Está en la página 1de 3

Los Jóvenes en la Iglesia de Hoy

Cómo son los jóvenes hoy

La iglesia de hoy cuenta con la enorme bendición de tener grupos juveniles dentro de
ella. Esto de una u otra manera impacta, porque lo primero que podemos ver aquí es que hubo
una decisión propia de integrarse al cuerpo de Cristo. Muchos de los jóvenes están fuera de ellas,
viviendo una vida basada en el relativismo con valores morales que para ellos están sepultados
hace mucho tiempo. Hoy la presión cultural que atrapa a los jóvenes es muy fuerte. Por un lado
tenemos las tendencias ideológicas que realzan la comodidad de la vida y el éxito en los planes,
cuando en realidad Dios no nos ha llamado para ser exitosos, sino para ser fieles. Por otro lado
también tenemos las ideas filosóficas que nos dicen disfruta tanto como puedas de la gran vida
que te queda por delante, cuando Dios nos dice que no debemos afanarnos por el mañana, a cada
día le basta su propio mal. Estas cosas por más que queramos evitarlas, están en los colegios y en
las universidades. Los jóvenes de hoy tienen necesidades físicas (deportivas), emocionales
(experiencias explosivas), intelectuales (pensamiento crítico), sociales (relaciones con los demás)
y espirituales (identidad). Lo cual nos lleva a preguntarnos ¿Qué es lo que ellos verdaderamente
necesitan? Los jóvenes son un campo activo de trabajo que vale la pena invertir tiempo de vida
en ellos.

Ejemplos de Juventud en la Biblia

Podemos encontrar ejemplos bíblicos en las Sagradas Escrituras, pero vamos a ver 3 de
ellos:

 El joven rico (Mateo 19:16-30: “El joven le dijo: todo esto lo guardo desde mi juventud”)
 El Rey David (1 Samuel 16:11: “queda aun el menor, que apacienta las ovejas”)
 El joven Timoteo (1 Timoteo 4:12: “que nadie te menosprecie por ser joven…”)

Lo que los pasajes nos relatan acerca de ellos

Acerca del joven rico, encontramos a un joven que decía que había guardado los
mandamientos que Jesús señala. Esto nos da la idea de que era un joven instruido en las
Escrituras y que no sólo las sabía sino que las practicaba. Pero había algo que estaba incorrecto.
El tenía en primer lugar a sus posesiones y las riquezas. No amaba a Dios por sobre todas las cosas
como dice el mandamiento. Y esto nos hace pensar que a pesar que era un joven que creía
cumplir la Escritura, no lo hacía.

Retrocediendo un poco en las Escrituras, El Rey David, el cual muchos conocen, era el
menor de todos. Después de presentarse los hermanos mayores delante de Samuel, Dios eligió al
menor de todos. Al que estaba con las ovejas. Al que estaba haciendo una tarea que requiere
mucho esfuerzo: cuidar de las ovejas.

Por último, Timoteo, que fue convertido a través del ministerio de Pablo y era
considerado como su hijo, es enviado como encargado a la Iglesia de Efeso. Como joven no debe
haber sido una tarea muy fácil. En la época, muchos se creían sabios por su edad y no iban a
considerar que un joven los discipulara y menos que les dijera que estaban haciendo cosas
incorrectas.
Prejuicios más comunes sobre los jóvenes

Podemos en estas historias encontrar ideas erróneas que las personas tienen respecto a los
jóvenes:

 No son lo suficientemente maduros para ser usados por Dios.


 Son demasiado auto suficientes
 Nunca están dispuestos a escuchar un consejo
 Ese joven se viste mal, entonces no puede participar
 Ese joven tiene malas conductas, no puede estar dentro de la Iglesia así.
 Está pasando una etapa difícil. Debe luchar solo.
 No creer en que Dios puede desarrollar planes con ellos.

Estas ideas se contraponen con la mirada de Dios hacia los jóvenes de una manera egoísta.

Algunos factores que dan lugar a estos prejuicios son: el orgullo, la envidia, las tradiciones y el
egoísmo.
No queremos reconocer que Dios puede usarlos según Su voluntad.
Sólo nosotros queremos tener la capacidad suficiente para hacerlo todo.
No permitimos dejar crecer a aquellos que podrían ser el “futuro” cuando en realidad les
quitamos el “presente” grandioso y floreciente de sus vidas.

Algo importante que piensa Dios acerca de los jóvenes

Génesis 8:21  Dios se da cuenta que el hombre seguirá cometiendo errores, porque debido al
pecado que cometió, quedo apartado y Dios muestra una actitud de aceptación. Si Dios muestra
un valor de aceptación al hombre, incluso con sus errores, entonces nosotros también debemos
dar nuestra aceptación y oportunidades a las vidas más jóvenes de la Iglesia aunque se
equivoquen.

Salmos 25:7  Dios sabe que los jóvenes no son fáciles de tratar. Nosotros debemos entender que
sus mentes están evolucionando y en pleno desarrollo. Es por eso que muchas veces nos
encontramos con jóvenes rebeldes y que caen una y otra vez en el mismo error. Son inestables.

Salmos 71:5  Dios muestra que el los ama. Que los jóvenes pueden contar con Él. Que la puerta
a la ayuda, al grito de auxilio, está abierta.

Salmos 71:17  Dios se encarga de enseñarle al joven. Hoy nosotros debemos dejar que Dios nos
use para pastorear a estas ovejas que muchas veces andan sin rumbo. Aquel que sabe enseñar,
que les enseñe. Aquel que sabe aconsejar, que les aconseje.

Eclesiastés 11:9  Dios quiere jóvenes agradecidos y felices de lo que El hace en sus vidas.
Quiere jóvenes temerosos y rectos. Que no se olviden de Él (Eclesiastés 12:1)

Marcos 14:50-52  Los jóvenes son curiosos. Tienen ansias de saber.

Muchos pasajes relatan las fuerzas, las ganas de hacer cosas, Zacarías fue un profeta muy
ocupado desde joven, labrador de la tierra. David fue un pastor de ovejas desde muchacho.
Entonces, ¿que deberíamos hacer nosotros con nuestros jóvenes? ¿Cómo debemos alcanzarlos?
¿Cuál es nuestro papel? ¿Cuál es nuestra principal misión?
Nuestra verdadera Misión con los Jóvenes

No por nada Jesús nos dejó una comisión muy importante que no tiene que ver con una elección,
más bien como una responsabilidad.

El enfoque central es hacer discípulos. Quizás los discípulos de Jesús no comprendieron muy bien
este mensaje al principio, tuvo que existir una persecución para que el evangelio se extendiera.

Hoy no debemos esperar a que Dios nos remezca. No hay que preguntarle a Dios si es su voluntad
que trabajemos con jóvenes. Simplemente hoy es el día para empezar, si es que aún no lo has
hecho.

Es muy importante que la misión sea discipularlos y que quien los discipule se prepare porque
continuamente ellos deben, como dice la Biblia, limpiar su camino guardando su Palabra.

Considerando a la manera de Dios a los jóvenes de nuestra Iglesia

Hoy los jóvenes nos necesitan. Eso esta más que claro. Necesitan que les aceptemos y les
amemos, los escuchemos y les demos respuestas consecuentes con nuestra conducta íntegra y
honesta. Necesitan ver que encarnemos el evangelio de amor y servicio de Jesucristo.

Nuestra mirada debe cambiar.


Juan 3:17  Jesús Vino para Salvar.

Estamos viendo realmente a las personas


Lucas 7:44  Como vemos a las personas ¿Pecadores o Seres humanos?

Los jóvenes si pueden


1 Corintios 7:7  Los jóvenes deben ser miembros y no solo asistentes de nuestro cuerpo.

Uno a uno
Lucas 9:37-39 Jesús es el ejemplo de apartar tiempo especial para los necesitados

Más que un problema


La necesidad siempre está presente en los jóvenes.

Sus necesidades:

 Sensibilidad de un discipulado juvenil.


 Necesitan un maestro a su lado. Jesús quiso a sus discípulos cerca de El.
 Necesitan un maestro que conozca sus vidas.
 Necesitan un maestro que los enseñe
 Necesitan un maestro que los guíe
 Necesitan un maestro que los acompañe
 Un portador de valores
 Alguien que los haga sentir integrados
 Que tenga relaciones sanas y restaure sus dolores