Está en la página 1de 4

Exagente del FBI latino relata historia de espionaje durante la

Guerra Fría
La historia de la peor infiltración de espionaje en la historia de Estados Unidos contada por uno de sus protagonistas
Sigue a La Opinión en Facebook

El nuevo libro del escritor y exagente del FBI Joe Navarro, "Three Minutes to Doomsday", describe uno de los casos más
importantes de contraespionaje durante la Guerra Fría.

Por: EFE 05 julio 2017

DENVER (CO).- El nuevo libro del escritor y exagente del FBI Joe Navarro, “Three Minutes to Doomsday“, describe uno
de los casos más importantes de contraespionaje durante la Guerra Fría. Navarro detalla la elaborada estrategia que
implementó para capturar a Roderick James Ramsey, el brillante exsargento del ejército estadounidense acusado de
vender secretos de importancia estratégica de la OTAN a la Unión Soviética.
El libro se lee como una novela de suspenso escrita en primera persona, con diálogos significativos y pasajes
retrospectivos insertados en intervalos precisos para mantener el paso ligero de la trama. Es, sin embargo, una historia
real de espionaje que ofrece una mirada privilegiada sobre lo que implica trabajar de lleno en una investigación de
inteligencia militar.

Nacido en Cuba y radicado en EEUU desde los ocho años, Navarro creció teniendo en alto los ideales de la educación,
lealtad y patriotismo que, aunados a su inteligencia y poder de observación, lo hicieron el candidato perfecto para una
carrera en el FBI. Durante sus 25 años de trabajo para la agencia federal, Navarro se destacó en el área de
contrainteligencia y análisis de comportamiento, específicamente en la comunicación no verbal.

En 1988, Navarro trabajaba en tareas de las fuerzas especiales y reconocimiento aéreo del FBI en el área de
Tampa cuando se le asigna localizar y entrevistar a un exsoldado de apellido Ramsey destacado en la base militar de
Bad Kreuznach en Alemania durante la década de los ochenta. Ramsey había coincidido en la base con el sargento Clyde
Lee Conrad, quien trabajaba en la sección de planes de guerra de la octava infantería y recién se encontraba
sospechoso de espionaje.

La entrevista inicial de Navarro a Ramsey suponía ser de rutina, aunque, como añade el exagente en el libro, “en el FBI no
hay entrevistas o paradas de rutina”. Si te lo tomas con demasiada indiferencia, añade, bien podría ser tu última
entrevista.

Navarro siempre asiste a entrevistas con otro agente y mientras éste toma notas, él observa. Fue así que el simple
gesto de un cigarrillo que le temblaba en la boca a Ramsay cada vez que escuchaba el nombre de Conrad le hizo
sospechar que Ramsay sabía mucho más que lo que aparentaba. Navarro pone a prueba sus sospechas en un
ambiente controlado: en la habitación de un hotel, con comida, ya que, según explica, la comida cambia la dinámica de
una entrevista.

“Es mucho más difícil resistirse a alguien que te ha dado de comer”, escribe. El resultado es el mismo: el cigarrillo
tiembla una tercera vez a la mención de Conrad. Aunque para aquel entonces los métodos de análisis de
comportamiento todavía eran poco aceptados en el trabajo de investigación, Navarro logra convencer a sus
superiores que le permitan seguir interrogando a Ramsay. Le dan solo noventa días para establecer el motivo, plazo
que eventualmente se convierte en dos años y más de cuarenta entrevistas que se detallan en el libro.

Joe Navarro durante su presentación en el WICT Leadership Conference 2015. (Larry Busacca/Getty Images for WICT)

La historia de espionaje es de por sí cautivadora, pero lo que la hace excepcional es la explicación de Navarro de
los aspectos no verbales de la comunicación. Desde primer momento establece que más importante que cualquier cosa
que Ramsay pueda decirle es lo que no dice y por eso, pasar el mayor tiempo “cara a cara” con él resultaría esencial
para la investigación.
Ramsay resulta ser un hombre sumamente inteligente con el segundo mayor cociente intelectual registrado en los
exámenes del Ejército estadounidense y verdadera memoria fotográfica. Las entrevistas se convierten en un gran juego
de ajedrez en el que ambos planifican su estrategia y de cierto modo se deleitan con la oposición de un buen
contrincante. Todo lo que dice es calculado, desde el momento en que lo dice y el tono que usa para que Ramsay no se
sienta agredido y Navarro mantenga autoridad.

La lectura recuerda las aventuras de Sherlock Holmes y su poder de deducción a partir de observaciones y el
potencial cinematográfico que impulsó a la compañía de George Clooney, Smokehouse Pictures, a adquirir los
derechos de cine.

Tras jubilarse del FBI, Navarro ha alcanzado gran éxito como autor y conferenciante experto en el uso de la
comunicación no verbal para la superación personal.