Está en la página 1de 2

ESC 1 – INT- DIA – CASA ROMANO

Alfredo y Pedro están por


sentarse en el sillón, llega VERONICA:
Verónica y los saluda Hola

ALFREDO:
Hola

Alfredo y Pedro se sientan en VERONICA:


el sillón Hola, ¿Qué pasó?

VERONICA:
Verónica se sienta en el sillón ¿Y? ¿Hablaste con Candela?

PEDRO:
Si

VERONICA:
Verónica deja las llaves en la ¿Si? ¿Y? ¿Y qué pasó? ¿Qué, se volvieron a
mesita pelear?

PEDRO:
No, no

VERONICA:
Verónica se saca el morral y lo Ah, ¿Qué pasó?
apoya en el piso
PEDRO:
Ehhh, Candela, quiere estar conmigo

VERONICA:
Ahh

PEDRO:
Pedro juega con la etiqueta de Sí, pero… pero con una condición
la botella
VERONICA:
Condición… ella grita, patalea, desaparece
y después pone condiciones, bue, a ver,
¿Qué condición?

ALFREDO:
Ehhh, Verónica, aflojale un poquito, si
Pedro deja la botella en la no, no te va a poder contar ¿Si?, quédate
mesa tranquila

VERONICA:
Está bien, está bien, perdón, perdón, a
ver ¿Qué quiere Candela?

PEDRO:
Si, bueno, ehhh, nada Candela quiere que
vos no estés cerca mío

PEDRO:
Por lo menos lo que dure el embarazo, no
quiere que ni vos, ni Juana estén cerca
mío

VERONICA:
¿qué?

ALFREDO:
Bueno, lógico, esta sensible

VERONICA:
¿Cómo lógico?

ALFREDO:
(Suspira) No sé si lógico, pero… esta
sensible, ¿Entendes? Esta miedosa

ALFREDO:
Vos con ella te pones rara y te pones muy
nerviosa, ella lo siente y bueno…

PEDRO:
Encima la acusaste de mentir

VERONICA:
Bueno, está bien, pero no sé, no me puede
sacar del medio así viste, porque yo soy
tu mama, no puedo no estar

ALFREDO:
Si bueno, pero está bien, vos también
ponete en su lugar, si vos sabes de eso,
si dijiste que sabes, que había pasado
como un accidente, bueno ahora ponete en
el lugar de ella realmente, la chica no
sabe cómo haces ¿Entendes? Aguanta un poco

PEDRO:
Claro, papá dijo que vos también estabas
nerviosa ¿No?, en tu primer embarazo

VERONICA:
¿Qué, vos le dijiste eso?

ALFREDO:
Estoy tratando de hacer lo mejor para
todos

VERONICA:
Si, ¿lo mejor que es? Alejarlo de mí, por
ejemplo

PEDRO:
Pedro se levanta y se va Yo me voy a terminar de armar el bolso

ALFREDO:
Anda, hijo