Está en la página 1de 543

P.

RIBERA CMF

Misal Diario
LATINO-ESPAÑOL

DEVOCIONARIO

1957
P. RIBERA CMF

Misal Diario
LATINO-ESPAÑOL
y
DEVOCIONARIO

(Faltan las primeras 34 páginas)

1957
NOTAS LITURGICAS

/ //

' / 24. ORNAMENTOS. — Amito.
155. Los ornamentos que u m l a Ifltiia en su» actos litúr-
/ gicos tienen su origen en los vestidos que solían llevar los
! hombres de Grecia y Roma a los principios del cristianismo.
Los Sacerdotef católicos llevaban para celebrar, aquellos mis­
mos. vestido , jkmiéndose siempre los más ricos y preciosos, en
cuanto lo permitían las circunstancias.
156. La Iglesia ha conservado esos n iim o i m t id o » ; pero,
naturalmerüc, a través de los siglos han sufrido notables modi­
ficaciones, .maque conservando en algo su forma primitiva.
157. Ssbidq es que estos ornamentos no tienen, histórica­
mente hablando, el significado exclusivamente espiritual que
les atribuya a algunos devocionarios; pero no podrá negarse
tampoco que puede dárseles i¿n significado místico, exterior y
sensible, que parecen exigir nuestros sentidos, como lo hace
la Iglesia en ialgunos de ellos.
158. No despreciem os el sentido, puramente acomodaticio,
que puede vjrse en varios devocionarios, sí esto ha de con­
tribuir al éiuitiento de la devoción y piedad. Suele ser éste:
El amito, q1 lienzo con que fue cubierto el rostro de Jesús.
El alba, la vestidura blanca que le hizo poner Herodes.
El clngulo, las cuerdas con que fue atado en el huerto.
El manípulo, las ataduras de las manos al ser azotado.
La estola, las sogas con que era arrastrado al Calvario.
La casulln, la púrpura que le pusieron en casa de Pilato.
Y lo mismo decimos de Jos diferentes pasos de la Misa,
acomodados a diversos pasos de la Pasión de Jesús.

159. El amito era antiguamen­


te una pieza de tela, a manera
de bufanda, con que hombres y
mujeres cubrían el cuello por ra­
zón de salud y de higiene.
Aún hoy el Sacerdote, antes de
ponerlo sobre sus hombros, lo po­
ne en su cabeza. Muchos religio­
sos van a celebrar cubierta la
cabeza con el amito, en vez de
cubrirse con el bonete.
Místicamente nos puede recordar que hemos
de defendernos de los enemigos de nuestr&s
almas.
N O T M l.lfU H O ICA»

37. LOf COLOA IJ LflrftMfCOS


19?. Laa c » b r « « efepiAAiAwta lltúfgleea *<>i blan­
co, rejo, verde, m on d o, negro y roaáceo.
IM II cotor klance «• uní* e n «1 T ie m i < d e N a v l -
d e d , E p ifa n ía , P a a cu a , A a c e n a ló n , C o r p u a , te .; e n la »
ton in a de 1a V ir g e n y d e loa A n g e le » ; e n li • d e SantoN
n o m ártirea, e tc .; y , a u n q u e h u y a n « id o m é itire a , c u a n ­
do n o ae c e le b ra au m a r tir io .
El co lo r blanco denota A le g ría , exultaran, pureza.
199. II celer ce|e ae uaa en laa fieitaa >le loa m i«-
terloa de la Cruz o Paalón do Jornia; en laa <><*1 Eipirltu
Santo; en la* de loa AiJÓatole.s y Mártlre» cuando ae
conmemora el martirio y en In bendición procoalón
del dominico de Ramoa.
EJ color rojo aimboli/.a el nmor, la cari »iad, derra­
mamiento de «angra, etc...
170. II cetof verde ae uaa en lúa Domln ca* mono-
rea (véaae la pág. 86, n.* 371), deapué» di Epifanía y
deapuéa de Pentecoatáa; en Un feriaa m enre», dead©
Epifanía hesta el aábado antea de Septuag^ Ima. ..
El color verde repreaenta eapcrsinKA y d< eo« de al­
canzar el Cielo por loa méritoa di? Jeaúa.
171. II caler aierade *e uaa ordinariamente en laa
Mí»a« del Tiempo de Septuagéaima, Cuerean» i y Poslón;
en loa Domlngoa y feriaa de Adviento; en i*ta viglllaa
comunea, menoa en la de la Aacenaión: en b bendición
de laa Candelea y Cenizaa; en laa Mlaaa <h Tém po-
raa, etc.
El color morado «lgnlflca penitencia, mortificación,
tiempo de oración y de ayuno...
172. || c#f*r eegre ae uaa el Vlernea Bunio y en 1 o -
daa Iq* Mlaaa de Dlfuntoa.
El color negro «Imboliaa triatezu, dolor, muerte.
173. Cele# reaáaee puede uaarae Bolamente el Do­
mingo 3.* de Adviento y A:* de Cuereama.
Eate color algniflca alivio en le penitencia.
174. || celer eavl aeleata no el propiamente litúrgico
y aólo puede uaarae por privilegio en la f eata de la
m a cu la d a Concepción, no en lea fleataa de Lourdea,
Medalla Milagrona, Corazón de Marín, etc ,
• .
NOTAS MTÜJtOICA* 91

28. P filT A f M P t i c i r r o

175. Des graves obligaciones imponen toda» las fies-


tan do precepto, y ion: oír Mías entera y abstenerse de
trabajar. Y nótese bien que decimos obligación grave;
y han de cumplirse, por tanto, bajo pena de pecado
mortal.
170. Plastes da precapta para toda la Iglesia:
TüDOB LOS DOMINOOS DOU rU ST A S DI LA VtMGEtf
Cinco viertas vtt, Señor, inmac. Cf/nctpción (8 di­
o sea: ciembre)
Navidad (25 dbre.) Atuntión (15 agosto)
CifQunvÁtión (1 añero) T u es f ie s t a s o s S a n t o s :
Epifanía (0 enero) San Jo$é (19 marzo)
Ascensión (variable) San Pedro (29 junio)
Corpua (vsHable) Todos los ¿tontos (1 nbre.)
177 . Pvede haber algunas otrai fiestas da precepto, na­
cionales, regionales, locales, com o son, por ejemplo:
Santiago, para tods Expeña; la Virgen del Pilar, para
Aragón; 1S Virgen de la Merced, para la ciudad de
Barcelona, concedidas por especial privilegio.
178. Kitai últimas fiestas señalada* en el número an­
terior imponen las dos obligaciones de oír Misa y de
uo trabajar, dentro de lo* límite* dol territorio para los
cuales han Nido declaradas de precepto.
179. No sen fiestas de preeeete el día de la Candela*
ría (2 feb rero); Anunciación de la Virgen (25 m arco);
JueveN y VierneN Santo»; Lunes de Pascua y de Pen­
tecostés; Clan Juan Bautista (24 de ju n io); Natividad de
la Virgen (H setiembre).
180. Tempoco sen fiestas da precepta, por ley gene­
ral, las fiestas patronales de la ciudad o pueblo, a no
ser que hayan Nido concedidas por privilegio; pero es
muy laudable oír en ellas la santa Misa.
101. 81 buen cristiano no dala nanea, por inútiles ex­
cusas, la Mina en tahas días. Es una lástima ver la
facilidad con que se omite y la manera distraída, ruti­
naria, a vaces provocativa, con que algunos asisten
a ella.
40 NOTAS LITÚRGICAS
—*

29. ¿CÓMO SE HA DE OIR LA MISA?


182. Aunque es más propio de la Teología Moral que
de la Liturgia, ponemos aquí unas breves explicacio­
nes que mucho podrán servir en la práctica.
183. Para cumplir con el precepto de la Misa, hay que
oiría: 1) estando corporalmente presente; 2) oiría toda
entera; 3) estar atento a la misma.
184. Hay que estar corporalmente presente; y así no
cumple quien oye la Misa por radio. No impide esta
presencia moral el que por alguna causa no se vea el
Sacerdote, con tal que uno procure estar atento, unién­
dose a la multitud.
185. Se exige atención, por lo menos externa, dándose
uno perfecta cuenta de que oye la Misa. No cumpliría
quien estuviese hablando y distrayéndose voluntaria­
mente durante una parte notable.
186. Cometería pecado venial quien en día de pre­
cepto y sin justa causa, omitiese la parte de la Misa
que va del principio hasta el Ofertorio, o bien, desde
después de la Comunión hasta el fin; pero no cum­
pliría con el precepto si omitiese ambas partes.
187. Cometería pecado grave quien en día de precep­
to dejase una parte principal de la Misa, como el Canon
o la Consagración.
188. Si alguno llegase a la Misa después del Oferto­
rio hasta la Consagración, puede suplir de otra Misa
lo que ha omitido en la primera, con tal que (atiéndase
bien esto) la Consagración y la Comunión sean de la
misma Misa.
189. Pueden los fieles oir varias Misas simultánea­
mente de varios Sacerdotes que celebran a la misma
hora y en la misma iglesia, pero conviene atender
principalmente a una de ellas.
190. No cumpliría con el precepto quien oyera al
mismo tiempo una mitad de la Misa de un Sacerdote y
otra mitad de otro Sacerdote.
191. ¿Qué valdrán delante de Dios ciertas Misas oídas
a ciertas horas y por ciertas personas?
192. Procuren los fieles ser muy puntuales en la asis­
tencia a la santa Misa y llegar a ella unos minutos
antes de empezar.
NOTAS LITÚRGICAS 4
L -5

30. POSICIONES DURANTE LA MISA

193. H oy suele bu scarse m ucho la com od ida d al asistir a la santa


Misa; y de aquí proviene el poco fervor y escasa atención con que muchos
la oyen. Vamos a Indicar las principales actitudes que convendría guardar
durante la Misa.

194. En la M isa solem ne los fieles can tores estarán siempre


de pie cuando canten. Cuando no canten, guardarán la posi­
ción de los demás fieles.
195. L os dem ás fieles guardarán estas normas:
a) Estarán de pie, al salir el Celebrante con los Ministros;
al entonarse el Gloria; a todo “Dóminus vobíscum” que se
canta de cara al pueblo; a las Oraciones; al Orémus del Ofer­
torio; al Prefacio; al Postcom múnio; a los dos Evangelios; al
retirarse el Celebrante con los Ministros; al ser incensados
por el Turiferario.
b) Pueden estar sentados a la incensación del altar; al In­
troito, K iries y Epístola; al sentarse el Celebrante durante el
Gloria y Credo; al Ofertorio; al Lavabo; al canto de la Co­
munión; después de la Comunión.
c) Estarán de rodillas al empezar la Misa; al Incamátus
est del Credo; del Sanctus a la Comunión; al darse la última
bendición.
196. EN LA MISA REZADA O PR IVAD A, los fieles de­
berían estar de rodillas toda la Misa, menos en los dos Evan­
gelios, según se desprende de la Rúbrica: pero pueden aco­
modarse a las siguientes normas:
a) Estarán de pie en los dos Evangelios, al rezarse el
Credo y al Prefacio.
b) Pueden sentarse a la Epístola, al Ofertorio y Lavabo;
a las Oraciones secretas y después de la Comunión.
c) Estarán de rodillas desde el principio hasta el primer
"Dóminus vobíscum” de después de los Kyries; del “Sanctus”
a la Comunión: a la última bendición y al rezo de las tres
Avemarias.
d) Si la Misa es de difuntos o tiene carácter de peniten­
cia, se debería estar de rodillas al rezo o canto de las Ora­
ciones primeras y Poscomuniones.
197. Es del todo reprobable la costu m bre de los que no se arro­
dillan con las dos rodillas en la Consagración; la de los que se sientan
inmediatamente después de alzar; la de los que se marchan de la iglesia
antes que el Sacerdote esté fuera del altar. ¡Qué poca fe y qué poca
educación demuestran esos tales!
42 NOTAS LITÚRGICAS
JC

31. EL MISAL

198. El Misal es el libro oficial de la Iglesia, que


contiene las preces y lecturas que deben recitarse en la
celebración de la santa Misa y las ceremonias que de­
ben observarse en ella.
199. Método muy excelente de oir la santa Misa es
seguir los varios pasos de ella con el Misal, porque
ofreciendo a una con el Sacerdote un mismo Sacrificio,
es natural que se conformen con él en las oraciones.
Procure, sin embargo, cada uno oiría de la manera que
le inspire más devoción.
200. El Misal Romano es el mismo en toda la Iglesia
latina, y es obligatorio para todos sus Sacerdotes; no
obstante, por respeto a antiguas tradiciones, se per­
miten algunas veriantes en oraciones y ritos a los
Cartujos, Dominicos, etc.
201. Las principales partes del Misal Romano son:
1 Preliminares. 8 Misas votivas.
2 Ordinario de la Misa. 7 Oraciones diversas.
8 Propio del Tiempo. 8 Misas de Difuntos.
* Propio de los Santos. 9 Bendiciones varias.
6 Común de los Santos. 10 Misas particulares.
202. El propio del Tiempo comprende:
1 Adviento. 4 Cuaresma.
* Navidad y Epifanía. 6 Tiempo de Pasión.
* Septuagésima, Sexagé- 8 Tiempo Pascual.
sima y Quincuagésima. 7 Tiempo de Pentecostés.
203. El común de Santos tiene los siguientes for­
mularios:
1 Sumos Pontífices. 7 Confesor no Pontífice.
8 Un Mártir (fuera del 8 Abades.
Tiempo Pascual). 9 Vírgenes.
8 Muchos Mártires (fuera 10 No Vírgenes.
del Tiempo Pascual). n Dedicación iglesia.
4 Mártires (T. Pascual). ’a Fiestas de la Virgen.
® Confesor Pontífice. 18 Santa María (sábados).

Mari*’ „ J .^ L OPol° S antos trae las Misas del Sefior, de la Virgen


, Santos que ocurren durante el año, menos las compren­
didas entre el 20 de diciembre y el 13 do enero. compren
NOTAS LITÚRGICAS 43
* -*

32. EL USO DEL M ISAL

205. Conviene registrar siempre el misal antes de la


Misa; y no precisamente en la iglesia, sino en casa.
Para ello, procúrense los fieles un directorio de la
iglesia en donde oyen la Misa.
206. L os registros o señales del m isal habrían de ser, por
lo menos, cinco: Ordinario, Propio del Tiempo, Propio de San­
tos, Común de los Santos, Oraciones diversas.
A falta de cintas, pueden servirse de piadosas estampas que
causen devoción.

207. Sería bueno seguir siem pre la m ism a M isa que dice
el Sacerdote; pero algunas veces quizá no sea esto posible,
ya por celebrar en alguna iglesia particular, ya porque en
ciertos días tiene el Sacerdote facultad de decir la que más
devoción le inspire. También resultará, a veces, difícil a los
fieles conocer exactamente la clase y número de las oraciones.

208. Como los fieles se sirven del misal para ali­


mento de su piedad, no tengan reparo alguno en aña­
dir o quitar algunas oraciones, o en cambiarlas por
otras, porque a ellos no obliga ni el número ni la cali­
dad. Recordemos las palabras de Pío X I: Actualmente
en todas partes se hace liturgia, pero no siempre como
sería necesario y Nos quisiéramos. Con frecuencia se da
más importancia al aspecto externo, a la materialidad
de las cosas, siendo así que lo más importante es el
espíritu: rogar siguiendo el espíritu de la Iglesia en la
plegaria. Y la Iglesia, continúa el mismo Papa, acepta
modos deficientes e imperfectos de oración, porque se
hace cargo de la flaqueza humana: lo que importa es
rogar. De una manera semejante habla el Papa Pío XII.
209. No hay que leer la Misa sólo por leerla. Vale
más leer poco, despacio y con atención, que mucho y
de prisa. Son de tanta unción espiritual las oraciones
de la Iglesia que, cuanto más se leen, más gusto se
halla en ellas.
210. El D irectorio que ponem os al frente de cada Misa podrá
orientar y facilitar el recto uso del misal. Pregunten con tiempo lo» leles
las dificultades que encuentren en la preparación de la Misa.

ate
44 NOTAS LITÚRGICAS

33. ¿CÓMO SE ORDENA LA MISA?


2 1 1 . Ordenar prácticam ente la Misa del día de San José,
19 de marzo del año 1957. Ocurrió el martes después del se­
gundo Domingo de Cuaresma. Pondré, pues, los siguientes
registros o señales:
a) Uno, en el martes después del segundo domingo de
Cuaresma; b) otro, en la pág. 777 para el Prefacio; c) otro,
en el Ordinario, pág. 737, y d) otro, el día de San José.
No necesitamos más para esta Misa.
212. Abro el misal en la pág. 737. Hay que empezar siem­
pre por el Ordinario en todas las Misas.
213. Voy siguiendo durante la Misa leyendo el Ordinario,
menos cuando hay alguna cosa propia de la Misa del día, lo
cual en el mismo Ordinario se señala.
214. En cuanto se haya leído lo correspondiente a la Misa
del día, volver inmediatamente al Ordinario. No se dirán las
Colectas. (Pág. 49, II.)
J 215. No olvidarse de ir pasando el registro o señal, con-
|forme se vaya adelantando en los diversos pasos de la Misa,
i 216. Ordenar la M isa del día de P ascua del mismo año 1957
¡que ocurrió el 21 de abril. Como San Anselmo se omite en este
! año, según se dice en la pág. 51, núm. I, necesitamos tres re­
gistros: uno en el Ordinario, como siempre; otro para el día
de Pascua y otro para el Prefacio. Seguiremos el mismo orden
que hemos dicho anteriormente. Sin colectas. (Pág. 49, III.)
217. ¿C óm o se ordena la M isa de Santo Tomás, 7 de marzo
del año 1958? Este Santo tiene propias la Oración y la Epís­
tola. Pondremos estas señales: a) en el 7 de marzo; b) como
cae el viernes después del segundo domingo de Cuaresma,
pondremos otra señal en aquel día, porque hay que rezar la
2.» Oración, Secreta y Poscomunión de este Tiempo; c) otra
para el Prefacio de Cuaresma, pág. 770; d) otra en el común
de Doctores, y e) otra, en el Ordinario. Téngase presente lo
que se dice en la pág. 60, núm. 310. Se dirán las Colectas.
(Pág. 49.)
218. Para más facilidad, ponemos a continuación las partes
de la Misa que más comúnmente suelen variar:
Introito y Oraciones, í Al llegar a una de estas partes, se
Epístola, G r a d u a l I deja la lectura del Ordinario y se
(Tracto), Evangelio, i lee la parte propia correspondiente.
Ant. Ofertorio, Or. / Si ésta no se halla en la Misa de la
Secretas, Prefacio, \ fiesta, se busca en el común de Már-
e^.étera* Ant' Comu* I tires, Confesores, Vírgenes, etc.
nión, Or. Poseo- [ Atender siempre a la señal,
munión. V
-«»■ Como se ve, es cosa relativam ente fácil el ordenar la
v íotíffó ^Ty ^u e. se^uir siempre el Ordinario, menos en lo que
pr° pi° la Misa que deseamos leer. Dar continua-
J ? J lií ? s! ^ na al Sacerdote, y otra al misal. Si uno
v T i • se adelanta, detenerse unos momentos. Si ve que atra-
\dejar lo que se leía y pasar más adelante.
NOTAS LITÚRGICAS 45

34. DE LAS ORACIONES

220. Llámase Oración a la plegaria que el Sacer­


dote en la Misa reza al Santo o Misterio cuya fiesta
íntegra se celebra. Es como una instancia o carta de
petición que él hace a Dios por el pueblo. Por esta
razón se dicen siempre en plural.
221. Las oraciones de la Iglesia se dirigen al Padre
Eterno, por regla general, interponiendo como media­
dores, a la Santísima Virgen, a los Santos, y, siempre
de una manera principal, a Jesucristo.
222. En tres distintos pasos de la Misa se dicen estas
Oraciones, lo mismo del Santo o Misterio cuya Misa
se celebra, como si sólo se conmemora, y son:
La primera, después del “ Dóminus vobíscum” que
sigue a los Kyries o Gloria. Otros la llaman colecta.
Véase el número 224. Nosotros la llamaremos simple­
mente O r a c i ó n .
La segunda, después del “ Oráte, fratres” , y se llama
Secreta, ya por decirse en voz baja, ya sobre todo,
porque se decía sobre las ofrendas de pan y vino de
los fieles, que se habían separado para consagrarse.
(Secreta significa cosas separadas.)
La tercera, llamada Poscomunión, por decirse des­
pués de la Comunión de la Misa.
223. Tantas Secretas y Poscomuniones habrá cuantas
sean las Oraciones que se digan al principio.
224. Algunos llaman Colectas a las Oraciones que
siguen a los Kyries o Gloria, porque antiguamente se
rezaban sobre la multitud reunida (super colléctam ).
Ahora, sin embargo, sobre todo después de las nuevas
Rúbricas, parece más conforme designar con el nombre
de Colectas las oraciones mandadas por el señor Obispo.
En este preciso sentido, y para evitar confusiones, las
llamaremos en este Misal. Así, pues, llamaremos:
Oración, a la que sigue a los Kyries o Gloria.
Secreta, a la que viene después del “ Ordte, fratres” .
Poscomunión, a la que se dice después de la Co­
munión.
4$ NOTAS LITÚRGICAS

35. NÚMERO Y ORDEN DE LAS ORACIONES

225. El número de oraciones que hayan de decirse


depende del rito, de las conmemoraciones y de las co­
lectas mandadas por el Obispo.
a) Del rito. Así, de suyo, se dirá una sola Oración.
b) De las conmemoraciones, que podrán ser a lo
más dos.
c) De las colectas mandadas por el Obispo, que
pueden ser hasta dos.
226. Téngase, pues, en cuenta lo siguiente:
A) En todos los dobles se dirá: a) la de la fiesta
de la cual se celebra; b) las conmemoraciones que de­
ban decirse, y c) las colectas.
B) En los simples se hará lo mismo; y, por lo ge­
neral, en esos días podrá celebrarse Misa de Réquiem.
Véanse páginas 18, 207, 222 y 264.
227. Llamamos Oración a la propia de la Misa que
se celebra; a la que sigue la Secreta y Poscomunión.
228. Llamamos conmemoración a las Oraciones de otra
Misa que ocurre el mismo día. Véase la página 48.
229. Se llama Colecta a la Oración mandada por el
Sr. Obispo en su respectiva Diócesis. Véase la pág. 49.
230. No se dirán más de tres Oraciones, contando en­
tre ellas las mandadas por el Obispo.
231. En las Misas de Réquiem se dirá de suyo una
sola Oración; pero podrán decirse tres, si la Misa no
es cantada, o privilegiada. Pág. 18, núm. 38.
232. Se han suprimido las Oraciones llamadas del
Tiempo y que variaban según los tiempos litúrgicos del
año.
233. Los fieles no tienen, naturalmente, obligación
de ajustarse a estas normas; pero es mejor, ya que
usan el misal, que las sigan con fidelidad, y más ahora
que con las últimas modificaciones, se han hecho más
asequibles a todos.
* - ____________ _________ _________________
NOTAS LITÚRGICAS 4

36. PRINCIPIO Y CONCLUSIÓN


DE LAS ORACIONES

234. Las oraciones principian con la palabra Orémus y


acaban, de ordinario, con la fórmula: Per Dóminum nostrum
Jesum Christum. Algunas conclusiones, sin embargo, tienen suS
modalidades propias.
235. P rin cip io y fin de las oraciones, a) Si se dice u n a tola
oración, naturalmente tendrá principio y fin; b) Si se dicen
dos oraciones, tendrán también una y otra principio y fln;
o) Si se dicen tres oraciones, la primera tendrá principio y fin;
la segunda, sólo principio; y la última, sólo fin. d) Las ora­
ciones intermedias no tienen ni principio ni fin. La Colecta
ET FAMULOS no tiene principio y se junta a la última Ora­
ción. Si ésta termina Qui tecum, aquélla terminará: Per
eúmdem...
236. Si la Oración se dirige al P adre E terno, termina asi:
Per Dóminum nostrum Jesum Por nuestro S eñ or Jesucristo, Hijo
Christum Fílium tuum, qui tecum ▼uestro, que con Vos vive y reina
vivit et regnat in unitáte Spiritus en unión del Espíritu Santo, Dios,
Sancti, Deus, per ómnia scecula por todos los siglos de los siglos.—
sasculórum. — Amen. Amén.
237. Si se nom bra al H ijo en la O ración dirigida al Padre, se
añade la palabra mismo, de esta manera:
Per eúmdem Dóminum nostrum Por el mismo Señor Nuestro Je­
Jesum Christum Fllium tuum, etc. sucristo, etc.
238. Si se nom bra al H ijo al final de la O ración dirigida al
Padre Eterno, se termina así:
Qui tecum vivit et regnat in uni- El cual con Vos vive y reina en
táte Spiritus Sancti, Deus, per unión del Espíritu Santo, Dios, etc.
ómnia...

239. Si la Oración va dirigida al H ijo, se concluye:


Qui vivis et regnas cum Deo Pa­ Que vivís y reináis con Dios Pa­
ire in unitáte Spiritus Sancti Deus. dre en unión del Espíritu Santo,
per ómnia scecula... Dios, por todos los siglos...
240. Si se nom bra al Padre en la Oración dirigida al H ijo, se
concluye diciendo:
Qui vivis et regnas cum efidem Que vivís y reináis con el misario
Deo Patre In unitáte Spiritus Sancti. Dios Padre en unión del E. Santo
241. Si se nom bra al E spíritu Santo en la Oración dirigida
«1 Padre o al Hijo, se dice:
...in unitáte e j ú s d e m Spiritus ...en unión del mismo Espíritu
Sancti Deus, per ómnia stecula Santo, Dios, por todos los siglos de
sceculórum... los siglos...
48 NOTAS LITÚRGICAS

•*-

37. LAS CONMEMORACIONES

242. Conmemoración es un recuerdo o memoria que


se hace de un Santo o Misterio, cuya Misa no se ha
podido celebrar en un determinado día por encon­
trarse excluida accidental o perpetuamente, pero que
se conmemora o menciona en la que ha tenido prefe­
rencia.
243. Se conmemoran o mencionan las fiestas que no
tienen el derecho de ser trasladadas a otro día. A la
conmemoración también se la llama ordinariamente
|simplificación. (N.° 256, pág. 50.)
¡
¡
244. Consiste la conmemoración en decir del Santo
conmemorado las oraciones después de la Oración que
sigue a los Kyries o Gloria, después de la Secreta y
después de la Poscomunión.
245. Nunca deben omitirse las siguientes conmemora-
i ciones: a) de un domingo cualquiera; b) de fiesta de
primera clase; c) de las ferias de Adviento y Cuares­
ma; d) de las ferias y sábado de las cuatro Témporas
de setiembre; e) de las Letanías mayores. Todas éstas
|tienen preferencia sobre las demás.
246. Fuera y después de lo dicho en el número ante­
rior, se seguirá este orden:
! a) No se admite ninguna conmemoración en los
domingos de primera clase en las fiestas dobles de
1.* clase, en las ferias y vigilias privilegiadas, en las
Misas cantadas y votivas solemnes; tampoco dentro de
las tres Octavas.
b; Se admite una sola conmemoración en las fies­
tas de segunda clase y en los demás domingos.
e) Se admiten sólo dos conmemoraciones en todos
los demás días, tanto festivos como feriales.
247. Si una fiesta conmemorada tiene Credo o Prefa­
cio propio, no se dirán éstos en la Misa en que se hace
conmemoración de dicha fiesta.
NOTAS LITÚRGICAS 49

38. COLECTAS

248. Se llaman Colectas, en sentido litúrgico, las Ora­


ciones que pueden mandar el Obispo de cada Diócesis,
para que se recen en la Misa después de la Oración,
Secreta y Poscomunión.
249. El O bispo puede mandar hasta dos Colectas que deben
decirse en todas las Misas, mientras no se diga lo contrario.
No se dicen en las Misas de Réquiem.
250. Cuando no se dice nada en los directorios de este misal
6obre las mismas, es señal que deben decirse.
251. De tres m aneras puede mandar el Sr. Obispo la Colecta:
I. Con mandato sencillo y ordinario.
II. Con mandato por una causa grave.
III. Con mandato de que se diga aun en días solemnes de
primera clase.
252. En los directorios se indica la p roh ib ición de cada una
de ellas con las letras OCM, que significan Omítese Colecta
Mandada.
253. Estas Colectas no se dirán en los casos que in -
dica el siguiente cuadro:
Dobles de 1.* clase.
Dobles de 2.* clase.
Domingos.
Misas votivas solemnes.
Se prohíben las Colectas manda- < Ferias privilegiadas.
das con mandato sencillo u or­ Vigilias privilegiadas.
dinario: OCM. Misas cantadas.
En las tres Octavas.
Cuando se han dicho ya tres Ora­
ciones, contando las mandadas.
Vigilia de Navidad.
n Vigilia de Pentecostés.
Domingo de Ramos.
Se prohíben las mandadas por
Dobles de 1.* clase.
causa grave: OCM.
Toda la Semana Santa.
Día de Navidad y Epifanía.
in Toda la Semana Santa.
Pascua y Pentecostés.
Se prohíben las mandadas aunque4 Trinidad y Corpus.
se manden decir en días de Ascensión, Corazón de Jesús y Cris­
1.a clase: OCM. to Rey.
254, Procuren los fieles preguntar cuáles son las Co­
lectas mandadas *por el Sr. Obispo en su respectiva
Diócesis. En España está mandada en todas las Dió­
cesis la Colecta Et fámulos, pág. 785, que se dirá en
todas las Misas, por solemnes que sean, menos en las
de Réquiem. Véanse algunas de estas Colectas en la
página 780.
*
50 NOTAS LITÚRGICAS

★- *

39. OCURRENCIA DE VARIAS FIESTAS EN UN DÍA

255. Sucede con frecuencia que, por sobreponerse


algunas fiestas variables, como domingos, vigilias y
fiestas movibles del Señor, con otras fiestas fijas, ocu­
rren en un mismo día dos o más Misas de las cuales se
debería celebrar. Esto se llama en Liturgia ocurrencia.
¿Qué hay que hacer?
256. Cuando ocurren, pues, dos o más Misas en un
mismo día, se dirá, naturalmente, la Misa de una sola
fiesta, y la otra fiesta: a) o se traslada a otro día; b) o
se rebaja la categoría, es decir, se simplifica, haciendo
de ella sola conmemoración o memoria, como segunda
Oración, Secreta y Poscomunión; c) o se omite por
completo.
257. Nótese bien lo sigu iente: A) Los dobles de 1.a clase
prevalecen sobre los de 2.a; y éstos sobre los de rito inferior;
B) Si ocurren dos fiestas de igual rito, las fiestas del Señor
prevalecen sobre las demás; C) Entre dos fiestas clásicas, no
del Señor, de igual rito, se dirá la Misa de la más noble o
digna.
258. Si la Misa impedida es un doble de 1. a ó 2.a
clase, se trasladará al primer día libre, que no sea clá­
sico, domingo, Vigilia o Feria privilegiada. (Núm. 256.)
259. Si la Misa impedida es doble mayor o menor, no
se traslada, sino que se hace sólo conmemoración; o se
omite por completo.
260. Si la fiesta impedida es de rito simple, se omitirá
por completo en los dobles de 1.a clase; y aun en los
de 2.a clase, si la Misa es solemne o cantada. Véase
lo de la pág. 51.
261. Si la Misa impedida es del domingo, se dirá de
éste la 2.a Oración, Secreta y Poscomunión. Esta con­
memoración de la Misa del Domingo impedida no se
omitirá nunca, por solemne que sea la fiesta que se ce­
lebra.
NOTAS LITÚRGICAS 51
*

40. APLICACIÓN DE LA CO N CURREN CIA


262. Ponemos aquí, en resumen, lo que hay que hacer
cuando ocurra alguna ñesta en los domingos y fiestas prin­
cipales.

Cuatro domingos de Advien­


to, Navidad y Octava, Epi­
fanía.
Cuatro domingos de Cuares­
Si en alguno de estos días,
ma, Domingo de Pasión,
a) Ocurre un doble de 1.a ó
Ramos y Pascua.
2.a clase, éste se traslada al pri­
Semana entera de Pascua.
mer día libre.
Domingo de la Octava des
b) Si ocurre un doble mayor,
Pascua.
un doble menor
Pentecostés y toda su Oc­ un simple,
tava. se omitirán por aquel año.
Miércoles de Ceniza.
Toda la Semana Santa.
Domingo de Trinidad
Cristo Rey.
Corpus y Ascensión.
Corazón de Jesús.
a) Si ocurre un doble de 1.a
clase, se celebra de éste y se
II conmemora el domingo.
Domingo de Septuagésima. b) Si ocurre un doble de 2.a
Domingo de Sexagésima. clase, éste se trasladará.
Domingo de Quincuagésima. c) Si ocurre otro rito, se
hará de éste sólo conmemora­
ción.
a) Si ocurre un doble de 1.•
ó 2.a clase, se celebra de éste
y se conmemora el domingo.
b) Si ocurre un doble ma­
yor, doble menor o simple, se
celebra del domingo y se con­
III memora el otro.
Domingos menores, o sea: c) .Si ocurre una fiesta del
Domingos después de Epi­ Señor, se celebra de éste y se
fanía hasta Septuagésima. conmemora el domingo.
Cinco Domingos después de d) No se admite más que
Pascua. una sola conmemoración.
Domingos después de Pen­ e) Si durante la semana ocu­
tecostés. rriere una fiesta simple, se dirá
la Misa de esta fiesta.
f) En el día de un santo re­
ducido a conmemoración, la
Misa del domingo anterior, con
2.» Oración del Santo; pero
puede hacerse a viceversa.
52 NOTAS LITÚRGICAS

^k~
41. CASOS PRÁCTICOS DE LAS OCURRENCIAS
263. Supongamos que ocurre San José o la Anuncia­
ción en un Domingo de Cuaresma o Pasión o en Se­
mana Santa. Se dirá la Misa del Domingo o del día
de Semana Santa, sin decir ninguna Oración de San
José o de la Anunciación. Estas dos fiestas se trasla­
darán a otro día.
264. ¿Si ocurre el Corazón de Jesús el *29 de junio?
Se trasladará la fiesta de San Pedro; pero el 29 de
junio será fiesta de precepto.
265. El día 7 de mayo de 1959 ocurre la fiesta de la
Ascensión. ¿Qué hay que hacer? Se celebrará de la As­
censión y se omitirá por completo toda Oración de
San Estanislao. Pág. 51, n.° 262, I, b.
266. El día 2 de febrero de 1958 es Septuagésima.
En este caso se dirá la Misa del Domingo, no de la
Purificación. Ésta se trasladará al día siguiente; pero
el día 2 se hará la bendición de candelas. (51, n.° 262, II.)
267. Santo Tomás de Aquino (7 de marzo), cae en
día de Ceniza el año 1962. ¿Qué se ha de hacer? La
Misa de Santo Tomás se omitirá por completo en aquel
año. Pág. 51, 262, I, b.
268. El año 1956 ocurrió la Dedicación de las BasL-
licas de San Pedro y San Pablo en domingo, 18 no­
viembre. ¿Cómo se ordenó la Misa? Como es fiesta del
Señor, se diría la Misa de la Dedicación, con 2.a Ora­
ción, etc., del domingo. Pág. 51, n.° 262, III, c.
269. En un pueblo celebran una fiesta muy solemne,
doble de 1.a clase en el día de San Pedro Mártir,
29 de abril; pero el año 1962 cae aquella fiesta el
día de la Octava de Pascua. Por solemne que sea aquella
fiesta, deberá decirse la Misa del domingo, color blan­
co, y no la de San Pedro, color rojo. La Misa de San
Pedro se trasladará al día siguiente. (51, 262, I, a.)
270. En otro pueblo celebran una fiesta de la Vir­
gen, doble de 1.‘ clase por ser la Patrona principal,
el primer domingo de mayo; pero el año 1960 se cele­
bra aquel mismo día la fiesta de San José, Obrero,
doble de 1.‘ clase. ¿Qué hay que hacer? Por ser más
noble la Virgen, se celebrará de ésta, y se trasladará
al día siguiente la fiesta de San José.
*
NOTAS LITÚRGICAS 53

42. PARTICULARIDADES LITÚ RG ICA S

271. Tienen Gloria, por regla general, todas las M i ­


sas, menos las de Réquiem o difuntos y las que se
dicen con ornamentos morados. Cuando no se dice
Gloria, en vez del I t e , M i s s a e s t , al final, se dirá:
B e n e d ic á m u s D ó m i n o ; o R e q u ié s c a n t i n p a c e en las
Misas de difuntos.
272. El Credo se dirá solamente:
En todos los domingos; en las fiestas de primera
clase; fiestas del Señor y de la Virgen; fiestas natali­
cias de los Apóstoles y Evangelistas; fiestas de los
Doctores de la Iglesia Universal, y en las Misas votivas
solemnes cantadas.
N ota. — Fiesta natalicia d e los Santos es para la Iglesia el día de la
muerte, porgue nacen a una vida nueva y eterna, o sea a la verda­
dera v i d a .

273. En cuanto al Prefacio se seguirá esta regla:


a) Si la Misa tiene Prefacio propio, se dirá, na­
turalmente éste, que es el que le corresponde.
b) Si la Misa no tiene Prefacio propio, se dirá el
del Tiempo (de Cuaresma, de Pascua, etc.).
c) Si la Misa se celebra fuera del Tiempo que
tiene Prefacio (como sería después de Epifanía, en el
Tiempo de Pentecostés, Adviento, etc.), se dirá el Pre­
facio común.
274. Se hará inclinación profunda de cabeza 3l G lo­
ria Patri y al Nombre de Jesús; inclinación mediana al
nombre de María. Inclinación sencilla al nombre del
Santo del cual se celebra, al del Papa y al del Obispo
propio, si está presente.
275. Las tres A vem arias y demás oraciones que se dicen
después de la Misa, de rodillas, se omiten en toda Misa can­
tada; y pueden también omitirse cuando la Misa revista algu­
na solemnidad externa, como Comuniones generales, etc.
276. N o extrañen los fieles las diferencias que puedan ob­
servar en varias iglesias, y aun dentro de la misma iglesia,
por parte de diferentes Sacerdotes, ya porque con frecuencia
las permiten las mismas Rúbricas, ya por tratarse de diversos
privilegios o exenciones.
54 NOTAS LITÚRGICAS

43. DIVISIÓN DEL AÑO ECLESIÁSTICO

277. En tres grandes ciclos o tiempos se divide el año


litúrgico o eclesiástico, que son: a) Navidad; b) Pas­
cua, y c) Pentecostés. Algunos juntan los dos últimos en
un solo ciclo o tiempo, llamado de Pascua. Preferimos,
sin embargo, para mayor claridad, la triple división.
278. Estos ciclos o tiempos se distribuyen así:
Del l.« r Do­
Adviento. mingo de Advien­
to al 24 de dlc. Cuatro domingos de
Adviento. Témporas
Ciclo Navidad. Del 24 de di­ de Invierno.
7 ciembre al 13 de Fiesta de Navidad.
de
Epifanía. enero. Circuncisión.
NAVIDAD Nombre de Jesús.
Del 14 enero a Epifanía (Reyes).
Después Sagrada Familia.
Septuagésima (de
de
3 a 6 domingos
Epifanía.
(cuatro móviles).

Septuagésima.
Sexagésima.
Septua­ De Septuagési­ Quincuagésima.
gésima. ma al M. Ceniza. Mlérc. de Ceniza.
1.er Dom. Cuaresma.
Del Miércoles Témporas primavera.
Cuaresma. de Ceniza al Do­ 2.° Dom. Cuaresma.
mingo de Pasión. 3.0 Dom. Cuaresma.
Ciclo 4.0 Dom. Cuaresma.
Del Domingo de Domingo de Pasión.
de ^ Pasión.
Pasión a Pascua. Viernes de Dolores.
PASCUA. Domingo de Ramos.
Semana Santa.

Domingo de Pascua.
De Pascua al Domingo in Albis.
Tiempo sábado después de Rogativas ( l u n e s ,
Pascual. Pentecostés (ocho martes, mlérc. des­
semanas). pués del Dom. V ).
Ascensión.

De Pentecostés Fiesta Pentecostés.


Ciclo Tiempo a Adviento (de
Témporas de verano.
de después 23 a 28 domingos)
PENTE­ Santísima Trinidad.
de (Domingos mó­
COSTÉS Pentecostés. viles que sobran Corpus.
después de Epi­ Corazón de Jesús.
fanía.) Témporas de otofio.
NOTAS LITÚRGICAS 55
-*

44. SIGNIFICADO DE LOS TIEMPOS DEL AÑO

279. En tres grandes ciclos o tiempos dividimos el


año eclesiástico o litúrgico; y todo gira alrededor de
Jesús, centro de toda la humanidad y de todos los siglos.

Nos preparamos para recibir a Jesús.


Nos fue prometido Jesús.
Ciclo de Fue anunciado Jesús.
NAVIDAD.
Fue figurado Jesús.
Esperamos a Jesús.
Adviento. Viene a nosotros Jesús.
Navidad. Recibimos a Jesús. -
Epifanía. Nace por nosotros Jesús.
V Se nos manifiesta Jesús.

Queremos aprender de Jesús.


Oímos la doctrina de Jesús.
Ciclo de
Admiramos los milagros de Jesús.
PASCUA.
El mundo persigue a Jesús.
Se entrega por nosotros Jesús.
Septuagésima. Padece por nosotros Jesús.
Sexagésima. Muere por nosotros Jesús.
Quincuagésima. Triunfa de sus enemigos Jesús.
Cuaresma. Resucita a los tres días Jesús.
Pasión. Se aparece a sus Apóstoles Jesús.
Sube a los Cielos Jesús.

/ Se manifiesta públicamente la Iglesia


de Jesús.
Los Apóstoles predican a Jesús.
Se extiende la doctrina de Jesús.
Ciclo de Durará siempre la Iglesia de Jesús.
El Papa está en lugar de Jesús.
PENTECOSTÉS Siguiendo al Papa, seguimos a Jesús.
Está vivo en la Eucaristía Jesús.
Hemos de vivir la vida de Jesús.
Hemos de morir unidos a Jesús.
Y en el Cielo triunfaremos con Jesús.
<
3
0
O
«9
<9
a.

c
0)
>

< C? «S O) » £.2
« ¿«seo - *0'Ogníss 0) c
Q. ti «-H
-> g 3 oP. w «¡ O¿gS'o
•*-
£ O 3 60 o
O
i — .§ I0
3 «0
- ,r
SH*o
u
O RW 4) >> P
X
O
H ---------------------
J «3*8 * s « °r03¿ «
o
2 ml
« SawSB «cj &«-£ o. g^ §<u£>
<Z n 2 .°? o
C -2®*©“» w Ój2r í« f l c
, &*£« o se
J So j g " § §*-§£*
S o ■§1»
gü , i .. a s « * « s
¿Sss u
QQ to> c
O *§ O « . 2 ■&
to e? C73 5 ti „
. .2 « « g 3 2 * 8 * « 3

O ^O
3 7 3 <U ¡2
§ ü“ Sc
Lt0
WN«
5 ° ” £'° aíglasi
3 s ^ i§ * : s : i «
- l i l i 3 * 1 1 8 »1«
* woi l i l l a s !
* s l| "
S2 o, . £
4i ai o o
«Hfl hT)
“■H’o
M atí s w5 at S
a i t a®' s
‘ *i.a 8-5S.S ®^«o-a
, cO O £ ^
■cS-SS W o eo • $ W
r ' Vi
V? O
I P ! II
Ü S 13 §
v'- ce ^ c a> 2:
■Z ■». ' d*§ála *
¿3 * 41 ©
<D^CC'"I*r"w
u «*0
0>
* tü3Tü5
w mCC^Oi o Sr¡ dte
c <; c o £•«
CC „ ce &o £ ©
CG^^ttl Ti
c a»®
e c- «o fa
5 o ■*■*2.
é
S -O ’O .g C*^
2 J2 o o -
T (pP1
C l w WW

d os) 1 3 ^ °
Ltl . ©c O Q,
^rtffí 05 ©
ü ® Id Ü 2 t:
O Í2 o
o ■r

o
ti 0)
-*
->
C *J-Cy w 2,
Cce ■+
©
2 > w-m Q.
UJ < ~ T1© M
(s M i
Oé':
> (*w e O ,C
*■> c ®
-T3
;■ ®
ü. h 2 O W
tí) oo fcsgs>0j g O F o ') 3 C
UO £ ©
§Ggü » £
LÜ to S-o ^
M2* ©5©5 *
h Se <3 T3 ti *T

0
2
<
a '
u
> •0O
) "O
w>«g


<fl

<
csr'
O
Q.

LLJ
I-
58 NOTAS LITÚRGICAS

*-

47. TIEMPOS LITÚRGICOS


Tiempo de Adviento
283. El tiempo de Adviento empieza el domingo que
va desde el 27 de noviembre al 3 de diciembre.
284. Es tiempo de preparación para la fiesta del Na­
cimiento de Jesús.
285. Los días o Ferias de este Tiempo son mayores,
no privilegiadas. Pág. 88.
286. Si el segundo Domingo ocurriere la fiesta de la
Inmaculada, la Misa podrá ser del Domingo o de la In­
maculada, que es de 1.a clase. Lo mismo hay que
decir de los Domingos tercero y cuarto, si ocurriere
un doble de 1.a clase. Consúltense los directorios.
287. En los demás días, no Domingos, si ocurriere una
fiesta de 1.a ó 2.a clase, doble mayor y doble menor,
la Misa será de esta fiesta; pero la 2.a Oración, etc.,
será siempre de la Feria de Adviento. En las Témporas,
véase la pág. 91 n.° 406.
288. En los días de rito simple, la Misa será como
el Domingo anterior, exceptuando las Témporas, y se
dirá la 2.a Oración, etc., de la fiesta de rito simple.
289. Se dirá también la Misa del Domingo anterior en
todos los días de Feria, o sea, que no tienen asignada
fiesta particular.
290. Dos aspectos diferentes tiene el Tiempo de A d ­
viento, y son de alegría y de tristeza:
a) de alegría, porque esperamos al Salvador;
b) de tristeza, porque es tiempo de penitencia.
291. Antes se consideraba este Tiempo como una Cua­
resma, preparatoria al Nacimiento del Señor, con di­
versos ayunos y abstinencias, que han sido hoy en
gran parte mitigados. Por esta misma causa se pro­
híben en este Tiempo la Misa del casamiento.
292. En este Tiempo se celebran las Témporas, de
las cuales se habla en las págs. 90 y 91.
293. No se dice «Gloria in excélsis Deo» en las Misas
de Feria y se suprimen en éstas los aleluyas; no en
los Domingos. No se pulsa el órgano ni se tocan ins­
trumentos musicales. El Diácono y Subdiácono en estas
Misas no usan dalmática y tunicela, sino planetas ple­
gadas.
-se
NOTAS LITÚRGICAS 99
-*

48. TIEMPO DE NAVIDAD Y EPIFAN ÍA


294. Es tiempo de alegría. El color es blanco hasta
la Epifanía. Nos recuerda la Iglesia el Nacimiento de
Jesús, tan esperado desde el principio del mundo.
295. Es tiempo de luz, de celestiales resplandores,
que iluminan a todo hombre venido a este mundo.
296. Siete focos de esta luz son las principales fies­
tas que en este tiempo se nos recuerdan: el Naci­
miento de Jesús, la Circuncisión, el Nombre de Jesús,
la Epifanía, la Sagrada Familia, el Bautismo de Je­
sús y la Purificación.
297. Empieza en la Vigilia de Navidad y termina el
día de la Purificación; pero si la Septuagésima ocurre
antes del 2 de febrero, acabará en ese día.
298. Si la Pascua es baja, de manera que la Septua­
gésima ocurra a últimos de enero o principios de fe ­
brero, fácilmente podrá suceder que no se pueda decir
la Misa de los Domingos sexto, quinto, cuarto o ter­
cero de después de Epifanía. En este caso los Domingos
de los cuales no se pueda celebrar, se trasladarán entre
los Domingos 23 y 24 después de Pentecostés.
299. Procure preguntarlo el discreto lector. Así:
El 1958, el 5.° y 6.°. — El 1959, el 4.°, 5.° y 6/>.
El 1960, ninguno. — El 1961, el 4.°, 5.° y 6.°.
El 1962, ninguno. — El 1963, el 6.°:

TIEMPO DE SEPTUAGÉSIMA
300. Es como una preparación para la Cuaresma y
para la Pascua. Puede empezar desde el 18 de enero
hasta el 21 de febrero.
301. Durante este Tiempo hay que tener presente:
a) Se suprimen todos los a l e l u y a s hasta la Misa
de la noche del Domingo de Pascua.
b) Después del Gradual se suprimen los dos alelu­
yas con el versículo siguiente y el aleluya final.
c) En vez de lo que se suprime, se dirá el Tracto,
que va en letra cursiva.
302. En los directorios, y desde que puede empezar
el Tiempo de Septugésima, se hace ya una llamada
al Tracto que quizá deba decirse aquel día.
60 NOTAS LITÚRGICAS

* -

49. TIEMPO DE CUARESMA Y PASIÓN

303. Es tiempo de penitencia. Presenta la Iglesia a


nuestra consideración lo que Jesús padeció para redi­
mirnos de la esclavitud del pecado.
304. Hay que guardar en este Tiempo los ayunos y
abstinencias que prescribe la misma Iglesia.
305. El tiempo de Cuaresma puede empezar desde
el 9 de febrero al 10 de marzo, hasta el 10 de abril.
306. El tiempo de Pasión, que abarca las dos últi­
mas semanas de la Cuaresma, puede empezar desde
el 9 de marzo al 24 de abril.
307. Estas oscilaciones pueden influir en las Misas
de los Santos, comprendidas en este tiempo.
308. Si una fiesta clásica, como San Matías (24 de
febrero), San José (19 de marzo) o la Anunciación
(25 de m arzo), ocurrieren en este Tiempo, la Misa
será de estas fiestas, y la 2.a Oración, Secreta y Pos­
comunión serán de la Feria respectiva.
309. Si estas fiestas clásicas ocurrieren en Domingo
de Cuaresma o de Pasión o en Semana Santa, se tras­
ladarán a otro día. Pág. 51.
310. Si la fiesta es doble o doble mayor, la Misa po­
drá ser del Santo o de la Feria de Cuaresma o Pasión:
a) Si la Misa se dice del Santo, se dirá la 2.a Ora­
ción, etc. de la Feria, según indican los directorios.
b) Si la Misa se dice de la Feria de Cuaresma o
Pasión, ia 2.* Oración, etc., serán del Santo ocurrente.
311. Si la fiesta del Santo es de rito simple, la Misa
será de la Feria de Cuaresma o Pasión, y la 2." Ora­
ción, etc., serán del Santo.
312. En los Domingos de Cuaresma o Pasión se dirá
siempre la Misa del propio Domingo y se omitirá toda
conmemoración. Véase la pág. 51, núm. I.
313. En las misas de Feria: a) el color será morado;
b) no se dicen Gloria ni Credo, aunque éstas corres­
pondiese al Santo que se conmemora; c) el Prefacio
será de Cuaresma o Pasión; d) al final de la Misa se
dirá Benedicámus Dómino y no I t e , M i s s a e s t .
314. Solamente podrá decirse Misa de Réquiem el pri^
mer día de rito simple de cada semana.
NOTAS LITÚRGICAS 61
U------------------------------------------------------------------------------------------------------------ *

50. PASCUA. — TIEM PO PASCUAL


315. La Pascua puede ocurrir desde el 22 de marzo
al 25 de abril.
316. Tiempo Pascual es el que transcurre desde la
fiesta de Pascua hasta el sábado anterior a Pentecos­
tés. El día más lejano en que puede terminar es el
19 de junio. Suele señalarse con las dos iniciales T. P.
(Tiempo Pascual). El color es el blanco, señal de ale­
gría y pureza.
317. Téngase presente en este Tiempo lo siguiente:
a) Se añaden dos aleluyas al Introito de todas las
Misas, menos a las de Réquiem. Algunos Introitos de
este Tiempo tienen algunos más, que ya se señalan
en el misal.
b) Se dice siempre “ Gloria in excélsis Deo” . Sola­
mente se exceptúan las Misas de Rogativas.
c) Después de la Epístola no se dice Gradual ni
Tracto, y en su lugar se dicen cuatro aleluyas con dos
versos, como se va indicando en sus respectivas lu­
gares.
d) Se añade un aleluya (si no lo tiene) a la antí­
fona del Ofertorio y de la Comunión.
e) Se dice siempre el Prefacio Pascual, a no ser
que la Misa lo tenga propio.
TIEMPO DE PENTECOSTÉS
318. Es tiempo de esperanza. Esto parece indicamos
el color verde que predomina en todo este Tiempo.
319. Esperanza de recibir las gracias que nos ha
traído del Cielo el Espíritu Santo. Esperanza de ob­
servar, mediante ellas, una vida del todo cristiana.
Esperanza de alcanzar un día la gloria del Cielo.
320. Seis grandes fiestas del Señor celebra la Igle­
sia en este tiempo: la Santísima Trinidad, Corpus,
Corazón de Jesús, Preciosísima Sangre, Transfigura­
ción y Jesucristo Rey.
321. Abarca todo el verano hasta últimos de otoño.
Tiempo de frutos materiales, símbolo de los frutos
espirituales, de los cuales ha de vivir nuestra alma.
322. Recogemos en este tiempo el fruto de la Pasión
y Resurrección de Jesús, y Venida del Espíritu Santo.
* ---------- -- -------------------------------------------------------------------------------------------- *
NOTAS LITÚRGICAS

61. MOVrMItNTO 01 U PASCUA

323. Pascua significa pan» o tránsito; y tu* instituida


por Dios en la Ley antigua para recordar a lo» Israeli­
tas su liberación de la esclavitud de Egipto.
324. Lm judíos celebraban la Pascua *1 día de la primara
Him llena da primavera.
329. Lea Catélicea, por prescripción de la Iglesia Ca­
tólica, inspirada por Dios, la celebramos el domingo
después de la primera luna llena de primavera, como
recuerdo de la Resurrección de Jesús.
320. Se considera que la Primavera empleas, para los
efectos de la Pascua, siempre el 21 de marío. Si aquel
día es luna llena, ya puede ser Pascua el di*' siguien­
te, 22. si es domingo. Esta es la fecha más próxima en
que puede caer.
327. Si cae en demingo «I dfa da la primara (una llena
de primavera, se aplaza la celebración de la Pascua al
domingo siguiente, para no celebrarla el mismo día en
que la celebran los judíos.
328. La fecha mia lejsns en que puede caer la pri­
mera iuna llena de primavera es el 18 de abril; y si
aquel dta es domingo, será Pascua el 25 del mismo mes,
qun es la fecha más distante en que puede celebrarse,
lo cual no ocurrirá hasta el año 2038,
IMS. Primera luna llena de Primavera, el día 3 de nbril,
mtércota. Pascua, el siguiente domingo, día 0.
IMt. Primera luna llena de Primavera, el tifa 13 de mor?,o,
tunes. Será Pascua el siguiente domingo, dfa 20.
1WW. Primera luna llena d i Primavera, el 11 de nbril, lunes.
SerA Pascua el siguiente domingo, día 17.
1f*H. Primera luna llena dte Primavera, el día 31 da marao,
viernes. Domingo Inmediato, 2 de abril, Paamn.
iwa Primera luna llena da Primavera, al dta 7 de abril,
miércoles. Será Pascua et domingo siguiente, día 18.
*WI8. Primera luna llena de Primavera, el día 7 da abril.
Como es domingo, será Paseua el domingo siguiente, día 14.
Véase arriba, núm. 327.
**•4. Primera luna ttena da Primavera, el 89 de marzo.
B1 dfa siguiente, día 20, es domingo. Fasoua.

n
MOTA» LITÚRGICAS •I

52. OTRAS n if T A f M O V IILIS

329. La Pascua es el centre alrededor del cual van


girando una multitud de fiestas movibles, adelantán­
dose o retrasándose, según sea más próxima o más le­
jana la Pascua. Este movimiento puede durar desde
enero o febrero hasta últimos de noviembre con los
domingos de Pentecostés.
930. Septuagésima. Nueve semanas antes de Pas­
cua (03 días), se toma la decena com o si fuese com ­
pleta, o el septuagésimo día. Puede ser ya el 18 de
enero.
331. Sexagésima. Ocho semanas antes (56 dias).
También id toma la decena com o completa, o el sexa­
gésimo día.
932. Quincuagésima. Siete semanas antes de Pas­
cua (49 días). En latín son 50 días, porque se cuentan
el día dé partida y el de llegada.
833. Mlércelas de Centsa es el que sigue a la Quin­
cuagésima y empieza la Cuaresma (Quadragésima). Si
guen los cuatro Domingos de Cuaresma, Domingos de
Pasión y de Hamos, y llega el solemne día de la
334. Pascua de Reaurracclén, a la que siguen cinco
domingos.
335. La Ascanslón cae el jueves después del quinto
Domingo, que está a cuarenta días cabales de la fiesta
de la Pascua.
336. Pantacostés, que significa quincuagésimo, está
a los 50 días de Pascua. Le siguen de 23 a 28 domingos,
según que se adelante o se atrase la Pascua.
337. La Santísima Trinidad se celebra el domingo
siguiente a la fiesta de Pentecostés.
338. Cerpua es el jueves después de la fiesta de la
Santísima Trinidad.
339. II Sagrado Corasén da Jesós celébrase nueve
días después de Corpus. Es ésta la última fiesta movible
dependiente de la Pascua. .
840. liguen lea deminges después de Penteeartáa • todo
lo largo del verano y del otoño.
53. TABLA DE LA
i* . In k ra Sagrada S tftui Dolores
r OH Cinlza Pascua
Oam. J w is Fra ilía |4>lma María
¡

! 1957 f 2 ene 13 ene. 17 feb. 6 mar. 12 abr. 21 abr.


¡ 1958 c 5 ene. 12 ene. 2 feb. 19 feb. 28 mar. 6 abr

1959 d 4 ene 11 ene. 25 ene. 11 feb 20 mar 29 mar.


1960 cb 3 ene. 10 ene. 14 feb. 2 mar. 8 abr. 17 abr
1961 A 2 ene. 8 ene 29 ene. 15 feb 24 mar. 2 abr.
1962 g 2 ene 7 ene. 18 feb. 7 mar 13 abr. 22 abr.

1963 f 2 ene. 13 ene. 10 feb. 27 feb. 5 abr. 14 abr


1964 e d 5 ene 12 ene. 26 ene. 12 feb. 20mar. 29 mar.
1965 c 3 ene. 10 ene. 14 feb. 3 mar 9 abr. 18 abr.
1966 b 2 ene. 9 ene 6 feb. 23 feb. 1 abr 10 abr.

1967 A 2 ene 8 ene. 22 ene. 8 feb. 17 mar. 26 mar


1968 gf 2 ene. 7 ene. 11 feb. 28 feb. 5 abr 14 abr.
1969 e 5 ene 12 ene. 2 feb. 19 feb 28 mar 6 abr
1970 d 4 ene. 11 ene. 25 ene. 11 feb. 20 mar. 29 mar

1971 c 3 ene. 10 ene 7 feb 24 feb. 2 abr 11 abr


1972 bA 2 ene. 9 ene 30 ene. 16 feb 24 mar 2 abr
1973 8 2 ene. 7 ene 18 feb. 7 mar 13 abr. 22 abr
1974 b 2 ene 13 ene. 10 feb. 27 feb. 5 abr 14 abr.
1975 e 5 ene. 12 ene. 26 ene. 12 feb 21 mar. 30 mar.
1976 d c 4 ene. 11 ene 15 feb. 3 mar 9 abr 18 abr.
1977 b 2 ene. 9 ene. 6 feb. 23 feb. 1 abr. 10 abr.
1978 A 2 ene. 8 ene. 22 ene. 8 feb 17 mar 26 mar.
1979 g 2 ene. 9 ene 11 feb 28 feb 6 abr. 15 abr.
1980 f e 2 ene 13 ene. 3 feb 20 feb. 28 mar 6 abr
1981 d 4 ene 11 ene. 15 feb 4 mar 10 abr. 19 abr.
1982 c 3 ene 10 ene 7 feb 24 feb 2 abr 11 abr.
1983 b 2 ene 9 ene 30 ene 16 feb. 25 mar 3 abr.
1984 A 6 2 ene 8 ene 19 feb 7 mar 13 abr 22 abr
1985 1 2 ene 13 ene 3 feb. 20 feb 29 mar 7 abr
1986 5 ene 12 ene 26 ene. 12 feb 21 mar. 30 mar
1987 d 4 ene 11 ene 15 feb. 4 m ar 10 abr 19 abr
U>88 cb 2 en e 9 ene 31 ene 17 feb 25 abr 3 abr
IESTAS MOVIBLES
toa. Utra
Ptste- Coruln Cristo
AMenflón Corpus Pule- Mviwt* Mar­
CQtlit jMéS «n CMtéS tin!.

30 m ay. 9 jun. 20 jun. 28 jn o. 27 oct. 24 1 dic. N


1 5m a y. 25 may 5 jun. 13 jun. 26 oct 26 30 nov. k

7 may. 17m ay. 28 may. 5 juo. 25 oct. 27 29 nov. B

26 may. 5 jun. 16 jun. 24 jun. 30 oct. 24 27 nov. b

11 m ay. 21 m ay. 1 jun. 9 jun. 29 oct. 27 3 dic. n

31 may. 10 jun. 21 jun. 29 jun. 28 oct. 24 2 dic. E

23 may. 2 jun. 13 jun. 21 jun. 27 oct. 25 1 dic. c

7 m ay. 17m ay. 28m ay. 5 jun. 25 oct. 27 29 n ov. r

27 m ay. 6 jun. 17 jun. 25 jun. 31 oct. 24 28 nov. H


19 m ay. 29 may. 9 jun. 17 jun. 30 oct. 25 27 nov. h

4 m ay. 14m ay. 25m ay 2 jun. 29 oct. 28 3 dic. n


23 may. 2 jun. 13 jun. 21 jun. 27 oct. 25 1 dic. P
15 may. 25m ay. 5 jun. 13 jun. 26 o c t 26 30 nov. í
7 may. 17 m ay. 28m ay. 5 jun. 25 oct. 27 29 nov. C

20 m ay. 30 m ay. 10 jun. 18 jun 31 oct. 25 28 nov. c


11 m ay. 21 m ay. 1 jun. 9 jun. 29 oct. 27 3 dic. P
31 may. 10 jun. 21 jun. 29 jun. 28 oct. 24 2 dic. F
23 may. 2 jun. 13 jun. 21 jun. 27 oct. 25 1 dic. f

8 may. 18m ay. 29m ay. 6 jun. 26 oct. 27 30 nov. s


27 may. 6 jun. 17 jun. 25 jun. 31 oct. 24 28 n ov. N
19 may. 2 9m ayf 9 jun. 17 jun. 30 oct. 25 27 nov. k
4 may. 14m ay. 25 m ay. 2 jun. 29 oct. 28 3 dic. B

24 may. 3 jun. 14 jun. 22 jun. 30 oct. 25 2 dic. b


15 may. 2 5m ay. 5 jun. 13 jun. 26 oct. 26 30 nov. n
28 m ay. 7 jun. 18 jun. 26 jun. 25 oct. 24 29 nov. B
20 m ay. SOmay. 10 jun. 18 jun. 31 oct. 25 28 nov. c

12 m ay. 22m ay. 2 jun. 10 jun. 30 oct. 26 27 n ov. r


31 m ay. 10 jun. 21 jun. 29 jun. 28 oct. 24 2 dic. H
16 m ay. 26 m ay. 6 jun. 14 jun. 27 oct 26 1 dic. h
8m ay. 18m ay. 29m ay. 6 jun. 26 oct. 27 30 nov. u

28 may. 7 jun. 18 jun. 26 jun. 25 oct 24 29 nov. P


11 may. 22 may. 2 jun. 10 jun. 30 oct. 26 27 nov. 1

8
66 NOTAS LITÚRGICAS

------------ --------- ‘ '

54. MARTIROLOGIO Y CALENDARIO

341. Martirologio es el libro oficial de la Iglesia que


contiene el catálogo de los Santos canonizados o reco­
nocidos como realmente santos de una manera pública
y por la Autoridad Eclesiástica competente, que es
solamente el Romano Pontífice, que goza en esta de­
claración del don de la infalibilidad.
! 342. El M artirologio no incluye a todos los Santos del Cielo,
! innumerables y superiores a todo cálculo. Sin embargo, para
honrar a todos los Santos del Cielo, ha establecido la Iglesia
l a fiesta llamada de Todos los Santos el 1.® de noviembre.

343. Cada día del año va proponiendo la Iglesia a


i nuestra veneración e imitación un número muy redu­
cido de los Santos que murieron en aquel día, al que,
con razón, se llama dies natális, o día del nacimiento,
porque es para los Santos justamente el día de su
muerte el día de su nacimiento para la vida eterna del
Cielo.
344. No de todos los Santos del Martirologio se reza
oficio, ni aun Misa, sino que para cada día escoge la
j Iglesia de entre ellos uno señalado, o uno con sus com -
! pañeros de martirio o de vida; y aun hay días en que
|no se hace mención alguna de ninguno de ellos en el
|rezo y Misa, y son los días que el calendario nota de
|Feria.
345. Calendario R om ano. Es el que va al frente del misal
j y por el que se determina de qué Santo o Misterio ha de
|decirse Misa aquel día. Se advierte que abundan en él los M ár-
! tires de Roma, cosa muy natural habiendo sido aquella ciudad
el centro de nuestra santa Religión ya desde sus principios,
i Por esta causa se añade a los libros oficiales del rezo, como
j Misal, Breviario y Martirologio, la denominación de romano.
| Además, no olvidemos que en Roma reside habitualmente
! el Papa, representante de Dios sobre la tierra y Cabeza y Jefe
i visible de todo el Catolicismo.
346. No todas las fiestas tienen la misma impor­
tancia, en lo cual han influido tres circunstancias prin­
cipalmente: a) las veneradas tradiciones eclesiásticas;
b) la estimación del pueblo fiel, y c) actualmente la
autoridad o jerarquía religiosa de la Santa Sede por
medio de la Congregación de Ritos.
NOTAS LITÚRGICAS 67

55. LETRAS DEL M ARTIROLOGIO ROMANO


1956 s 347. La letra del Martirologio, mayúscu­
1957 N la, o minúscula, sirve para indicar la edad
de la luna, o sea, cuántos días hace que
1958 k ha sido novilunio o luna nueva.
1959 B 348. La Iglesia prescinde de la exactitud
1960 b astronómica en el cómputo de las luna­
ciones, y atiende principalmente a lo que le
1961 n conviene para fijar la fecha de la Pascua.
1962 E 349 No siendo posible poner la letra co­
1963 e rrespondiente a todos los días del año, po­
1964 r nemos tan sólo las pertenecientes a los días
1 y 15 de cada mes. Sabiendo cómo está
1965 H la luna aquel día, es fácil deducir cómo
1966 h estará tres, cuatro, seis u ocho días antes
1967 u o después.
350. En la práctica basta mirar qué nú­
1968 P mero se halla debajo de la letra de aquel
1969 1 día; y ese número indica cuántos días hace
1970 C que hubo luna nueva.
1971 c 351. Para lo que nosotros necesitamos, po­
demos establecer la siguiente regla:
1972 p Los números 29 y 30 son luna nueva.
1973 F El número 7 es cuarto creciente.
1974 f El 14 es siempre luna llena.
Los números 21 y 22 son cuarto men­
1975 s guante.
1976 N 352. Ejemplos. ¿Cómo estuvo la luna el
1977 k 15 de agosto del año 1957? Como corres­
1978 B ponde a ese año la N mayúscula, busco
el 15 de agosto en la pág. 70, y veo que de­
1979 b bajo de aquella letra está el número 19, o
1980 n sea que fue cinco días antes luna lle­
1981 E na. Fue, por tanto, casi cuarto menguante.
353. ¿Cómo estará la luna en la Noche­
1982 e buena del año 1974? La letra de ese año
1983 r es la / minúscula. Miremos el 15 de di­
1984 H ciembre, y debajo de la f hallamos el 1.
1985 h Luego el día 15 tendrá un día; como hasta
Navidad faltan 10 días, resultará que el
1986 u día 25 tendrá la luna 11 días y faltarán
1987 P tres para ser luna llena.
-------------- — — ----------------------------------*— — ----------------------- #
NOTAS LITÚRGICAS
JC

56. LETRAS DEL MARTIROLOGIO


Enero, febrero, marzo.
1 de ENERO
a b c d e f g h i k l m n P q r
2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
s t u A B C D E F F G H M N P
18 19 20 21 22 23 24 25 26 26 27 28 29 30 1

15 de enero
a b c d e f g h i k l m n P q r
16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 1
s t u A B C D E F F G H M N P
2 3 4 5 6 7 8 9 10 10 11 12 13 14 15

1 de FEBRERO
a b c d e f g h i k l m n P q r
3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18
s t u A B C D E F F G H M N P
19 20 21 22 23 24 25 26 27 27 28 29 30 1 2

15 de febrero
a b c d e f g h i k l m n P q r
17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 1 2 3
s t u A B C D E F F G H M N P
4 5 6 7 8 9 10 11 12 11 12 13 14 15 16

l de MARZO
a b c d e f g h i k l m n P q r
2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17
s t u A B C D E F F G H M N P
18 19 20 21 22 23 24 25 26 25 26 21 28 29 1
15 de marzo
a b c d e f g h i k l m n P q r
16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 1
s t u A B C D E F F G H M N P
2 3 4 5 6 7 8 9 10 10 11 12 13 14 15
--- ------------- ------ ---
------ — *
NOTAS LITÚRGICAS
k . — ... — ..........-

57. LETRAS DEL M ARTIROLOGIO


• Abril, mayo, junio.
1 de ABRIL
a b c d e f g h i k 1 m n P q r
3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18
s t u A B C D E F F G H M N P
19 20 21 22 23 24 25 26 27 27 28 29 30 1 2

15 de abril
a b c d e f g h i k l m n P q r
17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 1 2 3
s t u A B C D E F F G H M N P
4 5 6 7 8 9 10 11 12 11 12 13 14 15 16

1 de MAYO
a b c d e f g h i k l m n P q r
4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19
s t u A B C D E F F G H M N P
20 21 22 23 24 25 26 27 28 27 28 29 1 2 3

15 de mayo
a b c d e f g h i k l m n P q r
18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 1 2 3
s t u A B C D E F F G H M N P
4 5 6 7 8 9 10 11 12 12 13 14 15 16 17

1 de JUNIO
a b c d e f g h i k l m n P q r
5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20
s t u A B C D E F F G H M N P
21 22 23 24 25 26 27 28 29 29 30 1 2 3 4
15 de junio
a b c d e f g h i k l m n P q r
19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 1 2 3 4 5
s t u A B C D E F F G H M N P
6 7 8 9 10 11 12 13 14 13 14 15 16 17 18
r ------------------------ --------------------- .
m
70 NOTAS LITÚRGICAS

58. LETRAS DEL MARTIROLOGIO


Julio, agosto, setiembre.
1 de JULIO
a b c d e f g h i k l m n p q r
6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21
s t u A B C D E F F G H M N P
22 23 24 25 26 27 28 29 30 29 1 2 3 4 5

15 de julio
a b c d e f g h i k l m n p q r
20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 1 2 3 4 5
s t u A B C D E F F G H M N P
i
6 7 8 9 10 11 12 13 14 14 15 16 17 18 19

1 de AGOSTO
a b c d e f g h i k l m n p q r
7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22
s t u A B C D E F F G H M N P
| 23 24 25 26 27 28 29 1 2 1 2 3 4 5 6

15 agosto
a b c d e f g h i k l m n p q r
21 22 23 24 25 26 27 28 29 1 2 3 4 5 6 7
s t u A B C D E F F G H M N P
8 9 10 11 12 13 14 15 16 15 16 17 18 19 20

11 de SETIEMBRE
a b c d e f g h i k l m n p q r
9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24
! s t u A B C D E F F G H M N P
| 25 26 27 28 29 30 1 2 3 3 4 5 6 7 8
i
15 de setiembre
a b c d e f g h i k l m n p q r
23 24 25 26 27 28 29 30 1 2 3 4 5 6 7 8
s t u A B C D E F F G H M N P
9 10 11 12 13 14 15 16 17 17 18 19 20 21 22
NOTAS LITÚRGICAS 71

59. FIESTAS DEL M ARTIROLOGIO


Octubre, noviembre, diciembre
1 de OCTUBRE
a b c d e f g h i k l m n p q r
9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24
s t u A B C D E F F G H M N P
25 26 27 28 29 1 2 3 4 3 4 5 6 7 8

15 de octubre
a b c d e f g h i k l m n p q r
23 24 25 26 27 28 29 1 2 3 4 5 6 7 8 9
s t u A B C D E F F G H M N P
10 11 12 13 14 15 16 17 18 17 18 19 20 21 22

1 de NOVIEMBRE
a b c d e f g h i k l m n p q r
11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26
s t u A B C D E F F G H M N P
27 28 29 30 1 2 3 4 5 5 6 7 8 9 10

15 de noviembre
a b c d e f g h i k l m n p q r
25 26 27 28 29 30 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
s t u A B C D E F F G H M N P
11 12 13 14 15 16 17 18 19 19 20 21 22 23 24

1 de DICIEMBRE
a b c d e f g h i k l m n p q r
11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26
s t u A B C D E F F G H M N P
27 28 29 1 2 3 4 5 6 5 6 7 8 9 10

15 de diciembre
a b c d e f g h i k l m n p q r
25 26 27 28 29 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11
s t u A B C D E F F G H M N P
12 13 14 15 16 17 18 19 20 19 20 21 22 23 24
NOTAS LITÚRGICAS

60. LAS LETRAS DOMINICALES


1900 g 354. Ya qu« lt Iglesia hace 925 d
uso de las letras dominicales,
1901 f 926 c
diremos el significado de las
1902 e mismas y el provecho práctico 927 b
1903 d que de ellas podemos sacar. 928 A g
1904 c b 355. Se llaman dominicales 929 f
porque sirven para indicar los
1905 A domingos que caen a lo largo 930 e
1906 g de todo el año. Y así, natural­ 931 d
mente, sabido el domingo, po­
1097 f 932 c b
demos fácilmente saber el día
1908 e d de la semana en que cae una 933 A
1909 c fecha cualquiera.
934 g

1910 b 356. Muchas veces no será


esto más que una curiosidad; 935 f
1911 A pero otras puede ser de utili­ 936 e d
1912 g f dad, y aun, en algún caso, de
verdadera necesidad. 937 c
1913 e 9
357. ¿Cómo usarlo? Mírese 938 b
1914 d ¡ la letra que corresponde a un 939 A
1915 c año cualquiera, y todos los
940 g f
días que tengan aquella letra
1916 b A serán domingos. Por ejemplo: 941 e
1917 g al año 1958 corresponde la le­
942 d
tra e. Miro el calendario si­
1918 f 943 c
guiente y todos los días que
1919 e tengan e serán domingos, como
944 b A
el 5, 12, 19 de enero, etc...
1920 d e 945 g
358. Casos prácticos. Deseo
1921 b 946 f
saber qué día de la semana era
1922 A el día 25 de julio de 1909. Le 947 e
1923 g toca a aquel año la letra c. En
el mes de julio tiene c el 25. 948 d e
1924 fe Luego era domingo. 949 b
NOTAS LITÚRGICAS 73

61. SIGUEN LAS LETRAS DOMINICALES


1950 A 359. ¿En qué día de la se> 1970 d e
mana caerá San Juan el año
1951 g 1977 b
1970? Corresponde a aquel año
1952 f e la letra d, la cual se encuentra 1978 A
A
en los días 21 y 28 de junio,
1953 d que son domingos. Luego el 24 1979 g
1954 será miércoles.
c i y BU i e
360. Nota importante. En los
1955 c años bisiestos se ponen dos 1981 d
letras.
1956 A g 361. La primera letra sirve 1982 c
1957 f hasta terminar el mes de fe ­
brero; y la segunda, desde el 1983 b
1958 e primero de marzo hasta fin de 1984 A *
año.
1959 d 362. Casos prácticos. Deseo 1985 f
1960 c b saber en qué días de la semana
cayeron la Candelaria y el día 1986 e
1961 A A

de San José del año 1956. Las 1987 d


1962 g letras señaladas para aquel
año son la A g. Para la Cande­ 1988 c b
1963 f laria (2 de febrero), empleare­
1964 e d mos la primera letra, A, y mi­ 1989 A
rando el calendario, vemos que
1965 c tiene esta letra el día 5, que 1990 g
1966 b será domingo. Luego la Cande­ 1991 f
laria caerá en jueves.
1967 A 363. Para saber el día de la 1992 e d
semana en que caerá San José,
1968 g f 1993 c
emplearemos la segunda letra,
1969 e g. Y en el calendario encontra­ 1994 b
mos la g el 18 de marzo, que
1970 d será domingo. Luego San José 1995 A
caerá en lunes. 1996 g f
1971 c
Creemos que no es necesario
1972 b A multiplicar los casos prácticos. 1997 e
364. Dejamos otras moda­
1973 g lidades que encontramos en los 1998 d
1974 t libros eclesiásticos, como la in­ 1999 c
dicción romana, la epacta, el
1975 e áureo número, etc... 2000 b
74 NOTAS LITÚRGICAS

*-

ENERO

A 1 + Circuncisión del Señor.


El Nombre de Jesús se celebra el domingo
entre la Circuncisión y la Epifanía.
Si no ocurriese ningún domingo e
días, se celebrará el día 2.
b 2 De Feria.
c 3 De Feria.
d 4 De Feria.
; e 5 De Feria. S. Telesforo, mr. f 139.
f 6 + Epifanía del Señor.
La Sagrada Familia cae en el domingo des­
pués de la Epifanía.
g 7 De Feria.
A 8 De Feria.
b 9 De Feria.
c 10 De Feria.
d 11 De Feria. Conm. S. Higinio. t 145.
e 12 De Feria.
f 13 Conmemoración del Bautismo de Jesús.
g 14 S. Hilario, Ob. y Doctor, f 368.
A. 15 S. Pablo, primer ermitaño, t 250-340.
b 16 S. Marcelo, mr. t 309.
c 17 S. Antonio, abad. Hacia el año 350.
d 18 La Cátedra de S. Pedro en Roma. Año 42.
e 19 S. Mario y S. Canuto, mrs. Siglo i i .
f 20 SS. Fabián y Sebastián, mrs. f 250.
S 21 sta. Inés, virgen y mártir, t 290.
A- 22 s. Vicente, mr. f 340
k 23 s. Raimundo de Peñafort, conf. f 1275.
c 24 s. Timoteo, mr. Siglo i.
d 25 La Conversión de S. Pablo. Año 37.
e 26 s. Policarpo, mr. Siglo ii.
* 27 S. Juan Crisóstomo, Ob. y Dtor. f 407.
28 §. Pedro Nolasco, conf. t 1246.
~ 29 s. Francisco de Sales, Ob. y Dtor. f 1622.
b 30 Sta. Martina, virgen y mártir, t 228.
c 31 San Juan Bosco, conf. f 1888.
* ------------------------- --- ----------------------------------------------------------------------------- *
NOTAS LITÚRGICAS 75
*

FEBRERO

d 1 S. Ignacio de Antioquía, mártir, f 107.


e 2 La Purificación de Nuestra Señora.
f 3 S. Blas, Obispo y mártir. Siglo iv.
g 4 S. Andrés Corsino, Ob. y conf. f 1373.
A 5 Sta. Águeda, virgen y mártir, t 241.
b 6 S. Tito, Obispo y Sta. Dorotea, virgen y
mártir, f 105.
c 7 S. Romualdo, abad, t 1027.
d 8 S. Juan de Mata, confesor, f 1213.
S Cirilo de Alejandría, Ob. y Dr. f 444.
f 10 Sta. Escolástica, virgen, f 543.
g 11 La Aparición de la Virgen en Lourdes. 1858.
A 12 Los Siete Santos Fundadores de los Ser-
vitas. Siglo x m .
b 13 De Feria.
c 14 San Valentín, mártir. Siglo n.
d 15 Los Santos Faustino y Jovita, mártires.
Hacia el 120.
e 16 De Feria.
f 17 De Feria. .
g 18 San Simeón, Ob. y mártir, f 106.
A 19 De Feria.
b 20 De Feria.
c 21 De Feria.
d 22 La Cátedra de San Pedro en Antioquía.
Año 35.
e 23 S. Pedro Damiano, Ob. y Doctor, f 1072.
f 24 San Matías, Apóstol.
g 25 De Feria.
A 26 De Feria.
b 27 S. Gabriel de la Dolorosa, cf. f 1862.
c 28 De Feria.

En los años bisiestos la fiesta de San Matías se ce­


N o ta :
lebra el 25; y la de San Gabriel de la Dolorosa, el 28.

*— ★
76 NOTAS LITÚRGICAS

MARZO

d 1 De Feria.
e 2 De Feria.
f 3 De Feria.
g 4 San Casimiro, conf. f 1483.
A 5 De Feria.
b 6 Stas. Perpetua y Felicidad, mrs. Hacia el
203.
c 7 Sto. Tomás de Aquino, Dtor. f 1274.
d 8 S. Juan de Dios, conf. f 1550.
e 9 Sta. Francisca Romana, viuda, t 1450.
f 10 Los 40 SS. Mártires. Hacia el 320.
g 11 De Feria.
A 12 S. Gregorio, Papa, t 604.
b 13 De Feria.
c 14 De Feria.
d 15 De Feria.
e 16 De Feria.
f 17 S. Patricio, Obispo. Siglo v.
g 18 S. Cirilo de Jerusalén, Ob. y Dtor. f 386.
A 19 4* San José, Esposo de María Virgen, Patrono
de la Iglesia universal.
b 20 De Feria.
c 21 San Benito, abad, f 540.
d 22 De Feria.
e 23 De Feria.
f 24 S. Gabriel Arcángel.
g 25 La Anunciación de la Virgen.
A 26 De Feria.
b 27 S. Juan Damasceno, Conf. y Dtor. f 720.
c 28 S. Juan Capistrano, Conf. t 1456.
d 29 De Feria.
e 30 De Feria.
f 31 De Feria.

N o t a : El viernes después del Domingo de Pasión se celebra


la fiesta de los Dolores de la Santísima Virgen.
i-
NOTAS LITÚRGICAS 77

A BR IL

g 1 De Feria.
A 2 S. Francisco de Paula, cf. t 1508.
b 3 De Feria.
c 4 S. Isidoro, Ob. y Dtor. f 636.
d 5 S. Vicente Ferrer, cf. t 1419.
e 6 De Feria.
f 7 De Feria.
g 8 De Feria.
A 9 De Feria.
b 10 De Feria.
c 11 S. León el Grande, Papa, f 461.
d 12 De Feria.
e 13 S. Hermenegildo, mr. f 585.
f 14 S. Justino y S. Tiburcio, mrs. f 170.
g 15 De Feria.
A 16 De Feria.
b 17 S. Aniceto, Papa y mr. | 166.
c 18 De Feria.
d 19 De Feria.
e 20 De Feria.
f 21 S. Anselmo, Ob. y Doctor, f 1109.
g 22 Stos. Doroteo y Cayo, Papas y mrs. f 171.
A 23 S. Jorge, mártir, f 303.
b 24 S. Fidel de Sigmaringa, mr. f 1622.
c 25 S. Marcos, Evangelista. Siglo I.
d 26 Stos. Cleto y Marcelino, Papas y mártires.
Siglos i y iv.
e 27 S. Pedro Canisio, Ob. y Dtor. Virgen de
Montserrat.
f 28 S. Pablo de la Cruz, cf. t 1727.
g 29 S. Pedro, mártir, f 1252.
A 30 Sta. Catalina de Sena, vg. f 1380.
78 NOTAS LITÚRGICAS

MAYO
b 1 San José, Esposo de María Virgen, Obrero.
; c 2
S. Atanasio, Ob. y Doctor, f 373.
d ó La Invención de la Santa Cruz. Año 328. San
¡ Alejandro, Papa, f 120.
e 4 Sta. Mónica, viuda, t 387.
f 5 S. Pío V, Papa, f 1572.
g 6 El martirio de San Juan Apóstol y Ev.
A 7 S. Estanislao, Ob y mr. f 1079.
b 8 La Aparición de San Miguel Arcángel.
Año 525.
c 9 S. Gregorio Nacianceno, Ob. y Dtor. f 390.
d 10 S. Antonino, Obispo, t 1459.
e 11 Stos. Felipe y Santiago, Apóstoles. Siglo i.
f 12 S. Nereo y S. Pancracio, mrs. f 304 y 275.
g 13 S. Roberto Belarmino, Ob. y Dtor. f 1621.
A 14 S. Bonifacio, mr. Hacia el 275.
b 15 S. Juan Bautista de la Salle, cf. f 1719.
S. Isidro Labrador, t 1170.
c 16 S. Ubaldo, Ob. y cf. t 1160.
d 17 S. ‘Pascual Bailón, cf. f 1592.
e 18 S. Venancio, mártir, f 250.
f 19 S. Pedro Celestino, Papa, t 1296.
g 20 S. Bernardino de Sena, cf. f 1444.
A 21 De Feria.
b 22 De Feria.
c 23 De Feria.
d 24 De Feria.
e 25 S. Gregorio VII, Papa, t 1085.
f 26 S. Felipe Neri, cf. f 1494.
g 27 S. Beda Venerable, cf. y Dtor. f 735.
A 28 S. Agustín, Ob. f 604.
b 29 Sta. Magdalena de Pazzis, vg. f 1607.
c 30 S. Félix, Papa y mr. f 174. San Fernando.
t 1252.
d 31 María, Reina.


NOTAS LITÚRGICAS 7»
-*

JUN IO

e 1 Sta. Ángela, t 1540.


f 2 Stos. Marcelino, Pedro y Erasrao. f 303.
g 3 De Feria.
A 4 S. Francisco Caracciolo. f 1608.
b 5 S. Bonifacio, Obispo y mr.
c 6 S. Norberto, Ob. y cf. f 1134.
d 7 De Feria.
e 8 De Feria.
f 9 Stos. Primo y Feliciano, f 286.
g 10 Sta. Margarita, reina, t 1093.
A 11 S. Bernabé, Apóstol. Siglo i.
b 12 S. Juan de Sahagún. f 1470.
c 13 S. Antonio de Padua, cf. y Dtor. f 1231.
d 14 S. Basilio el Grande, Ob. y Dtor. f 379.
e 15 Stos Vito y Modesto, mrs. t 303.
f 16 De Feria.
g 17 De Feria.
A 18 S. Efrén, Diácono y Dtor. t 378.
b 19 Sta. Juliana de Falconeris. f 1340
c 20 S. Silverio, Papa y mr. f 540.
d 21 S. Luis Gonzaga, cf. f 1591.
e 22 S. Paulino, Ob. f 431.
f 23 Vigilia de S. Juan.
g 24 S. Juan Bautista.
A 25 S. Guillermo, abad, f 1142.
b 26 Stos. Juan y Pablo, mrs. t 362.
c 27 De Feria.
d 28 S. Irenoo, Ob. y mr. f 202. Vigilia.
e 29 * Stos. Pedro y Pablo, Apóstoles, t Año 67.
f 30 Conmemoración de S. Pablo, Apóstol.
80 NOTAS LITÚRGICAS

JU LIO

g 1 La Preciosa Sangre de Jesucristo.


A 2 La Visitación de María Santísima.
b 3 S. León II, Papa, t 683.
c 4 De Feria.
d 5 S. Antonio María Zacarías, t 1539.
e 6 De Feria.
f 7 Stos Cirilo y Metodio, Obs.
g 8 Sta. Isabel, reina, f 1336.
A 9 De Feria.
b 10 Los Siete Hermanos Mártires, t 162.
c 11 S. Pío I, Papa y mr. f 150.
d 12 S. Juan Gualberto, confesor, f 1073.
e 13 S. Anacleto, Papa y mr. f 112.
f 14 S. Buenaventura, Cardenal, t 1274.
g 15 S. Enrique, emperador, f 1024.
A 16 La Virgen del Carmen.
b 17 S. Alejo, confesor. Siglo v.
c 18 S. Camilo de Lelis, conf. f 1614.
d 19 S. Vicente de Paúl, conf. f 1660.
e 20 S. Jerónimo Emiliano, cf. t 1537.
f 21 Sta. Práxedes, virgen. Siglo n.
g 22 Sta. Magdalena, penitente. Siglo i.
A 23 S. Apolinar, Ob. y mr. f 79.
b 24 De Feria. Conm. Sta. Cristina.
c 25 Santiago, Apóstol.
d 26 Sta. Ana, Madre de María Santísima.
e 27 S. Pantaleón, mr. f 303.
f 28 S. Nazario, Celso, etc., mártires, f 68.
g 29 Sta. Marta, vg. Siglo i.
A 30 Stos. Abdón y Senén, mártires, f 254.
b 31 S. Ignacio de Loyola, cf. f 1556.

El día de Santiago es fiesta de precepto en España.


NOTAS LITÚRGICAS 81

AGOSTO
c 1 San Pedro, encadenado.
d 2 San Alfonso María de Ligorio. t 1787.
e 3 La Invención de S. Esteban. Año 415.
f 4 Santo Domingo, fundador, f 1221.
g 5 La Virgen de las Nieves.
A 6 La Transfiguración de Jesucristo.
b 7 San Cayetano, confesor, f 1547.
c 8 Stos. Ciríaco y Esmaragdo. f 303.
d 9 S. Juan Vianney, cf. 1859.
e 10 San Lorenzo, mr. t 258.
f 11 Stos. Tiburcio y Susana, mrs. Siglo m .
g 12 Santa Clara, vg. f 1253.
A 13 Stos. Hipólito y Casiano, mrs. Siglo m .
b 14 De la Vigilia. Conm. de S. Eusebio. Siglo iv.
c 15 La Asunción de María al Cielo.
d 16 S. Joaquín, padre de María Santísima.
e 17 San Jacinto, cf. t 1257.
f 18 De Feria. Conm. de San Agapito.
g 19 San Juan Eudes, cf. t 1680.
A 20 San Bernardo, abad, f 1153.
b 21 Santa Juana Francisca de Chantal, viuda,
t 1641.
c 22 El Inmaculado Corazón de María. S. Timo­
teo, etc., mrs.
d 23 San Felipe Benicio, cf. t.1285.
e 24 San Bartolomé, Apóstol. Siglo i.
f 25 San Luis, rey de Francia, t 1270. Sta. Mi­
caela del Smo. Sacram. f 1865.
g 26 San Ceferino, Papa y mr. f 221.
A 27 S. José de Calasanz, fundador, f 1648.
b 28 S. Agustín, Obispo y Doctor, f 430.
c 29 La Degollación de S. Juan Bautista. Año 32.
d 30 Santa Rosa de Lima, vg. t 1617.
e 31 San Ramón Nonato, cf. t 1240.
82 NOTAS LITÚRGICAS

* —

SETIEMBRE

f 1 San Gil, abad. Siglo vi.


g 2 San Esteban, rey. t 1038.
A 3 San Pío X, Papa.
b 4 De Feria.
c 5 S. Lorenzo Justiniano, cf. f 1455.
d 6 De Feria.
e 7 De Feria.
f 8 El Nacimiento de la Virgen María.
g 9 San Gorgonio. t 302.
A 10 San Nicolás de Tolentino, cf. t 1310.
b 11 Stos. Proto y Jacinto, mrs. Siglo n.
c 12 El Santísimo Nombre de María.
d 13 De Feria.
e 14 La Exaltación de la Santa Cruz. Año 629.
f 15 Los Siete Dolores de la Virgen María.
g 16 Stos. Cornelio, Papa y Cipriano, mrs. f 253.
A 17 La Impresión de las Llagas de San Fran­
cisco. 1124.
b 18 S. José de Cupertino, cf. f 1663.
c 19 S. Jenaro y Compañeros mrs. t 305.
d 20 S. Eustaquio y Compañeros mrs. f Siglo i i .
| e 21 San Mateo, Apóstol y Evangelista. Siglo i.
il f 22 Sto. Tomás de Villanueva, Ob. f 1555.
g 23 S. Lino, Papa y mr. f 78. Sta. Tecla, vir­
gen. Siglo i.
A 24 La Virgen de las Mercedes. Año 1218.
b 25 De Feria.
c 26 Stos. Cipriano y Justina, mrs. t 304.
d 27 Stos. Cosme y Damián, hermanos mrs.
Siglo ni.
e 2? S. Wenceslao, rey. f 938.
f 29 S. Miguel Arcángel.
g 30 San Jerónimo, cf. y doctor, f 420.
NOTAS LITÚRGICAS 83

OCTUBRE
A 1 San Remigio, Obispo, t 533.
b 2 Los Ángeles Custodios.
c 3 Sta. Teresa del Niño Jesús, t 1897.
d 4 San Francisco de Asís, cf. t 1226.
e 5 S. Plácido y Compañeros mrs. f 541.
f 6 San Bruno, cf. f 1101.
g 7 El Santísimo Rosario. S. Marcos, Papa y mr.
t 336. S. Sergio y compañeros mártires.
A 8 Sta. Brígida, viuda, f 1373.
b 9 Stos Dionisio, Eleuterio, etc., mrs. Siglo m .
c 10 S. Francisco de Borja, cf. f 1572.
d 11 La Maternidad de María Virgen.
e 12 La Virgen dle Pilar.
f 13 S. Eduardo, rey. f 1066.
g 14 S. Calixto, Papa y mr. f 222.
A 15 Sta. Teresa de Jesús, t 1582.
b 16 Sta. Eduvigis, viuda, f 1243.
c 17 Sta. Margarita María Alacoque, vg. f 1690.
d 18 San Lucas, Evangelista. Siglo i.
e 19 S. Pedro de Alcántara, t 1562.
f 20 S. Juan Cancio, cf. f 1473.
g 21 S. Hilarión, abad, f 372.
A 22 De Feria.
b 23 De Feria. San Antonio M. Claret, Ob. y cf.
f 1870.
c 24 S. Rafael Arcángel.
d 25 Stos. Crisanto y Daría, mrs. Siglo m .
e 26 S. Evaristo, Papa y mr. t 109.
f 27 De Feria.
g 28 Stos. Simón y Judas, Apóstoles.
A 29 De Feria.
b 30 De Feria.
c 31 De Feria.
La Fiesta de CRISTO REY se celebra el último domingo
de octubre.
El domingo antes de Cristo Rey es el Domingo mundial de
las Misiones. En la Misa se hace conmemoración de la pro­
paganda de la Fe.
En España la fiesta de la Virgen del Pilar será doble de
1.a ó 2.» clase, según las regiones o diócesis.
NOTAS LITÚRGICAS

NOVIEMBRE

Todos los Santos.


Los Fieles Difuntos.
De Feria.
San Carlos, Ob. t 1584.
De Feria.
De Feria.
De Feria.
De Feria.
La Dedicación de la Archibasílica del Salvador.
S. Andrés Avelino, cf. f 1608.
S. Martín, Ob. + Final siglo iv.
S. Martín, Papa y mr. f 655.
S. Diego, cf. t 1463.
S. Josafat, mr. f 1623.
S. Alberto el Grande, f 1280.
Sta. Gertrudis, vg. t 1334.
S. Gregorio Taumaturgo, Ob. f 276.
La Dedicación de las Basílicas de los Stos.
Pedro y Pablo.
Sta. Isabel, viuda, f 1231.
S. Félix de Valois, cf. 1212.
La Presentación de la Virgen María.
Sta. Cecilia, vg. y mr. f 230.
S. Clemente, Papa y mr. Siglo i.
S. Juan de la Cruz, cf. y Dr. f 1591.
Sta. Catalina, vg. y mr. Siglo iv.
S. Silvestre, abad, f 1267.
De Feria.
De Feria.
De Feria.
S. Andrés, Apóstol.
NOTAS LITÚRGICAS

DICIEM BRE

f 1 De Feria.
g 2 Sta. Bibiana, vg. y mr. t 363.
A 3 S. Francisco Javier, cf. f 1552.
b 4 S. Pedro Crisólogo, Ob. y Dr. t 450. Santa
Bárbara, f 235.
c 5 S. Sabas, abad. Siglo vi.
d 6 S. Nicolás, Ob. t 124.
e 7 S. Ambrosio, Ob. y Dr. f 397.
f 8 La Inmaculada Concepción de María.
g 9 De Feria.
A 10 De Feria.
b 11 S. Dámaso, Papa, f 384.
c 12 De Feria. Ntra. Sra. de Guadalupe.
d 13 Sta. Lucía, vg. y mártir, f 304.
e 14 De Feria.
f 15 De Feria.
g 16 S. Eusebio, Ob. y mr. f 371.
A 17 De Feria.
b 18 De Feria.
c 19 De Feria.
d 20 De Feria.
e 21 Sto. Tomás, Apóstol. Siglo i.
f 22 De Feria.
g 23 De Feria.
A 24 Vigilia de Navidad.
b 25 4* El Nacimiento de N. S. Jesucristo.
c 26 S. Esteban, Protomártir. Siglo i.
d 27 S. Juan, Ap. y Evangelista. Siglo i.
e 28 Los Santos Inocente^.
f 29 Santo Tomás, Ob. y mr. f 1170.
g 30 De la infraoctava de Navidad.
A 31 S. Silvestre, Papa, f 335.
46 NOTAS LITUNOICAR

*—

02 . DOMINOOS

365. Lm domingos mh 4ím 4ti líder. Esto significa


la palabra Diet Dominica o domingo.
366. In ledos lo» domingos del afta se dirá la Misa
del propio domingo ocurrente, a no ser que prevalezca
otra fiesta de rito mayor según estas regla».
367. Lo» M r w i M ido sm é l dos clases: ma­
yores y menores. Los mayores son de 1." y 2." clase.
Los menores se llaman ordinarios o comunes.
368. Les domingos mayores de 1.a «lase y al mismo
tiempo con rito doble de 1.a clase, son trece:
Primero de Adviento. Cuarto de Cuare«ma.
Segundo de Adviento. Domingo de Pasión.
Tercero de Adviento. Domingo de Hamo».
Cuarto de Adviento, Pascua de Resurrección.
Primero de Cuaresma. Octava de Pascua.
Segundo de Cuaresma. Pentecostés.
Tercero de Cuaresma.
Estos domingoM no ceden a ninguna fletta, por $o-
lemne que tea; y la Mita uerá tiem pre del domingo; y
se omite toda conmemoración.
369. Cuando en los domingos segundo, tercero y
cuarto de Adviento ocurriere alguna fiesta de primera
clase, se permitirán las Misas de aquella fiesta, excep­
tuada la conventual.
370. Los domingos mayores, doblas da 2/* dase son
tres:
1 Domingo de Aeptuugésfma. 2. Domingo de Sexagésima.
3. Domingo de Quincuagésima.
E»tó§ domingo» ceden Malamente a Ion doble» de
1.* elote.
371. ton domingos maneras o semanas todos los de­
más del afto.
ttto» ceden Bolamente: a) a las fietta» de 1/ y 2 /
cíate; b) a la» jie»ta§ de N uettfo Señor,
372. SI por alguna causa no se puede decir su Misa,
•e tiara de ellos solamente conmemoración y se dirá
Credo.
MOTAS LITÚRGICAS •I

03. RITO Y ORADO D i LAS F IV T A I


373. LlámiM fiesta el día señalado por la Iglesia
para honrar con culto litúrgico la memoria anual de
algún Misterio o de algún Santo.
374, Ka JIvitm 1* <ol— «Idid de cada una de las Atetes;
y é»ts hay que graduarla, no por la importancia más o menee
externa que le dé el pueblo cristiano, sino por la categoría
litúrgica que ella tiene en sí misma por disposición de la
Iglesia.
375, Cinco grados podam»» distinguir en loe ritos;
Doble de primera clase Doble menor
Doble de «efunda clase Simple
Doble mayor
370, Neta#, a) Los dobles de 1,* y 2.» dase se llaman tam­
bién clásicos, b) Las tres Pascuas tienen también O ctava, que
es como una prolongación de la fiesta durante ocho dias.
c} Además, algunas fiestas tienen igualmente V igilia, que ce
como una preparación para la fiesta.
377. Las fiestas dsfclsi de 1.* das» son:
Domingos de Adviento, Preciosa Sangra Ss /<
tfatlvlda4 dsl Ssfior. Cristo Rey.
Epifanía. l « * . Concepción és Maris.
Domingos ds Cuarsssia r S« Pasión. Anunciación da Mafia.
Jusvs# Santo, Asunción da María.
Víamos Santo. San Miguel Aroáagsl,
sAbsdo Santo, San Juan Bautista.
Pascua ds Resurraodóa r lunas y Plasta de San Joaé.
martas ilgutentas. San José. Obrare,
Domingo ln AlMs. SS. Podro y Patato.
Ascenslóo Sal Seáor. Todos los Santos.
Panteeostéa r lunas y martas si* Dsdlcadón Catedral
guisntas. Dedicación Igiaais.
Santísima Trinidad. Titulo propia Iglesia.
Corpus. Titulo ds la Catedral.
Corazón da Jssús. Patrón de la ctodad. fundador, ate.
378. Las fiestas dobles de 2.® dase son:
Domingo* de Septuagésima, Saxa- Sao Andró», Apóstol.
géslms y Quincuagésima Santo Tomás, Apóstol.
tfrcun(rt«tón dsl SeAor, San Juan. Apóstol y Bvanslüli.
Nombra de JsstU. San Matías, Apóstol.
fnvsndón ds la Santa Orua. SS. Felipa r Santiago. Apéstalas.
Transfiguración del Sofior. Santiago, Apóatot.
Dsdlcaelón ds la Basílica dsl Ssl. San Bartolomé, Apóstol
vsdor (• nortambra). San Matso, Apóstol y BraageUsta
María, Reina. SS. Simón y Judas.
Purificación ds María. San Mareos, Kvangsllsta,
VtaltaHAn ds María. San Lusas. Evsnrsiista.
Corseón ds Miarla. San K*t«b*n. Protomártir.
Natividad ds María. Santo* Inocente*.
Stets Dolaras fsottsmtara), Santa Ana, madre es Maris W m a
Ssntiaimo Nosarto. San Lorenao.
MM^rnldad ds Maris. 8, Joaquín, padre da María Virgen
NOTA» LITÚRGICAS

04. D I LAS HUIAS

579 L U nviM Ferias, en sentido litúrgico, loa días de la


«emana que van del tunee al «Abado; y se llaman: Feria se­
gunda, el lunea; Feria tercera, el martes; Feria cuarta, el
miércoles; Feria quinta, el Jueves; Feria sexta, el viernes. El
«abado conserva »u propio nombre de sábado, y el domingo
kc dice dies dominica, o del Señor.

380. Las Ferias sof» mayores y menores. Las mayores


pueden ser privilegiadas o no privilegiadas.
381. Son Ferias mayores privilegiadas el Miércoles de
Ceniza y todos los días de Semana Santa. Jueves, Vier­
nes y Sábado Santos son, además, fiestas de 1 / clase.
Estas Ferias excluyen en su día cualquier otra fies­
ta, por solemne que sea.
382. San Ferias mayores no privilegiadas: a) todos los
días de Cuaresma y Pasión hasta el Domingo de Hamos,
b) todos loa días de Adviento; c) las cuatro Témporas
de setiembre; d) el lunes de Rogativas antes de la
Ascensión.
383 En la» Feria» da! núm»ro anterior que tienen Misa
propia, la MUa se podrá decir a voluntad; o da la Feria con
conmemoraciones de la flesta, o de la flesta con conmemoración
de la Feria. Esto no puede hacerae en los dobles de 1.» y 2.“ cla-
* f , en los cuales la Misa debe ser de la flesta clásica.

i 384, La» Feria» dm Adviento no tienen Misa propia, 0 ex­


cepción de la» Témporas. Estas Ferias, por más que no tengan
MUa propf». tienen siempre conmemoración, rezándose por
oraciones de la Feria la Oración, Secreta y Poscomunión del
domingo correspondiente, que es el anterior. Si estas Ferias
ocurren con una flesta de tito «imple, prevalece la Feria y se
conmemora el simple.

385. Ferias manaras son todas las demás que ocu­


rren entre año. Éstas ceden a cualquier fiesta de rito
dobles mayor, menor, y aun simple.
386. De estas Ferias menores que ocurren a lo largo
oel ano no ha do hacerse ninguna conmemoración.
NOTAS LITÚRGICA»

65. OCTAVAS Y VIGILIAS

387. Llámase Octava la prolongación de la fiesta por


espacio de ocho días, durante los cuales, en una u otra
forma, se hace conmemoración o memoria de ella, si
no lo impide una rúbrica particular.
388. Tras Octavas solamente celebra la Iglesia, que
son:
Octava de Navidad, Octava de Pascua y Octava de
Pentecostés.
389. Loi días Infraoctevos de Pascua y Pentecostés:
a) son de rito doble (lunes y martes son de 1 /
.clase); j
b) se anteponen a cualquiera otra fiesta;
c) en ellos no se admite ninguna conmemoración.
390. Durante la Octava da Navidad se celebrará de
los Santos que trae el misal, tal com o se ha hecho has­
ta ahora.
391. Todas las demás Octavas, tanto comunes com o j
particulares, quedan suprimidas.
392. Vigilia es el día anterior a determinada fiesta;
y es como una preparación a la misma.
393. Estas Vigilias son como un recuerdo de aquellas
otras vigilias nocturnas de los primeros tiempos del
Cristianismo, con que los fíeles se preparaban con la
oración y el ayuno a las fiestas más solemnes. La prin­
cipal de todas era la de Pascua, preparación al Bau­
tismo de los Catecúmenos.
394. De dos clases son las Vigilias: privilegiadas y
comunes.
305. Dos son las Vigilias privilegiadas.
a) la Vigilia de Navidad, y
b) la Vigilia de Pentecostés.
396. Cinco son las Vigilias comunes: j
a) la Vigilia de la Ascensión del Señor (m óvil); |
b) de la Asunción de la Virgen María (14 agosto);
c) de San Juan Bautista (23 ju n io);
d) de San Pedro y San Pablo (28 junio);
e) de San Lorenzo (9 agostó).
397. Si algunas de estas clneo Vigilias comunes caen
en domingo, quedan por aquel año suprimidas.
90 NOTAS LITÚRGICAS

* --------------------------------------— ■

I 66. DE LAS TÉMPORAS


j
398. Las Tém poras tienen su origen, según parece, en las
fiestas paganas, pero de carácter religioso, que celebraban los
labradores romanos al principio de la recolección, de la ven­
dimia y de la sementera; pero la Iglesia las elevó y santificó
con fines espirituales.
i 399. El fin principal que se propone la Iglesia en este
: tiempo es rogar a Dios, a fin de conseguir buenos y
; santos Sacerdotes, sin dejar de pedir perdón por los
pecados cometidos y lograr su bendición sobre los fru­
tos del campo y dar gracias por las mieses recogidas.
400. La Iglesia suele ordenar a sus Ministros en los
|sábados de cada uno de las Témporas, el sábado de
|Pasión y Sábado Santo. Si hay causa proporcionada,
¡ puede también el Obispo ordenar en cualquier fiesta
! de precepto.
401. A m uchos fieles se les pasa por alto este sagrado Tiem-
i po de Témporas y no le dan mucha importancia. Sin embargo,
|la tiene, y mucha, por tratarse de un asunto tan grave como
i es la elección y ordenación de los Ministros de la Iglesia. Ro-
guemos siempre, pero sobre todo en nuestros días, en que tanto
se deja sentir la escasez de Sacerdotes y Misioneros que se
dediquen a salvar las almas.
402. Cuatro son las Témporas del año eclesiástico:
| a) Témporas de invierno, que se celebran el m i é r ­
c o l e s , v ie r n e s y s á b a d o después del tercer Domingo
de Adviento.
b) Témporas de primavera, los mismos días des
; pués de primer Domingo de Cuaresma.
! c) Témporas de verano, los mismos días de la se­
! mana de Pentecostés, y suelen llamarse Témporas de
! la Santísima Trinidad, por caer antes de esta fiesta.
d) Témporas de otoño, los mismos días miércoles,
viernes y sábado que siguen inmediatamente al 14 de
setiembre, y se llaman de San Mateo, que cae el 21.
403. El Sábado de Témporas es el día principal, porque en
ese día suelen tener lugar las Ordenaciones de los Ministros
de la Iglesia. Su Misa tiene hasta seis lecciones o epístolas,
recuerdo venerando de las largas oraciones e instrucciones
que antiguamente se tenían en tales días, que han sido en la
iglesia días de oración y de penitencia.
En las Misas de dichos días Indicamos ya el paso de la Misa en que
se confiere cada una de las siete órdenes que tiene que recibir, con más
o menos intervalo de tiempo, todo aspirante al Sacerdocio.

* - -------------------------------------- --------------------------------------------------------
NOTAS LITÚRGICAS 01
-*

67. TÉMPORAS DE INVIERNO

404. Se han esta blecid o para bendecir y consagrar a Dios


la estación fría del invierno.
405. Se celebran el miércoles, viernes y sábado después de
la tercera semana de Adviento, que pueden ocurrir desde
el 14 al 23 de diciembre.
406. Para ordenar la M isa, téngase presente:
1) Si coincidieran las Témporas con una fiesta doble de 1.»
clase, la Misa será de esta fiesta; la 2.* Oración, Secreta y
Poscomunión será de la Feria de Témporas. Se omitirá toda
otra conmemoración.
2) Si la fiesta es de 2.a clase, se dirá la Misa de esta fiesta;
la 2.a Oración, etc., de Témporas. Si hay otra conmemoración
en aquel día, se omitirá.
3) Si coinciden con una fiesta doble mayor o menor, la
Misa podrá ser:
a) del Santo (color blanco o rojo), con 2.» Oración, etc.,
de las Témporas; o también
b) de las Témporas (simple, color morado, sin Gloria ni
Credo), y 2.a Oración, etc., de la fiesta que ocurriere.
4) Si coinciden con una fiesta simple, la Misa será de
Témporas, con 2.a Oración, etc., de la fiesta ocurrente.
Nota: Véanse las Ferias de Témporas en la pág. 108.

TÉMPORAS DE PRIM AVERA


407. Están destinadas estas Témporas a consagrar a Dios
la primavera. Véase el miércoles, viernes y sábado de la pri­
mera semana de Cuaresma.
408. En cuanto a la M isa, rigen en estos dias las mismas
normas que se dan para la Cuaresma en general. El miérco­
les y el sábado hay algunas lecciones más. Los tres días eran
destinados a rogar por los que habían de recibir las sagra­
das órdenes.
TÉMPORAS DE VERANO
409. Se celebran el miércoles, viernes y sábado dentro de
la semana de Pentecostés, y están destinadas a bendecir y I
consagrar a Dios el verano.
410. La M isa se dice como señala el misal para aquella se­
mana, sin conmemoraciones de ninguna clase.

TÉMPORAS DE OTOÑO
411. Son días de T ém poras el miércoles, viernes y sábado
después del 14 de setiembre. Pueden ocurrir desde el 15 al 24,
ambos inclusive. La Misa se ordenará según las reglas dadas
arriba para el Tiempo de Adviento.
_ __________— ---------------------------------------------------------------- - #
92 NOTAS LITÚRGICAS
* ------------------------------------------------------------------------------------ '
!
i 68. DIVISIÓN DEL DÍA Y DE LA NOCHE
EN TIEMPOS DE JESÚS
412. Varias veces se habla en el Evangelio de las ho­
ras del día y de las vigilias de la noche. Para su debi­
da inteligencia, vamos a dar una ligera noción de la
manera de contar los Romanos, y también los judíos,
en tiempo de Jesucristo.
413. En cuatro partes se dividían el día y la noche,
de tres horas cada una de ellas. Las del día se llamaban
estaciones, y las de la noche, vigilias. Unas y otras
señalaban el tiempo en que debían relevarse los cen­
tinelas que hacían guardia, que era cada tres horas..
414. Mirando el grabado, puede compararse la hora
1antigua (cifras romanas) con la hora moderna actual
¡ (cifras arábigas). Para los romanos el día oficial em-
1pezaba con la salida del sol (por término medio, a las
! seis de la mañana), y terminaba con la puesta del
|mismo (seis de la tarde), en que empezaba para ellos
I! la noche.
Correspondencia de la hora romana con la moderna
HORAS DEL DÍA
|Hora romana
XII I II III IV V VI VII VIII IX X XI XII

1.a Estación 2.a Estación 3.a Estación 4.a Estación


Hora Prima Hora Tercia Hora Sexta Hora Nona

1 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18
Hora moderna

VIGILIAS DE LA NOCHE
Hora romana

XIÍ I II III IV V VI VII VIH I X X X I XII

1.a Vigilia 2.a Vigilia 3.a Vigilia 4.a Vigilia


Anochecer Medianoche Canto del Gallo Amanecer

18 19 20 21 22 23 24 1 2 3 4 5 6
Hora moderna
* ---------------------------
NOTAS LITÚRGICAS 93
-*

69. LAS ESTACIONES DE ROMA

415. Se lee con frecuencia en el misal: Estación en


San Pedro, en Santa María la Mayor, etc. ¿Qué signifi­
ca esto? Vamos a dar unas breves nociones sobre ello.

416. Llamábase antiguamente iglesia estacional aque­


lla a la cual, sobre todo en días de ayuno y de oración,
se dirigía el pueblo romano para implorar la misericor­
dia de Dios.

417. El Sumo Pontífice, que habitaba entonces en


el palacio de Letrán, solía acudir a la citada iglesia
juntamente con el pueblo y celebraba la santa Misa.

418. Las iglesias estacionales de Roma eran cuarenta


y cinco, y los días durante el año en que se acudía a
ellan eran ochenta y nueve (casi tres m eses). Esto expli­
ca el fervor y la constancia de aquellos primeros cris­
tianos.
419. Las m ás célebres son las B a sílica s: a) de San Pedro del Va­
ticano, residencia actual del Papa y levantada en el lugar donde fue cla­
vado en la cruz San Pedro; b) la de San Pablo, levantada también en el
mismo lugar de su martirio. Sólo cuatro veces al año había estación en
ella por su distancia del centro de la ciudad; c) San Juan de Letrán. lla­
mada también del Salvador, y es considerada como madre y primera de
las de la ciudad y de todo el mundo; d) Santa María la Mayor, o Libe-
nana. Era varias veces iglesia estacional los días de Navidad, por con­
servarse en ella, según se dice, algunos fragmentos de la cuna del Niño
Jesús; e) San Lorenzo fuera de los muros, etc. Estas cinco Basílicas se lla­
man patriarcales, y sólo el Papa puede celebrar en su altar mayor, etc.

420. Perdura aún en el misal el recuerdo de aquellas rogativas que


se hacían en las Iglesias estacionales; y así se explican ciertas alusiones
en algunas lecturas y oraciones que hacen referencia al Santo o Misterio,
titular o Patrono de la iglesia estacional.
i
421. A ú n hoy se hacen en Rema, en las respectivas fiestas y en los
días señalados, algunos actos piadosos, que terminan por la tarde con una
breve procesión, en que se rezan las Letanías de los Santos y algunas
otras oraciones.
NOTAS LITÚRGICAS
94
*-

70. LAS CRUCES DE LA SANTA MISA


422. Como nota simple­
mente curiosa, insertamos
en esta página las cruces
que hace el Sacerdote en la
Misa rezada con Gloria y
Credo.
423. E s t a curiosidad
puede avivar nuestra devo­
ción y recordarnos que el
Sacrificio de la Misa es
el mismo que por nosotros
ofreció Jesús en el Calvario.
424. Desde el principio
hasta el Evangelio hace cin­
co cruces. Parte superior de
la Cruz.
425. Desde el Evangelio
al Ofertorio hace otras cin­
co. Parte izquierda del tra-
vesaño.
426. Del Ofertorio al Sanctus, otras cinco. Parte
derecha del travesaño.
427. Del Sanctus a la Consagración, inclusive, hace
diez cruces. Parte inferior de la Cruz.
428. De la Consagración a la Comunión, hace el
|Sacerdote veintidós cruces.
| 429. De la Comunión hasta el fin, hace cinco. Son
|las que se señalan en la parte inferior.
| 430. Las Misas sin Gloria ni Credo tienen dos cru­
ces menos. Las de Réquiem cuatro menos.
431. Las Misas solemnes tienen en conjunto doce
cruces más.
432. Las cruces de la Misa rezada con Gloria y
Credo son cincuenta y dos, como el número de domin­
gos que suele tener el año.
433. Tengamos viva fe en el Sacrificio de la Cruz,
que se renueva de una manera mística, pero real, en
el santo Sacrificio de la Misa.
LECTURA DE LA BIBLIA EN LA MISA
La Sagrada Biblia o Sagrada Escritura es la colec­
ción de los libros sagrados, que, “ escritos bajo la inspi­
ración del Espíritu Santo, tienen a Dios por autor, y
como inspirados han sido dados a la misma Iglesia” .
(Conc. Vat.)
T iene dos partes. — El ANTIGUO TESTAMENTO: En él se
revela la creación del hombre por Dios; la caída del hombre
en el pecado y la promesa de un Redentor. Dios elige a su
pueblo, de él nacerá el Salvador. Dios va revelando su palabra
a los hombres en pequeñas dosis. El Antiguo Testamento es
un camino que conduce a Jesucristo. En todas sus páginas
se trasluce la espera anhelante del Mesías-Redentor.
El NUEVO T E S T A M E N T O : Nuestro Señor Jesucristo, el en­
viado del Padre, nos revela los grandes Misterios de Dios. Se
ilumina el origen y el fin del hombre sobre la tierra; la necesi­
dad de salvarse e n y p o r Jesucristo; la fraternidad universal
de los hombres sublimada por nuestra filiación divina; la ins­
titución divina de la Iglesia — instrumento de salvación y co­
munidad de los santos — y de su magisterio infalible.
La lectura de la Bibüa tiene por objeto acercar el espíritu
del hombre a su Dios y Señor. Sobre todo, conformar nuestra
vida a las enseñanzas del Evangelio: vivir el Evangelio. Es lo
que S. Pablo nos enseña machaconamente en sus cartas: vivir
en Jesucristo, identificarnos con sus pensamientos y costumbres,
prescindiendo a la vez de nuestra vida imperfecta y adocenada,
para vivir la misma vida de Jesucristo. Todo cristiano debiera
ser otro Cristo.
A este fin van dirigidas las lecturas bíblicas de la Epístola
y el Evangelio. Procuren los fieles leer y meditar la Biblia.
Ponemos a continuación las abreviaturas y el significado de
los libros de la Biblia:
I . — ANTIG. TESTAMENTO: G én.: Génesis; Exod.: Éxodo; L ev.: Levltlco;
Núm.: Números; Deut.: Deuteronomlo; Jos.: Josué; Jud.: Jueces; Ruth;
l.o, 2.o, 3 . 0, 4.o Reg.: 1.°, etc., Reyes; 1.°, 2 ." Par.: l.« , 2.°, Parallpó-
menos; 1.°, 2.» Esdr.: 1.°, 2.o Esdras; Est.: Ester; Judith; Tob.: To­
bías; Job.
Ps.: Salmos; Prov.: Proverbios; E c cleE cle sia stés', Cant.: Cantar de 106
Cantares; Sap.: Sabiduría; Eccli.: Eclesiástico.
Isa.: Isaías; Jer.: Jeremías; Bar.: Baruch; Ez.: Ezequiel; Dan.: Daniel;
Ose.: Oseas; Joel; Am.\ Amós; Abd.: Abdias; Jon.: Jonás; iiich.: Mlqueas;
Nah.: Nahum; Hab.: Habacuc; Soph.: Sofonías; Agg.: Ageo; Zach.: Za­
carías; Mal.: Malaquías; 1.°. 2.o Mac.: l.o, 2.o Macabeos.

II, — NUEVO TESTAMENTO. — E v a n g e lio s : M atth.: Mateo; Marc.: Marcos;


Luc.: Lucas; Joán.: Juan.
Ací..- Hechos de Apóstoles.
C artas: Rom .: Romanos; 1.*, 2.» Cor.: 1.*, 2.* Corintios; Gál.: G 6-
latas; Eph.: Efeslos; 1.», 2.» Thes.: l.« , 2.* Tesalonicenses; Phil.: Flli-
penses; Col.: Colosenses; l.«, 2.» Tim .: i.«, 2.* Timoteo; Tit.: Tito;
Philem.: Fllemón; Hebr.: Hebreos; Jac.: Santiago; 1.*, 2.* Petr.: 1.*, 2.*
dro; Jud.: Judas; 1.», 2.#, 3.» Joán.: l.« , 2.«, 3.» Juan.
Apoc.: Apocalipsis.
94

TIEMPO DE ADVIENTO

significa advenimiento, venida o llegada. Las


A dviento
ceremonias y rezos de la Iglesia en este tiempo tie­
nen por objeto prepararnos para las solemnísimas fiestas
de Navidad.
Dos advenimientos o venidas de Jesús conmemoramos
principalmente: Su venida primera al mundo como Re­
dentor de los hombres, y su última en que vendrá como
Juez al fin del mundo.
A raíz de la caída del primer hombre, cerróse el cielo y
cayó sobre la tierra una lluvia de calamidades. Dios,
siempre bueno y providente, prometió redimir al hombre
caído. Cuatro mil o más años trancurrieron desde la
promesa hasta su cumplimiento, a fin de que la huma­
nidad comprendiese su extremada miseria y la necesidad
de un Salvador.
El Adviento consta de cuatro semanas en recuerdo de
aquellos cuatro mil años. Empieza el día de San Andrés,
30 de noviembre, si cae en domingo, o, si no, el domingo
más inmediato, anterior o posterior.
El primer Domingo de Adviento señala el principio del año
eclesiástico con sus oficios y rezos, aunque para las de­
más cosas puramente materiales sigue la Iglesia el año
civil, que empieza el 1.° de enero.
Durante este tiempo la Iglesia deja oir las exclamacio­
nes con que los antiguos Patriarcas y Profetas suspiraban
por el advenimiento del Mesías o Redentor. “Venid, Se­
ñor, y no tardéis más.” “Oh Cielos, enviad vuestro ce­
lestial Rocío, y las nubes lluevan al Justo.”
Preparémonos con una vida santa a la venida del Di­
vino Salvador, y así reportaremos copioso fruto para
nuestras almas.
Véase lo que se dice en la pág. 58.
DOMINGO PRIMERO DE A D V IEN TO
a Iglesia nos exhorta a disponemos con buenas obras para
L la venida de nuestro Redentor; y si esperamos ahora a Jesús
como Salvador, se nos recuerda también el último día del mun­
do, en que ha de venir como Juez. La Misa está llena de sen­
timientos de confianza en el que ha de venir. — Estación, en
Santa María la Mayor.
Directorio de la M isa. — 1. Domingo mayor. Doble de l.« clase. Morado.
2. Consúltese el de la pág. 86, núm. 368. — OCM. Pág. 49, II.
3. Si hoy es San Andrés, se trasladará éste a otro día.

Introito. — A vos, Señor, Intróitus. Ps. 24, 1-3. — A d


elevo mi alma: Dios mío, en te levávi ánimam meam:
Vos espero; no sea confun­ Deus meus, in te confído,
dido, ni se gocen mis enemi­ nos erubéscam: ñeque irrí-
gos de mí: cuantos en Vos deant me inim íci mei: ét-
confían no quedan confun­ enim univérsi, qui te e x -
didos. — Salmo. Mostradme, spéctant, non confundéntur.
Señor vuestros caminos; Ps. Ibíd. 4. Vias tuas, D ó­
enseñadme vuestros sende­ mine, demonstra mihi: et
ros. y. Gloria al Padre... sémitas tuas édoce me. y .
Gloria Patri.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo”
Oración. — Avivad, Señor, Orémus. — Excita, quaesu-
vuestra omnipotencia, y ve­ mus, Dómine, poténtiam
nid, para que con vuestra tuam, et veni: ut ab im m i-
protección nos veamos li­ néntibus peccatórum nostró-
bres de los peligros que por rum perículis, te mercámur
DOMINGO PRIMERO DE ADVIENTO 99
protegénte éripi, te libe- nuestros pecados nos ame­
ránte salvári: Qui vivis et nazan, y con vuestra gracia
regnas cum Deo Patre in nos salvem os; Vos, Señor,
u n i t á t e Spiritus Sancti, que vivís y reináis con Dios
Deus, per ómnia ssecula Padre, junto con el Espíritu
sseculórum. Amen. Santo, Dios, por todos los
siglos de los siglos. Amén.
Léct. Epístolas B. Pauli Epístola. — Sabed que ya
Apóst. ad Rom. 13, 11-14. — ha llegado el tiem po de des­
Fratres: Sciéntes, quia hora pertar del sueño del pecado;
est jam nos de somno súr- pues estamos más cerca de
gere. Nunc enim própior nuestra salud que cuando
est nostra salus, quam cum recibim os la fe. La noche
credídimus. N ox praecéssit, está ya m uy avanzada y va
dies autem appropinquá- a llegar el día de la eter­
vit. Adjiciám us ergo ópera nidad. Dejem os, pues, las
tenebrárum, et induámur cbras de las tinieblas y re­
arma lucis. Sicut in die vistámonos de las armas de
honéste ambulémus; non in la luz. Andem os con hones­
comessatiónibus, et ebrie- tidad, com o se suele andar
tátibus, non in cubílibus durante el día; y no en
et impudicítiis, non in con - banquetes ni borracheras,
tentatióne, et aemulatióne: no en deshonestidades ni
sed induímini Dóminum, disoluciones, no en contien­
Jesum Christum. das ni envidias, sino, al con ­
trario, revestios del espíritu de nuestro Señor Jesucristo.
Gradúale. P s. 24, 3 et 4. — Gradual. — Cuantos en Vos
Univérsi, qui te exspéctant, confían no quedan confun­
non confundéntur. D óm i­ didos. Mostradme, Señor,
ne. y. Vias tuas, Dómine, vuestros caminos; enseñad­
notas fac mihi: et sémitas me vuestros senderos. —
tuas édoce me. — Allelúia, Aleluya, aleluya. V. M anifes­
allelúia. y. Ps. 84, 8. Ostén- tadnos, Señor, vuestra mi­
de nobis, Dómine, m iseri- sericordia, y dadnos al Sal­
córdiam tuam: et salutáre vador. Aleluya.
tuum da nobis. Allelúia. Evangelio + . — En aquel
+ Seq. S. Evangélii sec. tiempo dijo Jesús a sus dis­
Lucam, 21, 25-33. — In illo cípulos: Fenómenos prodi­
témpore: Dixit Jesús discí- giosos se verán en el sol, la
pulis suis: Erunt signa in luna y las estrellas; y en
solé et luna et stellis, et in la tierra estarán consterna­
terris pressúra géntium prae das y atónitas las gentes por
confusióne sónitus maris, et el estruendo del mar y de
flúctuum: arescéntibus h o- las olas, secándose de sobre­
mínibus prae timóre et e x - salto y de temor los hombre
100 TIEMPO DE ADVIENTO

por las cosas que han de so­ spectatióne, quae supervé-


brevenir en todo el univer­ nient univérso orbi; nam
virtútes caelórum m ovebún-
so: porque las columnas del
firmamento se bambolearán; tur. Et tune vidébunt Fílium
hóminis veniéntem in nube
y entonces será cuando ve­ cum potestáte magna, et
rán al H ijo del Hombre v e­ majestáte. His autem fíeri
nir sobre una nube con gran incipiéntibus, respícite, et
poder y majestad. Así, pues, leváte cápita vestra: qu ó-
cuando viereis que com ien­ niam appropínquat redém p-
zan a suceder todas estas tio v e s t r a . Et dixit illis
cosas, abrid los ojos y alzad similitúdinem: Vidéte ficú l-
la cabeza, porque vuestra neam, et omnes árbores:
redención se acerca. Propú­ cum prodúcunt jam ex se
soles, además, esta com pa­ fructum, scitis quóniam p ro­
ración: Reparad en la higue­ pe est aestas. Ita et vos cum
ra y en los demás árboles. vidéritis haec fíeri, scitóte
Cuando ya empiezan a pro­ quóniam prope est regnum
ducir sus frutos conocéis Dei. Amen, dico vobis, quia
que está cerca el verano. Así non praeteríbit generátio
también vosotros, en viendo hrsc doñee ó m n i a fiant.
la ejecución de estas cosas, Caelum et térra transíbunt:
entended que el reino de verba autem mea non tran­
Dios está cerca. Os empeño síbunt. — Credo.
mi palabra que no acabará esta generación hasta que
todo lo dicho se cumpla. El cielo y la tierra se mudarán;
pero mis palabras no faltarán. — Credo.
Ofertorio. — A Vos, Señor, Offertórium. — Ps. 24, 1-3.
elevo mi alma: Dios mío, Ad te levávi ánimam meam:
en Vos espero; no sea con­ Deus meus, in te confído,
fundido ni se gocen mis non erubéscam: ñeque irrí-
enemigos de mí: cuantos deant me inim íci mei: éte-
en Vos confían no quedan nim univérsi, qui te e x -
confundidos. spéctant, non confundéntur.
_ Secreta.— Purificados, Se­ Secréta. — Haec sacra nos,
ño»'. con la poderosa virtud Dómine p o t é n t i virtúte
de estos misterios, haced mundátos, ad suum fáciant
que nos hagan llegar más purióres veníre princípium.
puros a su principio, que Per Dóminum.
sois Vos. Por N. S. J. C...
Prefacio de la Santísima Trinidad, págs. 750 y 774
Comunión. — El Señor nos Commúnio. Ps. 84, 13. —
otorgará beneficios y nues­ Dóminus dabit benignitátem
tra tierra dará sus frutos. et térra nostra dabit fru c­
tum suum.
DOMINGO SEGUNDO DE ADVIENTO 101
Pottcommúnio. — Suscipiá- Poscomunión.— Recibamos,
mus, Dómine, misericórdiam Señor, vuestra misericordia
tuam in m édio templi tui: en m edio de vuestro emplo,
ut reparatiónis nostrae ven ­ para que con los de bu
tura sollémnia cóngruis h o- honores nos preparemos a la
nóribus prsecedámus. Per solemnidad de nuestra re­
Dóminum. dención que se aproxima.
Por N. S. J. C ...
“Benedicámus Dómino”, en lugar del "Ite, missa est”.

DOMINGO SEGUNDO DE A D V IEN TO

T odavenir.
la liturgia del día gira alrededor de Cristo que ha de
Jesús, ya venido al mundo, se apoya en los milagros
para probar que en realidad es el verdadero Mesías o Salvador,
y en la misión del Bautista, predicha por los Profetas. San Pablo,
en su Epístola, nos hace ver cómo en Jesús se han cumplido las
antiguas profecías. — Estación, ev Santa Cruz de Jerusalén.
Directorio de la M isa.— 1. Domingo mayor. Doble de l.« clase. Morado.
2 . Consúltese el de la pág. 86, núm. 368. — OCM. Pág. 48, n .
3 . SI hoy es el 8 de diciembre, la Misa puede ser de la Inmaculada con
segunda Oración, Secreta y Poscomunión del domingo.
Intróitus. Is., 30, 30. — P ó - Introito— Pueblo de Sión:
pulus Sion, ecce, Dóminus he aquí que el Señor ven­
véniet ad salvándas gentes: drá a salvar las naciones:
et auditam fáciet Dóminus y hará el Señor oir la gloria
glóriam vocis suse in laetítia majestuosa de su voz con
cordis vestri.— Ps. 79, 2. Qui alegría de vuestro corazón.
regis Israel, inténde: Qui Salmo. Oh Pastor de Is-
102 TIEMPO DK ADVIENTO
rael, ««cuchadme: Vo« que dedúcis, velut ovem, Jo
conducís a José como una seph. T. Glória Patri.
oveja. T. Gloria al Padre...
Se repite desde el principio h»*tn el Salmo.
No «e dice "Glória in «xcélvis Deo".
Ovación. — Moved, oh Se­ Orémws. — Excita, Dómi­
ñor, nuestros corazones para ne, corda nostra ad praepa-
que preparemos los caminos rándas Unigéniti tul vias:
de vuestro Unigénito, a fin ut, per cjus advéntum, pu-
de que, por su venida, me­ rificátis tibi méntibus ser-
rezcamos serviros con alma vire mereómur: Qui tecum
pura. El cual con Vos vive... vivit...
Epístola.—Hermanos: To­ Léct. Ipfstola 6 . Paul i
das las cosas que se han es­ Apóst. ad Romános, 15, 4­
crito, para nuestra enseñan­ 13. — Fratres: Qusecúmque
za se han escrito, a fin de scripta sunt, ad nostram
que mediante la paciencia y doctrínam scripta sunt: ut
el consuelo que se saca de per patiéntiam, et consola-
las Escrituras, mantengamos tiónem Scripturárum, spem
firme la esperanza. Quiera habeámus. Deus autem pa-
el Dios de la paciencia y de tíénttee, et solátii, det vobís
la consolación haceros la idípsum sápere in altéru-
gracia de estar siempre uni­ t r u m secúndum Jesum
dos mutuamente en senti­ Chrístum: ut unánimes, uno
mientos y afectos según Je­ ore honorificétis Deum et
sucristo, a fin de que, no Patrem Dómini nostri Jesu
teniendo sino un mismo co­ Christi. Propter quod suscí-
razón y una misma boca, pite ínvicem, sicut et Chris-
glorifiquéis unánimes a Dios, tus suscépit vos in honó-
el Padre de nuestro Señor rem Del. Dico enim Chrístum
Jesucristo. Por tanto, reci­ Jesum minístrum fuísse cír-
bios unos a otros, así como cumcisiónis propter verité-
Cristo os ha recibido para la tem Del, ad confirmándas
gloría de Dios. Digo, pues, promissiónes patrum: gentes
que Jesucristo fue ministro autem super mísericórdia
para con los de la circunsci- honoráre Deum, sicut scrip-
sión, a fin de que fuese re­ tum est: Proptérea confí-
conocida la veracidad de tébor tibi in géntibus, Dó­
Dios, en el cumplimiento de mine, et nómini tuo cantébo.
la* promesas que Él había Et Iterum dicit: Lsetómini,
hecho a los patriarcas; mas gentes, cum plebe ejus. Et
lo« gentiles deben alabar a iterum: Laudóte, omnes
Dios por su misericordia, gentes, Dóminum: et magni­
según está escrito: “ por eso ficóte eum, omnes pópuli
publicaré, oh Señor, entre Et rursus Isaías ait: Erlt
DOMINGO SEGUNDO DE ADVIENTO 103
radix Jesse, et qui exsúrget las naciones, tus alabanzas
régere gentes, in eum gen- |y cantaré salmos a la gloria
tes sperábunt. Deus autem de tu nombre” ; y en otra
spei répleat vos omni gáu- ; parte: “ alabad todas las gen-
dio, et pace in credéndo: tes ai Señor; y ensalzadle
ut abundétis in spe et vir- ^ pueblos todos” . Así mis-
tút€^PÍritus Sancti. _ ... _ ¡ mo Uaías: «de la estir­
pe de Jesé nacerá Aquel que ha de gobernar las nacio­
nes, y las naciones esperarán en Él” . El Dios de nuestra
esperanza os colme de toda suerte de gozo y de paz en
vuestra creencia, para que crezca vuestra esperanza
siempre más y más por la virtud dei Espíritu Santo.
Qr»duÁU. Ps. 49, 2-3 et 5. Gradual.—En Sión se mos­
Ex Sion spécies decórís trará la perfección de su
ejus: Deus maniféste vé- hermosura: vendrá nuestro
niet. y . Congregáte lili Dios de un modo visible.
sanctos ejus, qui ordinavé- Reunid en mi rededor a mis
runt testaméntum ejus su- fieles, los que concertaron
per sacrifícia. — A lldúía, mi alianza con sacrificio.—
allelúia. f . Ps. 121, 1. Laetá- Abluya, aleluya. T. Me he
tus sum in his, quae dicta alegrado por las cosas que
sunt mihi; in domum Dó- se me han dicho: iremos a
mini íbimus. Allelúia. la casa del Señor. Aleluya.
»fr Seq. S. Evsfigélíí sec. IvM ldio + . — Habiendo
Matth&um, 11, 2-10.— In illo oído Juan en la prisión los
témpore: Cum a u d i s s e t prodigios que Cristo hacia,
Joénnes in vinculis ópera envió dos de sus discípulos
Chrísti, mittens dúos de dis- a preguntarle: ¿Eres tú el
cipulis suis, ait íllí: Tu es, Mesías que ha de venir, o
qui ventúrus es, an álium hemos de esperar a otro? A
exspectámus? Et respón- lo que Jesús, respondiendo,
dens Jesús, ait illis: Eúntes les dijo: Id y contad a Juan
renunciáte Joánni, quae lo que habéis oído y visto:
audístis, et vidistis. Cseci los ciegos ven, los cojos an­
vident, claudi ámbulant, dan, los leprosos son limpia­
leprósi mundántur, surdi dos, los sordos oyen, los
áudiunt, mórtui resúrgunt, muertos resucitan; se anun­
páuperes evangelizántur; et cia el evangelio a los pobres
beátus est, qui non fúerit y bienaventurado aquel que
scandalizátus in me. lilis no se escandalizare de M i
autem abeúntibus, eaepít Luego que ellos se fueron
Jesús dicere ad turbas de empezó Jesús a hablar de
Joánne: Quid existis in de- Juan y dijo al pueblo: ¿Qué
sértum vidére? arúndinem es lo que salisteis a ver en
vento agitátam? sed quid oí desierto? ¿Alguna caña
104 TIEMPO DE ADVIENTO

que a todo viento se m ueve? exístis vidére? hóminem


Decidme, si no, ¿qué salis­ m óllibus vestítum? Ecce
teis a ver?, ¿a algún hombre qui móllibus vestiúntur, in
vestido con lujo y afem ina­ dómibus regum sunt. Sed
ción? Ya sabéis que los que quid exístis vidére?; p ro-
visten delicadamente están phétam? Etiam dico vobis,
en casa de reyes. Pues ¿qué et plus quam prophétam.
salisteis a ver?, ¿a algún Hic est enim de quo scrip-
profeta? Ciertamente, y aún tum est: Ecce ego mitto
más que profeta. Porque éste ángelum meum ante fáciem
es de quien está escrito: tuam, qui praeparábit viam
Mira que yo envío mi án­ tuam ante te.— Credo.
gel delante de ti, el cual irá preparando el camino
delante de ti. — Credo.
Ofertorio. — Oh Dios, si os Offertórium. Ps. 84, 7-8. —
volviereis a nosotros nos da­ Deus tu convérsus v iv ificá -
ríais vida, y vuestro pueblo bis nos, et plebs tua lsetábi-
se alegraría en Vos. Mos­ tur in te: osténde nobis, D ó­
tradnos, Señor, vuestra m i­ mine, m isericórdiam tuam,
sericordia y dadnos vuestra et salutáre tuum da nobis.
ayuda salvadora.
Secreta.— Os rogamos, Se­ Secreta.— Placáre, quaesu-
ñor, que os aplaquéis con mus, Dómine, humilitátis
nuestras oraciones y ofren­ nostrae précibus et hóstiis:
das, y como no podemos ale­ et ubi nulla súppetunt suf-
gar mérito alguno, socorred- frágia meritórum, tuis nobis
ros con vuestro auxilio. Por succúrre praesídiis. Per D ó-
ruestro Señor Jesucristo... minum.
Prefacio de la Santísima ?rinidad, págs. 750 y 774.
Comunión. — Levántate, Commúnio. Bar. 5, 5; 4, 36.
Jerusalén, y sube a lo alto Jerúsalem, surge, et sta in
y contempla el regocijo que excélso, et vide jucunditá-
te viene de Dios. tem quae véniet tibi a Deo
Poscomunión. — Saciados tuo.
con el manjar espiritual, os Postcommúnio. — Repléti
suplicamos, Señor, que en cibo spirituális alimóniae,
virtud de la recepción dé súpplices te, Dómine, depre-
este sacramento, nos ense­ cámur: ut hujus participa-
ñéis a despreciar lo terreno tióne mystérii, dóceas nos
y amar lo celestial. Por terréna despícere et amáre
nuestro Señor Jesucristo... caeléstia. Per Dóminum.
“Benedicámus Dómino”, en lugar del "Ite, missa est” .
DOMINGO TERCERO DE A D V IEN TO

L aYIglesia se alegra porque está cerca la venida del Señor.


para manifestar esta alegría, permite que hoy puedan
usarse ornamentos de color rosado. A estos sentimientos de
alegría, junta también otros de penitencia, a fin de prepararse
más y mejor a la venida del Redentor, que ha de ser nuestra
salvación espiritual. — Estación, en San Pedro.
D irectorio de la M isa. — 1. Domingo mayor. Doble de 1.* clase. Morado.
2. Consúltese el de la pág. 86, núm. 368. — OCM. Pág. 49, IT.

Introitos. Phil., 4, 4-6. — j Introito.— Alegraos siem -


Gaudéte in Dóm ino semper: ¡ pre en el Señor; os lo repi-
íterum dico, gaudéte. M o- to, alegraos. Resplandezca
déstia vestra nota sit óm - vuestra modestia delante de
nibus homínibus: Dóminus todos los hombres; porque
enim prope est. Nihil sollí- el Señor viene pronto. No
citi sitis: sed in omni oratió- tengáis solicitud por nada:
ne petitiónes vestrse inno- mas en todo tiem po sean
téscant apud Deum.— Ps. 84 manifiestas vuestras peticio­
2. Benedixísti, Dómine, ter- nes delante de Dios.— Sal­
ram tuam, avertísti captivi- mo. Bendijisteis, Señor, a
tátem Jacob, y . Glória. vuestra tierra, apartasteis
la cautividad de Jacob, f . Gloria al Padre...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice "Glória in excélsis Deo”.
Orémus. — Aurem tuam, Oración- — Os suplicamos,
qusesumus, Dómine, préci- Señor, que escuchéis nues­
bus nostris accómmoda: et tras plegarias y alumbréis
mentís nostrse ténebras grá- nuestra alma con la gracia
106 TIEMPO DE ADVIENTO

de vuestra visita. Vos, que tia tuse visitatiónis illústra:


vivís y reináis... Qui vivis et regnas.
Epístola. — Hermanos: V i­ Léct. Epístolas B. Pauli
vid siempre alegres en el Apóst. ad Philippénses, 4,
Señor: vivid alegres, repito. 4-7.— Fratres: Gaudéte in
Sea vuestra modestia paten­ Dóm ino semper: iterum di-
te a todos los hombres: el co, gaudéte. Modéstia vestra
Señor está cerca. No os in­ nota sit ómnibus hom ínibus:
quietéis por la solicitud de Dóminus prope est. Nihil
cosa alguna; mas en todo sollíciti sitis: sed in omni
tiempo presentad a Dios oratióne et obsecratióne,
vuestras peticiones por m e­ cum gratiárum actióne, p e-
dio de la oración y de las titiónes vestrge innotéscant
plegarias, acompañadas de apud Deum. Et pax Dei, quae
acción de gracias. Y la paz exsúperat omnem sensum,
de Dios, que sobrepuja a custódiat corda vestra et
todo entendimiento, sea la intelligéntias vestras, in
guarda de vuestros corazo­ Christo Jesu Dóm ino nostro.
nes y de vuestros sentimien os en Jesucristo.
Gradual. — Vos, Señor, que Gradúale. Ps. 79, 2, 3 et 2.
os sentáis sobre los Queru­ Qui sedes, Dómine, super
bines, mostrad vuestro p o­ Chérubim, éxcita poténtiam
der y venid. Vos, que gober­ tuam, et veni. y . Qui regis
náis a Israel, escuchadme: Israel, inténde: qui dedúcis,
Vos, que guiáis com o una velut ovem, Joseph.— Alle-
oveja a José.— Aleluya, ale­ Iúia , allelúia. f . Excita, D ó­
luya. y . Avivad, Señor, mine, poténtiam tuam, et
vuestro poder y venid a sal­ veni, ut salvos fácias nos,
varnos. Aleluya. Allelúia.
Evangelio + .— Y he aquí el + Seq. S. Evangélii sec.
testimonio que dio Juan a Joánnem, 1, 19-28.— In illo
f a v o r de Jesús, cuando los témpore: Misérunt Judsei
judíos le enviaron de Jeru- ab Jerosólymis sacerdotes
salén sacerdotes y levitas et levitas ad Joánnem, ut
para preguntarle: ¿tú quién interrogárent eum: Tu quis
eres? Él contestó la verdad es? Et conféssus est, et non
y no la negó: antes confesó negávit, et conféssus est:
claramente: Y o no soy el Quia non sum ego Christus.
Cristo. ¿Pues quién eres tú, Et interrogavérunt eum:
le dijeron, para que poda­ Quid ergo? Elias es tu? Et
mos dar alguna respuesta a dixit: Non sum. Pophéta
los que nos han enviado? es tu? Et respóndit: Non.
¿Qué dices de ti mismo? Yo Dixérunt ergo ei: Quis es,
soy, dijo la voz del que cla­ ut respónsum demus his,
ma en el desierto: Endere- qui misérunt nos? Quid di-
DOMINCO TERCERO DE ADVIENTO 107
cis de teípso? A it: Ego vox zad el camino del Señor,
clamántis in desérto: D irí- com o lo tiene dicho el P ro­
gite viam Dómini, sicut feta Isaías. Es de saber que
dixit Isaías prophéta. Et los enviados eran de la secta
qui missi fúerant, erant ex de los fariseos. Y le pregun­
Pharisaeis. Et interrogavé- taron de nuevo, diciendo:
runt eum, et dixérunt ei: ¿Pues cóm o bautizas, si tú
Quid ergo baptizas, si tu no eres el Cristo, ni Elias,
non es Christus, ñeque ni el Profeta? Respondióles
Elias, ñeque Prophéta? R e- Juan, diciendo: Y o bautizo
spóndit eis Joánnes, dicens: con agua; pero en m edio de
Ego baptizo in aqua: m é- vosotros está uno a quien no
dius autem vestrum stetit, conocéis: Él es el que ha
quem vos nescítis. Ipse est, de venir después de mí, el
qui post me ventúrus est, cual ha sido preferido a mí,
qui ante me factus est: cu - y a quien no soy digno de
jus ego non sum dignus ut desatar la correa de su cal­
solvam ejus corrígiam cal- zado. Todo esto sucedió en
ceaménti. Haec in Baethánia Betania, a la otra parte del
facta sunt trans Jordánem, Jordán, donde Juan estaba
ubi erat Joánnes baptízans. bautizando.— Credo.
Credo. Ofertorio.— Habéis, Señor,
Offertórium. Ps. 84, 2.— B e- bendecido vuestra tierra;
nedixísti, Dómine, terram habéis librado del cautiverio
tuam; avertísti captivitátem a los hijos de Jacob, y ha­
Jacob; remisísti iniquitá- béis perdonado las iniqui­
tem plebis tuae. dades de vuestro pueblo.
Secreta. — Devotiónis nos- Secreta- — Inmolada sea,
trae tibi, quaesumus, Dóm i­ Señor, continuamente esta
ne, hostia júgiter immolétur hostia de nuestra devoción,
quae et sacri péragat insti- para que produzca los efec­
túta mystérii, et salutáre tos que por ella deseamos, y
tuum in nobis mirabíliter nos consiga vuestra ayuda.
operétur. Per Dóminum. Por N. S. J. C ...
P refacio de la Santísima Trinidad, págs. 750 y 774.

Commúnio. Is., 35, 4.— D í- Comunión. — Decid a los


cite: Pusillánimes, confortá- pusilánimes: Valor, no te­
mini, et nolíte timére: ecce máis; ved que viene nues­
Deus noster véniet et salvá- tro Dios y nos salvará.
bit nos. Poscomunión. — Implora­
Postcommúnio. — Im plorá- mos, Señor, vuestra clemen­
mus, Dómine, cleméntiam cia para que estos divinos
tuam: ut haec divina subsi­ auxilios nos dispongan, li­
dia, a vítiis expiátos, ad bres ya de pecados, para las
106 TIEMPO DE ADVIENTO

de vuestra visita. Vos, que tia tuae visitatiónis illústra:


vivís y reináis... Qui vivis et regnas.
Epístola. — Hermanos: V i­ Léct. Epísfrolae B. Pauli
vid siempre alegres en el Apóst. ad Philippénses, 4,
Señor: vivid alegres, repito. 4-7.— Fratres: Gaudéte in
Seá vuestra modestia paten­ Dóm ino semper: iterum di-
te a todos los hombres: el co, gaudéte. Modéstia vestra
Señor está cerca. No os in­ nota sit ómnibus homínibus:
quietéis por la solicitud de Dóminus prope est. Nihil
cosa alguna; mas en todo sollíciti sitis: sed in omni
tiempo presentad a Dios oratióne et obsecratióne,
vuestras peticiones por m e­ cum gratiárum actióne, p e-
dio de la oración y de las titiónes vestrae innotéscant
plegarias, acompañadas de apud Deum. Et pax Dei, quae
acción de gracias. Y la paz exsúperat omnem sensum,
de Dios, que sobrepuja a custódiat corda vestra et
todo entendimiento, sea la intelligéntias vestras, in
guarda de vuestros corazo­ Christo Jesu Dóm ino nostro.
nes y de vuestros sentimien os en Jesucristo.
Gradual.— Vos, Señor, que Gradúale. Ps. 79, 2, 3 et 2.
os sentáis sobre los Queru­ Qui sedes, Dómine, super
bines, mostrad vuestro p o­ Chérubim, éxcita poténtiam
der y venid. Vos, que gober­ tuam, etVveni. y . Qui regis
náis a Israel, escuchadme: Israel, inténde: qui dedúcis,
Vos. que guiáis com o una velut ovem, Joseph.— A lle­
oveja a José.— Aleluya, ale­ lúia, allelúia. y . Excita, D ó­
luya. y. Avivad, Señor, mine, poténtiam tuam, et
vuestro poder y venid a sal­ veni, ut salvos fácias nos,
varnos. Aleluya. Allelúia.
Evangelio — Y he aquí el •i* Seq. S. Evangélii sec.
testimonio que dio Juan a Joánnem, 1, 19-28.— In illo
favor de Jesús, cuando los témpore: Misérunt Judaei
judíos le enviaron de Jeru- ab Jerosólymis sacerdotes
salén sacerdotes y levitas et levitas ad Joánnem, ut
para preguntarle: ¿tú quién interrogárent eum: Tu quis
eres? Él contestó la verdad es? Et conféssus est, et non
y no la negó: antes confesó negávit, et conféssus est:
claramente: Yo no soy el Quia non sum ego Christus.
Cristo. ¿Pues quién eres tú, Et interrogavérunt eum:
le dijeron, para que poda­ Quid ergo? Elias es tu? Et
mos dar alguna respuesta a dixit: Non sum. Pophéta
los que nos han enviado? es tu? Et respóndit: Non.
¿Qué dices de ti mismo? Yo Dixérunt ergo ei: Quis es,
soy, dijo la voz del que cla­ ut respónsum demus his,
ma en el desierto: Endere- qui misérunt nos? Quid di-
DOMINGO TERCERO DE ADVIENTO 107
cis de teípso? Ait: Ego vox zad el camino del Señor,
clamántis in desérto: D irí- com o lo tiene dicho el Pro­
gite viam Dómini, sicut feta Isaías. Es de saber que
dixit Isaías prophéta. Et los enviados eran de la secta
qui missi fúerant, erant ex de los fariseos. Y le pregun­
Pharisaeis. Et interrogavé- taron de nuevo, diciendo:
runt eum, et dixérunt ei: ¿Pues cóm o bautizas, si tú
Quid ergo baptizas, si tu no eres el Cristo, ni Elias,
non es Christus, ñeque ni el Profeta? Respondióles
Elias, ñeque Prophéta? R e- Juan, diciendo: Y o bautizo
spóndit eis Joánnes, dicens: con agua; pero en medio de
Ego baptizo in aqua: m é- vosotros está uno a quien no
dius autem vestrum stetit, conocéis: Él es el que ha
quem vos nescítis. Ipse est, de venir después de mí, el
qui post me ventúrus est, cual ha sido preferido a mí,
qui ante me factus est: cu - y a quien no soy digno de
jus ego non sum dignus ut desatar la correa de su cal­
solvam ejus corrígiam cal- zado, T odo esto sucedió en
ceaménti. Hsec in Baethánia Betania, a la otra parte del
facta sunt trans Jordánem, Jordán, donde Juan estaba
ubi erat Joánnes baptízans. bautizando.— Credo.
Credo. Ofertorio.— Habéis, Señor,
Offertórium. Ps. 84, 2.— B e- bendecido vuestra tierra;
nedixísti, Dómine, terram habéis librado del cautiverio
tuam; avertísti captivitátem a los hijos de Jacob, y ha­
Jacob; remisísti iniquitá- béis perdonado las iniqui­
tem plebis tuae. dades de vuestro pueblo.
Secréta. — Devotiónis nos- Secreta- — Inmolada sea,
trae tibi, quaesumus, Dóm i­ Señor, continuamente esta
ne, hostia júgiter immolétur hostia de nuestra devoción,
quae et sacri péragat insti- para que produzca los efec­
túta mystérii, et salutáre tos que por ella deseamos, y
tuum in nobis mirabíliter nos consiga vuestra ayuda.
operétur. Per Dóminum. Por N. S. J. C ...
P refacio de la Santísima rrinidad, págs. 750 y 774.

Commúnio. Is., 35, 4.— D í- Comunión. — Decid a los


cite: Pusillánimes, confortá- pusilánimes: Valor, no te­
mini, et nolíte timére: ecce máis; ved que viene nues­
Deus noster véniet et salvá- tro Dios y nos salvará.
bit nos. Poscomunión. — Implora­
Postcommúnio. — Im plorá- mos, Señor, vuestra clemen­
mus, Dómine, cleméntiam cia para que estos divinos
tuam: ut haec divina subsi­ auxilios nos dispongan, li­
dia, a vítiis expiátos, ad bres ya de pecados, para las
108 TIEMPO DE ADVIENTO

fiestas que se aproximan, festa ventúra nos preeparent.


Por N. S. J. C ... Per Dóminum nostrum ...
“Benedicámus Dómino”, en lugar del “Ite, missa est”.

MIÉRCOLES DE LAS CU A TRO TÉM PORAS DE A D V IEN TO


o cesa la Iglesia de suspirar por la venida del Redentor. En
N las dos Epístolas del Antiguo Testamento tomadas de Isaías
se nos habla del Redentor que ha de venir y nacer de una Vir­
gen. — Estación, en Santa María la Mayor.
D irectorio de la M isa.—1. Feria mayor, no privilegiada. Simple. Pá­
gina 86. núm. 382. Véase págs. 90 y 91.
2 . Morado. Puede celebrarse de otra fiesta, diciendo de la Feria la 2.»
Oración, Secreta y Poscomunión. Sin Gloria ni Credo.
3 . Introito como en la pág. 121. Comunión, 124.

Después de los Kyries, vuelve el Celebrante el lado de la


Epístola, y dice:
Orsción.— Doblemos la ro­ Orémus.— Diác. Flectámus
dilla. 1^. Levantaos. Conce­ génua. Subdiác. Leváte.
dednos, os rogamos, Dios Praesta, quaesumus, om ní-
Omnipotente, que la solem ­ potens Deus: ut redem ptió-
nidad venidera de nuestra nis nostrae ventúra sollém -
redención de la vida presen­ nitas et praeséntis nobis v i-
te, y nos conceda los pre­ tae subsidia cónferat, et ae-
mios de la eterna bienaven­ térnae beatitúdinis práemia
turanza. Por N. S. J. C... largiátur. Per Dóminum.
Léctio Isaíae Prophétae, 2,
Lección.— D ijo Isaías pro­
2-5. — In diébus illis: D ixit
feta: En la plenitud de los
tiempos el monte de la casa Isaías prophéta: Erit in
novíssimis diébus praepará-
del Señor se erigirá sobre la
tus mons domus Dóm ini in
cumbre de todos los montes,
vértice móntium, et elevá-
y se elevará sobre los colla­
bitur super colles et fluent
dos; y todas las naciones ad eum omnes gentes. Et
acudirá a él. Y vendrán
ibunt pópuli multi et di­
muchos pueblos y dirán: cent: Veníte et ascendá-
Venid y subamos al monte mus ad montem Dómini,
del Señor, y a la casa del et ad domum Dei Jacob, et
Dios de Jacob, y nos ense­ docébit nos vias suas, et
ñará sus caminos y andare­ ambulábimus in sémitis
mos por sus sendas. Porque ejus: quia de Sion exíbit
de Sión saldrá la Ley, y de lex, et verbum Dóm ini de
Jerusalén la palabra del Jerúsalem. Et judicábit
Señor. Y él será el juez de gentes, et árguet pópulos
todas las gentes y conven­ multos: et conflábunt glá-
cerá de error a muchos pue- dios suos in vómeres, et
MIÉRCOLES 1 E TÉMPORAS 109
lánceas suas in falces. Non blos; los cuales de sus es­
levábit gens contra gentem padas forjarán rejas de
gládium: nec exercebúntur arado, y hoces de sus lanzas.
ultra ad prselium. Domus No desenvainará la espada
Jacob, veníte, et am bulé- un pueblo contra otro, ni se
mus in lúmine Dómini Dei adiestrarán más en el arte
nostri. de la guerra. Casa de Jacob,
venid y caminemos a la 1 iz del Señor Dios nuestro.
Gradúale. Ps. 23, 7, 3 y 4. Gradual.— Levantad, prín­
Tóllite portas, príncipes, cipes, vuestras puertas; y
vestras: et elevámini, portae alzaos puertas eternales, y
aeternáles: et introíbit Rex entrará el R ey de la gloria,
glóriae. y . Quis ascéndit in y. ¿Quién subirá al monte
m ontem Dóm ini?, aut quis del Señor, o quién estará en
stabit in loco sancto ejus? su santuario? El inocente de
Innocens mánibus et mundo manos y de corazón limpio.
corde.
Vuelve el Celebrante al medio v dice: “Dóminus vobíscum”.
No se dice “Glória in excélsis Deo”...
Orémus.— Festina, quaesu­ Oración.— Apresuraos, os
mus, Dómine, ne tardáveris, rogamos, Señor, no tardéis,
et auxílium nobis supémae y otorgadnos el auxilio de
virtútis impénde: ut advén- vuestra virtud celestial, pa­
tus tui consolatiónibus su- ra que los que confiamos en
blevéntur, qui in tua pietáte vuestra clemencia seamos
confídunt: Qui vivis et confortados con las consola­
regnas. ciones de vuestra venida.
Que vivís y reináis...
E pístola, la de 25 de marzo.
Graduále. Ps. 144, 18 et 21. Gradual. — Cerca está el
Prope est Dóminus ómnibus Señor para todos los que le
invocántibus eum: óm ni­ invocan: para todos los que
bus qui ínvocant eum in le invocan de verdad. T. Mi
veritáte. y . Laudem Dómini boca alabará al Señor y to­
loquétur os meum: et bene- do hom bre bendecirá su
dícat omnis caro nomen santo nombre.
sanctum ejus.
Evangelio del 25 de marzo.
Offeitórium. Is., 35, 4. — Ofertorio. — Confortaos y
Confortámini, et jam nolíte ya no temáis, pues he aquí
timére: ecce enim Deus nos- que nuestro Dios hará jus­
ter, retríbuet judícium ; ipse ticia; Él mismo vendré y
véniet et salvos nos fáciet. nos salvará.
UO TIEMPO DK ADVIENTO

Secrete.— Dignaos aceptar, Socréta.— Accépta tibi sint,


Señor, nuestros ayunos, los qu&sumus, Dómine, nostra
cuales, purificándonos, nos jejúnia: qute et expiándo
hagan dignos de vuestra nos tua grátia dignos e ffl-
gracia y nos lleven a las ciant, et ad sempitérna
eternas promesas. Por nues­ promlssa perdúcant. Per
tro Señor Jesucristo... Dóminum.
Prefacio común, págs. 701 y 778.
Poscomunión. — Saciados, Postcommúnio. — Salutóris
Señor, con vuestro don san­ tui, Dómine, múnere satiáti,
tificado^ os rogamos hum il­ súpplices deprecám ur: ut,
demente que, los que nos cujus laetómur gustu, reno-
alegramos con su sabor, vémur efféctu. Per D ó­
nos renovemos con su vir­ minum.
tud. Por N. S. J. C ...
‘B en ed icám u s D ó m in o ", en lugar del "Ite, missa est".

VIERNES DE LAS TÉMPORAS DE A D V IEN TO

S etecientos aftos antes de la venida de Jesús ya nos habla


Isaías del Salvador y de sus dotes admirables. Vivamos el
espíritu de la Iglesia en estos día» de Témporas, días de ora­
ción y penitencia. — Estación, en los Doce Apóstoles.
Directorio 4o lo Mtoo.— l . Feria mayor, no privilegiada. Simple. Pá­
gina 86. núm. 3S3. VéMe pág$. 90 y 91.
2. Morado. Puede celebrarse de otra fiesta, diciendo de la Feria la 2.»
Oración, Secreta y Poscomunión. Sin Gloria ni Credo.
Introito.— Cerca estáis, Se­ Intróitus. Ps. 118, 151-152.
ñor, y todos vuestros cam i­ Prope es tu, Dómine, et
nos son verdaderos: desde omnes via* tuse véritas: in í-
un principio conocí vuestros tio cognóvi de testimóniis
preceptos, porque Vos sois tuis, quia in aetérnum tu es.
eterno. — Salmo. Bienaven­ Ps. Ibíd. 1. Beáti immaculáti
turados los que caminan in vía: qui ámbulant in lege
•on pureza: los que cum - Dómini. y. Glória Patrl.
pl«n la ley del Señor. T. Gloria al P adre...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória ln excélsls Deo” .
Oración-— Dignaos, Señor, Orémus. — Excita, qudesu-
manifestar vuestro poder y mus, Dómine, poténtiam
venid; para que los que tuam, et veni: ut hi, qui in
confian en vuestra bondad tua pietáte confidunt, ab
se vean pronto Ubres de omni citius adversitóte lí­
toda adversidad. Por nues­ ber én tur: Qui vivís et
tro Señor Jesucristo... regnas.
VIERNES DE TÉMPORA# 111
Lietlo Isaíee Prophétae 1 1 , E pistola.— Esto dice el Se­
1-5.— Haec dlcit Dóminus ñor Dios: Saldrá un renue­
Deu«: Egrediétur virga de vo del tronco de Jeté, y de
radíce Jesse, et flos de ra- su raíz se elevará una flor.
dice ejus ascéndet. Et re- Y reposará sobre él el espí­
quiéscet super eum spiritus ritu del Señor, espíritu de
Dóm ini; spiritus sapiéntíae sabiduría y de entendimien­
et intelléctus, «piritus consí- to, espíritu de consejo y de
lii et fortitúdinis, spiritus fortaleza, espíritu de ciencia
sciéntiae et pietátis, et replé- y de piedad; y estará lleno
bit eum spiritus timóris D ó­ de espíritu de temor del
mini. Non secúndum v i- Señor, t ) no juzgará por lo
siónem oculórum judicóbit: que aparece exteriormente
ñeque secúndum auditum a la vista, ni condenará sólo
áurium árguet: sed ju d icó­ por lo que se oye decir;
bit in justítia páuperes, et sino que juzgará a los po­
árguet in sequitáte pro man- bres con justicia, y tomaré
suétis terree: et percútiet con rectitud la defensa de
terram virga oris sui, et los humildes de la tierra; y
spíritu labiórum suórum in- a la tierra la heriré con la
terfíciet ímpium. Et ,erit vara de su boca, y con el
justítia cíngulum lumbárum aliento de sus labios dará
ejus: et fides cinctórium re- muerte al impío. Y tí cín -
num ejus. ______ gulo de sus lomos será la
justicia, y Ja fe el cinturón i on que se ceñirá su cuerpo.
Graduále. Ps. 84, 8 et 2. — Gradual.— Mostradnos, Se­
Osténde nobis, Dómine, m i- ñor vuestra misericordia y
sericórdiam tuam: et salu- dadnos vuestro Salvador. T.
táre tuum da nobis. T. B e- Bendijisteis, Señor, vuestra
nedixisti, Dómine, terram tierra; librasteis a Jacob del
tuam: avertísti captivitátem cautiverio.
Jacob.
Evangelio, como <l din a de julio.
Offertórium. Ps. 84, 7-8. — Ofertorio.— Vuelto, oh Dios
Deus, tu convérsus vlvificá- hacia nosotros, nos vivifica­
bis nos, et plebs tua laetá- réis, y vuestro pueblo se
bitur in te: osténde nobis, alegrará en Vos: Mostrad­
Dómine, misericórdiam nos, Señor, vuestra miseri­
tuam, et salutáre tuum da cordia y dadnos vuestro
nobis. Salvador.
Sacréta.— Munéribus nos- Secreta.— Aceptad, Señor,
tris, qurésumus, Dómine, nuestros dones y nuestras
procibúsque suscéptis: et pipetarías; purificadnos con
creléstibus nos munda m y»- vuestros celestiales miste­
112 TIEMPO DI ADVIENTO

rios y oídnos con clemencia. tériis, et cleménter exáudi.


Por N. S. J. C... Per D óm inum ...
P refacio común, págs. 751 y 778.

Comunión.— Vendrá el Se­ Commúnio. Zach. 14, 5-6.—


ñor y con Él todos sus san­ Ecce Dóminus véniet et
tos, y en aquel día brillará omnes sancti ejus cum eo;
una grande luz. et erit in die illa lux magna.
Poscomunión.— F ortalézca- Postcommúnio. — Tui nos,
nos, Señor, la santa recep­ Dómine, sacraménti libátio
ción de vuestro sacramen­ sancta restáuret; et a v e -
to; y purificados de nues­ tustáte purgátos, in m ysté-
tras antiguas faltas, nos rii salutáris fáciat trans­
haga partícipes del misterio iré consórtium. Per D ó­
de nuestra salvación. Por minum. ..
nuestro Señor Jesucristo...
‘Benedicámus Dómino”, en lugar del ‘‘Ite, missa est”.

SÁBADO DE LAS TÉMPORAS DE A D V IEN TO

A ntiguamente, en este día, el Papa ordenaba a sus Sacerdotes


en la Basílica de San Pedro. Hoy también suelen ordenar
los Obispos a sus Sacerdotes. Las cinco Epístolas de después
de los Kyries nos recuerdan las largas ceremonias y oraciones de
la antigua liturgia. Después de cada una de ellas tiene lugar la
Ordenación de los diferentes Ministros, conforme se indica en
el texto de la Misa. Por lo demás, todo respira vivos deseos de
la venida del Salvador, que ha de venir al mundo. ¡Qué hermo­
sas son las Epístolas del Profeta Isaías! Parece como que está
contemplando al Jesús que San Juan en el Evangelio nos se­
ñala con el dedo. — Estación, en San Pedro.
D irectorio de la M isa. — 1. Feria mayor, no privilegiada. Simple. Pá­
gina 86, núm. 382. Véase págs. 90 y 91.
2 . Morado. Nótense las cinco primeras Lecciones. Sin Gloria.
3 . SI se celebra otra fiesta, se dirá la 2.» Oración, Secreta y Poscomu­
nión de esta Feria.

Introito. — Venid, Señor, y Intróitus- Ps. 79, 4 et 2. —


mostradnos vuestro rostro, Veni, et osténde nobis f á -
Vos que estáis sentado so­ ciem tuam, Dómine, qui se­
bre los Querubines; y sere­ des super Chérubim; et sal vi
mos salvos.— Salmo. Oídnos érimus. — Ps. Ibíd. 2. Qui
Rey de Israel, que conducís regis Israel, inténde: qui de-
como a una oveja a José, dúcis, velut ovem, Joseph.
y . Gloria al Padre... y . Glória Patri.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Dichos los Kiries, el Prelado confiere la T on su ra , que con s-
SÁBADO DE TÉMPORAS 113
tituye al que la recibe miembro del Clero. A continuación el
Celebrante pasa al lado de la Epístola y dice:
Cel. Orémus.— Diác. F lec- Oración.— Doblemos la ro­
támus génua. Subdiác. L e- dilla. Levantaos.
váte. Oh Dios, que veis que so­
Deus qui cónspicis, quia mos afligidos por nuestra
ex nostra pravitáte afflígi- maldad: concedednos propi­
mur: concéde propítius; ut cio que seamos consolados
ex tua visitatióne consolé- con vuestra visita. Que vi­
mur: Qui vivis. vís y reináis.
Léctio Isaíse Prophétae, 19, Lección 1.a — En aquellos
20-22.— In diébus illis: Cla- días invocarán al Señor con­
mábunt ad Dóminum a tra el opresor, y Aquél les
fácie tribulántis, et mittet enviará un Salvador y De­
eis salvatórem et propug- fensor que los libre. Y el
natórem, qui líberet eos. Señor será conocido de
Et cognoscétur Dóminus ab Egipto, y los egipcios cono­
¿Egypto, et c o g n ó s c e n t cerán al Señor en aquel día,
¿Egyptii Dóminum in die y le darán culto con hostias
illa: et colent eum in hóstiis y ofrendas, y harán votos al
et in munéribus: et vota v o - Señor y los cumplirán. El
vébunt Dóm ino, et solvent. Señor herirá a Egipto con
Et percútiet Dóminus /E gyp- una plaga y los salvará y
tum plaga et sanábit eam; se convertirán al Señor, y se
et reverténtur ad Dóminum, aplacará con ellos, y los sa­
et placábitur eis; et sanábit nará el Señor Dios nuestro.
eos Dóminus, Deus noster.
Ordenación de O s t i a r i o s , q u e tienen a su cargo las llaves del
templo y cuidan del decoro en la Casa del Señor.
Graduále. Ps. 18, 7 et 2.— A Gradual.— Levántase desde
summo cáelo egréssio ejus; un confín del Cielo y lo re­
et occúrsus ejus usque ad corre hasta el otro confín. T.
summum ejus. y . Cseli enár- Los cielos pregonan la glo-
rant glóriam Dei: et ópera ¡ ria de Dios, y el firmamento
mánuum ejus annúntiat fir- i anuncia las obras de sus
maméntum. Imanos.
Orémus. — Flectámus gé- Oremos.— Doblem os la ro-
nua. I?. Leváte. dilla. R\ Levantaos.
Concéde, quaesumus, om - Os rogamos. Dios Todopo­
nípotens Deus: ut, qui sub deroso, nos concedáis que,
peccáti jugo, ex vetústa ser- pues estamos oprimidos con
vitúte deprímimur; exspec- antigua esclavitud bajo el
táta unigéniti Fílii tui yugo dei pecado, seamos li­
nova nativitáte liberémur. bertados con la esperanza
Qui tecum vivit... del nuevo Nacimiento de
114 TIEMPO DE ADVIENTO

vuestro Hijo: el cual con Vos vive.


Lección 2.a — Esto dice el Léctio Isaíae Prophétae, 35,
Señor: Se alegrará el de­ 1-7. — Haec dicit Dóminus:
sierto intransitable, y salta­ Lsetábitur desérta et ínvia,
rá de gozo la soledad y flo ­ et exsultábit solitúdo, et flo -
recerá com o el lirio. Cubri- rébit quasi lílium. G érm i-
ráse de flores, y se regocija­ nans germinábit, et exsultá­
rá con indecible júbilo: se le bit laetabúnda et laudans:
dará la gala del Líbano, la glória Líbani data est ei:
hermosura del Carmelo y del decor Carméli, et Saron; ipsi
Saron: los israelitas verán vidébunt glóriam Dómini, et
la gloria del Señor, y la her­ decórem Dei nostri. C onfor-
mosura de nuestro Dios. Es­ táte manus dissolútas, et gé-
forzad las manos desm aya­ nua debília roboráte. Dícite
das, y robusteced las rodillas pusillánimis: Confortámini,
vacilantes. Decid a los apo­ et nolíte timére: ecce Deus
cados: confortaos y no te­ vester ultiónem addúcet re-
máis: sabed que vuestro tributiónis: Deus ipse v é -
Dios traerá el castigo a vues­ niet, et salvábit vos. Tune
tros opresores. Dios en per­ aperiéntur óculi caecórum
sona vendrá y os salvará. et aures surdórum patébunt.
Entonces verán los ojos de Tune sáliet sicut cervus
los ciegos y se abrirán los claudus, et apérta erit lin -
oídos de los sordos. Entonces gua mutórum: quia scissae
el cojo saltará com o el cier­ sunt in desérto aquae, et tor-
vo. y se desatará la lengua réntes in solitúdine. Et quse
de los mudos. Brotarán m a­ erat árida, erit in stagnum,
nantiales en el desierto, y et sítiens in fontes aquárum
ait Dóminus omnípotens.
correrán torrentes en la s o -____________________________
ledad. La tierra seca se tornará en laguna, y la que se
abrasaba de sed será com o fuente de agua, dice el Señor
Todopoderoso.
Ordenación de L ectores, cuyo oficio es leer en el templo las
divinas Escrituras.
Gradual.— En el sol puso Gradúale. Ps. 18, 6 et 7. —
su morada; y será sem ejan­ In solé pósuit tabernáculum
te a un esposo que sale de suum: et ipse tanquam
su tálamo nupcial. T. L e­ spónsus procédens de thála-
vántase de un confín del mo suo. T. A summo cáelo
cielo y lo recorre hasta el egréssio ejus: et occúrsus
otro confín. ejus usque ad summum ejus.
Oremos.— Doblemos la ro­ Orémus. — Flectámus gé-
dilla. Levantaos. ¡ nua. R?. Leváte.
Os rogamos, Señor, que a Indignos nos, qusesumus,
SABADO DE TEMPORAS 115
Dómine, fám ulos tuos, quos nosotros, indignos siervos
actiónis própriae culpa con­ vuestros, a quienes las pro­
trístate unigéniti Fílii tui pias culpas contristan, ale­
advéntu laetífica: Qui tecum. gréis con el advenimiento de
vuestro Unigénito H ijo: qu< con V os...
Léctio Isaíae Prophétae, 40, Lección 3.a. — Esto dice el
9-11. — Haec dicit Dóminus: Señor: Sube sobre un monte
Super montem excélsum elevado, tú que anuncias
ascénde tu, qui evangelizas buenas nuevas a Sión: Le­
Sion: exálta in fortitúdine vanta fuertemente la voz,
vocem tuam, qui evangeli­ tú que evangelizas a Jerusa-
zas Jerúsalem: exálta, noli lén; levántala, no temas; di
timére. Dic civitátibus Juda: a las ciudades de Judá: M i­
Ecce, Deus vester: ecce, D ó­ rad a vuestro Dios: ved que
minus Deus in fortitúdine viene el Señor Dios con fo r­
véniet, et bráchium ejus d o- taleza, y su mano dominará.
minábitur: ecce, mermes ejus Ved que trae consigo sus
cum eos, et opus illíus coram redimidos, y tiene ante sus
illo. Sicut pastor gregem ojos a los que ha rescatado.
suum pascet: in bráchio suo Com o pastor apacentará su
congregábit agnos, et in rebaño; tomará en sus bra­
sinu suo levábit, Dóminus zos a los recentales y los
Deus noster. llevará en su regazo el Se­
ñor Dios nuestro.
Ordenación de E x o r c i s í a s , cuyo oficio es arrojar a los demonios
de los cuerpos, pronui ciando los exorcismos.

Graduále. Ps. 79, 20 et 3.— Gradual. — Señor Dios de


Dóm ine Deus virtútem, con- los ejércitos, volvednos a
vérte nos: et osténde fáciem ¡ Vos; mostradnos vuestro
tuam, et salvi érimus. y . rostro y seremos salvos. y.
Excita, Dómine, poténtiam Despertad, Señor, vuestro
tuam, et veni: ut salvos poder y venid a salvamos.
fácias nos. Oremos.— Doblem os la ro­
Orémus. — Flectámus gé- dilla. W- Levantaos.
nua. Rf. Leváte. Os rogamos, Dios Todopo­
Praesta, quaesumus, om ní- deroso, que la próxim a so­
potens Deus: ut Fílii tui lemnidad de vuestro Uni­
ventúra sollémnitas et prse- génito H ijo nos alcance el
séntis nobis vitae remédia remedio para la vida pre­
cónferat, et prsemia aetérna sente, y nos conceda la
concédat. Per eúmdem D ó­ eterna recompensa. Por el
minum. mismo S. N. J . C ...
Léctio Isaíae Prophétae, 45, Lección 4 .a — Esto dice el
1-8. — Haec dicit Dóminus Señor a su ungido Ciro, al
116 TIEMPO DE ADVIENTO

cual tomé por mi mano para christo m eo Cyro, cujus ap-


sujetar a su presencia las prehéndi déxteram, ut sub-
naciones y arrebatar la es­ jíciam ante fáciem ejus
pada a los reyes: para abrir gentes, et dorsa regum ver-
a su paso las puertas de las tam: et apériam coram eo
ciudades, y abiertas queda­ jánuas, et portae non clau-
rán: Yo iré delante de ti y déntur. Ego ante te ibo: et
humillaré a los poderosos de gloriosos terrae humiliábo:
la tierra; quebrantaré las portas aereas cónteram, et
puertas de bronce y rom pe­ vectes férreos confríngam .
ré los cerrojos de hierro. Y Et dabo tibi thesáuros abs-
te daré los tesoros escondi­ cónditos, et arcána secre-
dos, y las riquezas recón­ tórum: ut scias quia ego
ditas para que sepas que yo Dóminus, qui voco nomen
soy el Señor que te llam o por tuum, Deus Israel. Propter
tu nombre; Yo, el Dios de servum meum Jacob, et
Israel. Por amor de mi sier­ Israel eléctum meum, et v o -
vo Jacob, y de Israel, mi es­ cávi te nom ine tuo: assi-
cogido, te llamé por tu nom ­ m ilávi te, et non cognovísti
bre; y te di un nom bre me. Ego Dóminus, et non est
glorioso, aunque no me co ­ ámplius: extra m e non
noces. Yo, el Señor, y no est Deus: accínxi te, et
hay otro; no hay Dios fuera non cognovísti me: ut
de Mí. Yo te ceñí la espada, sciant hi qui ab ortu solis,
aunque tú no me conoces, et qui ab occidénte, quóniam
para que sepan todos, de absque me non est. Ego D ó­
Oriente a Poniente, que no minus, et non est alter, fo r -
hay más Dios que Yo. Yo, mans lucem et creans téne-
el Señor, y no hay otro: Yo bras, fáciens pacem et creans
que formo la luz y creo las malum: ego Dóminus fáciens
tinieblas, que hago la paz y ómnia haec. Roráte, caeli,dé-
envío los castigos. Yo, el super, et nubes pluant ju s-
Señor, que hago todas estas tum: aperiátur térra, et gér-
cosas. Oh cielos, derramad minet Salvatórem; et ju s-
vuestro rocío desde arriba; títia oriátur simul: ego D ó­
y las nubes lluevan al justo. minus creávi eum.
Ábrase la tierra, y brote al Salvador, y nazca con él la
justicia. Yo, el Señor, le cr ;é.
Ordenación de cuyo o. icio es servir a la Misa y demás
A c ó lito s ,
funciones litúrgicas.
_ Gradual. — Despertad, Se­ Graduále. Ps. 79, 3, 2 et
ñor, vuestro poder y venid 3.— Excita, Dómine, potén­
a salvarnos, y. Escuchadnos, tiam tuam, et veni, ut salvos
Pastor de Israel, que guiáis fácias nos. T. Qui regis Is-
SABADO DE TÉMPORAS 117
raél, inténde: qui dedúcis, a José com o una oveja; Vos,
velut ovem , Joseph: qui se­ que estáis sentado sobre los
des super Chérubim, appáre Querubines, manifestaos a
coram Ephraim, Bénjamin, Efraín, Benjam ín y M a-
et Manásse. nasés.
Orémus. — Flectámus gé- Orémos.— Doblem os la ro­
nua. fy. Leváte. dilla. 1?. Levantaos.
Preces pópuli tui, quáesu- Os rogamos, Señor, que
mus, Dómine, cleménter escuchéis benignamente la
exáudi; ut, qui juste pro súplica de vuestro pueblo;
peccátis nostris afflígimus, y pues somos castigados jus­
pietátis tuae visitatióne con - tamente por nuestros peca­
solémur. Qui vivis... dos, seamos consolados con
vuestra piadosa visita. Vos que vivís y reináis...
Léctio Daniélis Prophétse, Lección 5 .a — El Ángel del
3, 47-51. — In diébus illis: Señor descendió con Azarías
Angelus Dóm ini descéndit y sus com pañeros al hom o,
cum Azaría et sóciis ejus, in y arrojó fuera del horno la
fornácem : et excússit flam - llama de fuego, e hizo que
mam ignis de fom áce, ^t en m edio del horno soplase
fecit m édium fornácis quasi un viento com o de rocío. A l­
ventum roris flantem. Flam - zábase la llama sobre el
ma autem effundebátur su­ horno cuarenta y nueve co­
per fornácem cúbitis qua- dos: y saltó fuera y abrasó
dragínta novem : et erúpit, a los caldeos, ministros del
et incéndit quos réperit ju x - rey, que lo encendían. Y a
ta fornácem de Chaldseis ellos no les tocó siquiera el
ministros regis, qui eam in- fuego, ni los afligió, ni les
cendébant. Et non tétigit eos causó la menor molestia.
om níno ignis, ñeque contris- Entonces los tres, com o con
távit, nec quidquam m o- una sola boca, alabaron,
léstiae íntulit. Tune hi tres florificaron y bendijeron a
quasi ex uno ore laudábant, Dios diciendo:
et gloriñcábant, et benedicébant Deum in fornáce, di-
céntes:
Ordenación de S u b d i á c o n o s . L o s Subdiáconos se obligan al c e ­
libato, y su oficio es leer en la Misa la Epístola y asistir al
Celebrante.

H im n o de l o s t r e s j ó v e n e s
1. Dan. Ibíd. 52-56.— Be­ 1. Bendito sois, Señor,
nedictas es, Dómine, Deus Dios de nuestros padres. Y
patrum nostrórum. fy. Et digno de alabanza y gloria
laudábilis, et gloriósus in por todos los siglos.
sdecula.
118 TIEMPO DE ADVIENTO

2. Bendito y santo vues- | 2. Et benedíctum n o-


tro nombre glorioso. Y digno j men glóriae tuse, quod est
de alabanza y gloria por to­ sanctum. Et laudábile, et
dos los siglos. gloriósum in saecula.
3. Bendito sois en el 3. Benedíctus es in tem ­
templo santo de vuestra glo­ plo sancto glóriae tuae. $?. Et
ria. Y digno de alabanza y laudábilis, et gloriósus in
gloria por todos los siglos. ssecula.
4. Bendito sois sobre el 4. Benedíctus es super
trono santo de vuestro rei­ thronum sanctum regni tui.
no. Y digno de alabanza y Et laudábilis, et gloriósus
gloria por todos los siglos. in saecula.
5. Bendito sois sobre el 5. Benedíctus es super
cetro de vuestra dignidad. sceptrum divinitátis tuae. 1^.
Y digno de alabanza y glo­ Et laudábilis, et gloriósus
ria por todos los siglos. in ssecula.
6. Bendito sois Vos, que 6 . Benedíctus es qui se­
estáis sentado sobre los Que­ des super Chrérubim, ín-
rubines y penetráis los abis­ tuens abyssos. fy. Et laudá­
mos. Y digno de alaban­ bilis, et gloriósus in saecula.
za y gloria por todos los
7. Benedíctus es, quia
siglos.
ámbulas super pennas ven -
7. Bendito sois Vos, que tórum et super undas maris.
andáis sobre las alas de los IJr. Et laudábilis, et glorió­
vientos y sobre las olas del sus in ssecula.
mar. Y digno de alabanza y
gloria por todos los siglos. 8. Benedícant te omnes
Angeli et Sancti tui. 1^. Et
8. Que os bendigan to­ laudent, te, et gloríficent in
dos vuestros ángeles y san­ ssecula.
tos. Os alaben y glorifiquen
por todos los siglos. 9. Benedícant te caeli,
9. Que os bendigan los térra, mare, et ómnia quae
cielos, tierra, mar y todo in eis sunt. fy. Et laudent
cuanto en ellos hay. Y os te, et gloríficent in saecula.
alaben y glorifiquen por to­ 10. Gloria Patri, et Filio,
dos los siglos. et Spirítui Sancto. íp'. Et lau-
10. Gloria al Padre, y al dábili, et glorioso in saecula.
Hijo y al Espíritu Santo. 11. Sicut erat in princi­
Que es digno de alabanza y pio, et nunc, et semper: et
gloria por todos los siglos. in saecula saeculórum. Amen.
11. Como era en el prin­ 1^. Et laudábili, et glorióso
cipio, ahora y siempre y por in saecula.
los siglos de los siglos. 12. Benedíctus es, Dóm i­
Amén. Y digno de alabanza ne, Deus patrum nostrórum.
SÁBADO DE TÉMPORAS 119
Et laudábilis, et glorió- ly gloria por todos los siglos.
sus in s é c u l a . ___________ ! 12 . Bendito sois, Señor,
Dios de nuestros Padres. Y digo de alabanza y gloria
por todos los siglos.
El Celebrante pasa al centro y dice: D ó m i n u s v o b í s c u m . Luego
vuelve al lado de la Epístola. Y continúa:
Orémus. — Deus, qui tri­ Oración. — Oh Dios, que
bus púeris mitigásti flam - mitigasteis las llamas del
mas ígníum: concéde pro- fuego a los tres jóvenes:
pítius; ut nos fámulos tuos concedednos benignamente
non exúrat flamma vitió- a vuestros siervos que no
rum. Per Dóminum. nos abrase la llama de los
vicios. Por N. S. J. C ...
Léct. Epístolas B. Pauli Epístola. — Hermanos: Os
Apóst. ad Thess&lonicén- suplicamos, por el adveni­
ses, 2.a, 2, 1-8.— Fratres: R o- miento de nuestro Señor
gámus vos per advéntum Jesucristo y de nuestra
Dóm ini nostri Jesu Christi, reunión al mismo, que
et nostrae congregatiónis no abandonéis ligeramente
in ipsum: ut non cito m o- vuestros sentimientos, ni os
veám ini a vestro sensu ñe­ alarméis con supuestas re­
que terreámini, ñeque per velaciones, con ciertos dis­
spíritum, ñeque per sermó- cursos, o con cartas que se
nem, ñeque per epístolam supongan enviadas por nos­
tanquan per nos missam, otros, com o si el día del Se­
quasi instet dies Dómini. ñor estuviera ya m uy cer­
Ne quis vos sedúcat ullo m o­ cano. No os dejéis seducir
do: quóniam nisi vénerit de nadie en ninguna ma­
discéssio primum, et revelá- nera: Porque no vendrá
tus fúerit hom o peccáti, fí- este día sin que primero
lius perditiónis, qui adver- haya acontecido la apos-
sátur, et extóllitur supra tasía, y aparecido el hom ­
omne quod dícitur Deus, aut bre del pecado, el h ijo de la
quod cólitur, ita ut in tem­ perdición, el cual se opon­
plo Dei sédeat osténdens drá a Dios, y se alzará con­
se tanquam sit Deus. Non tra todo lo que se dice Dios,
retinétis, quod cum adhuc o se adora, hasta llegar a
essem apud vos, haec di- poner su asiento en el tem­
cébam vobis? Et nunc quid plo de Dios, dando a en­
detíneat scitis, ut reve- tender que es Dios. ¿No os
létur in suo témpore. Nam acordáis que, cuando estaba
mystérium jam operátur todavía entre vosotros, os
iniquitátis: tantum ut qui decía estas cosas? Ya sabéis
tenet nunc, téneat, d o ñ e e 1vosotros la causa que ahora
120 TIKMPO 1>K ADVIENTO

le detiene, hasta que sea de médio fiat. Et tune re-


manifestado en su tiempo. velébitur lile iníquus, quem
El hecho es que va obrando Dóminus Jesús interficiet
o formándose el misterio de spiritu oris b u I, et déstruet
iniquidad: entre tanto, el llluitratióne advéntus sui.
que e stá firme ahora manténgase hasta que sea quitado
e! impedimento. Y entonces se dejará ver aquel per­
verso. a quien el Señor Jesús matará con el aliento de
su boca y destruirá con el resplandor de su presencia.
Ordenación de D iácow o». El Diácono recibe el Sacramento del
Orden, lee solemnemente el Evangelio y puede administrar la
Santa Eucaristía y el Bautismo solemne.

Tracto.— Escuchadnos, Rey Trsctua. Ps. 79, 2-3 .—Qui


de Israel, que conducís como regis Israel inténde, qui de-
a una oveja a José. V. Vos dúcis, velut ovem, Joseph.
que estáis sentado sobre los V. Qui sedes super, Chéru-
Querubines, manifestaos a bim, appáre coram Ephraim
Efraín, Benjamín y Mana- Bénjamin, et Manásse. f .
ais. yianifestad, Señor, Excita, Dómine, poténtiam
vuestro \joder y venid a sal­ tuam, et veni, ut salvos fá-
vamas. cias nos.
Ordenación de PitEKitfTKROft, o Sacerdotes, que celebran la santa
Misa y administran los Sacramentos.
E v «n f*ll«, como el Domingo IV de Adviento, pág. 123. Sin Credo.
Ofertorio* — Regocíjate en Offertórium. Zach., 9, 9. —
gran manera, hija de Sión, Exsúlta satis, filia Sion,
publícalo, Hija de Jerusa- predica, filia Jerúsalem:
lén; he aquí que tu Rey, el ecce, Rex tuus venit tibí
Salvador Santo, viene a ti. sanctus, et Salvátor.
Secreta. ~ Os suplicamos, Secróta.— Sacrifíciis prse-
Señor, que miréis propicio a séntibus, quássumus, Dómi­
los presentes sacrificios, pa­ ne, placátus inténde: ut et
ra que aprovechen a nues­ devotióni nostrse profíciant,
tra salud y devoción. Por et salúti. Per Dóminum...
nufístro Señor Jesucristo...
P r e fa c io com ú n , págs. 781 y 778.
Comunión.—Se ha apres­ Commúnlo. Ps. 18, 0-7. —
tado como un gigante a co­ RxsuJtávit ut gigas ad cur-
rrer su camino; desde el réndam viam: a summo c « -
primero al último confín del lo egrésslo ejus, et occúrsus
eielo en su carrera. ejus usque ad summum elus.
Poscomunión.—Os suplica- Poftcommftnlo. — QuAsu-
Do m in o » c u a r t o de 121
m ui, Dóm ine Deus noster; mos, Dios ,
ut sacrosóncta mystéria, quse que los
pro reparatlónls nostrse m u- rios que para sostén de
nimlne contulísti; et prae- nuestra reparación instituis­
sens nobis remédium esse teis, sean nuestro remedio
fécias, et futúrum, Per D ó­ en lo presente y en lo por­
m inum ... . venir. Por N. S. J. C ..,
"Benedieámus Dómino", en lugar de "Ite, missa est".

DOMINGO CUARTO DK A D V IEN TO

C recen los deseos de la Iglesia a medida que se aproxima la


venida del Salvador. En dos ocasiones de la Misa se nos re*
cuerda a la Santísima Virgen, que va a ser el medio de que
Dios se valga para manifestarse a nosotros. En muchas partes
se celebra el 18 la flesta de la Expectación del Parto, o de Nues­
tra Seflora de la Esperanza. — Estación, en los Doce Apóstoles
Directorio. — 1. Domingo Mayor, doldt 1.» elane Morado.— OCM.
Pág. 40 II.
2. Bi h o y m v l día 84, la MU» e» de la Vigilia de Navidad, y la 3.* Ora*
clón, Secreta y Po*comunión eon del Domingo IV de Adviento.

Infróllui. Ib.t 45, 8. R o- Introito. — Destilad, cielos,


róte, caeli, désuper, et nubes vuestro rocío; lloved, nubes,
pluant justum: aperiátur al justo: óbrase la tierra y
térra, et gérminet Salvató- brote al Salvador. — Salmo.
rem.— Ps. 18, 2 . <■ ■'<li enár- Los cielos exaltan la
rant glórlam Del: et ópera de Dios y ..............
122 TIEMPO DE ADVIENTO
pregona las obras de sua |mánuum ejus annúntiat flr
manos» V. Gloria al Padre... 1maméntum. V. Glóriu.
N« repite desde et principio hMta el Salmo.
No ae dice "Glórln ln excélels Deo”.
Oración. — Avivad, Señor, Orémus.— Excita, qudesu-
vuestra omnipotencia y ve­ mus, Dómine, poténtiam
nid; socorrednos con vues­ tuam, et veni, et magna
tra gran fortaleza, para que nobis virtúte succúrre: ut
vuestra propicia m isericor­ per auxílium grátlie tuse,
dia nos acelere los dones quod nostra peccáta prcepé-
que impiden nuestros peca­ diunt, indulgéntia tu© p ro-
dos. Vos, que vivís y rei­ pitiatiónis accéleret: Qui
náis... vi\ is et regnas.
Bpútola. — Hermanos: A Lcct. Epíltol» B. Pauli
nosotros, pues, nos ha de Apóst. ad Corínthios, 1.a, 4.
considerar el hombre com o 1-5.— Fratres; Sic nos exls-
unos ministros de Cristo y timet h o m o ut ministros
dispensadores de los miste­ Christl, e t dispensatóres
rios de Dios. Esto supuesto, m ysteriórum Dei. Híc jam
entre los dispensadores lo quásritur Inter dispensató-
que se requiere es que sean res, ut fidélis quis inveniá-
hallados fieles en su minis­ tur. Mihi autem pro mínim o
terio. Por lo que a mí toca, est, ut a vobls Júdicer, aut
muy poco se me da el ser ab humáno die: sed ñeque
juzgado por vosotros o en meípsum Júdico. Nihil enim
cualquier juicio humano; mihi cónscius sum: sed non
pues ni aun yo me atrevo in hoc justiücótus sum: qui
a juzgar de mí mismo: por­ autem júdlcat me, Dóminus
que si bien no me remuerde est. Itaque nolíte ante tem -
la conciencia de cosa algu­ pus judícáre, quodúsque
na, no por eso me tengo por vénlat Dóminus: qui et illu -
justificado: pues el que me m inóbit abscóndita tenebrá-
juzga es el Señor. Por tanto, rum, et manifestábit consi-
no queráis Juzgar antes de lia córdium : et tune laus
tiempo; suspended vuestro erit unicuíque a Deo.
juicio hasta tanto que él Señor venga, el cual sacará a
plena luz lo que está en Jos escondrijos de las tinieblas
y descubrirá en aquel día las intenciones de los cora­
zones; y entonces cada cual «eré de Dios alabado negún
merezca.
— Cerca Qrtduála.
está el Ps. 144, 18 et
3«nor de todos cuantos le 21.— Prope est Dóminus óm ­
invocan: de todos cuantos nibus invocántibus e u m :
M Invocan de verdad. Mi ómnibus qui invocant eum ln
boca ensalzará las palabras veritáte. y. Laudem Dómínt
ÜOMlNtiO CUARTO DE, ADVIENTO 123
loquétur ok meum: et bene- del Señor: bendigan todos
dícat omnis caro n o m i n los hom bres su nombre
nanctum eJus.~~A!lel61a, alle­ santo.— Aleluya, aleluya. T.
lúia. y , Veni, Dómine, et Venid, Señor, y no tardéis;
noli tardóre: reláxa fa cl- perdonad los pecados de
ñora plebis tute Israél. A lle­ vuestro pueblo Israel. A le­
lúia. luya.
+ Scq, S. Ivangólii sec. BvengeUo + . — El año de­
Lucam, 3, 1-0.— Anno rjuín- cim oquinto de Tiberio Cé­
todécim o i m p é r i i Tlbérii sar, gobernando P o n d o P i­
Ceesaris, procuránte P ón- la to la Judea, siendo Herodes
tio Plláto Jud&am, tetrár- Tetrarca de la Galilea y
cha autem Galildeee Heróde, su hermano Filipo Tetrarca
Philíppo autem fratre ejus de Iturea y de la Provincia
tetrórcha Itur&ae et Tracho- de Traconítide, y Lisanias
nftidis regiónis, et Lysánia Tetrarca de Abilina; siendo
Abilínse tetrárcha, sub prin- Sumos Sacerdotes Anás y
d p ibu s sacerdótum Anna et Caifás, el Señor hizo enten­
Caípha: factum est verbum der su palabra a Juan, hijo
Dómini super Joánnem, Z a- de Zacarías, en el desierto,
eharíae fllium , in desérto. el cual vino por toda la ri­
Et venit in omnem regiónem bera del Jordán predicando
Jordánis, prdedicans baptfs- un bautismo de penitencia
mum paeniténtifie in rem is- en remisión de los pecados,
siónem peccatórum, sicut com o está escrito en el libro
scriptum est in libro sermó- de los vaticinio» del Profeta
num Isaíse ProphétaE»: Vox Isaías: Se oirá la voz de uno
clanjóntis in desérto: Paró­ que clama en el desierto:
te viam Dómini: rectas fó - Preparad el cam ino del Se­
cite sémitas ejus: omnis ñor; enderezad sus sendas.
mons et collis humilióbitur: Todo valle sea terraplenado;
et erunt prava in dirécta, et todo monte y cerro allanado,
áspera in vias planas: et vi- y así los caminos torcidos
débit omnis caro salutáre serón enderezados, y los es­
Dei. — Credo. cabrosos igualados y verán
Offertórium. Luc. 1, 28. -* todos los hombres al Salva­
Ave, María, grótia plena: dor enviado de Dios.-Credo.
Dóminus tecum: Benedicta Ofertorio. — Dios te salve,
tu in muliéribus, et bene- María, llena eres de gracia;
dictus .fructus
............. ventris
.............. tui. el Señor es contigo; bendita
T ú ’ eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto
de tu vientre.
Stcréta. — Sacriflcils prae- 9ocreta.—Os rogamos, Se-
sónUbutf. nuífcsnrmis, Dóm i- ñor. que miréis benigna me* -
ne, placétus inténde: ut et i te a loa preaentefl sacHA-
124 TIEMPO DE NAVIDAD

cios: a fin de que aprove­ devotióni nostrae profíciant,


chen a nuestra devoción y et salúti. Per Dóminum.
salvación. Por N. S. J. C..
Prefacio de la Santísima Trinidad, págs. 750 y 774
Comunión. — He aquí que Commúnio. Is., 7, 14. —
una Virgen concebirá y dará Ecce, virgo concípiet, et pá-
a luz un Hijo, y su nom bre riet fílium : et vocábitur
será llamado Emanuel. nomen ejus Emmánuel.
Poscomunión. — Recibidos Postcommúnio. — Sumptis
va estos dones, os rogamos, munéribus, quáesumus, D ó­
Señor, que con el uso conti­ m ine: ut, cum frequentatió-
nuo de este Misterio, crez­ ne mystérii, crescat nostrse
can en nosotros los efectos salútis efféctus. Per D ó­
de nuestra salvación. Por minum.
nuestro Señor Jesucristo...
’Benedicámus Dómino”, en lugar de “Ite, missa est”.

24 de diciembre
VIGILIA DE LA NATIVIDAD DEL SEÑOR

P arece que la Iglesia no sabe cómo expresar ya su alegría por


la próxima venida del Señor; por eso, en diversas partes de
la Misa y del Oficio repite: Mañana, mañana aparecerá el Mesías
suspirado. No olvidemos lo que decimos en la Oración, o sea que,
así como ahora le esperamos como Salvador, podamos esperarle
con segura conciencia cuando en la hora de la muerte venga a
juzgarnos como Juez. Que esta noche sea de verdad noche buena,
santi^cada con obras buenas.— Estación, en Sta. María la Mayor.
Directorio de la M isa. — 1. Vigilia privilegiada. Simple. Morado.
Pág. 89, número 395.
2. Si h o y e s d o m i n g o , se dirá de éste la 2.a Oración, Secreta y Posco­
munión, y se dirá Credo y el Prefacio de la Santísima Trinidad, págs. 750 y
" 4 . — OCM. Pág. 49, n .

Introito.— Hoy sabréis que Intróitus. Exod. 16, 6 et 7.


el Señor vendrá y nos sal­ Hódie sciétis, quia véniet
vará; y mañana veréis su Dóminus, et salvábit nos:
gloria. — Salmo. Del Señor et mane vidébitis glóriam
es la tierra y las cosas que ejus. — Ps. 23, 1. — Dómini
la llenan: La redondez de la ést térra, et plenitúdo ejus:
tierra y todos sus m orado­ orbis terrárum, et univérsi,
res. y . Gloria al Padre. qui hábitant in eo. y . G ló­
ria...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo".
Oración. — Oh Dios, aue I Orémus. — Deus, qui nos
nos alegráis todos los a ñ os! redemptiónis nostrae ánnua
VIGILIA DE NAVIDAD 125
exspectatióne l a e t í f i c a s : con la esperanza de nues­
praesta, ut U n i g é n i t u m tra redención; concedednos
tuum, quem Redemptórem que, así com o recibimos go­
lseti suscípimus, veniéntem zosos a vuestro Unigénito
quoque júdicem secúri v i- com o Redentor, veamos tam­
deámus, Dóminum nostrum bién tranquilos venir como
Jesum Chrístum F í 1 i u m Juez a nuestro Señor Jesu­
tuum: Qui tecum ... cristo, vuestro Hijo, que con
Vos vive y reina...
Léct. Epístolas B. Pauli Epístola.— Pablo, siervo de
Apóst. ad Romános, 1 , 1-6. Jesucristo, Apóstol por v o ­
Paulus, servus Jesu Christi, cación divina, escogido para
vocátus Apóstolus, segregá- predicar el Evangelio de
tus in Evangélium Dei, quod Dios, que Él había prom e­
ante prom íserat per Prophé- tido anteriormente por sus
tas suos in Scriptúris sanc- Profetas en las santas Escri­
tis de Filio suo, qui factus turas, acerca de su H ijo Je­
est ei ex sémine David se- sucristo nuestro Señor, que
eúndum carnem : qui prae- le nació según la carne del
destinátus est Fílius Dei in linaje de David y que fue
virtúte secúndum spíritum predestinado para ser H ijo
sanctificatiónis ex resurrec- de Dios con soberano poder,
tióne m o r t u ó r u m Jesu según el espíritu de santifi­
Christi, Dóm ini nostri: per cación por su resurrección
quem accépimus grátiam, et de entre los muertos, por el
apostolátum ad oboediéndum cual nosotros hemos recibido
fídei in ómnibus géntibus la gracia del apostolado pa­
pro nom ine ejus, in quibus ra someter a la fe por la vir­
estis et vos vocáti Jesu tud de su nombre a todas
Christi, Dótnini nostri. las naciones, entre las cua-
les sois también contados \ >sotros, llamados a ella por
Jesucristo.
Gradúale. Exod. 16, 6 et 7. Gradual.— Hoy sabréis que
Hódie sciétis, quia véniet el Señor vendrá, y nos sal­
Dóminus, et salvábit nos, vará, y mañana veréis su
et mane vidébitis glória m gloria. T. Vos que gobernáis
ejus. y . Ps. 79, 2-3. Qui re­ a Israel, escuchadme: Vos
gis Israel, inténde: qui de- que guiáis a José com o a
dúcis, velut ovem, Joseph: una oveja: que estáis sen­
qui sedes super Chérubim, tado sobre Querubines, ma­
appáre c o r a m Ephraim, nifestaos a Efraín, Benja­
Bénjamin et Manásse. mín y Manasés.
Si hoy es domingo, se añadirá lo siguiente:
126 TIEMPO DE NAVIDAD

Aleluya, aleluya. V. M a­ Allelúia, allelúia. f . Crés-


ñana se borrará la iniqui­ tina die delébitur iníquitas
dad de la tierra, y reinará terree: et regnábit super nos
sobre nosotros el Salvador Salvátor mundi. Allelúia.
del mundo. Aleluya. —
Evangelio + . — Estando des­ + Seq. S. Evangélii sec.
posada la Madre de Jesús, Matthaeum, 1, 18-21. — Cum
María, con José, sin que an­ esset desponsáta mater Jesu
tes hubiesen estado juntos, María Joseph, ántequam
se halló que habla conce­ convenírent, invénta est in
bido en su seno por obra del útero h a b e n s de Spíritu
Espíritu Santo: mas José, Sancto. Joseph autem vir
su esposo, siendo, com o era, ejus, cum esset justus, et
justo, y no queriendo infa­ nollet eam tradúcere, vóluit
marla, deliberó dejarla se­ occúlte dim itiere eam. Haec
cretamente. Estando él en autem eo cogitánte, ecce,
este pensamiento, he aquí Angelus Dómini appáruit in
que un Ángel del Señor se le somnis ei, dicens: Joseph,
apareció en sueños y le di­ fili David, noli timére ac-
jo: José, Hijo de David, no cípere Maríam cónjugem
tengas recelo en recibir a tuam: quod enim in ea na-
María, tu esposa, en tu casa, tum est, de Spíritu Sancto
porque lo que ha nacido en est. Páriet autem fílium , et
su seno es obra del Espíritu vocábis nomen ejus Jesum:
Santo. Así que dará a luz a ipse e n i m salvum fáciet
un Hijo, a quien pondrás pópulum suum a peccátis
por nombre Jesús; pues Él eórum.
es el que ha de librar a su pueblo de sus pecados.
Ofertorio. — Alzad, prínci­ Offertórium. Ps. 23, 7. —
pes, vuestras puertas; y le­ Tóllite portas, príncipes ves-
vantaos, puertas eternas, y tras: et elevámini, portas
entrará el Rey de la gloria. aeternáles, et introíbit Rex
Secreta.— Os rogamos, Dios glóriae.
Omnipotente, nos concedáis Secréta.— Da nobis, quaesu­
que, así como anticipamos mus, omnípotens Deus: ut,
el adorable Nacimiento de sicut adoránda Fílii tui na­
vuestro Hijo, así también talicia praevenímus, sic ejus
obtengamos alegres sus do­ múnera capiámus sempiter­
nes eternos. Que vive... na gaudéntes: Qui tecum ...
Prefacio común, págs. 751 y 778.
Comunión.—Se va a reve­ Commúnio. Is., 40, 5.— Re-
lar la gloria del Señor y to­ velábitur glória Dómini: et
do^ los hombre? verán a vidébit omnis caro salutáre
Salvador de nuestro Dios. Dei nostri,
25 DE DICIEMBRE. NATIVIDAD DEL SEÑOR 127
Postcommúnio. — Da nobis, Poscomunión.— Os rogamos,
queesumus, Dómine, unigé- Señor, nos concedáis reani­
niti Fílii tui recensíta nati- marnos con el recuerdo del
vitáte respiráre: cujus cae- Nacimiento de vuestro Uni­
lésti m ystério páscimur et génito Hijo, de cuyo misterio
potámur. Per eúmdem D ó­ celestial nos hemos alimen­
minum. tado. Por el mismo Jesucris­
to Señor nuestro...
“Benedicámus Dómino”, en lugar de "Ite, missa est’

25 de diciembre
N A T IV ID A D DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
n el Adviento hemos estado esperando a Jesús. Ahora, en el
E tiempo de Navidad, le adoramos, ya nacido entre nosotros.
Ei año en que estamos nos indica la fecha del Nacimiento del
Hijo de Dios en este mundo, que es lo que se conoce con el
nombre de la Era Cristiana. Sin embargo, estudios más recien­
tes parecen demostrar que el Nacimiento de Jesús tuvo lugar
unos seis años antes. Herodes, el perseguidor de Jesús, murió
dos años después del Nacimiento del Divino Infante. Todos los
Sacerdotes pueden hoy celebrar tres misas. — Estación, en Santa
María la Mayor, junto al pesebre.
Directorio. — 1. Doble de 1.» clase con Octava. — O CM . Pág- 49. ni.
2 . Color blanco. Se dice una sola Oración, Secreta y Poscomunión.
3 . Gloria y Credo en toda la Octava, si no se dice lo contrario. Prefacio
e Infra-Acción de Navidad. Se cumple con el precepto oyendo una sola Misa.

Intróitus. Ps. 2, 7.— Dóm i­ Introito.— El Señor me ha


nus dixit ad me: Fílius dicho: Tú eres mi H ijo; yo
meus es tu, ego hódie génui te he engendrado hoy.— Sal­
te.— Ps. Ibíd. 1. Quare fre- mo. ¿Por qué se embravecen
muérunt gentes: et pópuli los pueblos y maquinan las
meditáti sunt inánia. T. G lo­ naciones vanos planes, y.
ria Patri. Gloria al Padre...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Se dice “Glória in excélsis Deo”.
Orémus. — Deus, qui hajic Oración.— Oh Dios, que hi­
sacratíssimam noctem veri cisteis brillase esta sacratí­
lúminis fecísti illustratióne sima noche con el esplendor
claréscere: da, qusesumus; de la luz verdadera, os ro­
ut, cujus lucis mystéria in gamos nos concedáis que,
térra cognóvimus, ejus quo- pues hemos conocido en la
que gáudiis in cáelo perfruá- tierra los Misterios de esta
mur. Qui tecum vivit...____ divina luz, merezcamos go-
zar en el Cielo las delicias de Aquel que vive y reina...
25 DE DICIEMBRE. NATIVIDAD DEL SEÑOR 129
Léct. Epístolas B. Pauli Epístola. — Carísimo: La
Apóst. ad Titum, 2, 11-15.— gracia de D i o s Salvador
Caríssime: Appáruit grátia nuestro ha iluminado a to­
Dei Salvatóris nostri óm ni­ dos los hombres, enseñán­
bus homínibus, erúdiens nos, donos que, renunciando a la
ut abnegántes impietátem impiedad y a las pasiones
et saeculária desidéria, só- mundanas, vivam os sobria,
brie et juste, et pie vivámus justa y religiosamente en
in hoc sáeculo, exspectántes este siglo, aguardando la
beátam spem, et advéntum bienaventuranza esperada y
glórise magni Dei et Salva­ la venida gloriosa del gran
tóris nostri Jesu Christi: Dios y Salvador nuestro Je­
qui dedit semetípsum pro sucristo, el cual se dio a sí
nobis: ut nos redím eret ab mismo por nosotros, para
omni iniquitáte, et m undá- redimirnos de todo pecado,
ret sibi pópulum, acceptá- purificarnos y hacer de nos­
bilem, sectatórem bonórum otros un pueblo particular­
óperum. Haec lóquere et e x - mente consagrado a su ser­
hortáre: in Christo Jesu D ó­ vicio y fervoroso en el bien
m ino nostro. obrar. Esto es lo que has de
enseñar y exhortar en Jes icristo Señor nuestro...
Gradúale. Ps. 109, 3 et 1.— Gradual. — En Ti está el
Tecum princípium in die principado s u p r e m o que
virtútis tuae: in splendóri- aparecerá manifiesto en el
bus sanctórum, ex útero an­ día de tu poder, cuando ven­
te lucíferum génui te. T. D i- gas rodeado de la brillante
xit Dóminus Dóm ino meo: multitud de tus santos, p or­
Sede a dextris meis. doñee que yo te engendré de mi
ponam inimícos tuos, scabél- propia substancia antes que
lum pedum tuórum. — A l­ toda criatura. V. D ijo el Se­
lelúia, allelúia. y . Ps. 2, 7. ñor a mi Señor: Siéntate a
Dóminus dixit ad me: Fí- mi diestra hasta que ponga
lius meus es tu, ego hódie a tus enemigos debajo de
génui te. Allelúia._________ tus pies. — Aleluya, aleluya.
V. El Señor me ha dicho: Tú eres mi H ijo; yo te he
engendrado hoy. Aleluya.
+ Seq. S. Evangélii sec. Evangelio + . — En aquel
Lucam, 2, 1-14.— In illo tém- tiempo se promulgó un edic­
pore: Exiit edíctum a Can­ to de César Augusto man­
sare Augústo, ut describeré- dando empadronar a todo el
tur univérsus orbis. Hsec mundo. Éste fue el primer
descríptio prima facta est a empadronamiento hecho por
preeside Syriae Cyríno: et Cirino, gobernador de la
ibant omnes ut profiteréntur Siria; y todos iban a empa­
sínguli in suam civitátem. dronarse, cada cual a la ciu-
130 TIEMPO DE NAVIDAD

dad de su estirpe. José, pues,j Ascéndit autem et Joseph a


como era de la casa y fam i­ Galilaea de civitáte Náza-
lia de David, vino desde reth, in Judaeam in civitátem
Nazaret, ciudad de Galilea, David, quas vocátur Béthle-
a la ciudad de David lla­ hem: eo quod esset de domo
mada Belén en Judea. para et familia David, ut profite-
empadronarse con María, rétur cum María desponsáta
su esposa, la cual estaba en­ sibi uxóre praegnánte. Fac-
cinta, y sucedió que estando tum est autem, cum essent
allí le llegó la hora del par­ ibi, impléti sunt dies ut pá-
to. Dio a luz a su H ijo pri­ reret. Et péperit Fílium
mogénito, y envolvióle en suum primogénitum, et pan-
pañales y recostóle en un nis eum invólvit, et recliná-
pesebre porque no hubo pa­ vit eum in praesépio: quia
ra ellos lugar en el mesón. non erat eis locus in d iver-
Estaban velando en aquellos sório. Et pastores erant in
contornos unos pastores y regióne eádem vigilántes, et
haciendo centinela de noche custodiéntes vigilias noctis
sobre su grey. Cuando de super gregem suum. Et ecce,
improviso un Ángel del Se­ Angelus Dóm ini stetit juxta
ñor apareció junto a ellos, illos, et cláritas Dei circum -
y cercóles con su resplandor fúlsit illos, et timuérunt ti-
una luz divina. Lo cual les móre magno. Et dixit illis
llenó de sumo temor. Díjoles Angelus: Nolíte timére: ec­
entonces el Ángel: No te­ ce enim, evangelizo vobis
néis que temer, pues vengo gáudium magnum, quod erit
a daros una nueva de gran­ omni pópulo: quia natus est
dísimo gozo para todo el vobis hódie Salvátor, qui
pueblo, y es que hoy ha est Christus Dóminus, in ci­
nacido, en la ciudad de Da­ vitáte David. Et hoc vobis
vid, el Salvador, que es el signum: Inveniétis Infántem
Cristo o Mesías, el Señor pannis involútum, et pósi-
nuestro. Y sírvaos de seña tum in praesépio. Et súbito
que hallaréis el Niño en­ facta est cum Angelo m ulti-
vuelto en pañales y recli­ túdo milítiae caeléstis, lau-
nado en un pesebre. A l pun­ dántium Deum, et dicén-
to mismo se dejó ver con el tium: Gloria in altíssimis
Ángel un ejército numeroso Deo, et in térra pax hom í-
de la milicia celestial, ala- nibus bonae voluntátis.
bando a Dios y diciendo: Gloria a Dios en lo más alto
de los cielos, y paz en la tierra a los hombres de buena
voluntad. — Credo.
Ofertarlo. — Alégrense los I Offertórium. Ps. 95 , 1 1 et 13.
cielos y llenese de gozo la ILaeténtui caeli, et exsúltet
25 DE DICIEMBRE. NATIVIDAD DEL SEÑOR 131

térra ante fáciem Dóm ini: tierra ante la presencia deJ


quóniam venit. Señor, porque ha venido.
Secréta. — Accépta tibi sit, Secreta.— Os rogamos, Se­
Dómine, quaesumus, hodiér- ñor, os sea acepta la obla­
nae festivitátis oblátio: ut,
ción de la festividad de
tua grátia largiénte, per hoy; a fin de que conce­
haec sacrosáncta commércia, diéndonoslo vuestra benevo­
in illíus inveniámur forma, lencia por m edio de esta
in quo tecum est nostra sacrosanta com unica­
substántia: Qui tecum vivit ción, seamos hallados seme­
et regnat. jantes a A quel en quien con
Vos está nuestra naturaleza El cual con Vos...

Prefa cio

VERE DIGNUM et ju s t u m Verdaderamente es digno


est , aequum et salutáre, nos y justo, equitativo y saluda­
tibi semper, et ubique grá- ble que en todo lugar y en
tias ágere: Dómine sánete, todo tiempo os demos gra­
Pater omnípotens, aetéme cias a Vos, Señor Santo, Pa­
Deus: Quia per incam áti dre Omnipotente, Dios Eter­
Verbi mystérium, nova m en­ no, pues que por el misterio
tís nostrae óculis lux tuae de la Encam ación del V er­
claritátis infúlsit: ut dum bo habéis iluminado los ojos
visibíliter Deum cognósci- de nuestras almas con un
mus, per hunc in invisibí- nuevo destello de vuestro
lium amórem rapiámur. Et resplandor, para que mien­
ideo cum Angelis et Archán- tras visiblemente conocemos
gelis, cum Thronis et D om i- a Dios, seamos atraídos por
natiónibus, cumque omni Él al amor de las cosas invi­
milítia caeléstis exércitus, sibles. Por tanto, uniéndonos
hymnum glóriae tuae cáni- a los Ángeles y Arcánge­
mus, sine fine dicéntes: les, a los Tronos y Domina­
Sanctus!... ciones y a toda la milicia
del ejército celestial, entonamos un himno a vuestra
gloria, diciendo sin cesar: Santo. (Ordinario, pág. 751.)
Hoy y toda la Octava varía la Infra-Acción. Pág. 755.

Commúnio. Ps. 109, 3.— In Comunión.— E n t r e esplen-


splendóribus sanctórum, ex dores de santidad te engen-
132 TIEMPO DE NAVIDAD

dré en mi substancia antes I útero ante lucíferurn génui


que la estrella matutina. te.
Poscomunión.— Suplicamos, Postcommúnio. — Da nobis
Señor Dios nuestro, nos con ­ quaesumus, Dómine D e u s
cedáis que los que nos go­ noster: ut, qui Nativitátem
zamos rememorando la Na­ Dóm ini nostri Jesu Christi
tividad de nuestro Señor mystériis nos frequentáre
Jesucristo mediante estos |gaudémus; dignis conversa-
misterios, merezcamos con tiónibus ad ejus mereámur
nuestra santa vida conseguir perveníre consórtium : Qui
su amistad. El cual c o n . tecum vivit...
Vos... ¡

SEGUNDA M ISA - M ISA DE LA AURORA

P asada la noche, empieza a clarear el día. Dice


Resplandecerá una grande luz sobre nosotros,
el Introito:
porque nos
ha nacido el Señor, Altísimo, Dios, Príncipe de la paz. Dichoso
quien la sigue, como la siguieron los humildes y sencillos pas-
torcitos. — Estación, en Santa Anastasia.

D irectorio de la Misa, 1. Véase la Misa anterior. Conmemoración


de Santa Anastasia.

Introito. — H oy resplande­ Intróitus. Is., 9, 2 et 6 . —


cerá ma brillante luz sobre Lux fulgébit hódie super
nosotros, porque nos ha na­ nos: quia natus est nobis
cido el Señor, el cual será Dóminus: et vocábitur A d -
llamado Admirable, Dios, mirábilis, Deus, Princeps
Príncipe de paz, Padre del pacis, Pater futúri sseculi:
siglo futuro; cuyo reino no cujus regni non erit finis.—
tendrá fin.— Salmo. El Señor Ps. 92, 1. Dóminus regnávit,
reinó y se vistió de gloria; decórem indútus est: indú-
armóse de fortaleza, y se tus est Dóminus fortitúdi-
ciñó para realizar su obra. nem, et praecínxit se. y.
y. Gloria al Padre... Gloria Patri.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Se dice "Glória in excélsis Deo” .

• 9 8a(^nos’ Orémus. — Da nobis, quse-


JJios Omnipotente, que asi sumus, omnípotens Deus:
como somos iluminados con ut, qui nova incarnáti Verbi
25 DE DICIEMBRE. NATIVIDAD DEL SEÑOR 133
tui luce perfúndim ur; hoc la nueva luz de vuestro
in nostro respléndeat ópere, Verbo Encam ado, asi tam­
quod per fidem fulget in bién resplandezca en nues­
mente. Per eúmdem D óm i­ tras obras lo que la fe hace
num. brillar en nuestra mente.
Orémus. — Da, quaesumus, 2.a Oración.— Concedednos,
omnípotens Deus: ut, qui oh Dios todopoderoso, a los
beátae Anastásiae Mártyris que celebramos la solemni­
tuae sollémnia cólimus, ejus dad de vuestra bienaventu­
apud te patrocínia sentiá- rada mártir Anastasia, que
mus. Per D óm in u m ^ ______ sintamos los efectos de su
protección delante de Vos. 1 or N. S. J. C ...
Léct. Epístolas B. Pauli Epístola. — Carísimo: Se
Apóst. ad Titum, 3, 4-7. — nos ha manifestado la b e­
Caríssime: Appáruit be- nignidad y amor de Dios
nígnitas et humánitas Sal- nuestro Salvador; nos ha
vatóris nostri Dei: non ex salvado, no a causa de las
opéribus justítiae, quae féci- obras de justicia que hubié­
mus nos, sed secúndum suam semos h e c h o , sino por
misericórdiam salvos nos su m isericordia, haciéndo­
fecit per lavácrum regene- nos renacer por el bautismo
ratiónis et renovatiónis Spí- y renovándonos por el Es­
ritus sancti, quem effúdit píritu Santo que Él derramó
in nos abúnde per Jesum sobre nosotros copiosam en­
Christum Salvatórem nos­ te, por Jesucristo Salvador
trum: ut justificáti grátia nuestro; para que, justifica­
ipsíus, herédes simus secún­ dos por su gracia, vengamos
dum spem vitae aetémae: in a ser herederos de la vida
Christo Jesu Dóm ino nostro. eterna, conform e a la espe-
ranza que de ella tenemos, sn Jesucristo nuestro Señor.
Graduále. Ps. 117, 26, 27 et Gradual. — Bendito sea el
23. — Benedíctus, qui venit que viene en el nom bre del
in nómine Dómini: Deus D ó­ Señor. Dios es el Señor, que
minus, et illúxit nobis. T. A ha hecho brillar su Luz so­
Dómino factum est istud: et bre nosotros, y . El Señor lo
est mirábili in óculis nos- ha hecho y es admirable
iris. — Allelúia, allelúia. T. por ello a nuestros ojos.—
Ps. 92, 1. Dóminus regná- Aleluya, aleluya, y . El Señor
vit, decórem índuit: índuit reinó, revistióse de gloria;
Dóminus fortitúdinem, et armóse de fortaleza y se
praecínxit se virtúte. A llo- ciñó de poder. Aleluya.
lúia.
+ Seq. S. Evangélií sec. Evangelio + . — En aquel
Lucam, 2, 15-20. — In illo tiempo decíanse los pastores
témpore: Pastóres loque- unos a los otros: Lleguémo­
134 TIEMPO DE NAVIDAD

nos hasta Belén, y veamos bántur ad ínvicem : Trans-


esto que ha sucedido, que el eámus usque Béthlehem, et
Señor nos ha manifestado. videámus hoc verbum quod
Y fueron presurosos, y ha­ factum est, quod Dóminus
llaron a María, a José y al osténdit nobis. Et venérunt
Niño reclinado en un pese­ festinántes: et invenérunt
bre. Cuando esto vieron, en­ Maríam, et Joseph, et In -
tendieron lo que se les había fántem pósitum in praesépio.
dicho acerca de aquel Niño. Vidéntes autem cognovérunt
Y todos los que lo oyeron se de verbo, quod dictum erat
maravillaron de lo que les illis de púero hoc. Et omnes,
habían referido los pastores. qui audiérunt, miráti sunt:
Y María guardaba todas es­ et de his, quae dicta erant
tas cosas, meditándolas, en a pastóribus ad ipsos. M a­
su corazón. Y se volvieron ría autem conservábat óm -
los pastores alabando y glo­ nia verba haec, cónferens in
rificando a Dios por todas corde suo. Et revérsi sunt
las cosas que habían oído pastores, glorificántes, e t
y visto, según se les había laudántes Deum in ómnibus,
anunciado por el Ángel. — quae audíerant et víderant,
Credo. sicut dictum est ad illos. —
Ofertorio.— Dios cimentó la Credo.
tierra y no se conmoverá. Offertórium. Ps. 92, 1-2. —
Desde entonces quedó erigi­ Deus firmávit orbem terrae,
do vuestro trono visible, oh qui non com m ovébitur: pa-
Dios que sois eterno. ráta s e d e s tua, Deus, ex
_ Secreta.— Os rogamos, Se­ tune, a saeculo tu es.
ñor, que nuestras ofrendas Secréta. — Múnera nostra,
sean adecuadas al misterio quaesumus, Dómine, Nati-
de la presente Navidad, y vitátis hodiérnae mystériis
nos den siempre la paz; pa­ apta provéniant, et pacem
ra que, así com o el mismo nobis semper infúndant: ut,
hombre engendrado mani­ sicut homo génitus idem re -
festó que era Dios, así tam­ fúlsit et Deus, sic nobis haec
bién estos presentes visibles terréna substántia cónferat
nos comuniquen la vida di­ quod divínum est. Per eúm -
vina. Por el mismo S. N. J. dem ...
_ 2.a Secreta. — Recibid, Se­ Secréta. — Accipe, quaesu-
ñor, con agrado estas ofren­ mus, Dómine, múnera dig-
das a Vos ofrecidas, y con­ nánter o b l a t a : et beátse
ceded que por la protección Anastásise Mártyris tuae suf-
de vuestra bienaventurada íragántibus méritis, ad nos-
Mártir Anastasia, vengan a trae salútis auxílium prove-
ser nuestra salvación. Por níre concéde. Por Dóminum.
I
nuestro Señor J. C... 1
25 DE DICIEMBRE. NATIVIDAD DEL SEÑOR 135
P refacio, pág. 131, e Ir.fra-A cción , pá g. 755.

Commúnio. Zach. 9, 9. — Comunión.— Salta de jú bi­


Exsúlta, filia Sion: lauda, lo, hijo de Sión, entona cán­
filia Jerúsalem: ecce, Rex ticos, hija de Jerusalén. He
tuus venit sanctus et salvá- aquí que viene tu Rey, el
tor mundi. Santo y Salvador del mundo.
Postcommúnio.— Hujus nos, Poscomunión. — Haced, Se­
Dómine, sacraménti semper ñor, que n u e s t r a s almas
nó vitas natális instáuret: sean regeneradas por este
cujus natívitas singuláris sacramento que renueva el
humánam réppulit vetustá- Nacimiento de vuestro Hijo,
tem. Per eúmdem Dóminum. con el que ha sido destruido
el pecado. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo..
Postcommúnio. — Satiásti, ¡ 2 .a Poscomunión.— Oh Se-
Dómine, fam íliam tuam m u- j ñor, que habéis saciado a
néribus sacris: ejus, quae­ vuestros hijos con sagrados
sumus, semper interventióne dones: dignaos fortalecer­
nos réfove, cujus sollémnia nos por la intercesión de
celebrámus. Per Dóminum. aquella c u y a solemnidad
hoy celebramos. Por nuestro Señor Jesucristo...

TERCERA MISA - EN PLENO DÍA

S
ube el sol sobre el horizonte e ilumina toda la tierra. Jesús,
verdadero Sol de justicia, se da a conocer más y más al
mundo. Jesús es el Hijo de Dios hecho Hombre para salvar
al hombre. Esta es la idea dominante de la tercera Misa. Ado­
remos a Jesús; adorémosle en la Sagrada Eucaristía y reco­
nozcamos su Divinidad con una vida perfectamente cristiana. —
Estación , en Santa María la Mayor.
Intróitus. Isa. 9, 6 . — Puer Introito. — Un Parvulillo
natus est nobis, et fílius da- nos ha nacido y se nos ha
tus est nobis: cujus im pé- dado un Hijo, que tiene so­
rium super húmerum ejus: bre sus hom bros la sobera­
et vocábitur nomen ejus, nía: y que se llamará el
magni consílii Angelus.— Ps. Ángel del gran consejo. —
97, 1. Cantáte Dómino cán- Salmo. Porque el Señor ha
ticum novum : quia m irabí- hecho c o s a s admirables,
lia fecit. y . Gloria Patri. cantadle un cántico nuevo.
Gloria al Padre.
Se repite desde el principio hasta el Salmo
Se dice “Glória in excélsis Deo”.
Orémus.— Concéde, quá?- Oración.— Os rogamos, om-
sumus, omnípotens Deus: nipotentc Dios, nos conce-
136 TIEMPO DE NAVIDAD

dáis que la nueva Nativi­ ut nos Unigéniti tui nova


dad, según la naturaleza hu­ per carnem natívitas líbe-
mana, de vuestro Unigénito ret; quos sub peccáti jugo
nos libre a los que estamos vetusta sérvitus tenet. Per
agobiados por la inveterada eúmdem Dóminum nostrum.
esclavidad del pecado. Por e mismo S. N. J. C ...
Epístola. — Dios, que en Léct. Epístolas B. Pauli
otro tiempo habló a nuestros Apóst. ad Hebrseos, 1, 1-12.
padres en diferentes ocasio­ Multifáriam, multísque m o-
nes y de muchas maneras dis olim Deus loquens pá-
por los Profetas, nos ha tribus in prophétis: n o-
hablado últimamente en es­ víssime diébus istis locútus
tos días, por m edio de su est nobis in Filio, quem con -
Hijo, a quien constituyó he­ stítuit herédem universó-
redero de todas las cosas, rum, per quem fecit et
por quien crió también los saecula: qui cum sit splen-
siglos; el cual, siendo com o dor glórise, et figúra sub-
el resplandor de su gloria, stántiae e j u s , portánsque
vivo retrato de su substan­ ómnia verbo virtútis suae,
cia y sustentándolo todo con purgatiónem peccatórum fá ­
sola su poderosa palabra, ciens, sedet ad déxteram
después de habernos purifi­ majestátis in excélsis: tanto
cado de nuestros pecados, m élior A n g e 1 i s efféctus,
está sentado a la diestra de quanto differéntius prae illis
la Majestad en lo más alto nomen hereditávit., Cui enim
de los cielos: hecho tanto dixit aliquándo Angelórum :
más encumbrado que los Fílius meus es tu, ego hódie
Ángeles, cuanto es más génui te? Et rursum: Ego
aventajado el Nombre que ero illi in patrem, et ipse
recibió por herencia o natu­ erit mihi in fílium ? Et cum
raleza. Porque, ¿a cuál de iterum introdúcit prim ogé-
los Á n g e l e s dijo jamás: nitum in orbem terrae, dicit:
Hijo mío eres tú, yo te he Et adórent eum omnes A n ­
engendrado hoy? Y tam ­ gelí Dei. Et ad Angelos qui-
bién: ¿Y o seré Padre suyo, dem dicit: Qui facit Angelos
y él será hijo mío? Y otra suos spíritus et ministros
vez, al introducir a su P ri­ suos flammam i g n i s . Ad
mogénito en el mundo, dice: F í l i u m autem: Thronus
Adórenle todos los Ángeles tuus, Deus, in sáéculum sáe-
de Dios. En cambio, respecto culi: virga aequitátis, virga
de los Ángeles dice la Escri­ regni tui. Dilexísti justítiam,
tura: El que a sus Ángeles et odísti iniquitátem: prop-
los hace espíritus y a sus térea unxit te Deus, Deus
ministros activos com o la tuus, óleo exsultatiónis prse
a r d i e n t e llama. Mientras participibus luis. Et: Tu in
25 DE DICIEMBRE. NATIVIDAD DEL SEÑOR 137
principio, Dómine, terram que al H ijo le dice: El trono
fundásti: et ópera mánuum tuyo, ¡oh Dios!, subsistirá
tuárum sunt caeli: Ipsi pe- por los siglos de los siglos:
ríbunt, tu autem perm ané- cetro de justicia es el cetro
bis; et omnes ut vestim én- de tu reino. Amaste la jus­
tum veteráscent: et velut ticia y aborreciste la ini­
amíctum mutábis eos, et quidad; por eso, el Dios y
mutabúntur: tu autem ídem Padre tuyo te ungió con óleo
ipse es, et anni tui non de- de júbilo m ucho más que a
fícient. tus compañeros. Y en otro
lugar se dice del Hijo de Dios: Tú eres, oh Señor, el
que al principio fundaste la tierra: y obras de tus m a­
nos son los cielos. Ellos perecerán, mas tú permanecerás
siem pre el mismo, y todos com o vestidos se envejece­
rán, y com o un manto o ropa así los mudarás, y que­
darán mudados; pero Tú eres para siempre el mismo y
tus años nunca acabarán.
Graduále. Ps. 97, 3 et 2. — Gradual.— Todos los confi­
Vidérunt omnes fines terree nes de la tierra han visto la
salutáre Dei nostri: ju bilá- victoria de nuestro Dios:
te Deo, omnis térra, y . N o- salte de jú b ilo ante Dios
tum fecit Dóminus salutáre toda la redondez de la tie­
suum: a n t e conspéctum rra. y . El Señor dio a con o­
géntium revelávit justítiam cer a su Salvador; delante
suam. — Allelúia, allelúia. V. de las gentes manifestó su
Dies sanctificátus illúxit no­ justicia. — Aleluya, aleluya,
bis: veníte, gentes, et ado- y. Am aneció para nosotros
ráte Dóminum: quia hódie un día santo: venid, nacio­
descéndit lux magna super nes, y adorad al Señor; p or­
terram. Allelúia. que una luz brillante ha ba­
jado hoy a la tierra. Aleluya.
El Evangelio es el de San Juan. Pág. 766.
Offertórium. Ps. 88, 12 et Ofertorio. — Vuestros son
15.— Tui sunt caeli, et tua los cielos y vuestra la tierra:
est térra: orbem terrárum, Vos habéis form ado la tierra
et plenitúdinem ejus tu fun­ y c u a n t o ella contiene.
dásti: justítia et judícium Vuestro trono tiene por fun­
praeparátio sedis tuae. damento la justicia.
Secréta. — Obláta, Dómine, Secreta.— Por el nuevo Na­
múnera, nova Unigéniti tui cimiento de vuestro Unigé­
nativitáte sanctífica: nosque nito H ijo Jesús, santificada
a peccatórum nostrórum Señor, los dones que os ofre­
máculis emúnda. Per eúm- cemos y purificadnos de las
d em ... manchas de nuestros peca­
dos. Por el mismo S. N. J .
138 TIEMPO DE NAVIDAD

Prefacio, na 131, e Infra-Acción, pág. 755.

Comunión.— T ios los con ­ Commúnio. Ps. 97, 3.— Vi-


de la tierra han visto omnes fines terrae
victoria de nuestro Dios. Dei nostri.
Poscomunión.— Os rogamos, Postcommúnio. — Praesta,
oh Dios omnipotente, nos omnípotens
que, al nacer en Deus: ut natus hódie Salvá-
este día el Salvador del tor mundi, sicut divínae no­
mundo, así es Autor bis generatiónis est auctor:
en nosotros de una divina ita et immortalitátis sit ipse
generación, sea también da­ largítor: Qui tecum vivit et
dor de inm ortali- ji regnat.
dad. El cual vive y reina... ¡
ú ltim o Evangelio, el del día de la Epifanía, pág. 164.

26 de diciem bre

SAN CSTEBAN PROTO M Á RTIR


fin de que los Apóstoles entregarse plenamente al
ministerio de la predicación, eligieron a siete diáconos que
I de las cosas materiales y de las obras de caridad. En-
ellos fue escogido San Esteban. Fue también gran predi-
apedreado.
Directorio de la Doble de 2.« clase. — OCAÍ. Pág. 49, II.
26 DE DICIEMBRE. SAN ESTEBAN 139
Intróitus.Ps. 118, 23, 86 et Introito.— Se cuUgaioii
23. — Sedérunt príncipes et los grandes y me insultaron,
advérsum me loquebántur: y los perversos dieron en
et iníqui persecúti sunt me: perseguirme. Ayudadme, oh
ádjuva me, Dómine, Deus Señor Dios mío, porque
meus, quia servus tuus exer- vuestro siervo se esfuerza
cebátur in tuis justificatió- por cumplir vuestros man­
nibus. — Ps. Ibíd. 1 . Beáti damientos. — Salmo. Bien­
immaculáti in via, qui ám - aventurados todos los que
bulant in lege Dómini. y. en su proceder viven sin
Gloria Patri. mancilla; los que caminan
según la Ley del Señor, y . Gloria al Padre...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Se dice “Gloria in excélsis Deo”.

Orémus. — Da nobis, quse- Oración. — Concedednos,


sumus, Dómine, imitári quod oh Señor, imitar lo que ve­
cólim us: ut discámus et ini- neramos, para que aprenda­
mícos dilígere: quia ejus mos a a m a r a nuestros
natalicia celebrámus, q u i enemigos, ya que conm em o­
novit étiam pro persecutó- ramos el nacimiento para el
ribus exoráre Dóminum nos­ cielo de aquel que oró por
trum Jesum Christum F í- sus perseguidores a nuestro
lium tuum. Qui tecum vivit Señor Jesucristo, H ijo vues­
et regnat. tro, el cual vive y reina...
2.a Oración de la Octava de Navidad, pág. 135.
Léctio Actuum Apost. 6 , Epístola.— En aquellos días,
8-10; 7, 54-59. — In diébus Esteban, lleno de gracia y
illis: Stéphanus plenus grá- de fortaleza, obraba gran­
tia et fortitúdine, faciébat des prodigios y milagros en­
prodígia et signa magna in tre el pueblo. Levantáronse,
pópulo. Surrexérunt autem pues, algunos de la sinagoga
quidam de synagóga, quse llamada de los Libertinos y
appellátur Libertinórum, et de las sinagogas de los Ciri­
Cyrenénsium, e t A lexan- neos, de los Alejandrinos,
drinórum, et e ó r u m qui de los de Cilicia y de Asia,
erant a Cilícia et Asia, dis- y trabaron disputas con Es­
putántes cum Stéphano: et teban; pero no podían con­
non póterant resístere sa- trarrestar la sabiduría y el
piéntiae et Spíritui, qui lo- Espíritu que hablaba en él.
quebátur. Audiéntes autem A l oir tales cosas, ardían
haec, dissecabántur córdibus en cólera sus corazones y
suis, et stridébant déntibus crujían contra él los dientes.
in eum. Cum autem esset Mas Esteban, estando lleno
140 TIEMPO DE NAVIDAD

del Espíritu Santo, y fijando Stéphanus plenus Spíritu


los ojos en el cielo, vio la Sancto, inténdens in caelum,
gloria de Dios y a Jesús que vidit glóriam Dei et Jesum
estaba a la diestra de Dios. stantem a dextris Dei. Et
Y dijo: Estoy viendo ahora ait: Ecce, vídeo cáelos apér-
los cielos abiertos, y al H ijo tos, et Fílium hóminis stan­
del Hombre a la diestra de tem a dextris Dei. E xcla-
Dios. Entonces, alzando ellos mántes autem voce magna
«na gran gritería, se tapa­ continuérunt aures suas, et
ren los oídos, y todos a una ímpetum fecérunt unaním i-
arremetieron contra él. Y ter in eum. Et ejiciéntes eum
arrojándole fuera de la ciu­ extra civitátem, lapidábant:
dad le apedrearon: y los et testes deposuérunt vesti-
testigos depositaron sus ves­ ménta sua secus pedes ado-
tidos a los pies de un man­ lescéntis qui v o c a b á t u r
cebo que se llamaba Saulo. Saulus. Et lapidábant Sté-
Y apedreaban a Esteban, el phanum invocántem et d i-
cual estaba orando y dicien­ céntem : Dóm ine Jesu, sús-
do: Señor Jesús, recibid mi cipe spíritum meum. Pósitis
espíritu. Y poniéndose de a u t e m génibus, clam ávit
rodillas, clamó en alta voz: voce magna, dicens: D óm i­
Señor, no les hagáis cargo ne, ne státuas illis hoc p ec-
de este pecado. Y, acabando cátum. Et cum hoc dixísset,
de pronunciar estas pala­ obdorm ívit in Dómino.
bras, se durmió en el Señor. Gradúale. Ps. 118, 23 et
Gradual.— Se coligaron los 86.— Sedérunt príncipes, et
grandes y me insultaron, y advérsum me loquebántur:
los perversos dieron en per­ et iníqui persecúti sunt me.
seguirme. V. Ayudadme, oh y . A djuva me, Dómine, Deus
Señor Dios mío, salvadme meus: salvum me fac p rop­
p o r vuestra misericordia. ter m isericórdiam tuam. —
Aleluya, aleluya, y . Estoy Allelúia, allelúia. y . A ct. 7,
viendo ahora los cielos abier­ 55. — Vídeo cáelos apértos,
tos y a Jesús a la diestra de et Jesum stantem a dextris
Dios. Aleluya. virtútis Dei. Allelúia.
Evangelio + . — En aquel + Seq. S. Evangélii sec.
tiempo decía Jesús a los es­ Mattháeum. 23, 34-39. — In
cribas y fariseos: He aquí illo témpore: Dicébat Jesús
que yo voy a enviaros pro­ Scribis et Pharisásis: Ecce
fetas y sabios y escribas, y ego mitto ad vos prophétas
de ellos degollaréis a unos, et sapiéntes, et scribas, et
crucificaréis a otros, a otros ex ülis occidétis et crucift-
azotaréis en vuestras sina­ gétis, et ex eis flagellábitis
gogas, y los andaréis persi­ in synagógis vestris, et per-
guiendo de ciudad en ciu- sequémíni de civitáte in ci-
20 DE DICIEMBRE. SAN ESTEBAN 141
vitátem: ut véniat super vos dad. Para que recaiga sobre
omnis sanguis justus, qui vosotros la sangre mócente
effúsus est super terram, a derramada sobre la tierra,
sánguine A bel justi usque desde la sangre del justo
ad sánguinem Zacharíae fílii A bel hasta la sangre de Za­
Barachíae, quem occidístis carías, hijo de Baraquías, a
inter templum et altére. quien matasteis entre el
Am en dico vobis, vénient templo y el altar. En verdad
haec ómnia super generatió- ! os digo que todos estos crí-
nem istam. Jerúsalem, Jerú- menes cargarán sobre la ge­
salem, quae occídis prophé- neración presente. ¡Jerusa-
tas, et lápidas eos, qui ad te lén! ¡Jerusalén!, que matas
m i s s i sunt, quóties vólui a los profetas y apedreas a
congregáre fílios tuos, que- los que a ti han sido envia­
m ádmodum gallina cóngre- dos; ¡cuántas veces quise
gat pullos suos sub alas, et recoger a tus hijos com o la
noluísti? E c c e relinquétur gallina recoge a sus pollitos
vobis domus vestra desérta. bajo las alas, y tú no lo has
Dico enim vobis, non me v i- querido! He aquí que vues­
débitis ámodo, doñee dicá- tra casa va a quedar desier­
tis: Benedíctus qui venit in ta. Y así os digo: desde aho­
nomine Dómini. — Credo. ra no me veréis más, hasta
tanto que, reconociéndom e por Mesías, digáis: Bendito
sea el que viene en el nombre del Señor. — Credo.
Offertórium. A ct. 6 , 5 et 7, Ofertorio. — Los Apóstoles
59.— Elegérunt Apóstoli Sté- eligieron diácono a Esteban,
phanum Levítam, plenum varón lleno de fe y del Es­
fide et Spíritu sancto: quem píritu Santo, al que ape­
lapidavérunt Judaei orán- drearon los judíos mientras
tem, et dicéntem: Dómine estaba orando, y diciendo:
Jesu, áccipe spíritum meum. ¡ Señor Jesús, r e c i b i d mi
Secréta.— Súscipe, Dómine, i alma.
múnera pro tuórum com m e- Secreta. — Recibid, Señor,
moratióne Sanctórum: ut, los dones ofrecidos en con­
sicut illos pássio gloriosos memoración de v u e s t r o s
effécit; ita nos devótio red- santos, para que, com o ellos
dat innocuos. Per Dóm i­ fueron gloriosos por su mar­
num ... tirio, así nosotros por nues­
tra devoción seamos santificados. Por N. S. J. C...
2." Secreta de la Octava de Navidad. Pág. 137.
P refacio de Navidad, pág. 131, e In fra -A cción , pág. 755.

Commúnio. A c t. 7, 55 e t ; Comunión. — Estoy viendo


59 . __ Vídeo cselos apértos, ahora los cielos abiertos, y
et Jesum stantem a dextris a Jesús a la diestra de Dios,
142 TIEMPO DE NAVIDAD

Señor Jesús, recibid mi es- virtútis Dei: Dómine Jesu,


y no les hagáis cargo áccipe spíritum meum, et
pecado. ne státuas lilis hoc peccá-
' — A u xilien - tum.
Señor, los misterios que Postcommúnio. — A u x ilién -
hemos recibido, y por la in­ tur nobis, Dómine, sumpta
tercesión de vuestro Santo mystéria: et, intercedénte
Mártir Esteban, nos confir­ beáto Stéphano M ártyre tuo,
men con su perpetua efica­ sempitérna protectióne con -
cia. Por N. S. J. C... fírment. Per Dóminum.
2.8 P oscom unión de la Octava de Navidad. Pág. 138.

27 «fe diciembre
SAN JU A N , APÓSTOL Y EV A N G ELISTA
"O an Juan Evangelista es el Apóstol que más nos habla de la
& Divinidad de Jesús. Basta leer su Evangelio, y se verá que,
aun contando la vida y doctrina del Seflor, toma un camino
muy diferente de los otros Evangelistas. Manifestándose en es»
tos días el Hijo de Dios a los hombres, no podía faltar, junto
a las fiestas de Navidad, la fiesta de quien tan altamente nos
habló de Dios hecho Hombre.— Estación, en Sta. María la Mayor.
Directorio do la M ita.— 1. Doble d® 2.» claae. — OCM. FAg. 49, TT.
introito — En medio de la Intróltus. Eccll. 15, 5. — In
Iglesia abrió sus labios y el médio Eoclésinc apéruit os
27 DE DICIEMBRE. SAN JUAN EVANGELISTA 143
ejus; et im plévit eum D óm i­ Señor le colm ó del espíritu
nus spiritus sapiéntiae et in - de sabiduría y entendimien­
telléctus: stolam glóriae ín­ to, y le vistió con estola de
duit eum.— Ps. 91, 2. Bonum gloria. — Salmo. Saludable
est confitéri Dómino: et es confesar al Señor, y can­
psállere nómini tuo, A ltís- tar salmos a vuestro nom­
sime. y . Gloria Patri. bre, oh Altísimo, y . Gloria.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Se dice “Gloria in excélsis Deo".

Orémus.— Ecclésiam tuam, Oración.— Difundid, Señor,


Dómine, benignus illústra: benignamente vuestra luz
ut beáti Joánnis Apóstoli tui sobre toda la Iglesia, para
et Evangelístae illumináta que, adoctrinada por vues­
doctrínis, ad dona pervéniat tro Santo Apóstol y Evange­
sempitérna. Per Dóminum. lista Juan, nos haga conse­
guir los bienes eternos. Por nuestro Señor Jesucristo...
2." Oración de la Octava de Navidad. Pág. 135-
Léctio libri Sapiéntiae. Ec- Epístola. — El que teme a
cli. 15, 1-6.— Qui í ímetDeum Dios hará buenas obras. Y
fáciet bona et qui cóntincns quien observa exactamente
est justítiae, apprehéndet il- la justicia, poseerá la sabi­
lam, et obviábit illi qu-isi duría; porque ella le saldrá
mater honorificáía. Cibábit al encuentro cual madre res­
illum pane vitae et intelléc- petable, y cual virgen despo­
tus, et aqua sapiénti¿3e sa- sada le recibirá. Le alimen­
lutáris potábit illum: et fir- tará con pan de vida y de
inteligencia y le dará a b e­
mábitur in illo, et non flecté-
ber el agua de la ciencia sa­
tur: et continébit illum, et ludable y fijará en él su m o­
non confundétur: et exal-
rada, y él será constante. Y
tábit illum apud próximos la sabiduría será su sostén
suos, et in médio EccJésiae y no será jamás confundido,
apériet os ejus, et adimplé- sino que será ensalzado en­
bit illum spíritu sapiéntiae tre sus hermanos, y en me­
et intelléctus, et stola gló­ dio de la asamblea le abrirá
riae véstiet illum. Jucundi- la boca, llenándole del espí­
tátem, et exsultatiónem the- ritu de sabiduría y de inte­
saurizábit super illum, et ligencia, y revistiéndole de
nómine aetérno hereditábit un manto que le cubrirá
illum, Dóminus Deus noster. de gloria. Le colmará de
consuelo y do alegría, y le dará en herencia un eterno
renombre.
144 TIEMPO DE NAVIDAD

Gradual. — Se corrió entre Gradúale. Joán. 21, 23 et


los hermanos que aquel dis­ 19. — Exiit sermo inter fra -
cípulo, J u a n , no moriría. tres, quod discípulus ille non
Pero Jesús no dijo: No m o­ móritur. Et non dixit Jesús:
rirá, sino: Si quiero que él Non móritur. y . Sed: Sic
quede así hasta mi venida, eum volo manére, doñee v é -
¿a ti qué?; tú sígueme. — niam: quid ad te? tu me
Aleluya, aleluya, y. Éste es séquere. — Allelúia, allelúia.
aquel discípulo que atestigua y. Ibíd., 24. Hic est discí­
estas cosas, y sabemos que su pulus ille, qui testimónium
testimonio es veraz. Aleluya. pérhibet de his: et scimus,
quia verum est testimónium ejus. Allelúia.
Evangelio 4*. — En aquel + Seq. S. Evangélii sec.
tiempo dijo Jesús a Pedro: Joánnem, 21, 19-24.— In illo
Sígueme. Volviéndose Pedro témpore: D ixit Jesús Petro:
a mirar, vio venir detrás al Séquere me. Convérsus P e-
discípulo amado de Jesús, trus vidit illum discípulum,
aquel que en la Cena se re­ quem diligébat Jesús, se-
clinara sobre su pecho y quéntem, qui et recúbuit in
había preguntado: Señor, cena super pectus ejus, et
¿quién es el que te hará dixit: Dómine, quis est qui
traición? Pedro, pues, ha­ tradet te? Hunc ergo cum
biéndole visto, dijo a Jesús: vidísset Petrus, dixit Jesu:
Señor, ¿qué será de éste? Dómine, hic autem quid?
Respondióle Jesús: Si yo Dicit ei Jesús: Sic eum volo
quiero que así se quede has­ manére, doñee véniam, quid
ta mi venida, ¿a ti qué te ad te? tu me séquere. Exiit
importa?; tú sígueme a Mí. ergo sermo iste inter fratres,
Y de aquí se originó el ru­ quia discípulus ille non m ó­
mor entre los hermanos de ritur. Et non dixit ei Jesús:
que este discípulo no m ori­ Non móritur; sed: Sic eum
ría. Mas no dijo Jesús: No volo manére, doñee véniam :
morirá; sino: Si yo quiero quid ad te? Hic est discípu­
que así se quede hasta mi lus ille, qui testimónium pér­
venida, ¿a ti que te importa? hibet de his, et scripsit haec:
Éste es aquel discípulo que et scimus, quia verum est
da testimonio de estas cosas testimónium ejus. — Credo.
y las ha escrito, y estamos ciertos de que su testimonio
es verdadero. — Credo.
Ofertorio.—Com o la palma Offertórium. Ps. 91, 13. —
florecerá el justo y se m ul­ Justus ut palma florébit: si­
tiplicara como el cedro que cut cedrus, quae in Líbano
está en el Líbano. est, multiplicábitur.
Secreta. Aceptad, Señor, Secréta.— Súscipe, Dómine,
las ofrendas que os presen- múnera, quae in ejus tibi
2 8 DE DICIEMBRE. LOS SANTOS INOCENTES 145

sollemnitátte deférimus, cu - tamos en la solemnidad de


jus nos confídim us patroci­ aquel por cuya protección
nio liberári. Per Dóminum. confiamos salvarnos. P o r
nuestro Señor Jesucristo...
2.a Secreta de la Octava de Navidad. P á g . 137.
P refacio, pág. 131, e In fra -A cción , p á g . 755.

Commúnio. Joán. 21, 23.— Comunión. — Corrió entre


Exiit sermo inter fratres, los hermanos la voz de que
quod discípulus ille non m ó- aquel discípulo no moriría.
ritur; et non dixit Jesús: Pero Jesús no dijo: No m o­
Non m óritur; sed: Sic eum rirá, sino: Si quiero que él
volo manére, doñee véniam: quede así hasta mi venida,
quid ad te? ¿a ti qué?
Postcommúnio.— Refécti ci- Poscomunión. — Fortaleci­
bo potúque caelésti, Deus dos, Dios nuestro, con este
noster, te súpplices depre- m anjar del cielo, os pedimos
cámur: ut, in cujus haec humildemente ser defendi­
com m em oratióne percépi- dos por aquel en cuya con­
mus, ejus muniámur et pré- m em oración h e m o s reci­
cibus. Per Dóminum... bido estos sacramentos. Por
nuestro Señor Jesucristo...
2.» P oscom u n ión de la Octava de Navidad. Pág. 138.

28 de diciembre
LOS SANTOS INOCENTES, M ÁRTIRES
l caso de la matanza de los Niños Inocentes es sobremanera
E cruel y sanguinaria. Mas el Niño a quien Herodes buscaba
y cuya muerte deseaba, se escapó providencialmente. La Iglesia
considera a los Inocentes como Mártires, porque derramaron su
sangre por causa de Cristo. — Estación en San Pablo extramuros.
D irecto rio de la M is a .— 1. Doble de 2.» clase. — OCM. Pág. 49. II.
2. Morado. Si es domingo, color rojo.

Intróitus. Ps. 8, 3.— Ex ore Introito. — Para confusión


infántium, Deus, et lactén- de vuestros enemigos hicis­
tium perfecísti laudem prop- teis brotar, oh Dios, una ala­
ter inimícos tuos.— Ps. Ibíd. banza perfecta de la boca
2. Dómine, Dóminus noster: de los infantes y de los ni­
quam admirábili est nomen ños de pecho.— Salmo. ¡Se­
tuum in univérsa térra! y . ñor y Dueño nuestro: Cuán
Glória Patri. admirable es vuestro nom-
bre en toda la tierra! Y. Gloria al Padre.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis”, a no ser que sea domingo.

Oración. — Oh Dios, cuya Orémus.— Deus, cujus h o-


gloria confesaron los In o­ diém a die praecónium Inno-
centes Mártires, no con pa­ céntes Mártyres non loquén-
labras, sino con su muerte; do, sed m oriéndo conféssi
extirpad en nosotros los m a­ sunt; ómnia in nobis vitió-
los efectos de nuestras pa­ rum mala mortifica; ut fi-
siones, para que nuestras dem tuam, quam lingua nos-
obras confiesen la fe que tra lóquitur, étiam móribus
nuestra lengua publica. Por vita fateútur. Per Dóminum
nuestro Señor Jesucristo... nostrum ...
2.* Oración de la Octava de Navidad. Pág. 135.

Epístola. — Y he aquí que Léctio libri Apocalyysis B.


miré: Y vi que el cordero Joánnis Apóstoli, 14, 1-5.—
estaba sobre el monte Sión, In diébus illis: Vidi supra
y con Él, ciento cuarenta y montem Sion Agnum stan-
cuatro mil personas que te­ tem, et cum eo centum qua-
nían escrito en sus frentes el aragínta quátuor mília, ha-
nombre de Él y el nombre bóntes nomen ejus, et nomen
de su Padre. Al mismo tiem­ Patris e j u s scriptum in
po oí una voz del Cielo se­ fróntibus suis. Et audívi v o -
mejante al ruido de muchas cem de cáelo, t a n q u a m
aguas y al estampido de un vocem aquárum multárum,
trueno grande: Y la voz que et lanquam vocem tonítrui
oí era como de citaristas magni: et vocem, quam au-
28 DE DICIEMBRE. LOS SANTOS INOCENTES
dívi, sicut citharoedórum ci- que tañían sus cítaras. Y
tharizántium in cítharis suis. cantaban com o un cantar
Et cantábant quasi cánticum nuevo ante el trono y delan­
novum ante sedem, et ante te de los cuatro animales y
quátuor animália, et senió- de los ancianos: y nadie po­
res: et nemo póterat dícere día cantar aquel cántico fue­
cánticum, nisi illa centum ra de aquellos ciento cua­
quadragínta quátuor mília, renta y c u a t r o mil, que
qui empti sunt de térra. Hi fueron rescatados de la tie­
sunt, qui cum muliéribus rra.— Éstos son los que no se
non sunt coinquináti: vírgi- m ancillaron con m ujeres:
nes enim sunt. Hi sequúntur porque son vírgenes. Éstos
Agnum , quocúmque íerit. siguen al Cordero doquiera
Hi empti sunt ex homínibus que vaya. Éstos fueron res­
primítise Deo et Agno: et in catados de entre los hombres
ore eórum non est invéntum c o m o primicias escogidas
mendácium : s i n e mácula para Dios, y para el Corde­
enim sunt ante thronum Dei. ro; ni se halló mentira en su
boca, porque están sin mancha ante el trono de Dios.
Graduále. Ps. 123, 7-8. — | Gradual. — Nuestra alma,
Anima nostra sicut passer j com o avecilla, escapó del
erépta est, de láqueo venán- j lazo de los calzadores. Fue
tium. y. Láqueus contrítus |roto el lazo y hemos queda-
est, et nos liberáti sumus. i do libres. Nuestra fortaleza
A djutórium nostrum in no­ está en el nombre del Señor,
mine Dómini, qui fecit cae- que hizo Cielos y Tierra.
lum et terram.
Si hoy no es domingo se dice lo siguiente:

Tractus. Ps. 78, 3 et 10. — ¡ Tracto.— En torno de Jeru-


Effudérunt sánguinem sane- salén derramaron com o agua
tórum , velu t a q u a m , %n la sangre de los Santos, y .
circúitu Jerúsalem. y . Et Y no había quien les diera
non erat qui sepelíret. y. sepultura, y. Vengad, Se­
Vindica, Dómine, sánguinem ñor, la sangre de vuestros
Sanctórum tuórum, qui e f- Santos, que ha sido derra­
fúsus est super terram. mada sobre la tierra.
El siguiente verso aleluyático se dice en vez del Tracto.
si es domingo.

Allelúia, allelúia. y . Ps. Aleluya, aleluya, y . Ala­


112, 1 .— Laudáte, púeri, D ó­ bad, niños, al Señor: alabad
minum, 1 a u d á t e nomen el nombre del Señor. Ale­
Dómini. Allelúia. luya.
148 TIEMPO DE NAVIDAD

Evangelio — Un Angel + Seq. S. Evangélii sec.


del Señor apareció en sue­ Matthseum, 2, 13-18.— In illo
ños a José, diciéndole: Le­ tém pore: Angelus Dóm ini
vántate, toma al Niño y a appáruit in somnis Joseph,
su Madre y huye a Egipto^ dicens: Surge, et áccipe
y estáte allí hasta que y<* Púerum et Matrem ejus, et
te avise; porque Herodes ha fuge in /Egyptum , et esto
de buscar al Niño para m a­ ibi usque dum dicam tibi.
tarle. Levantándose José, to­ Futúrum est enim, ut H eró-
mó al Niño y a su Madre de des quaerat Púerum ad per-
noche: Y se retiró a Egipto, déndum eum. Qui consúr-
donde se mantuvo hasta la gens a c c é p i t Púerum et
muerte de Herodes; de suer­ Matrem ejus nocte, et secés-
te que se cum plió lo que dijo sit in ¿Egyptum: et erat ibi
el Señor por boca del P ro­ usque ad óbitum Heródis:
feta: Y o llamé a Egipto a ut adimplerétur quod d ic­
mi Hijo. Entretanto Hero­ tum est a Dóm ino per P ro-
des, viéndose burlado de los phétam d i c é n t e m : Ex
Magos, se irritó sobrem ane­ ¿Egypto vocávi F í l i u m
ra y mandó matar a todos meum. Tune Heródes videns
los niños que había en Belén quóniam illúsus esset a M a-
y en toda su com arca de dos gis, irátus est valde, et m it-
a ñ o s abajo, conform e al tens occídit omnes púeros,
tiempo de la aparición de la qui erant in Béthlehem, et
estrella, que había averi­ in ómnibus fínibus ejus, a
guado de los Magos. Viose bimátu et infra, secúndum
cumplido entonces lo que tempus quod exquisíerat a
dijo el Profeta Jeremías, di­ Magis. Tune adimplétum est
ciendo: En Ramá se oyeron quod dictum est per Jere-
las voces, muchos lloros y míam Prophétam dicéntem:
alaridos. Es Raquel que llo ­ V ox in Rama audita est,
ra a sus hijos, sin querer plorátus, et ululátus m ul-
consolarse porque ya no tus: Rachel plorans fílios
existen. — Credo. suos, et nóluit consolári,
quia non sunt. — Credo.
Ofertorio. — Nuestra alma, Offertórium. Ps. 123, 7. —
cual pájaro, escapó del lazo Anima nostra sicut passer
de los cazadores. Fue roto el erépta est de láqueo venán-
lazo y hemos quedado libres. tium: láqueus contrítus est,
et nos liberáti sumus.
Secreta.— Séannos favora­ Secréta. — Sanctórum tuó-
bles, Señor, las oraciones de rum, Dómine, nobis pia non
vuestros santos, a fin de que desit orátio; quae et múnera
hagan aceptables nuestros nostra concíliet, et tuam n o­
dones y nos obtengan siem- bis indulgéntiam s e m p e r
DOMINGO IN F H A -O C T A V O DE NAVIDAD 149

obtíneat. Per Dóminum. jpre vuestro Por


! . Señor .
2." S ecreta, pág. 137. P refacio e In fra -A cción , págs.

Commúnio. Maíth. 2 , 18.— Comunión. — En


V ox in Rama audita est, p lo- oyeron voces, llantos
rátus, et ululátus: Rachel ridos, Raquel llora sus
plorans fílios suos, et nóluit sin querer consolarse
consolári, quia non sunt. que ya no existen.
Postcommúnio. — Votiva, Poscomunión.— Puesto que
Dómine, dona percépimus: hemos recibido los dones
quae Sanctórum nobis pré- que os ofrecim os, os roga­
cibus, et praeséntis, quaesu- mos, Señor, nos concedáis
mus, vitae páriter et aetemae por la intercesión de vues­
tríbue conférre subsídium. tros santos los auxilios nece­
Per Dóminum. sarios para la vida presente
y para la eterna. Por nuestro Señor Jesucristo...
2.a Poscomunión de la Octava de Navidad. Pág. 138.

DOMINGO DENTRO DE LA O C T A V A DE NAVIDAD

D iosal hombre
ha bajado del Cielo, y se ha hecho Hombre
heredero del Cielo. Jesús nos ha
para hacer

cado. Cumplamos su santa Ley, quitando de


y maldad, como representa la Misa de este día
Directorio 1 • OoNe. Blanco.
>¿ segunda y Poscomunión, de
150 TIEMPO DE NAVIDAD
Si caen en domingo los dias 26, 27 y 28, la Misa es del dia respectivo,
con 2.» Oración, Secreta y Poscomunión de la Octava de Navidad. En este
caso la Misa del domingo se traslada al dia SO.
Si son domingos los días 29 y 31, se dirá la Misa del domingo lnfraocta-
▼o. haciendo conmemoraclon del Santo respectivo y de Navidad.
Si es domingo el día 30, no hay dificultad. Se dice la Misa del domingo
con conmemoración de Navidad.

. Introito.— Estando sumer­ Intróitus. Sap. 18, 14-15.—


gido todo en un profundo si­ Dum médium siléntium te-
lencio y cuando la noche en nérent ómnia, et n ox in suo
su carrera había corrido la cursu médium iter habéret,
mitad del camino, vuestro omnípotens sermo tuus, D ó­
Verbo omnipotente, oh Se­ mine, de caelis a regálibus
ñor, descendió del cielo, de sédibus vénit.— Ps. 92, 1. D ó­
vuestro regio trono.— Salmo. minus regnávit, decórem in -
El Señor se ha vestido de dútus est: indútus est D ó­
esplendor, y reina; el Señor minus fortitúdinem , et prae-
se ha vestido de poder y se cínxit se. y . Gloria Patri.
ha ceñido para su obra, y, Gloria al P adre...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Se dice “Gloria in excélsis Deo”.
Oración. — Encaminad, oh Orémus.— Omnípotens sem -
Dios Omnipotente y sem pi­ pitérne Deus, dirige actus
terno, nuestros actos, de nostros in beneplácito tuo:
modo que os sean agrada­ ut in nomine dilécti Fílii tui
bles, para que en nom bre de mereámur bonis opéribus
\uestro predilecto H ijo m e- abundáre: Qui tecum vivit
rezcamos abundar en buenas obras. El cual con Vos..
Epístola. — H e r m a n o s : Léct. Epístolas B. Pauli
Mientras el heredero es ni­ Apóst. ad Gálatas, 4, 1-7.—
ño, en nada se diferencia de Fratres: Quanto témpore
un siervo, no obstante ser heres párvulus est, nihil d if-
dueño de todo; sino que fert a servo, cum sit D óm i­
está bajo la potestad de los nus ómnium: sed sub tutó-
tutores y procuradores, has­ ribus et actóribus est usque
ta el tiempo señalado por su ad praefinítum tempus a pa-
padre. Así nosotros, cuando tre: ita et nos, cum essémus
éramos todavía niños, está­ párvuli, sub elémentis m un-
bamos servilmente sujetos a di erámus serviéntes. A t ubi
los más rudimentarios pre­ venit plenitúdo témporis,
ceptos que se dieron al mun­ misit Deus Fílium suum,
do. Mas cumplido que fue el factum ex mullere, factum
tiempo, envió Dios a su Hijo, sub lege, ut eos, qui sub lege
formado de una mujer, y su­ erant, redímeret, ut adoptíó-
jeto a la ley para redimir a nem filiórum reciperémus,
DOMINGO 1NFRA-OCTAVO DE NAVIDAD 151
Quóniam autem estis íílii, los que estaban debajo de la
misit Deus Spíritum Fílii Ley, a fin de que recibiése­
sui in corda vestra, clamán- mos la adopción de hijos. Y
tem: Abba, Pater. Itaque por cuanto sois hijos, envió
jam non est servus, sed fí- Dios a nuestros corazones el
Jius: quod si fílius, et heres Espíritu de su Hijo, el cual
per Deum. nos hace clamar: Padre, Pa-
dre. Así que ya no existe e siervo, sino el hijo; y si es
hijo, es también heredero í or Dios.
Gradúale. Ps. 44, 3 et 2.— Gradual. — Vos sois el más
Speciósus form a prae fíliis hermoso de los hijos de los
hóminum: diffúsa est grátia hombres; la gracia está de­
in lábiis tuis. y. Eructávit rramada en vuestros labios,
cor meum verbum bonum, y . Bulle en mi mente una
dico ego ópera mea Regi: bella idea; dirigiré mi poe­
lingua mea cálamus scribae ma al Rey: mi lengua es
velóciter scribéntis. — Alle­ com o pluma veloz de un es­
lúia, allelúia. y. Ps. 91, 1. cribano. — Aleluya, aleluya,
Dóminus regnávit, decórem y. El Señor es Rey; se ha
índuit: índuit Dóminus fo r- vestido de majestad; está
titúdinem, et praecínxit se vestido de fortaleza: ceñido
virtúte. Allelúia. está el Señor de poder. A le­
luya.
+ Seq. S. Evangélii sec Evangelio + . — En aquel
Lucam, 2, 33-40. — In illo tiempo, José y María, la
témpore: Erat Joseph et Madre de Jesús, escuchaban
María mater Jesu, mirántes con admiración las cosas
super his quae dicebántur que de Él se decían. Simeón
de illo. Et benedíxit illis Si­ bendijo a entrambos, y dijo
meón et dixit ad Maríam a María, su M adre: Mira,
matrem ejus: Ecce, pósitus este Niño está destinado
est hic in ruínam, et in re- para ruina y resurrección de
surrectiónem multórum in muchos en Israel, y para ser
Israel et in signum cui con- el blanco de la contradic­
tradicétur: et tuam ipsíus ción de los hombres. Lo que
ánimam pertransíbit glá- será para ti misma una es­
dius, ut reveléntur ex m ul- pada que traspasará tu al­
tis córdibus cogitatiónes. Et ma, a fin de que sean des­
erat Anna prophetíssa, filia cubiertos los pensamientos
Phánuel, de tribu Aser: haec ocultos en los corazones de
procésserat in diébus multis muchos. Vivía entonces una
et víxerat cum viro suo an- profetisa llamada Ana, hija
nis septem a virginitáte sua. de Fanuel, de la tribu de
Et haec vídua usque ad an- Aser, que era ya de edad
nos octogínta quátuor: quae muy avanzada, y la cual
152 TIEMPO DE NAVIDAD

desde su virginidad vivió non discedébat de templo,


con su marido siete años. Y jejúniis et obsecratiónibus
ésta era una viuda de ochen­ sérviens nocte ac die. Et
ta y cuatro años de edad, la haec, ipsa hora supervéniens
cual no se apartaba del tem ­ confitebátur Dóm ino: et lo-
plo, sirviendo día y noche quebátur de illo ómnibus,
con ayunos y oraciones. És­ qui exspectábant redem ptió-
ta, pues, acudiendo a la mis­ nem Israel. Et ut p erfecé-
ma hora, alababa igualmen­ runt ómnia secúndum legem
te al Señor; y hablaba de Dómini, revérsi sunt in G a-
él a todos los que esperaban lilásam in civitátem suam
la redención de Israel. Y Názareth. Puer autem cres-
María y José, con el Niño cébat, et confortabátur, p le-
Jesúsy cumplidas todas las nus sapiéntia: et grátia Dei
prescripciones de la Ley del erat in illo. — C redo.
Señor, regresaron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. En-
tretanto el Niño iba crecie ido y fortaleciéndose, lleno
de Sabiduría: y la gracia de Dios estaba con él.—C red o .
Ofertorio. — Dios afirm ó la Offertórium. Ps. 92, 1-2. —
tierra, la cual no se altera­ Deus firm ávit orbem terree,
rá; desde entonces vuestro qui non com inovébitur; p a -
trono visible está prepara­ ráta sedes tua, Deus, ex
do: y Vos sois eterno. tune, a sseculo tu es.
Secreta.— Concedednos, oh Secréta. — Concéde, quse-
Dios Omnipotente, que la sumus, omnípotens Deus:
ofrenda ofrecida a vuestra ut óculis tuae majestátis
divina Majestad, nos obten­ munus oblátum, et grátiam
ga la gracia de una devo­ nobis piae devotiónis ob tí-
ción piadosa y el efecto de neat, et efféctum beátae p e-
una dicha perenne. Por rennitátis acquírat. Per D ó­
nuestro Señor Jesucristo... minum.
2.» Secreta, pág. 137. Prefacio ' Infra-Acción, págs. 131 y 755.
Comunión.— Toma al Niño Commúnio. Matth. 2, 20.—
y a su Madre y vuelve a la Tolle Púerum, et Matrem
tierra de Israel: pues los ejus, et vade in terram Is-
que querían matar al Niño raél: defúncti sunt enim,
han muerto. qui quaerébant á n i m a m
Púeri.
Poscomunión. — Oh Señor, Postcommúnio.— Per hujus,
por la virtud de este miste­ Dómine, operatiónem m ys-
rio séannos quitados nues­ térii et vítia nostra purgén-
tros vicios y colmados nues­ tur, et Justa desidéria com -
tros justos deseos. Por núes» pleántur. Per D ó m i n u m
tro Señor Jesucristo... nostrum...
29 DICIEMBRE. SANTO TOMÁS, MÁRTIR isa
29 de diciembre

SANTO TOMÁS DE C A N T6R B ER Y,


OBISPO Y M Á RTIR

Porchosdefender valientemente los dere­


de la Iglesia hubo de arrostrar
las iras del rey Enrique II de Ingla­
terra y fue asesinado en su misma Ca­
tedral, tal día como hoy del año 1170.

D ire c to rio de la M isa — 1. Doble. Rojo. Gloria y Credo. — OCM. (49. I ■


2 . Evangelio del Domingo II de Pascua. Pág. 555 .
3 . En domingo, Misa pág. 150. 2.« Oración, etc., de Santo Tomás,
3.» Oración, etc., de la Octava, págs. 135-138.

Introitos. — Gaudeámus Introito.— Alegrémonos to-


omnes in Dómino, diem fes- ! dos en el Señor, celebrando
tum celebrántes sub honóre , la fiesta en honor de Santo
beáti Thomae Mártyris: de (Tomás, Mártir, de cuyo m ar-
cu jus passióne gaudent A n - i tirio se alegran los Ángeles
geli, et colláudant Fílium j y alaban al H ijo de Dios.—
Dei.— Ps. 32, 1. Exsultáte,! Salmo. Alegraos, justos, en
justi, in Dómino: rectos de- el Señor; la alabanza con ­
cet collaudátio. V. Glória viene a los rectos de cora­
Palri. zón. y . Gloria al P adre...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Se dice “Glória in excélsis Deo”.
Orémus.— Deus, pro cujus Oración.— Oh Dios, por cu­
Ecclésia gloriósus Póntifex ya Iglesia el glorioso Pon­
Thomas gládiis impiórum tífice Santo Tomás sucum­
occúbuit: praesta, quáesu- bió a la espada de los im­
mus: ut omnes qui ejus im - píos; conceded, os rogamos,
plórant auxílium, petitiónis que todos los que imploran
suee salutárem consequántur su protección, obtengan el
efféctum . Per Dóminum. saludable efecto de su ple-
, garia. Por N. S. J. C...
2.» Oración de Navidad, p á g . 135.
Léct. Epistolas B. Pauli | Epístola. — Todo pontífice
Apóst. ad Hebrseos, 5, 1-6. ¡ entresacado de los hombres
Fratres: Omnis póntifex ex i es puesto para beneficio de
homínibus assúmptus, pro I los hombres, en lo que mira
homínibus constitúitur in j a Dios, a fin de que ofrezca
iis, quse sunt ad Deum: ut dones y sacrificios por los
ófferat dona, et sacrifícia pecados; que sepa condoler-
pro peccátis: qui condolére se de aquellos que i g n o r a n y
possit iis, qui ignórant, et yerran: c o m o quien se halla
154 TIEMPO DE NAVIDAD

igualmente rodeado de m i­ errant: quóniani et ipse


serias; y por esta razón debe circúmdatus est infirmitáte:
ofrecer sacrificio en des­ et proptérea debet quem ád-
cuento de los pecados, no m odum pro pópulo, ita étiam
menos por los suyos propios et pro semetípso offérre pro
que por los del pueblo. Na­ peccátis. Nec quisquam su-
die se apropie esta dignidad, mit sibi honórem, sed qui
si no es llamado de Dios, vocátur a Deo, t a n q u a m
como Aarón. Así también Aaron. Sic et Christus non
Cristo no se arrogó la gloria semetípsum clarificávit, ut
de hacerse Pontífice, sino póntifex fíeret: sed qui lo -
que se la dio el que le dijo: cútus est ad eum: Fílius
Tú eres mi Hijo, yo te he meus es tu, ego hódie génui
engendrado hoy. A l modo te. Quem ádmodum et in álio
que también en otro lugar loco dicit: Tu es sacérdos in
dice: Tú eres Sacerdote aetérnum, secúndum órdi-
eternamente según el orden nem Melchísedech.
del Melquisedec. Graduále. Eccli. 44, 16. —
Gradual.— He aquí el gran Ecce sacérdos magnus, qui
Sacerdote que agradó a Dios in diébus suis plácuit Deo.
en sus días. y. No se encon­ y . Ibíd. 20.— Non est invén-
tró semejante a él en la o b ­ tus símilis illi, qui conser-
servancia de la Ley del E x­ váret legem Excélsi. — A lle­
celso.— Aleluya, aleluya, y. lúia, allelúia. y. Joánn. 10,
Yo soy el buen Pastor: y co ­ 14. Ego sum Pastor bonus:
nozco mis ovejas, y las mías et cognósco oves meas, et
me conocen a mí. Aleluya. cognóscunt me meae, alle­
Ofertorio. — Le coronasteis lúia.
con piedras preciosas; os Offertórium. Ps. 20, 4-5. —
pidió vida y se la disteis. Posuísti, Dómine, in cápite
ejus corónam de lápide pr tióso: vitam pétiit a te, et
tribu ísti ei.
Secreta.— Purificad, Señor, Secreta.— Múnera tibi, D ó­
los dones que os ofrecem os; mine, dicáta sanctífica: et,
y aplacado por ellos, aten­ intercedénte beáto Thoma,
dednos, por la intercesión de Mártyre tuo atque Pontífice,
vuestro Santo Mártir y P on­ per éadem nos placátus in-
tífice Tomás. Por N. S. J. C. ténde. Per Dóminum.
2.* Secreta, pág. 137. Prefacio Infra-Acción, págs. 131 y 755.
Comunión.— Yo soy el buen Commúnio. Joánn. 10, 14.
Pastor: y conozco mis ove­ Ego sum Pastor bonus: et
jas, y las mías me conocen cognósco oves meas, et cog­
a m í. nóscunt me meae.
Poscomunión. — Haced, oh Postcotnmúmo. — Haec nos
1 ENERO. CIRCUNCISIÓN DEL SEÑOR 155
commúnio, Dómine, purget Señor, que esta comunión
a crim ine: et intercedénte nos purifique de toda culpa;
beáto Thoma, Mártyre tuo y por la intercesión de vues­
atque Pontífice, caelésti re- tro Santo Mártir y Pontífice
médii fáciat esse consórtes. Tomás, nos haga partícipes
Per Dóminum. del rem edio celestial. Por
nuestro Señor Jesucristo ..

30 de diciembre
Directorio de la M isa. — 1. SI se dice la Misa del domingo en uno de
los días 29 ó 31, entonces el dia 30 la Misa se ordena asi:
2 . Doble. Blanco. Misa, la 3.« de Navidad con Gloria y Credo. — OCAí.
3 . Epístola y Evangelio de la 2.a Misa, pág. 133.
4 . En domingo, Misa pág. 149: 2.» Oración, etc., de la Octava de N a -
vldad. Págs. 135-138.

31 de diciembre

SAN SILVESTRE, PAPA Y CONFESOR

E stefín Santo tuvo el consuelo de ver el


de las persecuciones sangrientas
decretadas por los emperadores romanos
contra la Iglesia, que duraron casi tres
siglos y ocasionaron el martirio de los
treinta y tres Papas que le precedieron.
Gobernó la Iglesia desde el año 314 al 335. Hoy, último día del
año, demos una mirada a lo que hemos hecho en estos doce
meses. ¿Puede nuestra conciencia estar tranquila? No imitemos
a los que pasan de una manera pagana la noche de hoy.
Directorio de la M isa. — 1. Doble. Blanco. Si diligis me. Pág. 787.
2 . Gloria y Credo. Prefacio e Infra-Acción de Navidad, págs. 131 y 755.
3 . En domingo, Misa pág. 149; 2.* Oración, etc., de San Silvestre
3.» Oración, etc., de Navidad. Págs. 135-138. — OCM. (49, I.)

I de enero
LA CIRCUNCISIÓN DEL SEÑOR
res fiestas celebra la Iglesia en este día: 1) Octava de Navi­
T dad; 2) La Circuncisión de Jesús, ceremonia que obligaba a
los israelitas a los ocho días del nacimiento de un niño; 3) La
fiesta de la Virgen, como se ve en varios lugares de la Misa y
sobre todo del Oficio divino. Esta fiesta fue introducida por la
Iglesia para oponerse a las supersticiones que celebraban los pa­
ganos en este dfa. Procura tú empezar este año y continuarlo
después como si fuese el último de tu vida, que. si no lo es.
podría serlo, y algún día ciertamente lo será. Estación, en
Santa María del Transliber.
D irectorio de la M is a .— 1. Doble de 2.» clase. Octava de Navidad. Blanco.
2 . Esta fiesta excluye toda otra fiesta, por solemne que sea.— O CM . (49, I.)

Introito. — Un Parvulillo Intróitus. Is.s 9, 6 . — Puer


nos ha nacido y se nos ha natus est nobis, et fílius da-
dado un H ijo, que tiene so­ tus est nobis: cujus im pé-
bre su hom bro la soberanía: rium super húmerum ejus:
y que se llamará el Ángel et vocábitur nom en ejus,
del gran consejo. — Salmo. magni consílii Angelus.— Ps.
Cantad al Señor un cántico 97, 1. Cantáte Dóm ino cán-
nuevo, porque ha hecho m a­ ticum novum : quia m irabí-
ravillas. V. Gloria al Padre... lia fecit. y . Glória Patri.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Se dice "Glória in excélsis Deo”.

Oración.— Oh Dios, que por Orémus.— Deus, qui salútis


la fecunda virginidad de la aetérnae, beátae Maríae virgi-
bienaventurada María dis­ nitáte fecúnda, humáno gé-
teis al mundo el premio de neri praemia praestitísti: trí-
la salud eterna, conceded­ bue, qusesumus; ut ipsam
nos, os rogamos, que expe­ pro nobis intercédere sentiá-
rimentemos en favor nues­ mus, per quam merúimus,
tro la intercesión de A qué­ auctórem vitae suscípere,
lla por quien merecimos Dóminum nostrum Jesum
recibir al Autor de la vida, Chrístum Fílium tuum: Qui
Jesucristo nuestro Señor: tecum.
que con Vos vive y reina...
1 ENERO. CIRCUNCISIÓN DEL SEÑOR 157
E pístola de la primera Misa de Navidad. Pág. 129.

Graduále. Ps. 97, 3-4.— Vi- Gradual.— Los confines to­


dérunt omnes fines terrae dos de la tierra han visto al
salutáre Dei nostri: jubilé te Salvador que el Señor nos
Deo, omnis térra, y. Ibíd., 2
ha enviado. Glorifique al
Notum fecit Dóminus salu-
táre suum: ante conspéc- i ^ enor_ universo. y.
tum géntium revelávit jus- j Señor nos ha mostrado a
títiam suam. — Allelúia, ¡ su Salvador y ha revelado
allelúia. y. Hebr., 1 , 1-2. su justicia a la faz de todas
Multifárie olim Deus lo- las naciones.— Aleluya, ale­
quens pátribus in prophétis, luya. y. Muchas veces y de
novíssime diébus istis locú- diferentes maneras habló
tus est nobis in Filio. Alle­ Dios en otro tiempo a nues­
lúia. tros padres por medio de
sus profetas; pero últimamente, en estos días, nos ha
hablado a nosotros por su Hijo. Aleluya.
*í« Seq. S. EVangélii sec. Evangelio + . — Llegado el
Lucam, 2, 21.— In illo tém- día octavo en que debía ser
pore: Postquam consummá- circuncidado el Niño, le fue
ti sunt dies octo, ut circum- puesto por nombre Jesús,
ciderétur Puer, vocátum est nombre que le puso el Án­
nomen ejus J e s ú s , quod vo­ gel antes que fuese conce­
cátum est ad Angelo priús- bido.— Credo.
quam in útero conciperétur. — Credo.
Offertórium. Ps. 88 , 12 et Ofertorio. — Vuestros son
15.— Tui sunt caeli et tua est los cielos y vuestra es la tie­
térra: orbem terrárum et rra: Vos fundasteis el mun­
plenitúdinem ejus tu fun- do y cuanto él contiene. La
dásti: justítia et judícium justicia y la equidad son las
praeparátio sedis tuae. bases de vuestro trono.
Secréta. — Munéribus nos- Secreta. — Os suplicamos,
tris, qusesumus, D ó m i n e , Señor, por nuestras ofren­
precibúsque suscéptis, et cae- das y preces, nos purifiquéis
léstibus nos munda mysté- con los celestiales misterios,
riis, et cleménter exáudi. y nos oigáis benignamente.
Per Dóminum... Por N, S. J. C...
Prefacio, pág. 131, e In fra-A cción , pá g. 755.

Commúnio. Ps. 97, 3. Vi- Comunión.— Todos los tér­


dérunt omnes fines terrae minos de la tierra han visto
salutáre Dei nostri. la salvación de nuestro Dios
Postcommúnio. 7 - Haec nos Poscomunión. — Que esta
c o m m ú n i o , D ó m i n e , p u r g e t comunión. Señor, nos puri-
158 TIE M PO DE NAVIDAD

fique pecados, y a crimine: et, íntercedénte


nos Por beáta Vírgine Del Genetrí-
de la tísi- ce María, caeléstis remédil
arla, Madre de faciat esse consortes. Per
del remedio celestial, eúmdem Dóm inum...
el mismo S. N. J. C...

Desde el 2 al 5 de enero
Directorio de la M is a — 1. El domingo que ocurra del 2 al 5 se dirá
la Misa del Nombre de Jesús. ^
2 . i’i no hay ningún domingo, la Misa del Nombre de Jesús se dirá el 2.
3 . Si no ocurre ninguna flesta. se dirá la Misa como el dfa 1 de enero.
4 ! No se dirá Credo ni Infra-Acción propia.
5. En estos días no se dirán Misas rezadas, tantovotivas como coti­
dianas Je Réquiem .

EL SAN TÍSIM O NOMBRE DE JESÚS

E l Nombre de Jesús fue revelado por el Angel a María Santísi­


ma cuando se le anunció que Ella había de ser su Madre.
Esta fiesta es relativamente moderna. El dulcísimo Nombre de
Jesús esté siempre en nuestros labios y en nuestro corazón.
D irectorio de la M i*a.—1. Doble de 2.» clase. Blanco.
2. No se dirá la Infra-Acción de Navidad. — OCM. (49, 1.)

Introito. — Al nom bre de Intróitut. P hll; 2, 10-11.—


toda rodilla In nómine Jesu omne genu
en r cielo, en la tierra y en flectátur, eseléstium, terrés-
el infierno; y toda lengua trium, et tnfernórum : et
EL SA N T ÍSIM O N O M B R E DE JE SÚ S 159
omnis lingua confiteátur, confiese que nuestro Señor
quia Dóminus Jesús Chris- Jesucristo está en la gloria
tus in gloria^ est Dei Patris. de Dios Padre.— Salmo. Se­
Ps. 8 , 2. Dómine Dóminus ñor y Dueño nuestro, ¡cuán
noster: quam admirábile est admirable es vuestro nom­
nomen tuum in univérsa bre en toda la tierra! y.
térra' f . Glória Patri. Gloria al Padre...

Se repite desde el principio hasta el Salmo.


Se dice "Glória in excélsis Deo”.

Orémus.— Deus, qui unigé- Ornción. — Oh Dios, que


nitum Fílium tuum consti- constituisteis a vuestro Uni­
tuísti humáni géneris Salva- génito Hijo Salvador del
tórem, et Jesum vocári jus- mundo y le pusisteis por
sísti: concéde propítius; ut,¡nombre Jesús: concedednos
cujus sanctum nomen vene- propicio que cuantos vene­
rámur in terris, ejus quoque ramos su santo Nombre ai
aspéctu perfruámur in cae- la tierra, le veamos en el
lis. Per eúmdem Dóminum... Cielo. Por el mismo J. S. N.
Léctio Actuum Apostoló- Epístola.— Entonces Pedro,
rum, 4, 8-12. —- In diebus: neno del Espíritu Santo, les
illis: Petrus, replétus Spíritu i respondió: Príncipes del
Sancto, dixit: Príncipes pó- pueblo, - y vosotros ancianos,
puli et senióres, audite: Si escuchad: Ya que en este
nos hódie dijudicámur in día se nos pide razón del
benefácto hóminis infírmi, bien que hemos hecho a un
in quo iste salvus factus est, hombre tullido, y se quiere
notum sit ómnibus vobis, et saber por virtud de quién,
omni plebi Israel: quia in ha sido curado, declaramos
nomine Dómini nostri Jesu a todos vosotros, y a todo
Christi Nazaréni, quem vos el pueblo de Israel que la
erucifixístis, quem Deus curación se ha hecho en
suscitávit a mórtuis, in hoc nombre de nuestro Señor
iste astat coram vobis sa- Jesucristo Nazareno, a quien
nus. Hic est lapis, qui repro- vosotros crucificasteis y Dios
bátus est vobis sedificánti- ha resucitado. Este Jesús es
bus, qui factus est in caput aquella piedra que vosotros
ánguli: et non est in álio desechasteis al edificar, la
áliquo salus. Nec enim áliud cual ha venido a ser la pie­
nomen est sub cáelo datum dra angular; y fuera de Él
homínibus, in quo opórteat no hay que buscar la salva­
nos salvos fíeri. ción en ningún otro. Pues no
se ha dado a los hombres otro Nombre debajo del cielo
por el cual debamos salvarnos.
160 TIE M PO DE NAVIDAD

Gradual.— Salvadnos, Se­ Graduále. Ps. 105, 47. —


ñor Dios nuestro, y reunid- Salvos fac nos, Dómine Deus
nos de entre las naciones noster, et cóngrega nos de
para que celebremos vues­ natiónibus: ut confiteámur
tro santo nombre y nos glo­ nómini sancto tuo, et glorié-
riemos en cantar vuestras mur in gloria tua. f . Is., 63,
alabanzas, y. Vos, Señor, 16. Tu, Dómine Pater noster,
sois nuestro Padre y nues­ et Redémptor noster: a sse-
tro Redentor; éste es vues­ culo nomen tuum. — A lle­
tro nombre eternamente. — lúia, allelúia. y. Ps. 144, 21.
Aleluya, aleluya, y. Mi len­ Laudem Dómini loquétur os
gua cantará las alabanzas meum, et benedícat omnis
del Señor: bendigan todos caro nomen sanctum ejus.
su santo nombre. Aleluya. Allelúia.
Evangelio + . — Llegado el Hh Seq. S. Evsngélii sec.
día en que debía ser circun­ Lucam, 2, 21.— In illo tém-
cidado el Niño, le fue puesto pore: Postquam consummá-
por nombre Jesús, nombre ti sunt dies octo ut circum-
que le puso el Ángel antes ciderétur Puer, vocátum est
que fuese concebido .-Credo. nomen ejus Jesús, quod vo-
cátum est ab Angelo priúsqi am in útero conciperétur. —
Credo.
Ofertorio.— De todo cora­ Offertórium. Ps. 85, 12 et 5
zón os alabaré, Señor Dios Confitébor tibi, Dómine
mío, y glorificaré eterna­ Deus meus, in toto cor de
mente vuestro Nombre, por­ meo, et glorificábo nomen
que Vos, Señor, sois suave y tuum in aetémum: quóniam
benigno y clementísimo pa­ tu, Dómine, suávis et mitis
ra con todos los que os in­ es: et multae misericórdise
vocan. Aleluya. ómnibus invocántibus te.
Secret . — Os rogamos, oh Allelúia.
Dios clementísimo, que Secréta. — Benedíctio tua,
vuestra bendición, por la clementíssime Deus, qua
cual toda criatura rebosa de omnis viget creatúra, sanc-
vida, santifique este vuestro tíficet, quaesumus, hoc sa-
sacrificio, que os ofrecemos crifícium nostrum, quod ad
a gloria del nombre de vues­ glóriam nóminis Fílii tui,
tro Hijo, nuestro Señor Je­ Dómini nostri Jesu Christi,
sucristo, para que redunde offérimus tibi: ut majestáti
en alabanza de vuestra Ma­ tuae placére possit ad lau­
jestad y sea de provecho dem, et nobis profícere ad
para nuestra salvación. Por salútem. Per eúmdem Dó­
el mismo J. C. N. S... minum...
Prefacio de Navidad. Pág./131.
el s a n t ísim o nombre de jesú s 161
Commúnio. Ps. 85, 9-10.— Comunión.— Todas cuantas
Omnes gentes quascúmque naciones criasteis, vendrán,
fecísti, vénient, et adorá- Señor, y postradas ante Vos,
bunt coram te, Dómine, et os adorarán y glorificarán
glorificábunt nomen tuum: vuestro Nombre, porque Vos
quóniam magnus es tu, et sois grande y autor de ma­
íáciens mirabília: tu es Deus ravillas; Vos solo sois Dios.
solus. Allelúia. Aleluya.
Postcommúnio. — Omnípo- Poscomunión.— Omnipoten­
tens setéme Deus, qui creás- te y eterno Dios, que nos
ti et redemísti nos, réspice habéis criado y redimido;
propítius vota nostra: et sa- atended propicio a nuestras
crifícium salutáris hóstiae, súplicas y dignaos recibir
quod in honórem nóminis benignamente el sacrificio
Fílii tui, Dómini nostri Jesu dt la Hostia saludable, que
Christi, majestáti tuse obtú- en honor del Nombre de
limus, plácido et benigno vuestro Hijo, nuestro Señor
vultu suscípere dignéris; ut Jesucristo, hemos ofrecido a
grátia tua nobis infúsa, sub vuestra Majestad; para que,
glorioso nomine Jesu, aetér- por medio del glorioso Nom­
nae prsedestinatiónis título bre de Jesús, merezcamos
gaudeámus nómina nostra como premio de eterna pre­
scripta esse in caelis. Per destinación el que nuestros
eúmdem Dóminum..._______ nombres sean escritos en los
cielos. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo...

5 de enero

SAN TELESFORO, PAPA Y M Á RTIR


D irectorio de la M is a — 1. Misa como el día 1 de enero
2 . 2.» Oración, Secreta y Poscomunión de San Telesforo, como en la
Misa Si diligis me, pág. 787.
3 . Si h o y e s d o m i n g o , la Misa es del Nombre de Jesús, con la 2.» Ora­
ción, etc., de San Telesforo.
4 . La Misa puede ser también de San Telesforo; 2.» Oración, etc., del
día i de enero.
5. En ambos casos. Gloria sin Credo y Prefacio de Navidad, pág. 131,
s i n Ir Infra-Acción.
KNfcKO. EPIFANIA DEL SEÑOK 163

6 de enero
EPIFA N ÍA DEL SEÑOR

L a nifestaciones
palabra Epifanía significa manifestación; tres las ma­
y i>vn
del Señor que nos recuerda la Iglesia en este
día. Jesús se manifestó como Dios: 1) A los gentiles o magos,
que le adoraron como tal; 2) Por lo que dijo el Eterno Padre
en el Bautismo de Jesús: Éste es mi Hijo muy amado, en quien
tengo mis Complacencias; 3) Por el milagro de la conversión del
agua en vino que hizo Jesús en las bodas de Caná. Los magos
encontraron i Jesús con María, su Madre. Por medio de María
encontrarenvs también nosotros a Jesús.—Estación, en S. Pedro.
D irectorio de la M isa.—1. Doble de 1.» clase.
2. Blanco. Prefacio e Infra-Acción, propios.
3 ’ Véansepág. 87, n.o 377, y pág. 48, n .° 246. — OCM . (48, III.)

Intróítus Mal. 3, 1.— Ecce Introito. — Ved que llegó


advénit Jominátor Dómi­ ya el soberano Señor; en su
nus: et egnum in manu mano están los reinos y los
ejus, et >otéstas et impé- imperios.— Salmo. Dad, oh
rium.— P. 71, 1. Deus, ju- Dios, al Rey vuestras leyes
dícium um Regí da et y al Hijo del Rey vuestra
justítian tuam Filio regis. justicia. V. Gloria al Pa­
f . Glóri Patri. dre. ..
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Se dice “Glória in excélsis Deo” .
Oréms. — Deus, qui ho- Oración. — Oh Dios, que
diérnaie Unigénitum tuum por medio de una estrella
géntib* stella duce reve- revelasteis en este día vues­
lásti: jncéde propítius; ut, tro Unigénito Hijo a los gen­
qui j¿ te ex fide cognóvi- tiles; conceded propicio a
mus, sque ad contemplán- los que ya os conocemos por
dam >éciem tuae celsitúdi- la fe, que lleguemos un día
nis rducámur. Per cúm­ a contemplar la hermosura
elemóminum... de vuestra majestad. Por el
mismo Señor Jesucristo...
Lí¡o Isaíae Prophétae, 60, Epístola. — Levántate, oh
l_6 .Surge, illumináre, Je- Jerusalén, vístete de clari­
rúsím: quia venit lumen dad: porque ha venido tu
tuv» et glória Dómini su­ lumbrera y ha nacido sobre
pere orta est. Quia ecce ti la gloria del Señor. Por­
tépree opérient terram, et que he aquí que la tierra
cao pópulos: super te au- estará cubierta de tinieblas
tc oriétur Dóminus, et y de oscuridad las naciones;
gia ejus in te vidébitur. mas sobre ti brillará el Se­
Fambulábunt gentes in ñor y en ti se dejará ver su
T IE M PO DE N A V ID A D

gloria. Y a tu luz caminarán lúmine tua, v\ tí


las gentes, y los reyes al res­ splendóre artus ti
plandor de tu nacimiento. in circúitu óculos fluos, et
Tiende tu vista alrededor vide; omnes isti ctngregáti
tuyo, y mira; todos esos se sunt, venérunt tibíi fílii tui
han congregado para venir de longe vénientj et fíli©
a ti; vendrán de lejos tus tuae de látere surgent. Tune
hijos, y tus hijas acudirán a vidébis et áffluesjm irábitur
ti de todas partes. Entonces et dilatábitur cor tuum,
te verás en la abundancia; quando convérsa fúerit ad
se asombrará tu corazón, te multitúdo maris, fortitú-
y se ensanchará cuando ven­ do géntium vénerit tibi.
gan a unirse contigo la m u­ Inundátio camelórum opé-
chedum bre de naciones de la riet te, dromedárii Mádian
otra parte del mar; cuando et Epha: omnes dé Saba vé-
a ti acudan poderosos pue­ nient, aurum et fhus defe-
blos. Te verás inundada de réntes et laudeni Dómino
una m uchedum bre de carne - annuntiántes. \
líos, de dromedarios de Madián y Efa; todos lc$ de Sabá
vendrán a traer oro e incienso, y publicarán las ala­
banzas del Señor.
Gradual. — Vendrán todos Gradúale. Isa. Ibíd . 6 et 1.
los de Sabá, trayendo oro e Omnes de Saba vénient, au­
incienso y publicando las rum et thus deferéntes, et
alabanzas del Señor, y. L e­ laudem Dóm ino annuntián­
vántate y revístete de cla­ tes. y . Surge et illumináre,
ridad, Jerusalén, porque la Jerúsalem: quia glótia Dó­
gloria del Señor ha brillado mini super te orta est.— A l­
sobre ti. — Aleluya, aleluya. lelúia, allelúia. y . Matth. 2,
V. Vimos su estrella en 2 .— Vídimus stellam éjus in
Oriente y hemos venido con Oriénte, et vénimus cum
dones a adorar al Señor. munéribus adoráre Pómi-
Aleluya. num. Allelúia.
Evangelio + . — Habiendo, + Seq. S. Evangélil sec.
pues, nacido Jesús en Belén Matthseum, 2, 1-12. — Cum
de Judá, reinando Herodes, natus esset Jesús in l$éth-
he aquí que unos magos v i­ lehem Juda in diébtls He-
nieron de Oriente a Jerusa­ ródis regis, ecce Magl ab
lén, preguntando: ¿Dónde Oriénte venérunt JerOsó-
está el nacido Rey de los lymam, dicéntes: Ubi est
judíos? Porque vimos en qui natus est rex Judiéo-
Oriente su estrella y hemos rum? Vídimus enim stélpm
venido con el fin de adorar­ ejus in Oriénte, et vén ir|u s
le. Oyendo esto el Rey H e­ adoráre eum. Audiens aUtim
rodes. turbóse y con él toda Heródes rex, turbátus
6 ENERO. E P IF A N ÍA DEL SEÑOR 185

et omnis Jerosólyma cum Jerusalén. Y convocando a


illo. Et cóngregans omnes todos los príncipes de los
príncipes sacerdótum et scri- sacerdotes y a los escribas
bas pópuli, sciscitabátur ab del pueblo, les preguntaba
eis, ubi Christus nascerétur. dónde había de nacer el
At illi dixérunt ei: In Béth- Cristo. A lo cual ellos res­
lehem Judae: sic enim scrip- pondieron: En Belén de
lum est per Prophétam: Et Judá: que así está escrito
tu Béthlehem térra Juda, en el profeta: Y tú, Belén,
nequáquam mínima es in tierra de Judá, no eres cier­
princípibus Juda: ex te tamente la menor entre las
enim éxiet dux, qui regat principales ciudades de Ju­
pópulum meum Israel. Tune dá: porque de ti es de donde
Heródes, clam vocátis M a- ha de salir el Caudillo que
gis, diligénter dídicit ab eis rija mi pueblo de Israel.
tempus stellse, quae appáruit Entonces Herodes, llamando
eis: et mittens illos in Béth­ en secreto a los magos, ave­
lehem, dixit: Ite, et inter^o- riguó cuidadosamente 'de
gáte diligénter de Púero: et ellos el tiempo en que la
cum invenéritis, renuntiáte estrella se les apareció: y
mihi, ut et ego véniens adó- encaminándolos a Belén les
rem eum. Qui cum audíssent dijo: Id e informaos pun­
regem, abiérunt. Et ecce tualmente de lo que hay
stella, quam víderant in de este Niño; y en habién­
Oriénte, antecedábat eos, dole hallado, dadme aviso,
usque dum véniens staret para ir yo también a ado­
supra, ubi erat Puer. Vidén- rarle. Luego que oyeron esto
tes autem stellam, gavísi al rey, partieron: y he aquí
sunt gáudio magno valde. Et que la estrella que habían
intrántes domum, invené- visto en Oriente iba delante
runt Púerum cum María ,de ellos, hasta que llegando
Matre ejus (hic geyiuflécti- sobre el sitio en que estaba
tur). Et procidéntes adora- el Niño, se paró. A la vista
vérunt eum. Et apértis the- de la estrella se regocijaron
sáuris suis, obtulérunt ei por extremo. Y entrando en
múnera, aurum, thus et la casa, hallaron al Niño con
myrrham. Et responso ac- María, su Madre, y postrán­
( épto in somnis, ne redírent dose le adoraron (genufle­
«id Heródem, per áliam x ió n ), y abiertos sus cofres,
viam revérsi sunt in regió- le ofrecieron presentes de
nem suam.— Credo. __ ___ oro, incienso y mirra. Y h a-
hiendo recibido en sueños m aviso para que no vol-
viesen a Herodes, regresare 1 a su país por otro cami-
no. — Credo.
Ititt TIKMI’ U D ; NAVIDAD

OítHno. - Los reyes de Offtrtórium. Ps. 70, 10-11.


Tarsis y los de las islas le Reges Tharsis, et ínsulas
ofrecerán regalos; los reyes múnera ófferent: reges Ara-
de Arabia y de Sabá le trae­ bu m et Saba dona addúcent
rán presentes; y le ado­ et adorábunt eum omnes re­
rarán todos los reyes de la ges terrae: omnes gentes
tierra; todas las naciones le sérvient ei.
rendirán humenaje.
Secrata.— Os rogamos, Se­ Sacréta. — Ecclésiae tuae,
ñor, miréis propicio los do­ quaesumus, Dómine, dona
nes de vuestra Iglesia, en los propítius intuére: quibus
que se os ofrece, no ya oro, non jam aurum, thus et
incienso, ni mirra, sino myrrha profértur; sed quod
Aquel mismo que en estos eísdem munéribus declaré-
dones era figurado, y que tur, immolátur et súmitur,
ahora se inmola y se da en Jesús Christus Fílius tuus
alimento, Jesucristo, Hijo Dóminus noster: Qui tecum.
vuestro y Señor nuestro, c je con Vos vive y reina...

P r e f a c io

Verdaderamente es digno Vere dignum et ju s t u m


y justo, equitativo y saluda­ est, aequum et salutáre, nos
ble el daros gracias en todo tibi semper, et ubique grá-
lugar y tiempo, Señor Santo, tias ágere: Dómine sánete,
Padre Omnipotente y Dios Pater omnípotens, aetéme
eterno, porque al parecer Deus: Quia, cum Unigénitus
vuestro Unigénito Hijo re­ tuus in substántia nostrae
vestido de nuestra carne mortalitátis appáruit, nova
mortal, nos ha recobrado el nos inmortalitátis suae, luce
'üer^cho de participar algún reparávit.— Et ideo cum An-
día de la luz y resplandor de gelis et Archángelis, cum
■ inmortalidad. Por tanto, Thronis et Dominatiónibus,
con los Ángeles y Arcánge­ cumque omni milítia caelés-
les, con los Tronos y Domi­ tis exércitus, hymnum gló-
naciones y con toda la mi­ ríse tuae cánimus, sine fine
licia del ejército celestial, dicéntes: Sanctus!...
cantamofs el himno de vut tira gloria, diciendo sin ce-
sar: Santo. Santo, Santo.
FIESTA DE LA SACHADA FAMILIA 16 7

lntrm-Ac€Mn propia. Véase en el Ordinario, pág.


Commúníe Matth. 2, 2. — f Comunión, — Vimos su es­
Vídimus stellam ejus in trella en Oriente, y hemos
Oriénte, et vénimus cum venido con dones a adorar
munéribus adoráre Dómí- al Señor.
num. Poic en—níén. — Conceded­
Postcommónío. — Príesta, nos, oh Dios Omnipotente,
quaesumus, o m n í p o t e n s que con entendimiento recto
Deus: ut quae solémni cele- y puro comprendamos los
brámus oífício, puríficáta? misterios que en esta solem-
rnentis intelligéntia conse- : nidad celebramos. Por nues­
quámur. Per Dóminum... tro Señor Jesucristo...

FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA

E stadre*ha aprendan
de ser la gran Aesta de las familias cristianas. Lo* pa­
de José la vigilancia, la solicitud, la diligen­
cia. Las madres aprendan de Maria el amor, la modestia, eJ
r uídado de los hijos. Los hijos deben aprender de Jesús la obe­
diencia. Aprendan los ricos a despegar su corazón de las riquezas
perecederas de este mundo. Los obreros pueden aprender el amor
al trabajo, la resignación, el sacrificio. Y todos pueden y deben
aprender de la Sagrada Familia el cumplimiento de los propios»
flfberes.
TIE M PO DE NAVIDAD

D ire c to rio .— 1. Blanco. Doble mayor. (Fiesta del Señor.) — OCM. (49.)
2 . Si el 13 es domingo, se dirá la Misa de la Sagrada Familia y no
la señalada para el día 13, pág. 174.
3 . Si cae esta fiesta de la Sda. Familia en domingo, distinto del 13,
se celebra también esta Fiesta.
4 . Vease el Directorio de la pág. 174.

Introito.— Salte de gozo el Intróitus. Prov. 23, 24 et


Padre del Justo, gócense 25. — Exsúltat gáudio pater
tu Padre y tu Madre y re­ Justi, gáudeat Pater tuus et
gocíjese la que te engendró Mater tua, et exsúltet quae
Salmo. ¡Oh cuán amables génuit te. — Ps. 83, 2-3.
son vuestras moradas, Se­ Quam dilécta tabernácula
ñor de los Ejércitos! Mi al­ tua, Dómine virtútum: con-
ma suspira y desfallece por cupíscit et déficit ánima
los atrios del Señor, y. Glo­ mea in átria Dómini. y.
ria al Padre... Glória Patri.

Se repite desde el principio hasta el Salmo.


Se dice “Glória in excélsis Deo” .

Oración. — Señor nuestro Orémus. — Dómine Jesu


Jesucristo, que viviendo su­ Christe, qui, Maríae et Jo-
miso a María y José, consa­ seph súbditus domésticam
grasteis la vida, doméstica vitam ineffabílibus virtúti-
con admirables virtudes: bus consecrásti: fac nos,
haced que por su medio utriúsque auxilio, Famíliae
aprendamos los ejemplos de sanctae tuae exémplis in­
vuestra Sagrada Familia y struí; et consórtium cón-
alcancemos su eterna com­ sequi sempitérnum: Qui vi-
pañía. Vos que vivís... vis...
2.a Oración. — Favoreced, Orémus. — Vota, quaesu-
Señor, los votos de vuestro mus, Dómine, supplicántis
pueblo, para que conozca lo pópuli caelésti pietáte pro-
que debe hacer, y tenga séquere: ut et, quae agénda
fuerzas para ejecutarlo. Por sunt, vídeant, et ad im-
nuestro Señor Jesucristo... plénda quas víderint conva-
léscant. Per Dóminum...
Epístola.— Hermanos: Co­ Léct. Epístolse B. Pauli
mo escogidos que sois de Apóst. ad Colossénses, 3, 12-
Dios, santos y amados, re­ 17.— Fratres: Indúite vos
vestios de entrañas de com­ sicut elécti Dei, sancti et di-
pasión, de benignidad, de lécti, viscera misericórdiae
humildad, de modestia, de benignitátem, humilitátem,
paciencia: sufriéndoos los modéstiam, patiéntiam: sup-
unos a los otros y perdonán- portántes ínvicem, et donán-
FIESTA DE LA SAGRADA FAM ILIA 169
tes vosbismetípsis, si quis ad- doos mutuamente si alguno
vérsus áliquem habet que- tiene queja contra otro: así
rélam: sicut et Dóminus como el Señor os ha perdo­
donávit vobis, ita et vos. nado, así lo habéis de hacer
Super ómnia autem haec, también vosotros. Pero, so­
caritátem habéte, quod est bre todo, mantened la
vínculum perfectiónis. Et caridad, la cual es el vincu­
pax Christi exsúltet in cór- lo de la perfección; y la paz
dibus vestris, in qua et vo- de Cristo regocije vuestros
cáti estis in uno córpore: corazones, a la cual fuisteis
et grati estóte. Verbum así mismo llamados para
Christi hábitet in vobis formar un solo cuerpo; y sed
abundánter, in omni sapién- agradecidos. La doctrina de
tia, docéntes et commonén- Cristo arraigue profunda­
tes vosmetípsos psalmis, mente en vosotros, con toda
hymnis et cánticis spirituá- sabiduría, enseñándoos y
libus, in grátia cantántes in animándoos unos a otros,
córdibus vestris Deo. Omne con salmos, con himnos y
quodcúmque fácitis in verbo cánticos espirituales, can­
aut in opere, ómnia in no­ tando de corazón, con gracia
mine Dómini Jesu Christi, 0 edificación, las alabanzas
grátias agéntes Deo et Patri a Dios. Todo cuanto hacéis
per ipsum. sea de palabra o de obra,
hacedlo todo en nombre d 1 Nuestro Señor Jesucristo,
dando por medio de Él gr cias a Dios Padre.
Graduále. Ps. 26, 4.— Unam Gradual. — Una sola cosa
pétii a Dómino: hanc requí- he pedido al Señor, y ésta
ram; ut inhábitem in domo sola deseo: morar en la casa
Dómini ómnibus diébus vitae del Señor todos los días de
meae. y. Beáti, qui hábitant mi vida. y. Bienaventura­
in domo tua, Dómine: in dos, Señor, los que habitan
ssecula saeculórum laudá- en vuestra casa. Por los si­
bunt te. — Allelúia, allelúia. glos de las siglos os alaba­
V. Isa., 45, 15.— Vere tu es rán. — Aleluya, aleluya, y.
Rex abscónditus, Deus Is­ Verdaderamente sois Vos un
rael Salvátor. Allelúia. Rey escondido, oh Dios,
Salvador de Israel. Aleluya.
+ Seq. S. Evangélii sec. Evangelio + . — Y siendo ya
Lucam, 2, 42-52— Cum fac- el Niño de doce años cum­
tus esset Jesús annórum plidos, habiendo subido a
duódecim ascendéntibus illis Jerusalén, según solían en
Jerosólymam secúndum con- tal solemnidad, acabados
suetúdinem diéi festi, con- aquellos días, cuando ya se
summatísque diébus, cum volvían se quedó el Niño en
i'cdírent, remánsit puer Je- Jerusalén, sin que sus pa­
170 TIE M P O DE NAVIDAD

dres lo advirtiesen. Antes sus in Jerúsalem, et non


bien, persuadidos de que ve­ cognovérunt paréntes ejus.
nia con alguno de los de su Existimántes autem illum
comitiva, anduvieron la jor­ esse in comitátu, venérunt
nada entera buscándole en­ iter diéi, et requirébant eum
tre los parientes y conoci­ inter cognátos et notos. Et
dos. Mas como no lo halla­ non inveniéntes, regréssi
sen, retornaron a Jerusalén sunt in Jerúsalem, requirén-
en busca suya. Y al cabo de tes eum. Et factum est, post
tres días, le hallaron en el tríduum invenérunt illum in
femplo sentado en medio de templo, sedéntem in médio
t.;3 doctores, a quienes es­ doctórum, audiéntem illos et
cuchaba y preguntaba. Y interrogántem eos. Stupé-
cuantos le oían quedaban bant autem omnes, qui eum
pasmados de su sabiduría y audiébant, super prudéntia
de sus respuestas. Al verle, et respónsis ejus. Et vidén-
pues, sus padres quedaron tes admiráti sunt. Et dixit
maravillados. Y su Madre mater ejus ad illum: Fili,
le dijo: Hijo, ¿por qué te quid fecísti nobis sic? Ecce
has portado así con nos­ pater tuus, et ego doléntes
otros? Mira cómo tu padre quaerebámus te. Et ait ad
v yo. llenos de aflicción, te illos: Quid est quod me
hemos andado buscando. Y quaerebátis? Nesciebátis quia
Él les respondió: ¿Cómo es in his, quae Patris mei sunt,
que me buscabais? ¿No sa­ opórtet me esse? Et ipsi non
bíais que yo debo emplear­ intellexérunt verbum, quod
me en las cosas que miran locútus est ad eos. Et de-
al servicio de mi Padre? scéndit cum eis, et venit
Mas ellos por entonces no Názareth: et erat súbditus
comprendieron el sentido de illis. Et Mater ejus conser-
su respuesta. En seguida se vábat ómnia verba haec in
fue con ellos y vino a Naza- corde suo. Et Jesús profi-
ret y les estaba sujeto. Y su ciébat sapiéntia et aetáte et
Madre conservaba todas es­ grátia apud Deum et hómi-
tas cosas en su Corazón. Je­ nes.— Credo.
sús, entre tanto, crecía en s biduría, en edad y en gra-
cía delante de Dios y de lo: hombres. — Credo.
Ofertorio. — Los padres de Offertórium. Luc. 2 , 22.—
Jesús lo llevaron a Jeru­ Tulérunt Jesum paréntes
salén para presentarlo al ejus in Jerúsalem, ut síste-
Señor. ren eum Dómino.
Secreta. — Os ofrecemos, 9ecréta.— Placatiónis hós-
Señor, la hostia de propicia­ tiam offérimus tibi, Dómine,
ción, rogándoos humilde­ supplíciter deprecántes: ut,
mente, por intercesión de la per intercessiónem Deíparae
fie s ta de la sagrada f a m il ia 171
Vírginis, cum beáto Joseph,
Virgen, Madre de Dios, y de
familias nostras in pace et
San José, que afiancéis sóli-
grátia tua fírmiter constí-
S damente nuestras familias
tuas. Per eúmdem Dómi­
en vuestra paz y en vuestra
num... gracia. Por el mismo Señor
nuestro Jesucristo...
Secréta. — Oblátum tibi, 2.a Secreta.— Señor, que el
Dómine, sacrifícium vivífi- sacrificio a Vos ofrecido nos
cet nos semper et múniat. vivifique siempre y nos for­
Per Dóminum. talezca. Por N. S. J. C...
P refacio de Epifanía, págs. 166 y 769.

Commúnio. Luc. 2, 51. — Comunión.—Jesús descen­


Descéndit Jesús cum eis, et dió con ellos y vino a Naza-
venit Názareth, et erat súb- ret y les estaba sujeto.
ditus illis. Poscomunión.— Haced, Se­
Postcommúnio. — Quos cse- ñor Jesús, que aquellos a
léstibus réficis Sacraméntis, quienes habéis nutrido con
fac, Dómine Jesu, sanctae vuestros divinos sacramen­
Famíliae tuae exémpla júgi- tos imiten siempre los ejem­
ter imitári: ut, in hora mor- plos de vuestra Sagrada Fa­
tis nostrae, occurrénte glo­ milia; a fin de que en la
riosa Vírgine Matre tua cum hora de nuestra muerte, sa­
beáto Joseph, per te in aetér- liendo al encuentro la glo­
na tabernácula récipi me- riosa Virgen vuestra Madre,
reámur: Q u i v i v i s et y el bienaventurado José,
regnas... merezcamos ser por Vos re­
cibidos en las eternas moradas. Que vivís y reináis..
Postcommúnio. — Súpplices 2.a Poscomunión. — Os ro­
te r o g á m u s , omnípotens gamos humildemente, oh
Deus: ut, quos tuis réficis Dios Omnipotente, que a los
sacraméntis, tibi étiam plá- que alimentáis con vuestro
citis móribus dignánter de- Sacramento, les concedáis
servíre concédas. Per Dó­ que os sirven dignamente
minum... con santas costumbres. Por
nuestro Señor Jesucristo...

Dios 7, 8, 9, 10 y 12 de enero
D irectorio de la M is a —1. De Perla. Simple. Misa como el dia 6.
2. Se prohíben en estos dias las Misas rezadas, tanto votivas «ano
cotidianas de Réquiem.
3 . Gloria sin Credo. Prefacio, no la Infra-Acción. de Epifanía, pág. 1®6.
172 TIE M PO DE NAVIDAD

11 de enero
SAN H IG IN IO , PAPA Y M ÁRTIR
D irectorio de la M is a .— 1. Misa como el día 6.
2 . No se dice Credo ni la Infra-Acción de aquel día.
3 . 2 * Oración, etc., de San Higinlo.
4 . Si se dice la Misa del Santo, es Si diligis me, pág. 787. 2.» Ora­
ción. etc., como el día 6.
5 . Prefacio, no Infra-Acción, de Epifanía, pág. 166.
6. En sábado. Misa de la Virgen, pág. 880. 2.» Oración, etc., de San
Higínio.

DOMINGO DESPUÉS DE LA EP IFA N ÍA


D irectorio de la M is a .— La siguiente Misa es la que estaba sexaalada
para el domingo dentro de la suprimida Octava de Epifanía.

— En elevado tro­
In tro ito . Intróítus.— In excélso thro-
no vi sentado a un varón, al no vidi sedére virum, quem
cual adora la multitud de adórat multitúdo Angeló-
Los Ángeles cantando a una rum, psalléntes in unum:
voz: Éste es aquel cuyo im­ ecce cujus impérii nomen
perio permanece eterna­ est in aetérnum.— Ps. 99, 1.
mente. — Salmo. Alabad al Jubiláte Deo, omnis térra:
Señor toda la tierra: servid servíte Dómino in laetítia. y.
al Señor con alegría, y. Glo­ Glória Patri.
ria al Padre...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Se dice “Glória in excélsis Deo”.
Oración, la 2.a de la pág. 168.
Ep í s t o l a . — Hermanos: Léct. Epístolae B. Pauli
Ahora, pues, os ruego enca­ Apóst. ad Romános, 12, 1-5.
recidamente por la miseri­ Fratres: Obsecro vos per
cordia de Dios, que le ofrez­ misericórdiam Dei, ut exhi-
cáis vuestros cuerpos como beátis córpora vestra hós-
una hostia viva, santa y tiam vivéntem, sanctam,
agradable a sus ojos, que es Deo placéntem, rationábile
el culto racional que debéis obséquium vestrum. Et no-
ofrecerle. Y no queráis con­ líte conformári huic saeculo,
formaros con este siglo, an­ sed reformámini in novitáte
tes bien, transformaos con sensus vestri: ut probétis,
la renovación de vuestro es­ quae sit voluntas Dei bona,
píritu: a fin de acertar qué et benéplacens, et perfécta.
es lo bueno y lo más agra­ Dico enim per grátiam, qu¿£
dable, y lo perfecto que Dios data est mihi, ómnibus qui
quiere de vosotros. Por lo sunt inter vos: Non plus
que os exhorto a todos vos­ sápere, quam opórtet sápe-
otros en virtud del ministe- re; sed sapero ad sobrietá-
d o m in g o después de e p if a n ía 173
tem: et unicuíque s i c u t rio que por gracia se me ha
Deus divísit mensúram fídei. dado, a que, en vuestro sa­
Sicut enim in uno córpore ber, no os levantéis más alto
multa m e m b r a habémus, de lo que debéis, sino que
j

ómnia autem membra non j os contengáis dentro de los


eumdem actum habent: ita i límites de la moderación:
multi unum corpus sumus in j según la medida de fe que
Christo, smguli autem alter ¡ díos ha repartido a cada
altérius membra: in Christo j uno> Porque así como en un
Jesu Domino nostro._______ ¡ soiQ cuerpo tenemos muchos
miembros, mas no todos los miembros tienen un mismo
oficio: así nosotros, aunque seamos muchos, formamos
en Cristo un solo cuerpo, siendo todos recíprocamente
miembros los unos de los otros: en Jesucristo Señor
nuestro.
Graduále. Ps. 71, 18 et 3.— Gradual. — Bendito el Se­
Benedíctus Dóminus D e u s ñor Dios de Israel, que hace
Israel, qui facit mirabília grandes maravillas desde to­
magna solus a sáéculo. y. dos los siglos, y. Reciban los
Suscípiant montes pacem montes la paz para tu pue­
pópulo tuo, et colles justí- blo y los collados la justicia.
tiam. — Allelúia, allelúia. y. Aleluya, aleluya, y. Alabad
Ps. 99, 1. Jubiláte Deo, om­ al Señor, toda la tierra;
nis térra: servíte Dómino in servir al Señor con alegría.
laetítia. Allelúia. Aleluya.
El E vangelio es el de la Sagrada Familia, pág. 169

Offertórium. Ps. 99, 1 et 2. Ofertorio. — Alabad al Se­


Jubiláte Deo omnis térra, ñor toda la tierra; servid al
servíte Dómino in lastítia: in- Señor con alegría; entrad
tráte in conspéctu ejus in alborozados en su presencia,
exsultatióne: quia Dóminus porque el Señor es Dios.
ipse est Deus.
Secreta, la 2.» de la pág. 171.

Commúnlo.Luc. 2, 48 et 49. Comunión.— Hijo, ¿por qué


Fili, quid fecísti nobis sic? lo has hecho así con nos­
Ego et pater tuus doléntes otros? Tu padre y yo te bus­
quaerebámus te. Et quid est, cábamos apenados. ¿Y por
quod me quaerebátis? ne- qué me buscábais? ¿No sa­
sciebátis, quia in his, quae bíais que debo ocuparme en
Patris mei sunt, opórtet me las cosas de mi Padre?
esse?
P oscom unión, la 2.;l de la pág. 171.
13 de enero

CONM EM ORACIÓN DEL BAUTISM O DE JESÚS


D irectorio de la M is a .— 1. Blanco. Doble mayor. Gloria y Credo.
2 . Misa como el día de la Epifanía, con lo siguiente.
3 . SI hoy es domingo, se dirá la Misa de la Sagrada Familia, sin nin-
una conmemoración. Prefacio de Epifanía, no la Infra-Acción.

Oración. — Oh Dios, cuyo Orémus.— Deus, cujus Uni­


Jnigénito se manifestó en génitas in substántia nostrae
íuestra carne; haced que camis appáruit: praesta,
nerezcamos ser interior - quaesumus, ut p e r eum,
nente r e f o r m a d o s por quem símilem nobis foris
\quel a quien exterior- agnóvimus, ihtus reformári
nente hemos visto semejan- mereámur: Qui tecum...
te a nosotros. El cual con Vos vive y reina...
Evangelio + . — Al día si­ 4* Seq. S. Evangélii sec.
guiente vio Juan a Jesús Joánnem, 1, 29-34.— In illo
?ue venía a encontrarle y témpore: Vidit Joánnes Je-
iijo: He aquí el Cordero de sum veniéntem ad se, et
Dios; ved aquí el que quita ait: Ecce Agnus Dei, eccc
los pecados del mundo. Éste qui tollit peccátum mundi.
es Aquel de quien yo dije: Hic est, de quo dixi: Post
En pos de mí viene un va­ me venit vir, qui ante me
rón que es más que yo, por factus est: quia prior me
cuanto era ya antes que yo. erat. E tego nesciébam eum,
Yo no le conocía; pero he sed ut manifestétur in Is-
DOMINGO 2 .' DESPUÉS DE EPIFANÍA 175
raél, proptérea veni ego in venido a bautizar con agua
aqua baptízans. Et testimó- para que Él sea reconocido
nium perhíbuit Joánnes, di- por Mesías en Israel. Y dio
cens: Quia vidi Spíritum Juan este testimonio de Je­
descendéntem quasi colúm- sús: Yo he visto al Espíritu
bam de cáelo, et mansit su­ Santo descender del cielo en
per eum. Et ego nesciébam forma de paloma y reposar
eum: sed qui misit me bap- sobre Él. Antes yo no le co­
tizáre in aqua, ille mihi nocía, mas el que me envió
dixit: Super quem víderis a bautizar con agua me dijo:
Spíritum descendéntem, et Aquel sobre quien vieres
manéntem super eum, hic que baja el Espíritu Santo y
est, qui baptízat in Spíritu reposa sobre Él, ése es el
sancto. Et ego vidi: et tes- que bautiza en el Espíritu
timónium perhíbui, quia hic Santo. Yo lo he visto: y por
est Fílius Dei. — Credo. esto doy testimonio de que
Secréta.— Hostias tibi, Dó­ Él es el Hijo de Dios.-Credo.
mine, pro nati Fílii tui ap- Secreta. — Por la manifes­
paritióne deférimus, supplí- tación de vuestro Hijo, os
citer exorántes: ut, s i c u t ofrecemos, Señor, estos do­
ipse nostrórum auctor est nes y os pedimos suplican­
múnerum, ita sit ipse misé- tes que, pues Él es el Au­
ricors et suscéptor, Jesús tor de nuestro sacrificio, los
Christus Dóminus noster: reciba misericordiosamente
Qui tecum._________________ también el mismo Jesucristo
nuestro Señor, vuestro Hijo: que con Vos...
Posteo mmún ¡o. — Caelésti Poscomunión. — Os roga­
lúmine, quaesumus, Dómine, mos, Señor, que siempre y
semper et ubique nos prae- en todas partes nos ilumi­
veni: ut mystérium, cujus néis con vuestra luz celes­
nos partícipes esse voluísti, tial, a fin de que veamos con
et puro cemámus intúitu, ojos puros y percibamos con
et digno percipiámus afféc- digno afecto el misterio de
tu. Per Dóminum... que habéis querido hacer­
nos participantes. Por N. S.

DOMINGO SEGUNDO DESPUÉS DE EPIFA N ÍA

S i ladríamos
Epifanía es la manifestación de Jesús, este domingo po­
decir que es la Epifanía o manifestación de María,
por manifestársenos la gran dignidad y poder que Ella tiene cer­
ca de su Hijo Santísimo, logrando que Éste hiciera su primer mi­
lagro en favor de los necesitados. Este hecho ha de inspiramos
una grande confianza en la que es Madre de Dios y Madre
nuestra.
Directorio de la M ise,— 1. Color verde. Doble. — O CM . (49, I.)
2. Es domingo ordinario común. Véase la pág. 86, núm. 371.
3 .Si c a y e s e S e p t u a g é s i m a en este domingo 2 . ° , se dirá de éste la
2.* Oración, Secreta y Poscomunión.

Introito.— Os adore toda la Intróitus. Ps. 65, 4. — Om-


tierra y entone salmos en nis térra adóret te, Deus, et
vuestra alabanza, oh Dios; psallat tibi: psalmum dicat
cante himnos a la gloria de nómini tuo, Altíssime.— Ps.
vuestro nombre, oh Altísi­ Ibíd., 1-2. Jubiláte Deo, om-
mo.— Salmo. Habitantes to­ nis térra, psalmum dícite
dos de la tierra, aclamad nómini ejus: date glóriam
alegres a Dios; c a nt a d laudi ejus. y. Glória Patri.
loores a su nombre, tributadle gloriosas alabanzas. T.
Gloria al Padre...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Se dice “Glória in excélsis Deo” .
Oración. — Omnipotente y i O r é m u s . — Omnípotens
sempiterno Dios que gober­ sempitérne Deus, qui caelés-
náis a un mismo tiempo el tia simul et terréna mode-
cielo y la tierra: escuchad ráris: supplicatiónes pópuli
con benevolencia las plega­ tui cleménter exáudi; et pa-
rias de vuestro pueblo, y cem tuam nostris concéde
concedednos vuestra paz en tempóribus. Per Dóminum...
nuestros días. Por N. S. J...
Epístola. — Hermanos: Te­ Léct. Epístolas B. Pauli
nemos, por tanto, dones di­ Apóst. ad Romános, 12, 6-16.
ferentes, según la gracia que Fratres: Habéntes donatió-
nos es concedida: por la nes secúndum grátiarn, quee
DOMINGO 2 ." DESPUÉS DE EPIFAN ÍA 177
data est nobis, differén- cual, el que ha reeibido el
tes: síve prophetíam se- don de profecía, úselo según
cúndum ratiónem fídei, sive la regla de la fe; el que ha
ministérium in ministrándo, sido llamado al ministerio
sive qui docet in doctrina, de la Iglesia, dediqúese a
qui exhortátur in exhortán- él; el que ha recibido el don
do, qui tríbuit in simplicitá- de enseñar, apliqúese a en­
te, qui praeest m sollicitúdi- señar; el que ha recibido el
ne, qui miserétur in hilaritá- don de exhortar, exthorte;
te, Diléctio sine simulatióne. el que reparte limosna, déla
Odiéntes malum, adhaerén- con sencillez; el que gobier-
tes bono: Caritáte fratemi- í na, sea con vigilancia; el
tátis í n v i c e m diligéntes: que haga obras de miseri­
Honóre ínvicem praevenién- cordia, hágalas con alegría.
tes: Sollicitúdine non pigri: El amor sea sin fingimien­
Spíritu fervéntes: Dómino tos. Tened horror al mal, y
serviéntes: Spe gaudéntes: aplicaos al bien; amándoos
In tribulatióne patiéntes: recíprocamente con ternura
Oratióni instántes: Necessi- y caridad fraterna: Procu­
tátibus sonctórum communi- rando anticiparos unos a
cántes: Hospitalitátem sec- otros en las señales de honor
tántes. Benedícit^ perse- j y deferencia. Sed solícitos,
quéntibus vos: benedícite, Ino perezosos, acordándoos
et nolíte maledícere. Gaudé- j qUe Señor es a quien ser-
re cum gaudéntibus, Aere ; v ¡St Alegraos con la espe-
cum fléntibus: Idípsum ín -! ranza del premio. Sed sufri-
vicem sentiéntes: Non alta ¡ en ja tribulación: En la
sapiéntes, s e d humílibus oración constantes, caritati-
consentiéntes.______________ ¡ vos paTa aliviar las necesi­
dades de los fieles: Prontos a ejercer la hospitalidad.
Bendecid a los que os persiguen: bendecidlos y no los
maldigáis. Alegraos con los que se alegran y llorad con
los que lloran. Estad siempre unidos en unos mismos
sentimientos y deseos, no blasonando de cosas altas, sino
acomodándoos a lo que sea más humilde.
Graduile. Ps. 106, 20-21. Gradual.— Envió el Señor
Misit Dóminus v e r b u m su palabra y los sanó; y los
suum et sanávit eos: et erí- sacó de la perdición. T. Glo­
puit eos de intéritu eórum. rifiquen al Señor por sus
V. Gonfiteántur Dómino mi- misericordias y por sus ma­
sericórdiae ejus: et mirabília ravillas que hace a los hijo¿
ejus fíliis hóminum. — Alle­ de los hombres. — Aleluya,
lúia, allelúia. T. Ps. 148, 2. aleluya. V. Alabad al Señor
Laudáte Dóminum. omnes todos sus Ángeles; alabadle
178 TIEM PO DESPUÉS DE E P IF A N ÍA

todas sus milicias. Aleluya. Angeli ejus: laudáte eum,


omnes virtútes ejus. Allelúia.
Evangelio + . — Tres días Hh Seq. S. Evangélií sec.
después se celebraron unas Joánnem, 2, 1-11. — In illo
bodas en Caná de Galilea, témpore: Núptiae factae sunt
donde se hallaba la Madre in Cana Galilsese: et erat
de Jesús. Fue también con­ i mater Jesu ibi. Vocátus est
vidado a las bodas Jesús autem et Jesús et discípuli
con sus discípulos. Y como ejus ad núptias. Et deficién-
viniese a faltar el vino, dijo te vino, dicit mater Jesu ad
a Jesús su Madre: No tie­ eum: Vinum non habent. Et
nen vino. Respondióle Je­ dicit ei Jesús: Quid mihi et
sús: Mujer, ¿qué nos va a tibi est, múlier? nondum
mí y a ti? Aún no es llegada venit hora mea. Dicit mater
mi hora. Dijo entonces su ejus minístris: Quodcúmque
Madre a los sirvientes: Ha­ díxerit vobis, fácite. Erant
ced lo que Él os diga. Había autem ibi lapídese hydriae
allí seis tinajas de piedra sex pósitae secúndum puri-
destinadas para las puri­ ficatiónem Judaeórum, ca-
ficaciones de los judíos; piéntes síngulae metrétas
en cada una de las cuales binas vel ternas. Dicit eis
cabían dos o tres metre- J e s ú s : , Impléte hydrias
tas (1). Díjoles Jesús: Lle­ aqua. Et implevérunt eas
nad de agua aquellas tina­ usque ad summum. Et dicit
jas. Y llenáronlas hasta eis Jesús: Hauríte nunc, et
arriba. Díceles después Je­ ferte architriclíno. Et tulé-
sús: Sacad ahora en algún runt. Ut autem gustávit ar-
vaso, y llevadle al Maestre­ chitriclínus aquam vinum
sala. Hiciéronlo así. Apenas factam, et non sciébat unde
probó el Maestresala el agua esset, minístri autem scié-
convertida en vino, como él bant, qui háuserant aquam:
no sabía de dónde era, bien vocat spónsum architriclí-
que lo sabían los sirvientes nus, et dicit ei: Omnis homo
que la habían sacado, llamó primum bonum vinum po-
al esposo, y le dijo: Todos nit: et cum inebriáti fúe-
sirven al principio el vino rint, tune id, quod detérius
mejor, y cuando los convi­ est: tu autem servásti bo­
dados han bebido ya a sa­ num vinum usque adhuc.
tisfacción, sacan el más flo­ Hoc fecit inítium signórum
jo; tú. al contrario, h a s Jesús in Cana Galilseae: et
reservado el buen vino para manifestávit glóriam suam
lo último. Así en Caná de ct credidérunt in eum discí-
Galilea hizo Jesús el prime- |puli ejus. — Credo.
Cada metreta equivalía a unos 40 litros; había, por lo tanto, unos
60 litros de agua convertida en vino.
d o m in g o 2: después de e p ifa n ía 179
ro de sus milagros, con que manifestó su gloria, y sus
discípulos creyeron en Él. — Credo.
Offertórium.— Ps. 65, 1-2 et Ofertorio.— Habitantes to­
16.— Jubiláte Deo, univérsa dos de la tierra, glorificad a
Ierra: psalmum dícite nómi- Dios; entonad himnos a su
ni ejus: veníte et audite, et nombre; venid y oíd, todos
narrábo vobis, omnes qui los que teméis a Dios, y os
timétis Deum, quanta fecit contaré cuán grandes cosas
Dóminus ánimse meae, al­ ha hecho a mi alma el Se­
lelúia. ñor. Aleluya.
Secréta. — Obláta, Dómine, Secreta. — Santificad, Se­
múnera sanctífica: nosque ñor, los dones ofrecidos y
a peccatórum nostrórum purificadnos de las manchas
máculis emúnda. Per Dómi­ de nuestros pecados. Por
num... nuestro Señor Jesucristo...
Prefacio de la Santísima Trinidad, págs. 750 y 774.
Commúnio. Joán. 2, 7, 8 , 9 Comunión.— Dice el Señor:
et 10-11. — Dicit Dóminus: Llenad de agua las tinajas
Implóte hydrias a q u a , e t ! y llevadlas al Maestresala, y
ferte architriclíno. Cum gus- ' habiendo éste gustado el
tásset architriclínus aquam agua convertida en vino,
vinum factam, dicit sponso: dijo al esposo: Has reser­
Servásti b o n u m vinum vado el buen vino para lo
usque adhuc. Hoc signum último. Éste fue el primer
fecit Jesús primum coram milagro que obró Jesús de­
discípulis suis. lante de sus discípulos.
Postcommúnio. — Augeátur Poscomunión.— Os rogamos,
in nobis, quaesumus, Dómi- Señor, que aumentéis en
ne, tuae virtútis operátio: ut ¡ nosotros el efecto de vues-
divínis vegetáti sacraméntis, j tra virtud, a fin de que, ali­
ad eórum promíssa capién- ; mentados con los divinos
da, tuo múnere praeparé- ¡ sacramentos, merezcamos
mur. Per Dóminum..._____ ¡ por v u e st r o auxilio re-
ci bir l o s efectos a ellos prometidos. Por N. S. J. C. ..

N ota im p o r t a n t e

Y acaer
en el segundo domingo que
la Septuagésima, según la
sigue a la Epifanía puede
Pascua caiga más o menos
pronto. Si en este tiempo no se pudiese celebrar de algunos de
los domingos que hay para después de la Epifanía, se reservan
para después del Domingo 23 de Pentecostés, antes del 24. El
último domingo litúrgicamente es el 24 de Pentecostés, con el
cual termina el año eclesiástico. Los domingos se distribuyen
en la siguiente forma:
180 TIEM PO DESPUÉS DE E P IF A N ÍA

Los domingos después de Epifanía son seis: dos fijos y cuatro


móviles.
Señalamos con cifras romanas estos cuatro domingos móviles.
A dos domingos después de Epifanía corresponden cuatro
después del Domingo 23 de Pentecostés y antes del 24.

1 i 2 Septuagésima 23 ¡ III ¡ IV I V j VI j 24

A tres domingos después de Epifanía corresponden tres des­


pués de Pentecostés.
i , 2 ¡ III ¡ Septuagésima 23 | IV V VI 24
A cuatro domingos después de Epifanía corresponden dos des-
pues de Pentecostés.
1 i 2 III ' IV j Septuagésima 23 V VI 24
A cinco domingos después de Epifanía corresponde uno des­
pués de Pentecostés.
1 ¡ 2 III ; IV j V j Septuagésima 23 VI 24
Si después de Epifanía pueden entrar los seis domingos antes
de Septuagésima, seguirán después de Pentecostés los 24 do-
mingos sin interrupción.
1 , 2 ¡ III ¡ IV ¡ V VI Septuagésima 23 24
Cuando de alguno de estos domingos no se puede celebrar
en su día respectivo, se dirán de ellos la 2.a Oración, Secreta y
Poscomunión.
Observaciones sobre las Misas de los domingos después de
Le Epifanía.
1. Tanto si se celebran después de Epifanía como si se tras­
ladan a los meses de octubre o noviembre, las Misas son las mis­
mas, a excepción del Introito, Gradual, Ofertorio y Comunión.
2. Ponemos a continuación estas partes en sus dos variantes:
la primera es para cuando se dicen estas Misas después de la
Epifanía; la segunda, para cuando se trasladan a los últimos
domingos después del Domingo 23 de Pentecostés.

DOMINGO TERCERO DESPUÉS DE EPIFANÍA


T a nota dominante de estos domingos después de Epifanía es
demostramos la Divinidad de Jesús, venido al mundo para
salvarnos. Sus grandes milagros son su máxima prueba y mani­
festación. En ios dos que nos refiere el Evangelio de hoy vemos
simbolizados los dos Sacramentos que recibimos con más fre­
cuencia: la Confesión y la Comunión. Aprendamos del leproso
la fe y la confianza con que hemos de acercarnos a recibir la
curación de la lepra del pecado, y del Centurión, la humildad
con que hernos de comulgar, sobre todo ól decir aquellas pa-
labras que ha conservado la Iglesia en su Liturgia: “Señor, yo
no soy digno...

D irectorio de la M isa. — 1. Verde. Doble. Domingo móvil.— OCM. (49, I.)


2. Si la Pascua es baja, fácilmente se trasladará a octubre. Procure
consultarlo el devoto lector. Pág. 86, núm. 371, y pág. 51.

Intróitus. Ps. 96, 7-8. — ! Introito. — Adorad a Dios


Adoráte Deum, omnes An­ i todos sus Ángeles: oyólo y
gelí ejus: audívit, et laetáta se gozó Sión y se alegran
est Sion: et exsultavérunt ¡ las hijas de Judá.— Salmo.
fíliae Judas.— Ps. Ibíd. 1. Dó­ |Reina el Señor; salte de go-
minus regnávit, e x s ú l t e t ízo la tierra; alégrense todas
térra: laeténtur ínsulae mul- las islas, y. Gloria al Pa­
t¿e. y. Glória Patri. dre...
Se repite desde el principio haslc) el Salmo.
Se dice “Glória in excélsis Deo".
Si esta Misa se traslada a octubre . en vez del Introito anterior se dvü
el siguiente:
Intróitu s. —Jer. 29, 11, 12, 14. Introito. — Dice el Señor: Yo
Dicit Dóminus: Ego cógito co­ tengo designios de paz sobre
gita tiónes pacis, et non afflic- vosotros, y no de aflicción; me
tiónis; invocábitis me, et ego invocaréis y Yo os escucharé:
exáudiam vos: et redúcam cap- os haré volver del cautiverio
tivitátem vestram de cunctis
locis. — Ps. 84, 2. Benedixísti, y os reuniré de todos los luga­
Dómine, terram tuam: avertísti res a donde os había conducido.
captivítátem Jacob, y . Glória Salmo. Bendijisteis, Señor, a
Patri... ___ _ _ ....... vuestra tierra: librasteis a Ja-
i’ob del cautiverio. V. Gloria al Padre...
TIEMPO DESPUÉS DE EPIFANÍA

Oración. — Omnipotente y O r é m u i , — Omnípotens


sempiterno Dios, mirad pro­ sempitérne Deus, inflrmitá-
picio nuestra debilidad y tem nostram propítius ré­
protegednos con el poder de spice: atque ad protegéndum
vuestra Majestad. Por nues­ nos, déxteram tuae majestá-
tro Señor Jesucristo... tis exténde. Per Dóminum...
Léct. Epístolae B. Pauli
Epístola. — Hermanos: No
Apóst. ad Romános, 12, 16­
seáis prudentes a vuestros
21. — Fratres: Nolíte esse
propios ojos. A nadie volváis prudéntes apud vosmetípsos:
^ral por mal, procurando nulli malum pro malo red-
obrar bien, no sólo delante déntes: providéntes bona
de Dios, sino también delan­ non tantum coram Deo, sed
te de todos los hombres. étiam coram ómnibus homí­
Vivid en paz, si se puede, nibus. Si fíeri potest quod
y cuanto esté de vuestra par­ ex vobis est, cum ómnibus
te, con todos los hombres. homínibus pacem habéntes:
No os toméis la venganza non vosmetípsos defendén-
por vuestra cuenta, queridos tes, caríssimi sed date lo-
míos, sino dad lugar a que cum irae. Scriptum est enim:
se pase la cólera, pues está Mihi vindicta: ego retrí-
escrito: A mí toca la ven­ buam, dicit Dóminus. Sed si
ganza; yo haré justicia, dice esuríerit inimícus tuus, ciba
el Señor. Antes bien, si tu illum: si sitit, potum da illi:
enemigo tuviere hambre, hoc enim fáciens, carbónes
dale de comer; si tuviere ignis cóngeres super caput
sed, dale de beber; que con ejus. Noli vinci a malo, sed
hacer eso amontonarás as- vince in bono malum.
cuas encendidas sobre su cabeza. No te dejes vencer del
mal, mas procura vencer el mal con el bien.
Gradual. — Temerán los Gradúale.— Ps. 101, 16-17.
gentiles vuestro Nombre, oh Timébunt gentes n o m e n
Señor, y todos los reyes de tuum, Dómine, et omnes re­
la tierra vuestra gloria, y. ges terrae glóriam tuam. y.
Porque edificará el Señor a Quóniam aediflcávit Dómi­
Sión: y será visto en su Ma­ nus Sion: et vidébitur in
jestad.— Aleluya, aleluya, y. majestáte sua.— Allelúia, al­
Reina el Señor; salte de go­ lelúia. y. Ps. 96, 1. Dóminus
zo la tierra; alégrense todas regnávit, exsúltet térra: lae-
las islas. Aleluya. téntur ínsulas multee. Alle­
lúia.
Si tata Mino <<e traslada a octubre, en np.z del Ora dual anterior ae dirü
el siguiente;
Gradual. — Nos habéis librado, Graduála.—Ps. 43, 8-9. — Libe*
Señor, de Ion que nos afligen y résti nos Dómine ex affllfénti-
DOMINGO 3 ." DESPUÉS DE EPIFANÍA 183
bus nos; et eos, qui nos odé- habéis confundido a los que nos
runt, confudistl. y . in Deo aborrecían. Continuamente nos
laudábimur tota dle, et In nó- gloriaremos en Dios y alabare­
mine tuo confitébímur ín s&cu- mos siempre vuestro Nombre.—
la.— A llelúia, allelúia, y Ps. 129, Aleluya, aleluya. Desde lo más
1-2. De profúndis clamávi ad te, íntimo de mi corazón he clama­
Dómine: Dómine, exáuúi ora- do a Vos, oh Señor. Señor mío,
tiónem meam. Allelúia. oíd benignamente mis oracio­
nes. Aleluya.
+ Seq. S. Evangéln sec. Evangelio + . — En aquel
Matthaeum, 8 , 1-13.— In illo tiempo, habiendo bajado
témpore: Cum descendísset Jesús del monte, le fue si­
Jesús de monte, secútae sunt guiendo una gran muche­
eum turbae multae: et ecce dumbre de gente. En esto,
leprósus véniens adorábat viniendo a Él un leproso, le
eum, dicens: Dómine, si vis adoraba diciendo: Señor, si
potes me mundáre. Et ex- Tú quieres, puedes limpiar­
téndens Jesús manum, té- me. Y Jesús, extendiendo la
tigit eum, d i c e n s : Voló: mano, le tocó, diciéndole:
Mundáre. Et c o n f é s t i m Quiero, queda limpio. Y al
mundáta est lepra ejus. Et instante quedó curado de su
ait illi Jesús: Vide, némini lepra. Y Jesús le dijo: Mira
díxeris: sed vade, osténde que no lo digas a nadie; pero
te sacerdóti, et offer munus, ve a presentarte al sacer­
quod praecépit Móyses, in dote y ofrece el don que
testimónium illis. * Cum au­ Moisés ordenó, para que le
tem introísset Caphárnaum, sirva de testimonio. *
accéssit ad eum centúrio, ro- Al entrar en Cafamaúm
gans eum, et dicens: Dómi­ le salió al encuentro un cen­
ne, puer meus jacet in domo turión y le rogaba, diciendo:
paralyticus, et male torqué- Señor, un criado mío yace
tur. Et ait illi Jesús: Ego en mi casa paralítico, y pa­
véniam et curábo eum. Et dece mucho. Dícele Jesús:
respóndens centúrio, a i t : Yo iré, y le curaré. Y le re­
Dómine, non sum dignus, ut plicó el centurión: Señor, yo
intres sub tectum meum: no soy digno de que Tú en­
sed tantum dic verbo, et sa- tres en mi casa; pero mán­
nábitur puer meus. Nam et dalo con tu palabra y que­
ogo homo sum sub potestáte dará curado mi criado. Pues
constitútus, habens sub me aun yo, que no soy más que
milites, et dico huic: Vade, un hombre sujeto a otros
et vadit; et alíi: Veni, et hombres, como tengo solda­
venit; ej. servo meo: Fac dos a mi mando, digo al
hoc, et facit. Audiens autem uno: Marcha, y él marcha;
Jesús, mirátus est, et se- y al otro: Ven, y viene; y a
quéntibus so dixit: Amen, mi criado: Haz esto: y lo
184 TIEM PO DESPUÉS DE E P IF A N ÍA

hace. Al oír esto Jesús, mos­ dico vobis, non invéni tan-
tró grande admiración y di­ tam fidem in Israel. Dico
jo a los que le seguían: En autem vobis, quod multi ab
verdad os digo que ni aun Oriénte et Occidénte vénient
en medio de Israel he halla­ et recúmbent cum Abraham
do fe tan grande. Así, yo os et Isaac et Jacob in regno
declaro que vendrán muchos caelórum: fílii autem regni
gentiles del Oriente y del ejiciéntur in ténebras exte­
Occidente, y estarán a la riores: ibi erit fletus et stri-
mesa con Abrahán, Isaac y
Jacob en el Reino de los dor déntium. Et dixit Jesús
Cielos; mientras que los hi­ centurióni: Vade, et sicut
jos del reino serán echa­ credidísti, fiat tibi. Et saná-
dos fuera a las tinieblas: tus est puer in illa hora. —
allí será el llanto y el cru- Credo.
jir de dientes. Después dijo Jesús al centurión: Vete,
y sucédate conforme has creído. Y en aquella misma
hora quedó sano el criado. — Credo.
Ofertorio. — La diestra del Offertórium. Ps. 117, 10 et
Señor ha obrado maravillas: 17. — Déxtera Dómini fecit
la diestra del Señor me ha virtútem: déxtera Dómini
ensalzado; no moriré, sino exaltávit me: non móriar,
que viviré y publicaré las sed vivam, et narrábo ópera
obras del Señor. Dómini.
Si eita Misa se traslada a octubre, en vez del Ofertorio anterior se dirá
inuiente:

Ofertorio. — Desde lo más ín­ Offertórium. — Ps. 129, 1-2. —


timo de mi corazón clamé a De profúndis clamávi ad te,
Vos, oh Señor; oíd benigna­ Dómine: Dómine, exáudi ora-
mente mis oraciones, Dios mío; tiónem m e a m ; de profúndis
porque me he dirigido a Vos clamávi ad te, Dómine.
desde lo más íntimo, Señor.
Secreta.— Purifique, Señor, Secréta.— Haec hostia, Dó­
esta hostia nuestros peca­ mine, quaesumus, emúndet
dos; y para ofreceros más nostra delícta: et ad sacrifí-
dignamente e 1 sacrificio, cium celebrándum, subdító-
santifique nuestros cuerpos y rum tibi córpora mentésque
nuestras almas. Por N. S. J. santíficet. Per Dóminum...
Prefacio de la Santísima Trinidad, págs. 750 y 774.

Comunión.— Maravillában­ Commúnio. Luc. 4, 22. —


se todos de las palabras que Mirabántur omnes de his
salían de la boca de Dios. quae procedébant de ore Dei.
Sí esta Mina ae traillada a octubre, en vez de la Comunión anterior »e
dirá la siguiente:
DOMINGO 4 ." DESPUÉS DE EPIFANÍA 1o O
Commúnio. — Marc. 11, 24. — Comunión. — En verdad os
A m e n dico vobis, quidquíd aseguro que pi­
orántes pétítis, crédite quia ac- diereis en ia oración, lenta
cipíétis, et fiet vobis. i viva fe de se os
j concederán.
Postcommúnio.— Quos tan- Poscomunión. — A los que
tis, Dómine, largíris uti mys- nos concedéis la dicha de
tériis: quaesumus; ut efféc- tener parte en tan sublimes
tibus nos eórum veráciter Misterios, concedednos, Se­
aptáre dignéris. Per Dómi­ ñor, sentir su eficacia. Por
num... nuestro Señor Jesucristo...

T^ZA rLZA TLZÁ TLZá TLl’A riZÁ Y -Ia

a r~~j rzzd r-~*


DOMINGO CUARTO DCSPUÉS DE EP IFA N ÍA

O trocalmar
gran milagro nos manifiesta la Divinidad de Jesús al
la tempestad del mar. La barca representa la santa
Iglesia que Dios defenderá y sostendrá hasta el fin del mundo,
a pesar de las tempestades de errores y persecuciones de que ha
de ser objeto a través de todos los siglos. Procuremos nosotros
ser dignos hijos de ella, y lo seremos si cumplimos los preceptos
que nos recuerda San Pablo en la Epístola. Con el auxilio de Dios
todo lo podemos, como nos dice la primera y hermosa oración.
D irectorio de la M ia a .-l. Verde. Doble. Domingo móvil —O C * . (49. I.)
2 SI la Pascua es baja, fácilmente este domingo se trasladará a no­
viembre. Procure consultarlo el devoto lector.
3 . Puede consultarse la pá(f. 86, núm. 371, y la pág. 51.

Intróitus.Ps. 96, 7-8. Introito. — Adorad a Dios


Adoráte Deum, omnes An- todos sus Ángeles: oyólo y
goli ejus: audívit, et lsetáta se gozó Sión y se alegran las
TIEM PO DESPUÉS DK E P IF A N ÍA

hijas de Judá.— Salmo. Rei­ est Sion: et exsultavérunt


na el Señor; salte de gozo fíliae Jud®.— Ps. 98, 1. Dó­
la tierra; alégrense todas minus regnávit, e x s ú l t e t
las islas. V. Gloria al Pa­ térra: laeténtur ínsulee mul­
dre... ta'. V\ Glória Patri...
Se repite desde el i>ri ícipio hasta el Salmo.
Se dice “ Glória i i excélsis D eo” .
Sí esta Misa se traslada a o c tu b re en vez del i n t r o i t o anterior se dirá
el siguiente:
Introito. — Dice el Señor: Yo In tro ito s — Jer. 29, 11, 12, 14.—
tengo designios de paz sobre Dicit Dóminus: Ego cógito co-
vosotros, y no de aflicción; me gitatiónes pacis, et non afilie -
invocaréis y Yo os escucharé; tiónis; invocábitis me, et ego
os haré volver del cautiverio exáudiam vos: et redúcam cap-
y os reuniré de todos los luga­ tivitátem vestram de cunctis
res a donde os había conducido. locis. — Ps. 84, 2. Benedixísti,
Salmo. Bendijisteis, Señor, a Dómine, terram tuam: avertísti
vuestra tierra; librasteis a Ja­ captivitátem Jacob, y . Glória
cob del cautiverio. V. Gloria... Patri...
Oración. — Oh Dios, que Orémus.— Deus, qui nos in
conocéis nuestra fragilidad tantis perículis constitútos,
y sabéis que no podemos pro humána seis fragilitáte
resistir entre tantos peligros non posse subsístere: da no­
como nos cercan; conceded­ bis salútem mentís et córpo-
nos la salud de alma y cuer­ ris; ut ea, quae pro peccátis
po, para que venzamos, con nostris pátimur, te adjuván-
vuestra asistencia, los males te, vincámus. Per Dómi­
que padecemos por nuestros num...
pecados. Por N. S. J. C...
Epístola. — Hermanos: No Léct. Epístolae B . Pauli
tengáis otra deuda con na­ Apóst. ad Romános, 13,
die que la del amor que os 8-10. Fratres: Némini quid-
debéis unos a otros, puesto quam debeátis, nisi ut ín-
que quien ama al prójimo vicem diligátis: qui enim
tiene cumplida la Ley. En díligit próximum, l e g e m
efecto, no cometerás adulte­ implévit. Nam: Non adul-
rio: No matarás: No roba­ terábis: Non occídes: Non
rás: No levantarás falso furáberis: Non falsum tes­
testimonio: No codiciarás lo timónium dices: Non con­
ajeno; y todos los manda­ cu písces; et si quod est
mientos están comprendidos áliud mandátum, in hoc
en esta expresión: Amarás verbo instaurátur: Díliges
a tu prójimo como a ti mis­ próximum tuum sicut teíp-
mo. El amor que se tiene al sum. Diléctio próximi ma­
prójimo no sufre que se le lum non operátur. Plenitú
haga daño alguno. Y así el do ergo legis est diléctio.
amor es el cumplimiento de la Ley.
d o m in g o 4 ." después de ep ifan ía 187
Graduála.— Ps. 101, 16-17. Gradual. — Temerán los
Tímébunt gentes n o m e n gentiles vuestro Nombre, oh
tuum, Dómine, et omnes re­ Señor, y todos los reyes de
ges terree glóriam tuam. V. la tierra vuestra gloria. T.
Quóniam aedificávit Dómi­ Porque ediñeará el Señor a
nus Sion; et vidébitur in Sión: y será visto en su Ma­
majestáte sua. Allelúia, al­ jestad.— Aleluya, aleluya. V.
lelúia. y. Ps. 96, 1. Dóminus Reina el Señor; salte de
regnávit, exsúltet térra: lae- gozo la tierra; alégrense to­
téntur ínsulae multae. Alle­ das las islas. Aleluya.
lúia.
Si esta Misa se traslada u octubre en vez del Gradual anterior se dirá
el siguiente:

Graduále. —Ps. 43, 8-9. — Libe- Gradual. — Nos habéis librado,


rásti nos Dómine ex affligénti- Señor, de los que nos afligen y
bus nos; et eos, qui nos odé- habéis confundido a los que nos
runt, confudísti. y . In Deo aborrecían. Continuamente nos
laudábimur tota die, et in nó- gloriaremos en Dios y alabare­
mine tuo confitébimur in sécu­ mos siempre vuestro Nombre.—
la.—Allelúia, allelúia. V. Ps. 129, Aleluya, aleluya. Desde lo má¿>
1-2. De profúndis clamávi ad te. íntimo de mí corazón he clama­
Dómine: Dómine, exáudi ora- do a Vos. oh Señor. Señor mío.
tiónem meam. Allelúia. oíd benignamente mis oracio­
nes. Aleluya.
4* Seq. S. Evangélii sec. Evangelio + . — En aquel
Matthaeum, 8 , 23-27.— In illo tiempo subió Jesús a una
témpore: Ascendénte Jesu barca, acompañado de sus
in navículam, secúti sunt discípulos. Y he aquí que se
eum discípuli ejus: et ecce, levantó una tempestad tan
motus magnus factus est in recia en el mar, que las on­
mari, ita ut navícula operi- das cubrían la barca; mas
rétur flúctibus, ipse vero Jesús estaba durmiendo. Y
dormiébat. Et accessérunt acercándose a Él sus discí­
ad eum discípuli ejus, et pulos, le despertaron dicien­
suscitavérunt eum, dicéntes: do: Señor, sálvanos, que
Dómine, salva nos: perímus. perecemos. Díceles Jesús:
Et dicit eis Jesús: Quid tí- ¿De qué teméis, hombres de
midi estis, módicae fídei? poca fe? Entonces, puesto en
Tune surgens, imperávit pie, increpó a los vientos y
ventis et mari, et facta est al mar, y siguióse una gran
tranquíllitas magna. Porro bonanza. De lo cual asom­
hómines miráti sunt, dicén­ brados todos los que esta­
tes: Qualis est hic, quia ban allí, se decían: ¿Quién
venti et mare obédiunt ei?— es Éste, que los vientos y el
Credo. mar le obedecen? — Credo.
Offertórium. — Ps. 117, 16, Ofertorio.— La diestra del
17. — Déxtera Dómini leeit Señor ha obrado maravillas:
TIE M PO DESPUÉS DE E P IF A N ÍA

la diestra del Señor me ha virtútem: déxtera Dómini


ensalzado; no moriré, sino exaltávit me: non móriar,
que viviré y publicaré las sed vivam, et narrábó ópera
obras del Señor. Dómini.
Si esta Misa se traslada a octubre en vez del Ofertorio anterior sc dirá
el siguiente:
O fertorio. — Desde lo más In­ Offertórium. — Ps. 129, 1-2. —
timo de mi corazón clamé a De profúndis clamávi ad te,
Vos. oh Señor; oíd benigna­ Dómine: Dómine, exáudi ora-
mente mis oraciones, Dios mío; tiónem m e a m ; de profúndis
porque me he dirigido a Vos clamávi ad te, Dómine.
desde lo más íntimo, Señor.
Secreta. — Oh Dios Omni­ Secréta. — Concéde quse-
potente, os rogamos nos con­ sumus, omnípotens Deus: ut
cedáis que el don de este hujus sacrifícii munus oblá-
sacrificio que os presenta­ tum, fragilitátem nostram
mos, nos purifique siempre ab omni malo purget sem­
de toda mancha y proteja per, et múniat. Per Dómi­
nuestra delibidad. Por N. S. num...
Prefacio de la Santísima Trinidad, págs. 750 y 774.
Comunión.— Maravillában­ Commúnio.— L u c . 4 , 2 2 . —
se todos de las palabras que Mirabántur omnes de his
salían de la boca de Dios. quae procedébant de ore Dei.
Si esta Misa ve traslada a octubre, en vez de la Comunión anterior se
dirá la siguiente:
Comunión. — En verdad os Commúnio. — Marc. 11, 24. —
aseguro que cuantas cosas pi­ A m e n dico vobis, quidquid
diereis en la oración, tened orántes pétitis, crédite quia ac-
viva fe de conseguirlas, y se os cipiétis, et fiet vobis.
concederán.
Poscomunión.— Despéguen- Postcommúnio. — Múnera
nos, Señor, vuestros dones tua nos, Deus, a delectatió-
de los placeres terrenos, y nibus terrénis expédiant: et
refuércennos siempre con el caeléstibus semper instáu-
manjar divino. Por N. S. J... rent aliméntis. Per Dómi­
num...

DOMINGO QUINTO DESPUÉS DE EPIFA N ÍA


T a Epístola de hoy es la misma de la Misa de la Sagrada
, Familia. ¡Cuánta paz habría en todas las familias si se
siguiesen los consejos y preceptos que nos da San Pablo! Pero,
desgraciadamente, la mala hierba, de la que nos habla el Evan­
gelio, ha entrado también en los hogares cristianos, algunos de
los cuales más parecen fondas que familias, ya que únicamente
se reúnen para comer y dormir y en los que anda ausente la
cordialidad.
D irec to rio de la M is a .— 1. Verde. Doble. Domingo móvil.— OCM. í49, I.)
2 . Consulte el devoto lector si este año se traslada o no este dominio
al mes de noviembre. Véase pág. 86, núm. 371, y la pág. 51.

Intróitus. Ps. 96, 7-8.— Ado- Introito. — Adorad a Dios


ráte Deum, omnes Angeli todos sus Ángeles: oyólo y
ejus: audívit, et lastáta est se gozó Sión y se alegran las
Sion: et exsultavérunt fíliae hijas de Judá.— Salmo. Rei­
Judse.— Ps. 96, 1. Dóminus na el Señor; salte de gozo la
regnávit, exsúltet térra: lae- tierra: alégrense todas las
téntur ínsulas multas. y . ' islas. T. Gloria al Padre...
Glória Patri...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Se dice “Glória in excélsis Deo".
Si esta Misa se traslada u noviembre, rn v e : del Introito anterior sr dirá
el siguiente:
Intróitus.—Jer. 29, 11, 12. 14.— Introito. ----- Dice el Señor: Yo
Dicit Dóminus: Ego cógito co- tengo designios de paz sobre
gitatiónes pacis, et non afflic- vosotros, y no de aflicción; me
tiónis; invocábitis me, et ego invocaréis y Yo os escucharé;
exáudiam vos: et redúcam cap- os haré volver del cautiverio
tivitátem vestram de cunctis y os reuniré de todos los luga­
locis. — Ps. 84, 2. Benedixisti, res a donde os había conducido.
Dómine, terram tuam: avertísti Salmo. Bendijisteis, Señor, a
captivitátem Jacob, y . Glória vuestra tierra: librasteis a Ja­
Patri... cob del cautiverio, y . Gloria...
Orému*. — Famíliam tuam, Oración.— Os rogamos, Se­
quaesumus, Dómine, conti­ ñor. que guardéis a vuestra
nua pietáte custódi: ut quae Iglesia con incesante pie­
in sola spe grátiae caeléstis dad; y, pues confia en la
TIEM PO DESPUES DE E P IF A N ÍA

esperanza de vuestra gracia innítitur, tua semper pro-


celeste, sea defendida siem­ tectióne muniátur. Per D ó ­
pre por vuestra protección. minum...
Por N. S. J. C
E pístola, como el día de la Sagrada Familia. Pág. 168.

Gradual. — Temerán los i Gradúale.—Ps. 101, 166-17.


gentiles vuestro nombre, oh Timébunt gentes n o m en
Señor, y todos los reyes de tuum, Dómine, et omnes re­
la tierra vuestra gloria. y. ges terrae glóriam tuam. y.
Porque edificará el Señor a Quóniam aedificávit Dómi-
Sión: y será visto en su Ma­ nls Sion: et vidébitur in
jestad.— Aleluya, aleluya. T. majestáte sua.— Allelúia, al­
Reina el Señor; salte de lelúia. T. Ps. 96, 1. Dóminus
gozo la tierra; alégrense to­ regnávit, exsúltet térra: lae-
das las islas. Aleluya. téntur ínsulae multae. Alle­
lúia.
Sí esta Misa ve traslada a noviembi e, en vez del Gradual anterior se dirá
el siguiente:
Gradual. — Nos habéis librado, Gradúale.—Ps. 43, 8-9. — Libe-
Señor, de los que nos afligen y rásti nos Dómine ex affligénti-
habéis confundido a los que nos bus nos; et eos, qui nos odé-
aborrecían. Continuamente nos runt, confudísti. y. In Deo
gloriaremos en Dios y alabare­ laudábimur tota die, et in nó-
mos siempre vuestro Nombre.— mine tuo confitébimur in sáfecu-
Aleluya, aleluya. Desde lo más la.— Allelúia, allelúia. y . Ps. 129,
íntimo de mi corazón he clama­ 1-2. De profúndis clamávi ad te,
do a Vos, oh Señor. Señor mío, Dómine: Dómine, exáudi ora-
oíd benignamente mis oracio­ tiónem meam. AÍlelúia.
nes. Aleluya.
Evangelio + . — En aquel 4* Seq. S. Evangélii sec.
tiempo, Jesús les propuso Matthaeum, 13, 24-30. — In
otra parábola, diciendo: El illo témpore: Dixit Jesús
reino de los cielos es se­ turbis parábolam hanc: Sí-
mejante a un hombre que mile factum e s t regnum
sembró buena simiente en caelórum hómini, qui semi-
bu Lampo: Pero al tiempo návit bonum s e m e n i n
de dormir los hombres, agro suo. Cum autem dor-
vino cierto enemigo suyo, y mírent hómines, venit ini-
sembró cizaña en medio del mícus ejus, et superseminá-
trigo y se fue. Cuando hubo vit zizánia in médio trítici,
crecido la yerba y se hu­ et ábiit. Cum autem ere-
bo^ espigado, apareció tam­ vísset h e r b a et fructum
bién la cizaña. E n t o n c e s fecísset, tune apparuérunt
los criados del padre de fa­ et zizánia. Accedéntes au­
milias acudieron a él y le tem s e r v i patrisfamílias,
dijeron: Señor, ¿no sem- dixérunt ei: Dómine, non-
DOMINGO 5 .° DESPUÉS DE EPIFANÍA 191
ne bonum semen seminásti braste buena simiente en tu
in agro tuo? Unde ergo campo? Pues ¿cómo tiene
habet zizánia? Et ait illis: cizaña? Respondióles: Al­
Inimícus homo hoc fecit. gún enemigo mío la habrá
Servi autem dixérunt ei: sembrado. Replicaron los
Vis, imus, et collígimus criados: ¿Quieres que va­
ea? Et ait: Non, ne forte yamos a cogerla? A lo que
colligéntes zizánia, eradi- respondió: No; no sea que
cétis simul cum eis et trí- arrancando la cizaña, arran­
ticum. Sínite útraque crés- quéis juntamente con ella
cere usque ad messem, et el trigo. Dejad crecer uno
in témpore messis d i c a m y otro hasta la siega; que
messóribus: Collígite pri- al tiempo de la siega yo
mum zizánia, et alligáte diré a los segadores: Coged
ea in fascículos ad combu - primero la cizaña, y haced
réndum, tríticum a u t e m gavillas de ella para el fue­
congregáte in h ó r r e u m go, y meted después el trigo
rneun. — Credo. en mi granero.— Credo.
Offertórium. — Ps. 117, 16­ Ofertorio. — La diestra del
17. — Déxtera Dómini fecit Señor ha obrado maravi­
virtútem: déxtera Dómini llas; la diestra del Señor
exaltávit me: non móriar, me ha ensalzado; no mori­
sed vivam, et narrábo ópera ré sino que viviré y publi­
Dómini. caré las obras del Señor.
Si esta Misa se traslada a noviembre, en vez del Ofertorio anterior se dirá
el siguiente:
Offertórium. — Ps. 129, 1-2. — Ofertorio. — Desde lo más ín­
De profúndis clamávi ad te, timo de mi corazón clamé a
Dómine: Dómine, exáudi ora- Vos, oh Señor; oíd benigna -
tiónem m e a m ; de profúndis mente mis oraciones. Dios mío;
clamávi ad te, Dómine. ¡ porque me he dirigido a Vos
i desde lo más íntimo. Señor.
Secréta.— Hostias tibi, Dó­ Secreta. — Os ofrecemos.
mine, placatiónis offéri- Señor, hostias de pacifica­
mus: ut et delícta nostra ción para que absolváis mi­
miserátus absólvas. et nu- sericordioso nuestros peca­
tántia c o r d a tu dírigas. dos y dirijáis Vos mismo
Per Dóminum... nuestros corazones vacilan­
tes. Por N. S. J. C...
P refacio de la Santísima Trinidad, págs. 750 y 774.

Commúnio.— Luc. 4, 22. — Comunión.— Maravilléban-


Mirabántur omnes de his ; se todos de las palabras que
quae procedébant de ore D ei.! salían de la boca de Dios.
Si esta Misa se traslada a noviembre, en vez de la Comunión anterior ae
dirá la siauiente:
192 TIEMPO DESPUES DE EPIFANIA

Comunión. —- En verdad os Commúnio. — Marc. 11. 24. —


aseguro que cuantas cosas pi­ A m e n dlco vobis, quidquid
diereis en la oración, tened orantes pétitis, crédite quia ac-
viva fe de conseguirlas, y se os ciplétis, et fiet vobis.
concederán.
Poscomunión. — Os roga- ! Postcommúnio. — Quaesu-
mos, Dios Omnipotente, que mus, omnípotens Deus: ut
obtengamos el e f e c to de illíus salutáris capiámus ef-
aquella salvación, en cuya féctum, cujus per haec mys-
prenda hemos recibido es­ téria, pignus accépimus. Per
tos misterios. Por N. S. J... Dóminum...

DOMINGO SEXTO DESPUÉS DE EP IFA N ÍA


a Epístola viene a ser como una felicitación del Apóstol San
L Pablo a los ñeles de Tesalónica por haber guardado las en­
señanzas que de él habían recibido. Del Evangelio hemos de
sacar el propósito de hacer bien todas las cosas y de evitar aun
las faltas pequeñas deliberadas. Las faltas pequeñas son como
gotas de agua que pueden echar a perder un ediñcio. Al mismo
tiempo practiquemos las llamadas pequeñas virtudes, que nos
llevarán a un alto grado de santidad.
Directorio de la M isa .- 1. Verde. Doble. Domingo móvil.— OCM. (49, 1.)
2. Consulte el devoto lector ni este año ae traslada o no este domingo
si mes de noviembre. Véase pág. 86, núm. 371, y la p&g. 81.

latroito. — Adorad a Dios Intróítus. P». 96, 7-8.— Ado-


todos sus Ángeles: Oyólo y ráte Deum, omnes Angelí
se gozó Sión y se alegran tjus: audívit, et leetáta est
DOMINGO 6. DESPUÉS DE EPIFANÍA m
Sion: et exsultavérunt fíliae las hijas de Judá. — Salmo.
Judie.— Ps. Ibíd. 1 . Dóminus Reina el Señor; salte de
regnávit, exsúltet térra: lae- gozo la tierra; alégrense to­
téntur ínsulae multae. y. das las islas, y . Gloria al
Glória Patri... Padre...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Se dice "Glória in excélsis Deo”
Si esta Misa se traslada a noviembre, en vez del Introito anterior se dirá
el siguiente:
Intróitus.—Jer. 29, 11, 12, 14.— Introito. — Dice el Señor: Yo
Dicit Dóminus: Ego cogito co- tengo designios de paz sobre
gitatiónes pacis, et non afflic- vosotros, y no de aflicción; me
tiónis; invocábitis me, et ego invocaréis y Yo os escucharé;
exáudiam vos: et redúcam cap- os haré volver del cautiverio
tivitátem vestram de cunctis y os reuniré de todos los luga­
locis. — Ps. 84, 2. Benedixísti, res a donde os había conducido.
Dómine, terram tuam: avertísti Salmo. Bendijisteis, Señor, a
captivitátem Jacob, y . Glória vuestra tierra; librasteis a Ja­
Patri... cob del cautiverio. V. Gloria...
Orémus. — Praesta quae­ Oración. — Os rogamos,
sumus, omnípotens Deus: Dios Omnipotente, que me­
ut, semper rationabília me- ditando propósitos rectos,
ditántes, quae t i b i sunt os agrademos en nuestras
plácita, et dictis exsequá- obras y palabras. Por nues­
mur, et factis. Per Dómi­ tro Señor Jesucristo...
num...
Léct. Epístolas B. Pauli Epístola. — Hermanos: Sin
Apóst. 1.a ad Thessalonicén- cesar damos gracias a Dios
ses, 1, 2-10.— Fratres: Grá- por todos vosotros, haciendo
tias ágimus Deo semper continuamente memoria de
pro ó m n i b u s vobis, me- vosotros en nuestras oracio­
móriam vestri faciéntes in nes, acordándonos delante
oratiónibus nostris sine in- de Dios y Padre nuestro de
termissióne, mémores ópe- las obras de vuestra te, de
ris fídei vestrae, et labóris, los trabajos, de vuestra cari­
et caritátis, et sustinéntiae dad y de la firmeza de vues­
spei D ó m i n i nostri Jesu j tra esperanza en nuestro Se­
Christi, ante Deum et Pa- j ñor Jesucristo consideran­
trem nostrum: sciéntes, fra- |do, amados hermanos, que
tres, dilécti a Deo, electió- vuestra elección es de Dios.
nem vestram: quia Evan- Porque nuestro Evangelio
gélium nostrum non fuit no se anunció a vosotros
ad vos in sermone tantum, sólo con palabras, sino tam­
sed et in virtúte, et in Spí- bién con milagros y dones
ritu Sancto, et in plenitú- del Espíritu Santo, con efi­
diñe multa, s i c u t scitis caz persuasión, porque ya
quales fuérimus in v o b i s sabéis cuál fue nuestro pro-
194 TIEMPO DESPUÉS DE EPIFANÍA

ceder entre vosotros para propter vos. Et vos imita-


procurar vuestro bien. Vos- j tóres nostri facti estis, et
otros de vuestra parte os D ó m i n i , excipiéntes ver-
hicisteis imitadores nues­ bum in tribulatióne multa
tros y del Señor, recibiendo cum gáudio Spíritus Sancti:
su palabra en medio de mu­ ita ut facti sitis forma óm­
chas tribulaciones, con gozo nibus credéntibus in Mace-
del Espíritu Santo; de suer­ dónia et in Achája. A vobis
te que habéis servido de enim diffamátus est sermo
modelo en Macedonia y en Dómini, non solum in Ma-
Acaya a cuantos han creído. cedónia, et in Achája, sed
Pues que de vosotros se di­ et in omni loco fides vestra,
fundió la palabra del Señor, quae est ad Deum, profécta
no sólo por la Macedonia y est, ita ut non sit nobis ne-
por la Acaya, sino que por césse quidquam loqui. Ipsi
todas partes se ha divulgado enim de nobis annúntiant
en tanto grado la fe que qualem intróitum habuéri-
tenéis en Dios, que no te­ mus ad vos: et quómodo
nemos necesidad de decir convérsi estis ad Deum a
nada sobre esto. Porque los simulácris, servíre Deo vivo
mismos fieles publican el et vero, et exspectáre Fílium
s u c e s o que tuvo nuestra ejus de caelis (quem suscitá-
entrada entre vosotros. Y vit ex mórtuis) Jesum, qui
c ó m o os convertisteis a erípuit nos ab ira ventúra.
Dios, abandonando los ídolos por servir al Dios vivo y
verdadero, y para esperar del cielo su Hijo Jesús (a
quien resucitó de entre los muertos), y el cual nos li­
bertó de la ira venidera.
Gradual. — Temerán los Gradúale. — Ps. 101, 16-17.
gentiles vuestro nombre, oh Timébunt gentes n o m e n
Señor, y todos los reyes de tuum, Dómine, et omnes re­
la tierra vuestra gloria. y. ges terrae glóriam tuam. y.
Porque edificará el Señor a Quóniam aedificávit Dómi­
Sión: y sérá visto en su Ma­ nus Sion: et vidébitur in
jestad.— Aleluya, aleluya, y. majestáte sua.— Allelúia, al­
Reina el Señor; salte de lelúia. y. Ps. 96, 1. Dóminus
gozo la tierra; alégrense to­ regnávit, exsúltet térra: lae-
das las islas. Aleluya. téntur ínsulae multae. Alle­
lúia.
Si e*ta Mina se traslada a noviem bre, en voz del Gradual anterior se dirá
el siguiente:

Gradual. — Nos habéis librado, Graduáie.—Ps. 43, 8-9. — Libe-


S^fior, de los que nos afligen y rásti nos Dómine ex affligénti-
h *»éls confundido a los que nos bus nos; et eos, qui nos odé-
aborrecían. Continuamente nos runt, confudísti. y . In Deo
DOMINGO 6 .' DESPUÉS DE EPIFANÍA 195
laudábimur tota die, et in nó- gloriaremos en Dios jr alabare­
mine tuo confitébimur ín sáecu- mos siempre vuestro N o m b re-
la.— Allelúia, allelúia. y. Ps. 129, Aleluya, aleluya. Desde lo m£<;
1-2. De profúndis clamávi ad te, íntimo de mi corazón he clama­
Dómine: Dómine, exáudi ora- do a Vos, oh Señor. Señe»* mió,
tiónem meam. Allelúia. oíd benignamente mis oracio­
nes. Aleluya.
4* Seq. S. Evangélii sec. Evangelio 4*. — En aquel
Matthéeum, 13, 31-35. — In t i e m p o propúsoles Jesús
illo témpore: Dixit J e s ú s otra parábola, diciendo: El
turbis parábolam hanc: Sí- reino de los cielos es seme­
mile est regnum caelórum jante al grano de mostaza,
grano sinápis, quod accí- que tomó en sus manos un
piens h o m o seminávit in ! hombre y lo sembró en su
agro suo: quod mínimum campo. El cual es a la vista
quidem est ómnibus semí- menudísimo entre todas las
nibus: cum autem créverit, semillas: Mas en creciendo,
majus est ómnibus oléri- viene a ser mayor que % -
bus, et fit arbor, ita ut vó- das las legumbres, y hácese
lucres caeli véniant, et há- j árbol, de forma que las aves
bitent in ramis ejus. Aliam del cielo bajan y posan en
parábolam locútus est eis: sus ramas. Y añadió otra
Símile est regnum caelórum parábola: El reino de los
ferménto, q u o d accéptum cielos es semejante a la le­
múlier abscóndit in farínae vadura, que cogió una mu­
satis tribus, doñee fermen- jer y mezclóla con tres satos
tátum est totum. Haec óm- o celemines de harina, hasta
nia locútus est Jesús in pa- que toda la masa quedó fer-
rábolis ad turbas: et sine í mentada. Todas estas cosas
parábolis non loquebátur dijo Jesús al pueblo por
eis: ut implerétur quod dic­ parábolas, sin las cuales no
tum erat per Prophétam di­ solía predicarles: Cumplién­
céntem: Apériam in pará­ dose lo que había dicho el
bolis os m e u m, eructábo profeta: Abriré mi boca
abscóndita a constitutióne para hablar con parábolas,
mundi.— Credo. publicaré cosas misteriosas
que han estado ocultas desde la creación del mundo. —
Credo.
Offertórium.— Ps. 117, 16­ Ofertorio. — La diestra del
17. — Déxtera Dómini fecit Señor ha obrado maravi­
virtútem: déxtera Dómini llas; la diestra del Señor
exaltávit me: non móriar, me ha ensalzado; no mori­
sed vivam, et narrábo ópera ré sino que viviré y publi-
Dómini. {caré las obras del Señor.
Si esta Misn sí’ f r u s l e r a noviembre, en vea dei Ofertorio anterior se diré
el siguiente:
196 TIEMPO DE SEPTUAGÉSIMA

Ofertorio. — Desde lo más ín ­ O ffe r tó r iu m . ... Ps. 129, 1*2. —


timo de mi corazón clamé a De profúndis clamávi ad te,
Vos, oh Señor; oíd benigna­ Dómine; Dómine, exáudi ora-
mente mis oraciones. Dios mío; tiónem m e a m ; de profúndis
porque me he dirigido a Vos clamávi ad te, Dómine.
desde lo más íntimo, Señor.
Secreta. — Os rogamos, oh Secréta.— Haec nos oblátio,
Dios, que esta oblación nos Deus, mundet, quaesumus,
purifique y renueve, gobier­ et, r é n o v e t, gubérnet et
ne y proteja. Por N. S. J... prótegat. Per Dóminum...
P refacio de la Santísima rrinidad, págs. 750 y 774.
Comunión.— Maravillában­ Commúnio.— Luc. 4, 2 2 . —
se todos de las palabras que Mirabántur omnes de his
salían de la boca de Dios. quae procedébant de ore Dei.
Si e¿ta Mis a se traslada a n ovicm l -e, en vez de la Comunión anterior se
dirá la s ig u ie n te :
Com unión. — En verdad os C om m únio. — Marc. 11, 24. —
aseguro que cuantas cosas pi­ A m e n dico vobis, quidquid
diereis en la oración, tened orántes pétitis, crédite quia ac-
viva fe de conseguirlas, y se os cipiétis, et fiet vobis.
concederán.
Poscomunión. — Os roga­ Postcommúnio. — Caelésti-
mos, Señor, que, alimenta­ bus, Dómine, pasti delíciis:
dos con dulzuras celestiales, quaesumus: ut s e m p e r
gustemos siempre de estos éadem, per quae varáciter
alimentos, por los cuales vívimus, appetámus. P e r
en v e r d a d vivimos. Por Dóminum...
nuestro Señor Jesucristo...

C IC LO PASCUAL
a Pascua es la fiesta por excelencia de la Iglesia Católica.
L Toda fiesta, si queremos que tenga el éxito deseado, exige
debida preparación. Por esta causa la Iglesia se prepara a
dicha fiesta cada vez con más fervor espiritual. Tenemos, pues:
La preparación remota, constituida por la Septuagésima, Se­
xagésima y Quincuagésima;
La preparación próxima, formada por el tiempo de Cuaresma,
que es ya de más penitencia y oración;
La preparación inmediata, que son las dos semanas de Pasión
y Semana Santa, en que se nos recuerda la Pasión y Muerte de
Jesús, para hacer resaltar más después el triunfo de Jesús en
vj Resurrección.

DOMINGO DE SEPTUAGÉSIM A
os ha sido concedida la vida para merecer la eternidad que
nos espera, para la cual sólo hemos sido criados. Esta vida
es mía lucha que hemos de sostener continuamente contra el
mundo y las malas pasiones. Estas dos importantes lecciones se
desprenden de la Epístola y del Evangelio de hoy.
La palabra Septuagésima significa que estamos unos setenta
días antes de Pascua. Son propiamente 63; aquí se toma el nú­
mero redondo en vez de la fracción, como hacemos tantas veces
nosotros. El color morado de éste y de los domingos siguientes
nos demuestra que empezamos ya el tiempo de oración y re­
cogimiento. — Estación, en San Lorenzo Extramuros.
D ir e c to r io .— 1. Doble de 2.« clase. Págs. 51 y 86. — OCM . (49, I.)
2. Morado. Cesan los aleluyas hasta el Sábado Santo.
3 . La Septuagésima puede caer del 18 de enero al 22 de febrero.
4 . Cede sólo a los dobles de 1.* clase.
3 . Mírese en la Tabla, pág. 64, en qué día ocurre la Septuagésima.

a.— Cercáronme ge- Intróitus. Ps. 17, 5, 6 et 7.


de muerte; dolores Circumdedérunt me gémi-
de me rodearon; y tus mortis, dolóres inférni
en tribulación invoqué al circumdedérunt me: et in
el cual escuchó mi tribulatióne mea invocávi
voz su santo Templo. Dóminum, et exaudívit de
Sa Os amaré a Vos, Se­ templo sancto suo v o c e m
ñor, mía; el Señor meam. — Ps. Ibíd. 2-3. Dí-
es mi , mi refugio y ligam te, Dómine, fortitúdo
n*i dor. y. Gloria al m e a : Dóminus Pirmamén-
Padre..._________ tum m e u m , et refúgiuni
meum, et líberátor meus. y. Glória.
Se repite desde el principio hasta el Sulmo.
No se dice “Glória in excélsls D eo”.
DOMINGO DE SEPTUAGÉSIMA

Orémus. — Preces pópuli i Oración.—Os rogamos, Se-


tui, quaesumus, D ó m i n e , ! ñ 01*, oigáis propicio las’ ple-
cleménter exáudi: ut, q u i, garias de vuestro pueblo,
juste pro peccátis nostris ; para que los que justamente
afflígimur, pro tui nóminis somos afligidos por nuestros
glória misericórditer liberé- pecados, seamos librados
mur. Per Dóminum...__ ___ i misericordiosamente por la
gloria de vuestro Nombre. Por N. S. J. C...
Léct. Epístolas B. Pauli Epírtola. — Hermanos: ¿No
Apóst. 1.“ ad Corínthios, 9, sabéis que los que corren en
24-27; 10, 1-5. — Fratres: el estadio, si bien todos co­
Nescítis quod ii qui in stá- rren, uno solo se lleva el
dio currunt, omnes quidem premio? Corred, pues, de tal
currunt s e d unus áccipit manera que# lo ganéis. Y
bravíum? Sic cúrrite, ut quien se prepara para la
comprehendátis. Omnis au­ lucha, de todo se abstiene, y
tem, qui in agóne conténdit, eso para alcanzar una coro­
ab ómnibus se ábstinet: et na corruptible; al paso que
illi quidem ut corruptíbilem nosotros la esperamos eter­
corónam accípiant; nos au­ na. Así que, yo voy corrien»
tem incorrúptam. Ego ígitur do, no como quien corre a la
sic curro, non quasi in in- ventura: peleo, no como
cértum: sic pugno, non qua­ quien azota el aire, sino que
si áérem vérberans: sed cas­ castigo mi cuerpo, y lo es­
tigo corpus meum, et in clavizo, no sea que habiendo
servitútem rédigo; ne forte, predicado a los otros, venga
cum áliis praedicáverim, ip­ yo a ser reprobado. Porque
se réprobus effíciar. Nolo no debéis ignorar, hermanos,
enim vos ignoráre, fratres, que nuestros padres estuvie­
quóniam patres nostri om­ ron todos a la sombra de
nes sub nube fuérunt, et aquella misteriosa nube; que
omnes mare transiérunt, et todos pasaron el mar; y que
omnes in Móyse baptizáti todos bajo la dirección de
sunt in nube, et in mari: et Moisés, comieron el mismo
omnes eámdem escam spiri- manjar espiritual, y todos
tálem manducavérunt, et bebieron la misma bebida
omnes eúmdem potum spi- (porque ellos bebían d e 1
ritálem bibérunt: (bibébant agua que salía de la miste­
autem de spiritáli, conse- riosa piedra que los iba si­
quénte eos, petra: petra au­ guiendo: la cual piedra era
tem erat Christus): sed non figura de Cristo). Pero a
in plúribus eórum beneplá- pesar de eso, la mayor par­
citum est Deo. te de ellos desagradare» a
Dios.
Graduále. Ps. 9. 10-11; 19- Gradual. — Vos nos ayu­
200 TIEMPO DE SEPTUAGÉSIMA

dáis en el tiempo oportuno 20. — Adjútor in opportuni-


y en la tribulación; confíen tátibus, in tribulatióne: spe-
en Vos los que os conocen, rent in te, qui novérunt te:
pues no desamparáis a los quóniam n o n derelínquis
que os buscan, oh Señor, y. quaeréntes te, Dómine, y.
Porque no será perpetua­ Quóniam non in finem oblí-
mente olvidado el pobre; ni vio erit páuperis; patiéntia
la paciencia del pobre será páuperum non períbit in
siempre frustrada; levan­ aetérnum: exsúrge, Dómine,
taos, Señor, no sea que quie­ non prseváleat homo.
ra prevalecer el hombre.
Tractos. Ps. 129, 1-4.— De
Tracto. — Desde las pro­ profúndis clamávi ad te, Dó­
fundidades de mi miseria a mine: Dómine, exáudi vo-
Vos clamo, Señor, escuchad cem meam. y. Fiant aures
mi voz. T. Atended a la ora­ tuce intendéntes in oratió-
ción de vuestro siervo, y. Si nem servi tui. Y. Si iniqui-
examinareis, Señor, nues­ tátes observáveris, Dómine:
tras culpas, ¿quién, Señor, Dómine, quis sustinébit? Y.
podrá subsistir? y. Mas en
Quia apud te propitiátio est,
Vos mora la misericordia; et propter legem tuam sus-
en vuestra promesa, Señor, tínui te, Dómine.
confío.
Evangelio 4*. — En aquel Hh Seq. S. Evangélii sec.
tiempo dijo Jesús a sus dis­ Matthseum, 20, 1-16. — In
cípulos esta parábola: El 1110 témpore: Dixit Jesús
reino de los cielos se parece discípulis s u i s parábolam
al padre de familias que, al hanc: Símile est r e g n u m
romper el día, salió a alqui­ caelórum hómini patrifamí-
lar jornaleros para su viña. lias, qui éxiit primo mane
Y ajustándose con ellos en condúcere operários in ví-
un denario por día, envió­ neam s u a m. Conventióne
los a su viña. Saliendo, des­ autem facta cum operáriis
pués, cerca de la hora de ex denário diúrno, misit eos
tercia, se encontró con otros in víneam suam. Et egrés-
que estaban mano s o b r e sus circa horam tértiam, vi-
mano en la plaza, y dijoles: dit álios stantes in foro otió-
Andad también vosotros a sos, et dixit illis: Ite et vos
mi viña y os daré lo que sea in víneam meam, et quod
justo. Y ellos fueron. Otras justum fúerit, dabo vobis.
dos veces salió a eso de la 1111 autem abiérunt. Iterum
hora de sexta y de la hora autem éxiit circa sextam et
de nona, e hizo lo mismo. nonam horam: et fecit simí-
Finalmente salió cerca de la liter. Circa undécimam vero
hora undécima, y vio a otros éxiit, et invénit álios stan­
que estaban todavía sin ha- tes, et dicit illis: uid hic
DOMINGO DE SEXAGÉSIMA 205
Dios, que es el Padre de revelatiónes Dómini. Scio
nuestro Señor Jesucristo, y hóminem in Christo
que es para siempre bendi­ annos quatuórdecim, sr¡s que
to, sabe que no miento. Es­ córpore néscio, sive jo. D í-
tando en Damasco, el Go­ corpus néscio, DeUén vos-
bernador de la Provincia radium hujúsmodi Puesto el
por el rey Aretas, tenia tértium caelur:0n0 de la viña
puestas guardias en la ciu- júsmp'iirafyórdomo: Llama a
pren A^íO^; mas "Pos trabajadores y págales
mos. VJum veníssent e^g^t/ai el jornal, empezando desde
circa undécimam horam vé- los postreros y acabando en
nerant, accepérunt síngulos los primeros. Los que habían
denários. Veniéntes autem ido cerca de la hora undé­
et primi, arbitráti sunt, quod cima recibieron un denario
plus essent acceptúri: acce­ cada uno. Cuando al fin lle­
pérunt autem et ipsi síngu­ garon los primeros se ima­
los denários. Et accipiéntes ginaron que les darían más,
murmurábant advérsus pa- pero, no obstante, éstos reci­
tremfamílias, dicéntes: Hi bieron igualmente cada uno
novíssimi una hora fecérunt, su denario: y al recibirlo,
et pares illos nobis fecísti, murmuraban contra el pa­
qui portávimus pondus diéi dre de familias diciendo: Es­
et aestus. At ille respóndens tos últimos no han trabajado
uni eórum dixit: Amíce, más que una hora y los has
non fácio tibi injúriam: non- igualado con nosotros, que
ne ex denário convenísti me- hemos soportado el peso de
cum? Tolle quod tuum est et todo el día y el peso del ca­
vade: volo autem et huic lor. Mas él, por respuesta,
novíssimo daré sicut et tibi. dijo a uno de ellos: Amigo,
Aut non licet mihi, quod yo no te hago agravio: ¿no
volo, fácere? an óculus tuus te ajustaste conmigo por un
nequam est, quia ego bonus denario? Toma, pues, lo que
sum? Sic erunt novíssimi es tuyo y vete: yo quiero
primi, et primi novíssimi. dar a éste, bien que sea
Multi enim sunt vocáti, pau- el último, tanto como a ti.
ci vero elécti. — Credo. ¿Acaso no puedo yo hacer
de lo mío lo que quiero? ¿O has de ser tú malo porque
yo soy bueno? De esta suerte, los postreros serán los
primeros, y los primeros postreros: Muchos, empero, son
los llamados, mas pocos los escogidos. — Credo.
Offertórium. Ps. 91, 2. Ofertorio. — Bueno es ala­
Bonum est confitéri Dómi­ bar al Señor y cantar sal­
no, et psállere nómini tuo. mos a vuestro nombre, oh
Altíssime. Dios Altísimo.
Secréta. — Munéribus nos- Secreta. — Os suplicamos
200 TIEMPO DE SEPTUAGÉSIMA

dáis en el tiempo oportuno 20. — Adjútor in opportuni-


¿Soft Ia tribulación; confíen tátibus, in tribulatióne: spe-
yo. ¿á^ l°s (lue os conocen> rent in te, qui novérunt te:
hán? Ti desamparáis a los quóniam n o n derelínquis
¿Son mfAScan, oh Señor, y. quaeréntes te, Dómine, y.
Aunque mb perpetua- Quóniam non in finem oblí-
sar por impru&l Pobre; n* vio erit páuperis; patiéntia
que lo soy más que e5SJ“ páuperum non períbit ii}
a e té rn u n ^ ^ ^ p i^ ^ ^ r^ ^ s
pues me he visto en muchí­
simos más trabajos, más en caesus sum, semel lapidátus
las cárceles, en azotes sin sum, ter naufrágium feci,
medida, en riesgos de muer­ nocte et die in profúndo
te frecuentemente. Cinco ve­ maris fui: in itinéribus sae-
ces recibí de los judíos trein­ pe, perículis flúminum, pe-
ta y nueve azotes. Tres rículis latrónum, perículis
veces fui azotado con varas ex génere, perículis ex gén-
una vez apedreado, tres ve­ tibus, perículis in civitáte,
ces neufragué, estuve una perículis in solitúdine, pe­
noche y un día como hun­ rículis in mari, perículis in
dido en alta mar. Me he ha­ falsis frátribus: in labore
llado en penosos viajes mu­ et aerúmna, in vigíliis mul-
chas veces, en peligros de tis, in fame et siti, in jejú-
ríos, peligros de ladrones, niis multis, in frígore et nu-
peligros de los de mi nación, ditáte praeter illa quae ex-
peligros de los gentiles, pe­ trínsecus sunt instántia mea
ligros en la ciudad, peli­ quotidiána, sollicitúdo óm-
gros en el desierto, peli­ nium Ecclesiárum. Quis in-
gros en la mar, peligros firmátur, et ego non infír-
entre falsos hermanos; en mor? Quis scandalizátur et
toda suerte de trabajos ego non uror? Si gloriári
y miserias, en m u c h a s opórtet: quae infirmitátis
v i g i l i a s y desvelos, en meae sunt, gloriábor. Deus
hambre y sed, en muchos et Pater Dómini nostri Jesu
ayunos, en frío y desnudez. Christi, qui est benedíctus in
Fuer de estas cosas exterio­ ssecula, scit quod non mén-
res, cargan sobre mí los ago­ tior. Damásci praepósitus
bios de cada día por la soli­ gentis Arétae regis custodié-
citud de todas las Iglesias. bat civitátem Damascenó-
¿Quién enferma que no en­ rum, ut me comprehénde-
ferme yo con él? ¿Quién es ret: et per fenéstram in
escandalizado que yo no me sporta dimíssus sum per
abrase? Si es preciso gloriar­ murum, et sic effúgi ma-
se de alguna cosa, me glo­ nus ejus. Si gloriári opórtet
riaré de aquellas cosas que (non éxpedit quidem) vé-
son propias de mi flaqueza. niam autem ad visiones, et
DOMINGO DE SEXAGÉSIMA 205
Dios, que es el Padre de revelatiónes Dómini. Scio
nuestro Señor Jesucristo, y hóminem in Christo ante
que es para siempre bendi­ annos quatuórdecim, sive in
to, sabe que no miento. Es­ córpore néscio, sive extra
tando en Damasco, el Go­ corpus néscio, Deus scit,
bernador de la Provincia ra^tum hujúsmodi usque ad
por el rey Aretas, tenía tértium caelum. Et scio hu­
puestas guardias en la ciu­ júsmodi hóminem, sive in
dad para prenderme; mas córpore, sive extra corpus
por una ventana fui descol­ néscio, Deus scit: quóniam
gado del muro abajo en un raptus est in paradísum, et
serón, y así escapé de sus audívit arcána verba, quae
manos. non licet hómini loqui. Pro
Si es necesario gloriarse hujúsmodi gloriábor, pro me
(aunque no conviene hacer­ autem nihil gloriábor, nisi
lo), yo haré mención de las in infirmitátibus meis. Nam.
visiones y revelaciones del et si volúero gloriári, non
Señor. Yo conozco a un ero insípiens: veritátem
hombre que cree en Cris­ enim dicam: parco autem,
to, que catorce años ha (si ne quis me exístimet supra
en cuerpo o fuera del cuer­ id quod videt in me, aut áli-
po no lo sé, sábelo Dios) quid audit ex me. Et ne
fue arrebatado hasta el ter­ magnitúdo revelatiónum ex-
cer cielo. Y sé que el mismo tóllat me, datus est mihi stí-
hombre (si en cuerpo o fue­ mulus camis meae, ángelus
ra del cuerpo no lo sé, Dios sátanae, qui me colaphízet.
lo sabe) fue arrebatado al Propter quod ter Dóminum
paraíso; donde oyó pala­ rogávi, ut discéderet a me:
bras inefables que no es et dixit mihi: Súfficit tibi
lícito a un hombre expli­ grátia mea: nam virtus in
car. Hablando de semejante infirmitáte perfícitur. Libén-
hombre podré gloriarme; ter ígitur gloriábor in infir­
mas en cuanto a mí, de nada mitátibus meis. ut inhábitet
me gloriaré, sino de mis in me virtus Christi._______
flaquezas. Verdad que si quisiese gloriarme, podría ha­
cerlo sin ser imprudente; porque diría verdad; pero me
contengo, a fin de que nadie forme de mi persona un con­
cepto superior a aquello que en mí ve u oye. Y para que
la grandeza de las revelaciones no me desvanezca, se me
ha dado el estímulo de mi carne cómo un ministro de Sa­
tanás, para que me abofetee. Sobre lo cual, por tres veces
pedí al Señor que lo apartase de mí. Y respondióme:
Bástate mi gracia; porque el poder mío brilla y consigue
su fin por medio de la flaqueza. Así que con gusto me
206 TIEMPO DE SEPTUAGÉSIMA

gloriare de mi* flaquezas para que haga morada en mí el


poder de Cristo.
Gradual. — Conozcan las Gradúale. Ps. 82, 19 el 14.
naciones que vuestro Nom­ Sciant gentes, quóniam no­
bre es Dios y Vos sólo altí­ men tibi Deus: tu solus A l-
simo sobre toda la tierra. V. tíssimus super omnem ter­
Dios mío, movedlos como ram. y. Deus meus, pone
una rueda y como hoja que illos ut rotam, et sicut stí-
lleva el viento. pulam ante fáciem venti.
Tracto.— Hicisteis temblar, Tractus. Ps. 59, 4 et 6 . —
Señor, la tierra y la habéis Commovísti, Dómine, ter-
turbado. Reparad sus hen­ rram, et conturbásti eam. y.
diduras, porque se bambo­ Sana contritiónes ejus, quia
lea. Para que escapen de mota est. y. Ut fúgiant a
peligro y sean libertados fácie arcus: ut liberéntur
iruestros escogidos. elécti tui.
Evangelio + . — En aquel 4* Seq. S. Evangélii sec.
tiempo, en ocasión de un Lucam, 8 , 4-15.— In illo tém-
grandísimo concurso de gen­ pore: Cum turba plúrima
tes que de las ciudades acu­ conveníret, et de civitáti-
dían presurosas a Él, dijo bus properárent ad Jesum,
esta parábola: Salió un sem­ dixit per similitúdinem:
brador a sembrar su simien­ Exiit, qui séminat, Semináre
te, y al esparcirla, parte semen suum: et dum sémi­
cayó a lo largo del camino, nat, áliud cécidit secus viam,
donde fue pisoteada y la co­ et conculcátum est, et vólu-
mieron las aves del cielo. cres caeli comedérunt illud.
Parte cayó sobre un pedre­ Et áliud cécidit supra pe-
gal y luego que nació, se­ tram: et natum áruit, quia
cóse por falta de humedad. non habébat humórem. Et
Parte cayó entre espinas, y áliud cécidit inter spinas, et
creciendo al mismo tiempo simul exórtae spinae suffoca-
las espinas con ella, la so­ vérunt illud. Et áliud cécidit
focaron. Parte cayó en bue­ in terram bonam: et órtum
na tierra y habiendo nacido fecit fructum céntuplum,
dio fruto de ciento por uno. Haec dicens, clamábat: Qui
Dicho esto exclamó en alta habet aures audiéndi, éu-
voz: El que tenga oídos diat. Interrogábant autem
para escuchar, atienda. Pre­ eum discípuli ejus, quae es­
guntábanle sus discípulos set haec parábola. Quibus
cuál era el sentido de esta ipse dixit: Vobis datum est
parábola. A los cuales res­ nosse mystérium regni Dei,
pondió así: A vosotros se céteris autem in parábolis:
os ha concedido entender el ut vidéntes non vídeant, et
misterio de Dios, mientras audiéntes non intélllgant.
DOMINGO DE SEXAGÉSIMA 207
Est autem haec parábola: a los demás aa les habla en
Semen est verbum Dei. Qui parábolas; de modo que
autem secus viam, hi sunt viendo no vean y oyendo no
qui áildiunt, deínde venit entiendan. Ahora bien, el
diábolus, et tollit verbum de sentido de la parábola es és­
eorde eórum, ne credéntes te: La semilla es la palabra
sal vi fiant. Nam qui supra de Dios. Los granos sembra­
petra m: qui cum audíerint, dos a lo largo del camino
cum gáudio suscípiunt ver­ significan a aquellos que la
bum: et hi radíces non ha- escuchan, sí, pero viene lue­
bent: qui ad tempus cre- go el diablo y se la saca del
dunt, et in témpore tenta- corazón para que no crean y
tiónis recédunt. Quod autem es salven. Los sembrados en
in spinas cécidit: hi sunt, un pedregal son aquellos
qui audiérunt, et a sollici- que, oída la palabra, recí-
tudínibus, et divítiis, et vo- benla con gozo, pero no
luptátibus vitae eúntes, suf- echan raíces en ellos j así
focántur, et non réferunt creen por una temporada, y
fructum. Quod autem in bo- al tiempo de la tentación
nam terram: hi sunt, qui in vuelven atrás. La semilla
corde bono et óptimo au- caída entre espinas son
diéntes verbum rétinent, et los que escuchan, pero
fructum áfferunt in patién- con los cuidados de las
tia.— Credo. riquezas y delicias de la
vida, al cabo la sofocan y nunca llega a dar fruto. En
fin, la que cae en buena tierra representa a quellos
que, con su corazón bueno y muy sano, oyen la palabra
de Dios y la conservan, y mediante la constancia dan
fruto sazonado. — Credo.
Offertórium. Ps. 16, 5, 6-7. Ofertorio. — Asegurad mis
Pérfice gressus meos in sé- pasos en vuestras sendas,
mitis tuis, ut non moveán- para que no resbalen mis
tur vestígia mea: inclina pies; inclinad vuestro oí­
aurem tuam, et exáudi ver- do y escuchad mis pala­
be mea: mirífica misericór- bras. Ostentad vuestra mag­
dias tuas, qui salvos facis nífica piedad, oh Señor, que
spevántes in te, Dómine. salváis a los que esperan en
Vos.
Secréta. — Oblátum tibi, Secreta.— El sacrificio. Se­
Dómine, sacrifícium, vivífi- ñor, que os ofrecemos, nos
cet nos semper et múniat. vivifique siempre y nos de­
Per Dóminum... fienda. Por N. S. J. C
Prefacio de ln Santísima Trinidad, págs. 750 y 774
208 l'IEMPO DE SEPTUAGÉSIMA

Comunión. — Me llegaré Commúnio. Ps. 42, 4.— In-


al altar de Dios, que llena troíbo ad altére Dei, ad
ie mi juventud. Deum qui laetíficat juventú-
Poscom uníon. — Humilde- tem meam.
os suplicamos, Dios Postcommúnio. — Súpplices
que, pues nos te r o g á m u s , omnípotens
con vuestros Sa- Deus: ut, quos tuis réficis
:ramentos, nos concedáis sacraméntis, tibi étiam plá-
serviros dignamente con citis móribus dignánter de-
costumbres agradables a servíre concédas. Per Dó­
^ros. Por N. S. J. C... minum...
En vez de Ite, M is s a est, se dirá: Bcnedicámus Dómino.

DOMINGO DE Q U IN CU A G ÉSIM A

Q uincuagésima o cincuenta días antes de Pascua. Es exac­


tamente así, pues son siete semanas, contando, como suele
hacerse en latín, el día de partida y el de llegada.
¡Qué bien se representa a los mundanos en el pobre ciego del
Evangelio! Viven en el mundo sin querer mirar hacia la vida
eterna que nos espera. Jesús nos habla de su Pasión y muerte
próxima, que quiso sufrir para salvarnos; y San Pablo, en su
Epístola, de las excelencias de la caridad o gracia de Dios, sin
la cual nada somos y nada podemos, terminando su carta de­
jando entrever la gloria eterna, objeto de nuestra felicidad.
No profanemos estos días con excesos impropios de un cris­
tiano. Recordemos las palabras de Jesucristo: ¿De qué le apro­
DOMINGO DE QUINCUAGÉSIMA 209
vecha al hombre ganar todo el mundo, si su alma se condena? —
Estación, en San Pedro.
D irec to rio — I . Doble de 2.» clase. Pkg. 51 y 86. - OCM. (4», I.)
2 . Morado. Cede sólo a dobles de 1.» clase.

Intróítus. Ps. 30, 3-4.— Esto Introito. — Sed para mi


mihi in Deum protectórem, Dios protector y lugar de
et in locum refúgii, ut sal- refugio para ponerme en
vum me fácias: quóniam fir- salvo, porque Vos sois mi
maméntum meum et refú- fortaleza y mi asilo, y por
gium meum es tu: et prop­ la gloria de vuestro nombre
ter nomen tuum dux mihi seréis mi gula y conductor.
eris, et enútries me. — Ps. Salmo. En Vos, Señor, con­
Ibíd. 2. In te, Dómine, spe- fío, no sea yo nunca confun­
rávi, non confúndar in aetér- dido; libradme por vuestra
num: in justítia tua libera justicia y salvadme. T. Glo­
me, et éripe me. T. Glória... ria al Padre...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice "Gloria in excélsis Deo”

Orémus. — Preces nostras, Oración. — Os suplicamos,


qusesumus, Dómine, clemén- Señor, que oigáis benigna­
ter exáudi: atque a pecca- mente nuestras súplicas y
tórum vínculis absolútos, ab que nos defendáis de toda
omni nos adversitáte custó- adversidad, rompiendo las
di. Per Dóminum... cadenas de nuestros peca­
dos. Por N. S. J. C ...
Léct. Epístolas B. Pauli Epístola.— Hermanos: Aun­
Apóst. 1.“ ad Corínthios, 13, que yo hablara todas las
1-13.— Fratres: Si linguis lenguas de los hombres y el
hóminum loquar et Angeló- lenguaje de los ángeles, si
rum, caritátem autem non no tuviera caridad, vengo a
hábeam, factus sum velut ser como un metal que sue­
ass sonans aut cymbalum na o campana que retiñe. Y
tínniens. Et si habúero pro- aunque tuviera el don de
phetíam, et nóverim mysté- profecía y penetrase todos
ria ómnia et omnem scién- los misterios y poseyese to­
tiam: et si habúero omnem das las ciencias; aunque tu­
fidem, ita ut montes tránsfe- viera toda la fe posible, de
ram, caritátem autem non manera que trasladase de
habúero, nihil sum. Et si una a otra parte las monta­
distribúero in cibos páupe- ñas, no teniendo caridad, no
rum omnes facultátés meas, soy nada. Aunque yó dis­
et si tradídero corpus meum. tribuyese todos mis bienes
ita ut árdeam, caritátem au­ para sustento de los pobres
tem non habúero, nihil mihi v aunque entregaré mi caer-
210 TIEMPO DE SEPTUAGÉSIMA

po a las llamas, si la cari­ prodest. Cáritas pátiens est,


dad me falta, todo lo dicho benigna est: cáritas non
no me sirve para nada. Pues aemulátur, non agit pérpe-
la caridad es sufrida y bien­ ram, non inflátur, non est
hechora; la caridad no tiene ambitiósa, non quaerit quae
envidia, ni obra temeraria­ sua sunt, non irritátur, non
mente, no se ensoberbece, cógitat malum, non gaudet
no es ambiciosa, no busca super iniquitáte, congáudet
sus intereses, no se irrita, no autem veritáti: ómnia suf-
piensa mal, no aplaude la fert, ómnia credit, ómnia
injusticia, complácese, sí, en sperat, ómnia sústinet. Cá­
la verdad; a todo se acomo­ ritas numquam éxcidit: sive
da, cree todo el bien que le prophetíae evacuabúntur, si-
dicen del prójimo, todo lo ve linguae cessábunt, sive
espera, todo lo soporta. La sciéntia destruétur. * Ex
caridad nunca fenece; las parte enim cognóscimus, et
profecías, sin embargo, se ex parte prophetámus. Cum
terminarán, y cesarán las autem vénerit quod perféc-
lenguas, y se acabará la tum est, evacuábitur quod
ciencia. * Porque ahora ex parte est. Cum essem
nuestro conocimiento es im­ párvulus, loquébar ut pár-
perfecto, e imperfecta la vulus, sapiébam ut párvu­
profecía. Mas llegado que lus, cogitábam ut párvulus.
sea lo perfecto desaparece­ Quando autem factus sum
rá lo imperfecto. Cuando vir, evacuávi quae erant pár-
yo era niño, hablaba como vuli. Vidémus nunc per spé-
niño, juzgaba como niño, culum in aenígmate: tune
discurría como niño. Pero autem fácie ad fáciem.Nunc
al llegar a la virilidad, he cognósco ex parte: tune au­
dejado las cosas propias de tem cognóscam sicut et cóg-
los niños. Al presente no ve­ nitus sum. Nunc autem ma-
mos a Dios sino como en un nent fides, spes, cáritas, tria
espejo, y bajo imágenes os­ haec: major autem horum
curas; pero entonces le ve- est cáritas.
remos cara a cara. Yo no le conozco ahora sino imper­
fectamente, mas entonces le conoceré claramente, a la
manera que soy yo conocido. Ahora permanecen estas
tres virtudes: la fe, la esperanza y la caridad; pero de
las tres la caridad es la más excelente de todas.
Gradual.— Vos sois el solo Graduále. Ps. 76, 15 et 16.
Dios que obra portentos; en­ Tu es Deus qui facis mira-
tre las naciones hicistes co­ bília solus: notam fecísti in
nocer vuestro poderío. Con géntibus virtútem tuam. y
el poder de vuestro brazo li- ! Liberásti in bráchio tuo pó-
DOMINGO DE QUINCUAGÉSIMA 211

pulum tuum, fílios Israel et brasteis a vuestro pueblo; a


Joseph. los hijos de Jacob y de José.
Tráctus. Ps. 99, 1-2.— Jubi­ Tracto.— Cantad con júbi­
láte Deo omnis térra: serví- lo al Señor, moradores todos
te Dómino in Icetítia. y. in­ de la tierra; servid al Señor
trate in conspéctu ejus in con alegría, y Venid a su
exsultatióne: scitóte quod presencia llenos de gozo, sa­
Dóminus ipse est Deus. y. bed que el Señor es el único
Ipse fecit nos, et non ipsi Dios, y Él fue quien nos
nos: nos autem pópulus hizo y no nosotros; nosotros,
ejus, et oves pásenos ejus. empero, somos su pueblo y
las ovejas de su aprisco.
+ Seq. S. Evangélii sec. Evangelio + . — En aquel
Lucam, 18, 31-43. — In illo tiempo, t o m a n d o Jesús
témpore: Assúmpsit Jesús aparte a los doce Apóstoles
duódecim, et ait illis: Ecce les dijo: Ya veis que subi­
ascéndimus Jerosólymam, et mos a Jerusalén, donde se
consummabúntur ó m n i a cumplirán todas las cosas
quae scripta sunt per Pro- que fueron escritas por los
phétas de Filio hóminis. Tra- Profetas acerca del Hijo del
détur enim géntibus, et il- hombre; porque será entre­
ludétur, et flagellábitur, et gado en manos de los gen­
conspuétur: et postquam tiles, y escarnecido y azota­
flagelláverint, occident eum, do y escupido. Y después
et tértia die resúrget. Et ipsi que le hubieren azotado, le
nihil horum intellexérunt, et darán muerte, y al tercer
erat verbum istud abscóndi- día resucitará. Pero ellos
tum ab eis, et non intelligé- ninguna de estas cosas en­
bant quae dicebántur. * Fác- tendieron, antes era éste un
tum est autem, cum appro- lenguaje desconocido para
pinquáret Jéricho, csecus ellos, ni entendían la signi­
quídam sedébat secus viam, ficación de las palabras di­
mendícans. Et cum audíret chas. * Al acercarse a Jericó
turbam praetereúntem, in- j estaba un ciego sentado jun­
terrogábat quid hoc esset. to al camino pidiendo limos­
Dixérunt autem ei, quod Je­ na. Y sintiendo el tropel de
sús Nazarénus transíret. Et la gente que pasaba, pre­
clamávit, dicens: Jesu, fili guntó qué novedad era aqué­
David, miserére mei. Et qui lla. Dijéronle que Jesús Na­
pnoíbant, increpábant eum zareno pasaba por allí de
ut tacéret. Ipse vero multo camino. Y al punto se puso
magis clamábat: Fili David, a gritar: Jesús, Hijo de Da­
miserére mei. Stans autem vid, ten piedad de mí. Los
Jesús, jussit illum addúci ad que iban delante le repren­
se. Et cum appropinquásset, dían para que callase. Pero
212 T1KMPO DE CUARESMA

él levantaba mucho más el interrogavit illum, dicens:


.irito: Hijo de David, ten Quid tibi vis fáciam? At ille
piedad de mí. Paróse enton­ dixit: Dómine, ut vídeam. Et
ces Jesús, y mandó traerle Jesús dixit illi: Réspice, li­
a su presencia. Y cuando le des tua te salvum fecit. Et
tuvo ya cerca, preguntóle di­ conféstim vidit, et sequebá-
ciendo: ¿Qué quieres que te tur illum magníficans Deum.
haga? Señor, respondió él: Et omnis plebs ut vidit, de-
Que yo tenga vista. Díjole dit laudem Deo. — Credo.
Jesús: Tenia, y sábete que tu fe te ha salvado. Y al ins­
tante vio, y le seguía, celebrando las grandezas de Dios.
V todo el pueblo, cuando vio esto, alabó a Dios.— Credo.
Ofertorio.— Bendito sois, oh Offertórium. Ps. 118, 12-13.
Señor; enseñadme vuestros Benedíctus es, Dómine, doce
justísimos preceptos: c o n me justificatiónes tuas: in
mis labios he publicado to­ lábiis meis pronuntiávi óm-
dos vuestros mandatos. nia judícia oris tui.
Socreta.— Otorgadnos, Se­ Secréta.— Haec hóstia, Dó­
ñor, por este holocausto el mine, quaesumus, emúndet
perdón de los pecados y la nostra delícta: et ad sacrifí-
santificación de las almas y cium celebrándum, subditó-
de los cuerpos de vuestros rum tibi córpora mentésque
siervos para que celebremos sanctíficet. Per Dóminum...
este sacrificio. Por nuestro Señor Jesucristo...
Prefacio de la Santísima Trinidad, págs. 750 y 774.

Comunión.— Comieron y se Commúnio.— Ps. 77, 29-30.


hartaron, y, satisfechos por Manducavérunt, et saturáti
el Señor sus deseos, no les sunt nimis, et desidérium
fueron éstos defraudados. eórum áttulit eis Dóminus:
non sunt fraudáti a desidé-
Poscomunión.— Os rogamos, rio suo.
Dios Omnipotente, que los Postcommúnio. — Quaesu-
que hemos recibido estos mus, omnípotens Deus, ut,
alimentos celestiales, sea­ qui caeléstia aliménta percé-
mos por ellos fortalecidos pimus, per haec contra óm-
contra todo mal. Por núes nia advérsa muniámur. Per
tro Señor Jesucristo... Dóminum...

TIEM PO DE CUARESM A
T? n este tiempo los buenos cristianos deberían ejercitarse en
i-* obras de oración y penitencia, de abstinencia y ayunos.
Desgraciadamente, muchos no saben ya nada de estas cosas y
h»m perdido eomplptnmenle todn noción de ayuno y de peniten-
1' *1 » _■■---------------- -- --- - . M f t . g . ,----- r ._ —
TIEMPO DE CUARESMA

cía. La Iglesia ha mitigado los ayunos en su número y rigor, es


verdad; pero ¡cuántos cristianos que podrían y deberían ayu­
nar, por estar obligados a ello, no lo hacen!
Procuremos penetrar el espíritu que anima a la Iglesia en
este santo tiempo y vivamos según él. Santifiquemos el tiempo
de Cuaresma, no solamente cumpliendo con lo que prescribe
positivamente la Iglesia, sino absteniéndonos de juegos, diver­
siones y demás cosas que no dicen bien con la santidad de este
sagrado tiempo.
Tres cosas se practicaban antiguamente en este tiempo de
Cuaresma:
1. La privación y abstinencia de manjares;
2. La penitencia pública que hacían los pecadores;
3. La preparación inmediata para el Bautismo que por este
tiempo habían de pedir y después recibir los catecúmenos.
De todas estas cosas han quedado muchos recuerdos en di­
ferentes pasajes de la santa Misa y Oficio Divino.
Conviene recordar para este tiempo de Cuaresma:
1. No se ponen flores ni reliquias en los altares;
2. No se usan dalmáticas ni tunicelas;
3. Se suspenden las solemnidades nupciales durante toda ella;
4. Los ornamentos son de color morado, si no se celebra de
algún santo;
5. Las Misas feriales del lunes, miércoles y viernes tienen
Tracto después de la Epístola, en cuyo rezo debe hacerse genu­
flexión;
6. En las Misas feriales, después de la Poscomunión, se dice
la Oración super pópulum (sobre el pueblo);
7. Sólo se toca el órgano durante la Misa para acompañar
el canto;
8. No se pueden celebrar Misas de Réquiem privadas sino
el primer día libre (simple) de cada semana;
9. Se dice el Prefacio del Tiempo, aun en las Misas de los
Santos que no lo tienen propio;
10. En los días no clásicos la Misa puede ser de la feria con
conmemoración de la fiesta del día, o de ésta con conmemoración
de la feria. Pág. 88.
Este rigor en el ornato de los altares, uso del órgano, etc.,
no afecta a las fiestas de los Santos ni a las funciones no es­
trictamente litúrgicas, como novenas, Rosario, etc.

M IÉRCOLES DE C E N IZ A
T a imposición de la ceniza es muy antigua en la liturgia de
la Iglesia, y nos recuerda la ceremonia de los primeros
tiempos, según la dual en este día el Obispo, después de varias
ceremonias, entre ellas la imposición de la ceniza, expulsaba del
templo a los pecadores públicos, que solían hacer penitencia a
la entrada de la iglesia durante el tiempo cuaresmal.
La ceniza está hecha ríe palmas y ramos bendecidos el d o ­
MIÉRCOLES DE CENIZA 215
mingo de Ramos del año anterior. El Celebrante ia impone a
los demás; y si hay otro Sacerdote, la impondrá al Celebrante.
Primero la reciben los hombres; después, las mujeres. Pueden
otros Sacerdotes ayudar a la imposición si fuesen muchos los
fieles.
Fíjense los fieles en las hermosas oraciones que dice la Igle­
sia en la bendición e imposición de la ceniza. — Estación, en
Santa Sabina.

BENDICIÓN D E LA C EN IZ A
El Sacerdote, revestido con c apa pluvial morada, o sin casu-
Ua, va a bendecir la ceniza. El coro canta:
Antiphóna. Ps. 68 , 17.— Ex- Antífona. — Escuchadnos,
áudi nos, Dómine, quóniam Señor, porque es benigna
benigna est misericordia tua: vuestra misericordia; según
secúndum multitúdinem mi- la multitud de vuestra bon­
seratiónum tuárum réspice dad, volved a mí vuestros
nos, Dómine.— Ps. Ibíd. 2. ojos. Salmo. Salvadme, Dios
Salvum me fac, Deus: quó­ mío, porque las aguas de la
niam intravérunt aquae us­ tribulación anegan mi alma.
que ad ánimam meam. vr. Gloria al Padre...
Glória Patri... Exáudi.
Se repite desde el pr: icipio hasta el Salmo.

y Dóminus vobíscum. Y\ El Señor sea con vos­


otros.
Rr. Et cum spíritu tuo. R*. Y con tu espíritu.
Orémus.— Omnípotens sem- Oración. — Omnipotente y
pitérne Deus, parce paeni- Eterno Dios, perdonad a los
téntibus, propitiáre suppli- penitentes, sed propicio con
cántibus: et míttere digné- los que os ruegan y dignaos
ris sanctum Angelum tuum enviar desde el Cielo a vues­
de caelis, qui bene+dícat, et tro Ángel que ben+diga y
sancti ^ficet hos ciñeres, ut santi+fique estas cenizas, a
sint remédium salúbre óm­ fin de que sean saludable
nibus nomen sanctum tuum remedio a cuantos invocan
humíliter implorántibus, ac con humildad vuestro santo
semetípsos pro consciéntia Nombre y a los que se reco­
delictórum suórum accusán- nocen pecadores según su
tibus, ante conspéctum divi­ conciencia y lloran sus mal­
nas claméntiac tuae facínora dades ante vuestra clemen­
sua deplorántibus, vel se- tísima Majestad y para
reníssimam pietátem tuam cuantos imploran humilde y
supplíciter obnixéque flagi- porfiadamente vuestra au-
216 TIEMPO DE CUARESMA

gustisima piedad; y haced tántibus; et presta per in-


por la invocación de vues­ vocatiónem sanctissimi nó-
tro santísimo Nombre que, minis tui; ut quicúmque per
cuantos sean rociados con eos aspérsi fúerlnt pro re-
esta ceniza para remisión de demptióne peccatórum suó-
sus pecados, alcancen salud rum, córporis sanitátem et
del cuerpo y protección del ánimae tutélam percípiant.
alma. Por nuestro Señor Je­ Per Christum Dóminum
sucristo... B\ Amén. nostrum. Amen.
Oración.— Oh Dios, que no Orémus. — Deus, qui non
deseáis la muerte, sino la mortem, sed paeniténtiam
enmienda de los pecadores, desíderas peccatórum: fra-
mirad propicio la debilidad gilitátem conditiónis humá-
de la naturaleza humana; y nae benigníssime réspice: et
ya que hemos determinado hos ciñeres, quos causa pro-
que se nos impongan estas feréndae humilitátis, atque
cenizas para reconocer nues­ promeréndae véniae, capíti-
tra bajeza y merecer el per­ bus nostris impóni decérni-
dón de los pecados, dignaos mus, bene+dícere pro tua
piadosamente ben + decir­ pietáte dignáre, ut, qui nos
las, para que, reconociendo cínerem esse, et ob pravitá-
que somos polvo y que en tis nostrae deméritum, in
polvo nos hemos de con­ púlverem reversúros cognós-
vertir, merezcamos conse­ cimus; peccatórum ómnium
guir, por vuestra piedad, el véniam, et práemia paeni-
perdón de todos los pecados téntibus repromíssa, miseri-
y los premios que habéis córditer cónsequi mereámur.
prometido a los penitentes. Per Christum Dóminum
Por Cristo N. S. I?. Amén. nostrum. 1^. Amen.
Oración.— Oh Dios, que os Orémus.— Deus, qui hu-
inclináis al humilde y os miliatióne flécteris, et sa-
aplacáis con la satisfacción, tisfactióne placáris: aurem
escuchad nuestras oraciones, tuaé pietótis inclina préci-
y derramad benignamente bus nostris; et capítibus
la gracia de vuestra bendi­ servórum tuórum, horum
ción sobre las cabezas de cínerum aspersióne contác-
vuestros siervos, cubiertas tis, effúnde propítius grá-
con esta ceniza; para que tiam tuse benedictiónis: ut
los llenéis del espíritu de eos et spíritu compunctió-
verdadero dolor, y les con­ nis répleas, et quae juste
cedáis eficazmente lo que postuláverint, efficáciter trí-
según vuestra voluntad os buas; et concéssa perpétuo
pidieren, y dispongáis que stabilíta, et intácta mané-
permanezca siempre sin re decémas. Per Christum
MIERCOLES DE CENIZA 217
D ó m i n u m nostrum. quebranto lo que Ies habéis
Amen. dado. Por C.N.S. Ip. Amén.
Orémus.— Omnípotens sem- Oración. — Omnipotente y
pitéme Deus, qui Ninivitis Eterno Dios, que perdonas­
in ciñere et cilicio paenitén- teis misericordiosamente a
tibus, indulgéntiae tuae re- los habitantes de Nínive,
média praestitísti: concéde que hicieron penitencia en
propítius: ut sic eos imité- ceniza y cilicio; conceded­
mur hábitu, quátenus véniae nos propicio que de tal ma­
prosequámur obténtu. Per nera les imitemos exterior-
Dóminum... mente, que, como ellos, con­
sigamos ei perdón. Por N. S. J. C. Amén.
Puesto incienso en el incensario, el Sacerdote rccía la ceniza
y la inciensa. Va al medio del altar y el más digno del Clero le
impone la ceniza. Inmediatamente el Celebrante la impone a
los demás diciendo:
Génes, 3, 19. — Meménto, Acuérdate, hombre, que
homo, quia pulvis es, et in eres polvo, y en polvo te has
púlverem revertéris. de convertir.
Entre tanto el coro canta las siguientes antífonas:
Antiphóna. Joel, 2, 13.-Im - 1. Mudémonos el vestido
mutémur hábitu, in ciñere por el cilicio y ceniza, ayu­
et cilicio: jejunémus, et plo- nemos y lloremos ante el
rémus ante Dóminum: quia Señor, porque es misericor­
multum miséricors est di­ dioso nuestro Dios para per­
mitiere peccáta nostra Deus donar nuestros pecados.
noster. 2. Llorarán los sacerdo­
Antiphóna. Ibíd. 17.— Inter tes, ministros del Señor,
vestíbulum et altáre plorá- entre el vestíbulo y el altar
bunt sacerdotes minístri y dirán: Perdonad, Señor,
Dómini, et dicent: Parce. perdonad a vuestro pueblo;
Dómine, parce pópulo tuo: y no cerréis los labios, oh
et ne claudas ora canén- Señor, de los que os cantan.
tium te, Dómine.
A continuación se canta el siguiente responsorio.
R\ Esther, 13; Joely 2 .— R\ Enmendémonos mejo­
Emendémus in mélius, quae, rando lo que por ignorancia
ignoránter peccávimus: ne j hemos pecado, para que no
súbito praeoccupáti die mor- nos sorprenda repentina­
lis, queerámus spátium pae- j mente la muerte, y desean­
niténtia?, et invenire non do buscar tiempo para kacer
possímus. * Atténde, Dómi- 1 penitencia, no lo encontre­
i»e, et miserére: quia peccá- mos. * Escuchadnos, Señor%
218 TIEMPO DF CUARESMA

y compadeceos de nosotros, vimus tibi.


porque hemos pecado con­ y. Ps. 78, 9. — Adjuva
tra Vos. * nos, Deus, salutáris noster:
y. Ayudadnos, oh Dios et propter honórem nóminis
Salvador nuestro, y librad­ tui, Dómine, libera nos. *
nos por la gloria de Vuestro Atténde, Dómine... f . Gló­
Nombre. Glotia al Padre... ria Patri. * Atténde, Dó­
Y se repite Escuchadnos, mine. ..
oh Dios, hasta *. ■
Terminada la imposición de la ceniza, dice el Celebrante:
V. El Señor sea con vos- i V. Dóminus vobíscum
otros. 5'. Et cum spírituo tuo.
IJ'. Y con tu espíritu. Orémus. — Concéde nobis,
Oración. — Haced, Señor, Dómine, praesídia milítiae
que inauguremos con santos christiánae sanctis inchoáre
ayunos la carrera de la mi­ jejúniis: ut, contra spiritá-
licia cristiana: a fin de que les nequítias pugnatúri,
los que hemos de combatir continéntiae muniámur au-
a los espíritus malignos, xíliis. Per Christum Dómi­
seamos fortalecidos con el num nostrum. fy. Amen.
refuerzo de la continencia. Por N. S. J. C. fy. Amén.
Quítase el Celebrante la capa pluvial y, puesta la casulla,
empieza la
SA N TA M ISA
D irectorio de La M isa.— 1. Feria mayor privilegiada. Simple. Morado.
2 . Consúltese la pág. 88, núm. 381. — OCAf. (49, I.)

Introito.— Os apiadáis, Se­ Intróitus. Sap. 11, 24, 25


ñor, de todos, y nada abo­ et 27. — Miseréris ómnium,
rrecéis de cuanto hicisteis, Dómine, et nihil odísti
cubriendo y perdonando los eórum quae fecísti, dissí-
pecados de los hombres por mulans peccáta hóminum
su penitencia; porque sois propter paeniténtiam et
Vos nuestro Dios y Señor. parcens illis: quia tu es
Salmo. Tened piedad de mí, Dóminus, Deus noster. —
Dios mío, tened piedad de Ps. 56, 2. Miserére mei,
mí; porque en Vos confía mi Deus, miserére mei: quó­
alma. y. Gloria... niam in te confídit ánima
mea. y. Glória Patri.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice "Glória in excélsis Deo” .
Oración. — Conceded, Se­ Orémus.— Praesta, Dómine,
ñor, a vuestros fieles el em­ fidélibus tuis: ut jejunió-
pezar con la debida piedad rum veneránda sollémnia, et
MIÉRCOLES DE CENIZA 219
congrua pietáte suscípiant, la venerable solemnidad de
et secura devotióne percúr- los ayunos y el continuarlos
rant. Per Dóminum... devotamente. Por N. S. J. C.
Léctio Joélis Prophétae, 2 , _ Epístola.— Esto dice el Se­
12-19.— Haec dicit Dóminus: ñor: Convertios a Mi de
Convertímini ad me in toto todo vuestro corazón, ayu­
corde vestro, in jejúnio, et nando, llorando y dolién-
in fletu, et in planetu. Et doos de vuestros pecados.
scíndite corda vestra, et non Rasgad vuestros corazones y
vestiménta vestra, et con- no vuestros vestidos, con­
vertínñni ad Dóminum virtiéndoos a vuestro Dios y
Deum vestrum: quia beníg- Señor; porque es benigno
nus et miséricors est, pá- y piadoso, paciente, clemen­
tiens et multae misericórdise, te y superior a nuestra mal­
et prsestábilis super malítia. dad. ¿Quién sabe si tendrá
Quis scit, si convertátur, et compasión y os perdonará
ignóscat, et relínquat post se y os bendecirá para que le
benedictiónem, sacrifícium ofrescáis sacrificios y liba­
et libámen Dómino Deo ves- ciones? Tocad la trompeta
tro? Cánite tuba in Sion, en Sión, observad el ayuno,
sanctificáte jejúnium, vocá- reunid a todos, convocad al
te coetum, congregáte pópü- pueblo, consagrad la asam­
lum, sanctificáte ecclésiam, blea. iuntad a los ancianos,
coadunáte senes, congregáte reunid a los párvulos y aun
párvulos et sugéntes úbera: a los niños de pecho. Salga
egrediátur sponsus de cubíli el esposo de su lecho, y la
suo, et sponsa de thálamo esposa de su tálamo. Entre
suo. Inter vestíbulum et al­ el vestíbulo y el altar llo­
tére plorábunt sacerdótes rarán los sacerdotes, minis­
minístri Dómini, et dicent. tros del Señor, y dirán: Per­
Parce, Dómine, parce pó­ donad, Señor, perdonad a
pulo tuo: et ne des heredi- vuestro pueblo; no aban­
tátem tuam in oppróbrium. donéis vuestra herencia en
ut dominéntur eis natiónes. poder de las naciones paga­
Quare dicunt in pópulis: Ubi nas. Porque entonces dirían
est Deus eórum? Zelátus est las gentes: ¿Dónde está su
Dóminus terram suam, et Dios? El Señor tuvo celo por
pepércit pópulo suo. Et re- su tierra y perdonó a su
spóndit Dóminus. et dixit pueblo. Habló el Señor y le
pópulo suo: Ecce ego mittam dijo: Yo os daré trigo, vino
vobis fruméntum et vinum y aceite, y tendréis esto en
et óleum, et replebímini eis: abundancia; y no permitiré
et non dabo vos ultra op­ que seáis en adelante el es­
próbrium in géntibus: dicit carnio de las naciones. Esto
TIEMPO U t CUARESMA

dice el Señor Omnipotente. Dóminus omnípotens.


Gradual.— Apiadaos de mí, Graduilo. Ps. 56, 2 et 4.—
Dios mío, apiadaos de mi; M iserére mei, Deus, m iseré­
porque en Vos confía mi al­ re mei: quóniam in te con-
ma. V. Me socorrió desde el fidit ánima mea. y . Misit de
cielo y me libró, y confun ­ cáelo, et liberávit me: dedit
dió a los que me perseguían. in oppróbrium conculcántes
Tracto.— No os portéis, Se­ me.
ñor con nosotros, conforme Tractus. Ps. 102, 10. — D ó­
merecen los pecados que mine, non secúndum peccá-
hemos cometido; ni nos pa­ ta nostra, quce fécimus nos:
guéis según nuestras malda­ ñeque secúndum iniquitátes
des. y . No os acordéis, Se­ nostras retríbuas nobis. y .
ñor, de nuestros pecados Ps. 78, 8-9. Dómine, ne m e-
pasados, sino más bien jios míneris iniquitátum nostrá-
prevenga vuestra misericor­ rum antiquárum, cito antíci-
dia, porque hemos quedado pent nos misericórdioe tuce:
sumamente empobrecidos. quia páuperes facti sumus
(Se dobla la rodilla.) y . nimis. (Hic genufléctitur.)
Ayudadnos, oh Señor Salva­ y. Adjuva nos, Deus, salu-
dor nuestro . y por la gloria táris noster et propter gló-
de vuestro Nombre librad­ riam nóminis tui, Dómine,
nos, Señor , y perdonad nues­ libera nos: et propítius esto
tros pecados por causa de peccátis nostris, propter no­
vuestro mismo Nombre. men tuum.
Evangelio + . — En aquel + Seq. S. Evangélíi sec.
tiempo d ijo Jesús a sus Matthseum, 6 , 16-21.— In illo
discípulos: Cuando ayunéis tém pore: D ixit Jesús discí-
no os pongáis tristes, com o pulis suis: Cum jejunátis,
hacen los hipócritas. Ellos nolíte fíeri, sicut hypócritfe
desfiguran sus rostros para tristes, Extérminant enim
hacer ver a los hom bres que fácies suas, ut appáreant h o­
ayunan. En verdad os digo mínibus jejunántes. Amen
que han recibido ya su paga. dico vobis, quia recepérunt
Pero tú, cuando ayunes, m ercédem suam. Tu autem,
unge tu cabeza, lava tu cara, cum jejúnas, unge caput
para que no conozcan los tuum, et fáciem tuam lava,
hombres que ayunas, sino tu ne videáris homínibus je jú -
Padre que todo lo ve; y Él, nans, sed Patri tuo, qui est
que penetra lo más secreto, in abscóndito: et Pater tuus,
te dará su paga. No amonto­ qui videt in abscóndito, red-
néis tesoros en la tierra, en det tibi. Nolíte thesaurizáre
donde el orín y la polilla vobis thesáuros in térra:
todo lo destruyen, y en don- ubi aerúgo et línea dem olí-
MIERCOLES DE CENIZA 2 21
tur et ubi fures effódiunt de los ladrones lo desentie­
et furántur. Thesaurizáte rran y roban. Atesorad, más
autem vobis thesáuros in bien, tesoros para el Cielo,
cíelo: ubi ñeque aerúgo, en donde ni el orín ni la po­
ñeque tínea demoiítur; et lilla nada pueden destruir, y
ubi fures non effódiunt nec j en donde los ladrones nada
furántur. Ubi enim est the- pueden desenterrar ni robar,
sáurus tuus, ibi est et cor porque donde está tu tesoro,
tuum. allí está también tu corazón.
Offertórium. Ps. 29, 2-3. — Ofertorio.— Y o os alabaré,
Exaltábo te, Dómine, quó­ Señor, porque me habéis
niam suscepísti me nec de- protegido, y no habéis per­
lectásti inimícos meos super mitido que mis enemigos se
me: Dómine, clamávi ad te, burlen de mí. A Vos clamé,
et sanásti me. Señor, y me amparasteis.
Secreta.— Fac nos, quae­ Secreta.— Os rogamos, Se­
sumus, Dómine, his muné- ñor, nos concedáis que os
ribus offeréndis 'convenién- ofrezcamos dignamente es­
ter aptári: quibus ipsíus tos presentes, con los cuales
venerábilis sacraménti ce- empezamos la celebración
lebrámus exórdium. Per j! de este venerable sacra-
Dóm inum ... í mentó. Por N. S. J. C...

PREFACIO DE CUARESM A
Se dice desde el Miércoles de Ceniza hasta el sábado antes
del Domingo de Pasión.
Debe decirse todos los días, aun en las Misas festivas (orna­
mentos blancos o rojos), a no ser que ocurra alguna fiesta que
lo tenga propio.
VE R E DIGNUM ET JUSTUM Verdaderamente es digno
e s t , aequum et salutáre, nos y justo, equitativo y saluda­
tibi semper et ubique grátias ble que en todo tiempo y lu­
ágere, Dómine sánete, Pater gar os demos gracias, Señor
omnípotens, setéme Deus; Santo, Padre Todopoderoso
Qui corporáli jejúnio vítia y Eterno Dios, que, por me­
cómprimis, mentem élevas, dio del ayuno corporal, re­
virtútem largíris et pr*m ia: primís nuestros vicios, ele­
per Christum Dóminum nos­ váis nuestras almas y nos
trum.— Per quem majestá- otorgáis virtud y premios,
tem tuam laudant Angelí, por Cristo Señor nuestro:
adórant Dominatiónes, tre- por el cual alaban los Án­
munt Potestátes. Caeli caelo- geles vuestra Majestad, la
rúmque Virtútes, ac beáta adoran las Dominaciones y
222 TIEMPO DE C UA R E S M A

tiemblan las Potestades ante Séraphim, sócia exsultatió-


ella. Los cielos y las V irtu­ ne concélebrant. Cum qui-
des la celebran con mucho bus et nostras voces ut ad­
regocijo: Con los cuales os , mítti júbeas, deprecámur,
rogamos admitáis n u estras! súpplici confessióne dicéi>-
voces, que unimos a las tes: Sanctus..._____________
suyas, diciéndoos con humilde confesión: Santo, Santo,
Santo...
Comunión.— El que medita Commúnio. Ps. 1, 2 et 3.—
la ley del Señor noche y día Qui m editábitur in lege D ó­
dará frutos de santidad a su mini die ac nocte, dabit
debido tiempo. fructum suum in tém pore
suo.
Poscomunión. — Vuestros Postcommúnio. — Percépta
sacramentos, Señor, nos den nobis, Dóm ine, práebeant
fortaleza para que nuestros sacraménta subsídium ; ut
ayunos sean agradables a tibi grata sint nostra je jú -
Vos y provechosos a nos­ nia, et nobis profíciant ad
otros. Por N. S. J. C ... medélam. Per D óm inum ...

O r a c ió n so b r e el pueblo

Humillad vuestras cabe­ Orémus.— Humiliáte cápita


zas ante Dios. — Escuchad vestra Deo.— Inclinántes se,
propicio, Señor, a los que se Dómine, m ajestáti tuae, p ro-
humillan ante vuestra M a­ pitiátus inténde; ut qui di­
jestad; y pues se han ali­ vino muñere sunt refécti,
mentado con este divino caeléstibus semper nutrián-
don, se fortalezcan con los tur auxíliis. Per D óm inum ...
auxilios del cielo. Por N. S.
Bencdicámus Dómino, en vez de Ite, M issa est.

JUEVES DESPUÉS DE C E N IZ A

Tresla% clases de
Sagradas
penitencia, dice Dom Guéranger, distinguen
Escrituras, los Santos Padres y los Teólogos,
y son: la oración, el ayuno y la limosna. Basta dar una mirada
a cada una de las oraciones, Epístolas, etc., de toda la Cuaresma
para cerciorarse y penetrarse bien de esta verdad. Procuremos
practicarlas siempre, pero principalmente en este santo tiempo.—
Estación, en San Jorge.
Directorio de las M isas de las F erias de Cuaresm a. — 1. Simple.
2. Feria mayor no privilegiada. Morado. Véase la p&g. 88, núm. 382.
3. Si se dice Misa de un Santo o fiesta (color blanco o rojo), la 2.» Ora­
ción, Secreta y Poscomunión son de la Feria o día respectivo de Cuaresma.
4. En los días de rito simple sólo podrá decirse Misa cotidiana de
Réquiem el primer día de cada semana.
JUEVES DESPUÉS DE CENIZA 223
Intróitus. Ps. 54-17, 19, 20 Introito. — Siempre que
et 23.— Dum clamárem ad acudía al Señor, se dignó oir
Dóminum, exaudívit vocem mi voz contra los que me
meam ab his, qui appropín- rodeaban; y los humilló el
quant mihi: et humiliávit que existe antes de los si­
eos qui est ante ssecula et glos y dura eternamente.
manet in aetérnum: jacta Pon tus cuidados en el Se­
cogitátum tuum in Dómino, ñor y Él te sostendrá.— Sal­
et ipse te enútriet.— Ps. Ibíd. mo. Oíd, Señor, mi oración
2-3. Exáudi, Deus, oratió- y no despreciéis mis rue­
nem meam, et ne despéxeris gos; atendedme y escuchad­
deprecatiónem meam; in- me. Gloria al Padre...
ténde mihi et exáudi me. } \ Glória Patri.
Se repite desde el pri ncipio hasta el Salmo.
No se dice "Glória in excelsis Deo’’

Orémus.— Deus, qui culpa Oración. — Oh Señor, a


offénderis, paeniténtia pla- quien la culpa ofende y la
cáris: preces pópuli tui sup- penitencia aplaca: oíd be­
plicántis propítius réspice: nigno los ruegos de vuestro
et flagélla tuae iracúndiae pueblo suplicante, y apartad
quae pro peccátis nostris de nosotros el azote de vues­
merémur, avérte. Per D ó­ tra ira que con nuestros pe­
minum. cados merecemos. Por nues­
Léclio Isaíae Prophétae, 38, tro Señor Jesucristo...
1 - 6 .— In diébus illis: ^Sgro- Epístola. — En aquellos
távit Ezechías usque ad días Ezequías enferm ó de
mortem, et introívit ad eum muerte y fue a visitarle el
Isaías fílius Amos P ro- Profeta Isaías, hijo de Am os
préta, et dixit ei: Haec dicit y le dijo: Esto dice el Se­
Dóminus: Dispóne dómui ñor: Prepara tus cosas por­
tuae, quia moriéris tu, et que vas a morir sin remedio.
non vives. Et convértit. Eze­ Entonces Ezequías se volvió
chías fáciem suam ad paríe- de cara a la pared y oró
tem, et orávit ad Dóminum, al Señor diciendo: Ruégoos,
et dixit: Obsecro, Dómine, Señor, os acordéis cóm o he
meménto, quaeso, quómodo caminado delante de Vos en
ambuláverim coram te in verdad y con corazón per­
veritáte, et in corde per- fecto, y cóm o siempre he he­
técto, et quod bonum est in cho lo que era bueno a vues­
óculis tuis fécerim. Et flevit tros ojos. Y se echó a llorar
Ezechías fletu magno. Et con muchas lágrimas. En­
factum est verbum Dómini tonces inspiró Dios a Isaías
ad Isaíam dicens: Vade, et v le dijo: Vete y di a Eze-
224 T I E MPO DE C U A R E S M A

quías: Esto dice el Señor dic Ezechíae: Ha?c dicit D ó-


Dios de David tu padre: He ( minus Deus D avid patris
escuchado tu oración y visto tui: A udívi oratiónem tuam,
tus lágrimas. Por eso te daré et vidi lácrimas tuas: ecce
quince años más de vida y ego adjíciam super dies tuos
te libraré a ti y tu ciudad ¡ quíndecim annos: et de m a-
del poder del rey de los A si- nu regis Assyriórum éruam
rios y la protegeré. Esto te, et civitátem istam, et
dice el Señor Omnipotente. prótegam eam, ait Dóminus
omnípotens.
Gradual.— Pon tus cuida- Gradúale. Ps. 54, 23, 17, 18
dos en el Señor y Él te sos- I 1 9 . — Jacta cogitátum
tendrá, y. Cuando acudí al tuum in D óm ino: et ipse te
Señor se dignó oir mi voz enútriet. y . Dum clamárem
contra los que me rodeaban. ad Dóminum, exaudívit v o ­
cem meam ab his, qui appropínquant mihi.
*
Evangelio del Dom. III de Epifanía, comenzando en el *. Pág. 183.

Ofertorio.— A Vos, Señor, Offertórium. Ps. 24, 1-3.—


he levantado mi alma; en A d te, Dóm ine, levávi áni-
Vos confío, ¡Dios m ío!, no m am meam: Deus meus, in
seré confundido, ni se bur­ te confído, non erubéscam :
len de m í mis enemigos, ya ñeque irrídeant m e inim íci
que cuantos esperan en Vos m ei; étenim univérsi qui te
no quedarán confundidos. exspéctant non confundén-
tur.
Secreta.— Os rogamos, Se­ Secréta.— Sacrifíciis prae-
ñor, que miréis benignam en­ séntibus, Dómine, qusesu-
te el presente Sacrificio, a mus, inténde placátus: ut et
fin de que sirva para aumen­ devotióni nostrae profíciant,
to de nuestra devoción y et salúti. Per Dóminum.
para salvamos. Por N. S...
Prefacio de Cuaresma, págs. 221 y 770.

Comunión.— En vuestro al­ Commúnio. Ps. 50, 21. —•


tar aceptaréis, Señor, el sa­ Acceptábis sacrifícium ju s-
crificio de justicia, las ofren­ títiae, oblatiónes et holo-
das y los holocaustos. cáusta, super altáre tuum,
Dómine.
Poscomunión.— Recibida la
Postcommúnio. — Caeléstis
bendición del don celeste, doni benedictióne percépta,
os rogamos humildemente, súpplices te, Deus om nípo­
oh Dios Todopoderoso, que tens, deprecámur: ut hoc
nos salve el mismo don, idem nobis et sacraménti
VIERNES DESPUÉS DE CENIZA 225
causa sit, et salútís. P erl causa del Sacramento. Por
Dóminum. 'nuestro Señor Jesucristo...

O r a c ió n s o b r e e l p u e b l o
Orémus.— Humiliáte cápita Humillad vuestras cabe­
vestra Deo.— Parce, Dómine zas ante Dios. — Perdonad,
parce pópulo tuo: ut dignis Señor, perdonad a vuestro
ílagellatiónibus castigátus, pueblo, para que, afligido
in tua miseratióne respíret. con saludables m ortificacio­
Per D óm inum ... nes, descanse en vuestra m i­
sericordia. Por N. S. J. C ...
Benedicámus Dómino, en vez de Ira, M i s s a e s t .

VIERNES DESPUÉS DE C EN IZ A

Quéde bien retratadas con pincelada divina están las tres clases
penitencia que decíamos ayer, en toda la Misa de este
día! Y qué lástima pensar que la mayor parte de los cristianos
no hacen oración o la hacen mal, apenas dan limosna, y hasta
huyen de cuanto puede conducirlos por el camino seguro para
alcanzar la salvación eterna de sus almas. Dios no puede equi­
vocarse : es el mundo quien yerra con sus falsas máximas. —
Estación, en San Juan y San Pablo.
D irectorio de la M isa. — Consúltese el de la pág. 222.

Intróitus. Ps. 29, 11.— A u - Introito.— El Señor me ha


dívit Dóminus et misértus oído y se ha com padecido
est mihi: Dóminus factus est de mí. El Señor se ha hecho
adjútor meus.— Ps. Ibíd. 2 . mi ayudador.— Salmo. Y o te
Exáltabo te, Dómine, quó­ ensalzaré, Señor, porque me
niam suscepísti me: nec de- amparaste; y no permitiste
lectásti inimícos meos super que mis enemigos se bur­
me. y . Glória Patri. lasen de mí. Gloria al Padre.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice "Glória in excélsis Deo” .
Orémus. — Inchoáta je jú - Oración.— Oh Señor, os ro­
nia, quaesumus, Dómine, be­ gamos que favorezcáis los
nigno favóre proséquere: ut ayunos comenzados, a fin de
observántiam, quam corpo- que la abstinencia que ob­
ráliter exhibémus, méntibus servamos en el cuerpo, la
étiam sincéris exercére va - podamos también cumplir
leámus. Per Dóminum. en el alma. Por N. S. J. C...
Léctio Isaíae Prophétae, 58 Epístola.— Eso dice el Se­
l~9. — Haec dicit Dóminus ñor Dios: Clama, no ceses;
22« TIEMPO DE CUARESMA

haz resonar tu voa com o Deus: Clama, ne cesses,


trompeta y anuncia a mi quasi tuba exálta vocem
pueblo sus maldades y a la tuam, et anúntia pópulo
casa de Jacob sus pecados. m eo scélera eórum, et dómui
Ya que me buscan de día Jacob peccáta eórum. Me
en día y desean conocer mis étenim de die in diem quae-
caminos, com o si fuesen runt, et scire vias meas v o -
gente que ha obrado santa­ lunt; quasi gens, quae justí-
mente sin abandonar la ley tiam fécerit, et judíciunj Dei
de su Dios. Me piden razón sui non derelíquerit: rogant
de los juicios de mi justicia; me judícia justítiae: appro-
quieren acercarse a Dios. pinquáre D eo volunt. Quare
¿Por qué hemos ayunado, jejunávim us, et non aspe-
dicen, y no has hecho caso, xísti: hum iliávimus ánimas
nos hemos humillado, y no nostras, et nescísti? Ecce
• ■» » • • / • • j * • r
has atendido? Porque en in die jeju n n vestri m vení-
vuestros ayunos hacéis vues­ tur volúntas vestra, et om ­
tra voluntad y exigís con nes debitóres vestros repéti-
dureza lo que se os debe. tis. Ecce ad lites et conten-
He aquí que ayunáis para tiónes jejunátis, et percútitis
litigar y reñir, y herís sin pugno ímpie. Nolíte jeju n á-
piedad con el puño. Si que­ re sicut usque ad hanc diem,
réis que desde el cielo se ut adiátur in excélso Cla­
oiga vuestro clam or, no ayu­ m or vester. Numquid tale
néis com o hasta ahora ha­ est jejúnium , quod elégi, per
béis ayunado. ¿Acaso el diem afligere hóm inem áni-
ayuno que Y o pido consiste mam suam? num quid con -
en que el hom bre aflija por torquére quasi círculum ca-
un día su alma o en que dé put suum, et saccum et cí-
vueltas su cabeza com o un nerem stérnere? numquid
círculo y se cubra de saco y istud vocábis jejúnium et
ceniza? ¿Por ventura lla­ diem acceptábilem dómino?
maréis a esto ayuno y día Nonne hoc est magis je jú ­
aceptable a Dios? ¿Acaso el nium quod elégi: dissólve
ayuno que Y o quiero no colligatiónes impietátis, sol-
consiste en deshacer los con ­ ve fascículos depriméntes;
tratos injustos, rom per las dimítte eos qui confrácti
obligaciones deprimentes, sunt, líberos, et omne onus
dejar en libertad a los que dirúmque. Frange esuriénti
han hecho quiebra y quitar panem tuum, et egénos va-
todo gravamen? Reparte tu gósque induc in domum
pan al hambriento y lleva a tuam: cum víderis nudum,
tu casa a los pobres y pere­ óperi eum, et carnem tuam
grinos; cuando veas a un ne despéxerís. Tune erúm-
VIERNES DESPUÉS DE CENIZA 227
desnudo, vístele y no des­ pet quasi mane lumen
precies a tu prójimo. De tuum, et sánitas tua cíüus
esta manera tu luz brillará oriétur, et anteíbk í&ciem
com o aurora y recobrarás tuam justítia tua, « i glória
bien pronto la salud y te Dómini cóliget te. Tune in-
precederá tu justicia y la vocábis, et Dóminus exáu-
gloria del Señor te prote­ diet; clama bis, et dicet: Ec­
gerá. Entonces invocarás al ce adsum. Quia miséricors
Señor y Él te oirá; clamarás sum, Dóminus Deus tuus,
y Él te dirá: Aquí estoy, porque soy misericordioso.
Yo, Señor y Dios tuyo.
Gradual. — Una cosa pedí Graduáis. Ps. 26, 4.— Unam
al Señor y seguiré buscán­ pétii a Dómino, hanc requi-
dola: Que more en la casa ram, ut inhábitem in dom o
del Señor. T. Para ver su Dómini. T. Ut videam v o -
dicha, y vivir a cubierto en luptátem Dómini, et próte-
su santo templo. gar a templo sancto ejus.
Hoy se dice el Tracto como e Miércoles de Ceniza, pág. 0 0
Evangelio 4*. — En aquel 4* Seq. S. Evaafétii sec.
tiempo dijo Jesús a sus Matthséum, 5, 43-48; 8 , 1-4.
discípulos: Habéis oído que In illo témpore: D ixit Jesús
se ha dicho: Amarás a tu discípulis s u i s : Audístis
prójim o y odiarás a tu ene­ quia dictum est: Diiiges p ró-
migo. Pero Y o os digo: ximum tuum, et ódio habé-
Amad a vuestros enemigos, bis inimicum tuum. Ego au­
haced bien a los que os abo­ tem dico vobis: Diligite ini-
rrecen, y orad por los que mícos vestros, benefácite his
os persiguen y calumnian, qui odérunt vos: et orate
para que asi seáis hijos de pro persequéntibus, et ca -
vuestro Padre Celestial, que lumniántibus vos: ut sitis
hace que salga el sol para fílii Patris vestri, qui in cae-
los buenos y para los malos, lis est, qui solem suum oríri
y que llueva para los justos facit super bonos et malos,
y para los injustos. Porque et pluit super justos et in-
si sólo amáis a los que os jústos. Si enim dilígitis eos
aman, ¿qué recompensa ten­ qui vos díligunt, quam m er-
dréis? ¿no hacen esto tam­ cédem habébitis? nonne et
bién los publícanos? Y si publicáni hoc fáciunt? Et si
sólo saludáis a vuestros her­ salutavéritis fratres vestros
manos, ¿qué hacéis de e x ­ tantum, quid ámpliur fáci-
traordinario? ¿no hacen es­ tis? nonne et étfanici hoc tá-
to también los paganos? Sed ciunt? Estóte ergo vos per-
pues, vosotros, perfectos co ­ fécti, sicut et Pater veste*
mo vuestro Padre Celestial caelésUs perttetus est. * At­
228 TI EMPO DE C UA RE S MA

es perfecto. * Cuidad de no téndite ne justítiam vestram


hacer el bien en presencia faciátis coram homínibus,
de los hombres para que os ut videám ini ab eis: alió-
vean, porque no tendríais quin m ercédem non habé-
recompensa de vuestro P a­ bitis apud Patrem vestrum,
dre que está en los cielos. qui in caelis est. Cum ergo
Cuando des limosna no to ­ facis eleemósynam, noli tuba
ques la trompeta delante de cánere ante te, sicut h ypó-
ti, com o hacen los hipócritas critae fáciunt in synagógis
en las Sinagogas y en las et in vicis, ut honorificéntur
calles, a fin de ser honrados ab homínibus. A m en dico
por los hombres. En verdad vobis, recepérunt m ercédem
os digo que éstos ya reci­ suam. Te autem faciénte
bieron su paga. Tú, sin em ­ eleemósynam , nésciat sinís-
bargo, cuando des limosna tra tua, quid fáciat déxtera
haz que tu mano izquierda tua; ut sit eleem ósyna tua
no sepa lo que hace la dere­ in abscóndito, et Pater tuus,
cha, para que tu limosna sea qui videt in abscóndito,
oculta, y tu Padre, que ve reddet tibi. .
en lo oculto, te lo recomp*
Ofertorio.— Señor, v iv ifi­ Offertórium.— Ps. 118, 154,
cadme según vuestra pala­ 125. Dómine, vivífica me
bra. para que conozca vues secúndum elóquium tuum:
tros mandamientos. ut sciam testimonia tua.
Secreta.— Haced, Señor, os Secréta.— Sacrifícium , D ó­
rogamos, que el sacrificio mine, observántise quadra-
de la observancia cuaresmal gesimális, quod offérim us,
que os ofrecem os h a g a praesta, quaesumus: ut tibi
aceptas a Vos nuestras al­ et m e n t e s nostras reddat
mas, y a nosotros nos o b ­ a c c é p t a s , et continéntiae
tenga una más pronta con ­ prom ptióris nobis tríbuat
tinencia. Por N. S. J. C... facultátem. Per Dóminum.
Prefacio de Cuares ía, págs. 221 y 770.
Comunión.— Servid al Se­ Commúnio. Ps. 2, 1 1 - 1 2 .—
ñor con temor, y alegraos Servíte Dóm ino in timóre, et
en Él con tem blor; aprended exsultáte ei cum tremóre:
su enseñanza para que no apprehéndite disciplínam, ne
os desviéis del buen camino. pereátis de via justa.
Poscomunión. — Infundid, Postcommúnio. — Spíritum
Señor, en nosotros el Espí­ nobis, Dómine, tuae caritátis
ritu de vuestra caridad, a infúnde: ut, quos uno pane
fin de que aquellos a quie­ caelésti satiásti, tua fácias
nes Cimentasteis c o n el pietáte eoncórdes. Per Dó-
SABADO DESPUÉS DE CENIZA 229

rninuin... in unitáte ejú s-im ism o Pan celestial, vivan


ciem Spíritus... 'unidos a Vos. Por N. S. J.
C ... en unión con el mismo Espíritu Santo...

O r a c ió n so b r e el pueblo

Orémus.— Humiliáte cápita Humillad vuestras cabe­


vestra Deo. — Tuére, Dóm i­ zas ante Dios. — Defended,
ne, pópulum tuum, et ab Señor, a vuestro pueblo y
ómnibus peccátis cleménter limpiadle clemente de todos
emúnda: quia nulla ei nocé- sus pecados, pues ninguna
bit advérsitas, si nulla ei adversidad le dañará en
dominétur iníquitas. P e r tanto no le domine ninguna
Dóm inum ... maldad. Por N. S. J. C...
Benedicámus Dómino. en vez de It e , M is s a est.

SÁBADO DESPUÉS DE C EN IZ A
oda nuestra existencia en este mundo es como una gran se­
T mana, durante la cual hemos de ganar el inapreciable
jornal de la eternidad por medio de buenas obras. Tendremos
que luchar y trabajar; pero no nos faltará el auxilio divino.
Fíjense bien los fieles en el sentido profundo de la Epístola y
del Evangelio. — Estación, en San Trifón.
D ir e c to r io de la M i s a . — Consúltese el de la pág. 222.

Intróitus. Ps. 29, 11.— A u - Introito.— El Señor me ha


dívit Dóminus et misértus oído y se ha com padecido
est mihi: Dóminus factus est de mí. El Señor se ha hecho
adjútor meus.— Ps. Ibíd. 2. mi ayudador.— Salmo. Y o te
Exáltabo te, Dómine, quó­ ensalzaré. Señor, porque me
niam suscepísti me: nec de- amparaste; y no permitiste
lectásti inimícos meos super que mis enemigos se bur­
me. y. Gloria Patri. lasen de mí. Gloria al Pa­
dre...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice "Glóris in excélsis Deo”.

Orémus.— Adésto, Dómine, — Oíd, Señor,


Oración.
supplicatiónibus nostris, et nuestras súplicas y conce­
eoncéde: ut hoc sollémne je - dednos celebrar devotamen­
.iúnium, quod animábus cor- te este solemne ayuno, ins­
poribúsque curándis salú- tituido para curar nuestras
briter institútum est, devóto almas y nuestros cuerpos
servítio celebrémus. Per D... Por N. S. J. C...
330 tUMlMJ Ut, ( UAKfcUMA

(iUfcr al Ko» Lé«tle Jauto Propltéto, 90,


iVir Dio»: ttl arrojara» lu­ ¥-14, Itoe dialt Dómlnu»
jo » á* ti la caduna, y ceaa- Deu»; Hi «bNtúleria da m i­
r«« d«* quitar lo ajano y tl*t dió tui caténam, di da»leri«
hablar inútllmcmU*; ni da« exténdare dígltum, at loqul
de «ornar ni hambriento, cjuod non prodeat. Cum ef-
aun todo tu coraxón y co n - fiiderl* aauríéntl Ariimam
»u«laa ut afligido, entonen» tuam, at ónlmam affliatam
untará pura tí in lux en ln» raplévarla, oríétur in téna-
Hniebla* y tua Uníabla» *e brl» lux tua, et ténobri* tu »
<on vertirin cm lux. Kl Heñor erunt mícuí meridia», Ei ré­
u* i’ntwmámré »l«m pr« daa- quiem tibí dabít Dóminu»
rutuut y llenará tu alma de? aemper, et implébít aplan-
mum resplandores y preaer- dórlbua í*nííru4rtt tuam, at
varé tu» hu*»o», y naráM
o»»a tua libará bit, at eri#
com o Jtirdln «Iwmpre rei(«do
uuaai hortua irríguu», et »l-
cut fon» a<juérum cujua non
y rom o fu**nt«* de agua pe- defieíent a<juie. Kl wdlíica-
rw n n , cuya» agua» rio ful-' búntur ir» te de«órta urnau-
tarén Lo que «m tí «ataba lórum: fundamenta genera-
da m ucho tiempo antea d e­ tíóní« et genera tíónl* »u»d-
parto »tr4 edificado; v ol­ Ubía; ot voeúberi# «dlflcétor
veré» a levantar lo# fun­ »Aphim, avértena aémita» in
damento» abandonado» por <juíét#m. Hi avórtarí» a *ób-
fíida una generación, y ta balu pt+d«m tuum, fáwre
Humarán edificador de m u­ voíuntéttirn t u u m in día
rria y pacificador de cam i­ Hondo meo, ctt vocáborin
no». H\ no viaja* en nátmdo, H Ó b b ü t u m dííllcálum et
ni hace* tu voluntad en mí ftnnetum Dómini gloríófium,
«unto día, y llamara» ul *á- <*t glorlflcáverÍN cum, dum
hado día »anto y glorloao, non fací» vía» tua», at non
conflagrado 0 darme gloria, Inv^nítur volónta» tu», ut
y lo *olemnizareH no ha­ loquárlw Mcrmónam: tune
dando dt* nuevo tu volun­ dalactóbaria aupar Dómino,
tad, o i siguiendo tu gu*to, at auatóllam ta aupar allí*
ni í'fífHi'ntóndotw de »ola» túdina» tarree, tsi cíbúbo ta
palabra», entonce» tendrá» hnradUAta Jacob patria tul#
en el Heftor tu» delician y yo Da enim Dómini locútum o«t.
Ut elevaré «obro la» altura» ti» (a tierra, y ta ailmituiaré
con la harenc la de tu padr * Jacob, Lu boca dal Hañor
i» i lo ha dicho.
(kadaal, - Una coaa pedí Oraiaáta* Ph. 2ñ, 4.— Unam
al Befar y aeguiré bu»cán- pétii a Dómino, hana raqui»
doia: Que more en lo cana ram, ut inhibitam in domo
HAHAlHt MWpt M Crff ctMIZh 2$\
Dómini, y . V t vídaam vo- dal Señor, ? . Par» ver au
Juptátem Dómini, et próta- dicha, y vivir a ctfblarto en
Hur a templo aancto ejua, au santo templo,
4* 8«q, S, Ivaagétif sec, Cvaagatta — Siendo de
Mtmmm, 0, 4 7 -M ,~ In lfl/> noche, «ataba la barca en
tómpore: Cum «ero «fMei, medio de) mar y Jesús sote
«rat riavis in médio mari, en tierra, Y viendo que sus
*d Jesu* solu» in térra, Et discípulo* remaban con mu­
vi den* discípulos suos labo­ cho trabajo (porque el vien­
rante* in remigándo (erat to era contrario), hurí* la
mím ventu* eontrérlus ais) cuarta vigilia de la noche
<'t drca quartam vígíllam vino a ello* andando sobra
rux'ti» venit ad eos ámbu- la» aguaa del mar, haciendo
1uns *upra mare: et volébat ademán de paaar de largo,
pmteríre eos, At illi, ut Mai ello» viéndole andar ao~
vldérunt eum ambulántem bre el mar penaaron que era
« ii p r a mare, putavérunt un fantasma y gritaron;
ph(*nt6*ma esse, at excla- porque todos le vieron y
mavérunt, Omnes enim ví- quedaron turbados. E inme­
dérunt eum, et conturban diatamente habló con ellos
»unt, Et statlm locútus est y les dijo: Tened confianza;
cum eis, et dixit eis; Con- Yo soy; no temáis, Y en
ffdlte, ego sum, nolíte ti- seguida entró en la barca y
mére, Et ascéndit ad illo» el viento cesó. Esto tes ad­
in navim, at cessávit ven- miró todavía méa, porque
tu#. Et plus magia intra aa no recordaban el reciente
stupébant: non enim Intel- milagro de la multiplica­
lexérunt da pénibus: erat ción de ios panes, ya que au
t*nlm cor eórum obcaseá- corazón estaba obcecado. Y
tum. Et cum tran»fretis- atravesando el lago, llega­
««♦nt, venérunt in terram ron a la tierra de Genesaret
Genésarath, et applicué- y desembarcaron. Al mo­
runt. Cumque egréssl ewent mento de salir de la nave
d<« navi, continuo cognové- conocieron a Jesús, y ios ha­
runl eum: et percurréntes bitantes de aqueUa región
unfvérsam regiónem lllam, que estaban recorriendo co­
(•(Ppérunt in grabátls eo», menzaron a traer enfermos
qui Me mala habébant, cir- en camillas a donde oían
eumférre ubi audlóbant eum que Jesús estaba. Y donde
«««se, Et quocúmque introi- entraba, en los caseríos, en
bat, in vico*, vel in villa», la» aldea», o en las ciuda­
«ut clvitáte», in platéii po- des, ponían los enfermos en
nébant infirmo», et depre- las plazas y la rogaban que
cabántur eum, ut vel ffm- al menos las dejase tocar ai
23 2 TI EMPO DE C U A R E S M A

ruedo de su vestido. Y to­ briam vestim énti ejus tán-


dos cuantos se lo tocaban gerent: et quotquot tangé-
quedaban curados. bant eum, salvi fiébant.
Ofertorio. — Señor, vivifi­ Offertórium.— Ps. 118, 154,
cadme según vuestra pala­ 125. Dóm ine, vivífica me
bra, para que conozca vues­ secúndum elóquium tuum:
tros mandamientos. ut sciam testimónia tua.
Secreta. — Recibid, Señor, Secréta.— Súscipe, Dómine,
el sacrificio con cuya inm o­ sacrifícium , cujus te voluís-
lación os dignasteis quedar ti dignánter immolatióne
aplacado; y haced, os roga­ placári: praesta, quaesumus;
mos, que, una vez lim pios ut, hujus operatióne m un-
por su virtud, os ofrezca­ dáti, beneplácitum tibi nos-
mos el grato afecto de nues­ trae mentís offerám us af-
tra alma. Por N. S. J. C ... féctum . Per D óm inum ...
P refacio de Cuaresi ia, págs. 221 y 770.

Comunión.— Servid al Se­ Commúnio. Ps. 2, 11-12. —


ñor con temor, y alegraos Ser vite D óm ino in timóre,
en Él con tem blor; aprended et exsultáte ei cum trem ó-
su enseñanza para que no re: apprenhéndite disciplí-
os desviéis del buen camino. nam, ne pereátis de via
Poscomunión. — Alim enta­ justa.
dos con el don de la vida Postcommúnio. — Caeléstis
celestial, os rogamos, Señor, vitae m únere vegetáti, quáe-
que esto que nos es miste­ sumus, D óm ine; ut, quod
rio en la presente vida, nos est nobis in praesénti vita
auxilie en la eterna. Por mystérium, fiat aeternitátis
nuestro Señor Jesucristo... auxílium. Per D óm inum ...

O r a c ió n sobre el pueblo

Humillad vuestras cabezas Orémus.— Humiliáte cápi-


ante Dios.— Por vuestros d o­ ta vestra Deo.— Fidéles tui,
nes, Señor, sean vuestros Deus, per tua dona firm én-
fieles asegurados en el bien tur; ut éadem et percipién-
para que, recibiéndolos, los do requírant, et quaeréndo
busquen, y buscándolos los sine fine percípiant. Per
reciban sin fin. Por N. S... D óm inum ...
Benedicárnus Dómino, e n v e z d e í t f ., M ís s a est.
DOMINGO PRIMERO DE CUARESM A
esús quiso ser tentado para demostrarnos que también nos­
J otros seremos tentados, y enseñamos cómo hemos de por­
tarnos en las tentaciones. Todo en la Misa respira confianza en
Dios y todo nos inculca la necesidad de acudir a £1. Saquemos
de todo esto un ñrme propósito de santificar este santo tiempo
de Cuaresma y de no imitar a aquellos cristianos que durante
el mismo se entregan a las mismas diversiones y pasatiempos,
sin preocuparse de penetrar el sentido altamente espiritual de
la santa Iglesia.
Empieza con este domingo de una manera más solemne el
tiempo cuaresmal. Los cuatro días anteriores fueron añadidos
por San Gregorio en el siglo vi, a fin de completar el número
de cuarenta. — Estación, en San Juan de Letrán.
D ir e cto rio de la M isa.—1. Domingo mayor. Doble de 1.» clase.
2. Se omite toda conmemoración que ocurra en este dia.
3 . Consúltese el de la pág. 86. ntim. 368. y pág. 51. — OCM. (49, II. i

Intróítus. Ps. 90, 15 et 16. Introito. — Él me invocará


Invocábit me, et ego ex - y Y o le oiré; le libraré y le
áudiam eum: erípiam eum, glorificaré y le daré una lar­
et gloriñcábo eum: longi- ga vida según desea.— Sal­
túdine diérum adimplébo mo. El que vive al amparo
eum.— Ps. Ibíd. 1. Qui há­ del Altísimo será protegido
bitat in adjutório Altíssi- por el Dios del Cielo. Glo­
mi: in protectióne Dei caeli ria al Padre...
commorábitur. V. Glória.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice "Glória in excélsis Deo”.
234 TI EMPO DE C UA RE S MA

O ración— Oh Dios, que pu­ Orémus. — Deus, qui Ec-


rificáis vuestra Iglesia con clésiam tuam ánnua quadra-
la observancia del ayuno gesimáli observatióne puri­
cuaresmal, conceded a vues­ ficas: prsesta famíliae tuae,
tro pueblo que logre con ut, quod a te obtinére abs-
buenas obras lo que con sus tinéndo nítitur, hoc bonis
ayunos desea conseguir. Por opéribus exsequátur. P e r
nuestro Señor Jesucristo... D óm inum ... ’
Epístola. — Hermanos: Os Léct. Epístolas B. Pauli
exhortamos a no recibir Apóst., ad Corínthios, 2.x, 6 ,
en vano la gracia de Dios, 1-10. — Fratres: Exhortá-
pues Él dice: Y o te oí en el mur vos, ne in v á c u u m
tiempo oportuno y te ayudé grátiam Dei recipiátis. Ait
en el día de tu salvación. enim: Tém pore accépto e x -
Llegado es el tiempo fa v o ­ audívi te, et in die salútis
rable, son éstos los días de adjúvi te. Ecce, nunc tem -
salvación. No deis a nadie pus acceptábile, ecce nunc
ocasión de tropiezo, para dies salútis. Némini dantes
que no sea m ofado nuestro ullam o f f e n s i ó n e m , ut
ministerio. * — P ortém o­ non vituperétur ministérium
nos siempre com o dignos nostrum: sed in ómnibus *
ministros de Dios, con m u­ exhibeám us nosmetíptos sic­
cha paciencia, en tribula­ ut Dei ministros, in multa
ciones, en necesidades, en patiéntia, in tribulatiónibus,
apreturas, en golpes, en pri­ in necessitátibus, in angús-
siones, en motines, en fati­ tiis, in plagis, in carcéribus,
gas, en noches sin dorm ir, in seditiónibus, in labóribus,
en días sin com er, en pure­ in vigíliis, in jejúniis, in
za, en ciencia, en longani­ castitáte, in sciéntia, in lon -
midad, en amabilidad, en ganimitáte, in suavitáte, in
Espíritu Santo, en caridad Spíritu Sancto, in caritáte
sin fingimiento; con pala­ non ficta, in verbo veri-
bras de verdad, con fuerza tátis, in virtúte Dei, per
de Dios; manejando las ar­ arma justítiae a dextris, et
mas de la justicia a diestra a sinístris: per glóriam et
y siniestra; por gloria y por ignobilitátem, per infámiam
afrenta; por crédito y des­ et bonam famam : ut se­
crédito; como engañadores, ductores, et veráces; sicut
aunque veraces; com o des­ qui ignóti, et cógniti: quasi
conocidos, aunque bien co ­ moriéntes, et ecce, vívimus:
nocidos; como quienes es­ ut castigáti, et non m orti-
tán muriendo, y ya veis que ficáti: quasi tristes, sem -
vivimos; com o castigados, per autem gaudéntes: sicut
aunque no ajusticiados; co- egéntes, multos autem lo-
DOMINGO 1.° DE CUARESMA 235
cupletántes: tanquam nihil mo tristes, aunque siempre
habéntes, et ómnia possi- alegres; com o pobres, aun-
i e n t e s . ___________________qUe enriqueciendo a mu­
chos; com o quienes nada tienen, y poseyéndolo todo.
Graduále. Ps. 90, 11-12.— Gradual. — A sus Ángeles
Angelis suis Deus mandávit te encomendó, para que te
de te, ut custódiant te in guarden en todos tus cam i­
ómnibus viis tuis. y. In m á- nos. y. En sus manos te lle­
nibus portábunt te, ne un- varán, para que tu pie no
quam offéndas ad lápidem tropiece en las piedras.
pedem tuum.
Tractus. Ps. 90,1-7, et 11-16. Tracto. — El que vive al
Qui hábitat in adjutório Al- amparo del Altísimo será
tíssimi, in protectióne Dei protegido por el Dios del
cceli commorábitur. y. Di- Cielo, y . Di al Señor: Refu­
cet Dómino: Suscéptor meus gio mío y alcázar mío sois,
es tu, et refúgium meum: mi Dios, en quien confío.
Deus meus, sperábo in eum. Porque Él te librará del lazo
Quóniam ipse liberávit me de los cazadores, de la peste
de láqueo venántium, et a perniciosa, y. Con sus plu­
verbo áspero, y. Scápulis mas te protegerá y bajo sus
suis obumbrábit tibi, et sub alas te acogerás, y. Su ve­
p e n n i s ejus sperábis. y. racidad es escudo y bro­
Scuto circúmdabit te v ¿ri­ quel; no temerás de espan­
tas ejus: non timébis a ti- to nocturno, y. Ni de saeta
móre nocturno, y. A sagítta que vuela de día, ni de pes­
volánte per diem, a negótio tilencia que vaya en las ti­
perambulánte in ténebris, nieblas, ni de mortandad
a ruina et dosmónio meridiá- que hace estrago en pleno
no. y. Cadent a látere tuo día. y. Caigan mil a tu lado,
mille, et decem mília a dex- y diez mil a tu derecha, que
tris tuis: tibi autem non ap- a ti no se acercará, y . Por­
propinquábit. T. Quóniam que a sus Ángeles te enco­
Angelis suis mandávit de te, mendó, para que te guar­
ut custódiant te in ómni­ den en todos tus caminos.—
bus viis tuis. y . In mánibus En sus manos te lleva­
portábunt te, ne unquam rán, porque tu pie no tro­
offéndas ad lápidem pedem piece en la piedra, y. An­
tuum. y . Super áspidem et darás sobre el áspid y la
basilíscum ambulábis et cón- víbora, hollarás al león y al
culcábis leónem et dracó- dragón, y. Ya que se allegó
nem. y. Quóniam in me a Mí, Yo le libraré; le pro­
speráint, liberábo eum : pró- tegeré, porque conoció mi
tegam eum, quóniam cog- Nombre, y. Me inr>ocará y
236 TIEMPO DE CIJAKESMA

Yo le escucharé; con él es­ nóvit n o m e n meum. y,


taré en la tribulación, y. Le lnvocábit me , et ego exáu-
libraré y le curaré; con diam eum: cum ipso sum
larga vida saciaré su deseo, in tribulatióne. y. Erípiam
y le mostraré mi salvación. eum , et glorificábo eum:
longitúdine diérum adimplébo eum , et osténdam illi sa­
lutáre meum.
Evangelio + . — En aquel + Seq. S. Evangélii sec.
tiempo, Jesús fue conducido Matthseum, 4, 1-11.— In illo
por el Espíritu de Dios, para tém pore: Ductus est Jesús
ser tentado del diablo. Y in desértum a Spíritu, ut
habiendo ayunado cuarenta tentarétur a diábolo. Et cum
días y cuarenta noches, des­ jejunásset quadragínta dié­
pués tuvo hambre. Y lle­ bus, et quadragínta nócti-
gándose a Él el tentador, le bus, postea esúriit. Et ac-
dijo: Si eres H ijo de Dios, cédens tentátor, dixit ei: Si
di que estas piedras se con ­ Fílius D ei es, dic ut lápides
viertan en pan. Jesús res­ isti panes fiant. Qui respón-
pondió: “ No sólo de pan dens dixit: Scriptum est:
vive el hom bre, sino de Non in solo pane vivit homo,
toda palabra que sale de la sed in om ni verbo, quod pro-
boca de Dios.” Entonces le cédit de ore Dei. Tune as-
tomó el diablo y le llevó a súmpsit eum diábolus in
la santa ciudad de Jerusa- sanctam civitátem, et státuit
íén y le puso sobre lo alto eum super pinnáculum tem-
del templo, y le d ijo: Si pli, et dixit ei: Si Fílius
eres H ijo de Dios, échate de D ei es, mitte te deórsum.
aquí abajo, porque escrito Scriptum est enim: Quia
está: Que te ha encom en­ Angelis suis m andávit de te,
dado a sus Ángeles, los cua­ et in mánibus tollent te, ne
les te tomarán en sus palmas, forte offéndas ad lápidem
para que no tropieces en pedem tuum. A it illi Jesús.
piedra alguna con tu pie. Y Rursum scriptum est: Non
Jesús le dijo: Tam bién está tentábis Dóminum, D e u m
escrito: “ No tentarás al Se­ tuum. I t e r u m assúmpsit
ñor tu Dios.” De nuevo le eum diábolus in montem
subió el diablo a un monte excélsum valde: et osténdit
muy alto, mostróle todos los ei ómnia regna mundi, et
reinos del mundo y la gloria glóriam eórum, et dixit ei:
de ellos, y le dijo: Todo esto Hsec ómnia tibi dabo, si ca-
te daré si, postrándote, me dens adoráveris me. Tune
adorares. Entonces Jesús le dicit eis Jesús: Vade, Sáta-
dijo: Vete, Satanás, porque na: scriptum est enim: D ó­
escrito está: “Al Señor tu minum, Deum tuum, adorá-
I UNfcS DE LA 1 .“ SEMANA DE CUARESMA 237
bis, et illi solí sérvies. Tune Dios adorarás y a t i solo
ielíqu it eum diábolus: et servirás.” Con esto le dejó
ecce, Angelí accessérunt, et el diablo; y al punto se le
ministrábant ei. — Credo. acercaron los Ángeles y le
Offertórium. Ps. 90, 4-5. — servían. — Credo.
Scápulis s u i s obumbrábit Ofertorio. — Con sus plu­
tibi Dóminus, et sub pennis mas te protegerá y bajo sus
ejus sperábis: scuto cir- alas te acogerás; su veraci­
cúm dabit te véritas ejus. dad es com o un escudo y
Secréta.— Sacrifícium qua- broquel.
dragesimális inítii sollém ni- Secreta. — Solemnemente
ter immolámus, te, Dómine, os consagramos, Señor, el
deprecántes: ut, cum epu- sacrificio del comienzo cua­
lárum restrictióne ca m á - resmal; para que con la pri­
lium, a nóxiis quoque v o - vación de manjares carna­
luptátibus temperémus. Per les nos abstengamos de todo
D óm inum ... placer dañoso. Por N. S. J ...
P refacio de Cuaresma, págs. 221 y 770.
Comunión, como el Ofertorio. En esta misma página.

Postcommúnio. — Tui nos, Poscomunión. — Restáure-


Dómine, sacraménti libátio nos, Señor, la santa parti­
sancta restáuret: et a v e - cipación de vuestro sacra­
tustáte purgátos, in mysté- mento; y limpios de nues­
rii salutáris fáciat transiré tra antigua maldad, n o s
consórtium. Per Dóminum haga participantes del celes­
nostrum Jesum C... tial misterio. P or N. S. J...
“Benedicámus Dómino”, en lugar del “Ite, Missa est” .

LUNES DE LA PRIMERA SEMANA DE CUARESMA

D osamaideas principales resaltan en la Misa de hoy. Dios nos


y quiere salvamos, como ovejitas suyas; pero se verá
obligado a castigar a los que se nieguen a cumplir su santa Ley,
o vivan culpablemente fuera del redil de su Iglesia. Léase con
atención la hermosa Epístola del Profeta Ezequiel, en que se
pinta con vivos colores el amor de Dios a los hombres, represen­
tados en las ovejas de un diligente pastor. — Estación, en San
Pedro de las Cadenas.
D irectorio de le M isa. ~ Consúltese el de la páí. 222
Intróitus. Ps. 122, 2.— Sic­ Introito. — Como atienden
ut óculi servórum in máni- los ojos de los siervos a k>
bus dominórum suórum: ita que mandan sus señores,
óculi nostri ad Dóminum así nuestros ojos atienden a
238 T I EMPO DE C UA R E S M A

nuestro Dios y Señor, hasta Deum nostrum, doñee m i-


que se com padezca de nos­ sereátur n o b i s : miserére
otros; tened piedad de nos­ nobis, Dómine, miserére n o­
otros, Señor, tened piedad bis. — Ps. Ib íd . 1. A d te le-
de nosotros. — Salmo. A lcé vávi óculos meos: qui hábi-
mis ojos a Vos, que estáis en tas in caelis. y . Glória Patri.
los cielos. Gloria al P adre...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo” .

Oración. — Convertidnos a Orémus. — Convérte nos,


V0i3, Dios Salvador nuestro; Deus, salutáris noster: et ut
y alumbrad nuestras almas nobis jejúnium quadragesi-
con las enseñanzas celestia­ m ále profíciat, mentes nos-
les para aprovecharnos del tras caeléstibus ínstrue dis-
ayuno cuaresmal. P or nues­ ciplínis. Per D óm inum ...
tro Señor Jesucristo...
Epístola.— Esto dice el Se­ Léctio Ezechiélis Prophé­
ñor Dios: Y o mismo iré a tae, 34, 11-16. — Haec dicit
buscar a mis ovejas y las Dóminus Deus: Ecce, ego
visitaré. A sí com o el pastor ipse requíram oves meas, et
visita a su rebaño en el día visitábo eas. Sicut vísitat
que está entre sus ovejas pastor gregem suum in die,
descarriadas, así Y o visitaré q u a n d o fúerit in m édio
mis ovejas y las sacaré de óvium suárum dissipatárum:
todos los lugares por donde sic visitábo oves meas, et
fueron dispersas el día del liberábo eas de ómnibus lo -
nublado y de las tinieblas. cis, in quibus dispérsae fú e-
Y las sacaré de los pueblos rant in die nubis et calígi-
y las recogeré de todas las nis. Et edúcam eas de pó-
tierras y las conduciré a su pulis, et congregábo eas de
propio país; y las apacen­ terris, et indúcam eas in
taré en los montes de Is­ terram suam: et pascam eas
rael, junto a los ríos, y en in móntibus Israel, in rivis,
todas las partes de la tie­ et in cunctis sédibus terrae.
rra. En pastos ubérrimos las In páscuis ubérrimis pascam
apacentaré y en los altos eas, et in móntibus excélsis
montes de Israel estarán sus Israel erunt páscua eárum:
pastos; allí descansarán en­ ibi requiéscent in herbis
tre la verde hierba, y pa­ viréntibus, et in p á s c u i s
cerán abundantes pastos en pínguibus pascéntur super
los montes de Israel. Yo apa­ montes Israel. Ego pascam
centaré mis ovejas y Y o oves meas, et ego eas ac-
mismo las haré descansar, cubáre fáciam, dicit D óm i-
LUNES DE LA 1." S] MANA DE CUARESMA 239
ñus Deus. Quod períerat re- dice el Señor Dios. Buscaré
quíram: et quod abjéctum lo que se había perdido y
erat, redúcam; et quod con - volveré lo descarriado; y lo
fráctum fúerat, alligábo, et que se había roto lo ataré,
quod infírmum fúerat, con- y lo flaco lo fortaleceré, y lo
solidábo; et quod pingue et recio y grueso lo guardaré;
forte, custódiam: et pascam y las apacentaré con juicio,
illas in judício, dicit Dómi­ dice el Señor Todopoderoso.
nus omnípotens.
Graduále. Ps. 83, 10 et 9.— Gradual.— jSeñor!, protec­
Protéctor n ó s t e r , áspice tor nuestro, miradnos una y
Deus, et réspice super ser- otra vez a vuestros siervos,
vos tuos. y . Dómine, Deus y. Señor Dios de los ejérci­
virtútum, exáudi preces ser- tos, oíd las plegarias de
vórum tuórum. vuestros siervos.
Hoy se dice el Tracto como e Miércoles de Ceniza, pág. 220

+ Seq. S. EvangéKi sec. Evangelio + . — D ijo Jesús


Matthseum, 25, 31-46. — In a sus discípulos: Cuando
illo témpore: Dixit Jesús viniere el H ijo del Hombre
discípulis suis: Cum vénerit con toda su majestad y to­
Fílius hóminis in majestáte dos los ángeles con Él, se
sua, et omnes Angeli cum sentará sobre su trono y
eo, tune sedébit super sedem serán congregadas ante Él
majestátis suse et congrega- todas las gentes y apartará
búntur ante eum omnes gen­ Él a unos de otros, com o el
tes, et separábit eos ab ín- pastor aparta las ovejas de
vicem, sicut pastor ségregat los cabritos; y pondrá las
oves ab hsedis: et státuet ovejas a su derecha y los
oves quidem a dextris suis, cabritos a su izquierda. En­
heedos a u t e m a sinístris. tonces dirá el Rey a los que
Tune dicet R ex his, qui a están a su derecha: Venid,
dextris ejus erunt: Veníte, benditos de mi padre, po­
benedícti Patris mei, possi- seed el reino que os está
déte parátum v o b i s reg- preparado desde el comien­
num a constitutióne mun- zo del mundo; porque tuve
di. Esurívi enim, et dedís- hambre y me disteis de co­
tis mihi manducáre: sitívi, mer, tuve sed y me disteis
et dedístis mihi bíbere: hos- de beber, fui peregrino y me
pes e r a m , et collegís- hospedasteis; estuve des­
tis me: nudus, et cooperuís- nudo y me cubristeis; en­
tis me: infírmus, et visitástis fermo y me visitasteis; en­
me: in cárcere eram et ve- , carcelado y me vinisteis a
nístis ad me. Tune respon- Iver. Entonces le responde­
240 T I E MPO DE C U A R E S M A

rán los justos y le dirán: débunt ei justi, dicéntes:


Señor, ¿cuándo os v i m o s Dómine, quando te vídi­
hambriento y os dimos de mus esuriéntem, et pávi-
com er, o sediento y os d i­ mus te: sitiéntem, et dé-
mos de beber? Y, ¿cuándo dimus tibi potum ? Quando
os vimos peregrino y os autem te vídim us hóspi-
hospedamos, o desnudo y tem, et collégim us te: aut
os vestimos? O ¿cuándo os nudum, et cooperúim us te?
vimos enferm o y en la cár­ A ut quando te vídimus in-
cel y os visitamos? Y res­ fírm um , aut in cárcere, et
pondiendo el R ey les dirá: vénimus ad te? Et respón-
En verdad os digo que cuan­ dens R ex, dicet illis: Amen,
to hicisteis a uno de estos dico vobis: quámdiu fecís-
mis hermanos pequeñitos, a tis uni ex his frátribus meis
Mí lo hicisteis. Entonces d i­ mínimis, m ihi fecístis. Tune
rá también a los que están a dicet et his, qui a sinístris
la izquierda: Apartaos de erunt: Discédite a me, m a-
Mí, malditos, al fu ego eter­ ledícti, in ignem aetérnum,
no, que está preparado para qui parátus est diábolo, et
el diablo y sus ángeles; p or­ ángelis ejus. Esurívi enim,
que tuve ham bre y no me et non dedístis m ihi m an-
disteis de com er; tuve sed y ducáre: sitívi, et non de­
no me disteis de beber; era dístis m ihi potum : hospes
peregrino y no m e hospe­ eram, et non collegístis me:
dasteis; desnudo y no m e nudus, et non cooperuístis
cubristeis; enferm o y en la me: infírmus, et in cárcere,
cárcel y no me visitasteis. et non visitástis me. Tune
Entonces ellos también le respondébunt ei et ipsi di­
responderán diciendo: Se­ céntes: Dómine, quando te
ñor, ¿cuándo os vim os ham ­ vídim us esuriéntem aut si­
briento o sediento, o pere­ tiéntem, aut hóspitem, aut
grino, o enferm o, o desnudo, nudum, aut infírmum, aut
o en la cárcel y no os ser­ in cárcere, et non ministrá-
vimos? Entonces les respon­ vimus tibi? Tune respondé-
derá diciendo: En verdad bit illis, dicens: Am en dico
os digo que siempre que de­ vobis: quámdiu non fecístis
jasteis de hacerlo con uno uni de m inóribus his, nec
de estos mis pequeños her­ mihi fecístis. Et ibunt hi in
manos, dejasteis de hacerlo supplícium setérnum: justi
conmigo. E irán éstos al su­ autem in vitam aetérnam.
plicio eterno, y los justos a la vida eterna.
Ofertorio.— Levantaré mis Offertórium. Ps. 118, 18, 26
ojos y consideraré vuestras et 73.— Levábo óculos meos,
maravillas, ¡oh Señor!, para et considerábo mirabília tua,
MARTES DE LA 1.a SEMANA DE CUARESMA 241

Dómine, ut dóceas me justí- aprender vuestras justicias,


tias tuas: da mihi intelléc- j Dadme entendimiento para
tum, et d i s c a m mandáta conocer vuestros manda-
tua. mientas.
Secréta. — Múnera tibi, Secreta. — Santificad, Se-
Dómine, o b 1 á t a santifica: ñor, los dones ofrecidos, y
nosque a peccatórum nos- j limpiadnos de las manchas
trórum m á c u 1 i s emúnda. de nuestros pecados.
Per Dóm inum ... ¡
Prefacio de Cuaresma, págs. 221 y 770.

Commúnio. Matth. 25, 40 Comunión.— En verdad os


et 34. Am en dico vobis: digo que lo que a uno de es­
quod uni ex mínimis meis tos pequeños hicisteis, a Mí
fecístis, mihi fecístis: vení- lo hicisteis. Venid, benditos
te, benedícti Patris mei, pos- de m i Padre. Poseed el reino
sidéte parátum vobis reg- que os está preparado desde
num ab inítio sseculi. el com ienzo del mundo.
Postcommúnio. — Salutáris Poscomunión. — Saciados,
tui, Dómine, múnere satiáti, Señor, con el don de la sa­
súpplices e x o r á m u s : ut, lud, os suplicamos humildes
cujus laetámur gustu, re­ nos renovemos por aquel
no vém ur efféctu. Per D ó­ sacramento, cuyo sabor nos
minum ... deleita. Por N. S. J. C...

O r a c ió n sobre el p u e blo

Orémus.— Humiliáte, cápi- Humillad vuestras cabe­


ta vestra Deo. — Absólve, zas ante Dios.— Os rogamos.
quaesumus, Dómine, nos- Señor, que rompáis las ata­
trórum vincula peccatórum: duras de nuestros pecados,
et, quidquid pro eis m e- y que apartéis propicio las
rémur. propitiátus avérte. penas que por ellos mere­
Per Dóm inum ... cemos. Por N. S. J. C...
Se dice Benedicámus Dómino en vez de Ite, M is s a e st.

M ARTES DE LA PRIMERA SEM ANA DE CUARESM A

H emos de acudir al llamamiento de Dios,


nos llama a penitencia, y hemos de
que amorosamente
respetar su santo
Templo. Estas son las enseñanzas que se nos dan en la Misa de
hoy. También ciertos cristianos prescinden de la cuenta que
han de dar a Dios, ya por hacer el sordo a su divina voz, ya
por el poco respeto que guardan en su santa Casa, hablando,
mirando a una y otra parte y distrayéndose voluntariamente en
cosas ajenas a la piedad. — Estación, en Santa. Anastasia.
242 TI EMPO DE C U A R E S M A

Directorio de la Misa. — Consúltese el de la pág. 222.


Introito.— Señor, os habéis Intróitus. Ps. 89, 1 et 2. —
hecho nuestro refugio de Dómine, refúgium factus es
generación en generación. nobis a generatióne et pro-
Existís desde toda la eterni­ génie: a sseculo, et in seecu-
dad.— Salmo. Antes que los lum tu es.— Ps. Ibíd. 2. Pri-
montes fuesen hechos, o se úsquam montes fíerent, aut
formase la tierra y el orbe, form arétur térra et orbis: a
desde el principio de los si­ sseculo et usque in sseculum
glos hasta el fin. Vos exis­ tu es Deus. T. Glória Patri.
tís, Señor. G loria...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo” .

Oración.— Mirad, Señor, a Orémus. — Réspice, Dóm i­


vuestra fam ilia y otorgad­ ne, fam íliam tuam, et prae-
nos que nuestra alma, que sta: ut apud te mens nostra
es castigada con la m ortifi­ tuo desidério fúlgeat, quae
cación de la carne, os desee se carnis m aceratióne castí-
con fervor. Por N. S. J. C ... gat. Per D óm inum ...
Epístola.— Habló el profeta Léctio Isaíae Prophétae, 55,
Isaías y dijo: Buscad al Se­ 6-11.— In diébus illis: L ocú ­
ñor mientras puede hallarse, tus est Isaías prophéta, di-
invocadle mientras está cer­ cens: Quserite D ó m i n u m
ca. D eje el im pío su cam ino dum inveníri potest: invo-
y el hom bre inicuo sus pen­ cáte eum, dum prope est.De-
samientos y vuélvase al Se­ relínquat ímpius viam suam,
ñor y alcanzará m isericor­ et vir iníquus cogitatiónes
dia, pues nuestro Dios es suas, et revertátur ad D ó­
generoso en perdonar. P or­ minum; et miserébitur ejus,
que mis pensamientos no et ad Deum nostrum: quó­
son vuestros pensamientos, niam multus est ad ignos-
ni vuestros caminos son céndum. Non enim cogi­
mis caminos, dice el Señor. tatiónes meae, cogitatiónes
Pues así com o los cielos se vestrae: ñeque viae vestrae,
elevan sobre la tierra, así viae meae, dicit Dóminus.
mis pensamientos se elevan Quia sicut exaltántur caeli
sobre vuestros pensamien­ a térra, sic exaltátae sunt
tos; y mis caminos sobre viae meae a viis vestris, et
vuestros caminos. Y al m odo cogitatiónes meae a cog i-
que la lluvia y la nieve des­ tatiónibus vestris. Et quó-
cienden del cielo y no vuel­ m odo descéndit im ber et
ven allá, sino que empapan nix de cáelo, et illue ultra
la tierra y la penetran y la non revértitur, sed inébriat
fecundan, a fin de ciue dé te rra m . et infúndit eam.
MARTES DE LA 1.* SEMANA DE CUARESMA 243
et germináre eam facit, et simiente para sembrar y
dat semen serénti, et pa­ pan para comer, así suce­
ríem comedénti: sic e r i t derá con la palabra salida
verbum meum, quod egre- de mi boca. No volverá a Mí
diétur de ore meo; non re- vacía, sino que hará cuanto
vertétur ad me vácuum, Y o quise y prosperará en
sed fáciet quaecúmque vó- las cosas para las que la
lui, et prosperábitur in his, envié: así habla el Señor
ad quae misi illud: ait D ó­ Omnipotente.
minus omnípotens.
Gradúale. Ps. 140, 2.—D i- Gradual.— Suba, Señor, mi
rigátur orátio mea sicut in- oración com o el incienso an­
cénsum in conspéctu tuo, te vuestra presencié, y . La
Dómine y. Elevátio má- elevación de mis manos sea
nuum meárum sacrifícium com o el sacrificio de la
vespertínum. tarde.
+ Seq. S. Eyangélii sec. Evangelio + . — Cuando Je­
Matthaeum, 21, 10-17. — In sús entró en Jerusalén se
illo témpore: Cum intrásset conm ovió toda la ciudad di­
J e s ú s Jerosólymam, com - ciendo: ¿Quién es Éste? Y
móta est univérsa cívitas, los pueblos decían: Éste es
dicens: Quis est hic? Pópuli Jesús, el profeta de Naza-
a u t e m dicébant: Hic est ret de Galilea. Y entró Je­
Jesús prophéta a Názareth sús en el templo de Dios y
Galilseae. Et intrávit Jesús echó fuera a todos los que
in templum Dei, et ejiciébat vendían y compraban en él,
omnes vendéntes, et emén- y derribó las mesas de los
tes in templo; et mensas banqueros y las sillas de los
nummulariórum, et cáHie­ que vendían palomas. Y les
dras véndentium colúmbas decía: Escrito está: Mi casa
evértit: et dicit eis: Scrip­ será llamada casa de ora­
tum est: Domus mea do- ción, y vosotros la habéis
mus oratiónis vocábitur: convertido en cueva de la­
vos autem fecístis illam spe- drones. Llegáronse a Él cie­
lúncam latrónum. Et acces- gos y cojos en el Templo y
sérunt ad eum caeci et clau- a todos los sanó. Y cuando
di in templo; et sanávit eos. los Príncipes de los Sacer­
Vidéntes a u t e m príncipes dotes y Escribas vieron las
sacerdótum et scribae mira- maravillas que había hecho
bília, quae fecit, et púeros y oyeron que los niños en el
clamántes in templo, et di- Templo clamaban diciendo:
céntes: Hosánna filio David: Hosanna al Hijo de David,
indignáti sunt, et dixérunt se indignaron y le dijeron:
ei: Audis quid isti dicunt? ¿Oyes lo que éstos dicen? Y
Jesús autem dixit eis: Uti- Jesús les contestó: Sí, lo
244 TI EMPO DE C U A R E S M A

oigo. ¿Nunca habéis leído: que. N u m q u a m legístis:


de la boca de los pequeñue- Quia ex ore infántium et
los y de los niños de pecho lacténtium perfecísti lau-
sacaste perfecta alabanza? d em 9 Et relíctis illis, ábiit
Y dejándoles salió de la ciu ­ f o r a s extra civitátem in
dad, y se fue a Betania y Bethániam: ibíque mansit.
allí se estuvo.
Ofertorio.— En Vos, Señor, Offertórium. Ps. 30, 15-16.
esperé y dije: Vos sois mi In te sperávi, D óm ine; dixi:
Dios, mis días en vuestras Tu es Deus meus, in m á-
manos están. nibus tuis tém pora mea. .
Secreta.— Os rogamos, Se­ Secréta.— Oblátis, quáesu-
ñor, que os aplaquéis con mus, Dóm ine, placáre m u-
los dones ofrecidos, y que néribus: et a cunctis nos
nos defendáis de todos los defénde perículis. Per D ó­
peligros. Por N. S. J. C ... m inum ...
Prefacio de Cuaresi ta, págs. 221 y 770.

Comunión.— Cuando os in­ Commúnio. Ps. 4, 2.— Cum


voqué, me oísteis, oh Señor, invocárem te, exaudísti me,
justicia mía; en la tribula­ Deus, justí tiae meae: in tri-
ción m e dilatasteis el alma; bulatióne dilatásti m ihi: m i­
apiadaos de mí, oh Señor, serére mihi, Dóm ine, et e x ­
y oíd mi oración. áudi oratiónem meam.
Poscomunión.— Os rogamos, Postcommúnio. — Quaesu­
Señor Todopoderoso, q u e mus, omnípotens Deus: ut
consigamos el e f e c t o de illíus salutáris capiámus ef-
aquella s a l v a c i ó n , cuya féctum, cujus per haec m ys-
prenda son los misterios re­ téria pignus accépimus. Per
cibidos. Por N. S. J. C ... Dóm inum ...

O r a c ió n so b r e el pueblo

Humillad vuestras cabe­ Orémus.— Humiliáte, cápi-


zas^ante Dios.— Suban a Vos, ta vestra Deo. — Ascéndant
Señor, nuestras plegarias, y ad te, Dómine, preces nos-
alejad de vuestra Iglesia trae: et ab Ecclésia tua
toda maldad. Por nuestro cunctam repélle nequítiam.
Señor Jesucristo... Per D óm inum ...
Se dice Benedicámus Dómino en vez de Ite, M is s a est.

M IERCOLES DE L A PRIM ERA SEM ANA DE CU ARESM A


TEM PORAS
oy, el viernes y sábado siguientes son las Témporas de pri­
H mavera, tiempo doblemente destinado a la oración y a 1h
MIÉRCOLES I)E LA 1.* SEMANA. T ÉMPORAS 245
penitencia: en primer lugar, por ser tiempo cuaresmal, y en se­
gundo lugar, a fin de rogar al Señor por los Ministros del altar
que han de ser consagrados después de estos días. En el día
de hoy hacíase antiguamente el primer escrutinio o examen de
Jos que se habían de ordenar. En las dos Epístolas se nos habla
de los grandes ayunos de cuarenta días que practicaron Moisés
y Elias; y el Evangelio es una amenaza a los que manifiestan un
corazón duro a las doctrinas y palabras del Señor. — Estación,
en Santa María la Mayor.
1. Consúltese el Directorio de la Misa de la pág. 222 y las págs 90-91
2. Nótense las Oraciones y Lecciones.

Introitos. Ps. 24, 6 , 3 et 22. Introito.— Acordaos, Señor,


Reminíscere miseratiónum de vuestras bondades y de
tuárum, Dómine, et miseri- vuestras misericordias eter­
córdiae tuae quae a saeculo nas, para que nunca nos do­
sunt: ne unquam dominén- minen nuestros enemigos;
tur nobis inimíci nostri: li­ libradnos, Señor, de todas
bera nos, Deus Israel, ex nuestras angustias.— Salmo.
ómnibus angústiis nostris.— A Vos, Señor, levanté mi
Ps. Ibíd. 1-2. Ad te, Dómine, alma; ¡Dios mío!, en Vos
levávi ánimam meam: Deus confío, no sea confundido.
meus, in te confído, non Gloria al Padre...
erubéscam. V. Glória.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
Después de los K iries el Sacerdote va al misal y dice:
Orémus. — Flectámus gé- Oración.— Doblemos las ro­
nua. 1^. Leváte.— Preces nos- dillas. Levantaos.— Oíd,
tras, quaesumus, Dómine, Señor, benigno, nuestras sú­
clem énter exáudi: et contra plicas, y extended la dies­
cuncta n o b i s adversóntia, tra de vuestra Majestad so­
déxteram tuse majestátis bre todo lo que nos es ad­
exténde. Per Dóminum. verso. P or N. S. J. C ...
Léctio libri Exodi, 24, 12­ Lección.— En aquel tiempo
18. — In diébus illis: Dixit dijo el Señor a Moisés: Sube
Dóminus ad Móysen: A s- a Mí en el monte, y estáte
cénde ad me in montem, et allí; y te daré unas tablas
esto ibi: dabóque tibi tábu- de piedra con la ley y man­
ías lapídeas, et legem ac damientos, que he escrito en
mandáta quae scripsi: ut ellas, para que las enseñes
dóceas fílios Israel. Surre- a los hijos de Israel. Levan­
xérunt Móyses et Jósue m i- táronse Moisés y Josué su
níster ejus: ascendénsque ministro; y al subir al mon­
Móyses in m o n t e m Dei, te del Señor, dijo Moisés a
senióribus ait: Exspectáte los ancianos: Esperad aquí
hic doñee revertámur ad hasta que volvamos a vos­
246 T I EMPO DE C U A R E S M A

otros. Con vosotros tenéis a vos. Habétis Aaron et Hur


Aarón y a Hur: si surgiere vobíscum : si quid natum
alguna diferencia acudiréis fúerit quaestiónis, referétis
a ellos. Y habiendo subido ad eos. Cum que ascendísset
Moisés, una nube envolvió Móyses, opéruit nubes m on-
todo el monte. Y la gloria tem, et habitávit glória Dó­
del Señor se m anifestó sobre mini s u p e r Sínai, tegens
el Sinaí cubriéndole con una illum nube sex diébus: sép­
nube durante seis días, y al timo autem die vocávit eum
séptimo día lo llam ó de en de m édio calíginis. Erat au­
medio de la oscuridad. La tem spécies glóriae Dómini,
imagen de la gloria del Se­ quasi ignis ardens s u p e r
ñor aparecía com o fuego ar­ vérticem montis, in con-
diente en la cim a del monte, spéctu filiórum Israel. In-
a vista de los hijos de Israel. gressúsque Móyses médium
Y habiendo entrado Moisés, nébulae, ascéndit in m on-
en medio de la niebla, en la tem: et fuit ibi quadra­
cima del monte, se estuvo gínta diébus et quadragínta
allí cuarenta días y cuaren­ nóctibus.
ta noches.
Gradual. — Las tribulacio­ Gradúale. Ps. 24, 17-18.—
nes de mi corazón se han in­ Tribulatiónes cordis m ei di-
tensificado; sacadme de mis latátae sunt: de necessitáti-
angustias, Señor, y. Mirad bus meis éripe me, Dómine.
mi abatimiento y mi trabajo f . Vide humilitátem meam,
y perdonad todos mis pe­ et labórem meum : et di-
cados. mítte ómnia peccáta mea.
El Sacerdote pasa al centro i dice el Dóminus vobíscum.

Oración.— Atended, Señor, Ofrémus.— D evotiónem p ó-


benigno la devoción de vues­ puli tui, qusesumus, Dómine,
tro pueblo, para que los que benígnus inténde: ut, qui
se mortifican por m edio de per abstinéntiam m acerán-
la abstinencia corporal, ali­ tur in córpore, per fructum
menten su espíritu con las boni óperis reficiántur in
buenas obras. Por N. S. J ... mente. Per D óm inum ...
Epístola. — Llegó Elias a Léctio libri Regum 3.°, 19,
Bersabé de Judá, y habien­ 3-8. — In diébus illis: Venit
do dejado allí a su criado, Elias in Bersabée Juda, et
continuó él el camino, du­ dimísit ibi púerum suum, et
rante un día, hasta el de­ perréxit in desértum, viam
sierto. Llegado allí sentóse uníus diéi. Cumque venísset,
debajo de un enebro, y pidió et sedéret subter unam ju n í-
la muerte para sí, diciendo: perum, petívit ánimae suae ut
Bástame, Señor. L lev a os yá morerétur, et ait: Súfflcit
MIÉRCOLES DE LA 1.a SEMANA. TÉMPORAS 247
mihi, Dómini, tolle ánimam esta mi alma, pues no soy
meam; ñeque enim mélior m ejor que mis padres. Echó­
sum quam patres mei. P ro- se y quedó dormido a la
jecítque se, et obdormívit in sombra del enebro, y he aquí
umbra juníperi: et ecce A n­ que un Ángel del Señor le
gelus Dóm ini tétigit eum, et tocó y le dijo: Levántate y
dixit illi: Surge et cómede. come. Miró y vio junto a sí
Respéxit, et ecce ad caput un pan cocido al rescoldo
suum subsinerícius pañis, et y un vaso de agua: comió,
vas aquae: comédit e r g o pues, y bebió y echóse de
et bibit, et rursum obdorm í­ nuevo a dormir. Y volvió el
vit. Reversúsque est A nge­ Ángel del Señor segunda
lus Dóm ini secúndo, et téti­ vez, y le tocó y le dijo: L e ­
git eum, dixítque illi: Surge, vántate y come, porque te
cóm ede: grandis enim tibi falta aún largo camino. Ha­
restat via. Qui cum surre- biéndose él levantado, comió
xísset, com édit et bibit, et y bebió y, confortado con
ambulávit in fortitúdine cibi aquella comida, caminó cua­
illíus quadragínta diébus et renta días y cuarenta no­
quadragínta nóctibus, usque ches, hasta llegar a Horeb,
ad montem Dei Horeb. monte de Dios.
Tractus. Ps. 24, 17, 18 et Tracto.— Sacadme, Señor,
1-4.— De necessitátibus meis de mis necesidades. Mirad
éripe me, Dómine: vide hu- mi abatimiento y mi traba­
militátem meam, et labórem jo, y perdonad todos mis
m e u m : et dimítte ómnia pecados. A Vos, Señor, le­
peccáta mea. T. Ad te, Dó­ vanté mi alma. Dios mío, en
mine, levávi ánimam meam: Vos confío, no sea confun­
Deus meus, in te confido dido; ni se burlen de mí mis
non erubéscam: ñeque ir- enemigos. T. Porque todos
rídeant me inimíci mei. y . los que en Vos esperan, no
Etenim univérsi qui te ex- serán confundidos; séanlo
spéctant, non confundéntur: los seguidores de la vani­
confundántur o m n e s ja- dad de este mundo.
ciéntes vana.
+ Seq. S. Evangélü sec. Evangelio + .— Respondie­
Matthseum, 1 2 , 38-50. — In ron a Jesús unos escribas y
illo témpore: Respondérunt fariseos diciendo: Maestro,
Jesu quidam de Scribis et queremos verte hacer algún
Pharisseis, dicéntes: Magís- milagro. Él les respondió di­
ter, vólumus a te signum ciendo: E s t a generación
vidére. Qui respóndens, ait mala y adúltera quiere un
illis: Generátio m a l a et milagro, pero no se le dará
adúltera signum quserit: et sino el milagro de Jonás pro­
signum non dábitur ei nisi feta: Porque así como Jonás
248 TIEMPO DE CUARESMA

estuvo tres días y tres no­ signum Jonee prophétae. Sic­


ches en el vientre del pez, ut enim fuit Joñas in ven-
así el H ijo del hom bre esta­ tre ceti tribus diébus et tri­
rá tres días y tres noches en bus nóctibus: sic erit Fílius
el corazón de la tierra. En el hóminis in corde terrae tri­
día del juicio se levantarán bus diébus et tribus nóc­
los Ninivitas contra esta ge­ tibus. Viri Ninivítae surgent
neración y la condenarán, in ju d ício cum generatióne
porque ellos hicieron peni­ ista, et condem nábunt eam:
tencia con la predicación de quia paeniténtiam egérunt in
Jonás; y Éste que está pre­ praedicatióne Jonae. Et ecce
sente es más que Jonás. La plus quam Joñas hic. R egi­
reina del Austro se levanta­ na Austri surget in judício
rá en el día del ju icio con­ cum generatióne ista, et con-
tra esta generación y la con ­ dem nábit eam: quia venit a
denará, porque vino de muy fínibus terrae audíre sapién-
lejos a oir la sabiduría de tiam Salomónis. Et ecce plus
Salomón, y vosotros tenéis quam Sálom on hic. Cum au­
delante a Quien es más que tem immúndus spiritus exí-
Salomón. Cuando el espíritu erit ab hóm ine ámbulat per
inmundo ha salido del hom ­ loca árida, quaerens réquiem,
bre, anda por lugares áridos et non ínvenit. Tune dicit:
buscando descanso y no lo Revértar in dom um meam
encuentra. Entonces dice: unde exívi. Et véniens ínve-
Me volveré a m i casa de nit eam vacántem, scopis
donde salí. Y cuando vuelve, mundátam et oraátam. Tune
la halla desocupada y lim ­ vadit, et assúmit s e p t e m
pia y amueblada. Entonces álios spiritus secum nequió-
va, y toma consigo otros sie- res se, et intrántes hábitant
fe espíritus peores que él. y ibi: et fiunt novíssima hó­
entrando moran allí Y esta minis illíus pejóra prióri-
nueva situación del hom bre bus. Sic erit et generatióni
es peor que la primera. Así huic péssimae. Adhuc eo lo -
acontecerá a esta genera­ quénte ad turbas, ecce Ma­
ción perversa. Cuando aún ter ejus et fratres stabant
estaba hablando a las gen­ foris quaeréntes loqui ei.
tes, su Madre y sus primos D ixit a u t e m ei quídam:
hermanos estaban fuera y Ecce Mater tua, et fratres
le esperaban para hablarle. tui foris stant, quaeréntes
Y díjole uno: Mira que tu te. A t ipse, respóndens d i-
Madre y tus hermanos están céntí sibi, ait: Quae est ma­
fuera y te buscan. Y Jesús, ter mea et qui sunt fratres
respondiendo al que le ha­ mei? Et exténdens manum
blaba, dijo: ¿Quién es mi in discípulos suos, dixit:
madre, y quiénes son mis Ecce mater mea, et fratres
MIERCOLES DE LA 1.* SEMANA. TÉMPORAS 249

mei. Quicúmque enim t é - hermanos? Y extendiendo


cerit voluntétem Patria mei, la mano sobre sus discípulos
qui in caelis est; ipse meus dijo: Ved aquí a mí madre
frater et soror et mater est. y a mis hermanos. Porque
todo aquel que hiciere la voluntad de mi Padre, que está
en los cielos, ése es mi hermano y mi hermana y mi
madre.
Offertórium. Ps. 118, 47 et Ofertorio. — Meditaré en
48.— M editábor in mandátis vuestros mandamientos, que
tuis, quae diléxi valde; et amé sobremanera, y levan­
levábo m a n u s meas ad taré mis manos hacia ellos
mandáta tua, quae diléxi. porque mucho los aprecio.
Secréta.— Hostias tibi, D ó­ Secreta. — Os ofrecemos,
mine, placatiónis offérimus: Señor, víctimas de concilia­
ut et delícta nostra m ise- ción para que nos absol­
rátus absólvas, et nutántia váis misericordiosamente de
corda tu dírigas. Per Dó­ nuestros pecados y dirijáis
m inum ... las almas débiles. Por N...
Prefacio de Cuaresma, págs. 221 y 770.

Commúnio. Ps, 5, 2-4. — Comunión.— Escuchad mis


Intéllige clam órem meum, lamentos; oíd la voz de mi
inténde voci oratiónis m e s, oración, ¡oh Rey m ío y Dios
Rex meus, et Deus meus: mío!, porque a Vos invoca­
quóniam ad te orábo, D ó­ ré, Señor.
mine. Poscomunión. — Por la re­
Postcommúnio. — Tui, Dó­ cepción de vuestro Sacra­
mine, perceptióne sacra- mento, Señor, seamos lim­
ménti, et a nostris mundé- pios de nuestros pecados
mur occúltis, et ab hóstium ocultos y libres de las ace­
liberém ur insídiis. Per Dó­ chanzas del enemigo. Por
minum ... nuestro Señor Jesucristo...

O r a c ió n so br e el pu eblo

Orémus.— Humiliáte, cápi- Humillad vuestras cabe­


la vestra Deo.— Mentes nos- zas ante Dios.— Os rogamos,
tras, quaesumus, Dómine, Señor, que alumbréis nues­
lúmine tuse claritátis illús- tras inteligencias con la luz
tra: ut vidére possímus quae de vuestro resplandor, para
agénda sunt; et q u « recta que podamos ver lo que he­
sunt, ágere valeámus. Per mos de hacer y hacer lo que
dóm inum ... sea recto. Por N. S. J. C ...
Se dice Benedicámus Dómino en ves de Ir*, Mtts* rST
250 T I EMPO DE C U A R E S M A

JUEVES DE LA PRIMERA SEMANA DE CUARESMA


ios llama a todos los hombres a la unidad de la fe y a la
D salvación eterna, sin distinción alguna de razas o naciones,
como claramente se desprende de la reposada lectura de la Epís­
tola y del Evangelio. En aquélla se hace una detallada descrip­
ción del hombre justo; y en una y otro se oye la palabra de
Dios que llama al pecador a la penitencia, y al gentil o pagano
a la fe. Nótese que Jesús hizo este milagro que refiere el Evan­
gelio en Tiro y Sidón, o sea fuera de su país, donde habitual­
mente predicaba, para demostrar que para todos indistintamente
había venido a este mundo. — Estación, en San Lorenzo in Pane-
perna.
D ir e cto rio de la M isa . — Consúltese el de la pág. 222.

Introito. — El brillo y el Intróitus. Ps. 95, 6 .— Con-


resplandor en su presencia; féssio et pulchritúdo in
brillan la santidad y la m ag­ conspéctu ejus: sánctitas et
nificencia en su santuario.— magnificéntia in sanctifica-
Salmo. Cantad al Señor un tióne ejus.— Ibíd. 1. Cantá-
cantar nuevo; cantad al Se­ te D óm ino cánticum novum;
ñor toda la tierra. G loria... cantáte D óm ino omnis tér­
ra. y . Glória Patri.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo” .

Oración. — Os suplicamos, Orémus.— Devotiónem pó-


Señor, que miréis benigno la puli tui, quaesumus, D óm i­
devoción de vuestro pueblo ne, benígnus inténde: ut,
y, ya que por la abstinencia qui per abstinéntiam m ace-
se mortifican en el cuerpo, rántur in córpore, per fruc-
fortifiquen sus almas con tum boni óperis reficiántur
buenas obras. P or N. S. J ... in mente. Per D óm inum ...
Epístola.— En aquel tiem ­ Léctio. Ezechiélis Prophé­
po me habló el Señor dicien­ tae, 18, 1-9.— In diébus illis:
do: ¿Por qué habéis con ver­ Factus est sermo Dóm ini ad
tido en proverbio esta pará­ me, dicens: Quid est, quod
bola y la aplicáis a la tierra ínter vos parábolam vértitis
de Israel, diciendo: “ Los pa­ in provérbium istud in térra
dres comieron la uva y los Israél, dicéntes: Patres co-
hijos sufren la dentera” ? medérunt uvam acérbam, et
Vivo Yo, dice el Señor, que dentes íiliórum obstupés-
esta parábola no será ya cunt? V ivo ego, dicit Dómi­
proverbio para vosotros en nus Deus, si erit ultra vobis
Israel. Todas las almas son parábola haec in provérbium
mías. Como la del padre, in Israel. Ecce omnes ánima*
JUEVES DE LA 1.* SEMANA DE CUARESMA 251
meae sunt: ut ánima patris, también la del hijo es mía.
ita et ánima fílii, mea est: El alma que pecare, ésa m o-
ánima, quae peccáverit, ipsa mirá. Y si un varón fuere
moriétur. Et vir si fúerit ju s- justo y viviere según dere­
tus, et fécerit judícium, et cho y justicia; si no comiere
justítiam, in móntibus non en los montes ( 1 ) , y no le­
com éderit, et óculos suos vantare sus ojos a los ídolos
non leváverit ad idóla do- de la casa de Israel, y no
mus Israel et uxórem próxi- violase la m ujer de su pró­
mi sui non violáverit, et ad jim o, ni se llegase a la
m uliérem menstruátam non menstruosa y no contristare
accésserit: et hóminem non a otro hom bre; si volviere
constristáverit: pignus debi- la prenda al deudor; y no
tóri reddíderit: per vim ni- tomare nada ajeno por fuer­
hil rapúerit: panem suum za ; y diere de su pan al
esuriénti déderit, et nudum hambriento y cubriere con
operúerit vestiménto: ad su vestido al desnudo; y no
usúram non commodáverit, prestare a usura, ni reci­
et ámplius non accéperit: biere más de lo prestado;
ab iniquitáte avérterit ma- si no obrare la maldad e hi­
num suam, et judícium ve- ciere ju icio verdadero entre
rum fécerit inter virum et hombre y hom bre; si andu­
virum : in praecéptis meis viere según mis mandamien­
ambuláverit et judícia mea tos y guardare mis juicios
custodíerit, ut fáciat veritá- para hacer justicia, confor­
tem: hic justus est, vita vi- me a verdad, ése es varón
vet, ait Dóminus omnípo­ justo y tendrá vida verda­
tens. dera. L o dice el Señor To­
Graduále. Ps. 16, 8 et 12. dopoderoso.
Custódi me, Dómine, ut pu- Gradual.— Guardadme, Se­
píllam óculi: sub umbra alá- ñor, com o a la niña de vues­
rum tuárum protege me. V. tros ojos, amparadme a la
De vultu tuo judícium meum sombra de vuestras alas. T.
pródeat: óculi tui vídeant De vuestro rostro salga mi
sequitátem. juicio: vuestros ojos vean
+ Seq. S. Evangélii sec. la equidad.
Matthseum, 15, 21-28. — In Evangelio + . — Saliendo Je­
illo témpore: Egréssus Jesús sús, se fué a la región de
secéssit in partes Tyri et Si- Tiro y de Sidón. Y una mu­
dónis. Et ecce múlier Cha- jer cananea, venida de aquel
nansea a fínibus illis egrés- territorio, clamaba dicién-
sa clamávit, dicens ei: Mise­ dole: Señor, hijo de David,
rére mei, Dómine, fili David: tened misericordia de m i
(1) Se entiende si no comiere de las carnes ofrecidas a los falsos dJosae
que se adoraban en loa montes,

4)1v>
. » I'ÍKMPO [)K CUAHKHMA

Mi hija es cruelm ente ator­ filia mea mulé a deemónio


mentada del demonio. Mas véxatur. Qui non respóndlt
Jesús no le respondió pala­ ei verbum . Et accedéntea
bra. Y acercándose sus dis­ discípuli ejus rogábant eum,
cípulos, le rogaban diciendo: dicéntes: Dimltte eam: quia
Despáchala, porque se vie­ elamat post nos. Ipse autem
ne de tras gritando. Y Al res­ respóndens, ait: Non sum
pondiendo dijo: No he sido missus nisi ad oves quae pe-
enviado sino a las ovejas riérunt domus Israel. A t illa
quo perecieron de la casa venit, et adorávit eum, di-
de Israel. Mas ella vino y le cens: Dóm ine, ádjuva me,
adoró diciendo: Señor, so­ Qui respóndens, ait: Non est
corredme. Respondió Jesús
bonum súmere panem fllió-
y d ijo: No es bien tomar el
rum, et mlttere cánibus. At
pan de los hijos y echarlo
a los perros. Y ella dijo: illa dixit: Etiam, Dómine:
Cierto, Señor, mas también nam et catélli edunt de m i-
comen los perrillos de las cis, quae cadunt de mensa
migas que caen de las mesas dom inórum suórum. Tune
de sus amos. Entonces res­ respóndens Jesús, ait illi: 0
pondió Jesús y dijo: Oh múlier, magna est fldes tua:
mujer, grande es tu fe; há­ fíat tibi sicut vis. Et sanáta
gase com o deseas. Y quedó est filia ejus ex illa hora.
•urada su hija en aquella misma hora.
Ofertorio. — El A ngel del Offertórium. Ps. 33, 8-9.—
Señor estará alrededor de Immlttet Angelus Dóm ini in
ios que le temen y los libra­ circúitu timéntium eum, et
rá; gustad y ved cuán sua­ erípiet eos: gustáte et vidé-
ve es el Señor. te quóniam suávis est Dó­
minus.
Secreta.— Os rogamos, Se­ Secréta.— Sacrifícia, Dóm i­
ñor, que con toda eficacia ne, quaesumus, propénsius
nos salven estos sacrificios ista nos salvent, quae m edi-
que están instituidos com o cinálibus sunt instituía je-
ayuno medicinal. Por N. S... juniis. Per D óm inum ...
Prefacio de Cuaresma, pág». 221 y 770.
Comunión.— El Pan que Y o Commúnio. Joán. 0, 52. —
daré, es mi carne por la Pañis, quem ego d é d e r o
vida del mundo. caro mea est pro srfecull vita.
Poscomunión,—Por la lar­ Postcommúnio. — Tuórum
gueza, Señor, de vuestros nos, Dómine, largitáte donó-
dones, llenadnos de auxilios rum, et temporáíibus attólle
temporales, y renovadnos en prsesídiis, et rénova sempi-
los eternos. Por N. S. J. C... térnis. Per Dóm inum ...
VfKRNKK |>K I,A 1 ." SEMANA. TKMFOHAh 253

O ración bobre k l pueblo


Orémus.— Humiliáte, cápi- Humülad vuestra$ cabe­
ta vestra Deo.— Da, quáesu- zas ante Dios.— Os rogamos,
mus, Dómine, pópulis chris- Señor, que concedáis a lo 6
tíónis: et quse proflténtur, pueblos cristianos que co­
;ignóscere, et caeléste munus nozcan la íe que profesan
dilígere, quod frequéntant. y amen el celestial don que
Per Dóm inum .., frecuentan. Por N. S. J. C...
Se dice Benedtcámug Dómino en vez de I t e , M i m a e o t .

VIERNES DE LA PRIM ERA SEMANA DE CUARESM A


TÉMPORAS

G randes eran las penitencias que hacían los pecadores públi­


cos, particularmente los que habían apostatado de la fe o
dado grandes escándalos. A ellos se dirigía de un modo especial
la Iglesia para animarlos al perdón, según se desprende de todo
el contenido de la Misa de este dia. iQué consoladoras son s
este propósito las palabras del profeta Ezequiel y el mismo
Evangelio I Como Jesús curó al paralitico, curaré al pecador arre­
pentido. En Jesús encontrará al hombre que necesita, a] Hombre-
Dios que le perdonará y sanará. En tal dia como hoy se cele­
braba antiguamente el segundo escrutinio o examen de lo6 que
la Iglesia habia escogido para Ministros suyos. (Cuán sabia se
ha mostrado siempre la Iglesia! Procura ella escoger y preparar
durante varios años a los que han de ser Sacerdotes y Guias
del pueblo ñel. — Estación, en la Basílica de los Doce Apóstoles
Directorio de la Mi*a. Cónsul trae el de 1m pág. 233

Intróitus. Ps. 24, 17 et 18.-— Introito.— Sacadme, Señor,


De necessitátibus meis éripe de mis necesidades; ved mi
me, Dómine: vide humilitá- hum illación y mi trabajo y
tem meam et labórem meum, perdonad todos mis pecados.
et dimítte ómnia peccáta Salmo. A vos, Señor, elevé
mea.— Ps. lbid. 1-2. Ad te, mi alma: Dios mío, en Vos
Dómine, levévi á n i m a m confío, no sea confundido.
meam: Deus meus, in te Gloria.
oonftdo, non erubéscam. V\ Glória Patri.
Sr repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo”
Orémus. — Esto, Dómine, O ración.— Mostraos, Señor,
propítius plebi tuse: et quam propicio a vuestro pueblo,
tibi facis esse devótam, be­ y favorecedle benignamente
nigno réfovi* miserátus au- con los auxilias de vuestra
254 T I EMPO UE C U A R E S M A

gracia, ya que le inspiráis xílio. Per D óm inum ...


la devoción. Por N. S. J. C ...
Epístola.— Esto dice el Se­ Lécfio. Ezechiélis Prophé-
ñor Dios: El alma que peca­ tae, 18, 20-28. — Haec dicit
re, ésa morirá. El h ijo no Dóminus Deus: Anim a quas
cargará con la maldad de su peccáverit, ipsa moriétur:
padre, ni el padre con la del fílius non portábit iniquitá-
hijo. La justicia del justo tem patris, et pater non por­
será para él, y la impiedad tábit iniquitátem fílii: justí-
del impío, también será pa­ tia justi super eum erit, et
ra él. Mas si el im pío hiciere impíetas ím pii erit super
penitencia de todos los p e­ eum. Si autem ímpius égerit
cados que hizo, y guardare paeniténtiam ab ómnibus
todos mis mandamientos, y peccátis suis, quae operátus
fuere justiciero, entonces est, et custodíerit ómnia
vivirá de veras y no morirá. prsecépta mea, et fécerit ju-
No me acordaré de las m al­ dícium et justítiam : vita vi-
dades que hizo: a causa de vet, et non m oriétur. Om-
su justicia vivirá. ¿Acaso nium iniquitátum ejus, quas
quiero yo la muerte del pe­ operátus est, non recordá-
cador, dice el Señor Dios, y bor: in justítia sua, quam
no que se convierta de sus operátus est, vivet. Numquid
caminos y viva? Pero si el voluntátis meae est mors ím­
justo se apartare de su ju s­ pii, dicit Dóminus Deus, et
ticia y obrare la maldad, se­ non ut convertátur a viis
gún todas las abominaciones suis, et vivat? Si autem
que suele hacer el impío, avérterit se justus a justítia
¿por ventura vivirá? No se sua, et fécerit iniquitátem
hará memoria de ninguna secúndum omnes abomina-
de las obras justas que ha­ tiónes, quas operári solet
bía hecho. En la prevarica­ ímpius, numquid vivet? Om­
ción con que prevaricó y en nes justítiae ejus, quas féce-
el pecado que com etió, en rat, non recordabúntur: in
ellos morirá. Y dijisteis: No praevaricatióne, qua praeva-
es justo el cam ino del Señor. ricátus est, et in peccáto
Oye, pues, casa de Israel: suo, quod peccávit, in ipsís
¿Por ventura no es justo mi moriétur. Et dixísti: Non est
camino, o no es más bien aequa via Dómini. Audite
que vuestros caminos son ergo, domus Israel: Num­
malos? Porque si el justo quid via mea non est aequa,
se apartare de su justicia y et non magis vise vestrae
obrare el mal, morirá en él. pravae sunt? C u m enim
En la injusticia que hizo, en avérterit se justus a justítia
ella morirá. Y si el im pío sua, et fécerit iniquitátem,
se alejare de la maldad que moriétur in eis: in in justítia,
VIERNES DE LA 1 .■ SEMANA. TÉMPORAS 255
quam operátus est, m orié­ com etió y anduviere con
tur. Et cum avérterit se ím­ rectitud y justicia, él mismo
pius ab impietáte sua, quam vivificará su alma. Porque
operátus est, et fécerit ju dí- considerando y apartándose
cium et justítiam: ipse áni­ de todas sus maldades, que
mam suam vivificábit. Con- obró, ciertamente que vivi­
síderans enim et avértens rá y no morirá, dice el Se­
se ab ómnibus iniquitátibus ñor Todopoderoso.
suis, quas operátus est, vita vivet, et non moriétur, ait
Dóminus omnípotens.
Gradúale. Ps. 85, 2 et 6 . — Gradual. — Salvad, Dios
Salvum fac servum tuum, mío, al siervo que espera
Deus meus, sperántem in te. en Vos. y. Oíd, Señor, aten­
y. Auribus pércipe, Dóm i­ tamente mi oración.
ne, oratiónem meam. i
Hoy se dice el T racto como el Miércoles de Ceniza. P ág. 220.

+ Seq. S. Evangélii sec. Evangelío + . — Era el día


Joánnem, 5, 1-15. — In illo de la fiesta de los Judíos
témpore: Erat dies festus y subió Jesús a Jerusalén.
Judaeórum, et ascéndit Je­ Está en Jerusalén la probá­
sús Jerosólymam. Est autem tica piscina, llamada en he­
Jerosólymis probática pisci­ breo Betsaida, que tiene
na, quae cognominátur he- cinco pórticos. En éstos ya­
bráice Bethsáida, quinqué cía gran multitud de enfer­
pórticus habens. In his ja - mos, de ciegos, de cojos, de
cébat multitúdo magna lan- paralíticos, esperando el mo­
guéntium, caecórum, clau- vim iento del agua. Porque
dórum, aridórum exspectán- el Ángel del Señor descen­
tium aquae motum. Angelus día en ciertos tiempos a la
autem Dómini descendébat piscina y agitaba el agua, y
secúndum tempus in piscí- el prim ero que bajaba a la
nam: et movebátur aqua. Et piscina, quedaba sano de
qui p r i o r descendísset in cualquier enfermedad que
piscínam p o s t motiónem tuviese. * Había allí un hom­
aquae, sanus fiébat a qua- bre que hacía 38 años que
cúmque detinebátur infir- se hallaba enfermo. Habién­
mitáte. * Erat autem quidam dole Jesús visto, y conocido
homo ibi, trigínta et octo que era ya de edad algo
annos habens in infirmitáte avanzada, le dijo: ¿Quieres
sua. Hunc cum vidísset Je­ ser curado? El enfermo res­
sús jacéntem, et cognovísset pondió: Señor, no tengo a
quia jam multum tempus nadie que me meta en la
habéret, dicit ei: Vis sanus piscina cuando se ha movido
fíeri? Respóndit ei lángui- el agua, y mientras voy yo,
u s u r o 0* CtMJtg*MA
>0 otr« fe* bajado antas. Ja- dus: Dómine, hómlnein non
»ú* t# éliu. Levántate, turna hébeo, ut, cum turbáta fúa-
tu aMUUa y unda. Y quedó til aqua, milist ma in pi*.
al Momento curado aquel cinam; d u m vénio enim
hombre, y tomó su camilla y ego, áJlus anta ma descén*
m fue uudendo. Pero «i a sá~ dit. Dicit ei Jesús; Hurga,
badu aquel din. Dijeron en* loilu grabátum tuum, et ám»
ioiu-tf» Ion judíos al hombre bulíi. Et statim sanus factus
ijue habla «ido curado; Es est homo lile; et sústulit
sábado, y no te es lidio lle­ grabátum suum, el ambulé»
va*1 tu camilla E««m» raspón** bat, Eral autem sábbatum
dio: Kl que me sanó me in die illo. Dicébant arge
«lijo: Toma tu camilla y Jud&i illi qui sanétus tú§»
anda. Entonces le pregun­ rat: Sábbatum est, non llcat
taron. ¿Quién es ese hombre tibi tóUere grabátum tuum.
que te ha dicho toma tu liespóndlt eis: Qui me si»
camilla y anda? Pero el aue num fecit, Ule mihi dixit!
habla sido curado no sabia Tollo grabátum tuum, at
quién era, poroue Jesús se 4 m b u 1 a. Intarrogavéruüt
habla retirado del tropel de ergo eum: Quis ast Ule homo,
gente que allí estaba. Des­ qui dixit tibi: Tolla grabé*
pués le halló Jesús en el tum tuum, et ámbula? U
templo y le dijo; Mira, ya autem, qui sanus fúerat af-
tdtás curado; no vuelvas a féctus nesciébat quia esset,
p^car para que no te ocurra Jesús enim dacllnávit a tur»
alguna cosa peor, Marchóse ba constitúta in loco. Póstaa
aquel hombre y dijo a los invénit eum Jesús in tem­
judíos que Jesús era el que plo, et dixit illi; Ecce sanus
I»* habla curado. factus es: jam noli pecoéra,
n* detérius tibi áliquid contlngat. Ablit Ule homo, at
riuntiAvIt Judéda, quia Jesús esset, qui fecit eum sanum.
Oterterie. -Bendice, alma Offertórium.—Ps. 102, 2 at
mía, al SeAor y no te olvidas 6, Bénedle, ánima maa,
de toda* sus bondades; y tu Dómino, ei noli oblivísci
juventud se renovará roma omnes rutributlónas alus; at
I» dt'l águila. rtmovábliur, sicut íqulll»,
juvéntuH tua,
lasrefs. Iteclbid, $eftor, lacréta.- Súscipc, quáisu*
los donen qu« os ofracemos mus, Dómine, múnara no*-
con nuestro» obsequios, y tris oblátu Hervítlls: at tUi
santificadlo» benigno. Por propltluK dona sanctlfica,
nuastro fteftor Jesucristo.., Per Dóminum.,,
Hrofarl» <1 *. ruflNMlitiM, pág», ¡(9\ y 770
KAMAD0 Uf, 1 ,4 jf HKktAMA, tifM W O U k» 2%n
Cammúnie, P§, 0, l J , E r u - Avergüéncen­
f>¿*cant «t contuiibéntur um* ** y queden aturdidos fado*
uvh intmtei m*t: avarténtur mi* enemigo*', retrocedan
H'trórsurn, et erubéwant «I punto y avergüéncen**
v;/ld<? yelódter, can toda rapidez,
Petcsmenlé*,—Por efecto,
Pastseeimónis.—Par íiu)uk, ftefior, de est* Mlatería, sea~
jV/mín«, operatiónem myuié* nú» limpio* de nuestro* pt»
ni, « i vitla nostra purgán- cados, y mí vean cumplidos
lur, et justa desld¿ria t’om - nuestros justos deseos, Por
pU*Ántur, Per Dóminum.., nuestro Heñor Jesucristo.,.

Oracjóm aosar, ci, puesi^o


Orémus,— Humillóte cépita Humillad vutvtra* cabe­
veHtra Deo, — Exáudi no», za* ante Dio».—Oidno», A#-
misóricora Deus: et mén~ ñor Dio» Misericordioso, 7
libuK nostri» grótise tuas mostrad a nuestras almas Xa
1limen osténde. Per Dómí- luz de vuestra gracia. Par
nmn , . . nucirá Señor Jesucristo.,,
Mif (i ¡re fíeti+dicámuti Dómino en v « de fr«, M/mm mt.

SÁSADO DI LA PRIMULA SftMAMA N CUAftttMA


TtMPOflAS
uh ordans^iona* d« los nuevos IKacerdotes m harian entlfua*
L manto an la Basilio» da Kan Pedro. Al alarlo, rauntdos m
«11» Job íialaH al día da hay, pasaban la ñocha an oractoaas y
cántico» asplrltuale» hasta qua a la rnuAana at*uient« ai Pape
<íhI>u el tiaorsmaoto dal Orden a los qu* habían atdo aprobadas
<n M«crutinto» anterioras. Aún ahora llene la Misa da hoy stnee
Kplatnlss, recuerdo da aqualla» doae ienione» que aa leían a
‘ ‘untaban durunta aquella vigilia mutuin* *>or otra parta, asme
Juh ordenuolMiia* sa tenían durante la ñocha dal «Abado si 4o»
mingo, por *»tu razón al Evangelio a» idéntico an «atos 4o» 41as,
romo rm nardo da aquella» «agrada» ceremonia», Hoy las Or4*-
niirlonaN na tuin anticipado «I inl»mo Kábado da Témporas.—
Mutación, an Mun Pfdrn,
D irec to rio d« la M ita . Contólo»* «I 4« I* p4g. 813

larrélftts. Ps. 87, *.—Intrat iMrait*,—Penetre mi ora­


(irétlij mea ln conspéetu tuo: ción ante vuestra presencia,
Inclina aurom tuam ad pre- inclinad vuestro o l4 o a mis
í t*m meam, Dómin», — Ps. plegarias, oh ÉJeftor.—Salwt*.
/MI. U, Dómine, Deus salú- Señor Dios de mi salud, an
iík ma**: ln die clamó ví> et vuestra presencia estuve
258 TIEMPO DE CUARESMA

clamando de día y de no-1 nocte coram te. y . Glória


che. G loria... IPatri.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo” .
En las Ordenaciones, el Obispo confiere la T o n s u r a .

Oración.— D oblem os las ro ­ Orémus. — Flectám us gé-


dillas. R\ Levantaos. — Os nua. HT. Leváte. — Pópulum
rogamos, Señor, que miréis tuum, quaesumus, Dómine,
benigno a vuestro pueblo, y propítius réspice: atque ab
que apartéis con bondad de eo flagélla tuse iracúndiae
él ei azote de vuestra ira. clem énter avérte. Per D ó­
Por N. S. J. C ... minum. ..
1 .a Lección. — Habló M oi­ Léctio libri Deuteronómii,
sés al pueblo diciendo: 26, 12-19.— In diébus illis:
Cuando hayas dado el diez­ Locútus est M óyses ad po-
mo de todos tus frutos, dirás pulum, dicens: Quando com -
delante del Señor Dios tuyo: pléveris décim am cunctá-
He tom ado de mi casa lo que rum frugum tuárum, loqué-
está santificado y lo he dado ris in conspéctu Dóm ini, Dei
al Levita y al forastero, y al tui: A bstuli quod sanctificá-
huérfano y a la viuda, com o tum est de dom o mea, et
me lo has mandado. No he dedi illud levítae, et ádvenae,
quebrantado tus m anda­ et pupíllo, ac víduse, sicut
mientos, ni me he olvidado jussísti m ihi: non praeterívi
de tu soberanía. He obede­ mandáta tua, nec sum oblí-
cido la voz del Señor Dios tus im périi tui. O bedívi voci
mío, y todo lo he hecho se­ Dóm ini, D ei mei, et feci óm ­
gún me lo mandaste. Mira nia sicut praecepísti mihi.
desde tu santuario y desde Réspice de sanctuário tuo>
la excelsa m orada de los et de excélso caelórum habi­
cielos y bendice a tu pueblo táculo, et bénedic pópulo tuo
de Israel y a la tierra que Israel, et terrae, quam de-
nos has dado, com o lo ju ­ dísti nobis, sicut jurásti pá-
raste a nuestros padres, tie­ tribus nostris, terrae lacte et
rra que mana leche y miel. m elle manánti. Hódie D ó­
El Señor Dios tuyo te ha minus, Deus tuus, prsecépit
mandado hoy que ejecutes tibi, ut fácias mandáta haec
estos preceptos y juicios, y atque judícia: et custódias,
que los guardes y cumplas et ímpleas ex toto corde tuo,
con todo tu corazón y con et ex tota ánima tua. Dóm i­
toda tu alma. Al Señor has num elegísti hódie, ut sit
escogido hoy para que sea tibi Deus, et ém bules in viis
tu Dios y para que andes en ejus, et custódias cerem ó-
sus caminos y guardes sus nias illíus, et mandáta at-
SÁBADO DE LA 1.a SEMANA. TÉMPORAS
261
patres eléctos, et sanctifi- recibid este sacrificio
cásti eos: áccipe sacrifícium todo el pueblo de Israel
pro univérso pópulo tuo Is­ guardad a su porción y san­
rael, et custódi partem tuam, tificadla. Para que sepan las
et sanctífica; ut sciant gen­ naciones que Vos sois nues­
tes, quia tu es Deus noster. tro Dios.
En los Ordenaciones, el Obispo confiere el E x o r c is t a d o .

Gradúale. Ps. 89, 13 et 1.— Gradual. — Miradnos, Se­


Convértere, Dómine, ali- ñor, un poco, y atended pro­
quántulum, et deprecáre su­ picio a vuestros siervos. T.
per servos tu os. f . Dómine, Señor, os habéis hecho nues­
refúgium factus es nobis, a tro refugio de generación
generatióne et progénie. en generación.
Orémus. — Flectámus gé- Oración.— Doblemos las ro­
nua. I?. Leváte.— Preces p ó- dillas. R\ Levantaos. — Oíd
tuli tui, quaesumus, D óm i­ benigno, Señor, las oracio­
ne, cleménter exáudi: ut, nes de vuestro pueblo, y,
qui juste pro peccátis nos- pues justamente por nues­
tris afflígimur, pro tui n ó- tros pecados somos afligi-
minis glória misericórditer ! dos, por la gloria de vuestro
liberémur. Per Dóm inum ... ] Nombre seamos librados,
Léctio libri Sapiéntiae, Ec- j Por N. S. J. C...
cli. 36, 1-10.— Miserére nos- 4 .a Lección.— Tened mise­
tri, Deus ómnium, et réspi­ ricordia de nosotros, oh Se­
ce nos, et osténde nobis lu- ñor, Creador de todas las
cem miseratiónum tuárum: cosas, y miradnos, y mos­
et immítte timórem tuum tradnos la luz de vuestras
super gentes, quae non e x - misericordias, e infundid
quisiérunt te, ut cognóscant. vuestro temor en las nacio­
quia non est Deus nisi tu, et nes que no os buscaron, pa­
enárrent magnália tua. A l- ra que entiendan que no hay
lova manum tuam super otro Dios más que Vos y
gentes aliénas, ut vídeant cuenten vuestras maravi­
poténtiam tuam. Sicut enim llas. Alzad vuestra mano so­
in conspéctu eórum sanctifi- bre las naciones extrañas,
cátus es in nobis, sic in con­ oara que vean vuestro po­
spéctu nostro magnificáberis der. Porque, así com o delan­
in eis: ut cognóscant te, sic­ te de ellas habéis Vos apa­
ut ot nos cognóvimus, quó­ recido santo en nosotros, así
niam non est Deus praeter también delante de nosotros
te, Dómine. Innova signa, et seréis engrandecido en ellas.
immúta mirabília. Glorifica Para que os conozcan, así
manum. et bráchium dex- com o nosotros os hemos co­
trum. Excita furórem, et nocido, com o único Dios.
T I EMPO DE C U A R E S M A
262
c . que haya otro fuera de effúnde iram. T olle adver-
vros, Señor. Renovad los p ro­ sárium, et afflíge inimícum.
digios y obras maravillosas, Festina tempus, et memén-
glorificad vuestra mano y to finis, ut enárrent mirabí­
vuestro brazo derecho; e x ­ lia tua, Dómine, Deus nos­
citad vuestro furor, derra­ ter.
mad vuestra ira; ahuyentad al adversario y afligid al
enemigo. Apresurad el tiem po y acordaos del fin, para
•lite pregonen vuestras maravillas, oh Señor nuestro.

En las Ordenaciones, el Obispo confiere el A c o l it a d o .

Gradual.— Suba hasta Vos, Graduále. Ps. 140, 2.— Di-


Señor, m i oración, com o su­ rigátur orátio mea sicut in-
be el incienso. V. La eleva­ cénsum in conspéctu tuo,
ción de mis manos os sea Dómine, y . Elevátio má-
agradable com o lo es el nuum m eárum sacrifícium
sacrificio vespertino. vespertínum.
Oración.— Doblem os las ro ­ Orémus. — Flectámus gé-
dillas. W. Levantaos. — Con nua. fy. Leváte. — Actiónes
vuestras inspiraciones, Se­ nostras, qusesumus, Dómine,
ñor, dignaos prevenir nues­ aspirándo prseveni, et adju-
tras acciones, y acom pañar­ vándo proséquere: ut cune­
las con vuestra ayuda, para ta nostra orátio et operátio
que todas nuestras oracio­ a te semper incípiat, et per
nes y obras principien y te coepta finiátur. Per Dó­
acaben por Vos. Por N. S... m inum ...
Lección 5.*, el himno de los tres jóvenes y la Oración, pág. 117.
En las Ordenaciones, el Obispo confiere el S u b d i a c o n a d o , al ter­
minar la Lección y antes de rezar el himno.

Epístola. — Hermanos: Os Léct. Epístolas B. Pauli


suplico que corrijáis a los Apóst. ad Thessalonicénses,
inquietos, consoléis a los pu­ 1.®, 5, 14-23.— Fratres: R o-
silánimes, soportéis a los gámus vos, corrípite inquié-
flacos, seáis sufridos con to­ tos, consolám ini pusilláni­
dos. Mirad que nadie vu el­ mes, suscípite infírmos, pa-
va a otro mal por mal, sino tiéntes estóte ad omnes. V i-
procurad hacer siempre bien déte, ne quis malum pro ma­
unos a otros y a todo el lo alícui reddat: sed semper
mundo. Estad siempre ale­ quod bonum est sectámini in
gres. Orad sin intermisión. ínvicem, et in omnes. Sem-
Dad gracias en todo, ésta es per gaudéte. Sine intermis-
la voluntad de Dios en Cris­ sióne oráte. In ómnibus grá-
to Jesús para con todo. No tias ágite: haec est enim vo-
extingáis el Espíritu. No des- lúntas Dei in Christo Jesu
SÁBADO DE LA 1." SEMANA. TÉMPORAS 263
in ómnibus vobis. Spíritum preciéis las profecías. Exa­
nolíte exstínguere. Prophe- minad y abrazad lo bueno.
tías nolíte spérnere. Omnia Apartaos hasta de la apa­
autem probáte, quod bonum riencia de mal. Y el mismo
est tenéte. A b omni spécie Dios de la paz os santifique
mala abstinéte vos. Ipse au­ en todo: para que todo vues­
tem Deus pacis sanctíficet tro espíritu y alma y cuerpo
vos per ómnia: ut ínteger se conserven irreprensibles
spiritus vester, et ánima, et para cuando venga nuestro
corpus sine queréla, in ad- Señor Jesucristo.
______________
véntu Dómini nostri Jesu Christi servétur.
En las Ordenaciones, el Obispo confiere el D ia c o n a d o .

Tractus. 116, 1-2. — Tracto. — Alabad al Señor


Laudáte Dóminum omnes todas Uis naciones y ensal­
gentes: et collaudáte eum, zadle todos los pueblos. T.
omnes pópuli. Y. Quóniam, Porque se ha confirmado so­
confirmáta est super nos bre nosotros su misericordia
misericordia ejus: et véritas y la verdad del Señor per­
Dómini manet in cetérnum. manece eternamente.
En las Ordenaciones, el Obispo confiere el P r e s b i t e r a d o .
El Evangelio, como mañana, pág. 266.

Offertórium. Ps. 87, 2-3.— Ofertorio. — Señor Dios,


Dómine Deus salútis meae, Salvador mío, noche y día
in die clamávi, et nocte co- he clamado ante Vos; que
ram te: intret orátio mea in mi oración llegue a vuestra
conspéctu tuo, Dómine. presencia, oh Señor.
Secréta.— Praeséntibus sa- Secreta. — Santificad, Se­
crifíciis, quaesumus, Dóm i­ ñor, nuestros ayunos por el
ne, jejúnia nostra sanctífica: presente sacrificio, a fin de
ut, quod observántia nostra que nuestra observancia
profitétur extrínsecus, inté- cuaresmal opere en lo inte­
rius operétur. Per Dóm i­ rior lo que por fuera pro­
num... mete. Por N. S. J. C...
Prefacio de Cuaresma, págs. 221 y 770.

Commúnio. Ps. 7, 2.— D ó­ Comunión. — Señor Dios


mine, Deus meus, in te spe- mío, he esperado en Vos;
rávi; libera me ab ómnibus salvadme de todos los que
persequéntibus me, et éripe me persiguen, y libradme.
me.
Postcommúnio. — Sanctifi- Poscomunión. — Por vues­
catiónibus tuis, omnípotens tra santa gracia, oh Señor
Deus, et vítia nostra curén- ¡Dios Omnipotente!, seamos
T I E MP O DE C U A R E S M A

curados de nuestros vicios, tur, et remédia nobis eetérna


y se apliquen los rem e­ provéniant. Per Dóminum.,,
dios eternos. Por N. S. J ...

O r a c ió n sobre el pueblo

Humillad vuestras cabe­ Orémus.— Humiliáte cápita


zos ante Dios.— Vuestra de­ vestra Deo. — Fidéles tuos,
seada bendición, oh Señor, Deus, benedíctio desideráta
confirme a vuestros fieles, confírm et: quae eos, et a tua
y haga que ellos nunca se voluntáte num quam fáciat
aparten de vuestra voluntad discrepare, et tuis semper
v que se alegren con vues­ indúlgeat benefíciis gratu-
tros beneficios. P or N. S... lári. Per D óm inum ...
Se dice Benedicámus Dómino en vez de Ite, M is s a est.

DOMINGO SEGUNDO DE CU A RESM A

EsteEvangelio
domingo se llama
que se nos
de la Transfiguración por razón del
propone. No estaban muy lejanos los
dolorosos días de la Pasión, y Jesús quiso preparar a sus Após­
toles p a r a aquellos días de tristeza y de prueba. Pedro, que
hacía seis días había declarado que Jesús era el Cristo, Hijo de
Dios vivo, y que es el único de los Apóstoles que habla en el
Tabor, será también el que dentro de poco negará a Jesús. iQué
flaco e inconstante es el corazón del hombre! Por esto en lo
Epístola se nos invita a la santidad, y en lo restante de la Misa
se nos exhorta a acudir al Señor. — Estación, en Santa. Marfsi
en Dominica.
DOMINGO 2 .° DE CUARESMA 265
D irectorio de la M isa.— 1. Domingo mayor. Doble de 1.» eiaae.
2. Se omite toda conmemoración que ocurra en este dia.
3. Consúltese la pág. 86, núm. 368, y pág. 51. — OCM. (49. II.)

Intróitus. Ps. 24, 6 , 3 et 22.


Introito.— Acordaos, Señor,
Reminíscere miseratiónum de vuestras. bondades y mi­
luárum, Dómine, et m iseri- sericordias eternas, para que
códiae tuae, quae a saeculo nunca nos dominen nuestros
sunt: ne unquam dom inén- enemigos. Oh Dios de Israel,
tur nobis inimíci nostri: libradnos de nuestras an­
libera nos, Deus Israel, ex gustias.— Salmo. A Vos, Se­
ómnibus angústiis nostris.— ñor, elevé mi alma. Dios
Ps. Ibíd. 1-2. Ad te, Dómine, mío, en Vos confío, no sea
levávi ánimam meam: Deus confundido, y . Gloria...
meus, in te confído, non erubéscam. T. Glória.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice "Gloria in excélsis Deo” .

Orémus.— Deus, qui cón- Oración. — Oh Dios, que


spicis omni nos virtúte de- veis que nos falta toda vir­
stítui: intérius exteriúsque tud, guardadnos exterior e
custódi: ut ab ómnibus ad- interiormente, para que sea­
versitátibus muniámur in mos defendidos contra toda
córpore, et a pravis cogita- adversidad en el cuerpo, y
tiónibus mundémur in m en- limpios de malos pensamien­
t£. Per Dóm inum ... tos en el alma. Por N. S. J.
Léct. Epístolas B. Pauli Epístola. — Hermanos: Os
Apóst. ad Thessalonicénses, rogamos y exhortamos en
1.®, 4, 1-7.— Fratres: Rogá- nuestro Señor Jesucristo
mus vos, et obsecrámus in que andéis según lo que de
Dómino Jesu, ut, quemád- nosotros habéis recibido
modum accepístis a nobis, acerca del modo en que ha­
quómodo opórteat vos am- béis de andar y agradar a
buláre et placére Deo. sic et Dios, com o andáis ya; para
ambulétis, ut abundétis m a- adelantar cada vez más. Ya
gis. Scitis enim quae praecép- sabéis qué preceptos os he
ta déderim vobis per Dóm i­ dado, en nombre del Señor.
num Jesum. Haec est enim Ésta es la voluntad de Dios:
voluntas D e i , sanctificátio vuestra santificación; que os
vestra: ut abstineátis vos a abstengáis de la fornicación,
fornicatióne, ut sciat unus- y que cada uno de vosotros
quísque vestrum vas suum sopa que su cuerpo es vaso
possidérc in sanctiftcatióne de santificación y de hcaior,
et honóre; non in passióne que no lo ha de entregar a
desidérii, sicut et Gentes, las pasiones, com o hacen los
quaa ignórant Deum: et ne gentiles, que no conocen a
266 TIEMPO DE CUARESMA

Dios. Y que nadie oprima quis supergrediátur, ñeque


ni engañe en nada a su her­ circum véniat in negótio fra-
mano. Porque el Señor es trem suum: quóniam vindex
vengador de todas estas c o ­ est Dóminus de his ómnibus,
sas, com o ya antes os he sicut praedíximus vobis, et
dicho y protestado. Porque testificáti sumus. Non enim
no nos llam ó Dios a la in­ vocábit nos Deus in immun-
mundicia, sino a la santidad dítiam, sed in sanctificatió-
por Jesucristo Señor nues­ nem : in Christo Jesu Dómi­
tro. no nostro.
Gradual. — Las aflicciones Gradúale. Ps. 24, 17-18.—
de mi corazón se han m ulti­ Tribulatiónes cordis m ei di-
plicado. Sacadm e de mis n e­ latátae sunt: de necessitáti-
cesidades. y . ¡Señor! mirad bus meis éripe me, Dómine,
mi abatimiento y mi traba­ y . Vide humilitátem meam,
jo y perdonad todos mis p e­ et laborem meum : et dimít-
cados. te ómnia peccáta mea.
Tracto. — Alabad al Señor Tractus. Ps. 105, 1-4.— Con-
porque es bueno, porque es fitémini Dómino, quóniam
e t e r n a su misericordia. bonus: quóniam in sóeculum
¿Quién pregonará el poder misericórdia ejus. y . Quis
del Señor y hará oir sus loquétur poténtias Dómini:
alabanzas? Bienaventurados auditas fáciet omnes laudes
los que guardan la Ley y ejus? y. Beáti qui custódiunt
observan la justicia en todo judícium, et fáciunt justjr
tiempo. Acordaos, Señor, de tiam in omni témpore. y.
nosotros por el amor que te­ Meménto nostri, Dómine, in
néis a vuestro pueblo. Visi­ beneplácito pópuli tui: visi­
tadnos con vuestro Salvador. ta nos in salutári tuo.
Evangelio + . — Tom ó consi­ 4* Seq. S. Evangélii sec.
go Jesús a Pedro y a San­ Mattháeum, 17, 1-9.— In illo
tiago y a Juan, su hermano, tém pore: Assúmpsit Jesús
y los llevó a ellos solos a un Petrum, et Jacóbum , et
monte alto, y allí se transfi­ Joánnem fratrem ejus, et
guró ante ellos. Su rostro duxit illos in m ontem ex-
resplandecía com o el sol; sus célsum seórsum: et trans­
vestidos se hicieron blancos fig u r á is est ante eos. Et
como la nieve. Y he aquí resplénduit fácies ejus sicut
que se aparecieron Moisés y sol: vestiménta autem ejus
Elias hablando con Él. T o ­ facta sunt alba sicut nix. Et
mando Pedro la palabra, d i­ ecce apparuérunt illis M óy­
jo a Jesús: Señor, ¡qué bue­ ses et Elias cum eo loquén-
no es e s t a r n o s aquí! Si tes. Respóndens autem Pe-
queréis haremos tres tien­ trus, dixit ad Jesum: Dómi­
das: una para Vos, otra ne, bonum est nos hic esse:
DOMINGO 2." DE CUARESMA 267
si vis, faciámus hic tria ta- para Moisés y otra para
bem ácula, tibi unum, Móysi Elias. Estaba aún hablando
unum, et Elíae unum. Adhuc Pedro, cuando vino a cu­
eo loquénte, ecce nubes lú­ brirlos una nube resplande­
cida obumbrávit eos. Et ecce ciente. Y se oyó al punto
vox de nube, dicens: Hic est una voz que decía desde la
Fílius meus diléctus, in quo nube: “ Éste es mi muy
mihi bene complácui: ipsum amado Hijo, en quien tengo
audite. Et audiéntes discí­ todas mis complacencias, es­
pulo cecidérunt in fáciem cuchadle.” Oyendo esto los
suam, et timuérunt valde. Apóstoles, cayeron en tierra
Et accéssit Jesús, et tétigit sobre su rostro, y temieron
eos, dixítque eis: Súrgite et mucho. Pero se acercó Jesús,
nolíte timére. Levántes au­ los tocó y les dijo: “Levan­
tem óculos suos, néminem taos y no temáis.” Y levan­
vidérunt, nisi solum Jesum. tando ellos los ojos, a nadie
Et descendéntibus illis de vieron, sino a solo Jesús.
monte, praecépit eis Jesús, Cuando bajaban del monte
dicens: Némini dixéritis v i- les mandó Jesús que no di­
siónem, doñee Fílius hóm i- jeran a nadie lo que hablan
nis a mórtuis resúrgat. — visto, hasta que el Hijo del
Credo.______________________ Hombre hubiere resucitado
de entre los muertos. — Cre lo.
Offertórium. Ps. 118, 47 et Ofertorio. — Meditaré en
48.— Meditábor in mandátis vuestros mandamientos que
tuis, quae diléxi valde: et le- tanto amo, y alzaré mis m a­
vábo manus meas ad man­ nos a vuestros preceptos,
dáta tua, quae diléxi. para mi carísimos.
Secréta. — Sacrificiis prae- Secrete.— Os rogamos, Se­
séntibus, Dómine, quássu- ñor, que atendáis propicio al
mus, inténde placátus: ut et presente sacrificio a fin que
devotióni nostrae profíciant nos aproveche para nuestra
et salúti. Per Dóminum. devoción y salvación. Por
N. S. J. C ...
Prefacio de Cuaresi ia, págs. 221 y 770.
Commúnio. Ps. 5, 2-4.— In- Comunión. — Escuchad mi
téllige clamórem meum: in­ clamor, oíd la voz de mi ora­
ténde voci oratiónis meae, ción, Rey m ío y Dios mío,
Rex meus, et Deus meus: porque a Vos oraré, Señor.
quóniam ad te orébo, D ó­ Poscomunión. — Señor, os
mine. rogamos humildemente que,
Poitcommúnio. — Súpplices a quienes alimentáis con
te r o g á m u s , omnípotens vuestros sacramentos, con­
Deus: ut, quos tuis réficis cedáis también la gracia de
2(J8 T I EM PO 1)E C U A R E S M A

serviros digna y santam en- sacraméntis, tibi étiam plá-


te. Por N. S. J. C ... citis m óribus dignánter de­
serviré concedas. Per D óm inum ...
Se d ice B e u e d i c á m u s D óm ino en v e z d e Ite, M issa est.

LUNES DE LA SEGUNDA SEM A N A DE CU A R ESM A

D iosnosquiere nuestra salvación y nos llama, y para conseguirla


da su gracia; pero exige también de nuestra parte co­
rrespondencia y agradecimiento; y si es necesario, nos repren­
de. amenaza y aun castiga con males temporales, a fin de que
no perdamos los bienes eternos. Castigó las infidelidades de su
p u e b lo escogido con setenta años de duro cautiverio; pero, aun
en medio de él, escuchó la oración de su fiel siervo Daniel, co­
mo se lee en la Epístola. En el Evangelio dirige aquella terrible
amenaza contra los duros de corazón: Me voy, me buscaréis y
moriréis en vuestro pecado, palabras que deberían hacernos
temblar ante el temor de perder a Dios para siempre. ¿Cómo
asegurarnos el favor de Dios y su misericordia? Con la oración,
con la mortificación, con la confianza en el mismo Dios que
desea y quiere que nos salvemos. Así se desprende de diversos
lugares de la Misa de hoy. — Estación, en San Clemente.
D ir e c t o r io de la M isa . — Consúltese el de la pág. 222.
Introito.— Redim idm e, Se­ Intróitus. Ps. 25, 11-12. —
ñor, y tened m isericordia de Rédim e me, Dómine, et mi­
mí; pues mi pie ha perm a­ serére mei: pes enim meus
necido en el cam ino recto, stetit in via recta: in ecclés-
alabaré al Señor, en la re­ siis benedícam Dóm inum.—
unión de los fieles.— Salmo. Ps. Ibíd. 1. Júdica me, Dó­
Juzgadme, Señor, porque he mine, quóniam ego in in-
caminado en inocencia. Y nocéntia mea ingrésus sum:
esperando en el Señor, no et in Dóm ino sperans, non
vacilaré. Gloria al P adre... infirmábor. y . Glória.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo”
Oración.— Haced, ¡oh Dios Orémus.— Praesta, quaesu-
Omnipotente!, que, p u e s mus, omnípotens Deus: ut
vuestra familia se abstiene fam ilia tua, quae se, affli-
de alimentos, afligiendo su géndo carnem, ab aliméntis
carne, obrando la justicia, ábstinet; sectándo justítiam,
se abstenga igualmente de a culpa jejúnet. Per Dóm i­
las culpas. Por N. S. J. C ... num.
Epístola. — Oró Daniel al Léctio Daniélis Prophétoe,
Señor diciendo: Señor Dios 9 , 15-19. — In diébus illis:
nuestro, q u e sacasteis a Orávit Dániel Dóminum, di-
L UN ES DE LA 2 .a SEMANA DE CUARESMA 269
cens: Dómine, Deus noster, vuestro pueblo de Egipto
qui eduxísti pópulum tuum con mano fuerte y os ganas­
de térra ¿Egypti in manu teis un nom bre grande hasta
íorti, et íecísti tibi nomen el día de hoy; hemos peca­
secúndum diem hanc: pec- do, hemos com etido la ini­
cávimus, iniquitátem lé ci- quidad, Señor, contra toda
nus, Dómine, in o m n e m vuestra justicia. Apartad, os
justítiam tuam: avertátur, ruego, vuestra ira y vuestro
obsecro, ira tua, et furor furor de vuestra santa ciu­
tuus a ci vita te tua Jerúsa- dad Jerusalén, y de vuestro
lem, et monte sancto tuo. santo monte. Por nuestras
Propter peccáta enim nos­ maldades y por los pecados
tra, et iniquitátes patrum de nuestros padres, Jerusa­
nostrórum, Jerúsalem et p ó- lén y vuestro pueblo son el
pulus tuus in oppróbrium oprobio de cuantos están
sunt ómnibus per circúi- alrededor nuestro. Ahora,
tum nostrum. N u nc ergo pues, Dios nuestro, oíd la
exáudi, Deus noster, ora- oración y los ruegos de vues­
tiónem servi tui et preces tro siervo y por amor de Vos
ejus: et o s t é n d e fáciem mismo, mostrad vuestro ros­
tuam s u p e r sanctuárium tro sobre vuestro santuario,
tuum, quod desértum est, que está desierto. Inclinad,
propter temetípsum. Inclina, Dios mío, vuestros oídos y
Deus meus, aurem tuam, et escuchad; a b r i d vuestros
audi: áperi óculos tu os, et ojos, y mirad la desolación
vide desolatiónem nostram, nuestra, y la ciudad sobre
et civitátem, super quam la que se ha invocado vues­
invocátum est nomen tuum: tro santo nombre, ya que di­
ñeque enim in justificatió- rigimos ante Vos nuestros
nibus nostris prostérnimus ruegos, no porque tengamos
preces ante fáciem tuam, justicia y santidad, sino por
sed in miseratiónibus tuis vuestras misericordias. Oíd,
multis. Exáudi, Dómine, pla- Señor, aplacaos, Señor, aten­
cáre, Dómine: atténde et ded y obrad. Por amor de
fac: ne moréris propter te­ Vos mismo no lo retraséis,
metípsum, Deus meus: quia Señor, porque vuestro nom­
nomen tuum invocátum est bre ha sido invocado sobre
super civitátem et super pó­ esta ciudad y pueblo vues­
pulum tuum, Dómine, Deus tro, Señor, Dios nuestro.
noster. Gradual. — Sed mi auxilio
Graduále. Ps. 69. 6 et 3.— y mi libertador: no tardéis,
Adjútor meus, et liberátor Señor, y. Corridos queden y
meus esto: Dómine, ne tar- avergonzados mis enemigos,
dáveris. V. Confundántur, que buscan mi vida . _____
et revereántur inimíci mei, iui quaerunt ánimam meam.
270 T I EMPO DE C U A R E S M A

Hoy se dice el Tracto como el Miércoles de Ceniza, pág. 220.


Evangelio + .— D ijo Jesús a + Seq. S. Evangélii sec.
las turbas de judíos: Me voy, Joánnem, 8 , 21-29.— In illo
y m e buscaréis y m oriréis tém pore: D ixit Jesús turbis
en vuestro pecado. A donde Judaeórum: Ego vado, et
yo voy, vosotros no podéis quaerétis me, et in peccáto
venir. Y decían los judíos: vestro m oriém ini. Quo ego
¿Por ventura se va a suici- vado, vos non potéstis ve-
dar pues ha dicho: a donde níre. D icébant ergo Judaei:
v o y vosotros no podéis v e ­ Num quid interfíciet seme-
nir? Y les respondió: V os­ vestro m oriém ini. Quo ego
otros sois de abajo; Y o soy vado, vos non potéstis vení-
de arriba. Vosotros sois de re? Et dicébat eis: Vos de
este m undo; Y o no soy de deórsum estis, ego de supér-
este mundo. P or eso dije que nis sum. Vos de m undo hoc
moriréis en vuestros peca­ estis, ego non sum de hoc
dos: si no creyereis que Y o mundo. D ixi ergo vobis, quia
soy el H ijo de Dios, m oriréis m oriém ini in peccátis ves-
en vuestro pecado. R eplicá­ tris: si enim non credidé-
banle: ¿Tú q u i é n eres? ritis quia ego sum, m orié­
Respondióles Jesús: Soy el mini in peccáto vestro. D i­
Principio, el m ism o que ha­ cébant ergo ei: Tu quis es?
blo con vosotros. Muchas c o ­ D ixit eis Jesús: Princípium,
sas tengo que decir de vos­ qui et loquor vobis. Multa
otros y que juzgar. Mas el hábeo de vobis loqui, et ju -
que me envió es veraz, y Y o dicáre. Sed qui me misit,
lo que oí de Él, eso enseño verax est: et ego quae audí-
en el mundo. Y no enten­ vi ab eo, haec loquor in m un­
dieron que decía que Dios do. Et non cognovérunt, quia
era su Padre. Jesús, pues, Patrem ejus dicébat Deum.
les dijo: Cuando levantéis D ixit ergo eis Jesús: Cum
en la Cruz al H ijo del hom ­ exaltavéritis Fílium hóm i-
bre, entenderéis quién soy nis, tune cognoscétis quia
Yo, y que nada hago por Mí ego sum, et a m eípso fácio
mismo: mas lo que mi P a­ nihil, sed sicut dócuit me
dre me enseñó, eso hablo; y Pater, haec loquor: et qui
el que me envió está con ­ me misit, m ecum est, et non
migo y no me dejó solo, p or­ relíquit me solum: quia ego,
que Yo siempre hago lo que quae plácita sunt ei, fácio
es de su agrado. semper.
Ofertorio. — Bendeciré al Offertórium. Ps. 15, 7 et 8 .
Señor, que me dio entendi­ Benedícam Dóminum, qui
miento. Siempre he tenido a tríbuit m i h i intelléctum:
Dios presente, porque está providébam Dóminum in
a mi derecha a fin de que conspéctu meo s e m p e r :
MARTES DE LA 2.a SEMANA DE CUARESMA 271
quóniam a dextris est mihi, yo no m e bambolee.
ne commóvear. Secreta.— Señor, esta Hos­
Secréta.— Haec hóstia, D ó­ tia de propiciación y de ala­
mine, placatiónis et laudis, banza nos haga dignos de
tua nos protectióne dignos i vuestra protección. Por N. S.
effíciat. Per Dóm inum ... J. C...
P refacio de Cuaresma, págs. 221 y 770.
Commúnio. Ps. 8 , 2 .— D ó­ Commúnio.— Oh Señor, Se­
mine, Dóminus noster, quam ñor nuestro, ¡cuán admira­
admirábile est nomen tuum ble es vuestro Nombre en
in univérsa térra! toda la tierra!
Postcommúnio. — Haec nos Poscomunión. — Oh Señor,
commúnio, Dómine, purget que esta Comunión nos li­
a crim ine; et cseléstis rem é- bre de todo crimen y nos
dii fáciat esse consortes. haga participantes del re­
Per Dóm inum ... medio celestial. Por N. S...

O r a c ió n sobre el pueblo

Orémus.— Humiliáte cápita Humillad vuestra cabe­


ta vestra Deo.— Adésto sup- zas ante Dios. — Atended
plicatiónibus nostris, om ní- nuestras súplicas, S e ñ o r
potens Deus; et, quibus fi- Dios nuestro, y conceded
dúciam sperándae pietátis benigno los efectos de vues­
indúlges; consuétae miseri- tra acostumbrada miseri­
córdiae tríbue benígnus ef- cordia a los que otorgáis
féctum. Per Dóminum... confiar en Vos. Por N. S...
Se dice Benedicámus Dómino en vez de Ite , M is s a est.

M ARTES DE LA SEGUNDA SEMANA DE CUARESM A


os Profetas eran enviados de ordinario al pueblo escogido de
L Dios, que era en la antigüedad el pueblo judío; mas por
mostrarse éste desdeñoso a la bondad del Señor, fue enviado tí
Profeta, como leemos en la Epístola, a país extraño, donde mul­
tiplicó el pan y el aceite en favor de una pobre viuda, en tiem­
po de ardiente sequía que padecía la región. En el Evangelio
increpa Jesús a los judíos por incumplidores de la Ley, por
hipócritas y soberbios. Dios no se paga de vanas ostentaciones,
sino de sólidas virtudes. — Estación, en Santa Balbina.
D ire cto rio de 1» M isa. — Consúltese el de la pág. 222.

Intróitus. Ps. 26, 8 et 9. Introito. — A vos dijo mi


Tibi dixit cor meum, quse- corazón: busqué con ansia
sívi vultum tuum; vultum vuestro rostro, oh Señor. No
tuum Dómine, requíram: ne lo escondáis a mi vista. —
272 TIEMPO DE CUARESMA

Salmo. El Señor es mi luz y avértas fáciem tuam a me.—.


mi salud: ¿a quién temeré? Ps. Ibid. 1. Dóm inus illumi-
Gloria al Padre... nátio mea et salus mea:
quem tim ébo? y. G lória...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice "Glória in excélsis Deo” .

Oración. — Continuad, Se­ Orémus.— Péríice, qusesu-


ñor, benigno, en nosotros mus, Dómine, benígnus in
vuestra asistencia en el ayu­ nobis observántiae santae
no. a fin de que, con vuestra subsídium : ut, quae te auc-
ayuda, podam os cum plir lo tóre facienda cognóvimus,
que hemos con ocido que de­ te operante impleámus. Pe>
bemos hacer. Por N. S. J ... D óm inum ...
Epístola.— Se hizo palabra Léctio libri Regum, 3, 17,
de Dios a Elias Tesbita d i­ 8-16. — In diébus illis: Fac-
ciendo: Levántate y vete a tus est sermo Dóm ini ad
Sarepta de Sidón y perm a­ E 1 í a m Thesbíten, dicens:
nece allí; porque allí he Surge, et vade in Saréphta
mandado a una m ujer viuda Sidoniórum , et manébis ibi:
para que te alimente. Él se praecépi enim ibi m ulíeri ví-
levantó y fue a Sarepta. Y duae, ut pascat te. Surréxit,
cuando llegó a la puerta de et ábiit in Saréphta. Cumque
la ciudad, se le presentó una venísset ad portam civitátis,
mujer viuda que estaba re­ appáruit ei m úlier vídua
cogiendo leña; la llam ó y le cólligens ligna, et vocávit
dijo: Dame en un vaso un eam, dixítque ei: Da mihi
poco de agua para que beba. páululum aquae in vase, ut
Y yendo ella a traerla, gri­ bibam. Cumque illa pérge-
tó Elias detrás, diciendo: ret, ut afférret, clamávil
Tráeme también, te ruego, post tergum ejus, dicens:
un bocado de pan en tu m a­ A ffer mihi, obsecro, et buc-
no. Ella respondió: Vive el céllam pañis in manu tua.
Señor tu Dios que no tengo Quae respóndit: Vivit D ó­
pan. sino sólo un poco de minus Deus tuus, quia non
harina en una orza, cuanto hábeo panem, nisi quantum
puede caber en un puño, y pugíllus cápere potest farí-
un poco de aceite en un nae in hydria, et páululum
vaso; mira cóm o estoy re­ ólei in lécytho: en cólligo
cogiendo dos palos para ha­ dúo ligna, ut ingrédiar, et
cer un poco de pan, para mí fáciam illum mihi et filio
y para mi hijo, y com erlo y meo, ut comedámus et m o-
después morir. D íjole Elias: riámur. Ad quem Elias ait:
No temas, vete y haz prim e­ Noli timére, sed vade, et fac
ro para mí un panecillo co- sicut dixísti: verúmtamen
MA RT ES DE LA 2.* SEMANA DE CUARESMA 273
mihi primum fac de ipsa fa- cido al rescoldo y tráemelo:
rínula subcinerícium panem después lo harás para ti y
párvulum, et affer ad me: para tu hijo. Porque esto
tibi autem et filio tuo fácies dice el Señor Dios de Israel:
postea. Haec autem dicit Dó­ No vendrá a menos la hari­
minus Deus Israel: Hydria na de la orza, ni menguará
farínse non defíciet, nec lé- el aceite de la alcuza, hasta
cythus ólei, minuétur, usque el día en que el Señor ha de
ad diem, in qua Dóminus dar lluvia sobre la haz de la
datúrus est plúviam super tierra. Ella se fue e hizo lo
fáciem terrae. Quae ábiit, et que Elias le había dicho: y
tecit juxta verbum Elíae: et com ió él y ella y su casa:
com édit ipse, et illa, et do- y desde aquel día no faltó
mus ejus: et ex illa die hy­ harina en la orza, ni se dis­
dria farínae non defécit, et minuyó el aceite en la alcu­
lécythus ólei non est im - za, conform e a la palabra
minútus, juxta verbum D ó­ del Señor, que había ha­
mini, quod locútus fúerat in blado por boca de Elias.
manu Elíae. Gradual.— Pon en el Señor
Gradúale. Ps. 54, 23, 17, 18 tu cuidado y Él te susten­
et 19. — Jacta cogitátum tará. y . Cuando clam é al
tuum in Dómino, et ipse te Señor, oyó mi voz contra
enútriet. y. Dum clamárem los que me iban poniendo
ad Dóminum, exaudívit v o ­ asechanzas por todas partes.
cem meam ab his, qui ap- Evangelio + . — Habló Jesús
propínquant mihi. a la multitud y a sus discí­
+ Seq. S. Evangélii sec. pulos diciendo: Sobre la cá­
Matthaeum, 23, 1-12. — In tedra de Moisés se sentaron
illo témpore: Locútus est los E s c r i b a s y Fariseos.
Jesús ad turbas, et ad discí­ Guardad y haced todo lo
pulos suos, dicens: Super que ellos os dijeren, mas no
cáthedram Móysi sedérunt obréis según lo que obran
Scribae et Pharisíéi. Omnia ellos: porque dicen y no ha-
ergo quaecúmque díxerint cen.Atan cargas insoporta­
vobis, serváte et fácite: se­ bles y pesadas y las ponen
cúndum ópera vero eórum sobre los hombros de los de­
nolíte fácere: dicunt enim, más: pero ellos ni con la
et n o n fáciunt. Alligant punta del dedo las quieren
enim ónera grávia et impor- mover, y hacen todas sus
tabília, et impónunt in hú­ obras para ser vistos por los
meros hóminum: dígito au­ hombres: por eso ensanchan
tem suo nolunt ea movére. sus filacterias y extienden
Omnia vero ópera sua fá­ sus franjas. Buscan los pri­
ciunt, ut videántur ab ho­ meros asientos en las cenas,
mínibus: dilátant enim phy- y las primeras sillas en las
274 TIEMPO DE CUARESMA

Sinagogas y desean ser sa­ lactéria sua, et magnífleant


ludados en las plazas y que fim brias. Am ant autem pri­
los hom bres los llam en R ab- mos recúbitus in cenig, et
bi (D octores). Mas vosotros primas cáthedras in synagó-
no q u e r á i s ser llamados gis, et salutatiónes in foro,
Rabbi. porque uno solo es et vocári ab hom ínibus Rab­
vuestro Maestro y todos bi. Vos autem nolíte vocári
vosotros sois hermanos. A R abbi: unus est enim Ma-
nadie llaméis padre vues­ gíster vester, omnes autem
tro en la tierra, porque uno vos fratres estis. Et patrem
solo es vuestro Padre, que nolíte vocáre vobis super
está en los cielos. Ni os lla­ terram: unus est enim Pater
méis maestros, porque uno vester, qui in caelis est. Nec
s o l o es vuestro Maestro: vocém ini magístri: quia Ma-
Cristo. El m ayor entre vos­ gíster vester unus est, Chris-
otros será vuestro siervo; tus. Qui m ajor est vestrum,
porque el que se ensalzare erit miníster vester. Qui au­
será hum illado y el que se tem se exaltáverit, humiliá-
hum illare será ensalzado. bitur: et qui se humiliáve-
Ofertorio. — Señor, tened rit, exaltátibur.
piedad de mí según vuestra Offertórium. Ps. 50, 3. —
gran m isericordia; perdo­ Miserére mei, Dóm ine, se­
nad, Señor, mi iniquidad. cúndum magnam m isericór-
diam tuam: dele, Dómine, iniquitátem meam.
Secreta.— Oh Señor, obrad Secréta .— Sanctif ic atiónem
en nosotros vuestra santifi­ t u a m nobis, Dóm ine, his
cación por m edio de estos mystériis operáre placátus:
misterios, para que ella nos quae nos et a terrénis pur-
purifique de los vicios terre­ get vítiis, et ad caeléstia
nos, y nos conduzca a los do­ dona perdúcat. Per Dómi­
nes celestiales. P or N. S... num.
Prefacio de Cuaresr ia, págs. 221 y 770.

Comunión.— Cantaré todas Commúnio. Ps. 9, 2-3. —■


vuestras maravillas. En Vos Narrábo ó m n i a mirabília
me alegraré y regocijaré; tua; laetábor et exsultábo in
en vuestro Nombre cantaré, te; psallam nóm ini tuo, A l-
oh Señor Altísimo. tíssime.
Poscomunión. — Para que Postcommúnio.— Ut sacris,
seamos dignos, Señor, de los Dómine, reddámur d i g n i
dones celestiales, hacednos munéribus: fac nos tuis,
siempre obedientes a vues­ quaesumus, semper obedíre
tros mandatos. Por N. S. J ... mandátis. Per Dóm inum ...
MIÉRCOLEB DE LA 2 / SEMANA DE CUARESMA 275

O r a c ió n so b r e el p u e b lo

Orémus.— Humiliáte cápita Humillad vuestra* cabe­


ta vestra Deo.— Propitiáre, zas ante Dios.—Sed benig­
D ó m i n e , supplicatiónibus no, Señor, a nuestras súpli­
nostris, et animárum nostrá- cas y curad las dolencias de
rum medére languor ibus: nuestras almas, para que,
ut, remissióne percépta, in una vez recibido el perdón,
tua semper benedictióne lae- nos alegremos siempre de
témur. Per Dóminum... vuestra bendición. Por nues­
tro Señor Jesucristo...
Se dice Benedicámus Dómino en vez de Ite, Missa est.

M IÉRCOLES DE LA SEGUNDA SEM ANA DE CUARESMA

E l delpueblo judío vivía en duro cautiverio. Por instigaciones


malvado Amán, había el rey Asuero decretado el total
exterminio de dicho pueblo. Mardoqueo acude al Señor, y des­
pués de esta oración, entra su sobrina Ester en el aposento del
rey y obtiene la revocación del fatal decreto. Ester es una rele­
vante figura de María, que intercede continuamente por nosotros.
Vemos en el Evangelio a otra mujer, a la madre de los Após­
toles San Juan y Santiago, que pedia para sus dos hijos los
primeros sitios en el reino de Dios. — Estación, en Santa Cecilia.
Directorio de la Misa.—Consúltese el de la pác. 332.
Intróitus. Ps. 37, 22-23. — Introtto. — No me dejéis,
Ne derelínquas me, Dómine Señor Dios mío, no os apar­
Deus meus, ne discédas a téis de mí; acudid pronto a
me: inténde in adjutórium socorrerme, oh Dios de mi
meum, Dómine, virtus salú­ salud.— Salmo. Señor, no me
tis meae.— Ps. Ibíd. 2. Dóm i- reprendáis con ira ni me co-
ne, ne in furóre tuo árguas rrijáis airado. G loria...
me: ñeque in ira tua corrípias me. T. Glória Patri.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo” .

Orémus. — Pópulum tuum, 0 ración.— Os rogamos, Se­


quaesumus, Dómine, propí- ñor, que miréis propicio a
tius réspice: et, quos ab es- vuestro pueblo; y haced que
cis carnálibus prcecipis abs- aquellos a quienes mandáis
tinére, a nóxiis quoque v í- abstenerse de los alimentos
tiis cessáre concéde. Per Dó­ de carne, se abstengan tam­
minum... bién del vicio. Por N. S...
Léctio libri Esther 13, 8 ­ Epístola.— Oró MardoQueo
11: et 15-17. — In dié- al Señor y dijo: ¡Señor, Se-
2 7tí TIEMPO DE (\J A l í E S M A

ñor! ¡Rey Omnipotente! En bus iillis: Orávit M ardo-


vuestra mano están todas chseus ad Dóm inum , di­
las cosas y no hay quien cens: Dóm ine, Dóm ine, Rex
pueda resistir a vuestra v o ­ omnípotens, in ditióne enim
luntad, una vez que deter­ tua cuncta sunt pósita, et
minasteis salvar a Israel. non est qui possit tuse re-
Vos hicisteis el cielo y la sístere voluntáti, si decréve-
tierra y todo cuanto se con ­ ris salváre Israel. Tu fecísti
tiene en el ám bito del cielo. cselum et terram, et quid-
Sois Señor de todas las cosas quid caeli ámbitu continé-
y no hay quien resista a tur. Dóm inus óm nium es,
vuestra Majestad. P or eso nec est qui resístat majestá-
ahora, Señor, Rey, D i o s ti tuse. Et nunc, Dómine
de Abrahán, tened piedad Rex, Deus Abraham , mise­
de vuestro pueblo, porque rére pópuli tui, quia volunt
nuestros enem igos quieren nos nim íci nostri pérdere,
perdernos y borrar vuestra et hereditátem tuam delére.
heredad. No desechéis la Ne despícias partem tuam,
porción que Vos mism o re ­ q u a m redem ísti tibi de
dimisteis de Egipto. Oíd mis ¿Egypto. Exáudi deprecatió-
ruegos y sed propicio con nem meam, et propítius esto
la nación que escogisteis, y sorti et funículo tuo, et con-
cambiad en gozo nuestro vérte luctum nostrum in
llanto, para que alabemos, gáudium, ut vivéntes laudé-
mientras vivam os, vuestro mus nom en tuum, Dómine,
santo Nom bre, oh Señor, y et ne claudas ora te canén-
no cerréis la boca de los que tium, Dóm ine, Deus noster.
cantan vuestras alabanzas, Señor, Dios nuestro.
Gradual.— Salvad, Señor, a Graduále. Ps. 27, 9 et 1. —
vuestro pueblo, y bendecid Salvum fac pópulum tuum,
a vuestra heredad, y. A Vos, Dómine, et bénedic heredi-
Señor, clamé: oh Dios mío, táti tuae. y. A d te, Dómine,
no os hagáis sordo a mis clam ávi: Deus meüs, ne
ruegos, no sea que quede se­ síleas a me, et ero símilis
mejante a los que mueren. descendéntibus in lacum.
H oy se d ice el T ra cto c o m o el Miércoles de Ceniza, pág. 220

Evangelio + . — Subiendo + Seq. S. Evangélii sec.


J e s ú s a Jerusalén, tomó Mattháeum, 20, 17-28. — In
aparte a sus doce discípulos illo tém pore: Ascéndens Je­
y les dijo: Veis que subimos sús Jerosólym am , assúmp-
a Jerusalén, y el H ijo del sit duódecim discípulos se-
Hombre será entregado a los créto, et ait illis: Ecce as-
Príncipes de los Sacerdotes céndimus Jerosólym am , et
y a los Escribas, y le conde- Fílius hóminis t r a d é t u r
MIÉIi COLES DE LA 2 ." SEMANA DE CUARESMA 277
princípibus sacerdótum et narán a muerte, y le entre­
scribis, et condemnábunt garán a los gentiles, para
eum morte, et tradent eum que sea escarnecido, y azo­
géntibus ad illudéndum, et tado y crucificado; pero re­
íiagellándum, et crucifigén- sucitará al tercer dia. * En­
dum, et tértia die resúrget. tonces la madre de los hijos
Tune * accéssit ad eum m a­ del Zebedeo se le acercó con
ter íiliórum Zebedsei cum sus hijos, adorándole y pi­
filiis suis, adórans et petens diéndole alguna cosa. Jesús
áliquid ab eo. Qui dixit ei: le dijo: ¿Qué quieres? Ella
Quid vis? A it illi: Dic ut! respondió: Di que estos mis
sédeant hi dúo fílii mei, dos hijos se sienten en tu
unus ad déxteram tuam, et reino, el uno a tu derecha
unus ad sinístram in regno y el otro a tu izquierda. Y
tuo. Respóndens autem Je­ respondiendo Jesús, dijo: No
sús, dixit: Nescítis q u i d sabéis lo que pedís. ¿Podéis
petátis. Potéstis bíbere cá- beber el cáliz que Yo he de
licem, quem ego bibitúrus beber? Dícenle ellos: Pode­
sum? Dicunt ei: Póssumus. mos. Replicóles Jesús: Mi
Ait illis: Cálicem quidem cáliz sí que lo beberéis, mas
meum bibétis: sedére autem sentarse a mi derecha o a mi
ad déxteram meam vel si­ izquierda no me correspon­
nístram, non est meum daré de a mí dároslo a vosotros,
vobis, sed quibus parátum sino a quienes está prepa­
est a Patre meo. * Et au- rado por mi Padre. * Cuan­
diéntes d e c e m, indignáti do los diez discípulos oye­
sunt de duóbus frátribus. ron esto, se indignaron con­
Jesús autem vocávit eos ad tra los dos hermanos. Pero
se, et ait: Scitis quia prín­ Jesús los llamó a sí y les di­
cipes géntium dominántur jo: Sabéis que los príncipes
eórum: et qui majóres sunt, de las gentes mandan en
potestátem exércent in eos. ellas y que los mayores ejer­
Non ita erit inter vos: sed cen poder sobre ellos. No
quicúm que volúerit i n t e r será así entre vosotros, sino
vos m ajor fíeri, sit vester que el que entre vosotros
miníster: et qui volúerit Ín­ quiera ser el mayor, sea
ter vos primus esse, erit vuestro criado. Y el que en­
vester servus. Sicut Fílius tre vosotros quiera ser el
hóminis non venit ministrá- primero, sea vuestro escla­
ri, sed ministráre, et daré vo. De la misma manera que
ánimam suam, redem ptió- el Hijo del hombre no vino
nem pro multis. a ser servido, sino a servir
y dar su vida para redención de muchos. ~
Offertórium. Ps. 24, 1-3. - | Ofertorio. - A V < * , S « * .
Ad 1 e. Dómine. levávi áni- ! levante mi alma. Dio. -
278 TIEMPO DI CUAKESMA

en Vos confio, no sea con ­ mam meam: Deus meus, in


tundido ni se burlen de m i te confido, non erubéscam:
mis enem igos; pues quienes ñeque irrideant m e inimíci
en Vos esperan, no quedan mei: étenim univérsi qui te
avergonzados. exspéctant non confundén-
tur.
Secreta. — Mirad, Señor, Secréta.— Hóstias, Dómine,
propicio, la Hostia que os quas tibi offérim us, p ropi-
ofrecem os, y rom ped la ata­ tius réspice: et per haec
dura de nuestros pecados, sancta com m ércia, vincula
por esta mutua com unica­ peccatórum nostrórum ab-
ción. Por N. S. J. C ... sólve. Per D óm inum ...
Prefacio d e Cuaresr ia, págs. 221 y 770.
Comentan. — El Señor es Commúnio. Ps. 10, 8 .— Jus­
justo y ama la justicia; su tus Dóminus, et justítiam
rostro mira la equidad. diléxlt: sequitátem v i d it
Peecomwiióit.— Una vez re­ vultus ejus.
cibidos los sacramentos, oh Postcommúnio. — Sumptis,
Señor, os rogam os que v a ­ Dóm ine, sacraméntis: ad
yamos en aumento en frutos redem ptiónis setérnee, quae­
de eterna redención. P or sumus, proñciám us aug-
nuestro Señor Jesucristo... méntum. Per D óm inum ...

O r a c ió n sobre el pueblo

Humillad vuestras cabe­ Orémus.— Humiliáte cápita


zas ante Dios. — ¡Oh DiosI ta vestra Deo.— Deus, inno-
que amáis y reparáis la ino­ céntiee restitútor et amátor,
cencia: llevad a Vos los co ­ dirige ad te tuórum corda
razones de vuestros siervos, servórum : ut, spíritus tui
para que, encendidos en el fervóre concépto, et in flde
fervor del divino Espíritu, inveniántur stábiles, et in
sean constantes en la fe e in­ ópere efficáces. Per D óm i­
cansables en las obras. Por num ...
nuestro Señor Jesucristo...
Sü divm Benedtcámun Dómino en vez da Ita, M i s s a a s i .

JUWCS DE LA SIOUKDA SEMANA DI CUARESMA


T a Epístola y Evangelio »on como la* do* columnas centrá­
is les de la* partes variable* da la Misa. En una y otro encon­
tramos hoy un significativo contrasta. En al Evangelio vemos al
que confía sólo en «i mismo, an sus fuerzas, Ingenio, riquezas;
y en la Epístola, al que en todas sus cosas confia en Dios. i Qué
JUEVES DE LA 2.* SEMANA DE CUARESMA 27»
diferencia entre emboe I Cuando m fía sólo de loe hombree, twn-
to en el campo social como político, económico o nttttar, ee
termina on el desastre, a pesar de las aparatosas proipeijiladss
momentáneas que se obtengan. Cuando se fía en Dios, M tés1»
mino será siempre glorioso para nosotros, no obstante les
trarledades que encontremos. Estudiemos el Evangelio de .
día. ¿Cómo acabaron las riquezas, prosperidades y placeres
mal rico? Y ¿qué fln tuvo el pobre Lázaro? ¿Dónde está
el epulón? Saquemos por consecuencia escuchar y seguir lea
enseñanzas de los Representantes de Dios en este mundo, a fin
de que después no tengamos que llorar irremediablemente nues­
tra eterna desgracia. — Estación, en Santa Marta de allende el
Tlber.
D irectorio 4o la M ia a . — C o a tiU te M el d e 1 » p i e . 223.

Intrótafs, Ps. 69, 2-3. — Iwtrofe*.—Venid, Dios mío,


Deus, in adjutórium meum en mi socorro y apresuraos
inténde: Dómine, ad adju- a ayudarme; confundidos y
vándum me festina; confun- avergonzados sean mis ene­
dántur et revereéntur Ini­ migos que buscan mi vida.
míci mei, qui quaerunt áni­ Salmo. Sean rechazadas y
mam meam. — Ps. Ibíd. 4. avergonzados quienes
Avertántur retrórsum et quieran mal. Gloria...
erubéscant: qui cógitant mihi mala. T. Glória Patri.
Se repite desde el principio hasta el Salmo
No se dice “Glória in excélsis Deo” .
Orémus. — Praesta nobis, Oración.—Os rogamos, Se­
quaesumus, Dómine, auxf- ñor, que nos deis el auxilio
lium grátitt tuse: ut jejú- de v u e s t r a gracia, para
niis et oratiónibus conve- que practicando convenien­
niénter inténti, liberémur temente el ayuno y la ora­
ab hóstibus mentís et cór- ción, nos veamos libres de
poris. Per Dóminum... nuestros enemigos de alma
y de cuerpo. Por N. S. J. C...
Léctl* Jeremía Prophétse, Epístola.—Esto dice el Se­
17, 5 - 1 0 .—Hsec dicit Dómi­ ñor Dios: Maldito el hom­
nus Deus: maledlctus ho­ bre que c o n f i a en otro
mo, qui confídit in hómine, hombre, y en la carne pone
et ponit carnem bréchium su fuerza, y aparta del Se­
suum, et a Dómino recédit ñor su corazón. Porque será
cor ejus, Erit enim quasi como desnudo arbusto en el
myrícse in desérto el non desierto, y cuando venga ti
vidébit cum vénerit bonum: bien no lo verá sino q«e
sed habitábit in siccitáte in habitará en sequedad, d
desérto, in térra salsúginis desierto, en tierra salobre e
rt inhabitábili. Bcncdlctus inhabitable. Bienaventurado
280 TIEMPO DE C U A R E S M A

el varón que confía en el vir, qui confídit in Dómino,


Señor, porque Él será su es­ et erit Dóminus fidúcia ejus.
peranza. Será com o árbol Et erit quasi lignum quod
plantado junto a las aguas, transplantátur super aquas,
que extiende sus raíces ha­ quod ad humórem mittit ra-
cia la humedad, y no temerá díces suas: et non timébit
cuando venga el estío. Será cum vénerit aestus. Et erit
verde su hoja y no estará fólium ejus víride, et in tém-
cuidadoso en tiem po de se­ pore siccitátis non erit sol-
quía ni dejará nunca de dar lícitum, nec aliquándo dési-
fruto. Perverso es el corazón net fácere fructum . Pravum
de todos e im penetrable: est cor óm nium et inscrutá-
¿quién podrá con ocerlo? Y o bile: quis cognóscet illud?
soy el Señor que escudriña Ego Dóm inus scrutans cor,
el corazón, y exam ina sus et probans renes: qui do
afectos: que doy a cada uno unicuíque juxta viam suam,
según el fruto de sus pen­ et juxta fructum adinven-
samientos: esto dice el Señor tiónum suárum: dicit D óm i­
Omnipotente. nus om nípotens.
Gradual. — Sed propicio, Graduále. Ps. 78, 9 et 10. —
Señor, con nuestros peca­ Propíitus esto, Dómine, pec-
dos, para que nunca digan cátis nostris, ne quando di-
las gentes: ¿dónde está su cant gentes: U bi est Deus
ios? V. Ayudadnos, Señor, eórum ? f . A dju va nos, Deus
Salvador nuestro, y librad­ salutáris noster: et propter
nos por el honor de vuestro honórem nóminis tui, D ó­
nombre, oh Señor. mine, libera nos.
Evangelio + . — D ijo Jesús Hh Seq. S. Evangélii sec.
a los Fariseos: Había un Lucam, 16, 19-31. — In illo
hombre que se vestía de tém pore: D ixit Jesús Phari­
púrpura y lino finísimo, y saeis: Hom o quidam erat di­
celebraba cada día espléndi­ ves, qui induebátur púrpura
dos banquetes. Había tam ­ et bysso: et epulabátur quo-
bién un mendigo llamado tídie spléndide. Et erat qui­
Lázaro, que yacía, lleno de dam mendícus, nomine L á-
úlceras, a la puerta del rico, zarus, qui jacébat ad já -
deseando hartarse de las m i­ nuam ejus, úlcéribus plenus,
gajas que caían de su mesa, cúpiens saturári de micis,
y nadie se las daba. Mas los quae cadébant de mensa dí-
perros venían y le lamían vitis, et nem o illi dabat: sed
las llagas. Y aconteció que, et canes veniébant, et lin-
al morir el mendigo, lo lle­ tfébant úlcera ejus. Factum
varon los Ángeles al seno de est autem ut m orerétur men­
Abrahán. Murió también el dícus, et portarétur ab A n-
JUEVES DE LA 2." SEMANA DE CUARESMA 231
gelis in sinum Abrahae. M ó r - 1 rico y fue sepultado en los
tuus est autem et dives, et infiernos. Y cuando estaba
sepúltus est in inférno. Ele- en los tormentos, alzando
vans autem óculos suos, cum los ojos vio de lejos a Abra-
esset in torméntis, v i d i t hán y a Lázaro en su seno y
Abraham a longe, et Láza- levantando la voz dijo: Pa­
rum in sinu ejus; et ipse dre Abrahán, compadécete
clamans, dixit: Pater A bra­ de mí y envía a Lázaro a
ham, miserére mei, et mitte que m oje el extremo de su
Lázarum, ut intíngat extré- i dedo en agua, para que me
mum dígiti sui in aquam, 1 refresque la lengua, porque
ut refrígeret linguam meam, j me abraso en estas llamas.
quia crúcior in hac flam m a.! Pero Abrahán le respondió:
Et dixit illi Abraham: Fili, j Acuérdate, hijo, de que re­
recordáre quia recepísti bo-¡ cibiste bienes en vida y Lá­
na in vita tua, et Lázarus zaro, en cambio, males; aho­
simíliter mala: nunc autem ra es aquí él consolado y tú
hic consolátur, tu vero cru- atormentado. Además, en­
ciáris. Et in his ómnibus in­ tre vosotros y nosotros hay
ter nos et vos chaos mag- extendido un abismo infran­
num firmátum est: ut hi, qui queable para que, los que
volunt hinc transiré ad vos, quisieren pasar, de aquí a
non possint, ñeque inde huc vosotros, no puedan; ni tam­
transmeáre. Et ait: Rogo poco de ahí aquí. Replicó el
ergo te, pater, ut mittas eum rico: Te ruego, padre, que
in domum patris mei. Hábeo lo envíes a casa de mi pa­
enim quinqué fratres, ut tes- dre, porque tengo cinco her­
tétur illis, ne et ipsi véniant manos, a fin de que les amo­
in hunc locum tormentórum. neste para que no vengan
Et ait illi Abraham: Habent también ellos a este lugar
M óysen et prophétas: áu- de tormentos. Y Abrahán le
diant illos. A t ille dixit: Non, respondió: Tienen a Moisés
pater Abraham, sed si quis y a los Profetas; que los es­
ex mórtuis íerit ad eos, pse- cuchen. Pero él replicó: No,
niténtiam agent. Ait autem Padre Abrahán, mas si uno
i 1]i : Si Móysen et prophétas de los muertos fuere allá
non áudiunt, ñeque si quis harán penitencia. Y Abra­
ex m ó r t u i s resurréxerit, hán dijo: Si a Moisés y a los
credent. Profetas no oyen, tampoco
creerán, aunque resucite alguno de los muertos.
Offertórium Exod. 32, 11, Ofertorio.— Oró Moisés en
13 et 14.— Precátus est M óy­ presencia del Señor, su Dios,
ses in conspéctu Dómini Dei y dijo: ¿Por qué, Señor, os
sui, et dixit: Quare, Dómine, irritáis contra vuestro pue­
irásceris in pópulo tuo? Far­ blo? Aplaqúese ía ira de
282 T I E MP O DE C U A R E S M A

vuestro corazón ; acordaos ce iras ánimae t u * : memén-


de Abrahán, de Isaac y de to Abraham , Isaac, et Ja­
Jacob, a quienes jurasteis cob, quibus jurásti daré ter-
dar una tierra que mana le­ ram fluéntem lac et mei.
che y miel. Y se aplacó el Et placátus est Dóminus de
Señor del castigo con que malignitáte, quam dixit fó«
amenazara a su pueblo. cere pópulo suo.
Secreta. — Santifíquennos, Secréta.— Praesénti sacrifi­
Señor, los ayunos que a cio, nóm ini tuo nos, Dómine,
vuestro nom bre ofrecem os, jejúnia dicáta sanctíficent:
con el presente sacrificio, ut, quod observántia nostra
para que nuestra observan­ profitétur extérius, intérius
cia haga en el alma lo que operétur efféctu. Per Dó­
dice exterior mente. Por N ... m inum ...
Prefacio de Cuaresi .a, págs. 221 y 770.

Comunión. — Quien com e Commúnio. Joán. 6, 57. —


mi carne y bebe mi sangre Qui m andúcat meam car­
en Mí perm anece y Y o en nem, et bibit m eum sángui-
él, dice el Señor. nem, in me manet, et ego in
eo, dicit Dóminus.
Poecemunión. — Que vues­ Postcommúnio.— Grátia tua
tra gracia, Señor, no nos n o s , quaesumus, Dómine,
abandone, sino que nos ha­ non derelínquat: quae et sa-
ga fieles servidores y nos al­ crae nos déditos fáciat ser-
cance siempre vuestro au­ vitúti, et tuam nobis opem
xilio. P or nuestro Señor semper acquírat. Per D ó­
Jesucristo... m inum ...

O r a c ió n sobre el pueblo

Humillad vuestras cabe­ Orémus.— Humiliáte cápita


zas ante Dios. — Atended, vestra Deo. — Adésto, D ó­
Señor, a vuestros siervos, y mine, fámulis tuis; et per-
concededles la eterna m i­ pétuam benignitátem largí-
sericordia que os piden, a re poscéntibus: ut iis, qui te
fin de que, cuantos se glo­ auctóre et gubernatóre glo-
rían de teneros por creador riántur, et congregáta re-
y gobernador, sean por Vos stáures, et restauráta con-
aunados, restaurados y cus­ sérves. Per D óm inum ...
todiados. Por N. S. J. C ...
Se dice Benedicámits D6rn.ii o en vez de Ttk, M tssa est.
V IER N ES DE LA 2 .a SEMANA DE CUARESMA 28 3

VIER N ES DE LA SEGUNDA SEM ANA DE CUARESMA


Tp ntre los doce hijos de Jacob, José se distinguía por gu bon-
J-j dad y pureza de alma, por lo cual era singularmente que­
rido de su padre. Esto despertó en el corazón de sus hermanos
una envidia mortal, que no paró hasta desear y procurar su
muerte. El hermoso relato de la Epístola tiene relación con la
parábola del Evangelio; por medio de ella Jesús echa en cara
a sus enemigos el mal comportamiento que con Él guardaban
hasta negar su Divinidad y maquinar su muerte. Pero ¡cuántos
males cayeron sobre los hermanos de José! y ¡cuántos males
sobre el pueblo judío! ¡Cuántos cristianos no quieren darse por
aludidos en las palabras de Jesús! Si no cumplen como tales,
Dios los desechará y llamará a otros que cumplan fielmente sus
deberes para con Él. No permitamos que otros ocupen en el
Cielo el lugar que ha señalado Dios para nosotros. — Estación,
en San Vidal.
D ire cto rio de la M isa. — Consúltese el de la pág. 222.

Intróitus. Ps.
16, 15. — Introito. — Y o apareceré
Ego autem cum justítia ap- con justicia en vuestra pre­
parébo in conspéctu tuo: sencia; seré saciado cuando
satiábor dum manifestábi- se manifieste vuestra gloria.
tur glória tua. — Ps. Ibíd. 1. Salmo. Escuchad, Señor, mi
Exáudi, Dómine, justítiam justo ruego, atended a mi
meam: inténde deprecatió- plegaria. Gloria al Padre...
ni meae. V. Glória Patri...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice "Glória in excélsis Deo”.
Orémus. — Da quaesumus, Oración. — Concedednos,
omnípotens Deus: ut, sacro Dios Omnipotente, que, pu­
nos purificánte jejúnio, sin- rificados con el sagrado ayu­
céris méntibus ad sancta no, podamos llegar, con alma
ventúra fácias perveníre. pura, a las fiestas que están
Per Dóm inum ... por venir. Por N. S. J. C...
Léctío. libri Génesis, 37, 6 ­ Epístola.— D ijo José a sus
22. — In diébus illis: Dixit hermanos: Oíd el sueño que
Joseph frátribus suis: Audi­ he tenido: Parecíame que es­
te sómnium meum quod tábamos atando gavillas en
vidi: Putábam nos ligáre el c a m p o y que mi ga­
manípulos in agro: et qua- villa se tenía en pie quie­
si consúrgere manípulum ta, y las vuestras en re­
meum, et stare, vestrósque dedor la adoraban. Respon­
m a n íp u lo s circumstántes dieron sus hermanos: ¿Aca­
adoráre manípulum meum. so vas a ser nuestro Rey? o
Respondérunt fratres ejus: ¿vamos a estar sujetos a tu
Numquid rex noster eris? dominio? Estos sueños y
:w4 TIKMH) DK CUARESMA

nuinifestaciones aumentaron Aut subjiciém ur ditióni tua??


la envidia y el odio. * Tuvo Hfre ergo causa somnió-
también otro sueño y se lo rum atque sermónum. invf-
contó a sus hermanos dicien ­ dia> et ódii fóm itom minis-
do: Vi en sueños cóm o el trávit. * Aliud quoque vi­
sol y la luna y once estre­ dit sómnium, nuod narrans
llas me adoraban; lo cual frátribus ait,: Vidi per sóm­
com o hubiese contado a su nium, quasi solem, et lu-
padre y hermanos, el padre nam, et stellas úndecim ado-
le increpó diciendo: ¿Que rére me. Quod cum patri
significa este sueño que has suo et frátribus retulísset,
tenido? ¿acaso yo y tu m a­ increpávit eum pater suus,
dre y tus hermanos te v a ­ et dixit: Quid sibi vult hoc
mos a adorar sobre la tie­ sómnium, quod vidísti? Num
rra? .. Por esto sus herm a­ ego et mater tua et fratres
nos le tenían envidia, mas tui adorábim us te super ter-
su padre consideraba estas ram? Invidébant ei ígitur
cosas en silencio. Y com o fratres sui: pater vero rem
estuviesen sus hermanos en tácitus consider&bat. Cum-
Sinuem apacentando los r e ­ nue fratres illíus in pascén-
baños de su padre, dijoír dis grégibus patris mora-
Israel: Tus hermanos es­ réntur in Sichen, dixit ad
tán en Siquom apacentando eum Israel: Fratres tui pas-
las ovejas: ven, te enviaré cunt oves in Síchimis: veni,
a ellos: Estoy pronto, 1c mittam te ad eos. Quo re-
respondió. Vete y mira si spondénte: Praesto sum, ait
♦ocio marcha bien para tus ei: Vade, et vide si cuncta
hermanos y los ganados y oróspera sint erga fratres
diéntame lo que suceda. t.uos et pécora: et renúntia
* Enviado desde el valle de mihi quid agátur. * Missus
Hehrón. llegó a Siquem ; y de valle Hebron, venit in
un hombre que le halló Sichem : invenítque eum vir
errante en el cam po, le pre­ errántom in agro, et inter-
guntó nué buscaba. £1 le rogávit quid ougereret: At
respondió: Busco a mis her­ ille respóndit: Fratres meos
manos: indícame dónde apa­ quiero: índica mihi ubi pas­
cientan los rebaños. Contes­ can! greges. D ixítoue ei vir:
tóle oí hombre: Se m archa­ Recessérunt, de loco isto:
ron de este lugar, pero les audívi autem eos dieéntes:
oí decir: Vayamos a Dotain Eámus in Dóthain. Perréxit
Caminó, pues, José en pos ergo Joseph post fratres
de sus hermanos y los en­ suos, et invénit, eos in Dót­
contró en Dotain. Los cua­ hain. Qui cum vidíssent eum
les, com o le hubiesen visto proeul, ántequam necéde-
de lejos, antes que se acer- ret ad eos, cogitavérunt il-
VIER NES DE LA 2 .' SEMANA DE CUARESMA 285

lum occídere, et mutuo lo- case pensaron matarle: y se


quebántur: Ecce sommiátor decían unos a otros: Aquí
venit: veníte, occidámus viene el soñador; vamos a
eum, et mittámus in cistér- matarle y echémosle en una
nam véterem, dicemúsque: cisterna vieja, y diremos:
Fera p é s s i m a devorávit una fiera salvaje Je ha de­
eum: et tune apparébit quid vorado, y entonces verá de
illi prosint sómnia sua. * qué le sirven sus sueños. *
Audiens autem hoc Rubén, Pero Rubén, oyendo estas
nitebátur liberáre eum de cosas, se esforzaba por li­
mánibus eórum, et dicébat: brarle de ellos diciendo: No
Non interficiátis á n i m a m le matéis ni derraméis su
ejus, nec effundátis sángui­ sangre, sino arrojadle en
nem sed projícite eum in este pozo que está en el de­
cistérnam hanc, quae est in sierto, y guardad inocentes
solitúdine, manúsque ves- vuestras manos. Esto decía
tras serváte innoxias: hoc queriendo librar a José de
autem dicébat, volens erí- sus manos y devolverlo a
pere eum de mánibus eó- su padre.
111 m, et réddere patri suo.
Gradúale. Ps. 119, 1-2. — Gradual.— Cuando me ha­
Ad Dóminum cum tribulá- llaba atribulado clamé al
rer clamávi et exaudívit Señor, y me escuchó. V. Se­
me. y. Dómine, libera áni­ ñor, librad mi alma de la­
mam meam a lábiis iníquis, bios inicuos y de lengua
et a lingua dolósa. mentirosa.
Hoy se dice el T racto como el Miércoles de Ceniza. Pág. 220.

+ Seq. S. Evangélii sec. Evangelio 4*.— Propuso Je­


Matthá?um, 21, 33-46. — In sús a las turbas de los Ju­
illo témpore: Dixit Jesús díos y a los Príncipes de los
turbis Judíeórum, et prin- Sacerdotes esta parábola:
cípibus sacerdótum parábo- Érase un padre de familias
lam hanc: Homo erat pater- que plantó una viña y la
famílias, qui plantávit v í­ cercó con un vallado, y ex­
neam, et sepem circúmdedit cavó en ella un lagar, edificó
ei, et fodit in ea tórcular, una torre, la dio en arriendo
et apdificávit, turrim et lo- a unos labradores, y se mar­
cávit eam agrícolis, et pére- chó lejos . Llegado ya el
gre proféctus est. Cum au­ tiempo de la recolección,
tem tempus frúctuum ap- envió a sus criados a los
propinquásset. misil servos renteros para que percibie­
suos ad agrícolas, ut accípe- sen el fruto de ella. Pero los
ront fructus ejus. Et agrí­ labradores, apoderándose de
colas, apprehénsis s e r v í s los criados, a uno le ma-
286 T IE M P O DE C U A R E SM A

taron, al otro le apedrearon. ejus, álium cecidérunt, álium


De nuevo envió otros cria­ occidérunt, álium vero la-
dos, más en número que los pidavérunt. Iterum m i s i t
primeros, y les hicieron lo álios servos plures prióri-
mismo. A l fin les envió a su bus, et fecérunt allis simí-
hijo, diciéndose: Respetarán liter. Novíssim e autem misit
a mi hijo. Mas los labrado­ ad eos fílium suum, dicens:
res. al ver al hijo, se d ije ­ Verebúntur fílium meum.
ron para sí: Éste es el here­ Agrícolae autem vidéntes
dero, vam os a matarle, y fílium dixérunt intra se.
tendremos su heredad. Y Hic est heres, veníte, occi-
cogiéndole, le echaron fu e ­ dámus eum, et habébimus
ra de la viña y le mataron. hereditátem ejus. Et appre-
Cuando, pues, venga el amo hénsum eum ejecérunt extra
de la viña, ¿qué hará a víneam, et occidérunt. Cum
aquellos labradores? Y ellos ergo vénerit dóminus víneae,
respondieron: A cabará con quid fáciet agrícolis illis?
todos esos malos, y arren­ A junt illi: Malos male per-
dará su viña a otros labra­ det: et víneam suam locábit
dores que le paguen su fru ­ áliis agrícolis, qui reddant
to a tiempo. Jesús les d ijo: ei fructum tempóribus suis.
¿No habéis leído nunca en Dicit illis Jesús: Numquam
las Escrituras: La piedra legístis in Scriptúris: Lápi-
que desecharon los edifica­ dem, quem reprobavérunt,
dores, ésa misma fue puesta sedifícántes, hic factus est in
para esquina. Esto lo hizo el caput ánguli? A Dómino
Señor y es cosa m aravillosa factum est istud, et est mi-
a nuestros ojos. P or tanto, rábile in óculis nostris. Ideo
os digo que os será arreba­ dico vobis, quia auferétur a
tado el reino de Dios y dado vobis regnum Dei, et dá-
a un pueblo que pague sus bitur genti faciénti fructus
frutos. Y el que cayere so­ ejus. Et qui cecíderit super
bre esta piedra se hará p e­ lápidem istum, confringé-
dazos; ella desmenuzará a tur: super quem vero ce­
aqael sobre el que cayere. cíderit, cónteret eum. Et
Al oir estas parábolas los cum audíssent príncipes sa-
Príncipes de los Sacerdotes cerdótum et pharisaei pará­
y los Fariseos, entendieron bolas ejus, cognovérunt quod
que hablaba de ellos, y, que­ de ipsis díceret. Et quserén-
riendo prenderle, tuvieron tes eum tenére, timuérunt
m iedo al pueblo, porque le turbas: quóniam sicut pro-
tenia por profeta. phétam eum habébant.
Ofertorio. — Señor, atended Offertórium. Ps. 39, 14 et
en mi auxilio; queden con­ 15. — Dómine, in auxílium
fusos y avergonzados los meum réspice: confundán-
SÁBADO DE LA 2 .a SEM ANA DE CUARESM A 287

tur et revereántur, qui quae- que aten tan contra mi vida;


runt ánimam meam, ut áu- Señor, atended en mi auxi­
ferant eam: D ó m i n e , in lio.
auxílium meum réspice. Secreta.— Que estos sacri­
Secréta.— Haec in nobis sa- ficios, oh Dios, permanezcan
crifícia, D e u s , et actióne en nosotros con su acción y
permáneant, et operatióne nos robustezcan con su vir­
firméntur. Per Dóm inum ... tud. Por N. S. J. C...
Prefacio de Cuaresi ia, págs. 221 y 770.

Commúnio. Ps. 11, 8.— Tu, Comunión. — Vos, Señor,


Dómine, servábis nos, et nos salvaréis, y guardaréis
custodies nos a generatióne d e s d e esta generación y
hac in aetérnum. para siempre.
Postcommúnio. — Fac nos, Poscomunión.— Haced, Se­
quaesumus, Dómine: accépto ñor, que recibiendo esta
pignore salútis aetérnae, sic prenda de eterna salud, de
téndere congruénter; ut ad tal manera caminemos que
eam perveníre possímus. podamos alcanzarla. Por
Per Dóm inum ... nuestro Señor Jesucristo...

O r a c ió n sobre el pueblo

Orémus.— Humiliáte cápi- Humillad vuestras cabe­


ta vestra Deo.— Da qusesu- zas ante Dios. — Conceded,
mus, Dómine, pópulo tuo Señor, a vuestro pueblo, sa­
salútem mentis et córporis: lud de alma y de cuerpo,
ut, bonis opéribus inhserén- para que, haciendo siempre
do, tuae semper virtútis m e- buenas obras, merezca sei
reátur protectióne deféndi. siempre defendido con vues­
Per Dóm inum ... tro poder. Por N. S. J. C...
Se dice B en ed icá m u s D óm in o en vez de Ite, M is s a est.

SÁBADO DE LA SEGUNDA SEMANA DE CUARESMA


a Iglesia ponía mucho empeño en instruir a los que se pre­
L paraban para recibir el santo Bautismo. La misma diligen­
cia observaba para preparar, animar e instruir a los que, siendo
pecadores públicos, deseaban reconciliarse con ella. Dos hom ­
bres encontramos en la Epístola y tres en el Evangelio. Esaú,
figura del pueblo judío, que había vendido su primogenitura a
Jacob, es representación del pueblo gentil, i Cuántos cristianos,
con sus pecados, venden su derecho a la gloria del Cielo, que
arrebatan otros con su penitencia y aborrecimiento del m al! El
hijo pródigo es símbolo de tantos que se apartan del buen ca­
mino, fuera del cual no encuentran sino malestar, pesar y remor-
283 T IE M P O DE C U A R E S M A

dimiento. El padre que recibe al hijo arrepentido es Dios, que


nos llama a penitencia y nos recibe amorosamente. El hijo ma­
yor, que se queja del recibimiento hecho a su hermano, repre­
senta a aquellos cristianos que se quejan de la Providencia de
Dios porque permite a veces cierta prosperidad en los malos. —
Estación, en los Santos Marcelino y Pedro.
D ir e c to r io de la M isa . — C onsúltese el de la pág. 222.
Introito.— L aLey del S e-j Intróitus. Ps. 18, 8 . — Lex
ñor es irreprensible y c o n - : D ó m i n i irreprehensíbilis,
vierte las almas; el testim o -1 convértens ánimas: testi-
nio del Señor es fidedigno y m ónium D óm ini fidéle, sa-
enseña sabiduría a los p e- piéntiam prsestans párvulis.
queñuelos.— Salmo. Los cie­ Ps. Ibíd. 2. Caeli enárrant,
los pregonan la gloria de glóriam Dei: et ópera má-
Dios, y el firmamento anun­ nuum ejus annúntiat firma-
cia las obras de sus manos. méntum. y . Glória Patri.
G loria...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo”.
Oración.— Os pedimos, Se­ Orémus. — Da, quaesumus,
ñor, que nos deis el saluda­ Dómine, nostris efféctu m je-
ble efecto de nuestros ayu­ júniis salutárem: ut casti-
nos, para que la m ortifica­ gátio carnis assúmpta, ad
ción de la carne sea ali­ n ostrá ru m vegeta tiónem
mento de nuestras almas. tránseat animárum. P e r
Por N. S. J. C ... Dóminum.
Epístola. — D ijo Rebeca a Léctio libri Génesis, 27, 6­
su hijo Jacob: He oído a tu 40. — In diébus illis: Di­
padre que hablaba con tu xit R ebécca filio suo Ja­
hermano Esaú y le decía: cob: A udívi patrem tuum
Tráeme de lo que caces y loquéntem cum Esau fratre
guísame con ello un plato tuo, et dicéntem ei: Affer
para que lo coma y te ben­ mihi de venatióne tua, et
diga en el Señor antes de fac cibos, ut cómedam, et
que muera. Pues bien, hijo benedícam tibi coram Dómi­
mío, atente a mis consejos no ántequam móriar. Nunc
y, yendo al ganado, tráeme ergo, fili mi, acquiésce con-
los d o s cabritos m ejores síliis meis: et pergens ad
para hacer con ellos, a tu gregem, a f f e r mihi dúos
padre, el guisado que le haedos óptimos, ut fáciarn
gusta, a fin de que cuando ex eis escás patri tuo, qui*
se lo hayas llevado y él lo bus libénter véscitur: quas
haya com ido, te bendiga an­ cum intúleris, et coméderit,
tes que muera. Y él le res­ benedícat t i b i priúsquarfl
pondió: Sabes que mi her- moriátur. Cui ille resp ón d it:
SÁBADO DE LA 2 / SEMANA DE CUARESMA 289
Nosti quod Esau, fratrer mano Esaú es hombre v e­
meus homo pilósus sit, et lloso y yo lampiño: si mi
ego lenis: si attrectáverit me padre me palpase y lo co ­
pater meus, et sénserit, tí- nociere, temo que piense
meo ne pulet me sibi vo- que he ido a burlarme, y en
luísse illúdere, et indúcam vez de bendecirme, atrai­
super me maledictiónem pro ga sobre mí todas sus mal­
benedictióne. Ad quem ma­ diciones. Y la madre repli­
ter: In me sit, ait, ista m a- có: Estas maldiciones cai­
ledíctio, fili mi: tantum audi gan sobre mí, hijo mío; tú,
vocem meam, et pergens a f- oye sólo mi voz, y tráeme
fer quae dixi. Abiit, et áttu- lo que he dicho. Él se fue, lo
lit, dedítque matri. Parávit trajo y se lo dio a su madre.
illa, cibos, sicut velle nóve- Ella preparó el guisado del
rat patrem illíus. Et vésti- m odo que sabía que gustaba
bus Esau valde bonis, quas a Isaac; vistióle con los ves­
ppud se habébat domi, ín- tidos de Esaú que tenía en
duit eum: pelliculásque hae- casa en su poder, y rodeóle
dórum circúmdedit mánibus, el cuello desnudo y las ma­
et coli nuda protéxit. D e­ nos con pieles de cabrito.
dítque pulméntum, et panes, Después le dio el guisado
quos cóxerat, trádidit. Qui- y le entregó los panes que
bus illátis, dixit: Pater mi! había cocido. A l llevárselo
At ille respóndit: Audio. Jacob, dijo a su padre: ¡Pa­
Quis es tu, fili mi? Dixítque dre mío! Y él respondió:
Jacob: Ego sum prim ogéni-¡ Oigo. ¿Quién eres tú, hijo
tus tuus Esau: feci sicut prae- mío? Y dijo Jacob: Y o soy
cepísti mihi: surge, sede, et Esaú, tu primogénito; hice
cómede de venatióne mea, como me mandaste: leván­
ut benedícat mihi ánima tua. tate, siéntate y com e de mi
Hursúmque Isaac ad fílium caza para que me bendiga
suum: Quómodo, inquit, tu alma. Replicó Isaac a su
tam cito inveníre potuísti, hijo. ¿Cómo es que has po­
fili mi? Qui respóndit: V o­ dido hallar cr~a tan pronto,
luntas Dei fuit, ut cito oc- hijo mío? El cual respon­
cúrreret mihi quod volébam. dió: Voluntad fue de Dios
Dixítque Isaac: Accéde que luego se me pusiese de­
huc, ut tangam te, fili mi, lante lo que buscaba.
ct probem utrum tu sis fí­ D ijo entonces Isaac: Acér­
lius meus Esau, an non. A c- cate acá, hijo mío, para que
céssit ille ad patrem, et p a l-! te palpe y vea si tú eres mí
pato eo, dixit Isaac: Vox j hijo Esaú o no. Él se acercó
quidem, vox Jacob est sedj al padre, el cual, una vez
manus, manus sunt Esau. Et j lo hubo palpado, elijo: Cier­
non cognóvit eum, quia pi- ¡ to que la voz es de Jacob»
290 T IFM P O DR C U A R E S M A

pero las manos son ck* Esaú. lóstt» manus similitúdinem


Y no le conoció, porque sus m ajóris exprésserant. Bene-
manos vellosas tenían sem e­ dícens ergo illi, ait: Tu es
janza con las del m ayor. Al fílius meus Esau? Respón-
bendecirle, pues, le dijo: dit: Ego sum. A t ille: Affer
¿Eres mi hijo Esaú? Kes- mihi, inquit, cibos de vena-
pondió: Lo soy. Y él: Tráe­ tióne tua, illi mi, ut bene-
me*, hijo mío, las viandas de dícat tibi ánima mea. Quog
tu caza, para que te ben­ cum oblólos comedisset, ób-
diga mi alma. Y habiéndose­ tulit ei étiam vinum . Quo
la* presentado, y com ido hausto, dixit ad eum: A ccé-
Isaac, le ofreció también de ad me, et da mihi óscu-
vino. B ebido el cual le dijo: lum, flli mi. Accéssit, et os-
Llégate a mí y bésame, hijo culátus est eum. * Statím-
mío. Llegóse y le besó, y al que ut sensit vestimentórum
m om ento que notó la fra ­ illíus fragrántiam, benedl-
gancia de sus vestidos, ben - cens illi, ait: Ecce odor fílii
diciéndole le dijo: El olor m ei sicut odor agri pleni,
de mi h ijo es com o un cam ­ cui benedíxit Dóminus. Det
po florido al que bendijo el tibi Deus de rore ceeli, et
Señor. Dios te dé con el ro ­ de pinguédine terree abun-
cío del cielo y la fertilidad dántiam frum énti et vinl.
de la tierra, abundancia de Et sérviant tibi pópuli, et
trigo y de vino. Y sírvante adórent te tribus; esto dó­
los pueblos y adórente las minus fratrum tuórum, et
tribus. Sé señor de tus her­ incurvéntur ante te fílii ma-
manos e inclínense ante ti tris tuse. Qui maledíxerit
los hijos de tu madre. Sea tibi, sit lile maledíctus: et
maldito el que te m aldijere, qui benedíxerit tibi, bene-
y sea colm ado de bendicio­ dictiónibus repleátur. Vix
nes quien te bendijere. A p e­ Isaac serm ónem impléverat.
nas había acabado Isaac et egrésso Jacob foras, venit
de decir estas palabras y de Esau, coctósque de venatió-
salir Jacob fuera, cuando ne cibos íntulit patri, di-
lleg 6 Esaú, y llevó a su pa­ cens: surge, pater mi, et có­
dre las viandas preparadas mede de venatióne fílii tui,
con la caza, diciendo: L e­ ut benedícat mihi ánima
vántate, padre mío, y com e tua. D ixítque ille I s a a c :
de la caza de tu hijo, para Quis enim es tu? Qui re-
que me bendiga tu alma. Y spóndit: Ego sum fílius tuus
díjole Isaac: Pues ¿quién primogénitus Esau. Expávit
eres tú? Y él respondió: Soy Isaac stupóre veheménti, et
tu primogénito Esaú. Espan­ ultra quam credi potest, ad-
tóse Isaac sobremanera y, mírans, ait: Quis igitur ille
asustado rn é s de lo que est, qui dudum cnptam ve-
SÁBADO DK LA 2." ti IMANA DE CUAREMMA 29%
t

natiónem áttulít m i h i et «e puede creer, dijo: Pues


com édi ex ómnibus priús- ¿quién es el que, hace poco,
quam tu veníres? Benedixí- me ha traído la caza que
que ei, et erit benedíctus. cogió y he com ido de todo
Auditis Esau sermónibus antes que tú vinieras? A ése
patris, irrúgíít clamóre mag­ bendije y será bendito.
no, et constemátus, a i t : Al oir Esaú las palabras
Bénedic étiam et mihi, pa­ de su padre, bramó con
ter mi. Qui ait: Venit ger- grandes alaridos y, conster­
mánus tuus fraudulénter, et nado, d ijo a su padre: Ben­
accépit benedictiónem tuam. dícem e también a mí, padre
At ille subjúnxit: Juste v o - mió. Y respondió Isaac: Vi­
cátum est nomen ejus Jacob: no engañosamente tu her­
supplantávit enim me en ál- mano y recibió tu bendi­
tera vice: primogénita mea ción. Y añadió Esaú: Con
ante tulit, et nunc secun­ razón fue llamado Jacob;
do surrípuit benedictiónem esta es la segunda vez que
meam. Rursúmque ad pa­ roe suplanta: ya antes se al­
trem: Numquid non reser- zó con mi primogenitura y
vásti, ait, et mihi, benedic­ esta segunda vez me ha roba­
tiónem? Respóndit Isaac: do mi bendición. D ijo otra
Dóminum tuum illum con­ vez a su padre: ¿Por ventu­
stituí, et omnes fratres ejus ra, para mí no has guardado
servitúti illíus subjugávi: una bendición? Respondió
fruménto et vino stabilívi Isaac: Le he constituido se­
eum, et tibi post haec, fili ñor tuyo y he sometido a
mi, ultra quid fáciam? Cui su servidumbre a todos sus
Esauc Num unam, inquit, hermanos; le he confirmado
tantum benedictiónem Ita­ en la posesión de trigo y de
bos, pater? Mihi quoqne ó b - vino, y después de esto, hijo
secro ut benedícas. Cumque, mío, ¿qué podré hacerte a
ejulátu magno fieret, motus ti? A lo que Esaú respondió:
Isaac, dixit ad eum: In pin- ¿Por ventura, padre, sólo
guédine terrae, et in rore tienes una bendición? Rué-
caeli désuper erit benedíctio gote que también a mí me
tua. __ ___ bendigas. Y com o llorase a
«ritos, conm ovido Isaac, le dijo: En la fertilidad de
Horra y en el rocío del cielo nás alto, estará tu bendicióll.
Graduála. Ps. 91, 2-3.— B o­ Gradual. — Bueno es ala­
nn m est confltéri Dómino, bar al Señor y cantar sal­
et psállere nómini tuo, Altís- mos a vuestro nombre, joh
sime. T. Ad annuntiándum Altísimo! T. Para anunciar
mane rnisericórdiam tuam, por la mañana vuestra mi­
et veritAtem tuam per noc- sericordia y por la noche
tem. vuestra verdad.
TIKMIM) l)ft C UAK K SM A

Evangelio + . Dijo Josus a + Seq. S. ivangélii sec.


los Escribas y Fariseos esta Lueam, 15, 11-32. — In illo
parábola: Un hom bre tuvo tém pore: D ixit Jesús phari-
dos hijos v H m enor dijo sá'is, et seribls parábolam
a su padre: Pudre, dame la istam: Hom o quídam hábuit
parto de la herencia que me dúos fílios: et dixit adoles-
corresponde. Y 61 Ies repar­ céntior ex illis patri: Pa­
tió la herencia. No muchos ter, da mihi portiónem sub-
días después, el menor, ju n ­ slánlia\ quae me contíngit.
tando todo lo suyo, se m ar­ Et divísit illis substántiam.
chó a un país muy distante Et non post multos dies, con-
v allí m albarató todo su cau­ gregátis ómnibus, adolescén-
dal viviendo disolutamente. tior fílius péregre proféctus
Y cuando lo hubo acabado est in regiónem longínquam,
todo, sobrevino en aquella et ibi dissipávit substántiam
región una gran hambre y suam vivéndo luxurióse. Et
él com enzó a padecer ne­ postquam ómnia eonsum-
cesidad. Entonces fue y se másset., facía est fames vá­
arrimó a uno de los ciuda­ lida in regióne illa, et ipse
danos de aquella tierra, el coepit egere. Et abiit, et ad-
cual lo envió a su granja a haesit uni eívium regiónís
cuidar cerdos. Y él deseaba illíus. Et misit illum in vil-
saciar su ham bre con las lani suam, ut pásceret por-
bellotas que c o m í a n los cos. Et cupiébat i m p l é r e
puercos; mas nadie se las ventrem suum de síliquis
daba. quas porci manducábant: et
nemo illi dabat.
Volviendo entonces sobre In se autem revérsus, di­
sí mismo, se dijo: ¡Cuántos xit: Quanti m ercenárii in
criados en la casa de mi pa­ dom o patris mei abúndant
dre tienen el pan de sobra pánibus, ego autem hic fame
v yo aquí me estoy m urien­ péreo! Surgam, et ibo ad
do de hambre! Me levan­ patrem meum, et dicam ei:
taré e iré a mi padre y le Pater, peccávi in caelum, et
diré: Padre, pequé contra el coram te: jam non sum díg-
cielo y contra tí; ya no soy ñus vocári fílius tuus: fac
digno do ser llam ado hijo me sicut unum de mercená-
tuyo, trátame com o a uno riís tuis. Et surgens venit ad
de tus siervos. Y levantán­ patrem suum. Cum autem
dose» se fue a la casa de su adhuc longe esset, vidit il­
padre. Cuando aún estaba lum pater ipsíus, et miseri-
lejos, le vio su padre y se córdia motus est, et accúr-
movió a compasión, y acer­ rens eécidit super rollum
cándose a él le echó los bra­ ejus, el osculátus est eum.
zo: al cuello y le besó. Y Dixítque el fílius: Pater,
.SAMADO DE I.A 2 / SEMANA l)fj CUARESMA 293
p e c e á v i in c s e lu m , ut c o ra rn dijo el hijo: Padre, he pe­
l.<\ jam non sum dignus v o ­ cado contra el cielo y contra
cári fílius tuus. Dixit autem ti; no soy digno de que me
pater ad servo» suos: Cito llames hijo. Pero el padre
proférte stolam primam, et d ijo a su criados: Traed
indúite illum, et date ánnu- inmediatamente el vestido
lum in manum ejus, et cal- más precioso y vestidle y
ceaménta in pedes ejus: et ponedle un anillo en su ma­
addúeite vítulum saginátum, no, y calzado en sus pies.
et occídite, et manducémus, Traed un ternero cebado,
et epulémur, quia hic fílius matadle y comamos y cele­
meus mórtuus erat, et re- bremos un banquete: por­
víxit: períerat, et invéntus que este mi hijo estaba
est. Et coepérunt epulári. muerto y ha resucitado, es­
Erat autem fílius ejus sé­ taba perdido y ha sido ha-
nior in agro: et cum vení- liado. Y comenzaron a cele­
ret et appropinquáret dó- brar el banquete.
rn ni. audívit, symphóniam Hallábase el hijo mayor
M. ehorum et vocávit unum en el campo y al acercarse
de servís, et interrogávit a casa oyó la música y los
quid haec essent. Isque di­ cantos. Y llamó a uno de
xit illi: Frater tuus venit los criados y le preguntó qué
et occídit pater tuus ví­ era aquello. Y éste le res­
tulum saginátum, qui sal- pondió: Tu hermano ha ve­
vum illum recépit. Indig- nido y tu padre ha hecho
nátus est autem, et nolébat matar un ternero cebado,
introíre. Pater ergo illíus porque le ha recobrado sa­
egréssus, coepit rogáre il- no. Él entonces se indignó
lum. At ille respóndens, di­ y no quería entrar. Mas sa­
xit patri suo: Ecce tot annis liendo el padre, comenzó a
servio t i b i , et numquam rogarle. Entonces él respon­
mandátum tuum praeterívi, dió a su padre: Hace ya tan­
et numquam dedísti mihi tos años que te sirvo y nun­
luedum, ut eum amícis meis ca he traspasado uno de tus
epulárer: sed postquam fí­ mandamientos, y sin em­
lius tuus hic, qui devorávit bargo nunca me has dado
substántiam suam cum m e- un cabrito para comerlo con
retrícibus, venit, occidísti mis amigos: mas cuando lle­
illi vítulum saginátum. At ga éste tu hijo que ha gas­
ipse dixit illi: Fili, tu sem- tado su hacienda con mere­
per mecum es, et ómnia mea trices, has hecho matar un
tua sunt: epulári autem, et ternero cebado. Entonces el
guudére oportébat, quia fra­ padre le dijo: Hijo, tú siem­
ter tuus hic mórtuus erat, et pre estás conmigo, y son
294 TLEMPO DE CUARESMA

tuyas tocias mis cosas; pero revíxit: pericial, et invén-


es conveniente que celebre­ tus est.
mos un banquete y nos re­
gocijemos, porque este tu hermano estaba muerto y ha
resucitado, estaba perdido y ha sido hallado.
Ofertorio. — Alumbra mis Offertórium. Ps. 12, 4-5.—
ojos para que nunca me Illúmina óculos meos, ne
duerma en la muerte: no unquam o b d ó r m i a m in
sea que diga mi enemigo: morte: nequándo dicat ini-
he podido más que él. mícus meus: Praeválui ad-
vérsus eum.
Secreta. — Aplacado, Se­ Secréta. — His sacrifíciis,
ñor, con estos sacrificios, Dómine, concéde placátus:
conceded que no carguemos ut, qui própriis orámus ab-
con los delitos ajenos y per­ sólvi delíctis, non gravémur
donad los propios. Por N... extérnis. Per Dóm inum ...
Prefacio de Cuaresma, págs. 221 y 770.

Comunión.— Es convenien­ Commúnio. Luc. 15, 32. —


te, hijo, que te alegres, por­ Opórtet te, fili, gaudére,
que tu hermano estaba quia frater tuus mórtuus
muerto y ha resucitado; se fúerat, et revíxit: períerat,
perdió y ha sido hallado. et invéntus est.
Poscomunión. — La divina Postcommúnio. — Sacra-
libación de vuestro Sacra­ ménti tui, Dómine, divina
mento penetre, Señor, hasta libátio, penetrália n o s t r i
lo íntimo de nuestros cora­ cordis infúndat: et sui nos
zones y nos haga participan­ partícipes poténter effíciat.
tes de su virtud. Por N. S... Per Dóminum...

O ración sobre el pueblo


Humillad vuestras cabe­ Orémus.— Humiliáte cápi-
zas ante Dios. — Defended, ta vestra Deo. — Famíliam
Señor, a vuestra familia con tuam, quaesumus, Dómine,
continuos favores, para que, continua pietáte custódi: uí
pues se apoya en sola la quae in sola spe grátiae cae-
esperanza de la gracia ce­ léstis i n n í t i t u r , caelésti
lestial, sea protegida con la étiam protectióne muniátur.
protección del cielo. Por N. Per Dóminum...
Se dice Benedicámus Dómino en ve/ de Ite, M tssa est.
DOMINGO TERCERO DE CUARESM A
uy instructivo nos son la Epístola y Evangelio de este do­
M mingo. Por una parte, la vida cristiana que hemos de
llevar; y por otra, la lucha que hemos de sostener contra los
enemigos de nuestra alma. La Iglesia primitiva preparaba e ins­
truía durante este tiempo a los que iban a recibir el Bautismo.
Nosotros también en el tiempo cuaresmal deberíamos trabajar
por instruirnos más y más en las verdades de la Religión. En la
Iglesia primitiva se empezaba el examen de los que habían de ser
bautizados en la noche de Pascua; por esta razón se llamaba este
domingo el de los Escrutinios, y se iba el día de hoy en proce*
sión a la iglesia de San Lorenzo, fuera de los muros de Roma,
para que los catecúmenos aprendiesen del santo Mártir el valor
y fortaleza que tendrían que demostrar en profesar la fe cris­
tiana. Aprendamos esa misma lección, observando una vida ilu­
minada por la luz de las verdades religiosas y llena de verdad,
de justicia y de bondad. — Estación, en San Lorenzo extramuros.
Directorio de la M isa.—1. Domingo mayor. Doble de 1.» clase.
2. Se omite toda conmemoración que ocurra en este día.
3. Consúltese Ir pAg. 86, núm. 368, y pág. 51. — OCM. (4®, n .)

Intróitus. Ps. 24, 15-16. — Introito. — Mis ojos están


Oculi mei semper ad Dóm i­ siempre en el Señor, porque
num; quia ipse evéllet de Él librará a mis pies de
láqueo pedes meos: réspice las asechanzas; miradme y
in me, et miserére mei, quó­ apiadaos de mi, porque es­
niam únicus et pauper sum toy solo y pobre. — Salmo.
ego. — Ps. lbíd. 1-2. Ad te, A Vos, Señor, levanto mi
296 TIEMPO DE CIJAKESMA

alma. Dios mío, en Vos con­ Dómine, levávi á n i m a m


fío; no sea yo confundido. meam: Deus meus, in te
Gloria al Padre... confldo, non erubéscam. y .
Glória Patri.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excéisis Deo” .
Oración. — Mirad, Señor, Orémus.— Quaesumus, om -
os pedimos, los deseos de nípotens Deus, vota hum í-
los humildes y extended la lium réspice: atque ad de-
diestra de vuestra majes- fensiónem nostram, déxte-
tad para defendemos. Por ram tuae majestátis extén-
nuestro Señor Jesucristo... |de. Per Dóminum...
Epístola. — Hermanos: Sed! Léet. Epístolae B. Pauli
imitadores de Dios como hi- Apóst. ad Ephésios, 5, 1-9.
jos muy amados; y caminad Fratres: Estóte imitatóres
en su amor, así como Cristo Dei, sicut fílii caríssimi: et
nos amó y se ofreció a Dios ambuláte in dilectióne, sic­
en oblación y hostia de sua­ ut et Christus diléxit nos,
vísimo olor. Por tanto la for­ et trádidit semetípsum pro
nicación o avaricia, que ni nobis oblatiónem, et hós-
siquiera pueda decirse que tiam Deo in odórem suavi-
lo hay e n t r e vosotros, tátis. Fornicátio autem, et
cual conviene a los santos; omnis immundítia, aut ava-
ni palabras torpes ni necias; rítia, nec nominétur in v o ­
ni chocarrerías, ni bufona­ bis, sicut decet sane tos: aut
das, cosas estas que desdi­ turpitúdo, aut stultilóquium,
cen; sino antes bien accio­ aut scurrílitas, quae ad rem
nes de gracias, p o rq u e non pértinet: sed magis gra-
tened entendido que ningún tiárum áctio. Hoc enim sci-
fornicario o impúdico o ava­ tóte intelligéntes, quod om ­
ro, lo cual viene a ser una nis fornicátor, aut immún-
idolatría, será heredero del dus, aut avárus, quod est
reino de Cristo y de Dios. idolórum sérvitus, non habet
Nadie os engañe con vanas hereditátem in regno Christi
palabras, porque por estas et Dei. Nemo vos sedúcat
cosas vino la ira de Dios so­ inánibus verbis: propter
bre los incrédulos. No que­ haec enim venit ira Dei in
ráis, pues, tener parte con fílios diffidéntiae. Nolíte er­
ellos. Porque en otro tiem­ go éffici partícipes eórum.
po erais tinieblas; mas aho­ Erátis enim aliquándo téne-
ra sois luz en el Señor. Ca­ brae: nunc autem lux in D ó­
minad, pues, como hijos de mino. Uí fílii lucis ambuláte:
la luz: los frutos de la luz fructus enim lucis est in
son bondad, justicia y ver­ omni bonitáte et justítia et
dad. veritáte.
DOMINGO S.* DE CUARESMA 297
Graduále. Ps. 9, 20 et 4. — Gradual. — Levantaos, Se­
Exsúrgc, Dómine, non prae- ñor, para que no prevalez­
váleat h o m o : judicéntur can los hom bres; sean juz­
gentes in conapéctu tuo. 'V. gadas las naciones en vues­
In converténdo ínímicum tra presencia. y. Cuando mi
meum retórsum, infirma- enemigo haya vuelto la es­
búntur et períbunt a fácie palda, será aniquilado y pe­
tua. recerá en vuestra presencia.
Tracto. — A Vos, Señor,
Tractus. Ph. 122, 1-3. — Ad que vivis en los cielos, alcé
te levávi óvulos meos, qui mis ojos. Como los ojos de
hábitas in ccelis. y. Ecce si­ lis criados están pendienten
cut óculi servórum in máni­ de sus señores. Y como los
bus dominórum suórum. T. ojos de la criada penden de
Et sicut óculi ancíllce in lo que le manda su señora,
mánibus dóminos suae, ita así nuestros ojos se clavan
óculi nostri ad Dóminum en Vos, Señor y Dios nues­
Deum nostrum, doñee mise- tro, hasta apiadaros de nos­
re átur nostri. W. Miserére otros. Piedad. Señor, pie­
nobis, Dómine, miserére no­ dad.
bis. Evangelio + . — Estaba Je­
Hh Seq. S. Evangélii sec. sús arrojando un demonio
Lucam, 11, 14-28. — In illo que era mudo. Y después
témpore: Erat Jesús ejí- que lo hubo arrojado, habló
ciens daemónium, et illud el m udo y se maravillaron
erat mutum. Et cum ejecís- las turbas. Pero algunos di­
set daemónium, locútus est jeron: Arroja los demonio?
mutus, et admirátae sunt por arte de Beelctbú prín­
turbae. Quídam autem ex cipe de los demonio?:. P erc
eis dixérunt: In Beélzebub otros, para tentarle, le pe­
príncipe daemoniórum éjicit dían algún prodigio del cie­
daemónia. Et álii tentántes, lo. Y Jesús, viendo sus pen­
signum do cáelo quaerébant samientos, les dijo: Todo
ab eo. Ipse autem ut vidit reino dividido en bandos
cogitatiónes córum, dixit eis: será destruido y toda casa
Omne regnum in seípsum arruinada. Pues si Satanás
divísum desolábitur. et do- también está dividido con­
mus supra domum cadet. Si tra sí mismo, ¿cómo subsis­
autem et Sátanas in seípsum tirá su reino? Poraue decís
divísus est, quóm odo stabit que Y o arrojo los demonios
regnum ejus? Quia dícitis, en nom bre de Beelcebú. Y si
in Beélzebub me ejícere Y o arrojo los demonios en
daemónia. Si autem ego in nombre de Beelcebú, ¿en el
Beélzebub ejício daemónia: de quién los arrojan vues­
fílii vestri in quo ejíciunt? tros hijos? Por eso ellos mis-
290 TIEMPO PS CU ABISM A

mos serán vuestro* jueces. Ideo ipsi j ú d i c e s vestrl


M as si lanzo los demonios erunt. Porro si in dígito
9ñ virtud de Dios, es que el Dei ejicio da?mónia, pro-
rdno de Dios ha llegado a fécto pervénit in vos reg­
vosotros. Cuando un vállen­ num Del. Cum fortis armá-
le armado guarda la puerta tus custódit átrium suum, in
de su casa, todo cuanto po­ pace sunt ea, qusc póssidet.
see está seguro, Mas si lle­ Si autem fórtior eo supervé-
gando otro más fuerte que níens vicerit cum, univérsa
él, le vence, le arrancará to­ ) arma ejus óuíeret, in quibus
das tas armas en las que |conñdébat, et spólia ejus
confiaba y distribuirá su» diMribuet. Qui non est me-
despojos. Quien no está con­ •cum, contra me est; et qui
migo está contra mi, y quien non cóUigit mecum, dispér-
cío recoge conmigo desparra­ git. Cum ímmúndus spíri-
ma. Cuando un espíritu in­ tus exíerit de hómíne, ám-
mundo ha salido de un hom­ bulat per l o c a inaquósa,
bre, va por lugares áridos, quaerens réquiem; et non
buscando reposo, y al no en­ invéniens, dicit: Kevértar
contrarlo se dice: Volveré a in domum meam unde exí-
la casa de donde salí. Y tor­ vi. Et cum vénerít, ínvenit
nando a ella, la encuentra eam scopín mundátam, et
barrida y adornada. Enton­ omátam. Tune vadit, et as-
ces va y toma consigo otro* HÚmít septern álios spíritus
siete espíritus peores que secum nequióres se, et in-
él, y entrando en ella, mo­ gréssi hábítant Ibi. Et ííunt
ran allí, y asi lo postrero novíssima hóminís illíus pe-
de aquel hombre viene a ser jóra prióríbuH, Factum est
peor que lo primero. Y di­ autem, cum hsec dícerct,
ciendo tX estas cosas suce­ extóllens vocem quaedam
dió que una mujer de en múlier de turba, dixit illi:
medio del pueblo levantó Beátus venter qui te portá-
la voz exclamando: ¡Bien- vit, et úbera, quae suxísti.
aventurado ei vientre que At ille dixit: Quinímmo
te llevó y los pechos que beátí, qui áudiunt verbum
te amamantaron! Y t i dijo: Del, et custódiunt Ulud. —
Má* bienaventurados son Credo. ________________________
W* que escuchan la palabra de Dios y la'practican.
Credo.
Ofaterl#
. A — Los manda­ Mertérfam. Ps, 18, 9, 10,
mientos (Usi Beftor son Justos 11 et 12.—JustltisB Dómini
y corazones, y rectas, lsetiflcántes corda, et
sus juicios, más dulces que judíela ejus dulcióra super
la miel, y el panal; por ello mei et íavum: nam et ser*
los guarda vuestro siervo. vus tuus custódit ea.
L I M E * Ufí f,A %.* HEMATÍA ME CUARESM A

Secréta,—Hite hóstia, Dó­ fMMti.—Os rofanoi, Se­


mine, qu&sujmis, emúndet ñor, que esta hostia borre
nostra delícta; et, ad sacrí- nuestro» delitos y santifique
fícium celebrándum, subdi- el alma y el cuerpo de vues­
tórum tibi cérpora, mentés- tros súbditos, para celebrar
que sanctíficet, Per Dómi-: este sacrificio. Por nuestro
num.,, Señor Jesucristo ..
Prefaefo de Cuaresma, páft. 221 y 779.
Commámio, Ps, 83, 4-5, — jé»,—El pájaro en­
?asser invénit sibí domum, cuentra casa para sí y la
et turtur nidum, ubi repó- tórtola nido en que ponga a
nat pullos suos, altária tua, ’ sus polluelos: vuestros al­
Dómine virtútum, Rex meus tares son para mí este nido.
et Deus meus: beáti qui há~' Dios de las virtudes, Rey
bitant in domo tua, in saecu- i mío, Dios mió; ¡bienaventu­
lum s&culí laudábunt te. ! rado quien vive en vuestra
casa! Siempre os alabará.
Postcommúnio,—A cunctis PescemeaaíéM. — Os pedi­
no s , quissumus, Dómine, mos, Señar, que nos libréis
reátibus et perículis propí- de todas las culpas y peli­
tiátus absólve: quos tanti gros, ya que nos hacéis par­
mystéríí tribuís esse partí- ’ ticipantes de tales soberanos
cipes. Per Dóminum... 1 misterios. Por N. S. J. C...
Be dice Benedicámus Dómino, en vez de In ,

LUNfS DE LA TERCERA SEMANA DC CUARESMA


l martes de la sanana pasada considerábamos el milagro
E que hizo el profeta Elias s favor de la viuda que no perte­
necía al que se llamaba, y era en verdad, pueblo escocido de
Dios. Hoy te nos refiere en la Epístola otro milagro realizado
también en favor de otro que tampoco pertenecía a dicho pue­
blo. Ambos mllaffros echa Jesús en cara a los judíos, como
diciéndoles que, ya que ellos no querían creer en Ü, a pesar
de tantos milagros como hacía, la salvación paaaria a otros
pueblos, significando que llamaría a la fe a todas las naciones,
porque para todos habla venido a este mundo.
Procuremos que, por nuestra mala conducta, no aparte Dios
de nosotros su divina fracia y pidámosle que sepamos apreciar
debidamente el gran beneficio de la fe,—Butación, en Sen Itéreos.
Dir«ct«rU de la M i**. - C o n * < m » # 1 de ii pés 308.
Intrétats. Ps. 58, 8 —In Deo Intrnto». — En Dios, cuya
laudábo verbum, in Dómino promesa ensalzaré, en Dk»
laudábo «ermónem: ín Deo confío; no temeré lo que
30 0 TIEMPO DE CUARESMA

puedan hacerme los hom ­ sperábo; non timébo quid


bres.— Salino. Tened miseri­ íáciat mihi homo.— Ps. Ibíd.
cordia de mí, oh Dios, por­ 2. Miserére mei, Deus, quó­
que me pisoteó el hombre, niam conculcávit me homo:
me atribuló combatiendo to­ tota die bellans tribulávit
do el día contra mí. Gloria... me. y . Glória Patri...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo”.

Oración.— Os rogamos, Se­ Orémus.— Córdibus nostris,


ñor, que infundáis benigno quaesumus, Dómine, grátiam
en auestros corazones vues­ tuam benígnus infúnde: ut,
tra gracia; para que, como sicut ab escis carnálibus
nos abstenemos de carnes, abstinémus; ita sensus quo-
así también nos apartemos que nostros a nóxiis retra-
de todo dañoso exceso. Por hámus excéssibus. Per D ó­
nuestro Señor Jesucristo... m inum ...
Epístola. — Naamán, gene­ Léctio libri Regum, 4. , 5,
ral del ejército del Rey de 1-15.— In diébus illis; Náa-
Siria, gozaba de gran con­ man princeps milítiae regís
sideración y estima ante su Syriae, erat vir magnus apud
amo, porque el Señor había dóminum suum, et honorá-
salvado por él a la Siria y tus; per illum enim dedit
era un varón valeroso y ri­ Dóminus salútem Syriae:
co, aunque leproso. Ciertos erat autem vir fortis et di­
ladrones de Siria habían lle­ ves, sed leprósus. Porro de
vado cautiva de la tierra de Syria egréssi fúerant latrún-
Israel una muchacha que culi, et captívam dúxerant
servía a la mujer de Naa­ de térra Israel puéllam pár-
mán, la cual dijo a su se­ vulam, quae erat in obséquio
ñora: Ojalá que mi amo hu­ uxóris Náaman, quae ait ad
biese ido a ver al Profeta dóminam suam: U t i n a m
que está en Samaría: cierto fuísset dóminus meus ad
que le hubiese curado de la prophétam, qui est in Sa­
lepra que tiene. En éstas, maría: p r o f é c t o curásset
Naamán entró a ver a su se­ eum a lepra quam habet.
ñor y dióle cuenta, diciendo: Ingréssus est ítaque Náa­
Esto y esto ha dicho una jo ­ man ad dóminum suum, et
ven de Israel. Y le dijo' el nuntiávit ei, dicens: Sic et
Rey de Siria: Vete, que yo sic locúta est puélla de térra
escribiré una carta al rey de Israel. Dixítque ei rex Sy­
Israel. Habiendo, pues, mar­ riae: Vade, et mittam lítte-
chado y llevado diez talen­ ras ad regem Israel. Qui
tos de plata y seis mil m o­ cum proféctus esset, et tu-
nedas de oro, y diez mudas lísset secum decem talénta
LUN ES DE LA 3 ." SEMANA DE CUARESMA 301
argénti, et sex milia áureos, de vestidos, llevó también la
et decem mutatória vesti- carta para el Rey de Israel,
mentórum, détulit lítteras que era de este tenor; Cuan­
ad regem Israel in haec ver­ do hubieres recibido esta
ba: Cum accéperis epístolam carta, sabrás que te he en­
hanc, scito quod míserim ad viado a Naamán, mi criado,
te Náaman servum meum, para que le cures de su le­
ut cures eum a lepra sua. pra. Cuando el rey de Israel
Cumque legísset rex Israel hubo leído esta carta, rasgó
lítteras, s c i d i t vestiménta sus vestidos, diciendo: ¿Soy
sua, et ait: Numquid Deus por ventura un dios para
ego sum, ut occídere possim, que yo pueda dar o quitar
et vivificáre, quia iste misit la vida? Es que éste me ha
ad me, ut curem hóminem enviado a decir que yo cure
a lepra sua? Animad vér ti te, de la lepra a un hombre.
et vidéte quod occasiónes Mirad y veréis cóm o anda
quaerat advérsum me. Quod buscando pretextos contra
cum audísset Eliséus vir Dei, mí. Sabedor Elíseo de que el
scidísse vidélicet regem Is­ rey de Israel había rasgado
rael vestiménta sua, misit sus vestiduras, envióle a de­
ad eum dicens: Quare sci- cir: ¿Por qué rasgaste tus
dísti vestiménta tua? véniat vestidos? Que venga a mí y
ad me, et sciat esse prophé- sabrá que hay un profeta en
tam in Israel. * Venit ergo Israel. * Llegó, pues, Naa­
Náaman cum equis, et cúr- mán con sus caballos y ca­
ribus, et stetit ad óstium rros, y paróse a la puerta de
domus Eliséi: misítque ad la casa de Elíseo: el cual le
eum Eliséus núntium, di­ envió un mensajero que le
cens: Vade, et laváre sépties dijo: Ve, y lávate siete ve­
in Jordáne, et recípiet sani- ces en el Jordán y tu carne
tátem caro tua, atque mun- recobrará la salud y queda­
dáberis. Irátus Náaman re- rás limpio. Indignado Naa­
cedébat, dicens: Putábam mán, se retiraba diciendo:
quod egrederétur ad me, et Creía que saldría a mí, y
stans invocáret nomen Dó­ puesto en pie invocaría el
mini Dei sui, et tángeret nombre de su Dios y tocaría
manu sua locum leprse, et con su mano el lugar de la
curáret me. Numquid non lepra y me curaría. ¿Acaso
melióres sunt A b a n a et no son mejores el Abana y
Pharphar, flúvii Damásci, el Farfar, ríos de Damasco,
ómnibus a q u i s Israel, ut que todas las aguas de Is­
laver in eis, et munder? rael, para lavarme en ellas
Cum ergo vertísset se, et y limpiarme? Y como se vol­
abíret indígnans, accesé- viese ya y retirase enojado,
runt ad eum servi sui, et se le acercaron sus criados y
302 TIEMPO DE cuaresm a

le dijeron: Padre, aunque el locúti sunt ei: Pater, et si


Profeta te hubiera mandado rem grandem dixísset tibi
una cosa difícil, la deberías prophéta, certe fácere de-
haber hecho, ¿pues cuánto búeras: quanto magis quia
más habiéndote dicho: lá­ nunc dixit tibi: Laváre, et
vate y serás limpio? Fue, mundáberis? Descéndit, et
pues, y lavóse siete veces lavit in J o r d á n e sépties,
en el Jordán, según la pala­ juxta sermónem viri Dei, et
bra del varón de Dios, y restitúta est caro ejus, sicut
volvióse su carne com o la caro púeri párvuli, et m un-
de un niño, y quedó limpio. dátus est. Reversúsque ad
Y volviendo al varón de virum Dei cum univérso co -
Dios con toda su comitiva mitátu suo, venit, et stetit
le dijo: Conozco que verda­ coram eo, et ait: Vere scio,
deramente no hay otro Dios quod non sit álius Deus in
en el universo sino sólo el univérsa térra, nisi tantum
Dios de Israel. in Israel.
Gradual.— Oh Dios, a Vos Gradúale. Ps. 55, 9 et 2. —
he descubierto mi vida; Vos Deus, vitam meam annun-
pusisteis mis gemidos en tiávi tibi: posuísti lácrimas
vuestra presencia, y. Tened meas in conspéctu tuo. y .
misericordia de mí, porque Miserére mei, Dómine, quó­
me pisoteó el hombre; me niam conculcávit me hom o:
atribuló combatiendo contra tota die bellans tribulávit
mí todo el día. me.
Hoy se dice el Tracto como el Miércoles de Ceniza. Pág. 220.
Evangelio + . — D ijo Jesús + Seq. S. Evangélíi sec.
a los Fariseos: Me diréis es­ Lucam, 4, 23-30. — In illo
te proverbio: Médico, cúrate témpore: Dixit Jesús phari-
a ti mismo: cuanto hemos sáis: Utique dicétis mihi
oído decir que has hecho en hanc similitúdinem: Médice
Cafamaúm, hazlo también cura teípsum: quanta audí-
en tu patria. Pero él respon­ vimus facta in Caphárnaum,
dió: En verdad os digo que fac et hic in pátria tua. Ait
ningún profeta es recibido autem: Amen dico vobis,
en su patria. Os digo en quia nemo prophéta accép-
verdad que había muchas tus est in pátria sua. In ve-
viudas en Israel en los días ritáte dico vobis, multa? ví-
de Elias, cuando fue cerra­ duae erant in diébus Elíae in
do el cielo por tres años y Israel, quando clausum est
seis meses, siendo grande el caelum annis tribus, et m én-
hambre en toda la tierra; sibus sex, cum facta esset
mas a ninguna de ellas fue fames magna in omni térra:
enviado el profeta Elias, s í - et ad nullam illárum missus
LUNES DE LA 3 / SEMANA DE CUARESMA 3 03
est Elias, nisi in Sarépta Si- no a una mujer viuda en
dóniae, ad mulíerem viduam. Sarepta de Sidonia. Y mu­
Et multi leprósi erant in chos leprosos había en Is­
Israel sub Eliséo prophéta: rael en tiempo de Elíseo
et nemo eórum mundátus profeta, y ninguno de elfes
est nisi Náaman Syrus. Et fue curado sino Naamáii,
repléti sunt omnes in syna- que era natural de Siria.
góga ira, haec audiéntes. Et Cuantos estaban en la Si­
surrexérunt, et ejecérunt il­ nagoga se resquemaban de
lum extra civitátem: et du- ira oyendo estas cosas. Y se
xérunt illum usque ad su- levantaron y le echaron
percílium montis, super fuera de la ciudad y le lle­
quem cívitas illórum erat varon hasta la cumbre del
aedificáta, ut praecipitárent monte sobre el que está edi­
eum. Ipse autem tránsiens ficada la ciudad, para des­
per médium illórum, ibat. peñarle. Mas él tranquila-
mente se marchó por entre ellos.
Offertórium. Ps. 54, 2-3.— Ofertorio.— O íd} Señor, mi
Exáudi, Deus, oratiónem oración y no despreciéis
meam, et ne despéxeris de- mi plegaria; miradme y es­
precatiónem meam: inténde cuchadme.
in me, et exáudi me. Secreta. — El don que en
Secréta.— Munus quod ti­ señal de nuestra servidum­
bi, Dómine, nostrae servitú- bre os ofrecemos, oh Señor,
tis offérimus, tu salutáre convertidlo Vos en nuestro
nobis pérfice sacraméntum. saludable Sacramento. Por
Per Dóminum... nuestro Señor Jesucristo...
Prefacio de Cuaresma, págs. 221 y 770.

Commúnio. Ps. 13, 7.— Quis Comunión. — ¿Quién dará


dabit ex Sion salutáre Is­ desde Sión la salvación a
rael? Cum avérterit Dóm i­ Israel? Cuando el Señor li­
nus captivitátem plebis suse, bre del cautiverio a su pue­
exultábit Jacob, et laetábi- blo, se alegrará Jacob y se
lur Israel. regocijará Israel.
Postcommúnio. — Praesta, Poscomunión. — Conceded­
qusesumus, omnípotens et nos, oh Dios Omnipotente y
miséricors Deus: ut, quod Misericordioso, que reciba­
ore contíngimus, pura men­ mos con alma pura lo que
te capiámus. Per Dóminum. recibimos. Por N. S. J. C...

O r a c ió n s o b r e el p u e b l o
Orémut.— Humiliáte cápi-1 Humillad vuestras cace­
ta vestra Deo. — Subvéniat Izas ante Dios. — Ayúdenos,
304 TIEMPO DE CUARESMA

Señor, vuestra misericordia, nobis, Dómine, misericórdia


para que merezcamos ver­ tua: ut ab imminént.ibus
nos libres de los peligros de peccatórum nostrórum perí-
nuestra salvación que nos culis, te mereémur prote-
amenazan, y, librándonos génte éripi, te liberánte
Vos, ser salvos. Por N. S... salvári. Per Dóminum nos­
trum...
Se dice Bcnedicám us D óm ino en vez de Ite, M issa e st.

MARTES DE LA TERC ER A SEM ANA DE CUARESM A


e dos clases son las obras de misericordia que necesitamos,
D y que hemos de practicar con nuestros prójimos por ser
compuestos de alma y cuerpo: obras corporales y espirituales.
Vemos en la Epístola que Elíseo ejercitó las primeras con la
pobre viuda, a quien asediaban los acreedores. En el Evangelio
se nos recomiendan, y se nos mandan, dos obras de misericordia
espirituales, que son: corregir a quien va extraviado y perdonar
las ofensas que hemos recibido de nuestros prójimos. Y perdo­
nándonos Dios tantas veces nuestros pecados, hemos de saber
perdonar también a cuantos nos ofendieren. No es difícil perdo­
nar. En las últimas revoluciones hemos visto muchos sacerdotes
y seglares morir perdonando, y aun besando la mano del que iba
a fusilarlos. Esto no se hace difícil mirando a Dios y a la vida
venidera. Jesús nos recuerda el poder de atar y desatar las con­
ciencias que ha dado a su Iglesia, y la obligación que tenemos
de sujetarnos a su juicio. — Estación, en Santa Pudenciana.
D irectorio de la M isa. — Consúltese el de la pág. 222.
Introito. — Y o os invoqué, Intróitus. Ps. 16, 6 et 8 .—
porque me oísteis, oh Dios; Ego clamávi, quóniam ex -
escuchadme y prestad oído audísti me, Deus: inclina
atento a mis palabras: guar­ aurem tuam, et exáudi ver­
dadme como a la niña de ba mea: custódi me, Dóm i­
vuestros ojos: amparadme ne, ut pupíllam óculi: sub
al abrigo de vuestras alas. umbra alárum tuárum pro­
Salmo. Oíd, Señor, mis jus­ tege me.— Ps. I b í d . 1. Exáu­
tos ruegos, atended a mi di, Dómine, justítiam meam:
plegaria. Gloria al Padre... inténde deprecatiónem
meam. T. Glória Patri.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo” .
Oración. — Escuchadnos, Orémus.— Exáudi nos, om -
oh Dios Omnipotente y Mi­ nípotens et miséricors Deus:
sericordioso, y concedednos et continéntiae salutáris pro-
benigno el don de una salu­ pítius nobis dona concéde.
dable abstinencia. Por N. S. Per Dóminum...
MARTES DE LA 3 .a SEMANA DE CUARESMA 305

Léctio libri Regum, 4, 4, Epístola. — Una mujer 11a-


1-7.— In diébus illis: Múlier mó al Profeta Elíseo dieien-
quaedam clamábat ad Eli- do: Tu siervo, mi marido,
séum prophétam, dicens: ha muerto, y tú sabes que tu
Servus tuus vir meus m ór­ siervo fue temeroso del Se­
tuus est, et tu nosti, quia ñor; pero viene el acreedor
servus tuus fuit timens D ó­ para llevarse a mis dos hi­
minum: et ecce créditor v e­ jos y convertirlos en sus
nit, ut tollat dúos fílios meos esclavos. Y Eliseo le dijo:
ad serviéndum sibi. Cu i di­ ¿Qué quieres que haga por
xit Eliséus: Quid vis ut fá - ti? Dime: ¿qué tienes en
ciam tibi? Dic mihi, quid casa? Ella respondió: Yo, tu
habes in dom o tua? At illa sierva, no tengo en casa otra
respóndit: Non hábeo ancíl- cosa que un poquito de acei­
la tua quidquam in domo te para ungirme. D íjole él.
mea, nisi parum ólei, quo Vete y pide prestadas a tus
ungar. Cui ait: Vade, pete vecinas muchas vasijas va­
mútuo ab ómnibus vicínis cías. Entra y cierra la puer­
tuis vasa vácua non pauca. ta, luego que estuviereis
Et ingrédere, et claude ós- dentro tú y tus hijos: y echa
tium tuum, cum intrínsecus de ese aceite en todas las
fúeris tu et fílii tui: et mitte vasijas: y cuando estuvieren
inde in ómnia vasa haec, et llenas las guardarás. Fuese,
cum plena fúerint, tollens. pues, la m ujer y cerróse en
Ivit ítaque múlier, et clausit casa con sus hijos; ellos le
óstium super se, et super presentaban las vasijas y
fílios suos: illi offerébant ella las llenaba. Y cuando
v a s a , et illa infundébat. estuvieron llenas las vasijas
Cumque plena fuíssent vasa, d ijo a su hijo: Trae otra
dixit ad fílium suum: A ffer vasija. Él respondió: No hay
mihi adhuc vas. Et ille re­ más. Entonces cesó el aceite.
spóndit: Non hábeo. Stetít- Vino, pues, ella y lo refirió
que óleum. Venit autem illa, al varón de Dios, el cual le
et indicávit hómini Dei. Et dijo: Anda y vende el aceite
ille: Vade, inquit, vende y paga a tu acreedor, y de
óleum, et redde creditóri lo restante vive tú y tus
tuo: tu autem et fílii tui hijos.
vívite de réliquo.
Graduále. Ps. 18, 13-14. — Gradual. — De mis culpas
Ab occúltis mcis munda me, que no conozco, libradme.
Dómino: et ab aliénis parce Señor, y perdonad a vues­
servo tuo. Si mei non tro siervo los pecados aje­
fúerint domináti, tune im - nos. V. Si ellos no me do­
maculátus ero, et emundá- minasen, sería irreprensi­
bor a delícto máximo. ble y limpio de grave pecado.
306 TIEMPO DE CUARESMA

Evangelio + .— Dijo Jesús a + Seq. S. EVangélii sec.


sus discípulos: Si tu herma­ Matthífeum, 18, 15-22. — In
no te ofendiere, ve y corrí­ illo témpore: Dixit Jesús
gele a solas entre tú y él. Si discípulis suis: Si peccáverit
te oyere, habrás ganado a in te frater tuus, vade, et
tu hermano. Pero si no te córripe eum inter te, et ip-
oyere, toma contigo una o sum solum. Si te audíerit,
dos personas, para que por lucrátus eris fratrem tuum.
boca de dos o tres testigos Si autem te non audíerit, ád-
sea firme tu palabra: Y si hibe tecum adhuc unum vel
él tampoco lo oyere, díselo dúos, ut in ore duórum vel
a la Iglesia. Y si a la Iglesia trium téstium stet omne ver­
no escuchare, tenle como bum. Quod si non audíerit
gentil y publicano. En ver­ eos: dic ecclésiae. Si autem
dad os digo que todo aquello ecclésiam non audíerit: sit
que atarais sobre la tierra, tibi sicut éthnicus et publi-
será atado también en el cánus. Amen dico vobis
cielo, y todo lo que desata­
reis sobre la tierra quedará quaecúmque alligavéritis su­
también desatado en el cie­ per terram, erunt ligáta et
lo. Os digo más: que si dos in cáelo: et qusecúmque sol-
de vosotros se reúnen so­ véritis super terram, erunt
bre la tierra, cualquier cosa solúta et in cáelo. Iterum di­
que pidieren les será con­ co vobis, quia si dúo ex v o ­
cedida por mi Padre que bis consénserint super tei-
está en los cielos. Porque ram, de omni re quamcúm-
donde están dos o tres re­ que petíerit, fiet illis a Pa-
unidos en mi nombre, allí tre meo qui in caelis est. Ubi
estoy Yo en medio de ellos. enim sunt dúo vel tres con-
Entonces, Pedro, acercándo­ gregáti in nomine meo, ibi
se a Él, dijo: Señor, ¿cuán­ sum in médio eórum. Tune
tas veces deberé perdonar accédens Petrus ad eum, di­
a mi hermano que pecare xit: Dómine, quóties peccá-
contra mí? ¿Hasta siete ve­ bit in me frater meus, et
ces? Jesús responde: No te dimíttam ei? Usque sépties?
digo hasta siete veces, sino Dicit illi Jesús: Non dico
hasta setenta veces siete. tibi usque sépties, sed us­
que septuágies sépties.
Ofertorio. — La diestra del Offertórium. Ps. 117, 16 et
Señor triunfó, la diestra 17. — Déxtera Dómini fecit
del Señor me ensalzó. No virtútem, déxtera Dómini
moriré, sino que viviré y exaltávit me: non móriar,
pregonaré 1 a s maravillas sed vivam, et narrábo ópera
del Señor. Dómini.
Secreta. — Por este Miste- Secréta. — Per haec véniat,
MIÉRCOLES DE LA 3 ." SEMANA DE CUARESMA 307

quaesumus, Dómine, sacra- rio, os pedimos, Señor, que


ménta nostrae redemptiónis venga s o b r e nosotros el
efféctus: qui nos et ab hu- efecto de vuestra redención,
mánis rétrahat semper e x - para que nos aparte de todo
céssibus, et ad salutária exceso y nos lleve a la sal­
dona perdúcat. Per Dóm ... vación. Por N. S. J. C...
P refacio de Cuaresi ta, págs. 221 y 770.
Commúnio. Ps. 14, 1-2. — Comunión.— Señor,
¿quién
Dómine, quis habitábit in morará en vuestro taber­
tabernáculo tuo? Aut quis náculo o quién reposará en
requiéscet in monte sancto vuestro santo templo? El
tuo? Qui ingréditur sine que anda sin mancilla y
mácula, et operátur justí- practica la virtud.
tiam.
Postcommúnio. — Sacris, Poscomunión. — Purifica­
Dómine, mystériis expiáti: dos, Señor, con estos sagra­
et véniam, qusesumus, con- dos misterios, haced que
sequámur, et grátiam. Per consigamos el perdón y la
D óm inum ... gracia. Por N. S. J. C...

O r a c ió n sobre el pueblo

Orémus.— Humiliáte cápi- Humillad vuestras cabe­


ta vestra Deo. — Tua nos, zas ante Dios. — Defended­
Dómine, protectióne defén- nos, Señor, con vuestra pro­
de: et ab omni semper ini- tección y guardadnos siem­
quitáte custódi. Per D óm i­ pre de todo mal. Por nues­
num ... tro Señor Jesucristo...
Se dice Benedicámus Dómino, en vez de I te, M is s a est.

M IÉRCOLES DE LA TERCER A SEM ANA DE CUARESM A


l día de hoy podría llamarse el día de la Ley de Dios. La
E Epístola nos recuerda su promulgación sobre la montaña
del Sinaí, entre truenos y relámpagos; y el Evangelio insiste en
la necesidad de observarla. Los fariseos, con el pretexto de con­
servar sus costumbres y tradiciones, prescindían de la obser­
vancia de algunos mandamientos. Tampoco hoy faltan cristianos
que pretenden acomodar la Ley de Dios a sus gustos y como­
didades. Guardan los Mandamientos cuando les parece bien;
pero dejan de observarlos por no privarse de una diversión, o
por no tener que imponerse un sacrificio. Pero Dios no cambiará
su Ley ni la dejará al arbitrio del humano capricho. Jesús llama
ciegos a los que así se portan, que caen en el hoyo ellos y
cuantos les siguen. — Estación, en San Sixto.
D irectorio de la M isa. — Consúltese el de la pág. 222.
308 TIEMPO DE CUARESMA

Introito. — Esperaré en el Intróitus. Ps. 30, 7-8.— Ego


Señor, me regocijaré y ale­ autem in Dómino sperábo:
graré en su misericordia, exsultábo et laetábor in tua
porque ha reparado en mi misericórdia: quia respexís-
poquedad.— Salmo. En Vos, ti humilitátem meam. — Ps.
Señor, esperé; no quedaré lbíd. 2. In te, Dómine, spe-
confundido eternamente; li­ rávi, non c o n f ú n d a r in
bradme por vuestra mise­ aetérnum: in justítia tua li­
ricordia y salvadme. Gloria bera me, et éripe me. y.
ai Padre... Glória Patri.
Se repite desde ei principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo”.
Oración. — Concedednos, Orémus. — Prsesta nobis,
Señor, os pedimos que, en­ quaesumus, Dómine; ut sa-
señados con ayunos saluda­ lutáribus jejúniis erudíti, a
bles y absteniéndonos tam­ nóxiis quoque vítiis absti-
bién de los malos vicios, néntes, propitiatiónem tuam
consigamos más fácilmente facílius impetrémus. P e r
vuestra bondad. Por N. S. Dóminum...
Epístola.— Esto dice el Se­ Léctio libri Exodi, 20, 12­
ñor Dios: Honra a tu padre 24. — Haec dicit Dóminus
y a tu madre, para que ten­ Deus: Honóra patrem tuum
gas vida larga sobre la tie­ et matrem tuam, ut sis lon-
rra, en que te introducirá el gsevus super terram, quam
Señor, tu Dios. No matarás. Dóminus Deus tuus dabit
No fornicarás. No hurtarás. tibi. Non occídes. Non moe-
No dirás contra tu prójim o cháberis. Non furtum fácies.
falso testimonio. No codi­ Non loquéris contra p róxi-
ciarás la casa de tu prójimo, mum tuum falsum testimó-
ni desearás su mujer, ni nium. Non concupísces do-
su siervo, ni su sierva, ni su mum próxim i tui: nec de-
buey, ni su asno, ni cosa al­ siderábis uxórem ejus, non
guna que le pertenezca. En­ servum, non ancíllam, non
tretanto, todo el pueblo veía bovem, n o n ásinum, nec
las voces y los resplandores ó m n i a , quas illíus sunt.
que brillaban y el sonido Cunctus autem pópulus v i-
de la trompeta, y el m on­ débat voces, et lámpades, et
te humeando; y, atemoriza­ sónitum búccinae, montém-
dos y poseídos de pavor, se que fumántem: et pertérriti,
mantuvieron a lo lejos, di­ ac pavóre concússi, stetérunt
ciendo a Moisés: Háblanos procul, dicéntes Móysi: L ó-
tú y oiremos y no nos hable quere tu nobis, et audiémus:
el Señor, no sea que mura­ non loquátur nobis Dóm i­
mos. Y respondió Moisés al nus, ne forte moriámur. Et
MIÉRCOLES DE LA 3 ." SEMANA DE CUARESMA 309

ait Móyses ad pópulum: No­ pueblo: No temáis. El Se­


líte timére: ut enim probá- ñor ha venido a probaros, a
ret vos, venit Deus, et ut fin de que su temor esté en
terror illíus esset in vobis, vosotros y no pequéis. Y el
ct non peccarétis. Stetítque pueblo se quedó lejos. Y
pópulus de longe. Móyses Moisés se acercó a la obscu­
autem accéssit ad calíginem, ridad en donde estaba Dios.
in qua erat Deus. Dixit prse- D ijo, además, el Señor a
térea Dóminus ad Móysen: Moisés: Esto dirás a los hi­
Haec dices fíliis Israel: Vos jos de Israel: Habéis visto
vidístis, quod de cáelo locú­ que desde el cielo he habla­
tus sim vobis. Non faciétis do con vosotros. No os ha­
déos argénteos, nec déos áu­ réis dioses de plata, ni dio­
reos faciétis vobis. Altáre ses de oro. A Mí me haréis
de térra faciétis mihi, et o f- un altar de tierra y sobre
ferétis super eo holocáusta él ofreceréis vuestros holo­
et pacífica vestra, oves ves- caustos y hostias pacíficas,
tras et boves in omni loco, vuestras ovejas y bueyes, en
in quo memoria fúerit nó- todo lugar donde estuviere
minis mei. la memoria de mi Nombre.
Graduále. Ps. 6 , 3-4.— M i­ Gradual. — Apiadaos, Se­
serére mei, Dómine, quó­ ñor, de mí, porque soy dé­
niam infírmus sum: sana bil: sanadme, Señor. T. Has­
me, Dómine. T. Conturbáta ta mis huesos están contur­
sunt ómnia ossa mea: et bados y mi alma tiembla
ánima mea turbáta est valde. sobremanera.
Hoy se dice el T ra cto como el Miércoles de Ceniza, pág. 220.

+ Seq. S. Evangélii sec. Evangelio HK — Se acerca­


Matthseum, 15, 1-20.— In il­ ron a Jesús unos Escribas y
lo témpore: Accessérunt ad Fariseos de Jerusalén di­
Jesum ab Jerosólymis scri- ciendo: ¿Por qué tus discí­
bae et pharisáei, dicéntes: pulos quebrantan la tradi­
Quare discípuli tui trans- ción de los antiguos? Pues
grediúntur traditiónem se- no se lavan las manos cuan­
niórum? Non enim lavant do comen pan. Y Él les re­
manus suas, cum panem plicó diciendo: Y vosotros,
mandúcant. Ipse autem re­ ¿por qué traspasáis los man­
spóndens, ait illis: Quare et damientos de Dios por seguir
vos transgredímini mandá- vuestra tradición? Pues dijo
tum Dei propter traditiónem Dios: Honra al padre y a la
vestram? Nam Deus dixit: madre. Y: Quien maldijere
Honóra patrem et matrem. al padre y a la madre, sea
Et: Qui maledíxerit patri castigado con muerte. Mas
vel matri, morte moriátur. vosotros decís: cualquiera
310 TIEMPO DE CUARESMA

puede decir al padre o a la Vos autem dícitis: Quicúm -


madre: “ Todo don que yo que díxerit patri vel matri:
ofreciere a Dios te aprove­ munus quodcúmque est ex
chará” , y con eso 110 es m e­ me, tibi próderit: et non h o-
nester honrarlos m á s ; y noriíicábit patrem suum, aut
con ello habéis hecho vano matrem suam: et írritum fe ­
el mandamiento de Dios cístis mandátum Dei prop­
para seguir vuestra tradi­ ter traditiónem v e s t r a m .
ción. ¡Hipócritas! Bien pro­ Hypócritae, bene prophetá-
fetizó de vosotros Isaías vit de vobis Isaías, dicens:
cuando dijo: Este pueblo me Pópulus hic lábiis me ho­
honra con los labios, mas el nor at: cor a u t e m eórum
corazón lo tiene lejos de Mí. longe est a me. Sine causa
En vano me honran ense­ autem colunt me, docéntes
ñando doctrinas y preceptos doctrinas et mandáta hóm i-
humanos. Y habiendo con­ num. Et convocátis ad se
vocado a sí a las gentes, les turbis, dixit eis: Audite, et
dijo: Oíd y entended: no intellígite. Non quod intrat
mancha al hombre lo que in os, coínquinat hóminem:
entra en la boca, sino lo que sed quod procédit ex ore,
de ella sale; eso es lo que le hoc coínquinat hóminem:
mancha. Entonces, llegán­ Tune accedéntes discípuli
dose sus discípulos, le dije­ ejus dixérunt ei: Seis quia
ron: ¿Sabes que los Fariseos pharissei audito verbo hoc,
se han escandalizado al oir- scandalizáti sunt? A t ille
te? Mas Él les respondió: respóndens, ait: Omnis
Toda plantación que mi Pa­ plantátio quam non plantá-
dre celestial no haya plan­ vit P a t e r meus caeléstis,
tado será arrancada de raíz. eradicábitur. Sínite illos:
Dejadlos: son ciegos y laza­ caeci sunt, et duces caecó-
rillos de ciegos. Pues si un rum. Caecus autem si caeco
ciego guía a otro ciego, am­ ducátum praestet, ambo in
bos caen en el hoyo. Explí­ fóveam cadunt. Respóndens
canos esta parábola, le dijo autem P e t r u s dixit ei:
Pedro: Y respondió Jesús: Edíssere nobis parábolam
¿También vosotros estáis istam. A t ille dixit: Adhuc
aún sin entender? ¿No com ­ et vos sine intelléctu estis?
prendéis que cuanto entra Non intellígitis, quia omne
en la boca va al vientre y quod in os intrat, in ventrem
es echado en lugar secreto? vadit, et in secéssum em ít-
Mas lo que sale de la boca, titur? Quae autem procé-
sale del corazón y esto es lo dunt de ore, de corde éxeunt,
que mancha al hombre: por­ et ea coínquinant hóminem:
que del corazón salen los de corde enim éxeunt cogí-
pensamientos malos, los ho- tatiónes malae, homicídia,
MIÉRCOLES DE LA 3 .a SEMANA DE CUARESMA 311

adultéria, fom icatiónes, fu r­ micidios, adulterios, forni­


ia, falsa testimonia, blasphé- caciones, hurtos, falsos tes­
miae. Haec sunt quae coínqui- timonios, blasfemias. Estas
nant hóminem. Non lotis cosas son las que manchan
autem mánibus manducáre al hombre. Pero el comer
non coínquinat hóminem. sin lavarse las manos no
Offertórium. Ps. 108, 21. — mancha al hombre.
Dómine, fac mecum mise- Ofertorio. — Señor, tened
ricórdiam tuam, propter no­ misericordia de mí por amor
men tuum: quia suávis est de vuestro Nombre: porque
misericordia tua. es suave vuestra misericor­
Secréta.— Súscipe, qusesu- dia.
mus, Dómine, preces pópuli Secreta. — Recibid, Señor,
tui cum oblatiónibus hos- os rogamos, las oraciones de
tiárum: et tua mystéria ce- vuestro pueblo y el sacrifi­
lebrántes, ab ómnibus nos cio; y pues celebramos vues­
defénde perículis. Per D ó­ tros misterios, defendednos
m inum ... de todo peligro. Por N. S...
P refacio de Cuaresr ia, págs. 221 y 770.

Commúnio. Ps. 15, 10. — Comunión. — Me hicisteis


Notas mihi fecísti vias vitae: conocer la vida; con la vista
adimplébis me laetítia cum de vuestra cara me llenaréis
vultu tuo, Dómine. de alegría, Señor.
Fostcom múnio.— Sanctíficet Poscomunión.— Santifique-
nos, Dómine, qua pasti su- nos, Señor, la mesa celestial
mus, mensa caeléstis: et a en la que hemos sido ali­
cunctis erróribus expiátos, mentados, y, una vez puri­
s u p é r n i s promissiónibus ficados de todos los errores,
reddat accéptos. Per Dóm i­ nos haga dignos de las eter­
num. .. nas promesas. Por N. S. J...

O ración sobre el pueblo

Orémus.— Humiliáte cápi- Humildad vuestras cabe­


ta vestra Deo. — Concé- zas ante Dios. — Conceded­
de, quaesumus, omnípotens nos, os pedimos, Señor Om­
Deus: ut, qui protectiónis nipotente, que, pues busca­
tuae grátiam quaerimus, li- mos la gracia, libres de todos
beráti a malis ómnibus, se­ los males, os sirvamos con
cura tibi mente serviámus. santa paz. Por nuestro Señor
Per Dóminum... Jesucristo...
Se dice B en ed icá m u s Dómino en vez de Ite, M is s a e s t
312 TIEMPO DE CUARESM A

JUtVtS D i LA TiRCIRA SIMAN A DI CUARESMA


»te día «eAala la mitad de la Cuaresma y. por tanto, la mitad
E do Io h ayuno* cuaresmal*»; poro para mucho» aún no ha
indicado el principio, La Iglesia ha señalado como templo esta­
cional el de lo» Santo» Cosme y Damián; a esto* Santo» desea
que acudamos a íln de que no» ayuden a perseverar en las pe­
nitencias empezadas En la Epístola se no* recuerda que Dios no
*e paga de solas palabra», sino que exige buenas obras, o sea las
que Ei nos impone y las que exige la caridad con nuestros her­
mana. En el Evangelio vemos los muchos milagros que obraba
Jesús y la solicitud con que deseaban su compañía los buenos
israelitas.
No faltan en nuestros días muchos cristianos que, en medio
de la indiferencia y disipación que reinan por doquier, desean
a Jesús y procuran complacerle con sus buenas obras. — Esta­
ción, en la Iglesia de los Santos Cosme V Damián.
Directorio do lo Mi*®. Cunwúltflf'fl el de la jmW. V,‘¿2.

Introito.— Yo soy la salva­ Intróitus. ~ Salus pópuli


ción del pueblo, dico el Se­ ego sum, dicit Dóminus: de
ñor: en cualquier tribula­ quacúmque tribulatióne cla-
ción en que clamaren a Mí, máverint ad me, exáudiam
Ies oiré y seré para siempre eos: et oro illórum Dóminus
su Señor.— Salmo. Escucha, in perpétuum. — Ps. 77, 1.
pueblo mío, mi ley, presta Atténdite, pópule meus, le-
oídos a las palabras de mi gem meam; inclináte aurem
boca. Gloria al Padre... vestram in verba oris mei.
t . Glória Patri...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo".
Oración. — Oh Señor, que Orémus. — Magnííicet te,
la solemnidad de vuestros Dómine, sanctórum tuórum
Santos Cosme y Damián os Cosmee et Damiáni beáta
glorifique, en la cual a ellos sollémnitas: qua et illis gló-
los disteis la gloria sempi­ riam sempitérnam, et opem
terna, y a nosotros, con pro­ nobis ineffábíli providéntia
videncia Inefable, vuestros contulísti. Per Dóminum...
auxilios. Por N. S. J. C...
\ Epístola. — Oí la voz dei Léctio Jeremíae Prophétae,
\8 eñor que decía: Ponte a la Jer. 7, 1-7.— In diébus illis:
^ lerta de la casa del Señor Factum est verbum Dómini
Dios, y predica allí di- ad me, dicens: Sta in porta
lo: Oíd la palabra del domus Dómini: et prásdica
ior, todo Judá que entras ibi verbum istud, et dic:
[ esas puertas para ado­ Audite verbum Dómini, om ­
ra* al Señor. Esto dice el nis Juda, qui ingredímini
JlJKVKfl DE Í/A 3 ." SEMANA DE CUARESMA 313
per portas ha», ut adorétis Señor de los Ejércitos, eJ
Dóminum. Haec dicit D ó­ Dios de Israel: Enderezad
minus exercítuum Deus Js- vuestros caminos y vuestros
radl: Bonas fácite vías ves- anhelos, y habitaré con vos­
tras et stúdia vestra: et ha- otros en este lugar. No con­
bitábo vobíscum ín loco isto. fiéis en palabra de mentira
Nolíte coníídere in verbis que dice: Este es el templo
mendácii, dicéntes: Tem - del Señor, el templo del Se­
plum Dómini, templum D ó­ ñor, el templo del Señor.
mini, templum Dómini est. Porque si rectiñcáis vues­
Quóniam si bene direxéritis tros caminos y vuestras as­
vias vestras, et stúdia ves­ piraciones, si hiciereis jus­
tra: si íecéritis judícium ticia entre un hombre y su
inter virum et próxim um prójim o, si no oprimiereis
ejus, ádvense et pupíllo et al peregrino o al huérfano,
víduse non íecéritis calúm - ni a la viuda, ni derrama­
niam, nec sánguinem inno- reis sangre inocente en este
céntem effudéritis in loco lugar, ni anduviereis en pos
hoc, et post déos aliénos non de dioses ajenos para mal
ambulavéritis in malum v o - de vosotros mismos, moraré
bismetípsis: habitábo vobís­ con vosotros en este lugar,
cum in loco isto, in térra, en la tierra que di a vues­
quam dedi pátribus vestris tros padres por los siglos de
a sá cu lo et usque in saécu- los siglos. Esto es lo que
lum: ait Dóminus om nípo- dice el Señor Omnipotente.
tens.
Graduála. Ps. 144, 15-16.— Gradual. — Los ojos de to­
Oculi ómnium in te sperant, dos esperan en Vos, Señor,
Dómine: et tu das illis es- y Vos les dais la comida en
cam in témpore opportúno. el tiempo oportuno. T. Abrís
y. Aperis tu manum tuam: vuestra mano y llenáis a
et imples omne ánimal be- todo viviente de vuestra
nedictióne. bendición.
+ Seq. S. Evangélii sec. Evangalio + . — Saliendo
Lucam, 4, 38-44. — In illo Jesús de la Sinagoga, entró
témpore: Surgens Jesús de en casa de Simón. Hallábase
synagóga, introívit in do- la suegra de Simón con fuer­
mum Simónis: Socrus au­ te calentura y le rogaron
tem Simónis tenebátur m ag- por ella. E inclinándose ha­
nis fébribus: et rogavérunt cia ella, mandó a la fiebre, y
illum pro ea. Et stans su­ la fiebre la dejó. Y ella se
per illam, imperávit febri: levantó al punto y les ser­
et dimísit illam. Et continuo vía. Y cuando se hubo pues­
surgens, ministrábat illis. to el sol, todos cuantos te­
Cum autem sol occidísset. nían enfermos con diversas
314 TIEMPO DE CUARESMA

enfermedades, se los traían. omnes qui habébant, infír-


Y Él, poniendo las manos mos váriis languóribus, du-
sobre cada uno de ellos, los cébant illos ad eum. At
sanaba. Y de muchos salían ille síngulis manus im pó-
los demonios gritando y di­ nens, curábat eos. Exíbant
ciendo: ¡Tú eres el Hijo de autem daemónia a multis,
Dios! Y reprendiéndoles, no clamántia et dicéntia: Quia
los dejaba hablar, porque tu es Fílius Dei: et íncre-
sabían que Él era el Cristo. pans non sinébat ea loqui,
Y partiendo luego que ama­ quia sciébant ipsum esse
neció, se iba por un lugar Christum. Facta autem die
desierto y las gentes le an­ egréssus ibat in desértum
daban buscando y no pa­ locum, et turbae requiré-
raron hasta encontrarle. Y bant eum et venérunt us­
procuraban detenerle, no que ad ipsum: et detinébant
queriendo que se alejase de illum ne discéderet ab eis.
ellos. Mas Él les dijo: Es Quibus ille ait: Quia et áliis
menester que también en civitátibus opórtet me evan-
otras ciudades anuncie el gelizáre regnum Dei: quia
reino de Dios, porque para ideo missus sum. Et erat
esto he sido enviado. E iba praedicans in synagógis G a-
predicando por las sinago­ lilaeae.
gas de Galilea. Offertórium. Ps. 137, 7.— Si
Ofertorio. — Me salvaréis, ambulávero in médio tribu-
oh Señor, si caminare yo latiónis, vivificábis me, D ó­
entre penas; y a pesar de mine: et super iram inim i-
mis enemigos, me defende­ córum m e ó r u m exténdes
réis y me salvaréis con manum tuam, et salvum me
vuestro poder. fáciet déxtera tua.
Secreta. — En la preciosa Secréta. — In tuórum, D ó­
muerte de vuestros justos os mine, pretiósa morte justó-
ofrecemos, oh Señor, el mis­ rum sacrifícium illud offé-
mo sacrificio del que tomó rimus, de quo martyrium
principio todo martirio. Por sumpsit omne princípium.
nuestro Señor Jesucristo... Per Dóminum...
Prefacio de Cuaresr ia, págs. 221 y 770.

Comunión. — Nos mandáis Commúnio. Ps. 118, 4-5. —


q u e cumplamos vuestros Tu mandásti mandáta tua
mandatos. ¡Ojalá que toda custodíri nimis: útinam diri-
mi vida vaya encaminada a gántur viae meae, ad custo-
guardar estos vuestros pre­ diéndas justificatiónes tuas.
ceptos!
Postcommúnio.— Sit nobis,
Poscomunión.— Sea, Señor, Dómine, sacraménti tui cer­
P< r este sacrificio, cierta ta salvátio: quae cum bea-
VIER NES DE LA 3 . :‘ SEMANA DE CUARESMA 315
tórum Mártyrum t u ó r u m nuestra salvación, que im­
Cosmae et Damiáni méritis ploramos por los méritos de
implorátur. Per Dóm inum ... vuestros s a n t o s Mártires
Cosme y Damián. Por N...

O r a c ió n sobre el pueblo

Orémus.— Humiliáte cápi- Humillad vuestras cabe­


ta vestra Deo.— Subjéctum zas ante Dios.— Os rogamos,
tibi pópulum, quaesumus, Señor, que vuestra miseri­
Dómine, propitiátio caeléstis cordia celestial d i l a t e a
amplíficet: et tuis semper vuestro pueblo sumiso, y le
f á c i a t servíre mandátis. haga siempre obediente a
Per Dóm inum ... vuestros mandatos. Por N. ..
Se dice BenecLicámus Dómino en vez de It e , M is s a est.

VIERN ES DE LA TERCER A SEM ANA DE CUARESM A

D urante la Cuaresma solían ser adoctrinados en la antigüe­


dad los que se preparaban para recibir el santo Bautismo.
Símbolo muy expresivo de este Sacramento es el hecho que
leemos en la Epístola del día de hoy, al hacer Moisés manar
agua viva de la dura roca. Jesús, en su coloquio con la Sama-
ritana, nos ofrece en el Evangelio el agua viva de su gracia.
El agua refrigera, vivifica, lava, apaga el fuego, mueve...
¡Cuántos cristianos languidecen y están llenos de pecados y de
pasiones porque se apartan de los santos Sacramentos, que son
las fuentes del agua viva de la gracia! Por eso hay tanta sed
de goces mundanales, porque no se acude al Señor. Medítense
las palabras de Jesús a la Samaritana y que se recuerdan en la
antífona de la Comunión. — Estación. en San Lorenzo en Lucina.
D ire cto rio de la M isa. — Consúltese el de la pág. 222.

Intróitus. Ps. 85, 17.— Fac Introito. — Obrad, Señor,


mecum, Dómine, signum in en favor m ío un prodigio,
bonum: ut vídeant, qui me para que lo vean los que
odérunt, et confundántur: me odian y se avergüencen.
quóniam tu, Dómine, adju- Porque Vos, Señor, me ayu­
vísti me et consolátus es dasteis y consolasteis.— Sal­
me. Ps. Ibíd. 1. Inclina, D ó­ mo. Inclinad, Señor, vues­
mine, aurem tuam, et exáu­ tros oídos y escuchadme,
di me: quóniam inops et porque soy indigente y po­
pauper sum ego. Glória bre. Gloria al Padre...
Patri.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo”.
TIEMPO DE CUARESM A
316
OrKMR.— Os pedimos, Se­ Orémus. — Jejúnia nostra,
ñor, que favorezcáis nues­ quássumus, Dómine, benigno
tros ayunos, para que, así favóre proséquere: ut, sicut
com o ayunamos corporal­ ab aliméntis abstinémus in
mente, también nos absten­ córpore; ita a vítiis jeju n é-
gamos de vicios en el alma. mus in monte. Per Dóm i­
Por N. S. J. C... num...
Epístola.— Se reunieron los Léctio libri Númeri, 20, 1,
hijos de Israel contra Moisés 3 et 6-13.— In diébus illis:
y Aarón, y amotinados dije­ Convenérunt fílii Israel ad-
ron: Dadnos agua que be­ vérsum Móysen et Aaron:
bamos. Y habiendo despedi­ et versi in seditiónem, d ix é-
do a la multitud, entraron runt: Date nobis aquam, ut
Moisés y Aarón en el taber­ bibámus. Ingressúsque M óy­
náculo de la alianza, se pos­ ses et Aaron. dimíssa m ulti-
traron rostro por tierra y túdine, tabernácuium foede-
clamaron al Señor, dicien­ ris, corruérunt proni in ter­
do: Señor Dios, oíd el v o­ ram, clamaverúntque ad
cerío de este pueblo y abrid­ Dóminum, atque dixérunt:
les vuestro tesoro, una fuen­ Dómine Deus. audi clam ó-
te de agua corriente, para rem hujus pópuli, et áperi
que. saciados, cese su mur­ eis thesáurum tuum, fontem
muración. Y apareció sobre aquae vivae, ut satiáti, cesset
ellos la gloria del Señor, y murmurátio eórum. Et ap-
habló el Señor a Moisés y páruit glória Dómini super
Aarón dieiendo: Toma la eos. Locutúsque est D óm i­
vara, reúne al pueblo, y tú nus ad Móysen, dicens: T ol-
y tu hermano Aarón hablad le virgam, et congrega pó-
a la piedra delante de ellos, pulum, tu et Aaron frater
y ella dará agua. Y luego tuus, et loquímini ad petram
que hayas sacado agua del coram eis, et illa dabit
peñasco, beberá toda la m ul­ aquas. Cumque edúxeris
titud y tus animales. Tomó, aquam de petra, bibet om ­
pues, Moisés la vara que es­ nis multitúdo, et juménta
taba delante del Señor, co­ ejus. Tulit ígitud Móyses
mo se lo había mandado, y virgam, quae erat in con -
reunida la multitud delante ■spéctu Dómini, sicut praecé-
de la piedra, les dijo: Oíd, perat ei, congregáta multi­
rebeldes e incrédulos: ¿Aca­ tud ine ante petram, dixítque
so podremos sacar para vos­ eis: Audite, rebélles et ín-
otros agua de esta piedra? créduli: Num de petra hac
Y habiendo Moisés levanta­ vobis aquam potérimus ejí-
do la mano, y habiendo gol­ cere? C u m q u e elevásset
peado con la vara dos veces i Móyses manum, percútiens
el peñasco, brotaron aguas •virga bis sílícem, egréssae
V IER N ES DE LA 3 / SEM AN A DE CUARESM A 317
sunt aquae largíssimae, ita ut; a raudales, de manera que
pópulus bíberet, et juménta. I pudo beber el pueblo y sus
D ixítque Dóminus ad M óy-í ganados. Y el Señor dijo a
sen et Aaron: Quia non ere -1 Moisés y a Aarón: Pues no
didístis mihi, ut sanctifica- me creisteis de m odo que
rétis me coram fíliis Israel, mostrarais que Y o era santo
non introducétis hos pópulos y misericordioso delante de
in terram, quam dabo eis. ios hijos de Israel, no intro-
Haec est aqua contradictió- i ¿luciréis vosotros a este pue-
nis, ubi jurgáti sunt filii I s - ; b ]0 en la tierra que les daré,
raél contra Dóminum, et Esta es el “ agua de la con-
sanctificátus est in eis._____ í tradicción” , en donde mur­
muraron los hijos de Israel contra el Señor, y Él les
manifestó su misericordia.
Gradúale. Ps. 27, 7 et 1. — j Gradual. — En Dios esperó
In Deo sperávit cor meum, mi corazón y fue socorrido:
et adjútus sum: et reflóruit y rejuveneció mi carne y le
caro mea, et ex volúntate alabaré de todo corazón. V.
mea confitébor illi. T. A d A Vos, Señor, clamé, Dios
te, Dómine, clam ávi: Deus j mío, no calléis ni os apar-
mus, ne síleas, ne discédas téis de mí.
a me. •
Hoy se dice el Tracto como el Miércoles de Ceniza, pág. 220.
+ Seq. S. Evangélií sec. 1 Evangelio + . — Vino Jesús
Joánnem, 4, 5-42. — In illo a una ciudad de Samaría
témpore: Venit Jesús in ci- : llamada Sicar. cerca del
vitátem Samaríae, quae di- i campo que dió Jacob a su
citur Sichar: juxta prsedium hijo José, donde estaba el
quod dedit Jacob Joseph f í - : pozo de Jacob. Jesús, pues,
lio suo. Erat autem ibi fons cansado del camino, se sentó
Jacob. Jesús ergo fatigátus junto al pozo. Era com o la
ex itínere, sedébat sic supra hora del mediodía. Vino una
fontem. Hora erat quasi sex- mujer de Samaría a sacar
ta. Venit múlier de Samaría agua. Jesús le dijo: Dame
hauríre aquam. Dicit ei Je- \de beber. {Sus discípulos ha-
sus: Da mihi bíbere. (Discí- j bían ido a la ciudad a com -
puli enim ejus abíerant in j prar de comer.) Y aquella
civitátem, ut cibos émerent.) mujer samaritana le dijo:
Dicit ergo ei múlier illa Sa- ¿Cómo tú. siendo judío, me
maritána: Quómodo tu, Ju- pides de beber a mí, que
daeeus cum sis, bíbere a mei soy muíer samaritana? Por-
poscis, quae sum múlier Sa- que los judíos no tienen
maritána? Non enim cou - trato con los samaritaños,
túntur Judsei Samaritánis. Respondió Jesús y le dijo:
TIEMPO DE CUARESMA

¡Si conocieres el don de Respóndit Jesús, et dixit ei:


Dios y Quién es el que te Si scíres donum Dei, et quis
dice: Dame de beber, tú de est, qui dicit tibi: Da mihi
cierto le pedirías de beber y bíbere: tu fórsitan petísses
éi te daría agua viva! La ab eo. et dedísset tibi aquam
mujer le dijo: Señor, no tie­ vivam. Dicit ei múlier: D ó­
nes con qué sacarla, y el mine, ñeque in quo háu-
pozo es hondo, ¿de dónde, rias habes, et púteus altus
pues, tienes agua viva? ¿Por est: unde ergo habes aquam
ventura eres tú mayor que vivam? Numquid tu m ajor
nuestro padre Jacob, el cual es patre nosotro Jacob, qui
nos dio este pozo, del que dedit nobis púteum, et ipse
bebió él, sus hijos y sus ga­ ex eo bibit, et fílii ejus, et
nados? Jesús respondió y le pécora ejus? Respóndit Je­
dijo: Todo el que bebe de sús et dixit ei: Omnis, qui
esta agua, vuelve a tener bibit ex aqua hac, sítiet íte-
sed; mas el que bebiere del rum: qui autem bíberit ex
agua que Yo le diere, no aqua, quam ego dabo ei, non
tendrá sed nunca jamás. sítiet in getérnum: sed aqua,
Porque el agua que Yo le quam ego dabo ei, fiet in eo
diere será para él una fuen­ fons aquae saliéntis in vitam
te de agua que manará hasta aetérnam. Dicit ad eum mú­
la vida eterna. La mujer le lier: Dómine, da mihi hanc
dijo: Señor, dame de esa aquam, ut non sítiam, ñeque
agua para que no tenga sed véniam huc hauríre. Dicit
ni tenga que venir aquí a ei Jesús: Vade, voca virum
sacarla. Jesús le dijo: Ve y tuum, et veni huc. Respón­
llama a tu marido y vuelve dit múlier, et dixit: Non há­
aquí. La mujer respondió y beo virum. Dicit ei Jesús:
dijo: No tengo marido. Je­ Bene dixísti, quia no hábeo
sús le dijo: Bien has dicho: virum: quinqué enim viros
“No tengo marido” : porque habuísti, et nunc, quem ha­
cinco maridos has tenido y bes non est tuus vir: hoc
el que ahora tienes no es vere dixísti. Dicit ei múlier:
marido tuyo. En eso has di­ Dómine, vídeo, quia pro­
cho verdad. La mujer res­ phéta es tu. Patres nostri in
pondió: Señor, veo que eres monte hoc adoravérunt, et
profeta. Nuestros padres en vos dícitis, quia Jerosólymif
este monte adoraron a Dios est locus, ubi adoráre opór­
y vosotros decís que en Je­ tet. Dicit ei Jesús: Múlier,
rusalén está el lugar en crede mihi, quia venit hora,
donde es preciso adorarle. quando ñeque in monte hoc,
Jesús le dijo: Mujer, crée­ ñeque in Jerosólymis ado-
me, que llega la hora en que rábitis Patrem. Vos adorátis
ni en eUe lugar ni en Jeru- quod nescítis: nos adorémus
V IER N ES DE LA 3 .a SEMANA DE CUARESMA 319
quod scimus, quia salus ex salén adoraéis al Padre;
Judseis est. Sed venit hora, vosotros adoráis lo que no
et nunc est, quando veri sabéis. Nosotros adoramos lo
adoratóres adorábunt P a­ que sabemos; porque la sal­
trem in spíritu et veritáte. vación viene de los judíos.
Nam et Pater tales quserit, Mas viene la hora, y es ésta,
qui adórent eum. Spíritus cuando los verdaderos ado­
est Deus: et eos, qui adó- radores adorarán al Padre
rant eum, in spíritu et veri­ en espíritu y en verdad.
táte opórtet adoráre. Dicit Porque el Padre desea se­
ei múlier: Scio, quia Mes- mejantes adoradores. Dios
sías venit (qui dícitur Chris- es espíritu, y es preciso que
tu s). Cum ergo vénerit ille, los que le adoren, le adoren
nobis annuntiábit ómnia. en espíritu y en verdad. La
Dicit ei Jesús. Ego sum, m ujer dijo: Yo sé que vie­
qui loquor tecum. Et conti­ ne el Mesías que se llama
nuo venérunt discípuli ejus: Cristo. Cuando Él viniere,
et mirabántur, quia cum nos declarará todas las co­
muliére loquebátur. Nemo sas.
tamen dixit: Quid quaeris, Jesús le dijo: Ése soy Yo,
aut quid lóqueris cum ea? que ahora hablo contigo.
Relíquit ergo hydriam suam Llegaron entonces los discí­
múlier, et ábiit in civitátem, pulos y se maravillaron de
et dicit illis homínibus: V e- verle hablar con una mujer.
níte, et vidéte hóminem, qui Pero ninguno le dijo: ¿Qué
dixit mihi ómnia quaecúm- preguntas o qué hablas con
que feci: numquid ipse est ella? Entretanto, la mujer
Christus? Exiérunt ergo de dejó el cántaro y se fue a la
civitáte, et veniébant ad ciudad y dijo a aquellos
eum. Intérea rogábant eum habitantes: Venid y ved a
discípuli, dicéntes: Rabbi, un hombre que me ha di­
mandúca. Ille autem dicit cho cuantas cosas he hecho.
eis: Ego cibum hábeo man- ¿No será éste el Cristo? Sa­
ducáre, quem vos nescítis. lieron, pues, de la ciudad
Dicébant ergo discípuli ad y vinieron a Él. Entretanto
ínvicem: Numquid áliquis le rogaban sus discípulos di­
áttulit ei manducáre? Dicit ciendo: Maestro, come. Mas
eis Jesús: Meus cibus est, Él les respondió: Yo tengo
ut fáciam voluntátem ejus, para com er un manjar que
qui misit me, ut perfíciam vosotros ignoráis. Decíanse,
opus ejus. Nonne vos dícitis, pues, entre sí los discípulos:
quod adhuc quátuor menses ¿Acaso alguien le ha traído
sunt, et messis venit? Ecce de comer? Jesús les dijo: Mi
dico vobis: Leváte óculos comida es hacer la voluntad
vestros, et vidéte regiones. dol que me ha enviado y
320 t ie m p o de cuaresm a

cumplir su encargo. ¿No de­ quia albae sunt jam ad mes-


cís vosotros que aún hay sem. Et qui metit, m ercé-
cuatro meses para la siega? dem áccipit, et cóngregat
Pues Yo os digo: Alzad los fructum in vitam aetérnam:
ojos y ved los campos cómo ut, et qui séminat, simul
blanquean ya para la siega. gáudeat, et qui metit. In hoc
Y el que siega recibe jornal enim est verbum verum:
y fruto de vida eterna; quia álius est qui séminat,
para que se gocen junta­ et álius est qui metit. Ego
mente el que siega y el que misi vos métere quod vos
siembra. Porque en esto es non laborástis: álii labora-
verdadero el refrán: “ que vérunt, et vos in labores
uno es el que siembra y otro eórum introístis. Ex civitáte
el que siega". Yo os envié a autem illa multi credidérunt
segar lo que vosotros no la­ in e u m Samaritanórum,
brasteis. Otros lo labraron y propter verbum mulíeris tes-
vosotros habéis entrado en timónium perhibéntis: Quia
sus labores. Y creyeron en dixit mihi ómnia quaecúm-
él muchos samaritanos de que feci. Cum veníssent ergo
aquella ciudad, por la pala­ ad illum Samaritáni, roga-
bra de la mujer que ates­ vérunt eum, ut ibi manéret.
tiguaba diciendo: “ Me ha Et mansit ibi dúos dies. Et
dicho cuanto he hecho.” Y multo plures credidérunt in
viniendo a Él los samarita­ eum propter sermónem ejus.
nos le rogaban que se que­ Et mulíeri dicébant: Quia
dase con ellos. Y quedóse jam non propter tuam lo-
allí dos días, creyendo en quélam crédimus: ipsi enim
Él muchos más por su pre­ audívimus, et scimus, quia
dicación, tanto que decían a hic est vere Salvátor mundi.
la mujer: Ya no creemos por
tu palabra, porque nosotros mismos hemos oído y cono-
cido que Éste es verdaderarr ente el Salvador del mundo.
Ofertorio.— Atended la voz Offertórium. Ps. 5, 3-4. —
de mi plegaria, Rey mío y Inténde voci oratiónis meae,
Dios mío, porque a Vos os Rex meus, et Deus meus:
invocaré, Señor. quóniam ad te orábo, D ó­
mine.
_ Secreta.—Os rogamos, Se­ Secréta.— Réspice, qusesu-
ñor, que miréis propicio los mus, Dómine, propítius ad
dones que os consagramos, múnera, quae sacrámus: ut
a fin de que os sean a Vos tibi grata sint, et nobis sa-
agradables y para nuestra lutária semper existan!. Per
salvación. Por N. S. J. C... Dóminum...
Prefacio rio Cenares na, pág. 221 y 770.
SÁBADO DE LA 3 . a SEMANA DE CUARESMA 321
Commúnio. Joán. 4, 13 et Comunión.— Quien bebiere
14. — Qui bíberit aquam, del agua que le diere, dice
quam ego dabo ei, dicit D ó­ el Señor, tendrá en sí una
minus, fiet in eo fons aquae fuente de agua que saltará
saliéntis in vitam aetémam. hasta la vida eterna.
Postcommúnio.— Hujus nos, Poscomunión. — La recep­
Dómine, percéptio sacra- ción de este sacramento nos
ménti mundet a crimine: et purifique, Señor, de todo cri­
ad caeléstia regna perdúcat. men, y nos conduzca a los
Per Dóm inum ... reinos celestiales. Por N. S.

O r ac ió n sobre el pueblo

Orémus.— Humiliáte cápita Humillad vuestras cabe­


vestra Deo. — Praesta, quae­ zas ante Dios. — Haced, oh
sumus, omnípotens Deus: Dios Omnipotente, que quie­
ut, qui in tua protectióne nes confiamos en vuestra
confídimus, cuneta nobis ad- protección, venzamos con
versántia, te adjuvánte vin - ella todo el mal. Por nues­
cámus. Per Dóm inum ... tro Señor Jesucristo...
Se dice Benedicámus Dómino en vez de Ite , M is s a e st.

SÁBADO DE LA TER C ER A SEM ANA DE CUARESM A

D oscristiano:
mujeres se presentan hoy a la consideración del pueblo
una, inocente, vilmente calumniada y salvada por
el profeta Daniel, inspirado por el Señor; otra, culpable, perdo­
nada misericordiosamente por Jesucristo. En la primera se nos
representa el valor de los mártires y de aquellos cristianos que
están dispuestos hasta a dar su vida antes que abandonar su
Religión. Por razón de la identidad del nombre, se ha escogido
como iglesia estacional la de la virgen y mártir Santa Susana.
En la mujer adúltera, que leemos en el Evangelio, son represen­
tados los pecadores, a los cuales la Iglesia convida al perdón
con el cambio de vida y digna recepción de los santos Sacra­
mentos. — Estación, en Santa Susana.
D irectorio de la M isa. — Consúltese el de la pág. 223.
Intróitus. Ps. 5, 2-3.— V e r - . Introito. — Oíd, Señor, mis
ba mea áuribus pércipe, palabras, escuchad mis rue­
Dómine, intéllige clamórem gos; atended a la voz de mi
meum: inténde voci oratió- súplica, Rey mío y Dios
nis meae, Rex meus, et Deus mío. Salmo. Pues a Vos
meus.— Ps. Ibíd. 4. Quóniam acudiré, oh Señor, escuchad
ad te orábo, Dómine: mane mi voz desde la mañana.
exáudies vocem meam. y. Gloria...
Glória Patri.
ii
S22 TIEMPO DE CUARESMA

Se repite desde el principio hasta el Salmo.


No se dice “Glória in excélsis Deo".
Oración.— Os rogamos, Se­ Orémus.— Praesta, qusesU-
ñor, que nos concedáis que mus, omnípotens Deus: ut,
se abstengan de la culpa si­ qui se, affligéndo carném,
guiendo la justicia, quienes, ab aliméntis ábstinent, sec-
afligiendo su carne, se abs­ tándo justítiam, a culpa je -
tienen de comer. Por N. S. júnent. Per Dóm inum ...
Epístola.— Habla un varón Léctio Daniélis Prophétae,
que vivía en Babilonia lla­ 13, 1-9, 15-17, 19-30 et 33-
mado Joaquín. Éste casó con 62.— In diébus illis: Erat vir
una ro’ ijer llamada Susa­ hábitans in Babylóne, et no­
na, hija de Helcías, herm o­ men ejus Jóachim: et accé-
sa en extremo y temerosa pit uxórem nómine Susán-
de Dios. Pues sus padres, nam, fíliam Helcíae, pul-
que eran justos, instruye­ chram nimis, et timéntem
ron a su hija según la ley Deum: paréntes enim illíus,
de Moisés. Joaquín era muy cum essent justi, erudiérunt
rico y tenía un jardín ju n ­ fíliam suam secúndum le-
to a su casa; y acudían a gem Móysi. Erat autem Jóa­
él los judíos porque era él chim dives valde, et erat ei
el más respetable de todos. pomárium vicínum dómui
En aquel año fueron pues­ suae: et ad ipsum conflué-
tos por jueces dos ancianos bant Judsei, eo quod esset
de aquellos de quienes dijo honorabílior ómnium. Et
el Señor: la iniquidad ha constitúti sunt de pópulo
salido de Babilonia por los dúo senes júdices in illo an-
ancianos que eran jueces y no: de quibus locútus est
parecían gobernar al pueblo. Dóminus: Quia egréssa est
Éstos frecuentaban la casa iníquitas de Babylóne a se-
de Joaquín y acudían a nióribus judícibus, qui v i-
ellos todos los que tenían debántur régere pópulum.
pleitos. Al mediodía, cuando Isti frequentábant domum
se iba el pueblo, entraba Su­ Jóachim, et veniébant ad eos
sana a pasearse por el ja r­ omnes, qui habébant ju d í-
dín de su marido. Veíanla cia. Cum autem pópulus re-
a diario los viejos entrar y vertísset per merídiem, in-
pasearse, y se encendieron grediebátur Susánna, et de-
en mal deseo hacia ella, y ambulábat in pomário viri
perdieron el juicio y des­ sui. Et vidébant eam senes
viaron sus ojos para no mi­ quotídie ingrediéntem, et
rar al cielo y no acordarse deambulántem: et exarsó-
de sus justos juicios. A con­ runt i n concupiscéntiam
teció, pues, que aguardando ejus: et evertérunt sensum
ocasión oportuna, entró ella, suum, et declinavérunt ócu-
SÁBADO DJK LA 3 . “ SEMANA DE CUARESMA 323
los suos, ut non vidérent según costumbre, con sólo
caelum, ñeque recordaréntur dos doncellas y quiso bañar­
judiciórum justórum. Fac- se en el jardín porque hacía
tum est autem, cum obser- calor, y no había allí nadie
várent diem aptum, ingrés- sino aquellos dos viejos es­
sa est aliquándo sicut heri condidos que la contempla­
et nudiustértius, cum duá- ban. Dijo, pues, ella a sus
bus solis puéllis, voluítque doncellas: Traedme óleo y
lavári in pomário: aestus ungüentos y c e r r a d las
quippe erat, et non erat ibi puertas del jardín para ba­
quisquam, praeter dúos se­ ñarme. Y cuando las cria­
nes abscónditos, et contem - das hubieron salido, levan­
plántes eam. D i x i t ergo táronse los dos viejos y co­
puéllis: A fférte mihi óleum rrieron a ella y le dijeron:
et smígmata, et óstia pom á- Mira, las puertas del jardín
rii cláudite, ut laver. Cum están cerradas y nadie d o s
autem egréssae essent puéí- ve, y nosotros estamos cie­
lae, surrexérunt dúo senes, gos por ti; y así condescien­
et accurrérunt ad eam, et de con nosotros y accede a
dixérunt: Ecce óstia p o- nuestros deseos: porque, si
márii clausa sunt, et nemo n o quieres, testificaremos
nos videt, et nos in concu- contra ti diciendo que es­
piscéntia tui sumus: quam taba contigo un muchacho
ob rem assentíre nobis, et y que por eso despachaste a
commiscére nobíscum. Quod las doncellas. ,
si nolúeris, dicémus contra Suspiró Susana y dijo:
te testimónium, quod fúerit Angustias me cercan por
tecum júvenis, et ob hanc doquier; porque si hiciere
causam emíseris puéllas a te. esto, tengo la muerte segu­
Ingémuit Susánna, et ait: ra; y si no lo hiciere, no es­
Angústiae sunt mihi úndi- caparé de vuestras mano6.
que: si enim hoc égero, mors Pero me es m ejor, no ha­
mihi est: si autem non ége­ ciéndolo, caer en vuestras
ro, non effúgiam manus ves- manos, que pecar en la pre­
tras. Sed mélius est mihi sencia del Señor. Y dio Su­
absque ópere incídere in sana un fuerte grito y gri­
manus vestras, quam peccá- taron también los ancianos
re in conspéctu Dómini. Et contra ella, y corriendo el
exclamávit voce magna Su­ uno a las puertas del jardín,
sánna: exclamavérunt au­ las abrió. A l oir gritos en
tem et senes advérsus eam. el jardín, los criados de la
Et cucúrrit unus ad óstia po- casa acudieron corriendo a
márii, et apéruit. Cum ergo ver por el postigo qué pa­
audíssent clamórem fámuli saba, y después que los vie­
domus in pomário, irruérunt jos hubieron hablado, q w *
TIEMPO DE CUARESMA

da ron sumamente avergon­ per postlcum, ut vldérent


zado* los criados: porque quidnam e s s e t . Postquam
nunca se hablé dicho tal autem senes tocúti sunt, eru-
cosa de Susana. Vino el buérunt servi veheménter:
día siguiente y habiendo quia nunquam dlctus fúerat
acudido el pueblo a casa de sermo hujuscémodi de Su-
Joaquín, su marido, vlnie- sánna. Et f a c t a est dies
ron también los dos viejos créstlna. Cumque venísset
llenos de perversos intentos pópulus ad Jóachim virum
contra Susana, para conde­ ejus, venérunt et dúo senió-
narla a muerte. Y dijeron res pleni iníqua cogitatióne
delante del pueblo: Enviad advérsus Susánnam, ut in-
pur Susana, hija de Helcías. terficerent eam. Et dixérunt
mujer de Joaquín. Y fueron coram pópulo: Míttíte ad
luego por ella. Y vino con Susánnam fíliam Helcíee,
sus padres e hijos y con to­ uxórem Jóachim. Et statim
dos sus pariente». mlsérunt. Et venit cum pa-
Lloraban los suyos y to­ réntibus et fíliis et univér-
dos los que la conocían. Y sis cognétis suis. Flebant
levantándose los dos viejos ígitur sui, et omnes qui nó-
en medio del pueblo, pusie­ verant e a m . Consurgéntes
ron sus manos sobre la ca­ autem dúo senióres in m é-
beza de ella. Ella, llorando, dio pópuli posuérunt manus
alzó los ojos al cielo, porque suas super caput ejus. Quse
su corazón tenia puesta su flens suspéxit ad ceelum:
confianza en el Señor. Y di­ erat enim cor ejus fidúciam
jeron los viejos: Estándonos habens in Dómino. Et dixé­
paseando solos por el jardín runt senióres: Cum deam-
entró ésta con dos donce­ bularémus in pom órlo solí,
llas: y echó fuera a las dos ingréssa est heec cum duá-
doncellas y cerró las puer­ bus puéllis: et clausit óstia
tas del jardín. Y vino a ella pomérll et dimlsit a se
un mancebo que estaba es­ puéllas. Venltque ad eam
condido y pecó con ella. Y adoléscens, qui erat abscón-
nosotros, que nos hallába­ ditus, et concúbuit cum ea.
mos pn un rincón del jardín, Porro nos, cum essémus in
vipndo la maldad, fuimos á n g u l o pomárll, vidéntes
corriendo a donde estaban iniquitétem, cucúrrimus ad
y lo* encontramos pecando. eos, et vídlmtis eos pérlter
Mas no pudimos prender al commlscéri. Et Illum quldem
mancebo, porque er« más non qufvlmus com prehén-
* y € r * e fílJe nosotros, y dere, quia fórtior nobis erat*
abriendo la puerta se fugó; et apértis óstlis exslllvit:
pero habiendo hecho presa hanc autem cum apprehen-
de é s t a , le preguntamos dlssémus. interrogávlmus,
sAHAIMJ UK I,A 3 ." SEMANA DE CUARESMA 325

qulinam esset adoléscens, et quién era el mancebo y no


nóluit indlcáre nobis: hujus nos lo quiso declarar: de
reí testes sumus. Crédidit esto somos testigos. Creyóles
cis rnultltúdo quasi sénibus, la multitud com o a ancianos
et judicibus pópuli, et con - y Jueces del pueblo y la
demnavérunt eam ad m or- condenaron a muerte. Mas
tem. Exclam évit autem voce Susana clamó en alta voz y
magna Susánna, et dixit: dijo: Eterno Dios, que cono­
Deus eetérne, qui abscondi- ces las cosas ocultas, que lo
tórum es cógnitor, qui nosti sabes todo antes de que su­
ómnia éntequam flant, tu ceda, Tú sabes que han le­
seis quóniam falsum testi­ vantado contra mi un falso
mónium tulérunt contra me: testimonio, y ves que muero
et ecce mórior, cum nihil sin haber hecho ninguna de
horum fécerim, quae isti m a- las cosas que éstos con ma­
1 itióse composuérunt advér- licia inventan contra mí. Y
sum me. Exaudívit autem el Señor oyó su oración. Y
Dóminus vocem ejus. Cum­ cuando la llevaban al supli­
que ducerétur ad mortem, cio, suscitó el Señor el buen
suscitévit Dóminus spíritum espíritu de un mancebo lla­
sanctum púeri junióris, cu - mado Daniel, el cual a gran­
jus nomen D 6 niel. Et excla- des voces comenzó a gritar:
mévit voce magna: Mundus ¡Limpio soy de la sangre de
ego sum a sánguine hujus. ésta! Y volviéndose hacia
Et convérsus omnis pópulus él todo el pueblo dijo: ¿Qué
ad eum. dixit: Quis est iste palabras son éstas que has
sermo, quem tu locútus es? hablado? Y él, poniéndose
Qui cum staret in médio eó­ en pie en medio de ellos,
rum, ait: Sic fátui, fílii Is­ dijo : ¿Tan insensatos sois,
rael. non Judicéntes. ñeque hijos de Israel que. sin for­
quod verum est cognoscén- ma de juicio y sin inquirir
tes, condemnástis fíliam la verdad, habéis condenado
Israel? Hevertímini ad ju - a una hija de Israel? Volved
dicium, quia falsum testi­ al tribunal, porque han di­
mónium locúti sunt advér- cho contra ella falso tes­
sus eam. Revérsus est ergo timonio. Volvióse, pues, el
pópulus cum festinatlóne. Et pueblo de prisa y Daniel les
dixit ad eos Dániel: Sepa­ dijo: Ponedlos separados,
róte Illos ab inviccm procul, lejos el uno del otro, v yo
rt dljudicábo eos. Cum ergo les examinaré. Separados ya
dtvisl essent alter nb Altero, uno de otro, llamó a uno de
vocAvit unum de eis, et di­ ellos y le dijo: Envejecido
xit nd eum: Inveteráte dié- en la mala vida, ahora han
rum malórum, nunc vené­ caído sobre ti los pecado?
runt peccéta tua. quw ope- que cometías antes, promm-
326 TIEMPO DE CUARESMA

ciando juicios injustos, opri­ rabáris prius: j ú d i c a n s


miendo a los inocentes y ab­ judícia injústa, innocéntes
solviendo a los culpables, a ópprimens, et dimíttens nó-
pesar de que dice el Señor: xios, dicénte Dómino: In-
No matarás al inocente y al nocéntem et j u s t u m non
justo. Ahora bien, si la vis­ interfícies. Nunc ergo si v i-
te, di debajo de qué árbol dísti eam, dic sub qua árbo-
los viste hablando a los dos re víderis eos colloquéntes
entre sí. Respondió él: Bajo sibi. Qui ait: Sub schino.
un lentisco. Y dijo Daniel: Dixit autem Dániel: Recte
Muy bien has mentido con­ mentítus es in caput tuum.
tra tu cabeza. Pues he aquí Ecce enim Angelus Dei, ac-
que el Angel del Señor, por cépta senténtia ab eo, scin-
sentencia que de Él ha re­ det te médium. Et amóto eo,
cibido, te partirá por medio. jussit veníre álium, et dixit
Y habiendo hecho retirar a ei: Semen Chánaan, et non
éste, hizo venir al otro y le Juda, spécies decépit te, et
dijo: Raza de Canaán y no concupiscéntia subvértit cor
de Judá, la hermosura te tuum: sic faciebátis filiábus
engañó y la concupiscencia Israel, et illse timéntes lo -
trastornó tu corazón; a s í quebántur vobis: sed filia
hacíais a las hijas de Israel Juda non sustínuit iniqui-
y ellas por miedo hablaban tátem vestram. Nunc ergo
con vosotros; mas esta hija dic mihi, sub qua árbóre
de Judá no sufrió vuestra comprehénderis eos lo -
maldad. Ahora, pues, dime quéntes sibi. Qui ait: Sub
debajo de qué árbol los sor­ prino. Dixit autem ei Dániel:
prendiste hablando entre sí. Recte mentítus es et tu in
Él respondió: Debajo de una caput tuum: manet enim
encina. Y le dijo Daniel: Angelus Dómini, gládium
También tú has mentido habens, ut secet te médium,
muy bien contra tu cabeza; et interfíciat vos. Exclam á-
por eso el Ángel del Señor vit ítaque omnis coetus voce
está esperando, espada en m a g n a , et benedixérunt
mano, para partirte por m e­ Deum, qui salvat sperán-
dio y mataros. Y todo el tes in se. Et consurrexé-
pueblo prorrumpió en gritos runt advérsus dúos senióres
y bendijeron a Dios que sal­ (convícerat enim eos Dániel
va a los que esperan en Él. ex ore suo falsum dixísse
Y se levantaron contra los testimónium), fecerúntque
dos viejos (pues Daniel los eis sicut male égerant ad­
h a b í a convencido por su vérsus próximum: et inter-
boca de^ que decían falso fecérunt eos, et salvátus est
testimonio) y les hicieron lo sanguis innóxius in die illa.
que ellos tramaban contra su prójimo, y los mataron,
SABADO DE LA 3 ." SEMANA DE CUARESMA 327

y en aquel día fue salvada la sangre inocente.


Graduále. Ps. 22, 4. — Si Gradual. — Aunque ande
ámbulem in médio umbrse por entre sombras de muer­
mortis, non timébo mala: te, no temeré ningún mal,
quóniam tu mecum es, D ó­ puesto que Vos, Señor, estáis
mine. y . Virga tua, et bácu- conmigo, y. Vuestra protec­
lus tuus, ipsa me consoláta ción me ha consolado.
sunt. Evangelio + .— Marchó Je­
•b Seq. S. Evangélü sec. sús al monte Olivete, y de
Joánnem, 8 , 1-11. — In illo madrugada se volvió otra
témpore: Perréxit Jesús in vez al templo, y vino a Él
montem Olivéti: et dilúculo todo el pueblo y, sentado,
iterum venit in templum, et les enseñaba. Los Escribas
omnis pópulus venit ad eum, y los Fariseos le trajeron
et sedens docébat eos. A d - una m ujer cogida en adul­
dúcunt a u t e m scribae et terio y pusiéronla en medio
pharissei mulíerem in adul- y le dijeron: Maestro, esta
tério deprehénsam: et sta- m ujer acaba de ser sorpren­
tuérunt eam in médio, et dida en adulterio. Moisés en
dixérunt, ei: Magíster, haec la Ley mandó apedrear a
múlier modo deprehénsa est estas tales. Y tú ¿qué di­
in adultério. In lege autem ces? Esto lo decían tentán­
Móyses mandávit nobis hu­ dole para poder acusarle.
júsm odi lapidáre. Tu ergo P e r o Jesús, inclinándose,
quid dicis? Hoc autem dicé- escribía con su dedo en tie­
bant tentántes eum, ut pos- rra. Y com o porfiasen en
sent accusáre eum. Jesús preguntarle, enderezándose
autem inclínans se deórsum, les dijo: Quien de vosotros
d í g i t o scribébat in térra. esté sin pecado, que tire
Cum ergo perseverárent in- contra ella la primera pie­
terrogántes eum, eréxit se, dra. E inclinándose de nue­
et dixit eis: Qui sine peccá­ vo, continuó escribiendo so­
to est vestrum, primus in bre la tierra. Oyendo ellos
illam lápidem m i 11 a t . Et esto, se marcharon unos en
iterum se inclínans, scribé­ pos de otros, empezando por
bat in térra. Audiéntes au­ los más ancianos. Entonces
tem unus post unum exí- se quedó solo Jesús con la
bant, incipiéntes a senióri- mujer, que estaba en pie en
bus: et remánsit solus Je­ medio. Y enderezándose, le
sús, et m ú l i e r in médio dijo Jesús: Mujer, ¿dónde
stans. Erigens autem se Je­ están los que te acusaban?
sús, dixit ei: Múlier, ubi ¿Nadie te ha condenado?
s u n t , qui te accusábant? Ella respondió: Nadie, Se­
Nemo te condemnábit? Quae ñor. Y J e s ú s respondió:
dixit: Nemo, Dómine. Dixit Tampoco te condenaré Yo;
328 TIEMPO DE CUARESMA

vete y no peques más. autem Jesús: Nec ego te


condemnábo: Vade et jam ámplius noli peccáre.
Ofertorio. — Dirigid mis Offertórium. Ps. 118, 133.
pasos según vuestras pala­ Gressus meos dirige secún-
bras y no consintáis, Señor, dum elóquium t u u m : ut
que me d o m i n e ninguna non dominétur mei omnis
clase de injusticia. injustítia, Dómine.
Secreta. — Oh Dios Om ni­ Secréta. — Concéde, quae­
potente, concedednos que el sumus, omnípotens Deus: ut
don de este sacrificio que os hujus sacrifícii munus oblá-
ofrecemos, limpie y defienda tum, fragilitátem nostram ab
siempre nuestra flaqueza de omni malo purget semper,
todo mal. Por N. S. J. C... et múniat. Per Dóm inum ...
Prefacio de Cuaresma, págs. 221 y 770.
Comunión. — Mujer, ¿na­ Commúnio. Joánn. 8, 10 et
die te ha condenado? Na­ 1 1 . — Nemo te condemnávit,
die, Señor. Tampoco te con­ múlier? Nemo, Dómine. Nec
denaré Yo; ya no peques ego te condem nábo: jam
más. ámplius noli peccáre.
Poscomunión.— Os pedimos, Postcommúnio. — Quaesu­
oh Dios Omnipotente, que mus, omnípotens Deus: ut
seamos contados entre los inter ejus membra num eré-
miembros de A q u e l con mur, cujus córpori com m u-
cuyo Cuerpo y Sangre co­ nicámus, et sánguini: Qui
mulgamos. El cual con Vos tecum vivit et regnat...
vive y reina...
O ració n sobre el pueblo
Humillad vuestras cabe­ Orémus.— Humiliáte cápi-
zas ante Dios. — Extended, ta vestra Deo. — Praeténde,
Señor, sobre vuestros fieles Dómine, fidélibus tuis déx­
la diestra de vuestro auxilio teram caeléstis auxílii: ut te
celestial, para que os bus­ toto c o r d e perquírant; et,
quen de todo corazón, y m e­ quae digne póstulant, cón-
rezcan alcanzar lo que dig­ sequi mereántur. P e r D ó­
namente os piden. Por N... minum...
Se dice Benedicámus Dómino en vez de Ite, M is s a est.

DOMINGO CUARTO DE CUARESMA


*p 1 respiro o alegría producido antiguamente el jueves ante-
l-i rior por haber llegado a la mitad de la Cuaresma, fue
aceptado por la Iglesia y aplazado para este domingo, a fin de
evitar en el jueves posibles infracciones del ayuno. Llámase este
domingo Laetáre, de la primera palabra del Introito. También se
llama Domingo Gaudéte el tercero de Adviento. Ambas palabras
tienen un mismo significado: alegraos. Hoy se permite tocar el
órgano, adornar con flores los altares y usar ornamentos rosados.
El Papa bendecía antiguamente una rosa de oro, que trasladaba
solemnemente desde su palacio de Letrán a la iglesia de Santa
Cruz de Jerusalén, y que era desde luego regalada a algún prín­
cipe cristiano. Aún hoy se conserva en parte esta costumbre,
aunque desprovista de la antigua solemnidad anterior.
Toda la Misa respira alegría. En la Epístola se nos recuerda
la santa libertad que nos ha traído el cristianismo; y en el
Evangelio, el gran milagro de la multiplicación de los panes. —
Estación, en Santa Cruz de Jerusalén.
D irectorio de la M isa .—1. Domineo mayor. Doble de 1.» clase.
2. Se omite toda conmemoración que ocurra en este día.
3. Consúltese la pág. 86, núm. 368, y pág. 51. — OCM. (49. II.)

Intróitus. Is. 66 , 10 et 11. Introito.— Alégrate, Jeru­


Laetáre, Jerúsalem: et con- salén, y regocijaos con ella
véntum fácite omnes qui di- todos los que la arreáis: go­
lígitis e a m : gaudéte cum zaos los que estuvisteis en
laetítia, qui in tr.istítia fuís- tristeza: para que os llenéis
tis: ut exsultétis et satié- de júbilo y seáis saciados
mini ab ubéribus consola- en los mismos pechos de
1-iónis vestrae. — Ps. 121, 1. vuestra consolación. — Sal­
Lrclátus sum in his, quae mo. Me alegra en lo que
dicta sunt mihi: in domum me han dicho: iremos a la
Dómini íbimus. y. Glória casa del Señor. Gloria al Pa­
Patri. dre...
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice "Glória in excélsis Deo”.
330 TIEMPO DE CUARESMA

Oración. — Otorgadnos, oh Orémus. — Concéde, quáe-


Dios Omnipotente, que sea­ sumus, omnípotens Deus:
mos consolados con el con­ ut qui ex mérito nostrae
suelo de vuestra gracia los a c t i ó n i s afflígim ur, tuse
que somos afligidos p o r grátiae consolatióne respi-
nuestras culpas. Por nues­ rémus. Per Dóm inum ...
tro Señor Jesucristo...
Epístola.— Hermanos: Está Léct. Epístola B. Pauli
escrito que Abrahán t u v o A.póst. ad Gálatas, 4, 22, 31.
dos hijos: uno de la esclava Fratres: Scriptum est: Q uó­
y otro de la libre. Pero el niam Abraham dúos fílios
de la esclava nació según la hábuit: unum de ancílla, et
carne; y el de la libre, en unum de libera. Sed qui de
virtud de la promesa: lo cual ancílla, secúndum carnem
fue dicho en alegoría. Por­ natus est: qui autem de li­
que estas dos madres son bera, per repromissiónem:
los dos Testamentos. El uno quse sunt per allegoríam
dado en el monte Sinaí, que dicta. Hsec enim sunt dúo
engendra esclavos, y es fi­ testaménta. Unum quidem
gurado en Agar, porque el in monte Sina, in servitú-
Sinaí es un monte de la tem génerans: quae est Agar:
Arabia que corresponde a Sina enim mons est in A rá -
la Jerusalén de aquí abajo, bia, qui conjúnctus est ei,
la cual es esclava con sus quae nunc est Jerúsalem* et
hijos. Mas aquella Jerusa­ servit cum fíliis suis. Illa
lén de arriba es libre, y es autem, quae sur sum est Je­
madre de todos nosotros. rúsalem, libera est, quae est
Porque escrito está: Alégra­ mater nostra. Scriptum est
te, estéril, que no das a luz; enim: Laetáre, stérilis, quae
prorrumpe en gritos de jú ­ non paris: erúmpe et clama,
bilo tú, que no eres fecunda; quse n o n párturis; quia
porque son muchos más los multi fílii desértae, magis
hijos de la abandonada que quam ejus, quae habet v i-
los de la que tiene marido. rum. Nos autem, fratres, se­
Nosotros, pues, hermanos, cúndum Isaac promissiónis
somos los hijos de la pro­ fílii sumus. Sed quómodo
mesa, figurados en Isaac. tune is, qui secúndum car­
Mas así como entonces el nem natus fúerat, perseque-
que había nacido según la bátur eum, qui secúndum
carne perseguía al nacido spíritum: ita et nunc. Sed
según el espíritu, así sucede quid dicit Scriptúra? Ejice
también ahora. Pero ¿qué ancíllam et fílium ejus: non
dice la Escritura? Echa fue­ enim heres erit fílius ancíl-
ra a la esclava y a su hijo, lae cum filio líberae. Ita-
pues no será heredero el hi- que, fratres, non sumus an-
DOMINGO 4." DE CUARESMA 331
cillae fílii, sed liberas: qua jo de la esclava, sino el de
libertáte Christus nos libe- la libre. Y así, hermanos,
rávit. no somos hijos de la escla-
va, sino de la libre, con la libertad con que nos libertó
Cristo.
Gradúale. Ps. 121, 1 et 7. Gradual.— Me alegré en lo
Laetátus, sum in his, quae que me han dicho: que iré a
dicta sunt mihi: in domum la casa del Señor. T. Reine
Dómini íbimus. y . Fiat pax la paz en tus fortalezas y la
in virtúte tua: et abundán- abundancia en tus torres.
tia in túrribus tuis.
Tractus. Ps. 124, 1-2.— Qui Tracto. — Los que confían
confídunt in Dómino, sicut en el Señor serán como el
mons Sion: non commové- monte Sión; nunca se bam­
bitur in cetérnum qui hábi­ boleará el que mora en Je­
tat in Jerúsalem. Jf. Montes rusalén. Y. Hay montes al­
in circúitu ejus: et Dóminus rededor de ella; y así rodea
in circúitu pópuli sui, ex hoc el Señor a su pueblo desde
nunc et usque in sdeculum. ahora y para siempre.
+ Seq. S. Eyangélii sec. Evangelio + . — Pasó Jesús
Joánnem, 6 , 1-15. — In illo a la otra orilla del mar de
témpore: Abiit Jesús trans Galilea, que es el Tibería-
mare Galilaeae, quod est T i- des, y le seguía lina gran
beríadis: et sequebátur eum muchedumbre de gentes,
multitúdo magna, quia v i- porque veían los milagros
débant signa, quse faciébat que hacía con los enfermos.
super his, qui infirmabántur. Subió Jesús a un monte y
Súbiit ergo in montem Je­ sentóse allí con sus discípu­
sús: et ibi sedébat cum dis- los. Estaba ya cerca la Pas­
cípulis suis. Erat a u t e m cua, día de gran fiesta para
próxim um Pascha, dies fes- los judíos. Y com o levantase
tus Judaeórum. Cum suble- Jesús los ojos y viese que
vásset ergo óculos Jesús, et venía a Él una gran multi­
vidísset quia multitúdo má­ tud, dijo a Felipe: ¿Dónde
xima venit ad eum, dixit ad compraremos p a n e s para
Philíppum: Unde emémus que coman todos éstos? Esto
imanes, ut mandúcent hi? lo decía para probarle, pues
Hoc autem dicébat tentans bien sabía Él lo que había
eum: ipse enim sciébat quid de hacerse. Felipe le respon­
esset factúrus. Respóndit ei dió: No bastan para ellos
Philíppus: Ducentórum de- panes por valor de doscien­
nariórum panes non suffí- tos denarios, para que cada
ciunt eis, ut unusquísque uno reciba un poco. Le dice
módicum quid accipiat. Di­ uno de sus discípulos, An­
cit ei unus ex discípulis drés, hermano de Simón Pe­
332 TIEMPO DE CUARESMA

dro: Aquí hay un muchacho ejus, Andréas, frater Sim ó­


que tiene cinco panes de ce­ nis Petri: Est puer unus
bada y dos peces; pero ¿qué hic, qui habet quinqué pa­
es esto para tanta gente? Y nes hordeáceos et dúos pis-
Jesús dijo: Haced que se ces: sed haec quid sunt in­
siente la gente. Había m u­ ter tantos? Dixit ergo Jesús:
cha hierba en aquel lugar. Fácite hómines discúmbere.
Sentáronse, pues, los hom ­ Erat autem foenum multum
bres en número de unos cin­ in loco. Discubuérunt ergo
co mil. Tomó entonces Jesús viri número quasi quinqué
los panes y, habiendo dado mília. Accépit ergo Jesús
gracias a su Padre, los re­ panes, et cum grátias egís-
partió entre los que estaban set, distríbuit discumbénti-
sentados, y lo mismo hizo bus: simíliter et ex píscibus
con los peces, dando cuanto quantum volébant. Ut autem
querían. Y cuando se hu­ impléti sunt, dixit discípulis
bieron saciado, dijo a sus suis: Collígite quae supera-
discípulos: Recoged los tro­ vérunt fragménta, ne pé-
zos que han sobrado para reant. Collegérunt ergo, et
que no se pierdan. Los re­ implevérunt duódecim có -
cogieron y llenaron doce phinos fragmentórum ex
cestos con los pedazos que quinqué pánibus hordeáceis,
habían sobrado, de los cinco quae superfuérunt his, qui
panes de cebada, a los que manducavérunt. Illi ergo
comieron. Aquellos hom ­ hómines, cu m vidíssent
bres, cuando vieron el mila­ quod Jesús fécerat signum,
gro que Jesús había hecho dicébant: Quia hic est vere
decían: Éste es verdadera­ Prophéta, qui ventúrus est
mente el Profeta que ha de in mundum. Jesús ergo cum
venir al mundo. Y Jesús, cognovísset, quia ventúri es-
conociendo que habían de sent ut ráperent eum, et fá -
venir a llevarle y hacerle cerent eum regem, fugit íte-
Rey, huyó otra vez solo al rum in montem ipse solus.—
monte. — Credo. Credo.
Ofertorio. — Alabad al Se­
ñor porque es benigno; can­ Offertórium. Ps. 134, 3 et 6 .
tad salmos a su Nombre Laudáte Dóminum, quia be-
porque es suave; hizo todo nígnus est: psállite nómini
cuanto quiso en el cielo y ejus, quóniam suávis est:
en la tierra. ómnia quaecúmque vóluit,
_ Secreta.—Os pedimos, Se­ fecit in cáelo, et in térra.
ñor, que miréis propicio los Secréta. — Sacrifíciis prse-
presentes sacrificios p a r a séntibus, Dómine, qusésu-
que sirvan a nuestra devo­ mus, inténde placátus: ut et
ción y salvación. Por nues- devotióni nostrae profíciant,
LUNES DE LA 4 ." SEMANA DE GUARESMA 333
et salúti. Per Dóminum... tro Señor Jesucristo...
Prefacio de Cuaresi ta, págs. 221 y 770.
Commúnio. Ps. 121, 3 et 4. Comunión. — Jerusalén es
Jerúsalem, quse aedificátur una c i u d a d de tal modo
ut cívitas, cujus participátio construida, que t o d a s sus
ejus in idípsum: illuc enim partes están perfectamente
ascendérunt tribus, tribus unidas. A llí suben todas las
Dómini, ad confiténdum nó­ . tribus, para alabar, oh Se­
mini tuo, Dómine. ñor, vuestro nombre.
Postcommúnio. — Da nobis, Poscomunión. — Conceded­
qusesumus, miséricors Deus: nos, oh Dios misericordioso,
ut sancta tua, quibus inces- que tratemos con sinceros
sánter explémur, sincéris obsequios y recibamos con
tractémus obséquiis, et fid é- espíritu lleno de fe este
li semper mente sumámus. santo Sacramento que tanto
Per Dóm inum ... nos deleita. Por N. S. J. C...
Se dice Benedicámus Dómi o en vez de Ite , M is s a est.

LUNES DE LA C U A R TA SEM ANA DE CUARESM A

L asrepresentan
dos mujeres de mala vida de que nos habla la Epístola
la Sinagoga y la gentilidad, o sea el pueblo
judío y el pueblo pagano. La Sinagoga dejó morir en sus secua­
ces el verdadero amor y servicio de Dios; pero la gentilidad, una
vez convertida al Señor, ha conservado y fomentado el culto y
adoración del Dios verdadero. Esta es la Iglesia, que con el
bautismo ha dado la vida de la gracia y el derecho al Cielo.
En el Evangelio se nos vuelve a recordar, como en el martes
de la primera semana, el gran respeto que hemos de tener a la
Casa de Dios. Y como nuestras almas son también como tem­
plos de Dios, según expresión de la Sagrada Escritura, hemos de
procurar no profanarla con la escoria de pasiones y vicios. —
Estación, en los Cuatro Santos Coronados.
Directorio de la Misa. — Consúltese el de la pág. 222.
Intróítus.Ps. 53, 3-4. — Introito.— Oh Dios, salvad-
Deus, in nómine tuo salvum me por vuestro Nombre y
me fac, et in vir tute tua l í - ! libradme con vuestro poder;
bera me: Deus, exáudi ora-1 oh Dios, escuchad mi ora-
tiónem meam: áuribus pér-|ción, prestad oído atento a
cipe verba oris mei. Ps. Ib íd .; las palabras de mi boca.—
5. Quóniam aliéni insurre- j Salmo. Porque se levanta-
xérunt in me: et fortes ron contra mí los extraños,
quaesiérunt ánimam meam. y los valientes buscaron mi
V\ Glória Patri... vida. T. Gloria al Padre.
Se repite desde el principio hasta el Salmo.
No se dice “Glória in excélsis Deo”.
334 TIEMPO DE CUARESMA

Oración. — Concedednos, Orémus. — Praesta, quaesu-


Dios Omnipotente, que re­ mus, omnípotens Deus: ut
pasando con devoción anual­ observatiónes sacras ánnua
mente estas sagradas obser­ devotióne recoléntes, et cór-
vancias, os agrademos con pore t i b i placeámus, et
cuerpo y alma. Por N. S. mente. Per Dóm inum ...
Epístola.— Vinieron dos ra­ Léctio libri Regum, 3, 3,
meras al Rey Salomón y se 16-28. — In diébus illis: V e-
presentaron a su tribunal, nérunt duae mulíeres m ere­
y una de ellas dijo: Mira, trices ad regem Salomónem,
señor mío. Esta m ujer y yo steterúntque coram eo, qua-
vivíamos juntas en una mis­ rum una ait: Obsecro, mi
ma casa, y yo di a luz en el dómine: ego et múlier haec
aposento en que ella estaba. habitabámus in domo una,
Tres días después de mi et péperi apud eam in cu­
parto, dio ella también a luz bículo. Tértia au t e m die
y estábamos juntas, y nadie postquam ego péperi, pépe-
más que nosotras en casa, rit et haec: et erámus simul,
sino las dos solas. Sucedió nullúsque álius nobíscum in
que el hijo de esta m ujer domo, excéptis nobis duá-
murió una noche, porque
bus. Mórtuus est autem fí­
durmiendo lo ahogó. * Y le­
lius mulíeris hujus nocte:
vantándose en silencio a
dórmiens quippe oppréssit
hora intempestiva de la no­
eum. * Et consúrgens intem -
che, tomó mi hijo del lado
de ésta tu sierva, que dor­ péstae noctis siléntio, tulit
mía, y lo puso en su seno, y fílium meum de látere meo
a su hijo que estaba muerto ancíllae tuae dormiéntis, et
lo puso en el mío. Como me collocávit in sinu suo: suum
incorporara yo por la ma­ autem fílium, qui erat m ór­
ñana para dar el pecho a mi tuus, pósuit in sinu meo.
hijo, lo hallé muerto; y m i­ Cumque surrexíssem mane
rándolo con más cuidado a ut darem lac filio meo, ap-
la luz del día, reconocí que páruit mórtuus; quem dili-
aquél no era el que yo ha­ géntius íntuens clara luce,
bía dado a luz. Y respondió deprehéndi non esse meum,
la otra mujer: No es verdad quem genúeram. Respondít-
lo que dices, sino que tu hijo que áltera múlier: Non est
es el muerto y el que vive es ita ut dicis, sed fílius tuus
el mío. La primera, por el mórtuus est, meus autem v i­
contrario, decía: Mientes, vit. E contrário illa dicébat:
porque mi hijo es el que Mentíris: fílius quippe meus
vive; y el tuyo, el muerto. vivit, et fílius tuus mórtuus
Y de este modo altercaban est. Atque in hunc modum
delante del Rey. Entonces contendébant coram rege.
LUNES DE LA 4.a SEMANA DE CUARESMA 335
Tune rex ait: Haec, dicit: el Rey dijo: La una dice:
Fílius meus vivit, et fílius Mi hijo está vivo y el tuyo
tuus mórtuus est. Et ista muerto. Y la otra responde:
respóndit: Non, sed fílius No, mi hijo es el vivo y tuyo
tuus mórtuus est, meus el muerto. Y añadió el Rey:
autem vivit. Dixit ergo rex: Traedme una espada. ** Y
A f f érte mihi gládium. * * com o hubiesen traído una
Cumque attulíssent gládium espada delante del Rey, éste
coram rege: Divídite, inquit, dijo: Dividid el niño vivo en
infántem vivum in duas dos partes y dad la media
partes, et date dimídiam parte a una y la otra media
partem uni, et dimídiam a la otra. Mas la mujer cuyo
partem álteri. Dixit autem hijo era el vivo, dijo al Rey
múlier, cujus fílius erat v i- (porque se conmovieron sus
vus, ad regem (commóta entrañas por el amor de su
sunt quippe viscera ejus su­ h ijo ): Te ruego, oh Rey, que
per filio s u o ): Obsecro, dó­ des a ella el niño vivo y que
mine, date illi infántem v i­ no lo mates. Por el contra­
vum, et nolíte interfícere rio, decía la otra: Ni es mío
eum. E contrário illa dicé­ ni tuyo, sino divídase. Res­
bat: Nec mihi nec tibi sit, pondió el Rey y dijo: Dad a
sed dividátur. Respóndit rex, la primera el niño vivo y no
et ait: Date huic infántem se le mate, porque ella es
vivum, et non occidátur: su madre. Oyó, pues, todo
haec est enim mater ejus. Israel la sentencia que ha­
Audívit ítaque omnis Israel bía pronunciado el Rey y
judícium, quod judicásset temieron al Rey viendo que
rex, et timuérunt regem, v i- la sabiduría de Dios estaba
déntes sapiéntiam Dei esse en él para hacer justicia.
in eo ad faciéndum judícium. Gradual. — Sed para mí
Gradúale. Ps. 30, 3.— Esto Dios protector y lugar de
mihi in Deum protectórem, refugio para que me salvéis.
et in locum refúgii ut sal- V. Oh Dios, en Vos esperé,
vum me fácias.— Ps. 70. 1. Señor no seré confundido
Deus, in te sperávi: Dó-_ eternamente.
mine, non confúndar in aet
Tracto del Miércoles de Ceniza, p&g. 220.
+ Seq. S. Evangélii sec. Evangelio 4".— Estaba cer­
Joánnem, 2, 13-25.— In illo ca la Pascua de los Judíos
témpore: Prope erat Pascha y Jesús subió a Jerusalén;
judaeórum, et ascéndit Je­ y halló en el templo vende­
sús Jerosólyma