Está en la página 1de 7

2

Procedimiento para generar electricidad de forma autosuficiente


mediante termopílas de efecto Seebeck.
5

Sector de la técnica.

Esta invención se encuadra en el sector de las energías alternativas, más


10 concretamente en la industria dedicada a los termogeneradores eléctricos.

Estado de la técnica.

Esta invención, trata sobre la producción de energía eléctrica aprovechando el


15 efecto descubierto por el científico Alemán, Thomas Seebeck, en el año 1821. Que
consiste en aplicar calor a la unión de dos metales distintos, sometidos a diferente
temperatura entre sus extremos, surgiendo así una fuerza electromotriz, como
consecuencia de la predistribución de electrones en el conducto, observándose una
corriente eléctrica.
20 Un generador termoeléctrico, convierte directamente el calor en electricidad, el
calor induce la circulación de una corriente eléctrica, al fluir desde un quemador de
gas o gasóleo, a través del modulo termoeléctrico, y por el otro lado de la termopíla
se refrigera mediante un disipador o sistema de tubos refrigerantes, manteniendo un
diferencial de temperatura, generando así electricidad de forma permanentemente
25 estable y sin partes móviles.
Actualmente, se usan termogeneradores de este tipo, como suministro eléctrico
para control remoto y monitoreo de líneas de petróleo o gas, y en sistemas de
comunicaciones, donde no llega el tendido eléctrico, utilizando para su
funcionamiento la quema continuada de hidrocarburos.
30 Sería por lo tanto deseable, poder disponer de un generador de este tipo, que
pudiese producir electricidad sin el continuo suministro de hidrocarburos, para poder
dedicarlo como fuente de suministro eléctrico alternativo en otras aplicaciones,
como por ejemplo, para un hogar, barco, vehículo, para la electrólisis de extracción
de hidrogeno, etc.
35

josemaria68@gmail.com 17/04/2006
3

Para ello, esta invención utiliza la emisión de ondas electromagnéticas, del


rango de frecuencia de las microondas, más concretamente de las 2450 Mhz
5 producidas por un magnetrón emisor de ondas.
Este procedimiento, contaría además con un elemento reactivo a las
microondas, como puede ser un tipo de cerámica reactiva a dichas ondas, o como en
este caso de procedimiento de invención, unas piedras de pizarra natural, tipo
metamórficas sedimentarias, con forma de lanchas o baldosínes, dispuestas en los
10 laterales interiores de la cavidad de una especie de horno microondas, que sería el
lugar por dónde el magnetrón emitiría las microondas. Estas ondas, interactuarían
térmicamente con las lanchas o baldosínes de pizarra, elevando su temperatura, y
estos baldosínes transmitirían el calor generado mediante conducción a las paredes
metálicas de la cavidad del horno microondas, que a su vez calentarían unas
15 termopílas de efecto Seebeck, situadas en contacto directo con la zona exterior del
horno. Mientras que la zona fría de las termopílas Seebeck, serian refrigeradas
mediante unos disipadores o sistema refrigerador, creándose así el diferencial de
temperatura, lográndose una corriente eléctrica del sistema de termopílas, que
estarían interconectadas entre sí, en serie, y otro grupo en paralelo para obtener la
20 tensión e intensidad deseada.
Mientras el magnetrón y sistema de refrigeración, serían alimentados
eléctricamente mediante una batería o generador eléctrico, hasta que las termopílas
alcanzase la temperatura idónea de generación eléctrica, momento en el que
mediante un relè, desconectaría el suministro eléctrico de la batería o generador, y
25 lo activaría a la generación de las propias termopílas, dejando un superávit
energético para el uso que se le quisiese dar.

Descripción detallada de la invención.

30 La presente invención consiste en hacer producir energía eléctrica de los


módulos termoeléctricos de efecto Seebeck, de forma autosuficiente, utilizando para
ello las ondas electromagnéticas comprendidas en el radio de frecuencia de los 2450
Mhz, y producidas por al menos un magnetrón (1) emisor de ondas, que sería el
encargado de producir las microondas necesarias que interactuarían térmicamente
35 con algún tipo de cerámica o unas lanchas o baldosínes de piedra de pizarra natural,

josemaria68@gmail.com 17/04/2006
4

tipo metamórfica sedimentaria, compuesta principalmente por silicatos.


Las características como receptoras de microondas de las piedras de pizarra
5 natural, hacen que interactúen con estas ondas, elevando su temperatura de manera
eficiente, logrando alcanzar la temperatura idónea de generación de electricidad
requerida por las termopílas.
Estas lanchas o baldosínes de pizarra (2), estarían alojadas en el interior de la
cavidad de una especie de horno microondas (Fig.Unica), por donde se irradiarían
10 las ondas electromagnéticas. Las paredes del horno microondas (3), estarían
fabricadas en metal, para evitar fugas de microondas, y estarían en contacto directo
con los baldosínes de pizarra, de manera que estos baldosínes transmitiesen por
conducción el calor generado por la irradiación de las microondas a las paredes del
receptáculo (3) y este a su vez, transmitirían la temperatura a las termopílas Seebeck
15 (4) colocadas en contacto con el exterior del horno microondas, mientras que el otro
lado de las termopílas, serían refrigeradas mediante un disipador (5) ayudado por
unos ventiladores, aunque también podría ser refrigerado por algún sistema que le
proporcionase aire refrigerado.
Los efectos térmicos de la irradiación de microondas en una pieza de piedra de
20 pizarra de 250 x 250 mm. de lado, por 7 mm. de grosor, y con un peso de 1,180 Kg.
Alcanzaría un aumento de temperatura por irradiación de microondas producidas por
un magnetrón emisor de 1.200 Watios, de 41ºC en 120 segundos. Contando además
con termopílas de características como 40 x 40 mm. de lado y con un voltaje de 4,2
Voltios y con 1,4 Amperios por termopíla, estarían distribuidas 36 termopílas por
25 lancha de pizarra, y si sumamos por cinco lados útiles de la cavidad del horno
microondas, suman 180 termopílas, que darían una potencia mayor al gasto
energético del magnetrón y sistema refrigerador.
La potencia del magnetrón, se regularía por medio de un termorregulador
situado en alguna zona cercana a las termopílas, con el propósito de no superar la
30 temperatura máxima de trabajo de dichas células.
Todo el dispositivo eléctrico; magnetrón y refrigeración. Serían eléctricamente
alimentados mediante una batería o generador eléctrico de potencia suficiente, y por
medio de un inversor de onda si la fuente de alimentación fuese de corriente
continua, ya que el magnetrón requeriría de corriente alterna, aunque también se
35 podría alimentar eléctricamente todo el sistema directamente de la red eléctrica.

josemaria68@gmail.com 17/04/2006
5

Una vez alcanzada la temperatura necesaria de generación eléctrica de las


termopílas, y por medio de un relé, se desconectaría de la fuente externa de
5 alimentación eléctrica, y se conectaría a la energía producida por las termopílas, que
por medio de un inversor de onda senoidal, convertiría la corriente continua en
corriente alterna, requerida por el magnetrón y el sistema de refrigeración, dejando
una potencia extra, que se destinaría a la aplicación que se le quisiese dar.

10 Descripción de los dibujos.

Para completar la descripción que se está realizando, y con objeto de ayuda a


una mejor comprensión de las características del invento, se acompaña a la presente
memoria descriptiva, una figura para su mejor comprensión con carácter ilustrativo
15 y no limitativo.
En la Figura que se acompaña, se puede observar el artilugio térmogenerador
eléctrico con forma cúbica, en el cual, se han colocado en su interior unas lanchas o
baldosínes de piedra de pizarra (2) junto a la cavidad metálica (3) que forma la
estructura que previamente se ha fijado sobre la carcasa del artilugio, que mediante
20 la irradiación de ondas electromagnéticas, irradiadas por el magnetrón (1) y emitidas
mediante el conducto guía ondas (6), calentarían las piedras de pizarra (2) que por
conducción, transmitirían el calor a las paredes metálicas de la cavidad (3) y estas a
su vez, a las termopílas Seebeck (4) colocadas en el exterior del horno, que mediante
los disipadores (5), crean el diferencial de temperatura, y en consecuencia, la fuerza
25 electromotriz.

Modo de realización de la invención.

A continuación, se detallara un modo de realización de un dispositivo que use


30 este procedimiento de invención, sin pretender ser limitativo de su alcance o mejora.
Este procedimiento de invención, consiste particularmente en irradiar ondas
electromagnéticas, sobre un tipo de cerámica reactiva a las microondas, o en este
caso, se irradiarían sobre lanchas o baldosínes de piedra de pizarra natural. Estas
lanchas de pizarra, estarían dispuestas en el interior de una especie de horno
35 microondas, con forma de ortoedro o cúbica (Fig.), y con sus paredes metálicas (3)

josemaria68@gmail.com 17/04/2006
6

para evitar fugas de microondas, y favorecer la conducción del calor producido por
las lanchas de pizarra. Estas paredes de la cavidad (3), estarían atornilladas sobre
5 una carcasa o chasis del horno microondas, de manera que, mediante tornillos,
puedan ser fácilmente desmontables.
Uno de los extremos del horno, se reservaría para el alojamiento del conducto
emisor de ondas de la antena del magnetrón (6), y por la parte externa, estarían
distribuidos los dispositivos de potencia del magnetrón y del sistema de
10 refrigeración.
Las termopílas (4), estarían colocadas y fijadas en el lado exterior del horno
microondas, y en contacto directo con sus paredes, para así ser calentadas por
conducción por dichas paredes, que recibirían el calor de las lanchas de pizarra.
Junto a las termopílas, se instalaría un termorregulador, para controlar la
15 temperatura mediante el regulador de potencia del magnetrón emisor, con el fin de
no sobrepasar la temperatura crítica de las termopílas.
Todo esto, se completaría mediante unos disipadores con ventilador
incorporado (5), que estarían instalados en el exterior del sistema de termopílas, de
manera que disipen el calor generado en la zona térmicamente fría de las termopílas
20 Seebeck, aunque también podría hacerse mediante un sistema de aire refrigerado.

Aplicación industrial.

Esta invención, es de aplicación en el sector industrial de los termogeneradores


25 eléctricos, y en el sector de las energías renovables y cualquier otro sector que utilice
energía eléctrica, como por ejemplo, la electrólisis para producir hidrógeno, y como
energía eléctrica de consumo familiar e industrial.

josemaria68@gmail.com 17/04/2006
7

REIVINDICACIONES
5

1- Procedimiento para generar electricidad de forma autosuficiente mediante


termopílas de efecto Seebeck, que consiste en irradiar ondas electromagnéticas
sobre una piedra o cerámica reactiva a las microondas, que elevarían su temperatura
10 y la transmitirían por conducción a las paredes del horno y estas paredes, a su vez a
las termopílas de efecto Seebeck.

2- Procedimiento para generar electricidad de forma autosuficiente mediante


termopílas de efecto Seebeck, según reivindicación primera, caracterizado porque
15 dichas ondas son generadas mediante un magnetrón emisor de ondas
electromagnéticas, del rango de frecuencia de los 2450 Mhz

3- Procedimiento para generar electricidad de forma autosuficiente mediante


termopílas de efecto Seebeck, según reivindicación primera, caracterizado por ser
20 el elemento reactivo a las microondas, unas piedras de pizarra natural tipo
metamórficas sedimentarias, compuesta principalmente por silicatos.

josemaria68@gmail.com 17/04/2006
josemaria68@gmail.com 17/04/2006