Está en la página 1de 18
iii
iii

Índice

Introducción

1

Justificación

2

Propósito

3

Objetivos Generales

3

Objetivos Específicos

4

Cobertura

4

Periodo de Ejecución

5

Estrategias Operativas

5

Componentes o Areas de Acción

7

Seguimiento y Evaluación

14

Introducción

Educar es desarrollar valores que nos humanicen, conocimientos que nos ayuden a comprender la realidad, a enfrentar creativamente nuestras necesidades y sentimientos y nos permitan compartir lo que somos y tenemos; en fin, la educación es experimentar la felicidad, el prepararnos para la vida como personas, como miembros de una sociedad, de una nación y de un planeta.

El Sistema Educativo Nacional se orienta en formar una persona útil a la sociedad, con espíritu

creativo, crítico, participativo y solidario, con una actitud positiva ante la vida. En tal sentido,

se espera de los servicios educativos, por una parte, una formación científica y técnica, y por otra, una formación humana, ética, cívica y cultural.

Para la Secretaría de Educación es muy grato propiciar, impulsar e intervenir con acciones

concretas enfocadas a los niños y jóvenes, dado que desde este sector de la población se inicia

la formación del capital humano del país.

Invertir en la población escolar garantiza avanzar hacia una convivencia justa y equilibrada; lograr un desarrollo humano sostenible; fortalecer los valores, la autoestima personal, la afirmación de

la identidad y la cultura nacional, la convivencia pacífica y el desarrollo integral como personas

orgullosas de sí mismas y de su nación, con una mente sana, sentimiento patrio, disponibilidad

al trabajo, a las artes, a la ciencia, al estudio y a los deportes.

Con estas premisas como referentes y ante la necesidad de adecuarse a las incesantes

transformaciones sociales, las cuales van modernizando nuestros entornos y comportamientos, paralelos a los avances de la humanidad, la Secretaría de Educación se place en presentar

a la comunidad educativa, en especial, y a la sociedad hondureña, en general, la propuesta contentiva del Proyecto Cívico “Educándonos transformamos Honduras”. La vigencia de este proyecto es de 15 años, período que abarca desde el año 2017 al año 2032. El título que denomina esta iniciativa es una evocación a la intencionalidad a largo plazo del mismo.

Este documento contiene enunciados referentes a la justificación, propósito, objetivos generales, objetivos específicos, cobertura, período de ejecución, seguimiento y evaluación, así como los lineamientos generales, normativos y operacionales. Todos esto acompañado de una serie de actividades, agrupadas en cinco componentes o áreas de acción, que sirven de hilos conductores y una guía de trabajo para que todas las instituciones, con alta participación del resto de la comunidad educativa, planifiquen y desarrollen acciones conforme sus recursos, sus capacidades y posibilidades, siempre con el propósito de ir tras el ideal común: la formación integral de ciudadanos con profundo sentido de justicia, inclusión, responsabilidad, civismo, respeto a la dignidad humana, amantes de la paz y promotores de la transformación positiva de nuestra querida patria, Honduras.

Justificación

Los tiempos han cambiado y seguirán evolucionando a través de las constantes transformaciones producto de la dinámica de la sociedad. Esto lo podemos observar tanto en las tecnologías como en las diferentes modas en sentido general, en las expresiones verbales, en la manera de relacionarse de nuestros estudiantes de hoy en día, que son tan diferentes a la de épocas pasadas, algo normal, ya que va aparejado con la evolución del ser humano hacia una modernidad incesante, entendiendo que las jóvenes generaciones son renovadoras de ideales permanentes.

El arribo de tantos avances simplifican ciertos aspectos de nuestras vidas; sin embargo, tantas ofertas, comodidades, facilidades, nos orientan a asumir lo material, lo artificial, lo superfluo como prioridades vitales, debilitando y dejando desplazados a nuestros sentimientos humanos, nuestros valores, nuestro civismo, amor patrio e identidad nacional.

El Sistema Educativo Nacional, desde una perspectiva visionaria y holística, reflejada a través de las Leyes Educativas, los fines de la educación nacional, los principios y ejes transversales curriculares, el ideal del perfil deseado de la hondureña y el hondureño, todo bajo el cobijo del articulado relacionado a la educación nacional contemplado en la Constitución de la República, tiene la potestad de presentar iniciativas encaminadas a dar respuesta a la necesidad imperativa del fortalecimiento de valores, la autoestima, la afirmación y el rescate de nuestra identidad nacional, a fin de promover en los niños, niñas y jóvenes una cultura de vida que les permita crecer y desarrollarse verdaderamente como personas orgullosas de sí mismas, amantes de su país, con alto espíritu de servicio, basando su accionar en una mente y cuerpo sano, además de un sentimiento patrio bien consolidado.

La Secretaría de Educación con el apoyo de la comunidad educativa en todos niveles del sistema educativo, así como de la sociedad en general, presenta el Proyecto Cívico 2017 – 2032, titulado “Educándonos transformamos Honduras”.

Este emprendimiento se constituye en una plataforma de despegue y en un impulso que nos da la fe y esperanza de un mejor mañana; que nos lleva a creer en un mejor futuro, forjando al hondureño que deseamos tener en nuestra sociedad, un ser capaz de cambiar su destino y el del país, con ideas y características propias, donde la educación juega un rol primordial en sus decisiones, aptitudes y respuestas a los problemas que enfrente, tanto en su quehacer individual como colectivo.

El presente proyecto es de aplicación nacional y de estricto cumplimiento, aunque no es restrictivo ni estático, puesto que favorece y promueve las adaptaciones, el enriquecimiento de contenidos y la integración de actividades promotoras de situaciones de aprendizaje

significativas, que faciliten a los estudiantes incorporar nuevos aprendizajes a su vida cotidiana

y que se van adquiriendo durante todo el desarrollo del mismo.

Las estrategias operativas y las actividades sugeridas, enmarcadas en componentes o áreas de acción, son una versión recreada, ampliada, oxigenada y enriquecida de la edición pretérita del proyecto cívico; no obstante, mantienen intacta su intencionalidad y la necesidad de una actuación conjunta entre todos los niveles de intervención de la Secretaría de Educación, específicamente del nivel desconcentrado, donde autoridades departamentales, municipales

y distritales de educación, directivos, docentes, alumnos, padres de familia y comunidad en general, asumen cada quien un papel determinante y activo, con un profundo compromiso patrio de ejecutar cada acción plasmada.

Propósito

Contribuir al fortalecimiento de la conciencia cívica hondureña a través de la práctica de valores y el reconocimiento consiente de nuestra identidad nacional, así como la reafirmación del compromiso patrio y amor a nuestra tierra, con la contribución y participación inclusiva de la comunidad educativa y la sociedad en general.

Objetivos generales

Desarrollar la convivencia ciudadana mediante el fortalecimiento y práctica de valores y una actitud comprometida que permita la participación de todos los hondureños en la solución de los grandes retos nacionales.

Promover el sentir y pensar del ciudadano, el fervor patrio y cultural, así como el amor por Honduras.

Contribuir al fortalecimiento de la conciencia cívica de los hondureños para propiciar actitudes responsables en la participación ciudadana que permitan la toma de decisiones frente a la realidad nacional para interpretarla y transformarla.

Promover una postura encaminada a generar acciones concretas para el cuidado y disfrute de nuestro ambiente, la salud, la paz social y el patrimonio histórico nacional.

Objetivos específicos

Crear experiencias educativas que promuevan la práctica de los valores éticos, cívicos, morales y espirituales para propiciar la convivencia armónica de la sociedad hondureña.

Promover el desarrollo de la identidad personal y nacional en la niñez y la juventud.

Impulsar el fomento y la difusión de la cultura nacional para el fortalecimiento de la identidad individual y colectiva.

Potenciar el talento nacional a través del fomento de la literatura, ciencia, arte y el deporte en los diferentes sectores de la sociedad.

Inculcar respeto a nuestros valores nacionales y la protección del patrimonio cultural para el fortalecimiento de la identidad hondureña, el sentido patrio y la autenticidad nacional.

Desarrollar con el Comité Cívico Interinstitucional vínculos permanentes de apoyo que permitan llevar a cabo eventos relacionados con las efemérides cívicas.

Reconocer la labor de destacados hondureños por su contribución a engrandecer y enaltecer el nombre de Honduras.

Desarrollar actividades de recreación para la salud mental y física de nuestra sociedad en general.

Fomentar a través del proceso enseñanza aprendizaje, conocimientos de nuestra cultura, (tradiciones y costumbres del país), lugares turísticos, flora y fauna, producción, conservación del medio ambiente, biografía de personajes ilustres.

Cobertura

A través de este proyecto se pretende involucrar a los niños, niñas y jóvenes estudiantes del Sistema Educativo Hondureño en sus Niveles Pre-básico, Básico y Medio, de todas las instituciones educativas sin tomar en cuenta la jornada o el sostenimiento y haciendo las adaptaciones correspondientes conforme sus recursos, sus capacidades y sus posibilidades.

Período de ejecución

El Proyecto Cívico “Educándonos transformamos Honduras” se ha concebido con una visión a largo plazo y tendrá una duración de 15 años, período que abarca del año 2017 al 2032.

El Proyecto Cívico de centro educativo tendrá una vigencia anual, equivalente con la duración del período académico oficial.

Las disposiciones que a futuro surjan con respecto a la vigencia o los contenidos del presente documento serán notificadas oportunamente por los medios y vías oficiales de la Secretaría de Educación.

Estrategias operativas

La Secretaría de Educación de Honduras, siendo la entidad del Estado encargada de impulsar la educación, propone esta valiosa iniciativa y por tanto asume, desde todos sus niveles de intervención, el cumplimiento de las siguientes estrategias operativas que garanticen la concreción de este emprendimiento:

El Proyecto Cívico “Educándonos transformamos Honduras” es de común aplicación para todo el país, pero carente de sentido restrictivo para que responda con flexibilidad a las características y especificaciones de cada región y departamento del país.

Al inicio del año escolar, la autoridad de los centros educativos se reunirá con el personal directivo, técnico y docente a fin de socializar el Proyecto Cívico y lo usarán como marco referencial para elaborar la planificación de las actividades a desarrollar durante el transcurso del período académico. En esta planificación se establecen los lineamientos teóricos, regulatorios, logísticos y financieros requeridos para la realización de cada una de las acciones sugeridas y/o otras que surjan a iniciativa local.

El Director del Centro Educativo o la persona que él o ella designe fungirá como Coordinador del Proyecto Cívico y realizará acciones de seguimiento, monitoreo y acompañamiento de las actividades planificadas.

Los eventos referentes a las Fiestas Patrias se planifican para ser desarrollados en fechas puntuales a nivel nacional y para las cuales no hay cambios. En lo que respecta a otras actividades, se sugiere que se consideran las potencialidades locales, tanto en recursos físicos, financieros, como humanos y que conllevan a promover cambios positivos en la población y a fortalecer ese amor por nuestra patria.

Durante el transcurso del año lectivo se realizarán jornadas de trabajo donde se solicitará

a

los participantes, sugerencias y observaciones relacionadas con el logro de los objetivos

la pertinencia de las actividades desarrolladas a nivel institucional con el propósito de mejorarlas para su implementación futura y trazar los correctivos a las falencias que se pueden presentar.

y

El

docente juega un rol primordial como facilitador en cuanto planifica, organiza y orienta las

experiencias de aprendizaje; facilita la puesta en práctica de la teoría, además de aprovechar el Proyecto Cívico como fuente generadora de aprendizajes significativos de las diferentes áreas curriculares, propiciando contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales.

Se debe favorecer el amplio involucramiento del alumnado en programar, dirigir, innovar

proponer las temáticas que se desarrollarán. En igual medida se dinamizará la relación con la comunidad educativa, al hacer que participen activamente los padres de familia

y

la comunidad en general, extendiendo y compartiendo la tarea de formar ciudadanos responsables, respetuosos, tolerantes y capaces de vivir en armonía.

y

Los centros educativos tienen una presencia activa en la ejecución de este proyecto, por tanto aprenderán unos de los otros, dialogando sobre inquietudes y compartiendo experiencias exitosas, intercambiando información y reflexionando de manera colectiva sobre la tarea educativa; usando para ello las redes escolares u otros mecanismos de reunión propiciados

a

nivel de distritos escolares, municipales o direcciones departamentales.

Los establecimientos educativos podrán realizar cualquier alianza con sectores o entidades públicas y privadas que sean capaces de apoyar este emprendimiento en la parte financiera y logística. Es recomendable la gestión ante los medios de comunicación disponibles en cada comunidad para publicitar y difundir las actividades realizadas en el marco del proyecto.

Para reforzar el compromiso de los educandos en la ejecución de las actividades del proyecto, los estímulos pueden ser el otorgamiento de certificados, diplomas, tarjetas con ciertos beneficios, incentivos y otros medios alternativos, entre los que se contempla una calificación cuantitativa, cuyo monto y período de aplicación será determinado y consensuado a nivel de cada institución.

Las Direcciones Distritales, Municipales y Departamentales de Educación reconocerán la labor de docentes, alumnos y de establecimientos escolares destacados en la ejecución del Proyecto Cívico, usando los criterios de selección transparentes y justos, que estimen conveniente, y utilizando los recursos a su disposición.

La Subdirección Departamental de Programas y Proyectos coordinará a nivel departamental las acciones vinculantes con la ejecución del Proyecto Cívico. A nivel local los responsables serán los Directores Distritales y Municipales de Educación.

Se considera fundamental la vinculación del centro educativo con el Comité Cívico Interinstitucional Permanente (COCIP). Este Comité se integra con representantes de todas las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que muestran interés y deseo voluntario de trabajar por el civismo, la identidad y todo lo que involucre el bien del país.

En cada cabecera departamental el COCIP es presidido por la Dirección Departamental de Educación y en las cabeceras municipales el mismo debe ser presidido por la Dirección Municipal o Dirección Distrital de Educación, con el acompañamiento de las Autoridades Municipales o Gubernamentales y la participación activa de todos los sectores que conforman la sociedad.

En la ejecución del Proyecto Cívico “Educándonos transformamos Honduras” debe primar el principio de la universalidad, entiendo éste como la concepción de que todos los sujetos de la comunidad educativa, aun con nuestras evidentes diferencias, tenemos los mismos derechos y deberes, y, a través de métodos que busquen la integración y la equidad, se debe propender por la no discriminación de ningún tipo y bajo ningún pretexto.

Componentes o áreas de acción

Para una eficiente y eficaz ejecución, el Proyecto Cívico “Educándonos transformamos Honduras” se divide en cinco componentes o áreas de trabajo de los que se derivan actividades generadoras y promotoras de aprendizajes significativos, que se propone desarrollar en el ámbito del salón de clases, la institución, la comunidad local, departamental y nacional. Este listado puede ser ampliado y adaptado por el personal de los centros educativos en apego a su creatividad, capacidad de gestión y disponibilidad de tiempo y recursos.

Las actividades están diseñadas para ser trabajadas de manera interdisciplinaria en todas las áreas del conocimiento del currículo hondureño, están enfocadas para reforzar la construcción del perfil deseado de la hondureña y el hondureño y tienen estrecha vinculación con los ejes transversales, los principios curriculares y los fines de la educación nacional.

Fomentemos los valores y fortalezcamos nuestra identidad nacional.

Socializar el calendario cívico escolar con toda la comunidad educativa como mecanismo para apropiarse de los diversos hechos y efemérides históricas y actuales, nacionales e internacionales, que van marcando la vida institucional, pasada y presente del país y, por ende, merecen una apropiada y planificada conmemoración.

Entonar el Himno Nacional de Honduras al inicio de cada semana de clases, en todos los centros educativos del país. Se recomienda la audición del Himno Nacional interpretado en lenguas maternas como una manera de enriquecer conocimientos y apropiarse de la diversidad cultural del país.

Realizar jornadas educativas para el estudio y práctica del protocolo de la Bandera Nacional

e Himno Nacional.

Conmemorar solemnemente las diferentes efemérides locales, nacionales e internacionales, mediante actos cívicos y otras estrategias pedagógicas que potencien aprendizajes significativos, socializadores y relevantes, y que permitan la construcción y el fortalecimiento del patriotismo, la identidad nacional, el talento, la pluralidad cultural, el involucramiento activo de la comunidad educativa y la ampliación del escenario conmemorativo al resto de la población.

Crear un ambiente propicio para la celebración de las fiestas patrias en el seno de los salones de clases y el establecimiento educativo mediante la decoración de los espacios con colores

y temas alusivos a las mismas. Entre estos ornamentos debe sobresalir el Altar Cívico, el

cual se organiza en apego a los modelos aprobados por la Secretaría de Educación, es confeccionado con los recursos disponibles y refleja respeto por nuestros símbolos, héroes y próceres nacionales. El Altar Cívico en cada recinto de clase y dependencia de la institución deberá permanecer en exposición durante todo el año lectivo.

Estudiar, analizar y reflexionar, a través de los medios a la disposición, sobre la vida de nuestros próceres y héroes nacionales; así como la trascendencia y significación de su legado para la sociedad actual.

Conocer los principales hitos que motivaron la creación de los símbolos patrios y su relevancia histórica e institucional.

Aprender y entonar los himnos patrios, conocer sus autores y el mensaje que trasciende a través de su letra y música.

Promover y facilitar el acceso y la participación de niños, niñas y jóvenes en actividades que contribuyan al fortalecimiento de la hermandad cívica, cultural e histórica entre los hondureños y los ciudadanos de cada uno de los países que conforman a Centro América, especialmente con aquellos que son nuestros vecinos territoriales.

Participar en la organización y ejecución de los desfiles cívicos de su respectivo nivel educativo, que se desarrollan en el marco de la celebración de las fiestas patrias o de otras efemérides del calendario escolar. Dar cumplimiento estricto a la normativa que procura marchas ordenadas, fluidas y con igualdad de participación y protagonismo frente al público, las autoridades y los medios de comunicación.

Participar en los eventos cívico-culturales que dan realce y solemnidad al recibo, recorrido y entrega de la Antorcha Centroamericana de la Paz, la Libertad y la Democracia, en su respectiva área geográfica.

Organizar y apoyar la participación en congresos estudiantiles y escolares, a nivel local y nacional, para plantear temas vinculantes a la educación y a los actores del proceso educativo.

Fomentar los valores, tomando el estudio de un valor a escogencia del centro educativo para cada semana escolar, correlacionando el valor con la temática asignada y las actividades a desarrollar. Se sugiere utilizar para este propósito secuencias de clases, videos, historietas, canciones, dramas, juegos, lecturas, conversatorios, ejercicios de análisis e investigación, confrontaciones teóricas y otros contenidos creativos y fáciles de usar, elaborados con flexibilidad para que sean aplicados en los planes de estudio y materiales escolares existentes.

Promover la formación y el funcionamiento de la Escuela para Padres, como espacio de reflexión y compromiso, en el cual se propicia la comunicación entre los integrantes con el entorno de la comunidad educativa y se favorece el cumplimiento de la responsabilidad de los padres como primeros educadores de sus hijos, para mejorar la orientación personal y el desarrollo de valores ciudadanos.

Propiciar la organización de los gobiernos escolares y estudiantiles, como medio de aprendizaje que favorece la formación de valores morales y cívicos, el desarrollo de la autonomía, responsabilidad, solidaridad, honestidad, sentido de unidad y capacidad de opinión. Asimismo, los gobiernos escolares y estudiantiles están orientados a la práctica de la democracia, promoviendo el liderazgo, compañerismo, buen rendimiento académico, relaciones óptimas entre alumnos, docentes, padres de familia y la defensa de los derechos de la niñez y la adolescencia.

Dar cumplimiento a las directrices emanadas de la autoridad superior y generar estrategias de aprendizaje complementarias que favorezcan el libre acceso a la información pública, la transparencia y la rendición de cuentas a la comunidad educativa y a la sociedad en general, acerca de las acciones y resultados producto de la gestión del establecimiento y que permitan recibir aportes de los ciudadanos para mejorar su desempeño.

Potenciemos las habilidades y aptitudes artísticas, deportivas y científicas.

Propiciar la organización de cuadros de danzas, bandas musicales, coros, grupos teatrales,

equipos deportivos, clubes de estudio (literatura, matemáticas, ciencia, arte, etc.), comités ambientales, entre otras manifestaciones científicas, artísticas y culturales, a fin de estimular la participación de la niñez y la juventud hondureña en actividades constructivas, favorecedoras

a su formación y a la proyección del centro educativo a la comunidad.

Organizar y realizar conciertos, peñas culturales, festivales de canto, teatro y danza, exposiciones artísticas en sus diferentes manifestaciones, concursos y encuentros deportivos

a nivel local, municipal y departamental, como plataformas para motivar a la población

estudiantil a descubrir y compartir su creatividad, habilidades, talentos y potencialidades.

A la par, estas acciones fortalecen los valores, la autoestima personal, la afirmación de la

identidad y la cultura nacional, la convivencia pacífica y el desarrollo integral como personas

orgullosas de sí mismas y de su nación, con mente sana, disponibilidad al trabajo, a las artes,

al estudio y los deportes.

Coordinar acciones de cooperación con dependencias y entidades responsables del fomento de la cultura, la historia, el deporte, las artes, la preservación y la utilización del patrimonio histórico nacional para estimular y contribuir al fortalecimiento de la identidad nacional de los escolares en su respectivo espacio territorial.

Celebrar festivales y veladas multiculturales donde se propicie el conocimiento, la difusión, la promoción y el disfrute de las costumbres, tradiciones, mitos, leyendas, gastronomía, música, canto, juegos, vestimenta, artesanías y el legado cultural de cada región del país y de los pueblos indígenas y afro-hondureños (Pech, Tawahka, Maya Chorti, Lenca, Tolupanes, Nahua, Pueblo de habla inglés, Misquito).

Realizar acciones para la promoción y el desarrollo de la literatura hondureña, a través de concursos de teatro, poesía, acrósticos, ensayos, cuentos cortos y oratoria; jornadas de lectura continúas de la obra de escritores hondureños y exposición de trabajos literarios producidos al seno de la institución educativa.

Enseñar, aprender, escuchar y entonar, en los espacios y momentos oportunos, música y canciones hondureñas en sus diferentes géneros, como una de las mejores manifestaciones de la diversidad étnico-cultural del país y componente sobresaliente del patrimonio histórico nacional. Se sugieren aquellas obras que, a través de su letra, melodía y ritmo, celebran el

amor, la naturaleza, la alegría y la vida; evocan las costumbres y las tradiciones que definen

a nuestra tierra y transmiten mensajes positivos.

Montar ferias en torno a temas relevantes como la ciencia, la tecnología, avances digitales, orientación vocacional, emprendimiento juvenil, la inclusión, la equidad de género y otros contenidos altamente atractivos y de actualidad para los estudiantes.

Abrir espacios de cooperación y crear alianzas estratégicas con miembros o entidades de la comunidad local y del sistema educativo nacional que realizan acciones en el marco de la utilización de tecnologías innovadoras en los procesos de aprendizaje de los docentes, personal administrativo y educando.

Potenciar el uso cotidiano de las bibliotecas clásicas y virtuales por parte de docentes y alumnos, como herramienta de investigación y de capacitación permanente para elevar la calidad educativa.

Valoremos la vida, la salud y promovamos la convivencia escolar y social.

Brindar a los educandos y docentes elementos de análisis, reflexión y formación, a través de

la generación de charlas especializadas, talleres vivenciales, campañas educativas, recursos

instruccionales impresos y digitales, entre otros, con las cuales se pretende que éstos se instruyan y promuevan la temática relacionada con el valor de la vida, la cultura de paz, los deberes y derechos de la niñez y adolescencia, la seguridad personal y ciudadana, la educación vial, la prevención y combate del acoso escolar (bullying), la educación fiscal; la sensibilización, prevención, reinserción y apoyo a hondureños migrantes en el exterior y otras situaciones problemáticas de la vida diaria y la convivencia social, que redunden en la formación de hondureños con actitud positiva.

Promover, a través de concursos y encuentros artísticos, deportivos, científicos y culturales, la justa competencia; los lazos de amistad, unión e integración entre los concursantes; el desarrollo máximo de sus potencialidades y su personalidad y el derecho de los participantes

a la libre expresión, como mecanismos para fomentar la sana convivencia y la cultura de paz.

Propiciar el involucramiento del centro educativo en el programa de recreovías, como una iniciativa que fomenta los valores, la recreación y el deporte; promueve y genera una vida física, mental y socio-afectiva sana, sin distinción de etnia, edad, género o condición social, con un enfoque cultural, incluyente, educativo y saludable.

Impulsar proyectos de limpieza e higiene escolar que permitan la identificación de los problemas y necesidades del centro educativo y los factores que conlleven a su solución, con el objetivo de alcanzar la salud individual y colectiva. Igualmente se precisa consolidar la práctica de valores en la niñez y la juventud; la adquisición de hábitos y normas de higiene y convivencia, que conduzcan al cambio de comportamiento hacia estilos de vida más saludables; la prevención de las enfermedades; el reconocimiento de la identidad propia de cómo cuidar su cuerpo y el de los demás; la responsabilidad de la comunidad educativa ante la promoción de la salud, a fin de que los resultados educativos se multipliquen en el resto de los habitantes de la comunidad.

Implementar actividades que refuercen los temas relacionados con el huerto familiar y escolar,

la merienda escolar, la alimentación, la nutrición y la seguridad alimentaria; adecuándolas al

nivel, grado y capacidad de percepción de los estudiantes.

Abrir espacios para facilitar la vinculación y la participación del establecimiento escolar en los programas sociales compensatorios, en los servicios y beneficios estudiantiles, en las ofertas

y las modalidades educativas gubernamentales y no gubernamentales, que favorezcan la

inclusión, la seguridad, la prevención, y respondan a las necesidades de niños, adolescentes, adultos trabajadores con sobre edad y rezago escolar, aquellos con necesidades educativas especiales y en riesgo de exclusión del servicio educativo.

Ser receptores y respaldar la apertura del establecimiento a la educación inclusiva, lo implica que todos los niños, jóvenes y adultos de una determinada comunidad aprendan juntos independientemente de su origen, sus condiciones personales, sociales o culturales, incluidos aquellos que presentan cualquier problema de aprendizaje, discapacidad, necesidades educativas especiales y talentos excepcionales.

Vincular y crear alianzas estratégicas con miembros o entidades de la comunidad local y del sistema educativo nacional que realizan acciones en el marco de la prevención y combate de enfermedades y uso de estupefacientes, alcohol y tabaco; educación sexual, reproductiva

y para la salud; equidad de género; educación para el trabajo; educación intercultural;

seguridad vial y movilidad ciudadana; educación ambiental y gestión de riesgos, etcétera, para que compartan sus experiencias, conocimientos y recursos e involucren en sus actividades a la comunidad educativa.

Protejamos el ambiente y conozcamos nuestro patrimonio histórico nacional.

Impulsar acciones concretas, a nivel de hogar, salón de clase, centro educativo y comunidad local, que contribuyan a la formación de una conciencia respetuosa y responsable hacia la conservación, protección del ambiente y lucha contra el calentamiento global.

Conmemorar las efemérides relacionadas con la temática del medio ambiente planificando y desarrollando actividades educativas y de extensión que garanticen la participación integral del alumnado, personal docente, padres de familia y fuerzas vivas de la comunidad.

Organizar visitas recreacionales y científico-pedagógicas a sitios de la comunidad local y nacional (parques y bosques nacionales, playas, lagos, lagunas y ríos, zonas arqueológicas, edificios, museos, monumentos u objetos de valor histórico o cultural) donde se exponga a los alumnos a situaciones vivenciales y se evidencie como su participación y la implementación de sus aprendizajes contribuye al uso racional, la defensa, la conservación, la protección y

la recuperación de los mismos para el mejoramiento de la calidad de vida, el fomento de un

desarrollo humano sostenible y el cultivo del sentido de pertenencia al país.

Conocer, a través de diversas técnicas pedagógicas y metodologías de estudio, el Patrimonio Histórico Nacional, considerando éste como un conjunto de bienes culturales y naturales tangibles e intangibles, forjados localmente y que una generación hereda o transmite a la siguiente con el propósito de preservar, continuar y acrecentar dicha herencia.

Impulsar acciones planificadas, con el objeto de que los escolares participen en actividades encaminadas a visitar, proteger, mejorar, incrementar y difundir los atractivos y servicios turísticos locales y nacionales y, para que mediante el conocimiento y aprovechamiento de los mismos, se propicie la identidad nacional.

Elaborar, distribuir y exponer murales, periódicos escolares, folletos, afiches, volantes, boletines u otro recurso impreso y/o virtuales que reflejen la historia, cultura, geografía y turismo de la comunidad local y nacional.

Utilizar eficientemente los recursos didácticos impresos, audiovisuales o informáticos que la Secretaría de Educación y otras instituciones gubernamentales y no gubernamentales han puesto a disposición de docentes y alumnos para facilitar el aprendizaje de la temática ambiental y turística.

Reconozcamos la labor de destacados hondureños.

Desarrollar iniciativas para enaltecer, desde el ámbito del salón de clase y de la institución educativa, a los ciudadanos y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, locales y/o nacionales, que han prestado eminentes servicios a la comunidad y que contribuyen, a través de su excelente quehacer académico, docente, científico, artístico- cultural e institucional, en la construcción y promoción de la identidad nacional y la calidad educativa, el fomento de la creatividad, la protección del ambiente y la preservación de la diversidad multicultural del país.

Estimular y homenajear la innovación, el talento artístico, la creatividad, la cooperación, el liderazgo, la puntualidad, la responsabilidad, el trabajo en equipo, la excelencia académica, etcétera, mediante el reconocimiento de la labor responsable de docentes y alumnos destacados.

Ejecutar actividades de carácter cívico, académico, motivacional y recreacional que favorezcan la celebración del Día del Estudiante y del Día del Maestro, con la participación de todo el alumnado, el personal docente, padres de familia y fuerzas vivas de la comunidad.

Rendir homenaje a los centros educativos que, a nivel distrital, municipal y departamental, sobresalgan por su desempeño profesional y/o institucional, aprovechamiento académico, proyección hacia la comunidad, celebración de las efemérides cívicas, cuidado del ambiente y cumplimiento del calendario escolar.

Socializar con la comunidad educativa el acuerdo ministerial que da a conocer el nombre con el cual se designan las promociones del año lectivo para todos los niveles educativos, mismo que figura en los certificados, diplomas y títulos que acreditan la finalización de los estudios de los alumnos del Sistema Educativo Nacional. Especial énfasis se dará a la divulgación de los datos biográficos y/o históricos de la persona, efeméride o acontecimiento a quien se rinde honor con el nombre de la promoción escolar.

Seguimiento y evaluación

Con el propósito de garantizar el buen suceso en el desarrollo del Proyecto Cívico “Educándonos transformamos Honduras” se establecerá un seguimiento, monitoreo y acompañamiento a través de la supervisión y la asistencia técnica que se brindará desde el nivel central y desde el nivel desconcentrado.

El documento contentivo del Proyecto Cívico será sometido a revisiones y evaluaciones sistemáticas a fin de actualizarlo y ajustarlo acorde a las sugerencias y propuestas que surjan fruto de su implementación por los actores involucrados en cada uno de los niveles, grados y modalidades del Sistema Educativo Nacional.