Está en la página 1de 5

NO ES BUENO QUE EL HOMBRE ESTÉ SOLO.

Génesis 2:18.

Seminario Teológico Presbiteriano de México.

18 de noviembre de 2016. Ciudad de México.

Carlos Allec Cordero

Después Dios el Señor dijo: «No está bien que el hombre esté solo; le haré una ayuda a
su medida.» Y así, Dios el Señor formó de la tierra todos los animales del campo, y todas
las aves de los cielos, y se los llevó a Adán para ver qué nombre les pondría; y el nombre
que Adán les puso a los animales con vida es el nombre que se les quedó. Adán puso
nombre a todos los animales y a las aves de los cielos, y a todo el ganado del campo, pero
para Adán no se halló una ayuda a su medida. Entonces Dios el Señor hizo que Adán
cayera en un sueño profundo y, mientras éste dormía, le sacó una de sus costillas, y luego
cerró esa parte de su cuerpo. Con la costilla que sacó del hombre, Dios el Señor hizo una
mujer, y se la llevó al hombre. Entonces Adán dijo: «Ésta es ahora carne de mi carne y
hueso de mis huesos; será llamada “mujer”, porque fue sacada del hombre.» Por eso el
hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán un solo ser. Génesis
2:15-24. (RVC).

I. INTRODUCCIÓN.

Jorge Romney fue un famoso pintor inglés (1734- 1802). Desde su niñez demostró que
tenía un sentido artístico excepcional, y se dedicó a pintar cuadros históricos, de la
naturaleza, y mayormente retratos.

En su juventud anduvo de villa en villa y de ciudad en ciudad pintando retratos y


vendiéndolos por unas cuantas monedas. Se enamoró de una señorita, y se casó con ella.
Entonces uno de los admiradores de Jorge dijo que era una lástima que se hubiera casado
porque se dedicaría más a su esposa que a su arte, y que por esto fracasaría artísticamente.

Al saber esto Romney se separó de su joven esposa, y se dedicó a la pintura. Viajó por
Francia, por Italia, y regresó a Londres.

Poco a poco había adquirido experiencia, habilidad y prestigio. Unos de sus más famosos
cuadros son “La muerte del general Wolfe”, “Guillermo Bedford”, “Miss Vernon como
Hebe”, “Casandro”, “El naufragio”, “Sir Jorge y Lady Warren”, “Las hijas del Párroco”, y
“Lady Hamilton como Dafne”.

Este último cuadro está en el museo Metropolitano de Nueva York. Se dice que admiraba
tanto a Lady Hamilton que la consideró como su modelo favorito y la llamó “la dama
divina”.

Fue tan solicitado para pintar retratos de personajes célebres de Londres, que no tuvo
tiempo para dedicarse a otro género de pintura. Todo eso le dio fama y dinero.

Pasaron los años, y Jorge Romney envejeció y enfermó, juntó las cosas que podía llevar
consigo, y se encaminó hacia el norte del país, donde había quedado su esposa, y se
reunió con ella: amorosamente lo recibió, y lo cuidó con ternura hasta que murió. Después
alguien dijo que el corazón y el amor de la esposa de Jorge Romney eran mucho más
valiosos que todos los cuadros que Jorge Romney pintó. A.L.

II. OREMOS: Padre y Dios bondadoso, que todo lo que tú formas y lo que creaste es
bueno, acudimos a ti en esta mañana donde no solo está reunida la joven pareja, sino
también familiares y conocidos. Damos gracias porque este día tan esperado ha llegado.
Rogamos de tu dirección y tu sabiduría para conducirnos a ser testigos de tan memorable
suceso y para que todo lo que se presente durante la ceremonia sea de tu agrado. Que sea
tu Espíritu Santo bendiciendo la ida de todos los presentes y nos des entendimiento con lo
que tú nos quieres hablar. Gracias te damos en el glorioso nombre de tu Hijo Jesucristo
quien se entregó pro amor a su iglesia. Amén.

III. Dios creó el cielo y la tierra, creo todos los seres vivientes y vio que era bueno y fue así
como formó lo que vemos y lo que no vemos, haciendo de la mañana y la tarde un día.

Sin embargo, llegamos al día sexto de su obra de arte, el proceso te creación casi estaba
terminado.

Dentro de todo lo que Él hizo aparecer de la nada por su Palabra, y desde antes de los
principios de este mundo había decidido formar al hombre, del polvo, de lo que para
nosotros es insignificante. Dios formó a los demás seres por su Palabra, pero al hombre lo
formó de lo ya creado, de lo que no tenía vida, lo edificó, le dio un cuerpo, sopló vida en
su nariz y fue así como hizo diferente al resto de la creación, lo hizo a su imagen y
semejanza.

No es bueno

Para Dios todo lo que había hecho era bueno, sin embargo, en nuestras Escrituras
encontramos algo que de cierta forma dice que no es bueno. ¿A qué se referirá en esta
parte?

Pensemos Dios hizo a cada ser, ni uno se encontraba solo, ni los animales del mar, de la
tierra, ni los que vuelan. Pero en la tierra, había un ser que estaba solo dice el hombre, si
ponemos atención en otras partes la Biblia usa el término varón, aquí usa el hombre, como
en general, el único que no tenía compañía, el que no tenía descendencia, el único en el
universo en su especie.

Dios hizo a Adán a su imagen y semejanza, le dio capacidad no solo para ser inteligente,
sabio, para ser científico y dar nombre a las diferentes especies de animales, cada uno con
una forma de comunicarse.

A Adán le faltaba alguien con quién comunicarse en su propio lenguaje, alguien con quien
compartir ese conocimiento, alguien que poseyera las mismas cualidades, alguien que le
ayudara a ver las cosas desde una perspectiva diferente a él, necesita alguien con quién
expresar su amor, con quien compartir sus emociones, necesitaba alguien igual a él para
que también Adán fuese receptor de lo que él tenía necesidad.

De lo creado, todo fue hecho de manera inferior a Adán, por eso no podían se esa ayuda
adecuada, a su media, que fuera delante de él. No tenían la capacidad para razonar, sentir,
pensar, de la misma forma que el hombre.

Dios se ocupó de que Adán no sienta dolor y lo hizo caer en sueño. Dios, como su Padre,
llevó a la mujer al varón, como su segundo ser, y una ayuda para él.

Delante, Enfrente, Contra, Un Frente, Parte Opuesta, Una Contraparte, Mate.

Ayuda: Indica que Adán no era capaz de alcanzar por sí solo todo lo que estaba llamado a
ser y a hacer. Idónea para él denota complementariedad. La ayuda es necesaria para el
trabajo diario, la procreación, y el apoyo y compañía mutuos.
La inferioridad social de la mujer era un hecho aceptado en la antigüedad. El relato bíblico,
en cambio, muestra que este hecho no responde a la intención original del Creador, sino
que es una imperfección introducida en el mundo por el pecado. La mujer ha sido formada
"del" hombre; ella es la única ayuda adecuada a él; es "hueso de sus huesos y carne de su
carne".

¿A quién se lo ocurrió crear al varón y a quién a la mujer? A Dios, primero recordemos


Adán es formado del polvo, Eva tomada de una costilla mientras Adán estaba en sueño.
Adán no la pidió, como tampoco Eva pidió venir, como tampoco a Adán se le ocurrió
aparecer en la Tierra. Por tanto, el hombre no puede decir que es superior a la mujer, pues
debe recordar cuál es su origen, el polvo; la mujer no puede considerarse superior, pues de
un costado fue tomada. El único ser que pro excelencia es superior a ellos es Dios, por eso
puesto que él es el artesano ambos deben ser constantemente moldeados, formados.

Adán trabajó para Dios y solitariamente fue moldeado; aunque Eva fue tomada a partir de
una costilla, no fue Adán quien la formó como mujer, sino Dios.

La pareja que está por realizar sus votos nupciales debe meditar en esto, antes de unirse,
antes que Dios traiga a la mujer al varón, como el padre que entrega a su hija, antes que el
varón la reconozca, la mujer que presenta el Padre a su hijo, ambos se estaban moldeando.
Notemos que el siguiente proceso será ser moldeados juntos, pero después de un proceso
individual.

III. No es bueno que el ser humano esté solo, no solo el varón, sino también la mujer;
estamos diseñados con atributos muy semejantes, pero también con diferencias. Tampoco
será bueno que una vez casados vivan como si fuesen solteros, sin comunicación, por eso
la oración constante debe ser que Dios venga su hogar, les dé un refugio, protección y
que en paz y honestidad puedan vivir.

Aprendemos que Dios creó al ser humano como un ser social para el cual la soledad no
era el estado ideal. El matrimonio es una ordenanza de la creación y no una acomodación
al estado del hombre caído.

Ec. 4: 9 dice que dos son mejores que uno, y ¡ay del que está solo! ¡Si hubiera un solo
hombre en el mundo, qué hombre melancólico debe ser! La soledad perfecta convertiría
un paraíso en un desierto, y un palacio en un calabozo.
Es nuestro deseo que la presencia de Dios more con ellos en todo momento en todos sus
caminos y vivan siempre en el amor que Dios les dio; de la misma forma que Dios cuide de
su hogar y no los ahoguen los temores y preocupaciones.

Oración: Padre Santo, Señor bondadoso que escuchas siempre la plegaria de tus hijos,
fieles en toda ocasión; dígnate a morar allí en su vida diaria y llénalos de rica bendición. En
el nombre de Jesucristo. Amén.

También podría gustarte