Está en la página 1de 7

Leonardo Da Vinci y su aporte

a la Aeronáutica

Integrantes:

Isidora Castro

Ying ying Cong

Pía Rivera

Carrera: Ing. Aviación Comercial (IAC)

Curso: Primer Año


Índice

1 Introducción 3
2 Antecedentes Generales 4
2.1 Primeras ideas 4
3 Derribando teorías de da Vinci ¡Error! Marcador no definido.
4 Bocetos de da Vinci en la actualidad. ¿Fueron realmente un aporte para la aeronáutica?¡Error!
Marcador no definido.
4.1 Ornitóptero o Máquina voladora: ¡Error! Marcador no definido.
4.2 El tornillo aéreo o hélice: ¡Error! Marcador no definido.
4.3 El Paracaídas: ¡Error! Marcador no definido.
5 Conclusión ¡Error! Marcador no definido.
6 Referencias ¡Error! Marcador no definido.

2
1 Introducción
Ningún otro rubro del transporte humano desde el siglo XX ha trasladado a tantos millones de
seres humanos como el aéreo, con irrefutables y positivos márgenes de rapidez, capacidad,
seguridad y frecuencia. El desarrollo de la aviación fue precedido de siglos de sueños, estudio,
especulación y experimentación. El deseo de volar ha acompañado al hombre prácticamente
desde sus orígenes.

En los tiempos remotos se pensaba que el vuelo humano sería posible imitando el movimiento
de las alas de los pájaros, este anhelo se ve manifestado en los cuentos mitológicos de la
antigüedad, como el mito de Ícaro y Dédalo. Sin embargo, el espíritu aventurero de los
primeros pioneros puso a la humanidad en el camino correcto. El deseo de los hombres por
volar solo podría, gracias a ellos, aumentar.

Uno de los pioneros, fue Leonardo Da Vinci, quien fue un polímata italiano del siglo XV y XVI
(nació el 15 de abril de 1452 y murió el 2 de mayo de 1519) conocido principalmente por su
destacado talento como pintor, ingeniero e inventor. Escribió un sinfín de ideas
revolucionarias (recogidas en 20 volúmenes) que no pudieron ser desarrolladas hasta varios
siglos después, algunas por las limitaciones técnicas existentes en esa época y otras por
pequeñas incongruencias en sus bocetos que imposibilitaba el funcionamiento de sus inventos.

Además, era un hombre soñador, y tenía una especial fascinación por el vuelo. Durante toda
su vida, Leonardo trabajó por iniciativa propia, mayores pasiones fue descubrir la magia que
envolvía el hecho de volar; se identificaba con las aves y se dedicó a observarlas, comenzando
así a establecer los principios de la aerodinámica. La fascinación de Leonardo por el vuelo dio
origen a una de las mayores obsesiones de su vida: construir una máquina que permitiera al
hombre volar. Leonardo, un mortal que siempre quería innovar, legó en sus bocetos diversos
estudios de artefactos, que 400 años después contribuirían a que la humanidad conquistase
los cielos.

Sin lugar a duda, fue, es y será recordado por su invaluable aporte al engrandecimiento de la
humanidad, servirá de ejemplo para aquellos que se inspiran en las ideas del artista y
científico demostrando las grandes y maravillosas cosas que un hombre puede crear. Es por
ello, que mediante este informe presentaremos los aportes de Da Vinci a la industria
aeronáutica, y la viabilidad de sus máquinas voladoras.

3
2 Antecedentes Generales
2.1 Primeras ideas
Leonardo Di Ser Piero Da Vinci, se dedicó a lo largo de su vida a realizar
estudios sobre el vuelo, basándose en la observación de las aves y en los procesos
meteorológicos. Estaba obsesionado con la idea que algún día el hombre pudiera
volar. Por lo tanto, dibujó una gran variedad de bocetos y documentos, tales como las
acrobacias de pájaros e insectos, los efectos de la resistencia del aire, los movimientos
de los fluidos, la estabilidad y la dirección, el equilibrio y el principio del alcance de las
alas, todo esto lo unió con sus conocimientos de física y mecánica para completar su
estudio. Nadie antes y después de él hasta el siglo xx, realizó un análisis tan profundo
y exhaustivo de los fenómenos relacionado con el vuelo.

Entre 1486 a 1515 Da Vinci escribió sus dos conocidos tratados sobre el vuelo
de las aves, donde dice: “«Define primero el movimiento del viento y luego describe de
qué manera los pájaros se gobiernan en él, sólo con el simple equilibrio de sus alas y de
su cola»”; y en otra parte, estableciendo el principio fundamental del alcance, escribe:
“«Tanta fuerza se hace con la cosa contra el aire, como el aire contra la cosa. Ves las alas
golpeando contra el aire hacer que se sostenga la pesada águila en el supremo sutil aire.
Observas también el movido aire sobre el mar, repercutiendo en las hinchadas velas,
hacer correr la cargada y pesada nave; de manera que por estas demostrativas y sabias
razones podrás conocer que el hombre armado con grandes y ligeras alas, haciendo
fuerza contra el resistente aire, venciendo, podrá sojuzgarlo y elevarse por encima de
él»”.

Analizó los vientos y su movimiento, expresa: “«El aire que por sí viste los
cuerpos, se moverá junto con estos cuerpos; nos lo demuestra la experiencia cuando el
caballo corre por caminos polvorientos. Tanto se mueve el objeto contra el aire, como el
aire contra el objeto sin movimiento»”, para esto utilizo el anemómetro y anemoscopio
que median la fuerza y la dirección del viento respectivamente

De su observación hacia los pájaros escribió: “«El pájaro batiendo las alas graves
sobre el aire raro, viene a condensarlo y hacerlo resistente a su descenso. Pero si el aire

4
se mueve contra las alas inmóviles, esas alas sostienen el peso del pájaro en el aire.
Cuando la fuerza del movimiento del aire iguale la fuerza del descenso de un pájaro, este
pájaro estará en el aire sin movimiento. Y si el movimiento del aire es más fuerte,
vencerá y levantará el pájaro entre las altas nubes. »”

También es muy preciso su principio de la reacción: “«Tanta fuerza se hace


desde la cosa contra el aire, como el aire contra la cosa»” y “«el aire que con más
velocidad es sacudido, con mayor cantidad de sí mismo se condensa»”. En otro lugar
subraya : “«Cuando la fuerza genera un movimiento más veloz que la fuga del aire no
resistente, viene este aire a condensarse en aquella cosa que echaba el aire, y,
encontrando resistencia en él, vuelve a saltar de manera parecida a la pelota echada
contra la pared»”.

Leonardo no solo pensó que el hombre debía volar, sino que también estar
preparado para atenuar una caída. Es por eso que inventó un paracaídas (Este
paracaídas fue probado en la actualidad, y cumplió ampliamente las expectativas.)

Aun con toda la información y estudio que realizó, Da Vinci fracasó en todos sus
intentos de volar, la razón de esto fue porque la tecnología de su época no era
suficiente y no existían los materiales (ejemplo: aluminio y materiales compuestos)
necesarios para que funcionaran sus inventos. En la actualidad se ha logrado con éxito
volar algunos de sus máquinas, como Paracadute (antepasado del paracaídas), el
tornillo volador (antepasado del helicóptero) y el Ornitóptero (planeador).

A partir de la base de la investigación de Leonardo algunos científicos


utilizaron sus estudios, como Bartolomé de Gusmao (1685-1724) o su equivalente
monástico John Clayton planearon inventos basados en el principio de los globos
aerostáticos: las nubes se elevan por efecto del calor del sol (hizo la primera
demostración de ascensión aérea en globo de aire caliente no tripulado).

5
Ilustración 2.1: Izquierda: Leonardo Da Vinci. Derecha: Dibujo de máquina voladora.

Posteriormente siguieron los hermanos Montgolfier (Joseph Michell (1740-


1810) y Jacques Ettiene Montgolfier (1745-1799), quienes realmente fueron los que
iniciaron la aerostática, comprendieron que el aire caliente es más liviano que el frío,
por lo que tiende a subir (Realizaron una demostración pública con un globo
aerostático de diez metros de diámetro).

Ilustración 2.2: Hermanos Montgolfier


Ilustración 2.3: Dibujo de globo aerostático

6
Además, estaban los hermanos Wright, Wilbur (1867-1912) y Orville Wright
(1871-1948), fabricantes del primer avión (planeador). Se trató de un aparato que
tuvo la capacidad de generar su propia propulsión (capacidad de avance), lo que les
convirtió en los primeros ingenieros en fabricar un aparato más pesado que el aire
con capacidad de mantenerse en el aire y de volar.

Ilustración 2.4: Izquierda: Foto de aeroplano en vuelo. Derecha: Hermanos Wright

Actualmente los inventos de Da Vinci en aeronáutica que en aquella época no


pudieron ser probados, con la nueva tecnología se ha logrado construir replicas
mejorando la mecánica de estos, se ha conseguido que funcionen (Por ejemplo el
ornitóptero).