Está en la página 1de 3

De estilo colonial, anteriormente denominada Plaza de Armas, debe su actual

nombre a la fecha más importante de la independencia de Cochabamba ante el


yugo español, es la plaza principal de la ciudad ubicada en el casco viejo. En su
perímetro se encuentra la Catedral Metropolitana, la Prefectura, la Municipalidad
entre otros organismos de la ciudad.
Se ve embellecida por una fuente de agua llamada Fuente de las Tres Gracias,
compuesta por tres figuras femeninas unidas por la espalda y tomadas de las manos
representando tres deidades de la mitología griega: Áglae: diosa de la belleza y
esplendor, Talía: del teatro y las festividades; y finalmente Eufrosina,
representante del júbilo y la alegría.
La denominada Columna de los Héroes, que fue erigida en 1851 en homenaje a los
patriotas de la Revolución de 1810 es un obelisco en piedra ubicado en la parte
central de la plaza, donde están inscritos los nombres de los primeros
cochabambinos que dieron el grito de Independencia. Desde el siglo XIX reposa
en la cúspide de esta columna un cóndor de bronce en actitud de vuelo
denominado El cóndor de los Andes.
Recientemente esta plaza ha sido remozada y remodelada por el Gobierno
Municipal el cual ha emitido una ley que establece ciertas restricciones para su
uso, con la finalidad de revitalizar el centro histórico y que este espacio sea un
verdadero lugar de descanso, recreación y solaz. Evitando que se use, como
anteriormente se hacía, para marchas, movilizaciones, mítines, expresiones
políticas, entre otras.
En su perímetro se ubican también tiendas comerciales y negocios en general.
Continuamente es escenario de presentaciones artísticas, culturales y de toda
índole.
Los espacios centrales se los usa para diferentes actos conmemorativos y
libertarios. También es un centro de espiritualidad, por la presencia de las dos
principales iglesias de la ciudad: La Catedral Metropolitana y la Iglesia de la
Compañía de Jesús.
LAS CASAS PRÓXIMAS A LA PLAZA ERAN ANTES DE ESTILO X
FRANCÉS, SIMILAR A LAS ESTRUCTURAS COLONIALES DE ESPAÑA
En 1574, la plaza principal 14 de Septiembre fue escenario de la segunda fundación
de Cochabamba a cargo de Sebastián Barba de Padilla. De estilo colonial, era
conocida como Plaza de Armas. La rodean la Catedral, la Gobernación, la
Municipalidad, otros organismos estatales y negocios particulares.

Se puede apreciar en esta plaza la Fuente de las Tres Gracias, compuesta por tres
mujeres que representan a tres deidades de la mitología griega: Áglae, diosa de la
belleza y esplendor; Talía, del teatro y las festividades; y Eufrosina, del júbilo y la
alegría. Esta fuente llegó alrededor de 1895 tras ser adquirida en Francia, París,
según el escritor Augusto Guzmán en su libro "Cochabamba"..
Existía antes otra fuente donada por el Rey Carlos II, pero fue demolida para dar
lugar a la Columna de los Héroes desde 1851. Es un obelisco de piedra en
homenaje a los primeros cochabambinos que buscaron la independencia. Desde el
siglo XIX yace en su cúspide la figura de bronce de El cóndor de los Andes.
La Catedral fue edificada en 1619 sobre la base de dos antiguos templos de los
siglos XVI y XVII. Se trata de una construcción colonial de estilo ecléctico. Tuvo
que ser reedificada entre 1701 y 1735 con base en cal y piedra. El proyecto original
contemplaba dos portadas de piedra cuidadosamente cinceladas, de las que se
conserva la que da a la calle actual Esteban Arze.
El 7 de diciembre de 1967 fue declarada monumento histórico y arquitectónico, y
desde el 30 de julio de 1975 se la reconoció como Catedral Metropolitana.
Una plaza es un espacio urbano público, amplio o pequeño y descubierto, en el que se suelen
realizar gran variedad de actividades. Las hay de múltiples formas y tamaños, y construidas
en todas las épocas, pero no hay ciudad en el mundo que no cuente con una. Por su relevancia
y vitalidad dentro de la estructura de una ciudad se las considera como salones urbanos.
Con frecuencia son el elemento nuclear de una población, el lugar alrededor del cual
comienzan a levantarse las edificaciones más representativas, con lo que se convierten en
símbolos del poder, y en ocasiones reflejan la dualidad de poder (religioso y político). Son
típicas en muchos pueblos la plaza del ayuntamiento y la plaza de la iglesia; en localidades
mayores son más propias la plaza de la catedral o la plaza del palacio.
Las plazas son el centro por excelencia de la vida urbana. En ellas se concentran gran cantidad
de actividades sociales, comerciales y culturales. Las funciones simbólicas, tanto políticas
como religiosas son de gran importancia en estos espacios, siendo elegidas para
la celebración de coronaciones, ejecuciones, manifestaciones, procesiones, canonizaciones...
A menudo son elegidas para levantar en ellas monumentos conmemorativos o estatuas, ya
que son espacios singulares y adecuados para los mecanismos de mantenimiento de
la memoria histórica. Además, al ser lugares de encuentro, albergan actividades lúdicas y
festivas: fiestas, juegos, espectáculos, deportes, mercadillos o cualquier acto público
imaginable. La función económica (plaza de mercado) responde a la vitalidad de las
transacciones espontáneas, pero también las hacen ser objeto de especial atención y control
por los poderes públicos.
Otra función significativa es la militar, que está en el origen de muchas ciudades. El término
"plaza" en lenguaje castrense, es equivalente a "ciudad", y está en muchas expresiones
convencionales (sentar plaza, mando en plaza, plaza fuerte...).
En el mundo taurino, y en la toponimia de muchas localidades españolas e
hispanoamericanas, se usa "plaza" antonomásticamente por plaza de toros.