Está en la página 1de 4

Polis griegas: ciudad-estado

Aparecen sobre el S VIII a.C., sería el centro político-económico-cultural de la


civilización griega. Un elemento importante dentro de estas era que se consideraban
independientes la una de la otra, tratando a los que no pertenecían a su grupo como
extranjeros.

Pero aún así, eran consciente de tener rasgos en común y lo veían reflejado en que
poseían una misma lengua común, la misma religión, la misma tradición legendaria,
su arte, literatura, filosofía y ciencias eran muy similares de polis a polis, elementos
que demostraban más cosas en común que en contra.

El final de las polis griegas vendría tras la Guerra del Peloponeso, elemento que
permitió a Filipo II, rey de Macedonia y padre de Alejandro Magno, unificar todos los
territorios, acabando de esa manera con la autonomía y creando el denominado
Imperio macedónico, el cual en época de su hijo llegaría a su máximo esplendor.

Características de las polis griegas:

Reducida extensión territorial

Ocupaban un pequeño territorio, donde se situaba el núcleo urbano, sede de su


centro político, administrativo, religioso y comercial. Y rodeando esto encontraremos
un pequeño territorio en el cual habría pastos y cultivos.

Podemos decir que en su totalidad solían abarcar entre los 80-90 kilómetros
cuadrados y dentro de ellos podríamos encontrar entre 3.000-5.000 habitantes. Solo
hubo dos polis que consiguieron dominar extensiones territoriales más grandes,
siendo estas Atenas y Esparta, las cuales son denominadas cómo las grandes
potencias del mundo griego.

Autarquía económica

Independencia económica que existía en cada una de las polis. Así encontraremos
diversas monedas (dracmas), además de encontrar que el comercio era diferente
en cada una de estas.
Independencia política

Cada polis se consideraba una nación independiente, por lo que tenían gobiernos
diferentes, los cuales en muchas ocasiones se declaraban las guerras entre las
diversas polis (siendo el factor económico uno de los elementos más importantes
para comenzar los enfrentamientos bélicos). Lo que no impedía la formación de
distintos tipos de alianzas entre polis, normalmente en contra de algún enemigo en
común como el Imperio Persa.

La estructura social

Se encontraba formada por ciudadanos, que era toda aquella persona libre que
podía ejercer su derecho al voto, por otro lado, encontraremos a los esclavos, los
cuales eran tratados como herramientas sin derechos, en muchos casos estos
procedían de botines de guerra, aunque también podían caer en la esclavitud por
deudas. También había un tercer grupo, los metecos (el que ha cambiado de
casa), sin derechos, pero libres. (Romero Real Fernando, agosto 2018)

Estado esclavista

Los griegos veían la esclavitud como una pérdida de la individualidad o personalidad


como ser humano y por eso toleraban muy mal que uno de sus compatriotas cayera
en la esclavitud o fuera amo de esclavos de origen griego. Pero, veían tolerable y
con toda naturalidad que los bárbaros o extranjeros fueran esclavos.

La población masculina en la ciudad de Atenas en el c. 440 a.C., se ha calculado


que era de unos 50.000 ciudadanos, 25.000 extranjeros y de 80.000 a 100.000
esclavos.

Los extranjeros llamados metecos eran hombres libres con derechos restringidos
en Atenas y en el Ática. Por ejemplo, no podían poseer propiedades en el Ática, ni
podían casarse con ciudadanos o ciudadanas atenienses. Pero, podían patrocinar
los festivales o festejos de la ciudad y desarrollar actividades de tipo industrial y el
comercial.
Por el contrario, los esclavos no tenían ningún derecho legal y eran propiedad del
Estado o de un individuo que se lo pudiera permitir. Aristóteles habla de ellos como
"herramientas vivas".

Dentro del estatus de esclavo había situaciones más o menos penosas. Los
esclavos mejor considerados y más respetados eran los esclavos estatales que se
dedicaban en la ciudad a labores administrativas o guardas bajo las autoridades de
la ciudad. Luego estaban los esclavos que pertenecían a amos privados y que
podían desarrollar su trabajo en talleres, industrias artesanales o trabajar en el
campo. A los primeros de este grupo se les permitía a veces tener sus propios
ahorros con vistas a una posible libertad en el futuro. El trato que recibían los que
trabajaban en el campo dependían de si estaban bajo el poder de un gran
terrateniente que empleaba a muchos esclavos en sus tierras, del carácter del amo
y del esclavo o incluso podía tener un trato familiar y desarrollar su trabajo codo con
codo con su amo en una propiedad pequeña. Los esclavos peor tratados debido a
lo penoso del trabajo que desarrollaban eran los que trabajaban en las minas de
plata de Laurion, en el Ática. Estas minas eran propiedad estatal y de explotación
privada y los esclavos eran considerados como verdaderas “herramientas vivas”
que valían según el beneficio que rendían.

Se podía nacer esclavo o llegar a la esclavitud por la guerra o por haber caído en
manos de piratas y una posterior venta en el mercado de esclavos. Normalmente
los esclavos eran de origen extranjero o bárbaro. No obstante, se conocen por
testimonios históricos los casos de griegos esclavizados por griegos. Los hilotas
fueron hechos esclavos por los espartanos ejerciendo su derecho de conquista de
la antigua región de Laconia y Mesenia. Eran esclavos atados a la tierra que
mantenían a la población de ciudadanos espartanos que principalmente se
dedicaba a la guerra. El otro caso de griegos que fueron esclavizados por griegos
es el que tuvo que resolver el legislador Solón en Atenas. Solón en el siglo VI a.C.,
tuvo que prohibir que se pudieran pagar las deudas con la perdida de la libertad
individual.
La economía antigua se basaba principalmente en el trabajo esclavo. El Estado
empleaba a esclavos para las minas de plata que había en el Ática, otros trabajaban
en las fábricas que había en el puerto y los ciudadanos individuales podían emplear
uno o varios en sus propiedades de acuerdo con su riqueza. (“ΠΑΝΤΑΡΕΙ”, agosto
2018)