fisuras en el contorno (Fig.10.2).

Al actuar el sismo en un cierto sentido (Fig.10.3), el pórtico (más flexible que el muro) entra
en contacto con el tabique en sus esquinas diagonalmente opuestas, mientras que las otras
esquinas se despegan, haciendo trabajar al tabique como un panel de corte que eleva tanto la
resistencia como la rigidez del conjunto. Este incremento de resistencia y rigidez, algunas
veces nocivas para el edificio (ver 10.1.2), es la que se trata de aprovechar en esta Norma.

Fig.10.1

Fig.10.3

Fig.10.2

132
COMENTARIOS A LA NORMA E. 070 ALBAÑILERIA

10.1.2 Cuando un tabique no ha sido aislado del pórtico que lo enmarca, ante las
acciones sísmicas se producirá la interacción de ambos sistemas. Este
efecto incrementa sustancialmente la rigidez lateral del pórtico y puede
generar los siguientes problemas:

1) torsión en el edificio.
2) concentración de esfuerzos en las esquinas del pórtico.
3) fractura del tabique.
4) "piso blando", que se presenta cuando un determinado piso está libre
de tabiques, mientras que los pisos superiores se encuentran
rigidizados por los tabiques.
5) "columnas cortas", donde el parapeto ó alféizar alto (ventanas de poca
altura) restringe el desplazamiento lateral de las columnas.
6) Incremento de las fuerzas sísmicas en el edificio.

Comentario

La torsión en planta (Fig.10.4) se produce, generalmente, en edificios ubicados en esquinas


(Fig.10.5), donde los ejes que dan a las calles presentan ventanas, mientras que los ejes que
colindan con edificios vecinos están rellenos con tabiques. Esto genera un corrimiento del
centro de rigidez lateral (CR) hacia la zona donde están concentrados los tabiques.

Fig.10.4

Fig.10.5

La concentración de esfuerzos en las esquinas de los pórticos (Fig.10.6) se produce por la


reacción del tabique en las zonas en contacto con el pórtico (Fig.10.3). La fractura en el
tabique (Fig.10.7) se produce porque la carga que absorbe al interactuar con el pórtico,
supera a su resistencia (ver 10.2.4).

Fig.10.7

Fig.10.6
10.2 DISPOSICIONES

133
COMENTARIOS A LA NORMA E. 070 ALBAÑILERIA

El problema de “piso blando” se produce, generalmente, en edificios donde el primer piso


está destinado a tiendas o cocheras y, por tanto, está exento de tabiques, mientras que los
pisos superiores están destinados a viviendas con gran cantidad de tabiques (Fig.10.8).

Fig.10.8

El problema de “piso blando” (o P-) se debe a que este piso es muy flexible con relación a
los pisos superiores (rigidizados por los tabiques), con lo cual, al producirse un sismo el
desplazamiento lateral () del piso blando será muy elevado y generará una excentricidad de
las cargas verticales (P) provenientes de los pisos superiores (que se desplazan como sólido
rígido, Fig.10.9). Esta excentricidad produce momentos flectores importantes en los extremos
de las columnas del piso blando. Si estos momentos (usualmente de segundo orden), no han
sido contemplados en el diseño, adicionándolos a los momentos flectores producidos por la
traslación sísmica (momentos de primer orden), entonces se formarán rótulas plásticas en los
extremos de las columnas (Fig.10.10), flexibilizando aún más el piso blando (como si los
pisos superiores apoyasen sobre bielas), para terminar finalmente colapsando el edificio. Por
lo indicado, la mejor manera de controlar el problema de “piso blando” es rigidizándolo.

Fig.10.9

 P

Fig.10.10

El problema de “columna corta” se presenta, generalmente, en edificaciones escolares con


alféizares altos hechos de albañilería. Cuando ocurre un sismo, la losa de techo se desplaza
horizontalmente y arrastra a la columna, la que se ve restringida de desplazarse al entrar en
contacto con la parte superior del alféizar (elemento rígido), generándose una gran distorsión