Está en la página 1de 2

FORMACIÓN DE LAS LENGUAS ROMANCES

La palabra “romance” tiene su origen en la expresión latina “


romanice loqui” que significa hablar románicamente, es decir, en la lengua
de Roma,en oposición a “ barbarice loqui”, hablar como los bárbaros o
extranjeros. Así, las lenguas romances no son otra cosa que el producto de
la evolución del latín.
La expansión del latín está unida a la extensión del Imperio Romano.
Las legiones romanas, los funcionarios de la administración de las
provincias y los comerciantes introdujeron la modalidad del latín hablado
en todos sus territorios. Sin embargo, su uso perduró solamente en las
provincias occidentales, exceptuada la Britannia. Esta provincia fue
colonizada menos intensamente que el resto de Occidente y el uso del latín
desapareció con la invasión en el sigloV de diversas tribus germánicas. El
elevado número de palabras de origen latino del inglés ( cincuenta por
ciento ) , a pesar de ser una lengua germánica, se explica en parte por la
influencia del dialecto del francés hablado por los conquistadores
normandos en la Edad Media , y en parte también por la influencia del latín
como lengua de la cultura europea durante la Edad Media y el
Renacimiento principalmente.
Cuando, después de una época de unidad idiomática, en el siglo V d.
C. se produce el desmoronamiento de la unidad política del imperio, se
produce también un reforzamiento de los factores desintegradores de la
unidad idiomática.

Los factores de diferenciación que han influido en la formación de


las lenguas romances son los siguientes:

1- La época en que se produce la conquista de las


diferentes provincias. El latín presenta aspectos muy diferentes en las
diversas etapas de su historia. Logicamente, el latín hablado en cada
provincia está influido por las características del latín hablado en la
época de su romanización.
2- Los diversos orígenes y lenguas de los pueblos
conquistados. Cada unos de los pueblos sometidos aprendió el latín y
lo desarrolló según su propia manera de hablar. Pronunciaban el latín
adaptándolo a la pronunciación de su lengua materna e introducían
palabras y estructuras gramaticales procedentes de ésta. Este
“sustrato” lingüístico procedente de dichas lenguas dio lugar a
diferencias notables entre el latín de unas y otras regiones.
3- La ruptura de la unidad política del Imperio. Con esta
ruptura se produjo una falta de contacto entre las diferentes regiones
y una evolución independiente del habla de cada una de ellas. La
reducción del nivel cultural que se produjo en esta época trajo como
consecuencia el conocimiento cada vez más imperfecto del latín
literario y, por tanto, la disminución de su influencia, que podría
poner un freno a la evolución. También ejercen su influencia las
lenguas de los diferentes pueblos germánicos, con los que Roma se
relacionaba ya desde el siglo I, y que acaban invadiendo sus
territorios en el siglo V d.C.

Estos factores de diferenciación,actuando a lo largo de los siglos,


impulsan una evolución progresiva que da lugar a que se originen las
llamadas lenguas romances.Estas lenguas se pueden considerar ya
independientes del latín cuando se acaba el proceso de fusión entre los
pueblos romanizados y los invasores germanos hacia el siglo IX d. C.