Está en la página 1de 1

U na mancha blanca en los dientes es una lesión superfi- cial reversible que se presen-

ta por la pérdida de la translucidez normal del esmalte, se caracteriza por la aparición de un aspecto blanco gredoso que se acentúa con la deshi- dratación o secado artificial. Se trata de una capa superficial frágil en cuya zona subsuperficial hay un aumento en la porosidad, lo cual la hace más propensa a captar pigmentaciones. La ‘hipoplasia’ es la disminución del espesor del esmalte formado en

una pieza dentaria, mientras que la ‘hipocalcificación’ es la calcificación anormal en un espesor normal de esmalte dentario. La primera manifestación de la caries de esmalte es la aparición de una mancha blanca debido a la des- calcificación del esmalte del dien- te. Las superficies dentarias en las que se observa este proceso son las superficies libres: adelante (vesti-

bular) y atrás (lingual), en los lados (caras proximales), por debajo del punto de contacto y en las paredes que limitan las fosas y las fisuras. Clínicamente, la desmineraliza- ción se ve como un esmalte opaco sin translucidez cuando se observa lue- go de haber resecado la superficie. La mancha blanca presenta etapas de desmineralización seguidas de etapas de remineralización; cuando el proceso de remineralización es mayor que el de desmineralización

la caries es reversible.

Debido a la permeabilidad del es- malte, en la mancha blanca no cavi-

tada hay pasaje de sustancias ácidas

y toxinas hacia la dentina y poste-

riormente hacia la pulpa. Los hidro- geniones de la placa dental pasan al interior del esmalte entre los crista- les de la capa superficial que aún no se ve afectada debido a su grado de mineralización. En la zona subsuperficial la pér- dida mineral es más importante, de

aproximadamente 25 por ciento; por

es más importante, de aproximadamente 25 por ciento; por este motivo esta zona se denomina cuerpo
es más importante, de aproximadamente 25 por ciento; por este motivo esta zona se denomina cuerpo
es más importante, de aproximadamente 25 por ciento; por este motivo esta zona se denomina cuerpo

este motivo esta zona se denomina cuerpo de la lesión. En la periferia

del cuerpo de la lesión es posible ob- servar una zona oscura de remine- ralización. Cuando la difusión ácida no es intensa los poros se cierran

por un proceso de remineralización. La zona de avance de la lesión se en- cuentra por fuera de la zona oscura. Si no se prevé un cambio en el medio bucal (higiene, dieta, flúor) que favo- rezca la remineralización, la dentina se verá más o menos afectada. La difusión de material orgánico a través de los grandes poros carac- terísticos de la mancha blanca pue-

grandes poros carac- terísticos de la mancha blanca pue- La mancha blanca presenta etapas de desmineralización

La mancha blanca presenta etapas de desmineralización seguidas de etapas de remineralización; cuando el

proceso de remineralización

es mayor [

es reversible

]

la caries

de remineralización es mayor [ es reversible ] la caries de producir un cambio de color

de producir un cambio de color y, en este caso, esta lesión se denomina mancha marrón. El uso de aparatos de ortodoncia no provoca manchas blancas, lo que en algunos casos sucede con algunas personas que los utilizan es que a menudo tienen problemas para ce- pillarse correctamente los dientes y el resultado es una acumulación de placa dentobacteriana. Los ácidos de la placa pueden dañar gravemente el esmalte de los dientes y, finalmente, causar caries. La primera evidencia de este tipo de caries es la mancha blanca del esmalte descalcificado o la lesión que se hace evidente cuando se retiran los frenillos (brackets). Las manchas blancas post ortodoncia se dan en quienes al seguir este trata- miento corrector no realizan una ade- cuada higiene y limpieza dental.

TRATAMIENTO

El método para quitar estas man- chas dependerá de la causa de la decoloración. Cuando las manchas blancas aparecen después del desarrollo del diente, usualmente es como resulta- do de placa dental que ha sido alojada en un lugar por períodos largos, en estos casos la superficie del esmalte podría no permanecer intacta. Este problema es frecuente en personas que se han sometido a al- gún tratamiento de ortodoncia, so- bre todo jóvenes. Por tal motivo se

SIGLO NUEVO 7