Está en la página 1de 3

La importancia de los mercados emergentes en la economía global ha

aumentado notablemente en los últimos años, pasando de representar un 20%


del PIB mundial en 1980 a un 40% hoy en día. Muchos ya lo han identificado
esta oportunidad y, por esta razón, estos mercados cada vez tienen más
protagonismo en las carteras de los inversores.

¿Qué son los mercados emergentes?


Los mercados emergentes son aquellos países que se encuentran en una fase de
desarrollo económico más temprana que los países que se consideran avanzados
como, por ejemplo, Estados Unidos o algunos países europeos como Alemania,
Francia o Reino Unido.

EN TOTAL, SE ENGLOBAN DENTRO DE ESTE GRUPO MÁS DE 60 PAÍSES,


ENTRE LOS QUE DESTACAN CHINA, INDIA, RUSIA O BRASIL. EN SUS
MERCADOS SE ESTÁN DANDO LAS MEJORES OPORTUNIDADES
FINANCIERAS.
En total, se engloban dentro de este grupo más de 60 países, entre los que
destacan China, India, Rusia o Brasil, y en sus mercados se están dando las
mejores oportunidades financieras y de inversión para las próximas décadas.

¿Por qué invertir en mercados emergentes?


La importancia de los mercados emergentes en la economía global ha
aumentado de forma notable en los últimos años, debido en gran parte a China,
y se espera que estos mercados continúen creciendo a un ritmo más rápido que
las economías desarrolladas en los próximos años. Por esta razón, cada vez
tienen más protagonismo en las carteras de los inversores.
Entre los principales impulsores de su crecimiento destacan la
industrialización, la urbanización, la revolución tecnológica y el auge de la clase
media, con un aumento del consumo. Las perspectivas de crecimiento de estos
mercados a largo plazo son positivas ya que cuentan con valoraciones atractivas,
buenos balances, amplios recursos naturales y un universo de inversión que está
evolucionando rápidamente.

Sin embargo, cuando invertimos en emergentes no todo vale. Los cambios


políticos, el posible impacto de una guerra comercial entre China y Estados
Unidos o las consecuencias de una eventual subida del dólar, son factores que
hay que tener en cuenta. Tampoco hay que olvidar que son mercados más
volátiles que los desarrollados, pero, por esta misma razón, permiten obtener
mayores rentabilidades.

¿Cómo invertir en emergentes?


Los mercados emergentes aún presentan ineficiencias y no han sido analizados
adecuadamente, según indican los expertos de Schroders, la gestora de activos
internacional.

Por un lado, las empresas estatales siguen representando una marcada


proporción en los índices de renta variable emergente. Los cambios repentinos
en la política gubernamental pueden afectar notablemente a la rentabilidad de
estas empresas. Un enfoque activo que aproveche los recursos locales podrá
capear mejor este tipo de acontecimientos.
Asimismo, para poder identificar las cuestiones medioambientales, sociales y de
gobierno corporativo (ESG) -que pueden generar una gran diferencia en
términos de rentabilidad en los mercados emergentes-, es necesario contar con
una gran cantidad de información cualitativa y profundos conocimientos a
escala local.

En la renta fija emergente, los fondos cotizados de gestión pasiva (ETF) no solo
suelen comportarse peor que sus índices de referencia, sino que los índices más
utilizados están muy concentrados y excluyen buena parte de las oportunidades.
Una gestión activa ofrece acceso a toda la gama de activos de deuda emergente.

Por tanto, es muy importante apostar por un enfoque de gestión activa, más
flexible que otras inversiones, y cobra una especial relevancia contar con
conocimientos locales del mercado en el que se vaya a invertir.

Desde Schroders también apuntan que la inversión en mercados emergentes


puede jugar un papel diversificador de nuestras carteras y, como clave final, nos
recalcan la importancia de adoptar una estrategia diversificada cuando
invertimos en emergentes, ya que son entornos más volátiles y sobre los que
solemos tener menos conocimientos.