Está en la página 1de 4

“Te cuido, Me cuido”

Reflexión personal en torno a los aspectos y resguardos éticos de la práctica arteterapéutica


observados en el trabajo en escuelas

La educación es un derecho que es garantizado por el estado de Chile para todos


los niños, niñas, jóvenes y adultos sean de nacionalidad Chilena u extranjera. Se
formaliza a través del primer, segundo y tercer ciclo educacional, orientados por los
contenidos curriculares emanados por el Ministerio de Educación de Chile y
objetivos transversales de gobierno asociados a una perspectiva de derechos,
genero e interculturalidad. Considerar la educación formal en la sociedad actual nos
llama a hacer frente a las diversas problemáticas como; bullying, violencia en el
pololeo, maltrato infantil, abuso sexual, negligencia parental, entre otras situaciones
y/o factores de riesgos visualizados en el contexto educacional, que pudiesen poner
el riesgo de una educación de inclusión, calidad, y efectividad. Dicho lo anterior, se
presenta e incluye el rol del arte terapeuta en el contexto de educación formal frente
a las problemáticas actuales y emergentes intra e interpersonales. En este sentido
es que el presente ensayo invita a la reflexión de los aspectos y resguardos éticos
observados en la práctica educacional.

Peña (2015), señala que el arte terapia se ha convertido durante los últimos años
en una corriente terapéutica que permite el abordaje de diversas temáticas sociales
permitiendo así una mejor inclusión social y bienestar personal.

El arte como forma de terapia en el contexto educacional aporta una herramienta


auto-expresiva, además de ser una ventana para el desarrollo de una mayor
cohesión grupal y progreso en la educación. Es utilizada frente a dificultades
emocionales y conductuales a través de la expresión artística de una forma integral,
creativa, diferente y menos invasiva que la palabra. Ésta práctica puede aplicarse
en sesiones individuales o a través de talleres grupales en donde los jóvenes logran
conocerse y desarrollar habilidades de comunicación, libertad y conocimiento de sí
mismo, contenidos que no llegan a adquirirse con las asignaturas obligatorias del
plan de estudio. A partir de su aplicación se pueden observar resultados asociados
a que los alumnos se sienten con mayor motivación al desarrollo de las asignaturas,
fortaleza al enfrentarse a las evaluaciones de tipo escrita u oral, experimentar
procesos creativos, vivencias experiencias plásticas con fines comunicativos,
externalización de procesos internos, experiencias catárticas, entre otros. (López-
Ruiz, 2016).

El ejercicio del arte terapeuta requiere una responsabilidad académica, profesional


y ética a fin de resguardar un trabajo integro, responsable, respetando la dignidad y
derechos de las personas. Para ello y luego del primer congreso nacional de
arteterapia realizado en el año 2016, diversos arte terapeutas a lo largo de todo
Chile, dan comparecencia el 11 de Marzo de 2017 creando el Colegio de Arte
Terapeutas de Chile. Dicho estatuto vela por el desarrollo profesional del arte
terapeuta a fin de orientar en el quehacer ético y moral, así mismo genera el código
de ética profesional buscando salvaguardar a los profesionales como también al
cliente/usuario/paciente. Cita responsabilidades respecto a la profesión,
responsabilidades frente al usuario/cliente/paciente, confidencialidad, acerca de los
derechos de las obras, documentación y registro de las sesiones, responsabilidad
de ser supervisado, responsabilidad hacia sus colegas, relaciones sexuales o
intimas, aspectos interculturales, investigación. (CATCH, 2017).

En torno las responsabilidades señaladas en el código de ética y la práctica


realizada en el contexto educacional, puedo señalar que todas son de importancia
para un mejor desarrollo profesional y para los alumnos. No obstante, destaco la
importancia de contar con los contenidos curriculares de la asignatura de arteterapia
en el contexto educacional, aquella aportó conocimientos relevantes y especialidad
para el desarrollo integral en nuestro lugar de práctica. Lo anterior es acompañado
de la constante supervisión ya sea a través de notas de proceso y/o entrevista con
las docentes especialistas de la asignatura. Ambas responsabilidades;
perfeccionamiento y supervisión, fueron esenciales para para un mejor resguardo
de todos los participantes de la intervención. Sin ellas no se hubiese podido aplicar
de manera adecuada y correcta el arte terapia, además de ello, la supervisión
también incluyo las sensaciones y emergentes del arte terapeuta como persona,
cuidando la espacio liberándolo de todo tipo de contaminación u obstáculo que los
terapeutas pudiesen revisar de manera individual en sus procesos respectivos.

Otro de los resguardos éticos observados en la práctica es el de respetar a todos


los alumnos en su dignidad, sin discriminar a nadie por su género, raza, etnia,
cultura, origen, religión, orientación sexual, discapacidad, u cualquier otro motivo.
Junto a la dupla de intervención arte terapéutica se promovió una cultura de
igualdad entre todos los alumnos, así mismo en el momento del compartir, todos
tuvieron un espacio para la externalización y escucha de sus resonantes personales
en la creación u otra sensación emergente a la actividad. La relación entre y de los
terapeutas hacia los alumnos estuvo libre de toda proximidad informal, por el
contrario fue de respeto, escucha, derechos, roles y limites claros en el proceso
grupal. Mantuvo un encuadre que permitiese el desarrollo de la actividad bajo la
protección del espacio, confidencialidad, consentimiento informado, etc.

Acerca de los derechos de las obras se le explica a los alumnos que se tomará
registro de las sesiones y obras, siendo todas ellas con fines educativos y
aprendizaje de los terapeutas, además en todo momento se refuerzan que las obras
son creaciones personales y tienen libre disposición de sus creaciones.

Durante la práctica se lleva registro del proceso grupal en forma continua y se ofrece
dicho material a supervisión de las especialistas. En los registros se incluyen
informaciones del grupo, fecha y duración, actividad, materiales, producción,
objetivos, y aspectos relevantes de la sesión.

Luego de la revisión del código de ética señalado por el Colegio de Arte Terapeutas
de Chile, puedo concluir que es de importancia la revisión constante de los aspectos
éticos, puesto que sin duda alguna nos ofrecen un resguardo no solo para el
alumno, sino también para quienes ejerzan un rol de arte terapeuta. Ejercer un rol
de arte terapeuta y en trabajo con personas requiere de responsabilidades a fin de
resguardar un servicio protegido, de calidad e integro.
Bibliografía

• López-Ruiz, D. 2016. Arteterapia como estrategia de inclusión social y mejora


educativa en contextos educativos. Revista “Avances en supervisión
educativa”. España.
• Peña Pérez, C. 2015. Arteterapia en educación, métodos y posibilidades de
actuación. Facultad de educación. Universidad de Valladolid.
• Colegio de Arte Terapeutas de Chile. 2018.
http://colegioarteterapeutas.cl/index.php/codigo-etico/