Está en la página 1de 10

4 RELEVADOR PROGRAMABLE

El relé o relevador, es un dispositivo electromecánico. Funciona como un interruptor


controlado por un circuito eléctrico en el que, por medio de una bobina y un electroimán, se
acciona un juego de uno o varios contactos que permiten abrir o cerrar otros circuitos
eléctricos independientes. Fue inventado por Joseph Henry en 1835.
Dado que el relé es capaz de controlar un circuito de salida de mayor potencia que el de
entrada, puede considerarse, en un amplio sentido, como un amplificador eléctrico. Como tal
se emplearon en telegrafía, haciendo la función de repetidores que generaban una nueva señal
con corriente procedente de pilas locales a partir de la señal débil recibida por la línea. Se les
llamaba "relevadores". De ahí "relé".

Funcionamiento del Relé:

Si el electroimán está activo jala el brazo (armadura) y conecta los puntos C y D. Si el


electroimán se desactiva, conecta los puntos D y E.

De esta manera se puede conectar algo, cuando el electroimán está activo, y otra cosa
conectada, cuando está inactivo. Es importante saber cuál es la resistencia del bobinado del
electroimán (lo que está entre los terminales A y B) que activa el relé y con cuanto voltaje
este se activa.

Este voltaje y esta resistencia nos informan que magnitud debe de tener la señal que activará
el relé y cuanta corriente se debe suministrar a éste.

Ventajas del Relé:

Ø El Relé permite el control de un dispositivo a distancia. No se necesita estar junto al


dispositivo para hacerlo funcionar.
Ø El Relé es activado con poca corriente, sin embargo puede activar grandes máquinas
que consumen gran cantidad de corriente.
Ø Con una sola señal de control, puedo controlar varios relés a la vez.
4.1 CARACTERÍSTICA PRINCIPAL DEL RELEVADOR

Los Relés Programables se caracterizan por su tamaño compacto y excelente relación


costo-beneficio. Siendo sobretodo, equipamientos idealizados para aplicaciones de pequeño
y mediano desempeño en tareas de intertrabamiento, temporización, registro y operaciones
matemáticas, sustituyen con ventajas contactores auxiliares, temporizadores y contadores
electromecánicos, reduciendo el espacio necesario y facilitando significativamente las
actividades de mantenimiento
Los relés programables entran dentro de la gama de autómatas programables, los cuales
algunos fabricantes están desarrollando con éxito para aplicaciones varias. Con un teclado
básico, 6 u 8 teclas situado directamente en su frontal, es posible realizar todas las tareas de
programación y parametrización disponibles de una forma rápida y sencilla. Además
presentan la posibilidad de ser conectadas, con el interface adecuado, a un ordenador personal
para la edición, grabación e impresión de programas de usuario

4.2 APLICACIONES TIPICAS


Relevadores aplicados a:
La industria:
• Automatismos de máquinas de acabado pequeñas, de confección, de ensamblaje o
de embalaje.
• Automatismos descentralizados en los anexos de las máquinas grandes y medianas
en los ámbitos textiles, del plástico, de la transformación de materiales.
• Automatismos para máquinas agrícolas (irrigación, bombeo, invernadero...).
Sector terciario:
• Automatismos de barreras, puertas corredizas, controles de acceso.
• Automatismos de iluminación.
• Automatismos de compresores y climatización.
• Por ser compacto y fácil de instalar, supone una solución competitiva frente a
otras de lógica cableada o de tarjetas específicas.
• Su programación es sencilla, debido al carácter general del lenguaje de contactos
y los bloques de función FBD (1). Obedece a las exigencias del diseñador de
automatismos y cumple las expectativas del electricista.
• Los relés programables compactos responden a las necesidades de los
automatismos simples, hasta 20 entradas/salidas.
Los relés programables modulares permiten, si fuera necesario, ampliar las entradas/ salidas y
la comunicación en la red Modbus, para obtener más rendimiento y flexibilidad, de 10 a 40
entradas/salidas.
• Sistemas de iluminación
• Energía
• Ventilación
• Transporte
• Alarma
• Irrigación
• refrigeración y acondicionamiento de aire
• comando de puertas y cancelas
• control de silos y ascensores, comando de bombas y compresores
• comando de señaleros y otras aplicaciones

Diagrama de Red de comunicación

En el diagrama anterior se observa la aplicación de un relé programable aplicado a la


comunicación, como se podrá observar existe una gran versatibilidad en cuanto a su
utilización pues permite la conexión inalámbrica mediante el uso adecuado de cables y un
algoritmo de redes.

4.3 CABLEADO
En cuanto a la conexión alambrica se refiere basta observar la siguiente imagen:

En el anterior diagrama se esquematiza las conexiones propias de un relé.


Como el lector podrá darse cuenta, lo principal de un relé programable es el código que se
introduce lo demás son conexiones que el ejecutor o usuario deberá hacer respetando las
normas eléctricas ya sabidas.

4.4 PROGRAMACION
En la actualidad, tanto los autómatas como los relés programables pueden programarse a
través de un ordenador personal mediante un software específico por el fabricante.

Además, muchos modelos de relés programables disponen de un sencillo teclado en su frontal


que permite la programación y visualización sin necesidad de ordenador.
Simbología utilizada en la programación
Los elementos externos conectados al autómata (sensores y actuadores) se deben identificar
adecuadamente en el programa de usuario para su posterior procesamiento.

Los elementos básicos para la programación en contactos son los siguientes:


Cada elemento de programación se identifica con la letra (operando) que hace referencia a
una zona de memoria del autómata entrada, salidas, etc.) y un número, que es el orden que
hace el elemento en el programa.
Los operandos característicos en la programación son:

Entradas (i)
Las entradas detectan el estado de los sensores conectados a ellas.
Se identifican con la letra I y se tienen asociados los símbolos de los contactos (abierto y/o
cerrado).
Salidas (q)
Se encargan de activar los actuadores y preactuadores. Se identifican con la letra Q y tienen
asociados los símbolos de bobinas (directas o inversas) y de los contactos (abiertos y/o
cerrados).
La de tipo directo se activa cuando el valor de la red de contactos a la que está conectado
produce algo similar a un paso de corriente en un circuito eléctrico. La de tipo negado hace lo
contrario en la misma situación.
Marcas (m)
También llamadas memorias o bits internos. Tienen un comportamiento similar a los de los
relés auxiliares en los automatismos cableados y se identifican con la letra M.
Las marcas tienen asociados los símbolos de bobinas (directas o inversas) y de los contactos
(abiertos y/ o cerrados).
Operaciones con contactos
En lo básico, las operaciones con contactos se realizan de forma similar a los de los circuitos
eléctricos con cables.
En la siguiente figura se muestra cómo se representan dos circuíos eléctricos cableados para
alimentar la bobina de un contactor o relé y su equivalente en lenguaje de contactos para
autómata o relé programable.
El primero representa una conexión de contactos en serie y el segundo, una conexión de
contactos en paralelo.
Uso de funciones especiales
Todos los relés programables disponen de bloques o funciones para realizar tareas especiales;
como por ejemplo: temporización, cómputo o activación en función de un horario
preseleccionado.
Estos bloques tienen un órgano de mando que se debe activar a través de un contacto o una
combinación de ellos. Cuando ocurre el evento para el que se ha diseñado el bloque (por
ejemplo, temporiza en un temporizador), se dispara un contacto, o conjunto de contactos,
asociados a él.

Temporizadores (t)

Los temporizadores generan eventos cuando alcanzan un valor de tempo predeterminado. Por
ejemplo, desactivar un conjunto de lámparas después de un tiempo.
Dependiendo del relé programable, el temporizador se puede representar en formato de “caja”
o como bobina.
En los ejemplos de las figuras 6.20 y 6.21, al activar la entrada 11, el T03 comienza a
temporizar. Una vez transcurrido el tiempo programado, en que este caso es de 5 s, el
contacto asociado al temporizador de cierra activando la salida Q2.

Otras operaciones especiales


Dependiendo de los modelos de relé programable, las funciones especiales pueden ser
diferentes. Sin embargo, las que enumeramos a continuación son comunes para los de todos
los fabricantes.
4.5 TIPOS DE RELEVADORES
Existen multitud de tipos distintos de relés, dependiendo del número de contactos, de la
intensidad admisible por los mismos, tipo de corriente de accionamiento, tiempo de
activación y desactivación, etc. Cuando controlan grandes potencias se les llama contactores
en lugar de relés.
Relés electromecánicos
Relés de tipo armadura: pese a ser los más antiguos siguen siendo los más utilizados en
multitud de aplicaciones. Un electroimán provoca la basculación de una armadura al ser
excitado, cerrando o abriendo los contactos dependiendo de si es NA o NC.
Relés de núcleo móvil: a diferencia del anterior modelo estos están formados por un émbolo
en lugar de una armadura. Debido su mayor fuerza de atracción, se utiliza un solenoide para
cerrar sus contactos. Es muy utilizado cuando hay que controlar altas corrientes
Relé tipo reed o de lengüeta: están constituidos por una ampolla de vidrio, con contactos en
su interior, montados sobre delgadas láminas de metal. Estos contactos conmutan por la
excitación de una bobina, que se encuentra alrededor de la mencionada ampolla.
Relés polarizados o biestables: se componen de una pequeña armadura, solidaria a un imán
permanente. El extremo inferior gira dentro de los polos de un electroimán, mientras que el
otro lleva una cabeza de contacto. Al excitar el electroimán, se mueve la armadura y provoca
el cierre de los contactos. Si se polariza al revés, el giro será en sentido contrario, abriendo
los contactos ó cerrando otro circuito.
Relé de estado sólido
Se llama relé de estado sólido a un circuito híbrido, normalmente compuesto por un opto
acoplador que aísla la entrada, un circuito de disparo, que detecta el paso por cero de la
corriente de línea y un triac o dispositivo similar que actúa de interruptor de potencia. Su
nombre se debe a la similitud que presenta con un relé electromecánico; este dispositivo es
usado generalmente para aplicaciones donde se presenta un uso continuo de los contactos del
relé que en comparación con un relé convencional generaría un serio desgaste mecánico,
además de poder conmutar altos amperajes que en el caso del relé electromecánico
destruirían en poco tiempo los contactos. Estos relés permiten una velocidad de conmutación
muy superior a la de los relés electromecánicos.
Relé de corriente alterna
Cuando se excita la bobina de un relé con corriente alterna, el flujo magnético en el circuito
magnético, también es alterno, produciendo una fuerza pulsante, con frecuencia doble, sobre
los contactos. Es decir, los contactos de un relé conectado a la red, en algunos lugares, como
varios países de Europa y latinoamérica oscilarán a 50 Hz y en otros, como en Estados
Unidos lo harán a 60 Hz. Este hecho se aprovecha en algunos timbres y zumbadores, como
un activador a distancia. En un relé de corriente alterna se modifica la resonancia de los
contactos para que no oscilen.
Relé de láminas
Este tipo de relé se utilizaba para discriminar distintas frecuencias. Consiste en un
electroimán excitado con la corriente alterna de entrada que atrae varias varillas sintonizadas
para resonar a sendas frecuencias de interés. La varilla que resuena acciona su contacto; las
demás, no. Los relés de láminas se utilizaron en aeromodelismo y otros sistemas de
telecontrol.
Relé auto mantenido
Un relé con auto-mantenimiento es un relé en donde un contacto auxiliar mantiene el relé
energizado, luego de que el contacto de arranque cierra y abre. El contacto de parada tipo
NC, desenergiza el relé. En la electrónica digital es equivalente a un Biestable o Flip-Flop.

Existen muchas funciones de tiempo o de temporización, pero tres de ellas son las más
conocidas, la temporización al cierre, a la apertura y pulso o monoestable.
Funciones de Temporización
Existen relés temporizados de varios tipos, pero tres funciones básicas son; la temporización
al cierre, temporización a la apertura y la emisión de un pulso temporizado al cierre. En los
dos últimos casos el relé temporizado deber alimentarse desde una conexión independiente a
la de la bobina. Los contactos temporizados se representan mediante un paraguas que se
opone al movimiento.

Todo circuito automático siempre cuenta con un mando manual para prueba, mantenimiento
y emergencias. La selección se realiza con una llave selectora Manual-Automático.

Relé de autoenclavamiento (bobina de activación y desactivación)


Las bobinas de activación y desactivación o también conocidas como “relé de
enclavamiento”, permiten activar (y mantener) una salida mediante un pulso sobre la entrada
SET, y desactivarla, mantiene otro pulso, sobre la entrada RESET.
Se puede decir que un relé de enclavamiento es una función con memoria.
En este ejemplo, la salida Q2 se activa mediante I3 y se desactiva con I3
En la actualidad, dos son los lenguajes utilizados mayoritariamente en la programación de
relés programables; el denominado de contactos o ladder y el de bloques de funciones. Aquí
se ha decidido utilizar el primero por su similitud a los esquemas eléctricos cableados.