Está en la página 1de 2

NORMAS DEL CONTRAPUNTO VOCAL CLÁSICO

NOTACIÓN:

En los compases de 2/2, 3/2 y 4/2 (típicos del contrapunto vocal) se emplean las redondas, blancas
y negras (pulsación mínima); y las corcheas como auxiliar melódico (generalmente por grados conjuntos).

MOVIMIENTOS MELÓDICOS:

Se permiten (entre dos notas consecutivas):

Los movimientos de SEGUNDA y TERCERA mayor y menor.


Los movimientos de CUARTA y QUINTA justas.
Los movimientos de SEXTA menor. El de SEXTA mayor también se permite,
siempre que no intervenga la sensible.
El movimiento de SÉPTIMA, como continuación de una melodía en forma de
escala, como solución de tesitura (principalmente en el bajo).
El movimiento de SÉPTIMA disminuida (en el modo menor).
Los movimientos alterados por efecto de la sensible del modo menor: cuarta
disminuida, quinta disminuida y quinta aumentada, con resolución tonal lógica; y
la tercera disminuida en la resolución del acorde de sexta napolitana.
El movimiento de OCTAVA justa (como cambio de ámbito de tesitura o como
elemento expresivo).

Evitar entre varias notas consecutivas en forma de escala o arpegio (excusable según la calidad
melódica global):

notas extremas del giro formando un tritono.


" " " " una séptima mayor o menor.
" " " " una novena.

ARMONÍA:

Frecuencia armónica: en los compases de 2/2, 3/2 y 4/2, un acorde cada blanca como mínimo.

Acordes que se pueden emplear:

Perfectos mayores y menores en estado fundamental y en 1ª inversión (los


acordes de cuarta y sexta se pueden emplear después de un estado estable del
acorde –estado fundamental y 1ª inversión– y en las cadencias importantes).
Acordes de quinta disminuida en primera inversión (en estado fundamental y en
segunda inversión también se pueden emplear, si se prepara cualquiera de las dos
notas que forman el tritono).
El acorde de quinta aumentada en el modo menor (en cualquier posición, ya que
es simétrico).
El acorde de séptima disminuida en el modo menor (en cualquier posición, ya que
es simétrico).
Cualquier acorde de séptima mayor o menor en cualquier posición, siempre que
esté preparada la séptima (si el acorde de séptima es el de dominante, no necesita
preparación, pero, si se ha de imitar con acordes de séptima de otros grados, es
conveniente prepararlo). Se pueden encadenar varios acordes de 7ª seguidos.
NOTAS EXTRAÑAS:

Se emplean las siguientes:

Notas de paso (también en tiempo fuerte).


Floreos y dobles floreo s (también en tiempo fuerte). Retardos.
Apoyaturas.
Escapadas y cambiatas.
Anticipación.
Combinación de varias.

MOTIVOS TEMÁTICOS:

Para su construcción se pueden emplear:

Pasajes cromáticos.
Arpegios.
Repeticiones de notas.

MOVIMIENTOS ARMÓNICOS:

5as. y 8as. directas:

Se permiten:

Si la voz superior procede por movimiento conjunto.


Entre voces internas, siempre que cualquiera de las dos voces proceda por
grados conjuntos y una tercera o cuarta voz por movimiento contrario.

Evitar:

Que se produzcan como resolución de una disonancia. No obstante, en


movimiento oblicuo, una 7ª ó 9a puede resolver en una 8a.
Unísonos por movimiento directo en tiempos fuertes. Si son consecuencia de
notas extrañas (escapadas) siempre en tiempo débil, se permiten.

8as. seguidas:

Hay que evitarlas siempre entre dos acordes consecutivos.

5as. seguidas:

Evitar:

Las formadas por notas propias de dos acordes consecutivos (aunque la


segunda quinta sea retardada).
Las formadas por notas extrañas o quintas disminuidas que resuelvan en una
quinta real.
Aunque estén las dos quintas formadas por notas extrañas, hay que evitarlas
si son totalmente consecutivas. No obstante la rigurosidad de estas reglas,
analizando los corales vocales de BACH podemos observar el empleo de
ciertos efectos armónicos que eliminan la peculiar sonoridad de estos
movimientos armónicos paralelo.