Está en la página 1de 12

Tema específico: 7.

Título: Promoviendo la integralidad en la gestión de residuos sólidos urbanos: la experiencia


de la línea de trabajo en Economía Social y Ambiente de la Universidad Nacional de Cuyo.

Autoras: Lic. Macarena Randis; Analía Viviana Paredes y Marcia Panelli

Introducción
El presente trabajo busca dar cuenta de la experiencia de la línea de Economía Social y Ambiente,
dependiente del Área de Articulación Social de la Universidad Nacional de Cuyo, situada en
Mendoza, Argentina. Se profundizará sobre el estado actual de la gestión de los residuos sólidos
urbanos en la Provincia de Mendoza y la caracterización de la situación de los recuperadores
urbanos haciendo hincapié en sus problemáticas y su potencial organizativo; esperando poner en
discusión la metodología de trabajo de la línea de Economía Social y Ambiente en el marco del
proceso de gestión integral de los residuos sólidos urbanos (RSU).

En las últimas décadas, la contaminación producto de la lógica capitalista de acumulación se ha


vuelto un problema insoslayable de la crisis ambiental en América Latina en general, y en Argentina
y en Mendoza en particular. A raíz de esto, la gestión de los residuos ha pasado a ser tema de agenda
para los gobiernos locales. Sin embargo, ésta problemática no se limita a la situación ambiental,
sino que se trata también de una problemática económica y social, ya que hay una larga y compleja
cadena de personas que viven de la recuperación formal e informal de los materiales que aún tienen
valor de mercado. El primer eslabón de esta cadena son los recuperadores urbanos (RU).

Por RU se entiende a aquellas personas cuya labor consiste en recuperar – ya sea en puntos verdes,
organizaciones, domicilios particulares, vía pública o vertederos– materiales reciclables para luego
comercializarlos en las distintas etapas de la cadena de valor del reciclaje.

Si bien desde que existen las ciudades se registran antecedentes de personas que buscan objetos y
materiales para la venta o la reutilización, desde fines de la década del ‘90 y principios del 2000 en
Argentina esto se volvió un fenómeno social. Miles de personas que quedaron sin trabajo durante
las sucesivas crisis que asediaron al país a fines del milenio buscaron una alternativa en la
recuperación de materiales. (Suárez, 2017).

El sector de los recuperadores se caracteriza, en general, por la exclusión del sistema formal de
trabajo. Los recuperadores encontraron en la recuperación de materiales una forma de subsistencia
y, con su labor, contribuyen directamente con el cuidado del ambiente y el desarrollo de la industria
local, disminuyendo la cantidad de basura en los basurales o rellenos sanitarios y proveyendo
materias primas a la industria. Sin embargo, ésta actividad se realiza bajo condiciones de
precariedad e informalidad laboral en el marco de una cadena productiva en la cual éstos (los
recuperadores) son el eslabón más explotado.

En Mendoza existen recuperadores bajo situaciones disímiles. Hay quienes trabajan individual o
familiarmente, de forma autónoma e informal, recolectando materiales en la calle y/o en basurales a
cielo abierto. En la provincia de Mendoza se viene dando un proceso de organización de este
sector, hasta el momento hay cinco organizaciones de recuperadores que buscan mejorar sus
condiciones de trabajo a partir de la conformación de cooperativas o grupos de hecho.

El circuito de los Residuos en Mendoza


Políticamente la Provincia se divide en 18 departamentos, incluido la Capital, cada uno de los
cuales se subdivide en distritos. Por razones de orden administrativo el Gobierno de la Provincia
agrupa los departamentos en zonas: Área Metropolitana de Mendoza, Zona Este, Noreste, Centro –
Oeste y Sur. En la Provincia de Mendoza no existe una gestión unificada de los residuos sólidos
urbanos, sino que la misma es competencia municipal. Sin embargo, se han formado (y se están
formando) consorcios según zonas: Consorcio de la Zona Este (Junín, San Martín, Rivadavia Santa
Rosa y La Paz), Consorcio Valle de Uco-COINCE (Tunuyán, San Carlos y Tupungato) y Unicipio
(Área metropolitana y Lavalle). Este último está en proceso de conformación.

El objetivo de estos consorcios es gestionar de manera integral los RSU. Sin embargo, en el caso
del COINCE, no se trabaja con los recuperadores urbanos, sólo se realizó un relleno sanitario en
San Carlos. En el caso de San Martín, se realizó un relleno sanitario en Rivadavia y una planta de
transferencia en San Martín, donde antes había un basural a cielo abierto. A partir de este proyecto
se conformó la Cooperativa “El Humito” formada con recuperadores del basural. No obstante,
como se verá más adelante, el proyecto no concluyó con la puesta en marcha de una planta de
transferencia equipada correctamente para que el tratamiento de los materiales reciclables se haga
en condiciones seguras. Los trabajadores siguen trabajando bajo la metodología de BCA: no tienen
elementos de higiene y seguridad, trabajan a la intemperie y no tienen maquinarias (balanza, cinta,
enfardadora, etc).

El consorcio del Área Metropolitana (Unicipio) está en proceso de conformación y se ha propuesto


trabajar las principales temáticas socio-ambientales del Área Metropolitana, entre las que se
incluye la GIRSU. Actualmente está en proceso de presentación un proyecto al Banco
Interamericano de Desarrollo (BID) con el fin de cerrar los basurales a cielo abierto 1 (BCA),
construir un relleno sanitario, construir/fortalecer plantas de separación, promover la separación en
origen e incluir a los recuperadores urbanos formalizando su actividad en el marco de la gestión de
los RSU. Una de las primeras actividades necesarias para planificar la inclusión de los RU era la
elaboración de un relevamiento de RU, tanto de aquellos que trabajan en BCA como de quienes
realizan su actividad en las calles. Para este fin se convocó a la línea de trabajo en Economía Social
y Ambiente. En el apartado siguiente se expondrán algunos de los resultados del relevamiento.

Cuadro Nº1: Situación respecto a GIRSU en zonas y departamentos de la provincia de Mendoza


Vertederos a cielo Vertederos Planta de Programa de separación Recuperadores Organizaciones
Zona/departamento abierto controlados separación en origen/puntos verdes Urbanos formales de RU
Área Metropolitana x x x x x x
Zona Este x x x x x x
General Alvear x x x x x
Malargue x x x x
San Rafael x x x
Valle de Uco x x x

Tal como puede observarse en el cuadro la situación general de la provincia de Mendoza en cuanto
a la gestión integral de los RSU es heterogénea, se encuentra en un momento de transición, con
múltiples iniciativas de diferente orden.

1
En el área metropolitana hay cuatro grandes basurales a cielo abierto (El Borbollón, Cacheuta, Puente de Hierro y el Pozo).
Caracterización de los recuperadores urbanos del Área Metropolitana de Mendoza

El sector

A continuación se presentan los principales resultados obtenidos en el Relevamiento de


Recuperadores Urbanos del Área Metropolitana de Mendoza. El mismo fue llevado a cabo por la
línea de Economía Social y Ambiente, con el objetivo de conocer las características socio-
demográficas y laborales de los recuperadores urbanos y generar un registro de RU del Área
Metropolitana de la Provincia de Mendoza.

Fue realizado en el marco del Plan de Inclusión Social (PISO), parte constitutiva del Proyecto
GIRSU presentado para la obtención del Préstamo BID-3249/OC-AR para el Área Metropolitana de
Mendoza. Dicho proyecto está a cargo de Unicipio, de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento
Territorial de Mendoza y de la Dirección de Innovación Social y Desarrollo Sostenible (Ministerio
de Economía, Infraestructura y Energía de Mendoza).

El objetivo del PISO “(..) consiste en implementar sistemas integrales de gestión de RSU a partir de
planes estratégicos de intervención, a fin de eliminar la disposición de Residuos Sólidos Urbanos en
Basurales a Cielo Abierto y disponer en rellenos sanitarios diseñados, construidos y operados
adecuadamente en centros urbanos, con inclusión social de trabajadores de basurales y
recuperadores urbanos de calle” (PISO, p. 12).

Se trató de un estudio exploratorio, era la primera vez que se realizaba y se intentaba registrar a un
sector que se caracteriza por la informalidad. Se desarrolló una metodología específica de abordaje
del territorio: se recorrieron los barrios en que viven los recuperadores, los BCA (el Pozo, Cacheuta
y Puente de Hierro) y los ejes comerciales de los departamentos (lugares donde Hay más
circulación de RU debido a la concentración de residuos que presentan). Los barrios fueron
identificados a partir de información brindada por los municipios, por los recuperadores urbanos
organizados con los que se trabaja desde Economía Social y Ambiente y por el recorrido directo en
el territorio.

El trabajo de campo se realizó durante los meses de junio y julio de 2017, mientras que el informe
final se terminó de redactar en agosto del mismo año. El equipo de trabajo estuvo conformado por
el equipo de Economía Social y Ambiente en la Coordinación general junto con dos coordinadores,
tres supervisores de campo, 25 encuestadores (estudiantes de la UNCuyo) y 12 recuperadores
urbanos acompañantes.

El instrumento de recolección de datos fue una encuesta estructurada de respuesta voluntaria. Se


relevaron datos de identificación personal, ubicación geográfica, situación habitacional,
composición del hogar, educación, salud, ocupación, recuperación, venta e ingresos por
recuperación de materiales, ingresos del hogar y organización laboral. Se aplicó un formulario por
cada recuperador urbano mayor de 14 años que habita en cada hogar. Se priorizó que la encuesta sea
administrada al RU en los casos en los que esto fue posible. En caso contrario, contestó en su lugar
cualquier miembro de su hogar mayor de 18 años y calificado para responder.
En primer lugar, se exponen datos generales que caracterizan a la población relevada según su
ubicación territorial y su lugar de trabajo.

Gráfico Nº 1: Departamentos relevados según cantidad de habitantes y cantidad de recuperadores


relevados

La cantidad total de recuperadores relevados es de 1244.


Cuadro Nº 2: Recuperadores Urbanos por lugar de trabajo2
Lugar de trabajo
Planta de
Otro
Basural Calle separación
Valor Valor Valor
absoluto % absoluto % Valor absoluto % absoluto %
Total 443 35,6 904 72,7 25 2,0 25 2,0

La información referida al lugar donde trabajan los encuestados fue relevada por medio de
una pregunta de respuesta múltiple, para poder captar la realidad de las formas de trabajo de los
recuperadores. Esto permite visualizar que la mayor parte de las personas que se dedican a esta
actividad desarrollan la recolección en más de un lugar. La mayoría de los recuperadores de basural
o planta también recolectan materiales en calle.
A partir del análisis de la situación habitacional, educativa y de salud como de las
condiciones laborales y estructura de ingresos, se puede afirmar que la población de RU del área
metropolitana de Mendoza es altamente vulnerable.
En su mayoría los RU habitan en viviendas con una calidad constructiva deficiente, tienen
acceso limitado a servicios (fundamentalmente gas natural y agua potable) y las condiciones de
saneamiento de las viviendas son precarias (el 58,9% no está conectado a la cloaca).
Gráfico Nº2: Disponibilidad de servicios en las viviendas de los RU

Los hogares no son excesivamente grandes en términos cuantitativos (en promedio 4,5
habitantes), pero más de la mitad vive en condiciones de hacinamiento. Son numerosos los hogares
con presencia de menores y personas que padecen alguna enfermedad crónica y/o discapacidad.

Cuadro Nº 3: Hacinamiento en las viviendas de los Recuperados Urbanos


2
Los totales no suman 100 por tratarse de una pregunta de respuesta múltiple.
Hacinamiento
Total Con hacinamiento Sin hacinamiento
Total 100,0% 55,2% 44,8%

Cuadro Nº 4 : Presencia de menores en los hogares de los Recuperadores Urbanos


¿Hay menores de 18 años en el hogar?
Total Si No Ns/Nc
Total 100,0% 78,9% 20,9% 0,2%

Cuadro Nº 5: Presencia de personas con discapacidad o enfermedad crónica en los hogares de los
RU
¿Hay personas con discapacidad o enfermedad crónica?
Total Si No Ns/Nc
Total 100,0% 41,7% 58,0% 0,2%

La población de recuperadores urbanos es mayormente masculina y joven, con altos niveles


de analfabetismo y un nivel de instrucción muy bajo. La mayoría no tiene ningún tipo de cobertura
de salud y no se realiza controles preventivos. Un alto porcentaje de recuperadores posee algún tipo
de discapacidad o enfermedad crónica.
Cuadro Nº 6: Recuperadores Urbanos por sexo
Sexo
Total Varón Mujer
Total 100 72,3% 27,7%

Cuadro Nº 7: RU por grupo de edad

Grupo edad
Total 14 a 29 años 30 a 45 años 46 a 61 años 62 a 77 años 78 años y más
Total 100 38,0% 35,0% 20,0% 6,0% 1,0%

Cuadro Nº 8: Recuperadores Urbanos por analfabetismo


Porcentaje
analfabetismo
Total 19,9%
Gráfico Nº 3: Máximo nivel educativo alcanzado

En general, los RU son los jefes y jefas de hogar, la recuperación de materiales es su


actividad principal, no poseen otro tipo de ocupación y tienen familiares a cargo. Incluso gran parte
de ellos, trabajan junto a sus familias. Esto demuestra la importancia de este trabajo para la
subsistencia de los recuperadores y sus hogares.
Cuadro Nº 9: Jefatura de hogar de los Recuperadores Urbanos
¿Es el jefe/a del hogar?
Total Si No
Total 100,0% 66,7% 33,3%

Cuadro Nº 10: Recuperadores Urbanos por ocupación principal


¿La recuperación de materiales es su ocupación principal?
Total Si No Ns/Nc
Total 100,00 89,79 9,89 0,32

Cuadro Nº 11: Recuperadores Urbanos por tenencia de familiares a cargo


¿El/la RU tiene familiares que estén económicamente a cargo?
Total Si No Ns/Nc
Total 100,0% 62,5% 37,1% 0,4%

El trabajo de recuperación se hace en condiciones precarias, en general no reciben ni


realizan ningún tipo de aporte previsional y los ingresos son bajos (más de la mitad de los hogares
de los RU tienen un ingreso mensual menor a la mitad del salario mínimo, vital y móvil). Tanto la
separación como el acopio de los materiales se realiza en las propias casas. La mayoría utiliza la
tracción a sangre (propia o de animales) para movilizarse.

Cuadro Nº 12: Recuperadores Urbanos por cobertura de salud


¿Tiene cobertura de salud?
Total Si No Ns/Nc
Total 100,0% 10,5% 88,5% 1,0%

Si bien en general no trabajan en el marco de una organización formal, se trata de un trabajo


que se realiza de manera regular. Los recuperadores salen a trabajar todos los días (en promedio
cinco días a la semana), con horarios y lugares de trabajo relativamente organizados. La actividad
de recuperación es el sustento de familias enteras.
El carácter exploratorio de este trabajo y las dificultades que trae aparejado registrar a un
sector que se caracteriza por la informalidad, sumado a la magnitud de la población, a su dispersión
en el territorio y a las difíciles condiciones de accesibilidad de los barrios y asentamientos donde
viven los RU, hacen de este relevamiento un primer y fundamental paso en el trabajo con este
sector.

Las organizaciones

En Mendoza, desde hace algunos años se viene dando un proceso de organización del sector. Se han
conformado hasta el momento cinco organizaciones de recuperadores urbanos que buscan mejorar
sus condiciones de trabajo a través de la asociación: Los Triunfadores (2003), COREME (2007), El
Humito (2008), Anulén Suyai (2012) y Recuperadores Urbanos de Guaymallén (2014).
La situación de cada una de las organizaciones es bastante diversa, por un lado hay experiencias
ligadas a iniciativas municipales (El Humito, RU de Guaymallén y Anulén Suyai) y otras a
procesos autogestivos de los propios RU acompañados por organizaciones sociales (COREME y
Los Triunfadores COLOBA).

Los Triunfadores son parte de un proyecto piloto de gestión de residuos e inclusión social
emprendido por jóvenes de entre 16 y 25 años. Este proyecto nació en el año 2003 en el Centro
Educativo Arco Iris dependiente de la Fundación COLOBA-Campo Pappa, Godoy Cruz- en
respuesta a la histórica problemática social y ambiental de la zona: existencia del basural
clandestino y la presencia de familias dedicadas a la recuperación de materiales en este espacio.
Los Triunfadores comenzaron siendo promotores ambientales comunitarios sobre el tratamiento de
los residuos sólidos urbanos. Actualmente son 13 jóvenes que cuentan con una planta de separación
y, si bien no han conformado una asociación o cooperativa, poseen una trayectoria de 13 años de
trabajo conjunto.

COREME es una cooperativa que surge a partir de que en 2003 se empieza a reunir un grupo de
cartoneros en la Ciudad de Mendoza con el objetivo de conformar una organización que les
permitiera mejorar sus condiciones de trabajo. En 2007, consiguieron el reconocimiento de la
Subsecretaría de Cooperativismo y Asociativismo de la Provincia de Mendoza y en 2015 lograron
inaugurar su planta de tratamiento de residuos. Esta última con un financiamiento del Grupo
Danone a través de la Fundación Avina, en un terreno cedido en comodato por el Municipio de Las
Heras.
Actualmente son 42 asociados que trabajan en la recolección, traslado, clasificación,
acondicionamiento y comercialización de los materiales reciclables; obtenidos de la recolección
individual de cada asociado, del “Programa Puntos Verdes 3” de la Ciudad de Mendoza, puntos
verdes propios y del “Proyecto Separa4” de la UNCuyo.

El Humito se conforma como cooperativa en el año 2008 a instancias del Municipio de San Martín.
Debido a que se cerraría el basural Alto Salvador donde trabajaban recuperadores de manera
informal, se les propuso conformarse como cooperativa para que se encargasen de la gestión de la
futura planta de tratamientos de residuos. Actualmente son 25 personas que trabajan en la planta de
tratamiento donde depositan los residuos de San Martín (sin separación en origen previa) y luego, la
fracción que no se separa para la venta, va al relleno sanitario ubicado en Rivadavia. Los
cooperativistas trabajan en condiciones muy precarias: a la intemperie (fuera del galpón), sin
elementos de higiene y seguridad (lo cual es particularmente riesgoso porque llegan los residuos sin
clasificar) y sin las maquinarias adecuadas (la clasificación se realiza en el piso, de la misma forma
que cuando existía el basural). En cuanto a la comercialización, al no poseer la maquinaria para
enfardar, las redes de contacto ni el acceso a la logística necesaria, no venden a la industria o a
intermediarios formales sino que lo hacen a una chacarita que retira los materiales del galpón. A su
vez, la relación con el Municipio es conflictiva. En un primer momento recibían un subsidio para
encargarse de la seguridad del predio pero hoy sus ingresos están conformados solamente por la
venta de materiales. Están transitando un proceso de reorganización administrativa interna, con
recambio de autoridades en el consejo de administración, para poder comenzar a regularizar la
situación de la Cooperativa.

Anulén Suyai se conforma en 2012 con un grupo de desempleados del Municipio de General
Alvear. En 2011 se había construido una planta de tratamiento de residuos con fondos provenientes
del BID y los cartoneros que ya trabajaban en las calles del Municipio y en el basural no accedieron
a incorporarse por distintos motivos (su ingreso se veía disminuido y tenían otras lógicas de
trabajo).
Son 20 personas que trabajan en dos turnos en la planta clasificando y enfardando los residuos del
Municipio de General Alvear (sin separación en origen previa). Su ingreso está conformado por un
sueldo que paga el Municipio (que se acuerda a través de una licitación anual) y por el 70% de las
ventas de los materiales (que alcanza sólo para los aguinaldos). La relación con el Municipio es más
fluida. El municipio realiza la gestión de las ventas y se encarga del mantenimiento de la planta. A
su vez, en la licitación anual con el Municipio, también se acuerdan montos para elementos de
higiene y seguridad, limpieza, seguro de accidentes y pago de servicios a un contador.

Los Recuperadores Urbanos de Guaymallén se conformaron como cooperativa en el año 2014 a


raíz de que el Programa Guaymallén Ecológico dependiente del Municipio. Éste entregó
motocargas a cambio de sus carretelas a 27 recuperadores urbanos. En la actualidad hay 19
asociados, aunque algunos se han volcado a otro oficio o no utilizan la motocarga porque está rota y
no tienen posibilidades de arreglarla.

3
El Programa Puntos Verdes en la Ciudad de Mendoza se trata de la instalación de contenedores diferenciados en tres fracciones: vidrio, derivados de
la celulosa y plásticos, para que los vecinos depositen voluntariamente sus residuos inorgánicos. Posteriormente el Municipio se encarga del traslado
hasta los centros verdes de COREME y los Triunfadores.
4
El Proyecto Separa de la UNCuyo consiste en la disposición de contenedores diferenciados en tres fracciones: azul, para papel y cartón; amarillo, para
envases; y negro, para lo no reciclable, en el predio de la Universidad. COREME se encarga de la recolección de la fracción azul y amarilla,
procesamiento y comercialización de estos materiales. A su vez, se incluyó en la Cooperativa a los recuperadores que anteriormente recolectaban
informalmente materiales en la Universidad.
La mayor dificultad es que no tienen un espacio físico propio, por tanto la recolección, la
clasificación y la venta es individual en chacaritas. No funcionan asambleariamente como
cooperativa, y sólo se encuentran una vez por semana en una estación de servicio donde el
Municipio se encarga de cargarles algunos litros de combustible. No obstante, hay un grupo que
está organizándose tratando de avanzar en conseguir un espacio como puntapié para poder trabajar
como cooperativa.

Como se puede observar, si bien cada organización tiene sus particularidades, son muchas
problemáticas comunes. Éstas están relacionadas por un lado a la histórica poca presencia del
Estado respecto al sector de los recuperadores en general (aunque ahora se están desarrollando
espacios de trabajo conjunto), a la falta de reconocimiento del rol de los recuperadores en tanto
promotores ambientales por parte de la sociedad y a la debilidad organizativa de las organizaciones.

Algunas de las problemáticas más importantes son: la informalidad laboral, que se evidencia en la
falta de sueldo fijo, de obra social, de aportes jubilatorios, de seguro y de elementos de higiene y
seguridad para trabajo riesgoso. A su vez, hay muchas trabas en lo administrativo por dificultades
en la operativización de los procesos burocráticos necesarios para obtener matrículas, exenciones y
otras posibilidades asociadas a la figura de cooperativa. A esto se suman las dificultades propias de
los procesos organizativos (discusiones de perspectivas político-ideológicas) y productivos (escaso
apoyo técnico en la organización del trabajo, dificultades para sostener la logística de recolección y
venta). Por último, la estigmatización por parte de la sociedad y la persecución en las calles por
parte de las fuerzas policiales, hace que el sector de los recuperadores urbanos sea uno de los más
excluidos. Se trata de un sector cuyos derechos fundamentales han sido vulnerados. Sin embargo,
como se verá en el apartado siguiente, es un sector que viene transitando el camino de la
autogestión y que está conformando una red junto a otras organizaciones sociales y a algunos
sectores del Estado nacional y provincial.

Línea de trabajo en ESA

La línea de trabajo en Economía Social y Ambiente surgió en 2014 como articuladora entre
organizaciones sociales e instituciones públicas. Los objetivos son: promover el desarrollo y
sostenibilidad de emprendimientos de la Economía Social y Solidaria (ESS) en la Provincia de
Mendoza; acompañar los procesos de organización de Recuperadores Urbanos de la Provincia de
Mendoza en el marco de la Gestión Integral de Residuos sólidos Urbanos (GIRSU) y; generar
espacios de discusión para la construcción de herramientas teórico/prácticas que permitan avanzar
en el trabajo en el ámbito de la ESS y de la GIRSU.

Desde este espacio, siguiendo a Pastore (2006, 2010 y 2014), se entiende a la economía social y
solidaria (ESS) como un concepto polisémico. Tiene una dimensión empírica, hace referencia a una
gran variedad de experiencias históricas que tienen como denominador común la priorización del
trabajo y de la reproducción de la vida antes que el capital; una dimensión conceptual, las
interacciones económicas entre los seres humanos se rigen por principios diversos y por último, una
dimensión propositiva, promueve proyectos políticos de economías alternativas que apunten a la
consolidación de otras formas de relaciones humanas asentadas en la reciprocidad y solidaridad.
Atendiendo a esta multiplicidad de significados, a la diversidad de actores y a la complejidad de lo
social, desde Economía Social y Ambiente se busca trabajar en tres planos: I) en el plano micro,
colaborando directamente con el fortalecimiento de las organizaciones sociales; II) en el plano
meso, promoviendo el tendido de redes entre las organizaciones e instituciones afines a la ESS y;
III) en el plano macro, colaborando con la promoción y el diseño de políticas públicas que pongan
la economía al servicio de las personas.

Se trabaja en conjunto con las organizaciones sociales y con el Estado nacional, provincial y
municipal con el fin de articular políticas y acciones inclusivas para los sujetos que forman parte de
la Economía Social y Solidaria. Se acompaña a las organizaciones en la presentación de proyectos
productivos para convocatorias externas (compra y construcción de maquinarias); se organizan
espacios de articulación entre actores de la economía social; se promueve la construcción de redes
territoriales que articulen con las instituciones (escuelas, jardines, centros de salud, fundaciones) y
organizaciones sociales presentes en dichos territorios; se desarrollan cursos y jornadas y; se busca
formar a los estudiantes a través de voluntariados universitarios y prácticas socioeducativas.

En abril del año 2016 se formó la Mesa de Gestión de Residuos Sólidos Urbanos con el objetivo de
promover la inclusión de los recuperadores en la gestión de residuos sólidos urbanos en la Provincia
de Mendoza. La misma está constituida por el Programa NODOS- Ministerio de Producción de la
Nación, Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, la Dirección de Innovación y Desarrollo
Sostenible- Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, Gobierno de Mendoza, la Secretaría
de Ambiente y Ordenamiento Territorial, y el Área de Articulación Social e Inclusión Educativa y el
Instituto de Ciencias Ambientales de la Universidad Nacional de Cuyo.

Desde esta Mesa se trabaja, entre otras cosas, en la generación de espacios de encuentro entre las
organizaciones de recuperadores de Mendoza en vistas a fortalecer al sector. Con este fin, se
organizaron dos encuentros donde participaron todas las organizaciones de recuperadores de la
provincia. Se buscó reconocer la diversidad de experiencias de organizaciones de recuperadores y
comenzar a formalizar y fortalecer el vínculo de cooperación y trabajo entre las organizaciones y el
Gobierno Nacional, Provincial y la UNCuyo. A partir del año 2017, la Mesa de recuperadores
urbanos se reúne mensualmente y se está trabajando en la conformación de una organización de
segundo orden (Federación).

Asimismo, se colabora con la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial y Unicipio


(consorcio de municipios del área metropolitana) en el diseño e implementación de un proyecto de
gestión integral de RSU para el área metropolitana. La línea de Economía Social y Ambiente, tal
como se desarrolló previamente, tuvo a cargo la realización del primer relevamiento de
recuperadores urbanos para toda el área metropolitana de la provincia.

Desde ESA se considera que para poder realizar una gestión integral de los RSU, es necesario
trabajar articuladamente con el Estado y las organizaciones sociales, generando espacios de
colaboración y manteniendo ciertos niveles de autonomía.

Reflexiones finales: organización de Recuperadores Urbanos y Autogestión en Mendoza


El espacio de la Economía Social y Solidaria en general y el de los RU en particular es sumamente
heterogéneo y representa grandes desafíos en términos de transformación social en la Provincia de
Mendoza. Los RU son personas que realizan una actividad que les permite subsistir de manera muy
precaria, están acostumbrados a trabajar solos o con sus familias y, en general, desconfían del
accionar del Estado y de las instituciones. Esto debido a la histórica estigmatización y/o persecución
por parte de dichas instituciones, de la policía y de los compradores de sus materiales (chacaritas).
Dichas condiciones de vida hacen muy compleja la organización puesto que la conciencia de clase y
del lugar que ocupan en la estructura social es en general nula, o muy incipiente, lo cual se traduce
en desconfianza y competencia hacia los propios compañeros.

Sin embargo, las experiencias de las organizaciones existentes dan cuenta de que se está
visualizando la necesidad de actuar de forma conjunta y organizada en el sector. Por el momento, la
relación gira en torno a las mejoras inmediatas en los ingresos. Conforme se van poniendo en
común las problemáticas, comienza a surgir la necesidad de compartir más espacios y de unirse para
hacerle frente a las dificultades propias de su actividad. Aún queda reconocerse como parte del
sector de los trabajadores en general y profundizar las posibilidades de la autogestión para poder
articular luchas que sobrepasen lo meramente económico.

Por otra parte, la articulación relativamente reciente con algunos organismos del Estado ha dado un
nuevo impulso al sector. En este sentido, una de las propuestas que ha surgido de la mesa de
recuperadores es la conformación de una organización de segundo orden (federación de
cooperativas). De todas formas, la relación del sector con el Estado en la coyuntura actual es un
debate político-ideológico no saldado, que las organizaciones tendrán que darse para evaluar hasta
dónde, con qué sectores y en función de qué objetivos articular.

Bibliografía citada
PASTORE, Rodolfo (2014), “La economía social y solidaria, una construcción colectiva y plural en
el camino de la profundización democrática”, en Lozano y Flores (comp.): Democracia y sociedad
en la Argentina contemporánea. Reflexiones para un debate. Editorial UNQ. Buenos Aires

PASTORE, Rodolfo (2010), “Un panorama del resurgimiento de la economía social y solidaria en la
Argentina”, en Revista de Ciencias Sociales Año 2, Nº 18, primavera 2010, UNQ, Bernal

PASTORE, Rodolfo (2006), “Diversidad de trayectorias, aproximación conceptual y pluralidad de


proyectos de la Economía Social”, en Documento 54 del Centro de Estudios de Sociología del Tra-
bajo, Facultad de Ciencias Económicas, Universidad de Buenos Aires.

RANDIS, Macarena Et. Al. (2017), Primer relevamiento de Recuperadores Urbanos del Área Me-
tropolitana de la Provincia de Mendoza. Universidad Nacional de Cuyo.

SUÁREZ, Francisco (2017), “Recuperadores urbanos de residuos (cartoneros), inclusión social y


sustentabilidad. XXVI Congreso de la Asociación Latinoamericana de Sociología. Asociación Lati-
noamericana de Sociología, Guadalajara.