Está en la página 1de 2

¿El lenguaje sexista representa un problema para la sociedad?

Analizamos si el lenguaje afecta nuestra forma de pensar y lo que pensamos. Según la


hipótesis de la relatividad lingüística de Whorf, el lenguaje que hablamos determina el
patrón de nuestro pensamiento y nuestra perspectiva del mundo. En la actualidad, los
críticos generalmente consideran sobresimplificado el modelo de Whorf, puesto que la
experiencia y el pensamiento afectan el lenguaje, tanto como el lenguaje afecta la
experiencia y el pensamiento. No obstante es difícil refutar la idea de que nuestros
patrones de lenguaje pueden influir sutilmente la forma en que percibimos la realidad.

Si lo anterior es cierto, ¿moldea el lenguaje nuestras nociones de lo que las mujeres (y


los hombres) pueden y no pueden hacer en nuestra sociedad?, ¿Cuál ha sido tu propia
experiencia con lenguaje sexista respecto al no sexista?, ¿Genera una diferencia que el
lenguaje sea sexista?, ¿Cuáles serán las consecuencias de reducir el lenguaje sexista?.

Después de que pienses sobre estas cuestiones, toma unos minutos para analizar
las opiniones de algunos de tus compañeros.

.........................

KAREN: Creo que hasta hace poco nuestro lenguaje estaba dominado por lo masculino
en términos de la forma en que usamos los pronombres y sus connotaciones. Pero ahora
las personas hablan en forma “políticamente más correcta”, y llega a ocurrir que en
algunos restaurantes tienen “personas que atienden”, en lugar de meseros y meseras...

JOEL: Yo no creo que el lenguaje sea tan importante para la cuestión del sexismo como
lo son las actitudes y la educación.

LISA: Detrás de ciertas palabras también existen ideas y nociones. ¿Qué piensa
automáticamente cuando escucha la palabra “ejecutivo” o “ministro”?. En la mayoría de
los casos creo que pensarán en un hombre, a pesar de que las mujeres predominan en
ambas profesiones.

JOEL: Si llegáramos a eliminar o censurar cada una de las palabras o pensamientos de


dudosa moralidad y aceptación social política, ¿qué nos quedaría?... No estoy dispuesto
a apoyar una proclama derogatoria sobre las palabras... pienso que es un asunto personal
decidir que palabras: él, ella (no tan poéticas pero correctas) utilizar, no es deber del
Estado decirnos que hacer sino proporcionar un marco de referencia al que podamos
acudir para proceder.

BILL: Solía pensar que, en su mayor parte, las meras palabras no tienen asociadas
connotaciones sexistas dañinas en absoluto. Pero, más bien, lo dañino son los vínculos
que tienen estas palabras: las actitudes. Las palabras se pueden cambiar, pero las
actitudes permanecen.

JAVIER: Lo “femenino” contiene lo “masculino”, cuando digo presidenta, la


terminación es tan solo una forma abreviada de “femenino”. Discutimos sobre dos letras
de una palabra. ¿No será mejor que empleáramos el tiempo tratando de detener la
discriminación sexual en la fuerza de trabajo y las actitudes sexistas hacia la mujer, en
lugar de preocuparnos por una palabra?.

PATRICIA: Doy las gracias y pido que lo sigan haciendo, a todos los hombres que
combaten las violaciones, el sexismo y los salarios diferenciados y, por consiguiente, no
tienen tiempo para ocuparse en el uso de palabras y pronombres. Hagan esto por mi:
imaginen que la declaración de independencia dice, “... todas las mujeres son iguales”, y
que las personas a veces te dicen “así que cuando crezcas quieres ser mujer policía” y
que las reglas, instrucciones y generalizaciones usan ella, ella, ella. No necesitan
decirme que esto los pondría de mal humor.

MILTON: El lenguaje es realidad. Esto es, la toma en que logramos comunicación es


por medio de palabras. El término hombre es ambiguo . Debemos crear un nuevo
pronombre junto con adjetivos posesivos, etc., que sea neutro, de tal forma que
podamos usar el y ella para referirnos a un género específico.

ANA: Yo no creo que esto (el lenguaje) representaría un problema en absoluto si las
mujeres no sintieran que son tratadas como inferiores al hombre. Después de todo, solo
se trata de un pronombre o de una palabra, pero representa nuestra sociedad dominada
por el hombre... Pienso que muchas personas solo tranquilizan a la mujer al cambiar su
lenguaje, cuando en realidad no tienen intenciones de cambiar la forma en que piensan.

AMALIA: ¿Y ahora qué?, ¿Vamos a cambiar todo un lenguaje porque hemos


encontrado defectos en sus connotaciones?, ¿O vamos a reforzar formas más positivas
de pensamiento e intentar contrarrestar los aspectos negativos en la sociedad y su
lenguaje?

PATRICIA: Pienso que lo más significativo de esta discusión es que la mayoría de los
chicos son de la opinión de que el lenguaje sexista no es tan importante y que las chicas
creen que sí lo es. ¿Qué nos dice eso?.

Ahora que conoces los puntos de vista de estos estudiantes tal vez desees reconsiderar
tu posición en estos asuntos. ¿Piensas que el lenguaje sexista representa un problema?.
Si es así, ¿consideras que las personas con mentalidad abierta deben responsabilizarse
para usar un lenguaje de tercero neutral?. Los psicólogos cómo debemos abordar la
cuestión de que nuestro lenguaje está dominado por lo masculino?.