Está en la página 1de 3

Impacto de las normas en conductores en las empresas de transporte público en el

distrito de Jesus Maria.

Sin embargo, el incremento de vehículos y problemas de con el transito afecta gravemente


al conductor como también al peatón.

El sistema de circulación de vehículos y peatones tiene las características de un sistema de


“choque y fuga”. Eso explica la gran congestión y alta inseguridad del sistema y la conducta
agresiva y el comportamiento casi autodestructivo de los conductores. El comportamiento
individual generalizado y no regulado de los conductores ha desnaturalizado las
características del bien público: “orden y seguridad vial”. El comportamiento de los usuarios
del sistema está condicionado por las “reglas de juego” existentes que de algún modo han
creado condiciones para que los actores no operen coordinadamente y tampoco cooperen.

Un problema de coordinación se produce cuando las señales de tránsito producen una


indefinición ó no hay regla de tránsito a seguir. Por su parte, se produce un problema de
cooperación cuando los peatones o conductores no coordinan para resolver un problema
específico y terminan afectando a terceros. En el sistema de circulación existen tres mecanismos
de generación de señales de información. 1. La normativa (la ley, sus reglamentos y normas
correspondientes para la inversión en la vía misma, para la resolución de conflictos, de otros
sectores productivos que también hacen uso del espacio común), 2. El comportamiento (acciones
y reacciones en la vía), 3. La infraestructura (gestión administrativa, inversiones públicas y
privadas)

Las políticas erróneas que impulsaban la construcción de infraestructuras viales para


satisfacer la creciente movilidad individual por encima de la movilidad colectiva, procurando
remediar las saturaciones en el tráfico que se iban produciendo luego de la implementación de
estas infraestructuras, como fue el modelo del mundo desarrollado occidental en el siglo
pasado, no deben ser imitadas por las ciudades de nuestro país y de Latinoamérica. Urbes
europeas y norteamericanas que siguieron ese patrón, realizan esfuerzos notables por corregir
este modelo que ha demostrado su falta de sostenibilidad actual y futura.

Inaplicación de las autoridades municipales de las herramientas legales proporcionados


por la Ley para solucionar los problemas de sobreoferta. El Reglamento Nacional de
Administración de Transportes, aprobado por Decreto Supremo N° 009-2004-MTC faculta a
la autoridad municipal, a definir los requisitos y condiciones básicas que debe tener el
transporte público en su ámbito de competencia. Según la norma, son dichas autoridades las
que definen: • Antigüedad mínima de los vehículos para acceder al servicio. • Titularidad de
los vehículos ofertados. En tal sentido, podría prohibir, por ejemplo, el alquiler de vehículos
y exigir la presentación de flota de su propiedad. • Número de vehículos mínimo con los que
debe contar un operador para prestar el servicio. • Tipo de organización de los operadores
del transporte: sin personas jurídicas o naturales, comerciales o sin fines de lucro, etc.

) Falta de planificación territorial. Lima es una ciudad poco densa y muy extendida con
distancias largas de un lugar a otro. La migración causada por la guerra interna del país
fomentó el traslado de la gente a la ciudad y el crecimiento hacia zonas de la periferia alejadas
del centro de la ciudad. El surgimiento de esos nuevos centros urbanos y la falta de vías de
acceso adecuadas han hecho colapsar a la red vial de la ciudad. Además, la falta de una oferta
adecuada de servicios (hospitales, proveedores de insumos, instituciones del Estado, etc.),
genera un incremento en los viajes al centro de la ciudad, lo cual congestiona más el tránsito.

El diseño de la red vial no tiene un enfoque claro. El problema principal es que la visión de
lo que se debe privilegiar no es clara. • Se amplía la vía y se reducen las veredas. • Las vías
rápidas han cedido su condición a la congestión. • Los vehículos privados tienen privilegio
sobre el transporte público que además no tiene vías exclusivas. Si se calcula el costo de
tiempo involucrado en una unidad de transporte público a capacidad plena y el de un
vehículo particular, se tiene que el costo de una unidad de transporte público es mayor. La
falta de un buen diseño de la vía muchas veces obliga a los conductores a realizar maniobras
temerarias. Estos casos son los más difíciles de identifi car para el personal encargado de los
registros de un siniestro.

Falta de sanción a ciudadanos que se apoderan del espacio público. Los ciudadanos también
generan distorsiones cuando ponen barreras en la vía pública con rejas que atentan contra la
libre circulación, para protegerse contra la delincuencia en sus vecindarios. El Reglamento
Nacional de Gestión de Infraestructura Vial, aprobado mediante Decreto Supremo Nº 034-
2008-MTC con fecha 24 de Octubre del presente año, señala en el Título V Capítulo I artículo
42.2 una sanción de 3 UIT a los ciudadanos que se apoderan del espacio público. Hasta la fecha
no se han impuesto las sanciones correspondientes.

Falta de planificación en las obras. Es sumamente importante darle mantenimiento a la red


vial, pero en la práctica no se limita el impacto de las mismas. • No hay planificación de la
oportunidad de las mismas y se desconoce el periodo de duración. • No se establecen las vías
alternas que servirán para reorientar el tránsito de las vías en obras, sobre todo en el caso del
transporte público. • No se señalizan las vías alternas. • No se comunica a la ciudadanía y
público en general toda la información relacionada con la obra de mantenimiento. • No se
programan los horarios de trabajo con criterio de pertinencia. “...por qué se ponen a arreglar
las pistas en horas punta?...” Chofer de taxi sin propiedad del vehículo.

Comportamiento irresponsable de los conductores. Las obras de mantenimiento producen,


en muchos casos, reacciones agresivas de parte de los conductores que tratan de abrirse paso
por otras vías alternas con maniobras temerarias e infringiendo normas de tránsito, etc.

Falta de revisiones técnicas. El proceso que busca la salida de vehículos en malas


condiciones de un país o una ciudad es el de revisiones técnicas. Este proceso es obligatorio
cuando todos los vehículos que forman parte del parque deben pasar una evaluación técnica
para poder tener la autorización de circulación dentro de los límites especificados en la
autorización. Las revisiones técnicas dejaron de funcionar en el país hace más de 15 años, con
lo cual, después del fallido intento de la Municipalidad de Lima por implementarlas y la
transferencia de dicha función al MTC, hasta la fecha no se ha concretado ninguna medida que
permita la salida de vehículos que son un peligro para la ciudad.
http://cruzadavial.com/publica/Antidotosparalacongestioneinseguridad.pdf

http://www.munisurco.gob.pe/municipio/publicaciones/plan_urbano_distrital/04.%20PRO
PUESTA%20URBANA%20FINAL%20144-290.pdf