Está en la página 1de 260

REDUCCIÓN Y CONTROL

DE EMISIONES GASEOSAS
DE REFINERÍAS DE
PETRÓLEO
GUIA

PARA LA REDUCCION Y CONTROL DE

EMISIONES GASEOSAS DE

REFINERIAS DE PETROLEO
Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

INDICE

1.0 PREAMBULO .................................................................................................................. 1

2.0 OBJETIVO....................................................................................................................... 2

3.0 DIRECTRICES ................................................................................................................ 4

3.1 Tendencias Actuales Sobre Protección Ambiental.............................................. 4


3.2 Opinión Pública ................................................................................................... 5
3.3 Filosofía de Operación ........................................................................................ 6
3.4 Directrices Para el Abatimiento de Emisiones al Aire.......................................... 7

4.0 INFORMACION AL PUBLICO......................................................................................... 9

5.0 ESTABLECIMIENTO DE UN PROGRAMA DE CONTROL DE EMISIONES


GASEOSAS .................................................................................................................. 11

5.1 Determinación del Caso Base ........................................................................... 11


5.2 Selección de una Tecnología de Control ........................................................... 12
5.3 La Efectividad de los Programas de Control de
Emisiones Gaseosas ......................................................................................... 16

6.0 GASES DE INVERNADERO (DIOXIDO DE CARBONO, METANO, CFC) .................. 17

6.1 Dióxido de Carbono ........................................................................................... 18


6.2 Reducción del Gas Quemado ........................................................................... 23
6.2.1 Diseño del Sistema de Quemado .......................................................... 24
6.2.2 Eficiencias de Quemado........................................................................ 25
6.2.3 Medidores del Gas de Quemado........................................................... 28
6.2.4 Vigilancia del Gas de Quemado ............................................................ 31
6.2.5 Un Programa de Control de Quemado - Operaciones .......................... 34
6.2.6 Un Programa de Control de Quemado - Instalaciones ......................... 37

6.3 Otros Gases de Invernadero ............................................................................. 42


6.3.1 Metano................................................................................................... 42
6.3.2 Hidrocarburos Halogenados .................................................................. 43

7.0 OZONO DE LAS CAPAS INFERIORES ....................................................................... 45

7.1 Participación de la Refinería .............................................................................. 47

8.0 OXIDOS DE NITROGENO ................................................................................................. 50

8.1 Tecnologías NOx ............................................................................................... 51


8.2 Calentadores y Calderas del Proceso ............................................................... 65
8.3 Turbinas y Motores ............................................................................................ 66
8.4 Regeneradores CCF ......................................................................................... 67

i Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

9.0 HIDROCARBUROS (COV, TOXICOS) ......................................................................... 69

9.1 Emisiones Fugaces ........................................................................................... 69


9.1.1 Programa Regulador Típico de las
Emisiones Fugaces ............................................................................... 71
9.1.2 Cooperación Industria-Agencia Reguladora.......................................... 72
9.1.3 Número de Componentes ..................................................................... 73
9.1.4 Factores de Emisión .............................................................................. 74
9.1.5 Inspección (Evaluación) ........................................................................ 79
9.1.6 Requerimientos de Personal y Costos del Programa............................ 81
9.1.7 Tendencias en el Equipo ....................................................................... 81

9.2 Emisiones de Depósitos de Superficie y Torres de Enfriamiento...................... 83


9.3 Pérdidas por Evaporación de los Tanques
de Almacenaje ................................................................................................... 86
9.3.1 Definiciones ........................................................................................... 86
9.3.2 Cambios de Equipo para Reducir Pérdidas de Evaporación ................ 94
9.3.3 Procedimientos Operacionales y de Mantenimiento para
Reducir Pérdidas ................................................................................... 96
9.4 Pérdidas por Carga y Descarga ........................................................................ 97
9.4.1 Camiones Tanque y Vagones de Ferrocarril ......................................... 99
9.4.2 Instalaciones Marinas de Carga/Descarga.......................................... 104

9.5 Cambios del Proceso ...................................................................................... 106


9.6 Oxidación Catalítica ......................................................................................... 108

10.0 AZUFRE (SOx,H2S) .................................................................................................... 110

10.1 Unidades de Recuperación de Azufre ............................................................. 112


10.1.1 Eficiencias de Extracción de Azufre .................................................... 114
10.1.2 Unidades Claus ................................................................................... 115
10.1.3 Tratamiento del Gas Residual ............................................................. 117
10.1.4 Desgasificación de Fosas de Azufre ................................................... 121

10.2 Gas de Combustión del Regenerador CCF .................................................... 122


10.2.1 Calidad de la Alimentación UCCF ....................................................... 122
10.2.2 Lavado del Gas de Combustión UCCF ............................................... 123
10.2.3 Aditivos para la Reducción de SOx ...................................................... 124

10.3 Gas de Combustión del Calentador y la Caldera ............................................ 125


10.4 Aceite Combustible Pesado ............................................................................ 132
10.5 Diesel Combustible.......................................................................................... 136
10.5.1 Diesel Combustible Bajo en Azufre ..................................................... 136
10.5.2 Reducción de Aromáticos en el Diesel Combustible ........................... 137
10.5.2.1 Hidrotratamiento para la Reducción de Aromáticos .......................... 139

11.0 MONOXIDO DE CARBONO (CO) .............................................................................. 144

11.1 Emisiones de los Desintegradores Catalíticos ................................................ 144


11.2 Emisiones de Calentadores y Calderas .......................................................... 146

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 ii


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

12.0 PARTICULAS .............................................................................................................. 148

12.1 Características de las Partículas ..................................................................... 149


12.2 Equipo para la Extracción de Partículas .......................................................... 149
12.2.1 Lavadores ........................................................................................................ 151
12.2.2 Ciclones ........................................................................................................... 155
12.2.3 Precipitadores Electrostáticos ......................................................................... 157
12.2.4 Filtros de Tela .................................................................................................. 158

APENDICE A ESTANDARES PROPUESTOS PARA EL AIRE AMBIENTE ......................... 161

APENDICE B EMISIONES GASEOSAS DEL TRATAMIENTO DE RESIDUO ..................... 181

APENDICE C COMBUSTION DE CARBON.......................................................................... 185


C.1 Unidades de Combustible Pulverizado .................................... 187
C.2 Tecnología Tipo Estrato Fluidizado
Circulante ................................................................................ 188
C.2.1 Tecnología de Estrato
Burbujeante ................................................................ 194
C.3 Tecnologías de Carbón Limpio................................................ 195
C.4 Guías y Controles de Emisión ................................................. 200

APENDICE D DISPERSION DEL PENACHO ....................................................................... 205

APENDICE E ENFOQUES BASADOS EN EL MERCADO PARA ADMINISTRAR


LAS EMISIONES GASEOSAS........................................................................ 209

BILIOGRAFIA .......................................................................................................................... 217

REFERENCIAS ....................................................................................................................... 232

iii Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

LISTA DE TABLAS

Tabla

1 Tecnologías Viables Para el Control de Emisiones Gaseosas ..................... 13

2 Límites de Emisión Recomendados Para la Calidad del Aire ....................... 14

3 Eficiencia de Combustión de Quemadores y sus Puntas ............................. 26

4 Reactividades de los COV en la Formación de Ozono ................................. 48

5 Sumideros y Vidas Químicas de los COV en la Formación de Ozono ......... 49

6 Una Comparación de Tecnologías de Reducción de NOx ........................... 62

7 Análisis Típicos de Flujos de Emisión de Hidrocarburos Fugaces................ 70

8 Factores de Emisiones Fugitivas Para Equipo de Refinería ......................... 76

9 Distribución Típica de los Valores de Análisis de Emisiones Fugaces ......... 79

10 Composiciones del Espacio de Vapor en los Tanques de Refinería ............ 90

11 Tecnologías de Recuperación de Vapor Para Instalaciones


de Carga y Descarga .................................................................................. 103

12 Análisis Típicos de Partículas Producidas en Refinería .............................. 150

13 Eficiencias de Recolectores de Partículas .................................................. 152

14 Estándares Propuestos Para la Calidad del Aire Ambiente ........................ 164

15 Límites Recomendados Para la Emisión de Gases en


Unidades Grandes Generadoras de Electricidad........................................ 201

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 iv


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

LISTA DE FIGURAS

Figura

1 Ritmos Típicos de Quema en Refinería ............................................................. 33

2 Esquema de una Instalación de Cogeneración ................................................. 40

3 Esquemas de Tecnologías Para Controlar NOx ................................................ 57

4 Efecto del Tamaño del Hueco del Sello en las Pérdidas de


Respiración de Tanques .................................................................................... 88

5 Efectividad del Tipo de Sello en Pérdidas de Evaporación


en los Tanques .................................................................................................. 95

6 Efecto del Color del Tanque en las Pérdidas de Evaporación........................... 98

7 Unidad Típica Claus de Recuperación de Azufre ............................................ 113

8 Saturación de Aromáticos ............................................................................... 142

9 Esquema de un Sistema Lurgi de Estrato Fluidizado Circulante ..................... 191

10 Esquema de una Unidad Integrada de Gasificación de


Ciclo Combinado (IGCC) ................................................................................. 198

v Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

1.0 PREAMBULO
La conservación del medio ambiente es una de las más altas prioridades para la industria
petrolera en cada una de las fases que la constituyen y en todo lugar en que se practique.

La industria petrolera desarrollará y mantendrá actualizados programas de control, con el


objeto de detectar posibles situaciones de peligro e inmediatamente tomar las medidas
correctivas necesarias. La industria implementará programas de auditoría ambiental para
detectar áreas con problemas potenciales. También mantendrá programas de vigilancia
de contaminantes para asegurar la operación correcta de los sistemas de control
correspondientes.

En el caso de una descarga de contaminantes en el medio ambiente, es la obligación de


la industria el implementar los planes de contingencia necesarios para minimizar cualquier
daño al medio ambiente o a individuos.

La administración de cada una de las compañías miembro de ARPEL está comprometida


con el principio de otorgar a su propia organización los recursos suficientes para
implementar programas de protección ambiental, para definir las responsabilidades de la
organización y para guiar sus acciones con tal de proteger eficazmente al medio
ambiente.

1 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

2.0 OBJETIVO
Este documento recomienda las rutas de acción para la implementación de un programa
general de abatimiento de emisiones a la atmósfera que es adecuado para los efluentes
gaseosos producidos en una refinería de petróleo y/o sus patios adyacentes de tanques
de almacenamiento de aceite crudo y productos químicos.

Bajo el marco actual de las tendencias sobre el control de las emisiones al aire, las
directrices para refinerías y los procedimientos recomendables para establecer un
programa de control son discutidos.

Este documento proporciona breves descripciones sobre varias tecnologías para reducir
las siguientes emisiones hacia la atmósfera, además de los criterios generales de diseño
que se tienen que cumplir. Sin embargo, no se intenta que constituyan un conjunto de
instrucciones detalladas sobre diseño de ingeniería.

Los temas cubiertos son:


. Gases de invernadero
. Ozono a nivel de superficie
. Oxidos de nitrógeno
. Hidrocarburos (VOC, Tóxicos)
. Oxidos de azufre
. Monóxido de carbono
. Partículas

Tecnologías y marcas registradas específicas se mencionan como opciones comerciales


que están disponibles. Esto se hace solamente con el propósito de informar. No
representa un respaldo de los procesos particulares. Diversas plantas piloto y ciertos
trabajos de investigación son incluidos para mostrar una indicación de futuros desarrollos.

Dos programas de control específicos se discuten con cierto detalle: emisiones de


quemador y de hidrocarburos fugitivos.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 2


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

En los apéndices se presenta:

. Estándares propuestos para el aire ambiente


. Referencias sobre información en materia de emisiones atmosféricas de las
operaciones de tratamiento de residuo, contenida en las "Guías Para el Manejo de
Residuos Sólidos y Líquidos de Refinerías de Petróleo"
. Combustión de carbón y de coque de petróleo
. Material de referencia para calcular la dispersión del penacho de liberaciones a la
atmósfera.
. Una descripción breve de varias de las estrategias propuestas basadas en el
mercado para el manejo de emisiones al aire.

Este documento no considera los productos de petróleo reformulados, con la excepción


del diesel bajo en azufre y aromáticos y la gasolina de baja presión de vapor.

Información relacionada con la realización de evaluaciones del impacto ambiental,


auditorías ambientales y la preparación de planes de contingencia para respuestas de
emergencia se presenta en las otras guías ambientales de ARPEL.

ARPEL y sus representantes han realizado un máximo esfuerzo para asegurar la


exactitud y confiabilidad de la información contenida en esta guía. ARPEL, sus
consultores o cualquier persona relacionada con la preparación, producción o publicación
de este documento, no aceptan ninguna responsabilidad por cualquier enunciado u
omisión dentro del mismo, que contribuya a cualquier pérdida, daño o lesión, cualesquiera
que sean, hacia cualquier persona, que resulten mediante el uso de este documento.
ARPEL tampoco acepta culpabilidad o responsabilidad por cualquier violación de
cualesquiera leyes y reglamentos con las cuales ésta publicación puede diferir.

3 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

3.0 DIRECTRICES
Para establecer las directrices dentro del contexto adecuado, es necesario considerar tres
fuerzas que están influenciando la forma en cómo la industria petrolera debe ocuparse del
tema del manejo de residuos:
. legislación impuesta por el gobierno, existente y propuesta
. presiones del público sobre el gobierno y la industria
. prácticas internas de operación

Cada uno de estos aspectos se describe brevemente más adelante. Sin embargo, las
respuestas y procedimientos de la industria para tratar con los temas actuales - trabajar
con las agencias gubernamentales en la formulación de una legislación nueva y aumentar
la confianza pública en la habilidad de la industria para manejar eficientemente sus
asuntos relacionados con la protección ambiental - se discuten en el Código de Práctica
de Protección Ambiental.

3.1 Tendencias Actuales Sobre Protección Ambiental


El control de las emisiones al aire es una parte importante de cualquier programa de
protección ambiental. La obtención de aire limpio requerirá una acción colectiva de la
industria, el público y los diferentes niveles de gobierno. Algunos temas, como lo son la
lluvia de ácido y el ozono de nivel de superficie, pueden requerir, para que sea efectiva,
la cooperación internacional. El calentamiento global, quizá el tema ambiental más
contencioso que ha surgido hasta el momento, asume proporciones planetarias.

Muchas jurisdicciones ya han instituido, o están en el proceso de instituir, actas en


materia de aire limpio. Aunque los detalles y los momentos varían, es razonable suponer
que el siguiente escenario influenciará la operación de refinerías en un futuro cercano:
- La legislación/imposición de reglamentos sobre emisiones cada día más estrictas,
que incluyen la divulgación de las cantidades y los tipos de compuestos emitidos
- Esfuerzos mayores para lograr la conservación de energía
- La reducción de emisiones de óxidos de nitrógeno de calentadores y calderas
- La instalación de tecnología de reducción selectiva catalítica o no-catalítica a la
salida de los regeneradores CCF para reducir emisiones de NOx

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 4


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

- El establecimiento de programas de detección de fuga y de reparación para


reducir las emisiones de hidrocarburos fugitivos
- La instalación de techos flotantes internos en tanques con techo ficho y en
algunos casos, sellos secundarios en tanques de techo flotante
- Emisiones reducidas durante las operaciones de cargado y descargado para
camiones cisterna, vagones y recipientes, mediante el uso de líneas de retorno de
vapor e instalaciones de recuperación de vapor e incineración
- Menor presión de vapor en las gasolinas
- Niveles menores de azufre en el gas combustible de refinería y considerablemente
menores niveles de azufre en el aceite combustible pesado
- Hidrotratamiento severo de los combustibles diesel para disminuir los contenidos
de azufre y aromáticos
- Instalaciones de extracción de SOx en las UCCF
- Tratamiento de los gases de combustión para remover los gases de ácido
- Aumento en las eficiencias de las plantas de recuperación de azufre
- Operación de quemado completa de CO en los regeneradores CCF
- Aumento en la extracción de partículas de los gases de combustión
- Disminución de las emisiones en las unidades con quemado de carbón
Todas estas posibilidades se discuten después en éste documento.

3.2 Opinión Pública


En términos generales, el público está demandando acción para disminuir las emisiones
al aire. Todos estos temas - especialmente el calentamiento global, la lluvia de ácido y el
ozono de las capas inferiores (smog) y compuestos tóxicos - se han discutido
ampliamente en los medios de difusión en relación a las amenazas en la salud humana y
el ambiente.

Esta preocupación ha propiciado la adopción de una legislación que exige a la industria la


presentación de datos sobre la cantidad y tipos de compuestos que se emiten hacia el
aire. El público está utilizando esta información para presionar a los gobiernos a que
creen reglamentos aún más estrictos.

5 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

El público, y en particular los grupos de protección ambiental, están mostrando un deseo


ascendente en tomar acción en contra de compañías que son vistas como lentas para
adoptar medidas de control. Esta acción está manifestada en legislación más punitiva,
boicoteos del consumidor y campañas para prohibir productos. El restablecimiento de una
imagen pública desacreditada es muy difícil de lograrse.

3.3 Filosofía de Operación


El impacto combinado de la legislación, presión pública para tener más responsabilidad
sobre el medio ambiente y una carga financiera ascendente, ha orientado a la mayor
parte de la industria petrolera a concluir de que es mucho más preferible estar en favor
de las actividades sobre el tema ambiental.

Las refinerías deben procurar adoptar tecnologías limpias. En primera instancia no deben
producir los contaminantes.
Los cambios propuestos del proceso deben considerarse desde un punto de vista global,
no solamente el impacto sobre las emisiones de la refinería.

Los procesos existentes se deben optimizar, con la finalidad de eliminar las emisiones al
aire, o por lo menos reducir su cantidad.

En los casos donde la emisión de contaminantes no se puede evitar, se deben instituir


estudios para intentar reducir el impacto ambiental mediante la reducción de la cantidad
de contaminantes, el reciclaje de los flujos del gas efluente o reutilizandolo en otros
servicios.

Similarmente, se deben hacer intentos para reducir la cantidad de material de residuo


generado durante el tratamiento de emisiones de aire, usando el proceso conocido como
el de las Cuatro R - reducción, reutilización, reciclaje, recuperación.

Las refinerías deben diseñar medidas de control que sean capaces de satisfacer las
normas de calidad del aire ambiente y los ritmos/concentraciones de emisión. Estas
medidas deben aplicarse a las instalaciones nuevas y a las renovaciones. De preferencia,
las instalaciones deben diseñarse para satisfacer requerimientos anticipados.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 6


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

La primera prioridad debe darse a aquéllas fuentes cuyas emisiones se sabe poseen
riesgos serios para el ambiente y/o la salud humana. La tecnología usada para controlar
estas fuentes debe reducir los riesgos a límites aceptables.

La segunda prioridad debe darse a aquéllas fuentes que posiblemente poseen riesgos
serios para el ambiente y/o la salud humana. Las refinerías deben instalar medidas de
control que reduzcan hasta donde sea posible los riesgos reales o potenciales, tomando
en cuenta factores económicos.

La menor prioridad debe darse a aquéllas fuentes que poseen una amenaza moderada
para el ambiente. Las medidas de control deben instalarse para que disminuyan
razonablemente la amenaza ambiental.

Se debe instituir un programa a largo plazo para implementar progresivamente controles


más estrictos. El concepto de TECMA - Tecnología de Control Máximo Alcanzable - se
está estudiando en varias jurisdicciones. Para fuentes nuevas de emisiones el TECMA se
define como "el mejor control de emisiones alcanzado en la práctica mediante la mejor
fuente controlada similar." Puesto que las renovaciones son con frecuencia más difíciles,
el TECMA para fuentes existentes "puede ser menos rígido que los estándares para las
nuevas fuentes, pero al menos tan estricto como aquéllos controles de emision
alcanzados mediante las mejores fuentes controladas similares."

3.4 Directrices Para el Abatimiento de Emisiones al Aire


Cualquier programa de control para reducir las emisiones al aire se debe adherir a las
siguientes directrices:
- Conozca la ley y los reglamentos relacionados con las emisiones de aire, y
cúmplalos o supérelos tanto formal como moralmente.
- Trabaje activamente para ayudar a los gobiernos en el desarrollo de
procedimientos públicos factibles y efectivos, legislación, y reglamentos que
administren las emisiones de aire.
- Proporcione información relacionada con los peligros y riesgos asociados con las
emisiones de aire a los empleados, contratistas, otra gente en el sitio y aquéllas
personas en la comunidad que tienen un interés.

7 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

- Maneje las emisiones de aire en una forma tal que proteja a la gente y al medio
ambiente mediante la minimización de la cantidad liberada al ambiente a través
del uso de tecnologías efectivas y de costo razonable.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 8


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

4.0 INFORMACION AL PUBLICO


Las prácticas de la industria hacia la educación del público y el nivel de participación del
público en las operaciones se presenta con mayor detalle en el "Código de Práctica
Ambiental". Sin embargo, no resulta exagerado enfatizar que el público tiene
preocupaciones muy serias acerca de las emisiones de gas. Por lo tanto, el público esta
pidiendo un esfuerzo mayor en el proceso de la protección ambiental.

Se recomienda que los programas de control de emisiones de aire ocupen un lugar de


alta prioridad en las relaciones públicas. El incumplimiento de lo anterior puede resultar
en la creación de una gran presión pública que justifique que la refinería tenga que
modificar sus operaciones significativamente.

Los siguientes elementos se aplican a todos los programas de salud, seguridad y


protección ambiental.
- la comunidad tiene derecho al mismo tipo de información sobre la salud y la
seguridad que un empleado.
- confronte las preocupaciones del público rápidamente, sensiblemente y
honestamente. Esto resulta especialmente importante cuando se están
planificando ciertas instalaciones.
- asegure que las instalaciones para el control de aire no representen un riesgo
inaceptable para el público o el medio ambiente, ya sea a través de diseños de
baja calidad o de operación ineficiente.
- proporcione información adecuada relacionada con los peligros de cualquier
contaminante en el aire cuando sea requerida. Mientras que los secretos
comerciales legítimos deben ser protegidos, información precisa sobre los peligros
debe ser distribuida entre aquéllas personas que tienen derecho a recibirla.
- asegure que las autoridades de la comunidad y el público tengan conocimiento de
los planes de contingencia para emergencia ante descargas de contaminantes
gaseosos. Necesitan saber acerca de los peligros potenciales y de las acciones
que deben tomar.

9 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

- en casos donde se requiera ayuda externa en relación a respuestas de


emergencia en las que se involucran contaminantes del aire, esa ayuda debe
estar lo suficientemente capacitada y equipada, si es necesario, para asegurar
que la acción sea efectiva y lo más segura posible.
- avise al público y a las autoridades del gobierno tan pronto como prácticamente
sea posible, de la existencia de un caso de emergencia. Manténgalos informados
para que tomen las medidas apropiadas en el caso de que se les pida ayuda.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 10


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

5.0 ESTABLECIMIENTO DE UN PROGRAMA DE CONTROL DE EMISIONES GASEOSAS


5.1 Determinación del Caso Base
El primer elemento de cualquier programa de control es la determinación de la magnitud
del problema existente. Esto se hace mediante la vigilancia de todos los efluentes
gaseosos. La información reunida debe incluir la cantidad emitida, la composición y
cualquier patrón repetitivo (temporadas, función de las cargas u condiciones de
operación). Esto se debe realizar para cada flujo, o cada categoría de flujo si existe una
multitud de emisiones similares o de poca cantidad (tales como las emisiones fugitivas).

En casos donde no se pueden obtener lecturas directas, se deben usar factores que se
basan en otras variables conocidas.

En base a un estudio que incluye a toda la industria, las cantidades típicas relativas de
varios contaminantes emitidos por las refinerías son:
%
Oxidos de Azufre 47
Hidrocarburos 36
Oxidos de Nitrógeno 11
Monóxido de Carbono 4
Partículas 2

Los resultados deben ser analizados para determinar qué flujos deben recibir la más alta
prioridad. En algunos casos, esto lo determinará la reglamentación aplicable. En otros, la
magnitud del flujo, o la cantidad y tipo de contaminantes serán los factores gobernantes.

Altamente se recomienda que balances de combustible, vapor y azufre se preparen y que


se actualicen frecuentemente. La información contenida en estos balances será de
extrema utilidad en la determinación de las condiciones del caso base, para analizar la
efectividad de los programas de control, y para el establecimiento de prioridades de
ejecución.

11 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

5.2 Selección de una Tecnología de Control


Para determinar la tecnología más apropiada, la Tabla 1 proporciona los métodos de
control más comunes. Sin embargo, se recomienda que los capítulos apropiados en esta
guía se utilicen para determinar si existen otras posibilidades. Algunos puntos por
considerar son:
- ¿Cumple la tecnología con los estándares vigentes? ¿Puede cumplir con los
estándares anticipados del futuro?
- ¿Es la tecnología de uso común para el servicio particular? Si no, ¿Existen razones
válidas para no considerar esta opción?
- ¿Existen (existirán) condiciones en la planta que no hagan factible esa opción?
- ¿Qué tipo y cantidad de residuo se genera con esta tecnología de control y qué
problemas de eliminación originará?
- ¿Esta opción provoca un cambio en emisiones en alguna otra localidad? ¿Más
emisiones? ¿Menos emisiones?
- ¿Cuáles son los requerimientos para la instalación: inversión capital, costos de
operación, programa de iniciación y construcción, espaciamiento?

Nótese que en varios de estos puntos "tecnología" puede incluir un cambio de


alimentación o combustible, cambios de producto, etc. Tales acciones frecuentemente
causan una redistribución de las emisiones en una región. Como por ejemplo, el cambio
de turbinas de vapor por motores eléctricos conduce a menos emisiones de refinería pero
más emisiones en la estación generadora de electricidad.

En la ausencia de reglamentos locales estrictos, los límites de emisión listados en la Tabla


2 deben usarse. Para una breve explicación de los factores equivalentes de toxicidad para
las dioxinas y furanos, véase la "Guía Para el Manejo de Residuos Líquidos de Refinerías
de Petróleo". Los estándares propuestos para la calidad del aire ambiente se listan en el
Apéndice A.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 12


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Tabla 1

TECNOLOGIAS VIABLES PARA EL CONTROL DE EMISIONES GASEOSAS

Tecnología Compuestos Compuestos Partículas NOx


Orgánicos Inorgánicos SOx

Incineración X

Adsorción X

Condensación X

Absorción X X

Filtración X X

Precipitación X X
Electrostática

Lavado Húmedo X X X

Modificación de X
Combustión

Reducción X
Química

13 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

1
TABLA 2 LIMITES DE EMISION RECOMENDADOS PARA LA CALIDAD DEL AIRE

Capacidad de la Mejor
Teconología Obtenible
Límites
Para el Control de 2
Emisiones Límite en Recomendados
Emisiones**
Parámetro Otros Países**

Contaminante Convencionales
3 3 3
Partículas 9 a 70 mg/m 13 a 650 mg/m 20 mg/m
3
Monóxido de Carbono (CO) 50 a 300 ppm 57 mg/m

Gases Acídicos
3
Acido Clorhídrico (HCl) 5 a 91 ppm 20 a 670 ppm 75 mg/m (o 90 % eli
minación)

Acido Fluorhídrico (HF)


3
Dióxido de Azufre (SO2) 4 a 209 ppm 22 a 250 ppm 260 mg/m
3
Oxidos de Nitrógeno (NOx) 170 a 630 ppm 160 a 300 ppm 400 mg/m

3
Metales
3 3 3
Cadmio(Cd) < 11.3 mg/Nm 0.1 a 0.2 mg/Nm 100 µg/m
3 3 3
Plomo(Pb) 1 a 25 mg/Nm 3 a 5.3 mg/Nm 50 µg/m
3 3 3
Cromo(Cr) 0.6 a 6 mg/Nm 0.8 a 5.3 mg/Nm 10 µg/m
3 3 3
Mercurio(Hg) 100 a 610 mg/Nm 0.2 a 0.8 mg/Nm 200 µg/m
3 3 3
Arsénico(As) 0.007 a 0.33 mg/Nm 0.8 a 0.9 mg/Nm 1 µg/m

Compuestos Orgánicos
3 3***
Dibenzodioxina Policlorinada (DDPC) 0 a 24 ng/Nm DDPC y DFPC Total 0.5 ng/m
3
Dibenzofurano Policlorinado (DFPC) 0 a 31 ng/Nm
3 3
Hidrocarburo Aromatico Policíclico(HAP) 15 a 130 ng/Nm 5 µg/m
3
Bifenilos Policlorinados (BPC) 0 a 9 ng/Nm 1 mg/kg BPC aporte

3 3
Clorobenceno (CB) 80 a 2900 ng/Nm 1 µg/m
3 3
Clorofenol (CF) 250 a 8400 ng/Nm 1 µg/m

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 14


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

** Las condiciones de temperatura, presión y humedad no se especifican para los datos reportados
*** Suma de los DDPCs and DFPCs con substituciones 2,3,7,8 derivados de datos analíticos específicos de congéneres usando
factores equivalentes de toxicidad de Nato/CCMS.
3
Nm = metro cúbico normal (generalmente presión atmosférica y 0, 20 or 25 C)
-9
ng = nanogramo (1 ng = 10 gramos)
1
Supone buenas condiciones de encendido y un lavador seco/filtro de tela (o equivalente) para el tratamiento de gas de
combustión.
2
Con objeto de estandarizar la composición del gas y las concentraciones asociadas de los contaminantes, los objetivos de
emisión en la guía se expresan en relación a los metros cúbicos secos de gas de combustión a 25 C y 101.3 kPa (presión atmosférica)
y 11% de oxígeno en el gas de salida.
3
Las concentraciones de metal son las que típicamente se anticipan en lugar de ser límites recomendados.

FACTORES EQUIVALENTES DE TOCIXIDAD


(FET)
PARA CONGENERES ESPECIFICOS DE
DDPC Y DFPC

Cuando solo se cuenta con datos de prueba de homólogo aplique el factor de equivalencia mayor

Posiciones Factor de
Homólogo Clorinadas equivalencia

DDT4C 2,3,7,8 1

DDP5C 1,2,3,7,8 0.5

DDH6C 1,2,3,4,7,8 0.1


1,2,3,6,7,8 0.1
1,2,3,7,8,9 0.1

DDH7C 1,2,3,4,6,7,8 0.01

DDO8C 1,2,3,4,6,7,8,9 0.001

DFT4C 2,3,7,8 0.1

DFP5C 1,2,3,7,8 0.05


2,3,4,7,8 0.5

DFH6C 1,2,3,4,7,8 0.1


1,2,3,7,8,9 0.1
1,2,3,6,7,8 0.1
2,3,4,6,7,8 0.1

DFH7C 1,2,3,4,6,7,8 0.01


1,2,3,4,7,8,9 0.01

DFO8C 1,2,3,4,6,7,8,9 0.001

15 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

La eficiencia de una tecnología de control particular puede depender altamente de las


condiciones de operación especificadas. Un análisis de ingeniería amplio de la tecnología
de control se debe realizar. Incluído en éste estudio debe estar un análisis de sensibilidad,
en el evento de que algunos de los datos de entrada sean erróneos.

Información sobre la estimación de los costos de instalación de equipo de control está


fuera del alcance de este documento. Para una breve discusión con relación a los precios
de equipo vea "Pricing Equipment for Air-Pollution Control" por W. Vatavuk (Chemical
Engineering, May 1990)

5.3 La Efectividad de los Programas de Control de Emisiones Gaseosas


La estimación de la efectividad de una programa de control puede ser difícil. Por un lado
es necesario tener valores precisos de las emisiones pre y pos control. Aún así, existen
ejemplos de programas similares conducidos en Norteamérica y éstos proporcionan una
idea de los resultados posibles.
- Entre 1973 y 1989 la eficiencia en energía en las refinerías petroleras canadienses
aumentó en un 32.6 %
- Las emisiones de dióxido de azufre en Canadá disminuyeron en un 46 % entre
1970 y 1983; en los Estados Unidos disminuyeron en un 28 % entre 1970 y 1987
- Una compañía de Estados Unidos redujo las emisiones totales de la planta en un
90 % en cinco años; otra compañía alcanzó una reducción de 45 % en el período
1985-88
- En el período 1970-87, las emisiones en los Estados Unidos de monóxido de
carbón se redujeron 38 %, partículas 61 %.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 16


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

6.0 GASES DE INVERNADERO (DIOXIDO DE CARBONO, METANO, CFC)


El calentamiento del planeta es uno de los temas ambientales más discutidos en estos
días. Existe una controversia considerable sobre el fenómeno mismo, haciendo a un lado
las causas exactas, la magnitud potencial del problema y los métodos para invertir la
tendencia.

Esta guía supone que el calentamiento del planeta está ocurriendo y que se tomarán las
medidas para reducir la emisión de los gases denominados de invernadero.

Existe un número de gases de invernadero. Entre los más comunes emitidos en una
refinería de petróleo se encuentran el dióxido de carbono, metano, dióxido de azufre,
tetracloruro de carbón, óxido nitroso, clorofluorocarbonos (CFC), halógenos y ozono a
nivel de superficie. Cada uno de estos compuestos químicos tiene un impacto diferente
debido a su concentración en el aire, su tiempo de residencia, y su potencial para
absorber radiación. Los valores para cada una de estas propiedades varía según la fuente
de referencia. Sin embargo, el sentimiento general es que el dióxido de carbón contribuye
aproximadamente 50 % del problema de calentamiento del planeta, metano 10-20 %,
CFC 20 %, ozono de nivel de superficie 8-14 %, óxido nitroso 4 %.

Los clorofluorocarbonos y halógenos (similar a los CFC, pero también contienen bromuro
u ioduro) no solo son gases de invernadero extremadamente efectivos, sino que también
destruyen cantidades considerables de ozono estratosférico. El agotamiento de la capa
de ozono estratosférica no solo aumenta la amenaza a la salud debido a las mayores
concentraciones de radiación ultravioleta, también incrementa la formación de ozono a
nivel de superficie (véase la sección 7.0) y contribuye por lo tanto al calentamiento global.
Un estudio de las emisiones de gas de invernadero de una compañía (seis refinerías)
mostró que las emisiones de dióxido de carbón constituyeron la gran mayoría de los
gases de invernadero. Sobre una base de masas, el metano ocupó un segundo lugar muy
distante y el óxido nitroso un tercero aún más distante. Sin embargo, los últimos dos se
deben considerar en vista de su potencial relativo de invernadero.

17 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Este capítulo se ocupa de la reducción de emisiones de dióxido de carbono, metano e


hidrocarburos halogenados. El ozono, óxido nitroso y otros gases menores de
invernadero se discuten en capítulos posteriores.

6.1 Dióxido de Carbono


La combustión de cualquier combustible fósil genera dióxido de carbono. Las emisiones
pueden ser reducidas hasta cierto grado, mediante la institución de un programa de
control para la administración de energía. Aunque existen ciertos fundamentos que son
comunes a cualquier refinería, la implementación real es con frecuencia altamente
específica del sitio.

Se recomienda que la refinería establezca un grupo de conservación de energía, cuya


función sea vigilar el uso actual de energía y que investigue formas de reducir el
consumo. Este grupo debe tener el apoyo completo de los altos dirigentes de la refinería.

Los beneficios de tal programa son económicos y ambientales. Aún a precios bajos de
combustible, la cantidad gastada por consumo de energía es extremadamente alta y los
ahorros potenciales pueden justificar muchos proyectos.

La descripción de un programa para reducir pérdidas por quemado se discute en la


siguiente sección.

La refinería debe preparar un balance de energía de la planta entera y, donde sea posible,
de las unidades individuales, registrando tanto la producción y consumo de combustible
como el consumo eléctrico. Esto debe calcularse con una frecuencia práctica. Las
cantidades y composiciones de los diversos tipos de combustible debe ser registrada.

El uso de combustibles ligeros (mayor contenido de hidrógeno) debe ser considerado, puesto
que generan menos dióxido de carbono con la misma carga. También producen menos
emisiones de otros contaminantes. Sin embargo, el desplazamiento de un tipo de combustible
por otro significa que el combustible original debe ser vendido en otra parta o procesarse para
generar productos útiles (lo cual aumentaría el consumo de energía de la planta). El cambio de
tipo de combustible no siempre resulta en una reducción global de emisiones.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 18


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Los programas lineales de refinería deben revisarse para estimar realisticamente los
requerimientos de energía, basándose en operaciones actuales. No use los números
actuales de consumo de combustible, a menos de que se muestre que son los valores
óptimos.

Los valores de consumo de energía en el programa lineal deben reflejar las


modificaciones y mejoras del equipo. Por ejemplo, los calentadores modernos con la
tecnología más reciente tienen una eficiencia garantizada de 92 %, mientras que muchos
de los calentadores antiguos tienen una eficiencia máxima alrededor de 70 %.

Determine los requerimientos teóricos de energía de cada unidad, y sus secciones


correspondientes, y compárelos con los requerimientos reales. Esto señalará los lugares
en donde se pueden hacer mejoras. Establezca objetivos y operaciones de control y
trabaje para lograrlos. Las operaciones para controlar las torres de destilación incluyen la
reducción del reflujo arriba de la misma y la sobrevaporización en la zona de vaporización
a los valores mínimos requeridos para asegurar la calidad del producto.

Opere a condiciones de proceso que requieren la menor cantidad de consumo de


energía. Donde sea posible, use controles de presión por flotación en las torres para
mantener las eficiencias de separación cuando las capacidades de enfriamiento cambian.

Las aplicaciones posibles para el uso de bombas de calor deben ser investigadas.
Cualquier cambio en el proceso no debe degradar la calidad del producto a valores
inaceptables.

Especialmente aproveche las grandes ganancias posibles con el uso eficiente de


intercambiadores de calor de proceso. Optimice la transferencia de calor con los diseños
más apropiados de intercambiadores y con el uso de tecnologías tales como la del
concepto "Pinch". Este puede resultar un proceso extremadamente complicado. Los flujos
caliente y frío se grafican en un diagrama temperatura-entalpia. El "pinch" es la
aproximación más cercana de las curvas. La intención es transferir el deber calorífico de
los flujos calientes hacia arriba del punto pinch y el deber calorífico de los flujos fríos hacia
abajo del punto pinch. El exceso del deber calorífico arriba del pinch (a través de

19 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

activaciones del calentador) debe ser balanceado mediante incrementos de enfriamiento


debajo del pinch.

El estudio debe hacerse en torno a una unidad, pero unidades múltiples se pueden
integrar. Una posible desventaja para hacer esto es que la operación de una unidad es
afectada por perturbaciones en otra.

La renovación de una red de intercambiadores para alcanzar los beneficios máximos del
concepto tenaza o pinch no es siempre posible debido a limitaciones de espacio
disponible o a deseos de mantener las unidades como entidades de operación separada.

Los intercambiadores deben vigilarse regularmente y los factores de incustración se


deben calcular. Donde sea necesario y posible, deben usarse inhibidores de
incrustaciones.

Debe investigarse un uso más eficiente del dispositivo en la torre de destilación para
acelerar la condensación de vapores para la transferencia de calor. Los flujos del
dispositivo no deben enfriarse con agua o aire.

Los calentadores y calderas de proceso deben vigilarse y ajustarse con frecuencia para
incrementar la eficiencia de quemado al máximo posible. El aire en exceso en los
quemadores (que no necesariamente es el oxígeno en exceso en el gas de combustión
de la chimenea, debido a fugas de aire) debe reducirse a un valor que mantendrá una
combustión completa del combustible. Esto también reducirá la formación de óxidos de
nitrógeno. Por otro lado, las emisiones de monóxido de carbono, partículas e
hidrocarburos que no se quemaron no se deben permitir.

Existen algunos ejemplos en donde el nivel del aire en exceso puede ser dejado con un
valor alto. Puede ser aconsejable transferir calor de la zona de radiación a la de
convección del calentador. El exceso de aire reducirá la temperatura de la zona de
radiación pero el flujo extra del gas de combustión mejora la transferencia de calor en la
sección de convección.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 20


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Las condiciones que promueven la depositación de coque en los tubos de la sección de


radiación se deben evitar. Estas depositaciones frecuentemente se asocian con el choque
de la flama y áreas calientes y pueden crear debilitamientos del tubo, así como también
una transferencia de calor reducida. Estas condiciones potencialmente peligrosas quizá
se deben a un diseño inapropiado, o que ya no resulta apropiado, de la cámara de
combustión y del quemador.

Se recomienda que un experto en calentadores analice los calentadores del proceso que
están sujetos a, o se sospecha que tienen, depositación de coque.

La depositación de hollín en la parte externa de los tubos de convección afecta la


transferencia de calor. Un soplador de hollín debe emplearse. Nota, instalaciones
adicionales pueden ser necesarias para capturar el hollín.

Los quemadores deben ser propiamente diseñados para su servicio. Deben vigilarse
visualmente con cierta frecuencia para asegurar que haya una configuración propia de la
flama.

Cuando se opera a ritmos bajos, ponga fuera de servicio a los quemadores. Estos
trabajan más eficazmente cuando se opera a las condiciones de diseño de requerimiento
calorífico. Asegúrese de que el aire de combustión se aísle de todos los quemadores que
hayan sido puestos fuera de servicio.

Selle las partes que no sean herméticas al aire en la cámara de combustión o en la


sección de convección.

El gas de combustión se puede usar para precalentar el aire de combustión, para calentar los
flujos de proceso (debe haber protección adecuada en contra de fugas de aceite en el gas de
combustión) y para generar vapor. Recuerde que en ocasiones la instalación de equipo de
precalentamiento presenta consecuencias inesperadas. Por ejemplo, el uso de aire precalentado
tiende a producir niveles mayores de emisiones de óxido de nitrógeno y la transferencia de calor
de la zona de convección quizá disminuya. El efecto del uso de aire precalentado se puede
predecir mediante la utilización de modelos de simulación de ignición de calentadores.

21 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Cuando se instala equipo para la recuperación de calor en ductos de gas de combustión,


es necesario mantener la temperatura del gas de combustión lo suficientemente alta para
que haya una ascensión de penacho adecuada a la salida de la chimenea y que no se
presente una condensación de gas ácido.

El uso del vapor se debe optimizar para que la cantidad descargada a la atmósfera se
reduzca al mínimo. La división apropiada de bombas eléctricas y turbinas de vapor es un
componente crítico en el mejoramiento de la eficiencia del sistema.

El cambio de fuente de energía, electricidad generada en una planta de fuerza eléctrica


por vapor generado en la refinería, puede reducir las emisiones del sitio aunque la
eficiencia de las plantas eléctricas es considerablemente más baja que las calderas de la
refinería, además de que con frecuencia el carbón se usa como combustible en las
primeras. El resultado global quizá será un incremento en las emisiones de dióxido de
carbono y otros contaminantes.

Pérdidas en fugas innecesarias en las trampas de vapor, y el uso de serpentines de


rastreo con vapor y de calentamiento con vapor debe disminuirse. El consumo de vapor
para la rectificación de gases debe investigarse para asegurar que los productos no se
estén rectificando en exceso.

El equipo eléctrico se debe investigar para determinar áreas que necesitan mejoramiento.
Si es necesario, motores nuevos o rebobinados deben instalarse.

Cada refinería tiene muchas áreas en donde el uso de energía se puede mejorar. Una
discusión completa de las posibilidades está fuera del alcance de esta guía. Para mayor
información sobre el tema los siguientes artículos se recomiendan:
- Energy Optimization, por Kaiser (Chemical Engineering, February 23, 1981)
- Pinch Concept Helps to Evaluate Heat-Recovery Networks for Improved
Petrochem Operation (Oil & Gas Journal, Mayo 28, 1984)
- Survey Plants for Energy Savings, por R. Pelham, R. Moriarty (Hydrocarbon
Processing, Julio 1985)

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 22


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

- Energy and Product Savings Through Advanced Control, por G. Hall (Hydrocarbon
Processing, Julio 1985)
- Exchanger Revamp Saves Energy, por P. Cambier, G. Choux, M. Schafer
(Hydrocarbon Processing, Julio 1985)
- Feedforward Air Control for Fuel BTU Changes, por E. Vicknair (Hydrocarbon
Processing, Julio 1985)
- Minimizing Excess Air Could Be Wasting Energy in Process Heaters, por N.
Lieberman (Oil & Gas Journal, Febrero 1, 1988)
- Make Every BTU Count, por A. Garg, H. Ghosh (Chemical Engineering, Octubre
1990)
- Analyzing Process Energy Efficiency, por J. Siegell (Hydrocarbon Processing,
Marzo 1991)
- Energy Efficient Electric Motors, publicado por TransAlta Utilities, Calgary, 1990.

Además de los gases de combustión producidos por los calentadores y calderas, las
refinerías con plantas de hidrógeno producirán dióxido de carbono. Este se puede
recuperar y vender a otras industrias, cuando las condiciones económicas lo ameritan.

Existe tecnología que recupera dióxido de carbono del gas de combustión en un


absorbedor que usa un solvente. El solvente es después rectificado en un rectificador
regenerador y reciclado. El bióxido de carbono se seca usando glicol trietileno y se
comprime para transportarse por tubería. Las instalaciones requeridas son de cierta
complejidad y se justifican económicamente solo en calentadores o calderas
extremadamente grandes, y en donde existe un mercado grande en las proximidades, tal
como lo es un proyecto de recuperación mejorada de aceite pesado.

6.2 Reducción del Gas Quemado


La quema de gas es una parte vital de la operación de una refinería, ya que proporciona
un medio para aliviar el exceso de presión en una forma segura, aunque existe un daño
ambiental debido a la emisión de bióxido de carbono, óxidos de azufre, óxidos de
nitrógeno y, si la combustión no es completa, monóxido de carbono y partículas.

23 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Esta sección describe un programa para vigilar y reducir la quema de gas, por lo tanto
para reducir las emisiones y los costos de energía.

6.2.1 Diseño del Sistema de Quemado


Un diseño apropiado del sistema de quemado es absolutamente necesario para la
operación segura de la refinería. Este puede ser un procedimiento extremadamente
complejo, cuya descripción está fuera del alcance de esta guía. Para una introducción
breve sobre el tema los siguientes artículos se recomiendan:
- Practical Design of Flare Stacks, por G. Kent (Hydrocarbon Processing &
Petroleum Refiner, Agosto 1964)
- A Question of Flare, por A. Garratt (BP Shield, mid-1970s)
- Ground-Level Detector Tames Flare-Stack Flames, por T. Schmidt (Chemical
Engineering, Abril 11, 1977)
- Estimate Safe Flare-Headers Quickly, por J. Bonilla (Chemical Engineering, Abril
10, 1978)
- Are Your Flare Systems Adequate? por C. Wu (Chemical Engineering, Octubre
31, 1983)
- Practical Flare Design, por J. Seebold (Chemical Engineering, Diciembre 10, 1984
- Flare System Design by Microcomputer, por T. Tsai (Chemical Engineering,
Agosto 19, 1985)
- Almost Unnoticeable Gas Flaring (Process Industries Canada, Marzo 1989)
- Smokeless, Efficient, Nontoxic Flaring, por O. Leite (Hydrocarbon Processing,
Marzo 1991)

La hidráulica del sistema de quemado debe ser verificado si la refinería ha:


- experimentado una expansión en la capacidad
- aumentado el número de unidades de operación
- unido más conexiones con el cabezal de quemado
- comenzado a procesar diferente tipo de material de carga
- instalado dos quemadores y se alterna el flujo de quemado durante paros del
sistema de quemado

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 24


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

6.2.2 Eficiencias de Quemado


La eficiencia de combustión durante el quemado es una medida de la destrucción de
hidrocarburos. Bajo condiciones estables la mayoría de los sistemas alcanzan un 98 % o
más. Véase la Tabla 3. Condiciones inestables de la flama generan eficiencias
extremadamente pobres y emisiones de hidrocarburos, monóxido de carbono y partículas.
Recuerde que un quemador con humo puede alcanzar una alta destrucción de
hidrocarburos.

Las condiciones siguientes se deben mantener para asegurar una configuración estable
de la flama:
- Las emisiones visibles no deben exceder 5 minutos en un período de 2 horas
- La flama debe estar presente en todo momento
- La presencia de una flama piloto para vigilar la detección de una flama
3
- El valor calorífico neto del gas debe ser de por lo menos 11.2 MJ/Nm para
3
quemadores auxiliados con vapor o aire y 7.45 MJ/Nm para quemadores sin
ningún tipo de auxilio.

Si el valor calorífico neto o menor del gas para quemado está por debajo del mínimo
especificado, el gas tendrá que recibir gas natural o gas combustible de refinería.

La velocidad de salida en el quemador depende del valor calorífico del gas. Para
quemadores auxiliados por vapor o sin ningún auxilio, si el valor calorífico menor está
3
entre 7.45 y 11.2 MJ/Nm , la velocidad debe ser menor de 18 m/s; entre 11.2 y 37.3
3
MJ/Nm , la velocidad se calcula con la equación (en unidades Inglesas)

25 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

TABLA 3a EFICIENCIA DE COMBUSTION DE QUEMADORES Y SUS PUNTAS

a
Eficiencia Combustión Quemadores
Tamaño Velocidad Eficiencia
Estudio Quem. Diseño (ft/sec) Gas Quemado Medida
(in) (%)

Palmer (1.10) 0.5 Boquilla Experim. 50-250 Etileno >97.8


Lee & Whipple (1.11) 2.0 Hoyos en 2" Cap 1.8 Propano 96-100
b c
Siegel (1.12) 27 Commercial Flare Gas 0.7-16 Gas Refinería 97->99
Coanda
FS-6
d
Howes, et al (1.8) 6 Commercial Air Assist. 40-60 Propano 92-100
Zink LH
e
Howes, et al (1.8) 3a4 Commercial H.P. Zinc Casi Sónica(Estimada) Gas Natural >99
LRGO
f
McDaniel (1.13) 8 Commercial Zink STF- 0.03-62 Propileno/Nitrógeno 67-100
S-8
d g
McDaniel (1.13) 6 Commercial Air Assit. 1.4-218 Propileno/Nitrógeno 55-100
Zinc STF-LH-457-5
a
Referencia U.S. EPA 1984a.
b
Abertura de un cono en una cabeza de quemador FS-6 Coanda.
c
50 % hidrógeno mas hidrocarburos ligeros.
d 2 2
Suministrado a través de pernos; gas alto Btu gas a través área de 5.30 in y gas bajo Btu a través 11.24 in
e 2
Tres cruceros, cada uno con una área abierta de 1.3 in .
f
Valor calorífico varió de 209 a 2,183 Btu/scf.
g
Valor calorífico varío de 83 a 2,183 Btu/scf.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 26


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

TABLA 3b EFICIENCIA DE COMBUSTION DE QUEMADORES Y SUS PUNTAS

2
Eficiencias de Combustión de Varias Cabezas de Quemador (%)
c
3-in. 3-in. 6-in. 12-in. 12-in. 12-in. 12-in.
b d f f f
Gas EER EER Hi- EER EER Indus A Indus B Indus C
e
Vel
100% Propano -- 99.74- -- -- -- -- --
99.87
77% Propano -- 99.73- -- -- -- -- --
99.88
56% Propano 98.37- 97.27- 98.47- 98.29- 99.12- 99.48- 99.08-
98.95 99.33 99.76 99.50 99.78 99.65 99.65
50% Propano -- 99.72- -- -- -- -- --
99.87
Bajo-Btu (<5% Propano) 90.19- -- 92.24- 94.89- 98.49 99.21- 91.16-
g
99.92 99.36 99.73 99.72 99.52
a
Referencia U.S. EPA 1984a.
b
Mezcla propano/nitrógeno.
c
Diámetro cabeza quemador.
d
Cabeza quemador fabricado por Energy and Environmental Research Corp.
e
Velocidad salida quemador hasta de 428 ft/sec.
f
Cabeza quemador comercial suministrado por tres fabricantes de quemadores = A, B, C.
g
Contenido Btu bajo de 270 Btu/scf.

Log Vmax = (VCM + 1209.6) / 849.1

3
Arriba de 37.3 MJ/Nm la velocidad máxima es 122 m/s. Para quemadores auxiliados con
aire la velocidad máxima está dada por la ecuación (en unidades Inglesas)
Vmax (pie/s) = (329.2 + VCM) / 11.53
donde: VCM es el valor calorífico menor

27 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

6.2.3 Medidores del Gas de Quemado


Una estimación de exactitud razonable de flujo al quemador es el punto inicial de
cualquier programa de control de quemado.

Existen muchos tipos de medidores. Debido a la severidad del servicio del quemador -
ritmos de flujo de muy altos a muy bajos, temperaturas de muy frías a muy calientes, una
amplia variedad de gases, gases ácidos corrosivos, partículas, etc. - la exactitud de los
medidores disminuye con frecuencia. En muchos casos, el medidor para de funcionar por
completo. Cinco tecnologías básicas se discuten brevemente: dilución de la concentración
y trazadores, presión diferencial, emisión de vórtice, termistores, y ultrasonido.

Para la inyección de diluyente, un compuesto químico inerte se inyecta en el cabezal a un


ritmo presente. Se obtienen muestras del gas para quemado, con y sin el compuesto
químico en la línea. Un balance de masa del compuesto químico inerte determina el ritmo
de flujo de quemado. Esta técnica requiere que haya disponible suficiente tiempo y
mezclado para obtener una muestra representativa. Proporciona un buen método para
verificar otros dispositivos de medición.

Los trazadores miden el tiempo que se toma en viajar una distancia conocida y no el
cambio de concentraciones. Con frecuencia se usa un material radioactivo.

Los tubos de Pitot se pueden usar para determinar el perfil de la velocidad de flujo a
través del cabezal del quemador. La presión diferencial entre la presión estática en la
línea y la presión de impacto en la punta de una sonda en dirección del flujo del gas se
mide en varios puntos a través del cabezal. La velocidad varía con la raíz cuadrada de la
presión diferencial. Las velocidades en los puntos de la travesía se calculan y promedian.
Este proceso es muy incómodo para usarse en la vigilancia de las condiciones
frecuentemente cambiantes en el cabezal. Además, las sondas con frecuencia se
taponan o rompen. Sin embargo, los tubos Pitot proporcionan una excelente verificación
de la exactitud de otros medidores, si el flujo es suficiente para generar una presión
diferencial razonable.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 28


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Un tubo anubar opera bajo el mismo principio que el tubo Pitot. Mientras que hay una
apertura del tubo por presión estática, existen varias aperturas del tubo por presión de
impacto en la cara superior de la sonda. Por lo tanto reemplaza la serie de lecturas del
tubo Pitot con una sola medición. Aunque es más fuerte que éste último equipo aún
puede experimentar taponamientos. Se pueden instalar con montajes que permiten
trasladarlo en línea para su mantenimiento. Como sucede con los tubos Pitot, la exactitud
es muy buena pero decae a ritmos bajos de flujo.

El paso de un fluido alrededor de un objeto (tal como una sonda) causa la formación de
un vórtice. Este proceso se conoce como emisión de vórtice. La frecuencia de esta
emisión se puede medir y , puesto que es función de la velocidad del gas sobre un rango
amplio de número de Reynolds, el flujo se puede calcular. Sin embargo, a ritmos de flujo
muy bajos los vórtices son difíciles de detectar y a ritmos altos los vórtices son débiles e
irregulares. Este tipo de instrumento puede necesitar un mantenimiento constante.

Los termistores trabajan bajo el principio de que la resistencia eléctrica es función de


temperatura y de que un gas fluyendo sobre un elemento sensor enfría a éste y cambia la
resistividad. Mediante la medición de este cambio y conociendo las propiedades térmicas
del gas, el ritmo de flujo de gas se puede estimar.

Existen por lo menos dos versiones de medidor que usan el principio del termistor. Uno
utiliza un alambre calentado a una temperatura constante y sin flujo. A medida que el gas
fluye sobre él y enfría al alambre, se consume cierta corriente para regresar la sonda a la
temperatura de referencia. Una corriente más alta significa un flujo mayor. Incrustaciones
en la sonda cambian su conductividad eléctrica y conducen a lecturas falsas. La otra
versión utiliza una temperatura diferencial entre dos sensores, la cual es máxima a
condiciones de cero flujo. Esto elimina, hasta un alto grado, el problema de
incrustaciones, puesto que ambos sensores serían igualmente afectados, en la mayoría
de los casos.

Los termistores sufren de otros problemas. Los flujos bajos son difícil de detectarse con
exactitud. La humedad en el gas para el quemador provoca grandes imprecisiones: el
efecto evaporativo enfriante conduce a falsas lecturas. Las sondas con un solo sensor

29 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

son afectadas por las fluctuaciones en la temperatura del gas del quemador. (Ha habido
casos de problemas con este tipo de medidor cuando el gas del quemador contiene
cantidades significantes de nitrógeno).

Los termistores requieren una alta frecuencia de labor de mantenimiento. La sonda está
calibrada con una composición de gas, pero las amplias variaciones en las condiciones -
de hidrógeno hasta hidrocarburos relativamente pesados - encontradas típicamente en las
líneas de quemado significa que las propiedades térmicas del gas están cambiando
constantemente. Por lo tanto, es necesario instalar un analizador de densidad y utilizar
sus lecturas para ajustar el ritmo de flujo estimado. Estos densímetros se taponan con
frecuencia, haciendo inexactas las estimaciones. La alternativa es tomar muestras de
quemado y aplicar correcciones manuales a las lecturas de la sonda.

Los termistores pueden proporcionar resultados muy exactos, si los problemas anteriores
son resueltos.

Los medidores ultrasónicos se basan en el principio de que la velocidad sónica en un gas


varía con el peso molecular. Dos sondas con transductores se instalan en el cabezal del
quemador y una señal electrónica se envía entre ellos. La velocidad de la señal y la
medición del efecto Doppler determina el peso molecular del gas y la velocidad del gas,
respectivamente. Esto significa de que no se requiere ningún densímetro y que las
incrustaciones, a menos de que sean extremadamente altas, no tiene efecto alguno.
(Líquidos y sólidos en los transductores pueden causar una atenuación de la señal, que
produce una oscilación extremadamente rápida del flujo. Esto se rectifica con la limpieza
de las sondas).

La instalación de un medidor ultrasónico se debe hacer con alta precisión. Las dos
sondas deben instalarse a una distancia de separación predeterminada, basada en la
composición del gas, y deben estar a ángulos calculados para que la señal se refleje
propiamente. Recuerde, si la composición del gas para quemado oscila de alto contenido
de hidrógeno a alto contenido de hidrocarburo, especifique el caso de alto hidrógeno: la
pérdida en la exactitud es mucho menor que la situación contraria.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 30


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Temperaturas altas en el gas para quemado pueden dañar el cristal piezo en el


transductor creando desuniones. El resultado sería la indicación de un ritmo de flujo muy
grande. Por esta razón, se recomienda que las sondas se quiten de la línea de quemado
durante períodos de flujos altos de vapor, como los presentes durante un paro de la
planta.

Aunque el medidor ultrasónico puede medir el peso molecular del gas del quemador, no
puede distinguir los gases - nitrógeno, vapor, hidrógeno e hidrocarburos. Por lo tanto, es
necesario tomar frecuentes muestras de gas del quemador, para sustraer la cantidad de
materiales inertes.

Los medidores ultrasónicos son los medidores más caros, pero como no requieren un
densímetro el costo general es comparable con el de la tecnología del termistor.

6.2.4 Vigilancia del Gas de Quemado


Se recomienda que la refinería instituya un programa de vigilancia del gas de quemado,
como un componente vital de un programa de control de quemado.

La medición exacta del gas de quemado muy frecuentemente demuestra un hecho: el


ritmo de flujo real es considerablemente más alto que el estimado originalmente. La
experiencia ha demostrado que un flujo de gas tan alto como 60 metros cúbicos
equivalente de combustible de aceite /día quizá no es visible.

Existen dos tipos de arreglos de quemado. El quemado de "referencia" consiste de un


flujo de gas relativamente constante, de nivel bajo resultante de descargas de gas
combustible en exceso, pequeñas fugas de válvulas aliviadoras de presión, etc. El
quemado de "incidente" resulta de perturbaciones operacionales y se caracteriza por
altos ritmos de flujo. También resulta irregular en su duración y en las ocasiones que
ocurre.

La Figura 1 proporciona una indicación de los ritmos de flujo típicos que pueden
esperarse de refinerías que tienen un razonable control en su quemado. La gráfica
supone que no se ha instalado equipo de recuperación de gas de quemado.

31 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

La refinería debe tomar regularmente muestras de gas de quemado para preparar


estimaciones precisas de emisión y para calibrar los medidores. Los análisis pueden
también proporcionar indicaciones de la fuente de quemado.

La exactitud del medidor de quemado debe ser verificada regularmente. Esto se


puede lograr con el uso de un trazador, un gas diluyente o una travesía del tubo de Pitot
(Véase la sección anterior).

La refinería debe observar las tendencias de quemado y estimar la cantidad de quemado


de referencia. Principalmente de esta categoría de quemado, la mayoría de los beneficios
de un programa de control serán logrados.

El gas combustible en exceso algunas veces es quemado. Un balance de combustible


debe hacerse alrededor de la refinería, y si es posible alrededor de cada unidad. Las
lecturas simultáneas de quemado, gas combustible producido por la refinería, gas natural
comprado, aceite combustible líquido, etc., son requeridos.

La refinería debe intentar determinar la cantidad de quemado - especialmente quemado


de referencia - por unidad, si es posible. Un número grande de medidores de quemado
hace más fácil esta tarea. Una forma de hacer esto es mediante el registro de los
valores de quemado y las correspondientes capacidades por unidad durante períodos
que no haya significante quemado de incidente. Una regresión lineal proporciona
estimaciones de los factores por metro cúbico de carga para cada unidad. Las unidades
que aparentemente son las causas principales del quemado deben por lo tanto ser
estudiadas más estrechamente para identificar las fuentes de quemado.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 32


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

33 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Durante cualquier incidente operacional que conduzca a quemar, estimaciones de la


cantidad perdida deben registrarse. Esto incluye no sólo perturbaciones mayores como lo
es la pérdida de un compresor o una unidad que se retira de la línea para recibir
mantenimiento sino también problemas menores como el caso de una válvula de alivio
defectuosa. Esta información sirve para dos propósitos: permite que el quemado de
referencia sea estimado con más exactitud y proporciona indicaciones de las posibles
magnitudes de ciertos eventos, que pueden resultar útiles cuando se trata de analizar
tendencias de quemado. Por ejemplo, el arranque de una refinería puede resultar en el
quemado de varios cientos de toneladas o más, el flujo a través de una válvula de alivio
defectuosa puede ser del orden de diez toneladas por día.

6.2.5 Un Programa de Control de Quemado - Operaciones


Reducciones significantes en el quemado se pueden alcanzar con inversiones capitales
mínimas y con el uso de técnicas operacionales.

Los pasos descritos en la última sección proporcionan una base de exactitud razonable
sobre la cual se puede instituir un programa de control de quemado.

Los resultados del quemado real deben compararse con los valores esperados. Cualquier
incremento debe originar una investigación. Existen cuatro categorías: cambios en las
operaciones (quitar o poner una unidad), perturbaciones mayores, fugas y liberaciones al
quemador pequeñas y un incremento en la cantidad de quemado de referencia.
Las primeras dos categorías son obvias. La fuente del quemado es obvia y se deben
hacer intentos para minimizar la pérdida. Si es necesario o posible, cambie los
procedimientos de operación aplicables para reducir o eliminar el problema.

Las dos últimas categorías - fugas y liberaciones pequeñas e incrementos en el quemado


de referencia - son las más difíciles de identificar y corregir. En realidad, no existe una
diferencia real en éstas categorías, es sólo un aspecto de cantidad.

Cuando un aumento en el quemado se ha identificado, pero la fuente es desconocida,


instituya los siguientes pasos:

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 34


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

- Revise los registros de operación para todas las unidades conectadas con el
quemador en cuestión y discuta la situación con el personal de operaciones. Ellos
pueden saber información que no se ha diseminado ampliamente.
- Muestree el gas de quemado para observar si existen compuestos específicos de
ciertas unidades (por ejemplo, hidrógeno de un reformador catalítico).
- Compare la cantidad del quemado adicional con las liberaciones previas de
ejemplos conocidos.
- Revise la configuración del quemado. Como ejemplos, una configuración de tipo
dentada puede indicar la vibración de una válvula de alivio de presión; una
configuración similar pero sobre un período de tiempo más largo puede indicar
una acumulación de líquidos ligeros o gas en un recipiente que se está liberando
al quemador a través de una válvula de control de presión.
- Recuerde que cuando se observan configuraciones inusuales de quemado, el
buen funcionamiento del medidor de quemado debe verificarse.
- Si los procedimientos anteriores no pueden señalar la fuente, es necesario
verificar las conexiones del cabezal del quemador. Esto se puede hacer de varias
formas: detección de la temperatura (de instrumento o manual) de la línea; análisis
de la vibración; estetoscopios.
- Reduzca el quemado usando las medidas apropiadas.

La reducción del quemado de referencia es lo más difícil de lograr debido a que


normalmente es causado por una multitud de pequeñas fugas/escapes. Individualmente,
probablemente exhiben las mismas tendencias que la categoría de fugas/escapes
menores pero el traslapo de configuraciones tiende a producir una indicación suave y
nivelada. Esto hace que el procedimiento anterior sea extremadamente difícil.

El problema se puede atacar de dos maneras. El proceso de verificar todas las conexiones
hacia el quemador se puede realizar y todas las fugas, etc., sin importar el tamaño, se
reparan. Las válvulas controladoras de presión y de purgado se deben chequear para
determinar si el montaje de la válvula es muy grande o si la acción de la válvula es
inapropiada (por ejemplo, la válvula se abre prematuramente). Las líneas de ventilación del
analizador y del sello del compresor se pueden conectar a los recipientes de proceso. Las
válvulas de alivio de presión deben estar equipadas con discos de ruptura.

35 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

El segundo método es realizar un estudio de ingeniería de cada fuente de quemado.

Donde sea posible, las condiciones y procedimientos de operación deben ser modificados
para reducir las posibilidades de escape. Al mismo tiempo, la seguridad de la planta no se
debe poner en peligro.

La operación de las unidades se debe revisar para ver si la producción general de gas se
puede reducir. En estos casos, aspectos económicos y la calidad del producto deben ser
considerados. Esto puede conducir a operaciones de menor severidad, cambio de
catalizadores, aumento de presión, reducción de temperatura, etc. Una causa común que
induce a quemar es la pérdida de capacidad de enfriamiento durante el verano.
Obviamente, cualquier cambio en la operación debe ser un balance viable de mejoras
ambientales, aspectos económicos y calidad del producto.

Si una fuente del quemado de referencia es el exceso de la producción de gas, éste se


puede enviar al suministro de gas combustible, suponiendo que algún otro combustible se
puede retirar. Las opciones lógicas serían los combustibles líquidos (se pueden usar en
las cargas de alimentación de un proceso de conversión, o se pueden vender a otras
plantas) o los combustibles comprados. La primera opción reduciría las emisiones de
bióxido de carbono, óxidos de nitrógeno y óxidos de azufre: la segunda reduciría el costo
global de energía de la refinería.

El programa de control descrito puede reducir las pérdidas de quemas hasta un 30-50 %.
Sin embargo, para que tenga efectividad, debe tener el apoyo completo de los altos
directivos de la refinería. Las órdenes de trabajo para reparar equipo en mal
funcionamiento deben recibir una alta prioridad.

Se recomienda que se forme un equipo de trabajo para manejar este proyecto. Se debe
reunir regularmente con los ejecutivos. Todas las órdenes de trabajo y los proyectos
deben documentarse e informes sobre la situación deben distribuirse en estas reuniones.
En áreas donde el trabajo no se ha realizado o completado, las prioridades se deben
revisar.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 36


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

6.2.6 Un Programa de Control de Quemado - Instalaciones


Para mantener la seguridad de la planta y eliminar problemas operacionales, el personal
de operación necesita identificar inmediatamente la fuente del quemado. Esto en
ocasiones es difícil por la multitud de unidades conectadas al cabezal del quemador.

Una cámara de filmación se debe instalar y enfocar a la punta del quemador y la imagen
se debe transmitir al cuarto de control. Si esto no es posible o deseado, el quemador debe
ser directamente visible desde el cuarto de control.

Las refinerías pueden instalar sensores de flujo en las líneas de quemado de unidades
críticas. Idealmente, medidores precisos de flujo, en la línea de quemado, se pueden usar
pero lo más probable es que aspectos económicos dicten lo contrario. Una alternativa,
pero aún muy costosa, sería el usar un medidor del tipo de termistor, pero sin dispositivos
de corrección de densidad, presión y temperatura. Mediante el uso de condiciones
promedio, sólo una estimación aproximada del flujo es posible. Aún así, esto indicaría la
fuente del quemado y su duración. Con suficientes lecturas diarias, este arreglo permitiría
que el quemado de referencia de cada unidad sea estimado. La suma de las lecturas
también proporcionaría una verificación aproximada del medidor sobre el cabezal mismo.
Interruptores térmicos y otro tipo de solenoides de flujo indicarán la fuente de quemado y
que la magnitud está por encima del punto establecido del interruptor. En este caso los
costos son considerablemente menores.

El quemado generado por ciertas unidades que exceden una cierta magnitud deben
activar alarmas en el cuarto de control. Puede también ser de provecho la instalación de
alarmas en las unidades mismas. Debido al nivel general de ruido dentro de las unidades,
una alarma que emite luz puede ser más útil que una alarma de sonido.

El gas del quemador se puede recuperar y reciclar al sistema de gas combustible o se


puede quemar en un cogenerador para proporcionar fuerza eléctrica. Estas opciones son
caras de instalar pero los ahorros en los costos de energía pueden ser substanciales. Una
evaluación económica de un proyecto de éste tipo se debe realizar.

37 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

El artículo, "Flare-Gas System Can Be Designed to Recover a Profit for Plant", por D.
Livingtone (Oil & Gas Journal, Abril 28, 1980), proporciona un ejemplo de un proyecto de
recuperación.

Durante el diseño de un sistema de esta clase los siguiente puntos deben considerarse:
- La cantidad de gas que puede ser recuperada es esencialmente el quemado de
referencia. El quemado incidental es por lo general muy irregular y de tal magnitud
que un compresor no puede manejar la amplia variedad de flujos.
- Debe existir la necesidad del gas combustible que se va a recuperar. Algunas
veces el momento en que la configuración de la flama ocurre no coincide con el
momento en que se necesita el combustible.
- Los compresores pueden ser reciprocantes, aunque el uso de compresores de
tornillo sin fin va en aumento. Reemplazos de piezas críticas del equipo deben
mantenerse en el inventario - si la compañía tiene más de una instalación tal o
compresor, un almacén central de repuestos puede ser apropiado - para que el
tiempo sin operaciones por motivo de reparaciones sea minimizado.
- La instalación del equipo bajo ningún motivo debe afectar la verdadera función del
sistema de quemado - el alivio de presión seguro dentro de las unidades de
operación. Un flujo de gas en exceso de la capacidad del compresor debe fluir sin
restricciones hacia el quemador.
- Se deben tomar precauciones para prevenir el ingreso de oxígeno al sistema de
quemado. Un analizador y alarma/acción de oxígeno debe ser instalado en el
sistema de recuperación.
- Cantidades significantes de hidrógeno en el gas de quemado causarán altas
temperaturas de compresión que pueden afectar al compresor. Esto se puede
evitar mediante la inyección de gas natural en la succión para incrementar el peso
molecular del gas.
- Se requieren instalaciones para remover compuestos corrosivos o erosivos del
gas de quemado. Esto involucraría cilindros de eliminación, lavadores de gas,
metalurgia apropiada, etc.

La cogeneración es un proceso mediante el cual en una turbina se quema gas para


producir electricidad y los gases de combustión pasan a través de un generador de vapor

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 38


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

que produce vapor para uso de la planta o como alimentación de una turbina de vapor
para generar fuerza eléctrica. La Figura 2 muestra un proyecto de cogeneración instalado
en una refinería.

La electricidad generada se puede usar en el sitio o transferir a las redes de servicio


eléctrico local.

Medidas de control apropiado para reducir las emisiones de óxido de nitrógeno, monóxido
de carbono, etc., también se tendrán que instalar. Véanse las secciones posteriores para
mayor información sobre tecnologías de reducción.

Las precauciones que se aplican a la instalación de un proyecto de recuperación de gas


de quemado también se aplican al caso de las instalaciones de cogeneración. La
integridad del sistema de quemado no debe afectarse y las instalaciones de cogeneración
se deben proteger de los elementos corrosivos y erosivos del gas de quemado.

Una tendencia común es considerar instalaciones de recuperación de gas de quemado


como el programa de control de quemado. La instalación de equipo de recuperación
no debe conducir a una reducción del programa de control operacional descrito en
la sección anterior. Estas instalaciones no pueden manejar todo el gas que fluye hacia el
cabezal del quemador, ni tampoco funcionarán todo el tiempo. Por lo tanto, es mejor
instituir medidas para en primer lugar reducir la cantidad que fluye al quemador que
confiar en un sistema para capturar el gas después del hecho.

39 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 40


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

41 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

6.3 Otros Gases de Invernadero


Desde el punto de vista de la refinería los gases de invernadero más importantes después
del bióxido de carbono son el metano y los hidrocarburos halogenados.

6.3.1 Metano
Cuando se compara con la parte inicial de la industria (producción de aceite crudo) las
refinerías emiten menos metano.

Las fuentes principales de emisión de metano dentro de una refinería son las emisiones
fugaces. Otras posibles fuentes son el tratamiento de agua residual y, si es aplicable, los
sitios de confinamiento. Cantidades menores de metano pueden ser emitidas como un
resultado de evaporación de los tanques de almacenaje y la combustión incompleta
durante el quemado.

Un programa de emisiones fugaces se recomienda en la sección 9.1. La intención


principal es reducir la concentración de carbones orgánicos volátiles, puesto que son
tóxicos y precursores de ozono. El mismo programa ataca el problema de emisiones de
metano.

Similarmente, se han hecho recomendaciones para reducir las pérdidas de evaporación


de los tanques de almacenaje. El metano se puede encontrar en el espacio de vapor de
los tanques de aceite crudo y asfalto. Véase la sección 9.3. La instalación de medidas de
control para las pérdidas por evaporación como lo son los techos flotantes internos,
canastos de carbón activado, etc. substancialmente reducen las emisiones de esta fuente.

El metano es un componente del gas de quemador. Estudios han demostrado que, con
una configuración estable de la flama, la eficiencia de destrucción del quemado es 98 % o
mayor. Un programa para reducir las pérdidas por quemado se describe en la sección
anterior.

Las emisiones de la superficie de los tratadores de agua residual y de los confinamientos


se deben analizar para determinar si están presentes emisiones de metano. Los pasos a
seguir para mejorar la operación de un tratador de agua residual y el diseño de las

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 42


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

instalaciones de recolección de vapor en un sitio de confinamiento cubierto se describen


en la "Guía Para el Manejo de Residuos Líquidos de Refinerías de Petróleo".

6.3.2 Hidrocarburos Halogenados


Los compuestos halogenados o halons se usan como extinguidores de fuegos eléctricos.
Debido a que agotan el ozono, su uso está siendo severamente restringido a raíz del
Protocolo de Montreal de 1987. Algunas jurisdicciones se han adelantado al protocolo y
han prohibido la fabricación de halons; limitado importaciones y exportaciones; y han
prohibido los extinguidores portátiles de incendios de halon 1211.

Los CFC se usan como refrigerantes.


Otro gas de invernadero clorinado encontrado en las refinerías es el tetracloruro de
carbono. Se usa en algunas unidades de procesos catalíticos y quizá todavía en algunos
casos como fuente de cloruros en los reformadores catalíticos. Posee un riesgo contra la
salud, mientras que los CFC y halons no.

La refinería debe hacer un inventario completo de todos los halons, CFC y todo el
tetracloruro de carbón. También se deben registrar las compras y el consumo con objeto
de determinar las emisiones. Un estudio concluyó que el 30 % de la producción anual de
halons se perdió a la atmósfera como un resultado de pruebas de equipo, mantenimiento,
y descargas erróneas.

Se debe asegurar que todas las emisiones fugaces y fugas, derrames, etc. sean
minimizadas o corregidas lo más pronto posible.

Las descargas controladas a la atmósfera (como es el caso de pruebas de sistemas


extinguidores de fuego con halon) deben prohibirse. Estas descargas deben regresarse
en ductos a la fuente o se deben capturar.

Cuando se están extrayendo CFC o halons de cierto equipo, captúrelos para uso futuro o
eliminación. Recientemente, una trampa portátil, usando cedazos moleculares, se
desarrolló.

43 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Investigue la posibilidad de intercambiar CFC y halons por productos substitutos que no


consuman ozono o, como una alternativa secundaria y menos atractiva, que sean menos
dañinos. Como ejemplos, el helio puede reemplazar CFC en los serpentines de
refrigeración; los HFC y HCFC son sustitutos que son menos dañinos a la capa de ozono,
aunque también son gases de invernadero. (Los HFC no tienen cloro - un causante mayor
de agotamiento de ozono - mientras que los HCFC contienen un componente de
hidrógeno que permite la eliminación del cloro en la atmósfera inferior antes de que
alcance la capa de ozono).

Si no se dispone de sustitutos más seguros, recicle los hidrocarburos halogenados y el


tetracloruro de carbón. Investigue formas de reducir el uso general a través de
tecnologías limpias u optimización del proceso.

Los CFC, halons y el tetracloruro de carbón deben ser destruidos sólo en instalaciones de
tratamiento de residuo acreditadas para manejar esas substancias. La combustión
impropia puede producir compuestos tales como las dioxinas.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 44


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

7.0 OZONO DE LAS CAPAS INFERIORES


El ozono de las capas inferiores (ozono troposférico, smog) constituye un problema
enorme. Con la excepción de varios casos muy pequeños, el ozono no se emite. Es un
contaminante secundario formado mediante la reacción fotoquímica entre los óxidos de
nitrógeno (NOx) y los carbones orgánicos volátiles (COV) en la presencia de la luz solar.
El problema es más pronunciado en clima caliente.

El ozono ha sido asociado con una pérdida severa y persistente de funcionamiento


pulmonar; síntomas de náusea, toz y dolor de pecho; susceptibilidad mayor a infección
pulmonar; daño estructural pulmonar. Ataques asmáticos pueden estar relacionados con
el ozono. El ejercicio intenso fue identificado como un factor.

Estudios han demostrado que la concentración de ozono de 25 ppb posee riesgos


moderados de lesiones pulmonares en niños, con riesgos altos a 50 ppb. Una porción
significante de la población parece ser afectada a niveles arriba de 100 ppb.

El daño de cosechas ocurre en áreas de ozono alto. Los síntomas son el obscurecimiento
de las hojas y pérdidas en rendimiento. Estudios han demostrado que éstas pueden ser
de hasta 10 %. Arboles ornamentales son afectados en forma similar. El impacto en
bosques no se conoce hasta el momento, pero se sospechan ritmos menores de
crecimiento, aumento en la mortalidad, menor calidad en la madera y un aumento en la
susceptibilidad a daños y enfermedades por insectos.

Una concentración de ozono máxima en una hora de 80 ppb se recomienda para proteger
los humanos y la vegetación. Ciertas pruebas han demostrado que esta concentración de
una hora es aproximadamente equivalente a un nivel promedio de estación de 32 ppb.

Los intentos iniciales en algunas jurisdicciones para reducir los niveles de ozono se
concentraron en la reducción de carbones orgánicos volátiles, siendo un beneficio
secundario la reducción simultánea de los compuestos tóxicos en el aire. Sin embargo,
los resultados fueron desalentadores. Después de amplios estudios realizados por
agencias ambientales del gobierno, universidades e industria un número de conclusiones
se han alcanzado:

45 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

- La formación del ozono es una relación compleja no lineal que involucra muchos
compuestos orgánicos. El ozono y sus precursores pueden viajar distancias
grandes en corrientes de aire y existen indicaciones que los flujos involucran
transferencias con los gases en la estratósfera.
- Los ritmos estimados de emisión de muchos de estos compuestos son erróneos -
casi siempre son subestimados.
- El efecto de emisiones de hidrocarburos de fuentes biogénicas es muy
significante y debe ser considerado en cualquier estudio.
- El clima es un factor importante y se requiere un mejor modelamiento del mismo.
Las configuraciones de las corrientes de aire deben ser consideradas puesto que
el ozono y sus precursores pueden acarrearse distancias grandes, en algunos
casos de cientos de kilómetros.
- Se dispone de un número de modelos, pero los resultados obtenidos no siempre
son consistentes. La interacción de modelos urbanos y rurales debe ser
considerada. Para una descripción de varios tipos de modelos, y problemas
asociados con su uso, se recomienda el reporte "Modelling Workshop of the
Multistakeholder Advisory Committee NOx/VOC Consultations", por B. Weisman,
Diciembre 1989.

Cuando las jurisdicciones están considerando el establecimiento de una estrategia para


reducir los niveles de ozono, el programa debe ser correcto en primera instancia o lo
suficientemente flexible para adaptar situaciones de cambio a medida de que el
conocimiento del proceso crece. Tres puntos en cualquier estrategia de abatimiento son:
- La cuestión de si la formación de ozono en una región particular es controlada por
la concentración de NOx o COV debe determinarse de caso a caso.
- La mejor estrategia para la mayoría de las regiones parece ser el controlar las
emisiones de NOx. En algunos casos la adición de controles COV puede ser
necesaria.
- Las reducciones requeridas en las emisiones de NOx y COV con objeto de cumplir
con las normas de ozono, requerirá cambios substanciales en las prácticas
actuales.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 46


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

7.1 Participación de la Refinería


Debido al posible movimiento de largo alcance de los precursores, cualquier estrategia
efectiva de abatimiento de ozono debe ser regional, o aún nacional e internacional, en
alcance. Obviamente, las acciones tomadas por una refinería serán solamente una parte
contribuyente en la solución.

Se recomienda que las refinerías adopten medidas para reducir las emisiones de los
óxidos de nitrógeno y de los hidrocarburos volátiles. En cualquier instancia, estos
compuestos son amenazas para el ambiente y la salud. Los métodos de control se
discuten en los siguientes dos capítulos.

El ozono algunas veces es usado como biocida en las torres de enfriamiento y como un
oxidante para la destrucción de fenol en los tratadores de agua residual. Es producido con
el paso de aire seco a través de un campo eléctrico.

La refinería regularmente debe inspeccionar las instalaciones generadoras de ozono y de


transferencia para asegurar la carencia de fugas.

La refinería debe instituir programas de vigilancia para asegurar que la estimación de las
emisiones de precursores se lo más exacta posible.

El hidrocarburo volátil reacciona con los radicales de hidroxilo durante el día y los
radicales libres oxidan al óxido nítrico en dióxido de nitrógeno, el cual conduce a la
formación de ozono. (Durante la noche los COV reaccionan con ozono y nitratos). El ritmo
de reacción, o reactividad, con el radical OH determina la abilidad del hidrocarburo para
formar ozono. La Tabla 4 presenta las reactividades de varias de las especies más
comunes de hidrocarburos. La Tabla 5 presenta los sumideros químicos de una lista de
compuestos químicos, además de su tiempo de vida en la atmósfera. Las substancias
más reactivas (Clase II) tienen vidas muy cortas y son los principales contribuyentes de
los índices máximos de ozono local. Las substancias de Clase I tienen vidas mucho más
largas y por lo tanto contribuyen a descender los niveles de ozono.

47 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

La refinería debe intentar identificar las emisiones individuales de hidrocarburos. Este


proceso se conoce como evolución. Las substancias que juegan un papel importante en
la formación de ozono deben recibir mayor prioridad para reducirse o eliminarse. En la
mayoría de los casos, las medidas del control de hidrocarburos descritas en la sección 9.0
serán adecuadas.

TABLA 4 REACTIVIDADES DE LOS COV PARA FORMAR OZONO

Coeficiente Fracción Típica


Categoría Especies Reactividad de Muestra
Representativas Representativo Aire Ambiente
3 -1 -1 *
(10 ppm min ) Urbano
1. Alcanos (Parafinas) Etano 0.4
Butano 3.8 40-70%
2,3-Dimetilbutano 9.2
n-Hexano 8.3
2. Alquenos (Olefinas) Etileno 12.6
cis-2-Buteno 46.5 5-12%
Isopreno 14.9
a-pineno 78.7
3. Aromáticos Benceno 1.9
36.3 20-40%
m-Xileno 11.1
Etilbenceno 63.3
1,2,4-Trimetilbenceno
4. Aldehídos & Quetonas Formaldehído 13.3 1-5%
(Carbonilos) Acetaldehído 23.7
* Excluyendo Metano

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 48


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

TABLA 5 SUMIDEROS Y VIDAS QUIMICAS DE LOS COV PARA FORMAR OZONO


Vida Química
Clase Especies Sumideros (horas)
día noche
a
I Propano OH 95 >
C4-5-alcanos OH, NO3 44 >
C6-8-alcanos OH 110 >
C4-5-alquilnitratos OH, NO3 18 >
C6-8-alquilnitratos OH 27 >
Benceno OH 90 >
Tolueno OH 17 >
Etileno OH, O3 12 >
II Propeno OH, 03, NO3 3.6 82
Buteno OH, 03, NO3 0.7 1.6
Xileno OH 4.5 >
Isopreno OH, O3, NO3 1.2 1.1
III Formaldehído OH, NO3, hv 4.6 >
Acetaldehído OH, NO3, hv 6.2 250
C3-5-aldehídos OH, NO3, hv 4.8 250
Metiletilquetona OH, NO3, hv 68 >
Fenol OH, NO3 3.8 0.2
Cresoles OH, NO3 25 0.03
Dimetilfenol OH 1.5 >
Dicarbonilos no sat. OH 3.6 >
Aldehídos aromáticos OH 9.0 >
Metilvinilquetona OH, O3, NO3 5.8 5.8
Metacroleina OH, O3, NO3 10.2 35
Hidroxiacetaldehído OH, NO3, hv 6.7 660
Metilglioxal OH, hv 1.9 >
Glioxal OH, hv 3.9 >
Glicolaldehído OH, hv 6.2 >
Peróxidos Orgánicos OH, hv 9.8 >
IV Etano OH 440 >
Acetona OH, hv 220 >
Metanol OH 110 >
Etanol OH 31 >
Acido Fórmico OH 330 >
Acido Acético OH 180 >
6 3
T = 290K OH= 2.6 x 10 moléculas cm
8 3
NO3 = 8.1 x 10 moléculas cm O3 = 50 ppb
a
= mas de 1,000 horas

49 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

8.0 OXIDOS DE NITROGENO


Los óxidos de nitrógeno se forman cuando se queman substancias. Los compuestos de
nitrógeno en el combustible y nitrógeno del aire de combustión son las fuentes. Algunas
veces se les menciona como NOx combustible y NOx térmico, respectivamente.

El papel de los óxidos de nitrógeno como precursores de la formación de ozono ha sido


descrito en la sección previa. El NOx, por sí mismo, causa problemas ambientales y de
salud.

El óxido nítrico (NO) es un gas incoloro, inodoro, no tóxico. Es el producto primario de


combustión, pero oxida fácilmente para formar dióxido de nitrógeno.

El dióxido de nitrógeno (NO2) es un gas rojizo-café, acre. Se sospecha que la exposición


crónica puede conducir a enfisema (esto se ha demostrado en animales, pero no hay
evidencia clara de que ocurre en los humanos). Algunas personas asmáticas son
altamente sensibles, especialmente cuando realizan ejercicios. Otros efectos respiratorios
son la pérdida de funcionamiento pulmonar, aumento en las infecciones respiratorias, tos
e irritación de la garganta. El dióxido de nitrógeno es también nocivo para las plantas -
daños a las hojas, reducción en el crecimiento, reducción en el rendimiento.

Puesto que los óxidos de nitrógeno pueden formar nitratos y ácido nítrico, son contribuyentes
de la lluvia ácida (aproximadamente una tercera parte del total en Norteamérica).

El óxido nitroso (N2O), aunque presente en pequeñas cantidades, es un gas de


invernadero potente. Se estima que contribuye al calentamiento del globo en un 5 %.
Normalmente también es un consumidor del ozono estratosférico. Irónicamente, está, en
la actualidad, ayudando en la problemática con su interrupción en la destrucción
catalizada por cloro(de los clorofluorocarbonos) del ozono. Sin embargo, posee un tiempo
de residencia en la atmósfera de hasta 150 años. A medida que los compuestos de cloro
en la estratósfera disminuyen, el óxido nitroso será un consumidor importante de ozono.

El equipo de refinería que ha sido identificado como fuente importante de emisiones de


óxido de nitrógeno son los calentadores/calderas, regeneradores de la unidad de craqueo
catalítico de fluido (UCCF) y las calderas de servicio con combustible de carbón.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 50


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

8.1 Tecnologías NOx


La generación de NOx combustible es una función del contenido de nitrógeno en la carga,
el aire en exceso y la distribución entre el aire de combustión primario y secundario. El
NOx térmico está gobernado por la disponibilidad de oxígeno, temperatura, presión y
tiempo de residencia. El diseño del equipo y las características del combustible determina
qué tipo de NOx prevalecerá. Por lo tanto, también determina qué factores se deben
controlar para reducir las emisiones de NOx.

En general, un combustible más ligero produce menos emisiones NOx, si las demás
variables permanecen iguales. Una excepción, sin embargo, son los combustibles ricos
en hidrógeno. Altas concentraciones de hidrógeno generan temperaturas de flama
mayores.

Las emisiones de óxido de nitrógeno están típicamente controladas en la fuente de


combustión - el quemador - o a la salida del calentador - el gas de combustión. En teoría,
la tercera opción sería desnitrogenizar el combustible. Sería extremadamente caro ya que
requeriría un hidrotratamiento severo de residuo. Además, sólo el NOx combustible se
reduciría mediante esta opción.

Las tecnologías de combustión incluyen los quemadores de bajo NOx, combustión de aire
en etapas y la recirculación de gas de combustión. Los tratamientos del gas de
combustión que se están popularizando son la reducción sin catalizadores selectiva y la
reducción catalítica selectiva (RSCS y RCS, respectivamente).

Esta sección describe cada uno de éstos procesos en términos generales y proporciona
ejemplos de los procesos catalíticos. Las tecnologías en desarrollo también son
mencionadas.

Los quemadores de bajo NOx ayudan a reducir el NOx combustible y térmico mediante
la disminución de las temperaturas de la flama y las concentraciones de oxígeno. Los
quemadores de bajo aire en exceso están diseñados para operar a 0.5-1.5 % de oxígeno
en exceso. Pueden alcanzar 10-25 % en la reducción de NOx y mejorar las eficiencias de
combustión. Sin embargo, son más efectivos en calentadores con quemador sencillo,

51 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

puesto que el control de aire es más difícil en unidades de quemador múltiple. No son tan
efectivos si el aire de combustión se suministra mediante tiro natural. La operación a
estas bajas concentraciones de oxígeno en exceso puede generar un aumento en las
emisiones de monóxido de carbono. Algunas pruebas han mostrado que a un oxígeno en
exceso de 4 %, los niveles de monóxido de carbono fueron esencialmente cero: a 2 % de
oxígeno en exceso, 40 ppmv.

La inyección de vapor con el combustible ayuda a reducir NOx. Cierto grado de


enfriamiento de la flama es obtenido, pero el impacto principal parece ser que el vapor se
disocia en oxígeno e hidrógeno, por consecuencia aumentando la concentración de
agentes de reducción. Esta técnica se usa frecuentemente con las turbinas movidas por
gas.

Los quemadores de aire en etapas inyectan todo el combustible en la boquilla menos una
cantidad subestoquiométrica de aire primario de combustión. El combustible se quema
parcialmente y el nitrógeno forma amoníaco, ácido cianhídrico y óxido de nitrógeno, que
subsecuentemente se reducen a nitrógeno elemental. La temperatura máxima de la flama
es menor debido a la combustión incompleta y el retromezclado de los productos de
combustión en el quemador reduce aún más la temperatura y la concentración de
oxígeno. El aire secundario se agrega para terminar la combustión. Estas unidades no
son caras y se usan con frecuencia en calentadores e incineradores. Eficiencias en la
reducción de NOx de 40-65 % se han obtenido. La principal desventaja de este tipo de
quemador es que las flamas son más largas y amplias que las de los quemadores
convencionales. Esto puede producir choques de flama y esfuerzos térmicos.

Los quemadores de combustible en etapas utilizan el principio contrario. Todo el aire se


inyecta en el quemador, pero sólo una porción del combustible. La combustión es
reducida, conduciendo a temperaturas bajas y bajos NOx térmicos. El combustible
restante se inyecta en la zona secundaria. Ahí, los productos de la combustión incompleta
(zona primaria) disminuyen la temperatura máxima de la flama. Además, la concentración
de oxígeno se reduce en ese punto. Los quemadores de combustible en etapas
proporcionan mejor reducción NOx que los de aire en etapas (hasta 50-70 % versus 40-
65 %) y la flama es mas corta.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 52


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Los costos de los cambios dependen de la cantidad de modificaciones requeridas, por


ejemplo quemadores, refractario, controles adicionales, etc.

Los siguientes artículos proporcionan una explicación amplia del efecto del diseño del
quemador sobre las emisiones de óxido de nitrógeno:
- Burner Design Parameters for Flue Gas NOx Control, por R. Martin de Johb Zink
Company, sin fecha.
- Combustion and Industrial Burner Application and Design, distribuído por John
Zink Company, sin autor y sin fecha.

La combustión de aire en etapas utiliza el mismo principio que el quemador de aire en


etapas, con la excepción de que el aire secundario es inyectado en la cámara de
combustión. Por lo tanto, los quemadores operan en una región rica en combustible y la
cámara de combustión en una región pobre en combustible. Esto se puede lograr
mediante la instalación de orificios de inyección de aire arriba de la línea superior de
quemadores para operar (aire sobrefuego); usando la fila superior de quemadores como
orificios de inyección de aire (es decir, sin combustible); seleccionando a algunos
quemadores para operar ricos en aire y otros ricos en combustible (combustión
preferencial).

Reducciones de 60-70 % del NOx se pueden obtener en unidades que queman gas, 40-
50 % en servicios que queman carbón o aceite. Las dimensiones de la cámara de
combustión y/o el número de quemadores pueden hacer que los costos de las
renovaciones sean muy altos.

La recirculación de gas combustible implica que se recircule una parte del gas de
combustión de nueva cuenta a la garganta del quemador. Estos disminuye la temperatura
máxima de la flama. Si la cantidad recirculada aumenta la producción de NOx disminuye.
Sin embargo, la estabilidad de la flama y el rendimiento térmico también disminuye. Los
ritmos de recirculación se limitan a 15 % para unidades quemadoras de gas y 10-12 %
para las que queman aceite destilado. Es una técnica bastante efectiva para reducir NOx
térmico (hasta 70-80 %), por lo que generalmente se instala en unidades de combustible
de gas o de aceite destilado. Las unidades quemadoras de carbón o aceite combustible

53 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

pesado tienden a generar NOx combustible y la recirculación de gas de combustión sólo


logra mejoras limitadas en la reducción total de NOx (hasta un 10 %).

Los costos capitales y de operación para esta tecnología pueden ser bastante altos,
especialmente para renovaciones. El calentador debe usar aire de tiro forzado. Otros
factores por considerar son ductos adicionales, ventiladores, instrumentación y la
disposición de espacio.

La reducción selectiva sin catalizadores utiliza amoníaco o un reactivo de urea para


combinarse con el NOx y formar una sal intermedia de amonio, que se descompone en
nitrógeno elemental y agua. La inyección ocurre en la cámara de combustión o en el
ducto del gas de combustión. Se requieren altas temperaturas óptimas: 870-950 C para el
amoniaco; 540-1040 C para la urea. (Note que el proceso DeNOx de la Exxo puede
operar a temperaturas mayores). A temperaturas mayores el amoniaco/urea reacciona
preferencialmente con el oxígeno para formar óxido nítrico. A temperaturas menores el
ritmo de reacción disminuye y altas cantidades de amoniaco se escapan por la chimenea.
El sulfato y bisulfato de amonio se forman cuando el amoniaco reacciona con el trióxido
de azufre. El bisulfato se puede incrustar y corroer el equipo de recuperación de calor
corriente abajo. Cualquier cloruro en el combustible reacciona con el amoniaco para
formar cloruro de amonio, que origina un penacho visible de gas de combustión.

Día a día se realizan más estudios de investigación sobre la eficiencia de la inyección de


urea puesto que es menos riesgoso su manejo cuando se compara con el del amoniaco.
Un proceso de dos etapas que usa urea en el primero y metanol en el segundo esta en
estudio.

Cuando se compara con los controles antes mencionados, la reducción selectiva sin
catalizador es considerablemente más cara.

La reducción selectiva catalítica utiliza el mismo principio, con un catalizador para que
disminuya las temperaturas a los niveles requeridos. Las temperaturas de operación
dependen de los catalizadores seleccionados pero son del orden de 200-500 C. Arriba de
la temperatura óptima, el amoniaco se oxida para formar NOx, nitrato de amonio o nitrito

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 54


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

de amonio. El catalizador frecuentemente se coloca corriente arriba del economizador.


Los catalizadores son fabricados en forma de pelotillas, alveolos, anillos y platos de arista
paralela. Las composiciones varían desde zeolitas y compuestos cerámicos hasta óxidos
metálicos (titanio, vanadio y platino). Los catalizadores de óxido de titanio y zeolíticos
resisten los efectos venenosos del dióxido de azufre. Sin embargo, el ácido hidroclórico,
los metales alcalinos y el arsénico pueden dañar al catalizador.

Las partículas se pueden eliminar mediante el soplado del hollín o el lavado con agua. En
los servicios con cantidades grandes de polvos se prefieren arreglos de catalizadores de
flujo paralelo.

Los catalizadores alveolares tienden a presentar mayores caídas de presión que los
catalizadores de tipo de plato, pero su mayor área de superficie representa un volumen
menor, esto es útil si el espacio disponible es un problema.

La reducción selectiva catalítica es un método sumamente efectivo en la reducción de


NOx. Sin embargo, también es uno de los más caros. Los costos pueden variar
considerablemente y dependen del sitio. Los componentes principales de los costos
requeridos son los catalizadores y la instrumentación de control. Los costos de operación
son también altos.

La Figura 3 muestra ejemplos de la tecnología antes mencionadas. La Tabla 6 sumariza


las eficiencias, costos relativos y aplicaciones de éstas tecnologías.

La Alzeta Corporation (Santa Clara, California) ha producido un quemador que consiste


de una matriz porosa de fibras cerámicas sobre un apoyo de acero inoxidable. El gas de
combustión pasa hacia el interior y se difunde entre las fibras y se quema sobre la
superficie externa. Las temperaturas de la flama son de aproximadamente 980 C, en
lugar de las normales del orden de 1650 C. Instalado en una caldera de tubo de agua por
Zurn Industries (Erie, Pennsylvania), las emisiones NOx se redujeron a 9 ppm.

La Exxon Research and Engineering ha desarrollado el proceso térmico De-NOx. Este es


un proceso sin catalizador que implica la inyección de amoniaco para producir agua y

55 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

nitrógeno. (También reacciona para formar NOx y agua). Algo de amoniaco - llamado
desprendimiento - pasa sin reaccionar. Es posible mantener éste a menos de 10 ppm si
los inyectores se ubican apropiadamente para maximizar la mezcla de gas de
combustión. Las reacciones se realizan a un nivel de temperatura de 870-1200 C.
Mediante la inyección de hidrógeno con el amoniaco la reacción puede llevarse a cabo a
temperaturas menores que 700 C. Los resultados obtenidos en un número de
calentadores e incineradores indican eficiencias de reducción de NOx de 50-85 %.

Los costos de instalación y operación se comparan favorablemente con aquéllos de otras


tecnologías de reducción de NOx. Los posibles problemas son el rango relativamente
estrecho de temperatura, tiempo de residencia mínimo y requerimientos de mezclado.
Aunque normalmente se usa amoniaco, algunas refinerías están evaluando la inyección
de urea, puesto que traería más flexibilidad y permitiría el uso de la tecnología en las
chimeneas del regenerador CCF y del calentador.

La Applied Utility Systems (Santa Ana, California) ha registrado un proceso que usa una
solución 5 % acuosa de urea con inyección en etapas múltiples para mejorar la extracción
de NOx y reducir la formación de productos secundarios. Las temperaturas de operación
son 980-1040 C. Pruebas a gran escala en calentadores de servicio mostraron una
reducción de 60 % en las emisiones de NOx.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 56


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

57 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 58


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

59 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 60


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

61 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Tabla 6

UNA COMPARACION DE TECNOLOGIAS DE REDUCCION DE NOx

Tecnología Eficiencia Costo Aplicación


% Relativo

+
Reducción 50-90 Alto Turbinas de gas
Selectiva Calderas
Catalítica Calentadores
Regeneradores UCCF

Reducción 30-80 Medio Calderas


Selectiva Calentadores
No Catalítica Calderas CO

+
Modificaciones10-50 Medio Por lo menos uno
de Combustión a de estos puede
Recirculación Bajousarse en cualquier
gas de combustión unidad
Combustión etapas
Quemadores bajo NOx

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 62


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

La compañía Mitsubishi ha estado muy activa en el campo de la reducción selectiva con


catalizadores. Ha desarrollado un catalizador cerámico alveolar (80 % óxido de titanio, mas
algo de trióxido de tungsteno y pentóxido de vanadio). La inyección de amoniaco es
controlada mediante la medición del "desprendimiento" de amoniaco, que se diseña a 5-10
ppm. Tanto el amoniaco anhidro como el acuoso se puede inyectar. Si se inyectan como
líquidos, debe haber suficiente espacio corriente arriba para la vaporización y el mezclado.
El oxígeno en exceso en el gas de combustión debe ser 1 % o más. El rango normal de
temperatura de operación es 320-400 C. Con combustibles bajos en azufre el rango se
puede ampliar a 205-415 C. Manteniendo la entrada a la cámara del catalizador arriba de la
temperatura que se requiere para que el trióxido de azufre forme bisulfato de amonio, se
evita que el catalizador se incruste. Además, el óxido de titanio tiende a reaccionar menos
con el trióxido de azufre que los catalizadores a base de alúmina iniciales.

El óxido de titanio promueve la conversión del dióxido de azufre en trióxido de azufre, el


cual a su vez conduce a la depositación de bisulfato de amonio. Esto puede ser
controlado mediante el uso de un catalizador modificado especialmente diseñado para
reducir la oxidación de dióxido de azufre en trióxido de azufre.

El catalizador puede ser instalado en módulos ya sea horizontalmente o verticalmente.


Para flujos con niveles altos de partículas, se usa un arreglo vertical. El espacio puede ser
un problema en caso de renovaciones. La caída de presión se controla mediante el ajuste
de la separación del alveolo y de la velocidad del gas. Las caídas de presión normales de
diseño son menores de 75 mm de columna de agua.

Entre los contaminantes del catalizador se encuentran el sodio, potasio y otros metales
alcalinos, calcio y arsénico. La sinterización del catalizador ocurre arriba de 415 C. (Note
que la compañía filial en EE. UU. de la Mitsubishi, Cormetech, establece el rango de
operación del catalizador como 200-450 C). Las partículas y los bisulfatos de amonio se
pueden remover con aire comprimido durante paros o con el soplado del hollín durante
operaciones normales. Los depósitos de bisulfato de amonio en equipo corriente abajo
pueden ser lavados con agua. La vida del catalizador es normalmente de 3-5 años para
combustiones con carbón y 5-10 años para combustiones con gas o aceite. El catalizador
puede ser reciclado para usarse en pigmentos de pinturas, etc.

63 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Ciertas pruebas han demostrado que las corrientes con óxidos de azufre de hasta 3300
ppm y óxidos de nitrógeno de 130-180 ppm se pueden tratar. La eficiencia de extracción
de NOx fue normalmente alrededor de 80 % (a 3300 ppm de SOx, 57 %). El fabricante
afirma eficiencias de hasta 90 % y, si la vida del catalizador se reduce, 95 %. Los datos
presentados en la literatura mostraron eficiencias de extracción alrededor de 80-85 %
para unidades quemadoras de aceite o gas. Las unidades quemadoras de carbón
tuvieron eficiencia menores - 28-50 %. Las eficiencias de extracción de NOx en unidades
quemadoras de aceite no fueron afectadas por las altas concentraciones de SOx, de
hasta 1850 ppm. Un resultado de prueba mostró una extracción de NOx de 57 % durante
el tratamiento de un gas de combustión con 3300 ppm de SOx.

La Norton Chemical Process Products ha desarrollado una patente de catalizador a base


de zeolita para la reducción selectiva catalítica, que no es afectado por los componentes
de azufre y que opera a temperaturas arriba de 480 C. Se mencionan extracciones de
NOx mayores de 90 %.

El Gas/Spec Technology Group de la Dow Chemical (Houston, Texas) está llevando a


cabo un estudio piloto de un proceso de lavado húmedo para la extracción de NOx. Las
pruebas de campo en gases de combustión reales (112 ppm NO, 650 ppm SO2)
redujeron en un 80 % las emisiones.

La Universidad de Queensland (Australia) está estudiando un proceso que usa un


absorbente con mezcla de óxidos de sodio, cobalto y fierro. El óxido de sodio reacciona
con los óxidos de nitrógeno, los óxidos de cobalto y fierro aparentemente actúan como
catalizadores. Las altas temperaturas de operación de 400 C resultan efectivas. El
absorbente es completamente regenerable, mediante el uso de un proceso de calcinación
a 700 C.

El grupo Osaka Gas/Catalysts y Chemicals/Kobe Steel, del Japón, han desarrollado un


catalizador de hexa-aluminato substituido con manganeso que permanece activo por un
tiempo considerable a temperaturas de 1000-1300 C. Es por lo tanto más útil que los
catalizadores de metales preciosos actualmente usados en las turbinas de gas. En el
mismo servicio, Catalytica (Mountain View, California) está desarrollando un catalizador

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 64


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

de metal precioso que puede operar a 1300 C. Ciertas pruebas han indicado que
emisiones NOx bajas de 1 ppm se pueden lograr.

8.2 Calentadores y Calderas del Proceso


Se recomienda que todos los calentadores, calderas y las calderas que trabajan a base
de carbón, nuevos del proceso, cumplan con las siguiente especificaciones de emisiones
NOx:
Carbón 150 ng/J de aporte de calor
Aceite combustible pesado 110 ng/J
Aceite combustible ligero 50 ng/J
Gas 30 ng/J

Se recomienda que los calentadores y calderas existentes sean renovadas para cumplir
con las especificaciones de emisión dentro de un período de siete años.

El cambio de combustible por un aceite combustible pesado con objeto de cumplir con las
especificaciones de emisión no es recomendable. El cambio de combustible por un
combustible más pesado, por razones económicas, sólo debe permitirse en áreas que
cumplen consistentemente con las especificaciones del aire ambiente tanto del ozono
como la de los óxidos de nitrógeno.

Cierto mejoramiento en las emisiones Nox se puede lograr a través de una vigilancia
estricta de los procedimientos de combustión. Las mediciones del exceso de aire se
deben tomar frecuentemente en todos los calentadores (si no se vigila automáticamente)
y todos los calentadores deben ajustarse a excesos de aire lo más bajo posible, sin
causar inestabilidad en la flama o niveles elevados de emisiones de monóxido de
carbono.

Cuando se escoge una tecnología de reducción NOx es necesario considerar lo siguiente:


- ¿El combustible promueve la generación de NOx combustible o NOx térmico? Los
combustibles de gas y destilado favorecen la generación de NOx térmico, carbón y
aceite combustible pesado principalmente NOx combustible. La recirculación de
gas de combustión no afecta al NOx combustible. Los quemadores de bajo NOx

65 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

son muy efectivos para quemar gas. Para las plantas que queman aceite la
reducción selectiva parece ser necesaria.
- ¿El calentador tiene aire de combustión de tiro forzado o tiro natural? Los
quemadores de bajo NOx y la recirculación de gas de combustión requieren de
tiro forzado.
- ¿Qué espacio está disponible para renovaciones? Esto es de verdadera
importancia para el proceso de reducción selectiva catalítica, la recirculación de
gas de combustión y, a menor grado, la reducción selectiva sin catalizadores.
- ¿Varios calentadores pueden usar una tecnología común? La reducción selectiva
catalítica puede instalarse en un ducto común de gas de combustión. Es más
difícil con la reducción selectiva sin catalizadores debido al rango de temperatura
más estrecho, pero es aún posible.
- ¿Los perfiles existentes de temperatura de gas de combustión conducen
directamente a la instalación de tecnologías de reducción selectiva catalítica y no
catalítica? La presencia (o ausencia) de calentadores y economizadores de calor
residual del gas de combustión puede hacer más difícil la colocación de estas
tecnologías de reducción selectiva.

Un estudio a todo lo ancho de la industria de refinación petrolera de calentadores y


calderas demostró que ninguna de las tecnologías puede lograr las metas de emisión de
NOx en la mayoría de los casos. La efectividad de los costos de cada tecnología se
necesita determinar y, utilizando ésta como criterio de selección, no se agregan
tecnologías posteriores sino hasta que los objetivos de NOx sean superados.

8.3 Turbinas y Motores


Se recomienda que los motores nuevos de combustión estacionaria cumplan con un ritmo
de emisión NOx de 9 ppmv para equipo de gas o aceite combustible mediante la
instalación de tecnología avanzada de reducción NOx. Si esto resulta inapropiado para la
unidad en cuestión las siguientes especificaciones se deben cumplir:
Unidades de gas combustible 25 ppmv NOx
Unidades de aceite combustible 42 ppmv NOx

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 66


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Se recomienda que los motores nuevos reciprocantes de compresión de gas combustible


cumplan con un ritmo de emisión de 6 g NOx/kW.

La reducción selectiva catalítica y la reducción selectiva no catalítica son tecnologías que


se pueden usar para controlar las emisiones NOx. Estas dos tecnologías operan
normalmente a condiciones mucho más frías que las temperaturas de 1300 C usadas en
las turbinas de gas. Por lo tanto, el equipo tendría que colocarse corriente abajo de un
enfriador de gas de combustión. Como se mencionó anteriormente, catalizadores que son
adecuados para estas temperaturas elevadas se están desarrollando.

8.4 Regeneradores CCF


Los regeneradores de la unidad de craqueo catalítico han sido identificados como la
fuente principal sin combustión de NOx dentro de una refinería.

Se recomienda que las refinerías instalen medidas de control que reduzcan las emisiones
NOx de los regeneradores UCCF por lo menos en un 50 %.

La reducción selectiva catalítica y no catalítica son posibles opciones. El tipo de tecnología


determina la ubicación de la unidad.

La reducción selectiva no catalítica resulta adecuada corriente abajo de un calentador CO.


Para unidades CCF que no están equipadas con calentadores CO, la urea sería un aditivo
superior al amoniaco por ofrecer un rango de operaciones de temperatura más adecuado.
(Las temperaturas óptimas para la inyección de amoniaco superan los límites
metalúrgicos de la mayoría de los regeneradores)

Las unidades de reducción selectiva catalítica se deben instalar corriente abajo de un


calentador de calor residual.

Los fabricantes de este tipo de equipo deben ser consultados respecto a los rangos
apropiados de temperatura y presión de sus procesos y catalizadores.

67 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Ciertas pruebas han demostrado que los niveles de emisión NOx son afectados por el uso
de un promotor de la combustión CO. La regeneración sin fomento tiende a producir NO2,
en tanto que la combustión CO fomentada produce más NO. Algunas pruebas en una
unidad CCF mostraron una reducción grande en las emisiones NOx cuando pasaron del
método sin fomento a la combustión completa CO. (Note que no se registró dato alguno
para el método parcial). Las demás UCCF de la refinería misma mostraron un incremento
en NOx cuando se pasó a una combustión completa de una parcial. Esto fue atribuido a
que la fase diluida es más caliente y a concentraciones CO esencialmente cero en el
método de combustión CO completa. (El monóxido de carbono reacciona con el NO y
NO2 y forma nitrógeno u óxido nítrico más dióxido de carbono. Puesto que una
combustión CO completa produce niveles muy bajos de CO y muy altos de CO2, el
principio de Le Chatelier establece que la reacción será forzada en sentido inverso - para
producir NOx). Nótese que no hubo datos en relación al método sin fomento de
combustión de CO.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 68


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

9.0 HIDROCARBUROS (COV, TOXICOS)


Además de ser uno de los precursores de la producción de ozono (véase la sección 7.0)
los hidrocarburos poseen otras amenazas. Varios, como el benceno, se sabe o sospecha
son cancerigenos. Otros han sido asociados con desórdenes en el sistema nervioso, por
ejemplo el hexano. Además, son una fuente de olores.

El término "carbonos orgánicos volátiles" (COV) se refiere a todos los hidrocarburos con
presiones de vapor reales mayores de 0.035 bars, pero con frecuencia se excluye al
metano. Esta sección de la guía no hace esta distinción. Todos los hidrocarburos en el
aire son considerados.

9.1 Emisiones Fugaces


Las emisiones fugaces son escapes descontrolados o intencionales de hidrocarburos.
Incluyen fugas a través de vástagos de válvula, bridas, sellos de bomba y compresor,
montajes, puntos de muestreo, válvulas de alivio de presión (que descargan a la
atmósfera), enfriadores de aire y torres de enfriamiento donde la fuga de hidrocarburos
hacia los intercambiadores es descargada a la atmósfera. La lista también incluye la
evaporación de depósitos de superficie y de las instalaciones para el tratamiento de agua
residual. Este documento, sin embargo, sólo considera las categorías iniciales - fugas del
equipo de proceso.

Cada pieza individual del equipo de proceso, también llamado componente, exuda a un
ritmo muy bajo. El problema resulta ser el número de componentes involucrados. Aún una
refinería simple tiene cientos, sino es que miles, de válvulas, bridas, sellos, etc. Si se
considera el total, las emisiones fugaces pueden acumular un número significante. Se ha
estimado que el 40-50 % de las emisiones de hidrocarburos de refinería son emisiones
fugaces del equipo de procesamiento. Estas fugas resultan de un mantenimiento pobre o
tardío, material impropio de empacamiento para las condiciones y el material involucrado,
y el uso y desgaste general del equipo.

Una amplia variedad de hidrocarburos volátiles se encuentra en las emisiones fugaces.


Véanse en la Tabla 7 algunas composiciones típicas.

69 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Tabla 7
ANALISIS TIPICOS DE FLUJOS DE EMISION DE HIDROCARBUROS FUGACES

A B C D E
Metano, % peso 28.6 3.3 13.3 2.9
Etano 5.8 1.2 5.6 4.1 1.7
Propano 11.5 3.7 16.0 90.4 5.9
Propeno 0.1 8.8 5.1
n-Butano 18.3 8.1 23.2 14.3
iso-Butano 7.4 0.8 10.0 0.4 4.5
Buteno 1.2
n-Pentano 7.7 11.1 7.6 12.0
C5 Isómeros 7.8 6.6 8.6 10.1
Hexano 3.4 11.0 4.6 11.9
C6 Isómeros 1.6 5.5 1.0 12.2
Ciclohexano 0.1 0.5
Heptano 1.4 8.5
C7 Isómeros 0.8 4.1 0.1
C7 Cicloparafinas 0.2 1.1 16.9
Octano 1.8 12.0
C8 Isómeros 0.4 2.8
C8 Cicloparafinas 0.1 5.2
Nonano 0.6 3.9
C9 Isómeros 0.5 3.1
C9 Cicloparafinas 0.1 0.8
n-Decano 0.8 5.1
C10 Isómeros 0.3 1.9
Benceno 0.1 0.5 2.4
Tolueno 0.5 3.0
Xileno Isómeros 0.2 1.3

A Tubería y bridas de válvula


Evaluación de ingeniería de datos de prueba

B Sellos de bomba - combinados


Evaluación de ingeniería de datos de prueba

C Sellos de compresor
Información basada en datos de estudios combinados, análisis GC/MS de muestra de gancho
tomada en la fuga

D Válvulas de alivio - gas licuado de petróleo


Información basada en datos de estudios combinados, evaluación de ingeniería de datos de
literatura

E Drenajes cubiertos y fosas de separador


Información basada en separadores API y pruebas de emisión de hidrocarburos de los drenajes de
proceso de cinco diferentes refinerías

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 70


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

9.1.1 Programa Regulador Típico de las Emisiones Fugaces


Los gobiernos están aumentando la presión en la industria de refinación de petróleo para
reducir éstas pérdidas. Se ha estimado que el impacto de las emisiones fugaces es 10-40
veces mayor que el impacto resultante de una cantidad igual de emisiones de una
chimenea.

Muchas jurisdicciones han adoptado programas de control para las emisiones fugaces.
Aunque los detalles varían, la mayoría de los programas contienen estos elementos:
- La definición de una fuga como el valor límite de 10 000 ppmv de hidrocarburos,
analizado con el uso de un instrumento y sonda portátil en las áreas de posible
fuga de un componente.

Algunas jurisdicciones han considerado 10 000 ppmv como una fuga mayor y 1-10
000 como una fuga menor. Después de aproximadamente un año la definición de
fuga se reduce, las cantidades comúnmente consideradas son 1 000 y aún 500
ppmv. Las fugas de dispositivos de alivio de presión se definen algunas veces a
200 ppmv.
- Todos los componentes mayores se deben identificar físicamente mediante
etiquetas para los fines de inspección, reparación y/o reemplazamiento. Todos los
componentes menores se deben identificar en planos de tuberías de proceso.
- Inspeccione todos los componentes accesibles mayores por lo menos una vez
cada turno de 8 horas. Todos los componentes accesibles se deben inspeccionar
mensualmente, usando un instrumento de evaluación. Las válvulas de alivio de
presión que descargan se deben inspeccionar cada dos semanas.
- Los componentes que permiten fugas se deben reparar dentro de un tiempo
específico (en la mayoría de los casos 15 días), con el intento inicial de reparación
en los primeros 5 días. Algunas jurisdicciones requieren pruebas del componente
inmediatamente después de la reparación para asegurar que no hay fugas. Los
componentes que no se pueden reparar cuando la unidad está en producción, se
deben reparar en el siguiente paro. (Suponiendo que la mayor parte del beneficio
se deriva de una reparación rápida de cualquier fuga, se estima que un programa
de inspección del buen funcionamiento y mantenimiento puede reducir emisiones
fugaces en un 50-70 %).

71 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

- Después de una etapa de desarrollo de 2-3 años, durante la cual los programas
de detección de fugas y reparación se establecen y perfeccionan, la última fase
del programa regulador entra en efecto. En esta etapa la definición de una fuga es
500 ppmv. Un programa relacionado que vigile los resultados y la frecuencia es
instituido. La disminución del porcentaje de componentes fugándose, disminuye la
frecuencia en la inspección. En el mejor caso - menos de 0.5 % fugándose en 3
de los últimos 4 períodos de inspección - las inspecciones deben ser anuales.
En el peor caso - más de 2 % fugándose, durante dos períodos de vigilancia
consecutivos - la refinería debe realizar pruebas mensuales y si eso no lleva al
cumplimiento del criterio de frecuencia de fugas, la refinería debe iniciar un
Programa de Mejoramiento de la Calidad.
- El Programa de Mejoramiento de la Calidad es un procedimiento extremadamente
rígido que requiere que la refinería instituya estándares mínimos de diseño,
especificaciones de compras, pruebas de referencia, procedimientos de
mantenimiento y de auditoría y el reemplazamiento de 20 % de los componentes
afectados por año con tecnología de baja emisión.

9.1.2 Cooperación Industria-Agencia Reguladora


Con objeto de asegurar que la legislación nueva en ésta área sea realista, es altamente
recomendable que los refinadores trabajen con las agencias reguladoras apropiadas para
establecer los niveles de desempeño que se deben lograr dentro de un período
determinado. Las agencias necesitan tener conocimiento de la magnitud del problema y
las posibles soluciones para que el programa se cumpla, sea efectivo en materia de
costos y coloque la prioridad apropiada en el problema.

Los refinadores deben ayudar a las agencias a establecer un código de práctica que
describa los procedimientos de inspección, análisis y de información. Donde sea
necesario, estos procedimientos deben ser equivalentes con aquéllos que son aplicables
en otras industrias con el objeto de eliminar injusticias. También, se debe tener cuidado
cuando se usan datos de otras industrias. Por ejemplo, debido a la naturaleza de sus
productos, las plantas petroquímicas están mucho más estrechamente controladas (es
decir, menos emisiones fugaces) que las refinerías típicas.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 72


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Se recomienda que una refinería voluntariamente instituya un programa de control de


emisiones fugaces. Es un procedimiento que requiere de mucho personal,
particularmente al principio. La experiencia pasada en otras jurisdicciones ha demostrado
que el período de tiempo establecido por las agencias reguladoras para establecer tal
programa no permite que se desperdicio mucho tiempo.

La experiencia ha mostrado que la falta de datos de la planta hace más difícil el


establecimiento de guías efectivas.

Los beneficios de tal programa son el incremento en la seguridad de la planta, reducción


de riesgos a la salud por la exposición a compuestos químicos tóxicos y el valor que ya no
se pierde del producto.

9.1.3 Número de Componentes


El primer elemento de un programa de control es la determinación del número de
componentes. Esto se puede hacer de varias formas, dependiendo del grado deseado de
exactitud. Un conteo preciso de las bombas y los compresores se hace fácilmente de las
listas de equipo o los registros de mantenimiento, junto con los tipos de sellos usados.

Para obtener una estimación del número de válvulas, bridas, drenajes, etc., es difícil y
consume bastante tiempo. Aparte de la simple conjetura, el método menos exacto, pero
más rápido es determinar estos valores para unidades selectas dentro de la refinería y
multiplicarlos por los números de unidades. Una variación de éste método, algunas
asociaciones petroleras se reparten la carga del trabajo: varias refinerías hacen conteos
exactos para las unidades de crudo, otras para las UCCF, otras más para los
reformadores, y así. Con éste método factores promedio por componente se calculan.

El procedimiento más exacto es hacer un conteo de componente a componente para


cada unidad dentro de la refinería. Si se disponen, los planos de construcción - siempre y
cuando no sean obsoletos - se pueden usan.

Se recomienda que esta información se almacene en computador. Los componentes se


deben clasificar de acuerdo al tipo, fabricante, tamaño, y la metalurgia / temperatura /

73 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

presión de su servicio. Por ejemplo, las válvulas se deben clasificar de acuerdo al tipo
(compuerta, bola, macho, etc.), más detalles acerca del vástago de la válvula
(ascendente, fijo, etc.) y empacamiento. Un registro de la historia de mantenimiento se
debe guardar. Las composiciones típicas de vapor se deben registrar.

Con la creación de un banco electrónico de datos permite a la refinería vigilar qué tipos de
equipo son más adecuados para servicios específicos de refinería. Existen disponibles
programas de paquete para computador. Uno que parece ser bastante satisfactorio se
denomina POSSEE (Plant Organizational Software System for Emission from Equipment).

9.1.4 Factores de Emisión


La determinación de la cantidad de hidrocarburos que se escapan como emisiones
fugaces de un componente es un problema vigente. Obviamente, a medida que el
componente se gasta el ritmo aumenta. Esta sección no considera las pruebas de rutina.
Existe una variedad de factores que pueden usarse para estimar el ritmo de la pérdida
fugaz. Estos se discuten en orden ascendente de complejidad y exactitud teórica.

La selección del factor influencía la estimación final. Existe una opinión general de que
los números de emisión declarados en la actualidad son exagerados.

Un conjunto de factores frecuentemente vistos en la literatura son los valores ISOMQ


(Industria Sintética Orgánica de Manufacturación Química), originalmente desarrollados
en tres refinerías de petróleo. La industria petrolera en los Estados Unidos ha producido
otro conjunto análogo. Dependiendo del tipo de componente y del servicio de
hidrocarburo, los últimos factores varían de 20 % a 325 % de los ritmos ISOMQ
correspondientes. Un estudio de compuestos químicos específicos descubrió que la
medición directa da resultados una orden de magnitud menor que la de los valores
ISOMQ. Esto no se hace para implicar que un conjunto es más exacto que cualquier otro,
sino más bien para ilustrar la necesidad del uso de factores apropiados.

Los factores mencionados en el párrafo anterior están basados en una mezcla de


condiciones promedio para cada componente. Una cierta porción de los componentes se
considera que tienen fugas. Legislación inicial y la determinación de los factores

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 74


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

consideraron que 10 000 ppmv en el aire circundante, medido por un detector, constituye
una fuga. Suponiendo que el factor apropiado es escogido, las emisiones generales para
ese tipo de componente es el factor multiplicado por el número de componentes.

Una refinación del método es el uso de factores fuga/no fuga. Para éste método, y los
subsecuentes, es necesario tener datos de inspección para cada componente en la forma
de una lectura de detector de hidrocarburo. Los componentes de fuga (más de 10 000
ppmv medidas) reciben un factor mientras que los no fugaces reciben otro.

Un paso más es el uso de factores de emisión estratificada. En esta opción, la categoría


no fugaz se divide en dos subcategorías: 0-1000 ppmv y 1001-10 000 ppmv.

La Tabla 8 proporciona factores para estimar las emisiones fugaces. Estos son sólo
valores típicos. Existen algunos puntos débiles obvios que todavía no se han mencionado.
No se toma en cuenta el tamaño del equipo, las condiciones físicas (presión, temperatura,
material), la edad del componente. Además, los componentes sin fuga reciben un ritmo
de emisión definitivo, sin importar el hecho de que en muchos casos no emiten ningún
material, por ejemplo, una válvula de alivio equipada con discos de ruptura.

Se recomienda que los factores específicos de sitio se usen cuando se tengan


disponibles.

75 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

TABLA 8 FACTORES DE EMISIONES FUGACES PARA EQUIPO DE REFINERIA


kg/h/fuente

Equipo Fluido Tipo Promedio No Fuga Fuga 0-1K ppmv 1K-10K > 10K
ppmv ppmv
Válvula Gas General 0.026761 0.002393 0.215835 0.000674 0.007832 0.215835
Válvula Gas Comp'rta 0.026761 0.002393 0.215835 0.000674 0.007832 0.215835
Válvula Gas Bola 0.000896 0.000080 0.007230 0.000022 0.000262 0.007230
Válvula Gas Tapón SL 0.027698 0.002477 0.223390 0.000698 0.008106 0.223390
Válvula Gas Globo 0.048305 0.004319 0.389583 0.001217 0.014138 0.389583
Válvula Gas Mariposa 0.041882 0.003745 0.337783 0.001055 0.012258 0.337783
Válvula LíqLi General 0.010886 0.002651 0.130773 0.001953 0.014794 0.130773
Válvula LíqLi Comp'rta 0.010886 0.002651 0.130773 0.001953 0.014794 0.130773
Válvula LíqLi Bola 0.000364 0.000088 0.004380 0.000065 0.000495 0.004380
Válvula LíqLi Tapón SL 0.011267 0.002744 0.135351 0.002022 0.015311 0.135351
Válvula LíqLi Globo 0.019649 0.004786 0.236047 0.003526 0.026703 0.236047
Válvula LíqLi Mariposa 0.017036 0.004150 0.204661 0.003057 0.023152 0.204661
Válvula LíqPes General 0.000231
Válvula LíqPes Comp'rta 0.000231
Válvula LíqPes Bola 0.000007
Válvula LíqPes Tapón SL 0.000239
Válvula LíqPes Globo 0.000417
Válvula LíqPes Mariposa 0.000362
Válvula Gas Fin abie 0.002083
Válvula LíqLi Fin abie 0.002083
Válvula LíqPes Fin abie 0.002083
Bridas Gas 0.000254 0.000018 0.011642 0.000005 0.002723 0.011642
Bridas LíqLi 0.000254
Bridas LíqPes 0.000254
Bombas LíqLi SeS/Pck 0.112500 0.027322 0.995009 0.004553 0.076276 0.995009
Bombas LíqLi DobSello 0.028333
Bombas LíqPes SeS/Pck 0.025000 0.015764 0.453662 0.004458 0.108121 0.453662
Bombas LíqPes DobSello 0.006250
Bombas Recipr 0.006250
Compre. <50% H2 0.625000
Compre. >50% H2 0.050000
Drenes LíqLi SinSello 0.031751
Drenes LíqPes SinSello 0.031751
Va.Aliv Gas 0.163293
Va.Aliv LíqLi 0.163293
Va.Aliv LíqPes 0.163293
PMu'tra Gas 0.014968
PMu'tra LíqLi 0.014968
PMu'tra LíqPes 0.014968
Respira.. Proceso a Atmfra 0.079166

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 76


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Se ha iniciado el trabajo para unir la lectura del detector de inspección con el ritmo de
descarga. Los valores son usados en una regresión lineal para obtener factores. En el
presente, sólo unos componentes/categorías de servicio se han estimado.

El método de estimación elemental es embolsar cada componente y recolectar muestras


de gas sobre un período específico. Este método consume demasiado tiempo y es
sumamente costoso y no se recomienda para las inspecciones de rutina. Se puede usar
en una población estadística significante de los componentes para derivar correlaciones
de ritmos de emisión específica de sitio con valores de selección.

Se recomienda que la refinería determine los factores apropiados para cada componente
individual, ya sean valores existentes o específicos de situación. En el caso de éstos
últimos, el trabajo debe compartirse entre las diversas refinerías en cada compañía y/o
entre las compañías dentro de la asociación. Se recomienda que se adopten
métodos/factores de cálculo consistentes.

La selección del método de estimación influencía el resultado final. Como un ejemplo de


esto, las emisiones fugaces de una refinería hipotética se calcularon usando los factores
promedio, los factores de emisión de fuga/no fuga/estratificada listados en al Tabla 8. El
porcentaje de componentes que caen dentro de los grupos 0-1000, 1001-10 000, > 10
000 ppmv fueron tomados de la Tabla 9 que se basa en estudios de refinería de selección
realizados en los Estados Unidos. En promedio, 8.5 % de todos los componentes se
encontraron con fugas. Una segunda columna, con un ritmo frecuencial de fugas de 2 %,
también se proporciona.

Frecuencia de fuga 8.5 % 2.0 %


Factores promedio 100 % 100 %
Fuga/no fuga 136 % 40 %
Emisiones estratificadas 141 % 51 %

77 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

TABLA 9 DISTRIBUCION TIPICA DE VALORES DE ANALISIS DE EMISIONES FUGACES

Número de las Fuentes Analizadas


Tipo de Número
Equipo Servicio de
Plantas
0-200 ppm 200-1K ppm 1K-10K ppm >10K ppm Total

Válvula Gas/Vapor 13 411 33 47 71 562


Válvula Líq. Ligero 13 596 70 142 104 912
Válvula Líq. Pesado 13 456 21 7 1 485
Válvula Hidrógeno 13 77 8 22 28 135
Línea F.A. Todos 13 100 7 12 10 129
SelloBomba Líq. Ligero 13 174 79 104 113 470
SelloBomba Líq. Pesado 13 229 24 28 11 292
Compresor Hidrocarburo 13 30 11 13 72 126
Compresor Hidrógeno 13 16 8 17 33 74
Bridas Todos 13 1973 29 17 11 2030
Drenes Todos 13 211 18 14 12 255
Va.Alivio Gas/Vapor 13 94 11 23 12 140
Total 4367 319 446 478

La tabla ilustra un punto muy importante. La frecuencia de componentes fugaces


disminuye a medida que el programa de control de emisiones fugaces progresa. Si un
método de cálculo simplificado, como el del uso de factores promedio de emisión, se usa,
la cantidad estimada de pérdidas puede ser considerablemente exagerada. Para
determinar los verdaderos beneficios del programa de control, se necesita usar un
procedimiento estimativo más exacto.

Las estimaciones de los contaminantes individuales se pueden determinar mediante la


multiplicación del ritmo de emisión por la composición. Se acarrea un error en éste
cálculo. Los factores de emisión presentes se basan en vapores totales orgánicos. Sin
embargo, las emisiones reales para vapores tóxicos específicos dependen del número de
parámetros físicos y químicos que no están en las ecuaciones existentes de los factores
de emisión presentes.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 78


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Para muchos de los componentes de emisión fugaz, las composiciones del vapor se
pueden suponer como idénticas de las composiciones promedio del flujo. Para casos
donde existen motivos para dudar esta suposición, y para casos donde tóxicos críticos
están presentes, como por ejemplo benceno, se recomienda que se tomen muestras
embolsadas y las composiciones específicas de la situación se determinen.

Esta preocupación sobre la composición del vapor está tomando más importancia en vista
de la tendencia normativa que exige no sólo estimaciones de los contaminantes totales
emitidos, sino también el número de compuestos químicos tóxicos específicos que día a
día aumentan.

9.1.5 Inspección (Evaluación)


Se dispone de un número de instrumentos para la inspección en la refinería. Obviamente,
deben ser portátiles y sólidos; se deben apegar a los códigos aplicables sobre incendios;
deben tener suficiente energía para que duren ocho o más horas sin que se les recargue
y deben ser precisos en un rango de 0 a más de 10 000 ppm.

Los detectores más comúnmente empleados usan ionización de flama (DIF) y foto
ionización (DFI). El detector de ionización de flama mide el contenido total de carbón del
vapor, pero no el CO2. Se debe instalar un filtro para extraer el vapor de agua y las
partículas. El instrumento tiene problemas para detectar alifáticos altamente halogenados
como lo son el cloroformo y el tetracloruro de carbono. No proporciona las
concentraciones de compuestos individuales.

El detector de fotoionización presenta problemas para detectar un compuesto específico


si existen otros en el aire. Aún así, se puede usar para componentes que el DIF no puede
medir bien.

A pesar de sus desventajas, el DIF es el tipo recomendado de detector para la vigilancia


de refinería. Es muy probable que más de un detector se tienen que comprar.

El instrumento se tiene que calibrar por lo menos una vez al día, pero idealmente tres
veces al día. Se deben usar estándares de concentraciones altas y bajas. Estas

79 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

generalmente son de 100 ppm y 10 000 ppmv metano en aire. El instrumento debe ser
calibrado para determinar los factores de respuesta para mezclas de vapores.

Todos los componentes accesibles se deben inspeccionar, procedimiento también conocido


como evaluación. La sonda del instrumento se debe colocar en la superficie del componente
donde puede ocurrir una fuga. La sonda se debe sostener perpendicular a la superficie.Después
se debe mover lentamente hasta que se obtenga una lectura máxima. Las lecturas de referencia
se toman a una distancia de 30 cm viento arriba y viento abajo del componente.

La lectura se debe anotar. Algunas refinerías sólo indican fuga-no fuga. Se recomienda
que la lectura real se registre. Esto proporciona una indicación si los ritmos de fuga están
cambiando y permite usar correlaciones lectura-ritmo de emisión.

Los componentes que presentan lecturas en la categoría de fuga se debe reexaminar en


días subsecuentes para establecer la validez de la lectura.

El embolsado de muestras se puede hacer usando un procedimiento al vacío o uno de


tipo "soplo". El primero es más exacto, aunque el último se prefiere cuando se muestrean
componentes con fugas grandes. El volumen se mide con un medidor de gas seco.

Aunque el embolsado se realiza normalmente en los componentes que se sabe tienen


fugas, el procedimiento también se debe hacer en ciertas ocasiones en componentes en
buen funcionamiento para probar la eficiencia del detector con lecturas bajas.

Para evitar duplicación de esfuerzos, en todos los casos en que una muestra es
embolsada debe haber una evaluación simultánea con el uso de un detector y el gas debe
ser analizado.

Todas las lecturas de inspección se deben registrar en los bancos de datos, junto con
cualquier trabajo de mantenimiento llevado a cabo en los compuestos con fugas. Estos
registros deben guardarse por lo menos dos años. Los reportes se deben entregar con
regularidad a la gerencia de la refinería, y a la agencia reguladora como se especifica en
la legislación aplicable.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 80


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

9.1.6 Requerimientos de Personal y Costos del Programa


Los programas de control de emisiones fugaces requieren una gran mano de obra. En
base a programas reales, la determinación del número de componentes, su
etiquetamiento y el establecimiento del banco de datos - electrónico o en papel - toma
aproximadamente tres años - hombre.

Se ha estimado que tres personas pueden inspeccionar 500 componentes en un período


de 8 horas. Una refinería promedio fácilmente puede tener 50 000 componentes. La
necesidad de mantener el porcentaje de componentes con fugas lo más bajo posible, con
objeto de reducir la frecuencia de las pruebas, es muy claro. Pruebas mensuales para esa
refinería requieren 10 personas, más personal para supervisión, actualización de datos,
mantenimiento de la instrumentación, y reparaciones del componente.

El costo de la inspección depende de la complejidad de la refinería y la frecuencia de


pruebas que se requiere. Los datos disponibles sugieren una cifra de aproximadamente $
3.00 (USA) por componente por prueba. Esto no incluye el costo de las reparaciones del
componente.

Los detectores cuestan aproximadamente $ 10 000 (USA) cada uno. Debe también haber
muestras para pruebas de calibración, partes de repuestos y herramientas para
reparación de equipo.

9.1.7 Tendencias en el Equipo


Los costos reales y potenciales de un programa de control de emisiones fugaces son de
tal magnitud que se están tomando numerosos esfuerzos para reducir el número de
componentes que pueden tener fugaz. Esto se hace aún más crítico si la refinería es
forzada a adoptar un programa de mejoramiento de la calidad. Ver la sección 9.1.1.

Cambios en el equipo de refinería pueden lograr reducciones significativas en las


emisiones fugaces. Entre éstos cambios se encuentran los siguientes:
- Use válvulas con vástago fijo en lugar de ascendente. Los factores de emisión
para válvulas de compuerta son 30 veces más altos que los de válvula de bola.

81 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

- Los datos de emisión son pocos pero las pérdidas de válvulas de compuerta con
empacamiento de grafito son aproximadamente 10 % de las que se tienen con
válvulas empacadas con asbesto.
- Use cargas vivas para mantener una carga constante en la portaempaquetadura.
Cada válvula se debe diseñar separadamente. Este procedimiento es muy costoso
pero rinde significantes reducciones en las emisiones (aproximadamente 95 %).
- Actualice los sellos de las bombas. Los siguientes se presentan en orden de
efectividad ascendente: empacamiento con sellante, sello sencillo liso, sello en
tándem, sello mecánico doble. Cada tipo tiene emisiones menores, una orden de
magnitud, con la excepción del último, en cuyo caso las emisiones son aún
menores. Los sellos de una sola pieza en cartucho se están convirtiendo en
estándar para los sellos mecánicos.
- El cambio a bombas y compresoras sin sellos eliminaría las emisiones. En el
presente, las bombas sin sellos están disponibles sólo para servicios de bajos
flujos y bajas presiones. Son mucho más caras que las bombas convencionales y
son menos eficientes. Compresores de gas húmedo de tamaño algo grande y
magnéticamente movidos se están instalando en los craqueadores catalíticos.
- Los compresores generalmente tienen sellos presurizados y las fugas
normalmente se descargan al quemador. Las formas posibles para el
mejoramiento incluyen el cargado dinámico en portaempaquetaduras en los
compresores reciprocantes y la sustitución de sellos. Los sellos para gas seco
representan una tecnología nueva con la cual el sistema de sello de aceite se
elimina. Las reducciones reportadas en las emisiones son mayores de 50 %.
- Los discos de ruptura se pueden instalar bajo las válvulas de alivio de presión.
- Las líneas abiertas en los extremos se deben cubrir o cerrar con una segunda
válvula.
- En donde sea práctico, líneas de purga para muestreo con circuito se deben
instalar.
- Cierta consideración se le ha otorgado a la instalación de sellos de agua en las
líneas de drenaje. Con la excepción de situaciones especiales, esto no es
recomendado. Los sistemas existentes serían muy caros de renovar. El aceite
caliente vertido en el drenaje causaría la evaporación del agua creando problemas
de olores, fuego y de seguridad. Una vez que el aceite haya sido enviado al

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 82


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

drenaje el sello del agua se tendrá que reemplazar, ya sea manualmente o a


través de una red complicada de tubería. El concepto es impráctico en las
regiones sujetas a temperaturas de congelación.

Varios artículos que describen desarrollos recientes en sellos, empacamientos, bombas y


válvulas sin sellos se listan abajo:
- Chemical Engineering; Sealing Capabilities Continue to Improve; páginas 123-133;
Junio 1990
- Chemical Engineering; Sealless Magnetic-Drive Pumps: Stronger Than Ever;
article por J. Doolin, L. Teasdale; Agosto 1990
- Chemical Engineering; Get Tough on Point-Source Emissions; páginas 161-168;
Marzo 1991
- Chemical Engineering Progress; Fugitive Emission Control in Packed Valves;
artículo de S. Lipton; Agosto 1990
- Worcester Controls Newsletter; Fugitive Emission Journal; Marzo 1991

La Henry Vogt Machine Co. ha publicado un panfleto, titulado A Treatise on Leakage, que
compara los ritmos de fuga de agua y aire, como los experimentados durante las pruebas
de presión de equipo. Con el uso de ecuaciones teóricas han demostrado que el aire se
puede fugar a través de caminos cerrados para el agua.

9.2 Emisiones de Depósitos de Superficie y Torres de Enfriamiento


Estrictamente hablando, las emisiones fugaces también incluyen pérdidad de la superficie
de los separadores API, estanques de abastecimiento y otros recipientes del tratamiento
de agua residual y de las torres de enfriamiento.

Por ejemplo, una fuente principal de las emisiones de benceno dentro de la refinería se ha
identificado como el área de tratamiento del agua residual. Por lo tanto, es importante
tener una estimación precisa de las pérdidas. Desafortunadamente, ésto ha sido
reconocido por algún tiempo como un problema.

La medición directa de las emisiones es virtualmente imposible debido al área de


superficie cubierta por estos "componentes". La técnica más exacta es el desarrollo de un

83 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

balance de materia alrededor del componente. Esto se debe realizar para los
hidrocarburos totales y cualquier compuesto químico específico de cuidado.

En lugar de ésto, existen factores disponibles para las pérdidas promedio de los
separadores aceite/agua y las torres de enfriamiento. El parámetro es el ritmo de
inyección de la refinería o el flujo de agua residual. Véase lo siguiente para observar
valores típicos.

Se han hecho intentos para tomar en consideración la amplia variedad de flujos de


hidrocarburos y condiciones de operación - temperaturas del aire y agua, ritmos de
aeración, uso de surfactantes, geometría del separador, velocidad del viento, etc. - que se
pueden encontrar en las instalaciones de tratamiento del agua residual.

Uno de los primeros intentos fue la formulación Litchfield:


Pérdida = 0.3356 + 0.05742 x - 0.05148 y + 0.3861 z
en donde la pérdida es expresada como un porcentaje volumétrico del aceite recuperado,
x es la temperatura del aire ambiente, y el 10 % punto de destilación TBP y z la
temperatura del agua afluente (todas las temperaturas en C)

Emisiones Emisiones
Descontroladas Controladas
Separadores Aceite/Agua
3
kg/m agua residual 0.6 0.024
3
kg/m carga de refinería 0.6 0.03

Torres de Enfriamiento
3
kg/1000 m agua enfriamiento 0.7 0.083
3
kg/m carga de refinería 0.03 0.004

Debe ejercerse discreción cuando se usen estos factores o la fórmula Litchfield.


Dependiendo de los ritmos relativos del agua residual y de alimentación a la refinería, las
estimaciones que se basan en los dos factores pueden diferir en un 50 %. La ecuación
Litchfield puede ser diferente hasta en un orden de magnitud.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 84


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Modelos de computación de sistemas de aeración están disponibles. Dos de ellos son el


PAVE, preparado por la Chemical Manufacturers' Association (USA) y el CHEMDAT, por
el USA EPA. El último modelo requiere menos datos de entrada.

Los separadores API deben cubrirse para reducir las emisiones. Las bahías delanteras se
pueden encerrar en una caja de concreto y el cubrimiento del resto del separador con
rejillas flotadoras es común. Una alternativa es colocar los separadores en un edificio pero
frecuentemente esto no es económicamente viable.

Canales abiertos que potencialmente pueden acarrear agua se deben evitar hasta donde
sea posible.

El cubrimiento de los recipientes y estanques de abastecimiento es difícil debido a sus


tamaños. Probablemente también constituyen la fuente más grande de emisiones fugaces
en el tratador del agua residual. Un estudio estimó que el 50-80 % de las emisiones
gaseosas de cierta unidad se pierden de los recipientes de abastecimiento. El envío de
agua conteniendo aceite a un tanque de abastecimiento, equipado con una unidad de
recuperación de vapor, es una opción posible.

Existe un número de procedimientos operacionales que se pueden hacer para reducir la


carga de aceite en las instalaciones de tratamiento de agua residual. Esto, además de
reducir las emisiones gaseosas, mejora el tratamiento mismo de agua.
- Asegure que el drene de hidrocarburos hacia el sistema de alcantarillado del
proceso sea mínimo. Una fuente principal de éste aceite proviene del drene
impropio de la salmuera de los desaladores del aceite crudo
- Mantenga una operación apropiada del equipo dentro del tratador, especialmente
los separadores API.
- Remueva el aceite en la superficie de los recipientes de abastecimiento y
estanques de aeración lo más frecuentemente posible.
- Los sumideros del alcantarillado del proceso en las unidades de operación deben
mantenerse limpios de aceite recolectado. El aceite mínimo posible debe enviarse
a los separadores API.

85 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Además de crear altas emisiones gaseosas en la torre de enfriamiento, los hidrocarburos


que se escapan al sistema de enfriamiento de agua pueden generar un aumento en el
desarrollo de algas (incrustación) y deterioro en la eficiencia de
enfriadores/condensadores.

Las emisiones de la torre de enfriamiento se controlan mejor mediante la inspección


continua del sistema y la reparación de intercambiadores con fugas lo más pronto posible.

9.3 Pérdidas por Evaporación de los Tanques de Almacenaje


Las pérdidas por evaporación en los tanques puede fluctuar entre 30-200 % del valor de
las emisiones fugaces. La cantidad depende del número, tamaño y tipo de tanques y los
tipos de producto y los ciclos (es decir, material bombeado hacia y de los tanques).

9.3.1 Definiciones
Dos tipos de pérdidas por evaporación deben ser considerados. Las cantidades relativas
de cada uno depende del tipo de construcción de tanque. El más simple es el tanque de
techo fijo (o cono). Estos tienen pérdidas por evaporación extremadamente altas si están
llenos con materiales volátiles. El método más común para reducir pérdidas con este tipo
de tanque es la instalación de un platillo o techo que flote sobre la superficie del líquido. El
tanque es por lo tanto llamado tanque de techo flotante. Un techo flotante también se
puede instalar sobre un tanque descubierto, en cuyo caso se denomina tanque de techo
flotante externo o flotador descubierto. En las regiones sujetas a altos niveles de
precipitación mucho cuidado se debe poner con este tipo de tanque. La acumulación de
lluvia o nieve en el techo puede causar que éste se suma.

Las pérdidas por respiración (algunas veces llamadas de posición) resultan del aumento
matutino y reducción de la temperatura en el espacio de vapor arriba del líquido. Para los
tanques con techo, a medida que es espacio de vapor se calienta, el vapor es expulsado
por los respiraderos. Durante la noche el vapor se contrae y aire fresco entra en el
tanque. Puesto que el espacio de vapor en ese momento no está saturado, más líquido
se evaporará. Como cálculo aproximado, el espacio de vapor por encima de gasolina en
un tanque de techo fijo estará 25 % saturado después de un día, 75 % después de dos
días, 90 % después de tres y esencialmente 100 % después de seis.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 86


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Los techos flotantes son efectivos debido a que crean un espacio muy pequeño de vapor
sobre el líquido (es decir, el espacio entre el nivel del líquido y el sello y, en algunos
casos, el espacio libre entre el líquido y el fondo del techo flotante). Los vapores también
se pueden descargar del tanque mediante el paso de viento a través de los respiraderos
pero esto es sólo una pequeña fracción de las pérdidas por respiración. En los tanques de
techo flotante externo, el vapor escapa a través de los espacios entre los sellos entre el
techo y la pared del tanque y el viento se lo lleva.

Las pérdidas de trabajo resultan de las operaciones de llenado o vaciado de tanque.


Cuando se está llenando un tanque de techo fijo un volumen de vapor igual al volumen
entrante del líquido se descarga a través del respiradero. Cuando el líquido se extrae del
tanque, se jala aire hacia el tanque para mantener la presión. Después el líquido se
evapora hasta que la saturación se completa.

Para tanques de techo flotante, la extracción de líquido del tanque reduce el nivel del
techo y expone las paredes del tanque que están mojadas con hidrocarburos. Estos se
evaporan. La cantidad de líquido en las paredes se conoce como apegamiento y depende
de la lisura de la pared y de la efectividad de los sellos limpiador.

Existen procedimientos de cálculo computarizado que usan ecuaciones revisadas para


calcular las pérdidas. Son mucho más exactas que las técnicas antiguas de nomogramas
pero requieren una cantidad mayor de datos de entrada cuando el programa se
desarrolla. Debido al tiempo necesitado para que las condiciones del tanque alcancen el
equilibrio, los procedimientos de cálculo funcionan mejor para períodos largos de tiempo.
El problema en ése caso es la obtención de datos representativos de entrada.

Note que los cálculos suponen que los sellos del tanque están en condiciones nuevas o
promedio. Ninguna correlación para sellos muy usados se ha incorporado en el programa.
Otra fuente en la literatura indica que las pérdidas suben rápidamente con el aumento del
espacio libre del sello. Véase la Figura 4.

87 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 88


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

El cálculo de las pérdidas por evaporación para un patio de tanques de refinería más de
una vez por mes implica demasiado trabajo para justificar el aumento en la exactitud, si la
entrada de los datos se hace manualmente. La unión del procedimiento de cálculo a un
programa computarizado de inventario de tanques permitiría que se hicieran cálculos con
más frecuencia.

Los datos de entrada - propiedades del producto y construcción del tanque - se listan en
"Estimation of Evaporative Losses from Tankage" por N. Frankin, Julio 1989.

Las composiciones de los gases en el espacio de vapor arriba del líquido pueden usarse
para estimar los ritmos de emisión de los gases individuales. Valores típicos se listan en la
Tabla 10. Note que aunque el asfalto es por lo general el producto más pesado de la
refinería, emite una cantidad significante de vapor. De hecho, en un número de casos la
temperatura de almacenaje ha sido lo suficientemente alta para causar un craqueo
térmico y la generación de gases ligeros más allá de los límites de concentración
explosiva.

La tendencia es exigir tecnología de control en tanques que contienen líquidos volátiles para
que las emisiones se reduzcan a 2-5 % del caso controlado - un tanque de techo fijo sin techo
interno flotante o cualquier otro dispositivo de control en el respiradero. Un líquido volátil se
define como aquél que tiene una presión de vapor real de 0.035 bars o mayor.

Antes de describir los métodos para reducir las pérdidas por evaporación, es necesario
describir brevemente los tipos de sellos comúnmente encontrados en los tanques de
techo flotante.

Existe una variedad de sellos para prevenir la emisión de vapores a través del espacio
entre el techo flotante y la pared del tanque. Estos se clasifican en primarios y
secundarios. El modelo más simple es un limpiador flexible, generalmente hecho de
BUNA'N' o neopreno, que se adhiere al techo y roza la pared del tanque. Una zapata
mecánica es una tira flexible de metal, llamada sello de placa, adherida a una manga
metálica (zapata) que se presiona en contra de la pared del tanque mediante un gancho
de pantógrafo pesado, o en algunos casos, mediante un resorte.

89 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Tabla 10
COMPOSICIONES DEL ESPACIO DE VAPOR EN LOS TANQUES DE REFINERIA

Petróleo Combustible Gasolina Gasolina


Crudo Jet A Verano Invierno
Metano, % peso 8.8
Etano 2.7 0.08 0.04
Propano 16.1 1.25 1.10
n-Butano 20.8 22.95 24.97
iso-Butano 9.3 9.83 13.94
Buteno Isómeros 1.11 1.28
t-2-Buteno 1.21 1.13
cis-2-Buteno 0.98 0.84
n-Pentano 10.1 8.56 5.44
C5 Isómeros 11.2 26.79 16.09
3-Metil-1-Buteno 0.40 0.25
1-Penteno 1.02 0.71
2-Metil-1-Buteno 1.93 0.82
t-2-Penteno 1.61 1.09
cis-2-Penteno 0.79 0.56
2-Metil-2-Buteno 1.04
Ciclopentano 0.72 0.70
Ciclopenteno 0.25 0.24
Hexano 4.7 1.84 1.86
C6 Isómeros 5.1 4.78 4.03
2-Metil-1-Penteno 0.05
2-Metil-2-Penteno 0.11
1-Hexeno 0.27 0.41
3-Metilpentano 2.34 2.25
Ciclohexano 0.26 0.54
Metilciclopentano 1.66 2.54
3-Metil-t-2-Penteno 0.09
C6 Olefinas 0.06 0.65
2,2-Dimetilbutano 1.23 0.97
4-Metil-t-2-Penteno 0.25 0.20
t-2-Hexeno 0.30 0.44
cis-2-Hexeno 0.42 0.15
Heptano 2.0 0.1 0.32 0.85
C7 Isómeros 5.0 1.53 3.41
2,4-Dimetilpentano 0.51 0.70
Meticiclohexano 0.13 0.54
C7 Olefinas 0.06 0.09
3-Metilhexano 0.49 1.07
1-Metilciclohexeno 0.05 0.18
3-Hepteno 0.03

Datos de gasolina basados en cuatro tipos de productos combinados en proporción a cifras de


venta de 1979 en California y que fueron usados para desarrollar muestras de vapor.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 90


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Tabla 10 (continuación)
COMPOSICIONES DEL ESPACIO DE VAPOR EN LOS TANQUES DE REFINERIA

Petróleo Combustible Gasolina Gasolina


Crudo Jet A Verano Invierno
Octano, % peso 0.5 0.02 0.24
C8 Isómeros 0.4 0.05 1.44
C8 Olefinas 0.21
2,2,4-Trimetilpentano 0.49
2,3,4-Trimetilpentano 0.08 0.11
2,5-Dimetilhexano 0.11 0.35
3-Metilheptano 0.07 0.44
2,4,4-Trimetil-1-Penteno 0.02 0.05
Octeno 0.06
C-2-Octeno 0.03

Nonano 4.7 0.03


C9 Isómeros 0.02 0.41
C9 Olefinas 0.03 0.27
3,5,5-Trimetilhexano 0.10 0.45
2,2,5-Trimetilhexano 0.02 0.17
n-Decano 19.6 0.01
0
C1 Isómeros 0.06
C10 Olefinas
n-Undecano 20.3
n-Dodecano 18.2
n-Tridecano 17.7
n-Tetradecano 11.7
n-Pentadecano 7.2
Benceno 2.4 0.77 1.58
Tolueno 1.4 0.66 2.11
o-Xileno 0.05 0.31
Xileno Isómeros 0.15 0.76
Etilbenceno 0.04 0.22
Indeno 0.01
Indano 0.01
1,3,5-Trimetilbenceno 0.02 0.03
1,2,4-Trimetilbenceno 0.06 0.09
1,2,3-Trimetilbenceno 0.05 0.04
n-Propilbenceno 0.02
iso-Propilbenceno (Cumeno) 0.01
o-Etiltolueno 0.05 0.03
m-Etiltolueno 0.09
tert-Butilbenceno 0.01
C10 Aromáticos 0.01
C3/C4/C5 Alquilbencenos 0.02
1,1,2-Tricloroetano 0.02
iso-Valeraldehído 0.01
Clorobenceno 0.02
Naftaleno 0.01

91 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Tabla 10 (continuación)

COMPOSICIONES DEL ESPACIO DE VAPOR EN LOS TANQUES


DE ASFALTO DE REFINERIAS

Pavimento Techos Soplado Aire

Hidrógeno 0.34 1.2

Acido sulfhídrico 0.04 0.1 0.1

Nitrógeno/Argón 88.48 80.5 81.2

Oxígeno 9.30 13.2 16.4

Monóxido de carbono 0.02 0.5 0.1

Bióxido de carbono 0.34 3.3 0.2

Metano 0.18 1.6 0.3

Etano 0.10 0.2 0.1

Propano 0.32 0.2 0.1

Butano 0.78 0.1 0.1


+
Pentano 0.10 0.3 0.1

Valores son % mol, secos


Otros datos muestran contenido vapor agua varía de 3-20%

Valores asfalto pavimento promedio de 5 lecturas


Valores asfalto techo promedio de 3 lecturas
Valores asfalto soplado por aire basado en 1 lectura
Tanques en general con una capa de nitrógeno

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 92


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Otro sello simple utiliza un ensamble periférico de globo, compuesto de espuma guardada
en una cubierta (generalmente uretano).

Los sellos elásticos montados en líquido y vapor están llenos con espuma o un líquido
para mantener su cuerpo en contra de la pared. Si el sello descansa en el producto se
denomina sello montado en el líquido. Si descansa en el espacio de vapor, es un sello
montado en el vapor.

Se prefieren los sellos montados en el líquido. Los niveles de emisión son comparables a
o mejores que los obtenidos usando zapatas mecánicas o sellos montados en el vapor.
Aún con sellos secundarios, los últimos dos tipos no muestran ventajas significantes
sobre los sellos montados en líquido.

Además, si el sello montado en el líquido se desgasta y un hueco en la orilla el producto


actúa como un tipo de sellante. Si el mismo caso sucede con un sello montado en vapor,
la presión ejercida por el aire en el lado viento abajo del tanque barre el espacio de vapor
entre el sello y el nivel del producto. Los vapores por lo tanto escapan en el lado viento
arriba del tanque a través de los huecos a lo largo de la orilla.

No es muy común instalar sellos de zapata mecánica en tanques de techo flotante


interno.

Un sello secundario es aquél que se coloca sobre el sello primario. Generalmente es un


limpiador pero también puede ser un sello elástico. Basándose en términos puramente
económicos, la instalación de un sello secundario es difícil de justificar, especialmente
para los tanques de techo flotante interno. Si el sello primario se debe reemplazar, los
costos extra asociados con el sello secundario pueden lo suficientemente bajos para
justificar la instalación de éste último. Los sellos secundarios en ocasiones se agregan si
los sellos primarios son susceptibles a fugas excesivas.

93 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

9.3.2 Cambios de Equipo para Reducir Pérdidas de Evaporación


La reducción de emisiones de tanques de almacenaje se puede lograr con técnicas
moderadamente comunes que adelante se describen. La mayoría se aplica a tanques de
techo fijo o de techo flotante interno.

La instalación de techos flotantes dentro de tanques de techo fijo es un método


sumamente efectivo. Esto se necesita hacer sólo en tanques que contienen materiales
volátiles. A menos de que los contenidos del tanque sean particularmente corrosivos para
los sellos, los sellos primarios montados en líquido son recomendados, especialmente
para productos de alta presión de vapor. La necesidad de utilizar un sello secundario
depende del diámetro del tanque y de los contenidos. Véase la Figura 5. Nótese que sólo
es con el objeto de ilustrar. Las condiciones específicas del sitio pueden tener un efecto
profundo sobre los beneficios de agregar accesorios al tanque. La selección de equipo
nuevo se debe hacer sobre la base de cálculos rigurosos.
- Unidades para la recuperación del vapor comprimen los vapores y los reinyectan a
través de la entrada del tanque. Las dimensiones del equipo dependen del ritmo
de flujo del vapor. Los costos son del mismo orden de magnitud que los que se
presentan para instalar techos flotantes internos en tanques de 30 metros de
diámetro. Para tanques que contienen productos similares y que están juntos, se
pueden unir a la misma unidad recuperadora de vapor.
- Los respiraderos del tanque se pueden conectar a tuberías que conducen a
canastos con carbón activado para adsorber los vapores de hidrocarburos. Estos
canastos con frecuencia se encuentran en los tanques de alfalto. Cuando el
carbón activado se satura con vapores de hidrocarburo, se puede regresar al
fabricante para su regeneración. Siendo un residuo peligroso, su eliminación al
final es mediante incineración o confinamiento controlado.

Para tanques con ciclos muy cortos, la pérdida por respiración será el principal
componente de las pérdidas por evaporación. Los siguientes comentarios son más
aplicables a ésta situación.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 94


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

95 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

- Grupos de tanques con el mismo servicio en ocasiones están conectados mediante


líneas de balance de vapor. Los cambios en el nivel del líquido en un tanque, o las
fluctuaciones diurnas en el aire ambiente causan que el vapor se descargue en/jale
del espacio de vapor arriba de los otros tanques del sistema. El incremento excesivo
en la presión debido a los influjos grandes de líquido se debe compensar. El vapor
descargado de preferencia se debe recuperar. Su quemado es una práctica común,
pero resulta viable si los tanques están situados cerca del quemador. La descarga
directa a la atmósfera se debe evitar.
- Un globo interno se puede instalar en un tanque de techo fijo, a pesar de que ésta
técnica es hoy en día menos común. El techo se equipa con un domo en cuya base
se adhiere una membrana flexible. Se infla y desinfla a medida que la presión en el
espacio de vapor fluctúa. La membrana separa el aire obtenido de los vapores. Se
debe tener cuidado en no romper la membrana con los cambios de presión cuando
se llena o vacía el tanque. Si la instalación no se diseña correctamente, el tanque
mismo puede resultar dañado. Una variación de éste método es un techo tipo
ascensor que sube y baja debido a las pérdidas de respiración.
- Los domos geodésicos se han instalado sobre tanques de techo flotante externo.
Algunas veces éstos domos tienen globos internos. Esta construcción es altamente
efectiva para la prevención de pérdidas. Sin embargo, como en el caso anterior, el
vapor se debe recuperar o quemar. Estas unidades son bastante caras.
- Ciertos estudios han investigado la viabilidad de aislar tanques que permanecen
inactivos durante períodos largos de tiempo. El espesor apropiado depende de la
operación del tanque y del ajuste presión/vacío. Los accesorios del tanque tales
como escaleras y plataformas, respiraderos, compuertas, etc., quizá tengan que ser
modificadas.

9.3.3 Procedimientos Operacionales y de Mantenimiento para Reducir Pérdidas


Existe un número de pasos operacionales y de mantenimiento que se pueden realizar
para reducir las pérdidas de evaporación de los tanques de almacenaje. Estos deben
practicarse sin importar cualquier gasto capital para reducir las pérdidas de evaporación.
- Inspeccione regularmente todo el equipo usado para controlar vapores - techos
flotantes internos, sellos, globos internos, techos con ascensor, etc. Haga las
reparaciones necesarias tan pronto como sea posible.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 96


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

- Mantenga las paredes del tanque en buena condición. La oxidación aumenta el


apegamiento del líquido a las paredes del tanque en tanques de techo flotante.
Esto aumenta las pérdidas de posición o respiración.
- Pinte los tanques, especialmente los tanques de techo fijo (es decir, sin techo
flotante interno), usando colores claros. Véase en la Figura 6 el efecto del color en
las pérdidas de evaporación. Esto es especialmente benéfico si los tanques son
del tipo de techo fijo.
- Mantenga la pintura en los tanques en buena condición. La pintura vieja,
desgastada debido a la intemperie provoca que las emisiones aumenten.
- Observe las precauciones propias para evitar hundir un techo flotante. Los ritmos
iniciales de llenado a niveles bajos de líquido en el tanque deben ser
moderadamente bajos, particularmente si el líquido que se está bombeando en el
tanque tiene una presión de vapor alta. No debe acumularse lluvia sobre el techo.
(La razón primaria que causa que un techo se hunda es que no está a nivel). Si el
techo se hunde, el tanque debe sacarse de servicio lo más pronto posible y el
techo se debe reparar. Los techos flotantes en el presente se fabrican en forma de
módulos llenos de espuma que los fabricantes afirman que no se hunden.
- Se pueden lograr ahorros significantes en las pérdidas por respiración con el
aumento en el ajuste de la válvula de alivio de presión/vacío en el respiradero.
Obviamente el ajuste debe ser lo suficientemente bajo para evitar daño estructural
del tanque, especialmente cuando el nivel del líquido es bajo. Para presiones
arriba de 20 mbar los tanques con una base plana necesitan un anillo de concreto
para la cimentación del anclaje al cual el cuerpo se debe unir.

9.4 Pérdidas por Carga y Descarga


Las emisiones de hidrocarburos ocurren como resultado de cargar y descargar camiones
tanque, vagones de ferrocarril, y en algunas refinerías, barcos y lanchones.

97 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 98


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Los vapores se emiten de dos fuentes de las bodegas del cargamento durante el cargado:
el vapor original en el compartimiento y el vapor generado a través de turbulencias
durante el llenado. A medida que un líquido se bombea hacia la bodega un volumen igual
de aire/vapor se descarga.

Existen varios métodos para estimar la cantidad emitida durante estas operaciones.
Desafortunadamente, no siempre dan respuestas consistentes, aunque muestran las
mismas tendencias generales. Para discusiones detalladas acerca de las estimaciones de
pérdidas por cargar y descargar, se recomiendan los siguientes documentos:
- CONCAWE Report No. 4/78; Hydrocarbon Emissions from Gasoline Storage and
Distribution Systems; reporte preparado por the Special Task Force on Control of
Hydrocarbon Emissions from Storage and Distribution Systems; Den Haag, The
Netherlands; Diciembre 1978
- American Petroleum Institute Publication 2514A; Atmospheric Hydrocarbon
Emissions from Marine Vessel Transfer Operations, Second Edition; Washington;
Septiembre 1981

Esta guía no considera las modificaciones requeridas para vehículos con objeto de
acomodar controles de emisión instalados en refinerías. Obviamente, debe haber
compatibilidad de equipo para las conexiones de tuberías y la instrumentación de
seguridad (alarmas y controles de paro)

9.4.1 Camiones Tanque y Vagones de Ferrocarril


Existen tres clases de técnicas de cargado: superior (también llamado de rocío),
sumergida, fondo. En el primer caso el brazo de carga se introduce en los pozos de
acceso superiores del camión o vagón de ferrocarril y el líquido cae en la bodega. Si el
brazo es lo suficientemente largo para que la caída libre del líquido sea 30 cm o menos, el
término de cargado "sumergido" es usado. Con el cargado de fondo la tubería se conecta
a los accesorios en el fondo del camión o vagón.

Con todas las demás cosas igual, el cargado sumergido emite 35-40 % de los vapores
asociados con el cargado superior.

99 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Los casilleros para cargar se deben modificar para permitir las cargas de fondo. Se
recomienda que, donde sea posible, esta forma de cargado se use. Las cargas de fondo
no solamente proporcionan menos emisiones sino que también la recuperación de vapor
es mayor y más fácil.

Si el camión tanque o vagón no está equipado para cargas de fondo, asegúrese que el
brazo de carga es lo suficientemente largo para que toque el fondo de la bodega. Los
dispositivos que pueden minimizar el cargado de rocío son las válvulas de apertura lenta y
contactos en el brazo de carga que evitan el llenado a menos de que el brazo toque el
fondo de la bodega. Las cargas de rocío no se deben hacer.

Las cargas de fondo eliminan la necesidad de posicionar correctamente el brazo de


carga. Sin embargo, el operador no tiene una indicación directa del nivel del líquido
ascendente. Se requiere de un dispositivo de control tipo nivel alto y un arreglo trabado
para abrir el respiradero del compartimiento cuando la válvula de entrada se abra. La
tubería de entrada debe estar construida de una forma tal que se minimize la cantidad
derramada cuando se desconecta del vehículo.

Si las emisiones de los hidrocarburos exceden 35 mg/l de producto cargado/descargado,


un sistema de control de vapor se debe instalar. Esto incluye líneas para restauración de
vapor, unidades de destrucción de vapor y unidades de recuperación de vapor. El resto de
esta sección supone el manejo de productos volátiles, capaces de exceder el límite
anterior.

Una línea de restauración de vapor sella la compuerta en el compartimiento del vehículo y


transfiere los vapores, descargados por el líquido ascendente, de regreso al tanque de
carga. (También puede estar diseñada para trabajar en sentido inverso). Esto tiene el
beneficio de reducir también la evolución de nuevos vapores en ése tanque. Los arreglos
para carga superior y de fondo pueden estar equipados con estas instalaciones.
Obviamente, éste método trabaja para tanques que son herméticos al aire (por ejemplo,
balas de propano , esferas de butano) o tanques de techo fijo. Para los tanques de techo
flotante la tubería de restauración de vapor se conecta a una unidad de recuperación.
Véase la siguiente sección.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 100


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Puesto que el sistema está completamente sellado, se deben tomar precauciones cuando
se usen líneas de restauración de vapor. Deben haber dispositivos de control tipo nivel
alto para prevenir un sobrellenado. Un dispositivo auxiliar de seguridad debe ser instalado
para romper el sello entre la compuerta y el brazo de carga para prevenir la
sobrepresurización del compartimiento o de la tubería. Parachispas de flama se deben
instalar en la tubería. Las instalaciones se deben diseñar para minimizar las emisiones
cuando se desconecta la tubería de la compuerta.

Debido a la posibilidad de aspirar aire hacia el sistema, las bombas elevadoras de presión
no se recomiendan para las instalaciones de restauración de vapor. Por lo tanto el
casillero para cargado debe estar cercano al tanque de carga.

Si el tanque de carga no puede recibir las vapores de restauración (es decir, no existe
espacio de vapor en los tanques de techo flotante externo, y habría pérdidas
relativamente altas en los tanques de techo flotante interno), los vapores se pueden
destruir o recuperar, dependiendo del tamaño de la operación.

Se recomienda que, donde es posible y/o viable, se instalen líneas de restauración de


vapor.

Para los casos en donde las líneas de restauración de vapor no son viables, se
recomienda que todas las instalaciones del casillero de carga/descarga se equipen con
instalaciones de recuperación de vapor si la capacidad es mayor de 250 millones de litros.
Unidades de recuperación de vapor o unidades de destrucción de vapor se recomiendan
para todas las operaciones nuevas con capacidades esperadas del orden de 25-250 M
(millón) de litros por año. Para operaciones existentes el orden debe ser de 50-250 M
litros por año. La refinería debe confirmar que éstas recomendaciones concuerden con
las normas locales.

Las instalaciones se deben diseñar para asegurar un factor de 95 % en línea (es decir, la
unidad debe ser operable 95 % del tiempo cuando el producto se está
cargando/descargando).

101 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Los principales tipos de unidades de recuperación usan refrigeración o


compresión/absorción. El desempeño de diseños iniciales no fue satisfactorio pero
recientes modelos se aproximan a una eficiencia de 95 %. La instalación de una segunda
etapa - generalmente absorción de carbón con vapor regenerado - en ocasiones se hace
para aumentar la recuperación a 100 %. La eficiencia total del sistema debe también
considerar la sección de recolección de vapor. Ciertas pruebas en Europa desarrollaron
ritmos totales de recuperación de 80 % para las cargas superior y sumergida y 90 % para
la para carga de fondo.

Véase en la Tabla 11 un resumen de las tecnologías más comunes para la recuperación


de vapores, incluyendo sus beneficios y desventajas.

Para asegurar una alimentación más uniforme en la unidad de recuperación, tanques de


retención de vapor, que contienen un dispositivo parecido a un globo grande, son en
ocasiones instalados corriente arriba de la unidad.

Con objeto de cumplir con un estándar de emisión de 35 mg de hidrocarburos por litro de


carga, una unidad de una sola etapa es por lo general suficiente. Algunas jurisdicciones
están considerando bajar el límite permisible a 0.15 mg/l, en cuyo caso una segunda
etapa sería necesaria.

Las unidades de recuperación de vapor son moderadamente caras. La adición de una


segunda etapa aumenta profundamente el tamaño requerido del terreno, la inversión
capital y el consumo de energía.

Cuando se diseña una unidad de recuperación de vapor factores de seguridad apropiados


se deben observar. Mezclas flamables de aire-vapor están presentes en las unidades de
compresión y en las de refrigeración.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 102


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Tabla 11
TECNOLOGIAS DE RECUPERACION DE VAPOR PARA INSTALACIONES
DE CARGA Y DESCARGA
Ventajas Desventajas

Compresión- -recuperación bastante buena -requiere carga constante


Absorción (3-4 %vol de hidrocarburos - alta energía,
en salida) mantenimiento alto
- aceite absorbedor
(diesel)debe ser procesado
- problema tratar
cargas pobres

Compresión - recuperación buena - requiere carga constante


(3-4 % vol hidrocarburos - alta energía,
en salida) mantenimiento alto
- problema tratar
cargas pobres
Refrigeración - autosuficiente - alta energía,
Criogénica - no aceite absorbedor mantenimiento alto
- puede manejar amplio - problema tratar cargas pobres
rango de comp. químicos - altos costos

Absorción- - puede manejar carga pobre - carbón activado


Recuperación - consumo bajo de energía no puede manejar
Absorción - 100% factor operación todos comp. químicos
- muy bueno para extracción - H2S forma azufre
benceno y tapona carbón

Absorción- - puede manejar vapores de - no puede rem. H2S


Absorción- camión/vagón en sec.delantera
Absorción - puede manejar vapores marinos
- consumo bajo energía para
cargas altas de hidrocarburos
- costos capitales bajos para
vapores marinos
- plano de parcela más chico
- sección delantera remueve
comp. químicos reactivos
- sección delantera acondiciona
vapores arriba límite superior
explosivo
Recuperación- - unidad no necesita ser -req. combustible suplementario
Combustión tan grande - prob. req.
- emisión baja quemador encerrado

103 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Las unidades de recuperación de vapor y de destrucción se deben probar por lo menos


anualmente para verificar su eficiencia. Ciclos de mantenimiento no se deben programar
durante los meses de verano. Suficientes registros se deben guardar para permitir que
eficiencias generales de largo plazo sean calculadas.

Inspecciones de rutina deben realizarse para asegurar que no haya fugas en toda la
tubería. La inspección visual de las bodegas de almacenamiento de los vehículos debe
minimizarse y sin exceder tres minutos.

9.4.2 Instalaciones Marinas de Carga/Descarga


Muchas de las tecnologías de control disponibles para el tratamiento de emisiones de
hidrocarburos de navíos son similares a las usadas en las instalaciones de
carga/descarga para camión y tren. Sin embargo, existen algunos factores que son
peculiares para el manejo de tráfico marino. Véase en la Tabla 11 las medidas comunes
de recuperación.

Esta sección supone que la refinería es responsable del control de emisiones en el


muelle.

Se recomienda que las medidas de control (recuperación de vapor, destrucción,


recirculación) se instalen para reducir emisiones en un 95 %, o a un máximo de 10 mg/l
de carga (25 mg/l para lanchones), cualquiera que se logre primero.

Medidas de control se deben instalar para reducir emisiones de benceno en un 98 %.

La recuperación/reutilización de vapor es preferible que la destrucción de vapor.

Estos criterios de emisión se deben aplicar a cualquier terminal marina que maneje más
3 3
de 150 000 m /año de aceite crudo o 20 000 m /año de gasolina.

Las normas locales deben ser revisadas para determinar si los dispositivos de seguridad
como los parachispas de detonación (estos son diferentes de los parachispas de flama)
son requeridos. Además, algunas jurisdicciones requieren que los vapores se modifiquen

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 104


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

para llevarlos fuera de los límites de explosión, ya sea mediante la inyección de gases
inertes o por enriquecimiento hasta por lo menos 170 % del límite superior explosivo (éste
último método es el más práctico si se usan técnicas de combustión). Analizadores duales
de hidrocarburos y duales de oxígeno pueden ser requeridos.

El gas emitido durante la primera mitad de una operación de cargado está virtualmente
libre de hidrocarburos. Después hay un aumento extremadamente rápido hasta una
saturación casi completa. Debido a la altura mucho más grande de los compartimientos,
puede haber una estratificación de emisiones de hidrocarburos. Los ritmos de cargado
con típicamente cíclicos, con iniciales y finales lentos y altos ritmos de flujo entre éstos.

Estos hechos, unidos con la carga simultánea de múltiples tipos de producto pueden
conducir a una enorme variación en la alimentación de cualquier unidad de recuperación.

Los barcos o lanchones con frecuencia no pueden resistir ni siquiera bajos niveles de
contrapresión o vacío. Por lo tanto existe muy poca fuerza impulsante para el gas y las
distancias del muelle a el área de tratamiento son por lo general muy grandes. Si bombas
elevadoras de presión se usan para aumentar la presión en la línea de transferencia,
quizá sea necesario agregar gas natural, o equivalente, para mantener la mezcla fuera
del rango explosivo. Los líquidos se condensan en la línea: instalaciones de drene y
recolección se requerirán.

Las compuertas se deben mantener cerradas y dispositivos mecánicos, en lugar de


inspección visual, se deben usar para vigilar el nivel en el compartimiento.

El uso de líneas de restauración de vapor es una buena medida para prevenir la


generación de vapores frescos. Sin embargo, éste método puede ser limitado si los
tanques de carga/recepción tienen techos flotantes. Instalaciones de recolección de vapor
se tendrían que instalar con objeto de manejar vapores desplazados por las operaciones
de lastre/deslastre.

Algunas jurisdicciones no permiten instalaciones para quemado en el muelle. Sin


embargo, si ésta es una tecnología aceptable, el quemador debe ser del tipo de cubierta,

105 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

con la punta de la flama lo suficientemente elevada para que esté arriba de cualquier
posible nube de vapor en el evento de un derrame. El quemador debe estar por lo menos
30 m del navío. Combustible suplementario y gas de piloto serán requeridos. Deben
instalarse un sello líquido, válvulas automáticas dobles de seccionamiento y de purga y un
parachispa de flama.

La eficiencia de destrucción de hidrocarburo debe ser de por lo menos 98 %. Para


quemadores descubiertos esto con seguridad requerirá combustible suplementario. Las
velocidades a la salida de la punta del quemador deben ser menores de 18 m/s.

9.5 Cambios del Proceso


Existe un número de áreas dentro de la refinería donde las emisiones de hidrocarburos se
pueden reducir o aún eliminar con cambios en el proceso. Sin embargo, cambios en el
proceso para hacer productos reformulados, o para mejorar la seguridad de la refinería
(por ejemplo, el cambio a la alquilación de ácido sulfúrico en lugar de ácido fluorhídrico),
no se discuten en ésta guía. Sin embargo, las secciones relacionadas con los contenidos
reducidos de azufre y aromáticos en el diesel combustible han sido incluidas. Las
soluciones a éstos temas implican extensiones de la tecnología misma.

La refinería debe asegurarse de que las descargas a la atmósfera de todas las corrientes
que contienen hidrocarburos sean mínimas. Donde sea posible, éstos flujos deben
enviarse a las unidades de recuperación, o si ésto no es posible, quemarse como
combustible. La destrucción térmica o catalítica debe considerarse si las dos opciones
previas no son viables.

El gas emitido del rectificador de agua amarga se debe enviar a una unidad de
recuperación de azufre. Se debe enfriar primero para extraer toda el agua posible. El
quemador a la entrada de la unidad de azufre debe ser capaz de destruir completamente
el amoníaco acarreado del rectificador de agua amarga (1200-1260 C). Si ésto no es
viable, el gas debe ser quemado en un calentador o caldera de proceso. Debido al alto
contenido de azufre y amoníaco del gas, debe tenerse cuidado que no haya corrosión en
exceso del refractario del calentador.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 106


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

El gas emitido de la columna de vacío debe quemarse en un calentador de proceso. De


nuevo, se debe tener cuidado para prevenir corrosión del refractario del calentador.

Las tuberías de inyección para los gases residuales quemados en un calentador, como
los gases emitidos en un rectificador de agua amarga y de la columna de vacío, se deben
equipar con dispositivos de cierre automático, en el evento de una falla de la flama en la
cámara de combustión del calentador.

Antes de parar una unidad, o unidades, los productos líquidos dentro de recipientes y otro
equipo deben bombearse a los tanques de almacenaje o de desperdicio. Los recipientes
se deben despresurizar hacia el quemador y después purgar hacia el quemador usando
nitrógeno o vapor. El ritmo de flujo del gas de purga no debe ser muy alto o la flama en la
punta del quemador se extinguirá. El procedimiento de paro debe ser en secuencias para
que el gas del quemador tenga suficiente valor calorífico para sostener la flama en la
punta del quemador. (Otra opción es quemar gas natural en el quemador).

Los recipientes no deben ser descargados y purgados con vapor/nitrógeno a la


atmósfera, a menos de que sea absolutamente necesario.

Muchas jurisdicciones están limitando la Presión de Vapor Reid de la gasolina a 0.53-0.62


bar durante los meses de verano. El propósito es reducir emisiones de todas fuentes
corriente abajo de la unidad de proceso - patio de tanques de la refinería, terminales
comerciales, estaciones de servicio y automóviles. Existe considerable controversia si
alguna otra acción - como canastos de carbón a bordo de vehículos - sería más efectiva.
Este argumento y los posibles impactos operacionales caen fuera del enfoque de éste
documento.

Una reducción en la presión de vapor de la gasolina tendrá efectos definitivos sobre las
emisiones de refinería. La lista de combustibles se puede alterar, el rendimiento
porcentual de gasolina disminuye y el octanaje de la gasolina también disminuye a menos
de que se hagan cambios de proceso.

107 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Para alcanzar la reducción en la presión de vapor, el butano debe ser extraído de toda la
gasolina. Existen un contenido máximo de butano en el gas combustible, después del cual
se empieza a condensar. Aceite combustible pesado se puede sacar de la lista de
combustible si la refinería lo quema en el presente. Esto reducirá las emisiones de CO2,
NOx y SOx, pero deja el problema de la eliminación del aceite. (La desintegración
hidrogenada de residuo es una opción). Si la refinería usa gas natural comprado fuera,
esas compras se pueden reducir. Puesto que el gas natural es más ligero, las emisiones
de bióxido de carbono aumentan ligeramente, pero los costos de combustible bajan.

La extracción del butano disminuye el rendimiento total de gasolina. Si la refinería decide


mantener su producción de gasolina, la cantidad de aceite crudo procesado debe subir.
Esto produce más emisiones de todos los contaminantes, manteniendo iguales las demás
cosas.

El butano representa una gran parte del octano que va con la gasolina. Se tienen que
tomar acciones para contrarestar esta pérdida. Uno de los primeros procedimientos,
donde existe capacidad, es incrementar la severidad del reformador catalítico y producir
más aromáticos. Por lo tanto, habrá un incremento en las emisiones de benceno, tolueno
y xilenos.

Otro método para levantar el mezclado total de octano son el isomerizar la gasolina ligera
de proceso directo y el incrementar la capacidad de alquilación. El uso de oxigenados se
está legislando en varias jurisdicciones. El metilo terciario butilo eter (MTBE) y el terciario
amilo metilo eter (TAME) con seguridad serán las fuentes dominantes de oxígeno para la
gasolina reformulada. Los costos mayores y las precauciones mayores para el manejo
hacen al etanol una opción menos atractiva.

9.6 Oxidación Catalítica


La forma más común de oxidación es la oxidación térmica o combustión. La oxidación
catalítica en una tecnología de alternativa. Utiliza menos combustible (costos y emisiones
resultantes menores), menos equipo y genera menos emisiones NOx. Como ejemplos,
las temperaturas de oxidación para los siguientes compuestos químicos se comparan:

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 108


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Térmica Catalítica
C C

Benceno 560 204


Tolueno 480 204
Formaldehído 430 149
Metiloetiloquetona 516 246
Monóxido de Carbono 609 160

Entre los compuestos químicos que pueden tolerar la oxidación efectiva catalítica son los
hidrocarburos halogenados como el tetracloruro de carbono, 1,2-diclorobenceno,
benceno, 1,1,2-tricloroetano, clorobenceno y fluorobenceno, los flujos gaseosos de las
plantas química, proyectos de tratamiento de agua subterránea y suelos y los
incineradores de residuos peligrosos.

La Allied Signal (USA) ha desarrollado una patente de catalizador de oxidación que se


declara como el catalizador comercial más activo y estable. Además de oxidar los
compuestos halogenados antes mencionados, simultáneamente destruye otros vapores
orgánicos en el gas.

La Catalytica Inc. (Mountain View, California) está desarrollando un proceso de oxidación


por absorción catalítica que logró una reducción de 96 % de los vapores de hidrocarburos
en pruebas de laboratorio (Catalytica afirma que un 99 % se logrará en su unidad
prototipo). La corriente de gas fluye a través de un absorbedor donde los hidrocarburos
son recolectados. Después son desabsorbidos y enviados a la etapa con catalizador en
donde son destruidos a una temperatura alrededor de 300 C. El proceso parece ser
adecuado para manejar flujos relativamente grandes de gas con concentraciones bajas
de hidrocarburos. (El prototipo será diseñado para 2500 ppm de hidrocarburos).

La oxidación catalítica del gas residual en la Planta Claus ha sido practicado


extensamente en Europa durante un número de años.

109 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

10.0 AZUFRE (SOx,H2S)


El azufre generalmente consiste de dióxido de azufre (95-99%) y trióxido de azufre (1-5%)

El azufre, generalmente en forma de sulfato, es esencial para el crecimiento de las


plantas. El Dióxido de azufre, en bajas concentraciones es absorbido por las plantas y
oxida rápidamente a los sulfatos. Sin embargo, información actual demuestra que a
concentraciones mayores la vida de las plantas es mucho más sensible al dióxido de
azufre que los humanos.

El dióxido de azufre es un contribuidor principal en la depositación de ácido. Se combina


con agua para formar ácido sulfuroso. También reacciona con oxígeno para formar
trióxido de azufre, el cual, a su vez, forma ácido sulfúrico. Cuando la precipitación causa
la depositación, se conoce como lluvia ácida. De otra forma, se conoce como
depositación seca.

La depositación de ácido - seca y mojada - ha generado un aumento en la acidez de


lagos y ríos, con una consecuente pérdida en la vida acuática. Los edificios sufren un
incremento en la corrosión. Los suelos pueden ser acidizados con pérdidas en los
metales pesados y puede haber reducciones en el rendimiento de las cosechas. La
sensibilidad del suelo a la depositación de ácido es de principal importancia cuando se
evalúa el impacto ambiental de un proyecto. Sin embargo, es sumamente difícil de medir.
Una serie a diferentes tiempos de valores de pH mostrará una gran variación sin ninguna
tendencia, exceptuando a plazo largo.

El siguiente método se propone como un posible medio para arribar a estimaciones


razonables de los efectos de la depositación de azufre en los suelos.

Los estudios han demostrado que una depositación inicial de ácidos proviene de una
disminución en el pH del suelo. (Las depositaciones de azufre se convierten en acídicas
como un resultado de conversión bacterial). Una vez que el suelo ha alcanzado equilibrio
habrá una recuperación gradual hasta regresar al nivel original de pH. Dosis sucesivas de
ácido repiten éste proceso pero las gráficas de pH/tiempo cambian a distintos puntos que
coinciden con una disminución del pH recuperado. Se especula que la capacidad de

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 110


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

intercambio de cationes del suelo actúa como un almacenaje temporal del ácido, el cual
se libera después para reaccionar con los minerales en el suelo. La sensibilidad del suelo
a la depositación parece ser una función de una serie de minerales específicos de lugar
que controlan el pH, cada uno a su vez reaccionando más lentamente para neutralizar el
ácido. Continuando éste experimento hasta que el suelo sea completamente acidizado, la
cantidad de ácido se deduce. Junto con el ritmo estimado de depositación de azufre, el
tiempo para lograr una acidización completa se puede calcular.

Con una luz solar adecuada, temperatura moderada, humedad relativa alta, humedad del
suelo, tipo de planta y etapa de crecimiento, puede haber un daño agudo o crónico del
dióxido de azufre. El límite aceptable de exposición varía ampliamente, dependiendo de
las variables antes mencionadas, particularmente el tipo de planta.

Los experimentos han mostrado que existe un efecto sinergístico cuando ciertas especies
de planta se exponen a mezclas de dióxido de azufre/ozono y dióxido de azufre/dióxido de
nitrógeno. Las emisiones de dióxido de azufre y de partículas exhiben efectos
sinergísticos de salud cuando se combinan. (Existe cierta evidencia que indican que los
problemas atribuidos al SO2 y partículas pueden, de hecho, deberse a los sulfatos).

El umbral del sabor y olor para el dióxido de azufre varía de 0.3-1.0 ppm. Los estudios
han demostrado que a niveles de exposición de menos de 1 ppm aparentemente sólo
existen efectos menores y transitorios en individuos saludables que hacen ejercicios. Sin
embargo, las personas asmáticas que hacen ejercicios pueden experimentar problemas
transitorios. No hay una evidencia clara de efectos sinergísticos del dióxido de azufre y el
ozono o del dióxido de nitrógeno.

La relación entre los niveles de dióxido de azufre con la mortalidad humana es muy
complicada debido a la interacción de muchos otros contaminantes, especialmente las
partículas. Existen evidencias que sugieren que los niveles elevados de dióxido de azufre
(0.15 ppm) aumentan los ritmos de mortalidad entre aquéllos que tienen enfermedades
cardiorespiratorias. También se ha postulado que el dióxido de azufre es instrumental en
el desarrollo de cáncer pulmonar. Hasta la fecha no hay una evidencia clara que indique
que es un cancerigeno.

111 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Esta sección considera la reducción de emisiones de azufre de las siguientes áreas:


Unidades de recuperación de azufre
Gas de combustión del regenerador CCF
Gas de combustión del calentador y caldera
Aceite combustible pesado (aceite para caldera de barco)
Diesel combustible

El coque de petróleo y el carbón se discuten en el Apéndice C.


Estrechamente relacionada con el tratamiento del diesel combustible está la cuestión de
los contenidos reducidos de aromáticos para el diesel combustible con objeto de reducir
emisiones de partículas carcinógenas. Puesto que el mismo proceso de desulfurización
es usado, la reducción de aromáticos en el diesel se discute en esta sección.

La desulfurización y otros procesos de tratamiento hidrogenado se usan para el


pretratamiento de flujos internos de refinería y de planta de gas. La discusión de éstos
temas está fuera del enfoque de esta guía.

10.1 Unidades de Recuperación de Azufre


En los últimos 25 años, un número considerable de procesos se han desarrollado para
mejorar la eficiencia de las unidades de recuperación de azufre, particularmente con
relación a la limpieza del flujo de gas residual. Este documento supone, como un caso
base, una unidad Claus de recuperación de azufre. La tecnología Claus ha estado en
servicio durante muchos años y se ha estimado que el 95 % de todas las plantas
recuperadoras de azufre emplean este diseño. Por lo tanto, no se proporciona una
descripción. Sin embargo, como referencia, véase el esquema del plano de flujo de la
Figura 7.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 112


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

113 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Esta sección describe brevemente varias propuestas recientes para modificar las
unidades Claus, incluyendo el desarrollo de tecnologías nuevas; varios de los muchos
procesos de limpieza del gas residual; medios para desgasificar el ácido sulfhídrico de las
fosas de azufre.

Los siguientes artículos se recomiendan para revisiones técnicas del proceso Claus:
- Look at Claus Unit Design; por D. Parnell; Hydrocarbon Processing; Septiembre
1985
- Sulphur and Carbon Deposition on Claus Catalyst Examined; por K. Goodboy, J.
Downing, H. Fleming; Oil & Gas Journal; Noviembre 4, 1985
- Relationship of Activity and Porosity of Claus Catalysts; por Dr. M. Pearson; 69th
Canadian Chemical Conference; Junio 3, 1986
- An Overview of Liquid Redox Sulfur Recovery; por D. Dalrymple, T. Trofe, J.
Evans; Chemical Engineering Progress; Marzo 1989

10.1.1 Eficiencias de Extracción de Azufre


Con los niveles actuales de la tecnología, las siguientes eficiencias de recuperación de
azufre son prácticas para las plantas nuevas:

Tamaño de la Planta, ton/d % Extracción S


> 2000 99.8
50-2000 98.5-98.8
10-50 96.2
5-10 90
<5 70

Se recomienda que estas eficiencias se apliquen a las unidades existentes que


experimentan modificaciones substanciales del proceso o un incremento en la capacidad
de 25 % o más.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 114


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

10.1.2 Unidades Claus


Todas juntas, más de 25 reacciones se realizan en el proceso Claus pero la más
fundamental es
2 H2S + SO2 --> 1.5 S2 + 2 H2O
Por lo tanto, es muy importante que sólo se inyecte en el quemador principal el suficiente
aire para quemar una tercera parte del ácido sulfhídrico (a dióxido de azufre) y el total de
los otros combustibles.

La presencia de hidrocarburos en el gas ácido causa que se consuman grandes


cantidades de oxígeno, para detrimento de la reacción principal. Además, cantidades
excesivas de coque se depositan en el catalizador y el azufre sufre un descoloramiento.
Los mercaptanos en la alimentación similarmente consumen oxígeno y los estudios de
simulación por computador han demostrado que los rendimientos en la recuperación de
azufre se reducen notablemente. Además, los requerimientos de calor aumentan.

El amoníaco y los cianuros reaccionan con los productos de azufre para formar sulfato y
sulfuro de amonio que taponan las capas de catalizadores. El agua ha sido identificada
como la causa principal del envejecimiento del catalizador. El agua y el amoníaco entran a
la unidad Claus como componentes del gas producido en el rectificador del agua amarga.
Es necesario tener un condensador en esa unidad para extraer toda el agua posible.

La máxima eficiencia de una unidad Claus está gobernada por la reacción cinética. El
valor es una función del número de etapas del convertidor y la concentración de ácido
sulfhídrico.

20% H2S 60% H2S 100% H2S

Claus Modificado 2 Etapas 95.2 96.2 96.4


Claus Modificado 3 Etapas 97.2 97.8 98.0
Claus Modificado 4 Etapas 97.6 98.2 98.3

115 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Las unidades Claus de dos etapas pueden reducir notablemente las emisiones de azufre
del gas residual mediante una tercera etapa y por lo tanto pueden mantener una
recuperación promedio de azufre de 97 % o mayor sobre el ciclo de operación. Sin
embargo, el incremento en eficiencia por la adición de una cuarta etapa es tan pequeño
que la opción no es viable a menos de que se adopte una configuración de reactor
oscilante de subpunto de rocío. Las eficiencias reales tienden a ser uno o dos porciento
menores debido a una ignición inapropiada, impurezas en la alimentación, envejecimiento
del catalizador, etc.

Una refinería aumentó la capacidad de su unidad recuperadora de azufre en un 20 %


mediante el uso de aire enriquecido (28 % oxígeno). Se instalaron quemadores nuevos
adecuados para todas las concentraciones de oxígeno, y capaces de quemar gas ácido y
gas del rectificador de agua amarga a 1200-1260 C - para la destrucción total de
amoníaco .

Si se usa aire enriquecido con oxígeno, la unidad debe tener la metalurgia apropiada.
Todas las válvulas deben estar limpias de aceite y grasa. Una vigilancia confiable de la
temperatura a la salida del horno y un control del aire de combustión son de extrema
importancia cuando esta opción es considerada.

El proceso MTE de recuperación de azufre tiene un condensador de horno y azufre -


como en la unidad convencional Claus. Sin embargo, la sección restante de la unidad usa
un sistema de circulación de catalizador algo parecido al de la unidad CCF. El gas a la
salida del condensador se recalienta a 175-220 C y después entra de nuevo al
regenerador, donde, parecido al vapor depurador del regenerador, limpia el azufre del
catalizador. El catalizador caliente y limpio entra entonces a un reactor de tubería.

El gas cargado con azufre pasa del regenerador a un condensador de azufre. El gas
saliendo de este segundo condensador se enfría para extraer el agua formada por la
reacción Claus. El gas seco se recicla al reactor de tubería. La reacción Claus catalizada
resultante se lleva a cabo abajo de la temperatura del punto de rocío del azufre. La
mezcla entra al recipiente del reactor, de donde el gas residual se descarga y el
catalizador cubierto con azufre, fluye al regenerador.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 116


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

No existen unidades comerciales (hasta Abril 1991) pero pruebas en una unidad prototipo
indican que el consumo de catalizador es aproximadamente 25-40 % del que se tiene en
una unidad Claus convencional de estrato fijo. El fabricante afirma que los costos son más
o menos 40 % más bajos, que no hay limitaciones de relación de mitigación y que es
posible una recuperación de azufre mayor de 99 % .

10.1.3 Tratamiento del Gas Residual


Una comparación de las eficiencias de recuperación de azufre esperadas, listada en la
sección 10.1.1, con las eficiencias en unidades Claus en equilibrio (véase la sección
anterior) claramente muestra que un incremento en la recuperación puede ser logrado
corriente abajo de la unidad básica de recuperación de azufre - mediante el tratamiento
del gas residual (el flujo final de gas que sale de la unidad de recuperación de azufre),
que en el pasado por lo general se incineraba. Muchos procesos se han desarrollado para
reducir la cantidad de contaminantes a un mínimo, por lo tanto incrementando la eficiencia
general de recuperación de azufre de la unidad.

El método más común de limpieza de gas residual es el Tratamiento Shell Claus de Gas
Residual (TSCGR) o Shell Claus Off Gas Treating (SCOT). El gas es calentado a 300 C y
mezclado con hidrógeno (o cualquier otro gas reductor). Todos los componentes de
azufre se convierten en ácido sulfhídrico en un reactor de hidrogenación. Este flujo es
después enfriado en un calentador de calor residual y torre de enfriamiento con agua. El
ácido sulfhídrico es absorbido del gas con una amina, la cual es altamente selectiva de
H2S en la presencia de dióxido de carbono, si las concentraciones de CO2 ameritan la
separación. De lo contrario, un solvente indiscriminante, como lo es el di-isopropanalimina
(DIPA), es usado. El gas residual del absorbedor se envía al incinerador. Las emisiones
de dióxido de azufre son menores de 500 ppmv. Nótese que 20-30% del dióxido de
carbono en la alimentación del absorbedor puede ser usado por la amina. La amina es
eliminada del sulfuro en un regenerador convencional de amina y gas ácido se recicla de
nuevo a la entrada de la unidad Claus.

El proceso SCOT consiste de tecnología convencional que produce una eficiencia muy alta de
limpieza y buena confiabilidad. Aunque los costos de operación son bajos, la inversión capital
es aproximadamente la mitad de la unidad Claus corriente arriba. Si el gas residual Claus

117 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

contiene altas cantidades de dióxido de carbono una alternativa de la unidad SCOT puede ser
el proceso Beavon-Stretford, aunque tiene varios problemas que lo acompañan.

Las unidades Stretford han estado en servicio durante muchos años. Son los ejemplos
más comunes de una familia de tratamiento denominada recuperador líquido redox de
azufre. Esta tecnología utiliza oxígeno, en un proceso de una etapa a temperatura y
presión del ambiente, para convertir ácido sulfhídrico en azufre en un número de
servicios, incluyendo el tratamiento Claus de gas residual.

El gas de salida es con frecuencia menor de 10 ppm H2S. Una variedad de ritmos de
inyección y concentraciones de ácido sulfhídrico se pueden manejar con efectividad. Los
procesos Stretford, Unisulf y Sulfolin usan un catalizador de vanadio; el LO-CAT y
SulFerox usan un hierro quelado; el Hiperión usa hierro quelado y naftaquinona.

Las unidades Stretford usan ácido disulfónico de antraquinona (ADA) para regenerar
vanadio (IV) - formado durante una reacción intermedia cuando los iones de bisulfuro se
oxidan en azufre elemental - de nuevo en vanadio (V).

Se piensa que otros compuestos de azufre (sulfuro de carbonilo y disulfuro de carbono )


no reaccionan con la solución Stetford. Se conoce la forma en que contribuyen con los
olores y otros problemas en el oxidador. Aparentemente, las substancia orgánicas no
reaccionan con la solución, pero pueden causar espuma, flotación y malos olores.

Debido a la acumulación de sales de tiosulfato y sulfato, es necesario cambiar la solución


Stretford. La eliminación del catalizador de vanadio y del ADA crean ciertos problemas
ambientales. Existe un número de técnicas para el tratamiento de la solución gastada
Stretford para recuperar compuestos químicos y convertir otros componentes residuales
en productos derivados de utilidad. Se debe ejercer un cuidado apropiado cuando se
manejen compuestos en polvo de vanadio y ADA.

Estos problemas ambientales y de seguridad y la eficiencia de los procesos que utilizan


metilodietilamina (MDEA) han hecho a las unidades Stretford opciones menos populares
para el tratamiento de gas residual.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 118


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

El proceso Unisulf fue desarrollado por la Unical. Ellos afirman que virtualmente toda la
formación de derivados de sales es eliminada. También no poseen derretidor de azufre.
También se afirma de que el proceso Sulfolin (Linde AG) tiene una producción baja de sal
pero se dispone de datos muy limitados.

El proceso LO-CAT de ARI Technology recientemente ha tenido mucho éxito,


especialmente para unidades de recuperación de azufre más pequeñas. Sin embargo, el
rango de aplicaciones comerciales es todavía limitado, comparado con el Stretford y sus
derivados. El LO-CAT utiliza dos quelados de hierro patentados, un biocida y un
surfactante. Los costos químicos parecen ser más altos que en los procesos a base de
vanadio, pero el tamaño del equipo (gastos capitales) y costos de servicio son menores.

El método SulFerox (Shell Oil/Dow Chemical) usa una solución de quelado de hierro de 2-
4 % que proporciona una alta capacidad de extracción de H2S en la solución. Esto se
traduce en tamaños más chicos en el equipo. La conservación de la solución de hierro ha
resultado ser un problema mayor. Existen muy pocos datos comerciales. El proceso
Hiperion (Ultrasystems) usa hierro quelado y naftaquinona, que el fabricante declara
genera tiempos de residencia mucho más cortos (es decir, equipo más pequeño).
Contrario a las otras unidades redox, el proceso Hiperion usa un filtro de plato y cuadro
para la extracción de azufre. De nueva cuenta, existen muy pocas aplicaciones
comerciales.

El artículo "An Overview de Liquid Redox Sulfur Technology", por D. Dalrimple, T. Trofe y
J.Evans (Chemical Engineering Progress, Marzo 1989) se recomienda para un buen
repaso de esta tecnología, especialmente el proceso Stretford.

Comprimo, y otras organizaciones holandesas, han desarrollado el proceso Superclaus.


Existen dos opciones, que proporcionan 99 % o 99.5 % de recuperación de azufre. Para
la opción de 99 %, un reactor selectivo de oxidación se instala a la salida del último
condensador de azufre. El catalizador convierte más del 85 % del ácido sulfhídrico en el
gas residual en azufre; no es sensible al oxígeno en exceso (para formar dióxido de
azufre); otros combustibles no son afectados y el catalizador no es dañado por el agua.
En la opción de 99.5 %, un reactor de hidrogenación y enfriador de gas se incluye

119 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

corriente arriba del reactor selectivo de oxidación (e inyección de vapor) para la reducción
de compuestos de azufre en ácido sulfhídrico.

De la salida del reactor selectivo de oxidación, el flujo pasa a un condensador de azufre y


el gas residual de ése equipo es incinerado.

Esta tecnología acarrea bajas inversiones capitales y bajos costos de servicio. Se puede
incorporar fácilmente a unidades existentes Claus.

La Mobil Oil AG ha desarrollado el Proceso Mobil de Oxidación Directa (Promod) o


Modop en inglés. El gas residual Claus se calienta y después se hidrogena sobre un
catalizador de cobalto-(o níquel-)molibdeno. El gas se enfría para extraer agua la cual se
envía a un rectificador de agua amarga. El gas es después recalentado y se agrega aire
para proporcionar la relación propia de oxígeno/hidrógeno antes de que el gas se pase
sobre un catalizador de óxido de titanio a 170-200 C. La oxidación del ácido sulfhídrico en
azufre es una reacción exotérmica, la cual es adversamente afectada si la temperatura
excede 250-270 C. Por lo tanto, sólo el aire suficiente se agrega para alcanzar esas
temperaturas y un segundo reactor se instala para alcanzar la máxima recuperación de
azufre. Existen condensadores de azufre a la salida de cada uno. Si la unidad Claus
alcanza suficiente recuperación y el gas residual no es muy rico en ácido sulfhídrico, un
solo reactor Promod puede ser suficiente.

El vapor de agua en el gas residual reduce la eficiencia de éste proceso catalítico. En


algunos casos un líquido higroscópico se usa para reducir el contenido de agua corriente
abajo de la torre de enfriamiento.

Por lo menos tres unidades Promod han estado en servicio durante 4-8 años. La
operación ha sido buena, con eficiencias de recuperación de 99.0-99.5%.

El sistema de la Universidad de Texas A&M recientemente ha publicado una patente para


su diseño de un proceso electroquímico para la producción de hidrógeno y azufre a partir
de ácido sulfhídrico. Los investigadores afirman que el proceso se puede adaptar
fácilmente a un número de situaciones, incluyendo la limpieza de gas residual.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 120


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

10.1.4 Degasificación de Fosas de Azufre


El azufre disolve ácido sulfhídrico y reacciona con él para formar sulfanos, o polisulfuro de
hidrógeno (H2SOx). Los sulfanos después se descomponen lentamente, emitiendo ácido
sulfhídrico. Como resultado, la concentración de ácido sulfhídrico en las fosas de azufre
es con frecuencia del orden de 200-300 ppm. Dos actividades, ambas presenten durante
la carga y descarga de azufre, causan que el ácido sulfhídrico se libere rápidamente del
azufre derretido: agitación y enfriamiento a cerca de 130 C. Esto no sólo posee un
problema de olores, sino que los niveles pueden ser tóxicos para aquéllos que cargan y
descargan el azufre y una mezcla explosiva se puede formar en los tanques sin
respiraderos. El problema es más agudo en el almacenamiento con recipientes cerrados.
Además, la calidad del azufre disminuye.

Mediante el bombeo de azufre líquido a través de una boquilla de regar localizada en la


porción superior de la fosa de azufre, y con el paso de gas residual Claus a través del
regado de azufre, el ácido sulfhídrico emerge y se quema en el incinerador o se envía al
tratador de gas residual. Un catalizador es inyectado en el azufre para aumentar el ritmo
de descomposición de los sulfanos. Originalmente, este catalizador era amoníaco pero, a
pesar de que era muy efectivo, las sales de amonio causaban taponamientos e
incrustaciones. La Elf Aquitaine desarrolló Aquisulf. Este es un líquido estable de baja
presión de vapor, que es capaz de desgasificar el azufre a 100 ppmp H2S. El proceso
puede ser continuo o intermitente.

La inversión capital es relativamente baja - especialmente si se convierte la inyección de


amoníaco - y el costo de Aquisulf es aproximadamente el mismo que el del amoníaco,
sobre una base de consumo. Sin embargo, los ahorros en el mantenimiento son bastante
importantes.

La Exxon tiene un proceso similar, en donde un catalizador de patente se introduce en la


fosa y al ácido sulfhídrico se le permite que salga del azufre. Si se desea o se necesita, la
agitación puede reemplazar al tiempo de residencia. Se recomienda que la tubería para la
adición del catalizador sea de acero inoxidable para prevenir incrustaciones al entrar a la
fosa. El gas de barrido mantiene el espacio de vapor de la fosa bajo el límite de explosión.

121 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

10.2 Gas de Combustión del Regenerador CCF


La cantidad de azufre que va al regenerador UCCF es proporcional a la generación de
coque, que a su vez es función del contenido de azufre en la alimentación, nivel de
conversión y el ritmo de aceite de reciclado. La cantidad que sale del regenerador en el
gas de combustión depende de las condiciones en ése recipiente. Por ejemplo, las
emisiones SOx durante la combustión parcial CO son 10-30 % más altas que en el
método convencional de regeneración: con combustión completa CO, 40-65 % más alta.

Muchas jurisdicciones han adoptado Estándares de Desempeño de Nuevas Fuentes


(EDNF) que requieren que las UCCF, recientemente construidas, modificadas, o que
emiten más dióxido de azufre como resultado de cambios físicos y/u operacionales,
reduzcan esas emisiones mediante uno o más de los siguientes métodos:
- Procesamiento de alimentaciones dulces únicamente (menos de 0.30 % en peso
de azufre)
- Desulfurización de alimentaciones a menos de 0.30 % en peso de azufre y las
emisiones de SO2 a menos de 9.8 kg/t de coque quemado
- Depuración de los gases de combustión (reducción de SO2 en un 95 % o menos
de 50 ppmv)
- Utilizando un aditivo para la reducción de SOx para mantener las emisiones a
menos de 9.8 kg/t de coque quemado o típicamente 200-300 ppmv.

10.2.1 Calidad de la Alimentación UCCF


El procesamiento de cargas dulces UCCF se está haciendo cada vez más difícil ya que
los aceites crudos cada vez más tienden a ser amargos. La selección de esta opción
depende del costo del aceite crudo necesario, el valor del rendimiento del producto
alcanzable en la UCCF y cualquier posible modificación al/las equipo/operaciones.

El hidrotratamiento de la alimentación UCCF substancialmente reducirá las emisiones de


óxido de azufre y generará menores niveles de azufre en productos tales como el diesel
combustible. También mejorará la producción UCCF y la vida del catalizador. Por otro
lado, el hidrotratamiento de la alimentación UCCF es costoso. En algunos casos, una
planta de hidrógeno es necesaria. Muchas de las condiciones de operación y problemas
encontrados durante el hidrotratamiento de la alimentación UCCF son similares a los que

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 122


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

se presentan durante el hidrotratamiento de residuo. Véase la sección 10.4.

Los fabricantes de catalizadores se deben consultar para verificar los beneficios en el


procesamiento de cargas UCCF más dulces. Además, estudios amplios de ingeniería se
deben llevar a cabo en todas las unidades corriente abajo relevantes para asegurarse de
que son adecuadas. Por ejemplo, las instalaciones de tratamiento de gas combustible y
de recuperación de azufre pueden requerir renovaciones. Una programación lineal se
debe usar para determinar el programa óptimo de producción y su valor.

El hidrotratamiento de la alimentación del coquificador (vacío inclinado) no parece ser


efectivo en materia de costos.

10.2.2 Lavado del Gas de Combustión UCCF


El lavado de gas de combustión es un método eficiente para la extracción de óxidos de
azufre. En muchos casos es requerido para cumplir con estándares más rígidos. El
sistema de lavado de gas húmedo (SLGH) de la Exxon es muy típico. El gas de
combustión UCCF pasa a través de un lavador o depurador del tipo venturi que usa una
caída de presión o una boquilla de dispersión. Las partículas se combinan con las gotas
de líquido y el dióxido de azufre se extrae en un líquido "regulado", generalmente una
lechada de caliza. El líquido "sucio" se separa en un tambor, que está equipado con un
extractor de neblina. Se agrega solución cáustica de reemplazo y la mezcla es
recirculada.

Una parte del líquido recirculado se lleva a la unidad de tratamiento de purga. Solución
cáustica se agrega para prevenir que el dióxido de azufre se libere y un polímero se
agrega para mejorar la sedimentación. Los sólidos son después extraídos en un depósito
de decantación y se concentran aún más en un espesador. De ahí son enviados a un filtro
de vacío con un estrato granular para la extracción del agua libre. Los sólidos húmedos
producidos quedan listos para eliminarse en un sitio de confinamiento sanitario.

El sobreflujo de agua del depósito de decantación se mezcla con aire comprimido para la
reducción de la demanda de oxidación química (DOQ) a niveles de 50 mg/l o menos. El
agua es después descargada (en algunos casos después de enfriarse).

123 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

El sistema de Lavado Húmedo de Gas no reduce las emisiones de óxidos de nitrógeno.


Un número de pruebas demostró que la extracción de dióxido de azufre es de 93-95 %, con
valores a la salida del orden de 5-62 ppmv. La extracción de partículas fue de 85 %.

Las ventajas de los depuradores son que los óxidos de azufre y las partículas se pueden
eliminar a niveles inferiores de las normas más rígidas. Las desventajas son los costos
capitales y de operación sumamente altos.

10.2.3 Aditivos para la Reducción de SOx


Los aditivos para la reducción de SOx, o barredores, trabajan sobre el principio de que el
azufre en coque UCCF se oxida en dióxido de azufre, que a su vez reacciona con oxígeno
para formar trióxido de azufre. Este es el factor limitante en el proceso. El trióxido
después forma con cierta rapidez un sulfato con el componente metálico del aditivo y se
regresa al reactor donde se reduce en ácido sulfhídrico. El sulfato también se puede
reducir en sulfuro de metal en el reactor, en cuyo caso el vapor en el rectificador de
catalizador lo convierte en ácido sulfhídrico. El H2S sube y se captura en la planta de gas
corriente abajo y la unidad de recuperación de azufre. La carga adicional en ésta última
unidad es por lo general 5-20 %.

Nótese que algunos catalizadores CCF, como los producidos de arcilla de caolín y que
tienen matrices estables con alúminas altas, tienen cierta habilidad para catalizar el
dióxido de azufre en reacción de trióxido.

La formación de trióxido de azufre es favorecida con el incremento del oxígeno en exceso


y temperaturas menores. La conversión de monóxido de carbono en dióxido de carbono
es mucho más rápida que la del SO2 en SO3. Por lo tanto, se recomienda la adición de un
promotor de combustión CO, suponiendo que se tiene presente suficiente oxígeno en
exceso para realizar también la oxidación de azufre.

Existe bastante variación en los resultados, pero virtualmente toda la experiencia


operacional ha demostrado que cuando se opera a condiciones de combustión CO
completa, los barredores extraen una porcentaje más alto de SOx que cuando se opera a
condiciones de combustión CO parcial.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 124


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

La experiencia operacional ha mostrado un ritmo de consumo de barredores de 5-25 kg


de SOx extraído por kg de barredor.

La Katalistiks/UOP fabrica su catalizador DESOX, el cual es una tierra rara (óxido de cerio
?)/espinela de magnesio/aluminio. A diferencia de los aditivos iniciales, que incrementaron
los niveles de NOx en el gas de combustión, el DESOX aparentemente los reduce - una
prueba comercial mostró una caída del 30 %.

Sin embargo, se requiere más trabajo en esta área para confirmar esto. El efecto en la
producción UCCF es mínimo. La inversión capital es mínima, aunque los costos de
operación son altos. Una ventaja adicional de esta tecnología es que si la refinería ha
escogido otras opciones para controlar las emisiones SOx (hidrotratamiento de la carga,
lavado del gas de combustión), los barredores se pueden usar como una medida
temporal si las opciones anteriormente mencionadas están fuera de servicio.

Existe un número de otros catalizadores reductores de SOx que se han desarrollado en la


pasada década. Entre estos se incluyen el Unisox (Union Oil) y Transox (Chevron). La
Chevron observó que el Transox no es compatible con todos los catalizadores CCF. La
Engelhard desarrolló un catalizador bifuncional de craqueo/transferencia de SOx,
ULTRASOX-560, hace aproximadamente nueve años.

10.3 Gas de Combustión del Calentador y la Caldera


Una opción para reducir las emisiones de óxido de azufre de las chimeneas del calentador
y la caldera es la desulfurización de los combustibles. Véanse más adelante los
comentarios sobre el aceite combustible pesado (sección 10.4) y la combustión de carbón
y/o coque del petróleo (Apéndice C).

El tratamiento del gas de combustión con el lavado con amina es una práctica bien
establecida e integral en una refinería. El ácido sulfhídrico y, si se desea, el dióxido de
carbono se extraen del gas de combustión mediante el contacto del gas con una solución
acuosa de amina. El gas endulzado se envía al sistema de combustible. La solución rica
en amina se regenera después usando calor para expulsar el ácido sulfhídrico y el dióxido
de carbono, que se envían a la unidad de recuperación de azufre.

125 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

El tipo de amina depende del servicio requerido. La más fuerte es la monoetanolamina


(MEA). Tiene el peso molecular más bajo, por lo tanto, tiene una gran capacidad para
absorber gases - ácido sulfhídrico y dióxido de carbono. Térmicamente es muy estable.
Sin embargo, tiene una presión de vapor mayor que las demás y en ocasiones requiere
de un lavado con agua en el flujo de gas endulzado para reducir las pérdidas por
evaporación. La desventaja principal del MEA es que reacciona con el disulfuro de
carbono y sulfuro de carbonilo para formar compuestos corrosivos no regenerables.
Requiere de un regenerador en la solución del solvente para mantener la calidad.

La Dietanolamina (DEA) generalmente se escoge cuando están presentes gases del


proceso de craqueo. Tiene una presión de vapor menor que la MEA y no reacciona con el
sulfuro de carbonilo y el disulfuro de carbono. Se hace corrosiva si la concentración de
amina y si la carga del gas ácido llegan a ser muy altas.

Las siguientes soluciones de amina se están convirtiendo muy populares y ofrecen ciertas
ventajas en muchas áreas del tratamiento.

La di-isopropanolamina (DIPA) es un solvente excelente. No es tan corrosiva como las


aminas primarias (MEA y DEA). Por lo tanto, permiten cargas mayores de H2S por mole
de solvente circulado. Absorbe sulfuro de carbonilo así como también ácido sulfhídrico y
se puede diseñar para absorción baja o muy alta de dióxido de carbono. También, cuesta
más o menos lo mismo que la DEA.

La metildietanolamina (MDEA) es muy selectiva en la absorción de ácido sulfhídrico en la


presencia de altas concentraciones de dióxido de carbono. Es menos corrosiva y puede
operar con cargas más grandes de H2S que cualquier otra amina primaria o secundaria.
Una gran desventaja es su costo.

La trietanolamina (TEA) fue la primera amina en usarse pero su baja capacidad de


absorción y estabilidad han motivado su reemplazamiento. Ya no se usa.

Las aminas en ocasiones se combinan con glicol dietileno y agua (15-20 % MEA o DEA,
5-10 % agua, el balance de glicol; o 30 % MDEA). Esto no solamente endulza el gas, sino

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 126


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

que también lo deshidrata. La regeneración de amina requiere de menos vapor. Las


desventajas son una purificación más difícil de la solución amina-glicol y el hecho de que
un proceso de deshidratación simple de glicol es más efectivo.

Se recomienda que los contenidos de azufre en el gas de combustión se reduzcan a 50


ppm o menos mediante la actualización del sistema de tratamiento con amina. Esto se
puede lograr en ciertas formas:
- Manteniendo la calidad de la amina mediante frecuentes adiciones de amina
fresca
- Usando la amina más apropiada
- Cambiando los platos del depurador de gas de combustión y del regenerador de
amina para mejorar la captura de ácido sulfhídrico en el primer recipiente y la
extracción de amina en el segundo
- Operando la unidad de tratamiento con amina en la forma más eficiente.

La extracción de azufre con frecuencia se hace en el extremo opuesto del proceso de


combustión - la desulfurización del gas de combustión.

Tres tecnologías principales se discuten - depuración, desulfurización química mojada,


desulfurización química seca -seguidas por descripciones breves de varios desarrollos
recientes.

La depuración se puede hacer con el uso de torres con rociadores, desviadores o bafles,
platos o empacadas. Las torres con rociadores son las más eficientes para la extracción
de óxidos de azufre. Las caídas de presión son bastante bajas. Sus principales
desventajas son que el líquido debe estar libre de sólidos para prevenir taponamiento de
las boquillas y que poseen eficiencias bajas en la extracción de partículas - no son
efectivas para partículas de 5 micrones o menos.

Los depuradores con desviadores operan a bajas presiones. El líquido se escalona sobre
una serie de desviadores mientras que el flujo de gas pasa a través de la cortina
descendente. Etapas múltiples se utilizan para alcanzar la eficiencia requerida. Hasta un
90 % de partículas de un micrón o más de tamaño se pueden extraer. No tienen

127 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

problemas serios de taponamiento. Sin embargo, mezclas de líquido/gas inadecuadas


pueden ocurrir. Estas unidades son relativamente baratas de instalar.

En los depuradores de platos, el gas pasa a través de un plato o bandeja perforada con
muchos orificios pequeños y después golpea un plato de choque. Esto logra una
eficiencia de extracción relativamente alta de partículas y de SOx (cerca de 90%) dentro
de una sola etapa. Una extracción mayor se obtiene con el uso múltiple de platos. Los
problemas mayores son el taponamiento de los orificios, formación de incrustaciones en
el plato de choque y la necesidad de tener un plato móvil con objeto de acomodar flujos
variables de gas.

Las torres con estratos empacados ofrecen extracciones altas del óxido de azufre pero
en general no son muy adecuadas para la extracción de partículas.

Todos los procesos químicos mojados tienen cierta habilidad para extraer partículas. La
eficiencia varía de acuerdo a la carga y tamaño de las partículas y a la caída de presión
del sistema. Con frecuencia este equipo es instalado corriente abajo de filtros,
precipitadores o ciclones. Esto no sólo reduce la carga de partículas en el depurador sino
que también el volumen por eliminar del residuo.

Comúnmente, reactivos de sodio o calcio se usan para depurar el gas aunque algunos
flujos de desperdicio pueden ser apropiados. Se requieren cantidades grandes de líquido.
Los problemas principales son el taponamiento y las incrustaciones en el depurador,
corrosión y la eliminación de los residuos que contienen azufre. Los procesos que usan
sodio no generan residuos sólidos. Los depuradores con cal generan residuos sólidos: el
sedimento o lodo de sulfuro de calcio es gelatinoso y presenta un problema para su
eliminación.

Algunos diseños usan un proceso dual alcalino en el cual el dióxido de azufre reacciona
para formar compuestos solubles (sulfuro de sodio y sulfato de sodio, por ejemplo) en el
mismo depurador. (También se han utilizado amoníaco y metilamina, pero con menos
frecuencia). Las sales solubles son entonces extraídas del depurador y reaccionadas para
formar sales insolubles como el sulfuro y sulfato de calcio. Una ventaja de la tecnología

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 128


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

dual alcalina es que los iones de sodio se regresan al líquido: la composición del sodio es
por lo tanto baja y el residuo es fácilmente eliminado en un sitio de confinamiento.
Para una buena descripción del diseño de un sistema de torre de rociadores (circulando
una lechada de caliza), originalmente para la salida de un calentador de planta eléctrica,
véase "Spray Tower: The Workhorse of Flue-Gas Desulfurization", por A. Saleem, en la
edición de Octubre 1980 de la revista Power.

Una opción para refinerías costeras puede ser el uso de agua marina. El agua marina es
ligeramente alcalina y reacciona con el dióxido de azufre. El gas de combustión se enfría
alrededor de 200 C usando agua salada y después se envía a un depurador de dos
etapas de agua marina, en donde se pone en contacto con agua salada.

El gas es ese momento está a la temperatura ambiente y se debe recalentar para


proporcionar un levantamiento adecuado de penacho. El agua marina acídica se
neutraliza con agua marina adicional y después se airea (para formar sulfatos, antes de
descargarse al océano. Antes de que esto se haga, el pH y el contenido de oxígeno del
efluente deben ser verificados.

La depuración seca incluye equipo mecánico menos complejo que la depuración


mojada. El gas ácido entra un secador con rociadores y pasa a través de un rociado de
lechada de cal o ceniza de soda. El calor del gas seca las sales. Las sales y la ceniza de
soda se sacan a un dispositivo de recolección de partículas, como por ejemplo un
precipitador electrostático o filtro de tela. El residuo seco se puede enviar a un sitio de
confinamiento o una porción reciclarse de nuevo al secador con rociado para reaccionar
completamente el reactivo.

Se pueden lograr eficiencias de extracción mayores de 90%, siempre y cuando se usen


altos ritmos de carga molar de reactivos. Los reactivos de sodio (hidróxido o carbonato)
son más robustos que los de calcio (cal o caliza), pero son considerablemente más caros.

La corrosión puede ser un problema serio cuando se depuran los gases de combustión.
Los depuradores y absorbedores con frecuencia usan plásticos reforzados con fibra de
vidrio, revestimientos de hule y otros encubrimientos protectivos. Las altas temperaturas

129 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

pueden originar su degradación. Los puntos de rocío del gas ácido deben sobrepasarse
antes del lavado y antes de que el gas entre a la chimenea.

Los sistemas de líquidos circulantes pueden hacerse bastante acídicos debido a la


presencia de ácidos sulfúrico y clorhídrico. El equipo de inspección del pH se debe
mantener en buenas condiciones operacionales. El líquido sólo debe ser ligeramente
acídico: si es muy acídico, se crea corrosión; si es muy alcalino, se forman incrustaciones.

Un buen análisis para la selección de materiales de construcción a usarse en una unidad


de desulfurización de gas de combustión se presenta en el ejemplar del 19 de
Septiembre, 1983 de Chemical Engineering (Material of Construction for Flue-Gas-
Desulfurization Systems, por R. Kirchner).

A continuación se presentan cinco procesos recientemente instalados o desarrollados.

3
En 1984, la refinería OMV AG en Austria (27500 m /día calendario) instaló una unidad de
desulfurización de gas de combustión, basada en la tecnología Wellman-Lord. Ese
proceso ha estado en uso durante un número de años, principalmente para el
endulzamiento de gas natural. En este caso, los gases de combustión provienen de dos
plantas eléctricas, así como también de unidades de refinería. Las plantas eléctricas
queman residuos con alto contenido de azufre de vacío y reductor de viscosidad.

Se agrega amoníaco a las mezclas de gases de combustión para convertir trióxido de


azufre en sulfato de amonio para controlar el punto de rocío del ácido y para minimizar la
producción de sulfato de sodio en el absorbedor. El sulfato de amonio se extrae en un
precipitador electrostático. Los sólidos restantes se extraen del gas con un lavado con
agua. El dióxido de azufre se extrae del gas de combustión en el absorbedor mediante
una solución de sulfuro/bisulfuro de sodio.

El dióxido de azufre se extrae de la solución del absorbedor, parcialmente reducido con


hidrógeno, y se envía a la unidad Claus.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 130


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Los datos de la planta muestran que los gases de combustión de aceite combustible
pesado con contenidos de azufre tan elevados como 3.75 % en peso se pueden tratar
exitosamente - 95 % de extracción.

El Proceso CT-121 de desulfurización de gas de combustión de la Bechtel National ha


estado en el mercado desde 1986. Consiste de un reactor de burbujeo con jet que
combina absorción, oxidación, neutralización y cristalización en un solo recipiente de
proceso. Las ventajas son una eficiencia mayor, menos espacio en la superficie y menos
equipo de mantenimiento alto como lo son las bombas de reciclar, boquillas para rociar
lechadas y tanques para reacciones separadas. Bechtel afirma eficiencias de extracción
del dióxido de azufre mayores de 90 % y cerca de 100 % confiable en su funcionalidad.

La NaTec Resources diseñó recientemente un lavador seco de dióxido de azufre para un


calcinador de coque de petróleo. El proceso también es adecuado para el gas de combustión
de un desintegrador catalítico fluido, un coquificador fluido y otras unidades de refinería. El
bicarbonato de sodio se inyecta en el flujo del gas de combustión, que debe estar por lo
menos a 150 C. El bicarbonato se descompone en carbonato, que a su vez reacciona con el
dióxido de azufre para formar sulfato de sodio. Un filtro de tela extrae el sulfato.

También hay una extracción parcial simultánea de óxidos de nitrógeno. Con temperaturas
bajas en el gas de combustión o con ritmos de extracción altos de SO2 puede haber
alguna conversión del óxido nítrico en dióxido de nitrógeno. Si se necesita, un reactivo a
base de urea para eliminar esta conversión se puede agregar al bicarbonato de sodio.
Los resultados de prueba en el calcinador de coque mostraron una extracción de 74-86%
del dióxido de azufre. Los óxidos de nitrógeno no mostraron problemas.

La Suncor ha instalado la tecnología CANSOLV (Union Carbide Canada en su planta de


arenas bituminosas en Fort McMurray. El proceso usa una sal orgánica de amina como
absorbente que reacciona rápidamente con el dióxido de azufre en un Depurador
Turbotak Waterloo. El SO2 se extrae del absorbente (que se recicla) y se envía a la
recuperación de azufre. La Union Carbide Canada afirma se puede recuperar el 99 % de
las emisiones de dióxido de azufre con menos costos capitales y de operación que en los
sistemas convencionales. Hay muy poco residuo generado en este proceso.

131 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

La Ohio Edison ha diseñado el tratamiento Noxso de gas de combustión. El gas de


combustión pasa de un precipitador electrostático a un enfriador con rociado y de ahí a un
adsorbedor de estrato fluido. Un adsorbente de aluminato de sodio sobre un medio gama-
alúmina inicia una serie de reacciones mediante las cuales el dióxido de azufre se
convierte en sulfato de sodio y los óxidos de nitrógeno forman nitrito y nitrato de sodio.

El gas limpio se lleva a un filtro de tela para la extracción de partículas y el sorbente. El


adsorbente gastado es regenerado primero calentandolo hasta 1220 C y después con
una reducción usando ya sea hidrógeno (preferiblemente) o gas natural (la operación
prueba de 3 años de duración está usando éste por razones económicas). Este último
requiere temperaturas de regeneración mal altas. Los compuestos de azufre se reducen a
H2S, SO2 y azufre elemental.

La Ohio Edison afirma que el proceso Noxso extrae con efectividad los óxidos de azufre y
de nitrógeno, al mismo tiempo no produce residuos líquidos o sólidos. La operación
prueba aún continúa.

10.4 Aceite Combustible Pesado


La demanda por contenidos más bajos de azufre (1.0 % en peso o menos) en aceite
combustible pesado esta coincidiendo con el procesamiento de cargas de alimentación
con niveles de azufre en aumento. Esto deja tres opciones disponibles para cumplir con
estos propósitos:
- Uso mayor de solventes, para el detrimento de productos como el aceite
combustible de horno y el diesel combustible. Esto también puede requerir un
aumento en la capacidad de desulfurización.
- Aumento en la desulfurización de residuo para mantener o reducir los niveles
existentes de solvente.
- Parar la venta de aceite combustible pesado y el hidrotratamiento del residuo para
que se use como alimentación en el hidrodesintegrador o en la UCCF, procesando
el residuo en una unidad de coquificación.

La primera opción se explica por sí misma y la tercera, que se está haciendo muy popular,
está fuera del alcance de esta guía.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 132


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Una descripción del proceso de hidrodesulfurización y los factores que afectan la


extracción de azufre no se incluyen en este documento, a menos de que se apliquen
específicamente a este tema. La catálisis del hidrotratamiento está bajo continuo
mejoramiento. Por lo tanto, las marcas registradas no se mencionan. Se recomienda que
el operador de la refinería consulte con los fabricantes de catalizador con relación al(los)
catalizador(es) óptimo(s) de cada situación.

El hidrotratamiento de residuo implica problemas que no se encuentran a ningún nivel en


la desulfurización de aceites con gases ligeros. En general, para un aceite en particular,
con fracciones más pesadas, la concentración de azufre aumenta y la desulfurización se
hace más difícil. Además, hay otros problemas como por ejemplo los metales,
precursores de producción de coque, asfaltenos, compuestos de nitrógeno, y aromáticos
pesados. Los catalizadores iniciales para la desulfurización del residuo sufrieron el
problema de tener que sacrificar la actividad de conversión de azufre con objeto de ganar
una tolerancia hacia los metales frecuentemente encontrados en los residuos.

La experiencia ha demostrado que una serie de catalizadores diseñados para realizar


funciones específicas secuenciales - primero desmetalización, después extracción de
azufre y nitrógeno - es sumamente efectiva. El catalizador para la desmetalización debe
tener actividad extractiva y capacidad de carga. Los catalizadores para desmetalización
con frecuencia tienen una habilidad razonable de desulfurización.

Un tratamiento adicional se puede lograr usando catalizadores apropiados - reducción del


carbono Ramsbottom y de poliaromáticos, y la extracción de níquel, vanadio y calcio.
Estos generalmente se necesitan si el residuo se procesa para cargas de CCF. Para esa
aplicación, de tres a cinco catalizadores proporcionan el tratamiento óptimo del residuo. La
inclusión de las capas con estratos clasificados puede aumentar estos números a 7-10.

La cantidad y tipo de catalizador puede variar de carga a carga. Por lo tanto las unidades
que procesan un número de cargas diferentes pueden experimentar oscilaciones en el
desempeño, si todas las otras cosas permanecen iguales. La viscosidad de la carga de
alimentación es muy importante. A viscosidades bajas la efectividad de la reacción del
catalizador mejora.

133 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Para evitar una caída de presión excesiva y prematura en el reactor, el catalizador en el


primer reactor (a veces llamado reactor guardián) se clasifica de acuerdo al tamaño,
forma, volumen poroso y reactividad. Sin embargo, se requiere de una adecuada caída de
presión en el reactor para asegurar una buena distribución del flujo. Una distribución
propia de la mezcla de dos fases en el estrato del reactor es esencial. Se recomienda que
el catalizador se cargue en forma densa, puesto que la colocación en forma tubular tiende
a canalizar el flujo a lo largo de la pared del reactor.

Un catalizador de tamaño pequeño significa ritmos lentos desactivantes. Diámetros más


chicos de 0.8 mm no están en uso debido a la caída excesiva en la presión y a la
posibilidad de taponamiento por las partículas que se encuentran en los residuos.

Es necesario extraer partículas e hierro (soluble e insoluble), níquel, vanadio y calcio. El


catalizador también debe tener una buena tolerancia a la contaminación con sodio. El
cloruro de sodio puede conducir a taponamientos del estrato del reactor y problemas de
corrosión; depósitos de sulfuro de sodio en la parte superior del estrato; el sodio
promueve la condensación de aromáticos y reacciones de polimerización.

Los residuos del hidrotratamiento requieren mucho más hidrógeno que el tratamiento
convencional. El consumo depende del aceite crudo y el tipo de residuo - los datos
3 3
muestran que la cantidad varía de 75-240 Nm /m de carga de alimentación. La relación
3 3
de hidrógeno-aceite con frecuencia es 250-500 Nm /m . Las presiones del hidrógeno
deben ser del orden de 100-150 bars. Hidrógeno de alta pureza minimiza la depositación
de coque sobre el catalizador y optimiza la desulfurización y la desnitrogenación.

Las temperaturas del reactor varían de 330 C al principio de un ciclo hasta 420 C. Arriba
de 400 C la desintegración térmica e hidrogenada empiezan a notarse. Un incremento en
las temperaturas aumenta la desulfurización y la desmetalización, a cambio de un
incremento en la coquificación (desactivación) del catalizador.

La velocidad espacial por hora del líquido (VEHL) es una medida de la capacidad en las
unidades como una función del volumen del catalizador. El hidrotratamiento del residuo
requiere condiciones severas de operación, comparadas con las del tratamiento del

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 134


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

gasoleo o destilado. Las velocidades espaciales generalmente caen en el rango de 0.5-


-1
1.5 h . Una refinería encontró que un incremento de 15 % en el ritmo de carga necesitó
un aumento de 3 C en la temperatura promedio del reactor, lo cual redujo la duración del
ciclo en unos 30 días o más.

La investigación se está expandiendo hacia el campo de los catalizadores a base de


carbón para hidrodesulfurización. El carbón consiste de carbones activados, carbones de
combinaciones de carbón negro y derivados de polímero (brilloso). Las ventajas
potenciales de uno a base de carbón sobre uno de alúmina convencional es una
tendencia reducida a la coquificación y la utilización máxima del metal activo. Existe una
especulación de que después de más investigación, puede ser posible eliminar la
necesidad de usar molibdeno y/o tungsteno, por lo tanto haciéndose más barato el
catalizador. Se debe hacer notar que el trabajo de investigación hasta la fecha se ha
hecho sobre períodos cortos. No se sabe el efecto de un período largo en la sinterización
y desactivación del catalizador. Para más información sobre este tema véase el artículo "A
Review of Carbon-Supported Hydrodesulphurization Catalysts", por Abotsi y A. Scaroni,
publicado en Fuel Processing Technology, 22 (1989) (Elbevier Science Publishes) BV,
Amsterdam).

Existe un número de factores negativos por considerar cuando se desulfuriza a los


residuos. Para la instalación de equipo para hidrotratamiento y posiblemente las partes
auxiliares tales como una planta de hidrógeno, tratamiento del gas residual y una unidad
Claus deben ser determinadas, así como también el personal adicional de operación. El
consumo de hidrógeno se ha mencionado anteriormente. También existen requerimientos
mayores de combustible. Un estudio estimó que la energía adicional para desulfurizar
residuo atmosférico es equivalente a un 10-12% de la capacidad de la unidad. El
tratamiento de residuo de vacío fue aún más costoso en energía - 16-19%. Los residuos
de unidades de craqueo implican aún mayores consumos de energía.

Los residuos de varios procesos de conversión son básicamente imprácticos de


desulfurizar. Cierta consideración se debe dar a la instalación de procesos no catalíticos
de hidrodesintegración que utilizan calor para desintegrar productos pesados en cargas
de alimentación más ligeras para las unidades convencionales de hidrotratamiento.

135 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

10.5 Diesel Combustible


Comenzando con el modelo del año 1994, los motores comerciales diesel fabricados en
Norteamérica estarán certificados para que usen diesel combustible con 0.05 % en peso
de azufre y las emisiones de partículas estarán limitadas a 0.10 g/BHP-h (Los sulfatos
forman una porción importante en la emisión de partículas). Los fabricantes de motores
afirman de que esto no será posible sin tratamiento adicional del combustible. Existe una
campaña, al mismo tiempo, para establecer un valor mínimo de cetano de 40 para el
diesel, con objeto de evitar más aumentos en el contenido de aromáticos, el cual ha sido
principalmente causado por el procesamiento de aceites crudos más pesados y por la
creciente conversión de cargas de alimentación más marginales en las unidades CCF.
Los estudios indican que la reducción del azufre es posible, en algunos casos, mediante
la renovación las instalaciones existentes. Sin embargo, esos pasos no lograrán la
reducción deseada de aromáticos.

10.5.1 Diesel Combustible Bajo en Azufre


Durante la renovación de las unidades de desulfurización de diesel una de dos filosofías
se puede adoptar: agregar, o no agregar, catalizador. La suposición fundamental es que
los ritmos actuales de producción de diesel por lo menos se mantengan constantes. La
operación apropiada de la unidad es aún más esencial a estas condiciones más severas.

Un método simple, bien explicado para corregir problemas de operación se presenta en la


edición del Oil & Gas Journal del 4 de Junio, 1984 - Analysis is Key to Hydrotreater
Troubleshooting.

Las pruebas han mostrado que la operación baja en azufre requiere una VEHL de 2.0
para lograr una duración del ciclo de 2 años. Por supuesto, aspectos económicos pueden
justificar ciclos más cortos. Frecuentemente, la fuente de hidrógeno es un reformador
semiregenerativo, cuyo ciclo de duración puede ser similar al del desulfurizador. Reducir
la duración implica los menores costos por modificación de equipo. Los efectos de
seleccionar esta opción pueden reducirse si un catalizador más activo es seleccionado.

Modificaciones específicas varían de unidad a unidad. Estas pueden ser determinadas


con el uso de simulaciones de computador de los recipientes dentro de la unidad,

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 136


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

hidráulica de la bomba/compresor, evaluaciones del intercambiador de calor, etc. Los


vendedores de catalizadores deben ser consultados con relación a información sobre
tipos y volúmenes de catalizadores apropiados.

3 3
El consumo de hidrógeno aumenta aproximadamente 20 Nm /m de alimentación por
cada unidad porcentual en peso de reducción de azufre en el producto. Debido a que la
presión parcial del ácido sulfhídrico tiene un efecto pronunciado en el ritmo de
desulfurización, cierto tipo de purificación del flujo de reciclaje de hidrógeno se debe hacer
(aumento en el hidrógeno de reemplazo, paso del gas de reciclaje a través de un
absorbedor de amina, etc.)

Un estudio de simulación estimó que para diesel bajo en azufre (0.04 % peso de S) la
temperatura del reactor se tiene que aumentar 3 C a VEHL de 2.0 y 8-11 C a VEHL de
3.5, comparadas con aquéllas requeridas para producir diesel con 0.4 % peso S. Al
mismo tiempo, la duración del ciclo se redujo a la mitad cuando la velocidad espacial
aumentó.

Reactores adicionales se pueden instalar ya sea en paralelo o en serie. Si se hace en


paralelo, las cargas de los dos reactores deben ser idénticas (diámetro del estrato, altura,
distribuidores de entrada y recolectores a la salida) con objeto de mantener un flujo similar
en cada uno. Las relaciones de reducción pueden ser un problema.

A flujos muy bajos habrá una distribución impropia a través de los estratos de catalizador.

El principal problema asociado con reactores en serie es el aumento en la caída de


presión del sistema. Se prefieren los arreglos en paralelo.

10.5.2 Reducción de Aromáticos en el Diesel Combustible


La tendencia hacia aceites crudos más pesados aumenta el contenido de aromáticos en
las fracciones de destilado, así como también aumenta el volumen de la alimentación de
desintegración catalítica. Esto ha producido un mayor contenido de material aromático en
aceite cíclico ligero, especialmente aromáticos de anillo múltiple y ramificados. Puesto que
el aceite cíclico ligero es un componente del diesel combustible, esto tiene un efecto

137 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

negativo en la calidad del combustible del diesel - un número de cetano reducido (véase
la definición más abajo). Ambientalmente, un contenido alto de aromáticos del diesel
combustible conduce a emisiones mayores de partículas, muchas de las cuales son
cancerigenas.

Las tendencias legislativas indican que el contenido máximo de aromáticos del diesel
combustible será reducido a 20 % en volumen. Algunas jurisdicciones están
contemplando exigir más - 10 %.

El número de cetano de un diesel combustible es análogo al número de octano de una


gasolina. Es el porcentaje de cetano (n-hexadecano) en una mezcla cetano/alfa-
metilnaftaleno que tiene las mismas características de ignición que el combustible de
prueba (del Texbook of Organic Chemistry, 3rd Edition, por Noller). Calibra la suavidad de
combustión, especialmente para motores fríos. Hay una relación inversa entre el
contenido de aromáticos de un combustible y el índice de cetano, y existe una relación
entre el índice de cetano y el número de cetano.

Las siguientes opciones son posibles medios que han sido originalmente sugeridos para
aumentar el número de cetano del diesel combustible. También disminuirán el contenido
de aromáticos. Son: mezclados usando programación lineal; cambio de los puntos de
corte del producto; hidrotratamiento; reducción del contenido de aromáticos; ajustes al
craqueo catalítico.

Con el uso del contenido de aromáticos como un requerimiento en un programa lineal, las
mezclas óptimas de cada diesel combustible se pueden obtener. Los aromáticos en cada
uno de los componentes se deben conocer. Probablemente habrá cierta flexibilidad en
otra especificación del producto.

Con frecuencia, refinerías existentes tienen un programa de aceite crudo bastante


diferente de sus cargas de alimentación actuales. Con el cambio de los ritmos de
extracción del producto y los puntos de corte, el contenido de aromáticos de las
fracciones (especialmente en materias primas de craqueo) cambiará - como lo hará el
azufre, densidad, temperatura de evaporación, temperatura de congelación, etc. Se

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 138


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

recomienda que un estudio amplio se lleve a cabo para determinar si se puede producir
un diesel combustible económicamente viable de calidad y cantidad apropiada. Esto se
puede hacer usando un programa lineal.

La extracción con un solvente como el furfurol reduce el contenido de aromáticos de flujos


de diesel. Las desventajas posibles de esta opción son los costos de operación mayores y
el costo de la eliminación del solvente gastado y el agua residual. De nuevo, los aspectos
económicos son específicos del sitio.

Los catalizadores antiguos, amorfos, a base de alúmina para craqueo produjeron aceites
cíclicos que eran relativamente bajos en aromáticos. Los catalizadores CCF zeolíticos de
tierras raras, aunque mejoran la rendición y octanos de gasolina, también aumentaron el
contenido de aromáticos en el aceite cíclico ligero. Desde entonces se han desarrollado
catalizadores que deshidrogenan (para formar aromáticos) más en la fracción de gasolina
y menos en el aceite cíclico ligero.

La adición de un mejorador en la ignición del diesel aumenta el número de cetano pero no


cambia el contenido de aromáticos. Aún, con el mejoramiento de la combustión, las
emisiones de partículas se reducen. Similarmente, los flujos para desparafinar que tienen
números de cetano excelentes, pero puntos de turbiedad/congelación altos, permiten
mayor flexibilidad en el mezclado. Entre los procesos disponibles está la tecnología Mobil
Destillate Dewaxing. Cuando se considere esta opción, se debe poner cuidado de que las
temperaturas de destilación del extremo posterior no suban mucho.

10.5.2.1 Hidrotratamiento para la Reducción de Aromáticos


La reducción del contenido de aromáticos del diesel combustible implica un estudio muy
complejo. Muchos de los parámetros de operación son específicos de la carga de
alimentación. Dependiendo de las opciones escogidas, la solución de este problema
puede ser demasiado cara.

Como se mencionó anteriormente, la tendencia ambiental indica un contenido máximo de


aromáticos de 20 % en volumen, y algunas jurisdicciones están presionando por un 10 %
en volumen. El método de prueba es por lo general la adsorción del indicador de

139 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

fluorescencia (AIF). Es rápido y relativamente barato. Sin embargo, tiene varias


desventajas. Mide las diolefinas, azufre, nitrógeno y compuestos de oxígeno y no está
diseñado para materiales con puntos de ebullición arriba de 315 C. Tomando en cuenta
estas limitaciones, la reproducibilidad por lo general no es superior a 3-4 %. Por lo tanto,
el refinador debe planificar un contenido total de aromáticos de 16-17 % (o posiblemente
6-7%) con objeto de cumplir con las especificaciones.

Existen otros métodos de prueba que son mucho más exactos pero su descripción queda
fuera del enfoque de este documento.

El aceite cíclico ligero catalíticamente desintegrado contiene un amplia variedad de


+
aromáticos - mono, di-, tri - aromáticos. Los compuestos de anillo múltiple se saturan en
mono-aromáticos considerablemente más rápido que el paso final en naftenos. La
cinética de las reacciones reversibles ordena que a una cierta temperatura haya una
saturación máxima de aromáticos. Esta temperatura - por lo general en el rango de 340-
400 C - es específica de la carga de alimentación y del catalizador: una reducción en la
velocidad espacial disminuye el valor, como también sucede con el aumento de la
presión.

Con el aumento de la presión y/o reducción de la velocidad espacial notablemente se


mejora el porcentaje de la saturación de aromáticos. La Figura 8 muestra los resultados
promedio de un número de mezclas de diesel combustible y componentes hidrotratados a
371 C y una velocidad espacial en horas del líquido de 1.0. Proporciona una estimación
aproximada del nivel de saturación de aromáticos de una inyección de diesel como una
función de la presión parcial de hidrógeno. (Nótese que el eje Y no es una conversión
porcentual de aromáticos, más bien es la disminución en aromáticos expresada como un
porcentaje la carga de alimentación).

Los catalizadores de cobalto molibdeno no se recomiendan para la saturación de


aromáticos. Para presiones menores de 70 bars, un catalizador de alta actividad de níquel
molibdeno es recomendado. Algunos fabricantes de catalizadores afirman que los
catalizadores de níquel tungsteno son mejores que los de níquel molibdeno a presiones
entre 70-140 bars. Los resultados de prueba están mezclados, indicando que el tipo de

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 140


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

catalizador es un factor importante. A altas presiones la efectividad tiende a disminuir


ligeramente. Los mejores catalizadores para saturación usan un metal noble, pero con
frecuencia se contaminan con azufre (mayor de 10 ppm) y nitrógeno. Recientemente se
ha investigado el desarrollo de un catalizador de metal noble más tolerante. (El catalizador
704A de la Criterion Catalyst Company opera bastante bien, aún a 1200 ppm de azufre y
200 ppm de nitrógeno).

Se recomienda que el refinador consulte con los fabricantes de catalizador,


proporcionándoles los análisis de la alimentación y las condiciones de operación, antes de
que se haga alguna selección de catalizador.

Las opciones principales del proceso son las operaciones de etapa sencilla y de dos
etapas. Si los catalizadores de níquel molibdeno se usan en un arreglo de una etapa, una
operación a presión alta/baja velocidad espacial se debe de llevar a cabo, a condiciones
similares con aquéllas usadas en el pretratamiento de cargas del hidrodesintegrador.

141 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 142


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Las operaciones de dos etapas desulfuran y desnitrogenan el diesel en un pretratador


convencional en la primera etapa y después saturan los aromáticos a presiones
altas/velocidades espaciales bajas en la segunda etapa. Un estudio reciente de éstas
opciones no encontró beneficios notables en el uso de la operación de dos etapas durante
el tratamiento de cargas bajas en azufre y nitrógeno. Además, los costos del equipo son
sumamente altos.

El procesamiento en dos etapas con frecuencia es necesario cuando se manejan cargas


altas en azufre y nitrógeno.

La saturación de aromáticos es una reacción exotérmica - del orden de 80 C a través del


reactor. Para prevenir la depositación excesiva de coque, se recomienda que se instalen
hasta cinco estratos en serie. En una arreglo de cinco estratos el primer reactor sostendrá
aproximadamente 15 % del catalizador y cada estrato subsecuente será 20 % más
grande que el anterior. Este arreglo nivela la liberación de calor. Será necesario tener
instalaciones de enfriamiento entre estratos.

La presión parcial de hidrógeno es el parámetro más importante que controla la


3 3
saturación de aromáticos. Las relaciones hidrógeno/aceite de 500 Nm /m de carga son
3 3
comunes. Como una guía, el consumo de hidrógeno, en Nm /m de carga, será 3.6 + 5.3
x (Cambio en % de Aromáticos).

El ácido sulfhídrico inhibe la saturación. Si las temperaturas del reactor alcanzan 400 C,
puede haber un ligero incremento en el contenido de azufre del producto, debido a la
reacción reversible para formar mercaptanos.

143 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

11.0 MONOXIDO DE CARBONO (CO)


El monóxido de carbono es comúnmente generado mediante la combustión incompleta de
combustibles fósiles. Además, partículas de carbón quemado pueden reaccionar con el
dióxido de carbono para formar monóxido de carbono (la reacción Boudard).

El monóxido de carbono es un gas inodoro, incoloro que reacciona con la sangre para
formar corboxihemoglobina (COHb). La afinidad del monóxido de carbono hacia la
hemoglobina es de más de 200 veces que la del oxígeno. Por lo tanto la habilidad de la
sangre para acarrear oxígeno se daña seriamente, así como lo es la liberación de oxígeno
hacia los tejidos del cuerpo. Niveles altos de COHb pueden conducir a una reducción en
la agudez mental, dolores de cabeza, náusea, coma y muerte. Niveles más bajos de
exposición han sido ligados con incidencias mayores de golpes, dolores de angina de
pecho, enfermedad vascular periférica. Entre la gente más propensa a los problemas de
monóxido de carbono se encuentran los anémicos, posiblemente aquéllos que viven a
grandes altitudes, y por razones que todavía no se explican personas que no fuman. Las
pruebas en animales sugieren que el monóxido de carbono se asocia con los pesos más
bajos en los recién nacidos y un incremento en la mortalidad de los infantes. La evidencia
de efectos crónicos en la salud de los adultos está incompleta y es contradictoria, aunque
algunas pruebas indican una mayor frecuencia de dolores de cabeza.

El monóxido de carbono también juega un papel menor en las reacciones fotoquímicas


que crean neblina y smog.

Los ritmos de emisión recomendados se proporcionan en la Tabla 2. Un método de


referencia de prueba para la medición de monóxido de carbono se proporciona en el
documento de Environment Canada, "Reference Method for Source Testing:
Measurement of Releases of Carbon Monoxide from Stationary Sources."

11.1 Emisiones de los Desintegradores Catalíticos


Una fuente mayor de producción de monóxido de carbono es la regeneración del
catalizador UCCF. Los análisis típicos de gas de combustión sin tratamiento, durante la
regeneración convencional de catalizador, muestran altas concentraciones de monóxido
de carbono (5-10 % mol) y bióxido de carbono (8-14 % mol). Debido a que el calor de

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 144


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

formación del monóxido de carbono es menos de un tercio de la del bióxido de carbono,


ésto representa una cantidad importante de calor potencial que no se está utilizando.
Además, también existe la tendencia a tener un considerable quemado en la fase diluída
del catalizador así como también a un posquemado del monóxido de carbono en la
tubería del gas de combustión, que puede conducir a problemas metalúrgicos.

Las técnicas iniciales para reducir las emisiones de monóxido de carbono eran ya sea
aumentar las temperaturas de la fase densa del regenerador alrededor de 700 C para que
se lograra una conversión completa en bióxido de carbono o bien instalar un calentador
de calor residual, en el cual el monóxido de carbono se quemaba, junto con combustible
suplementario. La primera opción implicó temperaturas cercanas a los límites de diseño
de muchas unidades. Si la temperatura cayó bajo 700 C la unidad podía rápidamente
regresar a una combustión convencional y afectar seriamente el desempeño. La segunda
opción, aunque produjo vapor, no ayudó a mejorar la operación del desintegrador.

El uso de promotores de la combustión CO ha eliminado la necesidad de esta pieza


externa de equipo mayor. Todo el carbón se convierte en dióxido de carbono, en un
método operativo que se conoce como combustión completa de carbono.

El ingrediente activo del promotor es el platino o un metal similar (por ejemplo, paladio o
iridio) que ha sido impregnado en los poros de un tamiz molecular de zeolita el cual no
permite que entren moléculas de hidrocarburos. Por lo tanto la pequeña cantidad del
metal no afecta la actividad desintegradora, seleccionadora o estabilizadora. La zeolita es
similar al catalizador de craqueo o desintegración, aunque menos resistente al desgaste,
y es inyectado a la circulación del catalizador. Este método de adición ha mostrado ser
superior a la inyección de líquido e impregnación directa del catalizador de craqueo.

Con la adición de un promotor de combustión, la combustión del monóxido de carbono se


lleva a cabo básicamente dentro del estrato de catalizador en donde existe una buena
transferencia de calor. Las temperaturas también son más uniformes en el estrato, por lo
tanto eliminando sitios aislados calientes. Al mismo tiempo, las temperaturas en la fase
densa del regenerador se pueden reducir aproximadamente 650 C. Ciertas pruebas han
demostrado que la unidad probablemente permanezca en un ritmo de combustión

145 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

completa de carbono si la temperatura disminuye abajo de ése nivel.


El control principal de la temperatura de regeneración es el ajuste del ritmo de aire de
combustión. Si se requiere, se puede agregar vapor a los ciclones para enfriamiento. Si la
relación aire/coque es menor que la cantidad estequiométrica, resulta combustión CO
parcial. Esto es ideal para los regeneradores con metalurgia que no tolera las
temperaturas asociadas con la combustión CO completa. Aunque se requiere más aire
por kilogramo de coque producido cuando se una un promotor, la producción reducida de
coque conduce a un flujo total menor de aire de combustión.

La generación extra de calor permite que los ritmos de circulación de catalizador se


reduzcan, proporcionando mejoras en la selectividad del catalizador y en la producción y
octanos de la gasolina. Las emisiones de muchos otros contaminantes comunes se
puede reducir cuando se opera a ritmos parciales y completos (a un grado mucho mayor)
de combustión de carbono. Las pruebas conducidas en dos unidades CCF en una
refinería mostraron disminuciones en las emisiones de hidrocarburos, ácido sulfhídrico,
dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno. (Hubo un incremento en las emisiones NOx en
una unidad cuando se pasó de combustión parcial a combustión completa de carbono,
probablemente debido a las temperaturas menores en la fase diluída y concentraciones
mayores de monóxido de carbono en la combustión parcial). Las emisiones de dióxido de
azufre disminuyeron cuando se usó sólo el promotor de combustión CO pero las
emisiones de trióxido de azufre aumentaron.

El papel del promotor CO en los tratamientos NOx y SOx se describe con más detalle en
sus secciones respectivas.

11.2 Emisiones de Calentadores y Calderas


Las concentraciones de monóxido de carbono en el gas de combustión son por lo general
bastante bajas debido al aire en exceso. Sin embargo, los intentos para reducir el
consumo de energía mediante la regulación del aire en los calentadores pueden conducir
a ritmos de emisión que aumentan rápidamente. Las pruebas han mostrado que esto
comienza a ocurrir con niveles de oxígeno en exceso de 4 % o menos en el gas de
combustión. Los combustibles líquidos y gaseosos emiten aproximadamente la misma
cantidad de CO, si las demás cosas se mantienen igual.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 146


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Se recomienda que los analizadores de monóxido de carbono se instalen en las


chimeneas con gas combustible de calentadores y calderas mayores, y preferencialmente
en todas esas piezas del equipo.

147 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

12.0 PARTICULAS
El término "partículas" se refiere a las substancias no gaseosas (con excepción del agua
sin combinar) divididas finamente suspendidas en el aire. El diámetro aerodinámico
equivalente máximo generalmente aceptado es 75 micrones. Las fuentes en la refinería
incluyen por ejemplo la combustión en los calentadores, calderas y quemadores;
catalizador y coque arrastrado del regenerador en la UCCF; polvo arrastrado de la
incineración de suelos contaminados con petróleo. La calidad del diesel combustible
también afecta la emisión de partículas. Esta última fuente de emisiones no se origina en
el sitio de la refinería, pero se está ejerciendo una gran presión para mejorar la calidad del
diesel (véase la sección 10.5.2)

Las partículas de 2.5 micrones o menos se retienen en la vía respiratoria inferior de los
seres humanos y 15 micrones es considerado el tamaño máximo retenido en la vía
superior. Muchos de ellos, especialmente de la combustión de diesel combustible, se
conocen como cancerígenos. Otros son tóxicos. Las partículas también ensucian los
edificios.

Estrechamente relacionadas a las partículas está el polvo, el cual consiste de partículas


que no permanecen suspendidas. Los polvos son por lo general de 1 micrón o más.
Arriba de 10 micrones, las partículas tienen patrones bien definidos de precipitación.

Las neblinas contienen partículas de 0.1-10 micrones de tamaño. Las partículas


encontradas en los vapores son típicamente menores de 0.5 micrones. Las neblinas y los
vapores también son llamados aerosoles.

Las partículas menores de 0.1 de micrón por lo general no se considera que sean
partículas.

Los límites recomendados de emisión de partículas se dan en la Tabla 2. Un método de


referencia para pruebas es proporcionado en el documento de Environment Canada,
"Reference Method for Source Testing: Measurement of Releases of Particulates from
Stationary Sources" (EPS 1/RM/8).

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 148


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

12.1 Características de las Partículas


La distribución de la composición y del tamaño de las partículas depende de la fuente. Por
ejemplo, los análisis típicos de las partículas que provienen de refinería se presentan en la
Tabla 12. La fuente del combustible - gas, aceite combustible, barco, coque - es un
determinante importante de la cantidad de emisiones de partículas.

12.2 Equipo para la Extracción de Partículas


Cuando se selecciona equipo, es necesario conocer las variaciones esperadas en los
ritmos de flujo y composiciones de partículas, condiciones de operación, humedad y otros
contenidos condensables, la caída de presión aceptable, tamaños y costos del equipo
relativo, y la meteorología predominante.

La eliminación de la materia recolectada de partículas y, si se aplica, el agua de lavado,


se debe considerar. El material puede ser considerado peligroso y se tiene que eliminar
apropiadamente.

Las autoridades locales reguladoras deben consultarse con relación a los límites
permisibles de emisión y los procedimientos de prueba para determinar si éstos se
cumplen.

Diversas técnicas se pueden usar para reducir las emisiones de partículas. Cuatro se
discuten aquí: lavadores, ciclones, precipitadores electrostáticos (PES) y filtros de tela
(cámara de filtros de bolsa). Los siguientes parámetros de diseño y de eficiencia se
pueden usar como una guía aproximada para la selección de equipo:

Eficiencia Flujo Aire, m/s


Lavadores 80-99+% 1-4
Ciclones 30-90% 0.5-15
PES 95-99+% 1.5-3
Filtros de Tela 99+% .005-.15

149 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Tabla 12
ANALISIS TIPICOS DE PARTICULAS PRODUCIDAS EN REFINERIA

Fuente Control Comp'n (%peso) Tamaño(um) (%peso)

Gas Combustión Ninguno sulfato 60 0-2.5 90


(de gas combustible) azufre 20 2.5-6 3
calcio 6 6-10 3
C orgánico 9 >10 4

Craqueador cat Ninguno aluminio 35 0-2.5 45


silicón 55 2.5-6 25
azufre 4 6-10 9
titanio 2 >10 21
hierro 2
lantanio 1

Enfriador coque Ninguno 0-2.5 15


2.5-6 19
6-10 17
>10 49

Craqueador Cat PES aluminio 25 0-2.5 39


(polvo?) silicón 55 2.5-6 10
azufre 15 6-10 7
titanio <1 >10 44
hierro 1
lantanio 1

Calcinador de Colector de calcio 65 0-2.5 18


coque polvo azufre 35 2.5-6 19
6-10 16
>10 47

Caldera CO Ciclón 0-2.5 18


2.5-5 14
5-10 16
10-20 17
>20 35

PES Precipitador Electrostático


Tamaño partícula medido en micrones

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 150


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

La Tabla 13 lista eficiencias típicas de recolección para varios equipos de control de


partículas, basadas en datos de USA EPA.

Los lavadores con frecuencia se usan para manejar flujos cargados con partículas que
también contienen gases acídicos. Los ciclones, debido a su capacidad, se instalan en los
regeneradores de catalizador UCCF y en otros servicios donde hay una carga sumamente
alta de partículas. Los filtros de tela y los precipitadores electrostáticos cada vez más se
incluyen como parte del tratamiento de gas combustible de incineradores.

En este documento no se discuten los tipos de equipo para seleccionar partículas de


acuerdo la tamaño. Una revisión excelente sobre éste tema es dada en Chemical
Engineering, Marzo 3, 1986: Air Classifiers, por I. Klumpar, F. Currier and T. Ring.

12.2.1 Lavadores
Los lavadores se usan para extraer sólidos y líquidos entrampados. Conforme el tamaño
de la partícula disminuye el sistema requerido se vuelve más complejo.

Con frecuencia el flujo de gas pasa a través de un rociado líquido que por lo regular es
agua o una solución acuosa diluída. No sólo extrae las partículas sólidas sino que también
disuelve contaminantes gaseosos solubles en agua o reacciona con otros (por ejemplo, la
solución cáustica reacciona con gases acídicos).

Entre los tipos de lavadores húmedos están las torres de rociado en las que el gas fluye
hacia arriba a través de una nube de gotas de agua en descenso. (La velocidad de
precipitación de las gotas debe superar la del flujo de gas ascendente). En los lavadores
venturi el gas entra en contacto con el rociado en la garganta del venturi. Con todos los
lavadores, las partículas salen en forma de lechada y deben ser filtradas o clarificadas
antes de su eliminación final.

151 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

TABLA 13 EFICIENCIAS DE LOS RECOLECTORES DE PARTICULAS

Tamaño de Partícula, µm
Tipo de Recolector
0-2.5 2.5-6 6-10

Ciclón sencillo (caudal alto) 50 75 85

Ciclones múltiples y alta efic. 80 95 95

Precipitador electrostático(PES) 95 99 99.5

Depurador de estrato empacado 90 95 99

Depurador venturi 90 95 99

Depurador de colisión húmeda 25 85 95

Filtro de tela 99 99.5 99.5

3
Estas unidades son sumamente versátiles: flujos de gas de hasta 3000 Nm se pueden
3
manejar. El agua de lavado varía de 130-5300 l/m de gas. En la mayoría de los casos, el
agua es recirculada.

Existen varias ventajas en los lavadores. Las partículas y contaminantes gaseosos se


extraen. La temperatura y, obviamente, el contenido de la humedad no son factores y la
eficiencia es buena sobre un amplio rango de operaciones. Sin embargo, tienen varias
desventajas: costos de energía relativamente altos; eliminación del sedimento húmedo;
taponamiento de las boquillas de rociado; corrosión y erosión; acumulación de material en
las cámaras de contacto (no ocurren en los lavadores venturi); problemas de circulación
de líquido.

Los eliminadores de neblina, extraen los líquidos sin el uso de un rociado de agua. La
selección del tipo apropiado depende del servicio. La selección final de una unidad se
debe hacer después de consultar al fabricante de equipo.

La eficiencia de los eliminadores de neblina depende de la velocidad de gas. Si es muy


baja las gotas de agua son arrastradas por el gas: si es muy alta el líquido coalescido no
se puede drenar apropiadamente.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 152


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Los recipientes que contienen eliminadores de neblina acumulan agua condensada y/o
hidrocarburos. Deben estar equipados con alarmas de nivel alto de líquido,
particularmente si hay un compresor o soplador corriente abajo.

Los eliminadores de neblina tipo aleta de colisión son muy efectivos para la
extracción de gotas líquidas de 10 micrones o más. Abajo de ese tamaño de partícula la
eficiencia cae rápidamente. Canalizan el flujo de gas, causándole cambios de dirección
cuando choca contra platos de colisión. El líquido entrampado se drena a ángulos rectos
del flujo de gas. La eficiencia depende de la configuración y espaciamiento de la aleta.
Muchos fabricantes afirman extracciones de 100 % de gotas de 10 micrones o más con
3
entrampamientos menores de 135 l/MM Nm .

Estas unidades realmente no están diseñadas para extracción de partículas sólidas. Hay
una pérdida considerable en eficiencia cuando se manejan solo mezclas de gas-sólidos.
La caída de presión varía de 5-15 cm de agua, dependiendo del tamaño.

Los eliminadores de neblina tipo malla de alambre normalmente consisten de alambre


3
tejido con una densidad a granel de 190 kg/m y un 98 % de espacio vacío. Son muy
eficientes y tienen costos de instalación bajos.

La velocidad óptima del vapor es 3-5 m/s. Las caídas de presión por lo general son del
orden de 0.25-2.5 cm de agua cuando se usan rellenos de 10-15 cm de espesor (para
neblinas finas el espesor del relleno puede ser de hasta 30 cm). Se pueden lograr
3
entrampamientos de líquidos menores de 135 l/MM m real.

Los eliminadores de neblina tipo malla alámbrica no son tan eficientes como los tipo aleta
para el manejo de sólidos, puesto que la malla es susceptible a taponamientos.

Los eliminadores de neblina centrífugos se usan para separar gotas líquidas y


partículas de polvo de gases. El vapor húmedo entra al espacio anular externo del tubo
ciclón y se dirige con un flujo ciclónico hacia abajo y después hacia arriba en el interior del
tubo. El líquido es drenado del fondo del espacio anular externo. La separación eficiente
depende de una alta velocidad de gas. Estas unidades se prefieren en servicios

153 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

relacionados con altas densidades de gas y bajas densidades de líquido.

Los tubos ciclón múltiples en paralelo, 5 cm de diámetro, frecuentemente se usan. Para


ritmos altos de gas, los tubos con frecuencia se arreglan horizontalmente para evitar
vibraciones de tubería. Un eliminador por colisión en ocasiones se instala corriente arriba
de los tubos ciclón para obtener una mejor separación.

Los fabricantes con frecuencia afirman que el entrampamiento es menos de 135 l/MM
3
Nm y que las partículas sólidas de 8 micrones o más se extraen por completo. Eficiencias
de 80-85 % han sido observadas con partículas de 2 micrones.

Puesto que el diámetro de las partículas extraídas varía inversamente proporcional a la


raíz cuadrada de la velocidad del gas, la eficiencia es susceptible a variaciones en la
velocidad del gas. Además, estas unidades tienen caídas de presión muy altas -
normalmente 0.33 a 0.67 bars.

Mientras que los eliminadores de neblina tipo malla alámbrica y tipo aleta de colisión se
pueden construir de una variedad de materiales (inclusive malla plástica en servicios de
baja temperatura), los tubos ciclón deben ser de una aleación de acero resistente al
desgaste.

Los lavadores tipo estrato fibroso se están haciendo más populares. En el arreglo
típico el gas fluye a través de un tubo con filtro de fibra de vidrio empacado. Las partículas
sólidas son atrapadas en el filtro. El líquido pasa a través de la fibra de vidrio y coalesce.
El gas húmedo después fluye a través de tubos a la segunda sección de la unidad en
donde un eliminador de neblina extrae las gotas de líquido. Para las operaciones con
cargas grandes de líquido, las unidades se pueden equipar con sumideros.

Un filtro limpio tiene una caída de presión de 0.07-0.14 bar: cuando está sucio
aproximadamente 0.70 bar. La duración del servicio depende de la cantidad de partículas
sólidas. El filtro se extrae a través de un dispositivo de apertura rápida y después se
reemplaza o se limpia.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 154


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Las garantías normales son 100 % extracción de gotas líquidas de 8 micrones o más;
para sólidos de 3 micrones o más, 100 %; para sólidos de 0.5-3 micrones, 99 %.

12.2.2 Ciclones
Los ciclones son recipientes verticales, cilíndricos que reducen de diámetro hacia la parte
inferior. El gas entra tangencialmente en la parte superior y forma remolinos en su viaje
ascendente. Las partículas son arrojadas en contra de las paredes y hacia abajo a un
sistema de recolección de polvo. El gas sale a través de un ánulo interno axial por la parte
superior. En algunos casos, el gas pasa a través de un segundo arreglo de ciclones.

El incremento del área de entrada al ciclón reduce la eficiencia de recolección y aumenta


la pérdida de energía. La velocidad del gas a la entrada debe ser mayor que la velocidad
de mutación para que las partículas no se depositen a la entrada de la tubería. Por otro
lado, no debe ser muy alta de tal forma que las partículas no se depositen en el ciclón, o
si se depositan probablemente sean recapturadas. La velocidad de mutación es una
función de la densidad de la partícula, no del tamaño.

Aumentando la longitud del ciclón se aumenta la eficiencia de colección pero no cambia la


pérdida de energía. Aumentando el diámetro del cilindro la eficiencia de recolección
disminuye mientras que la capacidad aumenta. Ciertas pruebas han mostrado que la
longitud del barril del ciclón debe ser por lo menos 1.6-2 veces el diámetro del cilindro. De
lo contrario, el vórtice del gas causa una recaptura de las partículas. La distancia mínima
aparentemente es independiente de la velocidad del gas. Si las partículas tienden a ser
"pegajosas", habrá una adhesión a, y posiblemente bloqueo de, el ciclón abajo de éste
punto.

Aunque se recomienda que el diseño final de los ciclones sea hecho por el fabricante,
existen varios artículos que proporcionan estimaciones aproximadas del desempeño de
ciclones:
- Chemical Engineering; A Better Way to Calculate Cyclone Pressure Drop; por J.
Casal, J. Martinez-Benet; Enero 24, 1983
- Chemical Engineering; Determining Air Inlet-Velocity for Cyclones; por A. Zanker;
Marzo 19, 1984

155 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

- Chemical Engineering; Evaluating Cyclone Efficiencies from Stream Compositions;


por T. Tawari, F. Zenz; Abril 30, 1984
- Chemical Engineering; Sizing Gas Cyclones for Efficiency; por M. Gonzalez
Valdez, I. Garcia, B. Beato; Abril 14, 1986.

Varios estudios han mostrado que el acarreo de partícula de hasta 4500 g/m3 produce
una dramática reducción en la caída de presión, del orden de la mitad que se tiene
cuando se tiene sólo gas.

3 2
Las capacidades típicas del gas varían de 365 a 1100 m /m de área de entrada. Si el
tamaño de la partícula disminuye 50-90% la eficiencia también: 5-20 micrones, 80-95 %
extracción; menor de 5 micrones.

Las pruebas conducidas en dos ciclones del regenerador UCCF - uno en buena y el otro
en muy buena condición - en una refinería mostró la siguiente distribución del tamaño de
las partículas en el flujo de salida:

"Buena" "Muy Buena"

0-2.5 micrones 38 % peso 54 % peso


2.5-15 44 38
>15 18 8

Los ciclones son simples y relativamente confiables, con costos capitales y de operación
bajos. La principal desventaja es la inefectividad de recolectar partículas de 5 micrones o
menos de tamaño. Los ritmos altos de flujo requieren unidades múltiples.

Entre los problemas encontrados son los ritmos de flujo reducidos, taponamiento debido a
materiales mojados, la erosión causante de patrones irregulares de flujo y distribución
desigual del flujo de gas en arreglos de unidades múltiples.

Existen ciclones que combinan los efectos de un lavador mediante la adición de agua y
vapor (lo que proporciona una fuerza de empuje de alta velocidad). Esta tecnología extrae

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 156


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

99+ % de partículas aún más chicas de un micrón. El costo capital es bastante bajo pero
tiene un alto consumo de vapor.

12.2.3 Precipitadores Electrostáticos


La corriente de gas fluye entre electrodos que imponen una carga eléctrica en las
partículas. Esta después son atraídas por un electrodo de carga opuesta, en donde se
neutralizan. Las partículas se aglomeraran. Si están secas, caen sobre una caja
recolectora: si están mojadas, se lavan de los electrodos.

Los electrodos de descarga son con frecuencia alambres y los electrodos de recolección
son un cilindro axialmente montado alrededor de los alambres o platillos planos. Los
parámetros críticos de diseño son los ritmos de flujo del gas y la distribución del tamaño
de la partícula. Un tiempo de residencia mayor en el campo eléctrico produce una mejor
eficiencia. Existe una temperatura óptima - determinada empíricamente.

La resistencia eléctrica es de considerable importancia. Si la partícula no se neutraliza


inmediatamente después de entrar en contacto con el electrodo de recolección la carga
se acumula creando una pérdida en el potencial diferencial. Las partículas con baja
resistividad en ocasiones cambian carga y "flotan" repetidamente entre el flujo de aire y el
9 10 11
electrodo. La resistividad óptima es del orden de 10 - 10 ohm-cm. Arriba de 10 no hay
una precipitación electrostática apropiada. El vapor de agua puede modificar la
resistividad de ciertas partículas.

Siempre y cuando las condiciones del proceso se mantengan estables, estos sistemas
son sumamente eficientes, especialmente para partículas muy pequeñas. Las caídas de
presión son por lo general del orden de 0.25-1.25 cm de agua. El consumo de energía es
bajo. Sin embargo, los costos capitales son altos. Su sencillez para posibles proyectos de
expansión es afectada por los requerimientos grandes de espacio. Los costos de
mantenimiento también por lo general son altos. Si el sistema de recolección de partículas
es ineficiente quizá se deba a que haya recaptura.

Se debe poner atención especial en los electrodos para evitar acumulación de partículas,
chispeo y deslineamiento.

157 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

12.2.4 Filtros de Tela


Esta tecnología es de historial largo. Puede extraer partículas más pequeñas que los
ciclones pero los costos de instalación, operación y mantenimiento son más altos. Los
filtros de tela tejida o de fieltro son los más comunes pero arena, agregado y papel se
pueden usar (el último ofrece la mejor capacidad de extracción). Las bolsas de algodón
son los más baratos pero una mejor protección en contra de efectos químicos se logra
con telas sintéticas como por ejemplo el poliester. Las temperaturas más altas requieren
fibra de vidrio, por lo general cubierto con silicón (algunas veces grafito).

Los filtros de tela funcionan mejor después de que una capa de partículas ha sido
atrapada sobre el material, por lo tanto reduciendo el espacio vacío en el tejido. Esto
sucede muy rápidamente. Sin embargo, inmediatamente después de instalar una tela
limpia hay una disminución en la eficiencia. A partir de entonces hay una mejoría gradual
hasta que el material se tapona y la caída de presión aumenta.

Los filtros por lo general son bolsas suspendidas de tela conectadas a una tolva de
recolección. El flujo de aire es del interior de la bolsa hacia afuera. Las partículas
acumuladas se remueven del filtro con sacudidores, flujo inverso de aire o un chorro de
aire a través de un anillo que sube y baja a lo largo de la bolsa. El método de limpieza
afecta el diseño de la unidad.

Los sacudidores requieren que el aire de flujo se detenga durante la limpieza. Por lo tanto,
unidades múltiples se deben construir para asegurar una filtración constante. El método
de flujo de aire inverso (o chorro de pulso) se puede hacer en bolsas individuales, de
acuerdo a un programa, permitiendo al resto de la unidad que continúe en operación.
Puesto que el chorro continuo de aire limpia el filtro, no hay oportunidad de formar la capa
de polvo que se mencionó anteriormente. Por lo tanto, es preferible utilizar una tela
hermética de fieltro.

Los criterios de diseño para esta tecnología, también llamada cámara de filtros de bolsa,
requieren de velocidades bajas y volúmenes altos. Las velocidades de aire son por lo
3
general 0.6-0.9 m/s y los volúmenes varían de 300-15000 m /m. Esto proporciona una
3 2
carga de 0.3-2.4 m /m/m de área de tela. Las caídas de presión son relativamente bajas -

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 158


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

1.25-7.5 cm de agua. El diseño debe considerar los períodos de paro de las secciones de
la unidad.

Las ventajas de los filtros de tela son las eficiencias de extracción sumamente altas de
partículas extremadamente pequeñas y las bajas caídas de presión. Sin embargo su
instalación es muy costosa y requiere un espacio grande. Las temperaturas del proceso
se limitan a 290 C. Entre los problemas encontrados son las rupturas de bolsas, vida muy
corta de las bolsas, y distribución impropia de gas.

159 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

APENDICE A
Estándares Propuestos para el Aire Ambiente

161 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

APENDICE A
ESTANDARES PROPUESTOS PARA EL AIRE AMBIENTE

La Tabla 14 describe los estándares propuestos para un número grande de compuestos. Debe
notarse de que los valores no son los estándares de ritmos de emisión.

En donde existan estándares locales más rígidos, esos deben incorporarse a la lista.

Cuando se evalúa el desempeño corriente de la refinería o adiciones/modificaciones propuestas,


los ritmos de emisión estimados deben usarse en conjunto con los modelos de dispersión de
penacho (ver Apéndice D) para determinar si los estándares de la calidad del aire son o serán
excedidos.

163 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

TABLA No. 14
*Indica bajo revisión

ESTANDARES PROPUESTOS PARA LA CALIDAD DEL AIRE AMBIENTE

NOMBRE DEL ESTAN- TIEMPO


CONTAMINANTE UNIDAD DE CONCENTRACION DARD DE PROMEDIO
AIRE
AMBIEN-
TAL
Acido Acético Microgramos de ácido acético por metro 2,050 1 hora
cúbico de aire
Acetona Microgramos de acetona por metro 39,500 1 hora
cúbico de aire

Acetileno Microgramos de acetileno por metro 46,000 1 hora


cúbico de aire

Acrilamida Microgramos de acrilamida 15 24 horas


por metro cúbico de aire

Acrilonitrilo Microgramos de acrilonitrilo por 100 24 horas


metro cúbico de aire

Sulfamida Microgramos de sulfamida n- 35 24 horas


n-alquiltolueno alquiltolueno por metro cúbico de aire
Alfa Naftol Microgramos de alfa naftol por metro 35 24 horas
cúbico de aire

Oxido de Alumino Microgramos de óxido de aluminio por 35 24 horas


metro cúbico de aire

Amoníaco Microgramos de amoníano 3,000 1 hora


por metro cúbico de aire
Cloruro de Amonio Microgramos de cloruro de amonio por 35 24 horas
metro cúbico de aire
Antimonio Total microgramos de antimonio en 2.5 24 horas
forma libre y combinada por metro
cúbico de aire

Arsénico Microgramos de arsénico en forma libre 0.3 24 horas


y combinada por metro cúbico de aire
Arsina Microgramos de arsina 5 24 horas
por metro cúbico de aire

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 164


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Fibras de Asbesto de Número de fibras por centimetro cúbico de 0.04 24 horas


más de 5 micrómetros aire
de longitud

Asbesto* (Total) Microgramos de asbesto total por metro 1.6 24 horas


cúbico de aire
Bario - total Total microgramos de compuestos de 10 24 horas
soluble en agua bario soluble en agua por metro cúbico de
aire
Benceno* Microgramos de benceno 3,300 24 horas
por metro cúbico de aire
Benzo (a) pireno (fuente Nanogramos de benzo (a) pireno por metro 1.1 24 horas 1
única) cúbico de aire 0.22 año

Benzo (a) pireno Nanogramos de benzo (a) pireno de metro 0.3 1 año
(todas fuentes) cúbico de aire

Benzotoiazol Microgramos de benzotoiazol por metro 70 24 horas


cúbico de aire
Cloruro de Benzoil Microgramos de cloruro de benzoil por 125 24 horas
metro cúbico de aire

Berilio Microgramos de berilio en forma libre y 0.01 24 horas


combinada por metro cúbico de aire

Bifenil* Microgramos befenil por metro cúbico de 60 1 hora


aire

Boro Microgramos de boro en forma libre y 35 24 horas


combinada por metro cúbico de aire

Tribromuro de boro Microgramos de tribromuro de boro por 35 24 horas


metro cúbico de aire
Tricloruro de Boro Microgramos de tricloruro de boro por 35 24 horas
metro cúbico de aire
Trifluoruro de Boro Microgramos de trifluoruro de boro por 2 24 horas
metro cúbico de aire
Bromacil Microgramos de bromacil 10 24 horas
por metro cúbico de aire

Bromino Microgramos de bromino 20 24 horas


por metro cúbico de aire
N-Butanol Microgramos de n-butanol 1,875 1 hora
por metro cúbico de aire

165 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

2-Butanona (Metil Etil* Microgramos de 2-butanona 31,000 1 hora


Quetona) por metro cúbico de aire
Acetato butílico Microgramos de acetato butílico por 600 1 hora
metro cúbico de aire

Acrilato Butílico Microgramos de acrilato butílico por 35 24 horas


metro cúbico de aire
Estearato Butílico Microgramos de estearato butílico por 35 24 horas
metro cúbico de aire

Cadmio Total microgramos de cadmio en forma 2 24 horas


libre y combinada por metro cúbico de
aire
Carburo de Calcio Microgramos de carburo de calcio por 10 24 horas
metro cúbico de aire
Carburo de Calcio Microgramos de carburo de calcio por 10 24 horas
metro cúbico de aire
Cianuro de Calcio (como Microgramos de cianuro de calcio por 35 24 horas
sal total) metro cúbico de aire

Hidróxido de Calcio Microgramos de hidróxido de calcio por 13.5 24 horas


metro cúbico de aire

Oxido de Calcio Microgramos de óxido de calcio por 10 24 horas


metro cúbico de aire

Captano Microgramos de captano por metro 25 24 horas


cúbico de aire

Negro de Carbón* Microgramos de negro de carbón por 10 24 horas


metro cúbico de aire
Disulfuro de Carbono Microgramos de disulfuro de carbono 330 24 horas
por metro cúbico de aire

Monóxido de Carbono Microgramos de monóxido de carbono 36,200 1 hora


por metro cúbico de aire 15,700* 8 horas
Tetracloruro de Carbono Microgramos de tetracloruro de carbono 600 24 horas
por metro cúbico de aire

Cloramben Microgramos de cloramben 35 24 horas


por metro cúbico de aire
Clordano Microgramos de clordano 5 24 horas
por metro cúbico de aire

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 166


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Dioxinas Dibenzo Picogramos de dioxinas dibenzo 30 1 año


Clorinadas (DDC) clorinadas por metro cúbico de aire
Mezclas de Dioxinas Picogramos de una mezcla de dioxinas 1 año
Dibenzo Clorinadas (DDC) dibenzo clorinadas y furanos dibenzo
y Furanos Dibenzo clorinados por metro cúbico de aire
Clorinados (FDC)
x/30+y/30(50) = 1
x= concentración (pg/m3) de DDC en
aire
y= concentración (pg/m3)
de FDCs en aire
Cloro Microgramos de cloro 150 24 horas
por metro cúbico de aire

Dióxido de Cloro Microgramos de dióxido de cloro por 30 24 horas


metro cúbico de aire

Clorodifluoro- Microgramos de cloridifluoro metano 300,000 24 horas


metano por metro cúbico de aire

Cloroformo Microgramos de cloroformo por metro 500 24 horas


cúbico de aire

Cromo Microgramos de cromo en forma libre y 1.5 24 horas


combinada por metro cúbico de aire
Compuestos volátiles de Microgramos de compuestos volátiles de 1 24 horas
brea (fracción soluble) brea por metro cúbico de aire
Cobre Total microgramos de cobre por metro 50 24 horas
cúbico de aire

Cresoles Microgramos de cresoles 75 24 horas


por metro cúbico de aire

Ciclo Sol 63 Microgramos de ciclo sol 63 por metro 5,000 24 horas


cúbico de aire
Ciclohexano Microgramos de ciclohexano 100,000 24 horas
por metro cúbico de aire
Cromo (formas di, Tri y Microgramos de cromo por metro cúbico 1.5 24 horas
Hexavalente) de aire
Sal de Sodio Dalapón Microgramos de sal de sodio dalapón 50 24 horas
por metro cúbico de aire

Decaborano Microgramos de decaborano 25 24 horas


por metro cúbico de aire

167 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

1-Deceno Microgramos de 1-deceno 60,000 24 horas


por metro cúbico de aire
Alcohol Diacetona* Microgramos de alcohol diacetona por 815 1 hora
metro cúbico de aire

Diazinón Microgramos de diazinón por metro 3 24 horas


cúbico de aire
Diborano Microgramos de diborano por metro 10 24 horas
cúbico de aire

Dilaurato Dibutiltin Microgramos de diborato dibutiltín por 30 24 horas


metro cúbico de aire
Ftalato Dicaprílico Microgramos de ftalato dicaprílico por 500 24 horas
metro cúbico de aire
1,1-Dicloroeteno Microgramos de 1,1-dicloroeteno por 35 24 horas
(Cloruro de Vinilideno) metro cúbico de aire

Difluoro- Microgramos de difluorodiclorometano 500,000 24 horas


diclorometano (freón 12) por metro cúbico de aire
Quetona Disobutílica Microgramos de quetona diisobutílica 400 1 hora
por metro cúbico de aire

N,N-Dimetil-1,3- Microgramos de n,n-dimetil-1,3 20 24 horas


Diaminopropano diaminopropano por metro cúbico de
aire

Disulfuro * Dimetílico Microgramos de disulfuro dimetílico por 40 1 hora


metro cúbico de aire

Eter Microgramos de éter dimetílico por 2,100 24 horas


Dimetílico * metro cúbico de aire

Ftalato Dioctílico Microgramos de ftalato dióctilico por 500 24 horas


metro cúbico de aire
Dioxano* Microgramos de dioxano por metro 3,500 24 horas
cúbico de aire
Dioxolano Microgramos de dioxolano por metro 10 24 horas
cúbico de aire

Acido Sulfónico de Dodecil Microgramos de ácido sulfónico de 35 24 horas


Benceno dodecil benceno por metro cúbico de
aire
Dodina Microgramos de dodina por metro 10 24 horas
cúbico de aire

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 168


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Droperidol Microgramos de droperidol por metro 1 24 horas


cúbico de aire
Polvo Gramos por metro cuadrado 7 30 días

Etanol (Alcohol Etílico)* Microgramos de etanol por metro cúbico 19,000 1 hora
de aire
Acetato Etílico* Microgramos de acetato etílico por metro 19,000 1 hora
cúbico de aire
Acrilato Etílico* Microgramos de acrilato etílico por metro 4.5 1 hora
cúbico de aire

2-Etil Antraquinona Microgramos de 2-etil antraquinona pot 10 24 horas


mryto cúbico de aire
Etilbenceno* Microgramos de etilbenceno por metro 4,000 1 hora
cúbico de aire

Eter Etílico Microgramos de éter etílico por metro 30,000 24 horas


cúbico de aire

Etilo-3-Etoxi Propionato* Microgramos de etilo-3-etoxy propionato 120 1 hora


por metro cúbico de aire

2-Etil Hexanol* Microgramos de 2-etil hexanol por metro 600 1 hora


cúbico de aire

Etileno Microgramos de etileno por metro cúbico 40 24 horas


de aire
Acido Tetracético Microgramos de ácido tetraacético 35 24 horas
Etilenodiamina etilenodiamina por metro cúbico de aire

Dicloruro de Etileno Microgramos de dicloruro de etileno por 400 24 horas


metro cúbico de aire

Eter Butílico* Glicol Etileno Microgramos de éter butílico glicol 300 1 hora
(Celosolve Butílico) etileno por metro cúbico de aire
Acetato Eter* Butílico Glicol Microgramos de acetato eter butílico 425 1 hora
Etileno (Acetato de glicol etileno por metro cúbico de aire
Celosolve Butílico)

Dinitrato de Glicol de Microgramos de dinitrato de glicol etileno 3 24 horas


Etileno por metro cúbico de aire
Eter Etílico* Glicol Etileno Microgramos de éter etílico glicol etileno 665 1 hora
(Celosolve) por metro cúbico de aire

169 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Acetato Eter* Etílico Glicol Microgramos de acetato éter etílico glicol 180 1 hora
Etileno (Acetato de etileno
Celosolve)

Oxido de Etileno Microgramos de óxido de etileno por 5 24 horas


metro cúbico de aire
Citrato Fentanil Microgramos de citrato fentanil por 0.02 24 horas
metro cúbico de aire
Oxido férrico Microgramos de óxido férrico por metro 25 24 horas
cúbico de aire

Fluoridación (estación de Microgramos de fluoruros totales 40 30 días


desarrollo) colectados sobre
2
100 cm de papel de filtro encalado
Fluoridación (Noviembre 1 Microgramos de fluoruros totales 80 30 días
a Marzo 31) colectados sobre
2
100 cm de papel de filtro encalado
Fluoruros (Gaseosos) Microgramos de fluoruro inorgánico 0.86 24 horas
Abril 15 a Octubre 15 gaseosos por metro cúbico de aire 0.34 30 días
expresado como fluoruro de hidrógeno

Fluoruros Total microgramos de fluoruro 1.72 24 horas


(Total) inorgánico por metro cúbico de aire 0.68 30 días
(Abril 15 a Octubre 15) expresado como fluoruro de hidrógeno
Fluoruros (total) Total microgramos de fluoruro 3.44 24 horas
Octubre 16 a Abril 14 inorgánico por metro cúbico de aire 1.38 30 días
expresado como fluoruro de hidrógeno

Fluoruros en plantas Partes por millón de fluoruros peso seco 80 30 días


Fluoruros en plantas Partes por millón de fluoruros peso seco 60 2 meses
(promedio) (consecutivos
)

Fluoruro en plantas (criterio Partes por millón de fluoruros peso seco 35 30 días
promedio de estación de
desarrollo)

Fluorinerte Microgramos de fluorinerte 3M-FC-70 35 24 horas


3M-FC-10 por metro cúbico de aire
Formaldehído* Microgramos de formaldehído por metro 65 1 hora
cúbico de aire
Acido Fórmico Microgramos de ácido formico por metro 500 24 horas
cúbico de aire

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 170


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Furfurol * Microgramos de furfurol por metro 1,000 1 hora


cúbico de aire
Alcohol Furfurélico Microgramos de alcohol furfurélico 1,000 24 horas

Glutaraldehído Microgramos de glutaraldehído por 14 24 horas


metro cúbico de aire
Haloperidol Microgramos de haloperidol por metro 0.1 24 horas
cúbico de aire
Hexaclorociclo- hexano Microgramos de hexacloro- cyclohexano 5 24 horas
(Lindano) por metro cúbico de aire

Hexaclorociclo- pentadieno Microgramos de hexaclorociclo 2 24 horas


pentadieno por metro cúbico de aire
Hexametil Disilazano Microgramos de hexametil disilazano por 2 24 horas
metro cúbico de aire

Monómero de Microgramos de monómero de 0.5 24 horas


Hexametileno Disocianato hexametileno diisocianato por metro
cúbico de aire
Trímero de Hexametileno Microgramas de trímero hexametileno 1 24 horas
Disocianato diisocianato por metro cúbico de aire

Hexano Microgramos de hexano por metro 12,000 24 horas


cúbico de aire

Acido* Clorhídrico Microgramos de ácido clorhídrico por 40 24 horas


metro cúbico de aire

Acido Cianúrico Microgramos de ácido cianúrico por 575 24 horas


metro cúbico de aire

Agua Oxigenada Microgramos de agua oxigenada por 30 24 horas


metro cúbico de aire
Acido Sulfhídrico Microgramos de ácido sulfídrico por 30 1 hora
metro cúbico de aire
Hierro Microgramos de hierro metálico por 4 24 horas
(metálico) metro cúbico de aire

Isobutanol Microgramos de isobutanol por metro 1,600 1 hora


cúbico de aire
Acetato* Isobutílico Microgramos de acetato isobutílico por 1,000 1 hora
metro cúbico de aire

Isopropanol Microgramos de isopropanol por metro 24,000 24 horas


(Alcohol Isopropílico) cúbico de aire

171 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Acetato* Microgramos de acetato isopropílico por 1,200 1 hora


Isopropílico metro cúbico de aire
Isopropil* Microgramos de isopropil benceno por 100
Benceno metro cúbico de aire

Plomo Total microgramos de plomo en forma 5 24 horas


libre y combinada por metro cúbico de
aire
Plomo Total microgramos de plomo en forma 3 30 días
libre y combinada por metro cúbico de
aire (promedio aritmético)
Plomo Total microgramos de plomo en forma 2 30 días
libre y combinada por metro cúbico de
aire (promedio geométrico)

Lead in el polvo* Gramos de plomo en el polvo por metro 0.1 30 días


cuadrado
Litio Total microgramos de litio en otros 20 24 horas
(no-hidruro) compuestos que el hidruro por metro
cúbico de aire

Hidruros de Litio* Total de microgramos de hidruros de litio 2.5 24 horas


por metro cúbico de aire
Oxido de Magnesio Total microgramos de óxido de 100 24 horas
magnesio por metro cúbico de aire

Malatión Microgramos de malatión por metro 35 24 horas


cúbico de aire

Anhídrido Maleico Microgramos de anhídrido maleico por 30 24 horas


metro cúbico de aire

Compuestos de Total microgramos de manganeso en 10 24 horas


Manganeso manganeso in forma libre y combinada
incluyendo permanganato de potasio
como manganeso por metro cúbico de
aire

Mercaptanos Total microgramos de mercaptanos por 20 1 hora


metro cúbico de aire expresado como
mercaptanos de metilo
Mercaptobenzo- Microgramos de mercaptobenzo- 35 24 horas
tiazodisulfuro tiazodislfuro por metro cúbico de aire

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 172


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Mercurio Total microgramos de mercurio en forma 2 24 horas


libre y combinada por metro cúbico de
aire

Mercurio Total microgramos de compuestos de 0.5 24 horas


(Alquilo) mercurio alquilo por metro cúbico de aire

Metaldehido Microgramos de metaldehido por metro 35 24 horas


cúbico de aire

Acido* Metacrílico Microgramos de ácido metacrílico por 2,000 24 horas


metro cúbico de aire
Metano Difenil Microgramos de metano difenil 1 24 horas
Diisocianato diisocianato pormetro cúbico de aire

Metanol Microgramos de metanol por metro 28,000 24 horas


(Alcohol Metílico) cúbico de aire
Acrílico Metílico Microgramos de acrilato metílico por 4 1 hora
metro cúbico de aire
Bromuro Metílico Microgramos de bromuro metílico por 1,350 24 horas
metro cúbico de aire
Cloruro Microgramos de cloruro metílico por 7,000 24 horas
Metílico metro cúbico de aire

Peróxido Quetona Metil Etil Microgramos de peróxido quetona metil 80 24 horas


etil por metro cúbico de aire

5-Metil- Microgramos de 5-metil 2-hexanona 380 1 hora


2-Hexanona

Quetona Metil Isobutil Microgramos de quetona metil isobutil 1,200 24 horas


por metro cúbico de aire

Metacrilato de Metilo* Microgramos de metacrilate de metilo 860 24 horas


por metro cúbico de aire
Salicilato de Metilo Microgramos de salicilato de metilo por 100 24 horas
metro cúbico de aire
Metoxicloro Microgramos de metoxicloro por metro 35 24 horas
cúbico de aire

Cloruro de Metileno Microgramos de cloruro de metileno por 100,000 1 hora


metro cúbico de aire

173 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

4,4-Metileno- Microgramos de 4,4-metileno bis-2-cloro 10 24 horas


bis-2-cloro anilina por metro cúbico de aire
anilina

Dianilina de Metileno Microgramos de dianilina de metileno 10 24 horas


por metro cúbico de aire
Nitrato de Miconazol Microgramos de miconazol por metro 5 24 horas
cúbico de aire
Leche en Polvo Microgramos de leche en polvo por 20 24 horas
metro cúbico de aire

Amina* Monometílica Microgramos de amina monometílica por 25 24 horas


metro cubico de aire
Naftaleno* Microgramos de naftaleno por metro 30 1 hora
cúbico de aire

Níquel* Total microgramos de níquel en forma 2 24 horas


libre y combinada por metro cúbico de
aire
Carbonilo de Níquel Microgramos de carbonilo de níquel por 0.5 24 horas
metro cúbico de aire

Acido Nítrico Microgramos de ácido nítrico por metro 35 24 horas


cúbico de aire

Acido Nitrilo- triacético Microgramos de ácido nitrilotriacético por 35 24 horas


metro cúbico de aire

Oxidos de Nitrógeno Microgramos de óxidos de nitrógeno por 200 24 horas


metro cúbico de aire expresado como
2
NO
Nitroglicerina Microgramos de nitroglicerina por metro 3 24 horas
cúbico de aire

Oxido Nitroso Microgramos de óxido nitroso por metro 9,000 24 horas


cúbico de aire

Octano Microgramos de octano por metro 37,400 1 hora


cúbico de aire

1-Octeno Microgramos de 1-octeno por metro 50,000 24 horas


cúbico de aire

Acido Oxálico Microgramos de ácido oxálico por metro 25 24 horas


cúbico de aire

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 174


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Ozono Microgramos de ozono por metro cúbico 165 1 hora


de aire
Paladio Total microgramos de compuestos de 10 24 horas
2
( soluble en H O) paladio soluble en agua incluyendo
cloruro de paladio como paladio

Penicilina Microgramos de penicilina por metro 0.1 24 horas


cúbico de aire
Pentaborano Microgramos de pentaborano por metro 1 24 horas
cúbico de aire

Pentacloro- Microgramos de pentaclo- rofenol por 20 24 horas


fenol metro cúbico de aire
Percloroetileno Microgramos de percloroetileno por 4,000 24 horas
metro cubico de aire
Fenol* Microgramos de fenol por metro cúbico 100 24 horas
de aire

Fosgeno Microgramos de forgeno por metro 45 24 horas


cúbico de aire

Fosfina Microgramos de fosfina por metro cúbico 10 24 horas


de aire

Acido Fósforico Microgramos de ácido fosfórico por 100 24 horas


metro cúbico de aire expresado como
P2O5

Oxicloruro de Fósforo Microgramos de oxicloruro de fósforo 12 24 horas


por metro cúbico de aire

Pentacloruro de Fósforo Microgramos de pentacloruro de fósforo 10 24 horas


por etro cúbico de aire
Anhídrido Ftálico Microgramos de anhídrido ftálico por 100 24 horas
metro cúbico de aire
Pimozide Microgramos de pimozide por metro 1 24 horas
cúbico de aire
Platino Total microgramos de platino en 0.2 24 horas
(soluble en agua) compuestos solubles en agua por metro
cúbico de aire

Polibuteno-1- Microgramos de polybuteno-1-sulfito por 35 24 horas


sulphito metro cúbico de aire
Bifenilos Policlorinados Nanogramos de bifenilos policlorinados 150 24 horas
(riesgo: 0.84/millón) por metro cúbico de aire 35 1 año

175 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Policloropreno Microgramos de policlro- preno por 35 24 horas


metro cúbico de aire
Cianuro de Potasio Microgramos de cianuro de potasio 35 24 horas
(como sal total) pormetro cúbico de aire

Hidróxido de Potasio Microgramos de hidróxido de potasio 14 24 horas


pormetro cúbico de aire
Nitrato de Potasio Microgramos de Nitrato de Potasio por 35 24 horas
metro cúbico de aire

N-Propanol Microgramos de n-propanol por metro 16,000 24 horas


(Alcohol N-Propílico) cúbico de aire
Propionaldehido Microgramos de propionaldehido por 2.5 24 horas
metro cúbico de aire
Acido Propiónico Microgramos de ácido propiónico por 80 1 hora
metro cúbico de aire

Anhídrido Propiónico Microgramos de anhídrido propiónico 80 1 hora


(expresado como ácido como equivalente ácido propiónico por
propiónico) metro cúbico de aire

Dicloruro de Propileno Microgramos de dicloruro de propileno 2,400 24 horas


por metro cúbico de aire

Eter Metílico Glicol Microgramos de éter metílico glicol 73,200 1 hora


Propileno propileno por metro cúbico de aire

Acetato de Eter* Microgramos de acetato de éter 4,100 1 hora


Monometílico Glicol monometílico glicol propileno por metro
Propileno cubico de aire
Oxido de Propileno Microgramos de óxido de propileno 4,500 24 horas
pormetro cúbico de aire

Piridina* Microgramos de piridina por metro 48 1 hora


cúbico de aire
Selenio Microgramos de selenio en forma libre y 10 24 horas
combinada por metro cúbico de aire

Silano Microgramos de silano por metro cúbico 150 24 horas


de aire
Sílice - inhalable (menos Microgramas de sílice inhalable por 5 24 horas
de 10 micrómetros en metro cúbico de aire
diámetro)

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 176


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Plata Total microgramos de plata en forma 1 24 horas


libre y combinada por metro cúbico de
aire

Cloruro de Sodio Microgramos de cloruro de sodio por 20 24 horas


metro cúbico de aire
Cianuro de Sodio (como Microgramos de cianuro de sodio por 35 24 horas
sal total) metro cúbico de aire
Hidróxido de Sodio Microgramos de hidróxido de sodio por 10 24 horas
metro cúbico de aire

Solvesso* Microgramos de solvesso 100 por metro 1,030 1 hora


100 cúbico de aire
Solvesso Microgramos de sovesso 150 por metro 1,030 1 hora
150 cúbico de aire
Cloruro estañoso (como Microgramos de cloruro estañoso por 10 24 horas
estaño) metro cúbico de aire

Estireno* Microgramos de estireno por metro 400 24 horas


cúbico de aire

Subtilisina Microgramos de subtilisina pormetro 0.06 24 horas


(enzima de detergente) cúbico de aire

Sulfatación Miligramos de trióxido de azufre por 100 0.7 30 días


2
cm de peróxido de plomo expuesto

Dióxido de azufre Microgramos de dióxido de azufre 275 24 horas


pormetro cúbico de aire 690 1 hora
55 1 año
(media
aritmética)
Acido Sulfúrico Microgramos de ácido sulfuríco 35 24 horas
pormetro cúbico de aire

Partículas suspendidas Total microgramos de particulas 120 24 horas


(partículas de menos de 44 suspendidas por metro cúbico de aire 60 1 año
micrones en tamaño) (media
geométrica)
Talco Microgramos de talco fibroso por metro 2 24 horas
(fibroso) cúbico de aire
Tellerio Microgramos de tellerio in forma libre y 10 24 horas
(excepto ácido telúrico) com-binada por metro cúbico de aire

177 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Tetrabutilurea Microgramos de tetrabu-tilorea por metro 10 24 horas


cúbico de aire
Tetrahidro- furano* Microgramos de tetrahi- drafurano por 93,000 24 horas
metro cúbico de aire

Disulfuro Tiuram Microgramos de disulfuro tiuram 10 24 horas


Tetrametilo tetrametilo por metro cúbico de aire
Tiourea Microgramos de tiourea por metro 20 24 horas
cúbico de aire

Estaño Total microgramos de estaño en forma 10 24 horas


libre y combinada por metro cúbico de
aire
Titanio Microgramos de titanio por metro cúbico 35 24 horas
de aire
Sodio de Tolmetín microgramos de sodio de tolmetín por 5 24 horas
metro cúbico de aire

Tolueno* Microgramos de tolueno por metro 2,000 24 horas


cúbico de aire

Disocianato de Tolueno* Microgramos de diso- cianato de tolueno 0.5 24 horas


por metro cúbico de aire

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 178


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Azufre Reducido Total (ART) Microgramos de azufre reducido total com 40 1 hora
como equivalente equivalente H2S por metro cúbico de aire
H2S (proveniente de los
molinos de pulpa Kraft)

1,2,4-Tricloro- Microgramos de 1,2,4-triclorobenceno por 35 24 horas


benceno metro cúbico de aire
1,1,1-Tricloro- Microgramos de 1,1,1-Triclorohetano por 115,000 24 horas
hetano metro cúbico de aire
(Cloroformo de Metilo)

Trichloro- Microgramos de tricloroetileno por metro 28,000 24 horas


etileno cúbico de aire
Trifluoro- tricloroetano Microgramos de trifluorotricloroetano por 800,000 24 horas
metro cúbico de aire
Trimetil* Microgramos de trimetil amina por metro 0.5 1 hora
Amina cúbico de aire

1,2,4-Trimetil Microgramos de 1,2,4- trimetil benceno por 35 24 horas


Benceno metro cúbico de aire

Metacrilato de Tripropoltin Microgramos de metacri- lato de tripropoltin 1 24 horas


por metro cúbico de aire

Vanadio Total microgramos de vanadio en forma libre 2 24 horas


y combinada por metro cúbico de aire

Cloruro de Vinilo Microgramos cloruro de vinilo por metro 280 24 horas


cúbico de aire

Warfarin Microgramos de warfarin por metro cúbico 10 24 horas


de aire
Suero en Polvo Microgramos de suero en polvo por metro 35 24 horas
cúbico de aire

Xilenos Total microgramos de xilenos por metro 2,300 24 horas


cúbico de aire
Zinc Total microgramos de zinc en forma libre y 100 24 horas
combinada por metro cúbico de aire

179 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

APENDICE B

Emisiones Gaseosas del Tratamiento de Residuo

181 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

APENDICE B
EMISIONES GASEOSAS DEL TRATAMIENTO DE RESIDUO

El tratamiento de residuos sólidos, semisólidos y líquidos con frecuencia generan emisiones


gaseosas. Las técnicas usadas son esencialmente idénticas a las mencionadas previamente en
este documento y variarán de acuerdo a los contaminantes involucrados y el método usado para
el tratamiento de residuo. Para mayor información sobre el tema, vea los siguientes documentos
en ésta serie de guías:

Guías Para el Manejo de Residuos Sólidos de Refinerías de Petróleo

Tratamiento de tierras (cultivo de suelo) Sección 5.5.1.5


Incineración de residuos peligroso 5.5.3.2.5
5.5.3.2.10
Incineración de suelo contaminado 5.5.3.2.11
Incineración de desperdicios en general 5.5.3.3.1
Confinamiento de residuo peligroso 5.6.1.3
5.6.1.4
Almacenamiento de residuo peligroso 5.8.3

Guías Para el Manejo de Residuos Líquidos de Refinería de Petróleo


Tratamiento de agua residual Sección 5.5.1.2

Incineración de residuo peligroso 5.5.3.2.5


5.5.3.2.10
Confinamiento de residuo peligroso 5.6.1.3
5.6.1.4
Almacenamiento de residuo peligroso 5.9.3
Incineración de BPC 6.1.5

183 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

APENDICE C

Combustion de Carbon

185 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

APENDICE C
COMBUSTION DE CARBON

El carbón con frecuencia se quema para generar gases calientes y vapor para producir
electricidad. En general, las refinerías no queman carbón o coque de petróleo para generar
vapor. Sin embargo, en el evento de que haya tales casos, aquí se presentan descripciones
breves de varias tecnologías que se practican en la actualidad.

Las calderas de combustible pulverizado representan una tecnología ya establecida y aún muy
popular. Presentan, sin embargo, un número de problemas en materia de emisiones. Además,
los costos de energía y la preocupación por el calentamiento del planeta han conducido a diseños
más eficientes en materia de energía. Por estas razones, las nuevas tecnologías se están
convirtiendo más populares.

Este apéndice analiza los problemas de emisión inherentes en las calderas de combustible
pulverizado y los compara con los experimentados las unidades de estrato fluidizado y de
burbujeo.

Tres tecnologías limpias - gasificación integrada de ciclo combinado, quemadores de bajo


NOx/SOx, inyección de sorbente - describen el uso de nuevos procesos aplicados en sistemas
más viejos para mejorar los controles de emisión y el uso de energía.

La última sección describe los requerimientos ambientales.

C.1 Unidades de Combustible Pulverizado


En los sistemas de combustible pulverizado (CP) se necesita una temperatura alta para
asegurar una combustión completa de carbón. Esto produce niveles altos de NOx y SOx
en el gas de combustión. Se encontró que las partículas de carbón se arrastran por
encima. Por lo general fueron recuperadas corriente abajo del banco de convección y se
reinyectaron a través de una tolva de seguridad. Las eficiencias de combustión de carbón
son del orden de 95-97 %.

El uso de tecnologías de amoníaco o urea para reducir las emisiones NOx causan un incremento
en los niveles de monóxido de carbono, que, a su vez, afecta la extracción de azufre.

187 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Cuando se quema carbón con altos grados de azufre los gases de combustión de las
unidades CP deben limpiarse, por lo general lavándolos con cal húmeda. El dióxido de
azufre reacciona con el carbonato de calcio para formar sulfito de calcio y dióxido de
carbono. El sulfito se oxida para formar sulfato que después se elimina.

La alimentación directa de caliza en la cámara de combustión produce óxido de calcio y


dióxido de carbono. Con suficiente oxígeno, el óxido de calcio y el dióxido de azufre
forman sulfato de calcio. En una atmósfera de reducción, el principal producto de azufre
será el ácido sulfhídrico que reacciona con el óxido de calcio para formar sulfito de calcio.

Debe notarse de que la presencia de monóxido de carbono causa que el sulfato regrese a
las condiciones de dióxido de azufre y óxido de calcio. El oxígeno en exceso requerido
para la extracción de azufre es una causa conocida, y se sospecha del óxido de calcio, de
la formación de NOx.

El ritmo óptimo de formación de sulfato de calcio ocurre a 850 C: después de 900 C


ocurre una reducción abrupta en la conversión. Debido a que las unidades CP operan a
temperaturas más altas, la captura de azufre es baja a menos de que se usen relaciones
molares altas (3+) calcio-azufre.

El monóxido de carbono se genera durante la combustión incompleta de carbón, o la


reacción de carbón (partículas de carbonización) con el bióxido de carbono (la reacción
Bouduard).

Los sólidos en suspensión, o partículas, se arrastran hacia la cámara de convección. Las


temperaturas altas de combustión tienden a formar esferas ásperas de las partículas de
ceniza.

C.2 Tecnología Tipo Estrato Fluidizado Circulante


La tecnología de estrato fluidizado circulante (EFC) empezó a usarse a finales de los 70s.
Puede ser muy efectiva en materia de costos cuando incluye controles de emisión.
También, combustibles de baja calidad, como lo son el residuo de carbón y la biomasa,
pueden ser utilizados. Los estratos fluidizados circulatorios tienen similitudes pero,

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 188


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

también diferencias básicas, con los estratos de burbujeo. Esta última tecnología se
discute en la siguiente sección.

Un estrato fluidizado circulatorio típico es similar a un reactor CCF. El gas entra en el


fondo, se mezcla con las partículas sólidas las cuales se mueven hacia arriba hacia un
ciclón a través de un elevador. Las partículas recuperadas se circulan, a través de un tubo
vertical, de regreso a la entrada de gas. Sin embargo, debido a que los sólidos tienen un
tamaño del orden 200-300 micrones, es necesario mantener fluidizado al tubo vertical. La
cantidad de sólidos en el tubo vertical determina la caída de presión en el sistema, y por lo
mismo el ritmo al cual se circulan los sólidos. Este tubo no debe estar inclinado ya que
aumentaría la tendencia a desfluidizar.

Para evitar una inversión del sentido de flujo - contrario al elevador y hacia el ciclón de
arriba a través del tubo vertical- válvulas de control, pero más comúnmente sellos tipo
anillo son instalados. Las válvulas distribuidoras hasta el momento son consideradas
como imprácticas.

La estabilidad de la flama se mantiene mediante la cantidad de partículas calientes en el


sistema. Debido al buen mezclado de los sólidos circulantes, la unidad es básicamente
isotérmica. Las velocidades del gas son del orden de 5-10 m/s, evitando el uso de tubos
de recuperación de calor en el estrato. Las unidades por lo general son largas y delgadas
- 30-40 m es normal para calderas de 200 MW. Un método común para la transferencia
de calor es instalar "cortinas" verticales con una constitución tipo membrana. Algunas
unidades tienen intercambiadores externos de calor que reciben calor de una (o todas)
corriente de los sólidos circulantes. Al pasar por el intercambiador los sólidos deben
borbotear.

Existe en el mercado cierto número de procesos patentados. La capacidad máxima ha


crecido continuamente en vista de la experiencia técnica ganada. Las unidades más
grandes son del orden de 300-400 MW.

La Ahlstrom (Finlandia) y su subsidiaria en los Estados Unidos Pyropower Corporation, la


Gotaverken Energy Systems AB (Suecia) y la Keenler/Dorr-Oliver (USA) siguen el diseño

189 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

anteriormente mencionado, pero sin intercambio de calor externo. La última instaló una
guía de vórtice de longitud completa en el ciclón. La Lurgi GmbH (Germany) tiene un
intercambiador de calor opcional que usa una corriente de los sólidos circulantes. Esto le
da una ventaja a su tecnología a condiciones de flujo lento pero el sistema requerido de
circuito de presión doble agrega complejidad a la unidad. La Figura 9 describe los
componentes de una unidad Lurgi, que esencialmente contiene todas las características
mencionadas anteriormente.

La Studsvik Energieteknik AB (Suecia) usa un separador de laberinto y una cámara de


combustión de monóxido de carbono, en lugar de un ciclón. También, la circulación de
catalizador se controla con una válvula L. Esto permite al operador variar la densidad del
estrato del elevador y el ritmo de circulación.

El Battelle Memorial Institute (USA) desarrolló una variación conocida como el estrato de
fluido multisólido. Un estrato denso, no circulatorio de partículas grandes (del tipo de
grava de río) se mantiene en la base del elevador. Esto aumenta el tiempo de reacción
puesto que los sólidos finos circulantes pasan lentamente a través del estrato y permite
que las piezas grandes de carbón se alimenten al sistema (también provoca un aumento
en la erosión). Aire para combustión secundaria se inyecta en el elevador. Sin embargo,
el contenido de sólidos del gas en la parte superior del elevador es solamente 5-10 % del
que se presenta en el EFC. Por lo tanto existen menos partículas de cal en esa región y
baja captura de azufre. La unidad tiene un intercambiador de calor externo que usa todos
los sólidos circulantes, excepto aquéllos que se extraen para eliminación. Las válvulas L
controlan el regreso de los sólidos al estrato.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 190


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

191 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Las calderas EFC operarían con bastante efectividad si el contenido de sólidos máximo
del gas del elevador se puede obtener. Sin embargo, esto requeriría ventiladores muy
grandes. Como consecuencia, la carga de sólidos es de solo 4 % en volumen, en lugar de
10-15 %. El aire de combustión en etapas resuelve en cierto grado este problema.

El carbón por lo general se tritura a un tamaño de 3-12 mm: la caliza a menos de 1 mm.
Los ciclones aseguran que haya menos pérdidas de partículas. Se acepta una variedad
amplia de alimentaciones, incluyendo el coque de petróleo, antracita, carbón bituminoso,
turba y residuos de madera. Los combustibles se pueden alternar o combinar. El
contenido de agua en la alimentación (y ceniza) es un factor muy importante.

El combustible por lo general se alimenta en el tubo vertical o en el elevador cerca de la


base.

El fondo del elevador es por lo general cónico (hacia abajo) para mantener fluidizado al
material grande. Sin embargo no se pueden evitar grandes abultamientos en estos
sistemas, ya sea por una mala preparación de la alimentación o bien como un resultado
de la combustión. Estos abultamientos no se fluidizan y por lo tanto se acumulan en el
fondo del elevador. Para resolver esto, este material comúnmente se manda a un
clasificador de aire - un ducto vertical por donde el cual el aire sopla de regreso a los
abultamientos pequeños y permite que los más grandes salgan del EFC. El aire también
enfría la ceniza. Las relaciones 3:1 de reducción son bastante comunes, aunque en
ciertas unidades se alcanza 5:1. La reducción del flujo de aire produce un estrato más
denso. Para mantener la fluidización a caudales bajos, la recirculación de gas de
combustión se usa con frecuencia. Las unidades con intercambiadores de calor externos
manejan mucho mejor los flujos bajos puesto que el flujo al intercambiador se puede
controlar para mantener constante la temperatura del elevador.

La recirculación de cualquier sólido que ha sido acarreado hacia arriba al ciclón asegura
que haya una combustión de carbón mayor de 98 %. Es necesario, sin embargo, operar a
temperaturas de 800-900 C, para prevenir la fusión de partículas y para disminuir las
emisiones de azufre (ver lo siguiente).

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 192


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

La producción de NOx se minimiza con el uso de aeración en etapas. En la base del


elevador se inyecta el 50-60 % de la cantidad estequiométrica de aire. Aire secundario se
inyecta en una parte alta del elevador, en donde el horno pasa de un medio oxidante a
uno reductor. Esta estrategia funciona mejor cuando los sólidos contienen una porción
alta de compuestos volátiles (La combustión en etapas se diseña para la fase gaseosa.
Por lo tanto los resultados no son tan buenos cuando se quema antracita).

Las unidades de combustión de estrato fluidizado circulatorio sufren los mismos


problemas que las calderas de combustible pulverizado cuando se usa amoníaco o urea
para controlar NOx - mayores niveles de monóxido de carbono conducen a capturas de
azufre bajas.

Concentraciones de emisión de NOx menores de 300 ppm son fáciles de obtener, siendo
fácil de obtenerse las de 150 ppm o menos.

La tecnología de EFC es más adecuada que las unidades de combustible pulverizado


para capturar azufre. La caliza calcinada atrapa al azufre en una capa delgada superficial.
Para mejorar el rendimiento, se requieren partículas más finas de caliza. Con seguridad
éstas serán acarreadas por arriba en las unidades convencionales. Sin embargo, los
ciclones EFC las regresan a la cámara de combustión. Además, la temperatura es más
uniforme. Ciertas pruebas indican que eficiencias de extracción de azufre iguales a las de
las unidades CP se pueden lograr con la mitad de caliza.

El monóxido de carbono se produce a lo largo del elevador. Sin embargo, en el vórtice de


gas central del ciclón se lleva a cabo la combustión de CO. Algunas unidades EFC tienen
separadores de laberinto, en los cuales el gas de combustión golpea una serie de paneles
de compensación, provocando que las partículas se desprendan del flujo de gas. En
estas unidades, no existe combustión de monóxido de carbono por lo que se requiere de
una cámara de combustión separada cubierta de refractario.

Las emisiones de monóxido de carbono varían, por razones que realmente no son
conocidas: las unidades más pequeñas han reportado de 2 ppm y las más grandes del
orden de 30-90 ppm.

193 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

La extracción de partículas es una área en la cual las unidades EFC no tienen una ventaja
aparente sobre los sistemas CP. A pesar del ciclón, las partículas, aunque en pequeñas
cantidades, salen del EFC. Son más angulares y más pequeñas que las que salen de una
unidad CP. Una limpieza final se obtiene con un precipitador electrostático o con un filtro
de tela. Puesto que las partículas más pequeñas inducen una caída de presión mayor, el
filtro debe ser más grande que el correspondiente a una unidad CP. La experiencia ha
indicado que los precipitadores electrostáticos no funcionan bien con las partículas de
estrato fluidizado. La opacidad de la chimenea tiende a ser mayor y la limpieza de los
electrodos es más difícil.

C.2.1 Tecnología de Estrato Burbujeante


Las calderas de estrato burbujeante también inyectan aire en un estrato de combustible
sólido. Sin embargo, las velocidades de gas en los estratos burbujeantes son mucho
menores que en las unidades EFC - 1-3 m/s. Consecuentemente, el acarreo de partículas
es menor.

La magnitud de la carga del carbón puede ser mayor que en las unidades EFC. Se debe
vigilar que no se produzca un exceso de partículas finas cuando el carbón se tritura.
Tanto las tecnologías de estrato burbujeante como las de estrato fluidizado requieren
menos preparación de la carga que las unidades de combustible pulverizado. A diferencia
de los EFC, el estrato burbujeante requiere de muchas boquillas de entrada para la
distribución de la alimentación.

Sin embargo, pérdidas del 10-15 % de carbón sin quemarse, motivaron la instalación de
tolvas de seguridad para regresar partículas que se depositaban afuera de los tubos de
convección. Esto redujo las pérdidas a 3-5 %. Las versiones recientes del estrato
burbujeante incluyen la recirculación de partículas finas en una forma similar a la usada
en los EFC.

Las emisiones de óxido de nitrógeno son menores que las presenten en las unidades CP.
La captura de azufre también es mejor. Sin embargo, los tamaños reducidos de las
partículas de caliza requeridos para un desempeño óptimo conducen a pérdidas
excesivas. Por lo cual los EFC son más efectivos (debido al ciclón).

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 194


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

C.3 Tecnologías de Carbón Limpio


La tecnología de carbón limpio se refiere a los sistemas que producen menos
contaminantes gaseosos que los producidos mediante los métodos convencionales de
combustión de carbón. Entre estos contaminantes están las partículas, dióxido de azufre y
óxidos de nitrógeno (NOx). Basándose en estudios, las plantas bien operadas de
combustión de carbón no emiten hidrocarburos aromáticos policíclicos a niveles
preocupantes. La cuestión del calentamiento del planeta hoy en día se está atacando.
Algunas de éstas tecnologías son más eficientes en energía. Por lo tanto, menos dióxido
de carbono (y también otros gases) se emitirán.

Los sistemas de control ambiental para las unidades que queman carbón son sumamente
caros. Hasta un 40 % en inversiones capitales y 35 % en costos de operación en las
plantas nuevas pueden ser para el control ambiental. Además, la energía requerida para
operar estos controles puede ser del orden de 3-8% de la producción de la planta.

Varios estudios están en progreso para limpiar la carga de alimentación de las unidades
que queman carbón, mediante la reducción de los niveles de azufre y nitrógeno. En un
proceso llamado aglomeración cerca de la mitad de la materia mineral, incluyendo
algunos compuestos de azufre, es extraída, produciendo un combustible de mayor
calidad. Los combustibles agua-carbón (orimulsión) se están desarrollando para substituir
al aceite combustible.

El carbón refinado con solvente es un proceso, por primera vez probado en plantas piloto
a principio de los años 70, para producir carbón bajo en azufre y en ceniza. La tecnología
es adecuada para calderas chicas o medianas. Los costos capitales son muy altos.

El carbón es triturado y mezclado con un solvente que se ha producido corriente abajo.


Se agrega hidrógeno y la presión se lleva a 70-200 bars. La mezcla se calienta y se
guarda a 435-475 C y 120-165 bars durante 40 minutos. El carbón se desintegra en
carbón disuelto, un solvente y gas. Aproximadamente 60 % del azufre orgánico se
convierte en ácido sulfhídrico. El hidrógeno en exceso y otros gases no condensables son
extraídos. El líquido se enfría y la presión se reduce para evaporar cualquier gas residual,
después se filtra para extraer minerales, azufre piritoso (inorgánico), substancias

195 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

formadoras de ceniza y carbón sin disolver. El residuo es secado al vacío para recuperar
el solvente.

El filtrado se caliente a 340 C y se envía a una torre de vacío operada a 0.138 bar. Una
fracción media de destilado (175-415 C) se utiliza como solvente. El producto de la parte
alta (38-175 C) contiene fenoles y ácidos cresílicos, los cuales pueden ser recuperados.
Alternativamente, se puede hidrotratar y reformar para la producción de aromáticos.

Los flujos del fondo consisten principalmente de carbón líquido. Se puede quemar como
se produce, o solidificarse en un serpentín vibrante de placa enfriado por agua. (Un
enfriamiento con agua produce un carbón de baja densidad y altamente poroso con agua
retenida). El "carbón" final es quebradizo pero tiene un valor de calentamiento mayor que
el carbón crudo. Los rendimientos con cargas de carbón libre de humedad y ceniza son
del orden de 50-70 %.

La generación de electricidad con la integración de la gasificación de un ciclo


combinado (IGCC) representa la tecnología más prometedora de combustión de carbón
limpio. El carbón se gasifica en hidrógeno, monóxido de carbono y bióxido de carbono. El
azufre se convierte en ácido sulfhídrico y en una pequeña cantidad de sulfuro de
carbonilo. Los gases son después enfriados mediante la generación de vapor, y son
extraídos los productos de azufre y las partículas. El gas después se quema en una
turbina de gas para producir electricidad.

Los gases de escape de la turbina después generan vapor en un calentador de


recuperación de calor residual. Este vapor, y el del enfriamiento de gas mencionado
anteriormente, genera más electricidad en una turbina de vapor. Un diagrama del proceso
IGCC se presenta en la Figura 10.

Los resultados de la operación de plantas IGCC muestran que la eficiencia de esta


tecnología puede ser del orden de 50 %, comparada con 33 % de las estaciones
convencionales de fuerza eléctrica. Los requerimientos de agua son menores y la escoria
se clasifica como no tóxica. Los costos capitales son similares a los de las unidades
convencionales.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 196


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Entre la tecnología IGCC en desarrollo, se cuenta con el proceso Topping Cycle de la


British Coal Corporation.

Los quemadores de bajo NOx/SOx (QUEBANOS) son quemadores de etapa múltiple,


de tipo escoria diseñados para controlar simultáneamente NOx y SOx. Las pruebas en
plantas piloto demostraron que es posible obtener emisiones NOx bajo 100 ppm,
reducciones SOx de 70-90 %, combustión completa de monóxido de carbono y una
conversión total de carbón de 95-99%.

Se anticipa que los costos capitales para instalar estos quemadores serán mucho menor
que los de sistemas de tratamiento corriente abajo de los gases de combustión. Los
costos de operación también serán muy reducidos. La incorporación de un separador de
escoria permite que las calderas que queman aceite y gas se adapten para quemar
carbón.

El tratamiento del gas de combustión para servir plantas eléctricas requiere de equipo
muy costoso, aumenta los costos de operación y reduce la eficiencia de la planta. La
inyección de sorbentes de azufre, como lo es la caliza, ya se discutió anteriormente. Esto
reducirá las emisiones de azufre en un 50-70%, bajo condiciones óptimas (para carbones
bajos en azufre solo un 20 % se puede extraer con este método). En general, esta
tecnología parece ser efectiva sólo para reducciones moderadas de plantas existentes.

197 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 198


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Tres procesos de depuramiento de gases de combustión de calentador para generar


fuerza eléctrica son ofrecidos por Neptune AirPol y Research-Cottrell y han estado en
servicio desde finales de los años 70s.

El primer proceso usa una substancia cáustica o carbonato sódico como un reactivo.
Puede haber una o dos etapas. La primera, un venturi puede extraer el 80-90 % de
dióxido de azufre. La segunda etapa es un absorbedor en el cual la substancia cáustica o
el carbonato sódico, con control pH, es reciclada. La Neptune Air Pol afirma ritmos de
extracción de 99 %. El sulfato y sulfito de sodio se venden a la industria de la pulpa y el
papel.

La AirPol tiene un segundo proceso en el cual el gas de combustión y el líquido depurador


pasan a través de un venturi de garganta ajustable usando un ventilador. El gas limpio va
hacia un eliminador de neblina y después hacia afuera a través de la chimenea. La
lechada cae a un sumidero, donde una parte del flujo se bombea a un regenerador - la cal
apagada produce sulfato y sulfito de calcio. Los sólidos se extraen mediante un filtro de
vacío y los líquidos pasan por una restitución del ión sodio y extracción del ión calcio
antes de recircularse al venturi.

El diseño Research-Cottrell ofrece una eficiencia alta (se afirma de 98 % o más) con una
baja caída de presión. La relación de reducción no es un problema. Una amplia variedad
de materiales alcalinos se pueden usar como reactivos. El gas de combustión caliente
entra a un depurador y es dirigido sobre la superficie del líquido reactivo. Esto causa un
rocío y la mezcla gotas/gas es jalada hacia un venturi invertido. El gas parcialmente limpio
pasa a través de un recolector de gotas inercial y después en una segunda etapa venturi
invertido de depuración. El gas después va a un eliminador de neblina y a la chimenea.
Una corriente de la lechada es extraída para disecar el sedimento. Las incrustaciones y el
taponamiento de los depuradores y del eliminador de la neblina se controla con un flujo
intermitente de agua fresca.

Una tecnología reciente, originalmente desarrollada para las plantas de cemento pero
posiblemente aplicable en las plantas de luz eléctrica que usan carbón y en las unidades
de residuo a energía, utiliza una ceniza en solución rica en potasio a través de la cual el

199 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

gas de combustión es burbujeado. El dióxido de azufre reacciona para formar sulfato de


potasio. Los datos de planta piloto indican que los niveles de NOx y monóxido de carbono
también pueden ser reducidos. Mayores detalles se pueden encontrar en el ejemplar de
Marzo 1990 de Chemical Engineering, página 41.

Ciertas investigaciones han encontrado que los microbios pueden extraer azufre del
carbón. El mismo proceso se puede usar para tratar la calcificación - un producto
derivado de la gasificación de carbón que tiene un alto contenido de materia volátil pero
también una cantidad considerable de azufre - y lutita petrolífera. Hasta un 60 % del
azufre en la calcificación y 24 % en la lutita petrolífera se pueden extraer con este
método.

C.4 Guias y Controles de Emisión


Para las unidades grandes de generación de luz eléctrica (más de 73 MW), las guías de
control de emisión para varios contaminantes del aire se listan con frecuencia como
nanogramos por Joule de calor aportado. Cierta consideración se le está dando al
concepto de ng/J de descarga de energía útil, que incluiría tanto la energía calorífica
como la eléctrica.

Los operadores de calentadores que queman carbón deben cumplir con las guías
reguladoras de emisión aplicables. En la ausencia de tales guías, o donde los valores
existentes son menos rígidos, los límites listados en la Tabla 15 se recomiendan para las
unidades con una capacidad mayor de 73 MW. Para unidades menores, los límites de
emisión recomendados son los que se presentan en la Tabla 2. Esta sección considera el
caso de unidades grandes.

La chimenea del gas de combustión se debe diseñar para el caso más pesimista en
materia de emisiones y otros parámetros. Mayores detalles se proporcionan en el
Apéndice B.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 200


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Tabla 15

LIMITES RECOMENDADOS PARA LA EMISION DE GASES EN UNIDADES


1
GRANDES GENERADORAS DE ELECTRICIDAD

Particulas
Todos los combustibles 43 ng/J aporte de calor (promedio tres prueb.)

Opacidad
Todos los combustibles 20% máximo, excepto para un período de 6 min por
hora que debe ser menos de 40%.
2,3,4
Oxidos de Nitrógeno (en forma NO2)
5
Combustibles gaseosos 30 ng/J aporte calor
Aceite ligero 50 "
Aceite pesado 110 "
Combustibles deriv. sólidos 110 "
Combustibles sólidos 150 "
6
Dióxido de Azufre
Todo combustible con 258 ng/J aporte calor
posible concentración de combustión
de SO2 que no exceda 2580 ng/J
de aporte de calor.

Todos los combustibles con 10% de posible combustión


posible concentración de de SO2, pero
combustión de SO2 excediendo que no exceda 516 ng/J
2580 ng/J de aporte de calor de aporte de calor
1
Para plantas con una capacidad de 73 Megawatts o más
2
Para un promedio de 30-días y promedio de plazo corto (de tres pruebas)
3
Valores de las metas para 1995 listados en Management Plan for Nitrogen Oxides (NOx)
and Volatile Organic Compounds (VOCs), suponiendo ningún tratamiento para gas de
combustión
4
Para múltiples fuentes de combustible, límite peso de emisiones de acuerdo al aporte de
calor de cada combustible
5
Valores para metas propuestas en 2000 son 30 ng/J para gas, 90 ng/J para aceite ligero,
100 ng/J carbón, de nuevo sin tratamiento gas combustión
6
Para promedio 30-días. Bases promedio plazo corto específicas sitio pero con rigidez
igual al promedio 30-días

201 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Se recomienda que la instrumentación se instale en la chimenea de salida para vigilar


regularmente (de preferencia continuamente) la opacidad del gas de combustión, las
emisiones de partículas, las concentraciones de óxidos de nitrógeno (expresado as NO2),
dióxido de azufre, oxígeno (o bióxido de carbono), así como también la temperatura. Las
concentraciones de dióxido de azufre a la entrada del dispositivo de control de azufre
también se deben medir para que se hagan los cálculos de extracción de azufre.

La opacidad es una medida del grado con el cual las emisiones de una chimenea
obscurecen la vista de un objeto en el fondo. Las lecturas de opacidad indican las
propiedades de obscurecimiento de la visibilidad de la corriente total de gas, no solo las
partículas. Los medidores de opacidad no proporcionan una lectura de la
concentración de partículas.

Si se están quemando en la caldera mezclas de combustibles - sólidos, líquidos, gas - las


emisiones permisibles de óxidos de nitrógeno se basan en un cálculo prorrateado, usando
como factor el porcentaje del aporte total de calor para cada tipo de combustible.

Los combustibles líquidos y sólidos se deben analizar para determinar el valor calorífico bruto
por lo menos una vez al mes. Si el dióxido de azufre no se vigila continuamente, o si se
requiere 90 % de extracción de azufre, el análisis del combustible se debe hacer diariamente.

En la ausencia de requerimientos de análisis más frecuentes, como se especifica en los


reglamentos, o en el permiso de operación, los datos de emisión se deben calcular (y
entregrarse, si así se requiere) diariamente usando un promedio de 30 días previos. Las
lecturas de opacidad en exceso de los limites permisibles deben reportarse
mensualmente.

Todos los casos en que los niveles permisibles de contaminantes se excedieron, deben
estar documentados, incluyendo detalles del incidente y las acciones tomadas para
corregir la situación. También, estimaciones de los contaminantes emitidos durante el
incidente deben ser entregadas. Si cierto equipo está funcionando o ha funcionado mal,
se deben entregar detalles relacionados con el período de tiempo fuera de servicio y la
naturaleza del problema.

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 202


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Detalles sobre los métodos de prueba recomendados y los procedimientos de cálculo se


proporcionan en el documento de Alberta Environment, Emission Guidelines for Fossil
Fuel Fired Thermal Power Generating Plants in Alberta, Abril, 1984, Apéndice A. Estos
fueron tomados de USA Code of Federal Regulations 40 Part 60 (US EPA oficina de Air
Quality Planning and Standards).

Las especificaciones recomendadas para los sistemas de vigilancia de emisiones de


fuente continua se encuentran en el Apéndice B de Alberta Environment Emission
Guidelines for Fossil Fuel Fired Thermal Power Generating Plants.

203 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

APENDICE D
Dispersión del Penacho

205 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

APENDICE D
DISPERSION DEL PENACHO

La descarga de contaminantes hacia la atmósfera significa que éstos chocan en el suelo o un


edificio a cierta distancia de la fuente de emisión. Si el público en general o un ecosistema
sensible está amenazado, se debe tomar una acción.

Los incidentes de mayor preocupación son las emisiones de larga duración de los gases de
combustión en las chimeneas del calentador y de la caldera; los gases emitidos como un
resultado de una ruptura de equipo presurizado en una planta o en la localidad de un pozo; los
productos de combustión producidos durante un incendio. Cada uno de éstos crea un penacho
de gas ascendente que eventualmente se enfría y se dispersa viento abajo de la fuente. Es
importante estimar el área que será afectada y la concentración de los contaminantes dentro del
área. Entre los factores que se deben considerar son:

- Composición del gas emitido


- Temperatura, presión y velocidad del gas
- El perfil de flujo/tiempo del gas (constante o fluctuante)
- Altura de la chimenea (aplicable)
- Condiciones meteorológicas predominantes (velocidad del viento, dirección, precipitación,
etc.)
- Terreno aledaño (si el terreno es plano las concentraciones a nivel de superficie son
mayores, puesto que hay menos turbulencia del aire).

Las ecuaciones para producir esta información es numerosa y compleja. Se disponen programas
de computación para realizar estos cálculos. Recuerde que los modelos predicen
concentraciones promedio. Los valores instantáneos sólo se pueden estimar con un enfoque
probabilístico.

La siguiente literatura se recomienda para estudios profundos de este problema.


- American Society of Mechanical Engineers; Recommended Guide for the Prediction of the
Dispersion of Airborne Effluents, First Edition; New York, N.Y.; Mayo 1968

207 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

- Alberta Environment; Guidelines for Plume Dispersion Calculations; Edmonton, Alberta;


Agosto 1978
- Alberta Environment; The Release and Dispersion of Gas from Pipeline Ruptures; por D.
Wilson; Edmonton, Alberta; Enero 1979
- Alberta Environment; Predicting Risk of Exposure to Peak Concentrations in Fluctuating
Plumes; por D. Wilson; Edmonton, Alberta; Diciembre 1982
- Alberta Environment; Plume Dynamics and Concentration Fluctuations in Gas Emissions;
por D. Wilson; Edmonton, Alberta; Abril 1986

La primera referencia trata principalmente con emisiones de chimenea continuas ordinarias. La


segunda con chimeneas y quemadores de calentadores. Las últimas tres con rupturas de ductos
de alta presión, las cuales exhiben patrones de flujo muy diferentes que los de las chimeneas.
Las tres deben leerse en orden cronológico ya que cada una se refiere a la anterior.

Se recomiendan dos documentos que describen en detalle las aplicaciones prácticas de los
modelos de dispersión de penacho:
- Alberta Environment; Public Safety Aspects of Sour Gas Facilities; por J. Whittaker;
Edmonton, Alberta; Enero 1980
- Alberta Environment; Numerical Modelling and Field Verification For the Shell Moose
Mountain Sour Gas Project; por S. Sakiyama; Febrero 1983

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 208


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

APENDICE E

Enfoques Basados en el Mercado para Administrar

las Emisiones Gaseosas

209 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

APENDICE E

ENFOQUES BASADOS EN EL MERCADO


PARA ADMINISTRAR LAS EMISIONES GASEOSAS

Existen tres procesos en la toma de decisiones que rigen el programa de control de emisiones
gaseosas de una compañía: acción voluntaria, cumplimiento del reglamento (enfoque de
comando y control) y los enfoques basados en el mercado.

Debido a que en general no ha habido incentivos económicos para que la industria reduzca
voluntariamente las emisiones, en el pasado poco fue logrado en esta área. Recientemente, sin
embargo, la acción del consumidor y los grupos de protección ambiental han comenzado a
ejercer una tremenda presión pública en compañías que en el campo ambiental están
consideradas atrasadas. Como resultado, ciertas compañías y las asociaciones de la industria
están empezando a promover resposabilidad ambiental y a establecer estándares voluntarios de
cumplimiento a través de códigos de práctica, etc.

El enfoque de comando y control es la forma de protección ambiental más reconocida -


legislación, reglamentos y estándares, que se hacen cumplir mediante multas y, en más y más
casos, con períodos en la cárcel. En jurisdicciones donde el eslabón reglamentos-cumplimiento
es muy débil, éste enfoque no ha tenido mucho éxito. Otra deficiencia en este enfoque es que las
compañías que cumplen con límites mucho más bajos que los estándares, no reciben ningún
crédito por ello. De hecho, en varios casos los estándares se hacen más estrictos para reflejar su
cumplimiento.

Cuando se establecen estándares nuevos y más rígidos, con frecuencia existe un período de
tiempo considerable para implementar las medidas necesarias. Algunas jurisdicciones han
considerado introducir una forma de estrategia basada en el mercado en sus reglamentos. Las
compañías que voluntariamente implementen esquemas de control de emisión antes de la fecha
límite recibirán condiciones de emisión menos rígidas.

211 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Con frecuencia, el uso de rutas legales para reducir emisiones ha creado problemas para la
industria:
- Los límites de emisión pueden ser mucho más bajos que lo que ameritan, como resultado
de las preocupaciones y temores del público después de un desastre ambiental.
- Para cumplir con los límites se requiere de tecnología que no es económicamente viable.
En algunos casos, la tecnología puede aún estar en la etapa de desarrollo.
- La selección de límites puede favorecer implícitamente ciertas tecnologías, que pueden
ser o no ser apropiadas para la solución del problema.
- La legislación puede dictar la estrategia a seguir en la reducción de emisiones. Ha habido
casos en donde la estrategia fue incorrecta o estuvo mal enfocada.

Además, las reducciones esperadas en las emisiones en ocasiones no se logra. El programa


regulador actual con mucha frecuencia se basa sobre el concepto de fuente individual. Por lo
tanto se puede instalar una gran cantidad de equipo, todos cumpliendo con los estándares, pero
aún creando un aumento en las cantidades totales de emisión.

La industria durante mucho tiempo ha solicitado que se le permita escoger las mejores rutas para
alcanzar los límites de emisión.

En los últimos años las agencias reguladoras han puesto mayor atención al concepto de
estrategias basadas en el mercado.

La filosofía de este concepto es de que hay un costo asociado con la limpieza ambiental. Los
costos internos - costos capitales y de operación, salarios, etc. - están incluidos en el costo del
producto. Las compañías tienen un interés directo investido en la reducción de costos para
aumentar las ganancias. Hablando en general, el daño ambiental, los efectos a largo plazo en la
salud, etc., no se han incluido en la estrategia de precios de la compañía. Se les ha considerado
como costos externos - pagados por otras personas. Por lo tanto, no ha habido incentivos para
que una compañía contaminadora reduzca las emisiones (más allá de lo estipulado por la ley).

La contabilidad de costos completos intenta incluir un valor económico a todas las fases del
problema. Hay varios problemás que hay que resolver, como por ejemplo:
- ¿Se han identificado todos los costos externos?

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 212


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

- ¿Qué valor se debe dar a cada costo? ¿Vale más una tonelada de SOx que la de NOx?
- ¿Quién participaría en el programa? ¿Está algún participante en una desventaja de
procedimientos como resultado del programa?

La complejidad del problema se ilustra en el artículo, "The Real Cost of Energy", por H. Hubbard,
publicado en el ejemplar de Abril 1991 de Scientific American.

Suponiendo que todos estas preocupaciones se resuelven con la contabilidad de costos


completos, el gobierno entonces establece la cantidad total de emisiones permitidas y asigna
cuotas de emisión a los participantes, en la forma de cupones de intercambio. Esto se puede
hacer sobre la base del historial del cumplimiento o por subasta. El primer método es un incentivo
para que las compañías reporten todas las emisiones. El último método es más costoso debido a
que la industria, y a final de cuentas el público, debe pagar por el cupón así como también el
equipo de control de contaminación. (No se olvide que los estándares de la calidad del aire
ambiente, pero no las emisiones fuente, aún deben cumplirse).

En este momento las fuerzas del mercado toman control. Las compañías que pueden alcanzar
emisiones totales menores a sus cuotas pueden "ahorrar" sus excesos o venderlos a otras
compañías que tienen problemas para cumplir con sus cuotas debido a que la tecnología es muy
cara. Una compañía puede transferir los cupones ahorrados en una instalación a otra que está
teniendo problemas para reducir sus emisiones.

Mediante el ahorro de todo o parte del exceso, una compañía podría expandir sus operaciones o
cambiar las cargas de alimentación. Ha habido casos en los que los grupos de protección
ambiental han comprado cupones y los han "jubilado", disminuyendo con ello la cantidad total
que puede ser emitida.

En teoría el programa antes mencionado lleva a una emisión total menor. Los resultados reales
no han sido claros, en parte debido a la inexperiencia en los intentos iniciales. Para tener éxito,
un programa de comercio de emisiones no debe estancarse en la burocracia. La cantidad total de
contaminante permitido para una región dada debe ser lo suficientemente rígido para que las
fuerzas del mercado sean efectivas. Es decir, debe haber cierta "carestía" para que los cupones
tengan una demanda. Si las emisiones totales permisibles son muy bajas, el sistema se convierte

213 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

en un escenario de comando y control: si es muy alto, existe una situación de incentivo voluntario.
En algunos casos, cuotas y valores diferentes deben ser aplicados a diferentes áreas
geográficas, para que así se evite la transferencia a gran escala de problemas de emisión a
cualquier región particular.

La experiencia ha mostrado que el comercio de emisiones es más efectivo si se incorpora en un


programa de control ambiental gubernamental en las etapas iniciales. En ejercicios anteriores, la
aplicación del programa a un conjunto existente de estándares condujo a mucha burocracia y
manejos legales.

Las emisiones comerciables no son una alternativa ante reglamentos. Los gobiernos todavía
establecen cuotas y estándares ambientales.

Otra forma de estrategia basada en el mercado es el uso de impuestos. Se cargan impuestos


por cuestión de emisiones: altas emisiones altos impuestos. Existe una diferencia fundamental
entre comercio e impuestos. En el primero, la cantidad total de emisiones es establecida. En el
último caso, la economía dicta la cantidad total que se emite.

Para que un programa de impuestos sobre emisiones sea efectivo los impuestos deben basarse
en la cantidad de contaminación producida y el grado debe ser lo suficientemente severo para
que su posible magnitud sea un factor en la decisión de la compañía. En muchos casos pasados
los impuestos fueron tan bajos que el costo de la contaminación fue transferido al público. El
gobierno obtuvo un ingreso pero no ocurrió un mejoramiento ambiental.

La extensión de las estrategias basadas en el mercado hacia el tema del calentamiento global
presenta dos conceptos adicionales: comercio de carbón e impuestos de carbón.

Para el comercio de carbón, el gobierno distribuiría cupones comercibles de carbón, cuyo número
se determinaría mediante la cantidad de emisiones de dióxido de carbono permitidas cada año.
El sistema proporcionaría incentivos para alejarse de combustibles altos en contenido de carbón
(carbón, aceite combustible pesado) y acercarse a combustibles bajos en carbón (gas natural), o
aún energía que no contiene carbón (hidroeléctrica, solar, de viento).

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 214


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

A diferencia de los cupones para contaminantes como los óxidos de azufre y nitrógeno, existe un
sentimiento de que el subastamiento de los cupones de carbón sería la forma preferida para la
distribución, en lugar de que se base en el historial de consumo. De otra forma, los costos de
combustible pueden escalar radicalmente.

Los impuestos de carbón, como aquéllos para los óxidos de azufre y nitrógeno, probablemente
determinarán la cantidad y ritmo de caída del uso del combustible.

Se recomiendan dos artículos que describen las implicaciones de las estrategias basadas en el
mercado para casos específicos. El documento de Alberta Environment "Clean Air Strategy for
Alberta: Background Project Reports" (Mayo 1991) contiene un artículo sobre "Market-Base
Approaches to Managing Air Emissions in Alberta." Los beneficios/desventajas de las estrategias
de comercio de emisiones e impuestos de emisiones son comparados al aplicarse en programas
propuestos para controlar emisiones SO2, NOx y CO2 en la provincia. El artículo "Cleaning Up
Coal" (Scientific American, Mayo 1991) proporciona una idea de cómo la industria de servicios
que quema carbón está manejando los permisos de comercio de SO2.

215 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

BIBLIOGRAFIA

217 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

BIBLIOGRAFIA

AKZO Chemie America; Effects of Feedstock Properties on Resid Hydroprocessing


in Refinery Product Yields; paper by J. Hohnholt, C. Fausto; presented at AKZO Chemie
America Hydrotreating Symposium; Houston, Texas; May 24, 1985

AKZO Chemie America; Hydrodesulfurization Kinetics of Light Gasoil and the


Influence of H2S; paper by P. Nat; no date

AKZO Chemie America; Increasing Profits for Hydrotreating Operations - Some


Commercial Experiences; paper by J. Martin; presented at AKZO Chemie America
Hydrotreating Symposium; Houston, Texas; May 24, 1985

Alberta Energy; Development of Clean Coal Technologies for Alberta; Edmonton; 1989(?)

Alberta Environment; Guidelines for Plume Dispersion Calculations;


Edmonton, Alberta; August 1978

Alberta Environment; The Release and Dispersion of Gas from Pipeline


Ruptures; by D. Wilson; Edmonton, Alberta; January 1979

Alberta Environment; Public Safety Aspects of Sour Gas Facilities; by J.


Whittaker; Edmonton, Alberta; January 1980

Alberta Environment; Alberta Environment Report, Chapter 5, Comparison of


Ambient Standards; Edmonton; March 1982

Alberta Environment; Predicting Risk of Exposure to Peak Concentrations in


Fluctuating Plumes; by D. Wilson; Edmonton, Alberta; December 1982

Alberta Environment; Numerical Modelling and Field Verification For the


Shell Moose Mountain Sour Gas Project; by S. Sakiyama; February 1983

Alberta Environment; Emission Guidelines for Fossil Fuel Fired Thermal


Power Generating Plants in Alberta; Edmonton; April 1984

Alberta Environment; Plume Dynamics and Concentration Fluctuations in Gas


Emissions; by D. Wilson; Edmonton, Alberta; April 1986

Alberta Environment; Clean Air Strategy for Alberta: The Greenhouse


Effect; pamphlet issued as educational material; Edmonton; 1990

Alberta Environment; Clean Air Strategy for Alberta: Background Project


Reports; Edmonton, Alberta; May 1991; a series of papers including Full Cost
Accounting; by C. Karabonik, B. Mitchell, D. Wong Market-Based Approaches to
Managing Air Emissions in Alberta; by A. Nichols, D. Harrison

Alberta Environment; Determining the Appropriate Control Technology in Alberta;


telephone conversation with R. Dobko, Alberta Environment; Edmonton; May 13, 1992

219 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Alberta Environmental Council; Climate Warming? Exploring the Answers;


staff report by J. Lilley, C. Webb; Edmonton; November 1990

Alconsult International; Guidelines for the Management of Petroleum


Refinery Liquid Wastes; Calgary; February 1992

Alconsult International; Guidelines for the Management of Petroleum


Refinery Solid Wastes; Calgary; February 1992

Allen, M.; Detection and Measurement of Flow in Flare Systems; draft of a


paper; no address; February 25, 1983

Allied Signal, Inc.; Catalytic Oxidation of Halogenated VOCs; presentation


by A. Frost, J. Sawyer at the NESCAUM conference on the Role and Importance of
Nitrogen Oxides Emissions Controls in Ozone Attainment Strategies for Eastern North
America; May 30-June 1, 1990

American Society of Mechanical Engineers; Recommended Guide for the Prediction


of the Dispersion of Airborne Effluents, First Edition; New York, N.Y.; May 1968

Bechtel Briefs; Low-Cost Emission Control; page 13; March-April 1987

British Petroleum Report No. 09-77-0111; Refinery Loss Study: An


Investigation into the Elements of Refinery Losses - Real and Apparent; by W. van
der Meer; London, England; May 30, 1977

British Petroleum; A Question of Flare; article by A. Garratt in the company


newsletter, BP Shield; London, England; no date available

British Petroleum Research Centre; Regenerator Flue Gas Studies on Two


FCCU's at Trafalgar Refinery, Canada - July 1981; report on Project No.106 by A.
Wootton; Sunbury-on-Thames, Middlesex, England; February 11, 1982

C & EN; Major Stack-Gas Cleanup Process Trial for Ohio; page 35; September 17, 1990

Canada Federal-Provincial Advisory Committee on Air Quality; Review of


National Ambient Air Quality Objectives for Carbon Monoxide (Desirable and
Acceptable Levels); Ottawa, April 1987

Canada Federal-Provincial Advisory Committee on Air Quality; Review of


National Ambient Air Quality Objectives for Sulphur Dioxide (Desirable and
Acceptable Levels); Ottawa; April 1987

Canadian Council of Ministers of the Environment; Management Plan for


Nitrogen Oxides (NOx) and Volatile Organic Compounds (VOCs), First Edition;
prepared by the Federal/Provincial Long Range Transport of Air Pollutants Steering
Committee; Ottawa; October 4, 1990

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 220


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Canadian Council of Ministers of the Environment; Environmental Code of


Practice for Vapour Recovery in Gasoline Distribution Networks; Ottawa; March 1991

Canadian Council of Resource and Environment Ministers (now Canadian Council of Ministers of
the Environment); Operating and Emission Guidelines for Municipal Solid Waste
Incinerators; Ottawa; October 1988

Canadian Petroleum Products Institute; Fugitive Hydrocarbon Emissions


Discussion Paper (Draft); prepared for CPPI by ENSR Consulting and Engineering;
Ottawa; November 1990

Canadian Petroleum Products Institute; Fugitive Hydrocarbon Emissions


Workshop; a series of presentations outlined below; Ottawa; March 24-25, 1991

New U.S. Regulations Limiting Hazardous Organic Chemical Leaks from


Valves, Pumps, Flanges, and Compressors in Chemical Processes by R. Ajax

Actions to Reduce Fugitive Hydrocarbon Emissions by P. Baltais

Equipment Design to Reduce Fugitive Hydrocarbon Emissions by J. Jenkins

Clean Air Act Amendments (1990) by K. Ritter

Implementation of the FHE Program by T. Wood

Canadian Petroleum Products Institute; PACE Report No. 89-2: A Summary of the U.S.
Experience in Developing BAT Limits for Petroleum Refineries; Ottawa, Ontario; May
1989

CBI Industries, Inc.; Evaporation Loss Control Effectiveness for Storage


Tanks; paper by R. Laverman; Plainfield, Illinois; no date

Chemical Engineering; Ground-Level Detector Tames Flare-Stack Flames;


article by T. Schmidt; April 11, 1977

Chemical Engineering; Fugitive Hydrocarbon Emissions; article by D.


Rosebrook; October 17, 1977

Chemical Engineering; Removal of SO2 from Industrial Waste Gases; article


by N. Kaplan, M. Maxwell; October 17, 1977

Chemical Engineering; Removing Particulates from Stack Gases; article by


R. Lasater, J. Hopkins; October 17, 1977

Chemical Engineering; Choosing a Flue-Gas Desulfurization System; article


by J. McCarthy; March 13, 1978

Chemical Engineering; Estimate Safe Flare-Headers Quickly; article by J.


Bonilla; April 10, 1978

221 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Chemical Engineering; Energy Optimization; article by V. Kaiser; February 23, 1981

Chemical Engineering; A Better Way to Calculate Cyclone Pressure Drop;


article by J. Casal, J. Martinez-Benet; January 24, 1983

Chemical Engineering; Materials of Construction for Flue-Gas


-Desulfurization Systems; article by R. Kirchner; September 19, 1983

Chemical Engineering; Are Your Flare Systems Adequate?; article by C. Wu; October 31, 1983

Chemical Engineering; Determining Air Inlet-Velocity for Cyclones; article


by A. Zanker; March 19, 1984

Chemical Engineering; Evaluating Cyclone Efficiencies from Stream


Compositions; article by T. Tawari, F. Zenz; April 30, 1984

Chemical Engineering; Flare System Design by Microcomputer; T. Tsai; August 19, 1985

Chemical Engineering; Practical Flare Design; article by J. Seebold; December 10, 1985

Chemical Engineering; Air Classifiers; article by I. Klumpar, F. Currier, T.


Ring; March 3, 1986

Chemical Engineering; Sizing Gas Cyclones for Efficiency; article by M.


Gonzalez Valdez, I. Garcia, B. Beato; April 14, 1986.

Chemical Engineering; Pricing Equipment for Air-Pollution Control; article


by W. Vatavuk; May 1990

Chemical Engineering; Urea Wins Out in NOx-Removal Tests; page 17; May 1990

Chemical Engineering; Nonpoint Emissions Get Pinpoint Scrutiny;


pages 42-46; May 1990

Chemical Engineering; Controlling Emissions from Marine Loading Operations;


article by J. Hill; May 1990

Chemical Engineering; Sealing Capabilities Continue to Improve;


pages 123-133; June 1990

Chemical Engineering; Boiler May Produce Less Pollution at a Lower Cost;


page 11; June 1990

Chemical Engineering; Puzzling Out the New Clean Air Act, December 1990

Chemical Engineering; Microbial Desulphurization for Clean Fuels Gets


Passing Grades; page 17; July 1990

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 222


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Chemical Engineering; Dow's Cell Boosts NOx Removal from Fluegas; page 17;
July 1990

Chemical Engineering; Sealless Magnetic-Drive Pumps: Stronger Than Ever;


article by J. Doolin, L. Teasdale; August 1990

Chemical Engineering; Shutting Off Fugitive Emissions; article by N.


Surprenant; September 1990

Chemical Engineering; Cleaning Up NOx Emissions; article by R. McInnes, M.


Van Wormer; September 1990

Chemical Engineering; U.S. Air-Toxics Rules Will Get a Lot Tougher;


editorial by R. Zanetti; September 1990

Chemical Engineering; Wiping Out Air Pollution; September 1990 Chemical Engineering;
Desulfurizing Fluegases; article by R. McInnes, R. Van Royen; September 1990

Chemical Engineering; Make Every BTU Count; article by A. Garg, H. Ghosh;


October 1990

Chemical Engineering; Combustion Catalyst Enables Super-Low NOx Emissions;


page 15; December 1990

Chemical Engineering; A Less-Costly Way to Destroy VOCs; page 25; March 1991

Chemical Engineering; Get Tough on Point-Source Emissions; pages 161-168;


March 1991

Chemical Engineering; Catalytic Combustor Achieves Ultralow Emissions; page


23; April 1991

Chemical Engineering Progress; Solvent-Refined Coal Keeps Flue Gas Clean;


article by R. Jimeson; March 1, 1976

Chemical Engineering Progress; An Overview of Liquid Redox Sulfur Recovery;


article by D. Dalrymple, T. Trofe, J. Evans; March 1989

Chemical Engineering Progress; Combustion in Fluidized Beds; article by R.


Dry, R. La Nauze; July 1990

Chemical Engineering Progress; Development of a Greenhouse Gas Emissions


Index; article by R. Ellington, M. Meo; July 1990

Chemical Engineering Progress; Fugitive Emission Control in Packed Valves;


article by S. Lipton; August 1990

Chemical Engineering Progress; Select the Right Zero-Emission Pump; article


by D. Fegan; September 1990

223 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Chevron Research Co.; New Findings Change Conventional Ideas on Asphalt


Tank Explosions; paper by L. Dimpfl; Richmond, California; no date

CONCAWE Report No. 4/78; Hydrocarbon Emissions from Gasoline Storage and
Distribution Systems; report by a Special Task Force; Den Haag, The Netherlands;
December 1978

CONCAWE Report No. 90/52; VOC Emissions from Gasoline Distribution and
Service Stations in Western Europe - Control Technology and Cost-Effectiveness;
report by a Special Task Force; Brussels, Belgium; March 1990

Canadian Petroleum Products Institute; Atmospheric Emissions from Canadian


Petroleum Refineries and the Associated Gasoline Distribution System for 1988;
draft report prepared by B.H. Levelton and Associates and RTM Engineering; Ottawa;
November 1990

Cormetech, Inc.; SCR Catalyst for Utility and Industrial Boilers; catalyst
brochure; no author; no date

Dupont Canada Inc.; CFCs: A Dupont Case Study; a presentation by W. Barley


at a Conference on Greenhouse Gases in Canada; May 27, 1991

Elsevier Science Publishers B.V.; Removal of Nitric Oxide from Flue Gas
Using Mixed Oxide Sorbents; research paper by J. Gorst, N. Desai of University of
Queensland (Australia) published in Fuel Processing Technology, Volume 22; Amsterdam,
The Netherlands; 1989

Elsevier Science Publishers B.V.; A Review of Carbon-Supported


Hydrodesulphurization Catalysts; paper by G. Abotsi, A. Scaroni; published in Fuel
Processing Technology, 22; Amsterdam, Netherlands; 1989

Energy Environment Report; They Trade Air, Don't They?; article


by D. Townsend; February 1991

Energy, Mines and Resources Canada; Canadian Industry Program for Energy
Conservation 1989; report outlining energy usage trends for Canadian industry sectors;
October 31, 1990

Energy Processing Canada; Producing Hydrogen and Sulphur; article


in the Green Corner, page 8; Calgary; July-August 1991

Energy Resources Conservation Board (ERCB); Sulphur Recovery


Guidelines for Sour Gas Plants in Alberta; joint guidelines by ERCB and Alberta
Environment; Calgary/Edmonton; August 1988

Environment Canada; Speciation and Reactivity of Volatile Organic


Compounds in Ambient Air Samples and Emission Inventories; report by T. Dann to
the LRTAP Committee during the formation of the Management Plan for Nitrogen Oxides
(NOx) and Volatile Organic Compounds (VOCs); Ottawa; November 1989

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 224


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Environment Canada; Canadian Emissions Inventory of Common Air


Contaminants (1985); Ottawa; March 1990

Environment Canada; Reference Method for Source Testing:


Measurement of Releases of Carbon Monoxide from Stationary Sources; reference
method EPS 1/RM/4; Ottawa; July 1990

Environment Canada; Management Plan for Nitrogen Oxides (NOx) and


Volatile Organic Compounds (VOCs), First Edition; Ottawa; October 4, 1990

Environment Canada; Stopping Acid Rain; brochure describing the acid rain
problem in Canada and the United States, and control measures; no date

Exxon Research and Engineering Company; EXXON Thermal DeNOx Process;


brochure outlining the process; Florham Park, New Jersey; no date

Franklin, N.; Other Known Losses; memorandum outlining identified loss


streams within a petroleum refinery; Calgary; April 28, 1989

Franklin, N.; Flare Metering; memorandum outlining Petro-Canada's experience


with different types of flare meters; Calgary; May 23, 1989

Franklin, N.; LOR - Oakville; memorandum outlining a review of the flaring


patterns at the Petro-Canada Oakville refinery and possibility of a relationship with unit
throughputs; Calgary; June 16, 1989

Franklin, N.; Estimation of Evaporative Losses from Tankage; manual for


running a LOTUS 123 spreadsheet incorporating the latest American Petroleum Institute
tankage evaporation correlations; Calgary; July 13, 1989

Franklin, N.; Panametrics Flare Meter Problems; minutes of a telephone


conversation with the meter manufacturer; Calgary; August 2, 1989

Franklin, N.; Highlights of NESCAUM Meeting May 30-June 1, 1990;notes taken


at a symposium on The Role and Importance of Nitrogen Oxides Emissions Controls in
Ozone Attainment Strategies for Eastern North America; Calgary; June 6, 1990

Franklin, N.; Position Paper - Air Contaminants Issue; outlines the various
issues and methods for reducing emissions; Calgary; June 20, 1990

Franklin, N.; Greenhouse Gas Emissions; article estimating the emissions of


greenhouse gases, plus SOx, NOx, CO, articulates; Calgary; March 18, 1991

Franklin, N.; Mitsubishi's SCR Technology for NOx Control; minutes of


meeting with Mitsubishi Canada; Calgary; April 29, 1991

Franklin, N.; NOx Controls for Refinery Heaters and Boilers; review of the
Padgett study data (see below) for the Petro-Canada refineries; Calgary; May 9, 1991

225 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Franklin, N.; PC Resources 1990 Greenhouse Emissions Inventory; a


comparison of the greenhouse emissions within Petro-Canada Resources and Petro-
Canada Products (refineries); Calgary; May 15, 1991

Gulf Canada Limited; A Study of Nitrogen Oxide Formation in Combustion


Processes; R & D report on Project No. 332-81-29 by R. Gillespie, J. Leon; Sheridan
Park, Ontario; February 1982

Gulf Canada Limited; Measurement of Particulate Emission from


Montreal Refinery CO Boiler Stack (July 27-28, 1982); report for Project No. 264-82 by
N. Whitelegg, J. Leon; Sheridan Park, Ontario

Henry Vogt Machine Co.; A Treatise on Leakage; brochure by G. Jolly;


Louisville, Kentucky; no date

Houdry Division, Air Products and Chemicals; Catalytically


Promoted Combustion Improves FCC Operations; paper by L. Upson, submitted to the
Symposium on Advances in Petroleum Processing at Honolulu; April 1-6, 1979

Hydrocarbon Processing & Petroleum Refiner; Practical Design of Flare


Stacks; article by G. Kent; August 1964

Hydrocarbon Processing; Pick the Right Seal; article by R. Hills, D. Neely;


October 1978

Hydrocarbon Processing; How to Size Gas Scrubbers; article by H. Sarma; September 1981

Hydrocarbon Processing; How Dust in Gas Effects Cyclone Pressure


Drop; article by H. Bryant, R. Silverman, F. Zenz; June 1983

Hydrocarbon Processing; four articles on Energy Management; July 1985


Survey Plants for Energy Savings; by R. Pelham, R. Moriarty
Energy and Product Savings Through Advanced Control; by G. Hall
Exchanger Revamp Saves Energy; by P. Cambier, G. Choux, M. Schafer
Feedforward Air Control for Fuel BTU Changes; by E. Vicknair

Hydrocarbon Processing; Look at Claus Unit Design; article by D.


Parnell; September 1985

Hydrocarbon Processing; Analyzing Process Energy Efficiency; article by J.


Siegell; March 1991

Hydrocarbon Processing; Smokeless, Efficient, Nontoxic Flaring; article by


O. Leite; March 1991

Hydrocarbon Processing; Mercaptans Affect Claus Units; article by


J. Chou, D. Chen, R. Walker, R. Maddox; April 1991

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 226


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Hydrocarbon Processing; Sulfur Unit Circulates Catalyst; article by I. Simek; April 1991

John Zink Company; Burner Design Parameters for Flue Gas NOx Control;
paper by R. Martin; Tulsa, Oklahoma; no date

John Zink Company; Combustion and Industrial Burner Application and


Design; Tulsa, Oklahoma; no author; no date

John Zink Company; NOx Control in Fired Heaters; paper by R. Martin, W.


Johnson; presented to the 1984 Winter National Meeting of the American Institute of
Chemical Engineers; Tulsa, Oklahoma; March 11-14, 1984

Kaiser Aluminum & Chemical Corporation; Relationship of Activity


and Porosity of Claus Catalysts; paper by Dr. M. Pearson, presented at 1986 Canadian
Chemical Conference; Pleasonton, California; June 3, 1986

Katalistics International Inc. (now a unit of UOP); Catalytic SOx


Abatement of FCC Flue Gases; paper by A. Bhattacharyya, G. Woltermann, J. Yoo, J.
Karch, W. Cormier; presented to American Chemical Society National Meeting; August
31-September 4, 1987

Katalistics International Inc. (a unit of UOP); Reducing FCC Emissions


With No Capital Cost; paper by J. Sigan, W. Kelly, P. Lane, W. Letzsch, J. Powell;
presented to AIChE 1990 Spring National Meeting; Des Plaines, Illinois; 1990

Ketjen Catalysts; Cetane Improvement by Hydrotreating; paper by


J. Martin; presented at Ketjen Catalysts Technical Seminar; no date

McGraw-Hill Book Company; Chemical Engineers' Handbook, Fourth Edition;


edited by J. Perry; page 5-53; 1963

Mitsubishi Heavy Industries; High SOx SCR Experience; paper by M. Yamamura


(MHI), T. Koyanagi (MHI America), R. Iskandar (Cormetech), K. Suyama (Cormetech);
Houston, Texas; no date

Mitsubishi Heavy Industries America; Japanese Experience with SCR; paper


by T. Koyanagi, A. Morii; Houston, Texas; no date

Mobil Research and Development; CO Oxidation Promoters in Catalytic Cracking;


paper by A. Chester, A. Schwartz, W. Stover, J. McWilliams, submitted to the Symposium
on Advances in Petroleum Processing at Honolulu; April 1-6, 1979

National Economic Research Associates; Prototypical Flexible Policy: VOC Emissions


from Solvents and Related Uses; presentation by A. Nichols, D. Harrison; presented to
the NOx/VOC Workshop on Flexible Mechanisms; Montreal; June 6-7, 1990

National Petroleum Refiners' Association paper AM-89-16; Heavy Oil Upgrading


for the Future: The New Chevron Hydrotreating Process Increases Flexibility; paper
by B. Reynolds, D. Johnson, J. Lasher, C. Hung; Washington; March 1989

227 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

National Petroleum Refiners' Association paper AM-89-32; New


Support Finds Application in Severe Hydrotreating; paper by N. Nag, J. Graham, W.
Johns, S. Penny; Washington; March 1989

National Petroleum Refiners' Association paper AM-90-19;


Hydrotreating for Ultra-Low Aromatics in Distillates; paper by M. Asim, D. Keyworth,
J. Zoller, F. Plantenga, S. Lee; Washington; March 1990

National Petroleum Refiners' Association paper AM-90-20;


Strategies for Revamping Distillate Desulphurizers to Meet Lower Sulphur
Specifications; paper by D. Eastwood, H. Van de Venne; Washington; March 1990

National Petroleum Refiners' Association paper AM-90-21; Reduction of Aromatics


in Diesel Fuel; paper by A. Suchanek; Washington; March 1990

National Petroleum Refiners' Association paper AM-90-45;


Scrubbing - Best Demonstrated Technology for FCC Emission Control; paper by J.
Cunic, R. Diener, E. Ellis; Washington; March 1990

National Petroleum Refiners' Association paper AM-90-51; Aquisulf Sulfur Degassing


Process; paper by J. Lautier, A. Krueger, J. Nougayrede; Washington; March 1990

National Petroleum Refiners' Association; The Sky Is Not Falling; an


editorial in the NPRA's Washington Bulletin; June 8, 1990

Novaro Industries Inc.; The Sandborn Floating Roof for the Reduction of
Loss by Evaporation of Volatile Fluids; brochure on the construction and installation of
the Sandborn floating roof; no address; no date

Oil & Gas Journal; MEA Process to be Considered First; August 21, 1967

Oil & Gas Journal; Sulfur Recovery from Natural Gas Involves Big
Investment; article by G. Goar; July 14, 1975

Oil & Gas Journal; Hydrogen Cost Runs High When Desulfurizing Residua;
article by W. Nelson; February 21, 1977

Oil & Gas Journal; CO Burn Promoter Produces Multiple FCC Benefits; article
by F. Hartzell, A. Chester; April 16, 1979

Oil & Gas Journal; Flare-Gas System Can Be Designed to Recover a Profit for
Plant; article by D. Livingstone; April 28, 1980

Oil & Gas Journal; Catalytic Control of FCC SOx Emission Looking Good;
article by D. McArthur, H. Simpson, K. Baron; February 23, 1981

Oil & Gas Journal; Resid HDS Gets Low Rating in Europe; article by a
Concawe task force; September 7, 1981

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 228


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Oil & Gas Journal; FCC SOx Controlled Catalytically in Plants; article by
W. Blanton; May 24, 1982

Oil & Gas Journal; Process to Recover CO2 from Flue Gas Gets First
Large-Scale Tryout in Texas; article by J. St. Clair, W. Simister; February 14, 1983

Oil & Gas Journal; Alternatives Available to Meet Diesel Cetane Quality
Challenge; article by J. Collins, G. Unzelman; May 30, 1983

Oil & Gas Journal; Study Shows Marginal Cetane Gains from Hydrotreating;
article by A. Johnson; May 30, 1983

Oil & Gas Journal; Pinch Concept Helps to Evaluate Heat-Recovery Networks
for Improved Petrochem Operation; May 28, 1984

Oil & Gas Journal; Analysis is Key to Hydrotreater Troubleshooting; article


by M. Edgar, A. Johnson, J. Pistorius, T. Varadi; June 4, 1984

Oil & Gas Journal; New FCC Catalyst Cuts SOx Emissions; Cracks; article by
J. Byrne, B. Speronello, E. Leuenberger; October 15, 1984

Oil & Gas Journal; Catalyst Selection Important for Residuum


Hydroprocessing; article by R. Howell, C. Hung, K. Gibson, H. Chen; July 29, 1985

Oil & Gas Journal; Sulfur and Carbon Deposition on Claus Catalysts
Examined; article by K. Goodboy, J. Downing, H. Fleming; November 4, 1985

Oil & Gas Journal; System for Degassing Liquid Sulfur Can Reduce Total
Hydrogen Sulfide to Acceptable Levels; article by C. Schicho, E. Watson, K. Clem, D.
Hartley; December 9, 1985

Oil & Gas Journal; Procedure Calculates Benefits of Tank Roof Seals; article
by R. Thiltgen; September 22, 1986

Oil & Gas Journal; Sulfur Plant Operations Experience Exchanged; question and answer
session of the 1986 Canadian Gas Processors Association meeting; March 23, 1987

Oil & Gas Journal; New Claus Tail-Gas Process Proved in German Operation;
article by R. Kettner, N. Liermann on the Modop process; January 11, 1988

Oil & Gas Journal; Revamp Increases Sulfur-Recovery Capacity at Corpus Christi's
Champlin Refining Co.; article by F. Rice, S. Siegmund, R. Hull; January 18, 1988

Oil & Gas Journal; Minimizing Excess Air Could Be Wasting Energy in Process
Heaters; article by N. Lieberman; February 1, 1988

Oil & Gas Journal; Cogen Facility's First Year a Success at Unocal; article
by R. Walloch; June 13, 1988

229 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Oil & Gas Journal; Costs of Installing, Operating Flue-Gas Desulfurization


Verified at Austrian Refinery; article by R. Ellis, C. Garcia Fandino, P. Ferri, W. Fritsch,
H. Sutherland, M. Wetzels; November 7, 1988

Oil & Gas Journal; Process Conditions and Catalyst for Low-Aromatics Diesel
Studied; article by R. Nash; May 29, 1989

Oil & Gas Journal; Better Understanding Needed for Asphalt Tank-Explosion
Hazards; article by D. Trumbore, C. Wilkinson; September 18, 1989

Oil & Gas Journal; Dry Scrubber Reduces SO2 in Calciner Flue Gas; article
by G. Brown, D. Roderick, A. Nastri; February 18, 1991

Oil & Gas Journal; NPRA Question & Answer Session; March 25, 1991

Oil & Gas Journal; Specialized Guard-Bed Technology Can Improve Resid Unit
Operation; article by F. Plantenga, Y. Inoue, N. Torihara; October 21, 1991

Oil & Gas Journal; Union Carbide Claims 99% Effectiveness for Flue Gas
Scrubber; November 18, 1991

Oilweek; Suncor Plant Tests New Technology; page 31; April 23, 1990

Ontario Environment; Stopping Air Pollution at Its Source: CAP Clean Air
Program Draft Regulation Overview; Toronto, Ontario; August 1990

Ontario Environment; Stopping Air Pollution at Its Source: CAP Clean Air
Program Responses to Public Comments: Toronto, Ontario; August 1990

Ontario Ministry of the Environment; Air Pollution Regulation 308:


Discussion Paper; Toronto; November 1987

Padgett Process Services Ltd.; A Study to Assess the Available Technology


and Associated Costs of Reducing NOx Emissions from the Canadian Petroleum
Refining Industry; draft report prepared for the Canadian Petroleum Products Institute;
Toronto; September 21, 1990

PDVSA newsletter; Guía Para Uso de Halon Como Agente Extintor; Caracas

Petroleum Association for Conservation of the Canadian Environment, PACE


report no. 80-1; Sour Water Stripper Manual; PACE now called Canadian Petroleum
Products Institute; Ottawa, January 1980

Power; Spray Tower: The Workhorse of Flue-Gas Desulfurization; article by


A. Saleem; October 1980

Process Industries Canada; Almost Unnoticeable Gas Flaring; page 24; March 1989

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 230


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Quinn, H.; Workshop on Industrial Flares; notes on discussions held at a


Canadian Chemical Producers' Association workshop on flaring efficiency; Glenburnie,
Ontario; March 21, 1991

Scientific American; The Real Cost of Energy; article by H. Hubbard; April 1991

Scientific American; Cleaning Up Coal; article by E. Corcoran; May 1991

Services (?); Superclaus Makes a Good Recovery; article by H. Borsboom, J.


Lagas, G. Heijkoop; no date

Shell International Petroleum Company Ltd.; Global Climate Change;


management brief outlining the company's position regarding the question of global
warming; March 1990

SOPHOS Inc.; Modelling Workgroup of the Multistakeholder Advisory Committee


NOx/VOC Consultations; report by B. Weisman of the workgroup participation in the
formation of the Management Plan for Nitrogen Oxides (NOx) and Volatile Organic
Compounds (VOCs); Richmond Hill, Ontario; December 1989

Syncrude Canada Ltd.; Kinetics of Aromatics Hydrogenation and Prediction


of Cetane Number of Synthetic Distillates; paper by S. Yui, E. Sanford; presented at
API Midyear Refining Meeting, May 13-16, 1985; Edmonton, Alberta; no date

Thimm, Dr. H.; Rare Earth Element Profiles in Soil Contaminant Studies; paper presented
to the Air and Waste Management Association (CPANS); Calgary; May 23-24, 1990

Thimm, Dr. H.; Estimation of the Acid Sensitivity of a Soil; paper number
CIM and AOSTRA 91-40; Calgary; 1991

TNEJ (The National Environmental Journal); Selecting the Proper Emission


Control Equipment: A Simple Method to End the Confusion; article by D. O'Connor;
Columbus, Georgia, USA; May/June 1992

TransAlta Utilities; Energy Efficient Electric Motors; Calgary; 1990

United States Environmental Protection Agency; The Clean Air Act Amendments
of 1990: Summary Materials; Washington, D.C. 20460; November 15, 1990

Worcester Controls Newsletter; Fugitive Emission Journal; March 1991

231 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

REFERENCIAS

TEXTO

DIRECTRICES
Alberta Environment; Determining Appropriate Control Technology in Alberta;
telephone conversation with Alberta Environment; Edmonton; May 13, 1992

Canadian Petroleum Products Institute; PACE Report No. 89-2: A Summary of


the U.S. Experience in Developing BAT Limits for Petroleum Refineries;
Ottawa; May 1989

Chemical Engineering; Puzzling Out the New Clean Air Act; December 1990

Ontario Environment; Stopping Air Pollution at its Source: CAP Clean Air
Program Draft Regulation Overview; Toronto; August 1990

Ontario Environment: Stopping Air Pollution at Its Source: CAP Clean Air
Program Responses to Public Comments; Toronto; August 1990

United States Environmental Protection Agency; The Clean Air Act Amendments
of 1990: Summary Materials; Washington, D.C. 20460; November 15, 1990

ESTABLECIMIENTO DE UN PROGRAMA DE CONTROL DE EMISIONES GASEOSAS


Energy, Mines and Resources Canada; Canadian Industry Program
for Energy Conservation 1989; report outlining energy usage trends for
Canadian industry sectors; October 31, 1990

Canadian Council of Resource and Environment Ministers (now Canadian Council


of Ministers of the Environment); Operating and Emission Guidelines for
Municipal Solid Waste Incinerators; Ottawa; October 1988

Canadian Petroleum Products Institute; Atmospheric Emissions


from Canadian Petroleum Refineries and the Associated Gasoline
Distribution System for 1988; draft report prepared by B.H. Levelton and
Associates and RTM Engineering; Ottawa; November 1990

Chemical Engineering; Pricing Equipment for Air-Pollution


Control; article by W. Vatavuk; May 1990

Chemical Engineering; U.S. Air-Toxics Rules Will Get a Lot


Tougher; editorial by R. Zanetti; September 1990

Chemical Engineering; Wiping Out Air Pollution; September 1990

Chemical Engineering; Desulfurizing Fluegases; article by R. McInnes, R. Van


Royen; September 1990

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 232


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Environment Canada; Stopping Acid Rain; brochure describing the


acid rain problem in Canada and the United States, and control measures; no date

Franklin, N.; Position Paper - Air Contaminants Issue; outlines


the various issues and methods for reducing emissions; Calgary; June 20, 1990

National Petroleum Refiners' Association; The Sky Is Not Falling;


an editorial in the NPRA's Washington Bulletin; June 8, 1990

TNEJ (The National Environmental Journal); Selecting the Proper


Emission Control Equipment: A Simple Method to End the Confusion; article
by D. O'Connor; Columbus, Georgia, USA; May/June 1992

GASES DE INVERNADERO
Alberta Environment; Clean Air Strategy for Alberta: The
Greenhouse Effect; pamphlet issued as educational material; Edmonton; 1990

Alberta Environmental Council; Climate Warming? Exploring the


Answers; staff report by J. Lilley, C. Webb; Edmonton; November 1990

Allen, M.; Detection and Measurement of Flow in Flare Systems;


draft of a paper; no address; February 25, 1983

British Petroleum; A Question of Flare; article by A. Garratt in


the company newsletter, BP Shield; London, England; no date available

Chemical Engineering; Ground-Level Detector Tames Flare-Stack


Flames; article by T. Schmidt; April 11, 1977

Chemical Engineering; Estimate Safe Flare-Headers Quickly;


article by J. Bonilla; April 10, 1978

Chemical Engineering; Energy Optimization; article by V. Kaiser;


February 23, 1981

Chemical Engineering; Are Your Flare Systems Adequate?; article


by C. Wu; October 31, 1983

Chemical Engineering; Practical Flare Design; article by J.


Seebold; December 10, 1985

Chemical Engineering; Flare System Design by Microcomputer; T.


Tsai; August 19, 1985

Chemical Engineering; Make Every BTU Count; article by A. Garg,


H. Ghosh; October 1990

233 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Chemical Engineering Progress; Development of a Greenhouse Gas


Emissions Index; article by R. Ellington, M. Meo; July 1990

Dupont Canada Inc.; CFCs: A Dupont Case Study; a presentation by


W. Barley at a Conference on Greenhouse Gases in Canada; May 27, 1991

Franklin, N.; Flare Metering; memorandum outlining Petro-Canada's


experience with different types of flare meters; Calgary; May 23, 1989

Franklin, N.; LOR - Oakville; memorandum outlining a review of the


flaring patterns at the Petro-Canada Oakville refinery and possibility of a
relationship with unit throughputs; Calgary; June 16, 1989

Franklin, N.; Panametrics Flare Meter Problems; minutes of a


telephone conversation with the meter manufacturer; Calgary; August 2, 1989

Franklin, N.; Greenhouse Gas Emissions; article estimating the emissions


of greenhouse gases, plus SOx, NOx, CO, articulates; Calgary; March 18, 1991

Franklin, N.; PC Resources 1990 Greenhouse Emissions Inventory;


a comparison of the greenhouse emissions within Petro-Canada Resources and
Petro-Canada Products (refineries); Calgary; May 15, 1991

Hydrocarbon Processing & Petroleum Refiner; Practical Design of


Flare Stacks; article by G. Kent; August 1964

Hydrocarbon Processing; four articles on Energy Management; July 1985

Survey Plants for Energy Savings; by R. Pelham, R. Moriarty

Energy and Product Savings Through Advanced Control; by G. Hall

Exchanger Revamp Saves Energy; by P. Cambier, G. Choux, M. Schafer

Feedforward Air Control for Fuel BTU Changes; by E. Vicknair

Hydrocarbon Processing; Analyzing Process Energy Efficiency;


article by J. Siegell; March 1991

Hydrocarbon Processing; Smokeless, Efficient, Nontoxic Flaring;


article by O. Leite; March 1991

McGraw-Hill Book Company; Chemical Engineers' Handbook, Fourth


Edition; edited by J. Perry; page 5-53; 1963

Oil & Gas Journal; Flare-Gas System Can Be Designed to Recover


a Profit for Plant; article by D. Livingstone; April 28, 1980

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 234


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Oil & Gas Journal; Process to Recover CO2 from Flue Gas Gets
First Large-Scale Tryout in Texas; article by J. St. Clair, W. Simister; February
14, 1983

Oil & Gas Journal; Pinch Concept Helps to Evaluate Heat-Recovery


Networks for Improved Petrochem Operation; May 28, 1984

Oil & Gas Journal; Minimizing Excess Air Could Be Wasting Energy
in Process Heaters; article by N. Lieberman; February 1, 1988

Oil & Gas Journal; Cogen Facility's First Year a Success at


Unocal; article by R. Walloch; June 13, 1988

PDVSA newsletter; Guía Para Uso de Halon Como Agente Extintor; Caracas

Process Industries Canada; Almost Unnoticeable Gas Flaring; page


24; March 1989

Quinn, H.; Workshop on Industrial Flares; notes on discussions


held at a Canadian Chemical Producers' Association workshop on flaring
efficiency; Glenburnie, Ontario; March 21, 1991

Shell International Petroleum Company Ltd.; Global Climate Change;


management brief outlining the company's position regarding the question of
global warming; March 1990

TransAlta Utilities; Energy Efficient Electric Motors; Calgary; 1990

OZONO DE LAS CAPAS INFERIORES


Environment Canada; Speciation and Reactivity of Volatile Organic
Compounds in Ambient Air Samples and Emission Inventories; report by T.
Dann to the LRTAP Committee during the formation of the Management Plan for
Nitrogen Oxides (NOx) and Volatile Organic Compounds (VOCs); Ottawa;
November 1989

Franklin, N.; Highlights of NESCAUM Meeting May 30-June 1,


1990; notes taken at a symposium on The Role and Importance of Nitrogen
Oxides Emissions Controls in Ozone Attainment Strategies for Eastern North
America; Calgary; June 6, 1990

SOPHOS Inc.; Modelling Workgroup of the Multistakeholder Advisory


Committee NOx/VOC Consultations; report by B. Weisman of the workgroup
participation in the formation of the Management Plan for Nitrogen Oxides (NOx)
and Volatile Organic Compounds (VOCs); Richmond Hill, Ontario; December 1989

235 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

OXIDOS DE NITROGENO
British Petroleum Research Centre; Regenerator Flue Gas Studies on Two
FCCU's at Trafalgar Refinery, Canada - July 1981; report on Project No.106 by
A. Wootton; Sunbury-on-Thames, Middlesex, England; February 11, 1982

Environment Canada; Management Plan for Nitrogen Oxides (NOx) and


Volatile Organic Compounds (VOCs), First Edition; Ottawa; October 4, 1990

Chemical Engineering; Urea Wins Out in NOx-Removal Tests; page


17; May 1990

Chemical Engineering; Boiler May Produce Less Pollution at a


Lower Cost; page 11; June 1990

Chemical Engineering; Dow's Cell Boosts NOx Removal from Fluegas;


page 17; July 1990

Chemical Engineering; Cleaning Up NOx Emissions; article by R.


McInnes, M. Van Wormer; September 1990

Chemical Engineering; Combustion Catalyst Enables Super-Low NOx


Emissions; page 15; December 1990

Chemical Engineering; Catalytic Combustor Achieves Ultralow


Emissions; page 23; April 1991

Cormetech, Inc.; SCR Catalyst for Utility and Industrial Boilers;


catalyst brochure; no author; no date

Elsevier Science Publishers B.V.; Removal of Nitric Oxide from


Flue Gas Using Mixed Oxide Sorbents; research paper by J. Gorst, N. Desai of
University of Queensland (Australia) published in Fuel Processing Technology,
Volume 22; Amsterdam, The Netherlands; 1989

Exxon Research and Engineering Company; EXXON Thermal DeNOx


Process; brochure outlining the process; Florham Park, New Jersey; no date

Franklin, N.; Highlights of NESCAUM Meeting May 30-June 1,


1990; notes taken at a symposium on The Role and Importance of Nitrogen
Oxides Emissions Controls in Ozone Attainment Strategies for Eastern North
America; Calgary; June 6, 1990

Franklin, N.; Position Paper - Air Contaminants Issue; outlines


the various issues and methods for reducing emissions; Calgary; June 20, 1990

Franklin, N.; Mitsubishi's SCR Technology for NOx Control; minutes


of meeting with Mitsubishi Canada; Calgary; April 29, 1991

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 236


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Gulf Canada Limited; A Study of Nitrogen Oxide Formation in


Combustion Processes; R & D report on Project No. 332-81-29 by R. Gillespie,
J. Leon; Sheridan Park, Ontario; February 1982

Franklin, N.; NOx Controls for Refinery Heaters and Boilers; review of
the Padgett study data for the Petro-Canada refineries; Calgary; May 9, 1991

John Zink Company; Burner Design Parameters for Flue Gas NOx
Control; paper by R. Martin; Tulsa, Oklahoma; no date

John Zink Company; Combustion and Industrial Burner Application


and Design; Tulsa, Oklahoma; no author; no date

John Zink Company; NOx Control in Fired Heaters; paper by R.


Martin, W. Johnson; presented to the 1984 Winter National Meeting of the
American Institute of Chemical Engineers; Tulsa, Oklahoma; March 11-14, 1984

Mitsubishi Heavy Industries; High SOx SCR Experience; paper by


M. Yamamura (MHI), T. Koyanagi (MHI America), R. Iskandar (Cormetech), K.
Suyama (Cormetech); Houston, Texas; no date

Mitsubishi Heavy Industries America; Japanese Experience with


SCR; paper by T. Koyanagi, A. Morii; Houston, Texas; no date

Padgett Process Services Ltd.; A Study to Assess the Available


Technology and Associated Costs of Reducing NOx Emissions from the
Canadian Petroleum Refining Industry; draft report prepared for the Canadian
Petroleum Products Institute; Toronto; September 21, 1990

HIDROCARBUROS (COV, TOXICOS)


Allied Signal, Inc.; Catalytic Oxidation of Halogenated VOCs;
presentation by A. Frost, J. Sawyer at the NESCAUM conference on the Role and
Importance of Nitrogen Oxides Emissions Controls in Ozone Attainment Strategies
for Eastern North America; May 30-June 1, 1990

British Petroleum Report No. 09-77-0111; Refinery Loss Study: An


Investigation into the Elements of Refinery Losses - Real and Apparent; by
W. van der Meer; London, England; May 30, 1977

Canadian Council of Ministers of the Environment; Environmental


Code of Practice for Vapour Recovery in Gasoline Distribution Networks;
Ottawa; March 1991

Canadian Petroleum Products Institute; Fugitive Hydrocarbon


Emissions Discussion Paper (Draft); prepared for CPPI by ENSR Consulting
and Engineering; Ottawa; November 1990

237 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Canadian Petroleum Products Institute; Fugitive Hydrocarbon


Emissions Workshop; a series of presentations outlined below; Ottawa; March
24-25, 1991

New U.S. Regulations Limiting Hazardous Organic Chemical Leaks


from Valves, Pumps, Flanges, and Compressors in Chemical
Processes by R. Ajax

Actions to Reduce Fugitive Hydrocarbon Emissions by P. Baltais

Equipment Design to Reduce Fugitive Hydrocarbon Emissions by J.


Jenkins

Clean Air Act Amendments (1990) by K. Ritter

Implementation of the FHE Program by T. Wood

CBI Industries, Inc.; Evaporation Loss Control Effectiveness for


Storage Tanks; paper by R. Laverman; Plainfield, Illinois; no date

Chemical Engineering; Fugitive Hydrocarbon Emissions; article by


D. Rosebrook; October 17, 1977

Chemical Engineering; Nonpoint Emissions Get Pinpoint Scrutiny;


pages 42-46; May 1990

Chemical Engineering; Controlling Emissions from Marine Loading


Operations; article by J. Hill; May 1990

Chemical Engineering; Sealing Capabilities Continue to Improve;


pages 123-133; June 1990

Chemical Engineering; Sealless Magnetic-Drive Pumps: Stronger


Than Ever; article by J. Doolin, L. Teasdale; August 1990

Chemical Engineering; Shutting Off Fugitive Emissions; article by


N. Surprenant; September 1990

Chemical Engineering; A Less-Costly Way to Destroy VOCs; page 25;


March 1991

Chemical Engineering; Get Tough on Point-Source Emissions; pages


161-168; March 1991

Chemical Engineering Progress; Fugitive Emission Control in


Packed Valves; article by S. Lipton; August 1990

Chemical Engineering Progress; Select the Right Zero-Emission


Pump; article by D. Fegan; September 1990

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 238


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Chevron Research Co.; New Findings Change Conventional Ideas on


Asphalt Tank Explosions; paper by L. Dimpfl; Richmond, California; no date

CONCAWE Report No. 4/78; Hydrocarbon Emissions from Gasoline


Storage and Distribution Systems; report by a Special Task Force; Den Haag,
The Netherlands; December 1978

CONCAWE Report No. 90/52; VOC Emissions from Gasoline Distribution


and Service Stations in Western Europe - Control Technology and Cost-
Effectiveness; report by a Special Task Force; Brussels, Belgium; March 1990

Franklin, N.; Other Known Losses; memorandum outlining identified


loss streams within a petroleum refinery; Calgary; April 28, 1989

Franklin, N.; Estimation of Evaporative Losses from Tankage;


manual for running a LOTUS 123 spreadsheet incorporating the latest American
Petroleum Institute tankage evaporation correlations; Calgary; July 13, 1989

Franklin, N.; Position Paper - Air Contaminants Issue; outlines


the various issues and methods for reducing emissions; Calgary; June 20, 1990

Henry Vogt Machine Co.; A Treatise on Leakage; brochure by G.


Jolly; Louisville, Kentucky; no date

Hydrocarbon Processing; Pick the Right Seal; article by R. Hills,


D. Neely; October 1978

Novaro Industries Inc.; The Sandborn Floating Roof for the


Reduction of Loss by Evaporation of Volatile Fluids; brochure on the
construction and installation of the Sandborn floating roof; no address; no date

Oil & Gas Journal; Procedure Calculates Benefits of Tank Roof


Seals; article by R. Thiltgen; September 22, 1986

Oil & Gas Journal; Better Understanding Needed for Asphalt Tank-Explosion
Hazards; article by D. Trumbore, C. Wilkinson; September 18, 1989

Worcester Controls Newsletter; Fugitive Emission Journal; March 1991

AZUFRE (SOx, H2S)

AKZO Chemie America; Effects of Feedstock Properties on Resid


Hydroprocessing in Refinery Product Yields; paper by J. Hohnholt, C. Fausto;
presented at AKZO Chemie America Hydrotreating Symposium; Houston, Texas;
May 24, 1985

AKZO Chemie America; Hydrodesulfurization Kinetics of Light


Gasoil and the Influence of H2S; paper by P. Nat; no date

239 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

AKZO Chemie America; Increasing Profits for Hydrotreating


Operations - Some Commercial Experiences; paper by J. Martin; presented at
AKZO Chemie America Hydrotreating Symposium; Houston, Texas; May 24, 1985

Bechtel Briefs; Low-Cost Emission Control; page 13; March-April 1987

Canada Federal-Provincial Advisory Committee on Air Quality;


Review ofNational Ambient Air Quality Objectives for Sulphur Dioxide
(Desirable and Acceptable Levels); Ottawa; April 1987

C & EN; Major Stack-Gas Cleanup Process Trial for Ohio; page 35;
September 17, 1990

Chemical Engineering; Removal of SO2 from Industrial Waste Gases;


article by N. Kaplan, M. Maxwell; October 17, 1977

Chemical Engineering; Choosing a Flue-Gas Desulfurization System;


article by J. McCarthy; March 13, 1978

Chemical Engineering; Materials of Construction for Flue-Gas


-Desulfurization Systems; article by R. Kirchner; September 19, 1983

Chemical Engineering; Wiping Out Air Pollution; September 1990


Chemical Engineering; Desulfurizing Fluegases; article by R. McInnes, R. Van
Royen; September 1990

Chemical Engineering Progress; An Overview of Liquid Redox


Sulfur Recovery; article by D. Dalrymple, T. Trofe, J. Evans; March 1989

Elsevier Science Publishers B.V.; A Review of Carbon-Supported


Hydrodesulphurization Catalysts; paper by G. Abotsi, A. Scaroni; published in
Fuel Processing Technology, 22; Amsterdam, Netherlands; 1989

Energy Resources Conservation Board (ERCB); Sulphur Recovery


Guidelines for Sour Gas Plants in Alberta; joint guidelines by ERCB and Alberta
Environment; Calgary/Edmonton; August 1988

Energy Processing Canada; Producing Hydrogen and Sulphur;


article in the Green Corner, page 8; Calgary; July-August 1991

Hydrocarbon Processing; Look at Claus Unit Design; article by D.


Parnell; September 1985

Hydrocarbon Processing; Mercaptans Affect Claus Units; article


by J. Chou, D. Chen, R. Walker, R. Maddox; April 1991

Hydrocarbon Processing; Sulfur Unit Circulates Catalyst; article


by I. Simek; April 1991

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 240


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Kaiser Aluminum & Chemical Corporation; Relationship of Activity


and Porosity of Claus Catalysts; paper by Dr. M. Pearson, presented at 1986
Canadian Chemical Conference; Pleasonton, California; June 3, 1986

Katalistics International Inc. (now a unit of UOP); Catalytic SOx


Abatement of FCC Flue Gases; paper by A. Bhattacharyya, G. Woltermann, J.
Yoo, J. Karch, W. Cormier; presented to American Chemical Society National
Meeting; August 31-September 4, 1987

Katalistics International Inc. (a unit of UOP); Reducing FCC


Emissions With No Capital Cost; paper by J. Sigan, W. Kelly, P. Lane, W.
Letzsch, J. Powell; presented to AIChE 1990 Spring National Meeting; Des
Plaines, Illinois; 1990

Ketjen Catalysts; Cetane Improvement by Hydrotreating; paper by


J. Martin; presented at Ketjen Catalysts Technical Seminar; no date

National Petroleum Refiners' Association paper AM-89-16; Heavy


Oil Upgrading for the Future: The New Chevron Hydrotreating Process
Increases Flexibility; paper by B. Reynolds, D. Johnson, J. Lasher, C. Hung;
Washington; March 1989

National Petroleum Refiners' Association paper AM-89-32; New


Support Finds Application in Severe Hydrotreating; paper by N. Nag, J.
Graham, W. Johns, S. Penny; Washington; March 1989

National Petroleum Refiners' Association paper AM-90-19;


Hydrotreating for Ultra-Low Aromatics in Distillates; paper by M. Asim, D.
Keyworth, J. Zoller, F. Plantenga, S. Lee; Washington; March 1990

National Petroleum Refiners' Association paper AM-90-20; Strategies for


Revamping Distillate Desulphurizers to Meet Lower Sulphur Specifications;
paper by D. Eastwood, H. Van de Venne; Washington; March 1990

National Petroleum Refiners' Association paper AM-90-21; Reduction of


Aromatics in Diesel Fuel; paper by A. Suchanek; Washington; March 1990

National Petroleum Refiners' Association paper AM-90-45;


Scrubbing - Best Demonstrated Technology for FCC Emission Control; paper
by J. Cunic, R. Diener, E. Ellis; Washington; March 1990

National Petroleum Refiners' Association paper AM-90-51; Aquisulf


Sulfur Degassing Process; paper by J. Lautier, A. Krueger, J. Nougayrede;
Washington; March 1990

Oil & Gas Journal; MEA Process to be Considered First; August 21, 1967

Oil & Gas Journal; Sulfur Recovery from Natural Gas Involves Big
Investment; article by G. Goar; July 14, 1975

241 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Oil & Gas Journal; Hydrogen Cost Runs High When Desulfurizing
Residua; article by W. Nelson; February 21, 1977

Oil & Gas Journal; Catalytic Control of FCC SOx Emission Looking
Good; article by D. McArthur, H. Simpson, K. Baron; February 23, 1981

Oil & Gas Journal; Resid HDS Gets Low Rating in Europe; article
by a Concawe task force; September 7, 1981

Oil & Gas Journal; FCC SOx Controlled Catalytically in Plants;


article by W. Blanton; May 24, 1982 Catalytically in Plants

Oil & Gas Journal; Alternatives Available to Meet Diesel Cetane


Quality Challenge; article by J. Collins, G. Unzelman; May 30, 1983

Oil & Gas Journal; Study Shows Marginal Cetane Gains from
Hydrotreating; article by A. Johnson; May 30, 1983

Oil & Gas Journal; Analysis is Key to Hydrotreater Troubleshooting;


article by M. Edgar, A. Johnson, J. Pistorius, T. Varadi; June 4, 1984

Oil & Gas Journal; New FCC Catalyst Cuts SOx Emissions; Cracks;
article by J. Byrne, B. Speronello, E. Leuenberger; October 15, 1984

Oil & Gas Journal; Catalyst Selection Important for Residuum


Hydroprocessing; article by R. Howell, C. Hung, K. Gibson, H. Chen; July 29,
1985

Oil & Gas Journal; Sulfur and Carbon Deposition on Claus Catalysts
Examined; article by K. Goodboy, J. Downing, H. Fleming; November 4, 1985

Oil & Gas Journal; System for Degassing Liquid Sulfur Can Reduce
Total Hydrogen Sulfide to Acceptable Levels; article by C. Schicho, E. Watson,
K. Clem, D. Hartley; December 9, 1985

Oil & Gas Journal; Sulfur Plant Operations Experience


Exchanged; question and answer session of the 1986 Canadian Gas Processors
Association meeting; March 23, 1987

Oil & Gas Journal; New Claus Tail-Gas Process Proved in German Operation;
article by R. Kettner, N. Liermann on the Modop process; January 11, 1988

Oil & Gas Journal; Revamp Increases Sulfur-Recovery Capacity at


Corpus Christi's Champlin Refining Co.; article by F. Rice, S. Siegmund, R.
Hull; January 18, 1988

Oil & Gas Journal; Costs of Installing, Operating Flue-Gas


Desulfurization Verified at Austrian Refinery; article by R. Ellis, C. Garcia
Fandino, P. Ferri, W. Fritsch, H. Sutherland, M. Wetzels; November 7, 1988

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 242


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Oil & Gas Journal; Process Conditions and Catalyst for Low-
Aromatics Diesel Studied; article by R. Nash; May 29, 1989

Oil & Gas Journal; Dry Scrubber Reduces SO2 in Calciner Flue Gas;
article by G. Brown, D. Roderick, A. Nastri; February 18, 1991

Oil & Gas Journal; NPRA Question & Answer Session; March 25, 1991

Oil & Gas Journal; Specialized Guard-Bed Technology Can Improve Resid
Unit Operation; article by F. Plantenga, Y. Inoue, N. Torihara; October 21, 1991

Oil & Gas Journal; Union Carbide Claims 99% Effectiveness for
Flue Gas Scrubber; November 18, 1991

Oilweek; Suncor Plant Tests New Technology; page 31; April 23, 1990

Petroleum Association for Conservation of the Canadian


Environment, PACE report no. 80-1; Sour Water Stripper Manual; PACE now
called Canadian Petroleum Products Institute; Ottawa, January 1980

Power; Spray Tower: The Workhorse of Flue-Gas Desulfurization;


article by A. Saleem; October 1980

Services (?); Superclaus Makes a Good Recovery; article by H.


Borsboom, J. Lagas, G. Heijkoop; no date

Syncrude Canada Ltd.; Kinetics of Aromatics Hydrogenation and


Prediction of Cetane Number of Synthetic Distillates; paper by S. Yui, E.
Sanford; presented at API Midyear Refining Meeting, May 13-16, 1985; Edmonton,
Alberta; no date

Thimm, Dr. H.; Rare Earth Element Profiles in Soil Contaminant


Studies; paper presented to the Air and Waste Management Association
(CPANS); Calgary; May 23-24, 1990

Thimm, Dr. H.; Estimation of the Acid Sensitivity of a Soil; paper


number CIM and AOSTRA 91-40; Calgary; 1991

MONOXIDO DE CARBONO
British Petroleum Research Centre; Regenerator Flue Gas Studies on Two
FCCU's at Trafalgar Refinery, Canada - July 1981; report on Project No.106 by
A. Wootton; Sunbury-on-Thames, Middlesex, England; February 11, 1982

Canada Federal-Provincial Advisory Committee on Air Quality;


Review of National Ambient Air Quality Objectives for Carbon Monoxide
(Desirable and Acceptable Levels); Ottawa, April 1987

243 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Chemical Engineering Progress; Combustion in Fluidized Beds;


article by R. Dry, R. La Nauze; July 1990

Environment Canada; Canadian Emissions Inventory of Common Air


Contaminants (1985); Ottawa; March 1990

Environment Canada; Reference Method for Source Testing:


Measurement of Releases of Carbon Monoxide from Stationary Sources;
reference method EPS 1/RM/4; Ottawa; July 1990

Houdry Division, Air Products and Chemicals; Catalytically


Promoted Combustion Improves FCC Operations; paper by L. Upson,
submitted to the Symposium on Advances in Petroleum Processing at Honolulu;
April 1-6, 1979

Mobil Research and Development; CO Oxidation Promoters in


Catalytic Cracking; paper by A. Chester, A. Schwartz, W. Stover, J. McWilliams,
submitted to the Symposium on Advances in Petroleum Processing at Honolulu;
April 1-6, 1979

Oil & Gas Journal; CO Burn Promoter Produces Multiple FCC


Benefits; article by F. Hartzell, A. Chester; April 16, 1979

Franklin, N.; Position Paper - Air Contaminants Issue; outlines


the various issues and methods for reducing emissions; Calgary; June 20, 1990

PARTICULAS
Alberta Environment; Alberta Environment Report, Chapter 5,
Comparison of Ambient Standards; Edmonton; March 1982

British Petroleum Research Centre; Regenerator Flue Gas Studies on Two


FCCU's at Trafalgar Refinery, Canada - July 1981; report on Project No.106 by
A. Wootton; Sunbury-on-Thames, Middlesex, England; February 11, 1982

Chemical Engineering; Removing Particulates from Stack Gases;


article by R. Lasater, J. Hopkins; October 17, 1977

Chemical Engineering; A Better Way to Calculate Cyclone Pressure


Drop; article by J. Casal, J. Martinez-Benet; January 24, 1983

Chemical Engineering; Determining Air Inlet-Velocity for


Cyclones; article by A. Zanker; March 19, 1984

Chemical Engineering; Evaluating Cyclone Efficiencies from


Stream Compositions; article by T. Tawari, F. Zenz; April 30, 1984

Chemical Engineering; Air Classifiers; article by I. Klumpar, F.


Currier, T. Ring; March 3, 1986

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 244


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Chemical Engineering; Sizing Gas Cyclones for Efficiency; article


by M. Gonzalez Valdez, I. Garcia, B. Beato; April 14, 1986

Environment Canada; Canadian Emissions Inventory of Common Air


Contaminants (1985); Ottawa; March 1990

Gulf Canada Limited; Measurement of Particulate Emission from


Montreal Refinery CO Boiler Stack (July 27-28, 1982); report for Project No.
264-82 by N. Whitelegg, J. Leon; Sheridan Park, Ontario

Hydrocarbon Processing; How to Size Gas Scrubbers; article by H.


Sarma; September 1981

Hydrocarbon Processing; How Dust in Gas Effects Cyclone Pressure


Drop; article by H. Bryant, R. Silverman, F. Zenz; June 1983

APENDICE A - ESTANDARES PROPUESTOS PARA EL AIRE AMBIENTE STANDARDS


Ontario Ministry of the Environment; Air Pollution Regulation
308: Discussion Paper; Toronto; November 1987

APENDICE B - EMISIONES GASEOSAS DEL TRATAMIENTO DE RESIDUO


Alconsult International; Guidelines for the Management of
Petroleum Refinery Liquid Wastes; Calgary; February 1992

Alconsult International; Guidelines for the Management of


Petroleum Refinery Solid Wastes; Calgary; February 1992

APENDICE C - COMBUSTION DE CARBON


Alberta Energy; Development of Clean Coal Technologies for Alberta;
Edmonton; 1989(?)

Alberta Environment; Emission Guidelines for Fossil Fuel Fired


Thermal Power Generating Plants in Alberta; Edmonton; April 1984

Chemical Engineering; Choosing a Flue-Gas Desulfurization System;


article by J. McCarthy; March 13, 1978

Chemical Engineering; Microbial Desulphurization for Clean Fuels


Gets Passing Grades; page 17; July 1990

Chemical Engineering Progress; Solvent-Refined Coal Keeps Flue


Gas Clean; article by R. Jimeson; March 1, 1976

Chemical Engineering Progress; Combustion in Fluidized Beds;


article by R. Dry, R. La Nauze; July 1990

245 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

Environment Canada; Management Plan for Nitrogen Oxides (NOx) and


Volatile Organic Compounds (VOCs), First Edition; Ottawa; October 4, 1990

APENDICE D - DISPERSION DE PENACHO


Alberta Environment; Guidelines for Plume Dispersion
Calculations; Edmonton, Alberta; August 1978

Alberta Environment; Numerical Modelling and Field Verification For the


Shell Moose Mountain Sour Gas Project; by S. Sakiyama; February 1983

Alberta Environment; Plume Dynamics and Concentration


Fluctuations in Gas Emissions; by D. Wilson; Edmonton, Alberta; April 1986

Alberta Environment; Predicting Risk of Exposure to Peak Concentrations


in Fluctuating Plumes; by D. Wilson; Edmonton, Alberta; December 1982

Alberta Environment; Public Safety Aspects of Sour Gas


Facilities; by J. Whittaker; Edmonton, Alberta; January 1980

Alberta Environment; The Release and Dispersion of Gas from


Pipeline Ruptures; by D. Wilson; Edmonton, Alberta; January 1979

American Society of Mechanical Engineers; Recommended Guide for


the Prediction of the Dispersion of Airborne Effluents, First Edition; New York,
N.Y.; May 1968

APENDICE E - ENFOQUES BASADOS EN EL MERCADO PARA LA ADMINISTRACION DE


EMISIONES GASEOSAS
Alberta Environment; Clean Air Strategy for Alberta: Background
Project Reports; Edmonton, Alberta; May 1991; a series of papers including Full
Cost Accounting; by C. Karabonik, B. Mitchell, D. Wong Market-Based
Approaches to Managing Air Emissions in Alberta; by A. Nichols, D. Harrison

Energy Environment Report; They Trade Air, Don't They?; article


by D. Townsend; February 1991

National Economic Research Associates; Prototypical Flexible


Policy: VOC Emissions from Solvents and Related Uses; presentation by A.
Nichols, D. Harrison; presented to the NOx/VOC Workshop on Flexible
Mechanisms; Montreal; June 6-7, 1990

Scientific American; The Real Cost of Energy; article by H. Hubbard; April 1991

Scientific American; Cleaning Up Coal; article by E. Corcoran; May 1991

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 246


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

TABLAS

Tabla 1 Wiping Out Air Pollution

Tabla 2 Guidelines issued by Canadian Council of Ministers of the Environment

Tabla 3 Combustion Efficiency of Flares and Flare Tips

Tabla 4 Speciation and Reactivity of Volatile Organic Compounds in Ambient Air Samples
and Emission Inventories

Tabla 5 Speciation and Reactivity of Volatile Organic Compounds in Ambient Air Samples
and Emission Inventories

Tabla 6 Cleaning Up NOx Emissions

Tabla 7 Typical Analyses of Fugitive Hydrocarbon Emission Streams

Tabla 8 A variety of sources

Tabla 9 Typical Distribution of Fugitive Emission Screening Values

Tabla 10 New Findings Change Conventional Ideas on Asphalt Tank Explosions

Tabla 11 Controlling Emissions from Marine Unloading Operations

Tabla 12 Typical Analyses of Refinery Source Particulates

Tabla 13 Efficiencies of Particle Collectors

Tabla 14 Air Pollution Regulation 308: Discussion Paper

Tabla 15 Emission Guidelines for Fossil Fuel Fired Thermal Power Generating Plants in
Alberta plus the Management Plan for Nitrogen Oxides (NOx) and Volatile Organic
Compounds (VOCs)

247 Guía Ambiental de ARPEL No. 7


Reduccion y control de emisiones gaseosas de refinerías de petróleo

FIGURAS

Figura 1 Data compiled by Gulf Canada from a number of sources

Figura 2 Cogen Facility's First Year a Success at Unocal

Figura 3 NOx Control in Fired Heaters

Figura 4 Procedure Calculates Benefits of Tank Roof Seals

Figura 5 Estimation of Evaporative Losses from Tankage

Figura 6 Estimation of Evaporative Losses from Tankage

Figura 7 Mercaptans Affect Claus Units

Figura 8 Reduction of Aromatics in Diesel Fuel plus


Kinetics of Aromatics Hydrogenation and Prediction of Cetane Number of
Synthetic Distillates

Figura 9 Combustion in Fluidized Beds

Figura 10 Development of Clean Coal Technologies for Alberta

Guía Ambiental de ARPEL No. 7 248


El presente documento forma parte del Proyecto
Ambiental de ARPEL, subvencionado por la
Agencia Canadiense para el Desarrollo
Internacional (A.C.D.I.) y dirigido por el
Departamento de Servicios de Dirección
Internacional de Petro-Canada.

Preparado por:

Suite 1720 – 7 Avenue SW


Calgary, Alberta, CANADA
T2P 3P8
TELÉFONO: (403) 262-5886 FAX: (403) 262-3544
alconslt@nucleus.com