Está en la página 1de 17

Contenido

INTRODUCCION ................................................................................................ 2

1.-MARCO TEORICO: ........................................................................................ 3

1.1.-CONTAMINACION POR HIDROCARBUROS: ........................................ 3

1.1.1.-MECANISMOS DEL DAÑO PROVOCADO POR EL DERRAME DE

HIDROCARBUROS .................................................................................................... 4

1.2.- CONTAMINACION DE AGUA SUPERFICIAL....................................... 8

1.3.-CONTAMINACIÓN POR ABSORBENTES DE OXÍGENO ................... 10

1.4.- CONTAMICACION DE AGUAS SUBTERRANEAS ............................. 10

1.5.- CONTAMINACION MICROBIOLOGICA .............................................. 14

1.5.1.- Protozoos ............................................................................................. 14

1.5.2.- Bacterias .............................................................................................. 15

1.5.3.-Virus ..................................................................................................... 17
INTRODUCCION

Los derrames de hidrocarburos pueden afectar gravemente el medio marino

como resultado de la asfixia y los efectos tóxicos. La intensidad del impacto depende

normalmente de la cantidad y el tipo de hidrocarburos derramados, de las condiciones

ambientales y de la sensibilidad de los organismos afectados y sus hábitats a los

hidrocarburos, los derrames de hidrocarburos procedentes de buques y las actividades

de limpieza resultantes en la fauna y flora marinas y sus hábitats. La discusión sobre las

complejas interacciones entre los hidrocarburos y los sistemas biológicos ha recibido

particular atención y se han realizado diversos estudios a lo largo de muchos años. Los

informes técnicos de ITOPF Efectos de la contaminación por hidrocarburos en el sector

pesquero y maricultura y Efectos de la contaminación por hidrocarburos en las

actividades sociales y económicas tratan los efectos específicos de los hidrocarburos en

la industria pesquera y maricultura y en la actividad humana en general.


TIPOS DE CONTAMINANTES

1.-MARCO TEORICO:

1.1.-CONTAMINACION POR HIDROCARBUROS:

Los derrames de hidrocarburos pueden provocar una amplia variedad de

impactos en el medio marino y con frecuencia aparecen en los medios de comunicación

como “desastres medioambientales”, con predicciones de fatales consecuencias para la

supervivencia de la fauna y flora marinas. En un siniestro importante, el impacto

medioambiental a corto plazo puede resultar grave y provocar considerables trastornos a

los ecosistemas y las personas que habitan cerca de la franja costera contaminada,

afectando sus medios de subsistencia y su calidad de vida (Figura 1). Las imágenes de

aves contaminadas después de un derrame estimula la percepción de la existencia de

daños medioambientales generalizados y permanentes que ocasionen la inevitable

pérdida de recursos marinos. La reacción tensa y emocional que normalmente se asocia

a los derrames de hidrocarburos puede dificultar que se mantenga una visión equilibrada

sobre la realidad de los efectos del derrame y la posterior recuperación.

Los impactos de los derrames se han estudiado y documentado en la literatura

científica y técnica a lo largo de varias décadas. En consecuencia, se dispone de un

conocimiento detallado sobre los efectos de la contaminación por hidrocarburos que

permite ofrecer indicaciones generales sobre la escala y duración de los daños para un

siniestro específico. Una evaluación científica de los efectos típicos de los derrames de

hidrocarburos revela que, aunque se produzcan daños y éstos puedan afectar

intensamente a determinados organismos, las poblaciones son más resistentes. Con el


tiempo, los procesos de recuperación naturales consiguen reparar los daños y restaurar

las funciones normales del

Sistema. Los procesos de recuperación pueden potenciarse con la retirada de los

hidrocarburos mediante operaciones de limpieza bien dirigidas, y en ocasiones podrían

acelerarse con medidas de restauración gestionadas cuidadosamente. La existencia de

daños a largo plazo únicamente se ha observado en casos esporádicos. No obstante, en

la mayoría de las situaciones, incluso después de los derrames de hidrocarburos más

importantes, puede esperarse que los hábitats afectados y la vida marina asociada se

hayan recuperado en gran medida después de unas pocas estaciones.

1.1.1.-MECANISMOS DEL DAÑO PROVOCADO POR EL DERRAME

DE HIDROCARBUROS

Los hidrocarburos pueden afectar el medio ambiente a través de uno o más de los

siguientes mecanismos:

 Asfixia con efectos en las funciones fisiológicas,

 Toxicidad química que genere efectos letales y subletales o provoque el

deterioro de funciones celulares,

 Cambios ecológicos, principalmente la pérdida de organismos clave de

una comunidad y la conquista de hábitats por parte de especies

oportunistas,

 Efectos indirectos, como por ejemplo la pérdida de hábitat o refugio y la

eliminación resultante de especies con importancia ecológica.


La naturaleza y duración de los efectos de un derrame de hidrocarburos

dependen de una amplia variedad de factores. Estos factores incluyen: la cantidad y el

tipo de hidrocarburos derramados, su comportamiento en el medio marino, la ubicación

del derrame en cuanto a las condiciones ambientales y características físicas, y la

oportunidad temporal, especialmente en relación con la estación y las condiciones

meteorológicas predominantes. Otros factores clave son la composición biológica del

entorno afectado, la importancia ecológica de las especies integrantes y su sensibilidad a

la contaminación. La selección de técnicas de limpieza idóneas y la eficacia con la que

se realicen las operaciones también pueden influir notablemente en los efectos de un

derrame.

Los efectos potenciales de un derrame también dependen de la velocidad con la

que el contaminante se diluya o disipe mediante procesos naturales. Esto determina el

alcance geográfico de la zona afectada y si los recursos medioambientales sensibles se

verán expuestos o no a concentraciones elevadas de hidrocarburos, o a sus

componentes tóxicos, durante un periodo de tiempo considerable. El grado de

vulnerabilidad y la sensibilidad de los

Figura 1: los efectos típicos en los organismos marinos abarcan todo el espectro desde la
toxicidad (especialmente para hidrocarburos y productos de petróleo ligeros) hasta la asfixia
(fueloils medios y pesados (IFO y HFO) y residuos meteorizados).
Organismos a la contaminación tienen una importancia similar. Los organismos

vulnerables son aquellos que, debido a su ubicación en el medio marino, normalmente en

la superficie del mar o en el borde del agua, son más propensos a entrar en contacto con

hidrocarburos. Los organismos sensibles son aquellos que se verían afectados de forma

más aguda por la exposición a hidrocarburos o a sus componentes químicos. Los

organismos menos sensibles tienen más posibilidades de resistir la exposición a corto

plazo. En diversos países, se han cartografiado las franjas costeras y asignadas índices de

sensibilidad a diferentes hábitats. Por ejemplo, los mapas o atlas de sensibilidad

resultantes conceden a los manglares o marismas salinas un índice alto, mientras que las

playas de arena presentan un índice bajo en general.

Las características de los hidrocarburos derramados son importantes para

determinar el alcance de cualquier daño (Figura 1). Un derrame de una gran cantidad de

hidrocarburos muy persistentes, como por ejemplo un fueloil pesado (HFO), puede llegar

a causar daños generalizados en las zonas intermareales de las costas por asfixia. Sin

embargo, los efectos tóxicos son menos probables en un derrame de HFO, u otros

hidrocarburos muy viscosos con baja solubilidad en el agua, ya que los compuestos

químicos de los hidrocarburos presentan una baja disponibilidad biológica. Los

hidrocarburos incorporados en un “bloque de asfalto” (un conglomerado de hidrocarburos

muy meteorizados y guijarros) también son menos biodisponibles, independientemente

de su permanencia en la costa, aunque podrían producirse daños indirectos debido a la

modificación del hábitat.


Por el contrario, los componentes químicos del queroseno u otros hidrocarburos

ligeros presentan una mayor disponibilidad biológica y mayor probabilidad de ocasionar

daños por toxicidad. No obstante, la disipación rápida, a través de evaporación y

dispersión, favorece que los hidrocarburos ligeros puedan resultar menos dañinos en

general, siempre que los recursos sensibles se encuentren a una distancia suficiente del

lugar del derrame. Por otra parte, puede esperarse que los efectos sean más amplios y

duraderos en situaciones en las que se ralentice la dilución, como por ejemplo cuando el

contaminante queda atrapado en sedimentos

Lodosos o en áreas confinadas, como por ejemplo lagunas poco profundas con

escaso intercambio de agua. A niveles de exposición inferiores a los que pueden provocar

mortalidad, la presencia de componentes tóxicos podría dar lugar a efectos subletales,

como por ejemplo problemas en la alimentación o reproducción.

El medio marino presenta una gran complejidad y las fluctuaciones naturales en

la composición, abundancia y distribución de especies, tanto en el espacio como en

el tiempo, son una característica fundamental de su funcionamiento normal. Dentro de

este medio, los animales y plantas marinos presentan diferentes grados de resistencia

natural frente a los cambios en sus hábitats. Las adaptaciones naturales de los organismos

a la tensión medioambiental, combinadas con sus estrategias de reproducción,

proporcionan mecanismos importantes para superar las fluctuaciones diarias y

estacionales en las condiciones ambientales. Esta capacidad de resistencia inherente

permite que algunas plantas y animales tengan la capacidad de resistir un cierto nivel de

contaminación por hidrocarburos. No obstante, los derrames no son la única presión

antropogénica sobre los hábitats marinos. La sobreexplotación generalizada de los

recursos naturales y la contaminación crónica de origen urbano e


Industrial también contribuyen de forma significativa al grado de variabilidad

dentro de los ecosistemas marinos. Ante este trasfondo de alta variabilidad natural, puede

resultar difícil detectar daños más sutiles provocados por un derrame de hidrocarburos,

como por ejemplo un descenso en las posibilidades de reproducción, la productividad o

la biodiversidad.

1.2.- CONTAMINACION DE AGUA SUPERFICIAL

La principal fuente no puntual de contaminación del agua es la agricultura. Los

agricultores pueden hacer que las aguas superficiales no sean vertederos de fertilizantes

y disminuir su infiltración a los mantos acuíferos, no utilizando cantidades excesivas de

fertilizantes en tierras planas y evitar usarlos en las laderas. Pueden utilizar fertilizantes

de liberación lenta y alternar la siembra de frijol de soya u otras plantas fijadoras de

nitrógeno para reducir la necesidad de fertilizantes. Los agricultores también deben tener

zonas separadoras con vegetación permanente entre los campos cultivados y el agua

superficial cercana a los sembradíos.

Para racionar el uso de plaguicidas, los agricultores pueden reducir el

escurrimiento y la lixiviación de los plaguicidas aplicando solamente lo necesario y

cuando sea indispensable.

Los agricultores pueden reducir el empleo de plaguicidas utilizando métodos

biológicos para el control de las plagas o el manejo integrado de las plagas.

También se debe reducir drásticamente el uso de plaguicidas inorgánicos y

fertilizantes en los campos deportivos y jardines.


Los ganaderos también pueden controlar la contaminación de los mantos

acuíferos, al controlar el escurrimiento e infiltración de desechos animales en las granjas,

así como, evitando utilizar terrenos con declive hacia las aguas superficiales cercanas. La

desviación del escurrimiento de los desechos de los animales a estanques de retención,

permitiría que esta agua rica en nutrientes sea bombeada y aplicada como fertilizante en

tierras de cultivo y en bosques.

Las aguas negras y los desechos industriales arrastrados por el agua de fuentes

puntuales no son tratados, en la mayoría de los países subdesarrollados y en algunos

países desarrollados. En lugar de ser tratados, la mayoría de ellos son descargados a las

corrientes de agua más cercanas o en lagunas de desechos donde el aire, la luz solar y los

microorganismos degradan a los desechos, matan a algunas bacterias patógenas

(causantes de enfermedades) y permiten que los sólidos se sedimenten. En las lagunas o

estanques permanece el agua por lo menos 30 días. Después el agua es tratada con cloro

y bombeada para su reuso en la ciudad o en granjas.

En la mayoría de los países desarrollados, la mayor parte de los desechos de las

fuentes puntuales se depuran, aunque en diferentes niveles de control. En áreas rurales y

suburbanas con suelos adecuados, las aguas negras de las casa son descargadas,

generalmente, en una fosa séptica.

En los países desarrollados, en las áreas urbanas la mayoría de los desechos

transportados por el agua desde las casas, fábricas, empresas, y el escurrimiento de las

lluvias, fluyen a través de una red de conductos de alcantarillado, son depurados en

plantas de tratamientos de aguas de desecho. Algunas ciudades tienen sistemas separados

para el desagüe pluvial, pero en 1200 ciudades de Estados Unidos, los


Conductos para estos dos sistemas están combinados porque resulta más barato

que mantener separados los dos sistemas de conducción del agua. Aunque esto, tiene el

problema de que cuando las lluvias son muy intensas los sistemas de alcantarillado

combinado se derrame y descargue directamente aguas negras no tratadas a las aguas

superficiales.

Cuando las aguas negras son conducidas a una planta de tratamiento de agua

pueden tener hasta tres niveles de purificación, dependiendo del tipo de planta y el grado

de pureza deseado.

1.3.-CONTAMINACIÓN POR ABSORBENTES DE OXÍGENO

Refiere a la contaminación que se registra cuando el agua entra en contacto con

sustancias biodegradables, como son las heces y cuerpos descompuestos, que al caer en

el agua acelera el crecimiento de microorganismos, los cuales necesitarán de oxígeno para

sobrevivir. Una vez el oxígeno se acaba se crean organismos anaeróbicos y se mueren los

aerobios, creando así toxinas como el sulfuro y el amoniaco.

1.4.- CONTAMICACION DE AGUAS SUBTERRANEAS

Parte de la precipitación se infiltra en el suelo y llena los poros que hay en el suelo

y rocas de la corteza terrestre. A la superficie bajo la tierra en donde todo el suelo y la

roca disponibles están llenos de agua se le denomina zona de saturación, y al agua que

llena esos poros se le conoce como agua subterránea o freática. El nivel de agua freática

es la superficie superior de la zona de saturación. Es la línea divisoria entre suelo y roca

saturada y roca y suelo no saturados, en donde los poros todavía pueden absorber más

agua.
Se considera que existe 40 veces más agua subterránea bajo la superficie terrestre

que en las corrientes de agua y lagos de todo el mundo. Sin embargo, esta agua

“enterrada” está distribuida de manera desigual, y solamente una pequeña cantidad es

económicamente explotable. Como la extracción de agua subterránea profunda se hace

con mayor rapidez que aquella con la que se recarga en el ciclo hidrológico, consume las

aguas líquidas existentes potencialmente renovables de la Tierra.

La capacidad del suelo o roca para retener el agua depende de su porosidad y

permeabilidad. Las capas porosas y saturadas con agua, arena, grava o lecho de roca, y

que pueden rendir una cantidad de agua económicamente significativa, se conocen como

mantos freáticos o mantos acuíferos. Algunos mantos freáticos son muy grandes y el más

grande del mundo es el Acuífero Ogallala, el cual va desde Dakota del Sur hasta el

noroeste de Texas.

La mayor parte de los acuíferos se vuelven a llenar de manera natural por la

precipitación fluvial que se infiltra por el suelo y roca, es el proceso conocido como

recarga natural. Cualquier superficie de tierra que deja pasar el agua hasta que ésta llega

a un manto freático se denomina área o superficie de recarga. El agua subterránea va

desde el área de recarga, atraviesa un manto freático, y llega a una área de descarga, como

parte del ciclo hidrológico. Las áreas de descarga pueden ser pozos, manantiales y ojos

de agua, lagos, géisers, corrientes fluviales y océanos.

La dirección del flujo de agua subterránea, de las áreas de recarga a las de

descarga, depende de la fuerza de gravedad, presión y fricción. Normalmente el agua

subterránea se desplaza de sitios de mayor elevación y presión, a puntos de menor

elevación y menor presión. Este movimiento es muy lento (en promedio, un metro por
año; raramente 0.3 metros al día). Por esta razón, la mayor parte de los mantos

freáticos son como grandes lagos subterráneos de movimiento lento.

Si la tasa de extracción de un acuífero supera a su tasa de recarga natural, baja el

nivel de agua freática alrededor del pozo en explotación creando un volumen carente de

agua al que se denomina cono de depresión del nivel del agua freática. Cualquier

contaminación que se descargue en el área de tierra por encima del cono de depresión,

será atraído directamente hacia el pozo, y puede tener un efecto devastador sobre la

calidad del agua que se extrae de ese pozo.

Algunos mantos freáticos, denominados acuíferos fósiles, que se encuentran con

frecuencia a gran profundidad, tienen una recarga muy pequeña y son recursos no

renovables a la escala de tiempo humano. La extracción de estos depósitos equivale a una

cueva falsa de agua, que eventualmente agota tales depósitos que son un caudal líquido

de la Tierra.

El agua freática es el agua subterránea que constituye una fuente muy importante

para extraer agua para beber y para riego agrícola, pero como su proceso de renovación

es muy lento, resulta una fuente de agua fácil de agotar. Por otra parte, la contaminación

del agua subterránea puede considerarse permanente.

Algunas bacterias y la mayoría de los contaminantes sólidos en suspensión son

removidas o eliminadas cuando el agua superficial contaminada se infiltra a través del

suelo en los mantos acuíferos. Sin embargo, este proceso puede llegar a ser sobre cargado

por grandes volúmenes de desechos domésticos e industriales. Por otra parte, ningún tipo

de suelo puede retener la infiltración de virus y muchas sustancias químicas orgánicas.


Cuando las aguas subterráneas llegan a ser contaminadas no pueden depurarse por

sí mismas, debido a que las corrientes de las aguas freáticas son lentas y no turbulentas,

y los contaminantes no se diluyen ni se dispersan de manera efectiva. También hay poca

descomposición por bacterias aeróbicas, porque las aguas subterráneas no tienen

suministro de oxígeno de la atmósfera y además las poblaciones de bacterias aeróbicas y

anaeróbicas degradadoras son muy pequeñas. Por otra parte, la baja temperatura de las

aguas subterráneas hace que las reacciones de descomposición de sustancias sean lentas.

Esto implica que para que las aguas subterráneas contaminadas puedan liberarse por sí

mismas de los desechos contaminantes son necesarios cientos de miles de años.

Otro factor que contribuye a que la gente no tenga conciencia del problema de la

contaminación de las aguas subterráneas es que sus corrientes no se ven, por lo que la

contaminación se va acumulando y cuando se descubre su peligrosidad ya es demasiado

tarde. Por esto, algunos ambientalistas consideran que la contaminación de las aguas

subterráneas, a largo plazo, emergerá como uno de los problemas más graves de los

recursos acuíferos, en la medida en que los niveles umbrales de contaminación sean

rebasados.

Las aguas freáticas son fácilmente contaminadas por desechos de productos

químicos debido a que las leyes para proteger las aguas subterráneas son poco estrictas o

no existen en la mayoría de los países. Por ejemplo, en la población industrial de Woburn,

Massachusetts, Estados Unidos, durante décadas las industrias vertieron sus desechos de

plaguicidas, pegamentos, líquidos limpiadores de pieles y otros productos químicos

sintéticos, a un sitio localizado a 800 metros de los dos pozos principales de

abastecimiento de agua potable, y a finales de los setenta encontraron que dichos pozos

contenían niveles peligrosos de tricloroetileno y percloroetileno que se habían infiltrado


a los pozos. Fueron clausurados esos pozos porque encontraron incremento de

leucemia infantil.

En 1982, en Estados Unidos, encontraron que el 45 \% de los grandes sistemas

públicos de agua abastecidos por mantos freáticos estaban contaminados con productos

químicos orgánicos que planteaban amenazas potenciales. En 1990, encontraron que el

2.4 \% de los pozos rurales utilizados para sacar el agua doméstica contenían niveles

peligrosos de nitratos, que causaba un desorden en la sangre a los niños. También,

encontraron que el agua de los pozos contenía residuos de plaguicidas a niveles que

podrían ocasionar problemas de salud. Se encontraba un producto de degradación del

herbicida DCPA, que era utilizado principalmente en jardines y prados.

1.5.- CONTAMINACION MICROBIOLOGICA

La contaminación microbiológica es responsable de más del 90% de las

intoxicaciones y transmisión de enfermedades por el agua. Los principales

microorganismos que se transmiten a través del agua engloban a las bacterias, virus y

protozoos, aunque existen también otros organismos que pueden ser transmitidos en el

agua potable, pero su probabilidad de transmisión es muy baja.

1.5.1.- Protozoos

Los protozoos que pueden aparecer de manera más frecuente y son responsables

de epidemias son el ‘Crytosporidium’ y ‘Giardia lamblia’. El primero está ampliamente

distribuido en la naturaleza y es portado por todo tipo de animales, incluyendo animales

de compañía y animales de granja. Además, el ‘Crytosporidium’ se protege en el

ambiente formando unas esporas conocidas como ooquistes que le permiten vivir largos

períodos de tiempo hasta que son ingeridos. La principal vía para contraer una
criptosporidiosis es la vía fecal-oral. La sintomatología de la criptosporidiosis

incluye diarreas, fiebre, dolores abdominales, nauseas y vómitos siendo grave en

personas inmunodeprimidas.

La ‘Giardia lamblia’ al igual que el ‘Crytosporidium’ se encuentra en un rango

muy amplio de animales donde vive libremente en los intestinos. En el agua está en

forma de quistes que son capaces de sobrevivir largos periodos de tiempo. Este parásito

produce una enfermedad denominada giardiasis que afecta al estómago e intestinos

provocando una diarrea acompañada de cólico con malestar general.

Existen otros protozoos causantes de enfermedades tales como ‘Entamoeba

histolytica’, causante de la disentería amébica, o ‘Naegleria fowleri’, causante de la

meningo-encefalitis amébica (normalmente mortal). La frecuencia de estas infecciones

es muy baja.

1.5.2.- Bacterias

Son el grupo más importante de presencia en las aguas potables y las más

importantes en cuanto a número de epidemias causadas. La mayor parte de la

contaminación bacteriana causante de infecciones, está asociada a la contaminación

fecal del agua.

Son varios tipos de bacterias los que forman el género ‘Salmonella’,

responsables de un gran número de problemas de salud pública tanto en aguas como

alimentos. Es frecuente el aislamiento en el agua bruta, aunque debido a que es muy

poco resistente a la acción del cloro, rara vez aparece en el agua potable. La

salmonelosis presenta como síntomas gastroenteritis aguda que en casos graves puede

llegar a la muerte. La vía normal de infección es la fecal-oral. Los tipos de Salmonella


que producen enfermedades más graves son la ‘Salmonella typhi’ (responsable

de las fiebres tifoideas) y la ‘Salmonella paratyphi’ y ‘Salmonella schottmuelleri’

(fiebres paratifoideas).

La ‘Shigella’ presenta características similares a la ‘Salmonella’, aunque rara

vez afecta a animales y no resiste tan bien en el medio ambiente. Produce una disentería

bacteriana. ‘Escherichia coli’, está compuesta por 14 serotipos, causantes de

gastroenteritis, y causante de múltiples ataques de diarrea a turistas que visitan zonas

cálidas.

El cólera es producido por ‘Vibrio cholerae’, endémico en muchas áreas del

mundo y se cree que su origen está en el Lejano Oriente. Se necesita un número alto de

microorganismos para producir la enfermedad, siendo su forma más rápida de

propagación la debida el consumo de agua potable contaminada o por alimentos

manipulados por un portador o lavados con agua contaminada.

‘Campylobacter’ es también responsable de un alto número de procesos

diarreicos, incluso se cree que mayor que los producidos por la Salmonella. Los

abastecimientos sin clorar son los principales focos de infección. La transmisión

también es vía fecal-oral.

Otras múltiples bacterias u otros tipos de microorganismos pueden ser

transmitidos por el agua, por no haber sido sometidos a un proceso adecuado de

potabilización o bien porque en el proceso de distribución, el agua haya sido

contaminada en la red, a pesar de haber sido introducida en condiciones óptimas.


El principal riesgo de contaminación del agua en la red de distribución es debido

a la contaminación por heces por infiltraciones. Normalmente el incremento de las

bacterias se debe a la ausencia de desinfectante residual en los valores de concentración

adecuados. Las tuberías tienen sedimentos en el fondo que provocarán y favorecerán el

crecimiento de microorganismos.

Uno de los patógenos más conocidos y asociados a las cañerías es la 'Legionella',

causante de la enfermedad del legionario, que es una especie de neumonía. Existen

múltiples especies de 'Legionella', siendo la más peligrosa la 'Legionella pneumophila',

especialmente el serogrupo I. Está asociada a la distribución doméstica del agua, sobre

todo a la distribución de agua caliente, aunque está ampliamente dispersa por toda la

naturaleza.

1.5.3.-Virus

Los virus no se pueden reproducir sin una célula en la que se puedan hospedar,

pero pueden sobrevivir en el medio ambiente largos periodos de tiempo. El agua

normalmente es contaminada por materia fecal contaminada con virus entéricos

humanos.

La hepatitis infecciosa, enterovirus, retrovirus, adenovirus y otros son

transmitidos por el agua. Muchos virus producen diarreas y enfermedades respiratorias.