Está en la página 1de 1

¿Por qué motivo si los árabes dominaron a los españoles por

800 años, los españoles no hablan árabe ni mucho menos


son mahometanos?

Aurelio Germes, Nací y vivo en España.


Actualizado 7 de agosto

Da la impresión de que algunos creen que la península ibérica estuvo sometida a los
árabes musulmanes durante casi 800 años. Eso es falso. Una parte pequeña de la
península, el Reino de Granada, estuvo bajo control musulmán durante casi 800
años. El resto lo estuvo desde nunca (al norte de la península) hasta que
paulatinamente se fueron conquistando las otras regiones al sur. La batalla de Las
Navas de Tolosa en 1212 representó el principio del fin de las taifas musulmanas. A
partir de esa momento, y durante los siguientes doscientos años, los musulmanes
controlaron poco más que el Reino de Granada.

La razón para no conquistarlo antes de la llegada de los reyes católicos, es la misma


por la que tampoco hubo prisas en conquistar las otras taifas musulmanas en
períodos anteriores. Estos reinos fueron tributarios de los reinos cristianos, en
muchas ocasiones para evitar ataques de otros reinos/taifas musulmanes, y esta
situación favorecía a los cristianos, quienes sin entrar en guerras ni saqueos,
obtenían fondos suficientes para mantenerse en el poder.

Aunque los cristianos conquistaron el Reino de Granada en 1492, no expulsaron


inmediatamente a los musulmanes que permanecieron en sus dominios (como
habían permanecido los moriscos -mudéjares- durante siglos en tierras cristianas).
Por esto, el árabe y la religión musulmana siguieron existiendo en los reinos
cristianos no solo durante 800 años, sino por más tiempo, hasta la expulsión de los
moriscos en 1609 por Felipe III. Ese era el caso en el Reino de Aragón, aunque en
Castilla, donde había menos moriscos, se les obligó a convertirse al cristianismo en
1502, aunque con poco éxito, al parecer.

Sin embargo, esa permanencia de religión y habla árabe fue cada vez más
perseguida. Ya antes de su expulsión, la vestimenta árabe fue prohibida así como
los libros escritos en árabe o los nombres y apellidos árabes. Algunos moriscos, que
en su mayoría eran españoles nativos pero de religión musulmana porque los pocos
árabes, bereberes y almohades conquistadores ya hacía tiempo que habían salido de
España, escriben en sus nuevos destinos del Mediterráneo, en lengua española, no
árabe, aunque transliterada al árabe. Es el caso, entre otros, de la novela El
Refugiado de Túnez similares a los textos aljamiados escritos en la península,
también en lengua española, pero con grafía árabe. Por tanto, en los últimos
tiempos era más común hablar en lengua española que árabe incluso entre los
moriscos musulmanes, en parte porque ésta estaba prohibida y en parte porque
eran ya minoritarios.

En estas condiciones, hubiera sido sumamente difícil que el árabe se convirtiera en


el idioma común de la península.