Está en la página 1de 255

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/256205124

Tous, J. Entrenamiento de la Musculatura Abdominal. Tesis Doctoral.


Universidad de Barcelona, 2001.

Thesis · February 2001

CITATIONS READS

0 7,117

1 author:

Julio Tous
39 PUBLICATIONS   301 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Eccentric overload training View project

All content following this page was uploaded by Julio Tous on 20 May 2014.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


UNIVERSITAT DE BARCELONA
DIVISIÓ CIÈNCIES DE L’EDUCACIÓ
DEPARTAMENT DE TEORIA I HISTÒRIA DE L’EDUCACIÓ
INSTITUT NACIONAL D’EDUCACIÓ FÍSICA DE CATALUNYA,
CENTRE DE BARCELONA

PROGRAMA DE DOCTORADO:
RECERCA EN L’ACTIVITAT FÍSICA I L’ESPORT: TEORIA I MÉTODES.
BIENIO 1997-1999

ENTRENAMIENTO DE LA
MUSCULATURA ABDOMINAL

Tesis doctoral presentada por:

JULIO TOUS FAJARDO

Directora:

Dra. NATÀLIA BALAGUÉ SERRE

Para optar al título de:

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación

Barcelona, Septiembre de 2000


NATÀLIA BALAGUÉ SERRE, Doctora en Filosofía y Ciencias de la Educación
por la Universidad de Barcelona,

DECLARA:

Que la Tesis Doctoral titulada "Entrenamiento de la musculatura abdominal",


presentada por Julio Tous Fajardo, ha sido realizada bajo mi dirección y reúne
las condiciones requeridas de calidad, interés científico y aportación original al
tema tratado.
En consecuencia autorizo su presentación y para que conste a los efectos
oportunos, firmo la presente.

Barcelona, Septiembre de 2000.

Fdo: NATÀLIA BALAGUÉ SERRE


TOUS, J. Entrenamiento de la musculatura abdominal. Tesis Doctoral.
Universidad de Barcelona, 2000.

Dirección para correspondencia:

Avda. Mistral, 67 pral. 2ª


08015 Barcelona
e-mail: jtous17@yahoo.com
ÍNDICE

AGRADECIMIENTOS

ABREVIATURAS Y GLOSARIO

RESUMEN

INTRODUCCIÓN...............................................................................1

OBJETIVOS......................................................................................4

PARTE TEÓRICA: ESTADO DE LA CUESTIÓN

Capítulo 1

ANATOMIA FUNCIONAL DE LA MUSCULATURA ABDOMINAL

1.1. MÚSCULO RECTO ABDOMINAL...........................................................9

1.2. MÚSCULO PIRAMIDAL.........................................................................16

1.3. MÚSCULO OBLICUO EXTERNO..........................................................18

1.4. MÚSCULO OBLICUO INTERNO...........................................................20

1.5. MÚSCULO TRANSVERSO....................................................................21

1.6. MÚSCULO PSOASILIACO....................................................................23

1.7. MÚSCULO PSOAS MENOR..................................................................26

Capítulo 2

LA DIFERENCIACIÓN FUNCIONAL NEUROMUSCULAR

2.1. CONCEPTO...........................................................................................28
2.2. EN OTROS MÚSCULOS.......................................................................28

2.3. EN EL RECTO ABDOMINAL.................................................................34

Capítulo 3

LOS EJERCICIOS ABDOMINALES

3.1. INTRODUCCIÓN....................................................................................37

3.2. CLASIFICACIÓN SEGÚN LA ACCIÓN REALIZADA...........................39

3.3. SIT-UP...........................................................................................….....39

3.4. CURL-UP........................................................................................…....45

3.5 ELEVACIÓN DE SEGMENTOS INFERIORES DESDE DECÚBITO


SUPINO.........................................................................................................49

3.6. ELEVACIÓN DE MIEMBROS INFERIORES DESDE POSICIÓN


SUSPENDIDA...............................................................................................54

3.7. EJERCICIO ABDOMINAL EN “V”........................................................56

3.8. EJERCICIOS POSTURALES PARA LA MUSCULATURA PROFUNDA


.......................................................................................................................57

3.9. CLASIFICACIÓN SEGÚN LA ORIENTACIÓN......................................59

Capítulo 4

TEORÍA Y METODOLOGÍA DEL ENTRENAMIENTO ABDOMINAL

4.1. INTRODUCCIÓN....................................................................................62

4.2. ADAPTACIONES AL ENTRENAMIENTO ABDOMINAL......................64

4.3. VARIABLES DE ENTRENAMIENTO.....................................................66

4.4. LEGENDARY ABS: EL MÉTODO DE LA UNIVERSIDAD DE


STANFORD...................................................................................................71

4.5. EL ENTRENAMIENTO DE PALPACIÓN SISTEMÁTICA.....................74

4.6. MÉTODO DE ESTABILIZACIÓN ESPINAL SEGMENTARIA...............79


4.7. EL TRABAJO COMPENSATORIO ABDOMINAL................................80

4.8. OTROS MÉTODOS................................................................................81

4.9. EQUIPAMIENTO ABDOMINAL.............................................................83

4.10. LA REDUCCIÓN DE GRASA LOCALIZADA EN EL ABDOMEN.......89

Capítulo 5

TESTS DE VALORACIÓN FUNCIONAL ABDOMINAL

5.1. INTRODUCCIÓN....................................................................................92

5.2. TIPOS DE TESTS..................................................................................93

5.3 LA VALIDEZ DE LOS TESTS PARA MEDIR LA FUERZA Y


RESISTENCIA ABDOMINAL........................................................................96

5.4. LA DIFICULTAD DE LOS TESTS.........................................................96

5.5. LA FIABILIDAD DE LOS TESTS...........................................................97

5.6. CORRELACIÓN ENTRE LAS MEDIDAS DE FUERZA OBTENIDAS


ISOCINÉTICAMENTE Y LAS DE LOS TESTS CLÁSICOS.........................97

5.7. EL TEST DE ROBERTSON...................................................................99

5.8. TEST DE RESISTENCIA ABDOMINAL DE KNUDSON Y JOHNSTON


(1995)..........................................................................................................102

5.9. TEST DE DESCENSO DE PIERNAS..................................................104

5.10. EL MUSCLELAB™............................................................................105

Capítulo 6

LA ELECTROMIOGRAFÍA

6.1. INTRODUCCIÓN..................................................................................110

6.2. FORMACIÓN DEL REGISTRO ELECTROMIOGRÁFICO..................110

6.3. USOS DE LA ELECTROMIOGRAFÍA.................................................111

6.4. MÉTODOS DE REGISTRO..................................................................112


6.5. FACTORES QUE AFECTAN A LOS REGISTROS.............................114

6.6. PROCESAMIENTO DE LOS REGISTROS.........................................118

6.7 CARACTERÍSTICAS DE LA EMG EN EL MUSCLELAB....................122

PARTE EMPÍRICA

ESTUDIO 1: DIFERENCIACIÓN FUNCIONAL DEL RECTO


ABDOMINAL

1. INTRODUCCIÓN.........................................................................123
2. MATERIAL Y MÉTODO...............................................................124
3. RESULTADOS.............................................................................132
4. DISCUSIÓN..................................................................................145

ESTUDIO 2: COMPARACIÓN ENTRE DOS MÉTODOS DE


ENTRENAMIENTO PARA EL DESARROLLO DE LA FUERZA Y
RESISTENCIA ABDOMINAL A CORTO PLAZO

1. INTRODUCCIÓN.........................................................................151
2. MATERIAL Y MÉTODO..............................................................152
3. RESULTADOS............................................................................155
4. DISCUSIÓN.................................................................................156

ESTUDIO 3: INFLUENCIA DEL ORDEN DE EJECUCIÓN DE LOS


EJERCICIOS EN LA MEJORA DE LA FUERZA Y RESISTENCIA
ABDOMINAL

1. INTRODUCCIÓN.........................................................................162
2. MATERIAL Y MÉTODO..............................................................164
3. RESULTADOS............................................................................166
4. DISCUSIÓN.................................................................................167
CONCLUSIONES.........................................................................173

RETOS DE FUTURO....................................................................176

BIBLIOGRAFÍA............................................................................177

ANEXOS

ANEXO 1. CURSO DE ABDOMINALES DE LA UNIVERSIDAD DE


STANFORD.

ANEXO 2. HOJA DE PROGRAMAS DE ENTRENAMIENTO DEL ESTUDIO 3.

ANEXO 3. LISTADOS ESTADÍSTICOS


AGRADECIMIENTOS

A mis padres, por apoyarme en todo momento en la realización de esta


tesis y de mi mismo como persona. Gracias por la beca otorgada.

A la Dra. Natàlia Balagué, directora de esta tesis, por su paciencia y


comprensión en los momentos críticos además de por guiarme sin prisas por el
camino adecuado.

A Josep María Padullés, por su apoyo, gestiones burocráticas y


asesoramiento tecnológico.

A José Manuel González de Suso, por su asesoramiento metodológico y


estadístico en todo momento.

A Assumpta Enseñat, por el asesoramiento estadístico que me permitió


encarar la recta final.

A Stuart M. McGill, por su valioso asesoramiento específico sobre el


complejo mundo de la electromiografía.

A Maribel Pérez Ballano, por su profesionalidad y competencia en las


arduas labores burocráticas.

A los sujetos participantes, por su colaboración y paciencia en la


realización de las numerosas pruebas.

A los bibliotecarios del INEFC de Barcelona (Xavier Coll, Luis Miguel


González y Javier Nieto) y demás centros visitados por colaborar en todo
momento en la investigación bibliográfica.

Al INEFC de Barcelona, por ceder parte de la ayuda material necesaria


para la realización de esta Tesis.
ABREVIATURAS Y GLOSARIO

Artefactos de movimiento: cambios o fluctuaciones masivas en los


potenciales de acción de los registros electromiográficos provocados por
deslizamientos de los electrodos sobre la piel, de forma que éstos generan un
potencial eléctrico propio que contamina la señal.

ASCII (American Standard Code for Information Interchange): sistema


estandarizado de caracteres en código binario para intercambio de información.
Permite tratar con facilidad y rapidez los datos obtenidos en una hoja de cálculo
o programa estadístico

cm: centímetros

Curl-up: enrollamiento o encogimiento de tórax; ejercicio abdominal en el cual


sólo se levantan las escápulas del suelo de forma que el tórax se flexiona
(enrolla) sobre el abdomen con el objetivo de solicitar una mayor activación de
las porciones más superiores del recto abdominal.

CV1: enrollamiento de tórax realizado a una velocidad de 2 segundos por


repetición (60 b/m)

CV2: enrollamiento de tórax realizado a una velocidad de 1 segundo por


repetición (120 b/m)

CVP: enrollamiento de tórax realizado a la velocidad personal con la que el


sujeto acostumbra a realizar este ejercicio.

Diferenciación funcional: capacidad del SNC de controlar, con cierta


independencia, las diferentes subunidades en que se divide un músculo
durante una contracción muscular determinada.

Ejercicios de aislamiento: ejercicios en los cuales se busca que un grupo


muscular en concreto actúe como principal para aumentar la sobrecarga sobre
el mismo. Suelen emplearse velocidades de ejecución lentas o moderadas.

EMG: electromiografía; suma de todos los potenciales de acción muscular


detectados por un electrodo de registro.

EMGi: electromiografía integrada. Ver integración.

EMGrms: electromiografía con la técnica de procesamiento root mean square


(raíz media cuadrada). Ver RMS

Encoder lineal de movimiento: dispositivo incluido en el MuscleLabTM capaz


de medir el espacio recorrido en función del tiempo mediante el paso de un hilo
inextensible por un sensor con una precisión inferior a 0,075 mm y una
frecuencia de muestreo de 100 Hz.
F: fuerza

Hz: Hertzios; unidad de frecuencia.

IAP (Intrabdominal pressure): presión intrabdominal. Presión dentro de la


cavidad abdominal que actúa sobre el diafragma y la columna vertebral
provocando que el tronco se extienda.

Impedancia (Z): parámetro eléctrico determinado por la resistencia de un


circuito orgánico, en este caso la piel.

Integración: método matemático para cuantificar la señal EMG mediante el


cual se obtiene el valor absoluto de cada dato electromiográfico para después
sumarlos y promediarlos.

LRA: porción inferior del recto abdominal

m: metros

mm: milímetros.

MuscleLabTM: dispositivo portátil creado en 1997 por la empresa Ergotest


(Langesund, Noruega) para la NASA, bajo el asesoramiento de distintos
científicos de prestigio internacional, que integra multitud de señales
provenientes del músculo en un potente software.

mV: milivoltios (10-3 voltios)

MVC: máxima contracción voluntaria; máximo esfuerzo que un sujeto puede


realizar mediante una activación voluntaria en un músculo o grupo muscular
determinado.

N: newtons

Normalización: procedimiento matemático mediante el cual se realiza una


descripción cuantitativa del comportamiento de los músculos bajo unas
condiciones estandarizadas. Por lo general refleja un porcentaje con respecto a
la contracción voluntaria máxima (MVC).

Pelvic roll: enrollamiento pélvico; ejercicio abdominal en el cual se enrolla la


zona pélvica sobre el abdomen con el objetivo de solicitar una mayor activación
de las porciones más inferiores del recto abdominal.

Postfatiga: método culturista, incluido dentro de las superseries según el cual


se realizan primero los ejercicios globales (multiarticulares) y después los
analíticos (multiarticulares). Se utiliza con el objeto de ganar más masa
muscular.

Potencial de acción muscular (MAP): señal eléctrica que se propaga a través


de la membrana y que está asociada con la despolarización de las fibras
musculares. Los MAPs pueden ser detectados mediante electrodos de
superficie.

Prefatiga: método culturista, incluido dentro de las superseries, según el cual


se realizan primero los ejercicios analíticos (monoarticulares) y después los
globales (multiarticulares). Se utiliza antes de una competición con el objeto de
obtener una mayor definición muscular.

PV1: enrollamiento de pelvis realizado a una velocidad de 2 segundos por


repetición (60 b/m)

PV2: enrollamiento de pelvis realizado a una velocidad de 1 segundo por


repetición (120 b/m)

PVP: enrollamiento de pelvis realizado a la velocidad personal con la que el


sujeto acostumbra a realizar este ejercicio.

RA: recto abdominal. RA1, RA2, RA3, RA4: de la porción más caudal a la más
craneal.

Rectificación: método mediante el cual los datos electromiográficos crudos


(raw data) son convertidos en positivos al multiplicar los datos negativos por
(-1).

ROM (Range of Motion): rango de movimiento.

RMS (Root Mean Square): método de cuantificación en el que cada valor de


EMG primero se eleva al cuadrado, después se suma y promedia para después
realizar una raíz cuadrada del producto obtenido.

seg: segundo

Superserie: realización de dos series consecutivas para un mismo


(superseries agonistas) o distinto (superseries antagonistas) grupo muscular
con un mínimo descanso entre las mismas.

Triserie: realización de tres series consecutivas para un mismo grupo muscular


con un mínimo descanso entre las mismas. Pueden realizarse empleando dos
o tres ejercicios.

URA: porción superior del recto abdominal

V: velocidad

W: watios
RESUMEN
En esta tesis se pretende, por un lado, establecer el estado de la cuestión y las
posibles líneas de investigación a realizar en el futuro mediante la revisión crítica de los
estudios y aspectos más relevantes relacionados con el entrenamiento de la musculatura
abdominal. Para ello se analiza la anatomía funcional de dicha musculatura, la
diferenciación funcional neuromuscular, los ejercicios abdominales y su prescripción en
distintas poblaciones, la teoría y metodología del entrenamiento abdominal, los tests de
valoración funcional abdominal y la electromiografía como técnica de investigación.
Por otro lado se incluyen, en una parte empírica, tres estudios sobre el tema. En
primer lugar, se valora la hipótesis de la existencia de una diferenciación funcional en el
músculo recto abdominal en sujetos experimentados. En caso negativo, no tendría sentido
diferenciar entre ejercicios para solicitar más a cada una de las regiones abdominales.
Seguidamente, se comparan dos métodos de entrenamiento abdominal a corto plazo, con
el objeto de observar si producen mejoras en la fuerza y resistencia abdominal en tan sólo
dos semanas. Finalmente, se valora la hipótesis de si la secuencia de ejecución de
ejercicios “inferior-oblicuo-superior” es más eficaz que la contraria a la hora de aumentar
la fuerza y resistencia abdominal.
Se concluye, en el primer estudio, que el músculo recto abdominal presenta una
diferenciación funcional en al menos dos de sus porciones. Las velocidades de ejecución
en los ejercicios cercanas a las habitualmente seguidas por cada sujeto facilitan la
consecución de dicha diferenciación. El enrollamiento de tórax incide de manera
preferente sobre las porciones mas craneales del recto abdominal, mientras que el
enrollamiento de pelvis lo hace sobre las porciones más caudales aunque de forma
menos evidente.
En el segundo estudio se concluye que los programas de entrenamiento
empleados parecen ser eficaces para desarrollar la fuerza y resistencia abdominal en un
período de tan sólo dos semanas, no observándose diferencias significativas entre la
efectividad de un programa dinámico y otro estático-dinámico.
En el tercer estudio se concluye que el orden de ejecución inferior-oblicuo-superior
no parece ser significativamente más eficaz que la secuencia contraria en la mejora de la
fuerza y resistencia abdominal en el período de entrenamiento estudiado. Sin embargo, el
programa de entrenamiento más similar al test de valoración es el que mayores mejoras
produce en el mismo.
Julio Tous Fajardo Entrenamiento de la musculatura abdominal Introducción

INTRODUCCIÓN

El interés por la musculatura abdominal y su desarrollo no es nuevo. Las


civilizaciones antiguas ya otorgaban una gran importancia al desarrollo de esta
musculatura como se puede comprobar en numerosas esculturas y pinturas
pertenecientes al mundo clásico. Este hecho puede deberse a su situación
central en el cuerpo, a ser la zona corporal que mayor porcentaje del peso total
contiene, a sus formas redondeadas y también a que es en esta región donde
se encuentran los órganos vitales y donde se genera la vida.
La musculatura abdominal suscita también un gran interés en el mundo de la
actividad física y el deporte debido a evidentes razones estéticas y de
funcionalidad que son bien conocidas por cualquier profesional de estos
ámbitos. Por ejemplo, en artes marciales o en el mundo de la danza, se le da
una gran importancia a esta región corporal, indicándose que todos los
movimientos deben partir del zen (abdomen).
En la literatura se citan numerosas funciones o factores que pueden explicar
el mencionado interés:
-Absorbe los impactos producidos por saltos, rebotes o ejercicios pliométricos
(McGill y Sharrat, 1990).
-Estabiliza el cuerpo de forma que los brazos y las piernas puedan realizar
cualquier tipo de movimiento teniendo como soporte a esta musculatura
(Andersson et al, 1988, 1997, Beimborg y Morrisey, 1987, Hodges y
Richardson, 1997, McGill, 1991, Siff y Verkhoshansky, 1996, Thortensonn y
Nilsson, 1982, Watkins et al, 1997). Gardner-Morse y Stokes (1998), sostienen
que el papel de la coactivación de la musculatura abdominal, que normalmente
aparece ante situaciones imprevistas, es estabilizar la zona lumbar. Este
aumento de coactivación es el origen de la presión intra-abdominal (IAP) cuyo
papel principal es preparar y hacer más rígido al tronco justo antes de realizar
una extensión rápida del tronco (Marras y Mirka, 1996).
-Forma una cadena muscular transmisora de fuerzas entre las piernas y los
brazos (Gallager, 1997, Sevier y Jones, 1994, Thein y Brody, 1998, Ward,
1996, Watkins et al, 1989) repercutiendo en una buena alineación postural que
permite una transmisión de fuerzas más eficiente a través del cuerpo.

Página 1
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

-Proporciona una presión interna (presión intra-abdominal) que mantiene la


columna vertebral estable, reduciendo así el stress en la zona lumbar
(Bartenlink, 1957, Cresswell, 1993, Daggfelt y Thortensson, 1997, Farfan, 1975,
Grillner et al, 1978, Morris et al, 1961). Sin embargo, este hecho ha sido
cuestionado por Kumar (1997), Hemborg et al (1983, 1985) y Nachemson
(1986), mientras McGill y Sharrat (1990) y Cresswell et al (1992) sostienen que
la IAP es independiente de la actividad muscular del tronco, siendo específica
de la tarea realizada.
-Colabora en la respiración durante la realización de actividades físico-
deportivas (Grimby et al, 1976, Harman et al., 1988, Naus et al, 1990).
-La musculatura abdominal, sobre todo los músculos oblicuos, parece ser la
única fuente activa capaz de generar momento flexor (Hughes y Chafin, 1995,
McGill, 1996, Zatsiorsky, 1995).
-Previene la aparición de lumbalgias (Lipetz, 1970, Suzuki y Endo, 1983;
Brigham, 1988; Humphrey, 1988; Smidt et al, 1989; Foster, et al., 1991;
Guimaraes et al, 1991; Johannsen et al., 1995, Hossein Alizadeh, 1996) y de
las hernias abdominales que puede provocar el levantar cargas pesadas
(Zatsiorsky, 1995).
-Proporciona la única protección anterior para los órganos del abdomen, lo cual
es de suma importancia en deportes de contacto (boxeo, artes marciales, etc...)
donde los golpes abdominales son frecuentes (Grilner, et al, 1978; Simonian,
1981; Kirby and Roberts, 1985; Suzuki et al., 1999).
-Influye en la fase preparatoria de multitud de gestos deportivos que
frecuentemente implican movimientos de rotación del tronco (Yamamoto,
1996).
Se pueden diferenciar cuatro músculos fundamentales en esta región
corporal, como son el transverso, los oblicuos interno y externo y el recto
abdominal. Es una musculatura compleja, formada por músculos planos,
relativamente largos y con numerosas funciones que aún hoy en día no se
conocen por completo.
Pese al interés que suscita en el mundo de la actividad física y el deporte,
son muy escasas las investigaciones relacionadas con su entrenamiento, sobre
todo en comparación con otros músculos como los cuádriceps o los pectorales.
Probablemente este hecho se deba a que no parece existir ningún test que

Página 2
Julio Tous Fajardo Entrenamiento de la musculatura abdominal Introducción

valore la función de esta musculatura de manera válida y fiable. De este modo,


se hace difícil la comparación de métodos de entrenamiento relacionados con
esta musculatura.
A pesar de estas premisas, en los últimos años se han divulgado distintos
métodos de entrenamiento que se supone provocan grandes mejoras en la
función abdominal. Entre estos métodos se encuentra el así conocido en
nuestro país como Método de la Universidad de Stanford, cuya propuesta se
basa en que seguir un orden de ejecución determinado (ejercicios para la
porción inferior del recto abdominal, seguidos de ejercicios para los músculos
oblicuos y finalizados por ejercicios para la porción inferior del recto abdominal)
provoca un efecto sinérgico en la mejora de la función abdominal. De esta
manera, se aseguran mejoras sustantivas en tan sólo dos semanas de
entrenamiento (Robinson y Miller, 1997). Sin embargo, no existe, en nuestro
conocimiento, ninguna investigación que haya comprobado la veracidad de
estas afirmaciones. De hecho, incluso la distinción entre ejercicios para solicitar
más a unas porciones u otras del recto abdominal está muy discutida.
Así, en esta tesis doctoral se incluyen tres estudios diferentes que intentan
responder a estas cuestiones. En primer lugar, se valora la hipótesis de la
existencia de una diferenciación funcional en el músculo recto abdominal. En
caso negativo, no tendría sentido diferenciar entre ejercicios para solicitar más
a cada una de las regiones abdominales. Seguidamente, se comparan dos
métodos de entrenamiento abdominal a corto plazo, con el objeto de observar
si producen mejoras en la fuerza y resistencia abdominal en tan sólo dos
semanas. Finalmente, se valora la hipótesis de si la secuencia de ejecución de
ejercicios “inferior-oblicuo-superior” es más eficaz que la contraria a la hora de
aumentar la fuerza y resistencia abdominal.
Como fundamento a estos tres estudios, se incluye una parte teórica -en
ocasiones acompañada por estudios experimentales propios- que revisa la
anatomía abdominal, la diferenciación funcional neuromuscular, la
electromiografía, los ejercicios, tests y métodos de entrenamiento abdominal,
así como una presentación de uno de los instrumentos de valoración
empleados, el MuscleLab™, al ser la primera tesis que lo utiliza en nuestro
país.

Página 3
Julio Tous Fajardo Entrenamiento de la musculatura abdominal Objetivos

OBJETIVOS

DE LA PARTE TEÓRICA

1) Establecer el estado de la cuestión y las posibles líneas de investigación a


realizar en el futuro mediante la revisión crítica de los estudios y aspectos más
relevantes relacionados con el entrenamiento de la musculatura abdominal.

2) Sistematizar los métodos de entrenamiento y ejercicios abdominales así


como su prescripción, proponiendo una clasificación en función de su objetivo,
orientación o tipo de movimiento realizado.

DEL ESTUDIO 1: DIFERENCIACIÓN FUNCIONAL DEL RECTO ABDOMINAL

1) Comprobar la posibilidad de diferenciar la activación de los distintos


segmentos del recto abdominal mediante los ejercicios de enrollamiento de
tórax (curl-up) y pélvico (pelvic-roll) respectivamente.

2) Estimar la influencia de la velocidad de ejecución en la diferenciación


funcional del recto abdominal.

3) Comparar la respuesta provocada por el enrollamiento de tórax o pélvico en


las diferentes porciones del recto abdominal.

DEL ESTUDIO 2: COMPARACIÓN ENTRE DOS MÉTODOS DE ENTRENAMIENTO PARA EL DESARROLLO


DE LA FUERZA Y RESISTENCIA ABDOMINAL A CORTO PLAZO

1) Comparar los efectos de dos programas de entrenamiento en la mejora de la


fuerza y resistencia abdominal.

2) Comprobar la existencia de mejoras en la fuerza y resistencia abdominal en


un período de dos semanas.

Página 4
Julio Tous Fajardo Entrenamiento de la musculatura abdominal Objetivos

DEL ESTUDIO 3: INFLUENCIA DEL ORDEN DE EJECUCIÓN DE LOS EJERCICIOS EN LA MEJORA DE LA


FUERZA Y RESISTENCIA ABDOMINAL

1) Estimar la influencia del orden de ejecución de los ejercicios abdominales en


el desarrollo de la fuerza y resistencia abdominal.

2) Comparar el efecto de tres programas de entrenamiento en la mejora de un


test para medir la fuerza y resistencia abdominal.

Página 5
PARTE TEÓRICA:
ESTADO DE LA CUESTIÓN
Julio Tous Fajardo Anatomía de la musculatura abdominal Capítulo 1

1. ANATOMÍA FUNCIONAL DE LA MUSCULATURA ABDOMINAL

En una región donde el esqueleto sólo está representado por los apéndices
costiformes de las vértebras lumbares, la musculatura abdominal juega un
papel importantísimo. Esta falta de esqueleto proporciona al tronco una gran
movilidad y provoca que al menor contacto la musculatura abdominal se
contraiga de manera refleja.
Los músculos abdominales los podemos clasificar de varias maneras. Orts
(1969), los clasifica en grupo ventral o anterior (recto abdominal y piramidal),
grupo lateral (transverso, oblicuo interno y externo) y grupo posterior o
profundo (cuadrado lumbar).
Otra clasificación más funcional, que incluye a todos los músculos del tronco,
la ofrece Bergmark (1989), categorizando a la musculatura abdominal y lumbar
en dos sistemas musculares según su papel estabilizador sobre la columna
vertebral. De esta manera, el sistema muscular local incluye a los músculos
profundos y a las porciones profundas de algunos músculos que tienen su
origen o inserción en las vértebras lumbares. Estos músculos controlan la
rigidez y relaciones intervertebrales de los segmentos espinales así como la
postura de la zona lumbar. Por otro lado, el sistema muscular global incluye a
los músculos más largos y superficiales del tronco. Estos músculos no sólo
actúan moviendo la columna sino que también son responsables de transferir
las cargas recibidas entre la caja torácica y la pelvis. Por lo tanto, la principal
función se estos músculos, desde este punto de vista, es compensar las cargas
externas aplicadas sobre el tronco de forma que las fuerzas residuales
transferidas a la zona lumbar puedan ser manejadas por el sistema local.

Figura 1.1 Corte transversal


de tronco donde se puede
observar la musculatura con
inserción posterior y lateral
Oblicuo interno
(Richardson et al, 1999)

Oblicuo externo

Página 6
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Tabla 1.1. Clasificación de los músculos del tronco según su papel estabilizador en la zona
lumbar (Bergmark, 1989)
Sistema estabilizador local Sistema estabilizador global
• Intertransverso • Dorsal largo porción torácica
• Interespinoso • Iliocostal (porción torácica)
• Multífidos • Cuadrado lumbar (fibras laterales)
• Dorsal largo (porción lumbar) • Recto abdominal
• Iliocostal (porción lumbar) • Oblicuo externo
• Cuadrado lumbar (fibras mediales) • Oblicuo interno
• Transverso abdominal
• Oblicuo interno (fibras que se insertan
en la fascia toracolumbar)

SECCIÓN TRANSVERSAL FISIOLÓGICA (mm2)

Fuente Recto Oblicuo Oblicuo Transverso


abdominal interno externo abdominal
Stokes et al
(1999)
567 1345 1575
Takashima et al
(1979)
1090 960
Hughes (1995) 660 1420 1530
McGill et al
(1996)
850 1950 1600
3
VOLUMEN (mm )
152.095 (h) 93.407 (h) 171.030 (h) 78.616 (h)
Stokes et al
(1999) 161.878 (v) 138.794 (v) 220.053 (v) 96.512 (v)
GROSOR (mm)
De Troyer et al
(1990)
11,5 7,2 4,6
Misuri et al
(1997)
11 11,1 5,5 5,8
LONGITUD máxima (cm)
Morris et al
(1961)
29,7 12,4 18,4
PESO (gr)
Morris et al
(1965)
131,65 107,12 115,05
PORCENTAJE DE FIBRAS (%)
I 69 I 59 I 54 I 60
II 31 II 41 II 46 II 40
Caix et al (1984) IIa 28 IIa 37,3 IIa 40,9 IIa 37
IIb 3 Iib 3,7 IIb 5,1 IIb 3

Tabla 1.2. Secciones transversales, volúmenes, grosores, longitudes, pesos y % de fibras


encontrados en un lado de los principales músculos abdominales.

Página 7
Julio Tous Fajardo Anatomía de la musculatura abdominal Capítulo 1

Los cuatro músculos abdominales básicos tienen una activación


diferenciada. Aunque la inervación de los cuatro músculos es muy similar, el
origen embriológico del recto abdominal es diferente. El recto pertenece a una
columna ventral longitudinal que alcanza la rama ventral de los hipómeros. Por
otro lado, los otros tres músculos pertenecen al hipómero (Abe et al, 1996).
Se ha de tener en consideración que la región del abdomen es la que
representa un mayor porcentaje de la masa corporal total. Si sólo se tiene en
cuenta el abdomen, representa un 16% de la masa corporal total (ver figura
1.2; Erdmann, 1997). Si se tiene en cuenta a todo el tronco, el porcentaje sube
casi al 50% (Zatsiorsky y Seluyanov, 1983, Erdmann, 1997) de ahí que para
algunos sea el centro de potencia corporal (Brittenham y Brittenham, 1997),
debido a que el gran momento que puede generar puede ser transmitido a todo
el cuerpo (Piscopo y Baley, 1981).

Figura 1.2. Porcentaje de cada región con respecto a la masa corporal total (A) y radio del
centro de masas en el plano frontal (B) y sagital (C). Estos valores pueden variar si se trata de
deportistas (Erdmann, 1997).

Página 8
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

1.1. MÚSCULO RECTO ABDOMINAL (m. rectus abdominis)


A pesar de ser un músculo muy estudiado en otros mamíferos como ratas
(Hijikata, Wakisaka y Yohro, 1992), perros (Farkas y Rochester, 1988), gatos
(Miller, 1987) o conejos (Lalatta Costerbosa, Barazzoni, Luchi y Bortolami,
1988), el recto abdominal suscita aún hoy en día numerosas incógnitas en el
campo de la anatomía humana debido a su amplia variabilidad (Monkhouse y
Khalike, 1986, Bergman, Thompson, Afifi y Saadeh, 1988).
El recto abdominal (rectus abdominis) es un músculo poligástrico dividido en
3-5 vientres musculares por medio de 2-4 intersecciones tendinosas que,
escalonadas de manera irregular, discurren horizontalmente y no siempre
atraviesan todo el espesor del músculo. Dichas intersecciones deben
considerarse como representación, en las inmediaciones de la línea media
anterior, de las hendiduras transversales del cuerpo humano -metamería-
(Testut y Latarjet, 1977). De esta manera, las intersecciones tendinosas le
confieren independencia, ya que las fibras están cortadas y separadas, total o
parcialmente. Por lo tanto, los distintos vientres musculares pueden contraerse
aisladamente sin que el efecto de contracción sea contrarrestado por una
distensión de los segmentos vecinos (Frick, Leonhardt y Harck, 1981).
Es un músculo de forma acintada; más ancho y más delgado por arriba que
por abajo (ver figura 1.3).

Figura 1.3. Musculatura abdominal de forma esquematizada. En azul el recto abdominal, en


verde oblicuo externo y en rojo el oblicuo interno

Página 9
Julio Tous Fajardo Anatomía de la musculatura abdominal Capítulo 1

Whetzel y Huang (1996), encontraron que por lo general las intersecciones


tendinosas se encontraban a nivel del margen costal (intersección superior), a
mitad de camino entre el margen costal y el ombligo (intersección media) y en
la región del ombligo (inferior). Esta intersección inferior se encontró
frecuentemente incompleta, extendiéndose desde la primera mitad hasta los
tres cuartos en el sentido transversal del recto abdominal.

1.1.1. ORIGEN
Cuerpo del pubis, en el intervalo comprendido entre la espina y el ángulo, en
la vertiente anterior del borde superior y en la cara anterior del hueso. Mediante
un tendón aplanado y cuadrilátero (de unos 25-30 mm tanto de anchura como
de altura) se fija en el labio anterior del borde superior del pubis y a menudo,
sobre todo cuando no existe el piramidal, en su cara anterior (Testut y Latarjet,
1977).

1.1.2. INSERCIÓN
Al llegar al tórax, se divide en tres lengüetas terminales que van a insertarse
en:
-Lengüeta externa: la más ancha y alta de las tres, en el borde inferior del
cartílago de la quinta costilla.
-Lengüeta media: en el borde inferior del cartílago de la sexta costilla.
-Lengüeta interna: la más baja, en el borde inferior del cartílago de la séptima
costilla, en el ligamento costoxifoideo e incluso, en algunos casos, en el
apéndice xifoides.

1.1.3. RELACIONES
Este músculo se encuentra cubierto por una vaina fibrosa muy resistente:
aponeurosis del abdomen, que está formada por las aponeurosis de inserción
de los oblicuos y el transverso. Por medio de esta vaina presenta las siguientes
relaciones:
-Cara anterior: músculo piramidal.
-Cara posterior: relacionada con la fascia transversalis, el tejido celular
subperitoneal, el peritoneo y las vísceras abdominales. También en esta cara
pero en el interior de la vaina, se encuentran anastomosadas dos arterias

Página 10
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

importantes: una ascendente (arteria epigástrica) y otra descendente (arteria


mamaria interna).
-Borde externo: correspondiente al ángulo de unión de las dos láminas que
constituyen su vaina fibrosa.
-Borde interno: separado de los vientres del lado opuesto por un rafe fibroso
denominado línea alba o blanca.

Figura 1.4. Diferente disposición de los músculos relacionados con el recto abdominal
dependiendo del lugar escogido (Kendall y Kendall, 1985)

1.1.4. ACCIÓN
Enrollar el tórax sobre la pelvis cuando se toma como punto fijo el pubis y
enrollar la pelvis sobre el tórax cuando se toma como punto fijo las costillas
(Testut y Latarjet, 1977).
Este músculo describe, en la mayoría de los sujetos, un trayecto curvilíneo
con la concavidad dirigida hacia atrás. La contracción endereza esta curvatura,
lo que ocasiona que se compriman las vísceras, favoreciendo así la expulsión
de orina (micción), materias fecales (defecación), del contenido del estómago
(vómitos) y del contenido del útero (parto) (Testut y Latarjet, 1977).
Para Caix et al (1984), en el recto abdominal predomina una actividad
motora tónico-postural debido a la composición de sus fibras.

Página 11
Julio Tous Fajardo Anatomía de la musculatura abdominal Capítulo 1

Bergmark (1989), lo incluye dentro del denominado sistema estabilizador


global, aquel encargado de compensar lar cargas externas que recibe el tronco
de forma que las cargas resultantes sobre la columna se ven minimizadas,
pudiendo así ser manejadas por el sistema estabilizador local (ver introducción
en este capítulo).

1.1.5. INERVACIÓN
Está inervado por 6 pares de nervios diferentes (nervios intercostales VII al
XII, entre T6 y L1) y por la rama abdominal del abdominogenital mayor
(iliohipogástrico). Los seis últimos nervios intercostales se dividen antes de
llegar a la vaina del recto. Las ramas de división, después de haber perforado
la vaina, emiten filetes que, una vez anastomosados, se distribuyen en el
músculo, en el que penetran a la altura de la mitad externa de la cara posterior,
en la proximidad de los vasos. La metamería nerviosa intercostal parece ser
relativamente respetada en este músculo. De esta forma, el séptimo nervio
inerva al segmento superior; el octavo, al segundo segmento; el noveno, al
tercer segmento; el décimo, undécimo y duodécimo, a la parte inferior del
músculo. La rama abdominal del abdominogenital mayor, anostomosada
frecuentemente con el duodécimo nervio intercostal, inerva a la parte inferior
del recto abdominal y al piramidal (Testut y Latarjet, 1977).
Otros autores han encontrado que la inervación en el recto abdominal no se
rige por bases estrictamente segmentarias (Monkhouse y Khalike, 1986). Estos
mismos autores encontraron cómo los nervios intercostales T7, T8 y T12
estaban más frecuentemente libres de ramas comunicantes procedentes de
otros nervios. En aquellos nervios donde existía comunicación con los vecinos
(sobre todo T9 a T10), las conexiones no se realizaban en una región
particular, estando algunas situadas lateralmente a la línea semilunar y otras
una vez los nervios habían perforado ya la fascia del recto.
En un estudio más reciente, Sakamoto et al (1996) encontraron que el recto
abdominal está inervado por los nervios intercostales de T7 a L1. Por otro lado,
la porción más inferior viene inervada por el nervio iliohipogástrico. Se
encontraron dos tipos de inervación: 1° nervios directos al recto; 2° nervios que

Página 12
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

dan algunas ramitas al músculo y después se distribuyen como ramas


cutáneas.
La inervación del recto abdominal ha recibido mucha atención por parte de
los cirujanos plásticos, ya que se toma una parte de este músculo para
reconstruir el pecho después de una mastectomía. De esta manera, la
conservación de la inervación después de la intervención se ve comprometida,
por lo que se ha optado por anostomosar el cuarto nervio intercostal en el
pecho al de un nervio intercostal del recto abdominal para así mantener la
sensibilidad (Hammond et al, 1995, Slezak et al., 1992).

1.1.6. VASCULARIZACIÓN
Está irrigado por la arteria epigástrica y la mamaria interna, que se
anastomosan por inoculación en el interior del músculo. La epigástrica se divide
en ramas internas (se dirigen en sentido transversal) y externas (se dirigen en
sentido oblicuo). La mamaria interna, por su rama abdominal, se divide también
en una serie de ramas colaterales, internas y externas, que se extienden
verticalmente en la dirección de las fibras.
Por otro lado, se ha observado que las intersecciones tendinosas del
músculo están más irrigadas que los propios vientres, encontrándose una
media de 1,09 perforaciones por cm2 frente a 0,18 perforaciones por cm2
respectivamente (Whetzel y Huang, 1996) (ver tabla 1.3).

Figura 1.5. Esquema representativo del recto abdominal que divide sus vientres e
intersecciones en distintas zonas. Las zonas 1, 3, 5 y 7 representan a los segmentos
musculares y las zonas 2, 4 y 6 representan a las intersecciones tendinosas superior, media e
inferior. Estas zonas presentan distinta vascularización (Whetzel y Huang, 1996).

Página 13
Julio Tous Fajardo Anatomía de la musculatura abdominal Capítulo 1

Zona n = 458 Rango Media de Media de


perforaciones perforaciones /cm2
1 Músculo 0-13 2,70 0,10
2 Intersección superior 0-7 2,70 0,70
3 Músculo 2-17 6,60 0,20
4 Intersección media 0-9 5,70 1,11
5 Músculo 4-15 8,20 0,23
6 Intersección inferior 1-8 5,10 1,47
7 Músculo 5-34 14,8 0,19
2,4,6 Sólo intersecciones - - 1,09
1,3,5,7 Sólo músculo - - 0,18

Tabla 1.3. Sumario del número de perforaciones vasculares contenidas en las intersecciones
tendinosas así como en los vientres, donde se puede observar cómo las zonas más caudales
están más irrigadas (Whetzel y Huang, 1996).

1.1.7. COMPOSICIÓN DE FIBRAS


Caix et al. (1984), encontraron después de realizar 37 biopsias musculares
un mayor porcentaje de fibras de contracción lenta (ver tabla 1.2). Sin embargo,
otros autores han encontrado todo lo contrario y otorgan una mayor proporción
de fibras FT (54%) que de ST (46%) (Johnson et al, 1973). Vogler y Bove
(1985), observaron que en niños mayores de 1 año el porcentaje de fibras ST
era mayor del 50%, aunque alguno de los sujetos menores de 1 año estudiados
presentó una mayor proporción de fibras tipo II. Sorprende, no obstante, la falta
de estudios en humanos sobre composición de fibras en este músculo.
En conejos se han encontrado los siguientes porcentajes de fibras (29,73%
tipo I; 12,3% tipo IIa; 57,59% tipo IIb; 0,54% tipo IIc) (Lalatta Costerbosa et al,
1988).
Más interesante para esta tesis es el estudio en ratas Wistar de Hijikata et al
(1992), quienes encontraron una distribución de fibras diferente en el sentido
medio-lateral. De esta manera, la región medial incluía una mayor proporción
de fibras ST y la región lateral una mayor proporción de fibras FT. Los autores
sugieren que las regiones mediales son reclutadas preferentemente para
mantener la presión intraabdominal o la postura, mientras que las regiones
laterales se hacen más activas durante movimientos que necesitan de
contracciones intensas y rápidas. Por otro lado, en este mismo estudio se
observó una arquitectura muscular diferenciada en sentido craneo-caudal. Se
sugiere así que las porciones más craneales (torácica y epigástrica) están más
implicadas en los movimientos del tronco, mientras que la porción más caudal

Página 14
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

(hipogástrica) se implica más en la contención de las vísceras. Asimismo, se


observó una menor sección transversal en la porción torácica con respecto a
las demás a pesar de la similitud en la composición fibrilar craneo-caudal.

1.1.8. DIFERENCIAS ENTRE RAZAS


La raza negra presenta un mayor número de intersecciones aponeuróticas y
por lo tanto de vientres musculares. En la raza blanca, Loth ha encontrado dos
intersecciones en el 2% de los casos, tres en el 38%, cuatro en el 57% y hasta
cinco en el 10% de los casos (Testut y Latarjet, 1977). Según éstos autores, de
una manera poco elegante por su alusión a la raza negra, el aumento de las
intersecciones sería un carácter primitivo, al encontrarse de 9 a 10
intersecciones en los monos y de 3 a 6 en los antropoides.

1.1.9. VARIANTES
En algunos sujetos se encuentra ausente (Bergman et al, 1988). Dentro de
este grupo se encontrarían los que padecen del síndrome prune belly (vientre
mutilado), caracterizados por la ausencia de los músculos abdominales,
criptorchidismo (carencia de testículos) y malformaciones del tracto urinario con
una función renal variable (Ewig, Griscom y Wohl, 1996). Aproximadamente un
95% de estos casos se han encontrado en varones (Lam y Mehdian, 1999).
Lógicamente, a este síndrome se le asocian anormalidades
musculoesqueléticas entre las que predomina la escoliosis (Tuch y Smith,
1978, Joller y Séller, 1986, Brinker et al, 1995).
Por otro lado, se ha encontrado por duplicado y con distintas extensiones
que van desde la cuarta (2%) hasta la octava costilla (10%). Se inserta siempre
en dos o tres costillas, aunque según Loth, presenta seis tipos de inserción:
1) Costillas cuarta y quinta
2) 4, 5 y 6
3) 5 y 6
4) 5, 6 y 7 (67%)
5) 6 y 7 (20%)
6) 6, 7 y 8 (10%)

Página 15
Julio Tous Fajardo Anatomía de la musculatura abdominal Capítulo 1

En algunos monos llega normalmente a la 1ª costilla; en los antropoides a la


4ª e incluso a la 5ª (Testut y Latarjet, 1977).

1.2. MÚSCULO PIRAMIDAL (m. pyramidalis)


Es un músculo que suscita una gran controversia debido a su ausencia o
presencia y a su desarrollo variable. De forma plana, triangular y alargada se
sitúa junto a la línea media por encima de la sínfisis del pubis y por delante del
recto abdominal, en un desdoblamiento de la hoja anterior de su vaina
(Spalteholz, 1976). Aunque se encuentra dentro de la vaina del recto, una
hojilla celulosa lo separa de éste músculo; ésta suele ser una dependencia del
transverso, aunque, en algunos casos, pasa también por delante del piramidal
de modo que éste se encuentra separado del recto únicamente por su delgada
fascia (Orts, 1969).
Su ausencia se ha establecido en un 18% en la raza blanca (Orts, 1969,
Testut y Latarjet, 1977), en un 10% en la raza negra, en los japoneses en el 5%
de los casos para encontrarse siempre en los chinos (Testut y Latarjet, 1977,
Bergman, 1988). Chouke encontró un 22% de ausencia en 123 cadáveres
estudiados, mientras Dwight informó de un 18% de ausencia en varones ( 81
de 450 cadáveres) y un 27% en hembras (60 de 223 cadáveres) diseccionados
en la Harvard Medical School (Schaeffer, 1953, op. cit. Ricci et al, 1981). Más
sorprendente es el estudio de Monkhouse y Khalike (1986), quienes sólo
encontraron su presencia en 3 de los 56 sujetos estudiados.
Puede faltar en un sólo lado o en los dos a la vez, caso en el cual suele
aumentar el tamaño de la parte inferior del recto abdominal (Bergman et al,
1988. Por el contrario, en ciertos monos se han observado hasta tres y cuatro
piramidales.

1.2.1.ORIGEN
Cara anterior de la rama horizontal y de la sínfisis del pubis, mediante unas
fibras tendinosas cortas de 2-3 cm de anchura por 3-5 mm de espesor.

Página 16
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

1.2.2. INSERCIÓN
Sus haces siguen una dirección hacia arriba y adentro terminando en la
línea alba, a mitad de distancia entre pubis y ombligo o más abajo. Esta
inserción es muy variable, pudiendo tener lugar más o menos cerca del ombligo
y ser distinta en ambos lados (Spalteholz, 1976, Orts, 1969), oscilando así su
longitud entre 20 y 138 mm (Testut y Latarjet, 1977, Bergman et al., 1988).
Como variación rara, se le ha visto llegar hasta el apéndice xifoides del
esternón o cerca de él (Orts, 1969) y en un caso presentaba, como el recto
abdominal, una intersección aponeurótica (Testut y Latarjet, 1977).

1.2.3. ACCIÓN
Tensar la línea alba estando el cuerpo en posición vertical y cuando la
musculatura abdominal se encuentra relajada provoca la aparición de un surco
en la línea media debajo del ombligo (Spalteholtz, 1976). Otros autores
consideran que esta función es insignificante (Orts, 1969) o bien cuestionan la
utilidad de la misma (Testut y Latarjet, 1977).

1.2.4. INERVACIÓN
Duócedimo nervio intercostal y también eventualmente por ramas
procedentes de L1 y L2 ó solamente de este último (Spalteholz, 1976). Según
Orts (1969), además del 12º nervio intercostal, su inervación procede de una
ramita del nervio iliohipogástrco, que entra en la vaina del recto por su borde
lateral y penetra en el músculo por su cara superficial. Testut y Latarjet (1977)
añaden que frecuentemente viene inervado exclusivamente por el 12º nervio
intercostal, pero que bastante a menudo (18 veces de 32 casos) más de uno de
los troncos nerviosos de la región inguinoabdominal: 12º nervio intercostal,
iliohipogástrico, genitocrural, etc..., son los encargados de la inervación.
Por otro lado, Sakamoto et al (1996) encontró que el nervio proviene de L1 y
que aunque se le ha considerado muy ligado al recto abdominal, su nervio es
una continuación de una rama del oblicuo interno y del nervio ilioinguinal lo que
hace al nervio del piramidal completamente independiente del recto.

Página 17
Julio Tous Fajardo Anatomía de la musculatura abdominal Capítulo 1

Figura 1.6. Inervación del piramidal (py1: proveniente de una rama del oblicuo; py2:
proveniente del ilioinguinal (Sakamoto et al, 1996)

1.2.5. SIGNIFICACIÓN MORFOLÓGICA


Al encontrarse muy desarrollado en los monotremas y marsupiales su
presencia en el ser humano se ha considerado como un resto atávico del
mismo (Testuy y Latarjet, 1977). Esta teoría, según Orts (1969), es inadmisible,
debiéndose considerar como unos fascículos del recto que se individualizan,
teoría cuestionada, como acabamos de ver por Sakamoto et al (1996).

Figura 1.7. Músculo piramidal (abajo) (Chapman y DeFranca, 1999)

1.3. MÚSCULO OBLICUO EXTERNO (m. obliquus externus)


El oblicuo externo o mayor del abdomen es un músculo ancho,
irregularmente cuadrilátero, situado en la pared anterolateral del abdomen . Se
extiende, en altura, desde la sexta costilla hasta el pubis y en anchura, desde el
dorsal ancho hasta la línea alba (Testut y Latarjet, 1977).

Página 18
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Figura 1.8. Músculo oblicuo externo (Chapman y DeFranca, 1999)

Toma origen, por arriba, en la cara externa y el borde inferior de las siete u
ocho últimas costillas, por otras tantas digitaciones que se entrecruzan
regularmente, a la manera de los dedos de las manos, con otras análogas del
serrato mayor (por arriba) y del dorsal ancho (por abajo).
Posee unas inserciones un tanto complejas. Los fascículos inferiores se
insertan directamente o por medio de fibras tendinosas en el labio externo de la
cresta iliaca. El resto de fascículos (los que se originan de la sexta a la décima
costilla) terminan en el borde externo de una ancha lámina fibrosa, mal
denominada aponeurosis del oblicuo externo. Este auténtico tendón terminal
del músculo se fija en los siguientes puntos: 1° en la cresta iliaca; 2° en el
borde anterior del coxal; 3° en el pubis; 4° en la línea alba (Testut y Latarjet,
1977).
En cuanto a su acción, por lo general toma como punto fijo la pelvis. En ese
caso su activación: 1° baja las costillas; 2° flexiona el tórax sobre la pelvis; 3°
comprime las vísceras abdominales. Si se contrae de un solo lado, imprime
además al tórax un ligero movimiento de rotación que inclina hacia el lado
contrario su cara anterior.
Al tomar como punto fijo el tórax, actúa sobre la pelvis, a la que eleva
además de flexionar hacia las costillas. Si se contrae de un solo lado, imprime
a la columna lumbar un movimiento de rotación que dirige la cara anterior de la
pelvis hacia el músculo que se contrae.

Página 19
Julio Tous Fajardo Anatomía de la musculatura abdominal Capítulo 1

Está inervado por las ramas abdominales de cuatro últimos nervios


intercostales inferiores y por los dos abdominogenitales (mayor y menor). Los
nervios penetran en el músculo por su cara profunda (Testut y Latarjet, 1977).
Sakamoto et al (1996), encontraron una inervación procedente de T5 a T12.

1.4. MÚSCULO OBLICUO INTERNO (m. obliquus internus)


El músculo oblicuo interno o menor se halla situado inmediatamente por
debajo del oblicuo externo o mayor. De forma aplanada y ancha se dirige en
sentido contrario al externo formando una "V" invertida (disposición divergente)
y se extiende desde la región lumboilíaca a las última costillas, a la línea alba y
al pubis (Testut y Latarjet, 1977).

Figura 1.9. Músculo oblicuo interno (Chapman y DeFranca, 1999)

Por abajo, toma origen en los lugares siguientes:


1º En el tercio externo (algunas veces la mitad externa) del arco crural.
2º En la espina ilíaca anterosuperior y en el intersticio de la cresta ilíaca, en sus
dos tercios o sus tres cuartos anteriores.
3º Más allá, por un fascículo cuyo desarrollo es muy variable, en la aponeurosis
posterior del oblicuo menor, que se fusiona con la aponeurosis del dorsal ancho
y une el músculo a la apófisis espinosa de la primera vértebra sacra y de la
última lumbar. El músculo tiene por lo tanto una inserción espinosa, la cual se

Página 20
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

efectúa por largas fibras tendinosas, de dirección oblicua, que se fusionan con
la fascia toracolumbar (Testut y Latarjet, 1977).
Se inserta en la aponeurosis del oblicuo menor. Desde esta extensa línea
de inserción inferior, los fascículos se expanden a modo de abanico, cuya base
se extiende desde la duodécima costilla al apéndice xifoides y desde aquí al
pubis.
Su acción difiere poco de la del oblicuo externo. Baja las costillas, flexiona el
tórax y comprime las vísceras abdominales. Cuando se contrae de un sólo
lado, imprime al tórax un movimiento de rotación que lo atrae hacia sí (Testut y
Latarjet, 1977), aunque se ha encontrado actividad bilateral durante
movimientos de rotación (Carman, 1972). Se le atribuye una influencia en el
aumento de la presión intra-abdominal aunque Cresswell et al (1992) no
encontraron este hecho de manera consistente.
La porción del oblicuo interno que se inserta en la fascia torcacolumbar,
aunque no presente en todos los sujetos (Bogduk, 1984), actúa en conjunto
con el transverso para estabilizar localmente la zona lumbar (Bergmark, 1989).
Está inervado por los cuatro nervios intercostales inferiores y por las dos
ramas abdominogenitales del plexo lumbar. Los filetes entran en el músculo por
su cara profunda (Testut y Latarjet, 1977). Sakamoto et al (1996), han
encontrado que viene inervado por los nervios que van de T10 a L1.

1.5. MÚSCULO TRANSVERSO (m. transversus)


Situado debajo del oblicuo interno, debe su nombre a la dirección transversal
de sus fibras. Forma una ancha lámina cuadrilátera que va desde la columna
vertebral hasta la línea alba, a la manera de un semicírculo hueco, cuya
concavidad está dirigida hacia las vísceras (Testut y Latarjet, 1977).
Se origina en: 1° la cara interna de la porción cartilaginosa de las seis
últimas costillas, por digitaciones que se entrecruzan con las digitaciones
correspondientes del diafragma; 2° en el labio interno de la cresta iliaca; 3° en
el tercio externo del arco crural por medio de fibras carnosas que se
yuxtaponen inmediatamente a las del oblicuo interno; 4° en la columna lumbar
y en especial en las apófisis transversas, por medio de una ancha aponeurosis

Página 21
Julio Tous Fajardo Anatomía de la musculatura abdominal Capítulo 1

de inserción, denominada aponeurosis posterior del transverso (Testut y


Latarjet, 1977).

Figura 1.10. Músculo transverso abdominal (Chapman y DeFranca, 1999)

De las tres zonas de inserción: costal, lumbar e iliaca, los fascículos


constitutivos del músculo transverso se dirigen de atrás a delante hacia el
borde externo del recto abdominal y terminan, un poco antes de llegar a este
borde, en la aponeurosis anterior del transverso que se fija en la línea alba.
Para alcanzar a ésta, la aponeurosis pasa por detrás del recto mayor en sus
tres cuartos superiores y por delante en su cuarto inferior. La porción superior
de esta aponeurosis termina por abajo a 10 ó 12 cm por encima del pubis, por
un borde transversal, curvilíneo y cóncavo hacia abajo, denominado arco de
Douglas. La porción más inferior, que se corresponde con los haces
provenientes del arco crural, se inserta en el pubis desde la sínfisis hasta la
cresta pectínea. Estos haces se fusionan con los del oblicuo interno para
formar una lámina única que cruza oblicuamente la cara anterior del recto y el
piramidal, la cual recibe el nombre de tendón conjunto (Testut y Latarjet, 1977).
Su principal función es comprimir las vísceras contra la columna vertebral
como si fuera una faja. De este modo, se activa durante: el vómito, la micción,
la defecación y el parto. Por medio de sus fascículos insertos en las costillas, el
transverso aproxima éstas al plano medio, contribuyendo así a la constricción
del tórax y a la espiración (Testut y Latarjet, 1977). Cuando el transverso se

Página 22
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

contrae bilateralmente, tira hacia adentro de la pared abdominal produciendo


un aumento de la presión dentro de la cavidad abdominal (Cresswell, 1992) y
un aumento de la tensión en la fascia toracolumbar (Tesh, 1987). Según un
estudio de De Troyer et al (1990), el transverso es activado preferentemente
con respecto al recto abdominal y al oblicuo externo durante la respiración y es
el músculo que más eficiencia tiene para aumentar la presión intra-abdominal.
Por otro lado, McGill (1996) propone que el transverso puede tener una
pequeña contribución en la flexión y rotación del tronco debido a su inserción
en la línea semilunar. Sin embargo, su contribución en la rotación del tronco así
como el fundamento biomecánico de la misma no está nada clara (Richardson
et al, 1999)
Está inervado como el oblicuo menor por: 1° ramas procedentes de los
cuatro últimos nervios intercostales; 2° por ramas procedentes del
abdominogenital mayor y menor, así como ramas del plexo lumbar (Testut y
Latarjet, 1977). Sakamoto et al (1996), encontraron una inervación procedente
de T6 a L1.

1.6. MÚSCULO PSOASILÍACO


Aunque no forma parte de la pared abdominal en sí, es un músculo de
obligada referencia en el entrenamiento abdominal debido a su función en la
flexión del tronco así como a su desmerecida fama como origen de todos los
males en la zona lumbar. Situado a la vez en la cavidad abdominal y en la parte
anterior del muslo, está constituido por dos porciones: la porción psoas y la
porción iliaca que, distintas hacia arriba, se reúnen por abajo tomando inserción
común en el fémur.
La porción psoas y la iliaca tienen orígenes distintos, de ahí que sea
conveniente examinarlas por separado. El psoas mayor es el músculo de
mayor sección transversal de los que se encuentran en la zona baja de la
columna lumbar (McGill et al., 1988).

Página 23
Julio Tous Fajardo Anatomía de la musculatura abdominal Capítulo 1

Figura 1.11. Músculo psoasiliaco (verde y azúl)

Porción psoas: o psoas mayor, tiene forma de un huso alargado tendido de


la región lumbar al trocánter menor. Presenta inserciones superficiales y
profundas en las dos paredes del ángulo vertebrocostiforme, una de las cuales
es interna y la otra posterior. Todos los fascículos que se fijan en el cuerpo
vertebral (pared interna) son anteriores y los que se insertan en las apófisis
costiformes son posteriores.
Porción iliaca: designada generalmente como músculo iliaco, es un músculo
triangular en forma de abanico situado en la fosa iliaca interna. Toma origen en:
1° los dos tercios superiores de esta fosa; 2° en el labio interno de la cresta
iliaca y en el ligamento iliolumbar, donde algunos de sus ligamentos se
confunden a veces con el cuadrado lumbar; 3° en la base del sacro y en la
mitad posterior de la línea innominada; 4° en las dos espinas iliacas anteriores
y en la escotadura que las separa; 5° en la cara anterior de la cápsula articular
de la cadera (Testut y Latarjet, 1977).

En cuanto a las inserciones:


Porción psoas: al salir de la cavidad pelviana a través de un canal situado en
el borde anterior del coxal, llega al muslo y finalmente se inserta en la cara
posterior del trocánter menor, del que está separado en ocasiones por una

Página 24
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

bolsa serosa. La inserción se efectúa por medio de una recio y largo tendón
que se extiende desde la región pelviana a la cara posterior del muslo.
Porción iliaca: desde su amplia superficie de origen, los fascículos
convergen al mismo canal que el psoas en el borde anterior del coxal. Casi
todos los fascículos terminan en el lado externo del tendón del psoas y por
medio de éste terminan en el trocánter menor. No obstante, algunos de ellos,
los fascículos externos e inferiores, se dirigen directamente al fémur, siguiendo
el borde inferior del tendón del psoas. Estos últimos fascículos se diferencian
en muchos casos formando un pequeño músculo distinto: el músculo iliaco
menor (Testut y Latarjet, 1977).
En cuanto a su acción, con los orígenes fijos, el psoasilíaco flexiona la
articulación de la cadera al flexionar la cadera sobre el tronco y puede ayudar a
la rotación externa y a la abducción de la articulación de la cadera (Kendall y
Kendall, 1985). La función rotadora del psoas es motivo de controversia.
Skyrme et al (1999), encontraron que en la posición anatómica la tracción
longitudinal aplicada provocó la flexión de la cadera pero ningún componente
rotacional. Con la cadera en abducción, la tracción produjo flexión, aducción y
rotación lateral del fémur en la articulación de la cadera. Con la cadera en
aducción, la tracción sobre el psoas produjo sólo la flexión a nivel de la
articulación de la cadera sin ninguna rotación. Ante una flexión máxima, la
tracción produjo además aducción.
Con la inserción fija, y actuando bilateralmente, el psoasiliaco flexiona la
articulación de la cadera al flexionar el tronco sobre el fémur, como ocurre en la
incorporación hasta la posición sedente a partir de la posición supina. Al actuar
bilateralmente con las inserciones fijas, puede aumentar la lordosis lumbar;
actuando unilateralmente ayuda a la flexión externa del tronco hacia el mismo
lado (Kendall et al, 1983)
En la bipedestación, combina su acción con la de los músculos abdominales,
extensores vertebrales y pelvicrurales, para asegurar el equilibrio del tronco
sobre las caderas. Es para algunos, un músculo importante en la estática del
tronco (Testut y Latarjet, 1977), aunque otros cuestionan su actividad postural
en bipedestación (Laban, Raptou y Jonson, 1965, Andersson et al, 1995).

Página 25
Julio Tous Fajardo Anatomía de la musculatura abdominal Capítulo 1

Andersson et al. (1995), han aportado recientemente nuevos datos acerca


de la función del psoasiliaco, encontrando una activación selectiva de ambas
porciones en determinadas tareas. En la extensión de pierna contralateral de
pie, la función del iliaco es claramente estabilizar la pelvis y la cadera. Por otro
lado, el psoas parece ayudar en la estabilización de la zona lumbar en el plano
frontal cuando se aplica una carga pesada en el lado contralateral. En esta
situación no se necesita aplicar momento flexor en la cadera y por lo tanto el
iliaco no se activa. Además parece activarse selectivamente al sentarse con la
espalda recta. Sin embargo, en la mayoría de situaciones tanto el psoas como
el iliaco presentan un patrón de activación común, aunque la participación
relativa de cada músculo puede variar considerablemente y de ese modo la
función resultante de todo el complejo muscular.
Su inervación es abundante. La porción del psoas recibe: 1° ramas
colaterales directas, bastante cortas, del plexo lumbar que son variables en
número (3 a 7) e inervan los dos planos de la porción del psoas; 2° una larga
rama, el nervio inferior del psoas. La porción del iliaco viene inervada por 3-4
nervios procedentes del borde externo del crural que penetran en el músculo
por su cara superficial. Por lo tanto, ambas porciones tienen distinta inervación,
lo que provoca que hace posible que puedan ser solicitadas selectivamente
como se ha comentado en el anterior apartado (Testut y Latarjet, 1977).
Hanson et al (1999), encontraron cómo la sección transversal fisiológica del
psoas mayor es cuatro veces mayor en la raza negra que en la blanca. Esta es
una más de las diferencias morfológicas que podrían explican por qué la raza
negra destaca más en acciones explosivas.

1.7. MÚSCULO PSOAS MENOR


Situado por delante del psoasailiaco, el psoas menor es un músculo muy
delgado que se extiende desde la parte más alta de la columna lumbar al borde
anterior del coxal. Suele tener origen en el cuerpo de la última vértebra dorsal
y la primera lumbar así como en el disco fibrocartilaginoso que une estas dos
vértebras. Se inserta en la eminencia iliopectínea, así como en la fascia lata
con la que tiene conexiones íntimas (Testut y Latarjet, 1977). Según estos
autores, es un músculo rudimentario en el hombre por lo que está desprovisto
Página 26
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

de toda función activa. Está inervado por ramas muy delgadas que proceden
del plexo lumbar.
Como variante, Hanson et al (1999) observaron su ausencia en un 91% de
21 sujetos de raza negra, y sólo en un 13% de 23 sujetos de raza blanca. Seib
(1934), observó su ausencia en un 50% en la raza oriental, en un 57% en la
raza blanca y en un 67% en la raza negra (Hanson, 1999).

Página 27
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional neuromuscular Capítulo 2

2. LA DIFERENCIACIÓN FUNCIONAL NEUROMUSCULAR

2.1. CONCEPTO

La diferenciación funcional en el músculo esquelético se refiere a la


capacidad del Sistema Nervioso Central (SNC) de controlar, con cierta
independencia, las diferentes subunidades en que se divide un músculo
durante una contracción muscular determinada (Paton y Brown, 1995). Los
términos regionalización muscular (Kernell, 1998), subdivisión funcional
(Jensen y Westgaard, 1997), compartimentalización muscular (English, Wolf y
Segal, 1993) o partición neuromuscular (Windhorst, Hamm y Stuart, 1989)
también han sido utilizados en la literatura especializada para describir el
fenómeno de "músculos dentro de músculos". De esta forma, se explica cómo
determinados músculos son capaces de producir una gran variedad de
vectores de fuerza por medio de la activación / desactivación selectiva de
unidades motoras dentro de sus segmentos constituyentes (Wickham y Brown,
1998).

2.2. EN OTROS MÚSCULOS

Este fenómeno parece darse con mayor frecuencia en músculos con


orígenes e inserciones amplios, habiéndose descrito en el glúteo (Soderberg y
Dostal, 1978), en el tensor de la fascia lata (Paré, Stem y Schwartz, 1981), en
el bíceps braquial (Brown, Solomon y Paton, 1993), en el pectoral mayor (Paton
y Brown, 1994, Glass y Armstrong, 1997), en el dorsal ancho (Paton y Brown,
1995), en el trapecio (Jensen y Westgaard, 1997) o en el deltoides (Wickham y
Brown, 1998).

2.2.1. DELTOIDES

Después de diseccionar 11 cadáveres, se encontró que el músculo deltoides


se dividía en 7 segmentos anatómicos, en contra de los tres que otros autores
contemplaban (Wickham y Brown, 1998). A continuación, se determinó
mediante EMG el papel funcional de cada uno de estos segmentos individuales
en 18 sujetos. Se encontró que en el movimiento de abducción isométrico, los

Página 28
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

segmentos D2 y D3 (ver figura 2.1) actuaban como agonistas (principales


responsables), los segmentos D1, D4 y D5 como sinergistas, el segmento D6
como estabilizador y el segmento D7 como antagonista. Por el contrario, en el
movimiento de aducción isométrico, se observó cómo sólo se activaron los
segmentos D6 y D7. En este movimiento se sugiere que músculos como el
pectoral mayor y el dorsal ancho actúan como agonistas, el segmento D7 como
sinergista y el D6 como estabilizador (Wickham y Brown, 1998).

D1 D1

D2 D2

D3 D3

D4 D4

D5 D5
<10% MVC
D6 11-25% MVC D6
26-35% MVC
D7 D7
>35% MVC

Abducción Aducción

Figura 2.1 Intensidad de la activación de las unidades motoras (normalizada con respecto a la
MVC) en los diferentes segmentos del deltoides durante el desarrollo de un movimiento de
abducción y aducción isométrico. (Wickham y Brown, 1998)

Estos mismos autores sugieren que la función de los segmentos dentro un


músculo puede venir determinada por su línea de acción y la dirección del
movimiento. De este modo, si se hubiera realizado una abducción isométrica
en el plano coronal, los segmentos D3 y D4 deberían asumir un papel principal
(agonista) debido a que tienen líneas de acción más favorables para este plano
de movimiento.
Por lo tanto, se concluye que el SNC puede ajustar la actividad de al menos
6 segmentos del deltoides para cubrir de manera eficiente las demandas
impuestas por una tarea motriz (Wickham y Brown, 1998).

Página 29
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional neuromuscular Capítulo 2

2.2.2. BÍCEPS BRAQUIAL

El bíceps braquial es un músculo que consta, como su nombre indica, de


dos cabezas: una cabeza larga y una cabeza corta. Tradicionalmente, se ha
aceptado su diferenciación funcional a nivel de la articulación glenohumeral
aunque no está claro si tiene lugar también a nivel distal (Brown, Solomon y
Patton, 1993). De esta manera, se analizó por medio de EMG la actividad de
las dos cabezas durante la supinación rápida del antebrazo bajo diferentes
posiciones y cargas. Se encontró que, durante movimientos de supinación
rápidos, en las posiciones de estiramiento muscular (extensión del codo y
rotación lateral del hombro) se activaba preferentemente la cabeza larga,
mientras que las posiciones de acortamiento muscular (flexión del codo y
rotación medial del hombro) promovían la activación de la cabeza corta. De
este modo, se demuestra que además de en la articulación proximal, el bíceps
braquial puede ser diferenciado funcionalmente en movimientos distales que
impliquen la supinación rápida del antebrazo (Brown, Solomon y Patton, 1993).
Estos resultados estaban en relación a los obtenidos por Kumar et al (1989),
quienes encontraron cómo la cabeza larga del bíceps actuaba cuando se
realizaban movimientos de supinación intensos.
Por otro lado, Segal (1992) después de diseccionar varios cadáveres,
encontró que el bíceps estaba subdividido en más compartimentos paralelos
además de la cabeza larga y corta. Además, estos compartimentos
normalmente recibían una rama nerviosa particular, lo cual refuerza el concepto
de compartimentos neuromusculares dentro del bíceps.

Figura 2.2. Lugar de colocación de electrodos para el bíceps braquial (Cram y Kasman, 1998)

Página 30
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

2.2.3. DORSAL ANCHO

El dorsal ancho es un músculo que ha mostrado activarse durante


movimientos de extensión, aducción y rotación interna del hombro así como
durante la depresión y retracción escapular. Sin embargo, Paton y Brown
(1995) también han encontrado una diferenciación funcional en sus 6
segmentos constituyentes. De esta manera, las fibras más caudales son
utilizadas preferentemente cuando se realiza una aducción partiendo de una
posición de abducción en la articulación del hombro. Por el contrario, la
actividad en los segmentos se distribuyó equitativamente cuando los sujetos
realizaron una aducción partiendo de la posición anatómica o cuando se realizó
una extensión horizontal tanto desde una posición de flexión como de
abducción. La extensión partiendo de tres posiciones diferentes de flexión del
hombro desplazó el énfasis desde el centro (extensión desde 60 grados) a los
bordes del músculo (extensión desde 30 grados).

1 1 1
2 2 2
3 3 3
4 4 4
5 5 5
6 6 6

Figura 2.3. Patrones de activación en el dorsal ancho durante la extensión desde tres
posiciones de flexión diferentes al 70% de la MVC (Patton y Brown, 1995).

Figura 2.4. Lugares de colocación de los electrodos en el dorsal ancho (Cram y Kasman, 1998)

Página 31
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional neuromuscular Capítulo 2

2.2.3. TRAPECIO

Jensen y Westgaard (1997), realizaron un estudio con el objeto de valorar la


existencia de diferenciación (subdivisión para ellos) funcional en la porción
superior del músculo trapecio. Encontraron que existían variaciones entre los
distintos lugares de captación EMG en función de la tarea realizada, como
consecuencia de los cambios de posición de la clavícula y la escápula.
Resultados similares obtuvieron Mathiasen y Winkel (1990), quienes estudiaron
además la porción del cuello y el hombro.

Figura 2.5. Lugares de colocación de los electrodos en la porción superior del trapecio (Cram Y
Kasman, 1998)

2.2.4. PECTORAL MAYOR

Glass y Armstrong (1997), compararon la actividad eléctrica en las porciones


esternal (inferior) y clavicular (superior) del pectoral mayor durante los
ejercicios de press de banca inclinado y declinado. Encontraron que sólo la
porción esternal se veía más implicada durante la realización del press
inclinado. Sin embargo, se ha de tener precaución con este estudio ya que, a
pesar de su interés y aportación original, la no normalización de los datos
electromiográficos puede afectar de manera dramática a los resultados (ver
capítulo de electromiografía).

Página 32
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Figura 2.6. Registros electromiográficos de las porciones clavicular (PMC) y esternal (PMS) del
pectoral mayor, junto con el deltoides anterior (ADE) y posterior (PDE), durante la flexión del
brazo, un fondo en silla y llevando la palma derecha al oido izquierdo (aducción horizontal )
(Cram y Kasman, 1998)

Sin embargo, quizás la activación diferenciada habría que buscarla en otro


tipo de movimientos que no sean el press de banca. En este sentido. Pearl et al
(1992) encontraron cómo la porción clavicular del pectoral mayor se activaba
cuando se movía el brazo medialmente con respecto a la horizontal como se
puede observar también en la figura 2.6 de Cram y Kasman (1998).

2.2.5. TENSOR DE LA FASCIA LATA

Paré, Stem y Schwartz (1981), estudiaron la actividad eléctrica del tensor de


la fascia lata durante una serie de ejercicios y actividades motrices.
Encontraron una diferenciación funcional entre las fibras anteromediales y las
posterolaterales. Así, cuando se extendió la rodilla activamente y se realizó una
rotación interna de cadera al mismo tiempo, sólo se observó actividad en las
fibras posterolaterales, al gozar éstas de una mayor ventaja mecánica en el
movimiento de rotación interna de cadera. Por el contrario, cuando se realizó el
ejercicio de girar hacia la izquierda el pie derecho fijo en el suelo, sólo se
observó actividad en las fibras anteromediales. Asimismo, se observaron
diferentes activaciones durante la marcha y la carrera.

Página 33
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional neuromuscular Capítulo 2

Figura 2.7. Lugares de colocación de los electrodos en el tensor de la fascia lata (Cram y
Kasman, 1998)

2.3. EN EL RECTO ABDOMINAL

En nuestro conocimiento, no se ha publicado ningún estudio que haya


testado de una manera definitiva, rigurosa y directa la diferenciación muscular
del recto abdominal. Sin embargo, si que existen numerosos estudios cuyos
objetivos se asemejan, por lo que los comentaremos brevemente. Obviamente,
en este apartado se puede abordar con más propiedad los problemas
metodológicos que han provocado sesgos en algunas ocasiones.
Por ejemplo, existen numerosos estudios que no han normalizado sus
registros electromiográficos con respecto a un valor de referencia, ya sea la
MVC o una prueba submáxima (Walters y Partridge, 1957, Lipetz y Gutin, 1970,
Gutin y Lipetz, 1971, Girardin, 1973, Ekholm et al, 1979, Bankoff y Furlani,
1984, Furlani y Bankoff, 1987, Hall et al, 1990, Guimaraes et al, 1991, Ross et
al, 1993, Moraes et al, 1995, Sarti et al, 1996, Beim et al, 1997, Negrao Filho,
1997). En un músculo con las características del recto abdominal la
normalización es crucial ya que el panículo adiposo suele ser especialmente
abundante en la zona umbilical. Es bien conocido que el exceso de tejido
adiposo reduce la amplitud de la señal EMG y por lo tanto se convierte en un
“artefacto”. Al normalizar los datos, este problema debería solventarse ya que
el tejido adiposo permanece constante cuando se realiza la prueba de MVC y
después cuando se realiza el ejercicio. Además, las distintas colocaciones de
los electrodos entre días y entre sujetos pueden hacer variar

Página 34
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

considerablemente el tipo de respuesta electromiográfica, de ahí la necesidad


de normalizar los datos. Algunos autores justifican la no normalización de los
datos debido a que comparan la respuesta eléctrica de un músculo en distintas
situaciones en lugar de comparar los niveles de activación de distintos
músculos (Ross et al, 1993). Sin embargo, creemos que es una aproximación
mucho más conservadora el normalizar los datos.
Otra de las causas por la que algunos estudios pueden no haber observado
la diferenciación funcional en el recto abdominal, es la velocidad de ejecución
de los ejercicios. Lipetz y Gutin (1970), fueron los primeros en advertir de la
importancia de este factor cuando se compara la actividad mioeléctrica en
distintas situaciones y sujetos. Son muy pocos los estudios que hayan
controlado este parámetro (no lo hicieron: Walters y Partridge, 1957, Flint y
Gudgell, 1965, Laban et al, 1965, Ekholm et al, 1979, Halpern y Bleck, 1979,
Ricci et al, 1981, Bankoff y Furlani, 1984, Furlani y Bankoff, 1987, Moraes et al,
1995; lo hicieron: Lipetz y Gutin, 1970, Gutin y Lipetz, 1971, Girardin, 1973,
Godfrey, 1977, Piering et al, 1993, Ross et al, 1993, Sarti, 1996, Beim et al,
1997, Axler y McGill, 1997, Negrao Filho, 1997, Karst et al, 1998,
Vanderthommen et al, 1999, Warden et al, 1999) y de éstos ninguno, en
nuestro conocimiento, ha permitido al sujeto realizar los ejercicios a una
velocidad de ejecución personal, como se ha realizado en el estudio 1 de esta
tesis.
La disposición y separación de los electrodos es otro factor clave. Con la
intención de captar la señal de cuatro vientres del recto abdominal, Sarti et al
(1996) colocaron sólo dos canales sobre los mismos, es decir, cada canal
captaba la señal de dos vientres distintos. De esta manera, se partía de la
hipótesis de que la actividad de dos vientres contiguos era la misma. Es decir,
se aceptaba la hipótesis nula sobre la diferenciación funcional desde un
principio. Esta puede ser una de las causas por la que sólo encontraron en un
grupo de sujetos experimentados una mayor actividad en la porción inferior
(primeros dos vientres en sentido caudo-craneal), ya que la segunda porción
suele presentar menor actividad a causa de un mayor panículo adiposo y al
promediarse con la primera reduce la señal resultante. Además, esta
disposición de electrodos, por lo distante, produce una amplitud

Página 35
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional neuromuscular Capítulo 2

significativamente superior a las separaciones más cercanas que hay que tener
en cuenta a la hora de comparar diferentes estudios.
Sin embargo, la mayoría de estudios informan de una mayor actividad en las
porciones superiores independientemente del ejercicio, lo cual refleja ya una
diferenciación funcional del recto abdominal (Walters et al, 1957, Lipetz y Gutin,
1970, Girardin, 1973, Ekholm, 1979, Guimaraes et al, 1991, Moraes et al, 1995,
Sarti et al, 1996, Beim et al, 1997, Warden et al, 1999). De otra manera, se
hubiera encontrado que todas las porciones presentan la misma actividad. En
el estudio de Sousa y Furlani (1974) se concluye que el recto abdominal se
activa en su totalidad en la gran mayoría de los casos, apareciendo la actividad
parcial de una o dos porciones en raras ocasiones (en este caso cuando se
flexionó sólo la cabeza). Son conclusiones, como las del grupo de Sarti,
Monfort y colaboradores, que sorprenden, ya que no se acepta como una
posibilidad lo que en sus estudios se ha encontrado ocasionalmente. De este
modo, creemos que es más conservador seguir investigando los factores que
pueden conducir a aceptar o rechazar la hipótesis de diferenciación funcional
en el recto abdominal que rechazarla aún habiendo observado algunos indicios
para aceptarla.

Página 36
Julio Tous Fajardo Los ejercicios abdominales Capítulo 3

3. LOS EJERCICIOS ABDOMINALES

3.1. INTRODUCCIÓN

Dentro de los ejercicios de tonificación y desarrollo muscular, los


relacionados con la musculatura abdominal tienen una gran aceptación tanto
en la población recreativa como en la deportista. En una investigación
realizada en nuestro centro (Gallardo y Rodrigo, 1999), se administró una
encuesta a 60 entrenadores de 5 modalidades deportivas con el objeto de
conocer qué ejercicios abdominales incluían en sus sesiones de entrenamiento.
En las siguientes tablas se muestran los resultados obtenidos, indicándose el
porcentaje de entrenadores que afirmaron realizar cada uno de los ejercicios.

AERÓBIC
100% 20% 10%
Recto abdominal
Curl-up Sit-up Máquina de res. Variable
Elevación segmentos inferiores Sit-up con discos
Elevación segmentos superiores
Ejercicio “V”
Curl-up con discos
Oblicuos
Curl-up con giro
Movilización seg. inf

Tabla 3.1. Ejercicios abdominales realizados por los practicantes de aeróbic (Gallardo y
Rodrigo, 1999).

ATLETISMO
100% 35% 10%
Recto abdominal
Curl-up Ejercicio “V” Sit-up
Elevación segmentos inferiores Curl-up con discos Sit-up con discos
Elevación segmentos superiores Ejercicio “V” con balón med.
Curl-up con balón medicinal
Oblicuos
Curl-up con giro Movilización seg. Inf
Movilización seg. Inf + discos

Tabla 3.2. Ejercicios abdominales realizados por los practicantes de atletismo (Gallardo y
Rodrigo, 1999).

Página 37
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

BALONCESTO
100% 25% 20% 10%
Recto abdominal
Curl-up Sit-up Elevac. seg. inf
Elevación seg. inf. Curl-up + discos
Curl-up + balón basket
Oblicuos
Mov. tronco Mov. seg. Inf.

Tabla 3.3. Ejercicios abdominales realizados por los practicantes de baloncesto (Gallardo y
Rodrigo, 1999).

BALONMANO
100% 35%
Recto abdominal
Curl-up Sit-up
Elevación segmentos inferiors Curl-up + balón medicinal
Ejercicio “V”
Curl-up + balón balonmano
Oblicuos
Movilización tronco Movilización tronco + balón medicinal
Movilización segmentos inferiores
Movilización tronco + balón balonmano

Tabla 3.4. Ejercicios abdominales realizados por los practicantes de balonmano (Gallardo y
Rodrigo, 1999).

FÚTBOL
100% 20% 10%
Recto abdominal
Curl-up Sit-up
Elevación segmentos inferiores Ejercicio “V”
Curl-up + balón fútbol Elevación miemb. inf.
Sit-up + discos
Curl-up + balón medicinal
Oblicuos
Mov. tronco Movilización seg. inf Mov. tronco + balón med.
Mov. tronco + balón fútbol Mov. tronco + barra

Tabla 3.5. Ejercicios abdominales realizados por los practicantes de fútbol (Gallardo y Rodrigo,
1999).

Como puede observarse, no existen grandes diferencias en cuanto al tipo de


ejercicios empleado en cada una de las modalidades deportivas estudiadas,
aunque si en cuanto a la proporción en que se realizan.

Página 38
Julio Tous Fajardo Los ejercicios abdominales Capítulo 3

3.2. CLASIFICACIÓN SEGÚN LA ACCIÓN REALIZADA

Los ejercicios abdominales pueden clasificarse, según la acción realizada,


en cinco grandes grupos que engloban a los demás:

- Ejercicios de movilización del miembro superior (en todas las direcciones).


- Ejercicios de movilización del miembro inferior (en todas las direcciones)
- Ejercicios isométricos utilizando miembros inferiores o superiores.
- Ejercicios posturales para solicitar a la musculatura profunda.
- Combinación de los anteriores.

En este apartado se analizarán los ejercicios básicos sobre los cuales se


realizan las innumerables variantes existentes. Dichos ejercicios son:
1. Sit-up (donde hay flexión de la cadera y puede o no existir flexión del tronco).
2. Curl-up (no hay flexión de la cadera y sí del tronco).
3. Elevación de segmentos inferiores desde decúbito supino.
4. Elevación de segmentos inferiores desde posición suspendida.
5. Ejercicio abdominal en “v” (movilización conjunta de miembros inferiores y
superiores).
6. Ejercicios posturales.

3.3. SIT-UP

Es el ejercicio más clásico y que más modificaciones ha sufrido


históricamente. En un principio se realizaba con las piernas extendidas y
sujetadas, ejecutándose un rango de movimiento (ROM) completo, pero
después se modificó con una flexión de piernas sin sujeción y limitando el
movimiento hasta los 45º (creándose el concepto de sit-up parcial).
En el sit-up tradicional se puede observar cómo al iniciar el movimiento
acontece una momentánea curvatura posterior de la pelvis debido a la acción
de los extensores de la cadera, lo cual produce un pre-estiramiento de los
flexores de la cadera, que les permite tener ventaja mecánica antes de que
ocurra la flexión de la cadera. En esta primera fase, los músculos abdominales
trabajan excéntricamente, después lo hacen concéntricamente y a continuación
isométricamente para fijar la pelvis y ofrecer una base estable a los flexores de
Página 39
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

la cadera desde donde poder actuar (Ricci et al., 1981, Kendall, 1985, Norris,
1993). Por lo tanto, en el sit-up tradicional, la función principal de la
musculatura abdominal es ayudar a estabilizar la zona lumbar. El músculo
transverso y el oblicuo interno son los que tienen un mayor rol estabilizador
(Twomey y Taylor, 1987; Miller y Medeiros, 1987).
Halpern y Bleck (1979), encontraron cómo en distintos sit-ups se observaba
una brusca subida en la actividad de la musculatura abdominal al principio del
movimiento, seguida de un período de inactividad que sólo se interrumpe al
final del recorrido excéntrico. De esta manera, en el sit-up con piernas
extendidas el recto abdominal presenta actividad durante un 34% de la
repetición, mientras que el oblicuo externo lo hacía durante un 25% (lado
derecho) y un 20% (lado izquierdo). Cuando se flexionaban las piernas la
duración pasaba a ser 48%, 40% y 30% respectivamente. Por el contrario,
cuando se realizó un curl-up (definido por ellos como un sit-up con piernas
flexionadas donde sólo de levantan las escápulas), el recto abdominal presentó
actividad durante un 93% de la repetición, mientras que ambos oblicuos lo
hicieron durante un 90%. Resultados similares habían sido encontrados
anteriormente por Girardin (1973), aunque en este estudio se comparaban un
sit-up como el de la figura 3.1 y otro como el de la figura 3.2.

Figura 3.1. El sit-up con piernas flexionadas y pies sujetos. En los primeros 45º de flexión y
los segundos 45º de extensión, la musculatura abdominal actúa como principal (recorrido
en azul). En los segundos 45º de flexión y primeros 45º de extensión, los flexores de la
cadera actúan como principales (recorrido en rojo). La flexión de piernas parece no reducir
la actividad del psoasilíaco como se pensaba (ver texto). La fijación en los pies aumenta la
actividad en el tibial anterior, cuadriceps y psoasiliaco, siendo esta la razón por la que
muchas personas son incapaces de completar un sit-up sin sujeción. (Gráfico: Baechle,
1994)

Página 40
Julio Tous Fajardo Los ejercicios abdominales Capítulo 3

EMGrms
400

ra1

300

ra2
EMG[%]

200

ra3

100

rf

0
3.6 4.2 4.7 5.3

Time[s]

Figura 3.2. El sit-up hasta alcanzar las rodillas con el pecho ha demostrado ser un ejercicio
más intenso para el recto abdominal y seguro para la zona lumbar al ser muy difícil que se
produzca una hiperextensión en la misma por la desventaja mecánica de los flexores de la
cadera. Además, su amplio ROM lo hace interesante para población atlética (Girardin, 1973)

La colocación de las piernas, es decir, el ángulo en la articulación de la


rodilla, también ha demostrado ser un factor influyente en la actividad del
oblicuo externo. Hall et al (1990), encontraron cómo la colocación de piernas
con un ángulo de 105° provocaba una actividad significativamente mayor en
este músculo que cuando se empleaban ángulos de 65° ó 0° (piernas
extendidas). Sin embargo, la angulación no afectó significativamente ni al recto
abdominal ni al recto femoral. En este sentido, los hallazgos obtenidos en
cuanto a la actividad registrada en el recto abdominal por el sit-up con piernas
extendidas y flexionadas son dispares. Mientras Hall et al (1990), encontraron
que la flexión de piernas aumentaba la actividad, Lipetz y Gutin (1970) y
Godfey et al (1977) encontraron una actividad similar o superior cuando las
piernas permanecían extendidas.
Según Norris (1993), sólo en el caso de que se realice una flexión
(enrollamiento) del tórax, los músculos abdominales actuarán como principales
o como secundarios (apareciendo el concepto de curled sit-up). Además, se ha
de destacar que el psoasiliaco participa sólo a partir de los 30° cuando se
realiza el sit-up con las piernas extendidas, aunque participa durante todo el
recorrido si las piernas se flexionan (ver figura 3.3, Laban et al, 1965)

Página 41
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Figura 3.3. Actividad del psoasiliaco durante un sit-up con piernas flexionadas o extendidas
indicada mediante el área sombreada (Laban, Raptou y Jonson, 1965).

Este último estudio ya apuntaba que la flexión de piernas no era tan


importante como se había aceptado para disminuir el estrés a nivel lumbar. De
hecho, más recientemente, se ha comprobado cómo el realizar el sit-up con las
piernas flexionadas no reduce significativamente la compresión en la zona
lumbar (Axler y McGill, 1997, Juker et al, 1998).
Las críticas al ejercicio provenían del hecho de que en sujetos con una
musculatura abdominal débil, como puede ser la de un niño, no hay una buena
fijación de la pelvis y el psoasiliaco puede tirar de las 5 vértebras lumbares
ocasionando una peligrosa hiperextensión y excesiva compresión lumbar
(Halpern y Bleck, 1979; Godfrey et al., 1977; Mutoh, et al., 1983, Kreighbaum y
Barthels, 1990; Johnson y Reid, 1991). A este aspecto se le une las elevadas
velocidades de ejecución que los profesores o entrenadores suelen exigir a sus
alumnos. Estos sit-ups balísticos generan una gran inercia que lejos de
aumentar la intensidad del ejercicio, al perder el control, pueden causar roturas
fibrilares en la musculatura lumbar (Segal, 1983). Habría que plantearse, por lo
tanto, la idoneidad de los clásicos test que se utilizan en los institutos para
medir la fuerza y resistencia abdominal en 1 minuto.

Página 42
Julio Tous Fajardo Los ejercicios abdominales Capítulo 3

Sin embargo, parece ser que si la musculatura abdominal está bien


tonificada se pueden reducir los efectos negativos de este ejercicio (Cooper et
al., 1982; Jackson y Brown, 1983; Kirby y Roberts, 1985; Kreighbaum y
Barthels, 1990; Mcfarlane, 1993), teniendo la ventaja sobre otros que permite,
por la acción de los flexores de la cadera, un ROM completo que evita
acortamientos musculares (Vincent y Britten, 1980; Kendall et al., 1983;
Zatsiorsky, 1995).

3.3.1. CONCLUSIONES PARA LA PRESCRIPCIÓN


Se ha de tener en cuenta que los ejercicios de flexión del tronco pueden ser
perjudiciales en los siguientes casos (Jackson y Brown, 1983):
-Prolapso discal agudo
-Inmediatamente después de un período largo de inactividad al estar el disco
más hidratado y susceptible a lesionarse.
-En presencia de inclinaciones / desviaciones laterales de tronco.
Se establecerán 3 tipos de población distintos a los habituales con el objeto
de evitar los grupos por edad que a veces no reflejan la realidad.

Personas sanas con una musculatura abdominal débil: sería


conveniente modificar el ejercicio mediante una flexión de piernas y flexión
dorsal del pie (sin fijarlo) así como reducir el ROM a 45º, con el objeto de
proteger la zona lumbar, aunque anteriormente se han presentado estudios que
no han observado diferencias al flexionar las piernas. Además, se ha sugerido
que aplicar resistencia contra la flexión plantar, en lugar de contra la
dorsiflexión, produce una inhibición del psoasiliaco (Janda, 1980, op cit. Miller y
Medeiros, 1987). Sin embargo, esta hipótesis de activar los isquiotibiales
presionando con los talones hacia los glúteos durante el sit-up con piernas
flexionadas para inhibir el psoas, no ha sido refrendada por Juker et al (1998),
quienes incluso observaron cómo el psoas aumentaba su actividad. Por otro
lado, tanto el oblicuo externo como el transverso aumentaron su actividad al
realizar esta técnica.
El sit-up en este tipo de población debería realizarse de forma lenta y
controlada siguiendo la progresión, según el nivel del sujeto, de la figura 3.4. Si
el sujeto carece de la fuerza suficiente como para hacer el ejercicio sin sujeción
Página 43
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

en los pies, el curl-up sería una opción más segura, ya que así se evita el
trabajo extra de los flexores de la cadera además de implicar una mayor
intensidad en el recto abdominal (Juker et al, 1998, Vanderthommen, Demblon
y Crielaard, 1999).

Resultante de fuerzas
I del miembro superior
N (Fms)
T
E Distancia al eje de
N giro (cadera)
S
I Prolongación eje de giro
D
A
D
Momento de fuerza = Fms x d

Figura 3.4. A medida que se alejan los brazos del eje de giro (cadera) aumenta el momento de
fuerza a aplicar y por lo tanto la intensidad del ejercicio.

Personas con patologías en la zona lumbar: no es un ejercicio


aconsejable para personas con lumbalgias. Para estas personas sería más
aconsejable realizar curl-ups tanto normales como cruzados así como
ejercicios de sostenimiento de lado (side supports; ver figura 3.5) para implicar
más a los oblicuos y reducir las compresiones en la zona lumbar (Axler y
McGill, 1997, Juker et al, 1998).
EMGrms
0.25

ra1
0.20

0.15 oblinf
EMG[mV]

0.10
ra3

0.05

oblsup

0.00
6.1 6.8 7.5 8.2

Time[s]

Figura 3.5. Los sostenimientos de lado tanto estáticos como dinámicos son ejercicios poco
habituales que implican mucho a la musculatura oblicua (en azul; fundamental en la
recuperación de patologías lumbares) sin implicar compresión en la zona lumbar (Axler y
McGill, 1997, Juker et al, 1998). Además, activa considerablemente al cuadrado lumbar que
parece tener un gran papel en la estabilización lumbar (McGill, 1996a)

Página 44
Julio Tous Fajardo Los ejercicios abdominales Capítulo 3

Personas con una musculatura abdominal fuerte (deportistas,


practicantes asiduos de fitness y musculación, etc...): Es un ejercicio que puede
ser interesante debido al amplio ROM que implica, sin embargo existen otros
ejercicios que solicitan mucho más a la musculatura abdominal como la
variante de la figura 3.2., el ejercicio en “v” o las elevaciones en suspensión. Se
ha de tener en cuenta que en el caso de deportes como el remo este ejercicio
representa una gran correspondencia dinámica (especificidad). Por otro lado, si
se quiere trabajar el tibial anterior, el cuadriceps y el psoasiliaco al mismo
tiempo que la musculatura abdominal, se puede optar por la sujeción en los
pies. Una modificación interesante es su realización en tabla declinada, ya que
además de aumentar la intensidad al alcanzar el CDG un nivel más alto, el
ROM en el que se ejercita la musculatura es mayor (Simonian, 1981). Sin
embargo, se ha de tener en cuenta que una inclinación de 30° no hará más
seguro el ejercicio con respecto a la zona lumbar (Bedi y Phillips, 1979)
También, lógicamente aumentaría la actividad en la musculatura abdominal si
se añadiese peso detrás de la nuca (Borkowicz, 1981) o si se aplicase
resistencia manual sobre los hombros (Ekholm, 1979).

3.4. CURL-UP

Como consecuencia de los efectos nocivos que podían causar los sit-ups a
nivel lumbar y observando mediante electromiografía integrada (iEMG) que la
musculatura abdominal actuaba como principal sólo en los primeros 45º de
flexión y en los segundos 45º de extensión del tronco (Flint y Gudgell, 1965;
Laban et al., 1965; Ricci, et al, 1981; Mutoh, et al., 1983, Bankoff y Furlani,
1984) se optó por modificar el ejercicio y crear el denominado curl-up
(encogimiento de tórax hasta que las escápulas se despegan del suelo). Los
estudios de iEMG demostraron que este ejercicio implicaba a la musculatura
abdominal con una intensidad igual o mayor que el sit-up, de ahí el que se
produjese una especie de destierro total al sit-up (Flint y Gudgell, 1965; Gutin y
Lipetz, 1971; Halpern y Bleck, 1979; Robertson y Magnusdottir, 1987, entre
otros), que como se ha visto anteriormente tiene su papel en la prescripción a
ciertos sujetos.

Página 45
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Figura 3.6. El curl-up con flexión de piernas y cadera a unos 90º parece ser el ejercicio más
recomendable para minimizar los efectos nocivos que pueden ocasionar los flexores de la
cadera .

En este ejercicio se observó mediante iEMG que tan pronto como la cabeza
se despega del suelo se observa actividad en el recto del abdomen y como
consecuencia la caja torácica se hunde anteriormente. Por lo tanto, para
conseguir una mayor intensidad en la contracción se recomienda flexionar
(enrollar) el cuello a la vez que el tronco (Bankoff y Furlani, 1984, Streib et al,
1986, Shirado et al, 1995).

RA1 RA2 RA3 RA4


400
300
EMG[%]

200
100
0
0 1 2 3 4 5
Time[s]

RA1 RA2 RA3 RA4


300
250
EMG[%]

200
150
100
50
0
0 1 2 3 4
Time[s]

Figura 3.7. Electromiograma de una repetición “exc-con” de un curl-up con enrollamiento de


cuello (abajo) y sin enrollamiento de cuello (arriba), donde se puede observar cómo la actividad
tiene una mayor duración cuando se enrolla el cuello (datos personales no publicados).

Página 46
Julio Tous Fajardo Los ejercicios abdominales Capítulo 3

La actividad en este ejercicio se observa en el siguiente orden:


-Porción supraumbilical
-Porción infraumbilical
-Oblicuo interno (que al contraerse tira de las costillas bajas e incrementa así el
ángulo infraesternal).
La acción de los flexores de la cadera es atenuada principalmente por la
acción de las fibras laterales del oblicuo externo, que tienden a curvar la pelvis
posteriormente. Dicha acción del oblicuo externo es lo suficientemente fuerte
como para sostener las costillas y reducir de nuevo el ángulo infraesternal que
el oblicuo interno había aumentado (Kendall et al, 1983).
El orden en el que se activan las diferentes porciones y músculos
abdominales es motivo de controversia. Crowe (1961) encontró un desfase
temporal de 0,2-0,3 segs. en la activación de la porción subumbilical con
respecto a la supraumbilical (Kendall et al, 1983). Este hallazgo podría
justificarse por el hecho de que el recto abdominal posee una inervación
metamérica. Sin embargo, Monfort, et al. (1997) encontraron que el músculo
recto anterior se activa en su totalidad y no por porciones aisladas, afirmación
cuestionada por otros estudios (Negrao Filho et al, 1997, Karst et al, 1998,
Tous y Balagué, 1998)

3.4.1. CONCLUSIONES PARA LA PRESCRIPCIÓN


Personas con una musculatura abdominal débil: el curl-up es quizás el
ejercicio más indicado para esta población, sobre todo si se colocan las piernas
en un banco, ya que la fuerza que puede aplicar el psoasiliaco se reduce a un
40-50% de la que puede aplicar en un curl-up con piernas extendidas (Johnson
y Reid, 1991).

Personas con patologías en la zona lumbar: es importante realizar el


ejercicio con curvatura pélvica posterior, es decir, intentando mantener la zona
lumbar en contacto con el suelo, para así reducir la actividad de la musculatura
lumbar (Blackburn y Portney, 1981). Además, si se le une a esta reducción de
la curvatura pélvica una flexión de cuello máxima, se reducirá la lordosis lumbar
y aumentará la actividad tanto en el recto abdominal como en el oblicuo externo
(Shirado et al, 1995).
Página 47
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Aparte del curl-up, se debería realizar la variante con giro para implicar más
a la musculatura oblicua. Según Plowman (1992), la clave de la salud lumbar
es una buena musculatura oblicua, ya que al insertarse -el oblicuo interno- en
la fascia toracolumbar reduce la carga que recibe la zona lumbar. En la
ejecución de este ejercicio es importante no unir la flexión con la rotación, ya
que esto produciría una asimetría entre las dos superficies vertebrales que
puede ocasionar un bloqueo de las carillas (Caillet, 1968, op. cit. Segal, 1983).
Se ha de indicar al sujeto que sólo levante una escápula del suelo lentamente,
realizando una contracción isométrica al terminar el recorrido. Se recomienda
en esta población una duración de tres segundos por cada encogimiento de
tronco con o sin giro, para que el sujeto tenga un control total sobre el
movimiento (Alexander, 1985; Johnson y Reid, 1991). La focalización en el
trabajo de oblicuos es fundamental, siendo muy útil emplear la palpación sobre
la zona para tener feedback (ver figura 3.8 y apartado específico en capítulo 4).
Existen ejercicios que si no son realizados de manera controlada no tienen
incidencia sobre los músculos oblicuos (ver figura 3.9)

EMGrms
0.30

ra1
0.25

0.20
oblinf
EMG[mV]

0.15

0.10 ra3

0.05

oblsup

0.00
0.5 1.4 2.3 3.2

Time[s]

Figura 3.8. Curl cruzado para incidir sobre el oblicuo externo (azul oscuro) empleando el
método de palpación (datos personales no publicados).

Página 48
Julio Tous Fajardo Los ejercicios abdominales Capítulo 3

EMGrms
0.30

ra1
0.25

0.20
oblinf

EMG[mV]
0.15

0.10 ra3

0.05

oblsup

0.00
0.5 1.6 2.7 3.8

Time[s]

Figura 3.9. Los giros con palo son un ejercicio eficaz para los oblicuos siempre y cuando se
realicen de manera controlada y focalizada (datos personales no publicados).

Personas con una musculatura abdominal fuerte: el curl-up no es un


ejercicio muy recomendable en esta población ya que no implica tanto a la
musculatura abdominal como el ejercicio en “v” o las elevaciones en
suspensión. Por otro lado, al ejecutarse en un ROM restringido, implica una
vulnerabilidad de la musculatura abdominal cuando se requiera su actuación en
aquellas angulaciones que no han sido ejercitadas. Sin embargo, esto no
quiere decir que no deba incluirse en programas de entrenamiento para
población atlética, ya que puede interesar para incidir más sobre la porción
superior del recto abdominal.

3.5. ELEVACIÓN DE SEGMENTOS INFERIORES DESDE DECÚBITO SUPINO

Este es, probablemente, el conjunto de ejercicios sobre el que más se ha


discutido en los últimos años, debido al riesgo potencial de lesión que suponen
algunos de éstos y a que su diseño tiene como objeto el implicar más a la
porción infraumbilical del recto abdominal.
El ejercicio más clásico es la elevación de piernas extendidas, donde el recto
abdominal se contrae isométricamente para fijar la pelvis y evitar el tirón del
psoasiliaco (Silvermetz, 1991). La fuerza de contracción está al máximo cuando
el brazo de fuerza es el máximo, es decir, cerca de la horizontal y se reduce a
medida que las piernas se elevan hacia la vertical. El inconveniente está en
que la contracción será de tipo isométrico en el recto abdominal (estabilizando
la pelvis y aumentando la presión intra-abdominal) hasta unos 45º de

Página 49
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

elevación, pasando después a una contracción dinámica, momento en el cual


el momento de fuerza será pequeño (Norris, 1993; Zatsiorsky, 1995). Al
observarse, al contrario que en la flexión de tronco, que el recto abdominal
comenzaba a trabajar dinámicamente en los segundos 45º de elevación (Flint y
Gudgell, 1965, Andersson et al, 1997a) se modificó el ejercicio, apareciendo los
descensos desde 90º a 45º.

RF RA1 RA3 RA4


250
4
200 2
3 5
1
EMG[%]

150

100

50

0
0 1 2 3 4 5 6
Time[s]

Figura 3.10. Descensos de piernas desde decúbito supino. 1 Durante los primeros 45º el recto
abdominal actúa como principal y el recto femoral sinérgicamente. 2 En los segundos 45º el
recto abdominal pierde activación, mientras que el recto femoral la gana. 3 Comienzo de la
fase concéntrica. 4 Durante los primeros 45° el recto femoral alcanza su máxima actividad. 5
En los segundos 45° el recto femoral pierde actividad y el recto abdominal la gana (datos
personales no publicados).

En estudios recientes, se ha comprobado cómo la clave de una buena


ejecución y por lo tanto de una mayor implicación del recto abdominal, y los
oblicuos, reside en la reducción de la curvatura pélvica (Andersson et al, 1997,
Shields y Heiss, 1997). Este último trabajo encontró una mayor coactivación
(sinergias musculares) y actividad eléctrica en los diferentes músculos
abdominales en los descensos de piernas que en el curl-up con piernas
flexionadas. De esta manera, se observaron dos tipos de sinergias en los
sujetos estudiados: en la primera, el recto abdominal y el oblicuo externo
presentaban una gran activación mientras que el oblicuo interno casi no
participaba; en la segunda sinergia, el recto abdominal presentaba una baja

Página 50
Julio Tous Fajardo Los ejercicios abdominales Capítulo 3

actividad mientras que tanto el oblicuo externo como el interno presentaban


una alta actividad mioeléctrica. Esta ultima sinergia también fue encontrada en
el estudio de Guilleard y Brown (1994).

Figura 3.11. La colocación de la curvatura pélvica influye de manera importante en la activación


de la musculatura abdominal (ver texto). Como se puede observar en los gráficos, cuando se
parte de una posición de curvatura pélvica (“pelvic tilt”) posterior (abajo), la musculatura
abdominal es capaz de compensar el tirón del psoasiliaco y estabilizar la zona lumbar más que
cuando se parte de una curvatura pélvica normal (arriba).

Es importante destacar el trabajo de Mayhew y colaboradores (1983),


quienes encontraron cómo en el ejercicio de elevación unilateral de pierna,
cuando se relajaba la extremidad contralateral (no se presionaba contra el
suelo) se activaba mucho más la musculatura abdominal (oblicuo externo y
abdominal) que en el caso contrario. Este hallazgo refuerza la importancia de
focalizar la atención en la activación del músculo que se pretende solicitar.

3.5.1. CONCLUSIONES PARA LA PRESCRIPCIÓN


Personas con una musculatura abdominal débil: el ejercicio tendrá que
modificarse, ya que estas personas no podrán compensar con la musculatura
abdominal el tirón del psoasiliaco. Lo más recomendable sería el ejercicio de
descenso de piernas desde 90º hasta que la zona lumbar se despegue del
suelo o bien los enrollamientos pélvicos despegando la zona lumbar del suelo.

Página 51
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

EMGrms
0.25

RA1
0.20

0.15 RA2

EMG[mV]
0.10
RA3

0.05

RA4

0.00
20.2 21.0 21.8 22.6

Time[s]

Figura 3.12. Enrollamiento pélvico o curl invertido. Es importante que el movimiento se haga
lento y controlado, evitando los balanceos (datos personales no publicados).
Velocity Force Power 180
80.0
53.3 135
Cadera[Deg/s]

26.7
90
0.0
-26.7 45
-53.3
0
-80.0
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5

RF RA1 RA3 RA4


250

200
EMG[%]

150

100

50

0
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5
Time[s]

Figura 3.13. Dinámica de un enrollamiento pélvico (“pelvic roll”). RF = recto femoral; RA = recto
abdominal en sentido caudo-craneal. La línea discontinua separa la fase excéntrica de la
concéntrica (datos personales no publicados).

Personas con patologías en la zona lumbar: el concepto de ejercicios de


descenso de piernas es interesante para lograr una mayor estabilización de la
pelvis, producida sobretodo por el oblicuo externo. Sin embargo, debería
reducirse el momento de fuerza mediante una flexión de piernas y colocarse las
manos debajo de los glúteos para alinear la zona lumbar. Curiosamente, este
es un ejercicio que se prescribe en fisioterapia a aquellos sujetos que tienen
reducida su lordosis fisiológica como ocurre en la espondilitis anquilopoyética
para restablecer esa curvatura fisiológica (Díaz, 1997).
Página 52
Julio Tous Fajardo Los ejercicios abdominales Capítulo 3

Figura 3.14. Ejercicio de descenso de piernas, al que debería sumarse una flexión de rodillas
para población con lumbalgias. Las manos siempre deberían colocarse debajo de los glúteos
para alinear la zona lumbar. (Brungardt, 1993).

a b
a EMGrms EMGrms
b
0.30 0.5

ra1 ra1
0.25
0.4

0.20
oblinf 0.3 oblinf
EMG[mV]

EMG[mV]

0.15

0.2
0.10 ra3 ra3

0.1
0.05

oblsup oblsup

0.00 0.0
12.45 13.51 14.56 15.62 20.9 22.1 23.2 24.4

Time[s] Time[s]

Figura 3.15. Movilización de miembros inferiores para trabajar los oblicuos. Se realizan
movimientos en forma de parabrisas donde al seguir la dirección de las fibras (b) la actividad es
mayor que cuando se realiza en el plano frontal (a). Ojo escala (valores máx: Oblinf:0,266(a),
0,407(b); oblisup: 0,097(a), 0,224(b); ra1: 0,090(a), 0,198(b); ra3: 0,047(a), 0,056(b).

Página 53
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Personas con una musculatura abdominal fuerte: los ejercicios estáticos


como el de la figura 3.16a implican sobremanera a la musculatura oblicua, lo
cual ayuda a estabilizar la pelvis (Shields y Heiss, 1997). Otro ejercicio
interesante sería el enrollamiento pero elevando las piernas hasta el momento
en que se despeguen las escápulas del suelo (ver figura 3.16b).

Figura 3.16. a: descenso de piernas con isométrico a 45°. b: enrollamiento con elevación

3.6. ELEVACIÓN DE MIEMBROS INFERIORES DESDE POSICIÓN SUSPENDIDA

Aquellos ejercicios que parten de posiciones suspendidas, ya sea de una


barra fija o una espaldera, ofrecen una ventaja desde el momento en que el
tronco se sitúa verticalmente, ya que en ésta posición se reducen
considerablemente las fuerzas de palanca en la zona lumbar, además de
proporcionar una mayor tracción para los músculos (Norris, 1993).
Como ocurre en el ejercicio en decúbito supino, la musculatura abdominal
no realiza un trabajo dinámico hasta una cierta angulación, en este caso a
partir de 90º.

3.6.1. CONCLUSIONES PARA LA PRESCRIPCIÓN


Personas con una musculatura abdominal débil: el ejercicio debería
realizarse con una flexión de caderas y rodillas, para reducir el momento de
fuerza, llevando las rodillas hasta el punto en el que las caderas formen un
ángulo de 90º, con la zona lumbar en contacto con la espaldera (ver figura
3.19). La siguiente variante sería parar el movimiento de rodillas y cadera y
flexionar la zona lumbar para despegarse de la espaldera, acción que además
Página 54
Julio Tous Fajardo Los ejercicios abdominales Capítulo 3

de trabajar duramente los músculos abdominales, también fortalece los


flexores de la cadera (figura 3.20).

Personas con patologías a nivel lumbar: en un principio se le debe


enseñar al sujeto a mantener una posición pélvica neutral, previniendo la
curvatura anterior de la pelvis (pegar la espalda a las barras de la espaldera;
ver figuras 3.17 y 3.18). Después, a medida que mejora su fuerza abdominal,
debería progresar a los ejercicios de las figuras 3.19 y 3.20. Son ejercicios que
ejecutados lentamente no constituyen un gran riesgo de lesión, al disminuir la
gravedad la presión en las vértebras.

Personas con una musculatura abdominal fuerte: debería realizarse el


ejercicio en la segunda parte del recorrido (fig. 3.16), combinándolo con
elevaciones hacia los lados para fortalecer la musculatura oblicua. Es uno de
los ejercicios que más implica a la musculatura abdominal (Guimaraes, et al.,
1991, Axler et al, 1997, Juker et al, 1998)

Figura 3.16. Elevación de piernas desde posición suspendida. El recorrido mostrado en las dos
figuras es el más efectivo para el desarrollo de la musculatura abdominal pero sólo realizable
por personas con una musculatura abdominal sobresaliente.

Página 55
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

EMGrms
0.30

ra1
0.25

0.20
oblint

EMG[mV]
0.15

0.10 ra3

0.05

oblsup

0.00
11.7 12.9 14.1 15.4

Time[s]

Figura 3.17. Ejercicio de “meter barriga” (“abdominal hollowing”) como primer paso para
enseñar a reducir la curvatura pélvica. En el electromiograma se puede observar cómo se
solicita casi exclusivamente al oblicuo interno (azúl) (datos personales no publicados). Sin
embargo, hay que tener en cuenta que en esta acción es el músculo transverso el que más se
activa (Strohl et al, 1981, DeTroyer et al, 1990), empleándose en ocasiones como test para
valorar la función de la musculatura abdominal profunda (Richardson et al, 1999). Su carácter
no superficial nos ha impedido registrar la actividad mioeléctrica en el transverso .

Figura 3.18. Corrección de la curvatura pélvica anterior (Norris, 1993)

Figura 3.19. Levantamiento con rodillas y cadera formando un ángulo de 90º (la zona lumbar
permanece en contacto con la espaldera) (Norris, 1993)

Página 56
Julio Tous Fajardo Los ejercicios abdominales Capítulo 3

Figura 3.20. Flexión lumbar despegándose de la espaldera (Norris, 1993)

3.7. EJERCICIO “V” ABDOMINAL

Este ejercicio presenta una biomecánica que le diferencia de los demás y


que le convierte en el ejercicio que más implica a ambas porciones del recto
abdominal; dicha biomecánica consiste en que durante la fase de ascenso el
recto abdominal no tiene fijada ni su inserción ni su origen, lo cual implica un
acortamiento muscular extra hacia la región media (Guimaraes et al, 1991).
Debe ejecutarse de manera controlada, manteniendo las piernas cercanas a
la vertical para limitar la palanca. El momento de fuerza generado por dos
partes tan pesadas del cuerpo a gran velocidad puede ocasionar
traumatismos en la zona lumbar o en la musculatura abdominal, sobretodo en
sujetos no entrenados. Por lo tanto es un ejercicio que sólo debería ser
ejecutado por atletas que ya han desarrollado bien su musculatura abdominal
(Norris, 1993).

Figura 3.21. Abdominal en “v”.

Página 57
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

3.8. EJERCICIOS POSTURALES PARA LA MUSCULATURA PROFUNDA

Estos ejercicios intentan incidir preferentemente sobre el transverso y el


oblicuo interno. Para ello la técnica de meter el vientre hacia adentro es una de
las fundamentales, pudiéndose encontrar diferentes variantes.

Figura 3.22. Ejercicios posturales consistentes en meter el vientre hacia adentro (“abdominal
hollowing”) (Norris, 1997)

Figura 3.23. Ejercicio de “hacer el puente” (Norris, 1997)

Una vez se ha aprendido a activar conscientemente la musculatura profunda


con ejercicios como los de la figura 3.17, 3.22a ó 3.24a se puede aumentar la
intensidad con ejercicios como “el gato” (figura 3.22b) donde se emplea la
masa del abdomen como carga. En este ejercicio las rodillas deben colocarse
debajo de las caderas y las manos debajo de los hombros. Un ejercicio más
intenso que implicaría una carga rotatoria sería extender el brazo y pierna
contrarios en la posición de gato, de modo que se mantenga la posición
durante unos 5 segundos. Si además se colocasen distintas superficies
inestables debajo del brazo de soporte se podría ir aumentando
progresivamente la dificultad del ejercicio.
El puente (figura 3.23) es otro ejercicio o posición fundamental que permite
realizar multitud de variantes. Antes de ejecutarlo se debe realizar una co-
contracción de la musculatura profunda, para después elevar la pelvis y
extender las caderas mediante una contracción de los glúteos, mientras se
mantiene la columna en posición neutral. El ejercicio puede complicarse

Página 58
Julio Tous Fajardo Los ejercicios abdominales Capítulo 3

mediante la extensión de una de las piernas y después colocando superficies


inestables debajo del pie (Richardson et al, 1999).

Figura 3.24. (a) Ejercicio con monitorización de la presión ejercida por la zona lumbar contra un
dispositivo de feedback. (b) Ejercicio con superficies inestables (pelota gigante) para trabajar la
musculatura profunda (Richardson et al, 1999).

3.9. CLASIFICACIÓN SEGÚN LA ORIENTACIÓN

La clasificación anterior es válida y suficiente para el mundo del fitness, sin


embargo no parece cubrir todas las necesidades del entrenamiento deportivo.
Por esta razón se hace necesario clasificar los ejercicios abdominales según la
orientación con la que están diseñados. De esta manera, y partiendo de Seirul-
lo (1994), se pueden diferenciar cuatro grandes bloques que tienen las
siguientes características:

-Generales: ejercicios abdominales que no necesitan parecerse a la actividad


practicada. Sirven para cualquier deporte o actividad física y se podrían incluir
los ejercicios clásicos de fortalecimiento anteriormente comentados.

-Dirigidos: ejercicios abdominales que tienen cierta similitud con la actividad


practicada. Son válidos para deportes con un requerimiento de la musculatura
abdominal semejante. Aparecen los balones medicinales.

-Específicos: ejercicios abdominales que tienen mucha similitud con gestos


técnicos de la actividad practicada, siendo válidos para deportes con el mismo
Página 59
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

requerimiento de la musculatura abdominal. La posición debería ser de pie en


la mayoría de los deportes. Predominará el trabajo con balones medicinales de
menos de 3 kg utilizando la musculatura abdominal como cadena.

-Competitivos: trabajo abdominal tal y como se da en la competición, con la


carga utilizada en la misma. Se realizarán las acciones técnicas incidiendo
sobre la flexión del tórax o la pelvis y el giro de tronco.

En cada uno de los anteriores bloques se incluirán los siguientes ejercicios:

-Ejercicio fundamental o básico: ejercicio abdominal de construcción


muscular que sirve de base para edificar el trabajo posterior.

Figura 3.25. Ejemplo de ejercicio básico para un bloque dirigido

-Ejercicio de aplicación o asimilación: ejercicio abdominal que permite


transferir la fuerza ganada en el ejercicio básico al ejercicio técnico.

Página 60
Julio Tous Fajardo Los ejercicios abdominales Capítulo 3

Figura 3.26. Ejemplo de ejercicio de aplicación en un bloque dirigido

-Ejercicio complementario y/o compensatorio: los complementarios son


aquellos ejercicios que intentan suplir las carencias provocadas por los demás.
Por ejemplo, el trabajo de la musculatura lumbar. Los compensatorios son
ejercicios abdominales o estiramientos de los flexores de la cadera que
intentan reducir el carácter agresivo de ciertos ejercicios. Han de estar de
acuerdo con el ejercicio básico. Predominará el trabajo de los oblicuos y el
transverso que son los músculos con mayor capacidad para reducir el estrés en
la zona lumbar.

Figura 3.27. Ejemplo de ejercicio compensatorio en un bloque dirigido

Página 61
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

De esta manera, se puede construir una cadena motriz de trabajo abdominal


tal y como se refleja en el cuadro 3.1.

BÁSICO APLICACIÓN COMPENSATORIO

3 TRISERS 3 SERS 10-15 3 SERIES DE


GENERAL DE 20 REPS REPS 25-30 REPS

DIRIGIDO 3 x 1-5 3x5 3 x 20-25

Circuito RF Mismo circuito Mismo circuito


ESPECÍFICO Fexp- 3x5 3 x 1-3 3 x 15-20
RFexp 3 x 15 3 x 10-15 3 x 20-25

COMPETICIÓN ACCIONES IGUALES A LAS DE 1 SER OBL


LA COMPETICIÓN; NO REPS DE 20 REPS

Cuadro 3.1. Cadena motriz de trabajo abdominal. RF = resistencia a la fuerza. OBL = oblicuos.
Fexp = fuerza explosiva.

Página 62
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

4. TEORÍA Y METODOLOGÍA DEL ENTRENAMIENTO ABDOMINAL

4.1. INTRODUCCIÓN

Durante toda esta tesis se ha venido subrayando la importancia que se le da


al entrenamiento de la musculatura abdominal tanto en el mundo del fitness
como en el del entrenamiento deportivo. En la misma encuesta citada en el
capítulo de ejercicios abdominales, se solicitó a distintos entrenadores que
dieran una puntuación del 1 al 5 a la importancia que otorgaban al
entrenamiento abdominal en comparación con otros grupos musculares. Como
puede observarse en la tabla 4.1, la importancia otorgada es dispar, siendo el
deporte más estético el que mayores puntuaciones presenta. Probablemente, si
se realizase la misma entrevista entre practicantes de fitness y musculación las
puntuaciones otorgadas serían más elevadas.

NIVEL DE IMPORTANCIA (1-5)


Aeróbic Atletismo Baloncesto Balonmano Fútbol
Promedio 4,43 3,95 2,75 3,5 4
Valor más 5 4 2 4 4
repetido
Valor máximo 5 4 3 4 5
Valor mínimo 3 3 2 2 3

Tabla 4.1. Nivel de importancia que otorgan entrenadores de distintos deportes al


entrenamiento de la musculatura abdominal con respecto a otros grupos musculares (Gallardo
y Rodrigo, 1999)

Por otro lado, cuando se les preguntó con qué objetivo trabajaban esta
musculatura, un 49 % respondió que su objetivo era básicamente preventivo y
el 51% restante que el objetivo era tanto preventivo como para mejorar la
fuerza específica en su deporte. Sin embargo, al analizar por deportes se
encontró que tanto en aeróbic como en atletismo, todos los entrenadores
afirmaban tener el doble objetivo, mientras que en balonmano un 80% tenían el
doble objetivo y el 20% restante únicamente el objetivo preventivo. Por el
contrario, tanto en fútbol como en baloncesto prácticamente todos los
preparadores físicos realizaban el entrenamiento abdominal con un objetivo
preventivo (Gallardo y Rodrigo, 1999).

Página 63
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

En cuanto a la metodología, el interés por el entrenamiento abdominal en el


mundo del fitness y la musculación ha provocado que hayan surgido un sinfín
de métodos que pueden consultarse en publicaciones de carácter divulgativo.
Estas publicaciones han tenido un gran éxito entre los lectores españoles,
agotándose las ediciones rápidamente; tanto es así que los responsables de
las principales editoriales estatales nos han reconocido que no se lo piensan
dos veces a la hora de publicar un libro sobre el tema.
Entre los métodos de entrenamiento abdominal se pueden citar el de la
“Universidad de Stanford” (Robinson y Miller, 1997), el de “Mangano”
(Mangano, 1996), el “Programa Solja” (Angulo, 1999), el método “The Crunch”
(Amen y Dobinson, 1994) o el método “F.L.A.T.” (Norris, 1997). Nos limitamos a
los métodos que han llegado a nuestro país, ya sea mediante traducciones
publicadas o fotocopias clandestinas (método de Stanford), ya que en Estados
Unidos, la cantidad de métodos disponibles es de proporciones desmedidas.
Desafortunadamente, en nuestro conocimiento, ninguno de estos métodos
ha sido valorado por estudios sistemáticos que comprueben su eficacia. Sólo el
método “F.L.A.T.”, pertenece a una persona relacionada con el ámbito
científico, Christopher Norris, un fisioterapeuta. Este autor, publicó en la
prestigiosa revista British Journal of Sports Medicine (Norris, 1993), una
revisión de conjunto que tuvo mucho impacto en su momento, ya que era la
primera sobre el tema. Sin embargo, aunque también se puedan encontrar
artículos suyos en revistas como Physiotherapy, no conocemos ninguna
publicación suya que incluya algún estudio experimental. Este y otros métodos
serán brevemente comentados más adelante.
En el presente capítulo abordaremos en primer lugar las adaptaciones
provocadas por el entrenamiento abdominal y a continuación las variables más
importantes que lo definen, después se analizarán los métodos que pueden
encontrarse en la literatura de carácter divulgativo y finalmente se analizará el
variado equipamiento para entrenar esta musculatura.

Página 64
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

4.2. ADAPTACIONES AL ENTRENAMIENTO ABDOMINAL

Es sorprendente observar los escasos estudios publicados en la literatura


científica en referencia al entrenamiento abdominal. El interés de los
investigadores se ha centrado, desde la década de los 50 (Floyd y Silver, 1950,
Walters y Partridge, 1957), en estudios electromiográficos de esta región al
realizar diferentes ejercicios o tareas (ver referencias en capítulos específicos)
o bien en la eficacia de programas de entrenamiento para la musculatura
profunda o dorsal con el objetivo de prevenir o rehabilitar patologías lumbares
(Pollock et al, 1989, Graves et al, 1990, Maniche et al, 1991, Tucci et al, 1992,
Foster et al, 1993, Risch et al, 1993, Johansen et al, 1995, Rissanen et al,
1995, Ljunggren et al, 1997, Friedich et al, 1998, Carpenter y Nelson, 1999,
Chok et al, 1999, Nelson et al, 1999, por citar los más relevantes
pertenecientes a la última década).
En cuanto al entrenamiento abdominal, no es hasta la década de los 80
cuando aparecen los primeros artículos referentes al tema. La mayor parte de
estudios consultados indican la posibilidad de obtener grandes mejoras en la
función abdominal después de un período de entrenamiento tanto a corto
(Legg, 1981, Bell y Laskin, 1985, Smidt et al, 1989) como a medio plazo
(Hemborg et al, 1983, 1985, Bell y Laskin, 1985, Alon et al, 1987, Smidt et al,
1989, Thomas y Ridder, 1989, Cresswell et al, 1994, Scutter et al, 1995,
DeMichele et al, 1997, Demont et al, 1999). Sin embargo, no se dispone por el
momento de suficientes evidencias que permitan conocer con detalle cómo
responde al entrenamiento esta compleja musculatura.

4.2.1. GANANCIAS EN LA FUNCIÓN ABDOMINAL A LO LARGO DEL TIEMPO

Desafortunadamente, de los estudios consultados sólo cinco han realizado un


seguimiento repetido (más de dos tests) dentro del período de entrenamiento
investigado (Bell y Laskin, 1985, Alon et al, 1987, Smidt et al, 1989, Cresswell
et al, 1994, DeMichele et al, 1997). Los resultados son dispares; mientras Alon
et al (1987) o Smidt et al (1989), encontraron mayores incrementos durante las
dos primeras semanas que durante las cuatros últimas, Bell y Laskin (1985)
encontraron mayores incrementos durante las tres últimas semanas que

Página 65
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

durante las tres primeras. Por otro lado, el grupo de Cresswell (1994), estudió
el efecto de un entrenamiento de rotaciones de tronco durante 10 semanas,
encontrando que en las primeras cinco semanas se mejoró más la fuerza
rotadora del tronco que en las segundas cinco. Se ha de tener en cuenta que
este último estudio y el de Smidt et al (1989) administraron un test isocinético
(resistencia acomodada), el de Bell y Laskin (1985) un test de cadencia
abdominal (dinámico) y el de Alon et al (1987) un test isométrico, lo cual podría
explicar las diferencias en los resultados. Es bien conocido que la
administración de un test de valoración que implique una dinámica o acción
muscular diferente al tipo de entrenamiento seguido puede influir de manera
importante en los resultados obtenidos (Sale y McDougall, 1981, Graves et al,
1989). Así, se suelen emplear test isocinéticos por su alta reproducibilidad para
valorar los efectos provocados por un entrenamiento dinámico, siendo las
condiciones de ambos muy diferentes (ver discusión en capítulo 5).
Un comentario aparte requiere el estudio de DeMichele et al (1997) por su
diseño y el tipo de resultados ofrecidos. En esta investigación sólo se ofrecen
resultados al principio, mitad y final de las 12 semanas de entrenamiento
relativos al peso medio movilizado para mantenerse en una zona de porcentaje
de la carga máxima de 8-12RM (ver tabla 4.2). Aunque sólo se ofrezcan los
resultados obtenidos en la fuerza isométrica máxima al inicio y al final y no a
las seis semanas de entrenamiento, los datos del rendimiento con una carga
submáxima también nos pueden servir para sacar conclusiones. Como puede
observarse en la tabla 4.2, los grupos que siguieron una frecuencia de
entrenamiento de 2 y 3 sesiones por semana mejoraron más durante las
primeras seis semanas que durante las segundas. Por el contrario, el grupo de
menor frecuencia, lógicamente necesita más tiempo para lograr mejoras
sustanciales y sus incrementos son mayores en la segunda mitad del período
de entrenamiento.

Página 66
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

Grupo Inicial 6 semanas 12 semanas Mejora total


A 1 x semana 38,55 40,59 (+5,3%) 46,22 (+13,8%) 7,67 (+19,9%)
B 2 x semana 40,5 48,64 (+20,1%) 55,47 (+14,04%) 14,97* (+39,96%)
C 3 x semana 40,5 49,68 (22,6%) 54,39 (+9,5%) 13,88* (+34,3%)

Tabla 4.2. Peso (kgs) medio movilizado en una máquina de resistencia variable de rotación de
tronco para mantenerse en una zona de entrenamiento que suponga realizar entre 8 y 12RM.
Se incluye el resultado antes, en el punto medio y al final del período de entrenamiento.
*Grupos B y C significativamente superiores a C (p < 0,05) (adaptado de DeMichele et al,
1997).
ESTUDIO MARX (MSSE 2001)

4.3. VARIABLES DE ENTRENAMIENTO

4.3.1. FRECUENCIA DEL ENTRENAMIENTO

En cuanto a la frecuencia de entrenamiento, De Michele et al (1997), en


sujetos sedentarios, encontraron que la frecuencia óptima para obtener
ganancias en la fuerza isométrica de rotación del tronco fue de dos sesiones
por semana. Aunque las mejoras con esta frecuencia fueron similares a las
provocadas por una frecuencia de 3 días por semana, la primera provocó una
mayor adherencia al programa además de ser más efectiva económicamente.
Son también muy conocidos los trabajos sobre el tema en la musculatura
lumbar del grupo del recientemente desaparecido Pollock. Estos autores
encontraron grandes mejoras en la fuerza de extensión lumbar siguiendo una
frecuencia de entrenamiento de tan sólo 1 día por semana (Pollock et al, 1989,
Graves et al, 1990) aunque estas frecuencias tan reducidas no han demostrado
ser efectivas en otros grupos musculares (Tucci et al, 1992). Estos resultados
también han sido ampliamente contrastados en el CAR de Sant Cugat
(González de Suso, comunicación personal). Se ha de tener en cuenta que el
equipamiento (máquina MedX) con el que se han realizado estos estudios
permite un gran aislamiento de la musculatura ya sea oblicua o lumbar, al
estabilizar la pelvis, que otro tipo de ejercicios más usuales (giros o
extensiones de tronco en silla romana) puede no conseguir (Graves et al,
1990). Por lo tanto, esta gran eficiencia en el trabajo no permite inferir las
conclusiones a otro tipo de entrenamiento que emplee ejercicios clásicos
mientras no sea corroborada la efectividad de la frecuencia reducida de

Página 67
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

entrenamiento en estas condiciones. En este sentido, DeMichele et al (1997),


subrayan que parece claro que la frecuencia óptima de entrenamiento de la
fuerza no es la misma para todos los grupos musculares. Así, los brazos,
pectorales y piernas parecen necesitar una mayor frecuencia de entrenamiento
que la zona lumbar. Las características de esta última región (gran proporción
de fibras lentas que al ser solicitadas repetidamente en tareas cotidianas
tienden a provocar un estado de hipertonicidad en la zona) si parecen
aconsejar una frecuencia de entrenamiento menor que en otros músculos. A
este respecto, no se ha encontrado ningún estudio que defienda la hipótesis
ampliamente difundida en nuestro país de que esta musculatura no se ha de
entrenar específicamente y sí estirarla para evitar acortamientos. De hecho, en
la encuesta sobre hábitos de entrenamiento abdominal más de un 70% de los
entrenadores de balonmano y baloncesto afirmaron no entrenar la musculatura
lumbar. Sólo los entrenadores de atletismo y fútbol otorgaron una importancia
similar al entrenamiento de esta musculatura con respecto a la abdominal
(Gallardo y Rodrigo, 1999). Aunque algunos preparadores físicos o
entrenadores argumenten que no trabajan la musculatura lumbar debido a que
en su deporte o actividad física ya se trabaja lo suficiente esta musculatura, no
hemos encontrado ningún estudio que aconseje eliminar por completo su
entrenamiento.

4.3.2. INTENSIDAD DEL ENTRENAMIENTO

En la mayor parte de los trabajos citados no se describen con detalle los


programas de entrenamiento seguidos, lo cual hace difícil su comparación o
análisis así como conocer la intensidad de cada uno de los mismos. Sólo un
estudio de los consultados comparó el efecto de programas que incluían
distintos porcentajes de la carga máxima. Así, Scutter et al (1995) encontraron
cómo el programa de entrenamiento que empleó un porcentaje del 50% del
máximo momento flexor isométrico obtuvo mayores mejoras en la mayoría de
variables estudiadas que los programas que emplearon un 25% o un 75%. Los
programas incluyeron el método de entrenamiento “isoresistido” (dinamómetro
Isostation B200), que intenta reproducir la actividad muscular que se da en

Página 68
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

tareas funcionales proporcionando una resistencia de fricción que se opone a la


dirección del movimiento.
Sin embargo, en este estudio, el período de entrenamiento (5 semanas, 3
sesiones por semana de 2 minutos de duración) podría ser insuficiente para
observar las verdaderas diferencias en la efectividad de las distintas
intensidades. Se hace necesario, por lo tanto, seguir investigando sobre este
aspecto.

4.3.3. VOLUMEN DEL ENTRENAMIENTO

En la prensa diaria deportiva han aparecido datos sobre enormes


volúmenes de entrenamiento abdominal que pueden hacer ver que ésta es una
práctica habitual en el entrenamiento deportivo. Así, se afirma que Juninho,
exjugador del Atlético de Madrid, realiza 2000 repeticiones diarias y que David
Meca, nadador de larga distancia, realiza 5000 repeticiones cada día.
En la encuesta sobre hábitos de entrenamiento abdominal, se preguntó a
los entrenadores el volumen semanal que prescribían tanto en el período no
competitivo como en el competitivo. Los valores (ver tabla 4.3 y 4.4) obtenidos
distan mucho de los anteriormente comentados. Se puede comprobar cómo
los deportes que mayor importancia otorgan a este entrenamiento (atletismo y
aeróbic) son los que realizan un mayor volumen de entrenamiento durante el
período competitivo. Sorprendentemente, durante el período competitivo estos
dos deportes disminuyen el volumen de repeticiones a casi la mitad, mientras
que en deportes como el fútbol prácticamente se realiza el mismo volumen que
en el período no competitivo.

Aeróbic Atletismo Baloncesto Balonmano Fútbol


Promedio 633,3 791,67 350,63 365 485
Valor más 800 400 300 350 160
repetido
Valor máximo 800 2500 400 500 900
Valor mínimo 200 300 200 275 150

Tabla 4.3. Número de repeticiones semanales realizadas durante el período no competitivo


según 60 entrenadores de distintos deportes (Gallardo y Rodrigo, 1999)

Página 69
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Aeróbic Atletismo Baloncesto Balonmano Fútbol


Promedio 333,3 450,25 141,67 225 396,6
Valor más 600 350 125 250 140
repetido
Valor máximo 600 1800 200 300 900
Valor mínimo 100 150 100 100 100

Tabla 4.4. Número de repeticiones semanales realizadas durante el período competitivo según
60 entrenadores de distintos deportes (Gallardo y Rodrigo, 1999)

Estos datos muestran que el volumen de repeticiones que se emplea por lo


general en el entrenamiento abdominal no es tan elevado como suele
pensarse.
De los estudios consultados ninguno ha comparado diferentes volúmenes
de entrenamiento abdominal. No obstante, se pueden encontrar algunas
propuestas en la literatura de divulgación. Brittenham y Brittenham (1997),
proponen entrenar la musculatura abdominal de 4 a 6 días por semana (2-3
días de trabajo y 1 día de descanso) con un volumen que oscila entre 200 y
450 repeticiones por sesión, dependiendo de la orientación del trabajo
(acondicionamiento-tonificación abdominal, de 2 a 3 días semanales; fuerza
abdominal, de 1 a 2 días; y fuerza explosiva abdominal, de 1 a 2 días). El
programa Legendary Abs (Robinson y Miller, 1997) orientado a población con
un buen acondicionamiento abdominal propone 4 entrenamientos semanales (2
días de trabajo seguidos y 1 día de descanso), con un volumen de 150-250
repeticiones por sesión. Sin embargo, en dicho programa, el trabajo es muy
general, no teniéndose en cuenta la especificidad de cada deporte.
Según Boucher (1999), los músculos posturales (como los abdominales y
dorsales) son solicitados durante largos períodos de tiempo a niveles bajos de
fuerza (50% o menos), por lo que debe entrenarse su resistencia, empleando
para ello un volumen elevado y una intensidad baja. Este autor realiza esta
afirmación sin aportar datos u evidencias que la corroboren. Nuestros estudios
nos han indicado todo lo contrario, aunque no hemos tenido la ocasión de
comparar programas con un gran volumen y baja intensidad con los de un
volumen moderado y alta intensidad. Probablemente, la periodización de
ambos tipos de dinámicas a largo plazo sea la opción más conveniente.

Página 70
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

4.3.4. PERIODIZACIÓN

Por otro lado, se ha de tener en cuenta que los objetivos y demandas de


entrenamiento en población sedentaria y deportista son muy diferentes. Los
últimos necesitan mantener los niveles de fuerza y resistencia abdominal a lo
largo de toda la temporada, de ahí que las fluctuaciones en el volumen e
intensidad sean fundamentales. La combinación óptima de estas variables
necesita ser investigada para observar cómo se adapta la musculatura a
diferentes cargas de entrenamiento.
Por otra parte, en cuanto a la situación de los ejercicios abdominales en las
sesiones de fuerza, se pueden encontrar opiniones de autores como Mata
(1994), quien considera que antes de realizar ejercicios pliométricos es
conveniente realizar unos cuantos ejercicios abdominales para crear una
tensión que sujete mejor la columna. Esta propuesta está relacionada con la
hipótesis del air bag, que establece que el resultado del aumento de la presión
intra-abdominal al contraerse la musculatura implica una disminución en las
fuerzas de compresión sobre la columna (Plowman, 1992, Bartelink, 1957,
Morris et al, 1961, Farfan, 1975, Zatsiorsky, 1995). Sin embargo, Pope et al
(1991) han cuestionado esta hipótesis, argumentando que la presión intra-
abdominal necesaria para contrarrestar las fuerzas de compresión sobre la
columna aumentarían además las presiones en la vascularización intra-
abdominal, obstruyendo el aporte sanguíneo y resultando en una postura no
erecta.
La solución a esta discusión podría estar en la realización de ejercicios que
incidan sobre el oblicuo interno y el transverso, ya que al reforzar la fascia
toracolumbar y tirar de ella lateralmente se produce una menor tensión sobre
los músculos extensores de la espalda (Plowman, 1992, Zatsiorsky, 1995).
Además, estudios electromiográficos han mostrado que estos dos músculos se
activan mucho más que el recto abdominal al realizar tareas de levantamiento,
siendo la presión intra-abdominal principalmente creada por ellos además del
diafragma (Grew, 1980, Cresswell et al, 1992, 1993, 1994, Daggfelt y
Thortensson, 1997). Por lo tanto, la realización de ejercicios como el
sostenimiento de lado, el “parabrisas” o el de “meter barriga”, antes de realizar

Página 71
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

ejercicios pliométricos o con grandes cargas (arrancadas, cargadas,


sentadillas, peso muerto, etc...) puede ser eficaz de cara a prevenir lesiones en
la zona lumbar.
Otros autores como Sevier y Jones (1994) consideran que los ejercicios
abdominales han de realizarse después de ejercicios que impliquen un
importante control postural (ejercicios olímpicos, sentadillas) y riesgo de lesión
(Cholewicki, McGill y Norman, 1991), para evitar que una fatiga previa
abdominal desestabilice la posición erecta de la columna vertebral. Este es uno
de los objetivos del denominado entrenamiento compensatorio que será
explicado más adelante. Legg (1981), no apoya esta hipótesis aunque realizó
un estudio con sujetos no entrenados que siguieron un programa de
entrenamiento que casi no incidía sobre la musculatura oblicua o el transverso,
lo cual podría explicar por qué la presión intra-abdominal no se vio afectada.

4.4. LEGENDARY ABS: EL MÉTODO DE LA UNIVERSIDAD DE STANFORD

En nuestro país, en los últimos años ha tenido una gran aceptación el


conocido como Método de la Universidad de Stanford. Sin embargo, se ha de
destacar que la autoría de este método no parece estar avalada por ningún
estudio publicado por la prestigiosa universidad californiana como se ha
sugerido. En realidad, se trata de una publicación privada de una empresa de
Los Ángeles (California) denominada Health for Life cuya primera edición data
del año 1981. Esta publicación, denominada Legendary Abs, dice ser el
resultado de cuatro años de investigaciones en la Universidad de Stanford. Se
añade: “un equipo investigador dirigido por Jerry Robinson, estudió a cientos de
culturistas, gimnastas, practicantes de artes marciales y luchadores para
observar cómo entrenaban la musculatura abdominal. Además, los
investigadores revisaron los hallazgos de numerosos estudios fisiológicos y
biomecánicos sobre el entrenamiento abdominal”.
En nuestro conocimiento, tales estudios no se han publicado en ninguna
revista científica. Tampoco en ninguna de las fuentes consultadas se ha
encontrado alguna referencia a Jerry Robinson. Esto permite suponer que la
Universidad de Stanford no tiene una dudosa relación con dicho estudio. Sin

Página 72
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

embargo, es cierto que un estudio electromiográfico de esa época, viene


firmado por Halpern y Bleck (1979), investigadores de la División of
Orthopaedic Surgery del Stanford University Hospital. Este estudio puede
considerarse como un clásico, al ser uno de los más citados por la literatura
especializada y encontrarse en una revista de bastante prestigio (Clinical
Orthopaedics and Related Research). No obstante, en ningún momento se
hace alusión al entrenamiento abdominal, ni al mencionado Robinson y sí a los
registros electromiográficos obtenidos durante la realización de cinco ejercicios
abdominales diferentes. Además, para descartar cualquier posible relación, se
estudió una muestra de sólo cinco sujetos en lugar de “cientos” como se indica
en la publicación antes mencionada.
Una de las corrientes de más actualidad tanto en el entrenamiento deportivo
(Seirul-lo, 1976, 1994, Gambetta, 1991) como en el de la musculatura
abdominal (Brittenham, 1997, Robinson y Miller, 1997) es el sinergismo
(filosofía que promulga que la presencia de un hecho aumenta o refuerza la
presencia de otro, o dicho de otra forma: el todo es mayor que la suma de las
partes que lo componen). Según el denominado método Legendary Abs,
parece ser que, siguiendo un orden y una velocidad determinados en la
ejecución de los ejercicios, se consiguen mayores incrementos en la función
abdominal. El orden de ejecución se basa en que aquellos músculos, o
porciones de éstos, más débiles (y cuyo aislamiento es más complicado) han
de trabajarse en primer lugar para no fatigarlos desde un principio. La velocidad
de ejecución sigue tres niveles: lenta (una repetición cada dos segundos),
media (1 repetición por segundo), rápida (dos repeticiones por segundo). El
orden seguido es: ejercicios de aislamiento de la porción inferior del recto
abdominal, de la musculatura oblicua y de la porción superior del recto
abdominal. Como se ha comentado anteriormente, los autores no proporcionan
fundamentación científica a la propuesta, no obstante, ésta podría encontrarse
en los clásicos estudios electromiográficos efectuados sobre los diferentes
ejercicios abdominales (Borkowicz, 1981, Hall et al., 1990, Silvermetz, 1990,
Guimaraes et al., 1991). En la ejecución de todos los ejercicios abdominales se
implican, en mayor o menor medida, tanto la porción superior del músculo recto
del abdomen como la porción inferior. Según los estudios clásicos, en aquellos

Página 73
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

ejercicios en los que se busca un aislamiento de la porción inferior, es cierto


que se logra una mayor implicación de ésta con respecto a otros ejercicios,
pero sin embargo la porción superior sigue obteniendo unos potenciales
eléctricos mayores (ver capítulo de diferenciación funcional para ver el estado
actual de la cuestión). En consecuencia, si se realizan en primer lugar
ejercicios de aislamiento de la porción superior (donde se ha comprobado que
la porción inferior se implica mínimamente) y se fatiga a ésta, cuando se
realicen ejercicios de aislamiento de la porción inferior no se podrán ejecutar
adecuadamente, debido a la mayor implicación de la porción superior en éstos
ejercicios. Sin embargo, la justificación al mencionado orden de ejecución de
los ejercicios, puede ir también encaminada en otra dirección, la técnica de pre-
exhaustación. Ésta técnica, característica de programas de entrenamiento de
fuerza cuyo objetivo es la hipertrofia (bodybuilding), sugiere ejercitar en primer
lugar los músculos más pequeños con el objeto de conseguir una prefatiga que
permita que a la hora de ejercitar los músculos más grandes, éstos soporten
toda la carga. También se entiende como la prefatiga de un músculo mediante
un ejercicio monoarticular (de carácter analítico) para después fatigarlo
mediante un ejercicio multiarticular (de carácter global, como por ejemplo,
realizar extensiones de cuadriceps antes de un squat) (Bompa, 1993, Wathen,
1994, Cometti, 1988, García Manso et al, 1996).
En cuanto al orden de ejecución de los ejercicios se les preguntó a los
entrenadores si seguían algún orden específico o no, a lo que algo más de la
mitad contestó que sí. Asimismo, dentro de cada modalidad se encontraron los
siguientes porcentajes: fútbol (80%), aeróbic (65%), atletismo (50%),
baloncesto (40%) y balonmano (25%) (Gallardo y Rodrigo, 1999). Sorprenden
sobremanera los resultados obtenidos en fútbol que pueden indicar una amplia
divulgación de los documentos antes mencionados.
Respecto al orden específico seguido se recogieron las secuencias
expuestas en la tabla 4.2.

Página 74
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

ORDEN DE EJECUCIÓN DE LOS EJERCICIOS


Inferiores / Oblicuos / Superiores 30%
De general a específico 15%
Intercalados entre otros ejercicios 15%
Después de ejercicios (squat, etc...) 20%
Mangano 5%
Isométricos / Concéntricos / Máxima vel. 10%
De menor a mayor recorrido 5%

Tabla 4.2. Orden de ejecución de los ejercicios seguido por distintos entrenadores o
preparadores físicos de cinco modalidades diferentes (Gallardo y Rodrigo, 1999).

4.5. EL “ENTRENAMIENTO DE PALPACIÓN SISTEMÁTICA” (SYSTEMATIC TOUCH TRAINING; STT)


Introducido por Rothemberg y Rothemberg (1995), éste sistema de
entrenamiento de estimulación kinestésica, tiene como objetivos principales: la
evaluación de la tensión muscular, mediante palpaciones sobre la piel
realizadas por un sujeto externo y la focalización de la atención del sujeto
ejecutante en aquella musculatura protagonista del movimiento que realice; con
el objeto de eliminar la tensión en aquellos músculos que colaboran
secundariamente en el movimiento. El STT proporciona tanto al alumno como
al profesor un feedback instantáneo. Por otra parte, parece ser que mediante
las citadas palpaciones se facilita la función muscular, debido a la posible
estimulación de los reflejos sensomotores, el posible cambio en el orden de
reclutamiento de unidades motoras y la posible mejora en la coordinación
intermuscular entre los músculos agonistas, antagonistas y sinergistas. En
definitiva, se trata de excitar el Sistema Nervioso Central para facilitar una
contracción más fuerte y desarrollar conexiones a nivel neural.
El sistema posee siete métodos o técnicas de palpación y cinco niveles de
intensidad dependiendo de la presión aplicada sobre la piel.

Página 75
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Figura 4.1. Diferentes ejemplos de entrenamiento de palpación sistemática.

En el entrenamiento de la musculatura abdominal se utiliza para comprobar


si se mantiene una postura corporal correcta, si hay una simetría bilateral al
contraer los músculos o para saber qué tensión se genera en los músculos de
la zona abdominal, del cuello, de los brazos, de los hombros o en los flexores
de la cadera. Por otra parte, tiene un papel importante en la atención selectiva
que se consiga del ejecutante en la realización de ejercicios de aislamiento de
la musculatura oblicua, debido a la dificultad que comporta la ejecución de
éstos. Sin embargo, se necesita un mayor respaldo científico respecto a éste
sistema de entrenamiento empírico.
Miller y Medeiros (1987), realizaron un interesante estudio sobre la
influencia de un entrenamiento que incluía indicaciones multisensoriales
(auditivas, táctiles, visuales y kinestésicas). Se les indicó a los sujetos: “Este es
un ejercicio para contemplar su ombligo. A medida que encorve su espalda,
mire su ombligo, tire del mismo hacia la columna empleando sus músculos
abdominales, sintiéndolos muy tensos al realizar todo el trabajo para hacerle
descender lentamente, de forma que sus pies permanezcan en contacto con el

Página 76
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

suelo”. Además se les palpó la zona baja del abdomen para ofrecer
estimulación muscular táctil mientras realizaban la fase de descenso de un curl-
up. Los sujetos que siguieron este programa aumentaron más su actividad en
el oblicuo interno que un grupo control.
Es importante subrayar que la concentración o focalización de la atención
del sujeto es un aspecto fundamental en el entrenamiento de la musculatura
abdominal. Mayhew (1983) comprobó cómo, en el levantamiento de piernas
extendidas desde decúbito supino (ejercicio contraindicado por autores como
Silvermetz, 1990, o Kendall, 1983), si el sujeto relajaba sus extremidades
inferiores y fijaba de ésta manera la pelvis, la implicación de los músculos
abdominales era mayor. También se ha comprobado a este respecto la eficacia
de la imaginación ideocinética (ideokinetic imagery), una técnica de desarrollo
postural que implica la utilización de imágenes para mejorar el control
subcortical sobre la musculatura raquídea. Introducido por Sweigard en 1974,
el objetivo de este método es mejorar la alineación y equilibrio de las
estructuras esqueléticas por medio de técnicas de visualización (Fairweather y
Sidaway, 1993). Estos autores, realizaron un interesante estudio sobre esta
técnica a la que unieron ejercicios de concienciación cinestésica (kinesthesic
awareness) que focalizaban la atención sobre la musculatura abdominal. Así,
se comparó la influencia de estas técnicas con la de un programa combinado
de flexibilidad y ejercicios abdominales clásicos en la mejora de la lordosis
lumbar. Después de tres semanas de entrenamiento, se encontró que el
programa de visualización provocó una corrección postural (produciendo un
ángulo más obtuso entre la región lumbar y la sacra) y redujo el dolor en la
zona lumbar. Por el contrario, el programa que combinó ejercicios de
flexibilidad con ejercicios abdominales, no produjo efectos positivos sobre los
ángulos espinales. Parece ser, según estos autores, que se necesita un mayor
tiempo de aplicación para observar los efectos de este tipo de programas.
Debido al interés de este método se expone a continuación la dinámica del
mismo:
Los sujetos realizaron 15 minutos de entrenamiento, tres días a la semanas,
durante 3 semanas. Antes de realizar las técnicas específicas, se realizaron
ejercicios de relajación de la musculatura profunda. La primera actividad

Página 77
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

intentaba dirigir la atención hacia la respiración. Se les dijo a los sujetos que, al
exhalar, sus pechos se hacían más y más pesados. La segunda actividad
implicó la alternancia de acciones excéntricas y concéntricas de varias regiones
corporales. Estas acciones fueron mantenidas durante 5 seg y al reducir la
tensión se les pidió que sintiesen pesadez en la región previamente activada
mientras exhalaban. El orden de los ejercicios de tensión fue: manos, piernas,
glúteos y abdominales para finalizar con la cara, el cuello y los hombros.
Después se les pidió a los sujetos que imaginasen su lugar favorito, un lugar en
el que les gustaría estar solos sin ninguna preocupación. Se les pidió imaginar
los sonidos, olores y escenarios típicos de ese lugar para disfrutar de 1 minuto
de relajación total.
Después de la relajación y antes de la imaginación ideocinética, se les
colocó dos objetos en la zona abdominal durante 20 segs indicándose su peso.
El primer objeto fue un balón medicinal de 1,8 kgs y el segundo un volante de
bádminton. Se les dijo que, con la práctica, durante la exhalación podían hacer
que ambos objetos se notasen más pesados y que la espalda baja debía estar
ahora totalmente en contacto con el suelo. Después de estos ejercicios, se
realizaron cuatro técnicas de visualización siguiendo el protocolo de Sweigard
(1974). Primero, los sujetos visualizaron sus glúteos como barras de pasta
cruda que se deslizaban hacia los talones. Después, se imaginaron echados en
un tobogán de forma que su parte curva final presionase contra sus muslos. En
esta posición después imaginaron sus glúteos deslizándose hacia abajo para
ajustarse a la parte curva del tobogán, aumentando así la presión de la curva
final de éste contra la parte trasera de los muslos y el abdomen. En tercer
lugar, visualizaron sus troncos como un sándwich; con una base, una capa de
relleno y una tapa. Empleando esta visión, después imaginaron que la base se
deslizaba hacia abajo. Finalmente, los sujetos imaginaron cada lado de su
pelvis como una noria de agua moviéndose en el sentido de las agujas del reloj
hacia la cabeza.
Se concluye por lo tanto en que el método de imaginación ideocinética en
combinación con ejercicios de concienciación cinestésica corrige las malas
posturas y reduce el dolor de espalda baja.

Página 78
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

4.6. MÉTODO DE ESTABILIZACIÓN ESPINAL SEGMENTARIA

En la última década se ha producido una auténtica revolución en cuanto al


tipo de musculatura que debe trabajarse de cara a prevenir o rehabilitar el
temido low back pain (dolor de espalda baja) que ya Frymoyer (1988) indicó
que afectaba en algún momento de la vida al menos a un 80% de la población.
Un grupo de investigadores australianos de la Universidad de Queensland
(Richardson, Jull y Hides) y del Instituto de Investigación Médica Príncipe de
Gales de Sydney (Hodges y Gandevia) han realizado grandes aportaciones
con el denominado método de Estabilización Espinal Segmentaria. Este es un
método diseñado para intentar mejorar específicamente tanto la estabilidad
como el control articular en lugar de entrenar movimientos funcionales. Es una
nueva forma de hacer llegar el ejercicio terapéutico al paciente, de forma que
puede ser en muchas ocasiones la antítesis de los hasta ahora empleados
métodos de entrenamiento para mejorar la fuerza y resistencia de la zona.
Si se quiere mejorar la estabilidad espinal la atención se debe focalizar en
los músculos que controlan las articulaciones lumbar y lumbosacra en lugar de
en aquellos que van desde el tórax a la pelvis. Estos músculos son los
multífidos, el transverso y posiblemente la porción del oblicuo interno que se
inserta en la fascia toracolumbar. Sin embargo, esto no quiere decir que no se
haya de trabajar la musculatura superficial, ya que ésta tiene una función global
en la estabilización de la columna al minimizar las cargas que llegan a la misma
(Richardson, Jull, Hodges y Hides, 1999). Estos autores presentan un ejemplo
muy claro empleando la analogía de la columna como un mástil
multisegmentado. La musculatura larga como el recto abdominal o los
extensores toracolumbares pueden ser considerados como las cuerdas que
equilibran el mástil, mientras que la musculatura profunda proporciona la
transmisión y soporte entre cada segmento del mástil. Sirve de poco tener unas
cuerdas fuertes si existen deficiencias en las conexiones entre los segmentos;
el mástil se partirá por su punto más débil, el segmento intervertebral lumbar
más débil (ver figura 4.2).

Página 79
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Figura 4.2. Analogía de la columna con un mástil multisegmentado soportado por cuerdas y
conexiones entre los segmentos (Richardson et al, 1999)

Los ejercicios que inciden sobre estas regiones son analizados con más
detalle en el capítulo 3.

4.7. EL TRABAJO COMPENSATORIO ABDOMINAL

El trabajo compensatorio consiste en ejercitar aquellos grupos musculares


que no han sido trabajados durante una sesión o una temporada. Los ejercicios
compensatorios suelen realizarse en períodos transitorios y en aquellos
deportes en los que es fácil desarrollar un desequilibrio muscular como el tenis,
el fútbol o el ciclismo (Bompa, 1993). Según Seirul-lo (1997) los ejercicios
compensatorios o complementarios evitan que los ejercicios agresivos tengan
un carácter tan agresivo y siempre han de estar en relación con el ejercicio
básico o de construcción muscular (ver apartado 3.9). La musculatura que más
se ejercita en éste tipo trabajo es, usualmente, la abdominal, aunque también
deben incluirse ejercicios que impliquen a la musculatura antagonista y a la
estabilizadora (aquellos pequeños músculos que se encargan de estabilizar las
articulaciones) (Bompa, 1993). Por lo tanto, es importante realizar ejercicios
abdominales después de sesiones donde la columna vertebral haya soportado
cargas agresivas (pliometría, ejercicios de halterofilia, etc...) de cara a
compensar esa agresividad. Los ejercicios compensatorios abdominales no
persiguen el mismo fin fortalecedor de los ejercicios incluidos en un
entrenamiento abdominal específico, de ahí el que haya que subrayar una

Página 80
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

diferenciación entre ambos. Entre los ejercicios abdominales, aquellos que


incidan preferentemente sobre el oblicuo interno y el transverso serán los que
mayor capacidad tengan para compensar la sobrecarga en la zona lumbar (ver
capítulo 3).

4.8. OTROS MÉTODOS

4.8.1. MÉTODO DE MANGANO

Ideado por este autor italiano debido a las exigencias de atletas, adultos
sedentarios, mujeres tras el embarazo y adolescentes, con el objeto de
recuperar en corto tiempo y de manera permanente el tono de la musculatura
abdominal (Mangano, 1996). Sigue una dinámica similar al método Legendary
Abs en cuanto al orden de ejecución de los ejercicios aunque intercala entre los
ejercicios dinámicos, ejercicios estáticos (ver figura 4.3).

Figura 4.3 Resumen del método de Mangano (Mangano, 1996)

Página 81
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

En el estudio 2 de esta tesis se pudo comprobar la efectividad de


programas similares a los incluidos en este método después de sólo dos
semanas de entrenamiento. Sin embargo, en ese período de tiempo no se
observaron diferencias significativas con respecto a un programa de
entrenamiento dinámico similar al Legendary Abs.

4.8.2. PROGRAMA SOLJA

Otra de las publicaciones divulgativas que incluyen métodos de


entrenamiento abdominal es la de Angulo (1999) y su programa SOLJA. Este
programa es muy similar a los anteriormente citados, aunque incluye una
mayor cantidad de ejercicios ordenados de la siguiente manera:
-Transverso y ejercicios respiratorios
-Abdominales inferiores
-Inferiores-cruzados
-Inferiores-superiores
-Cruzados
-Superiores
Como los demás programas no se aporta ningún estudio que valore la
supuesta superioridad con respecto a los demás que defiende.

4.8.3. MÉTODO THE CRUNCH

Propuesto por Amen y Dobinson (1994) incluye cuatro niveles de menor a


mayor dificultad: iniciación, fortalecimiento, progresión y “el desafío”.
Sorprendentemente, incluye escasos ejercicios para incidir preferentemente
sobre la porción inferior del recto abdominal y sólo en los dos primeros niveles.
No parece seguir ningún orden de ejecución en particular.
Por lo tanto, se trata de la sucesión de una serie de ejercicios más que de un
programa con una dinámica específica.

Página 82
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

4.8.4. MÉTODO F.L.A.T.

Propuesto por Norris (1996), este método es el denominado Functional


Load Abdominal Training (Entrenamiento Abdominal de Carga Funcional). En
un principio busca la estabilización del tronco, mediante la ejecución de
ejercicios posturales, para después progresar a ejercicios más clásicos o a los
de potencia. El F.L.A.T. consta de tres niveles e incluye tanto trabajo
concéntrico como isométrico y excéntrico. Sin embargo, no especifica ningún
tipo de orden de ejecución de los ejercicios.

4.9. EQUIPAMIENTO ABDOMINAL

En la sociedad actual existe una clara tendencia por poseer un cuerpo


perfecto y cincelado, al más puro estilo griego que, habiendo trascendido al
concepto de moda, se ha convertido en una auténtica obsesión colectiva. Si
hay una parte del cuerpo donde se exacerba dicha obsesión, es la región
abdominal, debido a evidentes razones estéticas.
Aprovechándose de la situación, han aparecido en los últimos años un
sinfín de artilugios, pseudomáquinas, electro-estimuladores, fajas, cremas,
etc..., que prometen conseguir, incluso en semanas, el ansiado vientre liso. La
invasión de este tipo de productos que conlleva un alto grado de marketing
engañoso, obliga a conocerlos para poder aconsejar a aquellas personas que
están bajo nuestro cuidado. A continuación se realizará un análisis de este
equipamiento.

4.9.1. AB-FLEX

En este aparato lo primero que habría que analizar es su nombre, debido a


que en su ejecución no se realiza en ningún momento, una flexión o
enrollamiento de la musculatura abdominal, que es la función principal de esta
musculatura (Kapandji, 1973). Por el contrario, se realiza una acción
isométrica, que podría realizarse igualmente sin este aparato y una pequeña
extensión del tronco exacerbando la lordosis lumbar fisiológica. Como puede

Página 83
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

observarse en la figura 4.4, es más un ejercicio de remo, donde se ejercita la


musculatura flexora del brazo y la dorsal, que un ejercicio abdominal como se
indica en la publicidad.

Figura 4.4. El Ab-flex solicita a la musculatura abdominal isométricamente, solicitando más a


los brazos y a la musculatura dorsal. Su diseño incita a realizar una hiperextensión lumbar.

El concepto que más podría interesar de este aparato es la estimulación


kinestésica que produce al presionar la zona abdominal, sin embargo, dicha
estimulación puede realizarse de manera más efectiva mediante el STT
comentado con anterioridad (Systematic Touch Training) (Rothemberg y
Rothemberg, 1995).
Por otro lado, es obvio que si al realizar un curl-up se coloca este aparato
de manera que ofrezca resistencia en el recorrido de subida (concéntrico), la
implicación de la musculatura abdominal será mayor, al igual que ocurriría si un
compañero colocara sus manos sobre nuestros hombros impidiéndonos subir
(Beim et al, 1997).

4.9.2. BALANCÍN (AB-POWER, AB-ROLLER )

En alguno de estos balancines se parte de una flexión del tronco de unos


30º, lo cual va en contra de la kinesiología de este ejercicio ya que la
musculatura abdominal actúa como principal durante los primeros 30º, entre los
30º y 45º hay un trabajo mixto y a partir de los 45º son los flexores de la cadera
los que toman el protagonismo (Mutoh et al, 1983, Ricci, et al., 1981).

Página 84
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

Por otra parte, el diseño del aparato favorece el incremento de la inercia,


con lo cual disminuye la intensidad y el control del ejercicio, aumentando así el
riesgo de lesión a nivel lumbar en persona no experimentadas (Segal, 1983).
Lo más positivo de este aparato es que se evita la posible excesiva tensión
de las manos a nivel del cuello. De hecho, se ha comprobado cómo la
activación del esternocleidomastoideo es significativamente menor en este
ejercicio que en el curl-up (Whitting et al, 1999, Warden et al, 1999). Sin
embargo hay otras formas de erradicar esta tensión en los ejercicios
tradicionales como se analiza en el capítulo 3.

Figura 4.5. El diseño de algunos balancines elimina los primeros grados de flexión del tronco y
aumenta la inercia, por lo que la intensidad y el control del ejercicio pueden disminuir.

Recientemente han surgido distintos estudios que han registrado la


respuesta electromiográfica que provoca este ejercicio en comparación con los
enrollamientos de tronco. Los resultados son dispares. LaPier et al (2000),
encontraron que el curl-up es más efectivo a la hora de solicitar la musculatura
abdominal que el balancín. Whitting et al (1999), encontraron una mayor
activación sólo en la porción superior del recto abdominal al realizar un curl-up
que cuando se empleó el balancín. Warden et al (1999), encontraron que el
balancín provocó una actividad electromiográfica significativamente mayor que
el curl-up en la porción superior del recto abdominal. Por otro lado, no
encontraron diferencias significativas en la activación de la porción inferior del
recto abdominal y en el oblicuo externo. Las diferencias entre los resultados
obtenidos por estos estudios pueden deberse a que los balancines empleados
fuesen distintos en su diseño. Algunos balancines presentan una curvatura que

Página 85
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

elimina los primeros grados de enrollamiento pudiendo influir en una menor


actividad.
Sin embargo, algunos autores subrayan la importancia de la motivación que
aporta la utilización de este tipo de equipamiento a la hora de seguir un
programa de entrenamiento (Demont et al, 1999, Warden et al, 1999).

EMGrms
EMGrms
0.8
0.8

RA1
RA1

0.6
0.6

RA2

EMG[mV]
RA2
EMG[mV]

0.4
0.4

RA3 RA3

0.2 0.2

RAL2 RAL2

0.0 0.0
7.30 7.87 8.44 9.01 10.57 11.05 11.54 12.02

Time[s] Time[s]

Figura 4.6. Registro electromiográfico al realizar a la velocidad personal del sujeto un curl-up
(izquierda) y un curl-up con balancín (datos personales no publicados). Se puede comprobar
cómo la porción más craneal (en verde) se destaca de las demás cuando se emplea el
balancín.

4.9.3. ELECTROESTIMULADORES

Este sistema pretende, mediante la colocación directa de electrodos sobre


la piel de la musculatura abdominal, sustituir el impulso nervioso natural por
uno proveniente de un generador de corriente eléctrica, produciendo
contracciones musculares estáticas e involuntarias. (Wazny, 1974)
Su utilidad en el campo de la rehabilitación y recuperación muscular así
como complemento al entrenamiento de fuerza en el rendimiento deportivo
queda fuera de duda (Dellito, 1989; Siff, 1990; Mishchenko y Monogarov,
1995). Sin embargo, su utilidad como único medio de entrenamiento a realizar
por personas sanas es bastante dudoso. Según los estudios clásicos, las
mejoras que se obtienen mediante la electroestimulación son a nivel de fuerza
isométrica y no superiores a las que se obtendrían con un entrenamiento
clásico (Massey et al, 1965, Currier et al, 1979, Romero, et al, 1982, Fahey, et
al, 1985, Wolf et al, 1986). No obstante, en algunos estudios más recientes se

Página 86
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

han encontrado mayores ganancias de masa muscular después de emplear un


programa de electroestimulación en comparación con uno dinámico (Ruther et
al, 1995).
En cuanto a la musculatura abdominal, sólo se ha podido consultar un
estudio que compare la efectividad de la electroestimulación con un programa
dinámico en la mejora de la función abdominal (Alon et al, 1987). Así, estos
autores estudiaron durante cuatro semanas a 32 sujetos divididos en cuatro
grupos (grupo de electroestimulación, grupo de entrenamiento abdominal,
grupo combinando concurrentemente los dos anteriores y grupo control). El
grupo que empleó la electroestimulación de manera concurrente con un
entrenamiento voluntario fue el que mayores mejoras obtuvo. Estos autores
citan además un abstract donde se obtuvieron resultados positivos en la
resistencia abdominal después de aplicar electroestimulación en la musculatura
abdominal aunque sin comparar con otros métodos (Iehl et al, 1984) y otro
donde no se observaron diferencias significativas en las ganancias de fuerza
provocadas por la electroestimulación con respecto a un grupo que realizó
ejercicios abdominales (Aikman et al, 1985).
Sin embargo, lo que más llama la atención a los consumidores potenciales
es que en la publicidad de estos aparatos le prometen reducir michelines,
rápidamente y sin ningún esfuerzo... Reducir grasa de forma localizada es,
como se verá más adelante, una empresa difícil, pero pretenderlo hacer sin
gasto calórico alguno se convierte más en un reto imposible. La
electroestimulación o método isotrónico parece implicar poco gasto calórico
debido a su carácter involuntario (Mishchenko y Monogarov, 1995), y es
precisamente por esto por lo que es discutible su utilidad como reductor de
grasa corporal. Hay que recordar que la utilización de grasa como principal
fuente energética se realiza bajo control metabólico y sólo parece ocurrir en
condiciones aeróbicas (Stefanick, 1993).
Sin embargo, según Segura (1998) la combinación de electroestimulación
con ejercicio aeróbico de larga duración e intensidad moderada (por ejemplo en
cicloergómetro) podría ser el único método para obtener la ansiada reducción
de grasa localizada en la zona abdominal. No se ha encontrado ningún estudio
que corrobore esta hipótesis aunque investigaciones de González de Suso

Página 87
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

(comunicación personal) empleando resonancia magnética nuclear y nuestros


(de caso único, datos sin publicar) observaron la mencionada reducción de
grasa localizada. Sin embargo, en nuestro estudio, las técnicas de medición de
la grasa corporal (pliegues cutáneos) y la falta de grupo control, nos impiden
aceptar sin reparos la hipótesis de reducción de grasa localizada mediante este
método. Esta es una línea de investigación muy interesante y que podría
conseguir fondos y recursos de cualquier empresa relacionada con el mundo
del fitness.

Figura 4.7. La electroestimulación es un método interesante como complemento y en la


rehabilitación de lesiones pero no parece producir una reducción de la grasa abdominal por si
sola.

4.9.4. LAS FAJAS DE NEOPRENO Y LAS PRENDAS DE PLÁSTICO

Estas prendas provocan un aumento de la temperatura corporal y como


consecuencia un aumento de la sudoración para intentar regular la
temperatura. El sudor al evaporarse hace disminuir la temperatura corporal,
pero como estas prendas dificultan la evaporación consiguen que la
temperatura suba de forma peligrosa (golpe de calor) para el tipo de personas
que las utilizan. Además, pueden ocasionar una deshidratación que
comprometería seriamente la función cardiovascular (McCardle, Katch y Katch,
1991).

Página 88
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

Partiendo de la misma suposición que los anunciantes de


electroestimuladores, pretender una reducción local del panículo adiposo, se le
une el aspirar a perder grasa mediante un incremento de la sudoración. Es
cierto que hay una momentánea pérdida de peso en forma de líquido, que
puede alcanzar los 3 litros por hora, pero éste se repone cuando el sujeto se
hidrata después. (McCardle, Katch y Katch, 1991)
Aunque las fajas pudieran tener un papel analgésico en la rehabilitación de
lumbalgias al aumentar la temperatura y circulación en la zona, el reclamo
publicitario las califica como reductoras de grasa, lo cual es un engaño al
consumidor.

Figura 4.9. Los trajes de plástico (izquierda) y las fajas de neopreno (derecha) prometen una
reducción de grasa que parece contradecir todo argumento fisiológico.

4.10. LA REDUCCIÓN DE GRASA LOCALIZADA EN EL ABDOMEN

Sería difícil encontrar a algún profesional de la actividad física o salud que


no hubiese recibido alguna vez la pregunta: ¿cómo puedo eliminar la grasa
localizada en el abdomen? De ahí el interés que tiene realizar unos breves
comentarios sobre el tema.
Lo primero que se ha de tener en cuenta es que el panículo adiposo y la
musculatura abdominal no forman un todo, se encuentran en diferentes
compartimentos. Es por esta razón por la que un entrenamiento localizado de
la musculatura abdominal no parece reducir por si sólo la grasa del panículo

Página 89
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

adiposo (Thomas y Ridder, 1989; Katch et al., 1984). Sin embargo, también es
cierto que ninguno de los estudios consultados ha puesto a prueba un
programa con un gran volumen de repeticiones durante un largo período de
tiempo. Son conocidos los casos de deportistas que realizan miles de
repeticiones diarias, por lo que sería interesante observar qué adaptaciones
provoca este tipo de entrenamiento y si realmente es necesario.
Los ejercicios abdominales al ser localizados requieren un gasto energético
reducido que limita la movilización de grasa El gasto calórico de 20
repeticiones de un curl-up es de unas 9 Kcal (Brungardt, 1993). Un
entrenamiento intensivo de 27 días con un total de 5004 repeticiones significó
sólo un gasto total de 1400 Kcal. (Katch, et al., 1984).
Sin embargo, es evidente que una buena musculatura abdominal
mantendrá más firme la zona que si estuviese flácida. Mediante el
fortalecimiento de los músculos oblicuos se puede conseguir aplanar la zona
abdominal. Estos músculos poseen una disposición opuesta en la dirección de
sus fibras, lo cual produce, si se hipertrofian éstas, un tirón lateral que logra
arrastrar hacia adentro el recto abdominal. Así, se forma un corsé alrededor del
abdomen que es el responsable del contorno abdominal (Kapandji, 1973;
Zatsiorsky, 1995).
Algunos autores como Despres, et al. (1985) o Nindl, et al. (1996) han
observado cómo los ejercicios aeróbicos son capaces de influir en la
movilización de grasa abdominal en una mayor proporción que en otras
regiones corporales. Este hecho se debe en parte a la mayor cantidad de
receptores β-adrenérgicos (activadores) que hay en la zona abdominal
(Stefanick, 1993, DiPietro, 1995). Si a los ejercicios aeróbicos le unimos una
dieta hipocalórica habrá una mayor reducción en el % de grasa corporal
(Pavlou et al., 1985).
Por lo tanto, parece evidente que para contestar a la pregunta propuesta,
deberíamos diseñar un plan de entrenamiento con sesiones aeróbicas de entre
30 y 45 minutos (valdría en un principio la marcha rápida) unidas a una dieta
hipocalórica. El fortalecimiento de la musculatura oblicua puede ayudar en el
aspecto estético al desarrollar el contorno abdominal (ver figura 4.8).

Página 90
Julio Tous Fajardo Teoría y metodología del entrenamiento abdominal Capítulo 4

Figura 4.8. Demostración de cómo los músculos oblicuos forman el talle abdominal por la
disposición de sus fibras. En los gráficos inferiores observamos cómo si la disposición fuera
paralela la forma del talle sería cilíndrica. (Kapandji, 1973)

Por otro lado, como se ha comentado en el apartado de electroestimulación,


la combinación de éste método de entrenamiento concurrentemente con
ejercicio aeróbico de baja intensidad y larga duración podría ser efectiva para
lograr el objetivo deseado de reducir grasa localizada en el abdomen.

Página 91
Julio Tous Fajardo Test de valoración funcional abdominal Capítulo 5

5. TESTS DE VALORACIÓN FUNCIONAL ABDOMINAL

5.1. INTRODUCCIÓN

La valoración de la función muscular con el objeto de determinar los niveles


de forma física para así poder prescribir el ejercicio físico a realizar, es un
apartado fundamental tanto en el entrenamiento deportivo como en el currículo
del área de educación física (Knudson, 1999). Aunque es importante ejercitar
todos los grupos musculares para mejorar el rendimiento físico, la musculatura
abdominal ha recibido un especial interés debido a su posible relación con la
salud en la zona lumbar (Biering-Sorensen, 1984, Videman et al, 1989). Así, se
ha considerado que la resistencia muscular abdominal es más importante que
la fuerza máxima abdominal desde el punto de vista funcional (McGill, 1998).
Sin embargo, de los campos de estudio relacionados con la musculatura
abdominal, el referente a su valoración funcional es el que probablemente
suscite mayores controversias. El primer problema que puede encontrarse es la
carencia de tests diseñados para la población físicamente activa. Existen
numerosos estudios para cuantificar la fuerza abdominal, pero relativos a
sujetos con patologías raquídeas o a trabajadores, pero en cuanto a población
deportista la literatura científica es escasa (Andersson, Sward y Thorstensson,
1988).

Figura 5.1. Test clásico de flexiones profundas (sit-ups) en 1 minuto.

Tradicionalmente, se ha administrado el test de flexiones profundas de


tronco (sit-ups) con las piernas flexionadas y sujetas para valorar la función

Página 94
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

abdominal. Este test solicita más a los flexores de la cadera y debido a su


duración (1 minuto) favorece la aparición de movimientos balísticos, por lo que
se ha ido sustituyendo por distintos tests de enrollamientos de tórax (curl-ups)
en la mayoría de baterías.
Por otro lado, la interpretación de los resultados obtenidos en los tests se
presenta como un problema importante, ya que no se ha establecido una
relación entre estos resultados y la salud o forma física de los sujetos
(Knudson, 1999). Así, no se ha encontrado una asociación entre los resultados
obtenidos en un sit-up con piernas flexionadas y la incidencia de dolor lumbar
en adultos después de 10 años de seguimiento (Jackson et al, 1998).
La validez, fiabilidad, dificultad y correlaciones entre distintos tests serán
otros aspectos a analizar en este capítulo.

5.2. TIPOS DE TESTS

Se pueden encontrar diferentes formas de medir la función abdominal:

a) Dinámicamente:
-Test de tiempo (a 30 segs, 1min., etc...) controlando o no (all-out) la cadencia.
-1RM en máquina isoinercial (resistencia variable) o de resistencia constante.

b) Isométricamente: con dinamómetros o sensores de fuerza (strain gauge).

c) Isocinéticamente:
-Kin Com Test (dinamómetro isocinético; resistencia acomodada).Utilizado por
Hall et al (1992).
-Cybex II (introducido por Davies y Gould en 1982)

En los cuadros 5.1 y 5.2 se exponen los tests más significativos, no


obstante, para mayor información se recomienda la excelente revisión realizada
por Beimborn, Mathew y Morrissey (1987).

Página 95
Julio Tous Fajardo Test de valoración funcional abdominal Capítulo 5


FUENTE SUJETOS TESTS VALIDEZ FIABLIDAD OBSERVACIONES

Hall et al.(1992) No se especifican Kraus-Weber. Piernas Intervienen los flexores


extendidas, se lleva el de la cadera
tronco a 90º

1110v+h;30-65a. Resistencia abdominal Test-retest a 1 año


Malkia (1983) muestra aleatoria dinámica (sit-ups en r = .92
poblac. finlandesa 1´)

1.Resist.isom.abdomin 1.Fiabilidad .intraobserv.


al sostener curl-up un r (test1)= .93
máximo de 240segs. Kappa (test2)= .57
Hyytiainen et 30v.(35-44a.)
2.Fza.dinámica 2.Fiabilidad interobserv..
al.(1991) trabajadores
abd.,curl-up cualtativo, r (test1)=.93
6 grados (Java,1983) kappa (test2)=.78
3.Test-retest no dif. sig.

1.Sit-up cualitativo, 4
Smidt et al.(1986) 38v (25a.)+43h (25a). grados.
2.Descenso piernas
cualitativo, 5grados.

1.Curl-up dedos 25% de jóvenes


alcanzan rótula Test-retest 2-3 días hicieron
2.Curl-up dedos resultó máx.(120reps).La
Faulkner et. al.(1989) 126v+136h (18-69a)
deslizan 12cm consistentemente mejor mayoría de 3ª edad
para el test 1 no puede hacer ni
una rep. 10-20%
dolor post-test.

Cuadro 5.2. Distintos tests de valoración de la musculatura abdominal (continuación).

Página 95
Julio Tous Fajardo Test de valoración funcional abdominal Capítulo 5

FUENTE SUJETOS TESTS VALIDEZ FIABILIDAD OBSERVACIONES


Andersson et al. 57v+14v atl.suecos Isocinético Cybex II Sólo en Los gimnastas
(1988) elite. 87v normales de Thorstensson y condiciones No especificada obtuvieron los
de control Nilsson (1982) isocinéticas valores + elevados
12v+12h
Robertson y saludables de 22- r(v) = .93
Magnusdottir Curl-up deslizando Alta según los
31a.(v) y 22- dedos 3" registros EMG r(h) = .94
(1987) 39a.(h)
v y h estudiantes Curl and twist con Induce a más r(v) = .91
Noble (1975) de universidad pnas flexionadas actividad en r(h) = .81
no sujetas oblicuos
Curl-up de cuello y Baja debido a la r (v univ).= .71
v universitarios, espalda alta, acción de los r baja para
Vincent y Britten secundaria. y permaneciendo flexores de la secund. y primaria.
(1980) primaria estáticamente un cadera
tiempo
AAPHERD(1980): No mide fuerza o r (interclase) = .84
143v+57h sit-ups en 1´rodillas resistencia sino r (intraclase) = .91
Dinucci et al. flex y brazos en potencia. Es
(1990) estudiantes de EF
cruz, pnas inapropiado para
sujetadas adultos

Cuadro 5.1. Características de distintos tests de valoración de la musculatura abdominal

Página 94
Julio Tous Fajardo Test de valoración funcional abdominal Capítulo 5

5.2. LA VALIDEZ DE LOS TEST DE FUERZA Y RESISTENCIA ABDOMINAL

Los tests para valorar la fuerza y resistencia abdominal disponibles en la


actualidad poseen una discutible validez. Hall et al (1992) y Knudson y
Johnston (1995) critican la validez de los tests debido a que éstos se describen
como valoradores de la fuerza y resistencia abdominal, cuando se deberían
considerar (mientras no haya un estudio científico que lo corrobore) como tests
de potencia muscular abdominal.
Quinney et al. (1984; en Dinuci, 1990) criticaron el CTSF (Canadian
Standarized Test of Fitness) por considerar que éste valoraba la potencia y no
la fuerza y resistencia (este test es el clásico donde se pide al sujeto realizar el
mayor número de repeticiones en un minuto con las piernas sujetas). Faulkner
y Stewart (1982) añadieron a la crítica el ser inapropiado para poblaciones
adultas.

5.3. LA DIFICULTAD DE LOS TESTS

Otro aspecto a considerar es la dificultad que supone un test para la amplia


variedad de capacidades que poseen los sujetos. Safrit et al (1992), realizaron
un estudio al respecto con una muestra de 426 estudiantes de E.F.,
administrando 18 tests diferentes de tal forma que 6 de éstos eran diferentes
en alguna de sus características. Los tests se realizaron bajo tres condiciones:
pies sujetos, pies no sujetos y en tabla inclinada (30º de angulación). Cada test
medía el número de repeticiones en un minuto, estableciéndose un nivel de
dificultad según un criterio preestablecido (El modelo de Rasch Poisson; que es
un modelo de un parámetro logístico que puede ser utilizado cuando el
resultado de lo observado es el número de respuestas correctas en un período
determinado). Lógicamente aquellos tests en los que se sujetaban las piernas
ofrecieron una dificultad menor, debido a la acción coadyuvante de los flexores
de la cadera. Por otra parte, no se encontraron diferencias significativas entre
los tests en tabla inclinada y sin tabla. El test de Robertson (1987) resultó ser
de uno de los que menor dificultad entrañaba (ver apartado 5.6).
Por otro lado, para Safrit et al. (1992), los tests para medir la fuerza y

Página 96
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

resistencia abdominal no es apropiado que sean dicotómicos debido a dos


razones:
-Los datos deben ser dicotomizados artificialmente antes del análisis.
-Los tests de valoración abdominal consisten en realizar tantas repeticiones
como sea posible en un tiempo determinado.

5.4. LA FIABILIDAD DE LOS TEST

La fiabilidad es otro aspecto clave, sin embargo se encuentran fiabilidades


altas en test considerados como erróneos por la mayoría de autores. En los
cuadros 5.1 y 5.2 se aportan las fiabilidades de cada test siempre y cuando
hayan sido establecidas.
Aunque se sigan estrictamente las directrices de los test de enrollamientos
de tórax en un minuto, estos parecen tener un error estándar de 5 a 9
repeticiones. Así, algunos autores consideran que sólo puede considerarse una
variación en los resultados cuando hay un cambio en los mismos de 10
repeticiones (Moreland et al, 1997, Knudson, 1999).

5.5. CORRELACIÓN ENTRE LAS MEDIDAS DE FUERZA OBTENIDAS ISOCINÉTICAMENTE Y LAS


OBTENIDAS EN LOS TESTS CLÁSICOS DE ABDOMINALES

Debido a su alta reproducibilidad, en la literatura existe una gran cantidad de


trabajos que valoran la fuerza en condiciones isocinéticas (resistencia
acomodada). Sin embargo, se ha de tener precaución a la hora de interpretar y
relacionar los datos obtenidos en estas condiciones.
Hall et al (1992), realizaron un estudio para comprobar la relación entre los
clásicos tests para medir la función abdominal y los que medían la fuerza
isocinética máxima abdominal. Para ello se administraron los tests de Kraus-
Weber, el de Robertson y el de la AAPHERD y fueron comparados con el Kin-
Com Test (isocinético). La correlación existente entre las medidas de fuerza
isocinética máxima y los tests clásicos resultó ser muy baja, de lo cual se
puede deducir que si se aceptan los valores isocinéticos máximos como un
criterio de medida de la fuerza abdominal, el uso de los tests citados queda en
entredicho. No obstante, ha de tenerse en cuenta que los test para valorar la

Página 97
Julio Tous Fajardo Test de valoración funcional abdominal Capítulo 5

función abdominal son dinámicos y el Kin-Com Test isocinético, de ahí la pobre


correlación obtenida (Knudson y Johnston, 1995).
Curiosamente, en éste estudio se obtuvieron mayores correlaciones entre el
test de Kraus-Weber y el de la AAPHERD con las medidas de fuerza
isocinética que con el test de Robertson, cuando parece demostrado según
numerosos autores, que los dos primeros tests implican fuertemente a los
flexores de la cadera debido a que exigen un ROM (rango de movimiento) casi
completo que la musculatura abdominal no puede realizar debido a que no
cruza la articulación iliofemoral (Hall et al., 1992, Norris, 1993).

Figura 5.2. Dinamómetro isocinético CYBEX 6000.

Otro problema de la valoración isocinética es la velocidad óptima para medir


la fuerza abdominal que, según Hall, aún está por establecer. En el estudio
anteriormente comentado se utilizó una velocidad de 15º/seg, la cual es mucho
menor que la real de un sit-up. Smith et al (1985), recopilaron las velocidades
que habían sido utilizadas con más asiduidad y encontraron que eran
generalmente lentas (60º/seg o menos). Según dichos autores estos valores no
representaban velocidades funcionales, que en algunos casos pueden exceder
los 120º/seg. No obstante, Hall et al. (1992) advierten del peligro de lesión al
aumentar la velocidad de ejecución.

Página 98
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

5.6. EL TEST DE ROBERTSON


Propuesto por Robertson y Magnusdottir (1987), su protocolo el siguiente:
a) En posición supina, brazos a los lados, antebrazos en pronación, codos
bloqueados, dedos extendidos y sin sujeción en los pies.
b) El objetivo es flexionar la espalda alta manteniendo los brazos en contacto
con un marco especial (que puede sustituirse por cinta adhesiva) situado a 3"
(7,62 cm) del dedo más largo de cada mano y después volver atrás de nuevo
de manera que la espalda alta toque:
c) el suelo, mientras los dedos (que se deslizan), pies y glúteos se mantienen
en contacto con el suelo tanto al subir como al bajar.
d) El resultado es el número de toques completos en 60 segundos.
e) Un compañero estabiliza el marco colocándose encima y contando el
número de repeticiones.

Figura 5.3. Dinámica del test de Robertson

Este test al requerir una técnica de ejecución peculiar necesita de una fase
de aprendizaje para evitar que las mejoras obtenidas después de un programa
de entrenamiento sean debidas a una mejor ejecución técnica y familiarización
con el test en lugar de a la propia intervención. Además, presenta el problema
añadido de que los sujetos pueden engañarnos y realizar un movimiento de
hombros en lugar de a nivel del tronco sin casi darnos ni cuenta. Asimismo,
ciertos sujetos tienen la habilidad para realizar movimientos explosivos creando
una inercia durante el test que les permite realizar una mayor cantidad de
repeticiones que otros sujetos con un tono abdominal mucho mayor. Por otro
lado, se le ha criticado el no ser un test de valoración de la fuerza y resistencia

Página 99
Julio Tous Fajardo Test de valoración funcional abdominal Capítulo 5

abdominal sino de potencia abdominal (Safrit et al, 1990). Sin embargo, es el


test que nos inspira más confianza de todos aquellos a los que hemos tenido
acceso.

Nivel de rendimiento Hombres Mujeres


Excelente 103-118 98-115
Bueno 87-102 80-97 Tabla 5.1. Tabla de referencia basada
en los resultados obtenidos por 151
Medio 69-86 60-97 estudiantes de E.F. en el test de
Robertson (McFarlane, 1993)
Por debajo de la media 53-68 42-59
Pobre 37-52 23-41

Con el objeto de evitar que se realice un movimiento de hombros en lugar de


uno de tórax, Diener et al (1995) han propuesto dos tests. El primero (figura
5.4) consta de un contador de repeticiones que se acciona mediante el golpeo
con la cabeza, con lo que se asegura el encorvamiento. Se obtuvo una
fiabilidad de 0,941 y un 91% de los sujetos lo prefirió al test de la figura 5.5.

Figura 5.4. Test con aparato contador (Diener et al, 1995)

El segundo test (figura 5.5.), aumenta a 8,9 cm el desplazamiento de los


dedos en el suelo con respecto a los 7,62 cm del test de Robertson. Se obtuvo
una fiabilidad de 0,964.

Página 100
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Figura 5.5. Test de Roberton modificado (Diener et al, 1995)

Otro de los test de valoración abdominal denominados parciales es el


propuesto por Jetté et al (1984) (ver figura 5.6.) En este test se elevan las
escápulas del suelo hasta que los dedos toquen las rodillas siguiendo una
cadencia de 20 reps / minuto guiada por un metrónomo. Los sujetos realizan
tantas repeticiones como sea posible (hasta un máximo de 100) sin límite de
tiempo ni descanso. El test se para inmediatamente cuando el sujeto no pueda
mantener la cadencia impuesta, muestre una mala técnica o si los talones se
levanten del suelo. No se permite coger impulso hacia delante con los brazos o
la cabeza ni se proporciona ánimo verbal.

Figura 5.6. Test de enrollamiento de tórax parcial propuesto por Jetté et al (1984)

Página 101
Julio Tous Fajardo Test de valoración funcional abdominal Capítulo 5

Hombres (n = 2178)
20-29 30-39 40-49 50-59 60-69
Excelente >42 >34 >30 >26 >20
Por encima de la media 31-42 27-34 22-30 20-26 14-20
En la media 22-30 21-26 16-20 14-19 7-13
Por debajo de la media 20-21 15-20 10-16 6-13 1-6
Pobre <20 <15 <10 <6 0
Mujeres (n = 672)
20-29 30-39 40-49 50-59
Excelente >30 >30 >25 >17
Por encima de la media 24-30 21-30 19-25 11-17
En la media 20-23 16-20 11-18 6-10
Por debajo de la media 12-19 9-15 3-10 1-5
Pobre <12 <9 <3 0

Tabla 5.2. Clasificación por grupos de nivel, edad y sexo según el número de repeticiones
realizado (Sidney y Jetté, 1990)

5.7. TEST DE RESISTENCIA ABDOMINAL DE KNUDSON Y JOHNSTON (1995)

Recientemente ha surgido un test (Knudson y Johnston, 1995) que mide la


resistencia abdominal, y que consiste en realizar el mayor número de
repeticiones de curls (encogimientos) en dos minutos, manteniendo las piernas
en un banco como observamos en la figura 5.7. Este test posee una validez
alta basada en los estudios electromiográficos que respaldan que el curl-up
implica fuertemente el recto abdominal y minimiza la acción de los flexores de
la cadera, sin embargo se volvió a comprobar la baja correlación del test con la
fuerza isocinética. La fiabilidad también resultó ser alta (0,94 en mujeres y 0,88
en hombres), además de ser un test fácil de aplicar al sólo requerir de un
banco. En un estudio piloto con 24 sujetos sedentarios se obtuvo una fiabilidad
de 0,87 (datos personales sin publicar). Éste test apareció como alternativa al
test de Robertson (1987), el cual presenta la dificultad de ser un test en el que
los sujetos nos pueden engañar muy fácilmente, movilizando los brazos en
lugar del tronco.
Sin embargo, como en el test de Sparling et al (1997), no se tiene en cuenta
la variable “distancia acromio-epitroclear”, es decir, las diferencias en longitud
del brazo entre los distintos sujetos. Aquellos sujetos con brazos más largos
realizarán un recorrido más corto que los que posean brazos más cortos, por lo
que será normal que los primeros hagan un mayor número de repeticiones en
el test. Para dichos autores este hecho representa una varianza de error,

Página 102
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

porque no controlan dicha variable, para nosotros sería una varianza


sistemática ya que controlamos dicha variable y conocemos su causa, las
diferencias antropométricas entre distintos sujetos.

Figura 5.7. Izquierda: Test de Knudson y Johnston (1995) para medir la resistencia abdominal.
Consiste en flexionar el tronco, hasta que los codos toquen los muslos, tantas veces como sea
posible durante dos minutos. Creado como alternativa a los problemas de control y
estandarización que pueden acontecer en el test de Robertson, peca de no tener en cuenta las
diferencias antropométricas entre los sujetos; aquellos que posean una distancia acromio-radial
desproporcionada con respecto a la longitud del tronco tendrán que realizar un mayor o menor
recorrido en cada repetición. Por lo tanto, no se podrán comparar los datos entre distintos
sujetos y de igual manera no podrán compararse los efectos de varios programas de
entrenamiento.
Derecha: Test del Georgia Institute of Technology (Sparling et al, 1997) para medir la
resistencia abdominal. Consiste en realizar flexiones del tronco, hasta que los codos toquen un
punto de la zona media del muslo, durante 3 minutos y con una cadencia de movimiento de 25
repeticiones por minuto. No solucionando el mismo error antropométrico del test anterior, la
inclusión de una cadencia de movimiento tan lenta descarta su utilización en atletas, ya que
éstos son capaces de realizar más de 80 repeticiones en un minuto (Tous y Balagué, 1997).

Más recientemente, Knudson y Johnston (1998) compararon tres duraciones


de su test (60, 90 y 120 segs). Encontraron que las duraciones de 90 y 120
segundos eran efectivas para medir la resistencia de la musculatura abdominal
ya que lograban fatigar a la mayor parte de sujetos estudiados. Sin embargo,
observaron que la duración de 60 segs parece medir más la velocidad de
flexión del tronco que su resistencia muscular. De esta manera, las duraciones
más largas parecen promover una frecuencia de repeticiones más lenta pero
también más segura. Los mencionados autores recomiendan las duraciones de
90 y 120 segundos para evaluar a adultos sanos y atletas. Creemos que esta
es una buena recomendación si se quiere evaluar la resistencia muscular, pero
si nos interesa evaluar la potencia se tendrá que recurrir a duraciones más
cortas.

Página 103
Julio Tous Fajardo Test de valoración funcional abdominal Capítulo 5

5.8. TEST DE DESCENSO DE PIERNAS EXTENDIDAS


Propuesto por Kendall y McReary (1983), consiste en descender las piernas
mientras se intenta mantener la zona lumbar en contacto con el suelo. El
ángulo más bajo en el que las piernas pueden descenderse manteniendo la
zona lumbar aplanada es el que determina la capacidad del sujeto (ver figura
5.8). Así, se considera una gradación de 60% como regular, del 80% como
buena y del 100% como excelente. Este es un test muy empleado en la
práctica clínica. Tyson (1997) considera que este test valora la fuerza de la
zona abdominal inferior (fibras caudales del recto abdominal y los oblicuos
interno y externo), proponiendo colocar una mano debajo de la zona lumbar
para saber en qué momento exacto dejan de estar en contacto.

Figura 5.8. Test de descenso de piernas extendidas(Tyson, 1997)

Guilleard y Brown (1994), han propuesto una serie de modificaciones para


valorar a sujetos con una musculatura abdominal pobre y así poder establecer
niveles de dificultad en este test.

Página 104
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Figura 5.9. Niveles de dificultad del test de descenso de piernas extendidas (Guilleard y Brown,
1994)

En el nivel 1, el sujeto adopta una posición en la que una pierna se flexiona


90° y la otra es la que descienda. En el nivel 2, se adopta una flexión de 90° a
nivel de la cadera sujetándose el muslo con las manos. En el nivel 3, la
posición es la misma que en el 2 pero el muslo queda libre. En el nivel 4, se
descienden ambas piernas desde una flexión de cadera de 90°.
Se encontró que de los niveles 1 a 3 aumentaba la actividad del recto
abdominal mientras que en el nivel 4 disminuía la actividad en el recto
abdominal pero aumentaba la actividad en los oblicuos. De esta manera, se
concluye que el test clásico de descenso de piernas extendidas es más
indicativo de la capacidad de la musculatura oblicua por lo que ha de ser
considerado funcionalmente diferente a aquellos donde se desciende una sola
pierna.

5.9. EL MUSCLELAB

5.9.1. INTRODUCCIÓN

Las características de este dispositivo y su aplicación a la valoración


funcional de la musculatura abdominal hacen necesario dedicarle un apartado
específico, debido a que se trata de una tecnología relativamente nueva en
nuestro país.

Página 105
Julio Tous Fajardo Test de valoración funcional abdominal Capítulo 5

Debido a la gran cantidad de masa muscular y fuerza que los astronautas


perdían en sus expediciones, por la situación de microgravedad que se da en el
espacio, la NASA (Agencia Norteamericana del Espacio) convocó un concurso
en el que se presentaron proyectos que intentaban resolver estos
inconvenientes. El concurso fue ganado por los investigadores del Instituto
Karolinska de Estocolmo: Hans Berg y Per Tesch, quienes diseñaron un
ergómetro que podía ofrecer una resistencia independiente de la gravedad
mediante el uso de las fuerzas inerciales provocadas por una polea especial. El
mecanismo se asemejaba al de un yo-yo, es decir, se moviliza en un principio
de manera concéntrica y después el cable que une a la rueda vuelve a la
posición inicial enrollándose sobre si mismo (Berg y Tesch, 1994).
Unos años después, la NASA solicitó un instrumento de valoración que
permitiese controlar la mayor cantidad de parámetros neuromusculares posible,
pudiera funcionar en las estaciones orbitales y fuese el mejor complemento del
mencionado sistema de musculación YoYo. Finalmente, el instrumento elegido
de los presentados fue el MuscleLab, creado en 1996 (López, Padullés y Tous,
1999).
Como consecuencia del éxito del MuscleLab en las misiones espaciales
norteamericanas, también la Agencia Espacial Rusa incorporó esta tecnología
para estudiar el comportamiento neuromuscular de sus astronautas.
Por otro lado, rápidamente se iniciaron numerosas líneas de investigación
tanto en rehabilitación como en ciencias de la actividad física y el deporte.
La tecnología MuscleLab esta constituida por un microprocesador, un
software para PC y una gran variedad de sensores e instrumentos de medida.
Periódicamente, el software se va actualizando y mejorando, gracias a las
sugerencias y aportaciones de científicos, médicos, fisioterapeutas,
preparadores físicos y entrenadores de todo el mundo.
Algunos de los parámetros que puede proporcionar el MuscleLab son:

- Fuerza, velocidad y potencia durante el trabajo muscular.

- La resistencia y la fatiga del músculo.

Página 106
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

- Fuerza isométrica.

- EMG, sincronizada con el trabajo producido.

- Ángulos articulares y velocidad angular.

- Tests de saltos (Bosco test)

- Análisis de carrera en pista o tapiz rodante.

-Análisis en plataforma de fuerzas

Figura 5.10. El MuscleLab.

Es obvio que los datos proporcionados por el MuscleLab pueden obtenerse


también a través de equipos tradicionales actuando de forma aislada. Sin
embargo, la integración de las distintas señales implicaría enormes dificultades
y un gran coste económico, pues se haría necesario disponer de: dinamómetro
computerizado, dos sensores de fuerza (strain gauge), electrogoniómetro con
almacenamiento de señal, electromiógrafo con 4 canales conectados a un
ordenador, sistema de cronometraje electrónico con fotocélulas y sistema de
disparo automático, acelerómetro, plataforma de saltos Ergojump con
ordenador o plataforma de rayos infrarrojos, software de tratamiento de

Página 107
Julio Tous Fajardo Test de valoración funcional abdominal Capítulo 5

señales, sistema de entrenamiento por biofeedback, etc... El MuscleLab los


integra todos en un solo equipo portátil, para lo cual se hace necesario el
empleo de un ordenador portátil con al menos un procesador Pentium a 90
mHz.

5.9.2. TIPOS DE TESTS

Existen 8 tipos de tests: básicos, avanzados, de rehabilitación, de saltos, de


sprint, de análisis de carrera, de máquinas yo-yo, de plataforma de fuerza, de
escalón. Los tests básicos presentan los datos promediados mientras que los
tests avanzados permiten obtener los datos absolutos de forma que se ofrecen
100 datos por cada segundo de registros.

Figura 5.11. Pantallas iniciales del software V5.86.

Figura 5.12. Encoder lineal de movimiento

Página 108
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

En esta tesis se ha utilizado exclusivamente el test avanzado, donde el


encoder lineal de movimiento (figura 5.12) y los cuatro canales de
electromiografía han sido los instrumentos de valoración.

5.9.3. FIABILIDAD

En nuestro conocimiento sólo existe un estudio que haya investigado la


fiabilidad de este instrumento de valoración. Así, se realizaron distintas
mediciones de la velocidad, la fuerza y la potencia durante un squat dinámico,
así como en distintos tests de saltos. Se empleó una muestra de 48 sujetos (14
deportistas de élite, 12 entrenados y 22 sedentarios) que fue valorada durante
3 días seguidos. Después de una sesión de familiarización donde se calculó la
1RM para el squat a 90°, se valoró dos veces el squat concéntrico mediante el
encoder lineal con el 15%, 30%, 45%, 60%, 75% y 90% de 1RM. Además, los
sujetos realizaron SJ, CMJ, SJ50%. El coeficiente de variación test-retest osciló
entre 3%-6,6% (velocidad media), 0,4%-1,9% (fuerza media), 3,6-6,5%
(potencia media), 4,6% (SJ), 5,1% (CMJ) y 6,1% (SJ50%). Por lo tanto, la
reproducibilidad para la velocidad, fuerza y potencia medias durante los squats
concéntricos dinámicos empleando el MuscleLab resultó ser igual o mejor que
la encontrada en otros dispositivos para valorar la fuerza (Gaasvaer y Bahr,
1999).

5.9.4. CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Resolución del timer de entrada (plataformas y cronómetros) <5us


Resolución del encoder lineal <0.075 mm
Resolución encoder rotativo en pulsos por vuelta 200
Rango de los goniómetros 15-320º
Técnica de EMG RMS
Frecuencia muestreo de la señal convertida 100 Hz
Resolución convertidor A/D 10 bits

Página 109
Julio Tous Fajardo Electromiografía Capítulo 6

6. ELECTROMIOGRAFÍA (EMG)

6.1. INTRODUCCIÓN

La electromiografía (EMG) es el registro de las modificaciones eléctricas de


la membrana de la fibra muscular que tienen lugar en relación con el proceso
contráctil.
Parece ser que fue Francesco Redi, en 1666, el primer científico en deducir
que los músculos generaban electricidad; a éste le siguieron Duverney (1700),
Jallabert (1750), Galvani en 1786 y tantos otros (Claris y Cabri, 1993).
Con el advenimiento de la informática las aplicaciones de la EMG se han
multiplicado, empleándose en áreas tan diversas como la neurología,
neurofisiología, neurocirugía, bioingeniería, ortopedia, rehabilitación,
ergonomía, biomecánica ocupacional, zoología, o las más cercanas a nuestro
campo medicina y ciencias del deporte.

6.2. FORMACIÓN DEL REGISTRO ELECTROMIOGRÁFICO

Las fibras musculares al contraerse producen un potencial eléctrico,


denominado potencial de acción, en el cual el flujo de iones en la membrana de
la fibra muscular (sarcolema) produce un campo electromagnético que puede
ser medido con unos electrodos que actúan a modo de antenas.
Cuando la tensión muscular es pequeña, los potenciales de acción de las
diferentes unidades motoras pueden ser distinguidos, pero a medida que va
aumentando la tensión se hace más difícil distinguirlos (ver figura 6.1).
Al examinar la amplitud y la actividad media de la señal EMG durante un
determinado tiempo, se puede estimar el grado de contracción y, con ciertas
limitaciones, la potencia producida por el músculo.
Al examinar la dinámica de la frecuencia de la señal EMG cuando se somete
al músculo a un esfuerzo, puede determinarse la fatiga muscular así como la
tasa de reclutamiento de unidades motoras lentas y rápidas.

Página 110
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

6.3. USOS DE LA ELECTROMIOGRAFÍA

Se podría decir que existen dos vertientes en cuanto al empleo de la EMG,


aunque la metodología y técnicas empleadas son muy similares en ambos
campos:

6.3.1. EMG CLÍNICA

Interesada en los problemas de movimiento que padecen pacientes con


patologías neuromusculares u ortopédicas. Introducida como medio de
diagnóstico en la 2ª Guerra Mundial, se buscan posibles lesiones de las
unidades motoras, la fatiga y atrofia muscular, la parálisis, la velocidad de
conducción, etc... En este campo predomina el uso de los electrodos de aguja
como el de la figura 6.1.

6.3.2. EMG KINESIOLÓGICA

Preocupada por analizar la función y coordinación de los músculos en


diferentes movimientos y posturas, acciones técnicas así como durante el
entrenamiento, en sujetos normales o discapacitados. Los trabajos pioneros en
este área se realizaron en la Universidad de California en Berkeley, dirigidos
por el conocido Basmajian, cuyo libro fue publicado por primera vez en 1962.
En cuanto a las subáreas de la EMG kinesiológica podemos citar las
siguientes: estudios de la función muscular durante la realización de
determinados movimientos y posturas; estudios de la actividad muscular
durante la realización de prácticas deportivas complejas; estudios de
movimientos de rehabilitación y terapia ocupacional; estudios de la contracción
isométrica mediante el aumento de la tensión hasta alcanzar la contracción
voluntaria máxima (relativa); evaluación de la actividad muscular desde el
punto de vista anatómico-funcional, es decir, validación de las funciones
anatómicas clásicas; estudios de coordinación y sincronización (cadenas
cinéticas); estudios de la especificidad y eficiencia de distintos métodos de
entrenamiento; estudios de fatiga muscular; relación entre EMG y fuerza;
estudios sobre la interacción hombre-máquina; estudios ergonómicos sobre la

Página 111
Julio Tous Fajardo Electromiografía Capítulo 6

influencia del material empleado por humanos en la actividad muscular, etc. En


este campo se suele emplear los electrodos de superficie (figura 6.2).

6.4. MÉTODOS DE REGISTRO

Existen dos métodos básicos de registro de la actividad muscular:

6.4.1. ELECTROMIOGRAFÍA INTRAMUSCULAR o de agujas

Donde se inserta una aguja (de un diámetro menor de 1mm) en el músculo,


en cuyo interior se halla un cable muy fino. Dicho cable se encuentra aislado
eléctricamente de la aguja, excepto en su punta. Un amplificador se encarga de
tomar la diferencia de potenciales entre la punta del cable y la aguja. Estos
electrodos están diseñados para registrar la actividad de unidades motoras
individuales, de forma que es posible captar la actividad de varias unidades
motoras con un sólo electrodo.

Figura 6.1. Electrodo de aguja concéntrico (coaxial). El cable central suele tener 100 nm de
diámetro, siendo el diámetro de la aguja de unos 0,6 mm. En un sitio determinado del músculo,
el cable central es capaz de detectar la señal en algunas de las fibras pertenecientes a 20 o
más unidades motoras. En el gráfico se muestran los registros obtenidos durante un esfuerzo
ligero, sin embargo, durante una contracción potente, los impulsos son tan densos y complejos
que las descargas de las unidades individuales no pueden ser distinguidas (McComas, 1996)

Página 112
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

6.4.2. ELECTROMIOGRAFÍA DE SUPERFICIE O INTERFERENCIAL

Cuyo principal objetivo es sumar la actividad de la máxima cantidad posible


de unidades motoras a lo largo del músculo. Generalmente se adhieren dos
electrodos sobre la piel, para después amplificar la diferencia de potencial entre
ambos, de ahí la denominación configuración diferencial. Dependiendo de las
dimensiones de la zona a estudiar, el tamaño de los electrodos será mayor o
menor (entre 1 y 20 mm), variando la distancia entre sus centros entre 5 y más
de 50 mm.
De cara a minimizar las interferencias eléctricas (por ej., los adaptadores de
corriente de 60Hz o las ondas de radio que son captadas por nuestros cuerpos)
que pueden influir en los potenciales de acción registrados, se emplea además
un electrodo de tierra que no capta señal.

Tierra

X 1000

Figura 6.2. La EMG de superficie emplea un par de electrodos que se colocan en el vientre
muscular. Un tercer electrodo (de tierra) se utiliza para reducir las interferencias (Latash, 1998).

Antes de colocar los electrodos es importante preparar la piel debido a las


propiedades eléctricas de la misma. La resistencia de una piel no preparada es
compleja y variada, dependiendo de la zona corporal y el sujeto estudiados. De
cara a minimizar la influencia de esta resistencia en la señal es necesario
realizar los siguientes pasos:

Página 113
Julio Tous Fajardo Electromiografía Capítulo 6

-Depilación en el caso de ser necesario.


-Ligera abrasión con un papel de lija, para eliminar la capa muerta de piel y la
grasa cutánea. De esta manera se reducirá la impedancia de la piel a niveles
prácticos (entre 100 y 10 kΩ).
-Limpieza con alcohol.

También se emplean otras técnicas más sofisticadas y efectivas mediante el


uso de agujas accionadas por baterías (Okamoto et al., 1987). Sin embargo,
parece ser que el uso de amplificadores más sofisticados reduce la importancia
de la preparación de la piel facilitando los procedimientos de medición (Claris y
Cabri, 1993).

6.5. FACTORES QUE AFECTAN A LOS REGISTROS

De Luca (1997) clasifica los factores que pueden influenciar en la señal EMG
en tres categorías: factores causativos, intermediarios y determinísticos.

6.5.1. FACTORES CAUSATIVOS

Se dividen en intrínsecos y extrínsecos. Estos últimos son los relacionados


con la estructura de los electrodos y su colocación sobre la piel, como por
ejemplo:

6.5.1.1. FACTORES CAUSATIVOS EXTRÍNSECOS

6.5.1.1.1. Configuración de los electrodos, que describe:

-El área y forma de la superficie detectora de los electrodos que determina el


número de unidades motoras activas en virtud del número de fibras musculares
cercanas y,

-La distancia entre las superficies detectoras de los electrodos, que determina
el ancho de banda de la configuración diferencial de los electrodos.

Página 114
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

6.5.1.1.2. Localización de los electrodos

-Con respecto a los puntos motores en el músculo y la unión musculo-


tendinosa, que influye en las características de la amplitud y frecuencia de la
señal detectada.

-Con respecto al borde lateral del músculo, lo que determina la cantidad de


crosstalk (contaminación de la señal proveniente de músculos adyacentes) que
puede ser determinada por el electrodo.

-Orientación de las superficies de detección con respecto a las fibras


musculares, que afecta al valor de la velocidad de conducción de los
potenciales de acción y por lo tanto, a la amplitud y frecuencia de la señal.

Figura 6.3. Influencia de la colocación de los electrodos en la amplitud de la señal EMG. El sitio
más recomendado es el centro geométrico del vientre muscular (Adaptado de De Luca, 1997,
Claris y Cabri, 1993).

6.5.1.2. FACTORES CAUSATIVOS INTRÍNSECOS


Se refieren a las características fisiológicas, anatómicas y bioquímicas del
músculo. Al contrario que los extrínsecos, no pueden ser controlados con la
tecnología de que hoy disponemos. Entre estos factores se pueden citar los
siguientes:

6.5.1.2.1. Número de unidades motoras activas en un determinado momento


de la contracción, lo que contribuye a la amplitud de la señal detectada.

Página 115
Julio Tous Fajardo Electromiografía Capítulo 6

6.5.1.2.1. El tipo de fibras musculares predominante en el músculo, que


determina el cambio en el pH del fluido intersticial muscular durante una
contracción.

6.5.1.2.3. El aporte de sangre al músculo, que determina la tasa a la cual los


metabolitos son eliminados durante la contracción.

6.5.1.2.4. El diámetro de la fibra, que influye en la amplitud de la velocidad de


conducción de los potenciales de acción que constituyen la señal.

6.5.1.2.5. La profundidad y localización de las fibras activas dentro del


músculo con respecto a las superficies detectoras del electrodo; esta relación
determina el filtrado espacial y, por lo tanto, en las características de la
amplitud y frecuencia, de la señal detectada.

6.5.1.2.6. La cantidad de tejido adiposo entre la superficie del músculo y


electrodo, lo que afecta el filtrado espacial de la señal.

6.5.1.2.7. Las características de la activación de las unidades motoras. Se


incluyen las frecuencias de activación de las unidades motoras y cualquier
interacción entre las frecuencias de activación, como la sincronización en la
activación de las unidades motoras. Estos factores además de ser causativos
son determinísticos al afectar a la señal EMG directamente.

6.5.1.2.8. Otros factores que faltan por identificar, como la longitud de la zona
de despolarización y los flujos iónicos a través de la membrana.

6.5.2. FACTORES INTERMEDIARIOS

Representan los fenómenos físicos y fisiológicos que están influenciados por


uno o más factores causativos y que al final influyen en los factores
determinísticos. En estos se incluyen:

6.5.2.1. El filtrado del paso de banda del electrodo, que es inherente a las
características de la configuración diferencial de los electrodos.

Página 116
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

6.5.2.2. Volumen de detección del electrodo, que determina el número y


peso de los potenciales de acción de las unidades motoras que componen la
señal.

6.5.2.3. Superposición de los potenciales de acción en la señal EMG


registrada, lo que influye en la amplitud y frecuencia de la señal.

6.5.2.4. El crosstalk de los músculos cercanos, que contamina la señal y


puede conducir a un error en la interpretación de la información aportada por la
señal.

6.5.2.5. La velocidad de conducción de los potenciales de acción que se


propagan a lo largo de la membrana de las fibras musculares; la velocidad de
conducción afecta tanto a la amplitud como a la frecuencia de la señal.

6.5.2.6. El efecto del filtrado espacial debido a la posición relativa de los


electrodos y de las fibras musculares activas.

Estos dos últimos factores son especialmente importantes debido a que


afectan dramáticamente a las características de la señal.

6.5.3. FACTORES DETERMINÍSTICOS

Son aquellos que tienen una influencia directa sobre la señal EMG y la
fuerza registrada. En estos se incluyen:

6.5.3.1. El número de unidades motoras activas.

6.5.3.2. La fuerza de contracción de la unidad motora.

6.5.3.3. La interacción mecánica entre las fibras musculares.

6.5.3.4. La frecuencia de activación de las unidades motoras.

6.5.3.5. El número de unidades motoras detectadas.

Página 117
Julio Tous Fajardo Electromiografía Capítulo 6

6.5.3.6. La amplitud, duración y forma de los potenciales de acción de las


unidades motoras.

6.5.3.7. La estabilidad en el reclutamiento de las unidades motoras.

Consenso general

De Luca (1997) propone una serie de recomendaciones a la hora de emplear la


EMG de cara a establecer un consenso entre los distintos investigadores.

1. Configuración y dimensiones de los electrodos


2. Colocación y orientación de los electrodos
3. Medios para procesar la señal EMG para el análisis de la amplitud y el
espectro
4. Medios para determinar el retraso entre la fuerza y la señal EMG
5. Procedimientos para determinar la MVC
6. Procedimientos para establecer la reproducibilidad de los parámetros de la
señal de EMG
- entre contracciones cuando las condiciones experimentales están fijadas
- entre contracciones cuando los electrodos son vueltos a aplicar
- entre músculos
- entre sujetos

6.6. PROCESAMIENTO DE LOS REGISTROS

Se suelen emplear tres operaciones a la hora de procesar los datos


obtenidos mediante la EMG de superficie:

6.6.1. FILTRADO

Debido a que los potenciales de acción son fenómenos muy rápidos, que
suelen cambiar cada pocos milisegundos, es necesario realizar un filtrado de
cara a eliminar posibles interferencias. El filtro de paso alto elimina todas las
frecuencias menores o iguales a 60Hz, con lo que las interferencias con estas
frecuencias son reducidas. El filtro de paso bajo se emplea en el caso de que el
Página 118
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

investigador no esté interesado en aspectos muy particulares de la señal EMG,


como la forma de los potenciales de acción individual.

6.6.2. RECTIFICADO

Consiste básicamente en convertir todos los valores negativos de las


diferencias de potencial en valores positivos de igual magnitud. Se intenta
obtener una estimación cuantitativa de la señal electromiográfica, cuyos
potenciales de acción presentan una imagen casi simétrica. De esta manera, si
integráramos (durante un tiempo lo suficientemente largo) una señal EMG no
rectificada nos daría un valor cercano a cero ya que se compone de
prácticamente el mismo número de valores negativos y positivos. Por otro lado,
la integración de una señal rectificada resultará en un valor que refleje el
promedio de actividad durante el tiempo de integración (normalmente entre 10
y 100 ms).

6.6.3. INTEGRACIÓN

Se emplean dos tipos de integración según el objetivo del investigador. Si


éste está interesado en la forma general de la señal EMG, en lugar de en su
microestructura, calculará lo que se denomina envoltorio de la EMG. Este
representa a cada punto en función del tiempo como resultado de la integración
durante pequeños períodos de tiempo (varias décimas de milisegundos). El
otro procedimiento de integración se emplea cuando se necesita obtener una
medida general de la cantidad de actividad muscular durante un cierto período
de tiempo. La integración de una señal rectificada ofrece un valor que refleja la
corriente total entre los electrodos así como la resistencia total. La resistencia
de la piel es muy difícil de controlar, pudiendo variar incluso durante un
experimento como por ejemplo cuando el sujeto suda. De ahí que para
comparar los registros integrados entre sujetos se necesite normalizar las
integrales. La normalización consiste en dividir un valor obtenido por un número
que refleje las diferencias en las condiciones de registro (por ejemplo, la
resistencia de la piel) pero no las diferencias en la señal de interés.

EN = (EMG / EMGst ) x 100


Página 119
Julio Tous Fajardo Electromiografía Capítulo 6

EN es la EMG normalizada, EMG es una integral de la señal de interés, EMGst es una integral
durante el mismo período de tiempo en una tarea estándar.

Generalmente, las señales de EMG integrada son normalizadas con


respecto al valor registrado cuando el sujeto realiza una contracción voluntaria
máxima (MVC) del músculo estudiado, o bien cuando el sujeto ejerce un nivel
estándar de fuerza. En este sentido, se ha sugerido que la normalización con
respecto a un esfuerzo isométrico máximo es menos fiable que hacerlo con
respecto a un valor submáximo, sobre todo cuando existe alguna causa por la
que el sujeto no pueda ejercitarse al máximo (por ejemplo, alguna patología)
(Yang y Winter, 1983). Además, el uso de valores submáximos hace más fácil
la comparación entre diferentes situaciones, como cuando los sujetos realizan
diferentes ejercicios. Si los valores absolutos son bajos en las tareas
evaluadas, las diferencias entre las mismas se podrán distinguir mejor cuando
se normalizan con respecto a un valor submáximo. Lógicamente, los valores
relativos sobrepasarán en muchos casos el 100% (Andersson et al, 1998).
Otra manera de normalizar los datos es hacerlo con respecto al mayor nivel
de activación observado durante la realización de una gran variedad de tareas
supuestamente submáximas (Andersson et al, 1996, 1997, 1998, Whitting et al,
1999).

Registro crudo

Registro
rectificado

Registro
integrado

Fuerza

Figura 6.4. El registro crudo electromiográfico una vez rectificado e integrado se asemeja
mucho a los cambios de fuerza (Enoka, 1994).

Página 120
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Tierra

X 1000

Figura 6.5. Registro electromiográfico integrado a 10 ms

En resumen, hoy en día, la electromiografía se ha convertido en un proceso


imprescindible para aquellos que desean analizar variables relacionadas con la
actividad muscular. Sin embargo, es una técnica de la que fácilmente se puede
abusar, al influir sobre ella una gran cantidad de variables que no siempre
pueden controlarse. Tanto es así, que algunos autores la consideran más como
un arte que como una valoración muscular científica.
A la hora de registrar la señal EMG es necesario preparar la piel para reducir
su impedancia y colocar los electrodos en el centro geométrico del vientre
muscular estudiado y en dirección paralela a las fibras musculares.
Por otro lado, al interpretar los registros se hace necesaria una
normalización para comparar dichos registros con otros sujetos o bien con los
que se obtengan de ese mismo sujeto al cabo de un tiempo. Para ello suele
utilizarse como referencia la MVC (Máxima Contracción Voluntaria) obtenida
mediante un esfuerzo máximo voluntario del músculo/s a estudiar.
Si se respeta una serie de procedimientos que aseguren la reproducibilidad
de las mediciones, la EMG es de los pocos métodos existentes que nos
pueden dar una información bastante objetiva sobre las adaptaciones a nivel
neural que provoca el entrenamiento.

Página 121
Julio Tous Fajardo Electromiografía Capítulo 6

6.7. CARACTERÍSTICAS DE LA EMG DEL MUSCLELAB

Al poseer 4 canales de EMG sincronizados, el MuscleLab permite estudios y


valoraciones en este terreno de gran interés. La sincronización entre la
respuesta mecánica y la EMG proporciona una valiosa información sobre la
actividad del conjunto nervio-músculo, el retraso electromecánico y la relación
fuerza-EMG.
La relación entre la potencia mecánica y la respuesta electromiográfica
obtenidas en una serie de contracciones resulta sumamente interesante a la
hora de realizar estudios sobre la fatiga muscular.
La EMG se presenta con la señal verdadera, señal integrada y valor medio.
El resultado de los diferentes sensores puede sumarse en todas las
combinaciones y compararse con la fuerza, potencia y velocidad desarrolladas.

-Número de canales: 4
-Onda verdadera RMS (conversión continua analógica)
-Frecuencia de muestreo: 100 Hz
-Resolución 10 bits A/D convertidor
Electrodos activos de EMG amplificados:
-Tensión de alimentación: +/- 5VDC
-Impedancia de entrada: 2 Gohms
-Nivel de ruido de entrada (banda 1kHz): 3 Vcc
-Tensión de salida: +/- 4 V
-Ganancia a 100 Hz: 600
-* 3 dB frecuencia de corte baja: 6 Hz
-* 3 dB frecuencia de corte alta: 1500 Hz

Página 122
PARTE EMPÍRICA
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

ESTUDIO 1: DIFERENCIACIÓN FUNCIONAL DEL RECTO ABDOMINAL

1. INTRODUCCIÓN

En los capítulos 1 y 2 de esta tesis se han aportado referencias donde,


desde un punto de vista neuroanatómico, se defiende la posibilidad de que en
el recto abdominal, gracias a su inervación segmentaria, se dé una
diferenciación funcional entre sus segmentos constituyentes.
Sin embargo, también se ha discutido que, a pesar de estas premisas
neuroanatómicas, en la literatura se pueden encontrar estudios donde se
defiende la hipótesis, por un lado, de que el recto abdominal se activa bajo el
patrón todo o nada (Machado, 1974, Ross, Hall, Breit y Britten, 1993, Monfort et
al., 1997) o predominando siempre la actividad de la URA (Lipetz y Gutin, 1970,
Sarti et al., 1996, Whiting, Rugg, Coleman y Vincent, 1999) y otros donde se
defiende la posibilidad de preferenciar una porción u otra mediante la
realización de tareas específicas (Flint y Gudgell, 1965, Carman et al, 1972,
Richardson et al., 1992, Karst et al, 1998, Tous y Balagué, 1998). De esta
manera, los ejercicios de enrollamiento del torax (curl-ups, etc...) solicitarán una
mayor activación de la URA y los ejercicios de enrollamiento pélvico (pelvic-roll,
elevaciones de glúteos, etc...) una mayor activación de la LRA.
Algunos de los estudios citados utilizaron técnicas electromiográficas muy
rudimentarias, no normalizaron los datos con respecto a un test de referencia
(MVC) o no tuvieron en cuenta la variable velocidad de ejecución que ya Lipetz
y Gutin (1970) advertían como fundamental en este tipo de estudios. Sin
embargo, en nuestro conocimiento, ninguno de los estudios consultados
empleó como muestra a sujetos muy experimentados en este tipo de tareas,
investigando por el contrario a población activa o sedentaria. En estudios
pilotos personales hemos encontrado cómo sólo determinados sujetos parecen
ser capaces de presentar una diferenciación de las porciones del recto
abdominal, preponderantemente en el caso de que la velocidad de ejecución
sea la habitualmente seguida por el sujeto (variable no tenida en cuenta en los
estudios consultados). Por otro lado, el hecho de disponer de un instrumento

Página 123
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

de valoración inédito en este campo (MuscleLab, Ergotest, Ltd., Noruega)


recomienda el seguimiento de dicho estudio piloto con una mayor muestra, de
cara a estudiar con mayor profundidad la posible diferenciación funcional del
recto abdominal.

2. MATERIAL Y MÉTODO

Muestra
Veinte sujetos (25,8 ± 5,25 años de edad; 72,9 ± 7,1 kgs de peso corporal;
174,8 ± 5,6 cm de estatura) experimentados en la ejecución de ejercicios de
aislamiento abdominal aceptaron participar en este estudio voluntariamente.
Como criterio de inclusión se seleccionaron sujetos con cuatro porciones en el
recto abdominal que estuvieran perfectamente visibles. Previamente a la
adquisición de los registros fueron informados del protocolo de la investigación.

Nivel de experiencia
Los sujetos fueron divididos en tres grupos según su procedencia y nivel de
experiencia. En el grupo 1 se incluyó a aquellos sujetos con cierta experiencia
(entre 3 y 5 años) en la realización de ejercicios de aislamiento abdominal. En
el grupo 2 se incluyó a aquellos sujetos (estudiantes y licenciados en E.F. que
además practicaban algún deporte o actividad física) con una gran experiencia
(más de 5 años) en la realización de ejercicios de aislamiento abdominal. En el
grupo 3 se incluyó a aquellos sujetos (culturistas o practicantes de fitness) con
una gran experiencia (más de 10 años) en la realización de ejercicios de
aislamiento abdominal.

Instrumento de evaluación
Se ha empleado el MuscleLab (Ergotest, Ltd. Noruega) y más
concretamente los canales de EMG (electromiografía) y el encoder
(velocímetro) lineal de movimiento que se incluyen en este laboratorio portátil
(ver apartado 5.9). El software (versión 5.86) incluido en este dispositivo
almacena los registros en una base de datos de fácil acceso que ofrece valores

Página 124
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

de EMG tanto arbitarios como normalizados, la posición, la velocidad, la


potencia y la fuerza con una frecuencia de muestreo de 100 Hz.

EMGrms EMGrms
0.8 200

RA1 RA1

0.6 150

RA2 RA2
EMG[mV]

EMG[%]
0.4 100

RA3 RA3

0.2 50

RA4 RA4

0.0 0
0.0 10.8 21.7 32.5 0.0 10.8 21.7 32.5

Time[s] Time[s]

Position Velocity
30 0.5

0.4
25
0.3

0.2
20
Velocity[m/s]

0.1
Load pos Velocity
15 0.0

-0.1
10
-0.2

-0.3
5
-0.4

0 -0.5
0.0 10.8 21.7 32.5 0.0 10.8 21.7 32.5

Time[s] Time[s]

Power Force
25 60

20
55
15

10
50
5
Power[W]

Force[N]

Power Force
0 45

-5
40
-10

-15
35
-20

-25 30
0.0 10.8 21.7 32.5 0.0 10.8 21.7 32.5

Time[s] Time[s]

Figura E1.1a. Gráficos que ofrece el software de las señales EMG arbitraria (mv) y normalizada
(%), posición, velocidad, potencia y fuerza.

Página 125
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Registros electromiográficos

Técnica de procesamiento electromiográfico


Se empleó la técnica root mean square (RMS). Este procesamiento se
realiza en el dominio del tiempo y parece ser más apropiado para medir
contracciones solicitadas voluntariamente debido a que representa la potencia
de la señal y por lo tanto tiene un significado físico más claro que el valor
promediado y rectificado (medición del área bajo la señal) (De Luca, 1997).

Electrodos y preparación de la piel


Se han empleado electrodos de superficie no reutilizables (Blue Sensor,
Medicotest, Olstykke, Dinamarca). Dichos electrodos son de forma circular y
tienen un diámetro total de 3,2 cm, teniendo su superficie de detección un
diámetro de 1,5 cm (ver figura E1.1b). En todo momento se ha comprobado el
correcto funcionamiento de los electrodos antes de realizar las adquisiciones,
ya que fue muy frecuente la aparición de electrodos defectuosos, lo que
afectaba al desarrollo normal de la investigación.

Figura E1.1b. Electrodos de superficie Blue Sensor.

Antes de la colocación de los electrodos se preparó la piel depilándola (en el


caso de que fuera necesario) y limpiándola con una gasa hidrófila empapada

Página 126
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

en alcohol hasta conseguir su ruborización, siguiendo las directrices de Cram y


Kasman (1998). No se realizó la medición de la impedancia de la piel al no
disponer de la tecnología necesaria para ello. Sin embargo, la alta impedancia
de entrada (2 gigaohms) que posee el MuscleLab parece reducir la infuencia de
este factor en los registros.
Los electrodos (toma bipolar) se colocaron en cada uno de los distintos
vientres musculares del recto abdominal derecho. De esta forma, se intentó
minimizar las interferencias provocadas por la señal de la frecuencia cardíaca
en el recto abdominal izquierdo que, al menos con el instrumento empleado, se
comprobó que eran notables en algunos sujetos. La disposición de los
electrodos con respecto a las fibras se realizó en serie (transversalmente con
respecto a las fibras) ya que en estudios pilotos la clásica disposición en
paralelo (longitudinalmente con respecto a las fibras) ocasionó mayores
problemas debido a despegues de la zona detectora y a que no cabían en
algunos casos en la porción a estudiar (ver discusión en capítulo de
electromiografía).

Figura E1.2. Disposición de los electrodos en serie

En el caso de los vientres supraumbilicales los electrodos se colocaron, en la


medida de lo posible, en el centro geómetrico de los mismos. Este hecho se

Página 127
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

debió a las diferentes morfologías que presentaban los sujetos. En algunos


casos, los dos electrodos abarcaban la totalidad de los vientres más proximales
y en otros, la forma irregular de los vientres no aconsejaba estandarizar una
separación de 3 cm con respecto a línea alba tal y como se ha realizado en
otros estudios. Por otro lado, en cuanto al vientre infraumbilical, los electrodos
se colocaron a una distancia de 5 cms del ombligo y a la misma altura que los
electrodos situados en los vientres superiores.
La distancia entre los centros de las superficies detectoras de los electrodos
fue de 2,5 cm.
Se situó un electrodo de referencia (tierra) en la cresta ilíaca derecha.
En el caso de una mala adherencia de cualquiera de los electrodos a causa
del sudor, se procedió al secado y limpieza de la zona para después
reemplazar el electrodo, por uno nuevo, justo en el mismo lugar.

Normalización de los datos


Antes de cada uno de los ejercicios se realizaron tres tests de MVC
(contracción voluntaria máxima) con el objeto de normalizar los registros con
respecto a un valor de referencia. De esta manera se pretende reducir al
máximo la influencia de variables como el porcentaje de grasa subcutánea en
la zona registrada, así como hacer más fácil la comparación entre sujetos.
El test MVC se realizó en aquella parte del recorrido donde la actividad
eléctrica fuese la mayor (enrollamiento de tronco) o bien un lugar donde fuese
fácil la estandarización (enrollamiento pélvico). En el caso del enrollamiento de
tronco, en el momento de mayor enrollamiento y en el caso del enrollamiento
pélvico en una angulación de cadera de 90º (ver figura E1.3).

Página 128
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

Figura E1.3. Pruebas de normalización para el enrollamiento de tronco (izquierda) y el


enrollamiento de pelvis (derecha).

Después de un período de familiarización se realizaron los tres test de MVC,


utilizándose la mediana de los tres. El propio dispositivo guía los pasos a seguir
durante el test, de forma que indica en pantalla el momento en el que se ha de
ejercer la máxima cantidad de fuerza (hold force) y, después de cuatro
segundos, mediante una señal sonora el momento en el cual se ha de dejar de
aplicar fuerza. Entre cada test se realizó un descanso de al menos dos
minutos, preguntándose a los sujetos acerca de si estaban en condiciones de
realizar otro esfuerzo máximo. El software almacena los tests si se desea -no
por defecto- y después permite obtener los registros arbitrarios (en milivoltios) o
normalizados (en porcentaje de la máxima contracción voluntaria) tanto en
forma gráfica como numérica. El nuevo software (versión 5.86) al convertir los
datos normalizados en formato ASCII, ofrece erróneamente los mismos datos
en las columnas pertenecientes a los registros de EMGrms, de ahí que sea
necesario convertir los datos arbitrarios a ASCII y después proceder a su
normalización mediante una hoja de cálculo (Excel 8.0; Microsoft). Para ello se
emplea la siguiente fórmula (donde EMGN es la señal EMG normalizada):

EMGN = (EMGarbitraria / EMGmvc ) x 100

Ejercicios
Los sujetos realizaron los dos ejercicios de aislamiento abdominal
fundamentales: enrollamientos de tórax (curl-ups) y pelvis (pelvic roll). Estos
dos ejercicios se mostraron en estudios pilotos como los más eficaces de cara

Página 129
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

a conseguir los objetivos formulados en esta tesis. Se estandarizó la posición


incial de los ejercicios, estableciéndose lo siguiente:

-Enrollamiento de tórax: piernas elevadas y entrecruzadas una encima de la


otra de forma que se adquiera un ángulo de 90º tanto en la articulación
coxofemoral como en la femoro-tibial. Se optó por esta angulación, por ser la
más empleada por los sujetos y porque el ángulo de flexión de rodillas, si los
pies estuviesen en contacto con el suelo, sería más difícil de medir, habiéndose
demostrado que influye en los registros (Hall et al, 1992). Las manos se
colocan tras la nuca y los codos hacia afuera.

-Enrollamiento de pelvis: misma posición que el enrollamiento de tórax excepto


en que las manos y los brazos se disponen extendidos a los lados del cuerpo.

Figura E1.4. Ejercicio de enrollamiento de tórax.

Figura E1.5. Ejercicio de enrollamiento de pelvis.

Página 130
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

Protocolo
Se realizaron 10 repeticiones de cada uno de los ejercicios en cada una de
las velocidades de ejecución seleccionadas. Se optó por este número para
evitar que la fatiga acumulada influenciára en la señal EMG y más
concretamente en la amplitud de la misma. Asimismo, por la razón anterior, se
realizó entre cada serie un descanso de al menos 2 minutos controlado por
medio del MuscleLab.

Velocidad de ejecución
Se emplearon tres velocidades de ejecución diferentes que fueron guiadas
por medio de un metrónomo (Taktell Piccolo; Wittner, Alemania). Las
velocidades seguidas fueron las siguientes:
-60 beats por minuto. De forma que se tarda 1 seg en realizar cada una de las
dos fases del ejercicio, es decir, 2 seg por repetición.
-120 beats por minuto. De forma que se tarda 0,5 seg en realizar cada una de
las dos fases del ejercicio, es decir, 1 seg por repetición.
-Personal. De forma que cada sujeto realiza los ejercicios a la velocidad con la
que normalmente los ejecuta. En este caso, no se empleó metrónomo ni ningún
otro tipo de referencia para la ejecución.
Antes de cada una de las series los sujetos realizaron unas cuantas
repeticiones de cara a familiarizarse con el ritmo impuesto por el metrónomo.
Las tres velocidades fueron controladas por medio del encoder lineal del
MuscleLab, con una frecuencia de muestreo de 100 Hz y una precisión en la
medida inferior a 0,075 mm. En el ejercicio de enrollamiento de tórax, el
extremo del hilo del encoder, unido a una arandela, fue sostenido por los
sujetos con el dedo anular de la mano derecha. En el ejercicio de enrollamiento
pélvico dicha arandela fue sujetada a los pantalones de los sujetos por medio
de los cordones situados en los mismos.

Tratamiento estadístico
Se trataron tanto los datos normalizados como los arbitrarios para
comprobar sus posibles diferencias. Se realizó la prueba MANOVA para
comparar las medias de los registros en el recto abdominal en los tres grupos

Página 131
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

de sujetos cuando realizaron los dos tipos de ejercicios con tres velocidades de
ejecución diferentes. De esta manera, cada ejercicio (2) fue considerado como
una variable dependiente y las porciones (4), velocidades (3) y niveles de
experiencia (3) como variables independientes. En caso de que este análisis
resultase significativo al nivel de p < 0,05, se emplearon los contrastes a
posteriori HSD-Tukey, cuando las varianzas fueron homogéneas y de Games-
Howell, cuando las varianzas no fueron homogéneas. La homogeneidad de las
varianzas fue testada mediante la prueba de Levene.
Sólo se analizó específicamente la interacción porción*velocidad,
observándose el efecto del factor velocidad (3 niveles) en la activación de las
distintas porciones mediante la prueba ANOVA de medidas repetidas. Para
testar las diferencias particulares de cada porción en cada velocidad de
ejecución y ejercicio, se realizó la prueba one-way ANOVA, tomando como
variable independiente la porción. Para los contrastes a posteriori se siguió la
misma dinámica que en la prueba MANOVA.
Para comparar la respuesta de cada porción en los dos ejercicios se realizó
la prueba ANOVA de medidas repetidas (dos niveles: curl y pelvic para cada
porción) con los factores velocidad y nivel de experiencia. En este caso sólo se
utilizaron los datos arbitrarios ya que la normalización fue realizada con un
valor de referencia diferente en ambos ejercicios.

RESULTADOS

Aquellos registros en los que se detectaron artefactos no fueron incluidos en


el análisis, por lo que sólo se analizaron los resultados de 13 sujetos (26,1 ±
5,35 años de edad; 72,7 ± 6,1 kgs de peso corporal; 175,3 ± 5,1).
Se encontró una gran variabilidad en la respuesta de las diferentes
porciones a través de los distintas velocidades y ejercicios. En la tabla E1.1, se
puede observar cómo se dieron prácticamente todas las opciones de máximos
y mínimos, aunque en algunas ocasiones las diferencias con el siguiente valor
fueron pequeñas y en el cómputo total la variabilidad se vió mitigada a favor de
las situaciones que mayor actividad presentaron.

Página 132
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

MÁXIMOS MÍNIMOS
RA1 RA2 RA3 RA4 RA1 RA2 RA3 RA4
CV1 - 3 5 5 7 2 1 3
CV2 3 3 3 4 8 2 1 2
CVP 1 4 4 4 7 3 1 2
PV1 5 1 4 3 2 3 4 4
PV2 5 2 4 2 1 4 3 5
PVP 3 5 3 2 1 5 4 3

Tabla E1.1. Número de casos de máximos y mínimos por cada velocidad y ejercicio para cada
porción del recto abdominal (C = curl-up; P = pelvic-roll; V1 = 60 b/m; V2 = 120 b/m; VP =
velocidad personal.

FACTOR PORCIÓN
Al considerar sólo el factor porción en todos los registros se encuentran los
valores de las figuras E1.6, E1.7 (normalizados) y E1.8, E1.9 (arbitrarios).
101,3 95,89 93,9

41,6

RA4
Porciones

23,45

RA3
40,5

RA2
72,07

21,8

RA1

0 50 100 150 200


EMG (%)

Figura E1.6. Valores normalizados obtenidos en el curl up en cada una de las porciones sin
diferenciar entre las distintas velocidades.
0,177

0,077

RA4
Porciones

0,086
0,16

RA3
0,13

0,07

RA2
0,117

0,054

RA1

0 0,05 0,1 0,15 0,2 0,25 0,3


EMG (mv)

Figura E1.7. Valores arbitrarios (en milivoltios) obtenidos en el curl up en cada una de las
porciones sin diferenciar entre las distintas velocidades.

Página 133
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

16,28
83,2 85,6 84,9
RA4

Porciones

26,8 24,2 21,1


RA3

RA2

89,3
RA1

0 20 40 60 80 100 120
EMG (%)

Figura E1.8. Valores normalizados obtenidos en el pelvic-roll en cada una de las porciones sin
diferenciar entre las distintas velocidades.

0,055
0,11

RA4
Porciones

0,052
RA3
0,1 0,095

0,046

RA2 0,059
0,11

RA1

0 0,05 0,1 0,15 0,2


EMG (mv)

Figura E1.9. Valores arbitrarios (en milivoltios) obtenidos en el pelvic roll en cada una de las
porciones en cada una de las porciones sin diferenciar entre las distintas velocidades.

Se puede observar cómo las diferencias entre las distintas porciones del
recto abdominal son cuantiosas en el enrollamiento de tórax y escasas en el
enrollamiento pélvico. Existen diferencias significativas (p < 0,05) entre la
activación de alguna de las cuatro porciones pero sólo al realizar el ejercicio de
enrollamiento de tronco, tanto en los datos normalizados como en los arbitarios
Al realizar los contrastes a posteriori (prueba Games-Howell, al no ser las
varianzas homogéneas) para el factor porción, se encuentran diferencias
significativas, al tratar los datos normalizados, entre la porción 1 y la 2, 3 y 4.
En los datos arbitrarios existen diferencias significativas entre la porción 1 y la 3
y 4, además de entre la 2 y la 4.

Página 134
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

FACTOR VELOCIDAD
Al considerar el factor velocidad exclusivamente, sin tener en cuenta la
respuesta en las diferentes porciones o niveles se obtienen los datos de las
tablas E1.10 a E1.14.

88,85

33,4
VP
Velocidades

99,5
V2

41
83,8

26,9
V1

0 50 100 150
EMG (%)

Figura E1.10. Valores normalizados en el curl-up teniendo en cuenta sólo el factor velocidad
0,142

0,07

VP
Velocidades

0,161

0,08

V2
0,136

0,07

V1

0 0,05 0,1 0,15 0,2 0,25 0,3


EMG (mv)

Figura E1.11. Valores arbitrarios en el curl-up teniendo en cuenta sólo el factor velocidad
86,4

23,3

VP
Velocidades

87,1

V2
21
84,17

23,1

V1

0 20 40 60 80 100 120
EMG (%)

Figura E1.12. Valores normalizados en el pelvic-roll teniendo en cuenta sólo el factor velocidad

Página 135
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

0,103

0,046
VP

Velocidades

0,108

0,057
V2

0,105

0,057
V1

0 0,05 0,1 0,15 0,2


EMG (mv)

Figura E1.13. Valores arbitrarios en el pelvic-roll teniendo en cuenta sólo el factor velocidad

Se puede observar cómo la velocidad de ejecución más rápida (2) se


destaca de las otras dos en el ejercicio de enrollamiento de tórax tanto en los
valores normalizados como en los arbitrarios. En el ejercicio de enrollamiento
pélvico se observan pequeñas diferencias entre las distintas velocidades.
El factor velocidad de ejecución no influye significativamente en la actividad
mioleléctrica en ninguno de los ejercicios. Sin embargo, se ha de tener en
cuenta que en este análisis sólo se compara la actividad global de todo el recto
abdominal y no por porciones como se realizará más adelante.

FACTOR NIVEL

Al considerar el factor nivel exclusivamente, se obtienen los datos de las


tablas E1.14 a E1.17.
78,42

25,7

N3
Niveles

99,18

41,8

N2
92,4

31,4

N1

0 50 100 150
EMG (%)

Figura E1.14. Valores normalizados en el curl-up teniendo en cuenta sólo el factor nivel

Página 136
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

0,098

0,054
N3

Niveles

0,189

0,078
N2

0,151

0,07
N1

0 0,05 0,1 0,15 0,2 0,25 0,3


EMG (mv)

Tabla E1.15. Valores arbitrarios en el curl-up teniendo en cuenta sólo el factor nivel

92,39

21,5
N3
Niveles

22,07
81,4

N2
84,9

22,5
N1

0 20 40 60 80 100 120
EMG (%)

Figura E1.16. Valores normalizados en el pelvic-roll teniendo en cuenta sólo el factor nivel
0,032
0,09

N3
Niveles

0,139

0,062

N2
0,091

0,047

N1

0 0,05 0,1 0,15 0,2 0,25


EMG (mv)

Figura E1.17. Valores arbitrarios en el pelvic-roll teniendo en cuenta sólo el factor nivel

Se puede observar cómo el grupo 2 es el que mayores valores presenta en


el enrollamiento de tórax tanto en los datos normalizados como arbitrarios. En
el enrollamiento pélvico, el grupo 3 presenta mayores valores cuando se
normalizan los datos y el grupo 2 cuando se emplean datos arbitrarios.

Página 137
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Por lo tanto se obtiene que el factor nivel de experiencia influye


significativamente en la actividad mioeléctrica al realizar los dos ejercicios tanto
en datos normalizados como arbitrarios.
Los contrastes para el factor nivel de experiencia reflejan diferencias
significativas en el enrollamiento de tórax entre los niveles 1-3 y 2-3 (datos
normalizados) y 1-2-3 (datos arbitrarios). En el enrollamiento pélvico las
diferencias se encuentran entre 2-3 (datos normalizados), 1-2 y 2-3 (datos
arbitrarios).

INTERACCIONES ENTRE FACTORES


Las interacciones “porción * velocidad”, “porción * nivel”, “velocidad * nivel” y
“porción * velocidad * nivel”, no resultan estadísticamente significativas en
ninguno de los ejercicios tanto al tratar los datos normalizados como los
arbitrarios.
Sin embargo, estas interacciones se refieren a los datos globales. Si
tenemos en cuenta los datos de cada una de las porciones, los resultados son
los siguientes. Sólo se incluye la interacción porción * velocidad por ser la que
más interesa en este estudio.

PORCIÓN * VELOCIDAD
Al analizar los registros con respecto a la velocidad y cada una de las
porciones en cada ejercicio se obtienen los datos de las figura E1.18 a E1.29.
96,9

38,5

RA4
Porciones

15,6
87,4

RA3
84,8

27,9

RA2
67,5

11,4

RA1

0 50 100 150
EMG (%)

Figura E1.18. Valores normalizados en el curl-up a la velocidad de 60 b/m

Página 138
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

0,168

0,08
RA4

Porciones

0,079
0,15
RA3

0,119

0,057
RA2

0,111

0,05
RA1

0 0,05 0,1 0,15 0,2 0,25 0,3


EMG (m v)

Figura E1.19. Valores arbitrarios en el curl-up a la velocidad de 60 b/m


105,3

46,3
RA4
Porciones

104,1

31,2
RA3
107,5

49,8
RA2
82,9

32,5

RA1

0 50 100 150 200


EMG (%)

Figura E1.20. Valores normalizados en el curl-up a la velocidad de 120 b/m


0,186

0,08 0,1

RA4
Porciones

0,173

RA3
0,147

0,08

RA2
0,133

0,06

RA1

0 0,05 0,1 0,15 0,2 0,25 0,3


EMG (m v)

Figura E1.21. Valores arbitrarios en el curl-up a la velocidad de 120 b/m

Página 139
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

101,5

42,6
RA4
.

Porciones

19,2
95,3
RA3

94,7

38,5
RA2

65,8

11,2
RA1

0 50 100 150 200


EMG (%)

Figura E1.22. Valores normalizados en el curl-up a la velocidad personal


0,178

0,07
RA4
Porciones

0,163

0,08
RA3
0,124

0,06

RA2
0,107

0,04

RA1

0 0,05 0,1 0,15 0,2 0,25 0,3


EMG (m v)

Figura E1.23. Valores arbitarios en el curl-up a la velocidad personal


84,4

18,7

RA4
Porciones

32,5

RA3
86

80,4

19,3

RA2
85,7

21,7

RA1

0 50 100 150
EMG (%)

Figura E1.24. Valores normalizados en el pelvic-roll a la velocidad 60 b/m

Página 140
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

0,114

0,062
RA4

Porciones

0,106

0,06
RA3

0,094

0,04
RA2

0,11

0,06
RA1

0 0,05 0,1 0,15 0,2


EMG (m v)

Figura E1.25. Valores arbitrarios en el pelvic-roll a la velocidad 60 b/m


80,2

14,2
RA4
Porciones

26,6
88,1

RA3
85,1

18,7

RA2
94,8

22,1

RA1

0 50 100 150
EMG (%)

Figura E1.26. Valores normalizados en el pelvic-roll a la velocidad 120 b/m


0,106

0,05 0,05

RA4
Porciones

0,106

RA3
0,099

0,05

RA2
0,123

0,07

RA1

0 0,05 0,1 0,15 0,2 0,25


EMG (m v)

Figura E1.27. Valores arbitrarios en el pelvic-roll a la velocidad 120 b/m

Página 141
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

80,2

25,7 21,6
RA4

Porciones

83,7
RA3

90,1

32
RA2

88,9

20,1
RA1

0 50 100 150
EMG (%)

Figura E1.28. Valores normalizados en el pelvic-roll a la velocidad personal


0,113

0,05
RA4
Porciones

0,04
0,1

RA3
0,095

0,04

RA2
0,109

0,05

RA1

0 0,05 0,1 0,15 0,2


EMG (m v)

Figura E1.29. Valores arbitrarios en el pelvic-roll a la velocidad personal

Puede observarse cómo en el enrollamiento de tórax existen diferencias


sustanciales entre la activación de las distintas porciones y principalmente
entre la porción 1 y las demás. Sin embargo, en el enrollamiento pélvico las
diferencias no son tan evidentes excepto en la velocidad 2.
Al realizarse la prueba ANOVA de medidas repetidas para el factor
intrasujeto velocidad (3 niveles) con el factor intersujeto porción se obtienen
diferencias significativas sólo en el ejercicio de enrollamiento de tórax. En los
datos normalizados, los contrastes de Games-Howell detectan diferencias sólo
en los datos normalizados y entre las porciones 1 y 3. Estos son datos que
unen las tres velocidades y las relacionan con los distintas porciones. Sin
embargo, para saber la respuesta de cada porción en cada velocidad de
ejecución se ha de recurrir a la prueba one-way ANOVA en cada una de las

Página 142
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

velocidades tomando como factor la porción. Este análisis de la varianza


detectó diferencias significativas (p < 0,05) sólo en el ejercicio de enrollamiento
de tórax cuando se realizó tanto con la velocidad personal (curlvelp; F=3,4)
como con la de 1 rep cada dos segundos (curlvel1; F=2,9). Los contrastes a
posteriori se realizaron asumiendo varianzas desiguales al resultar significativa
la prueba de Levene, de ahí que se empleara la prueba de Games-Howell. De
esta manera, en la situación curvel1, sólo la activación en la porción RA3
(87,45% ± 15,68) fue significativamente superior a la de la porción RA1
(67,45% ± 11,43). Aunque la porción RA4 (96,93% ± 38,5) presentó la mayor
activación, incluso superior a la RA3, el test no detectó diferencias significativas
con respecto a las demás. Cuando se realizó el enrollamiento de tórax con la
velocidad personal del sujeto (curlvelp) las diferencias fueron aún mayores
entre las porciones RA3 (95,3 ± 19,18) y RA4 (101,55 ± 42,6) con respecto a
RA1 (65,8 ± 11,2), observándose en este caso significación estadística en los
dos casos.
Cuando se tratan los datos arbitrarios, sólo se observan diferencias en el
enrollamiento de tórax realizado a la velocidad personal entre las porciones 1 y
4.

DIFERENCIAS EN LA MISMA PORCIÓN AL CAMBIAR DE EJERCICIO

Para observar las diferencias en cada una de las porciones al cambiar de


ejercicio, se emplearon únicamente los datos arbitrarios ya que el valor de
referencia era distinto en la normalización de los registros obtenidos en cada
ejercicio. De esta manera, se intenta evitar que los datos no pertenezcan a un
mismo valor de referencia. En la figura E1.30 se pueden observar los valores
obtenidos en cada porción y ejercicio.

Página 143
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

0,18
0,16
0,14
0,12
0,1
EMG (mv)
0,08 Curl-up
0,06 Pelvic-roll
0,04
0,02
0
RA1 RA2 RA3 RA4

Porciones

Figura E1.30.Valores arbitrarios en las distintas porciones del recto abdominal al cambiar de
ejercicio

Se puede observar cómo la actividad es bastante diferente al cambiar de


ejercicio excepto en la porción 1. La actividad arbitraria es mayor siempre en el
enrollamiento de tronco, aunque en la porción 1 las diferencias son mínimas.
Para analizar los datos se empleó la prueba ANOVA de medidas repetidas.
Se encontró que las porciones 2, 3 y 4 presentaban una actividad
significativamente mayor (p < 0,0001) en el enrollamiento de tórax que en el
enrollamiento pélvico. La actividad en la porción 1 no resultó ser
significativamente mayor en el enrollamiento de tórax, siendo la que mayores
valores mostró en el enrollamiento de pelvis.
Al analizar los datos normalizados (figuras E1.18 a E1.29) en cada ejercicio
se puede observar cómo en el ejercicio de enrollamiento de tórax siempre
existe una mayor activación de la porción 4 con respecto a la 1, y en el ejercicio
de enrollamiento pélvico ocurre todo lo contrario aunque no de una forma tan
evidente.

Página 144
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

DISCUSIÓN

La gran variabilidad en la respuesta electromiográfica de los distintos sujetos


aconseja interpretar los resultados de esta investigación con cautela si se
desean inferir a la población general. Esta variabilidad podría deberse en gran
medida a las propias diferencias entre los sujetos ya sean de carácter
morfológico o neuromuscular. Así, la morfología del recto abdominal resultó ser
muy variable, encontrándose vientres significativamente más pequeños, otros
con formas irregulares o bien presentando una asimetría con respecto al lado
contrario. Estas variables no pudieron ser controladas en este estudio, por lo
que se podría justificar el tratar los datos de manera individualizada para que
las mencionadas variables no pudieran influir en las conclusiones. Además, no
se ha de olvidar que la electromiografía es una técnica de por si variable,
aunque se ha reportado una alta reproducibilidad (Kamen y Caldwell, 1996) en
otros músculos.
A tenor de los resultados obtenidos y teniendo en cuenta las limitaciones de
la técnica de valoración empleada, todo conduce a aceptar que existe una
diferenciación funcional en el recto abdominal. La justificación a este hecho
puede encontrarse en los estudios presentados en el capítulo 1, que han
encontrado una inervación segmentaria en el recto abdominal. La controversia
sobre este tema puede deberse a que al igual que existen morfologías
variables también pueden existir diferentes patrones de inervación.
Si se analizan los datos globales relacionados a las porciones uniendo las
diferentes velocidades, se observa una activación diferente entre la porción
más caudal (1) y las demás, aunque sólo al realizar el ejercicio de
enrollamiento de tórax. Cuando se analiza cada velocidad por separado se
observa una diferenciación en al menos dos de las porciones cuando se
ejecuta un enrollamiento de tronco tanto a una velocidad de 1 repetición cada
dos 2 seg, como a una velocidad personal. En ésta última, las diferencias entre
las porciones son mayores y estadísticamente significativas entre las porciones
1-3 y 1-4. Esto indica que cuando la velocidad aumenta o se aleja de la
habitualmente seguida se hace más difícil mantener la diferenciación entre
alguna de las porciones en este ejercicio.

Página 145
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

En el ejercicio de enrollamiento pélvico no se observaron diferencias


estadísticamente significativas entre las cuatro porciones. Sin embargo, se
encontraron diferencias importantes entre las porciones RA1 (94,86%) y RA4
(80,22%) y sorprendentemente en la velocidad más rápida (2), lo cual induce a
pensar en la presencia de artefactos. Esto no quiere decir que con este
ejercicio no se pueda diferenciar alguna de las porciones ya que algunos
sujetos lo lograron. Además, otro hecho que indica que cada ejercicio provoca
una respuesta diferente es la diferencia significativa en todas las porciones,
excepto en la más caudal, cuando se comparan los datos arbitrarios obtenidos
en una porción en un ejercicio con los de la misma porción en el otro ejercicio.
Sin embargo, de todas las porciones, la más caudal (RA1) es la que pierde una
menor activación cuando se realiza el enrollamiento pélvico con respecto al de
tórax. Las porciones más craneales (RA4 y RA3) son las que mayor activación
pierden cuando se realiza el enrollamiento de pelvis, adquiriendo valores
ligeramente inferiores a la porción más caudal. Cuando se analizan los datos
normalizados los resultados son mucho más evidentes: la porción más caudal
siempre logra una mayor activación que la más craneal en el enrollamiento de
pelvis, ocurriendo todo lo contrario en el enrollamiento de tórax. Aunque los
valores de referencia para la normalización sean distintos en ambos ejercicios,
si se observan las predominancias de activacion dentro de cada ejercicio, se ha
de aceptar que el enrollamiento de tronco incide más sobre la parte más
craneal y el enrollamiento de pelvis sobre la más caudal. Por lo tanto, y aunque
el tratamiento estadístico no lo apoye, tiene validez clínica realizar ejercicios
con distintos objetivos, lo que está de acuerdo con distintos autores (Flint y
Gudgell, 1965, Richardson et al, 1992, Karst et al, 1998) y en desacuerdo con
lo sugerido por otros autores (Monfort et al, 1997).
La velocidad tratada globalmente no influyó significativamente en la actividad
de todo el recto abdominal. Sin embargo, cuando se trató cada velocidad y
porción específica, demostró influir significativamente en los registros. De esta
manera, la velocidad más rápida (2) provocó mayores valores de activación en
los dos ejercicios, aunque sólo las velocidades 1 y personal (más similares)
demostraron influir significativamente en la diferenciación entre alguna de las

Página 146
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

porciones. Este hecho demuestra la importancia de tratar los datos relativos a


cada porción y no considerando los datos de una sóla porción como
representativos de todo el recto abdominal como han sugerido Cram y Kasman
(1998). También Godfrey y Kinding (1977) encontraron mayores valores de
activación en la velocidad de ejecución más rápida, aunque compararon
velocidades sensiblemente superiores (2,5-2,9 segundos y 4,5 y 5,4 segundos
por repetición) a las empleadas en este estudio.
El nivel de experiencia de los sujetos demostró ser un factor importante ya
que influyó significativamente tanto global como específicamente en ambos
ejercicios. Previamente al estudio, se esperaba una mejor respuesta del grupo
3 en todas las situaciones con respecto a los demás grupos, debido a su
contrastada experiencia. Sin embargo, en el enrollamiento de tronco el grupo
de culturistas y practicantes de fitness (nivel 3) obtuvo una activación global
significativamente menor que los otros dos grupos. Por el contrario, en el
enrollamiento pélvico este grupo obtuvo una mayor activación global que los
demás y significativa con respecto al grupo 2.
Las diferencias entre los resultados de este estudio y los de otros anteriores
pueden deberse a aspectos metodológicos como pueden ser: las velocidades
de ejecución empleadas, la normalización de los registros electromiográficos, la
colocación de los electrodos en cuatro porciones diferentes, o la muestra
empleada. De los estudios consultados, ninguno empleó una velocidad de
ejecución personal que, según los resultados obtenidos, fue la que provocó una
mayor diferenciación entre las porciones. Los sujetos parecen haber
desarrollado un patrón de movimiento a una velocidad concreta que cuando es
modificada es más difícil de cumplir. Por lo tanto, parece más aconsejable que
los sujetos sigan su velocidad particular de ejecución en lugar de una impuesta
por un ritmo o música como se acostumbra en las actividades dirigidas de los
gimnasios. Siempre y cuando el objetivo sea incidir más sobre una zona. En
este sentido, colaboramos en un estudio con Hidalgo (1999) para comparar la
actividad electromiográfica (arbitraria) de 10 sujetos experimentados entre
distintas rutinas abdominales empleadas en sus sesiones de actividades
dirigidas. Se compararon el enrollamiento pélvico y de tronco ejecutados a uno

Página 147
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

o dos tiempos musicales con velocidades de 120 bpm o 140 bpm. Se observó
que los ejercicios realizados a un tiempo indistintamente de la velocidad y los
ejecutados a una velocidad de 120 bpm fueron los que mayor actividad
eléctrica presentaron. Sin embargo, no se comprobó la diferencia con una
velocidad o ritmo de ejecución no impuesto.
La normalización de los datos demostró ser clave en este estudio ya que al
tratarse los datos arbitrarios no se encontraron diferencias tan cuantiosas entre
las porciones de forma que el análisis de la varianza no encontró diferencias
estadísticamente significativas sino en el enrollamiento de tórax realizado a una
velocidad de una repetición cada dos segundos. Se ha de tener en cuenta que
se daban casos donde la diferencia entre alguna de las porciones era evidente
cuando se empleaban datos arbitrarios y al normalizarlos se equiparaban, pero
también casos donde ocurría lo contrario y los datos normalizados eran los que
evidenciaban las diferencias. La normalización de los datos presenta además la
ventaja de que disminuye al máximo la influencia del factor grasa subcutánea.
La grasa actúa como aislante, reduciendo así la amplitud de la señal
electromiográfica. En un músculo como el recto abdominal donde la grasa no
se deposita de manera homogénea en sus distintas porciones, al normalizar los
datos, la capa de grasa debería permanecer constante con respecto al ejercicio
dinámico por lo que su influencia debería ser mínima (McGill, 2000;
comunicación personal).
Por otro lado, no se comprobó la posible diferencia en los resultados al
emplear la técnica de procesamiento RMS o la promediada (average EMG)
empleada en otros estudios. Sin embargo, parece ser que la primera
representa la potencia de la señal y por lo tanto tiene un significado físico más
claro que el valor promediado y rectificado (medición del área bajo la señal) (De
Luca, 1997).
La colocación de los electrodos es un factor importante que genera
numerosas dudas con respecto a otros estudios anteriores. Así, pudimos
comprobar cómo la clásica colocación en paralelo al sentido de las fibras
musculares, ocasionaba numerosos problemas. Por un lado, la separación de
las superficies detectoras de la piel durante los ejercicios fue más frecuente

Página 148
Julio Tous Fajardo Diferenciación funcional del recto abdominal Estudio1

que en la colocación en serie. Ésta parece adaptarse mejor a los pliegues y


estiramientos que se forman en la piel en la zona abdominal al realizar los
ejercicios. Estos hechos ya habían sido advertidos por Zedka et al (1997) en el
erector spinae. Además, en alguna de las porciones, sobre todo la cuarta, se
ha encontrado una falta de espacio para colocar los electrodos paralelos a las
fibras. Se ignora cómo se ha resuelto en otros estudios que emplearon el
mismo tipo de electrodos este problema tan común. Lógicamente, con la
disposición en serie se produce una atenuación de la señal con respecto a la
disposición en paralelo, aunque en estudios pilotos se ha observado que la
respuesta era muy similar, como también ha encontrado el grupo de Kumar
(Zedka et al, 1997).
Por otro lado, la situación de los electrodos en el recto abdominal empleada
en este estudio varía de las empleadas por otros donde se sigue un patrón
establecido. De esta manera, en algunos estudios se ha optado por colocar los
electrodos a 3 cm de la línea alba (Guimaraes et al, 1991, Sarti et al, 1996),
cuando se ha observado en este estudio que sobre todo en la porción más
craneal no existía espacio para hacerlo así. En este estudio, se optó por
colocar los electrodos, en la medida de lo posible, en el centro geométrico de
cada vientre tal y como propone De Luca (1997). Aunque es bien conocido que
la colocación de los electrodos en el vientre muscular influye en la señal
registrada, durante las distintas pruebas piloto realizadas no se observó que
cambiasen excesivamente las diferencias encontradas en las porciones.
Sin embargo, bien es cierto que una de las limitaciones de este estudio y de
cualquiera que emplee electrodos de superficie en la musculatura abdominal,
es la separación momentánea de las superficies detectoras durante los
ejercicios ya que contamina mucho la señal aumentando su amplitud. Sobre
todo, el enrollamiento de pelvis ha demostrado ser más problemático a este
respecto ya que los pliegues cutáneos son mayores en la zona umbilical y
cuando ésta se desplaza se hace difícil que el electrodo se fije a la piel en todo
momento. Además, al desplazarse la piel puede no medirse en todo momento
la misma zona muscular ya que en algunos casos ésta puede seguir una
dinámica diferente al tejido subcutáneo bajo el que se encuentra. El control de

Página 149
Tesis doctoral El entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

esta variable resulta muy difícil si se quieren valorar condiciones dinámicas


aunque se puede esperar que sea un error constante. Sin embargo, esta
variable no afecta a las conclusiones de este estudio ya que en condiciones
estáticas (test MVC) donde no se forman estos grandes pliegues, también se
obtuvieron diferencias importantes entre las distintas porciones y ejercicios.
En conclusión, el músculo recto abdominal presenta una diferenciación
funcional entre sus segmentos constituyentes. Esta característica parece darse
con más frecuencia al realizar tareas específicas que son ejecutadas con una
velocidad similar a la personal, aunque las velocidades más rápidas provocan
una mayor activación. Además, los ejercicios de enrollamiento de tórax y pelvis
provocan diferentes patrones de activación que tieden a incidir de manera
evidente sobre la porción más craneal en el primer caso o de manera ténue en
la más caudal en el segundo caso.

Página 150
Julio Tous Fajardo Comparación entre dos métodos a corto plazo Estudio 2

ESTUDIO 2: COMPARACIÓN ENTRE DOS MÉTODOS PARA DESARROLLAR LA FUERZA Y


RESISTENCIA ABDOMINAL A CORTO PLAZO

1. INTRODUCCIÓN

Las investigaciones acerca de la musculatura abdominal se han centrado


históricamente en estudios electromiográficos cuya pretensión era observar
qué ejercicios implicaban más a dicha musculatura y menos a la musculatura
flexora de la cadera de cara a prevenir lumbalgias (Laban et al, 1965, Flint and
Gudgell, 1965, Gutin and Lipetz, 1971, Halpern and Bleck, 1979, Guimaraes et
al., 1991, Axler, et al, 1997, Juker et al, 1998) o bien observar la posible
preferenciación de las diferentes porciones del músculo recto abdominal (Sarti
et al., 1996, Monfort et al, 1997, Karst et al, 1998, Tous y Balagué, 1998). Sin
embargo, mientras la kinesiología y prescripción de los ejercicios abdominales
está ampliamente documentada en la literatura, existen pocos trabajos -en
comparación con otros grupos musculares como los cuádriceps o los
pectorales- en cuanto a los efectos de distintos programas de entrenamiento en
la mejora de la función abdominal, a pesar del interés que tiene el
fortalecimiento de esta región corporal tanto en el campo del entrenamiento
deportivo como en el del fitness. En este último ámbito, ha tenido una gran
difusión un documento (ver anexo 1) cuyas conclusiones son muy interesantes,
pero que, a pesar de ser una supuesta investigación realizada en la
Universidad de Stanford (CA, USA), carece de todo rigor; no estando
respaldada, en nuestro conocimiento, por ningún estudio publicado en literatura
científica. Dicho documento tiene el título de Legendary Abs y proviene de un
libro del mismo nombre editado por la editorial Health for Life (Robinson y
Miller, 1997), pero no de una investigación de la prestigiosa universidad antes
mencionada (ver discusión en capítulo 4). En el mencionado documento se
asegura que es posible conseguir mejoras en la función abdominal en un
período de tan sólo dos semanas y que el orden en que se ejecutan los
ejercicios abdominales influye notablemente en dichas mejoras. A pesar de que
se acepta tradicionalmente que las primeras adaptaciones al entrenamiento de
la fuerza suelen aparecen en un plazo de 4 a 6 semanas, en distintos estudios
se han encontrado mejoras en otros músculos (Moritani y DeVries, 1979,

Página 151
Julio Tous Fajardo Comparación entre dos métodos a corto plazo Estudio 2

Häkkinen et al, 1981) y en la función abdominal en un período de tiempo más


corto (Legg, 1981, Bell y Laskin, 1985, Schmidt et al, 1989).
Sin embargo, uno de los mayores inconvenientes aparece a la hora de
evaluar los efectos de distintos programas de entrenamiento en la mejora de la
función abdominal. El cálculo de la RM no parece ser una opción adecuada
para valorar esta musculatura (Zatsiorsky, 1995) y, en nuestro conocimiento, no
existe ninguna máquina de musculación que imite el movimiento de
enrollamiento característico de la musculatura abdominal, requiriendo en su
lugar una flexión de la cadera. Asimismo, la validez y fiabilidad de los tests
disponibles para medir la fuerza y resistencia abdominal está muy discutida
(Hall, 1992, Knudson y Johnston, 1995, Safrit, 1992), aunque parece ser que el
test de Robertson (RCUT) es uno de los más fiables (r =.93 en hombres, r = .94
en mujeres), estimados y utilizados (Robertson y Magnusdottir, 1987). Sin
embargo, Knudson y Johnston (1995) critican que en este test la posibilidad de
engaño es bastante alta, debido a que el sujeto puede realizar el movimiento
con los brazos, en lugar de con el tronco. De esta manera, las mejoras en el
test de Robertson después de un período de entrenamiento podrían deberse a
una especial habilidad para rendir en el mismo y no a los efectos de un
programa de entrenamiento (ver capítulo 5).
Los programas de entrenamiento normalmente utilizados se basan en
principios como el sinergismo, que conlleva a establecer un orden de ejercicios
más efectivo que otro (ejercicios que impliquen la porción infraumbilical en
primer lugar, la musculatura oblicua en segundo lugar y la porción
supraumbilical en último lugar). Por otra parte, hay programas que incluyen
sólo ejercicios dinámicos (Robinson y Miller, 1997) y otros que incluyen
ejercicios estáticos y dinámicos (Mangano, 1996). Sin embargo, la efectividad
de estos métodos no ha sido testada, en nuestro conocimiento, por ningún
estudio.
El propósito de este estudio fue comparar los efectos de un programa
dinámico (PD) y otro estático-dinámico (EDP) en el desarrollo de la fuerza y
resistencia de la musculatura abdominal en un período de dos semanas tanto
en sujetos experimentados como inexperimentados.

Página 152
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

2. MATERIAL Y MÉTODO

Muestra
Doce (varones) jóvenes jugadores de baloncesto (12,4 años, DS : 0,51) sin
ninguna experiencia en el entrenamiento sistemático de la musculatura
abdominal y cinco (3 hembras y 2 varones) sujetos practicantes de alto nivel
internacional de aeróbic de competición (22,0 años, DS :1,87) aceptaron
participar voluntariamente en el estudio.

Instrumento de valoración
Después de realizar un calentamiento general de 10 minutos (carrera
continua, ejercicios calisténicos y estiramientos) y una práctica de
familiarización con la ejecución del test, se les valoró mediante el RCUT. El
protocolo del RCUT es el siguiente:
a) en posición supina, brazos a los lados, antebrazos en pronación, codos
bloqueados, dedos extendidos y sin sujeción en los pies.
b) el objetivo es flexionar la cabeza y la espalda alta manteniendo los brazos en
contacto con un marco especial (que puede sustituirse por cinta adhesiva,
como es el caso de este estudio) situado a 3" (7,62 cm) del dedo más largo de
cada mano y después volver atrás de nuevo de manera que la espalda alta
toque el suelo mientras los dedos, pies y glúteos se mantienen en contacto con
el suelo tanto al subir como al bajar.
c) el resultado es el número de toques completos en 60 segundos.
d) un compañero estabiliza el marco colocándose encima y contando el número
de repeticiones.

Programas de entrenamiento
Los resultados obtenidos en el test permitieron dividir homogéneamente a
los sujetos en 4 grupos (2 grupos de jugadores de baloncesto y 2 de aeróbic de
competición) mediante el método ABBA (Vincent, 1995). Los programas de
entrenamiento fueron asignados de forma aleatoria a cada grupo (BD :
baloncesto programa dinámico ; BSD : baloncesto programa estático-dinámico ;
AD : aeróbic programa dinámico ; ASD : aeróbic programa estático-dinámico).
Todos los sujetos siguieron sus respectivos programas durante dos semanas
(BD y BSD, 3 sesiones por semana ; AD y ASD, 4 sesiones por semana). Los
Página 153
Julio Tous Fajardo Comparación entre dos métodos a corto plazo Estudio 2

ejercicios incluidos en cada programa así como la dinámica del mismo fue
explicada a los sujetos de manera detallada. Todos los programas siguieron la
secuencia de ejercicios inferior-oblicuos-superior.
El programa seguido por el grupo BD fue el siguiente (L es velocidad lenta;
1 rep cada dos seg; M es velocidad media; una rep cada seg; R es velocidad
rápida; dos reps cada seg: (1) 20 elevaciones de rodilla desde posición
suspendida (espaldera) a una velocidad de 1 repetición por segundo (M);
descanso de 10 segundos; (1) 15 repeticiones del mismo ejercicio; (2) 20
descensos de piernas desde 90 a 45° en posición decúbito supino (M);
descanso de 10 segundos; (2) 15 repeticiones del anterior ejercicio pero a una
velocidad de 1 repetición cada 2 segundos (L); (3) 30 enrollamientos de tronco
con piernas flexionadas (L); (4) 10 encogimientos con rodillas y caderas a 90º a
una velocidad de 2 repeticiones cada segundo (R).
El programa seguido por el grupo BSD fue el siguiente: (5) 15 elevaciones
de piernas desde 45° a 90° en decúbito supino (L); (6) mantener las piernas
elevadas a unos 45° durante 15 segundos; descanso de 10 segundos; (7) 15
tijeras a 45° con las piernas extendidas en decúbito supino (L); (8) 30
encogimientos de tronco oblicuos (L); descanso de 10”; (6); (4) 20 reps (R).
El programa seguido por el grupo AD fue el siguiente: (9) 10 elevaciones de
piernas semiflexionadas desde posición suspendida; (1) 5 reps; descanso 10”;
(9); (1) 5 reps; (2) 30 reps (M); 10 segundos de descanso; (2) 25 reps (M); (3)
35 reps (L); (4) 15 reps (R); (10) 15 elevaciones de pelvis desde decúbito
supino con rodillas tocando el pecho (M).
El grupo ASD siguió el siguiente programa: (7) 20 reps (L); (6) 10”;
descanso de 15”; (5) 10 reps (M); (6) 20”, (8) 40 reps (L); (6) 20”; descanso de
10”; (11) 20 elevaciones de brazos, apoyado sobre un costado con piernas
cruzadas (M); (4) el mayor nº de repeticiones posibles a una velocidad de 2
repeticiones por segundo (ejercicio nº 8 del programa ASD); (6) 15”.
Se informó a los sujetos de que no realizaran ningún tipo de ejercicio
abdominal adicional durante las dos semanas de entrenamiento. La supervisión
del grupo no experimentado se realizó durante todo el período de
entrenamiento para asegurar una correcta ejecución en los ejercicios así como
la completa realización de los programas. Sin embargo, el grupo

Página 154
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

experimentado sólo fue supervisado por el investigador durante las dos


primeras sesiones y la última sesión. A este grupo se le facilitó una hoja, donde
se incluía la dinámica del programa mediante gráficos, que emplearon como
guía durante la primera semana de entrenamiento.
Después del período de entrenamiento, los sujetos realizaron de nuevo el
RCUT.

BD BSD AD ASD

Elevaciones de rodillas en Elevaciones pélvicas Elevaciones de rodillas en Elevaciones de piernas


suspensión 15L suspensión con secuencias de
20M 10M movimiento
20L
Elevación piernas estática Elevaciones de rodillas en Elevación piernas estática
10 segundos de descanso 15” suspensión 10”
5M
Elevaciones de rodillas en
suspensión 10 segundos de descanso 10 segundos de descanso 10 segundos de descanso
15M
Elevaciones de piernas Elevaciones de piernas Elevaciones de piernas en
modificadas con secuencias de suspensión Elevaciones pélvicas
20M movimientos 10M 10M
15L
Encogimientos oblicuos Elevaciones de rodillas en Elevación piernas estática
10 segundos de descanso 30L suspensión 20”
5M
Elevaciones de piernas Elevaciones de piernas Encogimientos oblicuos
modificadas 10 segundos de descanso modificadas 40L
15L 30M
Curl-ups Elevación piernas estática 10 segundos de descanso Elevación piernas estática
30L 15” 20”
Curl-ups con caderas 90º Curl-ups con caderas 90º Elevaciones de piernas
10F 20F modificadas 10 segundos de descanso
25M
Reps totales: 110 Reps totales: 84 + 30” Curl-ups Side crunches
Tiempo aprox.: 3’ estáticos 35L 20M
Tiempo aprox.: 3’30”
Curl-ups con caderas 90º Curl-ups con caderas a
15F 90º
Tantas reps como sea
posible a máxima
velocidad
Sit-ups hasta 45º Elevación piernas estática
35L 15”
Reps totales: 170 Reps totales: 94 + 40
(curls) + 65” estáticos
Tiempo aprox.: 5’ Tiempo aprox.: 5’

Tabla E1.1. Dinámica de los cuatro programas de entrenamiento

Página 155
Julio Tous Fajardo Comparación entre dos métodos a corto plazo Estudio 2

Análisis estadístico
En primer lugar se comprobó la normalidad de las muestras empleadas
mediante la prueba de Kolmogorov-Smirnov. Después, se aplicó el test T de
Student de datos apareados para comparar los resultados de cada uno de los
grupos en el RCUT antes y después de realizar los programas de
entrenamiento. De esta manera se puede comprobar si las mejoras obtenidas
por cada grupo en el test post-entrenamiento son significativas. Por otro lado,
se utilizó el test T de datos independientes para comparar los resultados
obtenidos entre los grupos no experimentados (dinámico y estático-dinámico)
por una parte y los grupos experimentados (dinámico y estático-dinámico) por
otra parte. Se aceptó como significación estadística la p < 0,05. Se empleó el
paquete estadístico SPSS 9.0.

3. RESULTADOS

La tabla E2.2 muestra los resultados obtenidos en el RCUT antes y después


de seguir los programas de entrenamiento. Tanto los sujetos experimentados
como los no experimentados mejoraron sus resultados pero los incrementos
fueron mayores en aquellos sujetos de los grupos BD y BSD que obtuvieron
resultados más bajos antes de comenzar el programa. Éste hecho también fue
apreciado dentro de cada grupo, es decir, mejoraron más aquellos sujetos que
en un principio obtuvieron peores resultados en el RCUT. Los porcentajes de
mejoras en cada grupo fueron los siguientes : BD (26,14%, DS: 12,3), BSD
(28,3%, DS: 10,13), AD (8,2%, DS: 3,75), ASD (8,95%, DS: 4,73). Las mejoras
resultaron ser estadísticamente significativas en los grupos BD (t= -6,4;
p<0,05), BSD (t= -12,2; p<0,05) y AD (t= -4,58; p<0,05). No se obtuvieron
diferencias significativas entre ambos programas en ambos grupos de sujetos.

Programa RCUT (reps / min) N


Pre Post
Aerobic dinámico 85 92* 3 (2h+1v)
DS 6,24 5,29
Aerobic estático-dinámico 85 92,5 2 (1v+1h)
DS 5,65 2,12
Baloncesto dinámico 59,6 74,6* 6
DS 8,3 7,25
Baloncesto estático-dinámico 64 81,1* 6
DS 12,69 10,2

Página 156
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Tabla E2.2. Resumen de los resultados en los distintos grupos de entrenamiento con sus
correspondientes desviaciones estándar (DS).


100
Promedio RCUT ∗ ∗
80
(reps / min)

60
Antes
40 Después

20

0
BD BSD AD ASD

Figura E2.1. Media de resultados en el RCUT (reps/min) antes y después de 2 semanas de


entrenamiento dinámico (BD y AD) y estático-dinámico (BSD y ASD).∗ (p < 0,05).

4. DISCUSIÓN

Todos los sujetos mejoraron sus resultados en el RCUT después de las dos
semanas de entrenamiento. El efecto fue mayor en aquellos sujetos que
presentaban unos valores iniciales inferiores y menor en los que presentaban
valores iniciales mayores. Este hecho es usual en el entrenamiento muscular y
también ha sido encontrado en otros estudios sobre entrenamiento abdominal
(Hemborg et al, 1983).
Sin embargo, no se observaron diferencias significativas entre los dos
programas (dinámico y estático-dinámico) en ambos grupos de sujetos. Con
anterioridad al estudio, se podían esperar mayores incrementos en el grupo de
élite que realizó el programa estático-dinámico, debido a la transferencia con
respecto al test de valoración que podía tener el ejercicio nº 8. Este consistía
en realizar tantas repeticiones, a una velocidad de 2 por segundo, como fuera
posible. En cuanto a la posibilidad de haber cometido un resultado falso
negativo a la hora de comparar los dos métodos de entrenamiento, éste
creemos que se debería principalmente al corto período de aplicación de los
programas y en menor medida a la falta de potencia estadística (inferior a 0,5)
ocasionada por la escasa muestra empleada. Durante las dos primeras
semanas de entrenamiento difícilmente podrán observarse diferencias en la
efectividad de distintos programas con volúmenes e intensidades de

Página 157
Julio Tous Fajardo Comparación entre dos métodos a corto plazo Estudio 2

entrenamiento muy similares. Sin embargo, cabe destacar que la muestra


necesaria para encontrar diferencias de un 30% entre las mejoras provocadas
por cada método con una potencia de 0,80 sería de 30 sujetos por grupo. Por
otro lado, el no haber incluido un test estático impide conocer si el programa
estático-dinámico provocó mayores mejoras en este tipo de tests. Esta sería
una de las limitaciones de este estudio provocada por la falta de tecnología
necesaria para medir la fuerza estática con la validez y fiabilidad necesarias.
Por lo que respecta a la posible influencia del sexo en los resultados, al
incluir el grupo aeróbic dinámico una mujer más, no creemos que sea una
variable importante ya que se trata de sujetos con niveles muy similares que
además entrenan juntos.
Aunque en un principio puedan sorprender las mejoras en el post-test, otros
estudios han encontrado grandes mejoras en un período similar en la función
abdominal (Legg, 1981, Bell y Laskin, 1985, Schmidt et al, 1989). Otros
autores, como Hemborg et al (1983), también han encontrado grandes mejoras
(+26%) en la fuerza abdominal, aunque después de cinco semanas de
entrenamiento y empleando otro tipo de programas e instrumentos de
valoración. También, en la musculatura extensora del tronco, se encontraron
mejoras en la fuerza después de sólo dos semanas de entrenamiento (8
sesiones) con biofeedback electromiográfico (Asfour et al, 1990). Las mejoras
encontradas en este último estudio no se acompañaron de una disminución del
nivel de dolor por lo que no se puede atribuir sólo a este hecho el aumento de
fuerza. Este tipo de progresos en tan corto período de tiempo pueden
explicarse por la mejora de los factores neurales que tiene lugar durante las
primeras semanas de entrenamiento. Dentro de los factores neurales, sobre
todo la mejora de la coordinación intermuscular puede haber influido más en
los resultados, aunque desafortunadamente en este estudio no se tuvo la
posibilidad de realizar un seguimiento electromiográfico para constatar esta
hipótesis. En el citado estudio de Hemborg et al (1983) el aumento de la
actividad mioélectrica fue de un 41%. También Moritani et al (1987), estudiaron
las dos cabezas del bíceps después de un entrenamiento intenso en la zona de
máxima potencia durante dos semanas. Encontraron evidencias de
adaptaciones neurales en términos de, además de una mayor activación

Página 158
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

neural, en la sincronización entre las dos cabezas. De este modo, sería muy
interesante comprobar mediante EMG la posible sincronización de los
diferentes músculos abdominales para crear una mayor tensión después de un
período de entrenamiento.
En cuanto a las mejoras debidas a la familiarización con el test, ya Stokes et
al (1989), encontraron que la repetición de un test -sin entrenamiento de por
medio- para medir la flexión del tronco durante 6 semanas, provocó unas
mejoras en el máximo momento flexor voluntario isométrico de un 16,8%. Sin
embargo, el tipo de test empleado difiere bastante al empleado en esta
investigación, ya que en el estudio citado la posición era de pie y podría entrar
en juego otro tipo de musculatura. Si bien es cierto que en nuestra
investigación un grupo que no hubiese seguido ningún programa de
entrenamiento podría haber controlado en parte las mejoras debidas al
aprendizaje en el test, por lo que esta sería una de las limitaciones de este
estudio.
Los grandes incrementos obtenidos por los sujetos no experimentados
pueden ser debidos en parte a los valores más bajos que obtuvieron al
principio, así como a una mejor ejecución técnica en el post-test. En este
sentido, Bell y Laskin (1985), encontraron mejoras incluso más dramáticas en
sujetos no experimentados (media de 57,5 años) que partían de valores medios
comprendidos entre 14,0 y 27,4 reps en un test consistente en la realización de
enrollamientos de tórax a una cadencia de 25 reps / seg. Después de sólo tres
semanas de entrenamiento las mejoras oscilaron entre un 46,7% y un 60,2%.
También Legg (1981), encontró mejoras de un 64,3% después de dos semanas
de entrenamiento abdominal intenso. De esta manera, los sujetos es posible
que desarrollen una estrategia de reclutamiento más eficiente, quizás
aprendiendo a relajar la musculatura extensora (inhibición recíproca) de forma
que se necesita menos actividad abdominal para superar la fuerza de esta
musculatura antagonista (Stokes et al, 1989). Por otro lado, los factores
motivacionales también pueden haber influenciado en los resultados, ya que en
estas edades y ambientes (equipo federado) el espíritu competitivo se
encuentra muy acuciado entre los sujetos, lo cual pudo ser constatado durante
la administración de los tests.

Página 159
Julio Tous Fajardo Comparación entre dos métodos a corto plazo Estudio 2

A pesar de los factores comentados, las mejoras obtenidas son bastante


considerables y se ha de tener en cuenta que la musculatura abdominal (sobre
todo el recto abdominal) no se activa usualmente durante las tareas cotidianas
(Ekholm et al, 1979), por lo que sus niveles de fuerza y resistencia se
encuentran muy disminuidos. De esta manera, se hace más fácil aumentar
dichos niveles de manera drástica en poco tiempo.
Por otro lado, tradicionalmente se ha atribuido las mejoras a corto plazo a los
mencionados aspectos neurales. Los trabajos de Moritani y DeVries (1979) o
de Häkkinen et al (1981, 1983) al respecto son conocidos y citadísimos por
todos. Sin embargo, más recientemente, Staron et al (1994), han encontrado
cambios significativos en el porcentaje de fibras IIb en el vasto externo después
de sólo dos semanas de entrenamiento de alta intensidad para el tren inferior.
De esta manera, parece ser que aunque los cambios en el área se sección
transversal suelen tardar en aparecer 6-8 semanas, la conversión de fibras IIb
en IIa tiene lugar anteriormente. Sin embargo, no se conoce hasta qué extremo
esta conversión de fibras musculares puede contribuir al aumento de la fuerza
máxima dinámica. Desafortunadamente, en el presente estudio no se pudo
tener acceso a este tipo de valoración por biopsia muscular, por lo que la
realización de este tipo de investigaciones en el futuro resultaría sumamente
interesante además de necesaria para comprender cómo se adapta esta
musculatura a nivel morfológico.
Un hecho a destacar es que los sujetos experimentados completaron sus
respectivos programas con dificultades durante la primera semana de
entrenamiento. Se ha de tener en cuenta que estos sujetos nunca habían
seguido programas de entrenamiento tan intensos y con la especial dinámica
de los utilizados. Por lo general, este tipo de sujetos no emplea bloques
concentrados de trabajo abdominal y opta por realizar un mayor volumen de
repeticiones pero de manera más distribuida. Esto explica la sensación de
quemazón en la zona abdominal que indicaban todos los sujetos después de
terminar los programas. Como orientación se puede citar una toma de lactato
en un solo sujeto experimentado que indicó una concentración de 5,5 mmol/l
después de realizar el programa dinámico y de 3 mmol/l después de realizar el
RCUT (88 reps) (González de Suso y Tous, 1998; estudio sin publicar). Son

Página 160
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

datos que no podemos comparar con ningún otro estudio de los consultados,
por lo que es una futura línea de investigación totalmente abierta. Sin embargo,
nos puede dar una idea aproximada de la considerable solicitación del
metabolismo glucolítico a pesar de que tradicionalmente han sido considerados
como ejercicios “localizados”, aunque se ha de tener en cuenta que requieren
la movilización de una gran cantidad de masa como la que se halla en la
cabeza (5% del total), el cuello (3%), las extremidades superiores (12%) o
inferiores (32%), el tórax (11%), el abdomen (16%) y la zona pélvica (11%)
(Erdmann, 1997). Por lo tanto, cuando se realiza un ejercicio del grupo de
movilización del tren superior se desplaza aproximadamente un mínimo de un
41% de la masa corporal total, pudiendo llegar a un 57% en el caso de un sit-
up, donde además se eleva el abdomen. Si se realiza un ejercicio del grupo de
movilización del tren inferior, se desplaza aproximadamente un mínimo de un
43% de la masa corporal total que, en el caso de movilizar también el abdomen
como ocurre en un pelvic-roll, puede elevarse a un 59%.
El grupo de Häkkinen, advertía en sus clásicos estudios que, en otro tipo de
musculatura, las mejoras en deportistas de élite tardaban más en aparecer y
eran más difíciles de alcanzar por encontrarse éstos más cerca de su nivel
máximo de rendimiento (Häkkinen et al, 1987, Häkkinen y Kauhanen, 1989,
Häkkinen et al, 1991). Sin embargo, en este estudio se ha podido comprobar
cómo los atletas de alto nivel investigados tienen todavía un margen de mejora
considerable con respecto a la fuerza y resistencia abdominal. Esto puede
explicarse porque su objetivo suele ser más estético que funcional, empleando
así grandes volúmenes de repeticiones que persiguen una supuesta mayor
definición muscular. De esta manera, estos deportistas, parecen tener un gran
margen de mejora, sobre todo a nivel de potencia abdominal.
Por otro lado, los sujetos no experimentados tuvieron dificultades en
completar los programas de entrenamiento durante las dos semanas, aunque
no informaron de ningún tipo de dolencia. Se ha de tener en cuenta que estos
sujetos no habían entrenado nunca la musculatura abdominal de manera
sistemática y continuada.
Los resultados de este estudio son útiles para la preparación de aquellos
sujetos que tienen que superar pruebas de aptitud física para ingresar en algún
organismo o institución. Algunas de estas pruebas de ingreso incluyen tests

Página 161
Julio Tous Fajardo Comparación entre dos métodos a corto plazo Estudio 2

similares al empleado, por lo que este colectivo puede observar cómo es


posible mejorar los resultados en el test de valoración abdominal empleado en
un corto período de tiempo.
Desafortunadamente, la comparación de estos resultados con los obtenidos
por otros estudios se hace difícil, ya que las escasas investigaciones que han
abordado la comparación entre métodos de entrenamiento abdominal partieron
de objetivos, programas e instrumentos de valoración totalmente diferentes.
Es necesario realizar futuras investigaciones acerca de los efectos de un
entrenamiento a largo plazo y de los efectos de la periodización, subida y
bajada de cargas, etc... Además, la inclusión de un test isométrico, como una
galga extensiométrica (strain gauge) sería conveniente para comparar las
diferencias entre los programas que incluyen ejercicios isométricos y los que
sólo incluyen ejercicios dinámicos. Asimismo, se hace necesario el diseño de
tests que solucionen los inconvenientes del RCUT así como otros que permitan
valorar las distintas porciones y músculos abdominales de manera más
diferenciada (ver capítulo dedicado a los test de valoración abdominal). Esta
sería otra de las limitaciones de este estudio ya que aunque en el RCUT, por
su alta velocidad de ejecución, se activen casi por igual ambas porciones del
recto abdominal además de los oblicuos, si los programas de entrenamiento
incluyen ejercicios orientados a zonas concretas, el test de valoración también
debería tener en cuenta este hecho.
En conclusión, los programas empleados parecen ser efectivos a la hora de
desarrollar la fuerza y resistencia abdominal a corto plazo, si aceptamos la
validez del RCUT como un test de fuerza y resistencia abdominal. Sin
embargo, no se observan diferencias en la efectividad de los programas
explicados en este corto período de tiempo.

Página 162
Julio Tous Fajardo Influencia del orden de los ejercicios Estudio 3

ESTUDIO 3: INFLUENCIA DEL ORDEN DE EJECUCIÓN DE LOS EJERCICIOS EN LA MEJORA


DE LA FUERZA Y RESISTENCIA ABDOMINAL

INTRODUCCIÓN
Aunque los diferentes autores están de acuerdo en la dificultad de aislar
completamente las porciones superior (URA) e inferior (LRA) del recto
abdominal, la preferenciación o diferenciación funcional de ambas porciones
mediante tareas específicas parece darse en este músculo tal y como se
detalla en el estudio 1 de esta tesis. Por lo tanto, al haber encontrado algunos
autores que es posible incidir más sobre una porción del recto abdominal que
sobre la otra o bien activar más la musculatura oblicua o el transverso
mediante determinados ejercicios (ver referencias en capítulo 3), se pueden
considerar cuatro grupos de ejercicios abdominales atendiendo a sus objetivos:
-Ejercicios que implican más a la porción inferior.
-Ejercicios que implican más a la porción superior.
-Ejercicios que implican más a la musculatura oblicua.
-Ejercicios que implican más al transverso abdominal.
En este sentido, se ha sugerido que seguir un orden de ejecución
determinado provoca mayores mejoras en la función abdominal. De esta
manera, se afirma que la secuencia: ejercicios de aislamiento de la porción
inferior del recto abdominal, ejercicios de aislamiento de la musculatura oblicua,
ejercicios de aislamiento de la porción superior del recto abdominal, es más
efectiva que seguir la que implica el orden contrario (Robinson y Miller, 1997).
El orden defendido por estos autores (inf-obl-sup) no es otra cosa que el
método de pre-fatiga empleado en programas de musculación, progresando de
las porciones o músculos teóricamente más débiles a las/os teóricamente más
fuertes (Tous y Balagué, 1998).
A pesar de ser técnicas muy difundidas y practicadas en el mundo de la
musculación y el culturismo, son contados los estudios científicos que hayan
puesto a prueba su supuesta eficacia. Sforzo y Touey (1996) realizaron un
interesante estudio que intentaba comprobar el efecto inmediato sobre el
rendimiento muscular de la variación en el orden de ejecución de los ejercicios.

Página 164
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Estos autores encontraron que al realizar extensiones de tríceps con


anterioridad al press militar y al press de banca, la cantidad total de kilos
levantados al realizar la primera serie en el press de banca disminuía un 75%
más que si se seguía el orden contrario. Sin embargo, al realizar el ejercicio de
curl femoral sentado seguido de la extensión de cuádriceps y de la sentadilla, la
cantidad total de kilos levantados en la primera serie de este último ejercicio
resultó ser un 22% menor que al seguir el orden contrario. Esto parece deberse
a que los ejercicios de tríceps y deltoides son más limitantes para la ejecución
del press de banca que los ejercicios de isquiotibiales y cuádriceps para la
sentadilla. Aunque queda por comprobar la actividad de las unidades motoras
-mediante EMG- en los citados músculos al realizar este tipo de rutinas, parece
ser que la cantidad total de kilos levantados será mayor si se realizan en primer
lugar los ejercicios que implican mayores masas musculares. Este hecho
podría apoyar la hipótesis de que la post-fatiga es eficaz de cara a aumentar la
masa muscular.
Sin embargo, la complejidad de la musculatura abdominal -cuatro capas de
músculos largos y planos con funciones bien diferenciadas- y las rápidas
adaptaciones que parece tener al entrenamiento (Legg, 1981, Smidt et al,
1989, Tous y Balagué, 1997, Vrijens, 1978) no parecen aconsejar la aplicación
de estudios en otros grupos musculares.
El objetivo de este estudio es comprobar si el orden en que se ejecutan los
ejercicios abdominales influye en la mejora de la fuerza y resistencia abdominal
tal y como se proclama en el tan divulgado documento Legendary Abs
(Robinson y Miller, 1997).

HIPÓTESIS
El programa que presente una mayor similitud con el test de valoración
abdominal será el que provoque unas mayores mejoras en los sujetos que lo
practiquen.

Página 165
Julio Tous Fajardo Influencia del orden de los ejercicios Estudio 3

MATERIAL Y MÉTODO
Muestra
Cuarenta y cinco estudiantes (27 hombres y 18 mujeres) de Educación
Física de segundo ciclo (Hombres: 23,7±2,16 años de edad; 175,7±5,2 cm de
estatura; 72,9±7,1 kgs de peso; Mujeres: 23,2±1,51 años de edad; 163,9±3,8
cm de estatura; 58,8±5,9) aceptaron participar voluntariamente en este estudio.
Una vez establecidos los resultados iniciales, los sujetos fueron divididos en 4
grupos siguiendo el método ABBA (Vincent, 1995), para intentar que cada
grupo partiese con una media de repeticiones similar. Todos tenían experiencia
previa en la realización de ejercicios abdominales. Ninguno alegó algún tipo de
patología o dolor en la zona lumbar que impidiese la normal realización de los
programas de entrenamiento.

Instrumento de valoración
La valoración de la musculatura abdominal se realizó mediante el test de
Robertson y Magnusdottir (1987) (ver figura E3.1 y capítulo 5). Con el objeto de
intentar evitar que las mejoras en el test después de la intervención fueran
debidas a una mejora técnica en el mismo, los sujetos, después de un período
de familiarización, repitieron el test tres veces, dejando un día de descanso
entre la realización de cada test. Aquellos sujetos que obtuvieron una diferencia
entre alguno de los tres test igual o superior a un 10%, repitieron el test tantas
veces como fue necesario hasta estabilizar sus resultados. Se consideró como
puntuación inicial en el test la media de los tres resultados más cercanos.

Figura E3.1. Dinámica del Test de Robertson.

Página 166
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Programas de entrenamiento
Los grupos en los que se intervino siguieron los programas de entrenamiento
durante 6 semanas, con una frecuencia semanal de 3 sesiones.
El grupo A (13 sujetos) realizó un programa de entrenamiento con el orden
inferiores-oblicuos-superiores; dicho programa incluía las siguientes triseries a
tres ejercicios de 60 repeticiones con 20 segundos de descanso entre cada
triserie: (1ª triserie: LRA: porción inferior del recto abdominal) 20 reps de pelvic-
roll a una velocidad de 1 rep cada dos segundos (VL: velocidad lenta); 20 reps
de descensos de piernas de 90º a 45º a VL; 20 reps de elevaciones de glúteos
a VL; (2ª triserie: oblicuos) 20 reps de curl cruzado a VM (velocidad media: 1
rep por segundo); 20 reps de parabrisas a VL; 20 reps de side roll a VM; (3ª
triserie: URA) 25 reps de curl-ups a VM, 15 reps de curl-ups con rodillas
elevadas a VR (velocidad rápida: 2 reps por segundo) y 20 reps de sit-ups
hasta 45º a VL.
El grupo B (13 sujetos) siguió un programa que incluía los mismos ejercicios
pero con las triseries realizadas en el orden contrario.
El grupo C (14 sujetos) realizó un programa con el mismo volumen de
repeticiones pero más parecido al RCUT que incluía 3 series de 60 curl-ups a
la máxima velocidad con un descanso de 1 minuto entre cada serie.
Por otro lado, un grupo D (5 sujetos) no realizó ningún tipo de
entrenamiento abdominal durante el período establecido, sirviendo como grupo
control.
Cada sujeto recibió una hoja en la cual se ilustraban los programas de
entrenamiento y se les preguntaba acerca de algunos datos personales (ver
anexos).
Después de las seis semanas de entrenamiento se volvió a administrar el
RCUT, en una sesión diferente a la última donde se realizó entrenamiento.

Análisis estadístico
Los datos fueron tratados mediante las pruebas estadísticas coeficiente de
correlación intraclase (fiabilidad en el test previo), t de Student de datos
apareados (mejoras en cada grupo) y one-way ANOVA (comparación
porcentaje de mejoras), estableciéndose el nivel de significación en una p <

Página 167
A
20”Desc
TRISERIE

20L PELVIC ROLLS 20L LYING-LEG THRUSTS 20L PELVIC RAISES

20”Desc
TRISERIE
2
20L CROSS CURL-UPS 20M SIDE ROLLS 20L KNEE ROLLS

TRISERIE
3
25M CURL-UPS 15H CURL-UPS 20L 45º SIT-UPS
B 20”Desc

TRISERIE

1
25M CURL-UPS 15H CURL-UPS 20L 45º SIT-UPS

20”Desc

TRISERIE
2 20L CROSS CURL-UPS 20M SIDE ROLLS 20L KNEE ROLLS

TRISERIE
3
20L PELVIC ROLLS 20L LYING-LEG THRUSTS 20L PELVIC RAISES
C
SERIE
60”Desc
1
60 ALL-OUT CURL-UPS

SERIE
2 60”Desc

60 ALL-OUT CURL-UPS

SERIE
60”Desc
3
60 ALL-OUT CURL-UPS
Julio Tous Fajardo Influencia del orden de los ejercicios Estudio 3

0,05 y realizándose los contrastes a posteriori mediante la prueba HSD-Tukey


con el objeto de comprobar en qué grupos las diferencias fueron significativas.
Sólo fueron incluidos en el análisis estadístico aquellos sujetos que realizaron
el test después de las seis semanas y que hubieran realizado un mínimo de 16
sesiones de las 18 programadas. Se empleó el programa SPSS 9.0. para
analizar los datos.

RESULTADOS
En los tests previos al entrenamiento se obtuvo una fiabilidad (coeficiente de
correlación intraclase) de 0,97 en los sujetos que realizaron el test 3 veces (29
sujetos) y de 0,84 en los que lo realizaron 4 veces (16 sujetos). Los valores
medios fueron de 76,95 reps/min ± 10,12; 79,08 ± 11,37; 80,45 ± 11,11, en el
primer caso y 64,81 ± 10,1; 71,75 ± 9,8; 79,18 ± 8,2 y 76,87 ± 7,5 en el
segundo caso.
De los 45 sujetos, 31 realizaron el test después del período de
entrenamiento. La pérdida de sujetos se debió a lesiones ajenas a los
programas de entrenamiento o bien no fueron justificadas. Asimismo, tan sólo
15 sujetos realizaron un mínimo de 16 sesiones de las 18 previstas. Por lo
tanto, sólo fueron analizados los resultados de 20 sujetos (5 en cada grupo de
entrenamiento y 5 en el grupo control; con 3 hombres y 2 mujeres en cada
grupo).
Todos los grupos mejoraron sus resultados en el test (ver tabla E3.1), siendo
estas mejoras significativas, al realizar la prueba t de muestras dependientes
(pre-post), en los grupos A (11,3% ± 5,83; p = 0,007; t = -5,2) y C (20% ± 5,29; p
= 0,01; t = -7,8).
Al comparar los porcentajes de mejoras de los cuatro grupos se obtuvieron
diferencias significativas (p < 0,001; F = 11,01). Los contrastes a posteriori
detectaron diferencias significativas entre los grupos A (inf-obl-sup) (p < 0,001)
y C (3 series de 60 enrollamientos de tronco) (p < 0,05) con respecto al grupo
D (control). No se obtuvieron diferencias significativas entre los grupos A y B
(sup-obl-inf).

Página 168
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

GRUPO A GRUPO B GRUPO C GRUPO D


Sujetos Pre Post Pre Post Pre Post Pre Post
1 86 91 76 80 81 97 79 76
2 73 88 90 108 84 97 78 80
3 80 90 83 86 71 82 75 76
4 86 92 87 90 81 104 88 87
5 82 92 80 90 83 100 84 88
Media 81,4 90,6 83,2 90,8 80,0 96,0 80,8 81,4
D.S. 5,4 1,7 5,5 10,4 5,2 8,3 5,2 5,8
%Mejora 11,3 ± 5,8 9,1 ± 7,2 20 ± 5,2 0,74 ± 3,3

Tabla E3.1. Resultados antes y después en el RCUT (reps / min) en los distintos grupos de
entrenamiento y el grupo control (D).

DISCUSIÓN
En este estudio se volvió a encontrar, como en otros dos estudios pilotos
que no pudieron finalizarse por falta de muestra, una escasa adherencia
(pérdida experimental) a los programas de entrenamiento abdominal. Las
pérdidas, cuando no fueron justificadas, pueden deberse a que la mayoría de
sujetos estudiados no acostumbraban a realizar programas de entrenamiento
abdominal sistematizados. Así, la intensidad de los programas pudo ser
excesiva para algunos sujetos que no estaban dispuestos a ejercitarse
duramente.
Al comparar los resultados con el estudio 2 de esta tesis se puede observar
cómo las mejoras en los grupos A y B están por debajo de lo que se podía
esperar en un principio. Este hecho puede deberse a que en este estudio de
realizó una mayor familiarización previa con el test, de forma que cada sujeto
realizó el test un mínimo de 3 veces y en el caso de obtener algún resultado
dispar lo repitió tantas veces como fuera necesario hasta estabilizar los
resultados. Así, en el estudio 2 de esta tesis, los espectaculares incrementos
pudieron deberse en gran parte a una mejora de la ejecución técnica en el test,
ya que la familiarización no fue tan exhaustiva. Desafortunadamente, no se
pudieron administrar los tests, como estaba previsto, a las dos semanas de
entrenamiento para comparar estos resultados con los del estudio 2. En este
sentido, Smidt et al (1989), estudiaron los efectos de un programa de
entrenamiento isocinético (resistencia acomodada) tanto para los flexores como
para los extensores del tronco, encontrando cómo durante las dos primeras

Página 169
Julio Tous Fajardo Influencia del orden de los ejercicios Estudio 3

semanas de entrenamiento las mejoras fueron mayores que durante las cuatro
últimas semanas. Similares resultados también encontraron Moritani y DeVries
(1979), aunque en los flexores del codo. En éste último estudio, las mejoras
debidas a los factores estructurales (hipertrofia muscular) pasaron a tener más
relevancia que las neurales en el período comprendido entre la tercera y la
quinta semana. Sin embargo, en el estudio que mayor similitud presenta con el
presente, al haber comparado varios programas de entrenamiento abdominal
empleando un test similar aunque de cadencia, las mejoras no fueron
significativas entre la primera y tercera semana y sí entre la primera y la sexta
así como entre la tercera y la sexta (Bell y Laskin, 1985).
Por otro lado, no se han observado diferencias significativas entre seguir el
programa A, con el orden inferior-oblicuo-superior, y el contrario de cara a
mejorar los resultados en el RCUT. Este hecho no significa que realmente no
haya diferencias entre estas dos secuencias, ya que tanto la muestra (potencia
estadística inferior a 0,5) como el tiempo de aplicación de los programas
podrían ser insuficientes para observar las supuestas diferencias. En este
sentido la muestra necesaria para encontrar unas diferencias de un 30% en los
porcentajes de mejora con una potencia de 0,8 sería de 14 sujetos por grupo.
De hecho, se observa una tendencia a que el A es un programa más efectivo
que el B (superior-oblicuo-inferior), ya que éste incluso no provoca mejoras
significativas después del período de entrenamiento. Sin embargo, no creemos
que por norma general sea más eficaz el orden del programa A; probablemente
algunos sujetos se beneficiarán más de esta secuencia y otros de la contraria o
de las múltiples combinaciones que se pueden dar y que no pudieron ser
comparadas en este estudio por falta de muestra. En este sentido, si la lógica a
seguir esta secuencia A se debe a que existe una predominancia de la porción
superior con respecto a la inferior y la oblicua en todos los ejercicios y, por lo
tanto, se dice es más fuerte, se ha de tener en cuenta que esto no ocurre
siempre así. En estudios electromiográficos se pudo comprobar cómo
determinados sujetos presentaban una mayor activación en la porción inferior
en todo momento, ya sea realizando enrollamientos de tronco o de pelvis (Tous
y Balagué, 1998). Uno de estos sujetos, practicante de aeróbic de competición
de élite internacional, nos indicó que su entrenamiento incluye muchos más

Página 170
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

ejercicios para localizar la porción inferior del recto abdominal, debido a que
ésta es muy valorada por los jueces. Es una prueba de que con el
entrenamiento se puede llegar a cambiar la habitual predominancia de la
porción superior sobre la inferior. Por otro lado, los sujetos muy entrenados
podrían beneficiarse más de una secuencia en postfatiga en determinados
momentos de su proceso de entrenamiento. Estos son factores de mucho
interés a valorar en futuras investigaciones.
Además, se ha de tener en cuenta que el test de valoración empleado puede
no ofrecer toda la información sobre las adaptaciones que han provocado los
diferentes programas en las distintas porciones o músculos. Aunque, debido a
la velocidad máxima de ejecución requerida, durante el RCUT se activan las
porciones superior e inferior del recto abdominal, y la musculatura oblicua,
parece ser necesario elaborar distintos tests para valorar las diferentes
porciones. El propio instrumento de valoración sería por lo tanto una de las
mayores limitaciones de este estudio y una de las futuras líneas de
investigación que urge llevarse a cabo.
Mediante la EMG se podría llegar a observar las supuestas adaptaciones
específicas provocadas por cada método de entrenamiento, aunque en este
estudio no fue posible realizar este tipo de valoraciones. Por lo tanto, la
utilización del MuscleLab™ para valorar los efectos de un entrenamiento
abdominal puede resultar muy útil ya que el encoder lineal de movimiento
permite adaptarse de manera bastante aproximada al tipo de movimiento
requerido, un enrollamiento que ningún ergómetro parece ser capaz de
reproducir. Por lo tanto, las futuras investigaciones con este dispositivo están
garantizadas.
Un aspecto importante que puede haber influido en la adherencia y
resultados de este estudio es la no supervisión de todos los sujetos durante las
seis semanas de entrenamiento. Algunos sujetos fueron supervisados durante
todas las sesiones y otros no por incompatibilidad de horarios. Aunque todos
aseguraron haber realizado las sesiones requeridas, no sé puede saber
realmente si este fue el caso.
Sin embargo, a tenor de los resultados obtenidos, parece ser que la variable
especificidad de ejecución de los ejercicios influye más que el orden de

Página 171
Julio Tous Fajardo Influencia del orden de los ejercicios Estudio 3

ejecución de los mismos en la mejora de los resultados en el RCUT. Por lo


tanto, la hipótesis establecida antes del estudio parece ser cierta; el programa
que tenga una mayor similitud con el test de valoración, obtendrá mayores
mejoras en el mismo. Esta hipótesis está en concordancia con el clásico
principio de especificidad del entrenamiento expuesto –en otros grupos
musculares- en trabajos clásicos como los de Sale y MacDougall (1981) o Sale
(1988) y en otros más recientes como los de Moritani (1993) o Wilson et al.
(1996).
Desafortunadamente, los resultados de este estudio difícilmente pueden ser
comparados con otros con objetivos similares. No obstante, vuelven a
encontrarse unos incrementos considerables en la fuerza y resistencia
abdominal que indican el amplio margen de mejora que posee esta
musculatura. Se ha de recordar que se está investigando una musculatura no
utilizada habitualmente en las tareas cotidianas, de ahí que Caix et al (1984) la
califiquen de postural, aunque este aspecto no está del todo claro como se ha
discutido en el capítulo 1 referente a su anatomía. Además, no se ha de olvidar
que, tanto en este estudio como en el anterior (estudio 2), ninguno de los
sujetos había realizado programas de entrenamiento abdominal tan intensos y
sistematizados. A pesar de haber incluido a sujetos muy entrenados e incluso
de élite nacional e internacional, por lo general nos comunicaron que
entrenaban la musculatura abdominal de forma un tanto anárquica y no muy
intensa.
En el trabajo de Bell y Laskin (1985) antes citado, se informó de mejoras
mucho más espectaculares que las encontradas en el presente. Los sujetos,
mejoraron sus resultados después de 6 semanas de entrenamiento de manera
sorprendente: un 97,8%, un 174,74% y un 79,48% en los tres grupos
experimentales. Estas espectaculares mejoras pudieron deberse a que los
sujetos (adultos con una media de 57,5 años; rango de 50-75 años) no tenían
experiencia en este tipo de entrenamiento, presentando unos niveles iniciales
muy bajos; entre 14 y 27,4 repeticiones de media en un test que consistía en
realizar enrollamientos de tórax a una cadencia de 25 reps / min. Aunque al
consultar el apartado de material y método no queda del todo claro la dinámica
de los distintos programas de entrenamiento, de la lectura se puede extraer

Página 172
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

que los sujetos realizaron enrollamientos de tronco (cada grupo con una
variante diferente) durante dos sesiones de 10 minutos al día y a una cadencia
de 25 reps / min. Por lo tanto, se puede deducir que realizaron una dinámica
muy similar al test de valoración, lo que ayuda a explicar también las grandes
mejoras. Este hecho está de acuerdo con los resultados del presente estudio,
reforzando la hipótesis de especificidad del entrenamiento.
Demont et al (1999), realizaron un estudio con un diseño muy similar al
presente pero con objetivos muy diferentes. De esta manera, se compararon
tres programas de entrenamiento abdominal durante 6 semanas (18 sesiones):
uno que empleaba únicamente enrollamientos de troncos, otro que empleaba
un ab-flex y un tercero que empleaba un ab-roller (ver capítulo 4 para ver
descripción de estos aparatos). No se observaron diferencias significativas
entre los valores obtenidos antes y después del período entrenamiento. Sin
embargo, los instrumentos de valoración empleados son bastante discutibles;
una prueba isométrica y otra isocinética (peak torque en MVC) que difícilmente
pueden detectar las mejoras en un programa dinámico después de 6 semanas
de entrenamiento. Así, esta sería una de las ventajas que posee el tan criticado
RCUT ya que ha demostrado ser sensible a las adaptaciones que sufre la
musculatura abdominal como consecuencia de un entrenamiento.
Se necesita seguir investigando sobre los efectos de distintos programas de
entrenamiento abdominal a largo plazo en la función de dicha musculatura.
Según los estudios 2 y 3 de esta tesis los programas de alta intensidad y
volumen moderado parecen ser muy eficaces para mejorar la fuerza y
resistencia abdominal a corto y medio plazo. De ahí que sería muy interesante
comparar estos programas con los más comúnmente utilizados, que incluyen
un gran volumen de repeticiones y lógicamente con la combinación de ambos,
periodizándolos a lo largo de una temporada. Sin embargo, parece necesario el
diseño de un nuevo test que corrija los defectos del RCUT, ya que se ha
observado cómo la discriminación entre sujetos que realizan frecuentemente un
entrenamiento sistemático de la musculatura abdominal y los que no, parece
no quedar siempre del todo clara. Así, ciertos sujetos presentan una especial
habilidad para obtener unos elevados resultados en el test que no se
corresponden con su nivel de entrenamiento o desarrollo en la musculatura

Página 173
Julio Tous Fajardo Influencia del orden de los ejercicios Estudio 3

abdominal. Sin embargo, en los estudios pilotos previos a esta tesis se intentó
administrar otro test, el de Knudson y Johnston (1995), pero se dio el caso de
que varios sujetos no lograban llegar a tocar sus muslos (al poseer brazos muy
cortos) y otros realizaban recorridos mínimos (al poseer brazos muy largos),
por lo que finalmente se desestimó, optándose por el test de Robertson (ver
discusión en capítulo 5).
En conclusión, el orden de ejecución de los ejercicios abdominales “inferior-
oblicuo-superior” no parecer ser más eficaz que la secuencia contraria para
mejorar la fuerza y resistencia en un período de 6 semanas. Por el contrario, un
programa con el mismo volumen de repeticiones pero con una mayor
especificidad con respecto al test de valoración, fue el que provocó mayores
mejoras.

Página 174
Julio Tous Fajardo Entrenamiento de la musculatura abdominal Conclusiones

CONCLUSIONES

DE LA PARTE TEÓRICA

-En la literatura se pueden encontrar numerosos y contradictorios estudios en


relación a la kinesiología de la musculatura abdominal aunque son muy
escasos los referentes a la efectividad de distintos programas de
entrenamiento.

-Antes de realizar nuevas investigaciones en el campo del entrenamiento


abdominal se hace necesario la elaboración de un nuevo test de valoración
funcional abdominal que permita comparar de manera válida y fiable la
efectividad de distintos programas.

-Se pueden distinguir ejercicios para incidir preferencialmente sobre alguno de


los músculos abdominales o sus porciones constituyentes. De esta manera se
pueden diferenciar ejercicios para incidir más sobre las porciones superior o
inferior del recto abdominal, sobre la musculatura oblicua o sobre el transverso
abdominal.

-Un programa de entrenamiento debería incluir una gran variedad de ejercicios


que tuvieran en cuenta la posibilidad de incidir preferencialmente sobre una u
otra zona ya que no parece existir un ejercicio que sea superior a los demás en
todos los aspectos.

-Los ejercicios que inciden más sobre el músculo oblicuo interno y el transverso
abdominal parecen ser los más recomendables para la prevención y
rehabilitación de patologías lumbares.

-Los sujetos con una musculatura abdominal débil deberían realizar ejercicios
donde se redujese al mínimo el estrés en la zona lumbar y la incidencia sobre
los flexores de la cadera como los enrollamientos de tronco o pelvis.

Página 175
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

-Los sujetos con una musculatura abdominal fuerte deberían realizar ejercicios
donde se maximizase la incidencia sobre la musculatura abdominal como el
ejercicio “v” abdominal o la elevación de miembros inferiores desde posición
suspendida.

-Mientras no se realicen investigaciones concluyentes sobre la influencia del


orden de ejecución o la periodización de los ejercicios, se recomienda aplicar el
principio de la variedad y seguir distintas secuencias de ejercicios a lo largo del
proceso de entrenamiento.

-Clasificar los ejercicios abdominales según su objetivo puede ser insuficiente


para el entrenamiento deportivo donde tiene más sentido clasificarlos según su
orientación. Así, podrían distinguirse ejercicios con una orientación general,
dirigida, específica o competitiva y dentro de estos suceder ejercicios básicos,
de aplicación y compensatorios.

DE LA PARTE EMPÍRICA

DEL ESTUDIO 1: DIFERENCIACIÓN FUNCIONAL DEL RECTO ABDOMINAL

-El músculo recto abdominal presenta una diferenciación funcional en al menos


dos de sus porciones. La dinámica de esta diferenciación es muy variable entre
los sujetos estudiados aunque tiende a presentarse un patrón común como se
concluye en los siguientes puntos.

-Las velocidades de ejecución en los ejercicios cercanas a las habitualmente


seguidas por cada sujeto facilitan la consecución de la diferenciación en el
recto abdominal.

-El enrollamiento de tórax incide de manera preferente sobre las porciones mas
craneales del recto abdominal, mientras que el enrollamiento de pelvis lo hace
sobre las porciones más caudales aunque de forma menos evidente.

Página 176
Julio Tous Fajardo Entrenamiento de la musculatura abdominal Conclusiones

DEL ESTUDIO 2: COMPARACIÓN DE DOS MÉTODOS DE ENTRENAMIENTO PARA EL DESARROLLO DE


LA FUERZA Y RESISTENCIA ABDOMINAL A CORTO PLAZO

-No se han observado diferencias significativas entre los programas de


entrenamiento dinámico y estático-dinámico empleados en ninguno de los dos
grupos durante el período de entrenamiento estudiado.

-Los programas de entrenamiento empleados parecen ser eficaces para


desarrollar la fuerza y resistencia abdominal en un período de dos semanas,
siempre y cuando se acepte la validez del RCUT como un test de fuerza y
resistencia abdominal.

-El grupo de sujetos no experimentados mejoró sustancialmente más que el


grupo de sujetos experimentados donde las mejoras son significativas sólo en
el grupo dinámico.

DEL ESTUDIO 3: INFLUENCIA DEL ORDEN DE EJECUCIÓN DE LOS EJERCICIOS EN LA MEJORA DE LA


FUERZA Y RESISTENCIA ABDOMINAL

-El orden de ejecución inferior-oblicuo-superior no parece ser significativamente


más eficaz que la secuencia contraria en la mejora de la fuerza y resistencia
abdominal en el período de entrenamiento estudiado.

-El programa de entrenamiento más similar al test de valoración es el que


mayores mejoras produce en el mismo.

Página 177
Tesis Doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

RETOS DE FUTURO

En la presente tesis se ha intentado responder a algunas cuestiones que nos


habíamos planteado a menudo como practicantes, entrenadores o investigadores.
Sin embargo, el entrenamiento de la musculatura abdominal sigue siendo un
campo totalmente abierto a futuras investigaciones.
Repetidamente se ha advertido a lo largo del texto la necesidad de diseñar un
nuevo test de valoración funcional abdominal. El MuscleLab puede ser una
herramienta eficaz de cara a evaluar la efectividad de distintos métodos de
entrenamiento, por lo que se hace necesario establecer un protocolo que se
adapte a los requerimientos de la musculatura abdominal.
En el campo de la salud, la comparación de la efectividad de distintos
programas de entrenamiento intensos que incidan principalmente sobre la
musculatura profunda de cara a prevenir o rehabilitar patologías en la zona lumbar
se presenta como el gran reto de futuro en este campo. Serían investigaciones de
las que se beneficiaría más de un 80% de la población. También en este campo
es muy interesante el estudio del desarrollo de la musculatura del suelo pélvico
con el objeto de tratar patologías como la enuresis o la incontinencia urinaria, al
haberse observado una íntima relación entre esta musculatura y la profunda
abdominal.
En el campo de la estética y bienestar corporal, las investigaciones en torno a
la reducción de grasa subcutánea abdominal localizada se presentan como uno de
los mayores retos de futuro por el interés que tiene para una gran parte de la
población. La aplicación concurrente de electroestimulación con un ejercicio
aeróbico de larga duración e intensidad moderada se presenta como la mejor
opción a este respecto.

Página 178
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

8. BIBLIOGRAFÍA

8.1. BÚSQUEDA DE LA INFORMACIÓN

La búsqueda de la información para la realización de esta tesis doctoral


proviene de dos fuentes fundamentales:
-Bases de datos: MEDLINE (http://www.nlm.nih.gov) y SPORT Discus (consultado
en la biblioteca del INEFC de Barcelona).
-Referencias obtenidas a partir de los propios artículos sobre el tema en
cuestión.

8.2. PROVENIENCIA DE LA INFORMACIÓN

La información empleada proviene de las siguientes fuentes:


-Consulta de fuentes bibliográficas en revistas y monografías especializadas.
-Consultas personales a expertos: Stuart M. McGill (Universidad de Waterloo,
Ontario, Canadá)

8.3. ADQUISICIÓN DE LA INFORMACIÓN

Una vez seleccionadas las referencias de interés el mayor problema


radicaba en adquirir los artículos sin necesidad de solicitarlos a estamentos
como la British Library, donde cada artículo cuesta más de 1000 ptas. De esta
manera, se optó por las consulta de diversos catálogos españoles de
localización de revistas especializadas:
-Catálogo CDB, donde se encuentran los catálogos de 84 bibliotecas de
Cataluña. Disponible en formato papel en el INEFC de Barcelona y restantes
bibliotecas colaboradoras en el proyecto. Disponible on-line en la siguiente
dirección de internet: http://www.doc6/es/cdb
-Catálogo de Publicaciones Periódicas en Bibliotecas de Ciencias de la Salud
Españolas. Centro de Información y Documentación Científica. Consejo
Superior de Investigaciones Científicas. Disponible en formato papel en la
mayor parte de bibliotecas de Hospitales y Facultades de Medicina españolas y
en formato CD-ROM en la dirección de correo electrónico:
csisa001@sarenat.es

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

Una vez localizados los centros donde se encontraban las revistas buscadas
se acudió a la biblioteca de los mismos para fotocopiar los artículos
referenciados. Dichos centros son:
-INEFC Centre de Barcelona.
-D.G.E. (Biblioteca de l’Esport) (Esplugues de Llobregat)
-INEF de Madrid.
-FCAFD de Las Palmas de Gran Canaria.
-FCAFD de Granada.
-CNID (Centro Nacional de Investigación Deportiva) (Madrid).
-Hospital de La Paz (Madrid)
-Hospital del Vall d’Hebron (Barcelona).
-Hospital Clínic (Barcelona).
-Hospital de Bellvitge (Barcelona)
-ICATME (Institut Dexeus) (Barcelona).
-Instituto para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (Barcelona).
-Institut de Ciencies de l’Esport (Barcelona).
-Escuela de Fisioterapia de la Universitat Ramon Llull (Barcelona).
-Colegio de Médicos de Barcelona.
-INEFC de Lérida.
En el extranjero se acudió a los siguientes centros:
-The Miller Nichols Library. The University of Missouri, Kansas City, USA.
-The Archie R. Dykes Library of the Health Sciences. The University of Kansas
City Medical Center.
-The School of Medicine Library. The University of Missouri, Kansas City, USA.
Los precios por página fotocopiada oscilaron entre las 2,5 ptas y las 40 ptas.
Ninguna de las referencias fue solicitada por correo.

Página 180
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

8.4. REFERENCIAS

Se ha escogido como normativa de citación bibliográfica la empleada por la


revista del ACSM (Colegio Americano de Medicina del Deporte): Medicine and
Science in Sports and Exercise, considerada como la revista con mayor índice
de impacto en el campo de las Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

ABE, T., N. KUSUHARA, N. YOSHIMURA, T. TOMITA and P.A. EASTON.


Differential respiratory activity of four abdominal muscles in humans. J. Appl.
Physiol. 80:1379-1389, 1996.

AIKMAN, H.D., J.J. MAJERUS, K.W. VAN WART, J.O. BARR and T.M. COOK.
Effects of electrical stimulation vs situps on abdominal strength and endurance.
Phys Ther 65:696, 1985.

AKEBI, T., S. SAEKI, H. HIEDA, H. GOTO. Factors affecting the variability of


the torque curves isokinetic trunk strength testing. Arch. Phys. Med. Rehab.
79:33-35, 1998.

ALEXANDER, M.J.L. Biomechanics of sit-up exercises. CAHPER Journal,


51(5): 36-38, 1985

ALIZADEH, M.H. and J. STANDRING. The effect of an exercise regimen on


Lumbar Spine Curve. In: Haake S. The Engineering of Sport. Proceedings of
the 1st International Conference on the Engineering of Sport, Sheffield, UK, 2-4
July, 1996. Rotterdam, The Netherlands: A.A. Balkena, pp: 31-35, 1996.

ALON, G., S.A. MCCOMBE, S. KOUTSANTONIS, L.J. STUMPHAUZER, K.C.


BURGWIN, M.M. PARENT and R.A. BOSWORTH. Comparison of the effects of
electrical stimulation and exercise on abdominal musculature. J. Orthop. Sports
Phys. Ther. 8:567-573, 1987.

AMEN, K. and T. DOBINSON. Elimina barriga. Barcelona: Hispano Europea,


1994.

ANDERSON, E., Z. MA, J. NILSSON, AND A. THORSTENSSON. Abdominal


and hip flexor muscle involvement in various training exercises. In: Proceedings
of the XXI International Congress of Biomechanics. R.J. Gregor, R.F. Zernicke,
and W.C. Whiting, eds. Los Angeles: UCLA, 1989. # 245.

ANDERSSON, E., L. ODDSSON, H. GRUNDSTRÖM and A.


THORSTENSSON. The role of the psoas and iliacus muscles for stability and
movement of the lumbar spine, pelvis and hip. Scand. J. Med. Sci. Sports 5:10-
16, 1995.

ANDERSSON, E., L. SWÄRD and A. THORSTENSSON. Trunk muscle


strength in athletes. Med. Sci. Sports Exerc. 20:587-593, 1988.

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

ANDERSSON, E.A., J. NILSSON and A. THORSTENSSON. Intramuscular


EMG from the hip flexor muscles during human locomotion. Acta Physiol.
Scand. 161:361-370, 1997b.

ANDERSSON, E.A., J. NILSSON, Z. MA and A. THORSTENSSON. Abdominal


and hip flexor muscle activation during training exercises. Eur. J. Appl. Physiol.
75:115-123. 1997a.

ANDERSSON, E.A., L.E. ODDSSON, H. GRUNDSTRÖM, J. NILSSON and A.


THORSTENSSON. EMG activities of the quadratus lumborum and erector
spinae muscles during flexion –relaxation and other motor tasks. Clin. Biomech.
11:392-400, 1996.

ANDERSSON, E.A., Z. MA and A. THORSTENSSON. Relative EMG levels in


training exercises for abdominal and hip flexor muscles. Scand. J. Rehab. Med.
30:175-183, 1998.

ANGULO, J. Entrenamiento abdominal. Barcerlona: Paidotribo, 1999.

ASFOUR, S.S., T.M. KHALIL, S.M. WALY, M.L. GOLDBERG, R.S.


ROSOMOFF and H.L. ROSOMOFF. Biofeedback in back muscle
strengthening. Spine 15:510-513, 1990.

AWAKIAN, J., M. KERESZTES, B. OAKLEY and L. MILLAR. EMG activity of


the abdominal muscles using traditional crunches vs abdominal exercise
assistive device. Phys. Ther. 80:S33, 2000.

AXLER, C.T. and S.M. MCGILL. Low back loads over a variety of abdominal
exercises: searching for the safest abdominal challenge. Med. Sci. Sports
Exerc. 29:804-810, 1997.

BALDAUF, K.L., D.K. SWENSON, J.M. MEDEIROS and S.A. RADTKA. Clinical
assessment of trunk flexor muscle strength in healthy girls 3 to 7 years of age.
Phys. Ther. 64:1203-1208, 1984.

BALLDIN, U.I., K. MYHRE, P.A. TESCH, U. WILHELMSEN and H.T.


ANDERSEN. Isometric abdominal muscle training and G tolerance. Aviat.
Space Env. Med.

BANKOFF, A.D.P. and J. FURLANI. Electromyographic study of the rectus


abdominis and external oblique muscles during exercises. Electromyogr. Clin.
Neurophysiol. 24: 501-510, 1984.

BARTELINK, D.L. The role of abdominal pressure on the lumbar intervertebral


discs. J. Bone Joint Surg. 39-B:718-725, 1957.

BARTLETT, R. Electromyography. In: R. Bartlett. Introduction to sports


biomechanics. London: E and FN Spon, 1997.

Página 182
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

BEDI, J.F. and J. PHILLIPS. Forces of the iliopsoas during a sit-up –a


biomechanical model. Med. Sci. Sports Exerc. 11:105, 1979.

BEIM, G.M., J.L. GIRALDO, D.M. PINCIVERO, M.J. BORROR and F.H. FU.
Abdominal strengthening exercises: a comparative EMG study. J. Sport Rehab.
6:11-20, 1997.

BEIMBORG, D.S. and M.C. MORRISEY. A review of the literature related to


trunk muscle performance. Spine 13:655-660, 1987.

BELL, R.D. and J. LASKIN. The use of curl-up variations in the development of
abdominal musculature strength and endurance by post 50-year-old volunteers.
J. Hum. Mov. Studs. 11:319-324, 1985.

BERGMAN, R.A., S.A. THOMPSON, A.K. AFIFI and F.A. SAADEH.


Compendium of human anatomic variation. Baltimore: Urban & Schwarzanberg,
1988.

BERGMARK, A. Stability of the lumbar spine. A study in mechanical


engineering. Acta Orthop. Scand. 230(suppl.): 20-24, 1989.

BIERING-SORENSEN, F. A prospective study of low back pain in a general


population. I. Occurrence, recurrence and etiology. Scand. J. Rehab. Med.
15:89-96, 1983.

BIERING-SORENSEN, F. Physical measurements as risk indicators for low-


back trouble over a one-year period. Spine 9:106-119, 1984.

BLACKBURN, S.E. and L.E. PORTNEY. Electromyographic activity of back


musculature during Williams’ flexion exercises. Phys. Ther. 61:878-885, 1981.

BLANKSMA, N.G., T.M.G.J. VAN EIJDEN, W.A. WEIJS. Electromyographic


heterogeneity in the human masseter muscle. J. Dent. Res. 71:47-52, 1992

BODÉN, A. and K. ÖBERG. Torque resistance of the passive tissues of the


trunk at axial rotation. Appl. Ergonomics 29:111-118, 1998.

BOERSMA, D, J. NYLAND, K. FIELDS and D.N.M. CABORN. Timed bent sit-


ups predict single leg broad jump distance of average weight adolescent males.
J. Athl. Train. 33:S-72, 1998.

BOGDUK, N and J.E. MACINTOSH. The applied anatomy of the thoracolumbar


fascia. Spine 9:164-170, 1984

BORKOWICZ, R. Sit-ups: with and without resistance. Athletic J. 62:42-44,


1981.

BOUCHER, J.P. Ciencia del entrenamiento y del ejercicio. En: Liebenson, C.


Manual de rehabilitación de la columna vertebral. Barcelona: Paidotribo, 1999.

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

BRIGHAM, C.D. and M.F. SCHAFER. Low back pain in athletes. In: Grana WA,
Lombardo JA, Sharkey BJ, Stone JA. Adv. Sports Med. Fitness 1:145-182,
1988.

BRITTENHAM, D. and G. BRITTENHAM. Stronger abs and back. Champaign,


IL., USA: Human Kinetics, 1997.

BROER, M.R. and R.F. ZERNICKE. Efficiency of Human Movement.


Philadelphia, USA: W.B. Saunders Company, pp: 405-407, 1979.

BROWN, J.M.M., C. SOLOMON and M. PATON. Further evidence of functional


differentiation within biceps brachii. Electromyogr. Clin. Neurophysiol. 33: 301-
309, 1993.

BROWN, T., A. MACKLEY, J. MOORE and T. SMITH. A comparison of two six-


week abdominal exercise program: exercise ball versus mat protocols. Phys.
Ther. 80:S68, 2000.

BRUNGARDT, K. The complete book of abs. New York: Villard Books, 1995.

BULLIVANT, A.M., C. BURCHELL, J. CHAMBERLAIN, E.K. MILLER, AND M.P.


WAREHAM. An electromyographic and biomechanical investigation of a variety
of sit-ups techniques. Br. J. Phys. Ed. 17(1):38-39. 1986.

BURDETT, R.G., K.E. BROWN and M.P. FALL. Reliability and validity of four
instruments for measuring lumbar spine and pelvic positions. Phys Ther.
66:677-684, 1986.

BUXTON, D. Extension of the Kraus-Weber test. Res. Q. 28:210-217, 1957.

CAIX, M., G. OUTREQUIN, B. DESCOTTES, M. KALFON and X. POUGET.


The muscles of the abdominal wall: a new functional approach with
anatomoclinical deductions. Anat. Clin. 6: 101-108, 1984.

CAMERON, D.M., R.W. BOHANNON and S.V. OWEN. Influence of hip position
on measurements of the straight leg raise test. J. Orthop. Sports Phys. Ther.
19:168-172, 1994.

CARMAN, D.J., P.L. BLANTON and N.L. BIGGS. Electromyographic study of


the antero-lateral abdominal musculature using indwelling electrodes. Am. J.
Phys. Med. 15:113-129, 1972.

CARPENTER, D.M. and B.W. NELSON. Low back strengthening for the
prevention and treatment of low back pain. Med. Sci Sports Exerc. 31:18-24,
1999.

CARRIERE, B. The “swiss ball”. An effective tool in physiotherapy for patients,


families and physiotherapists. Physiotherapy 85:552-561, 1999..

CARTER, S.K. and J.R. WEST. Abdominal muscle activation during

Página 184
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

propioception training. J. Orthop. Sports Phys. Ther. 29:A-21(PL63), 1999.

CHAPMAN, S.A., C.L. DeFRANCA. Rehabilitation of the low back pain patient.
In: Cox, J.M. Low back pain. Mechanism, diagnosis and treatment. Baltimore:
Williams and Wilkins, 1999

CHOK, B., R. LEE, J. LATIMER and S.M. TAN. Endurance training of the trunk
extensor muscles in people with subacute low back pain. Phys. Ther. 11:1032-
1042, 1999.

CHOLEWICKI, J., S.M. MCGILL and R.W. NORMAN. Lumbar spine loads
during the lifting of extremely heavy loads. Med. Sci. Sports Exerc. 23:1179-
1186, 1991.

CIPRIANO, E. Estudio electromiográfico del músculo recto mayor del abdomen.


Documento sin publicar. Trabajo fin de curso de la asignatura Fisiología del
Ejercicio II. INEFC Barcelona, Junio de 1998.

CLARIS, J.P. and J. CABRI. Electromyography and the study of sports


movements: a review. J. Sports Sci. 11:379-448, 1993.

COOPER, J.M., et al. Kinesiology. St Louis: The C.V. Mosby Company, 1982.

CORNBLATH, D.R., R.W. KUNCI, E. RECHTHAND, D. WATSON, W.C. YEE,


E. BADEN and C. DIPIETRO. Muscle and Nerve 10: 376, 1987.

CRAM, J.R. and G.S. KASMAN. Introduction to surface electromyography.


Gaithesburg, MD.: Aspen, 1998.

CRESSWELL, A.G. Responses of intra-abdominal pressure and abdominal


muscle activity during dynamic trunk loading in man. Eur. J. Appl. Physiol.
66:315-320, 1993.

CRESSWELL, A.G., H. GRUNDSTRÖM and A. THORTENSSON. Observations


on intra-abdominal pressure and patterns of abdominal intra-muscular activity in
man. Acta Physiol. Scand. 144:409-418, 1992.

CRESSWELL, A.G. and A. THORTENSSON. Changes in intra-abdominal


pressure , trunk muscle activation and force during isokinetic lifting and
lowering. Eur. J. Appl. Physiol. 68: 315-321, 1994.

CRESSWELL, A.G., P.L. BLAKE and A. THORSTENSSON. The effect of an


abdominal muscle training program on intra-abdominal pressure. Scand. J.
Rehab. Med. 26:79-86, 1994.

DAGGFELDT, K. and A. THORTENSSON. The role of intra-abdominal pressure


in spinal unloading. J. Biomech. 30:1149-1155, 1997.

DE LEVA, P. Adjustments to Zatsiorsky-Seluyanov's segment inertia


parameters. J. Biomech. 1223-1230, 1996.

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

DE LUCA, C. The use of surface electromyography. Journal of Applied


Biomechanics 13:135-163, 1997.

DE TROYER, A. and M. ESTENNE. Functional anatomy of the respiratory


muscles. Clin. Chest Med. 9:175-193, 1988.

DE TROYER, A., M. ESTENNE, V. NINANE, D. VAN GANSBEKE and M.


GORINI. Transversus abdominis muscle function in humans. J. Appl. Physiol.
68:1010-1016, 1990.

DELLITO, A., et al. Electrical stimulation of cuadriceps femoris in an elite weight


lifter. A single subject experiment. Int. J. Sports Med. 10:187-191, 1989.

DELLITO, A. Trunk strength testing. In: Admunsen, L.R. (ed) Muscle strength
testing. Instrumented and non-instrumented systems. New York: Churchill
Livingstone Inc., 1990.

DELLITO, A., S.J. ROSE, C.E. CRANDELL and M.J. STRUBE. Reliability of
isokinetic measurements of trunk muscle performance. Spine 16:800-803,
1991.

DEMICHELE, P.L., M.L. POLLOCK, J.E. GRAVES, D.N. FOSTER, D.


CARPENTER, L. GARZARELLA, W. BREUCHE and M. FULTON. Isometric
torso rotation strength: effect of training frequency on its development. Arch.
Phys. Med. Rehab. 78:64-69, 1997.

DEMONT, R.G., S.M. LEPHART, J.L. GIRALDO, F.P. GIANNANTONIO, P.


YUKTANANDANA and F.H. FU. Comparison of two abdominal training devices
with an abdominal crunch using strength and EMG measurements. J. Sports
Med. Phys. Fitness. 39: 253-258, 1999.

DEROSA, C. The morphology of the abdominal muscles: implications of


function from structure. J. Orthop. Sports Phys. Ther. 29:A22(PL66), 1999.

DESPRES, J.P, BOUCHARD, C., TREMBLAY et al. Effects of aerobic training


on fat distribution in male subjects. Med. Sci. Sports Exerc. 17:113-8, 1985

DEWITT, R.T. A study of the sit-up of test as a means of measuring strength


and endurance of the abdominal muscles. Res. Q. 15:61-62, 1944.

DÍAZ, J. Espondilitis anquilopoyética. En: Serra, Mª.R. et al., Fisioterapia en


traumatología, ortopedia y reumatología. Barcelona: Springer, 1997.

DICKSTEIN, R., S. SHEFFI, Z. BEN HAIM, E. SHABTAI and E. MARCOVICI.


Activation of flexor and extensor trunk muscles in hemiparesis. Am. J. Phys.
Med. 79:228-234, 2000.

Página 186
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

DIENER, M.H., L.A. GOLDING and D. DIENER. Validity and reliability of a one-
minute half sit-up test of abdominal strength and endurance test. Sports Med.,
Training and Rehab. 6:105-119, 1995.

DINUCCI, J., D. MCCUNE and D. SHOWS. Reliability of a modification of the


health-related physical fitness test for use with physical education majors. Res.
Q. Exerc. Sport. 61:20-25, 1990.

DiPIETRO, L. Physical activity, body weight, and adiposity: an epidemiologic


perspective. Exerc. Sports Sci. Rev. 23:275-304, 1995.

DOCHERTY, D. Field test and test batteries. In: Docherty, D. (ed) Measurement
in pediatric exercise science. Champaign, IL.: Human Kinetics, 1996.

DUMAS, G.A., M.J. POULIN, B. ROY, M. GAGNON and M. JOVANOVIC.


Spine 16:293-303, 1989.

EL-SAYYAD, M.M. and I. SABRY. Intra-abdominal pressure as a quantitative


measure of spinal stresses. J. Orthop. Sports Phys. Ther. 9:70-76, 1987.

EKHOLM, J., U. ARBORELIUS, A. FAHLCRANTZ, A.M. LARSSON and G.


MATTSSON. Activation of abdominal muscles during some physiotherapeutic
exercises. Scand. J. Rehab. Med. 11:75-84, 1979.

ENGLISH, A.W., S.L. WOLF and R.L. SEGAL. Compartmentalization of


muscles and their motor nuclei: the partitioning hypothesis. Phys. Ther. 73:857-
867, 1993.

ERDMAN W.S. Geometric and inertial data of the trunk in adult males. J.
Biomech. 30:679-688, 1997.

EVERSON, E.J., D.C.W. FATER and T.W. KERZONEK. Comparison of


abdominal muscle activity elicited from four different curl-up positions: en EMG
study. J. Orthop. Sports Phys. Ther. 30: A-21, 2000.

EWIG, J.M., N.T. GRISCOM and M.E. WOHL. The effect of the absence of
abdominal muscles on pulmonary function and exercise. Am. J. Respir. Crit.
Care Med. 153:1314-1321, 1996.

FAHEY, et al. Influence of sex differences and knee joint position on electrical
stimulation-modulated strength increases. Med. Sci. Sports Exerc. 17:144-147,
1985.

FAIRWEATHER, M.M. and B. SIDAWAY. Ideokinetic imagery as a postural


development technique. Res. Q. Exerc. Sport 64:385-392, 1993.

FARFAN, H.F. Muscular mechanism of the lumbar spine and the position of
power and efficiency. Orthop. Clin. North. Amer. 6:135-144, 1975.

FARKAS, G.A., ROCHESTER, D.F. Characteristics and functional significance

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

of canine abdominal muscles. J. Appl. Physiol. 65:2427-2433, 1988.

FEINBERG, J.H. Electromyographic and the study of muscle kinesiology and


fatigue. In: B.D. Jordan. Sports neurology. Second Edition. Philadelphia:
Lippincot-Raven Publishers, 1998.

FIGURA, J. Position technique for abdominal strengthening. Phys. Ther. 65:45,


1985.

FLINT, M.M. Abdominal muscle involvement during the performance of various


forms of sit-up exercise. Am. J. Phys. Med. 44:224-234, 1965.

FLINT, M.M. and B. DIEHL. Influence of abdominal strength, back-extensor


strength, and trunk strength balance upon antero-posterior alignment of
elementary school girls. Res. Q. 32:491-498, 1962.

FLINT, M.M. and J. GUDGELL. Electromyographic study of abdominal


muscular activity during exercise. Res. Q. 36:29-37, 1965.

FOSTER, D.N. and M.N. FULTON. Back pain and the exercise prescription.
Clin. Sport. Med. 10:197-209, 1991.

FOSTER, D., M. AVILLAR and M. POLLOCK. Adaptations in strength and


cross-sectional area of the lumbar extensor muscles following resistance
training. Med. Sci. Sports Exerc. 25:S47, 1993.

FRICK, H., H. LEONHARDT and D. HARCK. Manual de anatomía humana.


Barcelona: Omega, 1981.

FRIEDICH, M., G. GITTLER, Y. HALBERSTADT, T. CERMARCK and I.


HEILLER. Combined exercise and motivation program: effect on the
compliance and level of disability of patients with chronic low back pain: a
randomized controlled trial. Arch. Phys. Med. Rehab. 79:475-487, 1998.

FRIEDLANDER, A.L., J.E. BLOCK, N.N. BYL, H.A. STUBBS, H.S. SADOWSKY
and H.K. GENANT. Isokinetic limb and trunk muscle performance testing: short-
term reliability. J. Orthop. Sports Phys. Ther. 14:220-224, 1991.

FURLANI, J. and A.D.P. BANKOFF. Electromyographic analysis of the rectus


abdominis and external oblique muscles during exercises in lateral decubemce,
sitting and kneeling positions. Electromyogr. Clin, Neurophysiol. 27:265-272,
1987.

GAASVAER, J.I. and R. BAHR. The MuscleLab –a new method for the
evaluation of dynamic muscle action. Med. Sci. Sports Exerc. 31:S280, 1999.

GALLAGHER, S. Trunk extension strength and muscle activity in standing and


kneeling postures. Spine 22:1864-1872, 1997.

GALLARDO, L and R. RODRIGO. El entrenamiento de la musculatura

Página 188
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

abdominal en diferentes modalidades deportivas. Memoria de la Beca de


Investigación otorgada por el INEFC de Barcelona. Documento sin publicar.
Barcelona, 1999.

GAMBETTA, V. How much strength is enough?. Strength Cond. 17:46-49,


1995.

GARDNER-MORSE, M.G., I.A.F. STOKES. The effects of abdominal muscle


coactivation on lumbar spine stability. Spine 23:86-92, 1998.

GIRARDIN, Y. EMG actions potentials of rectus abdominis muscle during two


types of abdominal exercises. In: Biomechanics III. Cerquiglini A, Venerando A,
Wartenweiler J. (eds.) Basel, Switzerland: Karger, pp:301-9, 1973.

GLASS, S.C. and T. ARMSTRONG. Electromyographical activity of the


pectoralis muscle during incline and decline bench presses. J. Strength Cond.
Res. 11:163-167, 1997.

GLISAN, B. and S.H. HOCHSHULER. General fitness in the treatment and


prevention of athletic low back injury. In: Hochshuler, SH. (editor). The Spine in
Sports. St.Louis, MO: Mosby-Yearbook, Inc., pp: 31-41, 1990.

GODFREY, K.E., L.E. KINDIG and E.J. WINDELL. Electromyographic study of


duration of muscle activity in sit-ups variations. Arch. Phys. Med. Rehab.
58:132-135, 1977.

GRABINER, M.D., J.J. JEZIOROWSKI and A.D. DIVEKAR. Isokinetic


measurement of trunk extension and flexion performance collected with the
Biodex clinical data station. J. Orthop. Sports Phys. Ther. 11:590-598, 1990.

GRACOVETSKY, S. and F. FARFAN. The optimum spine. Spine 11:543-573,


1986

GRACOVETSKY, S., M. KARY, I. PITCHEN, S. LEVY and R. BEN SAID. The


importance of pelvic tilt in reducing compressive stress in the spine during
flexion-extension exercises. Spine 14:412-416, 1989.

GRAVES, J.E., M.L. POLLOCK, A.E. JONES. Specificity of 24 limited range of


motion variable resistance training. Med. Sci. Sports Exerc. 21:84-89, 1989.

GRAVES, J.E., M.L. POLLOCK, D. FOSTER, S.H. LEGGETT, D.M.


CARPENTER, R. VUOSO and A. JONES. Effect of training frequency and
specificity on isometric lumbar extension strength. Spine 15:504-509, 1990.

GREW, ND. Intraabdominal pressure response to loads applied to the torso in


normal subjects. Spine 5:149-154, 1980.

GRILLNER, S., J. NILSSON and A. THORSTENSSON. Intra-abdominal


pressure changes during natural movements in man. Acta Phisiol. Scand.
103:275-83, 1978.

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

GRIMBY, G., M. GOLDMAN and J. MEAD. Respiratory muscle action inferred


from rib cage and abdominal V-P partioning. J. Appl. Physiol. 41:739-751,
1976.

GUILLEARD, W.L. and J.M.M. BROWN. An electromyographic validation of an


abdominal muscle test. Arch. Phys. Med. Rehabil. 75:1002-7. 1994

GUIMARAES, A.C., M.A. VAZ, M.I.A. DE CAMPOS and R. MARANTES. The


contribution of the rectus abdominis and rectus femoris in twelve selected
abdominal exercises: An electromyographic study. J. Sports Med. Phys. Fitn.
31:222-230, 1991.

GUTIN, B. and S. LIPETZ. An electromyographic investigation of the rectus


abdominis in abdominal exercises. Res. Q. Exerc. Sport 42:256-263, 1971.

HAAS, D.C. and B.K. BOHNKER. “Abdominal crunch” –induced rhabdomyolysis


presenting as right upper quadrant pain. Mil. Med. 164:160-161, 1999.

HÄKKINEN, K., P. KÖMI and P.A. TESCH. Effect of combined concentric and
eccentric strength training and detraining on force-time, muscle fiber and
metabolic characteristics of leg extensors muscles. Scand. J. Sports Med. 3:50-
58, 1981.

HÄKKINEN, K. and P. KÖMI. Electromyograhic changes during strength


training and detraining. Med. Sci. Sports Exerc. 15:455-460. 1983.

HÄKKINEN, K., A. PAKARINEN, M. ALÉN, H. KAUHANEN and P.V. KÖMI.


EMG muscle fibre and force production characteristics during a 1 year training
period in elite weight-lifters. Eur. J. Appl. Physiol. 56:419-427, 1987.

HÄKKINEN, K., A. PAKARINEN, M. ALÉN, H. KAUHANEN and P.V. KÖMI.


Daily hormonal and neuromuscular responses to intensive strength training in 1
week. Int. J. Sports Med. 9:422-428, 1988

HÄKKINEN, K. and H. KAUHANEN. Daily changes in neural activation, force-


time and relaxation-time characteristics in athletes during very intense training
for one week. Electromyogr. Clin. Neurophysiol. 29:243-249, 1989.

HÄKKINEN, K., M. KALLINEN, P.V. KÖMI and H. KAUHANEN. Neuromuscular


adaptations during short-term “normal” and reducing training periods in strength
athletes. Electromyogr. Clin. Neurophysiol. 31:35-42, 1991.

HALL, D.M. and R.L. CAIN. Motivational factors in sit-ups. Res. Q. 36:102-103,
1965.

HALL, G.L. ET AL. Relationship of timed sit-ups tests to isokinetic abdominal


strength. Res. Q. Exerc. Sport 63:80-84,1992.

HALL, S.J., J. LEE and T.M. WOOD. Evaluation of selected sit-up variations for
the individual with low back pain. J. Appl. Sport Sci. Res. 4:42-46, 1990.

Página 190
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

HALPERN, A.A. and E.E. BLECK. Sit-up exercises: An electromyographic


study. Clin. Orthop. 145:172-178, 1979.

HAMMOND, D.C., D.L. LARSON, R.N. SEVERINAE and M. MARCIAS. Rectus


abdominis muscle innervation: implications for TRAM flap elevation. Plast.
Reconstr. Surg. 96: 105-110, 1995.

HANSON, P., S.P. MAGNUSSON, H. SORENSEN and E.B. SIMONSEN.


Anatomical differences in the psoas muscles in young black and white men. J.
Anat. 194:303-307, 1999.

HARMAN, E.A., P.N. FRYKMAN, E.R. CLAGETT and W.J. KRAEMER. Intra-
abdominal and intra-thoracic pressures during lifting and jumping. Med. Sci.
Sports Exerc. 20:195-201, 1988.

HARVEY, V.P. and G.D. SCOTT. An investigation of the curl-down test as a


measure of abdominal strength. Res. Q. 38:22-27, 1967.

HAVLICEK, F.J. Speed sit-ups. Res. Q. 15:75-77, 1944.

HELEWA, A., C. GOLDSMITH, H. SMYTHE and E. GIBSON. An evaluation of


four different measures of abdominal muscle strength: patient, order and
instrumentation variation. J. Rheumatol. 17:965-969, 1990.

HEMBORG, B. and U. MORITZ. Intra-abdominal pressure and trunk muscle


activity during lifting. Scand. J. Rehab. Med. 17:5-13, 1985.

HEMBORG, B., U. MORITZ, J. HAMBERG, H. LÖWING and I. AKESSON.


Intra-abdominal pressure and trunk muscle activity during lifting –effect of
abdominal muscle training in healthy subjects. Scand. J. Rehab. Med. 15:183-
196, 1983.

HIDALGO, J.A. Valoración de ocho métodos de entrenamiento de la


musculatura abdominal utilizados en las sesiones dirigidas para adultos en los
centros de fitness. Documento sin publicar. Trabajo fin de curso de la
asignatura Fisiología del Ejercicio II. INEFC Barcelona, Junio de 1999.

HIJIKATA, T., H. WAKISAKA and T. YOHRO. Architectural design, fiber-type


composition, and innervation of rat rectus abdominis muscle. Anat. Rec.
234:500-512, 1992.

HINDLE, R.J. and M.J. PEARCY. Rotational mobility of the human back in
forward flexion. J. Biomed. Eng. 11:219-223, 1989.

HODGES, P.W. and C.A. RICHARDSON. Relationship between limb movement


and associated contraction of the trunk muscles. Ergonomics 40:1220-1230,
1997.

HOF, A.L. EMG and muscle force: an introduction. Hum. Mov. Sci. 3:119-153,

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

1984.

HUGHES, R.E. and D.B. CHAFFIN. The effect of strict muscle stress limits on
abdominal muscle force predictions for combined torsion and extension
loadings. J. Biomech. 28:527-533, 1995.

HUMPHREY, D. Abdominal muscle strength and endurance. Phys. Sports Med.


16:201-202, 1988.

HYYTIÄINEN, K., J.J. SALMINEN, T. SUVITIE, G. WICKSTRÖM and J.


PENTTI. Reproducibility of nine tests to measure spinal mobility and trunk
muscle strength. Scand. J. Rehab. Med. 23:3-10, 1991.

IEHL, C.R., D.A. DANIELSON, J.E. HOEGH, J.M. BARR and T.M. COOK.
Training effects of functional electrical stimulation on abdominal muscles. Phys.
Ther. 64:751, 1984.

JACKSON, C.P. and M.D BROWN. Analysis of current approaches and a


practical guide to prescription exercise. Clin. Orthop. 179:46-54, 1983.

JACKSON, A.W., J.R. MORROW, R.L. JENSEN, N.A. JONES and S.


SCHULTES. Reliability of the prudential FITNESSGRAM™ trunk lift test in
young adults. Res. Q. Exerc. Sport 67:115-117, 1996.

JACKSON, A.W., J.R. MORROW, P.A. BRILL, H.W. KOHL, N.F. GORDON and
S.N. BLAIR. Relations of sit-up and sit-and-reach tests to low back pain in
adults. J. Orthop. Sports Phys. Ther. 27:22-26, 1998.

JENSEN, C. and R.H. WESTGAARD. Functional subdivision of the upper


trapezius muscle during low-level activation. Eur. J. Appl. Physiol. 76:335-339,
1997.

JETTÉ, M., K. SIDNEY and N. CICUTTI. A critical analysis of sit-ups: a case for
the partial curl-up test as a test of abdominal muscular endurance. CAHPER J.
51:4-9, 1984.

JOHANSEN F, L. REMVIG, P. KRYGER, P. BECK, S. WARMIG, K. LYBECK,


V. DRYER and L.H. LARSON. Exercises for chronic low back pain: a clinical
trial. J. Orthop. Sports Phys. Ther. 22:52-59, 1995.

JOHNSON, C. and J.G. REID. Lumbar compressive and shear forces during
various trunk curl-up exercises. Clin. Biomech. 6:97-104, 1991.

JOHNSON, M.A., J. POLGAR, D. WEIGHTMAN and D. APPLETON. Data on


distribution of fibre types in thirty-six human muscles. J. Neurol. Sci. 18:111-
129, 1973.

JOLLER, R. and H. SCHEIER. Complete thoracic segmental insensibility


accompanying prune-belly syndrome with scoliosis. Spine 11:496-498, 1986.

Página 192
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

JUKER, D., S.M. MCGILL, KROPF and T. STEFFEN. Quantitative


intramuscular myolectric activity of lumbar portions of psoas and the abdominal
wall during a wide variety of tasks. Med. Sci. Sports Exerc. 30:301-310, 1998.

KAHANOVITZ, N., M. NORDIN, R. VERDERAME, S. YABUT, M.


PARNIANPOUR, K. VIOLA and M. MULVIHILL. Normal trunk muscle strength
and endurance in women and the effect of exercises and electrical stimulation.
Part 2: Comparative analysis of electrical stimulation and exercises to increase
trunk muscle strength and endurance. Spine 12:112-118, 1987.

KAMEN, G. and E. CALDWELL. Physiology and interpretation of the


electromyogram. J. Clin. Neurophysiol. 13:366-384, 1996.

KAPANDJI, I.A. Cuadernos de fisiología articular, nº3, Tronco y raquis.


Barcelona: Masson, 1973.

KARST, G.M., G.M. WILLET, J.E. HYDE, C.A. WENDELL and M.L. UHRLAUB.
Relative activity of abdominal muscle groups during strengthening exercises. J.
Orthop. Sports Phys. Ther. 27:65 (abstract PL 25), 1998.

KATCH, F.I., P.M. CLARKSON, W. KROLL and T. MCBRIDE. Effects of sit-up


exercise training on adipose cell size and adiposity. Res. Q. Exerc. Sport
55:242-247, 1984.

KENDALL, F.P. and E.K. MCCREARY. Muscle Testing and Function. 3rd ed.
Baltimore, USA: Williams and Wilkins, pp:187-234, 1983.

KERNELL, D. Muscle regionalization. Can. J. Appl. Physiol. 23:1-22, 1998.

KIRBY, R. and J.A. ROBERTS. Introductory Biomechanics. Ithaca, NY:


Movement Publications, pp:109-153, 1985.

KNUDSON, D. and D. JOHNSTON. Validity and reliability of a bench trunk-curl


test of abdominal endurance. J. Strength Cond. Res. 9:165-169, 1995.

KNUDSON, D. and D. JOHNSTON. Analysis of three test durations of the


bench trunk-curl. J. Strength Cond. Res. 12:150-151, 1998.

KNUDSON, D. and J. BLACKWELL. Trunk muscle activation in open stance


and square stance tennis forehands. Int. J. Sports Med. 21:321-324, 2000.

KREIGHBAUM, E. and K.M. BARTHELS. Biomechanics. A qualitative approach


for studying human movement. 2nd edition. Minneapolis: Minesota: Burguess
Publishing Company, 1990.

KUMAR V.P., K. SATKU and P. BALASUBRAMANIAM. The role of the long


head of biceps brachii in the stabilization of the head of the humerus. Clin.
Orthop. 244:172-175, 1989

KUMAR, S. The effect of sustained spinal load on intra-abdominal pressure and

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

EMG characteristics of trunk muscles. Ergonomics 40:1312-1334, 1997.

KUMAR, S., M. ZEDKA and Y. NARAYAN. EMG power sprectra of trunk


muscles during graded maximal voluntary isometric contraction in flexion-
rotation and extension-rotation. Eur. J. Appl. Physiol. 80:527-541, 1999.

LABAN, M.M., A.D. RAPTOU and E.W. JOHNSON. Electromyographic study of


function of iliopsoas muscle. Arch. Phys. Med. Rehab. 46:676-679, 1965.

LALATTA COSTERBOSA, G., A.M. BARAZZONI, M.L. LUCCHI and R.


BORTOLAMI. Fiber sizes and histochemical characteristics of the rectus
abdominis muscle of the rabbit under conditions of pregnancy and mechanically
induced stress. Anat. Rec. 222:136-144, 1988.

LAM, K.S. and H. MEHDIAN. The importance of an intact abdominal


musculature mechanism in maintaining spinal sagittal balance. Case illustration
in Prune-Belly Syndrome. Spine 24:719-722, 1999.

LaPIER, T.K., J. CREELMAN, D. CUNNINGHAM, J. MOORE and J. WHILES.


Abdominal muscle EMG activity during trunk flexion exercises: partial sit-up vs.
ab roller curl-up. Physiother. Can. 52:158-162, 2000.

LAVENDER, S., J. TRAFIMOW, G.B.J. ANDERSSON, S. MAYER and I-H


CHEN. Trunk muscle activation. The effects of torso flexion, moment direction,
and moment magnitude. Spine 19:771-778, 1994.

LEE, C., H. MINAMITANI, K. JU, K. WAKANO, S. ONISHI, H. YAMAZAKI.


Fatigue evaluation of lumbar muscles during repeated dynamic trunk exercise.
Electromyograph. Clin. Neurophysiol. 36: 237-245, 1996.

LEGG, S.J. The effect of abdominal muscle fatigue and training on the intra-
abdominal pressure developed during lifting. Ergonomics 24:191-195, 1981.

LEHMAN, G.J. and S.M. MCGILL. The importance of normalization in the


interpretation of surface electromyography: a proof of principle. J. Manipul.
Physiol. Ther. 22: 444-446, 1999.

LIPETZ, S. and B. GUTIN. An electromyographic study of four abdominal


exercises. Med. Sci. Sports 2:35-38, 1970.

LJUNGGREN, A.E., H. WEBER, O. KOGSTAD, E. THOM and G. KIRKESOLA.


Effect of exercise on sick leave due to low back pain. Spine 22:1610-1617,
1997.

LÓPEZ, J.L., J.M. PADULLÉS and J. TOUS. La tecnología MuscleLab: de la


Agencia Norteamericana del Espacio (NASA) al deporte. Aplicación con
velocistas españoles de alto nivel. Estudios de investigación becados por la
Fundación Barcelona Olímpica. Convocatoria 1998. Barcelona, 1999.

LÓPEZ CALBET, F. y LÓPEZ CALBET, C. Marco teórico-práctico para la

Página 194
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

correcta ejecución abdominal(1 y 2). Apunts de E.F y Deporte 1(42):36-42,


1995; 1(43):25-41, 1996.

MACFARLANE, P.A. Out with the sit-up, in with the curl-up!. JOPERD, 64:62-
66, 1993.

MADSEN, O.R. Trunk extensor and flexor strength measured by the Cybex
6000 dynamometer. Spine 21:2770-2776, 1996.

MALKIA, E. Muscular performance as a determinant of physical ability in


Finnish adult population. Publications of the Social Insurance Institution, 1983.
In: Skinner, J.S. and P. Oja. Laboratory and Field Assessing Health-Related
Fitness. In: Bouchard, C., R.J. Shepard and T. Stephens (eds.) Physical
activity, fitness and health. Champaign, IL: Human Kinetics, 1994.

MANGANO, M. Ejercicios abdominales. Barcelona: Hispano Europea, 1995.

MANICHE, C., E. LUNDBERG, I. CHRISTENSEN, L. BENTZEN and G.


HESSELSOE. Intensive dynamic back exercises for chronic low back pain: a
clinical trial. Pain 47:53-63, 1991.

MARRAS, W.S. and G.A. MIRKA. Intra-abdominal pressure during trunk


extension motions. Clin. Biomech. 11:267-274, 1996.

MASSEY, et al. Effects of high frequency electrical stimulation (1000Hz) on the


strength and size of skeletal muscle. J.Sports Med. Phys. Fitness 5:136-144.
1965

MATHIASEEN, S.E. and J, WINKEL. Electromyographic activity in the shoulder-


neck region according to arm position and glenohumeral torque. Eur. J Appl.
Physiol. 61:415-423, 1990.

MAYHEW, T.P., B.J. NORTON and S.A. SAHRMANN. Electromyographic study


of the relationship between hamstring and abdominal muscles during a
unilateral leg raise. Phys. Ther. 63:1769-1775, 1983.

McCARDLE, W., V. KATCH and F.I. KATCH. Exercise Physiology. Lea and
Febiger, 1991.

MCFARLANE, P.A. Out with the sit-up, in with the curl-up!. JOPERD 64:62-66,
1993.

MCGILL, S.M., N. PATT and R.W. NORMAN. Measurements of the trunk


musculature of active males using CT scan radiography: implications for force
and moment generating capacity about the L4/L5 joint. J. Biomech. 21:329-334,
1988.

MCGILL, S.M. and M.T. SHARRATT. Relationship between intra-abdominal


pressure and trunk EMG. Clin. Biomech. 5:59-67, 1990.

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

MCGILL, S.M. Electromyographic activity of the abdominal and low back


musculature during the generation of isometric and dynamic axial trunk torque:
implications for lumbar mechanics. J. Orthop. Res. 9:91-103, 1991.

MCGILL, S.M. The mechanics of torso flexion: sit-ups and standing dynamic
flexion manoeuvres. Clin. Biomech. 10:184-192, 1995.

MCGILL, S.M. A revised anatomical model of the abdominal musculature for


torso flexion efforts. J. Biomech. 29:973-7, 1996.

MCGILL, S.M., D. JUKER and P. KROPF. Appropiately placed surface EMG


electrodes reflect deep muscle activity (psoas, quadratus lumborum, abdominal
wall) in the lumbar spine. J. Biomech. 29:1503-1507, 1996b.

MCGILL, S.M., D. JUKER and P. KROPF. Quantitative intramuscular myolectric


activity of quadratus lumbarum during a wide variety of tasks. Clin. Biomech.
11:170-172, 1996a.

MCGILL, S.M., A. CHILDS and C. LIEBENSON. Endurance times for low back
stabilization exercises: clinical targets for testing and training from a normal
database. Arch. Phys. Med. Rehab. 80:941-944, 1999.

MILLER, A.D. Localization of motoneurones innervating individual abdominal


muscles of the cat. J. Comp. Neurol. 256:600-606, 1987.

MILLER, M.I. and J.M. MEDEIROS. Recruitment of internal oblicue and


transversus abdominis muscles during eccentric phase of the curl-up exercise.
Phys. Ther. 67 : 1213-17, 1987.

MISHCHENKO, V.S., MONOGAROV, V.D. Fisiología del deportista. Barcelona:


Paidotribo. 1995.

MISURI, G., S. COLAGRANDE, M. GORINI, I. IANDELLI, M. MANCINI, R.


DURANTI, and G. SCANO. In vivo ultrasound assessment of respiratory
function of abdominal muscles in normal subjects. Eur. Resp. J. 10:2861-2867,
1997.

MOHR, T., J.L. ANDERSEN, F. BIERING-SORENSEN, H. GALBO, J.


BANGSBO, A. WAGNER and M. KJAER. Long term adaptation to electrically
induced cycle training in severe spinal cord injured individuals. Spinal Cord
35:1-16, 1997.

MONFORT, M, M.A., SARTI and C. SANCHIS. Actividad eléctrica del músculo


recto mayor del abdomen en ejercicios abdominales. Apunts Med. Dep. 32:279-
290, 1997.

MONKHOUSE, W.S. and A. KHALIKE. Variations in the composition of the


human rectus sheath: a study of the anterior abdominal wall. J. Anat. 145:61-
66, 1986.

Página 196
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

MORAES, A.C., A.D.P. BANKOFF, I.L. PELLEGRINOTTI, Z.W. MOREIRA, and


E.H.G. GALDHI. Electromyography analysis of the rectus abdominis and
external oblique muscles of children 8 to 10 years old. Electromygr. Clin.
Neurophysiol. 35: 425-430, 1995.

MORELAND, J., E. FINCH, P. STRATFORD, B. BALSOR and C. GILL.


Interrater reliability of six tests of trunk muscle function and endurance. J.
Orthop. Sports Phys. Ther. 26:200-208, 1997.

MORITANI, T. and H.A. DE VRIES. Neural factors versus hypertrophy in the


time course of muscle strength gain. Am. J. Phys. Med. 58:115-130. 1979.

MORITANI, T. and M. MUNRO. Motor unit activity and surface electromyogram


power spectrum during increasing force of contraction. Eur. J. Appl. Physiol.
56:266-265, 1987.

MORITANI, T. Neuromuscular adaptations during the adquisition of muscle


strength, power and motor tasks. J. Biomech. 23:95-107, 1993.

MORITANI, T. and Y. YOSHITAKE. The use of electromyography in applied


physiology. J. Electromyogr. Kinesiol. 8:363-381, 1998.

MORLOCK, M.M., V. BONIN, G. MÜLLER and E. SCHNEIDER. Trunk muscle


fatigue and associated EMG changes during a dynamic iso-inertial test. Eur. J.
Appl. Physiol. 76:75-80, 1997.

MORRIS, JM, LUCAS, DB, BRESLER B. Role of the trunk in stability of the
spine. J. Bone Joint Surg. 43-A: 327-351, 1961.

MULHEARN, S. and K. GEORGE. Abdominal muscle endurance and its


association with posture and low back pain. Physiotherapy 85:210-216, 1999.

MUSETTI, R. Estudo comparativo entre os metodos de treinamento dinamico e


estatico empregados no desenvolvimento da resistencia e forca musculares
abdominais. Tesis doctoral (M. Sc). Universidade de Ribeirao Preto, Ribeirao
Preto, 1991.

MUTOH, Y., T. MORI, Y. NAKAMURA and M. MIYASHITA. The relation


between sit-up exercises and the occurrence of low back pain. In:
Biomechanics VIII-A. Matsui H, Kobayashi K. (editors). Champaign, IL, USA:
Human Kinetics, pp: 180-185, 1983.

MYERS, J.R., E.D. EWIG, C.H. LEE and M.E. MELNICK. Lumbar stabilization
exercises: EMG analysis of cocontraction. J. Orthop. Sports Phys. Ther.
29:A35(PL107), 1999.

NACHEMSON, A.L., G.B.J. ANDERSON and N.J. SHEPHERD. Valsalva


manoeuvre biomechanics: effects on lumbar trunk loads of elevated intra-
abdominal pressures. Spine 11: 476-479, 1986.

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

NAUS, F., M.T. SHARRAT, S.M. MCGILL and R. HUGHSON. EMG


confirmation of active expiration. Federation of American Society for
Experimental Biology, Washington, DC. 1990.

NEDVED, K., S. MILLER and C. FIGUERS. Differences in pelvic floor muscle


strength in high impact athletes and sedentary females measured by
biofeedback techniques. Phys. Ther. 80:S70, 2000.

NEGRAO FILHO, R. de F., F. BÉRZIN and G. da C. SOUZA. Electromyography


study of the portions of the abdominal rectus muscle. Electromyogr. Clin.
Neurophysiol. 37:491-501, 1997.

NELSON, B.W., D.M. CARPENTER, T.M. DREISINGER, M. MITCHELL, C.E.


KELLY and J.A. WEGNER. Can spinal surgery be prevented by aggressive
strengthening exercises? A prospective study of cervical and lumbar patients.
Arch. Phys. Med. Rehab. Med. 80:20-25, 1999.

NEWTON, M. and G. WADDELL. Trunk strength testing with iso-machines. Part


1: review of a decade of scientific evidence. Spine 18:801-811, 1993.

NEWTON, M. and G. WADDELL. Trunk strength testing with iso-machines. Part


2: experimental evaluation of the Cybex II back testing system in normal
subjects and patients with chronic low back pain. Spine 18:812-824, 1993.

NG, J.K.F., V. KIPPERS and C.A. RICHARDSON. Muscle fibre orientation of


abdominal muscles and suggested surface EMG electrode positions.
Electromyogr. Clin. Neurophysiol. 38: 51-58, 1998.

NINDL, B.C., et al. Regional fat placement in physically fit males and changes
with weight loss. Med. Sci. Sport Exerc. 28:786-793, 1995.

NOBLE, L. A new curl-up test of abdominal endurance. In: Abstracts of


Research Papers 1975 AAPHER Convention (p.115). Reston, Virginia:
AAPHER Publications. In: Robertson, L.D. and H. Magnusdottir. Evaluation of
criteria associated with abdominal fitness testing. Res. Q. Exerc. Sport 58:355-
359, 1987.

NORDIN, M., N. KAHANOVITZ, R. VERDERAME, M. PARNIANPOUR, S.


YABUT, K. VIOLA, N. GREENIDGE and M. MULVIHILL. Normal trunk muscle
strength and endurance in women and the effect of exercises and electrical
stimulation. Part 1: Normal endurance and trunk muscle strength in 101 women.
Spine 12:112-118, 1987.

NORRIS, C.M. Abdominal muscle training in sport. Br. J. Sports Med. 27:19-27,
1993.

NORRIS, C.M. Abdominal training. London: A & C Black, 1997. (Traducido al


español por Editorial Tutor)

Página 198
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

PARÉ, E.B., J.T. STERN and J.M. SCHWARTZ. Functional differentiation within
the tensor fasciae latae. J. Bone Joint Surg. 63-A:1457-1471, 1981.

PATON, M.E. and J.M.M. BROWN. Functional differentiation within latissimus


dorsi. Electromyogr. Clin. Neurophysiol. 35: 301-309, 1995.

PAVLOU, K.N., STEFFE, W.O., LERMAN, R.H. et al. Effects of dieting and
exercise on lean body mass, oxygen uptake, and strength. Med. Sci. Sports
Exerc. 17:466-71, 1985

PEARCY, M.J. Twisting mobility of the human back in flexed postures. Spine
18:114-119, 1993.

PEARL, M.L., J. PERRY, L. TORBURN and L.H. GORDON. An


electromyographic analysis of the shoulder during cones and planes of arm
motion. Clin. Orthop.284:116-127,1992.

PELTONEN, J.E., S. TAIMELA, M. ERKINTALO, J.J. SALMINEN, A.


OKSANEN and U.M. KUJALA. Back extensor and psoas muscle cross-
sectional area, prior physical training, and trunk muscle strength- a longitudinal
study in adolescent girls. Eur. J. Appl. Physiol. 77:66-71, 1998.

PIERING, A.W., A.P. JANOWSKI, M.T. MOORE, A.C. SNYDER and W.B.
WEHRENBERG. Electromyographic analysis of four popular abdominal
exercises. J. Athl. Training 28:120-126, 1993.

PISCOPO, J. and J.A. BALEY. Kinesiology. The science of movement. New


York, USA: John Wiley and Sons, pp:174-215, 1981.

PLOWMAN, S.A. Physical activity, physical fitness, and low back pain. In:
Holloszy JO. (Ed.), Baltimore, MD: Williams and Wilkins. Exerc. Sport Sci. Rev.
20:221-242, 1992

POLLOCK, M.L., S.H. LEGGET, J.E. GRAVES, A. JONES, M. FULTON and J.


CIRULLI. Effect of resistance training on lumbar extension strength. Am. J.
Sports Med. 17:624-29, 1989.

POPE, M.H., G.B.T. ANDERSON, J.W. FRYMOYER and D.B. CHAFFIN.


Occupational Low Back Pain: Assessment, Treatment and Prevention. St Louis:
Mosby Year Book, 1991.

PORTA, J., M.A. ARAGONÉS and P. SERVETO. La validez de los tests de


fuerza abdominal y su aplicabilidad en el ámbito educativo y deportivo. Apunts
25:99-104, 1988.

PUCKREE, T., F. CERNY and B. BISHOP. Abdominal motor unit activity during
respiratory and nonrespiratory tasks. J. Appl. Physiol. 84:1707-1715, 1998.

RICCI, B., M. MARCHETTI and F. FIGURA. Biomechanics of sit-ups exercises.


Med. Sci. Sports Exerc. 13:54-59, 1981.

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

RICHARDSON, C., G. JULL, P. HODGES and J. HIDES. Therapeutic exercise


for spinal segmental stabilization in low back pain. London: Churchill
Livingstone, 1999.

RICHARDSON, C.W., G. JULL, R. TOPPENBERG and M. COMERFORD.


Techniques for active lumbar stabilization for spinal protection: a pilot study.
Aust. J. Physiother. 38:105-112, 1992.

RINTALA, H. and T. LINJA. Development of profession specified, spinal


ergonomy based abdominal and thigh muscle test for finnish air force fighter
pilots. In: Avela, J., Komi, P.V., Komulainen, J. (editors). Proceedings of the 5th
Annual Congress of the European College of Sport Science, Jyväskylä, Finland
(July 19-23, 2000). Jyväskylä: ECSS 2000 and LIKES Research Center, 2000.

RISCH, S., N. NORVELL and M. POLLOCK. Lumbar strengthening in chronic


low back pain patients: physiologic and psychological benefits. Spine 18:232-
238, 1993.

RISSANEN, A., H. KALIMO and H. ALARANTA. Effect of intensive training on


the isokinetic strength and structure of lumbar muscles in patients with chronic
low back pain. Spine 20:333-340, 1995.

RIZK, N.N. A new description of the anterior abdominal wall in man and
mammals. J. Anat. 131:373-385, 1981.

ROBERTSON, L.D., D. DARVILLE and H. MAGNUSDOTTIR. Abdominal


fitness testing –a new approach. In: T. Reilly, J. Watkins and J. Borms.
Proceedings of the III Commonwealth and International Conference on Sport,
Physical Education, Dance, Recreation and Health, Kinanthropometry III.
London: E. and F.N. Spon, 227-232, 1986.

ROBERTSON, L.D. and H. MAGNUSDOTTIR. Evaluation of criteria associated


with abdominal fitness testing. Res. Q. Exerc. Sport 58:355-359, 1987.

ROBERTSON, L.D., S.L. HUMPHREYS and G.L. BRODOWICZ. Estimating


abdominal endurance at the fatigue threshold (AECft). J. Hum. Mov. Studs. 27
1994

ROBINSON, J. and R. MILLER. Legendary abs. Gold Edition. A synergistic


workout for the abdominal muscles. Los Angeles, CA.: Health for Life, 1997.

RODRÍGUEZ, A.A., W.J. BILKEY and J.C. AGRE. Therapeutic exercise in


chronic neck and back pain. Arch. Phys. Med. Rehab. 73:870-875, 1992.

ROMERO, J. et al. The effects of electrical stimulation of normal quadriceps on


strength and girth. Med. Sci. Sports Exerc. 14(3): 194. 1982.

Página 200
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

ROSS, M., S.J. HALL, N. BREIT and S. BRITTEN. Effect of a lumbar support
device on muscle activity during abdominal exercise. J. Strength Cond. Res.
7:219-223, 1993.

ROTHEMBERG, B., ROTHEMBERG, R. Touch training for strength.


Champaign, IL: Human Kinetics, 1995.

SAFRIT, M.J., W. ZHU, M.G. COSTA and L. ZHANG. The difficulty of sit-up
tests: an empirical investigation. Res. Q. Exerc. Sport 63:277-283, 1992.

SAKAMOTO, H., K. AKITA and T. SATO. An anatomical analysis of the


relationships between the intercostal nerves and the thoracic and abdominal
muscles in man. I. Ramification of the intercostal nerves. Acta Anat. 156: 132-
142, 1996a.

SAKAMOTO, H., K. AKITA and T. SATO. An anatomical analysis of the


relationships between the intercostal nerves and the thoracic and abdominal
muscles in man. II. Detailed analysis of inervation of three lateral abdominal
muscles. Acta Anat. 156: 143-150, 1996b.

SALE, D and D. MACDOUGALL. Specificity of strength training: a review for the


coach and athlete. Can. J. Appl. Sports Sci. 2:87-91, 1981.

SALE, D. Neural adaptation to resistance training. Med. Sci. Sports Exerc.


20:S135-S145, 1988.

SANTAGUIDA, P.L. and S.M. MCGILL. The psoas major muscle: a three-
dimensional geometric. J. Biomech. 28:339-345, 1995.

SANTONJA, M. El cuerpo humano. Anatomía, fisiología y kinesiología para


deportistas”. Madrid: Muscle ediciones, 1992.

SARTI, M.A, M. MONFORT and M.A. FUSTER. Intensidad de la contracción


del músculo recto mayor del abdomen. Estudio electromiográfico. Arch. Med.
Dep. 13:441-446, 1996.

SARTI, M.A., M. MONFORT, M.A. FUSTER and L.A. VILLAPLANA. Muscle


activity in upper and lower rectus abdominus during abdominal exercises. Arch.
Phys. Med. Rehab. 77:1293-1297, 1996.

SATOMI, K., T. HORAI and S. HIRAKAWA. Electrophysiological study of


superficial abdominal reflexes in men. Electroenceph. Clin. Neurophysiol.
89:113-119, 1993.

SCUTTER, S., I. FULTON, P. TROTT, M. PARNIANPOUR, R. GRANT and C.


BRIEN. Effects of various isoresistive training programmes on trunk muscle
performance. Clin. Biomech. 10:379-384, 1995.

SEGAL, D.D. An anatomic and biomechanic approach to low back health. A


preventive approach. J. Sports Med. 23:411-421, 1983.

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

SEGAL, R.L. Neuromuscular compartments in the human biceps brachii


muscle. Neurosci. Lett. 140:98-102, 1992.

SEGURA, R. Conceptes bàsics de la bioquímica de l`exercici. Curs d`Extensió


Universitària : Alimentació i esport, curs acadèmic, 1995-1996. Sin publicar.

SEVIER, T.L. and J.W. JONES. Optimizing training and conditioning. In:
Johnson RJ, Lombardo J., editors. Current review of Sports Medicine.
Philadelphia, USA: Current Medicine, pp:247-65, 1994.

SHARPE, G.L., W.L. LIEMOHN and L.B. SNODGRASS. Exercise prescription


and the low back. Kinesiological factors. JOPERD 59:74-78, 1988.

SHIELDS, R.K. and D.G. HEISS. An electromyographic comparison of


abdominal muscle synergies during curl and double straight leg lowering
exercises with control of the pelvic position. Spine 22:1873-1879, 1997.

SHIRADO, O., T. ITO, K. KANEDA and T.E. STRAX. Electromyographic


analysis of four techniques for isometric trunk muscle exercises. Arch. Phys.
Med. Rehabil. 76:225-229, 1995.

SHIRAZI-ADL, A., A.M. AHMED and S.C. SHRIVASTAVA. Mechanical


response of a lumbar motion segment in axial torque alone and combined with
compression. Spine 11:914-927, 1986.

SHRIER, I., D. FELDMAN, J. KLAVANA, M. ROSSIGNOL and L. ABENHAIM.


Concurrent validity of abdominal endurance and abdominal strength testing in
adolescents. Med. Sci. Sports Exerc. 30:S214, 1998.

SHULTZ, S.J. and D.H. PERRIN. Using surface electromyography to assess


sex differences in neuromuscular response characteristics. J. Athl. Train.
34:165-176, 1999.

SIDNEY, K. and M. JETTÉ. The partial curl-up test to assess abdominal


endurance: age and sex standards. Sports Training, Med. and Rehab. 2:47-56,
1990

SIFF M.C. and Y.V. VERKHOSHANSKY. Supertraining. Special strength


training for sporting excellence. Escondido, CA.: Sports Training, Inc., 1996.

SILVERMETZ, M.A. Pathokinesiology of supine double leg lifts as abdominal


strengthener and suggested alternative exercises. Athl. Training 25:18-22,
1990.

SIMONIAN, C. Foundamentals of Sports Biomechanics. Englewood Cliffs, NJ:


Prentice Hall, pp:165-71, 1981.

Página 202
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

SKINNER, J.S. and P. OJA. Laboratory and field tests for assessing health-
related fitness. In: Bouchard, C., R.J. Shepard and T. Stephens (eds). Physical
activity, fitness and health. Champaign, IL.: Human Kinetics, 1994.

SKYRME, A.D., D.J. CAHILL, H.P. MARSH and H. ELLIS. Psoas major and its
controversial rotational action. Clin. Anat. 12:264-265, 1999.

SLEZAK, S., B, MCGIBBON, and A.L. DELLON. The sensational transverse


rectus abdominis musculocutaneous (TRAM) flap: return to sensibility after
TRAM breast reconstruction. Ann. Plast. Surg. 28:210, 1992.

SMIDT, G.L., L.R. AMUNDSEN and W.F. DOSTAL. Muscle strength at the
trunk. J. Orthop. Sports Phys. Ther. 1:165-170, 1980.

SMIDT, G.L., P.R. BLANPIED, M.A. ANDERSON and R.W. WHITE.


Comparison of clinical and objective methods of assessing trunk muscle
strength –an experimental approach. Spine 12:1020-1024, 1987.

SMIDT, G.L., P.T. FAPTA, P.R. BLANPIED and R.W. WHITE. Exploration of
mechanical and electromyographic responses of trunk muscles to high-intensity
resistive exercise. Spine 14:815-830, 1989.

SNIJDERS, C.J., A.H.E. SLAGTER, R. VAN STRICK, A. VLEEMING, R.


STOECKART and H. STAM. Why leg crossing? The influence of common
postures on abdominal muscle activity. Spine 20:1989-1993, 1995.

SNIJDERS, C.J., M.P. BAKKER, A. VLEEMING, R. STOECKART and H.J.


STAM. Oblique abdominal muscle activity in standing and in sitting on hard and
soft seats. Clin. Biomech. 10:73-78, 1995.

SODERBERG, G.L., KNUTSON, L.M. A guide for use and interpretation of


kinesiologic electromyographic data. Phys. Ther. 80: 485-498, 2000.

SOUSA, O.M. and J. FURLANI. Electromyographic study of some muscles of


the anterolateral abdominal wall. Acta Anat. 111:231-239, 1981.

SOUSA, O.M. and J. FURLANI. Electromyographic study of the m. rectus


abdominis. Acta Anat. 13:281-298, 1974.

SPARLING, P.B., M. MILLARD-STAFFORD and T.K. SNOW. Development of a


cadence curl-up test for college students. Res. Q. Exerc. Sport 68:309-316,
1997.

SPARLING, P.B., M. MILLARD-STAFFORD and T.K. SNOW. Curl-up testing in


college students of a field test –a reply to Zhu’s (1998) commentary.. Res. Q.
Exerc. Sport 69:311-313, 1998.

STARON, R.S., D.L. KARAPONDO, W.J. KRAEMER, A.C. FRY, S.E.


GORDON, J.E. FALKEL, F.C. HAGERMAN and R.S. HIKIDA. Skeletal muscle

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

adaptations during early phase of heavy-resistance training in men and women.


J. Appl. Physiol. 76:1247-1255, 1994.

STEFANICK, M.L. Exercise and weight control. Exerc. Sport Sci. Rev. 21: 363-
397, 1993.

STOKES, I.A.F., M. MOFFROID, S. RUSH and L.D. HAUGH. EMG to torque


relationships in rectus abdominis muscle. Results with repeated testing. Spine
14:857-861, 1989.

STOKES, I.A.F. and M. GARDNER-MORSE. Quantitative anatomy of the


lumbar musculature. J. Biomech. 32:311-316, 1999.

STREIB, E.W., S.F. SUN, F.F. PAUSTIAN, T.F. GALLAGHER, J.C. SHIPP and
R.E. ECKLUND. Diabetic thoracic radiculopathy: electrodiagnostic study.
Muscle Nerve 9: 548-553, 1986.

STROHL, K.P., J. MEAD, R.B. BANZETT, S.H. LORING, and P.C. KOSCH.
Regional differences in abdominal muscle activity during various maneuvers in
man. J. Appl. Physiol. 51:1471-1476, 1981.

SURAKKA, J., S. AUNOLA and S-L. KARPPI. Maximal trunk muscle velocity at
different angular phases of flexion and extension in former athletes and non-
athletes. In: Avela, J., Komi, P.V., Komulainen, J. (editors). Proceedings of the
5th Annual Congress of the European College of Sport Science, Jyväskylä,
Finland (July 19-23, 2000). Jyväskylä: ECSS 2000 and LIKES Research
Center, 2000.

SUZUKI J, R. TANAKA, S. YAN, R. CHEN, P.T. MACKLEM and B. KAYSER.


Assessment of abdominal muscle contractility, strength and fatigue. Am. J.
Resp. Crit. Care Med. 159:1052-1060, 1999.

SUZUKI, N. and S.A. ENDO. quantitative study of trunk muscle strength and
fatigability in the low-back-pain syndrome. Spine 8:69-74, 1983.

SWÄRD, L, M. SVENSSON and C. ZETTERBERG. Isometric muscle strength


and quantitative electromyography of back muscles in wrestlers and tennis
players. Am. J. Sports Med. 18:382-386, 1990.

SWEIGARD, L.E. Human movement potential: it’s ideokinetic facilitation. New


York: Dodd, Mead, 1974.

TAKASHIMA, S.T., S.P., SING, K.A. HADERSPECK and K.A. SCHULTZ. A


model for semi-quantitative studies of muscle actions. J. Biomech. 12:929-939,
1979.

TESH, K.M., J.S. DUNN and J.H. EVANS. The abdominal muscles and
vertebral stability. Spine 12:501-508, 1987.

TESTUT, LATARJET. Anatomía descriptiva. Barcelona: Salvat, 1977.

Página 204
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

THEIN, J.M. and BRODY, L.T. Aquatic-based rehabilitation and training for the
elite athlete. J. Orthop. Sports Phys. Ther. 27:32-41, 1998.

THELEN, D.G., A.B. SCHULTZ and J.A. ASHTON-MILLER. Quantitative


interpretation of lumbar muscle myoelectric signals during rapid cyclic
attempted trunk flexions and extensions. J. Biomech. 27:157-167, 1994.

THOMAS, J.S., S.A. LAVENDER, D.M. CORCOS, and G.B.J. ANDERSON.


Trunk kinematics and trunk upper muscle activity during a rapidly applied load.
J. Electrmyogr. Kinesiol. 8:215-225, 1998.

THOMAS, T.M. and M.B. RIDDER. Resistance exercise program effects on


abdominal function and physique. J. Sports Med. Phys. Fitn. 29(1):45-48, 1988

THORTENSSON, A. and J. NILSSON. Trunk muscle strength during constant


velocity movements. Scand. J. Rehab. Med. 14:61-68, 1982.

TOUS, J. and N. BALAGUÉ. Comparison of two abdominal muscular strength


and endurance training programs. In: Books of abstracts of 2nd Annual
Congress of the European College of Sport Science, Copenhagen, Denmark,
1997.

TOUS, J. and N. BALAGUÉ. Diferenciación funcional de las porciones superior


e inferior del recto abdominal mediante tareas específicas en sujetos
experimentados. In: Libro de Actas del V Congreso Internacional sobre
Entrenamiento Deportivo, León, España, 1998.

TOUS, J. and N. BALAGUÉ. Effects of various training programs on abdominal


strength and endurance test performance. J. Strength Cond. Res. 13:434, 1999.

TOUS, J. and N. BALAGUÉ. Entrenamiento de la musculatura abdominal.


Revista de Entrenamiento Deportivo 12:17-21, 1998.

TUCCI, J.T., D.M. CARPENTER, M.L. POLLOCK, J.E. GRAVES and S.H.
LEGGET. Effect of reduced frequency training and detraining on lumbar
extension strength. Spine 17:1497-1501, 1992.

TUCH, B.A. and T.K. SMITH. Prune-belly syndrome. J. Bone Joint Surg. (Am)
60:109-111, 1978

TWOMEY LT and J.R. TAYLOR. Lumbar posture, movement and mechanics.


In: Twomey LT, Taylor JR, eds. Physical Therapy of the Low Back New York,
USA: Churchill Livingstone, 1987:51-84.

TYSON, A.D. Abdominal anatomy and strength assessment, part 1. Strength


Cond. 19:38-37, 1997.

URBAN, L.M. The straight-leg-raising test: a review. J. Orthop. Sports Phys.


Ther. 2:117-133, 1981.

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

VAN DIEËN, J.H. and M.P. DE LOOZE. Directionality of anticipatory activation


of trunk muscles in a lifting task depends on load knowledge. Exp. Brain Res.
128:397-404, 1999.

VANDERTHOMMEN, M., C. DEMBLON and J.M. CRIELAARD.


Electromyographic activity of the abdominal and rectus femoris during various
forms of curl-up. J. Sports Sci. 17: 534-535, 1999.

VERA-GARCÍA, F.J., S.G. GRENIER and S.M. McGILL. Abdominal muscle


response during curl-ups on both stable and labile surfaces. Phys. Ther.
80:564-569, 2000.

VIDEMAN, T., H. RAUHALA, S. ASP, K. LINDSTROM, G. CEDERCRUETZ, M.


KAMPPI, S. TOLA, J.D.J. TROUP. Patient-handling skill, back injuries, and
back pain. An intervention study in nursing. Spine 14:148-156, 1989.

VINCENT, W.J. and S.D. BRITTEN. Evaluation of the curl-up -a substitute for
the bent-knee sit-up. JOPER 51:74-75, 1980.

VOGLER, C. and K.E. BOVE. Morphology of skeletal muscle in children. Arch.


Pathol. Lab. Med. 109:238-242, 1985.

VRIJENS, J. Muscle strength development in the pre- and post-pubescent age.


Medicine Sport 11:152-158, 1978.

WALTERS, C.E. and M.J. PARTRIDGE. Electromyographic study of the


differential action of the abdominal muscles during exercise. Am. J. Phys. Med.
36:259-268, 1957.

WARD, R. Trunk and lower extremity strengthenning for football. In: Watkins,
R.G. (editor) The Spine in Sports. St.Louis, MO: Mosby-Yearbook, Inc. pp:349-
61, 1996.

WARDEN, S.J., H. WAJSWELNER and K.L. BENNELL. Comparison of


abshaper and conventionally performed abdominal exercises using surface
electromyography. Med. Sci. Sports Exerc. 31:1656-1664, 1999.

WATKINS, R.G., G.S. UPPAL, J. PERRY, M. PINK and J.M. DINSAY. Dynamic
electromyographic analysis of trunk musculature in professional golfers. Am. J.
Sports Med. 24:535-538, 1996.

WATKINS, R.G., S. DENNIS, W.H. DILLIN, et al. Dynamic EMG analysis of


torque transfer in professional baseball pitchers. Spine 14:404-408, 1989.

WAZNY, Z. Novedades en entrenamiento de la fuerza muscular. Centro de


Documentación, INEF Madrid, 1975 (artículo original de 1974).

WEBBER, S. and D. KRIELLAARS. The effect of instruction on lumbar


stabilization and acceleration. Physiother. Can. 52:S120, 2000.

Página 206
Julio Tous Fajardo Bibliografía Capítulo 8

WEDEMEYER, R. A differential analysis of sit-ups for strength and muscular


endurance. Res. Q. 17:40-47, 1946.

WHETZEL, T.P. and V. HUANG. The vasculat anatomy of the tendinous


intersections of the rectus abdominis. Plast. Reconstr. Surg. 98:83-89, 1996.

WHITE, AA III, et al. A program for the evaluation and management of the high
performance athlete with acute low back pain. Athl. Train. 25: 228-232, 1990.

WHITTING, W.C., S. RUGG, A. COLEMAN and W.J. VINCENT. Muscle activity


during sit-ups using abdominal exercise devices. J. Strength Cond. Res.
13:339-345, 1999.

WICKHAM, J.B. and J.M.M. BROWN. Muscles within muscles: the


neuromuscular control of intra-muscular segments. Eur. J. Appl. Physiol. 78:
219-225, 1998.

WILLIAMS, C.A. and M. SINGH. Dynamic trunk strength of canadian football


players, soccer players, and middle to long distance runners. J. Orthop. Sports
Phys. Ther. 25:271-6, 1997.

WILSON, G.J., A.J. MURPHY and A. WALSHE. The specificity of strength


training: the effect of posture. Eur. J. Appl. Physiol. 73:346-352, 1996.

WINDHORST, U., T.M. HAMM and D.G. STUART. On the function of muscle
and reflex partitioning. Behav. Brain Sci. 12:629-681, 1989.

YAMAMOTO Y. The relation between preparatory stance and trunk rotation


movements. Human Mov. Sci. 15:899-908, 1996.

YANG K.H. and A.L. KING. Mechanism of facet load transmission as a


hypothesis for low-back pain. Spine 9: 557-65, 1984

YANG, J.F. and D.A. WINTER. Electromyographic reliability in maximal and


submaximal isometrics contractions. Arch. Phys. Med. Rehab. 64:417-420,
1983.

YOUDAS, J.W., T.R. GARRETT, K.S. EGAN and T.M. THERNEAU. Lumbar
lordosis and pelvic inclination in adults with chronic low back pain. Phys. Ther.
80:261-275, 2000.

ZATSIORSKY V.M. and V. SELUYANOV. The mass and inertia characteristics


of the main segments of the human body. In: Matsui H and Kobayashi K.
(editors) Biomechanics VIII-B. Champaign, IL, USA: Human Kinetics, pp:1152-
1159, 1983.

ZATSIORSKY, V.M. and V.P. SAZONOV. Biomechanical foundations in the


prevention of injuries to the spinal lumbar region during physical exercise
training. Teoriya i Praktika Fizicheskoi Kultury 7:33-40, 1985.

Página 179
Tesis doctoral Entrenamiento de la musculatura abdominal Universidad de Barcelona

ZATSIORSKY, VM. Science and practice of strength training. Champaign, IL:


Human Kinetics, 1995.

ZEDKA, M., S. KUMAR and Y. NARAYAN. Comparison of surface EMG signals


between electrode types, interelectrode distances and electrode orientations in
isometric exercise of the erector spinae muscle. Electromyogr. Clin.
Neurophysiol. 37: 439-447, 1997.

ZHU, W. and M.J. SAFRIT. The calibration of a sit-ups task using the Rasch
Poisson Counts model. Can. J. Appl. Physiol. 18:207-219, 1993.

ZHU, W. Comments on “development of a cadence curl-up test or college


students” (Sparling, Millard-Stafford, & Snow, 1997): concerns about validity
and practicality. Res. Q. Exerc. Sport 69:308-310, 1998.

ZUPAN, A., R. SAVRIN, T. ERJAVEC, A. KRALJ, T. KARCNIK, T. SKORJANC,


H. BENKO and P. OBREZA. Spinal Cord 35:540-545, 1997.

Página 208
ANEXO 1
CURSO DE ABDOMINALES
“SINERGISMO”
UNIVERSIDAD DE STANFORD
(no se incluye en versión .pdf)
ANEXO 2
HOJA DE PROGRAMAS DE
ENTRENAMIENTO DEL ESTUDIO 3
NOMBRE: ROBERTSON:
ALTURA:
PESO:
EJERCICIOS A REPETICIONES VELOCIDAD BORG
PELVIC ROLL 20 1 / 2 Seg
DESCENSO 90º-45º + 20 1 / 2 SEG
MANTENER 3”
ELEVACIÓN GLUTEOS 20 1 / SEG
Descanso 15”
CURL + TWIST 20 1 cada 2 segs
CURL P. CRUZADAS 20 1 / seg
PARABRISAS 20 1 cada 2 segs
Descanso 15”
CURL P.FLEX. 25 1 cada seg
CURL C. FLEX 90 15 2 cada 1 seg
CURL HASTA 45º 20 1 cada 2 segs

20 L 20 L 20 L 20 L 20 M 20 L

45º

15 R
25 M 20 L

EJERCICIOS B REPETICIONES VELOCIDAD BORG


CURL P. FLEX. 25 1 / seg
CURL C. FLEX.90 15 2 / SEG
CURL HASTA 45º 20 1 / 2 SEG
Descanso 15”
CURL + TWIST 20 1 cada 2 segs
CURL P. CRUZADAS 20 1 / seg
PARABRISAS 20 1 cada 2 segs
Descanso 15”
PELVIC ROLL 20 1 / 2 seg
DESCENSO 90º-45º + 20 1 / 2SEG
MANTENER 3”
ELEVAC GLUTEOS 20 1 / SEG

EJERCICIOS C REPETICIONES VELOCIDAD BORG


CURL P. FLEX. 60 MÁXIMA
Descanso 1´
CURL P. FLEX. 60 MÁXIMA
Descanso 1´
CURL P. FLEX 60 MÁXIMA

Escala de BORG (percepción de la fatiga). ¿Cómo fue el ejercicio?

0 Inapreciable 6 –
0,5 Extremadamente débil 7 Muy duro
1 Muy débil 8 –
2 Débil o ligero 9 –
3 Moderado 10 Extremadamente duro
4 Algo duro * Máximo
5 Duro

¿Practicas usualmente ejercicios abdominales? ¿Hace cuánto que no? ¿Otro tipo de A.F.?

¿Qué ejercicios realizabas? ¿Seguías algún orden o velocidad de ejecución determinado?

¿Tienes dolores de espalda, escoliosis, cifosis, vértebras desplazadas, etc...?


ANEXO 3
LISTADOS ESTADÍSTICOS
ANÁLISIS FACTORIAL ESTUDIO 1.

1. Media global

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
Media Error típ. Límite inferior superior
88,477 1,619 85,287 91,667

Pruebas de los efectos inter-sujetos

Variable dependiente: EMG


Suma de
cuadrados Media Parámetro de Potencia
a
Fuente tipo III gl cuadrática F Sig. Eta cuadrado no centralidad observada
Modelo corregido 74877,291b 71 1054,610 1,324 ,062 ,281 94,007 ,999
Intersección 2377806,297 1 2377806,3 2985,301 ,000 ,926 2985,301 1,000
PORCION 6264,754 3 2088,251 2,622 ,051 ,032 7,865 ,638
VELOCIDA 3886,596 2 1943,298 2,440 ,089 ,020 4,880 ,488
EJERCICI 848,660 1 848,660 1,065 ,303 ,004 1,065 ,177
NIVEL 852,552 2 426,276 ,535 ,586 ,004 1,070 ,138
PORCION * VELOCIDA 1540,776 6 256,796 ,322 ,925 ,008 1,934 ,140
PORCION * EJERCICI 13351,490 3 4450,497 5,588 ,001 ,065 16,763 ,941
VELOCIDA * EJERCICI 2912,397 2 1456,198 1,828 ,163 ,015 3,656 ,379
PORCION * VELOCIDA
679,416 6 113,236 ,142 ,990 ,004 ,853 ,086
* EJERCICI
PORCION * NIVEL 11327,846 6 1887,974 2,370 ,030 ,056 14,222 ,808
VELOCIDA * NIVEL 7699,796 4 1924,949 2,417 ,049 ,039 9,667 ,689
PORCION * VELOCIDA
1819,412 12 151,618 ,190 ,999 ,009 2,284 ,120
* NIVEL
EJERCICI * NIVEL 12871,985 2 6435,992 8,080 ,000 ,063 16,161 ,956
PORCION * EJERCICI
6063,108 6 1010,518 1,269 ,272 ,031 7,612 ,495
* NIVEL
VELOCIDA * EJERCICI
1517,386 4 379,347 ,476 ,753 ,008 1,905 ,162
* NIVEL
PORCION * VELOCIDA
1281,004 12 106,750 ,134 1,000 ,007 1,608 ,097
* EJERCICI * NIVEL
Error 191161,133 240 796,505
Total 2699425,777 312
Total corregido 266038,424 311
a. Calculado con alfa = ,05
b. R cuadrado = ,281 (R cuadrado corregido = ,069)

2. PORCION

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
PORCION Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 80,891 3,239 74,511 87,271
2,00 89,450 3,239 83,071 95,830
3,00 90,749 3,239 84,369 97,129
4,00 92,818 3,239 86,438 99,198
ANÁLISIS FACTORIAL ESTUDIO 1.

3. VELOCIDA

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
VELOCIDA Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 84,033 2,783 78,552 89,515
2,00 92,720 2,783 87,238 98,202
3,00 88,677 2,848 83,067 94,288

4. EJERCICI

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
EJERCICI Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 90,148 2,290 85,637 94,660
2,00 86,805 2,290 82,294 91,317

5. PORCION * VELOCIDA

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
PORCION VELOCIDA Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 1,00 76,441 5,566 65,477 87,404
2,00 88,167 5,566 77,203 99,131
3,00 78,065 5,697 66,843 89,286
2,00 1,00 81,955 5,566 70,991 92,919
2,00 94,696 5,566 83,732 105,659
3,00 91,701 5,697 80,479 102,922
3,00 1,00 86,312 5,566 75,348 97,275
2,00 95,101 5,566 84,138 106,065
3,00 90,833 5,697 79,611 102,054
4,00 1,00 91,426 5,566 80,463 102,390
2,00 92,916 5,566 81,953 103,880
3,00 94,111 5,697 82,889 105,332
ANÁLISIS FACTORIAL ESTUDIO 1.

6. PORCION * EJERCICI

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
PORCION EJERCICI Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 1,00 71,577 4,580 62,555 80,600
2,00 90,204 4,580 81,182 99,227
2,00 1,00 92,682 4,580 83,659 101,704
2,00 86,219 4,580 77,197 95,241
3,00 1,00 95,095 4,580 86,072 104,117
2,00 86,402 4,580 77,380 95,425
4,00 1,00 101,239 4,580 92,217 110,262
2,00 84,396 4,580 75,373 93,418

7. VELOCIDA * EJERCICI

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
VELOCIDA EJERCICI Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 1,00 83,724 3,935 75,971 91,476
2,00 84,343 3,935 76,591 92,096
2,00 1,00 98,750 3,935 90,998 106,503
2,00 86,690 3,935 78,937 94,442
3,00 1,00 87,971 4,028 80,037 95,906
2,00 89,383 4,028 81,448 97,318
ANÁLISIS FACTORIAL ESTUDIO 1.

8. PORCION * VELOCIDA * EJERCICI

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
PORCION VELOCIDA EJERCICI Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 1,00 1,00 67,096 7,871 51,592 82,601
2,00 85,785 7,871 70,280 101,290
2,00 1,00 81,955 7,871 66,450 97,459
2,00 94,379 7,871 78,875 109,884
3,00 1,00 65,681 8,056 49,812 81,551
2,00 90,448 8,056 74,579 106,318
2,00 1,00 1,00 83,167 7,871 67,662 98,671
2,00 80,743 7,871 65,239 96,248
2,00 1,00 104,597 7,871 89,092 120,101
2,00 84,795 7,871 69,290 100,299
3,00 1,00 90,282 8,056 74,413 106,152
2,00 93,119 8,056 77,249 108,989
3,00 1,00 1,00 86,926 7,871 71,421 102,430
2,00 85,698 7,871 70,193 101,203
2,00 1,00 102,979 7,871 87,474 118,484
2,00 87,223 7,871 71,719 102,728
3,00 1,00 95,380 8,056 79,510 111,250
2,00 86,286 8,056 70,416 102,155
4,00 1,00 1,00 97,706 7,871 82,201 113,211
2,00 85,147 7,871 69,642 100,651
2,00 1,00 105,471 7,871 89,966 120,975
2,00 80,362 7,871 64,857 95,867
3,00 1,00 100,542 8,056 84,672 116,412
2,00 87,679 8,056 71,810 103,549

9. NIVEL

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
NIVEL Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 88,699 2,576 83,624 93,774
2,00 90,495 2,783 85,013 95,976
3,00 86,238 3,036 80,256 92,219
ANÁLISIS FACTORIAL ESTUDIO 1.

10. PORCION * NIVEL

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
PORCION NIVEL Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 1,00 84,923 5,153 74,773 95,073
2,00 75,591 5,566 64,628 86,555
3,00 82,158 6,072 70,196 94,121
2,00 1,00 88,945 5,153 78,794 99,095
2,00 96,296 5,566 85,332 107,259
3,00 83,111 6,072 71,149 95,073
3,00 1,00 95,097 5,153 84,946 105,247
2,00 83,891 5,566 72,928 94,855
3,00 93,258 6,072 81,296 105,220
4,00 1,00 85,830 5,153 75,680 95,981
2,00 106,200 5,566 95,236 117,163
3,00 86,423 6,072 74,461 98,385

11. VELOCIDA * NIVEL

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
VELOCIDA NIVEL Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 1,00 83,503 4,462 74,713 92,293
2,00 89,819 4,989 79,991 99,647
3,00 78,778 4,989 68,950 88,606
2,00 1,00 100,278 4,462 91,488 109,069
2,00 93,321 4,989 83,493 103,149
3,00 84,561 4,989 74,733 94,389
3,00 1,00 82,315 4,462 73,524 91,105
2,00 88,344 4,462 79,553 97,134
3,00 95,373 5,761 84,025 106,722
ANÁLISIS FACTORIAL ESTUDIO 1.

12. PORCION * VELOCIDA * NIVEL

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
PORCION VELOCIDA NIVEL Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 1,00 1,00 78,780 8,925 61,199 96,361
2,00 72,496 9,978 52,840 92,152
3,00 78,046 9,978 58,390 97,702
2,00 1,00 97,716 8,925 80,135 115,297
2,00 81,142 9,978 61,487 100,798
3,00 85,643 9,978 65,987 105,298
3,00 1,00 78,273 8,925 60,692 95,854
2,00 73,135 8,925 55,554 90,716
3,00 82,787 11,522 60,090 105,483
2,00 1,00 1,00 81,355 8,925 63,774 98,936
2,00 93,138 9,978 73,482 112,793
3,00 71,372 9,978 51,717 91,028
2,00 1,00 103,472 8,925 85,891 121,053
2,00 98,905 9,978 79,249 118,561
3,00 81,710 9,978 62,054 101,366
3,00 1,00 82,007 8,925 64,426 99,588
2,00 96,845 8,925 79,264 114,426
3,00 96,250 11,522 73,553 118,947
3,00 1,00 1,00 91,898 8,925 74,317 109,479
2,00 81,931 9,978 62,275 101,587
3,00 85,106 9,978 65,450 104,762
2,00 1,00 108,294 8,925 90,713 125,875
2,00 85,119 9,978 65,463 104,775
3,00 91,891 9,978 72,235 111,547
3,00 1,00 85,098 8,925 67,517 102,679
2,00 84,624 8,925 67,043 102,205
3,00 102,777 11,522 80,080 125,473
4,00 1,00 1,00 81,979 8,925 64,398 99,560
2,00 111,711 9,978 92,055 131,367
3,00 80,589 9,978 60,933 100,245
2,00 1,00 91,631 8,925 74,050 109,212
2,00 108,117 9,978 88,462 127,773
3,00 79,000 9,978 59,344 98,656
3,00 1,00 83,881 8,925 66,300 101,462
2,00 98,771 8,925 81,190 116,352
3,00 99,680 11,522 76,983 122,377
ANÁLISIS FACTORIAL ESTUDIO 1.

13. EJERCICI * NIVEL

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
EJERCICI NIVEL Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 1,00 92,421 3,643 85,244 99,599
2,00 99,285 3,935 91,533 107,038
3,00 78,739 4,294 70,280 87,197
2,00 1,00 84,976 3,643 77,799 92,153
2,00 81,704 3,935 73,951 89,456
3,00 93,736 4,294 85,278 102,195

14. PORCION * EJERCICI * NIVEL

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
PORCION EJERCICI NIVEL Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 1,00 1,00 76,665 7,287 62,310 91,019
2,00 70,195 7,871 54,691 85,700
3,00 67,872 8,588 50,955 84,790
2,00 1,00 93,181 7,287 78,827 107,536
2,00 80,987 7,871 65,482 96,492
3,00 96,444 8,588 79,527 113,362
2,00 1,00 1,00 94,416 7,287 80,061 108,771
2,00 115,792 7,871 100,288 131,297
3,00 67,837 8,588 50,920 84,754
2,00 1,00 83,473 7,287 69,119 97,828
2,00 76,799 7,871 61,295 92,304
3,00 98,384 8,588 81,467 115,302
3,00 1,00 1,00 102,866 7,287 88,511 117,221
2,00 89,519 7,871 74,014 105,024
3,00 92,900 8,588 75,983 109,817
2,00 1,00 87,327 7,287 72,973 101,682
2,00 78,264 7,871 62,759 93,769
3,00 93,616 8,588 76,699 110,533
4,00 1,00 1,00 95,739 7,287 81,384 110,093
2,00 121,635 7,871 106,130 137,140
3,00 86,345 8,588 69,428 103,262
2,00 1,00 75,922 7,287 61,567 90,277
2,00 90,765 7,871 75,260 106,270
3,00 86,501 8,588 69,584 103,418
ANÁLISIS FACTORIAL ESTUDIO 1.

15. VELOCIDA * EJERCICI * NIVEL

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
VELOCIDA EJERCICI NIVEL Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 1,00 1,00 84,876 6,311 72,444 97,307
2,00 93,149 7,056 79,251 107,048
3,00 73,146 7,056 59,247 87,045
2,00 1,00 82,131 6,311 69,699 94,562
2,00 86,489 7,056 72,590 100,388
3,00 84,411 7,056 70,512 98,309
2,00 1,00 1,00 108,664 6,311 96,233 121,096
2,00 106,748 7,056 92,849 120,647
3,00 80,838 7,056 66,939 94,737
2,00 1,00 91,892 6,311 79,461 104,323
2,00 79,894 7,056 65,995 93,793
3,00 88,284 7,056 74,385 102,183
3,00 1,00 1,00 83,724 6,311 71,293 96,155
2,00 97,959 6,311 85,527 110,390
3,00 82,232 8,147 66,183 98,281
2,00 1,00 80,905 6,311 68,474 93,337
2,00 78,729 6,311 66,298 91,160
3,00 108,515 8,147 92,466 124,564
ANÁLISIS FACTORIAL ESTUDIO 1.
16. PORCION * VELOCIDA * EJERCICI * NIVEL

Variable dependiente: EMG


Intervalo de confianza al
95%.
Límite
PORCION VELOCIDA EJERCICI NIVEL Media Error típ. Límite inferior superior
1,00 1,00 1,00 1,00 72,312 12,621 47,449 97,175
2,00 64,982 14,111 37,185 92,780
3,00 63,995 14,111 36,197 91,793
2,00 1,00 85,248 12,621 60,385 110,111
2,00 80,010 14,111 52,212 107,808
3,00 92,098 14,111 64,300 119,895
2,00 1,00 1,00 94,754 12,621 69,891 119,617
2,00 76,447 14,111 48,650 104,245
3,00 74,662 14,111 46,865 102,460
2,00 1,00 100,678 12,621 75,815 125,541
2,00 85,837 14,111 58,040 113,635
3,00 96,623 14,111 68,825 124,420
3,00 1,00 1,00 62,928 12,621 38,065 87,791
2,00 69,156 12,621 44,293 94,019
3,00 64,960 16,294 32,862 97,058
2,00 1,00 93,618 12,621 68,755 118,481
2,00 77,114 12,621 52,251 101,977
3,00 100,613 16,294 68,515 132,711
2,00 1,00 1,00 1,00 85,730 12,621 60,867 110,593
2,00 105,008 14,111 77,210 132,805
3,00 58,762 14,111 30,965 86,560
2,00 1,00 76,980 12,621 52,117 101,843
2,00 81,268 14,111 53,470 109,065
3,00 83,982 14,111 56,185 111,780
2,00 1,00 1,00 117,370 12,621 92,507 142,233
2,00 125,878 14,111 98,080 153,675
3,00 70,542 14,111 42,745 98,340
2,00 1,00 89,574 12,621 64,711 114,437
2,00 71,932 14,111 44,135 99,730
3,00 92,878 14,111 65,080 120,675
3,00 1,00 1,00 80,148 12,621 55,285 105,011
2,00 116,492 12,621 91,629 141,355
3,00 74,207 16,294 42,109 106,305
2,00 1,00 83,866 12,621 59,003 108,729
2,00 77,198 12,621 52,335 102,061
3,00 118,293 16,294 86,195 150,391
3,00 1,00 1,00 1,00 93,732 12,621 68,869 118,595
2,00 80,382 14,111 52,585 108,180
3,00 86,663 14,111 58,865 114,460
2,00 1,00 90,064 12,621 65,201 114,927
2,00 83,480 14,111 55,682 111,278
3,00 83,550 14,111 55,752 111,348
2,00 1,00 1,00 117,860 12,621 92,997 142,723
2,00 94,870 14,111 67,072 122,668
3,00 96,207 14,111 68,410 124,005
2,00 1,00 98,728 12,621 73,865 123,591
2,00 75,367 14,111 47,570 103,165
3,00 87,575 14,111 59,777 115,373
3,00 1,00 1,00 97,006 12,621 72,143 121,869
2,00 93,304 12,621 68,441 118,167
3,00 95,830 16,294 63,732 127,928
2,00 1,00 73,190 12,621 48,327 98,053
2,00 75,944 12,621 51,081 100,807
3,00 109,723 16,294 77,625 141,821
4,00 1,00 1,00 1,00 87,728 12,621 62,865 112,591
2,00 122,225 14,111 94,427 150,023
3,00 83,165 14,111 55,367 110,963
2,00 1,00 76,230 12,621 51,367 101,093
2,00 101,197 14,111 73,400 128,995
3,00 78,012 14,111 50,215 105,810
2,00 1,00 1,00 104,674 12,621 79,811 129,537
2,00 129,797 14,111 102,000 157,595
3,00 81,940 14,111 54,142 109,738
2,00 1,00 78,588 12,621 53,725 103,451
2,00 86,437 14,111 58,640 114,235
3,00 76,060 14,111 48,262 103,858
3,00 1,00 1,00 94,814 12,621 69,951 119,677
2,00 112,882 12,621 88,019 137,745
3,00 93,930 16,294 61,832 126,028
2,00 1,00 72,948 12,621 48,085 97,811
2,00 84,660 12,621 59,797 109,523
3,00 105,430 16,294 73,332 137,528
LISTADOS ESTADÍSTICOS ESTUDIO 1

MANOVA DATOS NORMALIZADOS

Pruebas de los efectos inter-sujetos

Suma de
cuadrados Media
Fuente Variable dependiente tipo III gl cuadrática F Sig.
Modelo corregido CURL 56078,169a 35 1602,233 1,474 ,064
PELVIC 16982,799b 35 485,223 ,959 ,541
Intercept CURL 1234249,073 1 1234249,1 1135,278 ,000
PELVIC 1144405,884 1 1144405,9 2262,424 ,000
PORCION CURL 18937,958 3 6312,653 5,806 ,001
PELVIC 678,285 3 226,095 ,447 ,720
VELOCIDA CURL 6160,583 2 3080,291 2,833 ,063
PELVIC 638,410 2 319,205 ,631 ,534
NIVEL CURL 10144,134 2 5072,067 4,665 ,011
PELVIC 3580,402 2 1790,201 3,539 ,032
PORCION * VELOCIDA CURL 1023,292 6 170,549 ,157 ,987
PELVIC 1196,899 6 199,483 ,394 ,881
PORCION * NIVEL CURL 13443,496 6 2240,583 2,061 ,063
PELVIC 3947,458 6 657,910 1,301 ,262
VELOCIDA * NIVEL CURL 3081,731 4 770,433 ,709 ,588
PELVIC 6135,450 4 1533,863 3,032 ,020
PORCION * VELOCIDA CURL 1482,518 12 123,543 ,114 1,000
* NIVEL PELVIC 1617,898 12 134,825 ,267 ,993
Error CURL 130461,323 120 1087,178
PELVIC 60699,810 120 505,832
Total CURL 1470623,038 156
PELVIC 1228802,739 156
Total corregido CURL 186539,492 155
PELVIC 77682,609 155
a. R cuadrado = ,301 (R cuadrado corregido = ,097)
b. R cuadrado = ,219 (R cuadrado corregido = -,009)

a
Contraste de Levene sobre la igualdad de las varianzas error

F gl1 gl2 Sig.


CURL 2,078 35 120 ,002
PELVIC 1,871 35 120 ,007
Contrasta la hipótesis nula de que la varianza error de la
variable dependiente es igual a lo largo de todos los grupos.
a. Diseño:
Intercept+PORCION+VELOCIDA+NIVEL+PORCION *
VELOCIDA+PORCION * NIVEL+VELOCIDA *
NIVEL+PORCION * VELOCIDA * NIVEL
Comparaciones múltiples

Games-Howell

Intervalo de confianza al
Diferencia 95%.
entre Límite
Variable dependiente (I) PORCION (J) PORCION medias (I-J) Error típ. Sig. Límite inferior superior
CURL 1,00 2,00 -21,8231* 7,4668 ,022 -41,3264 -2,3197
3,00 -23,5515* 7,4668 ,000 -37,0283 -10,0747
4,00 -29,2259* 7,4668 ,001 -49,1324 -9,3194
2,00 1,00 21,8231* 7,4668 ,022 2,3197 41,3264
3,00 -1,7285 7,4668 ,996 -21,5435 18,0866
4,00 -7,4028 7,4668 ,856 -31,8425 17,0369
3,00 1,00 23,5515* 7,4668 ,000 10,0747 37,0283
2,00 1,7285 7,4668 ,996 -18,0866 21,5435
4,00 -5,6744 7,4668 ,880 -25,8855 14,5368
4,00 1,00 29,2259* 7,4668 ,001 9,3194 49,1324
2,00 7,4028 7,4668 ,856 -17,0369 31,8425
3,00 5,6744 7,4668 ,880 -14,5368 25,8855
PELVIC 1,00 2,00 4,8767 5,0931 ,779 -8,6453 18,3987
3,00 4,2233 5,0931 ,867 -10,1746 18,6212
4,00 6,6192 5,0931 ,414 -4,6188 17,8572
2,00 1,00 -4,8767 5,0931 ,779 -18,3987 8,6453
3,00 -,6533 5,0931 ,999 -15,8711 14,5644
4,00 1,7426 5,0931 ,982 -10,5688 14,0539
3,00 1,00 -4,2233 5,0931 ,867 -18,6212 10,1746
2,00 ,6533 5,0931 ,999 -14,5644 15,8711
4,00 2,3959 5,0931 ,964 -10,8849 15,6767
4,00 1,00 -6,6192 5,0931 ,414 -17,8572 4,6188
2,00 -1,7426 5,0931 ,982 -14,0539 10,5688
3,00 -2,3959 5,0931 ,964 -15,6767 10,8849
Basado en las medias observadas.
*. La diferencia de medias es significativa al nivel ,05.

Comparaciones múltiples

Games-Howell

Intervalo de confianza al
Diferencia 95%.
entre Límite
Variable dependiente (I) NIVEL (J) NIVEL medias (I-J) Error típ. Sig. Límite inferior superior
CURL 1,00 2,00 -6,7619 6,2472 ,607 -23,6211 10,0972
3,00 14,0002* 6,5443 ,038 ,6479 27,3525
2,00 1,00 6,7619 6,2472 ,607 -10,0972 23,6211
3,00 20,7621* 6,7540 ,011 4,1189 37,4054
3,00 1,00 -14,0002* 6,5443 ,038 -27,3525 -,6479
2,00 -20,7621* 6,7540 ,011 -37,4054 -4,1189
PELVIC 1,00 2,00 3,5010 4,2612 ,686 -6,5393 13,5413
3,00 -7,4170 4,4639 ,210 -17,7932 2,9593
2,00 1,00 -3,5010 4,2612 ,686 -13,5413 6,5393
3,00 -10,9180* 4,6069 ,042 -21,5383 -,2976
3,00 1,00 7,4170 4,4639 ,210 -2,9593 17,7932
2,00 10,9180* 4,6069 ,042 ,2976 21,5383
Basado en las medias observadas.
*. La diferencia de medias es significativa al nivel ,05.
MANOVA DATOS ARBITRARIOS

Pruebas de los efectos inter-sujetos

Suma de
cuadrados Media
Fuente Variable dependiente tipo III gl cuadrática F Sig.
Modelo corregido CURLARB ,368a 35 1,051E-02 2,264 ,001
PELVARB ,115b 35 3,288E-03 1,199 ,234
Intercept CURLARB 3,306 1 3,306 712,506 ,000
PELVARB 1,774 1 1,774 647,149 ,000
VEL CURLARB 1,408E-02 2 7,039E-03 1,517 ,223
PELVARB 4,707E-04 2 2,353E-04 ,086 ,918
NIV CURLARB ,201 2 ,101 21,710 ,000
PELVARB 7,647E-02 2 3,823E-02 13,944 ,000
PORC CURLARB 9,555E-02 3 3,185E-02 6,865 ,000
PELVARB 8,761E-03 3 2,920E-03 1,065 ,367
VEL * NIV CURLARB 1,061E-02 4 2,653E-03 ,572 ,684
PELVARB 6,643E-03 4 1,661E-03 ,606 ,659
VEL * PORC CURLARB 2,016E-03 6 3,360E-04 ,072 ,998
PELVARB 1,969E-03 6 3,282E-04 ,120 ,994
NIV * PORC CURLARB 4,270E-02 6 7,117E-03 1,534 ,173
PELVARB 1,899E-02 6 3,166E-03 1,155 ,335
VEL * NIV * PORC CURLARB 3,667E-03 12 3,056E-04 ,066 1,000
PELVARB 2,480E-03 12 2,067E-04 ,075 1,000
Error CURLARB ,557 120 4,639E-03
PELVARB ,329 120 2,742E-03
Total CURLARB 4,284 156
PELVARB 2,198 156
Total corregido CURLARB ,924 155
PELVARB ,444 155
a. R cuadrado = ,398 (R cuadrado corregido = ,222)
b. R cuadrado = ,259 (R cuadrado corregido = ,043)

a
Contraste de Levene sobre la igualdad de las varianzas error

F gl1 gl2 Sig.


CURLARB 2,085 35 120 ,002
PELVARB 1,486 35 120 ,060
Contrasta la hipótesis nula de que la varianza error de la
variable dependiente es igual a lo largo de todos los grupos.
a. Diseño: Intercept+VEL+NIV+PORC+VEL * NIV+VEL *
PORC+NIV * PORC+VEL * NIV * PORC
Comparaciones múltiples

Games-Howell

Intervalo de confianza al
Diferencia 95%.
entre Límite
Variable dependiente (I) NIV (J) NIV medias (I-J) Error típ. Sig. Límite inferior superior
CURLARB 1,00 2,00 -3,8108E-02* 1,319E-02 ,028 -7,2791E-02 -3,43E-03
3,00 5,304E-02* 1,319E-02 ,000 2,448E-02 8,159E-02
2,00 1,00 3,811E-02* 1,319E-02 ,028 3,425E-03 7,279E-02
3,00 9,115E-02* 1,390E-02 ,000 5,834E-02 ,1240
3,00 1,00 -5,3038E-02* 1,319E-02 ,000 -8,1595E-02 -2,45E-02
2,00 -9,1146E-02* 1,390E-02 ,000 -,1240 -5,83E-02
PELVARB 1,00 2,00 -4,7567E-02* 1,014E-02 ,000 -7,3540E-02 -2,16E-02
3,00 8,917E-04 1,014E-02 ,993 -1,7641E-02 1,942E-02
2,00 1,00 4,757E-02* 1,014E-02 ,000 2,159E-02 7,354E-02
3,00 4,846E-02* 1,069E-02 ,000 2,415E-02 7,277E-02
3,00 1,00 -8,9167E-04 1,014E-02 ,993 -1,9425E-02 1,764E-02
2,00 -4,8458E-02* 1,069E-02 ,000 -7,2768E-02 -2,41E-02
Basado en las medias observadas.
*. La diferencia de medias es significativa al nivel ,05.

Comparaciones múltiples

Games-Howell

Intervalo de confianza al
Diferencia 95%.
entre Límite
Variable dependiente (I) PORC (J) PORC medias (I-J) Error típ. Sig. Límite inferior superior
CURLARB 1,00 2,00 -1,3359E-02 1,542E-02 ,784 -5,0777E-02 2,406E-02
3,00 -4,5564E-02* 1,542E-02 ,036 -8,8883E-02 -2,25E-03
4,00 -6,0103E-02* 1,542E-02 ,001 -,1012 -1,90E-02
2,00 1,00 1,336E-02 1,542E-02 ,784 -2,4059E-02 5,078E-02
3,00 -3,2205E-02 1,542E-02 ,281 -7,9207E-02 1,480E-02
4,00 -4,6744E-02* 1,542E-02 ,039 -9,1720E-02 -1,77E-03
3,00 1,00 4,556E-02* 1,542E-02 ,036 2,245E-03 8,888E-02
2,00 3,221E-02 1,542E-02 ,281 -1,4797E-02 7,921E-02
4,00 -1,4538E-02 1,542E-02 ,869 -6,4400E-02 3,532E-02
4,00 1,00 6,010E-02* 1,542E-02 ,001 1,902E-02 ,1012
2,00 4,674E-02* 1,542E-02 ,039 1,767E-03 9,172E-02
3,00 1,454E-02 1,542E-02 ,869 -3,5323E-02 6,440E-02
PELVARB 1,00 2,00 1,805E-02 1,186E-02 ,443 -1,3611E-02 4,971E-02
3,00 9,538E-03 1,186E-02 ,875 -2,3698E-02 4,277E-02
4,00 1,872E-03 1,186E-02 ,999 -3,2298E-02 3,604E-02
2,00 1,00 -1,8051E-02 1,186E-02 ,443 -4,9713E-02 1,361E-02
3,00 -8,5128E-03 1,186E-02 ,872 -3,7906E-02 2,088E-02
4,00 -1,6179E-02 1,186E-02 ,506 -4,6647E-02 1,429E-02
3,00 1,00 -9,5385E-03 1,186E-02 ,875 -4,2775E-02 2,370E-02
2,00 8,513E-03 1,186E-02 ,872 -2,0881E-02 3,791E-02
4,00 -7,6667E-03 1,186E-02 ,923 -3,9777E-02 2,444E-02
4,00 1,00 -1,8718E-03 1,186E-02 ,999 -3,6042E-02 3,230E-02
2,00 1,618E-02 1,186E-02 ,506 -1,4288E-02 4,665E-02
3,00 7,667E-03 1,186E-02 ,923 -2,4444E-02 3,978E-02
Basado en las medias observadas.
*. La diferencia de medias es significativa al nivel ,05.
Comparaciones múltiples

Games-Howell

Intervalo de confianza al
Diferencia 95%.
entre Límite
Variable dependiente (I) VEL (J) VEL medias (I-J) Error típ. Sig. Límite inferior superior
CURLARB 1,00 2,00 -2,4058E-02 1,336E-02 ,269 -6,0830E-02 1,271E-02
3,00 -5,7308E-03 1,336E-02 ,913 -3,9192E-02 2,773E-02
2,00 1,00 2,406E-02 1,336E-02 ,269 -1,2714E-02 6,083E-02
3,00 1,833E-02 1,336E-02 ,478 -1,9153E-02 5,581E-02
3,00 1,00 5,731E-03 1,336E-02 ,913 -2,7730E-02 3,919E-02
2,00 -1,8327E-02 1,336E-02 ,478 -5,5807E-02 1,915E-02
PELVARB 1,00 2,00 -3,1538E-03 1,027E-02 ,957 -2,9818E-02 2,351E-02
3,00 1,865E-03 1,027E-02 ,982 -2,2457E-02 2,619E-02
2,00 1,00 3,154E-03 1,027E-02 ,957 -2,3510E-02 2,982E-02
3,00 5,019E-03 1,027E-02 ,876 -1,9283E-02 2,932E-02
3,00 1,00 -1,8654E-03 1,027E-02 ,982 -2,6188E-02 2,246E-02
2,00 -5,0192E-03 1,027E-02 ,876 -2,9322E-02 1,928E-02
Basado en las medias observadas.
MEDIDAS REPETIDAS PARA COMPARAR CURL-UP Y PELVIC-ROLL

Estadísticos descriptivos

N Mínimo Máximo Media Desv. típ.


RA1CARB 39 ,03 ,26 ,1170 5,453E-02
RA1PARB 39 ,03 ,25 ,1134 5,921E-02
RA2CARB 39 ,05 ,33 ,1304 7,013E-02
RA2PARB 39 ,04 ,20 9,536E-02 4,633E-02
RA3CARB 39 ,07 ,35 ,1626 8,685E-02
RA3PARB 39 ,05 ,27 ,1039 5,229E-02
RA4CARB 39 ,06 ,35 ,1771 8,065E-02
RA4PARB 39 ,05 ,27 ,1115 5,561E-02
N válido (según lista) 39

RA 1 NO ES SIGNIFICATIVAMENTE MAYOR EN CURL QUE EN PELVIC

Pruebas de contrastes intra-sujetos

Medida: MEASURE_1
Suma de
cuadrados Media
Fuente EJERC tipo III gl cuadrática F Sig.
EJERC Lineal 5,041E-05 1 5,041E-05 ,045 ,834
EJERC * VEL Lineal 5,733E-04 2 2,867E-04 ,254 ,777
EJERC * NIV Lineal 9,638E-03 2 4,819E-03 4,267 ,023
EJERC * VEL * NIV Lineal 1,989E-03 4 4,973E-04 ,440 ,778
Error(EJERC) Lineal 3,388E-02 30 1,129E-03

Pruebas de los efectos inter-sujetos

Medida: MEASURE_1
Variable transformada: Promedio
Suma de
cuadrados Media
Fuente tipo III gl cuadrática F Sig.
Intercept 1,024 1 1,024 194,019 ,000
VEL 6,135E-03 2 3,067E-03 ,581 ,565
NIV 3,188E-02 2 1,594E-02 3,020 ,064
VEL * NIV 2,893E-03 4 7,231E-04 ,137 ,967
Error ,158 30 5,279E-03
RA 2 ES SIGNIFICATIVAMENTE MAYOR EN CURL QUE EN PELVIC

Pruebas de contrastes intra-sujetos

Medida: MEASURE_1
Suma de
cuadrados Media
Fuente EJERC tipo III gl cuadrática F Sig.
EJERC Lineal 2,221E-02 1 2,221E-02 15,363 ,000
EJERC * VEL Lineal 1,847E-03 2 9,236E-04 ,639 ,535
EJERC * NIV Lineal 2,955E-02 2 1,477E-02 10,221 ,000
EJERC * VEL * NIV Lineal 2,526E-03 4 6,314E-04 ,437 ,781
Error(EJERC) Lineal 4,337E-02 30 1,446E-03

Pruebas de los efectos inter-sujetos

Medida: MEASURE_1
Variable transformada: Promedio
Suma de
cuadrados Media
Fuente tipo III gl cuadrática F Sig.
Intercept ,982 1 ,982 220,384 ,000
VEL 3,892E-03 2 1,946E-03 ,437 ,650
NIV 4,765E-02 2 2,382E-02 5,349 ,010
VEL * NIV 5,156E-03 4 1,289E-03 ,289 ,883
Error ,134 30 4,454E-03

Comparaciones múltiples

Medida: MEASURE_1
DHS de Tukey

Intervalo de confianza al
Diferencia 95%.
entre Límite
(I) NIV (J) NIV medias (I-J) Error típ. Sig. Límite inferior superior
1,00 2,00 -3,0458E-02 1,828E-02 ,235 -7,5518E-02 1,460E-02
3,00 3,254E-02 1,828E-02 ,193 -1,2518E-02 7,760E-02
2,00 1,00 3,046E-02 1,828E-02 ,235 -1,4601E-02 7,552E-02
3,00 6,300E-02* 1,927E-02 ,007 1,550E-02 ,1105
3,00 1,00 -3,2542E-02 1,828E-02 ,193 -7,7601E-02 1,252E-02
2,00 -6,3000E-02* 1,927E-02 ,007 -,1105 -1,55E-02
Basado en las medias observadas.
*. La diferencia de medias es significativa al nivel ,05.
RA 3 ES SIGNIFICATIVAMENTE MAYOR EN CURL QUE EN PELVIC

Pruebas de contrastes intra-sujetos

Medida: MEASURE_1
Suma de
cuadrados Media
Fuente EJERC tipo III gl cuadrática F Sig.
EJERC Lineal 5,899E-02 1 5,899E-02 21,884 ,000
EJERC * VEL Lineal 2,066E-03 2 1,033E-03 ,383 ,685
EJERC * NIV Lineal 2,157E-02 2 1,079E-02 4,001 ,029
EJERC * VEL * NIV Lineal 8,793E-04 4 2,198E-04 ,082 ,987
Error(EJERC) Lineal 8,087E-02 30 2,696E-03

Pruebas de los efectos inter-sujetos

Medida: MEASURE_1
Variable transformada: Promedio
Suma de
cuadrados Media
Fuente tipo III gl cuadrática F Sig.
Intercept 1,359 1 1,359 196,778 ,000
VEL 1,899E-03 2 9,497E-04 ,138 ,872
NIV 7,201E-02 2 3,600E-02 5,214 ,011
VEL * NIV 3,536E-03 4 8,839E-04 ,128 ,971
Error ,207 30 6,906E-03

Comparaciones múltiples

Medida: MEASURE_1
Games-Howell

Intervalo de confianza al
Diferencia 95%.
entre Límite
(I) NIV (J) NIV medias (I-J) Error típ. Sig. Límite inferior superior
1,00 2,00 -2,8658E-02 2,276E-02 ,510 -9,2766E-02 3,545E-02
3,00 4,788E-02* 2,276E-02 ,022 6,576E-03 8,919E-02
2,00 1,00 2,866E-02 2,276E-02 ,510 -3,5450E-02 9,277E-02
3,00 7,654E-02* 2,399E-02 ,008 2,146E-02 ,1316
3,00 1,00 -4,7883E-02* 2,276E-02 ,022 -8,9191E-02 -6,58E-03
2,00 -7,6542E-02* 2,399E-02 ,008 -,1316 -2,15E-02
Basado en las medias observadas.
*. La diferencia de medias es significativa al nivel ,05.
RA 4 ES SIGNIFICATIVAMENTE MAYOR EN CURL QUE EN PELVIC

Pruebas de contrastes intra-sujetos

Medida: MEASURE_1
Suma de
cuadrados Media
Fuente EJERC tipo III gl cuadrática F Sig.
EJERC Lineal 8,318E-02 1 8,318E-02 25,915 ,000
EJERC * VEL Lineal 1,923E-03 2 9,616E-04 ,300 ,743
EJERC * NIV Lineal 1,528E-03 2 7,640E-04 ,238 ,790
EJERC * VEL * NIV Lineal 3,384E-03 4 8,461E-04 ,264 ,899
Error(EJERC) Lineal 9,629E-02 30 3,210E-03

Pruebas de los efectos inter-sujetos

Medida: MEASURE_1
Variable transformada: Promedio
Suma de
cuadrados Media
Fuente tipo III gl cuadrática F Sig.
Intercept 1,655 1 1,655 375,638 ,000
VEL 1,985E-04 2 9,926E-05 ,023 ,978
NIV ,126 2 6,289E-02 14,273 ,000
VEL * NIV 3,040E-03 4 7,600E-04 ,172 ,951
Error ,132 30 4,406E-03

Comparaciones múltiples

Medida: MEASURE_1
DHS de Tukey

Intervalo de confianza al
Diferencia 95%.
entre Límite
(I) NIV (J) NIV medias (I-J) Error típ. Sig. Límite inferior superior
1,00 2,00 -8,6075E-02* 1,818E-02 ,000 -,1309 -4,13E-02
3,00 2,050E-03 1,818E-02 ,993 -4,2765E-02 4,687E-02
2,00 1,00 8,608E-02* 1,818E-02 ,000 4,126E-02 ,1309
3,00 8,813E-02* 1,916E-02 ,000 4,089E-02 ,1354
3,00 1,00 -2,0500E-03 1,818E-02 ,993 -4,6865E-02 4,277E-02
2,00 -8,8125E-02* 1,916E-02 ,000 -,1354 -4,09E-02
Basado en las medias observadas.
*. La diferencia de medias es significativa al nivel ,05.
ESTADÍSTICA PORCIÓN * VELOCIDAD

DATOS NORMALIZADOS

Prueba de homogeneidad de varianzas

Estadístico
de Levene gl1 gl2 Sig.
CURLVEL1 6,692 3 48 ,001
CURLVEL2 1,195 3 48 ,322
CURLVELP 4,401 3 48 ,008

Prueba de Levene para testar la homogeneidad de las varianzas, donde se puede


observar que las varianzas de las variables curlvel1 y curlvelp no son
homogéneas.

ANOVA

Suma de Media
cuadrados gl cuadrática F Sig.
CURLVEL1 Inter-grupos 5877,771 3 1959,257 2,969 ,041
Intra-grupos 31676,399 48 659,925
Total 37554,170 51
CURLVEL2 Inter-grupos 5115,253 3 1705,084 1,023 ,391
Intra-grupos 80017,175 48 1667,024
Total 85132,428 51
CURLVELP Inter-grupos 9994,236 3 3331,412 3,445 ,024
Intra-grupos 46413,155 48 966,941
Total 56407,391 51

Prueba de análisis de la varianza para testar la diferencias entre las medias de los
registros de las distintas porciones del recto abdominal. Se puede observar cómo
en las variables curlvel1 y curlvelp hay diferencias significativas.
.
Comparaciones múltiples

Games-Howell
Intervalo de confianza al
95%
Diferencia de Límite
Variable dependiente (I) PORCION (J) PORCION medias (I-J) Error típico Sig. Límite inferior superior
CURLVEL1 1,00 2,00 -17,2915 10,0761 ,207 -41,2656 6,6825
3,00 -19,9515* 10,0761 ,006 -34,9023 -5,0008
4,00 -29,4408 10,0761 ,080 -61,7858 2,9042
2,00 1,00 17,2915 10,0761 ,207 -6,6825 41,2656
3,00 -2,6600 10,0761 ,990 -27,6668 22,3468
4,00 -12,1492 10,0761 ,794 -48,8003 24,5019
3,00 1,00 19,9515* 10,0761 ,006 5,0008 34,9023
2,00 2,6600 10,0761 ,990 -22,3468 27,6668
4,00 -9,4892 10,0761 ,843 -42,5041 23,5256
4,00 1,00 29,4408 10,0761 ,080 -2,9042 61,7858
2,00 12,1492 10,0761 ,794 -24,5019 48,8003
3,00 9,4892 10,0761 ,843 -23,5256 42,5041
CURLVEL2 1,00 2,00 -24,5869 16,0145 ,462 -70,6825 21,5087
3,00 -21,1846 16,0145 ,349 -55,7093 13,3400
4,00 -22,4238 16,0145 ,496 -66,0996 21,2519
2,00 1,00 24,5869 16,0145 ,462 -21,5087 70,6825
3,00 3,4023 16,0145 ,997 -42,2497 49,0543
4,00 2,1631 16,0145 ,999 -49,9321 54,2583
3,00 1,00 21,1846 16,0145 ,349 -13,3400 55,7093
2,00 -3,4023 16,0145 ,997 -49,0543 42,2497
4,00 -1,2392 16,0145 1,000 -44,4315 41,9530
4,00 1,00 22,4238 16,0145 ,496 -21,2519 66,0996
2,00 -2,1631 16,0145 ,999 -54,2583 49,9321
3,00 1,2392 16,0145 1,000 -41,9530 44,4315
CURLVELP 1,00 2,00 -28,9638 12,1967 ,096 -62,0843 4,1566
3,00 -29,5185* 12,1967 ,001 -46,8166 -12,2203
4,00 -35,7669* 12,1967 ,049 -71,3865 -,1473
2,00 1,00 28,9638 12,1967 ,096 -4,1566 62,0843
3,00 -,5546 12,1967 1,000 -35,0975 33,9883
4,00 -6,8031 12,1967 ,974 -51,2650 37,6589
3,00 1,00 29,5185* 12,1967 ,001 12,2203 46,8166
2,00 ,5546 12,1967 1,000 -33,9883 35,0975
4,00 -6,2485 12,1967 ,962 -43,1524 30,6555
4,00 1,00 35,7669* 12,1967 ,049 ,1473 71,3865
2,00 6,8031 12,1967 ,974 -37,6589 51,2650
3,00 6,2485 12,1967 ,962 -30,6555 43,1524
*. La diferencia entre las medias es significativa al nivel .05.

Prueba de contrastes a posteriori para testar en qué porciones (1, 2, 3 y 4) existen


diferencias significativas.
Prueba de homogeneidad de varianzas

Estadístico
de Levene gl1 gl2 Sig.
PELVICV1 ,888 3 48 ,454
PELVICV2 ,708 3 48 ,552
PELVICVP 1,459 3 48 ,238

Prueba de Levene para testar la homogeneidad de las varianzas, donde se puede


observar que las varianzas de todas las variables son homogéneas.

ANOVA

Suma de Media
cuadrados gl cuadrática F Sig.
PELVICV1 Inter-grupos 256,058 3 85,353 ,152 ,928
Intra-grupos 27041,336 48 563,361
Total 27297,393 51
PELVICV2 Inter-grupos 1462,743 3 487,581 1,111 ,354
Intra-grupos 21058,008 48 438,708
Total 22520,750 51
PELVICVP Inter-grupos 822,197 3 274,066 ,429 ,733
Intra-grupos 30681,593 48 639,200
Total 31503,789 51

Prueba de análisis de la varianza para testar la diferencias entre las medias de los
registros de las distintas porciones del recto abdominal. Se puede observar cómo
no existen diferencias significativas entre las distintas porciones.
DATOS ARBITRARIOS
Prueba de homogeneidad de varianzas

Estadístico
de Levene gl1 gl2 Sig.
CV1A 2,536 3 48 ,068
CV2A ,684 3 48 ,566
CVPA 3,028 3 48 ,038
PV1A ,557 3 48 ,646
PV2A ,853 3 48 ,472
PVPA ,616 3 48 ,608

ANOVA

Suma de Media
cuadrados gl cuadrática F Sig.
CV1A Inter-grupos 2,759E-02 3 9,197E-03 1,964 ,132
Intra-grupos ,225 48 4,684E-03
Total ,252 51
CV2A Inter-grupos 2,302E-02 3 7,674E-03 1,013 ,395
Intra-grupos ,364 48 7,579E-03
Total ,387 51
CVPA Inter-grupos 4,290E-02 3 1,430E-02 3,018 ,039
Intra-grupos ,227 48 4,738E-03
Total ,270 51
PV1A Inter-grupos 2,852E-03 3 9,506E-04 ,281 ,839
Intra-grupos ,163 48 3,387E-03
Total ,165 51
PV2A Inter-grupos 3,977E-03 3 1,326E-03 ,389 ,761
Intra-grupos ,164 48 3,407E-03
Total ,168 51
PVPA Inter-grupos 2,590E-03 3 8,635E-04 ,370 ,775
Intra-grupos ,112 48 2,335E-03
Total ,115 51
Comparaciones múltiples

HSD de Tukey
Intervalo de confianza al
95%
Diferencia de Límite
Variable dependiente (I) PORCION (J) PORCION medias (I-J) Error típico Sig. Límite inferior superior
CV1A 1,00 2,00 -7,6923E-03 2,684E-02 ,992 -7,9135E-02 6,375E-02
3,00 -3,8462E-02 2,684E-02 ,486 -,1099 3,298E-02
4,00 -5,6923E-02 2,684E-02 ,161 -,1284 1,452E-02
2,00 1,00 7,692E-03 2,684E-02 ,992 -6,3751E-02 7,914E-02
3,00 -3,0769E-02 2,684E-02 ,663 -,1022 4,067E-02
4,00 -4,9231E-02 2,684E-02 ,270 -,1207 2,221E-02
3,00 1,00 3,846E-02 2,684E-02 ,486 -3,2981E-02 ,1099
2,00 3,077E-02 2,684E-02 ,663 -4,0674E-02 ,1022
4,00 -1,8462E-02 2,684E-02 ,901 -8,9905E-02 5,298E-02
4,00 1,00 5,692E-02 2,684E-02 ,161 -1,4520E-02 ,1284
2,00 4,923E-02 2,684E-02 ,270 -2,2212E-02 ,1207
3,00 1,846E-02 2,684E-02 ,901 -5,2981E-02 8,990E-02
CV2A 1,00 2,00 -1,3077E-02 3,415E-02 ,981 -,1040 7,780E-02
3,00 -4,0000E-02 3,415E-02 ,648 -,1309 5,088E-02
4,00 -5,3077E-02 3,415E-02 ,414 -,1440 3,780E-02
2,00 1,00 1,308E-02 3,415E-02 ,981 -7,7798E-02 ,1040
3,00 -2,6923E-02 3,415E-02 ,859 -,1178 6,395E-02
4,00 -4,0000E-02 3,415E-02 ,648 -,1309 5,088E-02
3,00 1,00 4,000E-02 3,415E-02 ,648 -5,0875E-02 ,1309
2,00 2,692E-02 3,415E-02 ,859 -6,3952E-02 ,1178
4,00 -1,3077E-02 3,415E-02 ,981 -,1040 7,780E-02
4,00 1,00 5,308E-02 3,415E-02 ,414 -3,7798E-02 ,1440
2,00 4,000E-02 3,415E-02 ,648 -5,0875E-02 ,1309
3,00 1,308E-02 3,415E-02 ,981 -7,7798E-02 ,1040
CVPA 1,00 2,00 -1,7692E-02 2,700E-02 ,913 -8,9550E-02 5,417E-02
3,00 -5,6154E-02 2,700E-02 ,174 -,1280 1,570E-02
4,00 -7,1538E-02 2,700E-02 ,051 -,1434 3,189E-04
2,00 1,00 1,769E-02 2,700E-02 ,913 -5,4165E-02 8,955E-02
3,00 -3,8462E-02 2,700E-02 ,491 -,1103 3,340E-02
4,00 -5,3846E-02 2,700E-02 ,204 -,1257 1,801E-02
3,00 1,00 5,615E-02 2,700E-02 ,174 -1,5704E-02 ,1280
2,00 3,846E-02 2,700E-02 ,491 -3,3396E-02 ,1103
4,00 -1,5385E-02 2,700E-02 ,941 -8,7242E-02 5,647E-02
4,00 1,00 7,154E-02 2,700E-02 ,051 -3,1891E-04 ,1434
2,00 5,385E-02 2,700E-02 ,204 -1,8011E-02 ,1257
3,00 1,538E-02 2,700E-02 ,941 -5,6473E-02 8,724E-02
PV1A 1,00 2,00 1,538E-02 2,283E-02 ,906 -4,5363E-02 7,613E-02
3,00 3,846E-03 2,283E-02 ,998 -5,6902E-02 6,459E-02
4,00 -4,6154E-03 2,283E-02 ,997 -6,5363E-02 5,613E-02
2,00 1,00 -1,5385E-02 2,283E-02 ,906 -7,6132E-02 4,536E-02
3,00 -1,1538E-02 2,283E-02 ,957 -7,2286E-02 4,921E-02
4,00 -2,0000E-02 2,283E-02 ,817 -8,0748E-02 4,075E-02
3,00 1,00 -3,8462E-03 2,283E-02 ,998 -6,4594E-02 5,690E-02
2,00 1,154E-02 2,283E-02 ,957 -4,9209E-02 7,229E-02
4,00 -8,4615E-03 2,283E-02 ,982 -6,9209E-02 5,229E-02
4,00 1,00 4,615E-03 2,283E-02 ,997 -5,6132E-02 6,536E-02
2,00 2,000E-02 2,283E-02 ,817 -4,0748E-02 8,075E-02
3,00 8,462E-03 2,283E-02 ,982 -5,2286E-02 6,921E-02
PV2A 1,00 2,00 2,385E-02 2,290E-02 ,726 -3,7088E-02 8,478E-02
3,00 1,615E-02 2,290E-02 ,894 -4,4781E-02 7,709E-02
4,00 1,692E-02 2,290E-02 ,881 -4,4011E-02 7,786E-02
2,00 1,00 -2,3846E-02 2,290E-02 ,726 -8,4781E-02 3,709E-02
3,00 -7,6923E-03 2,290E-02 ,987 -6,8627E-02 5,324E-02
4,00 -6,9231E-03 2,290E-02 ,990 -6,7857E-02 5,401E-02
3,00 1,00 -1,6154E-02 2,290E-02 ,894 -7,7088E-02 4,478E-02
2,00 7,692E-03 2,290E-02 ,987 -5,3242E-02 6,863E-02
4,00 7,692E-04 2,290E-02 1,000 -6,0165E-02 6,170E-02
4,00 1,00 -1,6923E-02 2,290E-02 ,881 -7,7857E-02 4,401E-02
2,00 6,923E-03 2,290E-02 ,990 -5,4011E-02 6,786E-02
3,00 -7,6923E-04 2,290E-02 1,000 -6,1704E-02 6,017E-02
PVPA 1,00 2,00 1,385E-02 1,895E-02 ,884 -3,6599E-02 6,429E-02
3,00 9,231E-03 1,895E-02 ,962 -4,1214E-02 5,968E-02
4,00 -3,8462E-03 1,895E-02 ,997 -5,4291E-02 4,660E-02
2,00 1,00 -1,3846E-02 1,895E-02 ,884 -6,4291E-02 3,660E-02
3,00 -4,6154E-03 1,895E-02 ,995 -5,5061E-02 4,583E-02
4,00 -1,7692E-02 1,895E-02 ,787 -6,8138E-02 3,275E-02
3,00 1,00 -9,2308E-03 1,895E-02 ,962 -5,9676E-02 4,121E-02
2,00 4,615E-03 1,895E-02 ,995 -4,5830E-02 5,506E-02
4,00 -1,3077E-02 1,895E-02 ,900 -6,3522E-02 3,737E-02
4,00 1,00 3,846E-03 1,895E-02 ,997 -4,6599E-02 5,429E-02
2,00 1,769E-02 1,895E-02 ,787 -3,2753E-02 6,814E-02
3,00 1,308E-02 1,895E-02 ,900 -3,7368E-02 6,352E-02
LISTADOS ESTADÍSTICOS ESTUDIO 2

Prueba de Kolmogorov-Smirnov para una muestra

AD ASD BD BSD
N 2 3 6 6
Parámetros normales a,b Media 85,0000 85,0000 59,6667 64,0000
Desviación típica
5,6569 6,2450 8,3825 12,6965

Diferencias más Absoluta ,260 ,292 ,183 ,167


extremas Positiva ,260 ,292 ,183 ,161
Negativa -,260 -,212 -,143 -,167
Z de Kolmogorov-Smirnov ,368 ,506 ,448 ,408
Sig. asintót. (bilateral) ,999 ,960 ,988 ,996
a. La distribución de contraste es la Normal.
b. Se han calculado a partir de los datos.

Prueba de muestras relacionadas

Diferencias relacionadas
Intervalo de confianza
Desviación Error típ. de para la diferencia
Media típ. la media Inferior Superior t gl Sig. (bilateral)
Par 1 PRE - POST -17,1667 3,4303 1,4004 -20,7665 -13,5668 -12,258 5 ,000

Prueba T pre-post para el grupo de entrenamiento principiantes estático-dinámico

Estadísticos del grupo

Desviación Error típ. de


GRUPO N Media típ. la media
PRE 1,00 6 59,6667 8,3825 3,4222
2,00 6 64,0000 12,6965 5,1833
POST 1,00 6 74,6667 7,2572 2,9627
2,00 6 81,1667 10,2843 4,1985

Estadísticos del grupo 1 (dinámico) y 2 (estático-dinámico)

Prueba de muestras independientes

Prueba de Levene
para la igualdad de
varianzas Prueba T para la igualdad de medias
Intervalo de confianza
Diferencia Error típ de para la diferencia
F Sig. t gl Sig. (bilateral) de medias la diferencia Inferior Superior
PRE Se han asumido
,495 ,498 -,698 10 ,501 -4,3333 6,2111 -18,1725 9,5059
varianzas iguales
No se han asumido
-,698 8,663 ,504 -4,3333 6,2111 -18,4676 9,8009
varianzas iguales
POST Se han asumido
,408 ,538 -1,265 10 ,235 -6,5000 5,1386 -17,9496 4,9496
varianzas iguales
No se han asumido
-1,265 8,990 ,238 -6,5000 5,1386 -18,1263 5,1263
varianzas iguales

Prueba T comparando las medias de los grupos principiantes dinámico y estático-dinámico


Prueba de muestras relacionadas

Diferencias relacionadas
Intervalo de confianza
Desviación Error típ. de para la diferencia
Media típ. la media Inferior Superior t gl Sig. (bilateral)
Par 1 PRE - POST -7,5000 3,5355 2,5000 -39,2655 24,2655 -3,000 1 ,205

Prueba T pre-post para el grupo de élite estático-dinámico

Prueba de muestras relacionadas

Diferencias relacionadas
Intervalo de confianza
Desviación Error típ. de para la diferencia
Media típ. la media Inferior Superior t gl Sig. (bilateral)
Par 1 PRE - POST -7,0000 2,6458 1,5275 -13,5724 -,4276 -4,583 2 ,044

Prueba T pre-post para el grupo de élite dinámico

Estadísticos del grupo

Desviación Error típ. de


GRUPO N Media típ. la media
PRE 1,00 3 85,0000 6,2450 3,6056
2,00 2 85,0000 5,6569 4,0000
POST 1,00 3 92,0000 5,2915 3,0551
2,00 2 92,5000 2,1213 1,5000

Estadísticos del grupo 1 (dinámico) y 2 (estático-dinámico)

Prueba de muestras independientes

Prueba de Levene
para la igualdad de
varianzas Prueba T para la igualdad de medias
Intervalo de confianza
Diferencia Error típ de para la diferencia
F Sig. t gl Sig. (bilateral) de medias la diferencia Inferior Superior
PRE Se han asumido
,126 ,746 ,000 3 1,000 ,0000 5,5277 -17,5916 17,5916
varianzas iguales
No se han asumido
,000 2,470 1,000 ,0000 5,3852 -19,4190 19,4190
varianzas iguales
POST Se han asumido
2,813 ,192 -,122 3 ,911 -,5000 4,0995 -13,5463 12,5463
varianzas iguales
No se han asumido
-,147 2,760 ,893 -,5000 3,4034 -11,8847 10,8847
varianzas iguales

Prueba T comparando las medias de los grupos de élite dinámico y estático-dinámico

View publication stats