Está en la página 1de 2

Armonizar es el verbo más importante en la constitución política colombiana y en

el tema presupuestal y financiero público; empezar un texto académico con un verbo


tal vez no sea muy ortodoxo pero el verbo armonizar resume la sentencia 478 de 1992
de la Corte Constitucional, en la cual se falla sobre las facultades de las entidades
descentralizadas, dicha sentencia será objeto de estudio del presente ensayo.

La carta constitucional de 1991 consagra a Colombia como un republica unitaria,


como lo indica el artículo 1°:

“Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República


unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales,..” (Como
aparece citado en Penagos, 2003 p. 12).

Se podría pensar que el artículo presenta una contradicción en sus conceptos


pero no es así, y para reafirmar la posición sobre armonización y complementariedad
la Corte Constitucional señala:

“… De lo que se trata es de armonizar los distintos intereses y no simplemente


de delimitarlos y separarlos…”. “…Las competencias que se ejercen en los
distintos niveles territoriales no son excluyentes…” (Como aparece citado en
Penagos, 2003, p. 9).

Al interpretar el articulado constitucional y la posición de la Corte Constitucional


se logra dimensionar que el rol fundamental para lograr la armonización se encuentra
en el municipio, siendo este la unidad administrativa más pequeña. El municipio logra
fusionar los conceptos de “República unitaria, descentralizada,” la corte lo expone de
siguiente manera en la sentencia:

“La fuerza de la argumentación a favor de la autonomía regional, seccional y


local radica en el nexo con el principio democrático y en el hecho incontrovertible
de ser las autoridades locales las que mejor conocen las necesidades a
satisfacer, las que están en contacto más íntimo con la comunidad y, sobre todo,
las que tienen en últimas el interés, así sea político, de solucionar los problemas
locales. Es el auto-interés operando, con tanta eficiencia como puede esperarse
que lo haga el de cualquier actor económico en la economía de mercado. Cada
departamento o municipio será el agente más idóneo para solucionar las
necesidades y problemas de su respectivo nivel. Por esto el artículo 287 habla de
gestión de intereses. Y esa es la razón por la cual se considera al municipio la
piedra angular del Edificio Territorial del Estado” (Sentencia C-478 de 1992
citado en Tavera, 2007, p. 122)

La armonización se logra a través de las autonomías administrativas y presupuestal,


con un horizonte claro el cual consiste en el cumplimiento de la constitución y las leyes;
solo así se logran hacer coexistir los dos conceptos “República unitaria,
descentralizada” la Corte Constitucionales estable en la Sentencia C-478 de 1992:

“El modelo de autonomía presupuestal acentuada, es aquél en el cual la


autonomía territorial resulta ser la tendencia predominante. Para determinarlo,
debe tenerse presente que la autonomía es la capacidad de manejar los asuntos
propios, aquéllos que le conciernen al ente con una libertad que estará limitada
por lo que establezcan la Constitución y la ley. La autonomía es afirmación de lo
local, seccional y regional, pero sin desconocer la existencia de un orden
superior. Si no existiera ese límite para el ente se estaría en presencia de otro
fenómeno distinto en el cual el interés local, regional o seccional se afirmaría sin
tener en cuenta ningún otro poder… Esta autonomía territorial acentuada se
predicara de los dos tipos de entes territoriales que el constituyente reguló con
mayor detalle: los departamentos y municipios. Son ellos los que a través de sus
cuerpos colegiados…

… En tratándose del modelo de autonomía presupuestal restringida, lo decisivo


es la regulación del presupuesto de la nación. Los presupuestos
departamentales y municipales se regirán por principios similares o análogos. El
sistema presupuestal se ha estructurado según este modelo desde hace más de
veinticinco años” (Sentencia C-478 de 1992 citado en Tavera, 2007, p 18-19).