Está en la página 1de 3

Unidad 2 y 3 - Género, aspectos teóricos y sociales y Nuevas

subjetividades de género

Conclusiones

Daniela Valencia_ 1.020.456.035

Tutora

Keyla rosa coronado

Sexualidad y género

Grupo 99

Universidad Nacional Abierta y a Distancia Unad

Escuela de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades

Medellín

2017
Visión constructivista en las relaciones de género a través de la
comunicación, en referencia con el papel de la familia

Conclusiones

1. El poder juega un papel determinante en muchas personas, y no


sólo porque la intervención provenga desde el exterior, desde su
formación, desde su niñez, sino también desde su propio interior,
desde su ser; las relaciones de poder las constituye cada sujeto, lo
forman. De allí la complejidad de educación que tiene cada padre,
madre, tía y/o tío, abuela y/o abuelo con los miembros
descendientes de su familia, tomando en cuenta de manera
reiterada, que cada autoridad familiar transmite culturalmente lo
generacional de su propia familia , La violencia de género, por
ejemplo, es una manifestación de relaciones de poder, relaciones
desiguales, histórica y culturalmente establecidas entre hombres y
mujeres. Esta es una violencia que tiene su origen en las pautas
culturales, prácticas y representaciones que construyen los
cuerpos de una manera muy determinada.

2. Cuando la persona se comunica debe estar presente para la


persona que lo escucha. Echeverría, como otros autores, sugiere
mirar a los ojos y escuchar no exclusivamente con los oídos, sino
con todo el cuerpo. La persona que se siente escuchada se siente
legitimada; se produce un intercambio de energías con el otro u
otra, que es claro que forma parte de la comunicación real y
efectiva, En habilidad que tiene una persona de conocer y manejar
sus propias emociones, tener autodominio, persistencia y de
motivarse a sí mismo o a sí misma, además de la capacidad de
interpretar los sentimientos más íntimos de otras personas
(empatía), de manejar las relaciones interpersonales de manera
esto se replica en un buen entorno social.

3. Es una exigencia y una necesidad apremiante en la sociedad


actual, iniciándose en cada núcleo familiar. La convivencia entre
las personas de distintas razas, diversidad de culturas, modos de
pensar, hace cada vez más urgente aprender a convivir de forma
respetuosa, valorando al otro u otra, sin dejar de apreciar y
valorar lo propio. La madurez sicológica se compone de la
tolerancia a la ambigüedad y de aprender a convivir con los
contrarios. De este modo, las parejas tolerantes (matrimonio,
autoridad laboral, subalternos y subalternas, profesorado,
alumnado) encuentran menos motivos de fricción y son capaces
de manejar las diferencias de una manera más productiva.

Referencias

Mejía, C . Cabral, B; Pizarro, K. (2014) Estudios de género,


feminismo y sexualidad, Univ. Los Andes y Univ. Autónoma Estado de
Hidalgo.Recuperado
de http://www.aacademica.org/carlos.mejia.reyes/3.pdf