Está en la página 1de 4

En medicina tradicional oriental la madera simboliza el #crecimiento, la #primavera,

el #comienzo de la #vida, representa lo penetrante, lo expansivo. Es el color verde,


lo ascendente, el amanecer, el este. Este elemento representa la #creatividad, la
curiosidad, el descubrimiento y la puesta en práctica de las ideas.

En primavera la energía está en ascenso, se exterioriza. Canalizamos hacia afuera los


impulsos. La primavera es época de brotes. Las plantas en esta época muestran sus
nuevos brotes.

Al igual que las plantas, la gente suele brotarse en primavera. La energía se desborda
y hay que estar atento, ya que tanto como el #romance y la #alegría, abundan la
#irritabilidad e #intolerancia. La primavera es época de cambios, nuevos comienzos,
de revoluciones. Por esto mismo es un período óptimo para hacer limpiezas, ayunos
depurativos, cambios en lo interno y externo; porque así como el elemento tierra es
estable y renuente al cambio, a la creativa e inquieta madera le impacienta la rutina.

Elemento Madera - Armonía - Flexibilidad - Agilidad

En el cuerpo a la madera le corresponden los tendones y los músculos. Cuando la


energía del elemento madera está equilibrada, nos movemos de forma armónica,
flexible, y ágil.

Al elemento madera le corresponde el Hígado como órgano Yin.

El hígado se encarga del movimiento uniforme y armónico de la energía vital KI por


todo el organismo.

Se relaciona estrechamente con la digestión. Emociones como el #enojo y la


#decepción influyen en el meridiano del hígado.

A nivel espiritual el hígado representa tu plan y tu proyecto de vida. Encarna al


visionario, aquel que desarrolla nuevas ideas, investiga, planifica y da forma.

La Vesícula Biliar es el órgano Yang del elemento madera.


Tiene como función almacenar la bilis y segregarla. Dentro de la simbología de la
medicina oriental, la vesícula biliar representa la capacidad del ser para tomar
decisiones.

Un exceso de energía en la vesícula biliar puede estar relacionado con el #enojo y


las decisiones precipitadas. Una vesícula biliar que funciona correctamente es
paradigma de #paciencia, #tolerancia y #flexibilidad.

Otros síntomas físicos asociados a este elemento son:

Tensión y dolor en el cuello, ciática, dolor de cabeza en los laterales, nudo en la


garganta, cansancio, desánimo, acidez, tensión y rigidez de hombros, dolor y rigidez
en la mandíbula, nauseas, problemas de ojos, piernas débiles o rígidas, temblores,
espasmos, cálculos de vesícula, problemas en la zona alta del cuerpo, síntomas que
se desplazan, falta elasticidad, músculos rígidos.

A nivel emocional se puede manifestar como apresuramiento, enfado fácil,


preocupación excesiva por los detalles, responsabilidad excesiva, timidez, dificultad
en relajarse.

Y a nivel mental como rigidez e indecisión. Trabajar con excesivos detalles agota
esta energía.

Alimentación:
El elemento madera se estimula con el sabor ácido y con el color verde y es
equilibrado por los alimentos que se desarrollan en primavera, de energía ascendente
y carácter expansivo.

Las hojas verdes ( nabos, rabanitos y acelgas, lechuga, berro, espinacas, puerros…),
y los germinados son alimentos muy adecuados para el hígado. Por la misma razón
la época más adecuada para comer germinados es la primavera.

Ácido-agrio. Es el sabor de los limones, el yogurt, los tomates, el vinagre y las


frutas ácidas. Al igual que el salado, en pequeña cantidad estimula la digestión y
potencia los sabores de la comida. precaución, su exceso aumenta la sed y puede
llevar a la retención de líquidos.

Los ácidos estimulan las secreciones biliares, por lo que ayuda a digerir las
grasas.

Los sabores agrios agudizan el ingenio y el intelecto, pero su exceso puede “agriar el
carácter”, produciendo resentimiento y envidia.
El exceso de alimentos ácidos puede agravar las úlceras, la acidez estomacal, la
acidez en la sangre y la irritación de piel y mucosas.