Está en la página 1de 1

JUEVES, 2 DE ENERO DE 1969 LA VANGUARDIA ESPAÑOLA Página 43

EN U ERA DE LAS CONCENTRACIONES


LA PINTURA RECIENTE DE ROMÁN VALLES
LA BATALLA CONTRA
LOS VIRUS
Vaya por delante una afirmación que seguramente va.a ; ser aceptada
por lodos nuestros supuestos lectores: «no entendemos una palabra de
LA LLEGADA A OT
Tras . su período de los «colla-
química»; y,una declaración jurada; «no pretendemos que se cambien ges», que fue un «inf ormalismo re-
las estructuras, ni la industrialización, ni la comercialización de los formado» y no un «pop art», Román
productos químico-farmacéuticos». Esto, Si hubiera lugar, corresponde a Valles, ha cumplido una nueva eta-
los expertos, no a los periodistas, cómo no sean, al.propio tiempo, pe- pa de su evolución, creando imá-
ritos en la materia. .' . genes en las que los «paisajes» de
Hechas estas salvedades, para disipar recelos y suspicacias, empe- su período de abstracción informal
zaremos por expresar nuestro asombro ante la enorme cantidad de es- (1957-1962) resurgen, pero contem-
pecíficos que circulan por el mundo. Como las enfermedades son muchas plados, no desde una perspectiva
y los microbios son variadísimos, según nuestras. noticias, nos expli- terrestre, sino cósmica. No hay du-
camos que. los remedios proliferen, pero no deja de llamarnos la aten- da de que la ciencia-ficción y la
ción el que haya tantos medicamentos, al parecer distintos, para Comba- ciencia-realidad, en UJI tiempo en
tir las mismas dolencias, y nuestra admiración culmina cuando obser- que la astronáutica facilita visio-'
vamos que en los prospectos que los presentan y ensalzan, muchas ve- nes auténticas, y con-todo inaudi-
ces se parte de un mismo producto, linterna idéntico, pero orquesta- tas, del universo, tiene que eonta-
do de múltiples formas y envuelto en variadísimas sustancias protecto- m i n a r los - espíritus de su sutil
ras, o destinadas a corregir los sabores desagradables. Los maestros.de agente. No se trataría aquí de re-
la moderna alquimia logran prodigios en la distribución dé las dosis; petir, o representar, y menos de
y en la elección de los acentos y los matices de sus brebajes. «ilustrar», gestas o posibilidades
aún inmersas en el futuro, por cer-
Pero, sin querer, nos asalta la sospecha de que en estos' tiempos, en cano que sea el comienzo de ese
los que tanto se habla de concentraciones industriales, como mágica porvenir. Se trata de «crear un
fórmula económica, quizá no estuviese fuera de lugar el aunar los es- equivalente plástico». La hazaña
fuerzos de los investigadores y de los técnicos para conseguir que no. es mayor cuando, sin la menor
crezca más esa enmarañada selva de específicos y se simplifiquen las conciencia previsiva de ello, un
armas de asalto contra los virus. Los médicos quedan sumergidos en pintor preparó, sin saberlo, esta
una verdadera montaña de folletos y de reclamos farmacéuticos y los evolución vertiéndose ya, en una
servidores de las boticas acabarán por recabar la ayuda de los cerebros etapa anterior, al mundo de las Román Valles. Pintura (1968), 130 x 80 cm.
electrónicos para localizar los medicamentos que reclaman sus clientes. inmensidades espaciales, nebulosas
Nos conmueven los mancebos de las farmacias cuando se empeñan en ó no. Valles se ha alejado de sus máquinas que es capaz de produ- contiene bastante de esta grave
descubrir un especifico en el laberinto de una estantería atiborrada de cielos confundidos con océanos; y cir. Pues una realización técnica, lección que los técnicos han de ex-
cajitas,.todas iguales. Sobre todo cuando se encaraman en una espalera se; ha alejado también de los com- desprovista de espíritu, no és sino traer del arte, forma de pensa-
de mano que corre por los bordes de una cajonería y parecen intrépidos plejos psíquicos que los motivaban. —como ya se ha dicho— un logro miento tan legítima y superior, co-
alpinistas deslizándose por las nevadas laderas del Guadarrama. Y con ello ha adquirido una certi- de grado más elevado —pero en el mo la qué ellos ejercen con "resul-
Quedamos aterrados cada vez que las capas de un mineral, o de la dumbre panorámica que confiere a fondo lo mismo— que lo que faci- t a d o s «prácticos». Tomarse en
savia de una planta, o de las entrañas de un animal, surge un remedio sus nuevas imágenes un poder dis- lita el instinto animal. La imagen serio la pintura, intentar que se
nuevo, y éste empieza a parir inyecciones, pildoras o sustancias desti- tinto. Formalmente, son síntesis de artística, como «idea» (que no se convierta en vehículo de lo que el
nadas a penetrar por los más insospechados canales, en nuestro orga- lo informal y lo constructivo-geo- manifiesta verbal, sino gráfica, pic- hombre está haciendo en esta época
nismo. Hace ya muchos años, según creo, que se descubrió el perborato rnétrico. Pero, en realidad, no se tórica o plásticamente) puede y es, desde luego, algo mucho más
y continúa, incansable, alumbrando cada día un nuevo vastago..que lle- trata de esto, sino de una inven- debe ser la mensajera y conductora interesante y valioso que dar na-
va, más o menos estilizados, los apellidos del padre, o reniega de ellos ción de imágenes que sitúa esferas, del «modo» más eficaz de enfren- cimiento a «cuadros» (metros cua-
y se esconde en .algún erudito rincón del léxico griego. . . triángulos, cuadrados con nebulo- tarse con los nuevos descubrimien- drados de lienzo más pigmentos)
Siempre nos ha maravillado el ardor con que defienden sus pro- sidades evanescentes (blancas y tos. El intelecto sólo no es suficien- con el mero fin de decorar museos
ductos, en el campo de una fabulosa competencia, los fabricantes y grises por lo común) contra el tre- te. Ya Ludwig Klages habló de la o viviendas particulares, a la vez
los distribuidores de la industria farmacéutica. Sobre todo cuando tienen mendo contraste de unas aspas, rebelión del espíritu contra el al- que constituir un comercio, de otro
que luchar contra esos médicos retrógrados que sólo se fían del bicar- rectángulos, triángulos o enmarca- ma, refiriéndose, en. verdad, a la lado necesario.
bonato y de las. aspirinas. Y creemos que ha llegado la hora de que, a mientos que suelen ser negros, en subversión de la inteligencia con- La «tendencia», resumiendo, es
aquéllos, se les aclaren de.algún modo los horizontes, para que. puedan tinta plana, muy densa. tra el espíritu, como han entendido aquí algo que supera el «tema»,
trabajar y vivir con menos agobios, sin dormirse obsesionados rcon los Parece, al ver éstos cuadros, que sus exégetas. » puesto que lo engloba con la téc-
fantasmas de los presupuestos publicitarios. ; uno se esté aproximando a un mun- La plácida suavidad de los blan- nica, con la actitud mental y con
Ramón SIERRA do ignoto, que se revela posible y quecinos magmas de las pinturas una secreta voluntad de adoctrina-
significativo a la vez. Su signifi- de Valles, contrapuesta a las rígidas miento. Por tanto, los resultados se
cación no sólo es exterior, ni pro- formas que dicta el pensamiento tienen que ver a la luz de esa sín-
viene estrictamente de las alusiones ordenador y lógico, constituye la tesis, no sólo a la del logro pictó-
a los aterrizajes en otros planetas, «coincidentia o p p o s itorum» —la rico, siendo éste importantísimo.
pondrán contentos o en estaciones espaciales rotato- conjunción de contrarios— que ele- Poseer el don de «variar» un orden
rias. Es la -mente la que se ha su- va una mera realización pictórica de imágenes situado en esa divi-
si pueden mido en estas formas de vida y las al nivel de la expresión auténtica, soria no es fácil. En el fondo, son
cristaliza en veracidad—esto es lo en este caso ligada a unos momen- muchas las formas -de aproximarse
propio del arte— no por el tema, tos que casi podrían llamarse de a las incógnitas de la época de las
escribir con la sino por la ejecución y los valores «mutación» de las posibilidades de nuevas exploraciones (grandes fon-
estéticos, que aquí no sólo tienen la especie humana. ¿En qué grado dos submarinos, espacio exterior) y
por misión la mera creación, sino podrá el pintor —este pintor con- hay que enseñar al hombre a ver
que han de «justificar» la propia creto a quien ahora nos referimos, artísticamente los otros mundos.
temática. Esto puede lograrlo Va- u otro— dirigir la actitud con la Pero la que hemos visto reflejada
lles por su espiritualidad y no sólo que el ser humano ha de entender en las mejores obras recientes de
O con su técnica; y es un factor de «lo que es» ir, de verdad, a otros Román Valles nos parece de legiti-
7! la mayor importancia que todo el mundos? Nadie podría responder a midad y validez indudable.
OLYMPIA SG 2. O s*a. con una arte que se realice, en adelante, esta interrogación. En sí, la aven-
máquina do escribir de calidad.
Una máquina dé escribir que satis- bajo el signo de esos « m u n d o s tura artística del siglo XX —que
face a todos. Por su construcción otros» tenga en sí la trascendencia a veces menosprecia la belleza por Juan-Eduardo CIRLOT
robusta (no hay forma de estro- que es de desear Heve el hombre buscar lo nuevo, lo extraño, «lo de la Academia del Faro
pearla). Por su manejo fácil y sen- a donde vaya físicamente con las traído de no se sabe dónde»—- ya de San Cristóbal
cillo (se escribe a gusto con ella).
Por su linea elegante (es de veras bonita). Y por
su escritura nítida (para Vd. como remitente la
mejor tarjeta de visita).
i Y además es muy completa! En OLYMPIA se há
pensado en lo práctico. La SG 2 lo demuestra.
¡Complazca pues, a sus colaboradores! Facilíteles
la SG 2. Usted que tiene que pagar, quedará
también muy complacido por su precio verdade-
ramente sorprendente.
Para ella SHALIMAR
Para él
HABIT ROUGE
;DRY

LLORENS MAQUIMARin COMERCIAL


Rbla. Cataluña, 24 - Tfnos. 1 § | * | ^BARCELONA
En GERONA: Central Mncanayrnfica Antonio Ubndi
Acequia, 21 - Tfno. 20 3615

todo pata la novia


Al efectuar sus compras para estas
fiestas recuerde nuestro extraordina-
rio surtido en; /
Lencería de Mylón de alta
calidad. ~ Bata* aeoloha*
dan. • Guipurem. * Tutea.
Encajes, etc.
EL SUIZO, primer centro comercial,
para la Novia.
Wmm^iim
OyERLAIN¡|
PA-RFUMEUR A
Pasto de Gracia, H Uurii, 2
BARCELONA
Rbla. de las Flores, 1 H - Condal, 7
MADRID | Arena!, 3 I s í s i f í i De Venta exclusivamente en los Depositarios GUERLAIN cuyo número limita y selecciona