Está en la página 1de 1

El mercado de la ropa de golf para mujer está “a toda marcha”

En 2006 había cerca de 26 millones de golfistas en Estados Unidos, y de ese número


el 25 por ciento estaba compuesto por mujeres y representaba uno de los escasos
segmentos de crecimiento en el mercado de golf, que llevaba mucho tiempo estancado.
De acuerdo con la Women’s Sport Foundation, si bien las mujeres representan un
porcentaje pequeño de todos los golfistas estadounidenses, compran más del 50 por
ciento de todos los productos de golf, excluyendo los palos de éste. Esta tendencia llevó
a las marcas tradicionales de golf a introducir líneas femeninas y a abrir en todo el país
tiendas de golf sólo para mujeres, con la finalidad de atender las necesidades de las
golfistas olvidadas.
Para satisfacer esa creciente demanda, TimeOut, una división de King Louie
International (www.kinglouie.com/timeoutforher), ofrece ahora una línea completa de
ropa con licencia LPGA. Para averiguar lo que las mujeres golfistas esperan y desean
en su ropa deportiva, TimeOut creó Fairway Forum, un panel de mujeres entusiastas
del golf que proporcionan ideas sobre los gustos en ropa femenina. Las mujeres
reclutadas para este panel participan en sesiones de grupo y encuestas. Como las
mujeres pertenecen al panel, pueden realizarse múltiples encuestas que miden en
esencia las mismas variables en el mismo conjunto de encuestadas, lo cual implica la
realización de un diseño longitudinal.
TimeOut aprendió que con el paso del tiempo las mujeres toman cada vez más en serio
el golf y desean que se transmitan por televisión más eventos LPGA. Además, TimeOut
descubrió que las mujeres están ávidas de que lleguen nuevas marcas al mercado, ya
que las marcas tradicionales no ofrecen suficiente variedad para satisfacer sus gustos.
Esas mujeres no quieren usar versiones reformuladas de la ropa de golf masculina, no
desean andar por el campo de juego con ropa “bonita” ni, por último, quieren encontrarse
con otras mujeres que lleven el mismo atuendo. Esas consumidoras están ansiosas de
más variedad y la están exigiendo al mercado.
La investigación también indicó que las golfistas buscan ropa que sea funcional y
atractiva. Por ejemplo, quieren bolsillos grandes para guardar las pelotas mientras
recorren el campo. El foro también ayudó a determinar algunos de los factores
psicológicos subyacentes que las mujeres relacionan con su indumentaria. Si bien
desean que se les trate como deportistas, también quieren que se les trate con respeto,
y con el tiempo esos sentimientos se han vuelto más intensos. El panel TimeOut’s
Fairway Forum ha resultado de gran ayuda para que los fabricantes de ropa y artículos
deportivos diseñen ropa que satisfaga las necesidades de este creciente y cambiante
segmento de golfistas. La demanda de ropa de golf femenina ha venido creciendo, y en
2006 llegó a alrededor de $250 millones por año.
Los datos obtenidos de los paneles no sólo brindan información sobre participación en
el mercado durante un periodo prolongado, sino que también permiten al investigador
examinar los cambios ocurridos a lo largo del tiempo en esta participación. Como
veremos en el siguiente apartado, esos cambios no pueden determinarse a partir de
datos transversales.