Está en la página 1de 106

REVISTA DE MÚSICA

Año XXXI- Nº 316 Marzo 2016 - 7’50 €


Año XXXI - Nº 316 - Marzo 2016

Dosier
Enrique
Granados
Encuentros
Jaap
van
Zweden
Actualidad
George
Benjamin
Discos
Luisa
Miller
de
Verdi
es
novedad es
es
1 CD

novedad

1 CD

2 CD

3 CD

Nuestro personaje del mes,


es Antonio Vivaldi (1678-1741). 20CD/42,95€

2 CD

es
novedad

Marzo trae magníficas novedades. Las maravillosas “Voces de Sefarad” interpretadas


por Romina Basso y Alberto Mesirca. “Seis Recercatas, Fugas y Sonatas” del claveci-
nista navarro Sebastián de Albero. Las “Variaciones completas para teclado” de Carl
Philipp Emanuel Bach. La música cortesana y sacra del quinteto Seldom Sene en “El
aire se serena”. Las oberturas de las óperas de Wagner. Los “Conciertos completos y
sonatas” de Vivaldi en una magnífica caja de 20 CD por sólo 42,95 €. Obras magis-
trales a precios increibles.
316-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/2/16 15:15 Página 1

AÑO XXXI - Nº 316 - Marzo 2016 - 7,50 €

2 OPINIÓN DOSIER 74
Enrique Granados
6 CON NOMBRE
PROPIO La imagen de Granados 74
George Benjamin en 1916
Ismael G. Cabral Antonio Gallego
El pianista y sus pianistas 80
8 AGENDA Justo Romero
La voz de Goya 84
14 ACTUALIDAD Arturo Reverter
NACIONAL Tocar a Granados 84
Benjamín G. Rosado

34 ACTUALIDAD ENCUENTROS
INTERNACIONAL Jaap van Zweden 88
Juan Antonio Llorente
44 ENTREVISTA
Javier Eguillor EDUCACIÓN 92
Luis Suñén Pedro Sarmiento

48 Discos del mes JAZZ 93


Pablo Sanz
49 SCHERZO DISCOS
Sumario LA GUÍA 94
CONTRAPUNTO 96
Norman Lebrecht

Colaboran en este número:

Julio Andrade Malde, Íñigo Arbiza, Rafael Banús Irusta, Emili Blasco, Alfredo Brotons Muñoz, José Antonio
Cantón, Jacobo Cortines, David Durán Arufe, Fernando Fraga, Ismael G. Cabral, Antonio Gallego, Manuel García
Franco, José Antonio García y García, Benjamín G. Rosado, Fernando Herrero, Bernd Hoppe, Norman Lebrecht,
Juan Antonio Llorente, Santiago Martín Bermúdez, Joaquín Martín de Sagarmínaga, Blas Matamoro, Erna
Metdepenninghen, Juan Carlos Moreno, Andrés Moreno Mengíbar, Antonio Muñoz Molina, Josep Pascual,
Enrique Pérez Adrián, Javier Pérez Senz, Paolo Petazzi, Xavier Pujol, Elisa Rapado Jambrina, Arturo Reverter,
Barbara Röder, Justo Romero, Benjamín G. Rosado, Urko Sangroniz, Pablo Sanz, Pedro Sarmiento, Aurelio M.
Seco, Bruno Serrou, Roberto Sgambatti, Franco Soda, Christian Springer, Luis Suñén, José Luis Téllez, Eduardo
Torrico, Asier Vallejo Ugarte, Claire Vaquero Williams, Pablo J. Vayón, José Luis Vidal, Reinmar Wagner.

Esta revista ha recibido una ayuda a la edición del Ministerio


de Educación, Cultura y Deporte
PRECIO SUSCRIPCIÓN:
por un año (11 Números) Esta revista es miembro de ARCE, Asociación de Revistas Culturales
de España, y de CEDRO, Centro Español de Derechos Reprográficos.
España (incluido Canarias) 75 €.
SCHERZO es una publicación de carácter plural y, desde el año 2012, cuenta con la
Europa 110 €.
Con la colaboración de: colaboración de la Fundación BBVA, manteniendo su carácter de revista no adscrita a
Resto de países 130 €. ningún organismo público ni privado. La dirección respeta la libertad de expresión de sus
colaboradores. Los textos firmados son de exclusiva responsabilidad de los firmantes, no
siendo por tanto opinión oficial de la revista.

1
316-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/2/16 15:15 Página 2

OPINIóN
EDITORIAL

OPINIÓN LO QUE SE PIERDE

ste mes hemos despedido a dos figuras fundamentales en la vida

E musical española del último medio siglo y algo más. Miguel Roa
y Carlos Gómez Amat vivieron, desde distintos lugares, lo que
fue el estado de nuestra cuestión musical en varias de sus ver-
tientes. El primero sabiendo lo que era ganarse la vida en un oficio tan
poco nuestro hasta hoy como el de director de orquesta, cumpliendo
aquel dicho de Federico Sopeña de que el músico español tenía tres
salidas principales: por tierra, por mar y por aire. Roa cumplió ese
aserto para luego de su formación volver y trabajar en lo que le apa-
sionaba junto a la ópera, que era la zarzuela y su teatro madrileño en
el que tantas lecciones de sabiduría —y de eso tan imprescindible en
este arte, que es el oficio— diera a lo largo de los años. Roa era, ade-
más, un conversador dotado de una chispa especial, un hombre con
un sentido del humor que podía ir de lo tierno a lo cáustico y alguien
que, como tan a menudo ocurre desgraciadamente entre nosotros, se
nos fue sin habernos escrito unas memorias que hubieran sido tan
deliciosas como certeramente agudas. Quizá pensara que no valía la
pena el esfuerzo en un país en el que hay que andar con pies de plo-
mo. Hoy la zarzuela vive por fortuna tiempos cada vez mejores pero
no hubiera sido posible llegar a ellos sin el trabajo de Miguel Roa, a
quien echaremos mucho de menos todos cuantos lo conocimos.
Carlos Gómez Amat era el último de los críticos que podríamos lla-
mar históricos, los que comenzaron su labor después de la Guerra
Civil escribiendo en los periódicos, trabajando en la radio o en compa-
ñías discográficas, influyendo desde sus posiciones en el devenir de la
creación contemporánea o hasta en la política cultural de aquellos
años. Gómez Amat fue en eso más discreto que otros de sus contem-
poráneos, más recogido en su idea de la música y los músicos que
especialmente dado a manifestarla más allá de sus críticas o sus libros.
Porque, además de un crítico de diario, escribió libros, eso que en la
música española parece tan difícil y que ha llevado a un divorcio entre
el ámbito académico y el menos doctoral, que nos lleva sin puntos
intermedios —y sin referirnos para nada a los resultados de unos y de
otros— de la investigación a la divulgación. Con Carlos Gómez Amat
desaparece también uno de los últimos críticos que, hasta su retirada,
escribía de manera regular en las páginas de los periódicos, cuando
todavía a los directores de los mismos les parecía que la música clásica
era tan de recibo como cualquier otra manifestación de la cultura —
incluidas la moda o la cocina— y que valía la pena reseñar un concier-
to de las orquestas ciudadanas, de las de casa. Algo se ha escrito acer-
ca de que no hay sucesión para ellos. Claro que la hay, claro que hay
gentes de las generaciones más jóvenes que pueden o podrían hacer
ese trabajo con competencia y formación, con buen oído y buen estilo.
Lo que no hay es voluntad de los medios para entender que lo que
ellos suelen llamar con desprecio alta cultura es lo que nos ha hecho
poder elegir cómo queremos ser y en qué queremos pensar, nos ayu-
da a ser libres. La apuesta por las ediciones digitales de los periódicos
no incluye tampoco esa atención a la música clásica, que es, además,
aunque ellos no lo sepan, moderna y por ello actuante en la sociedad.
Un fin de semana de la Orquesta Nacional de España reúne en el
Auditorio a más de seis mil personas, bastante más que cualquiera de
los conciertos de rock que, al parecer, sí merecen la pena.

2
316-Pliego 1.qxp_Pliego 1 23/2/16 11:39 Página 3

OPINIÓN

La música extremada
CIRCUITOS MUSICALES
Diseño
de portada

S
Argonauta iempre me intrigó la observa-
Foto portada: ción de Rousseau de que la
Sergio Arias música bien podría haber pre-
cedido al habla. Músico cualifica-
do él mismo y muy influido por
sus lecturas del viaje de Bougain-
Edita: SCHERZO EDITORIAL S.L.
C/Cartagena, 10. 1º C ville a los Mares del Sur, Rousseau
28028 MADRID intuyó agudamente la condición
Teléfono: 913 567 622
FAX: 917 261 864 originaria de la experiencia musi-
Internet: www.scherzo.es cal, por encima del prejuicio de la
E mail: superioridad de lo cultivado y
Redacción: redaccion@scherzo.es
Administración: revista@scherzo.es europeo sobre lo primitivo, que él
Presidente: Santiago Martín Bermúdez
tanto ayudó a disipar, aunque ali-
mentara a su vez otros prejuicios
no menos fraudulentos, como el del mott, son músicos también. Llevaron
“Buen Salvaje”. No hay ninguna a cabo una colección de grabaciones
sociedad, sea cual sea el grado de muy breves de 165 sonidos distintos,
REVISTA DE MÚSICA
desarrollo en el que se encuentre, en abarcando la máxima variedad posi-
Director: Luis Suñén la que no tenga una presencia distin- ble, desde gritos a cantos de pájaros,
Edición: Arantza Quintanilla
guida la música. Y gracias a hallazgos a sirenas de tráfico, a muestras de
recientes sabemos que al menos hace todo tipo de música, y estudiaron las
Secciones cuarenta mil años ya había instru- imágenes de la resonancia magnética
Discos: Luis Suñén mentos musicales, flautas hechas con en los cerebros de los voluntarios
huesos de pájaros. Esas fechas coin- que los escuchaban, filtrándolos lue-
Educación: Pedro Sarmiento y
Joan-Albert Serra ciden con las más antiguas de la go por un programa computacional
Jazz: Pablo Sanz expresión visual, y no se hallan lejos que refinaba al máximo la localiza-
de la revolución cognitiva que según ción de las respuestas.
Consejo de Dirección: Manuel García Franco, muchos científicos dio lugar a la con- Como músicos que eran, además
Santiago Martín Bermúdez, Barbara McShane, ciencia moderna, la del Homo de neurocientíficos, los resultados
Enrique Pérez Adrián, Pablo Queipo de Llano sapiens sapiens. muy consistentes del experimento les
Ocaña, Arturo Reverter
Esa universalidad, y esa antigüe- dieron una inesperada alegría: sea
dad, por sí mismas pondrían en cues- cual sea el tipo de música que se
Departamento de publicidad tión el célebre escepticismo de Ste- escuche, con independencia de su
Cristina García-Ramos (coordinación) ven Pinker sobre la utilidad evolutiva familiaridad o exotismo, o de las pre-
cristinaramos@scherzo.es
Magdalena Manzanares de la música. Para él se trata de un ferencias culturales o personales, la
magdalena@scherzo.es complemento agradable pero tam- misma secuencia neuronal se activa
bién superfluo, que no responde a en la misma zona del córtex auditivo.
ninguna necesidad humana verdade- Da igual un tambor de Ghana, una
Suscripciones y distribución: Choni Herrera
suscripciones@scherzo.es ra: “evolutionary cheese-cake”, en ópera china, una fuga de Bach, un
Colaboradores: Cristina García-Ramos sus propias palabras, capricho o pos- adagio de Mahler, un himno deporti-
tre muy azucarado, no alimento vital. vo, un estribillo abominable oído en
En un artículo reciente del New la radio de un taxi, una de esas trom-
Impresión
York Times, la eminente divulgadora petas de tronco hueco de los aborí-
GRÁFICAS AGA
Depósito Legal: M-41822-1985 científica Natalie Angier da cuenta de genes de Australia: de manera inme-
ISSN: 0213-4802 (Impresa) un descubrimiento realizado en los diata, el cerebro identifica esos soni-
ISSN: 2387-0257 (Digital) laboratorios del Massachussets Insti- dos como música, con la misma cer-
tute of Techonology, en Boston: aná- teza con que distingue en medio del
lisis computacionales de escáneres ruido las pautas del habla. La diferen-
de resonancias magnéticas del cere- cia es, recuerdan los científicos, que
Scherzo Editorial, S. L. , a los efectos previstos en el bro han encontrado en el córtex la gama sonora de las hablas huma-
artículo 32.1, párrafo segundo del vigente TRLPI, se
opone expresamente a que cualquiera de las páginas de auditivo circuitos que responden nas es mucho más limitada que la de
Scherzo-Revista de música, o partes de ellas , sean exclusivamente a la estimulación las músicas. Que un oído no entrena-
utilizadas para la realización de resúmenes de prensa. musical. Son circuitos muy próximos do pueda captar sin vacilación la
Cualquier acto de explotación (reproducción,
distribución, comunicación pública, puesta a disposición, a los que reconocen los sonidos del naturaleza común de todas las expre-
etc.) de la totalidad o parte de las páginas de Scherzo- habla. Unos y otros son independien- siones musicales es la prueba indu-
Revista de música, precisará de la oportuna autorización, tes entre sí, con una sola excepción dable del valor que tiene para cada
que será concedida por CEDRO mediante licencia dentro
de los límites establecidos en ella.
parcial: cuando lo que se escucha es uno de nosotros el universo de los
música acompañada de palabras. sonidos organizados. Seguimos sin
Probablemente hay más científicos saber con exactitud para qué sirve la
© Scherzo Editorial S.L. interesados en las humanidades y en música, pero también sabemos que
Reservados todos los derechos. las artes que al revés. Los autores de forma parte de nosotros.
Se prohíbe la reproducción total o parcial por ningún
medio, electrónico o mecánico, incluyendo fotocopias, este estudio, la doctora Nancy Kim-
grabados, o cualquier otro sistema, de los artículos wisher y el doctor Josh M. Mcder- Antonio Muñoz Molina
aparecidos en esta publicación sin la autorización expresa
por escrito del titular del Copyright.

3
316-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/2/16 15:16 Página 4

OPINIóN

Música reservata
EL ÚLTIMO

C
on la desaparición de Pierre Boulez se cierra un capítu- posee un colorido voluptuoso, con la serie expuesta simultá-
lo de la más reciente música de creación (pero también neamente en células de dos y tres notas en vibráfono, xilófo-
de la teoría, la gestión y la dirección sinfónica): figura no y arpa y melódicamente en las dos flautas en su registro
cardinal de la postguerra, su nombre aparece ligado a uno más grave: es una pieza antifonal en que la orquesta prelu-
de los periodos más fascinantes y radicales de lo que cabría dia y comenta las frases cantadas por la soprano a capella,
definir como segunda vanguardia. La idea de extender el siempre de modo silábico para facilitar la comprensión del
método serial a todos los parámetros musicales alcanzó su texto. La serie es extremadamente cantable y ceñida a una
paroxismo en la década de los cincuenta, y ciertas obras de interválica muy restringida: tritono, 3ªmayor, 6ª menor,
Boulez entran de lleno en lo más deliberadamente áspero de 3ªmenor, 3ªmayor, tritono, 6ªmenor, semitono, 3ªmayor,
semejante práctica. Son años de rabiosa militancia que pro- semitono. En la primera intervención vocal aparecen dos
vocaron amargos enfrentamientos, pero que dieron también variantes de esta misma serie: el primer hexacordo de la pri-
origen a algunas de las obras de más intensa y estremecida mera contiene las mismas notas de la serie básica trasporta-
belleza de toda la historia. Con inexcusable ligereza, igno- das un semitono alto, en la segunda, lo están un semitono
rantes y medrosos han hablado de la dictadura de Darms- bajo con respecto al segundo hexacordo retrogradado. Esa
tadt acusando de uniformidad a la música allí surgida, pero forma es la básica de la segunda parte de la obra, donde el
la realidad es que han existido pocos periodos en que se material aparece dividido en células de cuatro notas en el
hayan manifestado simultáneamente talentos tan jugosamen- vibráfono y las dos arpas sobre un murmullo armónico de
te disímiles: ¿qué tienen en común las obras de Karlheinz las sopranos a 3 voces: a diferencia de la pieza anterior es
Stockhausen y de Luigi Nono, de Bruno Maderna y de Lucia- un número coral, donde la solista solamente interviene en la
no Berio y de cualquiera de ellos con las de Pierre Boulez, conclusión emergiendo de un bloque a 12 partes mientras la
más allá de su común búsqueda de nuevos lenguajes y dife- música expira misteriosamente sobre un trémolo de Si
rentes métodos de abordar el problema de la composición?. bemol, quinta nota de la tercera serie y segunda de la inicial,
Incluso en el caso de un mismo autor aparecen estilos y pro- última de la retrogradación traspuesta. El círculo se cierra.
cedimientos sumamente diferenciados de unas obras a otras. Pero el material de esta obra temprana tiene su corolario
Por remitirnos tan sólo al protagonista de esta nota, el con- (¿tal vez inconsciente?) en la última compuesta por Boulez
traste manifiesto entre dos obras coetáneas de 1948, como la para un gran conjunto instrumental: la bellísima Répons
Segunda Sonata y Le soleil des eaux es espectacular, pese a (1984, en su última versión). La obra requiere un grupo de
tratarse de dos cualificadas muestras del serialismo integral 24 intérpretes que ocupan el espacio central rodeados por el
más intransigente, pero también más refinado. El propio público que, a su vez, lo está por varios solistas (dos pianos,
Boulez ha insistido en su propósito de inscribirse como alba- arpa, órgano electrónico, xilófono, cimbalón y vibráfono)
cea de la herencia debussiana: y la realidad es que en la per- asociados a un dispositivo electrónico que, a través de alta-
fección y delicadeza de su música (y en su incuestionable voces que envuelven al conjunto, prolonga y disemina las
morbidez tímbrica) resonancias, espaciali-
PIERRE BOULEZ

resulta plenamente dis- zándolas y desplazán-


cernible la huella de la dolas en el tiempo (de
tradición francesa más ahí el título) a través
cualificada, la que de un ordenador cen-
enlaza a Rameau con tral. La obra nace, en
Ravel o con Fauré. último extremo, de un
Le soleil des eaux acorde de siete notas
utiliza dos poemas de (¿podría hablarse de un
René Char de un liris- modo?), sus transfor-
mo singularmente maciones y trasposicio-
luminoso (caniculaire, nes. Este agregado
como los describiera el (basado ahora en cuar-
propio Boulez) en que tas) consta de las notas
cada palabra condensa Si bemol, Re, Sol, La,
una imaginería de Do, Fa y Si natural: el
ardiente intensidad. La bajo armónico es la
versión inicial parte de misma nota con que
una música radiofónica concluía Le soleil des
para voces y orquesta eaux, pero las restan-
escrita para una pieza de Alain Trutat basada en el poeta de tes corresponden a las impares (1,3,5,7,9 y 11) de la serie de
Vaucluse: como muchas otras obras del compositor, es un la cantata, a las que se añade el Fa natural (que ocupaba la
texto cincelado con un cuidado exquisito que ha asumido sexta posición): un mismo material condensa así el núcleo
versiones diferentes —tres solistas y orquesta de cámara en del que nacen dos obras tan distintas y tan separadas tempo-
la de 1950, tres solistas y coro en la de 1958— que alcanza ralmente. La comprobación resulta conmovedora, porque
su forma definitiva en 1965, para soprano solista, coro mixto demuestra la profunda lógica de un pensamiento que podría
y una orquesta de considerables dimensiones que, en la pri- describirse mediante un término que tan sólo en apariencia
mera de las dos piezas, aparece tratada de modo cuasi came- cabría adjetivar de extémporáneo: su obvia y trascendente
rístico (en algún momento la cuerda llega a un divisi de 21 unidad de inspiración.
partes reales), mientras la segunda trabaja con violentos blo-
ques contrastantes de sonoridades masivas. El comienzo José Luis Téllez

4
316-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/2/16 15:16 Página 5
316-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/2/16 15:16 Página 6

CON NOMBRE PROPIO

CON NOMBRE GEORGE BENJAMIN

D
esde el periodismo musical e celona y en el Real de Madrid.
incluso desde la musicología Que fuera alumno de Olivier
parece existir un consenso no Messiaen en el Conservatorio de París
escrito que discrimina a la durante la segunda mitad de los años
música inglesa de la del resto del con- 70 no parece algo que pasar por alto.
tinente europeo, como si su natural Mucho retiene su obra del preciosismo
separación geográfica supusiera tam- y la exuberancia de la música del
bién una falla que motivara las tan a genio francés. Cuenta y reitera Benja-
menudo injustas comparaciones. Gran min que fue uno de los estudiantes
Bretaña siempre ha sido otra cosa, favoritos del autor de la Sinfonía
también en materia sonora. Y el justo Turangalila. Y que, por eso, a la
reconocimiento de su imponente muerte del maestro trabajó junto con
Henry Purcell permanece intocable, sí, la viuda, Yvonne Loriod, en la conclu-
pero... ¿y después? La retahíla de nom- sión del Concierto a cuatro que dejó
bres propios que seguirían se enume- inacabado. Cada grande tiene sus pro-
ran a menudo sin pasión, casi con pios hitos. Él regresó de Francia con el
PROPIO

condescendencia, quizás hasta llegar a suyo bajo el brazo pero todavía le


Benjamin Britten. Pero Britten nunca quedaría otro más, erigirse en el com-
fue un modernista como los que coci- positor más joven interpretado en los
naban la revolución en la órbita cen- célebres Proms londinenses. Sonaba
troeuropea. Luego la situación cambia- Ringed by the flat horizon (1980), una
ría, pero siempre faltaron lobos fero- pieza que, con 36 años a sus espaldas,
ces. Inmersos en la contemporaneidad resulta hoy de elevado interés y que
no negaremos a la figura guía del anunciaba, de forma clarificadora, los
avantgarde, Brian Ferneyhough, el terrenos que abonaría Benjamin con
papá de la new complexity, del más los años. Lejos de ser un compositor
difícil todavía. No hace mucho perdi- regresivo, hay en la música del inglés
mos a otro

Maurice Foxall
gran inglés,
Jonathan
Harvey, y
retenemos
con nosotros
al notabilísi-
mo Harrison
Birtwistle.
Luego, como
entrevera-
dos, una
retahíla de
neos; esos
ya nos gus-
tan menos.
Pero, como
todo, es dis-
cutible. Y Martin Crimp —libretista de Written on skin— y George Benjamin
claro, por
fin, George Benjamin (1960), caballero un colorido que la hace rápidamente
londinense, british de pura cepa. Se asimilable por audiencias mayores que
tiene la sensación de que siempre las que competen a la más estricta
estuvo ahí, un poco agazapado. Y así música contemporánea. Esto no hace
ha sido, hasta que llegó su momento, demérito de su obra, que transita ese
justamente con su ópera Written on finísimo hilo que permite ser aprobada
skin, que este mes se representa en por los adláteres del modernismo
días consecutivos en el Liceo de Bar- experimentalista y por los próceres del

6
316-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/2/16 15:16 Página 7

CON NOMBRE PROPIO


GEORGE BENJAMIN
Matt Lloyd / Faber Music

conservadurismo estético. En todo little hill, que se ofreció en una singu- de un juego de doble temporalidad los
caso no es este un debate que interese lar función en el foyer del coliseo. Dos personajes se inscriben a la vez en un
a Benjamin, pese a ser plenamente años después llegaría, como encargo marco contemporáneo, como meros
consciente de que su catálogo es cada del Festival de Aix-en-Provence, Writ- comentaristas de la acción, y también
vez más abrazado en las temporadas ten on skin, que luego se vería en la asumen los roles principales del drama
de orquestas sinfónicas y en las casas Royal Opera House de Londres cuando se adscriben al entorno medie-
de ópera y, a la vez, paulatinamente comenzando así un periplo, aun val; una construcción alambicada, muy
menos codiciado por los focos en los vigente, de reposiciones en otros esce- sagazmente desbrozada argumental-
que hoy se gesta la música avanzada. narios, una situación, reconoceremos, mente que ha hecho que el dúo
El Liceo ya dio muestras de inte- sorprendente tratándose de un título Crimp/Benjamin ya trabaje en un nue-
rés por la obra lírica del inglés progra- contemporáneo. El libreto, de Martin vo encargo operístico para 2018. Salu-
mando en 2010 la mini-ópera Into the Crimp, está basado en la leyenda del dada desde su alumbramiento con un
trovador Guillaume de Cabestanh, lo título referencial de la ópera en el siglo
que conecta el texto con uno de los XXI, lo cierto es que Written on skin,
DISCOGRAFÍA ESENCIAL relatos del proceloso Decamerón de como de repente la obra de Benjamin,
Giovanni Bocaccio. Mediante un hábil sí que capitaliza, como mínimo, uno
Written on skin. Purves, Hanni- juego de espejos, Benjamin teje musi- de los caminos por los que más firme-
gan, Mehta, Simmonds, Clayton. calmente una trama —en la que el mente transita esa modernidad que ni
Blu-Ray / DVD Opus Arte 2013 canto conecta con cierta idea del quiere solazarse en los tics del pasado
Into the little hill. Komsi, expresionismo no exenta de cierto ni tampoco busca la confrontación
Summers, Henschel. verismo (!) y en la que la música se intelectual.
Ensemble Modern. Ollu. acoge a una dramática y muy efectiva
Nimbus Records 2008 indefinición tonal— en la que a través Ismael G. Cabral
Palimpsests. At first light. Sudden
time. Ensemble Modern. Benja-
min. Nimbus Records 2003 Barcelona. Gran Teatre del Liceu. 16-III-2016.
Antara. Ringed by the flat hori- Madrid. Teatro Real. 17-III-2016.
zon. At first light. Panorama. Purves, Hannigan, Mead, Simmons, Murray. Mahler Chamber Orchestra.
BBC Symphony Orchestra. Director musical: George Benjamin. Director de escena: Benjamin Davis.
Nimbus Records 1989 Benjamin: Written on skin.

7
316-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/2/16 15:16 Página 8

AGENDA

Ciclo de Grandes Intérpretes


AGENDA PODERÍO Y EXPRESIÓN

A
rkadi Volodos es sinóni-

ARKADI VOLODOS
mo de la mezcla ideal
entre poderío y musicali-
dad, de un pianismo completo
que se ha ido imponiendo al
mismo tiempo que ha crecido
la personalidad de su intérpre-
te. Si siempre Volodos impre-
sionó por su bagaje técnico,
hoy lo hace igualmente por su
concepto interpretativo. Su gra-
bación de obras de Federico
Mompou dejó muy claro ese
equilibrio, esa capacidad para
dotar a su manera de tocar de
una expresividad casi poética.
En su vuelta al Ciclo de Gran-
des Intérpretes, el enorme pia-
nista ruso ofrecerá un progra-
ma en el que podrá revelarse
esa madurez: Tema y variacio-
nes, op. 18 y Klavierstücke, op.
76 de Brahms y la Sonata
D960 de Franz Schubert.

Madrid. Auditorio Nacional. 15-III-2016. Arkadi Volodos, piano. Obras de Brahms y Schubert.

Ciclo de Jóvenes Intérpretes


ALEXANDRE KANTOROW
DE CASTA LE VIENE

A
lexandre Kantorow procede de la mejor
escuela francesa. Sus maestros han sido
Pierre-André Volondat, Jacques Rouvier,
Jean-Phillipe Collard o Georges Pludemacher
entre otros y, en el Conservatorio de París,
Frank Bradley, aunque en lo musical, en lo
que toca a inteligencia y buen gusto, segura-
mente su mayor influencia haya sido la de su
padre, no por cierto un pianista sino el gran
violinista y director de orquesta Jean-Jacques
Kantorow, con quien ha grabado ya un disco.
Uno de los talentos más prometedores del
presente pianístico, en su programa en el
Ciclo de Jóvenes Intérpretes de la Fundación
Scherzo Alexandre Kantorow presenta un
programa completamente ruso, de alto vir-
tuosismo y, a la vez, de una gran originalidad
en cuanto a que las obras que propone no
Madrid. Teatros del Canal. 8-III-2016. son nada frecuentes: Scherzo a la rusa, Medi-
Alexandre Kantorow, piano. Obras de tación y Pasado lejano de Chaikovski, la
Chaikovski, Rachmaninov, Stravisnki/Agosti Sonata nº 1 de Rachmaninov, Tres danzas de
y Balakirev. “El pájaro de fuego” de Stravisnki en arreglo
de Agosti e Islamey de Balakirev.

8
316-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/2/16 15:16 Página 9

AGENDA

Capital Cultural Europea 2016

LA MÚSICA CONVERSA EN LA BELLA EASO

S
an Sebastián hace frente la participación, la conexión
al reto de posicionarse con Europa, la diversidad y
como referente siendo la convivencia; y hacerlo de
Capital Europea de la Cultu- la mano de los socios natura-
ra. Los pilares de la propues- les de la Capitalidad.
ta, basada en la cultura de la Desde una perspectiva
convivencia, se distribuyen meramente musical hay que
en cuatro faros temáticos: el mirar a las programaciones
faro de la paz, de la vida, de de festivales como Musikaste
las voces, y el faro del mar y de Errenteria, la Quincena
de la tierra, para transformar Musical o la temporada de la
la realidad sociocultural OSE. Otras iniciativas atraen
local e impulsar el talento la mirada por su originali-
creativo, sin dejar de expor- dad. Entre otras la comuni- con títeres diseñados por y el valor educativo.
tarlo fuera de la ciudad. El dad online de músicos euro- Nestor Basterretxea y música Además, Donostia acoge-
programa oficial de peos Emusik Experience de David Azurza, rendirá rá la ceremonia de los ICMA
DSS2016EU se complementa 2016 que, aprovechando la homenaje al mítico persona- International Classical Music
con Conversaciones, línea presencia de músicos en el je guipuzcoano. La propues- Awards. Los máximos galar-
diseñada para poner en diá- Festival Europeo de Escuelas ta Corale se compondrá a su dones de la clásica se entre-
logo la Capital Europea de la de Música, creará una comu- vez de tres actividades que garán en el Kursaal el próxi-
Cultura 2016  con la agenda nidad abierta y diversa fomentarán la reflexión mo 1 de abril.
cultural oficial de la ciudad, tejiendo toda una red de sobre el vínculo de una de Toda la información aquí:
generar proyectos específi- personas con un lenguaje en las tradiciones más enraiza- http://dss2016.eu
cos alrededor de la idea del común. La ópera infantil en das en el territorio de la
poder creador del intercam- euskera El gigante de Altzo- Capitalidad, la coral, con la Íñigo Arbiza
bio y difundir valores como Altzoko Handia, realizada identidad cultural, el folclore

Por la trascendencia de su teatro musical

GEORGES APERGHIS,
PREMIO DE LA
FUNDACIÓN BBVA

E
l Premio Fundación luces-, y los ha traducido en
BBVA Fronteras del Co- música. El jurado identifica
nocimiento en la catego- en su obra el espíritu de
ría de Música Contemporá- estos galardones, ya que
nea ha recaído en su octava traspasa las fronteras entre
edición en Georges Aperghis teatro y música. Ayer mismo
(Atenas, 1945) por reinventar el premiado lo expresaba
e innovar el teatro musical. así: “Para mí no hay fronte-
“Ha abierto un camino sin- ras entre la música y el tea-
GEORGES APERGHIS
gular en el ámbito del teatro tro, hay una continuidad en
musical que comprende nue- la que la acción teatral es
vos dispositivos escénicos”. una prolongación de la
El jurado ha destacado música y la música contiene El resto de los miembros son del Ensemble Intercontem-
también que el teatro musi- la acción”. Martin Kaltenecker, catedrá- porain (Francia); Winrich
cal de Aperghis ha captado El jurado de esta catego- tico asociado de Musicología Hopp, director artístico del
nuevos públicos y ha logra- ría está presidido por Philip- en la Universidad Diderot Musikfest Berlín y del Ciclo
do “incluir la música con- pe Albèra, director de Édi- París VII (Francia); Tilman de conciertos Musica Viva
temporánea en la experien- tions Contrechamps (Fran- Kuttenkeuler, director geren- (Alemania); Gianni Possio,
cia teatral común”. Para con- cia), y cuenta como secreta- te de la Orquesta Sinfónica profesor del Conservatorio
seguirlo ha jugado con toda rio con Ranko Markovic, de Radio Berlín (Alemania); de Milán (Italia); y Massimo
clase de elementos -voces, director del grado del Pro- Paolo Pinamonti, director del Acanfora Torrefranca, profe-
ruidos, gestualidad, lenguaje, grama de Música en la Uni- Teatro di San Carlo (Italia); sor del Centro Interdiscipli-
vídeos, espacio escénico y versidad de Zúrich (Suiza). Dimitri Vassilakis, pianista nar Herzliya (Israel).

9
316-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/2/16 15:16 Página 10

AGENDA

Necrología

CARLOS GÓMEZ AMAT

L
a desaparición de Carlos Gómez Amat (Madrid, 1929- originales Notas para
2016) pone fin a una forma de escuchar, entender y conciertos imaginarios.
escribir de música: llana, culta y penetrante. Ajena a la Se compendian allí
aridez del dato, alérgica ante la fácil erudición de la cita y varias opiniones que
generosamente sabia en su sustancia. La educación en el singularizaron su trabajo
comportamiento fue un principio al que Gómez Amat se como crítico en distin-
mantuvo fiel y aún enriqueció desde la subjetividad a la que tos medios, de manera
le llevó la fe en una vida sin trascendencia y la confianza en particular en El mundo
personas que quiso sentir trascendentales. desde la creación del
CARLOS GÓMEZ AMAT
Entre todas estuvieron aquellas que dieron forma a la periódico, su penúltima
música contemporánea española, a la que defendió desde la seña de identidad.
tribuna de profesor, la radio en los años de la SER, desde Varios premios confirmaron el acierto de muchas buenas
RCA donde promovió el primer disco dedicado a la vanguar- acciones. Entre todos el Nacional de Radiodifusión, el de la
dia y en muchos de sus textos. Es fácil recordar varias SGAE, la medalla al Mérito en las Bellas Artes y el Campoa-
monografías de compositores, el seductor relato de la músi- mor de Oviedo. Ninguno de ellos sobró porque quienes los
ca española del XIX con el que se compendió en tiempos concedieron sabían que era una entrega justa: a un hombre
modernos la historia de una época por la que sintió una honesto, talentoso en la respuesta, entrañable en el trato y
devoción heredada de su padre, el compositor Julio Gómez, generoso con su ciencia.
el dedicado a la Orquesta Sinfónica de Madrid en el nonagé-
simo aniversario en colaboración con Joaquín Turina y las Alberto González Lapuente

Del Liceu al Palau

ÓPERA EN SARRIÀ

E
l Teatre de Sarrià, mag- TEATRE DE SARRIÀ
cio con encanto, el coqueto
níficamente rehabilita- Teatre de Sarrià; de hecho,
do, se ha convertido en la colaboración de Montse-
una fuente de sorpresas líri- rrat Morera, presidenta del
cas gracias a la temporada teatro, es otro factor clave
estable de ópera de cámara en la buena marcha del pro-
impulsada por segundo año yecto, en el que también
por la asociación Amics de colaboran el Festival Rossini
l’Òpera de Sarrià, una aven- in Wildbad, la Casa Orlan-
tura artística dirigida por el dai, la Biblioteca Clarà y
tenor Raúl Giménez y el Amics del Liceu.
también tenor Marc Sala, Los proyectos incluyen
que asume la dirección eje- títulos infrecuentes, como Il
cutiva de la temporada. conte di Marsico, de Giusep-
Desde que, a finales del pe Balducci, una joya que
pasado año, estrenaron con de Joan Anton Sánchez y torio interpretadas por jóve- podrá verse en dos funcio-
gran exito una ópera de muy bien dirigida musical- nes voces con acompaña- nes programadas los días 9 y
Alberto García Demestres El mente por Assunto Nese, al miento pianístico; despidie- 10 de abril. Lejos de anclar-
màgic elixir, con dirección frente de la Orquesta Barce- ron el año con Anna Bole- se en el repertorio más trilla-
escénica de Joan Font —una lona Concertante. En el na, con Tina Gorina, Laura do, apuestan por la recupe-
excelente partitura al servi- reparto triunfaron especial- Vila y Marc Sala al frente del ración de títulos olvidados
cio de una trama protagoni- mente la soprano Sara reparto, lo han abierto con —el año pasado, en su pri-
zada por un grupo de jóve- Blanch, la única voz espa- La sonnambula, protagoni- mera temporada, rescataron
nes que montan L´elisir ñola premiada en la última zada por Minerva Moliner y Le cinesi, de Manuel Gar-
d´amore— han conseguido edición del Concurso Inter- Marc Sala y, el próximo 22 cía— o muy poco represen-
atraer al público con una nacional Francesc Viñas de de abril, ofrecerán La fille tados y que, por sus caracte-
muy interesante oferta artís- Barcelona, y la soprano du régiment. rísticas, no resultan apropia-
tica que enriquece la vida argentina Mercedes Gance- Hay dos factores clave dos para escenarios grandes
operística de Barcelona. do. Además de estos monta- en la filosofía de su tempo- como el Liceu. Por eso hay
La buena racha continuó jes, han puesto en marcha rada: la divulgación del que saludar con entusiasmo
el pasado 30 de enero con un ciclo divulgativo bajo el género operístico en monta- esta nueva temporada que,
el estreno de un notable título Òpera esprés, un for- jes de pequeño formato y la sin duda, anima la vida ope-
montaje de La cambiale di mato que presenta una voluntad de servir de plata- rística de la ciudad.
matrimonio, de Rossini, con selección de arias y escenas forma a las nuevas voces. Lo
inspirada dirección escénica de grandes titulos del reper- hacen, además, en un espa- Javier Pérez Senz

10
316-Pliego 1.qxp_Pliego 1 22/2/16 15:16 Página 11

AGENDA

Necrología

Bernabé Cordón
MIGUEL ROA (1944-2016)

U
n triste comunicado de los Teatros del Canal nos hizo
saber del fallecimiento, por infarto, del que fue director
musical y de orquesta durante veinticinco años en el
Teatro de la Zarzuela, Miguel Roa, en una residencia de Illes-
cas (Toledo), el día 4 de febrero a los 71 años. Sabíamos que
una extraña enfermedad degenerativa iba minando su vida.
Persona peculiar para todo aquél que le conocía, fue
siempre un defensor de la música española y sobre todo
apasionado por nuestro género lírico, cuyas partituras inter-
pretaba y estudiaba con asiduidad a la menor ocasión que
se le presentaba. Su carrera musical comenzó a los veinte
años cuando debutó al frente de una orquesta en el madrile-
ñísimo Teatro Eslava con Rigoletto tras cursar estudios en
Madrid, Roma, Bélgica e Illinois. Once años más tarde for-
maría parte de la Lyric Opera de Chicago y posteriormente MIGUEL ROA
del Teatro Massimo Bellini de Catania. En 1974 dirigiría el
repertorio operístico al Coro Nacional de España e impartiría
clases en la Escuela Superior de Canto. En 1978 comenzó su
labor como director de orquesta en el Teatro Lírico Nacional zarzuela, participó en los principales festivales y temporadas
de la Zarzuela y en el que alcanzaría, siete años más tarde, de óperas nacionales e internacionales. Su amistad con Pláci-
la dirección musical hasta 2011, fecha en que el INAEM do Domingo le impulsó proyectos y con quien amplió su ya
decidió unilateralmente prescindir de sus servicios. Al frente importante lista de viajes. Tampoco faltó en su carrera profe-
de esta compañía recorrió escenarios de todo el mundo con sional la numerosa aportación a la industria discográfica.
títulos como La Chulapona (París, Edimburgo y México), En 2014 los Teatros del Canal, con motivo del 70 cum-
Don Gil de Alcalá (México), La Verbena de la Paloma y La pleaños y los 50 de su comienzo como director de orquesta,
Revoltosa (Buenos Aires), La del manojo de rosas (Roma y celebrarían lo que ha sido un último homenaje a este gran
París), Luisa Fernanda (Scala de Milán y Washington Ope- maestro de la lírica española y a su dedicación. Todos los
ra), El gato montés (Washington) y Doña Francisquita (Was- que le conocíamos echaremos de menos también sus dotes
hington y Los Ángeles). de buen conversador y su jugoso anecdotario acumulado en
Roa tenía también una especial relación con la Compañía el camino recorrido y que nos regalaba con generosidad.
Nacional de Danza a la que dirigió en sus primeras produc-
ciones. Además de su intensa labor artística dedicada a la Manuel García Franco

Necrología

DENISE DUVAL (1923-2016)

D
ebo cometer una incorrección profesional: recuperar
mi recuerdo de la soprano francesa, a la cual vi estre-
nar en Buenos Aires La voz humana de Poulenc en
1959 y acabar bruscamente su carrera tras otro debut pulen-
quiano, Diálogos de carmelitas en 1965. En efecto, Denise
está ligada sutil y fuertemente al músico parigot por excelen-
cia, del cual dio a conocer sus tres óperas, las citadas y Los
pezones de Tiresias, dejó grabadas una porción de melodías DENISE DUVAL Y FRANCIS POULENC
con el autor al piano y un video de aquel monólogo con
palabras de Cocteau, dirigido por Dominique Delouche. Una
memoria más: la protagonista de La hora española de Ravel. No es casual que Poulenc y Cocteau la hubieran des-
Inolvidable el señorío de su figura, su fino talle, sus andares cubierto, durante la inmediata posguerra, cantando en una
de española a la francesa, sin el menor folclorismo y una revista de las Folies Bergères, y que el disimulado rétro del
matizada insinuación corporal. poeta, matizado de surrealismo, unido a las convincentes
Denise tenía una típica voz de soprano lírica francesa, armonías climáticas del compositor, la hayan peraltado hasta
personalizada por un arte atento, imaginativo y pleno de donde llegó a ser: un modelo de la moderna melodía de
carácter para la música de su país: timbre claro con una lige- cámara francesa. Afortunadamente, quedan numerosos regis-
ra veladura como para abordar las ambigüedades vocálicas tros discográficos de su arte y algún que otro melófilo super-
de su lengua y, sobre todo, una eficacia prosódica incompa- viviente como quien suscribe.
rable al abordar repertorios donde el peso literario del verbo
es decisivo. Blas Matamoro

11
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 12

ACTUALIDAD
BARCELONA

ACTUALIDAD De nuevo, Kunde en figura

EL “OTRO” OTELLO ESTUVO MEJOR


Gran Teatro del Liceo. 6-II-2016. Rossini, Otello. Gregory Kunde, Jessica Pratt,
Dmitry Korchak, Yihe Shi, Mirco Palazzi, Lidia Vinyes-Curtis, Josep Lluís Moreno,
Josepo Fadó y Beñat Egiarte. Coro y Orquesta Sinfónica del Gran Teatro del Liceo.
Director: Christopher Franklin.

A. Bofill
NACIONAL

Gregory Kunde y Jessica Pratt en Otello de Rossini en el Teatro del Liceo

Después de la mediocre su propia cosecha el papel vocal. Pasó apuros en la


BARCELONA

producción del Otello de Lucio, confidente de Ote- terrorífica aria de salida, pero
verdiano, el Liceu ha llo, necesario para solucionar pronto calentó la voz y sus
superado bien el regreso el doble final, tanto el trágico poderosos agudos impacta-
del “otro” Otello, el de como el ridículo lieto fine del ron al público. Brillantes por
Rossini, tras 139 años de estreno romano. Pero musi- estilo y solvencia vocal en su
ausencia. Recuperación calmente es una notabilísima debut liceísta los tenores
parcial, en versión de partitura que en su tercer Dmitry Korchak —sustituía a
concierto, pero con éxito, a acto se eleva a la categoría Lawrence Brownlee y triunfó
pesar de los contratiempos: de obra maestra por vocali- en el papel de Roderigo—, y
el doblete sobre el drama de dad e inspiración musical. Yijie Shi, impecable Iago.
Shakespeare ha sufrido la Probablemente, con un Especial mérito tuvo otra
peor plaga de cancelaciones director más experto en el debutante, Jessica Pratt —
de los últimos años. Dramá- estilo rossiniano que el esta- que sustituyó in extremis a
ticamente, no resiste la com- dounidense Christopher Julia Lezhneva—, incorpo-
paración con el de Verdi; Franklin, la versión concer- rando a su repertorio el
frente al magnífico libreto de tante habría sido aún más papel de Desdémona; le falta
Boito, Francesco Maria notable; con todo, el nivel peso vocal, pero acabó
Berio di Salsa elaboró el fue in crescendo pero con luciendo musicalidad, talento
suyo a partir de una traduc- demasiadas pifias, desajus- e imponentes facultades.
ción francesa, se alejó del tes, pasajes borrorosos y Buen nivel de Mirco Palazzi
original de Shakespeare con excesiva contundencia. Y como Elmiro, Lidia Vinyes-
muy poca fortuna teatral, Rossini pide justo lo contra- Curtis, que sustituyó a Josè
relegando a Yago a un papel rio: claridad, precisión, lige- Maria Lo Monaco en el papel
secundario, elevando a reza y fluidez. Triunfó el de Emilia, los comprimarios
Roderigo al rango de copro- tenor de los dos Otellos, Gre- y el coro.
tagonista, eliminando del gory Kunde, que impresionó
mapa a Cassio y creando de por su aplomo y valentía Javier Pérez Senz
12
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 13

ACTUALIDAD
ALICANTE / BARCELONA

Ádám Fischer y Pablo Ferrández

VIENA MEDITERRÁNEA

Kirill Bashkirov
Auditorio. 12-II-2016. Pablo Ferrández, violonchelo. Director: Ádám Fischer.
Obras de Beethoven, Haydn y Mozart.

en el que Mozart anticipa la


ALICANTE

Haydn, Mozart y Beetho- que fondo y forma


ven sustentan las esen- genial trascendencia que se funden en un
cias de la denominada caracterizó los movimientos sentido integral de
Primera Escuela de Vie- y pasajes lentos de sus últi- plenitud estética.
na, aquella que tendría mas sinfonías. El momento
una influencia determi- La presentación en Ali- más esperado fue la
nante en el romanticismo cante del joven violonchelis- Quinta Sinfonía de
del siglo XIX materializando ta madrileño Pablo Ferrán- Beethoven. Ádám
en música el Sturm und dez, fue otro de los alicientes Fischer, apoyado
drang, movimiento estético de esta cita sinfónica. La ten- por una orquesta
surgido del idealismo crítico sión que imprimió desde el poderosa que acri-
kantiano. Desde los primeros primer momento al Concier- sola la mejor tradi- PABLO FERRÁNDEZ
compases la Haffner-Sinfo- to núm, 1 en do mayor, Hob. ción vienesa, pudo
nie, K. 385 de Mozart, que Vllb: de Franz Joseph Haydn afrontar su interpretación las puso siempre al servicio
abría el programa, se pudo fue la impronta esencial de con la intención de ofrecer de la partitura, evitando en
apreciar el trepidante ímpetu toda su interpretación, sa- nuevas sensaciones a la todo momento caer en indi-
emocional que imprimió el biendo sacar la hermosa Quinta que cada uno lleva- caciones superfluas y artifi-
director a toda su actuación sonoridad de su Stradiva- mos dentro. En su ejecución cios mímicos, cada vez más
y que en el Allegro inicial rius, rico en armónicos, de desarrolló el sustancial oficio fomentados en la nueva
surge de forma concentrada, acusada belleza tímbrica y de que ha de tener todo director dirección y que pervierten
llegando a impregnar así el unas posibilidades dinámicas musical que se precie: senti- esta difícil y compleja profe-
carácter del resto de sus realmente admirables. La do de anacrusa, dominio del sión artística. Consiguió en
movimientos. Fischer, desde carrera de este intérprete espacio sonoro que se gene- esta obra universal de Bee-
una técnica verdaderamente está discurriendo por esa eta- ra en la orquesta así como en thoven generar las tensiones
depurada, paradójicamente pa de inquietud en la que la la resonancia del recinto y emocionales pertinentes a un
no acompañada por un gesto técnica se antepone a otras clara separación de hemisfe- auditorio serio, atento y sen-
elegante, manejó todos los consideraciones. Sin duda el rios en su comunicación; sibilizado. Esta velada hizo
resortes sonoros de la paso del tiempo hará que se izquierdo para la expresión y que Alicante se convirtiera
orquesta con gozosa compla- perfeccione su musicalidad, derecho para marcar el tem- en una Viena mediterránea.
cencia, aspecto que se inten- que ya es muy notable, y cie- po desde la métrica y el sen-
sificó en el sereno Andante rre ese círculo mágico en el tido rítmico. Estas cualidades José Antonio Cantón

Temporada de la OBC

MÁS MAHLER
Barcelona. Auditori. 24-I-2016. Nicholas Angelich, piano Director: Pinchas Steinberg. Obras de Granados, Liszt y
Mahler. 31-I-2016. Christiane Stotjin, mezzo. Coro Femenino Voxalba. Coro Aglepta. Coro Infantil Sant Cugat.
Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña. Director: Pablo González. Mahler: Sinfonía nº 3.

E
spléndido concierto bajo director israelí. La temperatu- na y ha escogido más Mahler palabras de Nietzsche que
la dirección de Pinchas ra del concierto se elevó en —la Tercera, que ya dirigió canta en el cuarto movimien-
Steinberg, músico de los la segunda parte con una en 2011—, para su reencuen- to. En su primera colabora-
pies a la cabeza, que dirigió memorable versión de la tro con la OBC. El resultado ción con la OBC, los coros
la OBC por última vez en Quinta Sinfonía de Gustav ha sido bueno pero no femeninos Aglepta y Voxalba
2012. Abrió el programa con Mahler. Bajo su experta guía, excepcional. Frente a la y el coro infantil Sant Cugat
una versión sin sobrecarga con un sentido del rubato y implicación emocional de los resolvieron bien su angelical
de azúcar del Intermezzo de una calidez en el fraseo de músicos con Steinberg, la intervención en el quinto
Goyescas, primer y modesto gran belleza, los músicos de respuesta con su extitular ha movimiento, dando paso a
homenaje a Enric Granados la OBC se entregaron a fon- sido menos satisfactoria. No la última etapa del largo via-
en el centenario de su muer- do en una apasionada ver- es cuestión de oficio; falla la je: la música sublime con la
te. También regresaba al sión, cuajada de antológicos química. González ha vuelto que Mahler expresa la gran-
Auditori Nicholas Angelich, detalles y bellísimas inter- a contar como solista con la deza del amor, un inmenso
que exploró con gusto y venciones solistas. cálida voz de la mezzosopra- Adagio final dirigido con
musicalidad la riqueza tím- Mahler tuvo el protago- no Christianne Stotijn, quien, serenidad y sinceridad
brica y el lirismo de del Con- nismo absoluto en la nueva en avanzado estado de ges- expresiva que fue lo mejor
cierto núm. 2 de Franz Liszt, visita de Pablo González. Se tación, expresó con emoción del concierto.
acompañado con oficio e despidió como titular el pasa- contenida el anhelo de eter-
inspiración por el veterano do mes de mayo con la Nove- nidad que palpita en las Javier Pérez Senz

13
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 14

ACTUALIDAD
BARCELONA

Temporada de Música Antigua del Auditori

GARDINER, GRAN MOZARTIANO


Barcelona. Auditori. 24-I-2016. The English Baroque Soloists. The Monteverdi Choir; Amanda Forsythe,
soprano. Hannah Morrison, soprano. Gareth Treseder, tenor. Alex Ashworth, barítono. Director: John Eliot
Gardiner. Obras de Mozart.

Sim Canetty-Clarke
a interpretación de la partes respectivas mantina de la Sinfonía nº 41
transcendente Gran misa del cuarteto vocal y en do mayor, “Júpiter” y en
en do menor de Mozart lo hicieron con voz ambas obras concertó los
por los conjuntos creados suficiente y adecua- estupendos elementos con
por Gardiner y que él dirigía ción estilística. De que contaba de una manera
supuso, sin duda, un auténti- las dos buenas que volvió a evidenciar su
co acontecimiento, entre los sopranos solistas, excelencia, su capacidad
más destacados de la tempo- Hannah Morrison y para aunar rigor con flexibili-
rada musical barcelonesa. El Amanda Forsythe, dad, transparencia con fuer-
Coro Monteverdi estaba en fue sobre todo esta, za, equilibrio con adecuado
esta ocasión compuesto de que cantó la parte resalte de las intervenciones
dieciséis miembros y sonó de primera soprano, solistas instrumentales o
de una forma tan redonda, quien sobresalió en vocales. Se mostró así como
con un empaste tan perfecto, la interpretación de un profundo mozartiano y
un equilibrio entre las voces su bellísima parte, convirtió en los mejores
tales que lo hicieron un ins- igual de excelente mediadores de Mozart a los
trumento perfecto para ver- en la agilidad de las músicos que dirigía. Como
ter la maravillosa partitura coloraturas y en la para rubricarlo ofrecieron
mozartiana, dar la mejor sobria expresión de como propina una versión,
cuenta de la transparencia de la emoción mozar- que nos mantuvo en suspen-
sus texturas y producirse con tiana. Coro y solistas so casi extático, del Ave
una flexibilidad ejemplar, vocales contaron Verum Corpus, esa inefable
sutil en las modulaciones, con un soporte per- partitura que, por sí sola, nos
seguro y potente en el con- fecto, una orquesta JOHN ELIOT GARDINER convence de que Wolfgang
trapunto. Dos de sus compo- de exquisita sonori- Amadée Mozart estaba toca-
nentes, el tenor Gareth Tre- dad —sin problemas en la de instrumentos originales. do por la gracia.
seder y el barítono Alex emisión de los metales natu- Gardiner la había dirigido
Asworth cantaron además las rales, de las maderas a cargo antes en una versión dia- José Luis Vidal

Palau 100

SABER SER EXCESIVO


Barcelona. Palau de la Música. 31-I-2016. Orquesta del Concertgebouw. Jean-Yves Thibaudet, piano. Semyon
Bychkov, director. Obras de Beethoven y Richard Strauss.

E
n arte no es fácil ser héroe que, en el colmo del Dirigida sabiamente, sin exceso straussiano. En la pri-
excesivo, desmesurado y narcisismo, resulta ser el pro- especial espectacularidad ni mera parte de la sesión se
ser, también, bueno. Se pio compositor, pues en el histrionismo pero con mati- había interpretado el Quinto
circula por un camino muy movimiento titulado “Las ces, con ideas claras y acerta- concierto para piano “Empe-
estrecho flanqueado por el obras de paz del héroe” cita, das por Semyon Bychkov, rador” de Beethoven. La
ridículo y el autoengaño sin el menor rubor, sus pro- director especializado en orquesta estuvo bien, las
patético. Wagner supo ser pios poemas sinfónicos com- obras “difíciles” que requie- maderas excelsas, el director,
excesivo, Berlioz, a su modo, puestos anteriormente. ren manejar muchos efectivos también, pero el pianista,
también supo serlo, los dos Ein Heldenleben requiere (en Barcelona dirigió hace Jean-Yves Thibaudet, tras un
tenían plena conciencia de para que todo vaya bien, una años una memorable “Terce- primer y un segundo movi-
ser genios. Richard Strauss, el orquesta de muy alto nivel ra” de Mahler) la orquesta, mientos apenas correctos,
autor que nos ocupa, tam- pues, en música, las dimen- incómodamente apretujada atacó el rondó final de un
bién fue un maestro en este siones de los naufragios sue- en el escenario del Palau, modo desquiciado, substitu-
asunto y su más seductor len ser directamente propor- exhibió la redondez de soni- yendo la energía por furia,
exceso es Ein Heldeleben cionales al tamaño de los do de sus maderas, la seguri- alterando el fraseo y con una
(Una vida de héroe) su último excesos. Por suerte se contó dad y poder de sus metales, articulación irregular y confu-
poema sinfónico. La obra en esta ocasión con un con- la opulencia de una cuerda sa. Quizá quiso ser brillante-
exhibe una orquestación sun- junto de primerísima catego- que puede llegar a funcionar mente excesivo pero no le
tuosa que exige una orquesta ría mundial, una verdadera como un gigantesco pulmón. salió bien. Lo dicho: ser exce-
gigantesca, desmesurada, leyenda, la célebre, querida y El resultado fue totalmente sivo no es fácil.
para contar en tres cuartos de veterana Orquesta del Con- satisfactorio y el público que-
hora la vida y milagros de un certgebouw de Amsterdam. dó rendido ante el seductor Xavier Pujol
14
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 15

ACTUALIDAD
BILBAO

Temporada de la ABAO

UNA AMINA
Palacio Euskalduna. 23-I-2016. Bellini, La Sonnambula. Jessica Pratt, Antonino Siragusa, Mirco Palazzi,
Elena Sancho, Itxaro Mentxaka, José Manuel Díaz, Alberto Núñez. Coro de Ópera de Bilbao. Orquesta
Sinfónica de Bilbao. Director musical: José Miguel Pérez Sierra. Director de escena: Pier Luigi Pizzi.

Moreno Esquibel
BILBAO

Puede ser fácil subesti- un poco ahogada dentro de en el repertorio italiano del remos su Elvino en 2005) y a
mar La Sonnambula por los límites del libreto de XIX. Con todo, si lo impor- las limitaciones de una voz
la ingenuidad de su argu- Romani, y ello sin tener en tante en Bellini son las descolorida, dura, pálida,
mento, que ciertamente cuenta que en el Euskalduna voces, estas funciones nos muy poco atractiva, que tien-
resiste bastante mal el —que no es un teatro de dieron la alegría de escuchar de a apretarse aún más en las
paso del tiempo. Pero, ópera, sino un auditorio bien a Jessica Pratt en un papel notas altas, tan abundantes e
gracias a esa ingenuidad, grande— estas puestas en que canta a un nivel impre- importantes en esta ópera.
Bellini pudo volcar su inago- escena tan abiertas pasan fac- sionante, con una voz purísi- Por el contrario, Mirco Palaz-
table fantasía melódica sobre tura a las voces, sobre todo ma, límpida y cálida (un tan- zio hizo valer una voz redon-
la partitura sin necesidad de cuando piden a los solistas to exigua en el centro), agu- da y equilibrada, aunque lige-
dedicar ni una pizca de ener- cantar desde el fondo del dos y sobreagudos en pleni- ramente entubada, en favor
gía al drama, logrando hacer escenario. tud, emisión aérea, excelen- de un Conde bien provisto de
de ella la más belliniana de Debe de haber alguna tes picados y, muy especial- entidad y nobleza. Una pena
todas sus óperas, la más cen- razón por la que la ABAO mente en la soberbia escena que Elena Sancho tuviese que
trada en las líneas vocales, la sólo confía en el buen direc- del sonambulismo, amplias lidiar con una evidente indis-
más puramente belcantista. tor que es José Miguel Pérez frases entreveradas de melan- posición (fue sustituida por
Esa idea de la melodía como Sierra para óperas belcantis- colía. Poco a poco, Pratt se Marina Monzó en las restan-
valor absoluto se lleva muy tas, en las que siempre está convirtiendo en la legíti- tes funciones), ya que descu-
bien con puestas en escena muestra su oficio como ma heredera de las grandes brió al público maneras de
que, como la de Pizzi para acompañante de voces pero belcantistas que un día muy buena cantante, como lo
el Bolshoi, crean espacios también eventuales pérdidas encontraron en Amina los hizo la veterana Itxaro Ment-
abiertos, diáfanos, lumino- de pulso que en más de una “cálidos acentos de expre- xaka, a quien el programa de
sos, confortables para los ocasión comprometieron la sión” a los que Bellini decía mano recordaba en el mismo
cantantes y fáciles para el continuidad del primer acto deber su éxito. papel de Teresa y en esta
público, que puede centrar de esta Sonnambula. Mucho A Siragusa no le bastó misma ciudad nada menos
toda su atención en la músi- mejor el segundo, más vivo y con cantar con gusto, elegan- que en 1990: una gran madre
ca. Lo que no tiene esta pro- fiel al tono idílico de la obra, cia y en perfecto estilo para para una Amina con voz,
ducción del Bolshoi es dina- en el que dio otro aire tanto superar el doble desafío de cuerpo y alma.
mismo, una mínima chispa al coro como a una orquesta enfrentarse al recuerdo de
en la dirección de actores, nunca demasiado excitante Juan Diego Flórez (no olvida- Asier Vallejo Ugarte

15
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 16

ACTUALIDAD
BILBAO

Sociedad Filarmónica

DULCE Y AMOROSA
Bilbao. Sociedad Filarmónica. 29-I-2016. Cuarteto Ebène. Obras de Haydn, Debussy y Beethoven. 10-II-2016.
Olga Peretyatko, soprano; Giulio Zappa, piano. Obras de Rimski-Korsakov, Chopin, Rachmaninov y Rossini.

Scholzshootspeople
uvo que cancelar base a enérgicos ras, pero también con pun-

OLGA PERETYATKO
Raphaël Merlin, violon- ataques, fuertes tuales estridencias que no
chelista del Ebène, debi- contrastes, con- hicieron acto de presencia
do a una operación de últi- tundentes articu- ni en Rachmaninov (inten-
ma hora, pero hubo suerte y laciones y, cuan- sas, profundas, llenas de
Antoine Lederlin, del Belcea, do lo demandaba lirismo las canciones Zdes
estaba disponible para susti- la música, una chorosho y Ne poj krasavica)
tuirle. Y aunque seguramen- delicadeza extre- ni en Rimsky-Korsakov, dos
te ellos notaron el cambio, ma. compositores con los que
dio la impresión de que los Olga Peret- parece tener igualmente una
resultados no podían haber yatko es una afinidad natural. No dejó tan
sido mejores, ya que ofrecie- estupenda sopra- buenas sensaciones el pia-
ron un Haydn (segundo de no que no entu- nista, un Giulio Zappa sólo
los Op. 20) fresco, espontá- siasmará a los correcto como acompañante
neo y de admirable transpa- amantes de las —lo que es a todas luces
rencia, aún con un pie en el voces amplias, insuficiente para sustituir a
barroco, un Debussy (Cuar- grandes y volu- toda una orquesta rossinia-
teto en sol menor) en cons- minosas, pero en una sala tado por escenas de El turco na— y muy gris como solis-
tante búsqueda de innovado- como la de la Filarmónica la en Italia, El barbero de Sevi- ta en archiconocidas, y por
ras posibilidades sonoras y suya muestra color, cuerpo, lla, El viaje a Reims y Semi- ello enormemente peligro-
un Beethoven (el descomu- igualdad y hasta cierta den- ramide, cantadas las cuatro sas, piezas de Chopin y
nal Cuarteto en do sostenido sidad en los graves. En su muy en estilo, con fantasía Rachmaninov.
menor, op. 131) de fabulosa recital cabía esperar lo en el fraseo, buenas notas
modernidad, cimentado en mejor de Rossini, represen- altas y espléndidas coloratu- Asier Vallejo Ugarte

Temporada de la BOS

PRIMERAS VECES
Bilbao. Palacio Euskalduna. 22-I-2016. Orquesta Sinfónica de Bilbao. Violín y director: Giuliano Carmignola.
Obras de Vivaldi. 5-II-2016. Leticia Moreno, violín. Director: Eduardo Portal. Obras de J. Strauss, Saint-Saëns,
von Suppé, Dvorák, Ravel y R. Strauss. 12-II-2016. Director: Giancarlo Guerrero. Mahler, Sinfonía n° 6.

L
Chad Driver

a revolución que ha vivi- Eduardo Portal hubie- al mundo de los Kinderto-


do estas últimas décadas se preferido debutar tenlieder, más fúnebre y
la interpretación de la con un programa de sombría que realmente trági-
música barroca ha alejado a mayor empaque, pero ca, aunque todos los temas
Vivaldi de las temporadas de supo aprovechar la de los movimientos extre-
las orquestas sinfónicas, pero oportunidad que le mos estuvieron dotados de
GIANCARLO GUERRERO

ahora que las cosas parecen brindaba la suite fuerza, de poderío y de con-
haberse serenado es buen (1945) de El caballero sistencia, favorecidos por
momento para ampliar de la rosa de Richard una orquesta muy reforzada
repertorio y ofrecer al públi- Strauss para mostrar en la que, puede que preci-
co, de la mano de quienes sensibilidad con sus samente por ello, se escu-
mejor conocen esas músicas, amplias curvas meló- charon ciertas pifias que no
nuevas perspectivas de obras dicas y con sus sun- suelen ser habituales. Gue-
que probablemente muchos tuosos timbres orques- rrero administró con eficacia
crean amortizadas para siem- tales. En las oberturas los instantes de mayor ten-
pre. Y tener al vibrante Giu- de Poeta y campesino sión orquestal y colmó las
liano Carmignola en Las cua- de Von Suppé y de El líneas del Andante de un
tro estaciones es un lujo al murciélago de Strauss, como caprichoso de Saint-Saëns profundo patetismo. A los
que la orquesta, reducida y en la Obertura Carnaval de como en la Tzigane de aplausos del público se
con Massimo Spadano como Dvorák, mostró energía y Ravel. sumaron los de la propia Sin-
sensacional concertino invi- buen pulso, de igual forma Pero la gran sorpresa en fónica, como suele suceder
tado, respondió con la natu- que Leticia Moreno, cálida, estas tres jornadas vino de la cuando entre orquestas y
ralidad, el dinamismo y el musical, virtuosa, de sonido mano de Giancarlo Guerrero directores surgen amores a
sentido común que de ella no demasiado grande, hizo —director musical de la Sin- primera vista.
cabía esperar. valer su personalidad tanto fónica de Nashville— en una
Es muy probable que en la Introducción y rondó Sexta de Mahler muy cercana Asier Vallejo Ugarte
16
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 17

ACTUALIDAD
EL ESCORIAL

X Febrero Lírico de San Lorenzo de El Escorial

HISTORIA DE
UN MARINO
Real Coliseo de Carlos III. 13-II-2016. Luz y Norte. Obras
de Ortiz, Hidalgo, Bataille, Martín y Coll, Ceruti y anónimos.

LUZ Y NORTE

HELENE GRIMAUD

WATER
Historia de un marino es cusión (todos ellos, fidedig-
EL ESCORIAL

un viaje musical por la na muestra de ese espectacu-


España del pasado. Por la lar momento por el que atra-
España peninsular y por viesa la música antigua en
la España americana. Un nuestro país). El programa Hélène Grimaud, una de las pianistas más célebres
viaje de ida y vuelta, que tiene mucho de magia no
se inicia en las postrime- sólo por lo evocador de un del mundo, reconocida por la intensa emocionali-
rías del siglo XVI (Diego tiempo remoto pleno de dad de sus interpretaciones, presenta un precioso
Ortiz), que tiene su meollo esplendor (en lo político y
en el siglo XVII (Juan Hidal- en lo cultural), sino por la llamamiento a la naturaleza.
go, Juan Bautista del Vado y calidad de las piezas selec-
Gabriel Bataille) y que con- cionadas, algunas de ellas “Water” un proyecto evocador, experimental y
cluye en los albores del bien conocidas (especial-
XVIII (Roque Ceruti y Anto- mente, los tonos humanos
muy personal en el que combina dos de sus gran-
nio Martín y Coll). Un viaje de Hidalgo Esperar, sentir, des pasiones: la música y la naturaleza.
que presenta como principa- morir y La noche tenebrosa,
les naves a las dos grandes o el air de cour El baxel está
aportaciones instrumentales en la playa, de Bataille) y
que hace España al renaci- otras no tanto, como la bellí-
miento y al barroco: el arpa sima cantata En la rama
de dos órdenes y la vihuela frondosa, de Ceruti (nacido
de arco (que, por muy espa- en Milán cuando era domi-
ñola que sea, ha acabado nio español y fallecido en la deutschegrammophon.com universalmusic.es
sucumbiendo ante la pujanza Lima virreinal) o una precio-
del idioma italiano en la ter- sa miniatura anónima, Dulce
minología musical y ahora Jesús mío, descubierta hace
se denomina universalmente no mucho en las misiones
viola da gamba). chiquitanas de Bolivia por el
La idea de este imagina- infatigable Piort Nawrot,
rio periplo es del joven gru- polaco sacerdote jesuita y
po Luz y Norte, integrado musicólogo. En esta última,
por el tenor Víctor Sordo, la Águeda no sólo tañe el arpa,
arpista Sara Águeda y la vio- sino que aúna su voz a la de
lagambista Calia Álvarez, a Sordo para culminar con este
quienes en esta ocasión se momento sublime una vela-
han unido Pablo Zapico, da memorable.
vihuela de mano y guitarra
barroca, y Daniel Garay, per- Eduardo Torrico

17
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 18

ACTUALIDAD
JEREZ

Temporada del Villamarta

MÁS YAGO QUE OTELO


Teatro Villamarta. 30-I-2016. Verdi, Otello. Albert Montserrat, Yolanda Auyanet, José Antonio López, María
Ogueta, Emilio Sánchez, Manuel de Diego, Luis Álvarez, Andrés Bey, Luis Martín. Coro del Teatro Villamarta.
Orquesta Filarmónica de Málaga. Director musical: Carlos Aragón. Director de escena: Alfonso Romero.

Javier Fergo
José Antonio López, María Ogueta, Yolanda Auyanet y Albert Montserrat en Otello de Verdi en el Teatro Villamarta.

ta excelencia haciendo valer correcta en los dos primeros ajustado Rodrigo de Manuel
JEREZ

A menudo, la humildad
no es una opción libre, precisamente la parvedad de actos y rebosante de aplomo de Diego. Menos acertados
sino una mera y llana recursos, asumiendo, por e imán escénico, musicalidad estuvieron, a mi entender,
necesidad. A menudo, ejemplo, el reciclaje como un e inteligencia en sus momen- Emilio Sánchez, un Casio
esa humildad forzada y valor añadido, como una vir- tos fuertes del comienzo del en las fronteras de lo sufi-
como a regañadientes fuerza tud nacida de la propia nece- acto IV, donde consiguió por ciente, y el Ludovico de
la ocasión de replantear las sidad. A ello nos empujan momentos el raro hechizo de Luis Álvarez, aparentemen-
cosas y acaba brindándonos los vientos que soplan, cada detener el tiempo. te de mero trámite, profe-
la oportunidad de construir vez más alejados de los Encarnaba el rol titular el sional, sí, mas sin el empa-
una grandeza más sólida, excesos y las vacas gordas. baritenor catalán Albert que que se le presumía por
más auténtica y duradera. Así un solo elemento, el Montserrat, un Otelo impe- anteriores recreaciones con
Una vez aclarado, asumido e armazón de un barco, puede tuoso y aguerrido, general- su firma.
interiorizado nuestro calami- adaptarse de mil maneras mente eficiente y acertado Las exigentes partes cora-
toso estado actual, las cartas para transformar la escena en la faceta de spinto, pero les fueron asumidas con
sobre la mesa parecen per- sin rupturas, prestándole a excesivamente insípido, gris mejor fortuna de lo que en
mitir un solo juego: en la su vez un hilo de continui- e inane en los pasajes más principio parecía previsible
ecuación que equipara la dad al drama. líricos, sobrevolados sin por el coro titular del Villa-
calidad al resultado de la Vocalmente hubo dos hallar el tono adecuado, sin marta, que anduvo en gene-
suma de recursos e inteligen- figuras sobresalientes, dentro pena ni gloria. Aunque no ral pulcramente afinado y
cia la parte del león ha de de una tónica de correcta y cabe descartar que Monse- empastado, ágil y exacto en
desplazar su peso desde el aséptica profesionalidad: en rrat llegue a perfilar el perso- las entradas. Carlos Aragón,
primer término al segundo. primer lugar, el Yago de José naje con mayores fuerza, por su parte, firmó tal vez
Bien valdría el Otello Antonio López, de gran pre- relieve y viveza en un futuro uno de sus mejores trabajos
villamartino objeto de este sencia escénica e indudables más o menos cercano, lo desde el podio al frente de
comentario, procedente en dotes actorales, delineado cierto es que a día de hoy la una Filarmónica de Málaga
su vertiente escénica del con trazo firme y personali- faceta más lírica del rol se le escuálida en la sonoridad,
Teatro Principal de Mallorca, dad rotunda, cantado con desdibuja. pero dúctil y empática en su
como ejemplo ajustado de lo convicción, genio y recove- Del elenco restante servicio al drama.
que decimos: se trataría de cos; de otro lado, la Desdé- merecen plácemes la eficaz
escalar la cima de una discre- mona de Yolanda Auyanet, Emilia de María Ogueta y el Ignacio Sánchez Quirós
18
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 19

ACTUALIDAD
LA CORUÑA / MADRID

Temporada de la Orquesta Sinfónica de Galicia

DE LA FRIALDAD AL ENTUSIASMO
Palacio de la Ópera. 22-I-2016. Orquesta Sinfónica de Galicia. Tiny Mathot, clave. Director y clave:
Ton Koopman. Obras de C. P. E. Bach, Mozart y Haydn. 29-I-2016. Dmitri Mayboroda, piano. Director:
Lorenzo Viotti. Obras de Rueda, Gershwin y Prokofiev. 
LA CORUÑA

Tras su gira en Abu-Dah- mos abandonando un  poco tunada porque apenas ruso, Dmitry Mayboroda, y el
bi, la Sinfónica ha plante- este maravilloso repertorio se escuchaban. Tampoco director ítalo-franco-suizo
ado unas pequeñas vaca- para dedicarnos de preferen- Haydn despertó grandes Lorenzo Viotti. Realizaron
ciones; la actividad habi- cia al sinfonismo romántico y entusiasmos; tal vez se eligió una notable labor en el Con-
tual se desarrollará a par- postromántico. El público se una de sus sinfonías menos cierto en Fa, de Gershwin;
tir del 19 de Febrero, por mostró bastante frío con el atractivas (“Milagro” Hob. I: pero lo que pprovocó las
lo que daremos cuenta genial hijo de Bach del que 96). Hubo de ser Mozart aclamaciones fue una formi-
de ella posteriormente. escuchamos dos sinfoní- quien devolviese el entusias- dable versión de la Sexta
Quedan por comentar dos as  (183/ 1 y 4) y el Concier- mo a la audiencia con su Sinfonía de Prokofiev, lleva-
conciertos de enero. Ton to para dos claves Wq 46; en Serenata nocturna nº 6 K. da con mano maestra por la
Koopman realizó un precio- este caso, la rezagada posi- 239. Dos jóvenes intérpretes batuta.
so concierto centrado en el ción de los delicados instru- han encantado a los aficiona-
Clasicismo. Creo que esta- mentos no resultó muy afor- dos coruñeses: el pianista Julio Andrade Malde

Reposición de la ópera de Marco

ESENCIAS CERVANTINAS
Madrid. Teatros del Canal. 28-I-2016. Tomás Marco, El caballero de la triste figura. Alfredo García,
María José Suárez, Eduardo Santamaría, María Rey-Joly. Miembros de la Orquesta y el Coro Titulares
del Teatro Real. Director musical: Manuel Coves. Director de escena: Guillermo Heras.
MADRID

Jaime Villanueva
Se trata de la reposición moso libro y logra cho con una tesitura
de una ópera de composi- soluciones líricas de tenor que viene a
tor español contemporá- y dramáticas para darle un sentido de
neo. Y sabemos que si varios momentos contraste espiritual
estrenar una ópera es difí- cumbre de la con el Caballero. La
cil, reponerla es un mila- narración. Uno de cascada de timbres,
gro. En el caso de El caballe- los alicientes de insinuaciones sonoras
ro de la triste figura, de ver esta ópera es, y secuencia de músi-
Tomás Marco, ha merecido la ante el programa cas y lirismos la llevó
pena. Los mimbres de la pro- previsto, asistir a con mano firme
puesta son sencillos en apa- cómo resuelve el Manuel Coves. La
riencia: un conjunto de cáma- compositor y puesta en escena de
ra inhabitual que desconoce libretista cada “gran momen- que don Quijote vela las Guillermo Heras es muy ima-
familias y potencia timbres, to” (Velando las armas, Moli- armas, por ejemplo; o la ginativa, bastante ágil, y está
que incluye un decisivo sinte- nos-gigantes, Cueva de Mon- sonoridad de conjunto y al servicio de la obra misma,
tizador, que se sirve de varias tesinos, Clavileño, Barata- coro para el “ejército” de algo habitual en este director.
gradaciones de percusión ria…) con solo cuatro solis- ovejas; o la respiración de Imaginativas también las core-
(esto es, desde las más sutiles tas (uno de ellos, el barítono sintetizador, orquesta y coro ografías de Mónica Runde. El
hasta las contundentes); una que canta don Quijote, aca- para el “vuelo” de Clavileño. espacio escénico es mínimo,
convivencia de inspiraciones para vocalidad y presencia) y Hay muchos detalles en esta pero lleno de sentido, donde
de época y de propuesta un pequeño coro (aquí, ópera de cámara de algo más los objetos, los interiores, el
moderna, más que vanguar- femenino, 4 y 4; pero podría de una hora y media, y campo, se sugieren y apenas
dista: diríamos “fusión” más ser infantil), más cuatro bai- merecerían ser señalados. si se nos propone un sillón,
que eclecticismo, pero aquel larines (la coreografía es Las prestaciones de los una sugerencia de los textos
término invita a otras evoca- importante en la definición solistas son de muy buen de Cide Hamete a modo de
ciones; una vocalidad variada dramática de muchas esce- nivel. Además del excelente paneles, poco más. Pudimos
y rica, que trata de hacer nas, porque Marco las define Alfredo García en el protago- ver esta bella propuesta en la
comprensible el texto; un a veces mediante el conjunto nista, María José Suárez des- llamada Sala negra de los Tea-
humor muy medido, que no y la sugerencia, sin la voz). Y pliega la narración y sirve de tros del Canal. Salvo por el
es traducción del de la narra- la recompensa de la espera enlace entre escenas; Maria acceso, el espacio escénico
ción, sino propuesta nueva, es ver que las soluciones son Rey-Joly de desdobla en no es ningún menoscabo; es
por ser escénica; todo con un adecuadas o excelentes. Y varios personajes, unos muy una excelente tercera sala de
coro y unos solistas cuyo eso se ve desde el principio reales, otros ideales, como este inquieto conjunto de
detalle veremos. mismo de la secuencia, des- Montesinos o la misma Dulci- espacios escénicos.
Marco no resume el Qui- pués del largo prólogo: la nea. Completa el reparto
jote. Extrae esencias del her- nocturnidad de la noche en Eduardo Santamaría, un San- Santiago Martín Bermúdez

19
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 20

ACTUALIDAD
MADRID

Temporada del Teatro Real A Tomás y Valiente

MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES RECUERDO


Madrid. Teatro Real. 19-II-2016. Wagner, La prohibición de amar. Christopher Maltmann Madrid. Auditorio Nacional.
(Friedrich), Peter Lodahl (Luzio), Ilker Alcayürek (Claudio), Manuela Uhl (Isabella), María Miró 13-II-2016. Orfeón
(Mariana), Ante Jerkunica (Brighella). Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real. Director Donostiarra. Patxi Azpiri
musical: Ivor Bolton. Director de escena: Kasper Holten. Múgica, pianista. Director:
José Antonio Sainz Alfaro.
Obras corales de zarzuela,

Javier del Real


ópera y canciones populares.

L
a Universidad Autónoma
de Madrid (UAM) cele-
bró, dentro de su XLIII
Ciclo de Grandes Autores e
Intérpretes de la Música el
concierto “Músicas por la
paz”, protagonizado por el
ya más que centenario Orfe-
ón Donostiarra dirigido por
el ya veterano José Antonio
Sainz Alfaro y que ha servido
como homenaje al profesor
Francisco Tomás y Valiente.
Con un Auditorio en lle-
no absoluto se escuchó un
repertorio coral de zarzuelas
de diversos autores: Sorozá-
bal (Don Manolito), Soutullo
y Vert (La del Soto del
Parral), Chapí (El rey que
rabió), Chueca (Agua, azu-

B
rilló el Real en esta lugar de Wagner, respetando Eficacísimos, los comprima- carillos y aguardiente y La
recuperación por el la intriga, todo resultó verosí- rios. Bolton condujo con Gran Vía), Bretón (La verbe-
esplendor de sus mil. Arropada por la suntuo- energía, sentido del relato, na de la Paloma) y Manuel
masas, la perfección de su sa y cromática guardarropía opulencia de timbres y un Penella (Don Gil de Alcalá)
montaje y la relojería infali- del propio Aarfing, la acción molesto desequilibrio de al que siguió, para concluir
ble del complejo reparto, fue farsesca, con un punto volúmenes como si no escu- su primera parte, con unas
incluido en él la iluminación de grotesco, movida y, cuan- chara a los cantantes. atrayentes canciones popula-
de Bruno Poet y el video do cuadraba, finamente des- Lo peor de la noche fue res como Negra sombra
diseñado por Luke Halls. fachatada. En fin, nadie se el joven Wagner. Su obra, (Juan Montes), la muy inspi-
Sobre un escuálido dispositi- aburrió y una platea atenta como él mismo llegó a juz- rada habanera de Iradier, La
vo dramático y musical, Kas- en la noche del estreno pudo garla, es híbrida, pobre de Paloma, y La golondrina de
per Holten ha resuelto un acreditarlo. ideas (acaso un par de ellas, José Pagán. Seguirían, en la
espectáculo colorido y diver- El elenco fue entre digno una traspuesta a Lohengrin), segunda parte del concierto,
tido. Se ha valido de una y brillante, descolló Uhl por una indefinición formal y páginas emblemáticas de
escenografía arquitectónica lo exigido y prolongado de genérica, una lista de paren- coros de óperas: Cavallería
de Steffen Aarfing, basada en su parte: voz carnosa, de tescos pobremente imitados rusticana (Mascagni), Na-
un juego de escaleras que se volumen insolente, registros (Rossini, Auber, Meyerbeer, bucco, La traviata, Macbeth
entretejen en diagonal y que, generosos y bien resueltos, Verdi, Donizetti, Weber) que (Verdi), Fausto (Gounod) y
iluminadas variablemente, dicción intencionada y liris- acaso sólo valen para expli- Mefistofele (Boito).
producen espacio, perspecti- mo intenso mechado de car la historia posterior del Final de armonía y con-
vas y atmósferas variables, finos desgarros dramáticos. genial y deforme Wagner cordia fue la acertada culmi-
desde una feroz muralla has- Maltmann lución igualmente que todos conocemos y nación de este homenaje con
ta un cielo encapotado y llu- intenso, solvente y señoril admiramos. Toda su vida la interpretación del último
vioso. Para los momentos como barítono bajo de oscu- dijo detestar a los maestros movimiento del Réquiem de
íntimos, oportunos carros ros medios y flexibles tesitu- que no supo imitar correcta- Gabriel Fauré, “In Paradisum
escenográficos introducidos ras. Lo mismo, en tanto bajo mente en su juventud. deducant te angeli”, un texto
lateralmente y con la condig- barítono de carácter, Jerku- Como me dijo un ilustre dulce y conmovedor. Amable
na luz climática propusieron nica. Miró fue calentando la músico español la noche del y con grandes calidades la
la reducción de los espacios voz y expidió una exquisita estreno: “Hay un error de actuación del Orfeón Donos-
sin cambiar el conjunto y a cantilena sentada en una títulos shakespeareanos. En tiarra que en todo momento
vista del público. luna tal vez creciente. vez de Medida por medida, estuvo acompañado por la
Holten ha traído la Ambos tenores, Lodahl y Wagner debió elegir Mucho sensibilidad y precisión del
acción al Palermo de nues- Arcayürek, se oyeron dignos ruido y pocas nueces.” piano de Patxi Azpiri.
tros días y, contando con la y esforzados dentro de la
indefinición de tiempo y frugalidad de sus medios. Blas Matamoro Manuel García Franco
20
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 21

ACTUALIDAD
MADRID

Al fin cumplido

EL SUEÑO DE SOROZÁBAL
Madrid. Teatro de la Zarzuela. 5-II-2016. Sorozábal, Juan José. Carmen Solís, Silvia Vázquez,
Milagros Martín, Antonio Gandía, Ángel Ódena, Rubén Amoretti, Ivo Stanchev, Néstor Losán,
Lorenzo Moncloa, Ricardo Muñiz. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Director musical: Miguel
Ángel Gómez Martínez. Director de escena: José Carlos Plaza.

Fernando Marcos
E
l estreno del Juan José, los males de la sociedad de directa, rica en matices como Martínez, atento al solista,
del dramaturgo Joaquín la Restauración: falta de justi- es el drama lírico popular en permitió oír con claridad el
Dicenta, a finales de cia equitativa, explotación tres actos que iría pergeñan- tejido instrumental y destacar
octubre de 1895 en el Teatro del proletariado y la falta de do durante once años y bus- las voces de los protagonis-
de la Comedia de Madrid, preocupación estatal por la cando también que las pala- tas, donde ellas son elemen-
fue un acontecimiento total- educación de las clases des- bras fueran fiel reflejo de sus to importante. Ángel Ódena
mente insólito, que rompía heredadas, que conlleva ideas. Encuentra un final más (Juan José) es el protagonista
con la monotonía teatral otros vicios como el paro, los dramático y desolador que el de la obra que se erige por
imperante y conducía a lo componentes machistas y la propuesto por Dicenta. Parti- su propio valor dramático y
que hoy entendemos por violencia de género, retrato, tura verista ésta, tiene esen- humano por encima de los
drama contemporáneo. El esto último, de una realidad cial filiación con su Adiós a demás. Con su voz potente,
origen de la obra es un suce- cercana a nuestra sociedad. la bohemia de 1933, que de robusta y colorida dio al per-
so del que Dicenta y su ami- La novedad del teatro social ambas expresó fueran sus sonaje su necesaria estatura
go el periodista Ricardo de Dicenta no consiste en mejores composiciones, así vocal y escénica. Carmen
Fuente tienen noticia diez sacar a escena al pueblo, como declaraba fueran un Solís (Rosa), en un personaje
años antes en una posada hecho que un año antes sainete madrileño cantado y contradictorio, que se mueve
castellana. A esa historia había ocurrido con el estreno dramatizado que partiera de a instancias de la necesidad,
Dicenta añadió su amplio de La verbena de la Paloma, nuestro género chico, pero añade temperamento y musi-
conocimiento directo de las sino en sacarlo investido de dándole la dimensión de calidad en su tesitura de
clases populares españolas y derechos que suponen el ópera. Suspendido el estreno soprano spinto. Lució bonita
de las difíciles condiciones movimiento proletario de en la temporada 1978-1979, voz Antonio Gandía (Paco),
de vida de éstas. finales del siglo XIX. Es inne- fallecido el compositor, se representó vigor y realismo.
El ambiente que rodeó el gable que pronto pasó a ser estrena en San Sebastián en Rubén Amoretti (Andrés), de
estreno de la obra fue excep- una obra muy leída y repre- 2009 en versión de concier- voz redonda y sonora, y Sil-
cional y extraño, no sólo se sentada, especialmente en to. Ahora, 48 años después via Vázquez (Toñuela)
circunscribió a las habladurí- ambientes socialistas y anar- de su composición en 1968, defendieron sus papeles con
as de tertulia y café, sino que quistas los primeros de ve la luz escénica, un estreno propiedad: pareja amanceba-
existió una firme oposición mayo, y la utilización para la que le habría favorecido en da, son figuras naturales que
de la actriz principal para propaganda política fue con- su momento pero, dadas sus subyugan por su realismo.
interpretar el papel de Rosa tinua durante la guerra hasta adversidades, por fin vemos Milagros Martín (Isidra) puso
por motivos morales y del 1939. con satisfacción que se haya toda su experiencia encar-
empresario, Ceferino Palen- No es extraño, por tanto, hecho justicia, y el sueño de nando el prototipo de alca-
cia, que dudaba de una obra que Pablo Sorozábal se fijase su autor haya sido cumplido. hueta con gran veracidad.
en la que “no hay más que en este drama, al cual nadie Notable propuesta la del Destacó también Ivo Stan-
gentuza que hiede a vino”. se había atrevido a poner Teatro de la Zarzuela. Buen chev con sus buenos medios
Juan José transcurre en un música. Quienes habían criterio la reducción al míni- vocales.
suburbio de un Madrid pau- pasado la guerra o buena mo de la escenografía que Añadir que la función de
pérrimo, es la historia de un parte de ella en Madrid, José Carlos Plaza y su equipo estreno de esta obra se ha
drama de amor y celos pero como el propio Sorozábal, (Tomás Leal, Pedro Moreno, dedicado a la figura de
también de un drama social no ignoraban la constante Dense Perkidis), de carácter Miguel Roa, recientemente
y una denuncia política en la presencia de Juan José, y es sombrío y toque levemente fallecido y que tantas veces
que la caracterización del posible que el compositor expresionista, veraz como la ocupó el foso del Teatro de
protagonista está realizada advirtiera las posibilidades vida de sus protagonistas. la Zarzuela.
muy humanamente y en su que ofrecía para una buena Buena lectura de la parti-
estructura interna denuncia partitura, densa, personal y tura la realizada por Gómez Manuel García Franco

21
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 22

ACTUALIDAD
MADRID

Ciclo de la OCNE

ENTRE EL FRAGOR Y EL RECOGIMIENTO


Madrid. Auditorio Nacional. 31-I-2016. Christiane Libor, soprano. Ewa Wolak, mezzosoprano. Tuomas Katajala,
tenor. Stephan Klemm, bajo. Coro y Orquesta Nacionales de España. Director: Antoni Wit. Penderecki: Requiem
polaco. 7-II-2016. Christian Zacharias, piano. Director: Juanjo Mena. Obras de Mozart y Bruckner.

E
n esta temporada, en la da en piano de las voces, manos una radiante lumino- un tanto juvenil.
que abundan en la pro- angélicas en los pasajes a sidad. Desde la primera La batuta de Mena aten-
gramación de la ONE las cappella del Kyrie y contun- explosión del triunfante tema dió con prestancia y ligereza
misas de difuntos, nos cupo dentes en la marcha monu- inicial, expuesto sin timide- la elegante y precisa, nítida y
en suerte escuchar la de Pen- mental del Dies Irae. Estupen- ces, a toda presión, la inter- animada visión, limpiamente
derecki, uno de los creadores do solo de oboe en el Jesu pretación tuvo vigor y vida, ejecutada, que del Concierto
contemporáneos más hábiles, Pie. Robustos contratiempos apoyada en el perenne latido nº 24 de Mozart tiene Zacha-
formados y astutos. Su en el Preces meae y hermosos rítmico que vertebra la obra. rias, que resolvió admirable-
Requiem, inscrito en el perio- efectos tímbricos en el Sanc- La cuerda cantó donosamen- mente los problemas rítmi-
do de renovación nacionalis- tus. Algunos ataques en falso te en el transcurso del primer cos que plantea su entrada,
ta (años 80), posee un len- en el Agnus no ensombrecie- desarrollo. Lenta y transpa- con ese delicado puntillo
guaje que amalgama sabia- ron la buena entonación de rente la coda. El oboe sonó seguido de estratégico silen-
mente influencias de todo las sopranos ni la impecable adecuadamente lamentoso cio. Las miradas cruzadas
tipo y resulta a veces más ascensión en el Liberame. En en el Adagio. donde los che- entre solista y director fueron
bien melodramático y un tan- todos los casos, junto a la los acertaron en la exposi- la base de entendimiento en
to exterior. La autorizada correcta prestación general, ción de lírico segundo tema. la aplicación del rubato jus-
mano de Antoni Wit (Craco- se lució un equipo de solistas Desenvolvimiento pausado y to. El primer movimiento fue
via, 1944), que estrenara una polacos. La soprano Christia- cierre adecuadamente piano. caluroso y recogido, aunque
de las partes de la obra, es la ne Libor, consistente y sono- Fortísimos a todo trapo, sin quizá demasiado etéreo, fal-
que ha gobernado el difícil ra, la mezzo Ewa Wolak, timideces, en el Scherzo, de to de nervio, de ese sabor
empeño. Y lo hizo con auto- robusta y desigual, el tenor conveniente sabor cinegéti- dramático que parece pedir
ridad, la que da el conoci- Tuomas Katajala, con medios co. Algo atropellados ciertos el misterioso do menor de
miento, con soltura y con pero afectado de una emi- pasajes del Finale, lo que este K. 491. Las maderas de
mano firme y segura, con sión en exceso fija, y el bajo, perjudicó sobre todo a la la ONE, lógicamente aplaudi-
gesto clarificador y, aunque más bien barítono, Stephan coda, edificada sin la necesa- das al cierre, fueron las estre-
temblón, comunicativo. Lo Klemm, flexible y de agudo ria respiración, confusamen- llas del Larghetto en el fructí-
que quedó demostrado por demasiado claro. te. Pero en conjunto la ver- fero diálogo con el teclado, a
la buena prestación, entusias- No cabe duda de que el sión siguió unas muy plausi- veces demasiado tenue. Las
ta y generosa, de los conjun- victoriano Juanjo Mena es ya, bles pautas constructivas, fir- variaciones del Allegretto
tos Nacionales. Las 16 partes en el umbral de la cincuente- memente acentuada, flexi- fueron expuestas con gracia,
de la composición llegaron na, un director formado, blemente elaborada y solar- ayunas de segundas inten-
en las mejores condiciones. posado y con criterio, de mente coloreada. La Sinfonía ciones. Triunfo y un bis scar-
El Introito, con sus lentos gesto armonioso y claro. La más “traviesa” de Bruckner lattiano para rubricar.
acordes y la ondulante melo- no muy frecuente Sinfonía requiere, en efecto, de esa
día, facilitó la exquisita entra- nº 6 de Bruckner tuvo en sus desenvoltura diríamos que Arturo Reverter

Plural Ensemble

GAMAS DELICADAS, SENSUALES


Madrid. Auditorio Nacional. 17-X-2016. Pluralensemble. Director: Fabián Panisello.
Obras de Luciano Berio, Franco Donatoni y Salvatore Sciarrino.

L
as dos Rondas de Dona- del piano, que no canta parte de la pieza? Ah, no les planificados por él, se han
toni, compositor con pero cuya línea cumple fun- demos ideas (a los composi- abierto un hueco en la pro-
edad para ser colega de ciones de canto; y que tiene tores). Qué decir a estas altu- gramación no solo madrile-
los vanguardistas, pero que al lado dos cuerdas que ras de las Sequenze de Berio. ña; un hueco de rigor, de
parece ir por otro lado en su parecen oírlo como quien es Que son música, aunque exquisito gusto, de puro arte
propia modernidad, tienden hostil y a la vez indiferente. también son prueba de fuer- de los sonidos. Como
a la plenitud sonora, como ¿Huye la línea pianística de za, trabajos de Hércules, ato- demuestra este recital italia-
si les horrorizara el vacío, las amenazas de esa cuerda sigamiento del instrumento, no de modernidades que
con cuerdas que albergan que rasca o que se hunde en este caso flauta y clarine- están entre la frialdad del
(el qué, eso no tiene res- en oscuridades, y que no te bajo. Sabiduría de Lucia- mármol vanguardista y la
puesta) y piano que habla- quieren ser acompañamien- no, al que recordamos con sensualidad de los mediodí-
recita-canta-salta en una to? En Lo Spazio Inverso afecto, y no sólo por su as de esa tierra, prima her-
especie de da capo... ¿infer- dominan los pp o más; las obra. Los conciertos del Plu- mana nuestra.
nal? El Trío de Sciarrino per- furiosas toses en ff de parte ralensemble, dirigidos o no
mite los saltos y acrobacias del auditorio, ¿formaban por Panisello, pero siempre Santiago Martín Bermúdez
22
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 23

ACTUALIDAD
MADRID

Ciclo de la ORCAM

ÁLVARO ALBIACH
UNA ORQUESTA ESTUPENDA
Madrid. Auditorio Nacional. 8-II-2016. Orquesta de Extremadura. Joaquín Fernández,
violonchelo. Director: Alvaro Albiach. Obras de Brahms y Elgar.

E
n programa el Concierto sobre un tema de Haydn op. mimo, por lo que el público
para violonchelo y 56ª de Brahms, y como —a irrumpió en aclamaciones
orquesta de Elgar arro- lo que pareció— la orquesta que llevaron a la concesión
pado entre dos grandes extremeña arrastró consigo a de una propina —Britten—
obras con base en la varia- seguidores entusiastas, la por parte del solista. Con
ción como fórmula composi- interpretación fue aplaudida todo, lo más lucido del con-
tiva. Todo ello de la mano de con cierto ardor, que explo- cierto resultó ser la interpre-
esta orquesta visitante y la tó al finalizar la obra siguien- tación de las Variaciones
batuta de Albiach. La orques- te: el Concierto para violon- Enigma del compositor ponerse de evidencia la
ta arroja un buen nivel, acre- chelo y orquesta en mi inglés, obra con la que capacidad en las dinámicas
ditando disciplina sin des- menor, op. 85 de Elgar. Can- Albiach pareció tener mayor y la ductilidad de esta
ajustes, y contundencia, si tó con calidez Joaquín Fer- afinidad que con las otras orquesta, apuntada ya entre
bien el sonido tiende a ser nández, aunque para quien interpretadas en la ocasión las más destacadas de nues-
algo agreste, falto de mayor firma adoleciese de más voz presente, bien sea por estar tro país. De ello se hizo eco
refinamiento cuando el volu- en su instrumento; pero la más ensayada o por disposi- el público, que aplaudió
men se eleva. Dentro de esa parte fue expuesta con gran ción propia en la batuta. Su muy calurosamente.
tónica, se reprodujeron muy adecuación y acompañada reproducción fue realmente
aseadamente las Variaciones por Albiach con justeza y muy estimable. Volvieron a José A. García y García

El mundo de ayer

UNE TRÈS BELLE SOIRÉE!


Madrid. Teatros del Canal. 24-I-2016. El Mundo de Ayer, III: Une soirée chez la Princesse de Polignac.
Obras de Cole Porter, Reynaldo Hahn, Maurice Ravel, Igor Stravinski y Manuel de Falla. Raquel Lojendio y
Lucía Martín-Cartón, sopranos. Gerardo López, tenor. Josep-Miquel Ramón, barítono. Koan 2. Idea escénica
y dirección musica:. José Ramón Encinar. Película, cinematografía y animación 3D: Elisa Encinar.

U
na bella y breve velada pantalla en la que Elisa Enci- idea y una realización imagi- velada posible en la mansión
en casa de la Princesa nar desplegaba imaginación nativa y creativa por parte de de la mecenas. Une belle soi-
de Polignac. Todo y capacidad artística y “de José Ramón Encinar. Partien- rée, ma foie!
según el esquema ya ensaya- guiño” para recrear la imagi- do del Retablo, que sí se vio
do por Encinar y su equipo nería que sugiere el relato en casa de la Princesa, una Santiago Martín Bermúdez
en el primero de estos tres mediante una estética que
conciertos teatrales: los músi- mima el diseño de los video-
cos fingen ser invitados, fin- juegos, con esos rostros esti-
gen hablar entre ellos, fingen lizados, convencionales, esos
como actores, y cumplen movimientos rígidos de lo
como tales, pero además que era hasta hace poco la
cantan y tocan con el exce- imagen habitual de las game-
lente nivel que ya vimos en boy. Bravo por Elisa. Mas
el primero de los conciertos también por la feliz idea de
de esta serie (El mundo de Encinar, que llega a Falla a
ayer, Conciertos teatralizados través de una secuencia con-
15/16). Si la velada sabía a temporánea lógica (Ravel y
poco era por su breve dura- los Poemas de Mallarmé,
ción, una hora tan solo. El Stravinski y la Lírica japone-
plato fuerte, por decirlo así, sa) y que se permite dos bre-
era El retablo de Maese Pedro, ves travesuras: iniciar le vela-
de Falla, en que Encinar pro- da con I love Paris, de Cole
ponía algo muy distinto a lo Porter, al piano solo; e intro-
que se pudo ver en el Teatro ducir una canción veneciana
Real en esos días. Los cantan- de Reynaldo Hahn. Distrac-
tes actuaban en versión de ción divertida, más que trave-
concierto (Raquel Lojendio sura, esa es la verdad. Una
en el Trujamán, Gerardo velada llena de encanto, con
López en Maese Pedro, artistas excelentes, como los
Josep-Miquel Ramón en Don mencionados, como la sopra-
Quijote). El escenario era una no Lucía Martín-Cartón; y una

23
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 24

ACTUALIDAD
MADRID

La Filarmónica

RUBATO ESQUIVO, TENSIÓN AUSENTE


Madrid. Teatro Real. 27-I-2016. Maurizio Pollini, piano. Obras de Schumann y Schubert.

Javier del Real


l eximio pianista italiano dejó en evidencia un cierto chado a Pollini en otras oca-
acaba de cumplir 74 declive—, notas pellizcadas, siones las Baladas, echamos
años. Cualquiera la echa- escalas dudosas, poca limpie- de menos el ímpetu, la auto-
ría algunos más; pos su za en general. Ese extraordi- ridad, la firmeza, ausentes
aspecto, por sus ademanes nario primer movimiento de aquí. La recreación de la nº 1
inciertos y por su juego pia- la op. 17, que el compositor op. 23 en sol menor, resultó
nístico, tan esplendoroso, pedía que se tocara “de prin- un tanto anodina, sin el calor
seguro y afirmativo hasta no cipio a fin de una manera y la pasión que desprende,
hace mucho y tan problemá- fantástica y apasionada”, se aunque el instrumentista
tico a día de hoy. En este nos sirvió dubitativamente, acertó a dar con la melanco-
concierto, en el que, aún así, sin contrastes, plano, ayuno lía casi dolorida emanada de
pudimos percibir algunos de de colorido, sin el impulso su segundo tema. Las escalas
los rasgos que hicieron gran- romántico necesario. Faltó fueron reproducidas en este
de a este artista, hubo dos temperatura en la marcha del caso con mayor limpieza y
partes claramente diferencia- segundo. En el canto lírico mucho cuidado. Bien que,
das separadas por el descan- del tercer movimiento, “lento aquí como en las demás pie-
so. En la primera Pollini mos- y sostenido, matizado dulce- zas, nos pareciera muy criti-
tró su peor cara actual: apa- mente”, las cosas se arregla- cable la falta de auténtico
rentemente desganado, como ron en parte y el pianista MAURIZIO POLLINI rubato, básico para afrontar
ausente, sin tensión expresi- pudo cantar el tema lírico con cualquier partitura chopinia-
va, sin apasionamiento algu- cierta propiedad. exquisitez apareció por fin el na. Ante el desmedido calor
no, con una digitación pro- Sin abandonar su gesto cierre del Nocturno op. 55 nº del respetable, Pollini brin-
blemática, un pedal difuso y severo y su aire tristón, Polli- 1, del que se destacó la dó, un poco a regañadientes,
un discurso algo balbuceante, ni afrontó Chopin con otra dimensión folklórica. Acep- como bises, dos Estudios del
interpretó el poco difundido disposición. La Barcarola en table el nº 2. Después, la propio Chopin: el nº 12 en
Allegro en si menor op. 8 y la fa sostenido mayor op. 60 reconcentrada Polonesa-Fan- do menor, el Revolucionario,
Fantasía en do mayor op. 17 tuvo ya distinta cara al ser tasía en la bemol mayor op. nada fulgurante en este caso,
de Schumann. Escuchamos, tocada con cierta gracia, con 61 nos pareció algo morosa, y el nº 11 en la menor, ofre-
cosa inaudita hace años — sonidos más cristalinos, bien aunque el instante más lírico cido sin el empuje pedido. 
bien que en su última actua- ejecutados trinos y un aire fue bien cantado.
ción en el mismo escenario relativamente ligero. La Los que le hemos escu- Arturo Reverter

Temporada de la OSCRTVE

DESEMBARCO CORAL
Madrid. Teatro Monumental. 29-I-2016. Truls Mork, violonchelo. Morgan Pearse, barítono. Orquesta
Sinfónica y Coro RTVE; Coro de la ORCAM. Director: Carlos Kalmar. Obras de Dvorák, Vaughan
Williams y Walton. 12-II-2016. Director: Pinchas Steinberg. Obras de Brahms y Schumann.

S
e medía el gran Truls be en la gran tradición coral pura, Pinchas Steinberg obtu- rente desapego a las reglas,
Mork con el Concierto de la música británica. Obra vo del coro logrados instantes una impetuosa lámina fluvial
para violonchello y de grandes contrastes, alterna de recogimiento y algunos nunca debilitada, como no lo
orquesta de Dvorák, y desta- el clamor y la mudez, la dul- claroscuros, a falta de algo son sus vibrantes danzas fes-
có su proverbial contención zura y la estridencia. Kalmar más de presencia en las tivas ni sus repentinos con-
en el tono y la sabia aplica- se movió a gusto en esta pin- voces masculinas. En el epílo- trastes rítmicos. Tal vez
ción del vibrato. Si, como en tura fuerte, que describe la go orquestal el latido de demandara mayor sensuali-
el tema principal del II movi- caída de Babilonia y de su Steinberg fue consolador, tras dad, pero a la ternura se unió
miento, acaso pecara de dis- rey profanador. Estuvo bien unos versos que son hacha- la vena cantabile, y ambas
tante —que no de frío—, lo concebida la obstinación de zos a nuestra poquedad. Este afloraron en el III tiempo,
compensó con una afinación sus células rítmicas pero se director une a su experiencia con una pulsación, eso sí, un
impoluta, ¡y para cálido ya valió de estallidos bombásti- sinfónica la del músico de punto laxa; pero el rigor de
está su instrumento! Al final cos en una obra que acaso no foso: ¿lee por ello a Schu- las hechuras y las repetidas
sudó en adornos y fraseos los requiera con tanta asidui- mann desde una óptica más demostraciones de músculo,
unos galones merecidos. Car- dad. El coro, reforzado, exhi- dramática? Sin afirmarlo con muy bien secundadas por la
los Kalmar aunó calor y can- bió potencia y empaste, pero rotundidad, pudiera ser. Con ORTVE, lograron que sin lle-
tidad sonora, esta quizá exce- sólo relativa calidad tímbrica. sonoridades densas, de narse el teatro de gente sí se
siva, salvo en el tiempo lento. En el Canto del destino de amplio cuerpo, en sus manos llenara de aplausos.
El oratorio de William Walton Brahms, envolvente fragmen- la Renana es una fantasía sin-
El festín de Baltasar se inscri- to hölderliniano de belleza fónica casi visual, con su apa- J. Martín de Sagarmínaga
24
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 25

ACTUALIDAD
MADRID

Ciclo de la ORCAM

TRASCENDENTE
Madrid. Auditorio Nacional. 25-I-2016. Joven Coro de la Comunidad de Madrid. Orquesta y Coro de la
Comunidad de Madrid. Director: Víctor Pablo Pérez. Obras de Granados, Medina y Shostakovich. 15-II-
2016. Eloy Lurueña, percusión. Director: José Ramón Encinar. Obras de Vives, Luaces, Schubert y Falla.

S
e nos obsequió en la el estrado. Y llegó el apo- ejecución e interpretación Remolino, concierto para
apertura del concierto geo con una interpretación ejemplares, modélicas. percusión, coro y orquesta.
del 25 de enero con de la Sinfonía nº 11 de Dirigió el maestro Enci- Interesante obra sin duda
una interpretación antológi- Shostakovich en versión nar esta vez, en contra de de sonoridades sugerentes
ca y trascendente del inter- radiante y trascendente, sus habitualmente bien hil- adecuadas a su título, que
medio de Goyescas, por ambas cosas por realización vanados programas, uno no utiliza en apoyo las vocaliza-
fraseo, intensidades y sono- de la obra en forma paran- fácilmente explicable si se ciones del coro imbricadas
ridad exquisitas, nitidez que gonable a las mejores posi- trata de ensamblar de algún en los recursos orquestales,
dejó oír no sólo las inefa- bles. Esta música, que tiene modo las obras programa- también con amplio uso de
bles frases de los chelos, su programa, fue, digo otra das. Lo dedicó con su fácil este grupo y, como era de
sino sus pizzicati bien con- vez, realizada, evitando palabra a través de la ende- esperar, la importante del
trastados. Trascendencia tie- decir que fue traducida. moniada megafonía del solista. El resto del programa
nen la intención y el conte- Estuvimos en el meollo de Auditorio, a Miguel Roa, tan albergaba dos obras impere-
nido de la Cantata Grego- la obra, con su fría y soste- afecto a la zarzuela, y al cederas: la Sinfonía “Incom-
riana Aita Gurea de Juan nida solitaria angustia del querido crítico Carlos pleta” de Schubert y El amor
Medina. Coro masculino en comienzo, sus episodios de Gómez Amat. Se empezó, brujo en su versión sinfóni-
vocalizaciones de comien- esa épica a la que el ruso pues, con el Coro de ca, sin “cantaora”. Recibió la
zo, en el que ya denota la dota, cuando quiere, de románticos perteneciente a sinfonía un trato, una inter-
percusión que va a estar heroísmo, sátira e incluso “Doña Francisquita”, que se pretación, huyendo de toda
bien patente en el curso de ridiculización, con esos expuso con aseo y ajuste, edulcoración, cantada como
la obra. Y viene la salmodia pasajes de vacuidad que sin alcanzar ningún “toque” corresponde, aunque con-
y el texto del Padre Nuestro irrumpe en la conmovida especial, y muchos buscába- trastada y con poder en sus
en euskera, si bien la percu- profundidad del significado mos el por qué de su inclu- exacerbaciones. Como se
sión vuelve a interrumpir lo global. Todo eso fue servi- sión en el programa: sería logró en El amor brujo
que podría convertirse en do con enorme conocimien- por Roa. Continuamos escu- dotándole de misterio,
una atmósfera con unción. to y entrega por la Orquesta chando el estreno de la obra embrujo, duende, plañido y
Creemos que de eso adole- de la Comunidad y su direc- encargada por estos conjun- gozo.
ce la obra, de falta de tor titular, llegando a nues- tos madrileños a Hermes
unción. El autor saludó en tros oídos a través de una Luaces: Anatomías del José A. García y García

Ciclo de Juventudes Musicales

MOZART, ÚLTIMA HORA


Madrid. Auditorio Nacional. 10-II-2016. Martin Fröst, clarinete. Orquesta de Cámara Sueca.
Director: Thomas Dausgaard. Obras de Mozart.

A
firma Hildesheimer melodía de benéficas ondu- pina endiablada fue a partes naron. La Júpiter sonó como
que las creaciones de laciones, que transmiten iguales contorsionista y la obra de grandes contrastes
Mozart están envueltas toda la pureza del canto. encantador de serpientes. que es (alguno pareció
en un misterio absoluto, del Parece homenajear a Sta- Si con Fröst se sale con- incluso algo violento),
que ni las vivencias del dler, escogido por Mozart movido, con Dausgaard ape- impulsada por una rara fuer-
autor, ni aun las propias por su suavidad y belleza de nas concernido. Dirigió la za victoriosa y con algunos
tonalidades de sus obras tono, cualidades que el Sinfonía nº 39 con pulso fir- matices de humor naíf. Pero
entregan la llave. Cuando excelente Martin Fröst tam- me y detalles afectuosos no se hizo plena justicia a su
compuso su Concierto para bién posee, además de ser pero, por mucho que haya tono casi continuo de eleva-
clarinete le quedaban unos capaz de generar un color manifestado su aprecio por ción o a ese melodismo del
meses de vida, y ante pági- adecuado para cada movi- lo camerístico, la música sur- lento que nunca sestea. Sí
na tan serena es difícil adivi- miento. En el Rondó, el cla- gía un poco a borbotones, fueron abrazadas en buena
nar la muerte todavía rinete parece ir columpián- no siempre clara. Lo que medida las armoniosas pro-
reciente de una hija o los dose en una selva —¿como puede en él es su indudable porciones del contrapunto
agobios de la salud y el bol- la de Memorias de África, apasionamiento y, aunque que Mozart brinda en un
sillo. Pero es que a estas donde un cazador oía inve- no se discuta su intención de Finale el cual, como pieza,
alturas, Mozart era ya un rosímilmente una y otra vez cuidar el equilibrio sonoro se dispara hasta cotas de
músico capaz de hacer bri- el II tiempo?—, en este caso para que los instrumentos maestría al alcance de muy
llar a las estrellas incluso de contrastes y ornamentos, más potentes no tapen a los pocos.
bajo tierra. El tema principal salvados por Fröst con pres- más débiles, en algún caso
del Adagio es una sencilla teza y elegancia. En la pro- los sabores fuertes predomi- J. Martín de Sagarmínaga

25
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 26

ACTUALIDAD
OVIEDO

Concluye la temporada ovetense

DESPERTARES DE MIMÍ
Teatro Campoamor. 31-II-16. Pucini, La bohème. Giorgio Berrugi, Manel Esteve, Miguel Sola, Erika
Grimaldi, Damiano Salerno, Andrea Mastroni, Carmen Romeu, Pedro José González, José Lauro Ranilla,
Javier Ruiz, Gonzalo Quirós. Coro de la Ópera de Oviedo. Oviedo Filarmonía. Director musical: Marzio
Conti. Director de escena: Emilio Sagi.
OVIEDO

La conocida producción do para representar la sereni- do al irregular trabajo acom- talento, que posee una her-
de Emilio Sagi de la céle- dad y entrañable calidez de pañando que realizó Marzio mosa y personal voz de bajo
bre ópera de Puccini vol- Mimí. Toda la función respi- Conti, director que está muy que supo templar con buen
vió a enmarcar desde la ró cierto aire de frialdad has- lejos de respirar con los artis- gusto además de actuar bri-
elegancia y creatividad ta el tercer acto, en el que tas. La versión de Conti des- llantemente en escena. Car-
escénica uno de esos Grimaldi pareció encontrarse prendió pasión por el sonido men Romeu dio mucho más
títulos que parecen diseña- más a gusto dramáticamente, afinado y nervio expresivo, en el papel de Musetta
dos para gustar se afronte algo que contagió a su com- pero adoleció de una eviden- actuando que cantando.
como se afronte. Nadie que pañero de reparto, el tenor te inestabilidad dinámica, que Vocalmente resultó solvente,
desprenda un mínimo de Giorgio Berrugi, cantante sorprendía con fogonazos si no discreta. A su actuación
humanidad puede resistirse a que sí poseía el tipo de voz sonoros que no parecían pro- le faltó una línea de canto
esta obra genial e inmortal. adecuada, de atractivo color, venir del conocimiento de más dúctil y refinada. Pedro
Sagi realizó algunas variantes pero al que tampoco habría causa sino de la falta de José González, José Lauro
en la producción que resulta- venido mal aportar algo más mesura. Tampoco el estilo Ranilla, Javier Ruiz y Gonzalo
ron reconfortantes. Entre lo de carácter, melodiosidad y nos pareció el más cálido y Quirós resolvieron con acier-
menos acertado estuvo una frescura a su interpretación. romántico pero sí apasionado to sus roles. El Coro de la
concepción de Mimí que nos Berrugi fue un Rodolfo asea- y plenamente volcado. La Ópera de Oviedo tuvo una
pareció demasiado atrevida do y de gran potencial, con sonoridad de la Oviedo Filar- buena participación, sobre
en el primer acto, cuando algún problema para asegu- monía sí fue un aliciente de la todo en la cuerda femenina.
hablamos de una personali- rar el registro agudo. Damia- noche. Como decíamos, el Va a ser difícil que la nueva
dad cálida y entrañable des- no Salerno tuvo dificultades Marcello de Salerno nos pare- directora contratada para el
de la timidez. Mimí no era de comunicación con el foso, ció aseado y consistente. coro haga olvidar el sensacio-
como se mostró. Estuvo algo que marcó mucho una Manel Esteve y Miguel Sola nal trabajo realizado por Patxi
interpretada por Erika Gri- actuación que podría haber interpretaron con acierto a Aizpiri, director de gran talen-
maldi, soprano que sabe resultado mucho mejor des- Schaunard y Benoit. De lo to injustamente despedido y
cómo frasear y modular la de sus interesantes cualidades más atractivo de la velada fue tratado por la entidad.
voz con talento pero que no líricas. Este fue un mal endé- el Colline de Andrea Mastro-
posee el timbre más apropia- mico de la producción debi- ni, un artista de especial Aurelio M. Seco

Temporada de la OSPA

BATUTAS QUE ILUSIONAN


Oviedo. Auditorio. 29-I-2016. Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias. EntreQuatre, cuarteto de
guitarras. Director: Óliver Díaz. Obras de Sibelius, Chaviano y Satie. 5-II-16. Juan A. Ferriol, oboe.
Director: Perry So. Obras de Rameau, Haydn y Beethoven.

D
os han sido los direc- su querida Orquesta Sinfóni- velada dio comienzo con el Haydn. Juan A. Ferriol, prin-
tores que han ilusio- ca Ciudad de Gijón y ha tar- moderado optimismo de Jack cipal oboe de la OSPA ofre-
nado a la Orquesta dado demasiado en invitarle in the box de Satie, y conclu- ció una versión tocada desde
Sinfónica del Principado de a dirigir su mejor conjunto yó con una magnífica ver- la serenidad y buen gusto,
Asturias en sus respectivos sinfónico. Cómo son las sión de la Sinfonía nº 2 de elegante desde un estilo clá-
conciertos de abono: Óliver cosas. Asturias necesita hoy Sibelius, obra que Óliver sico y certero, que cuidó el
Díaz, que además dirigía por más a Díaz que Díaz al Prin- Díaz dirigió por primera vez sonido desde la redondez y
primera vez a la OSPA en su cipado de Asturias. Su con- como si fuera la séptima, plenitud de cada nota.
temporada regular y Perry cierto sirvió para festejar los desde un estilo flexible, Afrontar la interpretación de
So, uno de los que más ha 30 años de existencia de generoso y atractivo desde el la Sinfonía nº 3 de Beetho-
visitado la región en los últi- EntreQuatre, cuarteto de gui- punto de vista dramático. ven siempre es un riesgo
mos años. Óliver Díaz llegó tarras de la que engalanó la Perry So ofreció una velada para cualquier director, pero
a su ciudad natal tras ser ocasión con el estreno abso- larga de necesidad, que la juventud y talento de So
nombrado director musical luto del Concierto nº 2 para incluyó una innecesaria suite parecieron reconfortar el
del Teatro de la Zarzuela de cuarteto de guitarras y sobre Les boréades de Rameu enjuto lenguaje de Beetho-
Madrid y con el prestigio orquesta del cubano Flores que, con todo, sentó bien. ven desde la pasión y since-
adquirido fuera de una Chaviano, obra de interés Uno de los puntos fuertes de ro optimismo expresivo de
región de la que él siempre que también podría haber la noche fue la interpretación un joven director.
habla bien, pero que ha teni- marcado más las tintas en los del Concierto para oboe en
do el mal gusto de dejarle sin instrumentos solistas. La do mayor, Hob. VIIg:C1 de Aurelio M. Seco
26
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 27

AECNTTURA
EVL IID
S TAAD
SAN SEBASTIÁN / SANTIAGO

Temporada de la OSE

VIRTUOSISMO
Auditorio Kursaal. 18-I-2016. Orquesta de Euskadi. Ingrid Fliter, piano. Director: Jun Märkl. Obras de Fauré y Ravel.
SAN SEBASTIÁN

Resulta del todo satisfacto- habilidad técnica, garbo y assai, que como cabía esperar de Miramón también en el
rio poder subrayar la cali- sobre todo enorme intensidad resultó exquisito. Fliter tuvo la ballet Daphnis et Chloé, ver-
dad de dos solistas que en expresiva ante el Concierto capacidad de hacer gala de sión que finalmente se inter-
el marco de la Capitalidad para piano y orquesta del vas- los suficientes recursos como pretó sin coro, con una sec-
Europea de la Cultura, co de Ziburu. La combinación para transmitir la esencia ción de cuerda homogénea,
dejaron el listón interpre- de elementos clásicos y jazzís- impresionista del movimiento, gran destreza en las maderas
tativo más que alto. La ticos sonó estupenda, tanto rematando el Presto con vigor e intensidad hipnótica en la
pianista argentina Ingrid en los arpegios y melodías del y energía, y siempre en per- terca y última escena de la
Fliter hizo frente a Ravel primer movimiento, que hizo manente comunión con la Bacanal.
convenciendo al personal, sonar de forma contundente, batuta de un Märkl que supo
mostrando a partes iguales así como en el el Adagio sacar a su vez lo mejor de los Íñigo Arbiza

Temporada de la RFG

LA LOCURA ACIERTA A VECES…


Santiago de Compostela. Auditorio de Galicia. 18-II-2016. Real Filharmonía de Galicia. Nicholas Angelich,
piano. Luis Tosar, narrador. Director: Paul Daniel. Obras de Mendelssohn, Prokofiev y Shostakovich.
SANTIAGO

Se agotaron las entradas fúnebre” o la “Canción de chen (Extraños países y per- la Sinfonía para cuerdas nº
para el concierto que Ofelia”, las que no logran sonas) de las Escenas de 10 de Mendelssohn, pero uno
rendía homenaje al poe- gran impacto. Es sabido que Niños de Schumann, fue aún se pregunta qué hacía
ta, dramaturgo y actor Paul Daniel se siente cómo- dada como propina. esta pieza en el programa.
inglés William Shakespe- do en este tipo de propues- No obviaré que el con-
are, del que se cumplen tas y es capaz de sacar lo cierto había comenzado con David Durán Arufe
400 años de su muerte. mejor de su orquesta. Luís
Sin duda, el tirón que conci- Tosar hizo lo suficiente para
tó a tanta gente residía en la resultar fantástico y de hecho
participación de uno de los acabó por acaparar toda la
grandes actores de nuestro atención del espectáculo.
país, Luis Tosar, que fue En la primera parte hubo
narrador en el Hamlet de ocasión de volver a escuchar
Dimitri Shostakovich. Esta al pianista americano Nicho-
colaboración tuvo lugar las Angelich, que ya estuvie-
durante la segunda parte del ra en Compostela en 2014,
concierto, que estuvo ínte- dando muestra de su solven-
gramente dedicada a esta cia con el Primer concierto
música incidental que Shos- de Chopin. Esta vez conven-
takovich escribiera para una ció todavía más con su inter-
producción teatral escanda- pretación del Tercer concier-
losamente irreverente en to de Prokofiev. Angelich,
1932, concebida por el dise- que se presenta en el esce-
ñador y director vanguardista nario con su extravagante
Nikolai Akimov, que con- corpulencia e incluso apa-
vierte la tragedia de Shakes- rente torpeza, se transforma
peare en una suerte de en cuanto comienza la músi-
comedia negra. La partitura, ca; su resolución técnica e
ecléctica y divertida, parece iniciativa musical, que empu-
meter el dedo en el ojo a la jó ferozmente a la orquesta
narración constantemente en el Allegro inicial, exigie-
con su tremenda ironía y, ron la mejor versión de
según eso va ocurriendo, Daniel y la Filharmonía. El
Shostakovich parece acercar- acierto en los tempos y en el
se al propio Hamlet de pre- empaste, así como la inteli-
tendida locura. Cada número gente construcción de los clí-
musical posee su propia pre- max, merecieron prolongada
sencia distintiva pero son ovación a este músico de
precisamente las partes que increíble combinación entre
prescinden de su contexto sobriedad y carisma. Von
satírico, como la “Marcha fremden Ländern und Mens-

27
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 28

ACTUALIDAD
SEVILLA

Temporada del Maestranza

EL BARBERO EN SU BICENTENARIO
Teatro de la Maestranza. 8-II-2016. Rossini, El barbero de Sevilla. Davide Luciano, Marina Comparato,
Michele Angelini, Renato Girolami, Dimitry Ulyanov, Susana Cordon, David Lagares, Jorge de la Rosa.
Coro de la A.A. del Teatro de la Maestranza. Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Director musical:
Giuseppe Finzi. Director de escena: José Luis Castro.
SEVILLA

Guillermo Mendo
No podía Sevilla no cele-
brar el bicentenario de su
Barbero y ningún modo
mejor de hacerlo que con
la nueva puesta en esce-
na de la producción que
realizara en 1997 Carmen Laf-
fón y su equipo y que dirigie-
se José Luis Castro. Ese Bar-
bero viajó algo por el mundo
pero en Sevilla hacía 18 años
que no se veía. La escenogra-
fía sigue resultando deslum-
brante. Sobria, refinada, ínti-
ma, sugerente. La luz, el ele-
mento más configurador del
“alma” de Sevilla, como así lo
señalaran Juan Ramón, Noel
o los Machado, está admira-
blemente resuelta, gracias a
la técnica de Juan Manuel
Guerra, en los diferentes inte- tro, clásica pero no rancia, vivaz, ligera y variada. El veinte años, tuvo una feliz
riores y horas del día. Todo también ha madurado y con- delicado Almaviva de Angeli- celebración. Lo que no me
el espectáculo es un gozo tribuye a la credibilidad de ni dio lo mejor de sí en los explico es por qué se supri-
para los ojos e incluso podrí- una historia a la que se le ha difíciles momentos finales. mió el pasaje, tan irónico, en
amos decir que ha ganado querido despojar de grotes- Rosina, Don Bartolo, Don el que Almaviva le cede la
respecto a su estreno, ya que cos aditamentos. Musical- Basilio, Berta y Fiorello a dote de Rosina a Don Barto-
el jardín se ha visto enrique- mente esta reposición ha muy buen nivel. El Fígaro de lo. ¿De quién fue la idea?
cido con nuevas propuestas. contado con una interesante Luciano fue sobresaliente, y
La dirección escénica de Cas- lectura de Giuseppe Finzi, el coro, que cumplía sus Jacobo Cortines

Temporada de la OSB

SANTO TOMÁS BARROCO


Sevilla. Iglesia de la Anunciación. 28-I-2016. Orquesta Barroca de Sevilla. Concertino-director: Manfredo Kraemer.
Obras de Geminiani, Rebel, Biber, Haendel y Muffat.

P
ara el concierto de Santo ción) no especialmente dota- ridad expositiva (magníficas y la sensualidad del discanto
Tomás de Aquino que do acústicamente, el conjun- las voces medias siempre), crearon una atmósfera casi
organiza la Universidad to sevillano hizo un recorrido aunque los resultados palide- hipnótica. Antes, como solis-
de Sevilla, la OBS contó este por obras variadas del Barro- cieron al lado de la variedad ta, en una de las Sonatas de
año con la dirección desde el co europeo, idóneas para de humores, contrastes y 1681 de Biber, llena de múlti-
puesto de concertino del vio- mostrar su versatilidad, su detalles que el grupo logró en ples cuerdas, adornos de todo
linista argentino Manfredo equilibrio y su cohesión, por Les caractères de la danse de tipo y scordatura, y que fue
Kraemer, un músico que ha más que la mano de Kraemer Rebel o en el Muffat de cierre, acompañada por un continuo
trabajado ya otras veces con volcara el concierto más del el concierto que daba título al flexible y colorista, Kraemer
el conjunto y destaca por la lado del brío, la agitación y la programa —Propitia Sydera— había mostrado a las claras
potencia de su sonido, el intensidad que del de la deli- , visto desde una perspectiva sus recursos virtuosísticos y su
poder dramático y expresivo cadeza del fraseo, el lirismo o muy ágil de la articulación, estilo punzante y expresivo,
de su arco, el tono agreste de la precisión del empaste. con una gran variedad en las mientras en el Adagio de la
su timbre, su facilidad para la En el comienzo con repeticiones (por ejemplo, en Sonata a 5 de Haendel ense-
filigrana. Con una formación Geminiani (uno de los con- las de cada sección de la ñó que, cuando lo desea,
camerística (cuatro violines, certi grossi escritos sobre la gavota) y con una chacona en también tiene apreciables
dos violas, cello, contrabajo, op. 5 de Corelli) fue aprecia- la que la densidad de las tex- dotes para el lirismo.
órgano y clave) y en un espa- ble ya una de las virtudes del turas combinada con la rela-
cio (Iglesia de la Anuncia- conjunto toda la noche, la cla- ción entre el ostinato del bajo Pablo J. Vayón
28
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 29

ACTUALIDAD
TENERIFE / VALENCIA

XXXII Festival de Canarias

PEQUEÑAS-GRANDES COSAS
Auditorio Adán Martín. Catedral de La Laguna. 3, 4 y 5-II-2016. Trío Arbós, La Petite Bande, Niños
Cantores de Viena.

Fuera de los grandes fas- con afinación y calor. Sobre Nos defraudó su Mozart, nos entretuvieron y nos
TENERIFE

tos, hemos podido escu- el virtuoso piano de Garba- algo alicaído, poco efusivo, hicieron olvidar que en oca-
char estos tres recogidos yo, ágil en la ornamenta- sin demasiado relieve, esca- siones los arreglos pueden
y, sin duda, interesantes ción, se fundieron el timbre so de nervio. Corrección ser discutibles. Vivaldi, Victo-
conciertos. El Trío penetrante de la violinista poco estimulante, pasajeras ria, Haendel, Haydn, Mo-
Arbós, apretando todavía con el bello y algo opaco desafinaciones del líder apar- zart, Cherubini, Mendels-
las clavijas del equilibrio sonido de José Miguel te. Nos brindaron las Casa- sohn, Schubert, Rossini,
entre sus tres miembros, una Gómez. Fue lo mejor de una ciones K. 63 y 99, la Peque- Saint-Saëns, Mascagni, Moch-
vez que el primer violín cita estimable, inaugurada ña Serenata Nocturna K. 525 nick, Kratochwill y Schwartz
pasó del sereno y templado con el tan afrancesado Cír- y creemos que el Diverti- desfilaron ante nosotros. El
Miguel Borrego a la volcáni- culo op. 91 de Turina y el mento K. 287/271H, aunque público, que abarrotaba la
ca Cecilia Berkovich, ofreció melodioso Trío en fa mayor estaba anunciado el K. 205. Catedral de La Laguna, logró
una impetuosa y líricamente op. 18 de Saint-Saëns. Los treinta elementos de varios bises. Su director, el
arrebatada recreación del Esperábamos más de La los Niños Cantores de Viena italiano Manolo Cagnin, bien
Trío en re menor op. 49 de Petite Bande —dos violines, —uno de los cuatro grupos plantado, risueño, persuasi-
Mendelssohn. Las grandes viola, fagot, dos oboes, dos que estudian en su acade- vo, seguro, es un músico a
frases, los contrapuntos trompas—, con el sempiter- mia—, de voces frescas, seguir.
magníficos, el imparable flu- no Sigiswald Kuijken, con- curiosamente afinadas, cris-
jo melódico fueron servidos certino y director, al frente. talinas, flexibles, luminosas Arturo Reverter

Compositor y pianista

INCLASIFICABLE
Valencia. Palau de la Música. 7-II-2016. Camerata de Salzburgo. Fazil Say, piano y director. Obras de Say y Mozart.
Marco Borggreve
VALENCIA

Debutó en el Palau el FAZIL SAY que se quiera, pero nunca


pianista y compositor tur- superficial.
co Fazil Say (Ankara, Tras el descanso, tampo-
1970), igual de inclasifi- co de la Sinfonía nº 29 del
cable en ambas facetas. Y salzburgués se llegó a
en ambas, casi inevitable- extraer todo el jugo posible.
mente, la impresión En una partitura en la que
resultante bien podría califi- sólo tres compases (en el
carse de ambigua. La Came- Minueto) se indican forte for-
rata de Salzburgo comenzó tissimo mientras el resto sim-
interpretando su Sinfonía de plemente alterna entre forte
cámara op. 62, estrenada el y piano, la introducción de
año pasado. Inspirada en el cualquier otra intensidad
acervo folclórico de Estam- hace de menos al genial
bul, de llamativo sabor gita- compositor. En esta ocasión,
no en la danza rápida evoca- la insistencia en el pecado
da en su tercer y último rayó en la contumacia. Vol-
movimiento, el primero vió a comparecer Say para
comenzó citando, por poco concluir el programa anun-
no literalmente, una frase del ciado protagonizando su
Mandarín maravilloso de Ruta de la seda, obra para
Bartók, luego hubo algún rit- piano y orquesta que ya en
mo y alguna modulación 1997 trataba de fundir los
melódica que recordaron el idiomas musicales occidental
pasaje más famoso de la y oriental con toques nueva-
Quinta sinfonía de Nielsen, mente de Bartók, pero tam-
y acabó dando la sensación bién de Stravinski y Cage. Lo
global de hallarnos ante un adoptaba frente al teclado ruda y una musicalidad con- prolongó con una improvisa-
Néstor Piazzola turco. Vino a (tumbándose lateralmente siguientemente tendente a la ción que bien habría podido
continuación el Concierto con el rostro vuelto hacia el trivialización. firmar Richard Clayderman.
para piano nº 12 de Mozart, público o hacia el acompa- Algunos al menos pensa- Lo dicho: inclasificable.
donde Say exhibió, resaltada ñamiento), técnica fácil pero mos que Mozart puede ser
por las raras posturas que lastrada por una pulsación todo lo alegre y optimista Alfredo Brotons Muñoz

29
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 30

ACTUALIDAD
VALENCIA / VALLADOLID

Temporada de la OV

GRANDES SOLISTAS PARA UNA GRAN ORQUESTA


Valencia. Palau de la Música. 21-I-2016. Enrique Palomares, violín. Iván Balaguer, violonchelo. Orquesta
de Valencia. Director: Yaron Traub. Obras de Gerhard y Brahms. 5-II-2016. Javier Perianes, piano. Director:
Ramón Tebar. Obras de Berlioz, Beethoven y Bartók. 12-II-2016. Leticia Moreno, violín. Director: Yaron
Traub. Obras de Chaikovski y Mendelssohn.

L
a sana política de con- se interpretaron antes las un encuentro en la cresta de final de trágico romanticis-
vertir los primeros atriles Danzas del ballet Don Qui- la ola que bien pudiera ser el mo. Ese tono se mantuvo en
de la Orquestra de jote de Gerhard, en las que comienzo de una colabora- un Intermezzo de tiradas
València en solistas se aplicó destacó un pianista cuyo ción ojalá que larga porque ampliamente respiradas y un
por segunda semana conse- nombre lamentablemente no seguro que fructífera. Allegro conclusivo que tam-
cutiva y de nuevo con un se consignaba en el progra- Del debut de Leticia bién fue mucho más allá de
gran éxito como resultado. ma de mano, y una Segunda Moreno en la Iturbi, en mayo la mera exhibición de virtuo-
Lo lograron Enrique Paloma- serenata de Brahms de ade- de 2014 con la Orquestra de sismo técnico. Como regalo,
res e Iván Balaguer Zarzo cuada atmósfera otoñal València dirigida por Pablo una Nana de Falla que, con
con un Doble de Brahms ini- general y en la que gustaron González, se recordaba con el delicado acompañamiento
ciado por el violonchelista mucho las intervenciones de sumo agrado un Chaikovski de Luisa Domingo al arpa,
con enorme intensidad sin los trompistas María Rubio y de arrebatadora tensión detuvo pálpitos. El progra-
perjuicio de la sutileza en el Juan Ramón Gassó en el expresiva y muy original en ma, iniciado con un Romeo y
manejo de la paleta cromáti- Adagio. el fraseo de varios pasajes Julieta de voltaje globalmen-
ca. Vino luego Palomares Tras un Carnaval roma- clave, más una Zarabanda te muy alto pero muy juicio-
para entablar un diálogo a la no a la altura de su rutilante bachiana en la que el llanto samente calibrado, por ejem-
vez intimista y capaz de orquestación y antes de un se hacía canto. Con Yaron plo en tramos como el que
afrontar a pie firme los Concierto para orquesta de Traub sobre el podio, la vio- lleva a la superposición de
embates orquestales en los Bartók lleno de detalles tan linista madrileña afrontó los dos motivos en la exposi-
movimientos extremos. El originales como oportunos, Mendelssohn con un sonido ción del segundo grupo
acompañamiento, sobre Javier Perianes y Ramón delgado aunque en absoluto temático, lo cerraron una
todo en el Andante, bien Tebar construyeron un Cuar- hiriente, sí redondo y rico. El “Italiana” de principio a fin
pudo calificarse de sensual to de Beethoven siempre molto appassionato indicado pletórica de vitalidad y,
por los paralelismos insinua- tenso con la Orquestra de para todo el Allegro inicial se como propina, una obertura
dos con los Intermezzi para València como intermediaria adquirió por otro lado dema- del Sueño de una noche de
piano o incluso de los movi- de lujo entre la depurada siado paulatinamente y sólo verano poblada de encanta-
mientos centrales de la Ter- técnica y exquisita sensibili- a partir de una cadencia des- dores duendes.
cera Sinfonía. En fechas de dad del solista y la complici- bordante de imaginación que
conmemoración cervantina dad de colega del director: dio paso a un escalofriante Alfredo Brotons Muñoz

Temporada de la OSCyL

CLASICISMO
Auditorio Miguel Delibes. 22-I-2016. Isabel Monar, soprano. Roger Padullés, tenor. David Menéndez,
barítono. Coro y Orquesta Sinfónica de Castilla y León. Director: Leopold Hager. Haydn: La Creación.
11-II-2016. Ekaterina Bakanova, soprano. Director: Jean Christophe Spinosi. Obras de Mozart, Haydn,
Rossini, Dvorak y Prokofiev.

Dos conciertos peculiares de su aparente sencillez. Spinosi es un director atí- mas de este tipo, en la Ober-
VALLADOLID

en torno al clasicismo. Haydn y su Creación. pico. Muy extrovertido en sus tura de “La Cerentola” y en la
Mozart y Haydn, los prin- Descriptivo y emotivo en sus movimientos, personal en su Sinfonía Clásica acentuó la
cipales protagonistas. A la alabanzas al Creador. Leo- visión de las obras, que va adopción de los tempos
Orquesta le vienen muy pold Hager, maestro aveza- aumentando el repertorio. Su humorísticos de ambas obras.
bien estas sesiones. Si sus do, condujo bien a la orques- Mozart fue desigual, desde Hermosa voz y sentido teatral
mejores prestaciones las ta con sencillez sin retórica y un enfoque propio, discreta el de Ekaterina Bakanova con
da en Mahler, Shostako- Jordi Casas volvió a concertar la Obertura de “La Flauta arias de Haydn (Orlando
vich y el post romanticis- bien a los Coros de Castilla y Mágica” y una Sinfonía Paladino), Rossini (El barbe-
mo, acercarse a La Creación o León, aunque llegue la hora “Júpiter”, qué gran obra, que ro de Sevilla) y Dvorák
a la Sinfonía “Júpiter” es un de preguntarnos si es posible brilló sobre todo en los dos (Rusalka). Agilidades, agudos
gran aprendizaje para la depu- un Orfeón o Coro más allá de últimos tiempos. Más desvaí- fáciles en las primeras y musi-
ración del sonido, para la los que han intervenido en do el Andante cantabile e calidad en la media voz y los
expresión sin grandilocuencia, los últimos conciertos. En irregular el Allegro inicial con pianos del bello Canto a la
para elevar la musicalidad. El esta ocasión fueron cien per- momentos logrados. La Luna. Muy aplaudidos. Bis
repertorio no puede prescin- sonas las que cantaron con orquesta bien, desde la con- de Rossini.
dir de estos compositores tan entusiasmo y claridad. secución de un sonido que
difíciles y complejos, a pesar Correctos solistas y éxito. se va fraguando con progra- Fernando Herrero
30
316-Pliego 2 #.qxp_Actualidad 23/2/16 14:58 Página 31

ACTUALIDAD
VALLADOLID

Con una dimensión becketiana

NEGRURA Y
SIMBOLISMO
Valladolid. Teatro Calderón. 3-II-2016. Verdi, Otello. Fabio
Armiliato, Isabel Rey, Rodrigo Esteves. Coro Amigos del Teatro
Calderón. Orquesta Sinfónica de Castilla y León. Director
musical: Sergio Alapont. Director de escena: Paco Azorín.

Gerardo Sanz

Isabel Rey y Fabio Armiliato en Otello de Verdi

R
iesgo para el Teatro Cal- y la delicadeza con exquisi-
derón la representación tos pianos del último mostra-
de esta hermosa y difícil ron la clase del conjunto, al
opera con garantías en lo que el foso le conviene
escénico y lo musical, que como a todas las orquestas
fue vencido con dignidad. prestigiosas. Muy atento Ser-
Paco Azorín concibe la obra gio Alapont en su acompaña-
como un continuum, un agu- miento correcto a las voces y
jero negro sin respiro, en en los tempi lentos escogi-
una tensión que no se apaga dos.
sino en ese final en el que la Fabio Armiliato, física-
naturaleza, los árboles y el mente muy lejano del Moro,
mar proyectados, contrastan fue a más durante la repre-
con Otelo y Desdémona en sentación y en los actos III y
su lecho de muerte. Visión IV estuvo brillante y musical,
pesimista, durísima, frente a con buenas condiciones de
una lectura simbólica que no actor. Isabel Rey fue una Des-
llega a ofrecer ninguna luz démona lírica, una especie de
alternativa. Servidores de hada en ese mundo negro y
escena y figuración, los seis violento. Interpretó muy bien
sicarios de Yago que mue- sus dos ¿arias? finales y desde
ven los decorados. Proyec- una labor convincente. Tam-
ción de diversa índole, ocu- bién la del Yago de Rodrigo
pación del espacio, casi Esteves, que sustituyó al
siempre con testigos. Sensa- anunciado Juan Jesús Rodrí-
ción de un universo en el guez, voz de no mucha
que lo real adquiere una potencia pero con buen lega-
dimensión becketiana. Un to y tono medio. Del resto
trabajo personal e interesan- destacó Alejandro del Cerro,
te, con algunas imágenes un buen Casio. El Coro Ami-
muy precisas, como la del gos del Teatro Calderón se
dúo del Primer Acto, o la afianza cada vez más. Es hora
final en el lecho que es intro- de que tenga una vida profe-
ducido en la escena. sional más intensa. Sus difici-
La Orquesta Sinfónica de lísimas intervenciones en los
Castilla y León, tenía una actos II y III fueron salvadas
tarea difícil. Si en los dos pri- con brillantez.
meros actos el metal sonó en
demasía, la fuerza del tercero Fernando Herrero

31
316-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/2/16 14:22 Página 32

ACTUALIDAD
ALEMANIA

ACTUALIDAD Se enfadó el público

LA PRINCESA SALOMÉ COMO


COSTURERA
Deutsche Oper. 6-II-2016. Strauss, Salomé. Catherine Naglestad, Michael Volle, Burkhard
Ulrich, Jeanne-Michèle Charbonnet. Thomas Blondelle. Orquesta de la Deutsche Oper de
Berlín. Director musical: Alain Altinoglou. Director de escena: Claus Guth.

Monika Rittershaus
INTERNACIONAL

Catherine Nagelstad en Salomé de Richard Strauss

Un sonoro bufido recibió Jokanaan, que ha dormido estruendo y las disonancias


BERLÍN

la nueva puesta de Salo- en cueros bajo un montón del director Alain Antinoglu.
mé debida a Claus Guth, de ropa, y se muestra cariño- Poderoso, rotundo y broncí-
quien la ambientó en una sa con él. Otras se desvelan neo resultó el Bautista de
sastrería masculina en los de sus negras vestiduras en Michael Volle. Burkhard
años 1950, diseñada por la célebre danza, durante la Ulrich tardó en calentar su
Muriel Gerstner. Herodes es cual Herodes y Jokanaan, efectiva voz de tenor para
su director. Tiene dos nive- vestidos iguales, las persi- Herodes. Jeanne-Michèlle
les: el taller en la superficie y guen. Al final, Salomé tira Charbonnet hizo una Herodí-
el vestidor en el subsuelo. entre la ropa la cabeza de as de fuerte carácter y sonido
Por doquier hay maniquíes, una muñeca y se marcha, oscuro y gruñón. Thomas
reproducciones en cera de mientras Herodes ordena Blondelle fue un encantador
los personajes, robots. La ilu- vanamente que la maten. Narraboth y Annika Schlicht,
minación de Olaf Freese Catherine Naglestad hizo un Paje insuficientemente
sume todo en un clima fan- una empeñosa Salomé, vesti- andrógino. Tras un desilusio-
tasmal. Media docena de da de blanco, con una voz nante Vasco da Gama y una
dobles representan las distin- sensible y vibrante, volup- provocativa Aída, habrá que
tas edades de Salomé desde tuosa en el grave y luminosa pensar en el futuro de nues-
su niñez; van y vienen conti- en el agudo, aunque no tra Ópera.
nuamente por la escena. siempre de suficiente volu-
Alguna ayuda a vestirse a men, dado el gusto por el Bernd Hoppe
32
316-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/2/16 14:22 Página 33

ACTUALIDAD
ALEMANIA

Sólo sobró un personaje

UN TRIUNFO
Oper. 30-I-2016. Cilea, Adriana Lecouvreur. Romelia Lichstenstein (Adriana), Bruno Ribeiro (Maurizio),
Svitlana Slivia (Princesa de Bouillon), Li-Hyung Park (Príncipe de Bouillon), Kwang-Keun Lee
(Michonnet). Coro de la Ópera. Staatskapelle Halle. Director musical: Josep Caballé-Domenech.
Director de escena: Ulrich Peters.
HALLE

Anna Kolata
Adriana Lecouvreur es en noble desempeño mostraron
la ópera de Cilea una el barítono Kwang-Keun Lee
parte con muchas exi- y el bajo. Li-Hyung Park.
gencias: una gran actriz Excelentes las masas condu-
haciendo de otra gran cidas por Josep Caballé-
actriz, con presencia y voz Domenech con amplio melo-
muy personales. El teatro eli- dismo, exquisitos matices,
gió bien a Romelia Lichstens- vehemencia dramática e ínti-
tein, de variado repertorio, ma dulzura. Ulrich Peter
que compuso una Adriana puso en escena un sostenido
entre Traviata y Tosca, una relato sobre un decorado
celebrada y amada come- único: al fondo, una platea y
dianta, finalmente una mujer en el centro, un escenario
que muere rodeada por la con cambiantes telones.
Comédie Française. Romelia Sobró la molesta figura vesti-
dio la apostura de la trágica Bruno Ribeiro y Romelia Lichstenstein en Adriana Lecouvreur da de negro que simbolizó la
imponente, la amante lucha- Muerte, siguiendo a Adriana
dora y doliente, envuelta en tamente y desgarrase en el prepotente según los todo el tiempo hasta el inevi-
los barrocos trajes de Chris- melodrama. El quejoso dúo momentos. La mezzo Svitla- table final. No obstante este
tian Floren, en rojo y dorado. final se fue desvaneciendo na Slivia compuso una Boui- inconveniente, el alto nivel
La cantante sonó ideal para en una imagen transida de llon de gran presencia, canto del resto condujo la velada
su parte: voz ardiente y muerte. El tenor Bruno Ribei- arrollador y flamígero, y hacia una triunfal ovación.
oscura, resonante en el gra- ro fue un partenaire a la expresión arrebatada. Com-
ve, capaz de apianar exquisi- altura, enfático, melancólico, parable solvencia vocal y Bernd Hoppe

Una deliciosa recuperación

MÁS QUE UN SIMPLE SONSONETE


Oper. 29-I-2016. Fioravanti, Le cantatrici villane. Björn Bürger, Jessica Strong, Michael Porter, Karen
Vuong,Thomas Faulkner, Maren Favela, Katharina Ruckgaber. Frankfurter Opern- und Museumsorchester. Director
musical: Karsten Januschke.  Directora de escena: Caterina Panti Liberovici.
FRÁNCFORT

Barbara Aumüller

Sí, también las mujeres y desgarrador ejercicio de


quieren cantar y llegar a teatro en el teatro bajo la
divas. En la escena del dirección escénica de Cateri-
mundo, entre bambali- na Panti Liberovici. Un aria
nas, durante penosos de Gluck, brillantemente
ensayos que producen expuesta por Jessika Strong,
guerra de sopranos, Va- culmina el espectáculo. No
lentino Fioravanti cons- menos exigente y eficaz, el
truye su ópera bufa Le canta- tenor Michael Porter resuel-
trici villane (Carnaval de ve la parte de Carlino, sobre
Nápoles, 1799) con humor de un virtuosístico obligato del
caricatura. Roberto Tigani la clarinete. Considerada una
ha adaptado como un chis- insensata pequeñez italiana
peante y burlesco show ope- por un crítico de la época, la
rístico. La escenografía de obra no lo es de ninguna
Sergio Mariotti muestra un manera y así lo entendió un
teatro de ensayo y el cameri- público entusiasmado que
no poblado de impulsivas hace de Don Marco, que se dulce Maren Favela. Kathatri- gratificó a los cantantes y a
sopranos de aldea. El maes- mete en el ensayo arrastran- na Ruckgaber es Nunzietta, la reducida y exquisita or-
tro de capilla Don Bucefalo do su clavicémbalo y acaba quien termina adoptando questa del teatro de Frank-
es encarnado por Björn Bür- siendo empresario. Las muje- pose de cantatriz. Todo furt dirigida por Karsten
ger, barítono de flexible voz res canturrean vivaces: cor- resulta ser un burbujeante, Januschke.
y delicado humorismo. Un dial y con plenitud vocal liviano, expresivo en las par-
divertido Thomas Faukler Karen Vuong, divertida y tes habladas, temperamental Barbara Röder

33
316-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/2/16 14:22 Página 34

ACTUALIDAD
AUSTRIA

Una prueba difícil de superar

GRAN ESFUERZO, GRAN ABURRIMIENTO


Theater an der Wien, 23-I-2016. Weill, Die Dreigroschenoper. Tobias Moretti, Florian Boesch, Angelika
Kirchschlager, Nina Bernsteiner, Anne Sofie von Otter, Gan-ya Ben-gur Axelrod. Director musical:
Johannes Kalitzke. Director de escena: Keith Warner.
VIENA

La ópera de tres céntimos del patio interior, lo vuelve quien marcha al cadalso. La sión en broma de las habi-
se ha convertido, en la hacia el proscenio y desplie- alternancia de las partes tuales actuaciones operísti-
puesta de Keith Warner, ga su tóxico romanticismo. habladas con las cantadas cas. Pero se supone que no
en una revista sólida y Un contraído y desconso- cobra animación. Moretti, un es su objeto y es entonces
manejable. La pieza, dra- lado ambiente londinense de actor del cine, la televisión y cuando la escenificación
máticamente difícil, sobre los años 1950 afecta las exis- el teatro, tiene dificultades exhibe un grave defecto:
todo en cuanto hace a los tencias, las de Macheath y las para cantar pero hace de demuestra un gran esfuerzo
cantantes-actores, bajo una damas que inquietan a su cantor de modo creíble y sin pero resulta un gran aburri-
cuidada claridad sarcástica, gran corazón, de Jenny en la clichés. El conjunto se enno- miento. La ópera de tres cén-
exhibe todo su contenido espelunca donde baila agita- blecerá con Peachum (Flo- timos sobrevive por la mez-
inmanente. De la misma damente (una deslumbrante rian Boesch) y la señora Pea- colanza de diversos estilos
manera resuelve la función Anne Sophie von Otter) o chum (Angelika Kirschlager). musicales, que divergen pero
algún defecto formal de la encuentra a Lucy (a tener en El Klangforum de Viena con- están sometidos a un sobera-
obra, imposible de cumplirse cuenta: Gran-ya Ben-gur ducido por Johannes Kalitz- no dominio basado en un
con los medios del teatro Axelrod) con la esperanza de ke tocó técnicamente bien texto de rasante cinismo. En
musical corriente. Warner se liberarse de la jaula que las pero sin apenas frescura. fin, que hay que preguntarse
ha visto así atrapado entre encierra con sólo sus propias Más cercano al sonido de si a Bertolt Brecht lo han
las demandas y pretensiones fuerzas. En parecido y difícil Weill estuvo el coro Schön- matado, está muerto o se
de su empresa. Sobre una momento, Polly (también berg preparado por Erwin hace el muerto.
plataforma circular hay una deslumbrante en lo vocal, Ortner.
simple estructura movible Nina Bernsteiner) se aparta A veces parece que esta Christian Springer
que se amplía con el encanto de su marido Macheath, función quisiera ser una ver-

Estreno europeo de una ópera de William Bolcom

LOS RIGORES DE LA FIEBRE


Landestheater. 6-II-2016. Bolcom, McTeague. Corby Welch, Cigdem Soyarslan, Michael Wagner, Karen
Robertson, William Mason, Kathrynd Handsaker, Jacues le Roux, Nikolai Galkin, Ulf Bunde, Lorenz Kothbauer.
Director musical: Dennis Russell Davies. Director de escena: Matthias Davis.
LINZ

El estreno europeo de un encargo de la Lyric Opera una puesta al día de El Anillo su mayor lucimiento en una
McTeague estuvo marca- de Chicago, donde se estre- del Nibelungo se tratara, se particular aria de locura,
do por los estragos de la nó en 1992, contando enton- traduce en la sucesión de bañándose virtualmente,
fiebre. No sólo la del oro, ces en el papel titular con un muertes que irá encadenan- como Leda, con las monedas
que articula el argumento de Ben Heppner que empezaba do la codicia por la posesión de oro que atesora. Buena
la primera ópera en gran for- a hacer carrera. Tal vez por de ese oro que, en un golpe prestación la del barítono
mato de William Bolcom. esa razón el nombre baraja- de efecto final, acabará per- Michael Wagner (el maquia-
También la ocasionada por do originariamente en Linz dido en el Valle de la Muerte vélico Schouler) y el bajo
la gripe, que obligó a modi- fue el del wagneriano Ste- californiano, donde tiene Nikolai Galkin en su doble
ficar prácticamente en su phen Gould, que con toda lugar la acción. papel de lotero e inspector.
totalidad el reparto previsto seguridad habría conseguido Bolcom, que a su virtud Reforzando la idea del
para la première: un punto a mayor consistencia que de buen orquestador suma musical, Mathias Fischer
favor de la Ópera de Linz y Welch para McTeague, el su respeto por las voces, Dieskau, hijo del desapareci-
su escudería de cantantes de dentista que protagoniza la cuadra bien la partitura, a do barítono, ha creado una
encomiable calidad. Capaces novela de Frank Norris, lle- caballo entre la música sinfó- ingeniosa escenografía-me-
de sustituir sobre la marcha vada a la pantalla por Erich nica de gran formato y el cano, que facilita los cam-
el cuarteto protagonista ini- von Stroheim en su película musical de Broadway, donde bios rápidos.
cial por el del segundo muda Avaricia. Esta pista conviven los ritmos de vals Del foso, como en su
reparto, con resultados más debió ser definitiva para que con la atonalidad y donde no estreno absoluto en 1992, se
que notables. En especial, la Bolcom encomendara el faltan guiños a Weill. O al responsabilizó un impecable
soprano Cigdem Soyarslan libreto conjuntamente a Bernstein de Candide, con Dennis Russell Davies, direc-
(Trina) y la mezzo Karen Arnold Weinstein y al cine- los cantables destinados a tor de cabecera de Bolcom,
Robertson (María) —la más asta Richard Altman, que María, la sirvienta, que posi- que sigue poniendo en valor
aplaudida de la noche—, introduce el flashback para bilita la introducción de soni- la música americana desde
defendiendo con solvencia narrar tres de los momentos dos latinos. Incluso a Gers- su teatro austriaco.
las dos figuras femeninas clave. hwin, por la quasi nana de
centrales de la obra, fruto de El argumento, como si de la avarienta Trina, que tiene Juan Antonio Llorente
34
316-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/2/16 14:22 Página 35

ACTUALIDAD
BÉLGICA

Rotundo triunfo de Anna Caterina Antonacci

UNA GRAN ARTISTA


Opera Royal de Wallonie. 30-I-2016. Poulenc, La voix
humaine. Wolf-Ferrari, Il segreto di Susanna. Anna Caterina
Antonacci, Vittorio Prato, Bruno Danjoux. Director musical:
Patrick Davin. Director de escena: Ludovic Lagarde.

Lorraine Wauters
LIEJA

Este inesperado progra- intensa actuación de Anto-


ma doble compuesto por nacci no lo necesitaba.
el intermezzo en un acto El mismo escenario, aho-
de Ermanno Wolf-Ferrari ra apenas sin movimiento y
El secreto de Susana bañado en luz rosa y amari-
(1909) y la tragedia lírica de lla, sirvió de casa al Conde
Francis Poulenc, también en Gil y a su mujer Susanna.
un acto, La voz humana Porque huele a tabaco, el
(1959) era un escaparate conde cree que su mujer tie-
para el talento de la soprano ne un amante y finalmente
italiana Anna Caterina Anto- descubre que ella fuma en
nacci, una gran cantante y secreto. El director de escena
actriz que ha demostrado en Ludovic Lagarde trasladó la
muchas ocasiones, y esta vez acción al presente, lo que no
también, que es capaz de es una buena idea dado el
combinar lo trágico y lo asunto y las referencias del
cómico. Como Ella en la texto, sugiriendo una más
obra de Poulenc, impresionó bien íntima relación entre
sobremanera proyectando el Susanna y su criado y llevan-
amor, la desesperación, la do la breve y encantadora
agonía, la esperanza y la ópera al terreno de la farsa.
desolación final de la mujer Anna Caterina Antonacci fue
que habla —¿por última la sexy Susanna, muriendo
vez?— por teléfono con su por un cigarrillo y cantando
amante que le ha dejado por muy bien pero sin encajar
otra mujer con la que se demasiado en esa imagen.
casará al día siguiente. Con Vittorio Prato, un barítono
una perfecta pronunciación decente, acertó en el celoso y
francesa Antonacci convirtió suspicaz Conde Gil mientras
el texto de Jean Cocteau y la Bruno Danjoux fue el mudo
partitura de Poulenc en la y fumador sirviente. Patrick
vida misma. Fue emocio- Davin dirigió a la Orquesta
nante sin sobreactuar y el de la Ópera de Valonia con
público lo agradeció. mano segura, dando a lumi-
Durante su largo monólogo, nosidad y sabor italianos a
se movió entre las paredes Wolf-Ferrari así como armo-
blancas de un apartamento nías y emoción a Poulenc.
que giraban demasiado a
menudo para mi gusto. La Erna Metdepenninghen

35
316-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/2/16 14:22 Página 36

ACTUALIDAD
FRANCIA

Àlex Ollé propone un trovador de densa humanidad

UN CUARTETO CASI PERFECTO


Opéra de Paris-Bastille. 3-II-2016. Verdi, Il Trovatore. Ludovic Tézier, Anna Netrebko, Ekaterina Semenchuk,
Marcelo Alvarez, Roberto Tagliavini. Coros y Orquesta de la Ópera Nacional de Paris. Director musical:
Daniele Callegari. Director de escena: Àlex Ollé.

Charles Duprat
La nueva producción de la soprano rusa realice una
PARÍS

El trovador presentada en interpretación magistral,


la Opera-Bastilla, en adueñándose de un papel
coproducción con la que hace suyo. Frente a ella,
Ópera de Amsterdam, el ardiente Manrico de Marce-
será sin duda recordada. De lo Alvarez, a pesar de una voz
esta ópera negra, de intriga limitada en color y en el agu-
recóndita, el director de esce- do, sabe dar consistencia al
na Àlex Ollè ha hecho una papel protagonista. La Azuce-
obra evidente y de una densa na de Ekaterina Se-menchuk
humanidad, respetuosa de es imponente de fuerza, de
las intencione de sus autores profundidad, en una encarna-
limitándose cambiar época y ción alucinante tanto en lo
encuadre. Así, trasponiendo vocal como en lo dramático,
el drama a los tiempos de la los protagonistas, imateriali- cuarteto vocal de altos vue- haciendo de su personaje una
Primera Guerra Mundial, con zando alternativamente cuar- los. Empresa imposible casi desollada viva de tempera-
trincheras, pilares de cemen- teles, montañas, campo de lograda por la Ópera de mento ardiente. Ludovic
to y cementerios bajo una batalla, trincheras, campa- París. Desplegando todo su Tézier es un Conde de Luna
luna pálida, Àlex Ollé, asisti- mento gitano, cementerio, potencial dramático, Anna noble, elegante, de fría deter-
do por Valentina Carrasco, ha convento y prisión. Anima- Netrebko es la encarnación minación. No desmerece el
conseguido hacer más legible dos por una verdadera direc- misma de Leonora. Voz de resto —Marion Lebègue
una intriga particularmente ción de actores, los cantantes una solidez y de una plastici- (Ines) y Oleksiy Patchykov
alambicada, incluso aunque despliegan fácilmente sus dad hoy en su plenitud, tim- (Ruiz)—, destacando el exce-
el dúo haya hecho cosas más voces envueltas por el direc- bre suntuoso, agudos radian- lente Ferrando de Roberto
espectaculares. Alfons Flores tor, Daniele Callegari, atento tes, graves envolventes, con- Tagliavini. Brillan también los
ha concebido un vasto espa- para no cubrirlas sin que, por sumada línea de canto, arti- Coros de la Ópera de París
cio fantasmático de dimen- otra parte, deje de sonar una culación perfecta y una pre- magníficamente preparados
siones realzadas por espejos orquesta flamígera. sencia fenomenal que exal- por José Luis Basso.
que amplifican la escenogra- Pero para El trovador tan una amplia gama de
fía y reenvían la imagen de hace falta, sobre todo, un emociones y consiguen que Bruno Serrou

Un gran trabajo de equipo

LAS COSAS BIEN HECHAS


París. Théâtre des Champs-Elysées. 16-II-2016. Mozart, Mitridate, re di Ponto. Michael Spyres, Patricia Peti-
bon, Myrto Papatanasiu, Christophe Dumaux, Sabine Devieilhe, Cyrille Dubois, Jaël Azzaretti. Le Concert
NANTERRE

d’Astrée. Directora musical: Emmanuelle Haïm. Director de escena: Clément Hervieu-Léger.

L
a producción de este ra asistente de Patrice Chére- lo esperado y poniendo bien ricano Michael Spyres se
Mitridate del Théâtre des au en Cosi fan tutte y Tristan en claro esa luminosidad tan impone en el papel titular por
Champs-Elysées sitúa la und Isolde, es particularmente mozartiana que ya impregna su flexibilidad y su voz carno-
acción en un viejo teatro que eficaz teniendo en cuenta la la obra. El reparto sirve a la sa que otorga densidad a un
evoca más o menos la Comé- longitud de unas arias que perfección esta suma de arias personaje al que restituye con
die-Française, un decorado apenas ocasionan movimien- de un singular virtuosismo, a éxito la progresión psicológi-
construido en los talleres de la tos o gestos. La partitura, de cual más desarrollada y a ca. A pesar de un timbre de
Ópera de Dijon en el que la una madurez sorprendente menudo sujetas a tres da contratenor poco seductor,
grisura se vivifica de vez en considerando la edad de su capo. Patricia Petibon campa Christophe Dumaux conven-
cuando por las luces cálidas autor —catorce años— ha una Aspasia intensamente ce por una línea de canto cui-
de los proyectores. Los prota- sufrido distintos cortes, redu- dramática y viva, la voz es dada y por la virulencia de su
gonistas se expresan en la ciéndose las cuatro horas de untuosa y segura. Sabine Farnace. Cyrille Dubois (Mar-
orquesta, en la corbata, en los duración habituales a poco Devieilhe es una Ismene cius) y Jaël Azaretti (Arbate)
palcos y el escenario vestidos más de tres. La dirección de luminosa de agudos delicio- completan con acierto este
con figurines más o menos Emmanuelle Haïm ha resulta- sos y relucientes. La soprano equipo que da a la obra un
contemporáneos. La dirección do dinámica y contrastada a la griega Myrto Papatanasiu encanto y una musicalidad
de actores de Clément Her- cabeza de su grupo Le Con- encarna una Sifare desbor- impresionantes.
vieu-Léger, residente de la cert d’Astrée, de sonoridades dante. A pesar de un tenso
Comédie-Française y que fue- más carnosas y coloreadas de extremo agudo, el tenor ame- Bruno Serrou
36
316-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/2/16 14:22 Página 37

ACTUALIDAD
INGLATERRA / ITALIA

Sentido del humor

GREGUERÍAS
Londres. Royal Opera House. 1-II-2016. Chabrier, L’étoile. Christophe Mortagne, Simon Bailey, François Piolino,
Aimery Lefèvre, Kate Lindsey, Hélène Guilmette, Julie Boulianne, Samuel Sakker, Samuel Dale Johnson, Chris
Addison, Jean-Luc Vincent. Director musical: Mark Elder. Directora de escena: Mariame Clement.
LONDRES

L’étoile de Chabrier (1877) menos la ligereza melódica y en la producción escénica de El estreno de esta pro-
es una ópera escrita en el de estilo de Offenbach. Cha- Mariame Clement. Su pro- ducción conmemoraba tam-
zénit de la ópera bufa brier apuesta por una profun- ducción, en una perspectiva bién los cuarenta años de
siguiendo la estela de los didad estilística encomiable amplia, es sencilla y nada colaboración de Mark Elder
grandes éxitos de Jacques pero poco adecuada en este aparatosa. Sin embargo, su con la Royal Opera House.
Offenbach. Lamentable- contexto. Por eso sorprende mayor logro está en su fino La labor del gran maestro al
mente, al lado de Orfeo el reciente éxito de este título sentido del humor. Basando frente de la orquesta fue pro-
en los infiernos o La Bella —con producción incluida en su estrategia en los chistes bablemente lo más notable
Helena, la opereta de Cha- la Ópera Estatal de Berlín con entre ingleses y franceses, en lo musical. Y es que los
brier se queda más bien en Simon Rattle, así como esta Mariame Clement demuestra cantantes, si excluimos su
una mala fotocopia. En cierto nueva producción del Covent un talento natural para la gran talento para la comedia,
sentido, no se puede esperar Garden— que, en cierto sen- greguería surrealista, para el no eran voces excepcionales.
mucho del libreto ya que no tido, debería hacernos refle- chiste corto pero fino. Para No nos engañemos: tampoco
deja de ser una plataforma xionar si en un contexto simi- ello contaba con el apoyo de la partitura lo exigía. Lo
para el lucimiento del direc- lar no podríamos exportar los actores Chris Addison y mejor, el dúo de la travestida
tor de escena, actores y can- nuestra mejor zarzuela a los Jean-Luc Vicent que, además Kate Lindsey, con una fina
tantes. Sin embargo, en grandes teatros europeos. de aportar el tirón mediático, coloratura y un cierto peso
muchos momentos se hace En este sentido, es fácil ofrecieron un repertorio luci- vocal, y Helene Guilmette.
largo, espeso y farragoso. de entender que gran parte do e inagotable de chascarri-
Musicalmente se echa de del protagonismo recayese llos geniales. Roberto Sgambatti

Una parodia eficaz

HEROÍNA NEGRA
Teatro de la Ópera. 24-I-2016. Rossini, La Cenerentola. Juan Francisco Gatell, Vito Priante, Alessandro
Corbelli, Damiana Mizzi, Annunziata Vestri, Serena Malfi, Marko Mimica. Orquesta y Coro de la
Ópera de Roma. Director musical: Alejo Pérez. Directora de escena: Emma Dante.
ROMA

El mecanismo de reloje- de fiesta: la de timbre oscuro. Las dos


ría rossiniano en la lectu- tela de la hermanas-tiranas resultan
ra de Emma Dante se araña que dos grandes características:
centra en la violencia de teje la ven- Damiana Mizzi (Clorinda),
las relaciones familiares ganza… En voz traviesa, y Annunziata
en clave ácidamente paródi- el final, los Vestri (Tisbe), voz no muy
ca, animada por la misma parientes grande pero bella. Marko
pérfida maldad del Setecien- serpientes Mimika (Alidoro), pese a
tos de las que también son son transfor- hallarse indispuesto, firmó
víctimas ignorantes Semele y mados en una buena prestación. Eficaz
Platée. En el gran baile del autómatas la neutra escena fija (Carmine
príncipe, hombres y mujeres que se hunden sobre sí mis- entre Mozart y Verdi pasando Maringola): una anónima
visten virginales vestidos de mos porque ninguno de por Gluck, no refleja la vive- arquitectura vagamente del
esposa pero empuñan pisto- ellos soporta la carga. Aque- za del escenario y carece de Setecientos, a veces empave-
las y fusiles prontos a dispa- llos mismos autómatas que ese tono que da la tensión sada de azul, el color-bande-
rar sobre rivales o matarse al habían acompañado a Cene- dramática en la partitura ros- ra que aparece incluso en el
azar… Icónicos el velo de la rentola mientras era criada: siniana. El reparto es bueno, vestuario un poco como de
esposa y el ramo de rosas autómatas espejo y dobles mejor en las voces masculi- historieta firmado por Vanes-
rojas: simbólico leitmotiv a de sí mismos. Así como el nas. Excelente el Dandini de sa Sannino. Movimientos
menudo recurrente en la príncipe, que antes había Vito Priante por su excepcio- coreográficos (Manuela Lo
escena. Cenerentola no es la estado acompañado de autó- nal presencia escénica y la Sicco) apropiados para los
tradicional edulcorada vícti- matas sosias (instrumento perfección vocal. Arrebatador angulosos resortes de los
ma del padrastro, vampiro del destino), en el trono ya el Don Magnifico de Alessan- autómatas.
de la herencia de la mucha- no está vestido de azul sino dro Corbelli que hace reír. El teatro reencontró un
cha vejada por las hermanas- de negro. La venganza se ha Juan Francisco Gatell (Don público internacional. Aplau-
tras que la esclavizan. Es una cumplido y vivirán felices y Ramiro) es un ágil hurón azul sos sin fin del numeroso
heroína negra. Y… de negro contentos. en la escena y se las arregla público que llenó el aforo.
viste en el gran baile donde La interpretación musical bien. Serena Malfi es una
una arañita decora su traje de Alejo Pérez, a caballo Cenerentola poco expresiva, Franco Soda

37
316-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/2/16 14:22 Página 38

ACTUALIDAD
ITALIA

Cierre de la Tetralogía palermitana

EL MITO COMO RECONOCIMIENTO


Teatro Massimo. 28-1-2016. Wagner, Götterdämmerung. Iréne Theorin, Christian Voigt, Viktoria
Vizin, Mats Almgren. Director musical: Stefan Anton Reck. Director de escena: Graham Vick.
PALERMO

El Teatro Massimo de y de la acción de unos rá el Walhalla. Las llamas no que en Siegfried. Siempre
Palermo abrió la nueva mimos manejados por Ron son evocadas sino que se insoportable la incierta ento-
temporada con el fuerte Howell es siempre magistral encienden y se derrumban nación de Christian Vogt
compromiso del Crespús- y participativa, incluso cuan- los puentes de luz, mientras (Siegfried), sobresalieron la
culo de los dioses: con do se fuerza el texto. El espa- los mimos evocan la irrup- desesperada y nobilísima
coherencia se resumieron cio teatral está usado al com- ción de las aguas del Rin. Brünnhilde de Iréne Theorin
en esta última jornada los pleto, incluyendo a la platea, Hagen muere herido por uno y la intensa Waltraute de
caracteres del montaje idea- de una manera eficacísima de los suyos; luego, algunos Viktoria Vizin. Buenas las
do por Graham Vick que, sobre todo en el acto segun- avanzan hacia el proscenio y Nornas y las Hijas del Rin
deliberadamente “pobre” y do, en la fiesta para la des- sobre las últimas notas, (A.Jahns, C.Knorren, S.Cor-
sin efectos especiales, utiliza graciada doble boda fruto mientras el telón cortafuegos ley, R. Tatum) y Alberich
a menudo el escenario vacío del engaño. No se cuentan se baja, abren las americanas (S.Leigferkus), mientras que
para una relectura del las referencias a la contem- y muestran sus cinturas con a Gunther (Eric Greene) y
inmenso ciclo wagneriano a poraneidad de hoy, de los explosivos. Más allá de las Gutrune (E. Blanck-Biggs),
través de una mirada actual. teléfonos al iPad. En el Pró- intenciones, este último presentados como herma-
El mito nibelúngico es visto logo, las tres Nornas no tejen hallazgo consigue el efecto nos depravados, drogados e
como arquetipo en el que ningún hilo sino que prepa- de un chiste de mal gusto, incestuosos, su pericia escé-
podemos reconocernos a ran una bomba de relojería un desliz que sin embargo nica hacía que en parte se
nosotros mismos y nuestro que colocarán en la mochila no invalida el resto del les perdonaran las lagunas
mundo, lo atemporal viene a de Siegfried, un joven des- espectáculo. vocales. De siniestro pode-
coincidir con el presente en prevenido y fácilmente mani- La sólida dirección de río el Hagen de Mats Alm-
una visión de degradación pulable. Después de su Stefan Anton Reck y el ren- gren, pero de emisión siem-
apocalíptica, abierta a muerte se acumulan al fondo dimiento de la orquesta del pre turbia.
inquietantes preguntas. La trozos de la escenografía, en Massimo se han mostrado
evidencia teatral del montaje vista de la pira que encende- más cuidadas y persuasivas Paolo Petazzi

Con una cauta dirección de escena

EL VERDI INVESTIGADOR
Teatro La Fenice. 22-1-2016. Verdi, Stiffelio. Stefano Secco, Julianna Di Giacomo, Dimitri Platanias.
Director musical: Daniele Rustioni. Director de escena: Johannes Weigand.
Michele Crossera

Stiffelio se halla entre la la interpretación del tenor


VENECIA

más importantes óperas Stefano Secco, mientas la


de Verdi que aún no han soprano californiana Julianna
entrado en el repertorio. Di Giacomo estuvo discreta
Obstaculizada por la cen- pero siempre con dificultades
sura, no había obtenido en el registro agudo y el barí-
éxito. Al público italiano tono Dimitri Platanias (Il
del 800 no le gustó la pintura padre) utilizaba de modo tos-
severa de la ópera y la histo- co y no pertinente estilística-
ria de un pastor protestante mente la propia potencia
casado, traicionado por su vocal. Persuasivos en los
esposa y en combate entre el tamento, buscando inspira- investigación, donde no todo papeles menores Simon Lim,
sentido del honor ofendido y ción para el sermón que está resuelto de manera esti- Francesco Marsiglia y el res-
sus propios deberes como todos esperan de él, y lee en lísticamente homogénea pero to. Buena la orquesta y el
ministro de Dios. Para que la el Evangelio de San Juan el donde son muchos los logros coro de La Fenice. Atenta
escuche, decidido a divor- episodio de la adúltera per- de altísimo nivel. En Venecia, pero quizás un poco dema-
ciarse, la esposa todavía ena- donada. Atraído por el la dirección de Daniele Rus- siado cauta la dirección de
morada, se ve obligada a ambiente “burgués” contem- tioni parecía inclinada en escena de Johannes Weigand
conminarle “¡Ministro, confié- poráneo y con situaciones dejar en evidencia los desni- (en Venecia ya había sido
same!” en el momento culmi- psicológicas complejas e veles estilísticos, con un cier- apreciado sin reservas en la
nante de un extraordinario insólitas, Verdi creía en el to ímpetu, si bien controlado, Puerta de las leyes de Sciarri-
dúo (uno de los pasajes valor de Stiffelio y a disgusto con un seguro respiro y no). De pertinente sobriedad
arruinados por la censura). lo reescribió como Aroldo. sacando a la luz sensible e y austeridad la escenografía
En la escena final en la igle- Hoy sabemos que tenía inteligente los aspectos más de Guido Petzold.
sia, un confuso Stiffelio abre razón y vemos en Stiffelio un originales, por ejemplo en el
por casualidad el Nuevo Tes- extraordinario laboratorio de acto III. También inteligente Paolo Petazzi
38
316-Pliego 3.qxp_Actualidad 22/2/16 14:22 Página 39

ACTUALIDAD
PORTUGAL / SUIZA

Temporada del São Carlos

UN EJERCICIO ESCÉNICO DE DEPURACIÓN


Teatro São Carlos. 3-II-2016. Poulenc, Dialogues des carmélites. Dora Rodrigues, Ana Ester Neves, Luís
Rodrigues, Eduarda Melo, Maria Luisa de Freitas. Coro del Teatro Nacional de São Carlos. Orquestra Sinfónica
Portuguesa. Director musical: João Paulo Santos. Director de escena: Luís Miguel Cintra.

El Teatro São Carlos pre- la ópera y el teatro musical nos, articulándose como el na de la muerte de la Madre
LISBOA

sentó como primera nue- del siglo XX. El elenco esta- drama, abriéndose a la luz. Superiora), Dora Rodrigues
va producción de 2016 ba íntegramente constituido Los aderezos fueron reduci- (Blanche, ilustrando un pro-
Diálogos de carmelitas de por cantantes portugueses, dos al mínimo. El resto, un ceso formativo de madurez)
Francis Poulenc, ópera sumándoseles el coro del tea- magistral trabajo de luz y y de Maria Luísa de Freitas
que se presentó en él por tro y la Orquestra Sinfónica una minuciosa dirección de (Hermana Marie). En la Sin-
vez primera al año siguiente Portuguesa. cantantes-actores. Estos co- fónica Portuguesa, refrenan-
de su estreno mundial, esto Hablamos en el título de rrespondieron bien, con do lo que fue un excesivo
es, en 1958. La dirección “ejercicio de depuración”, algunas excepciones, espe- ímpetu inicial, primó el
escénica correspondía a Luís pero tal ejercicio no es aquí cialmente los secundarios. buen trabajo de texturas y
Miguel Cintra, uno de los nunca experimental ni gra- En los papeles principales timbres, vehiculando la
más consagrados autores y tuito, antes sí una visión con- quedó clara la distribución transparencia de aquellas y
registas portugueses, funda- secuente y profundamente por tipos vocales, lo que en el caleidóscopico color de
dor del Teatro da Cornucópia enraizada en las premisas y algunos casos no llegó para estos. Más aún: concediendo
(1973), en Lisboa, coadyuva- los fundamentos místicos del llenar el papel (la Madame desde el principio la con-
do en la escenografía (despo- drama. La escenografía está Lidoine de Ana Paula Russo ducción a la palabra y su
jada) y en los figurines dominada por grandes pane- o el Caballero de la Force de inteligibilidad pero no hur-
(intemporales o sólo alusi- les rectangulares (pintados Mário João Alves). Excelen- tándose a su refuerzo dra-
vos) por su colaboradora de por Cristina Reis), moviéndo- tes, de otra parte, las compo- mático, tanto en el sentido
tiempo atrás Cristina Reis, fir- se vertical u horizontalmente siciones del personaje y las del subrayar como de la
mando ambos la iluminación. y sucediéndose conforme a prestaciones vocales de Luís interrogación e incluso de la
Era la séptima producción de las escenas, sirviendo para Rodrigues (Marqués), Eduar- contradicción, asumiéndose
Cintra en el São Carlos. En la encuadrar, delimitar, ocultar da Melo (una Constance à la así como voz de lo que se
dirección musical estaba João o aludir; ocasionalmente, las Juana de Arco pero sin el fer- dice y lo que se calla.
Paulo Santos, su colaborador puertas establecen una vor nacionalista), Ana Ester
habitual en las andanzas por comunicación entre los pla- Neves (antológica en la esce- Bernardo Mariano

30 años después, de nuevo en escena la ópera de Wolfgang Rihm

EL CANTO DEL CISNE DEL SOCIALISMO


Opernhaus. 24-I-2016. Rihm, Die Hamletmaschine. Scott Hendricks, Nicola Beller Carbone, Anne Ratte-
Polle, Matthias Reichwald. Director musical: Gabriel Feltz. Director de escena: Sebastian Baumgarten.
ZÚRICH

Hamlet se ha cansado: necesitaba una música que Tan sombrío como el en este proyecto pusieron
«Ya no represento nin- fuera igualmente cruel, fuer- texto y la música es tam- un absoluto entusiasmo en
gún papel... Detrás de mí te y sin piedad, lo advirtió bién el montaje escénico, revivir una obra que llevaba
se montará el decorado. Wolfgang Rihm, quien logró que Barbara Ehnes y el muchos años sin represen-
Por gente a la que mi colmar las expectativas hace director Sebastian Baumgar- tarse. El canto, en tesituras
drama no le interesa, treinta años con su evidente ten han creado en Zúrich: casi siempre extremas y
para gente a la que no le oficio. Los acentos eruptivos estamos en la estrechez potentes, no exige única-
importa... Yo no juego» Es son su principal elemento y claustrofóbica del interior mente voces robustas sino
un lenguaje conciso, con el la numerosa percusión de un buque que, desde el que apenas deja espacio a
que el escritor de la RDA subraya la fuerza de la parti- comienzo, es mostrado la creación de personajes. El
Heiner Müller escribió hace tura. Solo en contadas oca- como un sobrecargado bar- barítono tejano Scott Hen-
casi cuarenta años desde sus siones adquieren su lugar co de refugiados pero tam- dricks encarnó al protago-
entrañas las frustraciones los tonos delicados, a menu- bién simboliza Europa o el nista, secundado por dos
sobre el fracasado socialis- do en breves intervenciones arca de Noé. Se nos presen- actores como dobles, Anne
mo y, con ello, generó un corales o en las líneas torna- ta un verdadero collage de Ratte-Polle y Matthias
violento y controvertido soladas de las cuerdas. Pero imágenes: el desplome de Reichwald, quienes se
revuelo en las páginas de todo esto, sin embargo, tiene la RDA, la situación actual movieron prácticamente
cultura de los periódicos ale- más bien la función de dar deAlemania y el terrorismo, entre gritos. El barítono
manes. Un texto breve, sin aún mayor dramatismo a la el clan Manson, Andy War- aguantó estoicamente hasta
acción, pero de un radicalis- siguiente explosión sonora hol... Al final, la ahogada el final, al igual que Nicola
mo detonante, con palabras antes que la creación de un Ofelia reaparece como Beller Carbone en una Ofe-
llenas de amargura, de ilu- mundo sonoro propio que renacida Electra a modo de lia sin esfuerzos.
siones frustradas e implaca- pudiera oponerse a la vio- una salvaje vengadora.
ble dureza. Que este texto lencia general. Todos los participantes Reinmar Wagner

39
316-Entrevista.qxp_Actualidad 27/2/16 17:46 Página 40

ENTREVISTA

JAVIER EGUILLOR:
“EL TIMBALERO ES EL
SEGUNDO DIRECTOR”

P
ara los lectores de una revista de música clásica, la presencia de un percusionista es siempre
una sorpresa, con excepción de Colin Currie, Evelyn Glennie o Martin Grubinger. SCHERZO se
ha encontrado con que bien puede ser Javier Eguillor (Xixona, 1975) el representante de ese
otro lado de la música que, por unas u otras razones, es diferente de aquel que pueblan
violinistas, pianistas o hasta violonchelistas de pedigrí. Además de timbalero de la Orquesta de
Valencia, Eguillor es uno de esos músicos españoles dispuestos a cambiar el panorama de un mundillo
a veces demasiado previsible. Enamorado de su instrumento, se ha convertido en un adalid de la
importancia de las redes sociales para la difusión de su enseñanza y su disfrute. Su experiencia con el
Concierto Fantasía de Philip Glass es un ejemplo claro de ello, como lo es el planteamiento de sus
clases magistrales o de sus proyectos de enseñanza en el futuro.

¿Por qué la percusión? de Josep Vicent, que hoy es director de Luego, cuando descubrí el mundillo, mi
Yo soy de Xixona y allí hay fiestas orquesta. Y digo de la mano también obsesión era el timbalero de la Filarmó-
de moros y cristianos, y el ruido de los por eso, por los quince años, yendo nica de Berlín y la propia Filarmónica
tambores me entusiasmaba de peque- por Nueva York y viendo aquel monta- de Berlín.
ño. Así que a los ocho años me apunté je de la JONDE, cómo estudiaba la gen- Ahí asomó ya la profesión.
en la banda de música con Juan García te, cómo era un escenario, como se Sí y comprobar dónde realmente
Iborra y luego ya pasé al Conservatorio vivía el mundillo… Me vine de allí con ves el futuro, dónde existe un nivel
de Alicante, también con él como pro- una obsesión muy grande, la de que artístico, de élite, en el cual tienes que
fesor. Fue una suerte tenerle tan cerca tenía que estudiar muchas horas para introducirte a tope.
en aquel momento. no abandonar eso tan bonito que aca- ¿Y después de la JONDE?
¿Había tradición musical en la familia? baba de descubrir. Y, claro está, fijar Después de la JONDE me presento
Ninguna, es lo curioso. Nadie de mi qué proyecto iba a ser el mío. Y a partir a la Joven Orquesta de la Unión Euro-
familia se dedicó a la música, nadie. de ahí empecé muy duro. pea y el primer año no me cogen para
¿Y qué les parecía a sus padres tener un Muy pronto, con quince años. la orquesta pero sí para la escuela de la
chaval en casa que no hacía más que Sinceramente, ahora que tengo un orquesta, y tengo la suerte de trabajar
hacer ruido con todo lo que encontraba? crío, nunca le desearía pasar por donde en Bolzano con Carlo Maria Giulini.
Ellos nunca ponían ninguna pega. yo pasé, que son dos experiencias dis- Preparar Brahms con él fue algo increí-
Al revés: todo era colaborar, ayudar. tintas aunque luego forman una sola. El ble. Luego ya gané las pruebas cuatro
Por su trabajo no podían orientarme ni lado bueno, la suerte que me ha dado años seguidos y trabajé con directores
estar encima de lo que hacía. Y yo me la música, lo que has hecho y lo que como Colin Davis, Bernard Haitink,
sentía completamente libre, yendo yo estás haciendo; pero, por otra parte, esa Gennadi Rozhdestvenski y solistas
solito a apuntarme a solfeo o a percu- ceguera o esa obsesión que te hacen como María Joao Pires o Emmanuel Ax.
sión. Y hasta que no entré, al cabo de pasar por momentos delicados: todo O sea, con los más grandes.
un tiempo, en la Joven Orquesta Nacio- era una pura competición y mi vida ¿Y de quién aprendió más cosas?
nal de España y oyeron que su hijo transcurría durante once o doce horas Antes de esto que le contaba, en
apuntaba maneras no fueron conscien- encerrado. Me obsesioné mucho, que- 1998, me invita el Ministerio de Cultura
tes de que esta iba a ser mi profesión. ría ser el mejor, quería demostrarme a a tocar con la Filarmónica de Israel un
¿No cree que en cierta manera la percu- mí mismo y demostrarle a mi profesor par de conciertos en el festival de San-
sión es el más natural de los instrumentos? que podía llegar a jóvenes orquestas y tander y en San Sebastián con Zubin
Totalmente de acuerdo. Si te fijas, a grandes orquestas. Fue un camino Mehta. Aquello fue un shock, yo tenía
en un crío pequeñito lo primero que le duro de recorrer y muy cerrado, y que dieciocho años y nunca había trabajado
nace es el golpe, el ruido, el percutir de no recomiendo a ningún músico. a ese nivel, fue algo increíble... Des-
alguna forma, coger algo parecido a ¿Querías parecerte a alguno? pués, a partir de ahí el maestro que me
una baqueta, golpear en algún sitio… No. Eso fue algo curioso. Es cómi- cautivó totalmente fue Colin Davis.
Es muy atractiva. co, incluso. A mí siempre me gustó ¿Por qué?
¿Cuándo decide hacerse profesional? mucho Julio Iglesias, que era mi ídolo Por la magia, una magia especial de
Lo decido cuando me invitan, con desde pequeñito y del que, de hecho, un hombre ya mayor que con un movi-
15 años, a la Joven Orquesta Nacional soy un fanático. Ya ve usted, qué cosas. miento de manos te preguntabas cómo
de España y tengo la suerte de debutar A mi profesor le daba rabia, bueno no era posible que, con esa forma de bra-
nada más y nada menos que en el Car- exactamente rabia porque había tocado cear o de marcar, la orquesta sonara el
negie Hall de Nueva York, de la mano, con él, cosa que a mí, entonces, me triple que con otro. Magia y un respeto
entre otros, en la sección de percusión, hubiera hecho una ilusión tremenda. increíble.

40
316-Entrevista.qxp_Actualidad 27/2/16 17:46 Página 41

ENTREVISTA
JAVIER EGUILLOR

Maestros que no mandan, digamos. ¿Y, de alguna manera, a entender defini- cantando, imitando una voz: un sonido
Que no lo necesitan. Con una mira- tivamente el instrumento? redondo, la afinación, el timbre, el
da era suficiente para sonar el doble o Me hace ver que el timbal es espe- color. Y creo que esto marca el estilo
respetar el máximo piano posible, algo cial, ni más ni menos, que nunca somos entre un timbalero y otro: la forma de
que solo un grande puede conseguir. más que nadie pero sí especiales por- pensar.
¿Qué tenía Haitink? que el timbalero es un segundo direc- ¿Habría timbaleros ruidosos y timbaleros
Daba las entradas en Shostakovich tor. Los directores siempre lo definen sutiles?
con las pestañas, con un guiño. No he así y, de hecho, cuando haces pruebas Más que ruidosos, hay timbaleros
visto nada más rítmico en mi vida. de timbal el grado de exigencia siempre que están más presentes, que percuten
¿Y Rozhdestvenski? suele ser muy grande, diferente que en de forma más presente. Lo cual no
Recuerdo un Pájaro de fuego. Ahí la la percusión. Somos como un salvocon- quiere decir que no haya momentos en
magia salía directamente de la punta de ducto del director que necesita ahí arri- los que el timbal tenga que tocarse así.
los dedos. ba alguien de confianza. No es lo mismo La Consagración de la
Estuvo también en la Orquesta Mundial ¿Algún ejemplo? Primavera que un Brahms totalmente
de Juventudes Musicales. Generalmente el timbal siempre tie- redondo, grande, no agresivo pero tam-
Si, con Menuhin, que ya estaba muy ne una parte rítmica pero muchas veces bién muy presente de otro modo, muy
mayor, dirigiendo. Recuerdo unas navi- no, también tiene carácter temático, por dinámico. Brahms es redondo y es algo
dades en Berlín y éramos la orquesta ejemplo en Mahler, en Bruckner, en más rítmico. Bruckner es más color,
que amenizaba un baile con ocasión de Brahms, donde desempeña un papel de más poderío por momentos, grandes
un encuentro político, y allí bailaban dominio tanto melódico como rítmico. redobles y color, mucho color. En
pues no sé, el Canciller con su mujer y Y ahí se necesita una forma especial de general, siempre hay que saber estar y
toda esa gente. Y detrás de nosotros tratar el instrumento, no solo como algo no siempre se sabe estar.
estaba nada menos que Ray Charles percutivo sino pensando en el cómo… Su maestro, Rainer Seegers, fue un tiem-
con su orquesta que también tocaban. Yo, desde hace poco, lo siento como po batería de los Scorpions.
A nosotros nos utilizaban para los val- una voz, es decir, intento reflejar en el En Berlín entra con treinta y tantos
ses y a Ray Charles, que cerró el baile, timbal el sonido como si estuviéramos años y fue algo insólito, algo increíble
para lo demás. en aquel momento. Imagínese: que un
Precisamente a Berlín se marcha con die- tío con una melena hasta el culo,
cinueve años. hablando rápido y mal, pase de los
No llegué a vivir allí pero via- Scorpions a ser timbalero de una
jaba cada mes durante dos orquesta como la Filarmónica de Berlín.
años. Allí conozco al que ha El cuenta que vio en el grupo, o en esa
sido mi iluminación, el más forma de tocar, un camino sin futuro,
grande que he conocido con que no era en todo caso el que él bus-
los timbales, Rainer Seegers, caba entonces y decide tirar por el
que aún sigue en la orquesta mundo clásico. Claro, tiene un don fue-
y es el que me abre el cami- ra de lo normal, es tan grande que solo
no. Con él veo otro mundo, cabe pensar que es alguien galáctico,
otra historia y es cuando un genio.
empiezo a sentir verdadera- ¿Qué aprendió con él?
mente que tengo que apren- Con él aprendí lo que es el timbal
der. Ahí es cuando empieza el sinfónico, que antes no sabía lo que era.
camino, la lucha. Un timbal puede ser rítmico, con
Estudio A2

41
316-Entrevista.qxp_Actualidad 27/2/16 17:46 Página 42

ENTREVISTA
JAVIER EGUILLOR

muchas notas, muchos golpes, rapidez. En las orquestas pequeñas está en lugar herty o Philip Glass, con bandas sinfó-
Y él me enseñó qué hacer con cada menos expuesto. ¿Le gusta tocar con nicas y con orquestas en Mallorca,
nota: sonido grande, redondo, afinación orquestas pequeñas o con parches de piel Madrid, Bilbao, La Coruña, Santiago,
y, sobre todo, la musicalidad, el saber o baquetas de otro tipo? sino también, como ahora por ejemplo,
estar en cada momento. Soy miembro de BandArt, la de percusión, como el de Jolivet con la
La afinación parece complicada. Siempre orquesta que lidera Gordan Nikolic y Sinfónica de Navarra y Cristóbal Soler.
están ustedes oído al parche. trabajo también con Disonances, de Es un concierto, que ya había hecho en
Para mi es el factor más importante, David Grimal. He grabado con ellos Valencia, en el que cada movimiento es
me obsesiona y me hace ser metódico. Heroica, Cuarta y Octava de Beetho- un set de percusión diferente, vibráfo-
Se está afinado o desafinado y, si se ven, Segunda y Cuarta de Brahms, … nos, xilófonos, batería también, tienes
está desafinado, por mucho que te y con ellos siempre son timbales barro- que estar a mil en todos los sentidos. Y
digas a ti mismo que la cosa ha ido muy cos con parche de piel y, generalmente, si llega un momento en el que acabe
bien, pues no: si estabas desafinado es con una baqueta más durita, madera, todo esto, pues mis timbales serán
imposible que haya sonado bien. Y un madera con franela, algo pequeñito. siempre mis timbales. Pero de momen-
buen concepto de la afinación se nota Con BandArt haré Idomeneo de Mozart to no me queda más remedio que estar
a la primera. en julio, en el Festival de Ludwisbirg, a todas si quiero estar tocando de solis-
Con ese maestro que tuvo, no es extraño en colaboración con Zuflucht Kultur y a ta, de esta forma que es la que quiero
que haya hecho jazz. beneficio de los refugiados sirios. Yo y por la que he trabajado duro.
Sí, en la época de la Escuela Creati- diría que, dentro de mi vida artística, ¿Puede un timbalero aspirar a volar por
va de Jazz, en Cuatro Caminos, en BandArt es lo más grande y lo más su cuenta a partir de una orquesta? Pare-
Madrid, en la cual conocí a un gran bonito que he hecho y he vivido, con ce evidente que lo tiene más difícil que
batería, Carlos Carli, un uruguayo que gente de las mejores orquestas del otra clase de solistas.
ha tocado nada menos que con Paco de mundo… y un concertino y director Más no, lo más. Lo que no es nor-
Lucía y Chano Domínguez, un tipo como Gordan, que es quien nos ha des- mal es lo que me ha pasado a mí, o sea
impresionante como músico y como cubierto a mí y a todos y que tiene algo no es normal que una persona con tim-
persona. Recuerdo encerrarme con él que está por encima de la música: ese bales pueda mover conciertos por Espa-
ocho horas después de llegar por la poder y ese don de transmitir. Ha ña, en el extranjero, grabar unas clases
mañana de Alicante para volver por la hecho de BandArt un proyecto mágico magistrales, que te inviten a festivales
noche. Muchas veces ni me cobraba, o aunque muy difícil de mantener. solo porque te han visto en Youtube.
sea que era solamente el verte, las ¿Le gusta combinar repertorios? No es normal pero sí es señal de que el
ganas, el nivel, la curiosidad. Hicimos Toco clásica y toco también en un producto ha gustado, de que estás ahí y
una gran amistad y estuve con él dos cuarteto que se llama Liber Cuartet: dos de que la gente quiere ver eso.
años en los que aprendí muchísimo. pianistas y dos percusionistas. Tenemos Tienen menos competencia pero también
Fue la época, precisamente, en la que en internet una Consagración de la Pri- menos repertorio.
con la JONDE hicimos con Fernando mavera en directo impresionante, de En percusión aún hay pero en tim-
Colomo la película Allegro ma non verdad. Hemos hecho Bartók y un West bales he hecho Philip Glass, Michael
troppo, con Penélope Cruz, Rosa María Side Story también increíble en el Audito- Daugherty, Rosauro y me puede quedar
Sardá, Pere Ponce. rio de Zaragoza. Es una formación en la poco más. No es una gama increíble, ni
A veces la gente que no lo conoce, inclu- que nos reunimos de vez en cuando e mucho menos.
so gente del clásico, mira el jazz por enci- incluso es muy posible que hagamos un ¿Quiénes son sus colegas preferidos ade-
ma del hombro.¿Qué ha aprendido del disco con el material que ya tenemos. más de su maestro?
jazz? ¿Qué es lo más difícil de su instrumento? Colin Curry, Martin Grubinger y,
A la formación de un músico clásico Primero, tener un control total de la por supuesto, Evelyn Glennie.
le viene muy bien que, al mismo tiem- afinación y, después, como decía antes, Que es sorda.
po, haya tenido la oportunidad de el situarte, el ubicarte en cada orquesta Eso se dice. En el fondo no sé hasta
aprender en jazz, en latino y, hasta en que te invite, el saber estar, el que en dónde llega su sordera porque con un
flamenco, que es algo que a mí me ha ningún momento estés por encima ni grado muy fuerte, por muy prodigio
quedado pendiente y que me encanta- por debajo sino en tu sitio, apoyar que seas, es imposible hacer lo que ella
ría haber experimentado. Eso te da una cuando haga falta. Ser músico, ni más hace o ha hecho. Yo creo que puede
versatilidad tan grande en todo lo que ni menos. tener problemas de sordera pero no
toques que, en definitiva, te hace ¿La tentación es venirse arriba? totalmente, aunque no me atrevería a
mejor. Yo tuve la suerte de aprender de Sí, a veces pasa. Un Mahler, un decirlo.
Ricard Miralles, de Tino di Geraldo, un Bruckner, un redoble, dos timbalazos, Martin Grubinger es como un meteorito
gran percusionista, de Carles Benavent, decir aquí estoy yo, ceder a la tentación caído del cielo a toda velocidad.
de Víctor Merlo; era increíble la gente y que te salgas de contexto. Es que está marcando un estilo, ha
que estaba allí en Cuatro Caminos. ¿Timbalero o percusionista? creado un espectáculo que es de admi-
Volviendo, si me permite, a lo de que el Desde hace tres, cuatro años, rar, que es especial y que él mismo se
timbalero es el segundo director, yo siem- empiezan a surgir unos proyectos ha montado a partir de tocar obras
pre he tenido la sensación de que, tal y increíbles y yo empiezo a venderme, si enormemente efectivas, hasta ponerse
como se le ve en la orquesta, más parece vale la expresión, también como percu- con una caja solo y hacer movimientos
el portero de un equipo de fútbol. sionista, un mundo en el que hay gente técnicos y visuales que seducen al
Pues también. De hecho hay direc- tan fabulosa como Martín Grubinger o público. Eso tiene un mérito increíble.
tores maniáticos que quieren el timbal Colin Curry que fue compañero mío en También es verdad el público no ha teni-
más alto aún, como para tenerlo a él a la Europea y que se dedican a eso a do una idea de la percusión como solista
vista de pájaro. Y sí que es verdad que tope desde siempre. Yo no, yo era más más que con obras con las que, además,
la perspectiva es increíble y la proyec- específicamente timbalero. Pero la cosa suele tener problemas. Todavía con Bar-
ción del sonido y tienes que tener cambia a partir de proyectos que con- tók, por ejemplo.
mucho más cuidado porque una timba- sisten no sólo en tocar conciertos de Yo tengo la suerte de haber hecho
lada fuera de lo normal llega mucho. timbales como los de Michael Daug- cosas que te abren más el camino pero

42
316-Entrevista.qxp_Actualidad 27/2/16 17:46 Página 43

ENTREVISTA
JAVIER EGUILLOR

Sergio Arias

no crea que es fácil llegar a una orques- tas de nombre tienen 200.000 visitas, Dice mucho de usted esa historia, viajar a
ta y decirles que quieres hacer Philip no las tienen, hablamos de Berlín y aprender con alguien que no le aprobó.
Glass o Michael Daugherty. Londres… Entonces ves la cosa y te Es la única forma, bajo mi punto de
Hábleme del concierto de Glass. dices que hemos dado en la diana, y vista, que tienes de aprender. Si nos
La idea de hacerlo surge del buen ven el vídeo y te dicen quiero progra- equivocamos continuamente, o por lo
entendimiento con Yaron Traub, el mar esto y se ponen en contacto conti- menos yo me equivoco mucho, la única
titular de la Orquesta de Valencia, que go y el mismo Julien se mueve para forma de aprender es que alguien que
me ha dado mucha confianza como hacerlo en Montecarlo y allí lo tocamos te ha escuchado sepa el camino o te
solista. Primero hicimos Jolivet para en mayo de 2015 con un gran éxito. diga cosas que te lleguen. Aquello fue
percusión en el 2004 y alguna cosita Nos dirigió, como en Bilbao antes, un gran paso.
después, incluido Bartók. Pero son Gunther Neuhold. Y ahora hay al ¿Cuántas horas ensaya al día?
conciertos de percusión y yo quería menos cuatro orquestas españolas inte- Pues, sinceramente, empecé hacien-
hacer un concierto de timbales solo. Y resadas en programarlo. do barbaridades, he llegado a hacer 12
Traub me dijo que adelante, coge el ¿Y Youtube le ha dado también más pre- horas diarias durante muchos años.
que quieras, me lo enseñas y progra- sencia fuera de España? Ahora, obviamente, no son tantas pero
mamos. En un principio le enseñé el Pues mire usted, le voy a contar una sí son bastantes: las tres horas de ensa-
de William Kraft, que es un concierto cosa. Yaron Traub fue a China a dirigir yos con la orquesta, otras tres o cuatro
de timbales muy bonito, increíble. Pero y cuando volvió me dijo: “Oye, Javier, más por las tardes, fines de semana
Traub tiene muy buena vista cara al me ha pasado una cosa curiosa en Chi- encerrado, fiestas de guardar y lo que
público, sabe qué repertorio escoger na. El primer día de ensayo me viene el haga falta cuando hay conciertos a la
no solo para que se luzca el instrumen- timbalero de la orquesta y me dice: vista.
to sino para que verdaderamente guste Maestro, yo a usted le conozco. Y yo le Y tendrá a la familia un poco harta.
al oyente. Entonces escuchó el de Kraft dije: ah, muy bien, me habrá visto usted Hasta el cogote. Mi hijo me dice
y me dijo: Javier esto no es para ti; sí, dirigir alguna sinfonía. Y me contesta: que no valgo para nada, sólo para estu-
el timbal es increíble y tal y tal pero No, pero yo le conozco a usted y a su diar y para tocar.
búscame algo para que el público timbalero. Y ¿de qué?, le pregunto. Y Así que no será timbalero.
vibre. Entonces, indagando en internet, me contesta: Sí, sí yo he visto su vídeo Con siete años la criatura… No
vi algo que me hizo pensar: esto sí. Y de Philip Glass y quiero hacerlo aquí creo.
era el Concierto Fantasía de Philip con su timbalero”. Bueno, pues eso que Usted ha tocado en muchos sitios y con
Glass, compuesto en el 2000 y dedica- dices: valió la pena. grandes maestros. ¿Hay alguna sala que
do a un timbalero americano, Jonathan Entonces, ¿Bourgeois fue también su le parezca especialmente lucida para el
Haas. Era increíble ver el escenario, yo maestro? timbal?
con siete timbales y mi otro profesor, Si, lo conocí en unas pruebas de la La de la Concertgebow y la Sala del
Julien Bourgeois, de la Filarmónica de OBC a las que me presenté como tim- Conservatorio Chaikovski de Moscú. En
Montecarlo, con cinco. Y lo que hemos balero. Él estaba en el tribunal y no me España tenemos auditorios fantásticos:
conseguido Julien y yo es que eso sue- aprobó. Yo siempre tuve curiosidad Madrid, el Palau en Valencia, el de
ne como si tocara una sola persona los por saber en qué había fallado, me Zaragoza es increíble. La reverberación
doce timbales. El Palau estaba a reven- puse al habla con él, me gustaron sus del Royal Albert Hall en Londres, y no
tar, mediáticamente fue increíble y de explicaciones y me dije que por qué no digamos las de los de China o Japón…
ahí colgamos en Youtube una graba- ir a conocerlo. Eso significó año y ¿Va a encargar obras especialmente
ción. Hoy en día tenemos 195.000 visi- medio viajando a Montecarlo, trabajan- escritas para usted?
tas, es decir, algo insólito en el mundo do con él y adquiriendo una experien- En España hay hoy en día grandes
de los timbales, ni las grandes orques- cia increíble. compositores. Eso dependerá de mi

43
316-Entrevista.qxp_Actualidad 27/2/16 17:46 Página 44

ENTREVISTA
JAVIER EGUILLOR

decisión o de mi falta de ella. Estoy


haciendo cosas que me gustan tanto…
Quizá influya la falta de confianza,
entiéndame en qué sentido lo digo:
¿alguien podrá hacer algo igual o mejor
que el concierto de Daugherty? No he
dado el paso pero es cuestión de tirar-
nos al ruedo. Sí que es verdad que hay
mucha gente increíble entre los compo-
sitores españoles actuales.
¿Le interesa la enseñanza?
En 2012 tengo la oportunidad de
crear un proyecto de clases magistrales
en el que recojo lo que he aprendido
de gente como Rainer, Julien o Marinus
Komst, el timbalero de Concertgebow,
con los que he trabajado también en
cursos preparando repertorio, Beetho-
ven, Brahms... Pero los alumnos quie-
ren también que les enseñes un con-
cierto, unos estudios determinados
para timbal. Así que les ves una caren-
cia, que la gente quiere esas cosas
pero, a su vez, quieren también que,
en un momento, dado toques y toquen
un concierto para el instrumento.
Entonces, creo una clase magistral en
la que grabamos la intervención del
alumno, la mía, las montamos y las
mostramos como un espectáculo. Por
ejemplo, con el Concierto Fantasía de
Philip Glass, yo llevaba la versión del
directo de Valencia y mi ingeniero de
sonido quitó los timbales del concierto
y yo tocaba con la orquesta de Valen-
cia en los altavoces. Que los chavales
vean a un tío tocando siete timbales y
sonando una orquesta detrás ha sido
alucinante para ellos. Y así he hecho

Estudio A2
veinte clases en un año, lo que es
muchísimo para un timbalero, no ya en
España sino en Europa. Es un formato
que han aceptado todos los conserva-
torios españoles. Está muy bien pero, psicológicamente, voy a tener la oportunidad de compartir
¿Qué le parece esa entrada de algunas uno empieza a notar cierto cansancio. cartel, en cada lugar que lo programen,
universidades privadas en el terreno de Pero usted solo tiene cuarenta años. con el timbalero de la orquesta. Y eso
la enseñanza musical superior? Casi los mismos que llevo haciendo me gusta porque te hace ser más parti-
Pues que le han comido terreno a un montón de cosas. cipativo socialmente, conectar y dialo-
los conservatorios porque han hecho ¿Qué supone para usted el patrocinio de gar más con la gente.
una gestión increíble, se han movido Adams? ¿Cuál es el momento de la percusión en
mucho y han conseguido, aparte de Ha significado abrirte un nombre en España?
crear equipos de profesorado muy una marca tan importante en el mundo Vivimos un momento musical en
completos, gestionarlo todo de manera de la percusión. Y salir en su página general y en el campo nuestro, la percu-
que con un máster de este calibre te con los mejores. Tampoco es mucho sión, los timbales, magnífico. Muchos
puedas ir donde quieras. más que eso pero no está mal. tuvimos que irnos fuera pero hoy en día
¿Qué proyectos tiene en su futuro inme- Y, claro, si necesita un timbal se lo dan. no hace falta, tenemos la suerte de con-
diato? De eso hablamos otro día. tar en España con un nivel increíble,
El concierto de André Jolivet en Supongo que todos los timbaleros se grandes percusionistas, grandes timbale-
Pamplona, el de Michael Daugherty conocen entre sí. ros, grandes profesores y cada vez con
con bandas sinfónicas en Bilbao, San- Pues mire, sí. Nos conocemos casi una formación mejor. Y ya cuando sali-
tiago y La Coruña y también con varias todos y más hoy en día con internet. Lo mos y decimos de dónde somos la gente
jóvenes orquestas; Philip Glass en tele- que ocurre es que, como pasa en la admira el trabajo hecho aquí. España ha
visión, La Coruña, Canarias. Y, natural- vida, no tenemos todos por qué querer- crecido. Cuando estaba en la Joven
mente, la Orquesta de Valencia. Un nos, lo que no quiere decir que nos lle- Orquesta de la Unión Europea éramos
poco saturado. vemos mal ni mucho menos. Pero siem- cuatro españoles y hoy hay veintitantos.
Pero feliz, supongo. pre te llevas mejor con unos que con Eso hay que recordarlo de vez en cuan-
Feliz y al mismo tiempo un poco otros. Sí que es verdad que, en general, do en un país que tanto se flagela.
cansado porque han sido unos años con la gran mayoría no hay ningún pro-
muy duros, ha venido todo de golpe. blema, de hecho con el proyecto Glass Luis Suñén
44
316-Entrevista.qxp_Actualidad 22/2/16 17:15 Página 45
316-Entrevista.qxp_Actualidad 22/2/16 17:15 Página 46

D I S C O S
EXCEPCIONALES

LOS DISCOS XCEPCIONALES


DEL MES DE MARZO
La distinción de DISCOS EXCEPCIONALES se concede a las novedades discográficas que a juicio
del crítico y de la dirección de la revista presenten un gran interés artístico o sean de absoluta referencia.

BACH: A. SCARLATTI:
Invenciones y Sinfonías, BWV 772- Con eco d’amore. Arias. ELIZABETH
801. ZHU XIAO-MEI, piano. WATTS, soprano. THE ENGLISH CONCERT.
ACCENTUS 30350 Director: LAURENCE CUMMINGS.
HARMONIA MUNDI HMU 807574
El valor de la interpretación de
Xiao-Mei se asienta sobre la varie- Encontramos un amplio muestrario
dad que imprime al conjunto y la de memorables partituras todas ellas
entidad que otorga a cada obrita, expuestas con propiedad e inventi-
haciendo de cada una de ellas una va por la cantante, admirablemente
miniatura poética. A.V.U. Pg. 53 acompañada. A.R. Pg. 61
CHOPIN: SHOSTAKOVICH:
Música de cámara. AGNIESZKA PRZEMYK- Conciertos para violonchelo y orq.
BRYLA, piano. TOMASZ STRAHL, chelo. GAUTIER CAPUÇON, chelo. ORQUESTA DEL
KONSTANTY ANDRZEJ KULKA, violín. MARINSKI. Director: VALERI GERGIEV.
DUX 1163 ERATO CD 0825646069736
Un Trío en sol menor absolutamen- Capuçon demuestra que es un
te ejemplar en cuanto a verdadera maestro dúctil, un auténtico artista
música de cámara, a equilibrio entre además de indiscutible virtuoso.
voces, a escucharse y dejarse oír. Un Gergiev da de nuevo lo mejor de sí.
disco extraordinario. C.V.W. Pg. 55 Asombroso. S.M.B. Pg. 62

CLÉRAMBAULT/ MARCHAND: IMPULSE.


Integral de la música para clave. Obras de Lutoslawski, Mozart, Ligeti,
YAGO MAHÚGO, clave. Ravel, Gershwin/Grainger.
BRILLIANT CLASSICS 94790 VICTOR Y LUIS DEL VALLE, pianos.
IBS Classical IBS-72015
Mahúgo ofrece de nuevo una lec-
ción magistral de grandeur frente al Para quitarse el sombrero: vital,
teclado. Estas obras son bellísimas, fuerte, ágil, virtuoso. Dos maestros y
pero hay que saber moldearlas un solo concepto sinfónico, más
como sólo Mahúgo es capaz de que pianístico. S.M.B. Pg. 65
hacerlo. E.T. Pg. 56
GINASTERA: SULLA LIRA:
Pampeana número 3. Ollantay. La voz de Orfeo.
Estancia. LUCAS SOMOZA OSTERC. BBC LE MIROIR DE MUSIQUE. MARÍA CRISTIANA
PHILARMONIC. Director: JUANJO MENA. KIEHR. GIOVANNI CANTARINI. BRIGITTE
CHANDOS CHA 10884 GASSER, BAPTISTE ROMAIN, JULIAN BEHR.
RICERCAR RIC 354
Mena, en este sentido, pule el colo-
rido instrumental, refina la cita fol- Es toda una satisfacción escuchar
clórica, atenúa los efectos rítmicos y proyectos sorprendentes como este,
da al conjunto una realidad sinfóni- en el que todo se cuida al máximo
ca de primera calidad. B.M. Pg. 57 detalle. U.S. Pg. 66
LOCATELLI: UN VIAJE A NÁPOLES.
Concerti grossi. ENSEMBLE VIOLINI Obras de Ruiz de Ribayaz, Cabezón,
CAPRICCIOSI. IGOR RUHADZE, violín solista Hidalgo, Ortiz, Ribayaz, e.a.
y dirección. SARA ÁGUEDA, arpa. VÍCTOR SORDO, tenor.
5 CD BRILLIANT CLASSICS 94773 CALIA ÁLVAREZ, viola da gamba.
ENCHIRIADIS EN 2041
La naturalidad y seguridad denotan
un dominio técnico admirable, a lo Las interpretaciones de Sara Águe-
que hay que añadir su elegancia, su da son de un primerísimo nivel téc-
depurado sonido, siempre presente. nico y de una depuradísima musica-
U.S. Pg. 58 lidad y una expresividad punzante y
emotiva. P.J.V. Pg. 67
MENDELSSOHN:
Sinfonía Nº 3, “Escocesa”. Sinfonía
nº 4 “Italiana”. ORQUESTA BARROCA DE
FRIBURGO. Director: PABLO HERAS-CASADO.
HARMONIA MUNDI HMC 902228.
Hay en estas Escocesa e Italiana,
contrastes, inflexiones, vuelo, articu-
lación y, quizá por encima de todo,
claridad, texturas diáfanas, expresi-
vidad. C.V.W. Pg. 59

46
316-Estudios.qxp_Actualidad de Discos 23/2/16 15:22 Página 47

DISCOS Año XXXI – nº 316 – Marzo 2016

HÉLÈNE E
namorada de la Naturaleza, la pianista Helène Grimaud le rin-
de homenaje en su último disco que ha bautizado Agua, inspi-
rada por una instalación que el artista escocés Douglas Gordon
GRIMAUD: creó en Park Avenue de Nueva York. Coincidiendo con el lanza-
miento del nuevo CD, se anunciaba el millón de copias vendidas
LA MÚSICA en los diez años de su compromiso en exclusiva con Deutsche
Grammophon-Decca Classics. En ese tiempo, no duda en destacar
cuáles han sido las mayores satisfacciones de su carrera: “Siempre
DEL AGUA me he sentido enamorada por el proceso de grabación, que descu-
brí con solo 15 años. En cuanto a mi relación con Decca, me siento
una privilegiada por todos los proyectos que he podido sacar a la
luz. Pensando además en la libertad que se me concede, aceptan-
do los distintos programas que les he propuesto, por poco conven-
cionales que puedan parecer. Cada sugerencia me la han acepta-
do. En ese aspecto me siento definitivamente feliz. Y puestos a
mirar atrás, cosa que no suelo hacer, destacaría la variedad de pro-
yectos. Empezando por el repertorio que me ha permitido mostrar-
me en una amplia gama de posibilidades, desde Bach —una gra-
bación que ocupa un lugar muy especial en mi corazón—, hasta
Alban Berg. Más que satisfecha, diría que estoy agradecida”.
Llama la atención que después de haber estado grabando un
disco por año —incluso más en varias ocasiones—, hayan transcu-
rrido tres desde el anterior hasta Water. “Creo que no ha sido tanto
tiempo. Este lo grabé el año pasado. La razón de haber tardado más
esta vez es por lo que supone desarrollar el concepto del disco en
torno a la idea del agua. Luego, ensamblar tantas piezas y elemen-
tos distintos. Empezando por adaptarnos al espacio de la instala-
ción en Nueva York para grabar el sonido. Después, discutir en
Londres con Nitin Sawhney cada uno de los aspectos que hemos
contemplado en el disco. Lo más complicado ha sido hacerlo crecer
conjuntamente de un modo orgánico”. La idea era plasmar en músi-
ca la relación Naturaleza-Romanticismo, que siempre le ha fascina-
do. “Exactamente así es. Tal y como lo entendieron los poetas ale-
manes a los que tanto admiro. Incluso antes. A fin de cuentas, no
hemos inventado nada, porque todo estaba ahí. Y la grabación de
este disco con el agua como hilo conductor continua insistiendo en
la misma idea”. Su autor de cabecera, Novalis, dice: “El agua es un
caos sensible”. “Conocía la cita, aunque en esta ocasión no haya
recurrido a ella. Pero lo que dice es cierto. El agua puede sugerir
una atmósfera muy dulce, muy poética, pero al mismo tiempo pue-
de convertirse en algo totalmente destructivo, porque reúne todas
las posibilidades. De ahí que haya servido de inspiración a tantos
artistas, especialmente músicos”. La pregunta que cabe hacerle es si

SUMARIO puede situar en un mismo plano a Takemitsu y a Liszt. “Para mí el


romanticismo no está en relación con un momento concreto de la
historia, Tiene más que ver con una filosofía vital. En la que tienen
cabida todas las disciplinas”. Para unir a todos ellos cuenta con la
música de Sawhney: ¿como reflexion?, ¿como diálogo?, ¿con un
ACTUALIDAD: valor independiente en sí misma? “Si no hubiera visto un valor pro-
Hélène Grimaud: La música del agua . . . . . . 47 pio en la obra de Sawhney, no la habría incluído en el disco. Cuan-
do escuché su música decidí hacerlo convencida de que aporta
consistencia orgánica al concepto que hay detrás. Por eso se lo
REFERENCIAS: pedí. Porque su trabajo, lleno de sensibilidad, es una bella síntesis
Verdi: Luisa Miller. F.F.. . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 de músicas de distintas culturas y tradiciones de todo el mundo,
una bella manera de subrayar el resto de las obras. Sus composicio-
ESTUDIOS: nes no son simplemente un adorno. De no ser así, de no haber per-
¿Quién es Boris Tishchenko?. S.M.B. . . . . . . . 50 cibido ese alto nivel dentro de un nuevo estilo, no las habría inclui-
do junto a otras de Ravel, Debussy, Berio…” En la relación parece
Pierrot y el joven Andrea S.M.B. . . . . . . . . . . 51 olvidarse de Albéniz, pero sigue: “De alguna manera, Albéniz es
uno de mis favoritos porque es fantástico. Hace mucho tiempo que
DISCOS de la A a la Z . . . . . . . . . . . . . . . 52 me acompaña. Desde niña tocaba al piano música suya: El Albaicín
y otras páginas de su Iberia. Pero nunca me había parado a estudiar
Almería hasta ahora, cuando comprendí que era el mejor momento,
DVD de la A a la Z . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68 porque cuadra perfectamente en el disco”.

ÍNDICE DE DISCOS CRITICADOS. . . . . . 70 Juan Antonio Llorente


47
316-Estudios.qxp_Actualidad de Discos 21/2/16 22:05 Página 48

D D
I SI CS O
C O
S S
REFERENCIAS

Verdi

LUISA MILLER
REFERENCIAS

Luisa Miller, la decimo- Signore y, aún peor, la exigida Levine, 1991 (Sony). En slancio hacen el resto. El
quinta ópera de Verdi, a continuación A brani, a bra- general esta lectura no parece Miller de Vladimir Chernov,
estrenada en 1849, no ni, o pérfido. Desafío sobrelle- tan bien conjuntada como la voz muy atractiva y homogé-
disfrutó de posterior tras- vado por la inteligente cantan- anterior, como si nos permitie- nea de barítono esencialmente
cendencia, seguramente te con un encanto y una dis- ra el disfrute parcialmente, lírico, canta mejor que inter-
orillada por las tres parti- posición sobresalientes, dispo- acto por acto, sin la compene- preta, dejando en conjunto un
turas inmediatas (Rigolet- sición mantenida en el acto III tración necesaria del conjunto, Miller algo apagado pero aten-
to, Trovatore, Traviata) donde la artista (la parte cuen- pese a la brillante dirección de dible. Un juicio similar sugiere
de difusión rapidísima. ta con muy variados momen- James Levine, al frente de una el Walter de Jan-Hendrik Roo-
El siglo XX hubo de tos de recitato) frasea con un orquesta excelente y un coro tering, mientras el Wurm de
esperar a su segunda arrebato y una emotividad disciplinado. Aprile Millo su- ese todo terreno que fue Paul
parte para que se inte- propias de una intérprete de pera las dificultades del primer Plishka viene definido con la
grara en los repertorios, alto voltaje. El Rodolfo de Car- acto para su voz ancha y pesa- suficiente y agresiva malicia.
tras una tímida aparición lo Bergonzi es el mejor mati- da; a partir del desgraciado Señorial, algo matronil, la
cantada en alemán en 1944 zado de la discografía, una encuentro con Wurm, la Federica de Florence Quivar.
(incompleta) por Maria Cebo- exhibición de su arte que no soprano encuentra una partitu- Grabación técnicamente impe-
tari; luego programada por la necesita de mayor profundiza- ra ya proclive a la expansión cable, lo que supone un dato
RAI de Roma, con un veterano ción. Simplemente magistral. de unos medios poderosos y más a favor de esta lectura.
pero aún pujante
Lauri-Volpi (1951),
con motivo del cin-
cuentenario de la
muerte del composi-
tor. A partir de la
década siguiente
comienza a integrar-
se en los repertorios,
en paralelo con las
primeras grabacio-
nes completas de
estudio. El aria de
tenor Quando le sere
al placido, gozó de
una inusitada y con-
tinua devoción por
parte de los representantes Cornell Macneil, barítono de un canto acorde con el estilo y Maag, 1975 (Decca). Si la
más conspicuos de la cuerda verdadero aliento verdiano, de el aliento verdianos. Continúa anterior grabación peca de
tenoril. De Leopoldo Signoretti una apabullante proyección esa intercomunicación entre algo de cohesión aquí esta
y Giuseppe Oxilia en 1902 a vocal, son estas las cualidades canto y expresividad permi- carencia es mucho más evi-
Jonas Kaufmann en 2013. que le capacitan para dar a tiéndole destacar todo el dra- dente. Peter Maag, que en
Entre medias, Caruso, Bonci, Miller el talante variado que matismo asociado a su parte 1969 había dirigido para la RAI
Anselmi, Gigli, Martinelli, Schi- disfruta tan generoso persona- en el acto III. El timbre de turinesa otra ejecución de la
pa, Pertile, del Monaco, Tuc- je. De derroche distributivo Moffo le permitía dar a Luisa obra con un joven Pavarotti y
ker, Dermota, Di Stefano… En puede considerarse la Duque- la juventud que posee; Millo, Gilda Cruz-Romo, vuelve a
fin, todas las categorías posi- sa Federica de la siempre la fuerza. Plácido Domingo en demostrar su inesperada afini-
bles de tenor. musicalísima a la par que inci- 1979 ya había sido un Rodolfo dad con este Verdi juvenil con
siva Shirley Verrett. Los malig- discográfico de recursos al atisbos de fulgurante madurez:
Cleva, 1964 (RCA). Prime- nos, Conde Walter y Wurm, lado de una bella Luisa de planteo impecable, brío en la
ra grabación oficial que man- respectivamente encargados a Katia Ricciarelli y un inmenso ejecución, atención al solista.
tiene su calidad a más de cin- Giorgio Tozzi y Ezio Flagello, Renato Bruson (DG, 1971) con Claro que aquí a cada divo o
cuenta años de haberse reali- sin ningún problema de tesitu- la destacada batuta de Lorin diva les deja a su aire sin ver-
zado. Anna Moffo, soprano ra, aparecen claramente dise- Maazel bien adicto a la obra daderamente parecer integrar-
lírica con disposición para la ñados a través de un canto asi- de la que extraía su sonido los en una tarea mutua. Mont-
coloratura, es de las pocas mismo de elogiable concre- sinfónico sin orillar a los can- serrat Caballé, fiel a sí misma,
cantantes que marca la evolu- ción. Fausto Cleva organiza tantes. Doce años después el canta con la musicalidad a ella
ción de la protagonista, la con ejemplar sentido unitario, tenor español, con personaje y asociada, con ese lirismo
cual, de una manera un tanto con un concepto uniforme de papel más in gola, hace un envolvente y su riquísima y
premonitoria de lo que poco auténtico concertador de foso convincente retrato. Si bien su escalofriante sonoridad, pero
después sucedería con la operístico, cualidades que son fraseo no sea tan analítico pasa por la caracterización por
Valéry, crece a lo largo de la consecuencia lógica de su como el de Bergonzi sí es qui- encima, en una Luisa que en
obra con las consecuencias dilatada experiencia con la zás más autoritario sobresa- general suena algo entrada en
vocales asociadas a este pro- ópera italiana en general y con liendo en los momentos de años. Salvo en el dato de la
greso psicológico. Nada que Verdi en particular. Cuarenta y empuje que al italiano le resul- madurez, lo mismo ocurre con
ver su romanza Lo vidi, e’l pri- cuatro años de carrera en el taban más complicados; el el Rodolfo de Pavarotti, pero
mo palpito del acto primero momento del registro, con timbre dorado y juvenil con- ¿quién puede resistirse a tan
con el desgarrado momento Toscanini como indudable viene a Rodolfo y su musicali- límpida y desahogada emisión,
del segundo Tu puniscimi, o modelo. dad, comunicativo canto y a la belleza agobiante de
48
316-Estudios.qxp_Actualidad de Discos 21/2/16 22:05 Página 49

D D
I SI CS O
C O
S S
REFERENCIAS

semejantes medios y al lirismo loggione pero esa discutible contenido teatral de la obra. fluente del mismo, por
innato de su canto fluente? disposición para el inmediato Hace cuarenta años la toma momentos adornado el esce-
Nadie, máxime cuando ese ins- aplauso no le impide volver a visual no contaba con las nario con cierto colorido
trumento vocal conviene exac- demostrar que su Miller tiene capacidades técnicas que hoy expresivo. Hay, además, efi-
tamente, mejor que en el caso solvencia vocal y dramática. existen. Se ve bien pero no ciente dirección de actores.
de Bergonzi, para reflejar la Giaiotti, de nuevo, da cuenta con la perfección detallista de Fiorenza Cedolins prometía al
juventud del personaje. Queda del acabado retrato que solía las tomas más actuales. inicio de su carrera bastante
siempre la duda de que otro dar al conde Walter, del cual más de lo ofrecido hasta la
cantante más fantasioso con ha dejado otros importantes Renzetti, Krief, 2007 fecha. Irregular, con bajones
ese instrumental podría hacer testimonios en vivo. Tiene de (Cmajor-Unitel). Existe una demasiado problemáticos, con
milagros. Se puede aventurar todo para elevar al personaje: lectura en imágenes del Rodol- días regulares y otros buenos.
aquí el Rodolfo ideal: los mati- voz, dominio del canto y esta- fo de un maduro, siempre Aquí, por suerte, tiene una
ces de Bergonzi, unidos a la tura escénica. James Morris modélico Carlo Bergonzi (Bel buena noche y sale airosa de
voz de Pavarotti y con el tem- hace su parte de Wurm sin canto Society), dirigida escéni- todas las exigencias vocales
peramento de Domingo. Pode- problemas instrumentales pero camente por Filippo Crivelli, impuestas por Verdi, sumando
roso el Miller de Sherrill Mil- la nobleza natural de su voz, y únicamente en vídeo; en 1981 una presencia física y una
nes, cuyos opulentos recursos su escasa predisposición para la RAI milanesa programó Lui- capacidad actoral (pese a que
le bastan a menudo para com- la malicia, hacen que el perso- sa Miller con los agraciados en el vestuario, otro desastre, no
pensar otras limitaciones de naje no obtenga demasiado el primer concurso Maria la ayuda) muy adecuadas para
imaginación ejecutiva; impor- relieve. Jean Kraft es una dig- Callas: Cecilia Gasdia y Naza- una Luisa claramente descrita,
tantísimo el Walter de Bonaldo na Federica. Lo más llamativo reno Antinori, de nuevo encar- incluso en la plasmación de su
Giaiotti (de timbre tan personal de la función es, claro está, la gándose de su escenificación evolución psicológica. Su
y reconocible de inmediato) en presencia de Renata Scotto. Crivelli (Hardy Classics); la padre operístico es Leo Nucci,
uno de sus papeles de predi- Cantante-artista de extraordi- Ópera de Lyon puso en esce- un Miller a la altura de los
lección; regia y también de nario relieve, su Luisa es de na en 1988 esta ópera verdia- mejores de la discografía, o
colorido algo maduro para la principio modélica, pese a na de transición con un mon- sea, MacNeil y Milnes. Nucci
en realidad joven Federica es algunas tiranteces en las notas taje de Jacques Lasalle no se entrega al público parmesa-
Anna Reynolds y un poco duro agudas. Cuando ella está en demasiado atractivo, con la no y este le aclama desprendi-
pareja amorosa no damente. Hay algo de petulan-
bien integrada por cia y desmesura en su Miller
June Anderson y pero la voz suena hermosa y
Taro Ichihara (Kul- firme, muy italiana por lo
tur); en 2012 una demás, y el calor de su inter-
producción (modes- pretación no admite que se le
ta) de la Ópera de discutan o nieguen méritos.
Malmö fue editada De hecho, Nucci es el tipo de
por Arthaus; en 2006 barítono brillante que deman-
Dynamic incluyó en da la partitura. Francesca Fran-
su catálogo la regia ci que es una cantante siempre
de Arnaud Bernard responsable, saca adelante a
para La Fenice vene- Federica pese a que se trata
ciana que se engala- más de una mezzo aguda que
nó con una aprecia- de una contralto. Giorgio
ble pareja: Darina Surian da cuenta de su enor-
Takova y Giuseppe me experiencia como Conde
Sabbatini; Bongio- Walter. En plano estrictamente
vanni, un año des- vocal el croata necesitaría ser
pués, hizo lo propio más definitivamente bajo y no
con un montaje de bajo-barítono, dato por otro
Marco Spada con los lado que le permite alcanzar
voluntariosos y bien las notas altas con solvencia (a
respetables Rachele veces algo apuradas para un
de escuchar el Wurm de escena, la representación sube Stanisci, soprano a considerar, auténtico bajo), cumpliendo
Richard van Allan, aunque voz de nivel, algo que escasos y Francesco Demuro, tenor de en conjunto con honesta efica-
no le falte. artistas consiguen. Otro punto hermosísimos medios eminen- cia. Rafel Siwek compone un
a favor del espectáculo es el temente líricos. Wurm muy bien actuado (real-
Vídeos montaje estrictamente tradicio- De todos los más moder- mente está siniestro, tan sañu-
nal de Nathaniel Merrill, regis- nos testimonios visuales se ha do que roza la caricatura) pero
Levine, Merril. 1979 (DG). ta norteamericano en la época elegido, por su realización téc- modestamente dotado y dis-
Es una vieja producción del muy activo en el Met neoyor- nica y demás valores, el que cretamente cantado. El ele-
Met neoyorkino donde nos kino (de sus trabajos allá han da encabezamiento a este mento más válido de la repre-
encontramos a algunos can- sobrevivido otras dos joyas apartado. Dirigida con oficio y sentación es el Rodolfo de
tantes ya conocidos por graba- escénicas: L’elisir d’amore y cierto beneficio dentro de la Marcelo Alvarez. Por la belleza
ciones audio. Domingo, de- Hänsel und Gretel). Todas sus mejor rutina por Donato Ren- vocal que es de un esmalte
senvuelto actor, canta con la producciones siguen al pie de zetti que intercomunica muy bellísimo, por el canto cuida-
conocida entrega y va poco a la letra el contenido de la bien foso y escenario, los pro- dísimo en el matiz tanto en las
poco dominando una voz algo obra, que plasma con un con- blemas surgen por la parte del partes líricas como en las dra-
rebelde que tarda en calentar- cepto pictórico de soberana montaje. Módico y provincia- máticas, por su labor actoral
se. Lo consigue a partir del belleza. Los cantantes están no en el menos bondadoso de algo más que correcta. Un
acto II y vuelve a dejar un dirigidos sin exigirles algo que los sentidos y con algún que continuado ¡bravo! sin titubeos
buen testimonio de lo que ha pueda impedirles cantar. Pese otro planteo discutible, resulta para el argentino, que apenas
sido su ardoroso Rodolfo, a ello todas las situaciones que sólo por secciones disfrutable. da cuenta de las dificultades
aclarando con precisión el viven en la escena llegan con Responsable es Denis Krief y, de una parte que está escrita
cambio dramático que el per- claridad al público, ya que a su favor, es preciso recono- para una tesitura muy tensa de
sonaje disfruta según le impo- desde el foso es decisiva la cer que expone con claridad su cuerda tenoril.
ne el devenir de la acción. colaboración de Levine para el contenido del drama verdia-
Sherril Milnes canta para el que se materialice y fluya el no y facilita un desarrollo Fernando Fraga
49
316-Estudios.qxp_Actualidad de Discos 21/2/16 22:05 Página 50

D I S C O S
ESTUDIOS

Gabriel Tchalik, Dania Tchalik, Nicolas Stavy

¿QUIÉN ES BORIS TISHCHENKO?


rimento y que en en las notas al CD que el
ocasiones están género sonata para piano
dedicadas a violi- constituye la espina dorsal de
nistas importan- su producción, con once, des-
tes. Pero el expe- de el Op. 3 al Op. 151, su últi-
rimento no impi- ma obra. La Séptima desarrolla
de la carne y la tres impresionantes movimien-
sangre de la pro- tos; el lento central es el más
puesta musical. amplio, en una secuencia en
El virtuosismo de la que sorprende la tendencia
Gabriel Tchalik, desmentida al atematismo, y
acompañado por también su contrario, la insis-
su hermano tencia en un arpegio o en una
Dania (creemos figura métrica, siempre cro-
que son herma- máticos. Las campanas (gran-
nos), desarrolla des, glockenspiel o tubulares)
este panorama acompañan el discurso del
TISHCHENKO: Gubaidulina y del pintor Oscar con especial sentido de la for- solista. Tardan en aparecer en
Obras para violín: Sonatas 1 y 2 Rabin, los dibujos de este últi- ma y del drama; en este tipo el Lento pero son muy impor-
para violín solo. Rondó para mo se emparejan con la obra de música, drama es lo que tantes en el último tercio; y
violín y piano. Capriccio para para violín solo, o violín y pia- queda después de haber pele- son coprotagonistas en el cam-
violín y piano. Dos danzas al no, en el libreto del primero ado con la forma. El drama no biante despliegue del primer
estilo antiguo. Fantasía para de estos CD. Aunque Tish- es contenido, ni la forma es movimiento, que alterna de
violín y piano. GABRIEL TCHALIK, chenko compuso mucho para continente. Ambos contienen. manera permanente el andan-
violín. DANIA TCHALIK, piano. la orquesta, para la voz con Así lo demuestran los Tchalik. te y el allegro. El Lento parece
EVIDENCE EVCD013. 2015. 75’. DDD. orquesta y para instrumentos Excelente recital, reforzado disolverse y, sin solución de
N PN solistas con orquesta, pode- por los dibujos, al parecer iné- continuidad, se impone un
mos conjeturar que el conteni- ditos, de Oscar Rabin. Allegro molto de cierre; que
TISHCHENKO: do de este CD sea significativo La década que “nos falta- no llega por sorpresa, que no
Sonata nº 7 para piano con de su evolución: obras de los ba” en el CD violinístico la arrolla desde el principio, que
campanas, op. 85. Sonata nº 8 años cincuenta (Rondó y Pri- tenemos en el CD de BIS, con se motiva poco a poco para
para piano, op. 99. NICOLAS mera Sonata para violín solo, dos amplias sonatas para pia- alcanzar su ápice.
STAVY, piano. JEAN-CLAUDE 1957, con dieciocho años), no de 1982 y 1986. Nada La misma estructura tripar-
GENGEMBRE, campanas. sesenta (Capriccio), tita posee el Op. 99,
BIS SACD 2189. 2014. 71’. DDD. N PN setenta (Danzas) y otra obra espléndida
noventa (Fantasía). en la que no nos

E
n aquellos tiempos [co- No parece un itine- vamos a detener. A
mienzos de los sesenta] se rario estético de la lo largo de estas
acumulaban los descubri- sombra a la luz, obras sorprende la
mientos en todas las artes para pero sí de una pri- intención, a veces
nosotros, las nuevas generacio- mera perfección a muy clara, de no
nes que no habíamos conoci- una sorprendente caer en el tematismo
do el terror estaliniano”. Toda- madurez. ¿Se parece consonante, de
vía era todo clandestino (traer en esto a su maes- manera que a menu-
un disco o una partitura de por tro, Shostakovich? do desvía la línea
ahí fuera) pero ya no era mor- ¿Es Tishchenko él para “defraudar” (o
tal de necesidad; y el filisteís- mismo desde el acaso evocar) un
mo artístico denominado abu- principio y más tar- tema plenamente
sivamente realismo socialista, de mejora y mejora? diatónico. Nicolas
se hundía con las sonrisas con- Comparen las dos Stavy, acompañado
geladas de dirigentes o trabaja- Sonatas para violín por Jean-Claude
dores retratados. Eran los tiem- solo, más sugeridas Gegembre en las
pos de auge del Samizdat, que inspiradas por campanas del Op.
publicaciones clandestinas, a Bartók, con casi 85, ofrece un disco
veces escritas a mano, que la veinte años de dife- espléndido que nos
gente devoraba. Tishchenko rencia. Hay auténti- hace añorar las otras
creció con la prudencia y el co placer en el Tish- sonatas de Tish-
miedo, y acaso desarrolló un chenko de 1975 al chenko. Y es que,
instinto de conservación muy poder permitirse después de oír estos
propio de sus contemporáne- tantas “delincuencias dos recitales y con
os. Así, sus obras basadas en armónicas”, tantas algún que otro disco
poemas de Anna Ajmatova y incursiones en el que tenemos en
Marina Tsvietaieva las escon- cromatismo, en la casa, se nos despier-
dió hasta que el hundimiento pura y simple diso- ta el apetito. Esta-
del sistema permitió que se nancia (atención al BORIS TISHCHENKO mos ante un compo-
escucharan. impresionante quin- sitor de superior
Boris Tishchenko (1939- to de los siete movi- interés. Y nos pre-
2010) perteneció a la genera- mientos de la Sonata de 1975, menos que cuarenta minutos guntamos, después de todo lo
ción de Shchedrin, Gubaiduli- Aria-Andante). No es cuestión dura la Sonata op. 85, la Sépti- aquí escrito: ¿quién es Borís
na y Kancheli; era entre ocho de detenerse en cada una de ma, frente a apenas media Tishchenko?
y cuatros años menor que estas obras intimistas, que hora para la Octava, op. 99.
ellos. Vecino y amigo de constituyen cada vez un expe- Nos advierte Frédérick Martin Santiago Martín Bermúdez
50
316-Estudios.qxp_Actualidad de Discos 21/2/16 22:05 Página 51

D D
I SI CS O
C O
S S
ESTUDIOS

Andrea Vitello

PIERROT Y EL JOVEN ANDREA


Mientras, escuchamos con lo que acaso hubiera
una y otra versión de seguido a los vieneses de
Pierrot en soporte haber creado Schoenberg
audio y raras veces una auténtica escuela y
salimos defraudados. no se hubieran apoderado
Anna Clementi, voz otros de su legado. Pero
muy juvenil, con un hay más que eso, como
esmalte y un espesor cuando se vincula con un
abajo que enriquecen tipo de sonido vigente en
su timbre, propone un los tiempos más traviesos
Pierrot dentro de la de los Seis (o, mejor, del
mejor tradición, arro- incomparable milanés
pada por las interven- Nino Rota, el del cine más
ciones sugerentes de que el de la música sinfó-
los cinco músicos del nica o camerística). Un
SCHOENBERG: Ensemble Bios que dirige clima cede para que se
Pierrot Lunaire. Andrea Vitello. Anna Cle- imponga otro; la tonali-
PORTERA: Red Music. menti se muestra actriz, dad, el diatonismo inclu-
ANNA CLEMENTI, recitadora. porque el “papel” precisa so, son guiños. De pron-
ENSEMBLE BIOS. Director: ANDREA de muchos guiños, sobre- to, una atmósfera de suge-
VITELLO. entendidos, cuestiones sin rencias inquietantes (no
CONTINUO CR114. 2015. 50’. responder. Diríamos que como las de Pierrot, la
DDD. N PN ahí están todos los procedi- opción es otra) en la que
mientos del canto, sin can- tempi en disminución,

L
as obras de Schoen- to, con filatos o saltos al timbres, silencios y gamas
berg, como es sabido, agudo (la interválica de bajas cumplen función
suelen tener aristas Pierrot, ¡qué peligro!) Pero realmente constructiva:
dolorosas. Piensen en obras —leemos ahora— que a juntos, forman la pieza, el
tan lejanas entre sí como esta italiana sueca que tra- fragmento del movimien-
Erwartung, las Variaciones baja en o desde Berlín, que to. Son tres movimientos
op. 31, incluso Moisés y también es flautista, “no le de cuatro minutos cada
Arón. No es el caso de Pie- gusta definirse como can- uno para los que no vale
rrot Lunaire, obra de 1912 tante (tampoco como voca- tanto el análisis (si pudié-
que carece de esas agresio- lista), sino más bien actriz ramos hacerlo) como la
nes y que sigue siendo algo de la voz”. Queda confir- sugerencia de que esto es
muy nuevo y muy distinto, mado, pues. Y la diversidad un collage de instancias
más vanguardista que las de registros de Anna Cle- sonoras diversas, pero no
de la autoproclamada van- menti es la base de una enfrentadas, que se yuxta-
guardia, cuyos miembros interpretación soberbia, ponen, que nunca convi-
nacerían a lo largo de la junto con Vitello y sus ven, pero donde la pre-
década siguiente. Y no es músicos, que crean el pai- sencia de cada una apoya
que Pierrot provoque pla- saje o procuran el asiento o a las otras sin que parezca
cer, es que hay en esa tejen la corona o sostienen pretenderlo. Es una com-
secuencia algo inquietante; el espectro inquietante posición para que los críti-
no es misterioso, ni siquiera (Anna) de esta obra maravi- cos muerdan un anzuelo y
es un enigma (si acaso, llosa. Con interpretaciones pronuncien la palabra que
serían 21 enigmas: 7 x 3… así la inquietud de Pierrot y los convertirá en rana:
¡y Pierrot es el op. 21 del el placer de escuchar Pie- eclecticismo. Andrea Vite-
compositor!). Es una rrot se convierten en la llo dirige espléndidamente
secuencia en la que la voz, misma cosa. esta propuesta triple. Por
recitado sometido a ritmo y Es aconsejable escuchar desgracia, también firma
a notación, tiene que evitar más de una vez Red Music, unas notas que no aclara-
el canto a toda costa; y tres movimientos para un rán nada al lector: pura
para ello hay varias vías. conjunto muy similar al de lección de gramática con
Además, la propuesta tím- Pierrot. El compositor es demasiados huecos. Pero
brica y la línea de acompa- Andrea Portera (pronúncie- las notas no son el recital,
ñamiento inquietan aún se pórtera), florentino naci- y el recital es excelente.
más. Pierrot está a mitad de do en 1973 y que crece en No hay que perdérselo,
camino del grand guignol un ambiente lógicamente por la calidad de la pro-
que no quiere ser y el postmoderno, por decirlo puesta de Anna Clementi
Kabaret que reclama teatra- de algún modo (pongamos y todo el equipo; y por el
lidades. Pero qué difícil es que la vanguardia es la especial interés de Red
sacarle teatro a esta obra. modernidad, lo cual es Music, que nos hace dese-
Lo echamos de menos mucho “poner”; el caso es ar conocer más obras de
cuando no está, pero es que Portera tiene cincuenta Andrea Portera; pueden
raro que nos satisfaga cuan- y tantos años menos que — probar en Youtube, ahí
do nos lo dan. Encinar con pongamos— Maderna, y hay música suya que nos
su grupo y la voz de Marta nace el año de la muerte de calma un poco la sed; de
Knörr lo consiguieron, y éste). Una característica de momento, aquí está Red
aquí hemos dejado cons- Red Music es que hay Music.
tancia de ello. Pero cada momentos en que es evi-
fórmula es irrepetible. dente que trata de conectar S. Martín Bermúdez
51
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:43 Página 52

D D
i Si CS o
C o
S S
bACh - beeThoVen

DISCOS BACH: BACH:

CRÍTICAS de la A a la Z
petas, especialmente allí don-
Obras para órgano BWV 565, Cantatas BWV 213 y 214. de tienen papel solista (aria de
590, 767, 572, 535, 769 y 548. JoAnne Lunn, soprano; robin bLAze, bajo de la BWV 214, impetuo-
mASAAki Suzuki, órgano. alto; mAkoTo SAkurADA, tenor; so Madeuf), pues se busca
SChniTger/hinTz De LA igLeSiA De SAn Dominik Wörner. bACh CoLLegium más la expresividad, rugosa,
mArTín De groningA. JApAn. Director: mASAAki Suzuki. irregular de los instrumentos,
biS 2111 (Sémele). 2014. 79’. DDD. N biS 2161 (Sémele). 2014. 73’. DDD. N que su precisión. El resultado
PN PN es llamativo. Entre los solistas,
destaca una etérea Joanne
más conoci- L a integral Lunn, especialmente distingui-
do en su de cantatas da en las partes más agudas
faceta direc- bachianas de de sus arias (maravillosamente
torial, Suzuki S u z u k i sugerente en la BWV 213),
continúa alcanza el mientras que el contratenor
ahondando quinto volu- Robin Blaze parece algo lejos
en su reco- men dedica- de la forma que fraguó su
rrido discográfico por la obra do a las pro- prestigio: a la voz le falta no
de Bach, esta vez desde la tri- fanas con este volumen que sólo esmalte y más presencia
buna de un instrumento que se recoge dos drammas per en los graves, sino variedad en
encuentra en la iglesia de San musica escritos para sendos la expresión. El tenor Makoto
Martín de Groninga. Construi- aniversarios vinculados a la Sakurada se muestra aprecia-
do originalmente en el siglo corte de Sajonia y Polonia: blemente seguro en las conti-
XIV, el órgano fue reformado y BWV 213, conocida como La nuas figuraciones su aria de la
ampliado por el famoso Arp encrucijada de Hércules, para BWV 213. El bajo Dominik
Schnitger en 1691, en un traba- el cumpleaños de Friedrich Wörner resulta muy dramático
jo que continuarían su hijo Christian, hijo mayor del Elec- en el accompagnato y arioso
Franz Caspar y el jefe de su tor de Sajonia y rey polaco, el de la BWV 213 y mantiene el
taller, Albertus Anthoni Hintz 5 de septiembre de 1733; BWV tipo en el aria de la BWV 214,
(1728-30). Mutilado en los 214 para el de Maria Josepha, donde muestra apreciable agi-
siglos XIX y XX, el instrumento reina consorte de Polonia y lidad. Un bonito regalo de
fue reconstruido entre 1976 y madre del anterior, el 8 de cumpleaños.
1984 por Jürgen Ahrend. Su diciembre del mismo año.
sonoridad, recia y clara, resulta Varios números de estas dos Pablo J. Vayón
hoy extraordinaria. obras se han hecho especial-
Suzuki presentan un pro- mente conocidos por el uso
grama de obras monumentales que el compositor hizo de BACH:
y bien conocidas de Bach: la ellos en el más famoso Orato- Motetes de Johann Bach,
Toccata y fuga BWV 565, la rio de Navidad. Johann Christoph Bach y
Pastorale BWV 590, la Partita Suzuki ofrece versiones de Johann Michael Bach. Vox
sobre “O Gott, du frommer impulso muy teatral y colores Lumini. Director: LioneL meunier.
Gott” BWV 767, la Fantasía vívidos en los números más 2 CDs. DDD. riCerCAr riC347
BWV 572, los Preludios y expansivos (coro de apertura (Semele). 2013-4. 2h.21’. N PN
Fugas BWV 535 y BWV 548 y de la BWV 214 es buen ejem-
las Variaciones canónicas plo), que se contrastan con un T an fre-
sobre “Vom Himmel hoch da tratamiento de tempi en gene- cuentes
komm” BWV 769. Su interpre- ral moderados, con momentos como las de
tación destaca lo mismo en la de auténtica unción, en los pastores de
ternura piadosa y serena con que el tiempo parece detenido la Iglesia
que resuenan los cuatro movi- (gran aria de soprano en la fueron y son
mientos de la Pastoral BWV BWV 213). El maestro japonés en la Alema-
590 como en las variaciones mantiene su acercamiento nia luterana
de BWV 767 y 769, plagadas camerístico a estas obras, elu- las dinastías de músicos. La
de detalles, o en las gloriosas diendo el minimalismo y más ilustre de éstas, sin duda,
fugas de BWV 535, 548 y 565, logrando que los números la de los Bach: desde media-
que suenan profundas y sun- corales suenen a la vez equili- dos del siglo XVI hasta
tuosas. Una magnífica antolo- brados y corpóreos, claros y mediados del siglo XIX,
gía de la mejor música para profundos. El sonido lírico, pocas ciudades alemanas
órgano jamás escrita. elegante, límpido del conjunto dejaron de contar al menos
de cuerda se contrapesa con un músico de apellido Bach.
Pablo J. Vayón las intervenciones de las trom- Johann (1604-1873), el primer

TIPO DE GRABACIÓN DISCOGRÁFICA


N novedad absoluta que nunca antes fue editada en disco o cualquier otro soporte de audio o vídeo
H es una novedad pero se trata de una grabación histórica, que generalmente ha sido tomada de un concierto en vivo
o procede de archivos de radio
R Se trata de grabaciones que ya han estado disponibles en el mercado internacional en algún tipo de soporte de audio
o de vídeo: 78 r. p. m., vinilo, disco compacto, vídeo o disco video digital

PRECIO DE VENTA AL PÚBLICO DEL DISCO


PN precio normal: cuando el disco cuesta más de 15 €
PM precio medio: el disco cuesta entre 7,35 y 15 €
PE precio económico: el precio es menor de 7,35 €

52
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:43 Página 53

D D
i Si CS o
C o
S S
bACh - beeThoVen

colocada en el santoral por


zhu xiao-mei muchos otros (a punto estoy
CON UNA PIZCA DE CORAZÓN de formar parte de éstos).
Obra bella, ambiciosa, de gran
aliento, cinco movimientos
que forman una suite sinfónica
BACH: la fuga compendiaba de con elementos de todo tipo
Invenciones y modo sistemático el arte del pero en los que prima esa
Sinfonías BWV 772- contrapunto fugado y El cla- angustia que es marca de la
801. zhu xiAo-mei, piano. ve bien temperado exploraba casa Bartók desde los años
ACCenTuS 30350 (música Directa). el rango completo del siste- treinta y que eclosiona en la
2015. 46’. DDD. N PM ma tonal, con las Invencio- lejanía del horror, allá en el
nes y Sinfonías el compositor Nueva York salvador y muy
D espués de sus fabulosas ejemplarizaba el arte de ajeno. Lo tenía difícil Krivine
grabaciones de las Variacio- inventar y desarrollar ideas para competir con una de las
nes Goldberg y El arte de la musicales. Y el valor de la discografías más abundantes
fuga en Accentus, ambas dis- interpretación de Xiao-Mei se de una obra del siglo XX pero,
tinguidas con la E de Excep- asienta precisamente sobre la en este recital, consigue man-
cional en esta revista, la gran variedad que imprime al tener el tipo e insuflar al todo
pianista bachiana que es Zhu conjunto, sobre la entidad este disco sin que falte un una fuerza y un contraste que
Xiao-Mei se adentra en el propia que otorga a cada leve acento de ingenuidad, no nos llevará a echar de
mundo de las invenciones y obrita, haciendo de cada una no en vano la pianista reco- menos las lecturas clásicas. No
sinfonías con la sensibilidad, de ellas una miniatura poéti- noce haber tenido niños en las sustituye, pero todo este
la finura en el fraseo y la ca, para lo que no duda en mente cuando realizaba la CD suena de otra manera.
delicadeza en el sonido que valerse de los recursos diná- grabación. Con eso y con ¿Han optado tanto Papavrami
le son propias. De ninguna micos que le ofrece el piano una pizca de corazón logra y Krivine, juntos o por separa-
manera hay que caer en el moderno, pero manteniendo dar con la esencia expresiva do, por una vía a la que le
error de subestimar estas siempre una admirable cohe- de una música que, aun sen- corresponderían apelativos
treinta piezas por el mero rencia estilística: belleza, cilla en apariencia, en las como el de enigma, o incluso
hecho de que fueran com- transparencia, melancolía, mejores manos muestra su arcano? ¿O esa palabra que a
puestas con fines didácticos, misterio, juegos de color, verdadera grandeza. veces se utiliza con exceso
ya que, como recuerda alegría de vivir, todo ello y (especialmente con Mahler,
Christoph Wolff, si El arte de mucho más está presente en Asier Vallejo Ugarte solo en ocasiones con Bartók
y esto suele ser en su única
ópera) y que de tanto uso no
Bach del que sobrevive músi- BARTÓK: Andante fueran el centro de la acaba teniendo gran sentido:
ca, fue tío abuelo de Johann Concierto para violín nº 2 SZ obra y los dos movimientos misterio…?
Sebastian; Johann Christoph 112. Concierto para orquesta extremos, más amplios, lo En resumen, un CD barto-
(1642-1703) y Johann Michael SZ 116. motivaran y acabaran dándole kiano distinto en sonido y en
(1648-1694), hermanos entre TeDi pApAVrAmi, violín. orqueSTA un sentido. Quién sabe si no sentido. Una curiosa y muy
sí, sobrinos de Johann y tíos FiLArmóniCA De Luxemburgo. se puede decir alguna seme- recomendable experiencia de
del Cantor de Santo Tomás. Director: emmAnueL kriVine. jante de alguna de las abun- cómo lo conocido se convierte
Este álbum contiene motetes ALphA 205 (Sémele). 2013 y 2014. 76’. dantes referencias del Concier- en nuevo. Ahora bien, si usted
sobre todo de los dos últi- DDD. N PN to, pero en este caso le corres- no está familiarizado con estas
mos, pero entre los tres del ponde plenamente. Estamos partituras es probable que la
primero no puede dejar de e sta es una ante una lectura no sólo muy experiencia con el Concierto
recomendarse vivamente el de esas oca- importante y bella sino dife- para violín le lleve a escuchar
conocimiento de Unser Leben siones en rente, ante una pregunta en el esta obra una y otra vez. Más
iste in Schatten (Nuestra vida que tienes sentido de Ives: ¿sin respuesta? que nada, porque los enigmas
es una sombra), donde el diá- que oír el ¿Y qué importan las respuestas tienen esa fuerza para mover-
logo entre Logos y Doxa se CD más de cuando se nos formula una nos y movernos.
articula en seis secciones, dos veces. pregunta penetrante? Como la
cada una con una identidad Dos veces es lo correcto, aun- que formula el Andante, un Santiago Martín Bermúdez
propia. La oposición de dos que desde la primera sepas scherzo al revés (el trío sería la
coros alcanza un punto de por dónde va el recital. Pero parte bromista, precisamente
asombroso refinamiento en en este caso, unas obras tan un Allegro scherzando). Como BEETHOVEN:
Halt, was du hast de Johann conocidas y de tan elevado diría alguien que yo me sé: no Sonatas y variaciones para
Michael, mientras que Johann nivel artístico parecían plante- es que me conforme con pre- violonchelo y piano. xAbier
Christoph lleva el cultivo del arse de otra manera. En este guntas, es que usted se con- phiLLipS, violonchelo. FrAnçoiS-
contrapunto al extremo de, disco, el Concierto para violín forma con respuestas. Se diría FréDeriCh guy, piano.
en Das Blut Jesu Christi (La ofrece momentos en los que te que hay una complicidad 2 CD eViDenCe eVDC015 (harmonia
sangre de Jesucristo), compo- dices: esto no lo había oído entre la espléndida frase, el mundi). 2015. 128’. DDD. N PN
ner la metáfora sonora que antes. El Andante tranquillo magnífico canto de Papavrami
opone el grito desesperado despliega un discurso rico en y el acompañamiento a menu- p or
alguna
de los cristianos conocido tensiones más sentidas que do poderoso de Krivine. En causa que
como “la maldición de los explícitas. Y ahí hay secuen- cualquier caso, éste y su con- probable-
judíos” en el bajo y la exalta- cias en las que verdaderamen- junto sirven al discurso suge- mente tenga
ción de la sangre purificada te crees estar ante algo nuevo. rente, a veces dramático, del una explica-
del Redentor en el superius. Pero es tan bartókiano que no primero; con algo que va más ción razona-
Las versiones son en general “sabes” lo que no acabas de allá de la fidelidad, esto es, ble, da la
excelentes, pues al equilibrio “reconocer”. Ahora bien, esa con un sonido que acoge al impresión de que las sonatas
de las líneas y la nitidez de novedad, ¿aporta algo? Sí, por- solista y lo eleva. para violonchelo y piano de
las tomas se suma una elo- que no es una novedad capri- El Concierto para orquesta Beethoven han tenido mejor
cuencia de dramatismo bien chosa, un virtuosismo de fue- sigue siendo obra no admitida suerte en disco que las com-
dosificado. gos artificiales, sino toda una de buen grado por algunos puestas para violín y piano,
meditación. Es como si los bartókianos (puede leerse ese pues cuentan con un espléndi-
Alfredo Brotons Muñoz nueve minutos y pico del desdén de vez en cuando) y do historial de referencias

53
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:43 Página 54

D D
i Si CS o
C o
S S
beeThoVen - ChAikoVSki

pasadas (Casals/Serkin, Ros- En muy cui- como las que, a partir del tema joven soprano Rosie Lomas en
tropovich/Richter, Du Pré/ dada presen- del principio y de manera Flora, línea que permite una
Barenboim…) y modernas tación y con implacable hasta el final, sepa- voz hecha pese al carácter
(Müller-Schott/Hewitt, Isser- los textos en ran los cuadros. Es una pre- infantil del personaje. No sue-
lis/Levin, Queyras/Melnikov… cuatro idio- gunta detrás de otra y la instru- le ser el caso de Miles, aquí
) a las que viene a sumarse mas (no en mentación ayuda a hacerse cantado por la voz suficiente
esta novedad protagonizada español) lle- estas preguntas porque forma de un adolescente, Dominic
por dos estupendos músicos ga esta nue- parte del desarrollo de esta his- Lynch. Sorprende que el
que, aunque más desconoci- va interpretación de la magna toria, como cuando la celesta o inquietante papel de Miss Jes-
dos entre nosotros, ofrecen obra del compositor de Ham- las lejanas campanas consiguen sel lo saque adelante con con-
unas interpretaciones limpias, burgo, nunca rechazada para hacer notar su leve presencia siderable tino una soprano tan
variadas, plenas, perfectamen- ser llevada al disco por las con una invisible carga de insi- joven como Kathleen Reveille.
te coherentes con los diferen- grandes batutas. No hay por nuaciones. Aquí, donde todo Estas seis voces de nivel y a
tes polos estilísticos que convi- qué entrar en la digresión de es sugerencia, o amenaza, o menudo empaque suficiente o
ven en la colección. Por eso si Niquet lo es o no, sino en temores de acecho, cosas así; excelente se ven arropadas
en las dos sonatas Op. 5 Fran- los resultados. Se trata de un aquí, no lo olvidemos, hay algo por el pequeño conjunto que
çois-Frédéric Guy hace valer Requiem Alemán bueno en sin polivalencia alguna: Miles dirige, con mano maestra,
su toque puro, cristalino, muy intención, asumida correcta- muere realmente. Si el punto Lukasz Borowicz. Borowicz,
nítido, en favor de un empuje mente la obra, con unos solis- de vista narrativo de Henry discípulo de Krzyzstof Pende-
clásico que no se atenúa lo tas adecuados si bien no James se pierde en el teatro, el recki, tiene gran experiencia
más mínimo ante la urgencia sobresalientes, bien tocado y trabajo de libreto y música ha de foso y ha grabado para este
que imprime a los movimien- con un coro esforzado. A la de reforzarse para evitar la mismo sello polaco, Dux,
tos rápidos. Phillips, de soni- interpretación en conjunto le excesiva objetividad propia de algunas óperas poco conoci-
do ocasionalmente áspero, no falta el último punto de empa- la escena; excesiva especial- das del repertorio nacional,
sólo no se queda atrás, sino que y resulta irritante escuchar mente para La vuelta de tuerca como Monbar, de Dobrzyñski,
que es determinante en la —aquí que tan importante es y obras que huyan de la con- temprano testimonio de ópera
conquista del elemento el papel desempeñado por el tundencia de “lo que se ve y polaca en plena ocupación;
espressivo que demanda Bee- coro— el esfuerzo evidente de está ahí”. Maria, de Roman Statkowski,
thoven en el inicio de la las sopranos, quienes llegan al Se trata de un registro en ópera poco anterior a la inde-
Segunda. Esa vitalidad se grito con frecuencia. Es pres- vivo de una versión de con- pendencia nacional; o La
contempla igualmente en cindible, pues, esta grabación cierto de esta obra. Una gran aventura del Rey Arturo, de
unas variaciones brillantes, del Requiem Alemán por lo sala de conciertos, como la de Grazyna Bacewicz, ópera bre-
expansivas, espontáneas, señalado y por los ilustres pre- la Filarmónica de Varsovia, ve para la radio; todas muy
dotadas de todo el encanto de cedentes. Y no es que sea una acoge esta intimidad durante recomendables para el aficio-
los temas que sirven de parti- aproximación desdeñable, uno de los festivales Beetho- nado que no tema descubrir
da. La sintonía entre ambos sino que la competencia es ven de Pascua, que dirige Els- otras escuelas, que en este
músicos es máxima en la Ter- amplia e importante. La dura- zbeta Penderecka, y que suele caso no se alejan tanto de las
cera, de la que brota un hero- ción del disco tampoco es un producir óperas en versión de conocidas. Borowicz es una
ísmo muy bien calibrado, una punto a favor. concierto, saliéndose muy a de las batutas hoy en alza, ha
poderosa energía rítmica que menudo de la rutina (hace tres grabado la integral orquestal
en sus manos se antepone años presenciamos allí la más de Panufnik (CPO) y ha sido
rápidamente a la fantasía y a José Antonio García y García que inhabitual versión original titular o principal director invi-
la pasión de los viejos maes- de Simon Boccanegra; era el tado de varias orquestas; en
tros. Austeras, intensas, pro- centenario de Verdi, claro; y el estos momentos se deja que-
fundas las dos Op. 102, toca- BRITTEN: mismo director, Lukasz Boro- rer, permitan la expresión, por
das en clave de futuro tanto The turn of the screw. wicz, cuyas excelencias referi- orquestas de todo el mundo,
por los continuos juegos tím- emiLy WorkmAn (institutriz), eriC remos ya mismo). La gran sala al que ha dado muchas vueltas
bricos como por las fuertes bArry (quint), kAThLeen reVeiLLe de la Filarmónica se encoge con su batuta. Este doble CD
tensiones interiores, que en (miss Jessel), DiAnA monTAgue (mrs. felizmente en esta grabación puede ser un excelente ejem-
ciertos momentos del primer groose), roSie LomAS (Flora), para darnos una atmósfera plo de lo que es capaz.
movimiento de la Cuarta DominC LynCh (miles). miLeS adecuada para el camerismo y
amenazan fieramente con inSTrumenTAL enSembLe. Director: la intimidad. Mas también para
estallar, y por la extrema suti- LukASz boroWiCz. contar una historia “de miedo”. Santiago Martín Bermúdez
liza con que se adentran en 2 CD Dux 1247-1248. 2015. 105’. La soprano estadouniden-
los rincones más ocultos del DDD. N PN se Emily Workman (Mimi,
Adagio de la Quinta. Por Fiordiligi, Condesa; y sin CHAIKOSKI:
supuesto que la competencia ó pera de embargo joven promesa toda- Snegurochka. VSeVoLoD griVnoV,
es tremenda, pero Beethoven cámara para vía) adopta el papel de la Ins- AnneLy peebo. Coro y orqueSTA
siempre recibirá bien a los un “foso” de titutriz con una madurez de SinFóniCA De LA rADio De Leipzig.
intérpretes que, como Phillips trece músi- estilo y de línea que se tradu- Director: kriSTJAn JärVi.
y Guy, defiendan su música cos, ópera ce por momentos en el grosor CD Sony 88875176562. 2014. 76’
con confianza, sensibilidad, de intimidad, de emisiones sonoras realmen- DDD. N PN
talento y una técnica tan de misterio, te dramáticas; gran madurez
soberbia que pueda pasar de “miedo”, un prólogo y dieci- para este papel. El tenor his- L a leyenda
completamente inadvertida. séis breves cuadros, muy cine- pano de Houston Eric Barry de la “Don-
matográficos; una propuesta (Don Ottavio, Edgardo Nemo- cella de la
Asier Vallejo Ugarte ante la que no basta con acudir rino) cumple con la inquietan- nieve”, de
a sicologías, patologías (“esa te línea de Quint (y del Prólo- origen tradi-
institutriz es una neurótica”, go, claro) en una prestación cional ruso
BRAHMS: cosas así), pero ante la que se “etérea”, por decirlo así. Nada pero llevada
Un Requiem Alemán. quedaría corta la fantasía de menos que Diana Montague al papel por Alexander Nikola-
Lore binon, soprano; TASSiS aparecidos y nos parecería está aquí para Mrs. Grose, yevich Ostrovsky, fue en su
ChriSToyAnniS, barítono. Coro De LA mezquina la simple ambigüe- papel para mezzo que mantie- momento objeto de diversas
rADio De FLAnDeS. orqueSTA dad. Esto es La vuelta de tuerca ne quien tuvo y retiene, como adaptaciones musicales, tales
FiLArmóniCA De bruSeLAS. Director: y, sin duda, mucho más, por- solemos decir en el caso de como el ballet homónimo de
herVé niqueT. que todo esto requiere varia- voces veteranas que conser- Minkus o la conocida ópera de
eprC 0019. 2015. 51’. N PN ciones y matices; variaciones van su poderío. Magnífica la Rimski-Korsakov. Pero la pri-

54
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 55

D D
i Si CS o
C o
S S
beeThoVen - ChAikoVSki

przemyk-bryla, Strahl, kulka

LO MENOR, SI BUENO…
CHOPIN:
Trío en sol menor op. 8.
Introducción y
polonesa brillante en do
mayor op.3. Sonata en sol
menor para piano y
violonchelo op. 65.
CHOPIN/FRANCHOMME:
Gran dúo concertante sobre
temas de “Roberto el Diablo”
de Meyerbeer Dbop. 16.
AgnieSzkA przemyk-bryLA, piano.
TomASz STrAhL, violonchelo. y de una musicalidad sin
konSTAnTy AnDrzeJ kuLkA, violín. tacha, que sabe anunciar sin
Dux 1163. 2014. 77’. DDD. N PN complejos —el inicio de la
Sonata para violonchelo y
p or razones obvias —la piano— y a la vez plegarse,
intensidad de su música como en el Trío, a ser un
para piano— las otras ver- poco más que una primus
tientes del genio creador de inter pares. Sobre ella des-
Chopin —las canciones y la cansa la parte esencial de
música de cámara— han este disco excepcional en el
quedado eclipsadas en las
salas de conciertos. Alguna
que aparecen también un
violonchelista de primera
ACCADEMIA BIZANTINA &
vez se escucha la Sonata clase —igualmente desco-
para violonchelo y piano, nocido para la mayoría de OTTAVIO DANTONE
mucho menos el Trío y nada los aficionados no pola-
el resto —que, ciertamente, cos—, Tomasz Strahl, que
es muy poco. Y sin embar- negocia con inteligencia
go, hay rastros evidentes del
estro chopiniano en estas
suma la dicha sonata y el
Dúo concertante, y nuestro
HAYDN:
piezas en las que, como era
de esperar, el piano es pro-
viejo conocido Konstanty
Andrzej Kulka, uno de los SYMPH. 78, 79, 80 & 81
tagonista principal. Y por grandes violinistas de los
eso esta grabación que aquí últimos cincuenta años des-
comentamos —y que inclu- de que a sus diecisiete ga-
ye la rareza meyerberiana nara el Concurso Paganini
arreglada por Franchomme, de Génova. Los tres firman
de quien se sospecha que un Trío en sol menor abso- Estas cuatro sinfonías han sido especialmente
más que ayudara a Chopin lutamente ejemplar en cuan- grabadas para el próximo lanzamiento de Decca
en la parte de violonchelo to a verdadera música de
de la Sonata—— tiene una cámara, a equilibrio entre ‘Haydn: sinfonías completas’ una caja de 36 CDs
base bien sólida, porque la voces, a escucharse y dejar-
calidad de la pianista se oír. Un disco extraordina- que se editará este año.
Agnieszka Przemyk-Bryla rio que luce, además, un
luce rutilante a lo largo de magnífico sonido. Como adelanto se editan en 1 CD este cuarteto de
toda ella. Se trata de una
intérprete de enorme técnica Claire Vaquero Williams sinfonías, no muy conocidas, que se compusieron
entre los años 1782-1784.
mera relación de este cuento se tan sólo por la música occi-
de hadas con la música se pro- dental. La partitura está atrave-
dujo la misma noche del estre- sada de principio a fin de rit-
no de la obra teatral de mos, melodías y armonías
Ostrovsky, el 23 de mayo de netamente rusas, lo que unido
1873, en el Teatro Bolshoi de a la invención melódica de
Moscú. Para aquella ocasión este compositor y a su brillan-
Chaikovski compuso una te orquestación, hacen de la
extensa música incidental, escucha de estas piezas una
veintidós números entre los experiencia muy placentera. deccaclassics.com universalmusic.es
que hay coros, momentos Coro y Orquesta de la Radio
orquestales, danzas e interven- de Leipzig se pliegan perfecta-
ciones a solo a cargo de un mente a la batuta de Kristjan
tenor y de una mezzo. Ya des- Järvi, cuarto miembro musical
de los primeros compases de de esta familia estonia forma-
la introducción queda claro lo da por su padre Neeme, su
injustos que fueron los miem- hermano Paavo y su hermana
bros del Grupo de los Cinco Maarika. Jarvi se encuentra
cuando acusaron a Chaikovski muy a gusto con esta partitura,
de darle la espalda a la música como lo denota la brillantez
tradicional rusa y de interesar- con la que resuelve los pasajes

55
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 56

D D
i Si CS o
C o
S S
ChAikoVSki - hAyDn

de danzas, llenos de fuerza rít- yago mahúgo


mica, pero también la delica-
deza con la que hace frasear a
la orquesta en los pasajes líri- PREDESTINADO
cos, donde la tersura del soni-
do de las cuerdas colabora a
crear momentos de enorme CLÉRAMBAULT/ pleno oficio religioso en la
belleza. Su atención a la clari- MARCHAND: capilla real de Versalles,
dad y la transparencia nos per- Música completa para Marchand optó por abando-
mite apreciar cada uno de los clave. yAgo mAhúgo, clave. nar la tribuna, alegando
detalles de la orquestación, tan briLLiAnT CLASSiCS 94790 (Cat que, si no se le pagaba más
cálida como lo suele ser siem- music). 2016. 77’. DDD. N PE que la mitad de su salario,
pre en Chaikovsky. Magnífico no estaba obligado más que
el coro, especialmente en la e l universo clavecinístico a cumplir con la mitad de
sección femenina, capaz de francés es tan inmensamente su trabajo. Alguien, con
apianar y frasear con detalle vasto que muchos de sus buen criterio, le recomendó
en las dinámicas más delica- representantes deben aguar- que huyera súbito al extran-
das. De los dos solistas me dar con paciencia a que algún jero para evitar problemas
quedo con la mezzo Annely intérprete les dedique un mayores con el monarca. La
Peebo, de bello timbre y poé- mínimo de atención. Tal es el casualidad ha querido que
tico fraseo, porque al tenor caso de Louis-Nicolas Cléram- en cuestión de meses hayan
Vsevolod Grivnov, a pesar de bault, conocido sobre todo aparecido dos discos dedica- de Joseph-Nicolas-Pancrace
la pasión de su expresión, le por sus cantatas y por alguna dos a Clérambault y Mar- Royer) y, por encima de todo,
pierden un timbre nasal y una composición de carácter chand, con un programa a la que sean capaces de tocar
emisión abierta. sacro (Vincent Dumestre res- fuerza idéntico, ya que se con tanta finura y con tanta
cató hace bien poco para incluyen en ellos las únicas delicadeza. Se dice, como
Andrés Moreno Mengíbar Alpha un hermoso miserere a piezas para clave que han tópico, que hay intérpretes
tres voces), y de Louis Mar- sobrevivido de ambos com- que están predestinados des-
chand, a quien los buenos positores: Luca Oberti, en el de la cuna a abordar cierta
CORELLI: melómanos recuerdan espe- sello Stradivarius, y Yago música. Si ello es cierto, esta-
La Follia. Sonatas para violín y cialmente por su frustrado Mahúgo, en Brilliant Classics. mos ante un buen ejemplo,
continuo, nºs 12, 7, 11, 8, 10, 7 duelo musical con Johann El español añade, con este porque Mahúgo ofrece aquí
op. 5 (transcripción para flauta Sebastian Bach en Dresde y registro, más méritos a su eje- de nuevo una lección magis-
de pico). por su polémica con Luis XIV. cutoria para ser considerado tral de grandeur frente al
miChALA peTri, flauta de pico. Cuentan de Marchand que una ineludible referencia a teclado. Estas obras de Clé-
mAhAn eSFAhAni, clave. estaba tan acosado por su nivel mundial, pues hay rambault y Marchad son bellí-
our reCorDing 6.220610. 2014. 66’. mujer, de la que se había pocos clavecinistas que domi- simas, en efecto, pero hay
DDD. N PN separado, que hasta el propio nen tan bien como él el com- que saber moldearlas como
rey terció en el asunto y orde- plejo repertorio francés (no sólo Mahúgo es capaz de
La industria nó que se le retuviera la nos cansaremos jamás de ala- hacerlo.
discográfica mitad de su sueldo para bar su excepcional y aclama-
crea a veces entregárselo a esta. Un día, en dísima grabación con piezas Eduardo Torrico
extraños
compañeros
de viaje, se en su catálogo, orbita prin- señora Petri que, haberlos, tro, Antonín Dvorák, y Otilka.
como suce- cipalmente en torno a Petri. El haylos. La desdicha aguarda en su
de en el pre- programa escogido son las vida; al año siguiente morirán
sente registro, donde se unen seis últimas sonatas de la Opus Eduardo Torrico ambos, y en lugar del ímpetu
la flautista danesa Michala 5 de Arcangelo Corelli en el de la Fantasía surgirá la trage-
Petri y el clavecinista irano- arreglo para flauta de pico que dia hecha poema sinfónico,
estadounidense Mahan Esfaha- realizara una mano anónima DVORÁK: Asrael. Ese ímpetu es plena-
ni. Se trata, en mi opinión, de para satisfacer la enorme Concierto para violin op. 53. mente postromántico y se tra-
dos fenómenos musicales difí- demanda de música para este JANÁCEK: Concierto para duce en una auténtica especta-
ciles de entender. Petri es una instrumento que existía en la violín “Alma errante”. cularidad para solista enfrenta-
buena flautista que, dada su Inglaterra de principios del SUK: Fantasía op. 24. do por el conjunto, acompaña-
edad, jamás terminará de com- siglo XVIII (en aquel momen- JoSeF SpACek, violín. orqueSTA do, arropado o tal vez acosa-
prender en qué consiste la to, la flauta de pico era todavía FiLArmóniCA CheCA. do. No se dan respiro uno a
interpretación historicista. el instrumento favorito de los Director: Jirí beLohLáVek. otro, ni se lo dan al especta-
Esfahani es un buen claveci- músicos diletantes de la bur- Supraphon Su 4182-2 (Semele). 2014. dor. ¿Por qué Suk, con el tiem-
nista que se ha beneficiado de guesía inglesa). Entre estas DDD. 66’. N PN po, estaba descontento con
una formidable campaña sonatas figura, a modo de esta obra juvenil? ¿De veras
mediática, especialmente en apertura, la celebérrima La L os veinti- pensaba que sus poemas sin-
Gran Bretaña, gracias a la cual Follia. Estamos ante unas lec- trés minutos fónicos eran superiores?
se ha convertido en artista turas correctas, sin más, que de la Fanta- El maestro Dvorák también
exclusivo del sello Archiv tras tienen más de rutinarias que sía en sol está presente en este recital,
paso previo por Hyperion. de especiales. Lecturas que no menor de con una de sus tres grandes
Pero tal campaña tiene poco llegan ni por asomo al nivel Josef Suk obras concertantes, el Concier-
que ver con la realidad, ya de otras lejanas en el tiempo constituyen to para violín de 1882, obra de
que Esfahani está bastante por (por ejemplo, la de Brüggen, un poema sinfónico para vio- primera madurez, sin duda
debajo de otros clavecinistas Byslma y Leonhard, grabada lín y orquesta en un solo superior a su Concierto para
de su generación (algunos de en 1980, o la de Christian movimiento que se divide piano, pero menor que el
ellos, españoles), los cuales, Mendoze y Musica Antiqua, de internamente en episodios. Es maravilloso Concierto para
por desgracia, nunca tendrán 1997) o no tan lejanas (la de la obra impetuosa de un joven violonchelo op. 104. En medio,
la publicidad que ha tenido él. Hugo Reyne y La Simphonie lleno de vida. Estamos en una obra recuperada, recons-
El disco está editado por el du Marais, sólo unos meses 1903, Suk tiene un maestro al truida, un breve Concierto
sello alemán Our Recordings, anterior a esta). Recomendado que adora y una esposa mara- para violín de la época final
que, según puede comprobar- sólo para los entusiastas de la villosa, que es hija del maes- de Janácek, con subtítulo,

56
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 57

D D
i Si CS o
C o
S S
ChAikoVSki - hAyDn

HAYDN:
Juanjo mena La Creación.
REALIDAD SINFÓNICA SArA TynAn, soprano; Jeremy
oVenDen, tenor; mATTheW brook,
bajo-barítono. hAnDeL AnD hAyDn
SoCieTy. Director: hArry
GINASTERA: yar que Estancia es ofrecida ChriSTopherS.
Pampeana nº 3. en versión integral, como 2 CD Coro 16135 (Conex musica).
Ollantay. Estancia. ballet narrativo, no simple- 2015. 99’. DDD. N PN
LuCAS SomozA oSTerC, barítono. mente como suite de danzas
bbC phiLArmoniC. según es costumbre, con inter- La Creación
Director: JuAnJo menA. vención de un barítono solista de Haydn,
ChAnDoS ChA 10884 (Sémele) DDD. —en el caso, un muy compe- una de las
2016. 66´. N PN tente Somoza Osterc— que en primeras
parte recita y canta tiradas del obras maes-
e l centenario de Ginastera poema Martín Fierro de José tras en mos-
está dando excelentes frutos Hernández. trar un com-
discográficos, alguno comen- Las versiones de Mena promiso real con la música
tado en esta sección, como la son estudiosas, atentas, diáfa- del pasado y es un oratorio
completa de piano por Vaca- nas y de una sostenida efica- bien, ha entendido sobrada- fundamental en la historia de
rello. Ahora, Juanjo Mena pro- cia orquestal. Las texturas de mente a la patria de Ginaste- la Handel and Haydn Society
pone un recorrido por la etapa Ginastera están muy cuidadas ra— son de una extrema y de Boston: con su primera
nacionalista del compositor: y exigen un parigual cuidado exigible competencia y aquí parte dio inicio a su primer
Estancia (1941), Ollantay para evitar empastes y fáciles vuelven a probarlo. Una lec- concierto el día de Navidad
(1947) y la tercera Pampeana y groseros telurismos. Mena, tura española a agregar a la de 1815 y, tres años más tar-
(1954). Es decir: combinacio- en este sentido, pule el colo- lista de los intérpretes de de, ofreció el estreno ameri-
nes muy hábiles entre la narra- rido instrumental, refina la Ginastera, desde Victoria de cano de la partitura comple-
ción mítica de raíz incaica, la cita folclórica, atenúa los los Ángeles, Narciso Narciso ta. Desde entonces ha per-
descripción de un día de tra- efectos rítmicos y da al con- Yepes y Nicanor Zabaleta manecido continuamente en
bajos agrícolo-ganaderos, y junto una realidad sinfónica hasta Halffter y, dentro de su repertorio, asumiendo los
una transposición impresionis- de primera calidad. Desde bien poco, Heras-Casado. ideales estilísticos propios de
ta con arrebatos expresionistas luego, los músicos ingleses — Suma que sigue. cada época (unos 750 cora-
del paisaje de la llanura pam- en muchos aspectos, Inglate- listas y más de cien instru-
peana. Al respecto cabe subra- rra, para bien y para menos Blas Matamoro mentistas comparecieron en
1868), lo que se prolonga
hasta el momento presente,
“Pequeña alma errante”. El mantiene un nivel artístico las dos suites de número par en el que demuestra ser
Concierto se ha recuperado muy elevado. Un excelente más cuatro Piezas para tres capaz de hacer un Haydn de
del material que se conserva- recital. violas de atribución todavía formidable actualidad. Chris-
ba, porque esta obra no llegó dudosa a Jean-Baptiste. El tra- tophers opta por la versión
a estrenarse en vida del com- Santiago Martín Bermúdez bajo de los hermanos Ghielmi en inglés e imprime a la
positor, ni siquiera estaba ínte- y sus compañeros no tiene música gravedad y solemni-
gra. Es la obra que le sirvió nada que envidiar al del gru- dad sin necesidad de sobre-
para la obertura de su última FORQUERAY: po encabezado por Lorenz dimensionar las texturas,
obra maestra, De la casa de los Piezas para viola, vol. I. Dufschmid (véase SCHERZO apostando al máximo por la
muertos, y en determinados ViTTorio ghieLmi, viola da gamba. nº 222, pág. 89) en cuanto a limpieza de líneas y por la
momentos es plenamente roDney prADA, viola da gamba. capacidad técnica y conoci- elegancia de las líneas voca-
reconocible. Aunque recons- LuCA piAnCA, archilaúd. miento estilístico pero alcanza les. Con la cordura, la mesu-
truida, tiene bellezas, signos, Lorenzo ghieLmi, clave. niveles superiores de elocuen- ra y el sentido común en un
códigos, células, frases que pASACAiLLe 995 (Sémele). 2011. 61’. cia por cuanto hace sentir más permanente primer plano,
sólo pueden ser de Janácek. DDD. N PN plenamente el sentido de los puede haber oyentes que
Josef Spacek es un violinista característicos títulos. Por así prefieran impulsos más vigo-
ante los que hay que quitarse p ocas
fami- decir, todas las indicaciones rosos y contrastes más mar-
el sombrero. Es impresionante lias habrá de expresión se ven potencia- cados tanto en la representa-
este virtuoso, que se atreve habido en la das al máximo, lo cual com- ción inicial del caos como en
con partes para solista que no historia de la porta los contrastes acusadísi- el acompañamiento de algu-
le permiten detenerse, descan- música con mos entre fragmentos conti- nas arias, como las dos con-
sar, resguardarse ante el ata- mayor des- guos. Así, por ejemplo, en la fiadas a Rafael, pero lo cierto
que del tutti. En la Fantasía es proporción Segunda suite, a la muy ono- es que las fuerzas corales y
omnipresente; en el Concierto entre la calidad de sus relacio- matopéyica descripción de “La orquestales de la H+H están
de Janácek no es un “alma nes personales y la de la crea- mandolina” sucede para el francamente bien y respon-
pequeña”, sino enorme; en el ción producida por sus miem- mejor efecto la delicadeza de den con gran precisión, de
Concierto de Dvorák demues- bros que la de los Forqueray. “La Dubreüil” y a ésta la vive- lo que da muestra el muy
tra que su lectura puede code- Resumiendo mucho: Antoine, za de “La Leclair”; o, en la Ter- haendeliano coro Achieved is
arse con las abundantes refe- virtuoso de la viola da gamba, cera, también resulta memora- the glorious work. Y estupen-
rencias mayores de esta bella siente celos profesionales de ble la secuencia formada por dos también los solistas: sin
pieza concertante. Un virtuoso su hijo Jean-Baptiste, al que la zarabanda “La D’aubonne”, tener voces de especial relie-
así precisa de un acompaña- llega a encarcelar y finalmente que casi detiene el tiempo y ve, los tres dominan el estilo
miento de muy alto nivel, que casi desheredar pero al que con él los pálpitos, la locuaci- y suman calor expresivo a
le sirva en esos momentos de debe la publicación póstuma, dad de “La Bournonville” y una grabación en la que
brillantez, dramatismo y, en en cinco suites, de los origina- la circunspección de “La Christophers se reivindica
ocasiones, lirismo intenso de les de sus piezas para viola Sainscy”. Por su fidelidad y frente a una obra que cuenta
estas tres obras checas, tan junto a sus propias correspon- equilibrio, las tomas favorecen con una importantísima
distintas. Y el acompañamien- dientes transcripciones para el el vuelo de la imaginación en (cada vez más) presencia
to también es de lujo: Belohlá- clavecín. La primera entrega el oyente. discográfica.
vek es el gran director checo de esta integral discográfica
del momento y la Filarmónica de la versión original incluye Alfredo Brotons Muñoz. Asier Vallejo Ugarte

57
/
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 58

D D
i Si CS o
C o
S S
kAnCheLi - LimA

igor ruhadze

EN VOLANDAS
LOCATELLI: permanece perdida. De indu- absoluta referencia. El violinis-
Concerti grossi. dable herencia corelliana, se ta y director pertenece a esa
enSembLe VioLini aprecia en ellas una evolución fructífera generación de músi-
CApriCCioSi. igor ruhADze, violín progresiva hacia el refina- cos formados en la legendaria
solista y dirección. miento en la melodía, en la escuela soviética que sin
6 CD briLLiAnT CLASSiCS 94773 (Cat medida en que aumenta su embargo ha sabido adaptarse
music). 2013-2014. 366´. DDD. N PE complejidad armónica, contra- a las nuevas corrientes inter-
puntística y formal. Y es que pretativas de la música anti-
Fruto del gusto por los con- la de Locatelli no es una mera gua. La naturalidad y seguri-
trastes, ineludibles en toda aportación al género, puesto dad que se desprenden de la
manifestación artística de la que con sus obras contribuyó escucha denotan un dominio sus labores de acompaña-
época, ya fuesen éstos dinámi- a la evolución técnica y con- técnico admirable, a lo que miento en una interpretación
cos, agógicos, o en forma de ceptual de la música instru- hay que añadir su elegancia, de conjunto plena de energía
interposición entre los indivi- mental. Valgan como ejemplo su depurado sonido, siempre y arrojo que lleva en volandas
duos y el colectivo, lo cierto los crecientes desafíos técni- presente, incluso en las endia- a su director. Los solistas que
es que el concerto grosso se cos a los que ha de hacer bladas posiciones agudas, lo acompañan en sus papeles
erige en una de las más signi- frente el primer violín, o los además de su control absoluto de concertini contribuyen con
ficativas formas del periodo atisbos de las cadencias veni- del arco, en cada ataque o en sus magníficas intervenciones
barroco. Los que Locatelli deras que aquí se observan. cada cuerda doble, por muy a hacer de esta una colección
compuso y que se recogen Igor Ruhadze y el Ensemble complicados que sean. De disfrutable de principio a fin,
aquí, sus Op. 1, 4 y 7, son las Violini Capricciosi aceptan el sonido compacto y pleno, el en unas versiones modélicas.
colecciones que se conservan, reto sin titubeo alguno y com- Ensemble Violini Capricciosi
ya que la Op. 9 por desgracia pletan unas versiones de cumple a la perfección con Urko Sangroniz

KANCHELI: cheli o un Mozart/Kancheli virtuosos del que brillo, color y verdadera


Chiaroscuro. Twilight. giDon recompuesto por Kremer y la violín que transparencia. Después de un
kremer y pATriCiA kopATChinSkAJA, cuán fascinante Patricia Kopat- realmente muy buen Lalo, ambos musi-
violines. kremerATA bALTiCA. chinskaja, una suerte de Kre- admiradas cazos ceden en un Concierto
eCm 2442 (Distrijazz). 2015. 48’. DDD. mer al cuadrado o al cubo por el públi- que ni por calidad de sonido,
N PN (¡cómo baila su Chaikovski con co, aunque a ni por nobleza expresiva, ni
el mago Teodor Currentzis y nadie le por variedad de acentos, ni
... acaso mi MusicAeterna!), y las dos luces amarga un dulce y es un por virtuosismo orquestal, ni
ya vieja for- de Twilight (las dos luces con auténtico placer escuchar a mucho menos por emoción,
m a c i ó n las que Toru Takemitsu Renaud Capuçon cantando sus se puede incluir entre las
musical veía/oía a Morton Feldman en seductoras melodías con ese mejores referencias modernas,
“extra-euro- su obra epónima) aumentan la fraseo elegante, con esa since- sobre las que es probable que
pea” me ambigüedad de esta deliciosa ridad expresiva y con esa téc- reine por bastante tiempo Jani-
sigue impi- sensación de un déjà vu/ nica magnífica, que no se ne Jansen gracias a su esplén-
diendo distinguir entre compo- entendu que huye apenas detiene ante ninguna dificul- dida grabación junto a Riccar-
sitor e intérprete, Fauré tocado entrevisto/oído. En Chiaroscu- tad, máxime cuando cuenta do Chailly y la Gewandhaus
por Esteban Sánchez me suena ro, Kancheli aplica las dos con el estupendo acompaña- de Leipzig.
a Albéniz tocado por Esteban luces de la aurora o del crepús- miento de la Orquesta de París
Sánchez o a lo que Fauré culo sobre el claroscuro o mez- liderada por el sólido e inteli- Asier Vallejo Ugarte
admiraba en Albéniz y lo que cla dos claroscuros, el de los gente Paavo Järvi. A pesar de
toca Gould, de Bach a Gould laudistas y gambistas franceses, los múltiples aciertos de la
(sus obras radiofónicas inclui- el de los pintores coetáneos interpretación, como el muy DE LIMA:
das), me suena a swing volup- también, que fundían luces y bien recreado carácter danza- Rabbia, furor, dispetto.
tuoso cerca del éxtasis. Todo sombras dulces y matizadas, y ble del Scherzando, puede Sinfonías y arias de Jerónimo
esto para decir que de Kanche- el chiaroscuro italiano, violen- que sea en el Intermezzo don- Francisco de Lima.
li no conozco sino un mundo to, de un Caravaggio. Una de solista y orquesta se funden monikA mAuCh, soprano. enSembLe
sonoro filtrado por Dino Saluz- música como una mujer que en el lirismo más mágico y ConCenTuS peninSuLAe.
zi, Kim Kashkashian o Gidon uno amaría: múltiple y (algo) estimulante. No está al mismo Director: VASCo negreiroS.
Kremer, siendo quizá los intér- suya durante la facienda. nivel Capuçon en los Aires pArATy 715134 (harmonia mundi).
pretes co-autores, y tampoco gitanos de Sarasate, una pieza 2013. 58´. DDD. N PN
sé si escucho a Schubert, a Pierre Élie Mamou en la que muchos antes que él
Schönberg o a Kancheli, o a han llegado más lejos en Tras mostrar
Schubert y a Schönberg y a intensidad y en poder de unas más
Kancheli en Time... and again LALO: penetración, y tampoco lo está que prome-
(y ¡a Kremer! cd ECM) y puede Sinfonía española op. 21. en un Concierto de Bruch tedoras cua-
que así lo quiera Kancheli. Y BRUCH: Concierto para violín impoluto, bien armado de l i d a d e s
aquí en Twilight, intérpretes y n° 1 op. 26. musicalidad pero escaso de musicales en
compositor mezclan como los SARASATE: Aires gitanos. fantasía y flexibilidad en su el Seminario
amantes sus huellas sobre sus renAuD CApuçon, violín. orqueSTA Vorspiel inicial, excesivamente Patriarcal de Lisboa, Jerónimo
cuerpos, dejando una infinita De pAríS. Director: pAAVo JärVi. prosaico en su Adagio (pese a Francisco de Lima (1741-1822)
serie de pruebas contradicto- erATo 2564698276 (Warner). 2015. frases de gran clase) y un viajó en 1760 al conservatorio
rias sobre la identidad y la 66’. DDD. N PN poco cuadriculado en un Fina- Sant’Onofrio a Porta Capuana
autoría que dificultan (feliz- le en el que al violín le cuesta en Nápoles, para ampliar allí
mente, creo) la creación de un e s la Sinfonía española de respirar aire puro. Ni siquiera su formación. Este hecho no
retrato robot. Suena el Mozart Lalo una de esas obras que Järvi encuentra su sitio y res- fue más que la continuación
de Kremer escuchado por Kan- parecen más queridas por los ponde con más vigor rítmico de una tendencia que se había

58
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 59

D D
i Si CS o
C o
S S
kAnCheLi - LimA

pablo heras-Casado

LA MANO DEL MAESTRO


MENDELSSOHN:
Sinfonía nº 3 op. 56 en
la menor “Escocesa”.
Sinfonía nº 4 op. 90 en la
mayor “Italiana”.
orqueSTA bArroCA De Friburgo.
Director: pAbLo herAS-CASADo.
hArmoniA munDi hmC 902228.
2015. 67’. N PN

¿m iramos hacia atrás o lo


hacemos adelante? ¿Estába-
mos hasta ahora en el justo
lugar o sólo lo estamos tras que el clarinete solista apare-
escuchar esta propuesta de ce con una sutileza tan poéti-
Heras-Casado? ¿Nos hace dis- ca como afirmativa. Hay aquí,
frutar o nos lleva por el pues en estas Escocesa e Ita-
arduo terreno del análisis? En liana, contrastes, inflexiones,
definitiva: ¿nos ayuda esta vuelo, articulación y, quizá
grabación a entender mejor por encima de todo, claridad,
la música de Mendelssohn? texturas diáfanas, expresivi-
Pues bien, sea cual sea la res- dad –sobre todo por parte de
puesta a las tres primeras las maderas y los metales que
preguntas, la que las resume constituyen por sí solos una
la tiene muy clara: sí. La inigualable harmonie. Por su
apuesta de Pablo Heras-Casa- parte, Heras-Casado sabe
do es fuerte en tanto en
cuanto las grandes versiones
muy bien lo que quiere
hacer, que es, me parece y
DANIEL HOPE: MY TRIBUTE TO
de Escocesa e Italiana tienen entre otras cosas, ligar esta
que ver con grandes clásicos música a un proceso, hacer YEHUDI MENUHIN
de la discografía, de Peter de Mendelssohn algo más
Maag a Claudio Abbado, de que un músico superdotado
Otto Klemperer a Kurt Masur, que no siempre diera el paso El 22 de abril de 2016 hubiera sido el centenario
que sentaron cátedra en un hacia el genio que se le del nacimiento de la leyenda del violín Yehudi
sentido y desde una situa- supone. Por eso, tal vez,
ción. Naturalmente, hay ante- hallamos aquí, quizá por vez Menuhin, y Daniel Hope dedica este disco por
cedentes de la visión del primera con tanta evidencia,
director español, y egregios: el nexo con Schubert y — completo a su antiguo mentor y gran amigo.
Harnoncourt, Herreweghe o también—, a pesar de los
Mackerras. Pero he de decir mimbres sonoros que utiliza,
que ninguno juega la carta de con Brahms. Yo diría que “Yehudi Menuhin es la razón por la cual yo me hice
los llamados instrumentos desde Peter Maag nadie
originales como lo hace había dado tan en el clavo violinista. Tuve el privilegio de conocer a Menuhin,
Pablo Heras-Casado. La de un equilibrio al que no como él solía decir, caí en su regazo como un bebé
Orquesta Barroca de Friburgo hay que perdonarle la vida
ha sido siempre más, en efec- sino dejarle volar, pegarlo de 2 años”.
to, barroca que romántica, y bien pegado a la naturaleza
eso se nota en un sonido y a la libertad de quien vivía
acerado, agudo, romántico la música sin obligaciones. Este nuevo trabajo es una bella selección de piezas
en la expresión y barroco en Un disco de esos que nos
el timbre –lo que hace ver la hacen saber más y estar feli- encargadas a Menuhin o por Menuhin.
mano del maestro. Hasta que ces de ello.
llegan determinados momen-
tos, por ejemplo, cada vez Claire Vaquero Williams

iniciado décadas atrás bajo el escénico, incluso obviando la


reinado de Juan V de Portugal, escena en algunos casos. En
cuando el gusto por las obras este contexto, Francisco de
escénicas de estilo napolitano Lima se empleó a fondo en la deutschegrammophon.com universalmusic.es
se instauró en la corte lusa. Tal composición de este tipo de
era el interés de la institución obras, a pesar de que a su
por este tipo de representacio- regreso de Nápoles fue nom-
nes, que ni siquiera la destruc- brado organista y mestre de
ción del Teatro Tejo tras el capilla en el Seminario Patriar-
devastador terremoto de 1755 cal. El programa del álbum
impidió que José I y su corte recoge una muestra de su obra
buscasen lugares alternativos en ese apartado, en forma de
para su interpretación, aunque fragmentos instrumentales de
para ello fuese necesaria la Enea in Tracia (1772), Lo Spi-
lógica reducción del aparato rito di Contradizzione (1871),

59
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 60

D D
i Si CS o
C o
S S
LimA - rAVeL

La Vera Costanza (1785) y muy cercano a la improvisa- zaron, entre el 19 y el 21 de ONSLOW:


Teséo (1783), de la que se ción. Se incluyen aquí veinti- diciembre de 2014 en la sala Tres sonatas para violonchelo y
incluyen también tres arias dós fantasías, además de seis de conciertos que el construc- piano op. 16. emmAnueL JACqueS,
con sus recitativos acompaña- pavanas. Para no pocos exper- tor de trompas Engelbert violonchelo. mAuDe grATTon,
dos correspondientes. En tos en este repertorio, estamos Schmid posee en Mindelzell pianoforte.
todas ellas se constata el ante el libro más original de (Baviera). En paralelo al disco DDD. mirAre mir 192 (harmonia
dominio completo del lengua- todos los elaborados por los se ha generado para los patro- mundi). 2012. 63’. N PN
je escénico de su autor, así vihuelistas españoles. Guita- cinadores toda una serie de
como su capacidad para rrista clásico de formación y, extras que van desde un vídeo L os compo-
extraer el mayor partido a la más tarde, vihuelista de voca- hasta un día de clases magis- sitores de
sección instrumental, que tras- ción (ha sido alumno de Hop- trales más concierto. Los pro- segunda fila
ciende el mero acompaña- kinson Smith, Eduardo Egüez y blemas de autenticidad y frag- del siglo XIX
miento y posee entidad pro- Juan Carlos Rivera), Juan Anto- mentariedad se ha resuelto en aún no han
pia. Destaca asimismo la noto- nio Escobar, chileno de naci- todos los casos con soluciones despertado
ria presencia de los vientos, de miento y residente desde hace sumamente satisfactorias, de entre los
los que el compositor extrae años en Barcelona, evidencia las que John Humphries da musicólogos
todas sus posibilidades sono- un dominio absoluto del reper- cumplida cuenta en las notas el mismo interés que los de
ras y expresivas. El Ensemble torio y de la técnica vihuelísti- acompañantes. En concreto, los siglos XVII y XVIII. El
Concentus Peninsulae y su ca. Hay una notable cantidad para el K. 495 se opta por la anglo-francés George Onslow
director Vasco Negreiros reali- de grabaciones que contienen redacción sin los cortes con (1784-1853) ha gozado en los
zan unas lecturas convincentes piezas de El Maestro (empe- que Mozart facilitó el trabajo a últimos años de una suerte
dotadas de energía y vitalidad, zando por las que realizara un solista destinatario (Joseph discográfica digamos que
y en las que las comprometi- Andrés Segovia en los años 40 Leutgeb) ya mermado en el intermitente pero que, en cual-
das intervenciones instrumen- y 50, pasando por las de Enric registro agudo. Para el K. 412 quier caso, apenas ha sacado a
tales de los vientos se solven- Gispert en los años 60 -en los se ha contado con la convin- la luz la punta de un enorme
tan competentemente. La albores del historicismo en cente inspiración de Karl iceberg. Por lo que hasta aho-
soprano Monika Mauch, de España- y acabando, obvia- Maguerre para el arreglo (y el ra conocemos, la inspiración
elegante línea y grato timbre, mente, por las de Smith, Rive- relleno), mientras que del K. de quien en su día fue consi-
canta siempre con la expresi- ra, Christopher Wilson o José 417, lo mismo que del Rondó derado “el Beethoven francés”
vidad adecuada. Miguel Moreno), lo cual entra- K. 371, se ha ocupado el men- parece haber sido más feliz en
ña un reto añadido para quie- cionado Humphries. Como unos días que en otros. Su
Urko Sangroniz nes las afrontan de nuevo. Sin siempre, el fragmento K. 494a, Opus 16 constituye una buena
embargo, Escobar firma aquí con la trompa en solitario inte- muestra de ello. De cada uno
unas lecturas rutilantes, que rrumpiendo abruptamente la de sus tres componentes cabe
MILÁN: nada tienen que envidiar a las última frase, produce una destacar uno de los movimien-
El Maestro (Libro I). Fantasías y ya existentes. emoción especial. Las caden- tos como más logrado que el
pavanas. cias, del propio Bonet, tienen resto: de la Primera sonata un
JoSé AnTonio eSCobAr, vihuela. Eduardo Torrico el raro don de la oportunidad, Andante casi schubertiano, de
nAxoS 8.57305 (música Directa). 2015. incluida la broma de citar los la Segunda el vivaz Minueto y
66’. DDD. N PE rondós de los demás concier- sobre todo su etéreo Trío, de
MOZART: tos en la del del K. 412, movi- la Tercera la trepidación men-
A unque la Quinteto para trompa K. 407. miento que además gusta oír delssohniana del final. Con sus
vida de Luis Rondó en mi bemol mayor K. también con trompa natural. irregularidades, sin embargo,
de Milán siga 371. Conciertos para trompa K. Las interpretaciones son de es innegable que nos encon-
envuelta en 412. JAVier boneT, Doren extraordinaria solvencia. Bonet tramos ante un autor cuyo res-
una nebulo- DingLinger, ALberT bAChhuber, toca con un timbre rico hasta cate del olvido servirá al
sa, se tiene kArinA SChmiD, ALexAnDre VAy, la opulencia, fenomenal flui- menos para contextualizar y
la certeza de trompas. dez en la articulación de los por tanto afianzar el juicio
que El Maestro fue la primera orqueSTA De LA rADio De múniCh. pasajes de máximo virtuosismo sobre sus contemporáneos
colección impresa de música Director: hermAnn bAumAnn. y refinada imaginación para unánimemente considerados
para vihuela. Se publicó en 2 CD. ArSiS 5254. 2014. 86’. DDD. N PN los contrastes dinámicos y grandes.
Valencia (seguramente, la ciu- expresivos, así como para elu- Las versiones son suma-
dad en la que nació y murió el Javier Bonet dir la impresión de que todos mente competentes, y sola-
compositor) en el año 1536, Manrique los rondós son el mismo con mente cabe reprochar que no
con el propósito de que sirvie- (Vila-real, pequeñas variantes. Baumann, se observen todas las indica-
ra de método de aprendizaje 1965) es sin que cuenta con tres grabacio- ciones de repetición y que en
para tañer este instrumento tan duda uno de nes como solista de este reper- algún momento el pianoforte
genuinamente español. A dife- los concertis- torio, demuestra naturalmente John Broadwood & Sons (Lon-
rencia de otros libros para tas de trompa más importantes saber de primerísima mano la dres, 1822) tape al violonchelo
vihuela editados en la misma del momento en y fuera de intensidad más conveniente en Jacques Boquay (París, 1726),
época, El Maestro no contiene España, muy probablemente el el acompañamiento para la por ejemplo en el final de la
adaptaciones de obras vocales más inquieto. Por razones no superación de cada trance. Los Segunda sonata (pista 4,
(lo que se conoce como inta- manifestadas abiertamente movimientos rápidos son ani- 0’25”). Por lo demás, disco
bulaciones), lo cual supone pero en la mente de todos, ha mados sin ningún asomo de muy recomendable para quien
que todas las piezas en él con- tenido sin embargo que recu- desmadre, y los lentos senti- quiera saber más de lo que ya
tenidas surgieron exclusiva- rrir a la microfinanciación para mentales sin afectación espu- sabe, que deberíamos ser
mente de la sesera de Milán. sacar adelante el proyecto de ria. Los apenas quince minutos todos.
Consta de dos libros y contie- grabar toda la obra para trom- de duración del Quinteto se
ne fantasías, pavanas, tientos, pa solista que nos queda de antojan desde luego pocos Alfredo Brotons Muñoz.
villancicos, romances y sone- Mozart. Para ello ha contado para el segundo CD, pero este
tos. La mayor parte del primer con la Orquesta de la Radio de es uno de los gajes probable-
libro, que es precisamente el Múnich bajo la dirección del mente inevitables en proyectos PLEYEL:
que constituye el programa de ya octogenario Hermann Bau- como este. No así la meliflui- Sinfonía en fa mayor op. 136.
este disco, consta de fantasías mann (Hamburgo, 1934), al dad de unas cuerdas que aca- Concierto para violín y orquesta
contrapuntísticas, las cuales que muchos consideran el ba por contagiar al solista. en re mayor. VANHAL: Sinfonía
evidencian un estilo instru- mejor trompista de todos los en sol mayor. SebASTiAn bohren,
mental pleno de madurez y tiempos. Los registros se reali- Alfredo Brotons Muñoz violín. orqueSTA De pADuA y DeL

60
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 61

D D
i Si CS o
C o
S S
LimA - rAVeL

VéneTo. Director: LuCA bizzozero. PURCELL: elizabeth Watts, Laurence Cummings


Sony 8843040932. 2014. 68’. DDD. Dido y Eneas.
N PN rACheL LLoyD (Dido), roberT DAVieS
(eneas), eLin mAhAnAn ThomAS EN LA DIANA
C ontiene (beLinDA), roDeriCk morriS
este disco (hechicera), eLoiSe irVing (Segunda
dos primicias mujer/primera bruja/espíritu), Jenni A. SCARLATTI:
que son las hArper (Segunda bruja), miLeS Con eco d’amore.
grabaciones goLDing (marinero borracho). Arias. eLizAbeTh WATTS,
de estas sin- ArmoniCo ConSorT. Director: soprano. The engLiSh ConCerT.
fonías de ChriSTopher monkS. Director: LAurenCe CummingS.
Vanhal y DDD. Signum. SigCD417 (Connex hArmoniA munDi hmu 807574.
Pleyel, relacionados ambos no música). 2014. 51’. DDD. N PN 72’08”. 2014. DDD. N PN
sólo en el tiempo, sino en que
el segundo fue en Viena alum- en este dis- hace bien poco alabábamos
no del primero. Aunque tam- co se oye en estas páginas a la soprano
poco es desdeñable su apren- sólo a siete inglesa y nos hacíamos eco
dizaje con Haydn durante cin- instrumentis- de su bien timbrada voz de
co años en Eisenstadt. De la tas, de los lírica en crecimiento, de su
fecundidad de Vanhal puede cuales uno, satinada sonoridad, de su Ombre opache, de Correa nel
dar idea que entre 1760 y 1779 la tiorba, es natural modo de emitir, sin seno amato (1694), seguimos
escribió setenta y siete sinfoní- en el bajo continuo el único trabas, sin estrangulamientos, un hermoso canto spianato
as. De los años intermedios de refuerzo del clave que toca el de su espontaneidad (al emitido con una voz quizá en
ese período data probable- director y el violín primero menos aparente) al frasear, exceso fija. Estupenda Watts
mente esta Sinfonía en sol encarna sin impostación al decir y expresar haciendo en el aria de Arminda (1723)
mayor, que denota vigor, Marinero borracho, mientras uso de una muy considerable Torbido, irato e nero, en la
capacidad melódica y variedad tres de los solistas vocales for- extensión y de una flexibili- que nos obsequia con magní-
en los desarrollos, recordando man también en el coro de dad más que notable. Le ficas fioriture desarrolladas
ese estilo italiano que se halla ocho voces. El resultado, sin otorgábamos la excepcionali- en vertiginosos arcos a la
en Mozart y que aún nos arre- embargo, no es un Dido y Ene- dad a su disco mozartiano. zona superior (do sostenido
bata. Así es el primer tiempo y as particularmente intimista, Hoy hablamos de este nuevo 5). Emulando y evocando a
el Finale de esta sinfonía, si mucho menos aún soso. Los registro en el que ella es pro- Farinelli, la cantante dialoga
bien parece menos inspirado problemas son de otra índole, tagonista, dedicado esta vez ampliamente con la trompeta
el Andante cantabile. comenzando por el Adagio al mayor de los Scarlatti. Su en Con voce festiva, un aria
Las dos obras de Pleyel con que arranca la obertura, labor merece también todos con tromba sola, verdadera-
que ofrece esta grabación per- donde los violines no consi- los plácemes. Encontramos mente excitante. La expre-
tenecen a su período de estan- guen la misma consistencia un amplio muestrario y sión cambia diametralmente
cia en Estrasburgo (1785- que sí mantienen en el resto. representación de algunas en Susurrando il venticello
1787); o sea, hasta cumplir el En general, Christopher Monks memorables partituras salidas de Tigrane (1715), donde
músico la treintena. La Sinfo- tampoco presta a las dinámicas de la pluma del compositor encontramos dolor y, sobre
nía contiene cuatro tiempos, a la atención que merecerían, de palermitano, provenientes de él, dulce media voz. De
diferencia de la de Vanhal, modo que su tratamiento es óperas y de cantatas, todas Mitridate Eupatore (1707)
con un Minuetto que es un bastante plano, sin los contras- ellas expuestas con propie- nos seducen los bellos ara-
puro trámite, si bien hay una tes aconsejables en muchos dad e inventiva por la cantan- bescos. Nos referimos final-
mayor utilización de los instru- momentos. En cuanto a los te, admirablemente acompa- mente a D’amor l’accesa
mentos de viento, con el pro- personajes “de carácter”, curio- ñada en este caso por el anti- face, de Venere, Amore e
tagonismo del oboe a lo largo samente la voz sin impostación guo conjunto de Trevor Pin- Ragione (1706), donde Watts
del Andante grazioso. En del concertino Miles Golding nock, que aquí está dirigido se esmera en profusos orna-
cuanto al Concierto para violín como Marinero borracho acaba por el asimismo clavecinista mentos en la sección A’, rea-
y orquesta en re mayor, sobre- por funcionar mejor que las Laurence Cummings. Aplau- lizados con total autoridad.
nombrado “Gran Concierto”, distorsiones a que se someten dimos ya desde el principio Circula con soltura por las
la ambición como pieza con- los timbres en los casos de las el arte de Watts, que alcanza alturas y controla con habili-
certante es evidente. Amplitud brujas y la hechicera (un con- con aparente facilidad un re dad las notas picadas, con
en la introducción orquestal, tratenor), y definitivamente el 5 en la primera aria, Figlio! ataques al mi 5.
bello Adagio cantabile y un efecto de las vocalizaciones Tiranno! O Dio!, pertenecien-
tiempo final algo tímido. Vein- que se añaden en la Danza en te a Griselda (1721). En Arturo Reverter
te años anterior a la obra eco de las furias no aportan
magistral de Beethoven para el ningún beneficio. Lo mejor se
mismo instrumento, el oyente encuentra en los protagonistas. do muy correcto en lo demás. philippe Jor-
quiere establecer cierto parale- A un Eneas contenido por el Esta versión desde luego no dan tiene a
lismo por la dimensión y la bajo-barítono Robert Davies desbanca en ningún aspecto a sus espaldas,
estructura global pero la rup- hasta un poco en exceso, da las de un Harnoncourt o un a sus cua-
tura y la talla a favor del de réplica una Dido a la que Pinnock, pero no desmerece renta y un
Bonn son evidentes. Rachel Lloyd sabe otorgar los de otras más recientes como la años, una
Buena la voz del Stradiva- matices que la hacen soportar dirigida por Currentzis (véase gran expe-
rius “King George” de 1710 el sufrimiento con la dignidad SCHERZO nº 239, pág. 95). riencia de
que empuña Sebastian Bohren propia de una reina de Carta- foso: Metropolitan, Glynde-
realizando una buena labor, go. Igualmente, si no más, gus- Alfredo Brotons Muñoz. bourne, Covent Garden, Staat-
como lo es la de Bizzozero al ta la otra soprano, Elin Maha- soper de Múnich; hasta con-
frente de la orquesta, aunque nan Thomas, cuya Belinda vertirse en director musical de
sería muy interesante escuchar resulta especialmente conmo- RAVEL: la Opera de París. Ahora bien,
el “Gran Concierto” a un vedora en Thanks to these Daphnis et Chloé. La Valse. al mismo tiempo es titular de
solista de mayor peso especí- lonesome vales. Aquí y en el orqueSTA y Coro De LA operA la Sinfónica de Viena. Su dis-
fico y con orquesta algo más final de la obra produce las nACionAL De pAríS. cografía va desde Las bodas de
nutrida. máximas cotas de satisfacción Director: phiLippe JorDAn. Figaro, Carmen, Werther y
por su rendimiento un coro erATo 0825646166848 (Warner). 2014. Pelléas et Mélisande hasta Salo-
José Antonio García y García salvo por lo que se ha señala- 69’. DDD. N PN mé o el Fausto de Busoni,

61
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 62

D D
i Si CS o
C o
S S
rAVeL - Weinberg

pasando por Tannhäuser, gautier Capuçon y Valeri gergiev


Parsifal y Aida. A los que
habrá que añadir pronto, sin
duda, su Moisés y Arón de ASOMBROSOS
octubre pasado en Bastilla,
producción que inauguraba la
nueva “era Lissner” y que se SHOSTAKOVICH: muy distintos, se diría que
verá en el Teatro Real en Los dos conciertos opuestos: en el Finale del Pri-
mayo próximo. El CD que para violonchelo y mero, la galopada en valores
ahora comentamos es teatral, orquesta. gAuTier CApuçon, mínimos que constituye un
pero también es sinfónico. violonchelo. orqueSTA DeL episodio dilatado en su chi-
Hace ya décadas que la ver- mArinSki. Director: VALeri gergieV. rriante discurso; y la desola-
sión íntegra del ballet Daphnis erATo CD 0825646069736 (Warner). ción del Largo, como si estu-
et Chloé se ha convertido en 2015. 66’. DDD. N PN viéramos en otro planeta.
pieza deseada por muchos Pero el Finale del Segundo
maestros. A ellos se une ahora De nuevo Gautier Capuçon, regresa en buena medida al
Jordan, hijo de Armin Jordan y Gergiev y la Orquesta del clima del Largo, en un com-
con el teatro cantado o danza- Marinski en el Segundo Con- promiso de introspección y
do en la sangre. Una lectura cierto para violonchelo de final brillante.
sinfónica, que al mismo tiem- Shostakovich, el introspecti- Capuçon demuestra con todas las sinfonías y todos los
po es dramática, teatral, con vo, el más breve de los dos, este acoplamiento que es un conciertos (Arthaus, 8 DVD).
momentos muy contrastados el susurrante. Con el añadido maestro dúctil, un auténtico Gergiev da de nuevo lo mejor
como la danza de Dorcon del Primero, bastante más artista además de indiscutible de sí para el solista y la exce-
frente a la danza grácil de amplio y cuyo Finale precisa virtuoso; pasa de un registro a lente orquesta y en especial
Daphnis, o momentos culmi- de un virtuosismo de otra otro con la naturalidad del para ese músico compatriota
nantes como la danza guerrera índole. Capuçon resuelve intérprete consumado y hay que murió hace casi cuarenta
o la bacanal de cierre, que ambos con tal maestría que el momentos en que parece sen- años, que sigue creciendo y
resuelve con sabiduría de foso Finale del Primero nos asom- cillo lo que en rigor es difícil, creciendo con el tiempo y del
y técnica de podio, por decirlo bra y la secuencia del Segun- tanto por virtuosismo como que los rusos están legítima-
de algún modo. Los momentos do nos deja en suspenso. por madurez. Gergiev conoce mente orgullosos. En resu-
más delicados, más sutiles, Comparen ese Finale con el de sobra este repertorio, ya men, una nueva referencia de
como el amanecer al empezar Largo que inaugura el Segun- vimos que acompañaba a estas dos obras, pero pocas
la tercera parte o, al comenzar do, dos pistas seguidas en el Capuçon en la parisiense sala como ésta. Asombroso.
el ballet mismo, la Introduc- CD, para entrar en dos mun- Pleyel, en la magnífica inte-
ción, inaudible en sus prime- dos muy de Shostakovich y gral Shostakovich que incluía Santiago Martín Bermúdez
ros compases, son sugerentes,
se diría que hipnóticos. ¿No
nos dice todo esto que hay melodismo muy atractivo, SIBELIUS: parte de 144 admiradores para
una comprensión y una pene- demanda unos intérpretes Obras para piano. ofrecer un variado recital en el
tración grandes por parte del que se entreguen a ella sin FoLke gräSbeCk, piano. que transcripciones de piezas
intérprete de una partitura tan vacilaciones, con un compro- biS-2132 (Sémele). 2014. 80’. DDD. N PN orquestales como Finlandia o
diversa, tan hermosa? miso total. Pero también es Valse triste se dan la mano con
En La Valse renuncia Jor- verdad que hay que andarse rodeada de piezas extraídas de las colec-
dan a la deformación de la con cuidado, no cargar bosque y ciones pianísticas que el com-
danza, que es una de las posi- mucho las tintas con su “men- cercana al positor fue publicando a lo
bilidades que brinda esta parti- saje”, con sus referencias y lago Tuusu- largo de toda su vida creativa,
tura, frente a la belleza espec- con sus supuestos vínculos la, al sur de muchas veces por razones
tacular del vals vienés. Se con imágenes, conceptos y la localidad meramente alimenticias, y con
advierte, sobre todo, en la todo aquello que la hace ser de Järven- otras que escribió sin otra pre-
manera de frasear, que tiende como es desde una perspecti- pää, la casa de Ainola es un tensión que la de tocarlas en
a lo bello más que a ese toque va no estrictamente musical lugar de peregrinación inexcu- el calor del hogar y en familia.
(digamos) expresionista, pesi- sino más bien simbólica. Es sable para cualquier admira- Gräsbeck parece disfrutar
mista en realidad, que caracte- decir, conviene que el direc- dor de Sibelius que visite Fin- interpretándolas, de ahí ese
rizó algunas obras de posgue- tor de orquesta atienda a la landia. Fue en ella donde el tono intimista y poético tan
rra de Ravel. Pero al final, lo inteligibilidad de la música en músico y su familia vivieron propio de una soirée musical
inevitable: la obra se impone sí, lo más abstracto, lo esen- desde 1904 y lo cierto es que más que de un concierto. En
en su sentido. cial, y deje al oyente que lle- la atmósfera recogida que suma, un disco de esos que,
gue a sus conclusiones si todavía hoy se respira allí más allá del repertorio, es un
Santiago Martín Bermúdez conoce el “programa” de explica mejor que cualquier placer escuchar.
determinada obra. Gergiev es sesudo artículo o ensayo la
un intérprete poco menos esencia de la música del maes- Juan Carlos Moreno
SCRIABIN: que ideal para Scriabin y este tro, ese silencio sonoro y esa
Sinfonías 3 y 4. CD, con una pletórica y comunión con la naturaleza
orqueSTA SinFóniCA De LonDreS. espectacular London que impregnan sus grandes SIBELIUS:
Director: VALeri gergieV. Symphony Orchestra, lo con- obras de madurez. No es la Las siete sinfonías.
LSo Live LSo0771 (Connex música). firma. Nada de nebulosas ni primera vez que se graba un orqueSTA FiLArmóniCA De berLín.
2015. 65’. DDD. N PN de indefiniciones para sugerir disco en la casa donde se ges- Director: Simon rATTLe.
o evocar esto o aquello, Ger- taron tantas y tantas partituras 4 CD/ 2 bLue rAy. berLiner
Lamúsica giev opta por la claridad y el maestras. El violinista Pekka phiLhArmoniker reCorDingS
orquestal de oyente, informado o no, pone Kuusisto y la pianista Heini 150071. 2014-2015. 229’. DDD N PN
Scriabin, el resto. Quizá como deba Kärkkäinen, por ejemplo, ya
alucinada, ser. En todo caso, estamos grabaron en ella un atractivo S abida es la pasión de los
rica en colo- ante una importante contribu- programa de piezas de cámara directores británicos por las
res y en car- ción a la discografía de este para el sello Ondine en 2004. sinfonías de Jean Sibelius, y
ga filosófica compositor. Ahora, Folke Gräsbeck se ello ya en vida del compositor,
y extramusical, suntuosamen- sienta ante el Steinway que cuando batutas como Adrian
te instrumentada y de un Josep Pascual Sibelius recibió en 1915 de Boult o Thomas Beecham se

62
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 63

D D
i Si CS o
C o
S S
rAVeL - Weinberg

disputaban que merece recomendarse ple-


sus estrenos. namente. Por la música y la
John Barbi- interpretación, sin duda, pero
rolli y Colin también por la presentación,
Davis dieron un original estuche alargado
cuenta de que incluye interesantes textos
esa fascina- en alemán e inglés que inciden
ción por la en algo que el recientemente
obra del finlandés en sendos desaparecido Pierre Boulez
ciclos discográficos (para EMI consideraría un anatema, pero
y Philips, respectivamente) que a medida que se profundi-
que todavía hoy son de abso- za en la obra de Sibelius desta-
luta referencia. Por supuesto, ca como algo evidente: su
Simon Rattle no restó indife- modernidad. Porque, como la
rente a esta música y así, en la historia del siglo XX demues-
década de 1980, entregó una tra, no hace falta ser atonal o
integral de sus sinfonías al serial para ser moderno. O,
frente de la que entonces era dicho en otras palabras, la
su orquesta, la Sinfónica de la modernidad de verdad es
Ciudad de Birmingham. Y aquella que no pasa de moda,
ahora, como colofón del año que no acumula polvo y que
Sibelius que fue el pasado no se queda en ella misma,
2015, vuelve a ese mismo sino que es capaz de alentar e
repertorio con una grabación inspirar a otros creadores más
que es un regalo para los afi- jóvenes. La edición se comple-
cionados en todos los senti- ta con dos blue-ray, el primero
dos. En primer lugar, por el un pure audio con las sinfoní-
nivel de las interpretaciones,
que es lo que verdaderamente
as en audio de alta resolución
y un vídeo con una entrevista ESTHER YOO
importa. Ciertamente, se hace a Simon Rattle, y el segundo
difícil decir algo nuevo en con el vídeo de la interpreta-
estas siete obras maestras tan-
tas veces llevadas al disco.
ción de las sinfonías en Berlín.
Por si todo esto fuera poco, el SIBELIUS / GLAZUNOV:
Rattle tampoco lo pretende, estuche se acompaña también
pero sí se esfuerza en traducir-
las de la manera más transpa-
de un código personal para
descargarse audios en alta
VIOLIN CONCERTOS
rente posible. De hecho, la resolución de las sinfonías de
claridad apolínea, magistral- Sibelius y de un código para
mente reproducida por la ver un concierto de la Filarmó-
toma de sonido, es la principal nica berlinesa a través de su Esther Yoo se convirtió en la más joven ganado-
virtud de estas lecturas junto sala de conciertos digital. Por
con la fluidez del discurso y el todo ello, un estuche que solo ra del International Sibelius Violin Competition
cuidado tímbrico. Hay, pues, cabe considerar un regalo.
más luz que brumas en este cuando se hizo con este galardón a la edad de
Sibelius, con la única excep- Juan Carlos Moreno 16 años. Con 18 años, fue una de las más jóve-
ción de la Sinfonía nº 4
(1911), la más moderna y diso- nes ganadoras del Queen Elisabeth Competiton.
nante escrita nunca por el WEINBERG:
maestro, y la más dramática El idiota. JuhAn TrALLA, STeVen
también a nivel expresivo. Es SCheSChAreg, LuDmiLA SLepneVA, LArS
Yoo edita ahora su primer disco con Deutsche Gram-
uno de los logros de esta edi- moLLer. orqueSTA DeL TeATro mophon interpretando el concierto para violín de
ción, con la Segunda (1902), nACionAL De mAnnheim.
excelente en la gradación con Director: ThomAS SAnDerLing. Sibelius y Glazunov acompañada por el Maestro
la que se construye el edificio 3 CD pAnCLASSiCS (Sémele). 2014.
Vladimir Ashkenazy y la Philharmonia Orchestra.
sonoro; la Tercera (1907), por 208’. DDD. N PN
su calidez y riqueza de acen-
tos; y la Sexta (1923), pequeña D esde Pus-
joya cuya fisonomía neoclásica hkin, la gran
encierra inesperadas sorpresas literatura
armónicas e instrumentales. En rusa ha sido
la tan chaikovskiana Primera una inagota-
(1899) se echa de menos algo ble fuente de
deutschegrammophon.com universalmusic.es
más de pasión, lo mismo que inspiración
en la Quinta (1919), técnica- para los compositores de esa
mente impecable pero en la nacionalidad a la hora de acer-
que se puede arriesgar más, carse al género operístico.
mientras que en la Séptima Mieczyslaw Weinberg no fue
(1924) Rattle tiende hacia la una excepción y así, para la
abstracción, hermosa y bien que sería su última ópera,
perfilada en lo puramente escogió una de las obras maes-
sonoro pero un punto distante. tras de Fiodor Dostoievski, El
Pero, como puede verse, las idiota. Todo un reto, pues esa
pegas a esta edición, si es que novela, por su amplitud, su
así puede llamárseles, son naturaleza discursiva, la abun-
minúsculas y, en realidad, no dancia de personajes y de líne-
hacen sino confirmar que esta- as argumentales, parecería a
mos ante un trabajo de calidad priori poco apta para ser lleva-

63
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 64

D D
i Si CS o
C o
S S
reCiTALeS

da a escena. En esta grabación, Es más, la partitura tiene como mila Berlinskaya se suma con el joven
tomada en vivo en enero de encabezamiento: “En agradeci- este CD a la conmemoración sello madri-
2014, falta lógicamente el miento a Dmitri Dmitrovich del centenario de Scriabin, leño Eudora,
soporte visual, pero solo con Shostakovich”, fallecido diez fallecido en 1915. Como ya que fundara
la música y la lectura del libre- años antes de la composición hiciera recientemente Ashke- hace un par
to (debido a Alexander Medve- de la obra. Pero si esa influen- nazi, incorpora alguna obra del de años el
dev, que ya había colaborado cia es evidente sobre todo en hijo del compositor, en este guitarrista
con el compositor en La pasa- los pasajes más irónicos y en caso datadas en los dos últi- Gonzalo Noqué, presenta un
jera, La madonna y el soldado algunos rasgos de la orquesta- mos años de la vida de éste, programa del laudista sueco
y El retrato) se intuye que la ción, su sentido de la melodía 1908 y 1909; es decir, obras de Jonas Nordberg, quien ofrece
propuesta funciona dramática- (particularmente expresiva en un niño de diez y once años dos suites para tiorba de
mente a la perfección. todo lo que rodea a la figura que se emparentan con las del Robert de Visée y obras para
Weinberg compuso El idio- del príncipe Mishkin) y de la padre de un modo sorpren- laúd de Silvius Leopold Weiss
ta entre 1985 y 1986 pero, construcción dramática son los dente, sobre todo por su pre- (cinco piezas: preludio y fuga,
como tantas obras suyas, en su de un compositor con perso- cocísima madurez. Berlinska- preludio y chacona y una fan-
momento no llamó la atención. nalidad propia y con muchas ya, además, añade al programa tasía, en realidad también en
Tampoco tuvo oportunidad, cosas que decir y expresar en dos preludios del gran poeta y forma de díptico) y François
pues hasta 1991 no se ofreció el género. Ese aspecto teatral escritor Boris Pasternak, quien Dufaut (una suite construida
de ella una primera interpreta- es el que domina en esta ver- reconoció la influencia de por el propio intérprete a par-
ción, eso sí, reducida y de con- sión de Mannheim, llevada con Scriabin en su breve y muy tir de seis números en sol
cierto. Tras ella, silencio hasta pulso firme por un Thomas juvenil etapa como composi- menor, que incluye como cie-
que en 2013 la recuperó el Sanderling que se mueve tor. Tal como sucede en el CD rre el Tombeau de Mr. Blan-
Teatro Nacional de Mannheim como pez en el agua en este de Ashkenazi a que nos referi- crocher).
y realizó el que puede consi- repertorio. Las voces se unen a mos más arriba y que ya ha Admirable la calidez y cer-
derarse su estreno mundial, un ese compromiso escénico rea- sido comentado en estas mis- canía de la grabación, que per-
hito más en la recuperación de lizando una interpretación efi- ma páginas, el programa del mite apreciar una interpreta-
este valioso compositor. Es caz y de nivel muy homogé- presente disco es un recorrido, ción llena de detalles, bien
cierto, es difícil no apreciar neo. A la espera de que algún quizá no exhaustivo pero sí contrastada por el timbre de
detalles de Shostakovich en día se publique una edición en significativo, por la creatividad ambos instrumentos y por el
estos pentagramas, pero Wein- DVD, un trabajo de extraordi- scriabiniana, el paso del estilo de la música, con esas
berg nunca escondió la devo- nario interés. romanticismo de raíz chopinia- sonoridades típicas de los
ción que sentía por quien na de los orígenes al personal acordes arpegiados del reper-
había sido su mentor y amigo. Juan Carlos Moreno estilo de la madurez. Las obras torio francés especialmente
de Julian Scriabin y de Boris marcadas en la obra de Dufaut,
Pasternak colorean y dan un que resulta de un singular
RECITALES interés añadido al ya de por sí color armónico. Nordberg es
interesante programa y Berlis- claro en la exposición de la
nkaya muestra un conocimien- polifonía, natural en el trata-
ALESSIO BAX, pianista. este Scriabin ejemplar. Tras to indiscutible de este reperto- miento del ritmo, exquisito en
SCRIABIN: Sonata nº 3, unos Cuadros de una exposi- rio y un estilo interpretativo el juego de dinámicas y en la
Estudio op. 2 nº 1, Preludio ción no menos convincentes, marcado tanto por la brillantez ornamentación. Son interpreta-
para la mano izquierda op. 9. o más bien recomendables sin como por el lirismo. Excelente. ciones que atrapan a la vez el
MUSSORGSKY: Cuadros de ninguna duda, encontramos brillo de las danzas rápidas y la
una exposición. Una noche en una versión del propio Bax a Josep Pascual sugerente expresividad de las
el Monte Pelado (transc: bax). partir de la de Konstantin lentas, que se hace elegía en el
ALeSSio bAx, piano. Chernov de otra gran obra conmovedor Tombeau de Mes-
Signum SigCD 426 (Connex música). musorgskiana, Noche en el JONAS NORDBERG, tiorba demoiselles de cierre, pieza
2015. 66’. DDD. N PN monte pelado. Esta brillantísi- y laúd. Obras de De Visée, Weiss que De Visée escribió a la
ma transcripción pianística y Dufaut. muerte de sus hijas.
D iscípulo, que aprovecha los muchos eudora euD-SACD 1502 (Sémele). 2014-
entre otros, recursos que a todos los nive- 15. 65’. DDD. N 7 Pablo J. Vayón.
de Achúca- les ofrece el piano actual no
rro en Siena nos hace añorar en absoluto al
y en Dallas, original orquestal al cual Bax VARIOS
el joven pia- no pretende suplantar en una
nista Alessio interpretación inteligente. Un
Bax cuenta ya con un presti- CD muy interesante. THE BAROQUE LUTE IN como Denis Gaultier o Angelo
gio y un respeto considerables VIENNA. Michele Bartoletti, y a su lado
en el mundillo musical. Su dis- Josep Pascual Obras de Muffat, Bitner, coloca algunos maestros aus-
cografía, aunque todavía algo Gaultier, Bartolotti, triacos menos conocidos como
escasa, es sin embargo signifi- Lauffensteiner, Bertali Gluck, Jacques Bittner (un grave tom-
cativa y ha merecido elogios LUDMILA BERLINSKAYA, Kohaut, Biber y anónimos. beau) y otros que se han
comprensibles si nos guiamos pianista. bernhArD hoFSTöTTer, laúd. difundido bastante en los últi-
por este CD grabado hace A. y L. SCRIABIN: Preludios, briLLiAnT CLASSiCS 95087 (Cat music). mos años, como Wolff Jacob
poco más de un año. Su domi- sonatas, e.a. PASTERNAK: 2014. 72’. DDD. N PE Lauffensteiner o Karl Kohaut,
nio técnico es innegable y es Dos preludios. este último un maestro ya clá-
un virtuoso al uso que, ade- LuDmiLA berLinSkAyA, piano. b ernhard sico que utiliza la forma de la
más (o más bien, sobre todo) meLoDiA 10 02398 (Sémele). 2015. 57’. Hofstötter sonata y no la de la suite. Ade-
destaca por su musicalidad y DDD. N PN ( V i e n a , más de música anónima con-
buen gusto, por una vehemen- 1975) hace servada en un manuscrito de
cia genuinamente romántica u na de las un recorrido la Biblioteca Nacional Austria-
que tan bien sienta a Scriabin, grandes por la músi- ca (unas Folías de España y
compositor que comparte con intérpretes ca laudística una Suite típica, con minueto
Musorgski el contenido de del panora- europea en el que repasa dan- entre courante y sarabande),
esta grabación. Imaginamos a ma ruso zas y suites de algunos com- se incluye una sarabande atri-
Bax como un chopiniano actual, la positores-laudistas ya bien buida a Antonio Bertali, un ita-
extraordinario escuchando pianista Lud- conocidos por los aficionados, liano que trabajó en la corte

64
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 65

D D
i Si CS o
C o
S S
VArioS

Víctor y Luis del Valle

PIANOS COMO ORQUESTAS


IMPULSE. hacen retroceder esa furia
Obras de Lutoslawski, juvenil que es musicalidad
Mozart, Ligeti, Ravel, plena y no coqueluche,
Gershwin/Grainger. como si cada movimiento,
ViCTor y LuiS DeL VALLe, pianos. cada secuencia (sin importar
ibS Classical ibS-72015 (Sémele). 2015. tempo o matiz), reclamara
Tiempo DDD. N PN esa afirmación implacable
que solo a veces se finge
S í, nada menos que con la tenue, como cuando en
palabra o concepto Impulse Mozart una fugaz fermata o
se presentan estos dos virtuo- Un repentino ralentando de
sos del piano en su primer inmediato desmentido, pare-
registro fonográfico. Y hay cen ir a conceder(nos) un En La Valse se lucen Vic-
mucho impulso, como hay descanso. No lo conceden. tor y Luis del Valle en una sín-
mucha dimensión orquestal Esto es inquietud, esto es tesis que niega el vals vienés
en este recital a cuatro manos música, qué se han creído de siempre y traza el auténtico
(no es paradoja, sino implaca- ustedes. retrato deformado que preten-
ble lógica sonora), y no olvi- El placer de escuchar esta dió Ravel, con esa especie de
demos que Impulse era el secuencia dos o tres veces no amor-odio que todavía era
sello de algunos virtuosos del lo ofrecen muchos recitales. posible con la capital de la
jazz, y los hermanos del Valle Habría que describir cada potencia recién desmembrada;
no se encuentran tan lejos de enfoque, cada sentido, y el el Dúo del Valle recrea este
ese tipo de expresión; yo por qué de esa manera siem- verdadero o falso vals con sus
diría que basta con que se lo pre resuelta, cuando no apre- toques violentos, sin senti-
propongan, si no lo han miante, de resolver un episo- mentalismos pero con guiños
hecho ya. Sorprenden, ya de dio, de enfocar una idea. Es aquí y allá, como si dijeran
entrada, los impulsos de la de ver/oír cómo resuelven el “¿bailamos”, y supiéramos que
breve pieza del joven Lutos- Andante de la Sonata K. 521; los danzantes no están vivos,
lawski, las Variaciones Paga- no fuerzan el tempo, no es pero sí encolerizados.
nini, una especie de scherzo eso, estaría bueno, pero ten- La secuencia de Porgy
a cuatro manos que tocaba en san la locución del episodio, and Bess en arreglo de Percy
los años de guerra junto con por decirlo de algún modo, Grainger es una delicia final,
su amigo Panufnik en aquella entre dos allegros que te sus- pero no por eso ceden Victor
Varsovia ocupada por las penden el respiro. Bueno, y Luis en cuanto a alegato
fuerzas de la muerte. Afirma- creo que ya me entienden. sonoro. Swing y línea ablue-
tivo, percutivo, brillante: el Las piezas tempranas de ese sada, diríamos, pero nada de
Scherzo es un comienzo que Ligeti que todavía no ha cru- ternuras; ni siquiera Summer-
es toda una declaración de zado el telón se abren paso tine es una nana. Hace tiem-
intenciones, de afirmación con diversidad de marchas, po que dejó de serlo para los
artística, como si dijeran “esto paseos y ataques. Atención a jazzistas.
somos”, pero van a ver uste- esos tres breves bailes de fies- Un recital para quitarse el
des… Y lo que vemos ta nupcial, en los que Ligeti sombrero: vital, fuerte, ágil,
(oímos) a continuación son homenajea y al mismo tiempo virtuoso. Dos maestros y un
secuencias más amplias en las deforma el legado de Bartók solo concepto sinfónico, más
que ni el clasicismo de y Kodály, que fundaron la que pianístico.
Mozart ni la síntesis de clásico escuela nacional desde la
y esperpento de La Valse nada (como quien dice). Santiago Martín Bermúdez

vienesa, y la célebre Danza de bruscos. Muy interesante por años como profesional cose-
los Espíritus bienaventurados las novedades de repertorio y chó un sinfín de galardones,
de Gluck. Lo más original es el buen gusto interpretativo. según puede leerse en su
en cualquier caso el marco en currículum. Aunque no sea
que se despliega esta música: Pablo J. Vayón especialista en el barroco, en
el Passacaglia de la Sonata nº este su segundo disco se cen-
5 del Armonico Tributo de tra en dos músicos barrocos a
Muffat, que abre el CD, y el BAROQUE PORTRAIT. los que se puede considerar
Passacaglia de las Sonatas del BARRIÈRE: Sonata nº 2 del pioneros de la literatura vio-
Rosario de Biber, que lo cie- Libro I y Sonata nº 3 del Libro I. lonchelística: Johann Sebastian
rra, ambos por primera vez en BACH: Suites nº 1 y nº 5. Bach y Jean-Baptiste Barrière.
adaptaciones al laúd. beATriz bLAnCo, violonchelo. Del primero incluye sus suites
Los arreglos son en todos bmn-meDien 20157. 2015. 61’. DDD / I y V (BWV 1007 y BWV
los casos excelentes y en la blu-ray. N PN 1011), archiconocidas; del
interpretación Hofstötter opta segundo, al que apenas se le
por tempi moderados, tirando b eatriz han dedicado cuatro o cinco
a lentos, lo que le permite Blanco es discos, ha seleccionado dos
mantener una claridad discur- una joven obras que son primicia mun-
siva extraordinaria, así como violonchelis- dial: la segunda sonata del
moldear cada pieza con mati- ta vallisoleta- Libro I y la primera sonata del
ces de intensidad, dinámica y na que en Libro III. Para estas dos, Blanco
agógica muy variados y nunca sus primeros se hace acompañar de otros

65
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 66

D D
i Si CS o
C o
S S
VArioS

tres jóvenes músicos que sí Le miroir de musique


están especializados en este
repertorio: el violonchelista
Daniel Rosin, el tiorbista Josep UNA ÉPOCA CRUCIAL
María Martí Durán y la claveci-
nista María González. La prota-
gonista toca un violonchelo SULLA LIRA: peso que éste tuvo en la histo-
barroco, construido por Clau- La voz de Orfeo. ria de la literatura, y por el
de Pierray en París en 1720, Obras de Demofonte, otro ilustrar la práctica de la
pero debidamente (o, más Tromboncino, D’India, Razzi, monodia acompañada por ins-
bien, indebidamente) moder- Dammonis, Fogliano, della trumentos como la lira da
nizado. Lo que visualmente Viola, Corteccia, Saracini, braccio y el lirone, todo ello
llama más la atención es el Striggio, Caccini, Arcadelt y en una época crucial en la his-
lujo de edición (el lujo no anónimos. Le miroir De muSique. toria musical, cuando un gru- desconocido hasta ahora para
siempre va unido al buen gus- mAríA CriSTiAnA kiehr, soprano. po de mentes preclaras deci- quien esto escribe, es un gratí-
to… lo digo por la poco atrac- gioVAnni CAnTArini, tenor. brigiTTe dió buscar formas de expre- simo descubrimiento por las
tiva carátula), en la que no gASSer, lirone y viola da gamba sión alternativas a la polifonía numerosas virtudes que ateso-
sólo figura el preceptivo CD, renacentista; bApTiSTe romAin, lira reinante. Vaya por delante que ra: un timbre bellísimo en toda
sino también un Blu-Ray Disc da braccio y violín renacentista; es toda una satisfacción escu- su tesitura, una afinación pre-
con las mismas obras. Con tan- JuLiAn behr, laúd renacentista y char proyectos sorprendentes cisa y una expresividad casi
tas grabaciones como hay de chitarrone. como este, en el que todo se innata y que se siempre se
las suites para violonchelo de riCerCAr riC 354 (Sémele). 2014. 65´. cuida al máximo detalle, des- adecúa al carácter que se deri-
Bach es muy difícil ofrecer a DDD. N PN de la confección de un progra- va del texto, logrando así el
estas alturas algo que sea real- ma de gran calidad, lleno de propósito más elevado, cual
mente original. No obstante orfeo, hijo de Apolo, aquel coherencia y sentido, hasta las Orfeo moderno, al remover
ello, Blanco realiza unas lectu- que recibió la lira de manos sustanciosas notas al disco, sin con su canto las emociones del
ras más que honrosas, de lo de su padre y que personifica- olvidar la excelsa interpreta- oyente. Los cordófonos de Bri-
cual se deduce que debe de ba la música, el que con su ción de los solistas vocales e gitte Gasser, Baptiste Romain y
estar bastante familiarizada canto apaciguaba a las fieras e instrumentales. Así, y de entre Julian Behr parecen multipli-
con estas suites desde hace influía en la voluntad de los los primeros, conocido es el carse en número en sus dife-
años. Más mérito tiene, a mi seres del mundo natural, es el magisterio de María Cristina rentes combinaciones, logran-
modo de ver, la interpretación protagonista de este magnífico Kiehr en estas lides, en un do ricas y sugerentes fusiones
de las sonatas de Barrière, no proyecto de propósito doble: repertorio que se adapta como tímbricas, trascendiendo así la
sólo por el buen hacer de la por un lado plasmar las refe- un guante a sus cualidades mera organología en favor de
solista, sino por el excelente rencias a la poesía de la Gre- canoras y en el que despliega la musicalidad plena. Sin duda
trabajo del continuo. Se trata cia clásica en la recitación de forma inteligente sus recur- un álbum imprescindible de
de una música extremadamen- humanista a través del símbo- sos, entre ellos su timbre cris- gran belleza y calidad.
te complicada, que demanda lo del renacimiento cultural talino y su depurada línea. El
un gran dominio técnico. que es Orfeo, destacando el caso de Giovanni Cantarini, Urko Sangroniz
Blanco y sus acompañantes
superan el examen con nota.
asome también en ocasiones Harmonique y lo forman un poco harto de oír siem-
Eduardo Torrico su desenfado melódico y sus voces claras y limpias, que pre lo mismo, especialmente
ritmos danzables. Desde el manejan bien tanto el registro en el repertorio para flauta?
punto de vista temático, es el culto como el folclórico. Igual Si ha respondido afirmativa-
CŒUR: sentimiento amoroso, visto en su mezcla que en su des- mente a estas preguntas y en
Airs de cour français de la fin desde muy diversos puntos de empeño como solistas, el cuar- proporción directa a la fuer-
du XVI siècle. vista, el que domina absoluta- teto logra resultados de primer za con que lo haya hecho,
Le poème hArmonique. Director: mente el género, de donde se nivel técnico, transmitiendo el este es sin duda un disco
VinCenT DumeSTre. justifica el título de este disco. contenido de los temas con para usted. Todos los com-
Alpha 213 (Sémele). 2015. 64’. DDD. N La originalidad de este trabajo una expresividad cálida y pal- positores evocados son fran-
PN de Vincent Dumestre y su gru- pitante. Un disco que encanta- ceses y pertenecen a la
po descansa principalmente rá a los amantes de la melodía generación inmediatamente
e ste disco en la presencia de música de sin artificios. posterior a la del Prete Rosso,
presenta algunos compositores casi de modo que podrá apreciar
repertorio desconocidos. No así Pierre Pablo J. Vayón diferencias y evoluciones
profano y Guédron, Guillaume Costeley según ambos parámetros,
cortesano de o Adrian Le Roy, que sonarán temporal y geográfico. De
la Francia de a muchos buenos aficionados, CONCIERTOS FRANCESES los seis sin excepción se
finales del pero sí Girard de Beaulieu, PARA FLAUTA. ofrecen piezas muy deleito-
Renacimiento, en concreto de Pierre-Francisque Carroubel, Obras de Leclair, Blavet, sas. En origen, la de Leclair
las tres últimas décadas del Didier Le Blanc o Fabrice- Corrette, Buffardin, Naudot y estaba prioritariamente desti-
siglo XVI, unos años en los Marie Caiétain. Se trata de una Boismortier. FrAnk TheunS, flauta nada al violín, la de Naudot
que en determinados círculos música melódicamente sencilla travesera y pìccolo. al orgue de barbarie y la de
de mecenas, como las familias y sugerente, que Dumestre LeS buFFArDinS. Boismortier a la zampogna,
Guisa y Gondi, empieza a des- hace fluir gracias a la variedad, Director: FrAnk TheunS. musette o cornamusa. Aquí
arrollarse el género del air de flexibilidad y elegancia de los ACCenT. ACC24297 (Sémele). 2014. se utilizan el piccolo para
cour, un tipo de canción que acompañamientos, que inclu- 60’. DDD. N PN Naudot, la flauta travesera
se liberaba de las complejida- yen violín, flautas, bajón, vio- para los demás. A las versio-
des de la polifonía imitativa las, arpa, clave, guitarra y tior- ¿ Es usted nes sólo cabe oponer dos
para acercarse a un estilo más ba en distintas combinaciones amante de reservas. Por un lado, en los
inteligible, en cuanto apoyado y distinto grado de protagonis- la música movimientos extremos de
en la homofonía y en líneas mo. El cuarteto vocal (Claire barroca? ¿Le Leclair el virtuosismo de
melódicas y rítmicas claras, Lefilliâtre, soprano; Bruno Le entusiasma Theuns no llega al mismo
por más que se encuentren Levreur, alto; Serge Goubiaud, sobre todo nivel que en el resto y algu-
aún rastros de erudito contra- tenor; Marc Mauillon, baríto- Vivaldi? nas frases las tiene que
punto y de que el arte popular no) es habitual en Le Poème ¿Está, pese a todo, al menos ralentizar siquiera levemen-

66
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 67

D D
i Si CS o
C o
S S
VArioS

Sara águeda

EN PRIMERA CLASE
UN VIAJE A emplear dos instrumentos y la violagambista cubana
NÁPOLES. diferentes, el arpa de dos Calia Álvarez, con lo cual las
Obras de Ruiz de órdenes para el repertorio his- dos arpas se presentan en su
Ribayaz, Cabezón, Hidalgo, pano y el arpa doppia para el amplia gama de posibilidades,
Ortiz, Ribayaz, Da Nola, italiano. El CD se organiza como instrumentos polifóni-
Mayone, Giovan Leonardo como el viaje (el título no cos, capaces de sostener por
Dell’Arpa, Macque, Mayone y engaña) de un grupo de sí mismos todas las voces de
Trabaci. SArA águeDA, arpa. músicos que parten de Espa- una obra, y como acompa-
VíCTor SorDo, tenor. CALiA áLVArez, ña (obras de Ruiz de Ribayaz, ñantes. El disco se beneficia
viola da gamba. Cabezón, Hidalgo, Ortiz) que de la variedad del repertorio, sima musicalidad y una
enChiriADiS en 2041 (Sémele). 2014. llegan a Nápoles, momento que incluye danzas y cancio- expresividad punzante y emo-
60’. DDD. N PN en que se reúnen con músi- nes cercanas a lo popular y tiva, cargadas de matices
cos del otro lado en una Festa variaciones, tocatas y fantasías dinámicos y detalles agógicos
L a arpista madrileña Sara a ballo (Ribayaz, Da Nola, de una compleja trama polifó- y ornamentales. Preciosas las
Águeda se ha convertido en Mayone, Giovan Leonardo nica, típica del arte cortesano, intervenciones de Víctor Sor-
los últimos años en una pre- Dell’Arpa) y en Nápoles asis- con esa entraña cromática y do (qué apellido tan paradóji-
sencia habitual en los mejores ten a una exhibición de los disonante tan típica de los co), en estupenda combina-
grupos españoles de música maestros locales (Macque, maestros napolitanos de prin- ción de timbre recio, emisión
antigua. En este disco se pre- Mayone, Trabaci). En algunas cipios del XVII. En todos los clara y delicadeza expresiva.
senta como solista con un piezas, Águeda se hace acom- casos, las interpretaciones de Impecable Calia Álvarez en
programa de música española pañar de sus dos compañeros Sara Águeda son de un prime- sus acompañamientos.
y napolitana de los siglos XVI del grupo Luz y Norte, el rísimo nivel técnico y, lo más
y XVII, lo que le permite tenor extremeño Víctor Sordo importante, de una depuradí- Pablo J. Vayón

te. Por otro, las tomas de que hasta ahora se le ha nega- hecho. Sin este final inespera- mos. Se incluyen, asimismo,
sonido otorgan al continuo y do. Los intérpretes de esta ver- do e inadecuado, el CD se piezas instrumentales de Gas-
en especial al clave una pre- sión necesaria e ineludible recomienda solo, tanto por la par Sanz, Lucas Ruiz de Riba-
sencia en el espectro por toman a su autor para nom- maravillosa música de Malats y yaz y Santiago de Murcia. Apa-
excesiva poco realista. brarse a sí mismos, un ejemplo de Granados como por la fan- rece también, en una lectura
de reivindicación y compromi- tástica interpretación del Trío chispeante, el aire Yo soy la
Alfredo Brotons Muñoz so. El mismo tono romántico y Malats. locura, de Henry du Bailly,
amable, quizá más apasionado que ya daba título al anterior
y lírico, sigue con el encanta- Josep Pascual disco y que vuelve a dárselo a
ENTRE FANDANGOS Y dor Trío de Granados, poético este. La Galanía, integrada por
HABANERAS. como es habitual en este com- el violinista Alessandro Tam-
MALATS: Trío en si bemol positor y con alguna aporta- YO SOY LA LOCURA II. pieri, el arpista Manuel Vilas,
mayor. ción experimental o, al menos, Obras de De Castro, Sanz, Ruiz el guitarrista Pierre Pitzl, el
GRANADOS: Trío op. 50. de cierta inquietud expresiva y de Ribayaz, De Briceño, tiorbista Jesús Fernández Bae-
MONTSALVATGE (arr. David estética pues parece por Hidalgo, De Murzia y Du Bailly. na y el percusionista David
San José): Cinco canciones momentos que romanticismo y LA gALAníA. rAqueL AnDuezA, Mayoral, secunda de forma
negras. un muy prudente impresionis- soprano y dirección. impecable a la soprano nava-
AnA beLén, voz. Trío mALATS. mo se den aquí la mano en un JeSúS FernánDez bAenA, tiorba. rra, que tiene de nuevo la oca-
FreShmuSiC 028948119974 imposible entorno clásico. pierre piTzL, guitarra barroca. sión de exhibir su peculiar
(universal). 2015. 59’. DDD. N PN Otro acierto del Trío Malats AnimA e Corpo AeC005 (Sémele). estilo, sobre todo en la jaca-
que podría redondear este 2015. 56’. DDD. N PN randosa y muy pegadiza Si
El Trío en si espléndido disco (en cierto queréis que os enrame la puer-
bemol mayor aspecto, imprescindible) con Tras el nota- ta, de De Briceño. Quizá la
de Malats alguna otra obra más adecua- ble éxito del música que se escucha en esta
(dedicado da que las sobrevaloradas Cin- disco Yo soy segunda entrega carece de la
significativa- co canciones negras del sobre- la locura, enjundia de la que se escucha-
mente a valorado Montsalvatge, aquí R a q u e l ba en la primera, lo cual no
Saint-Saëns) susurradas o dichas más que Andueza y significa, en modo alguno, que
fue estrenado en 1898 y da cantadas por Ana Belén en un su grupo, La esté exenta de atractivo. Hay
cuenta del pintoresquismo (a registro comodísimo que no Galanía, vuelven a la carga que dominar a la perfección
veces, abierto alhambrismo) pide esfuerzo alguno a una con Yo soy la locura II, insis- este repertorio (el XVII espa-
de su autor. Malats muestra actriz y cantante pop o folk o tiendo en ese filón musical tan ñol es tan autóctono que tiene
también en esta obra una evi- como se llame la parcela de la poco explotado que es el siglo poco o nada que ver con la
dente cercanía con el primer música de consumo a que se XVII español. El programa está música que en ese mismo
romanticismo y, a ratos, inclu- dedica, ajena del todo a este confeccionado con obras de periodo se hacía en el resto de
so con un cierto clasicismo mundo. Nada que ver con el Juan Hidalgo, Luis de Briceño, Europa) para evitar desfalleci-
más allá de lo evidente que es fantástico Dowland de Sting, Juan Blas de Castro o anóni- mientos o languideces. Por
su estructura claramente deu- por poner un ejemplo de que mas (todas ellas en lengua cas- suerte, Andueza y La Galanía
dora de los moldes clásicos. todo se puede hacer pero hay tellana), las cuales se conser- vuelven a dar con la tecla
Esta obra, desconocida para que hacerlo bien (y no es van en fuentes extranjeras, y apropiada para ofrecernos un
muchos, es un puro encanto, cuestión de gusto… El gusto con varias reconstrucciones de recital sugerente y ameno. Lo
una auténtica delicia. Su tono tiene más que ver con las vís- danzas populares (zarabandas, que ya no sé es si habrá mate-
amable, a veces un punto ceras que con la música). La jácaras o seguidillas) realiza- rial realmente bueno para una
salonnier, atrapa al oyente de versión de David San José das por el musicólogo Álvaro tercera entrega de locuras.
inmediato y, sin duda, merece para trío, eso sí, merece el Torrente sobre textos de Fran-
ese puesto en el repertorio reconocimiento al trabajo bien cisco de Quevedo o anóni- Eduardo Torrico.

67
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 68

DD
V iDS C o S
honegger - VArioS

D HONEGGER: llas de televisión de muchos


VARIOS

CRÍTICAS de la A a la Z
Jeanne d’Arc au bûcher. países). Hay por ahí unas
mArion CoTiLLArD (Jeanne d’Arc). cuantas versiones televisivas
xAVier gALLAiS (Frère Dominique). de esta obra de Honegger,
yAnn beuron, mAríA hinoJoSA, probablemente nunca comer- BARBARA HANNIGAN,
mArTA ALmAJAno, AuDe exTrémo, cializadas. Pensamos en una, soprano y directora.
AnnA moreno-LASALLe, eriC mArTin- la protagonizada por Edith Obras de Mozart, Rossini, Fauré
bonneT, CArLeS romero ViDAL, pep Scob, de 1966, creo que pro- y Ligeti. mAhLer ChAmber
pLAnAS. LieDer CAmerCA Choir. ducción de la televisión france- orCheSTrA. Documental: Soy un
mADrigAL Choir. Cor ViVALDi. peTiT sa, y que cualquier día nos sor- animal creativo. Dirección de
CAnTorS De CATALunyA. orqueSTA prende en un DVD del INA o vídeo: miChAeL beyer (Concierto) y
SinFóniCA De bArCeLonA y nACionAL vaya usted a saber; pero las bArbArA SeiLer (Documental).
De CATALuñA. Director musical: hay en otros idiomas, no sólo DVD ACCenTuS 20327 (música
V
mArC SouSTroT. Video: JeAn-pierre en francés. Directa). 2014. 72’y 51’. N PN
LoiSiL. La Juana de Honegger es
DVD Alpha, medicit.tv ALphA 708 un encargo de Ida Rubinstein, S i algo deja
(Sémele). 2015. 75’. N PN que iba a hacer el papel princi- claro este
pal en París, en 1936, pero el DVD graba-
h ay algo estreno se suspendió, y éste no do durante
que no aca- tuvo lugar hasta 1938, en Basi- el Festival de
ba de con- lea, de la mano del benéfico Lucerna de
vencer en Paul Sacher, aunque sin puesta 2014 es que
una obra en escena, solo en versión de Barbara
como Juana concierto. La protagonista fue, Hannigan es
D

de Arco en la claro está, Ida Rubistein, para una artista


hoguera. No la que Honegger había com- sumamente personal, un
es su carác- puesto ya varias obras (Jeanne auténtico animal de escena,
ter híbrido sería la última). Honegger y una mujer-música con una
(ni ópera ni drama, ni oratorio Claudel pretendían renovar el inagotable energía teatral: ver-
ni teatro) porque las mezclas a teatro, pero esa renovación iba la cantar y dirigir al mismo
menudo son benéficas. No es a ir por otro lado. tiempo los Mysteries of the
la abundancia de toques chau- Jeanne requiere un dispo- Macabre de Ligeti (una reduc-
vins del texto de Claudel, plu- sitivo enorme en cuanto a ins- ción para formato de cámara
ma hoy disminuida, aunque trumentistas, coros, solistas de El gran macabro) es toda
esto afea el todo por mucho vocales y actores. Sorprende una experiencia, un fabuloso
que el martirio de Juana sea que el Auditori y la Orquesta espectáculo al que se suma
histórico y la intervención Sinfónica de Barcelona y Simon Rattle —presente entre
inglesa y la “colaboración” Nacional de Cataluña acojan el público y gran admirador
francesa también (atención a un proyecto así, pero los de la cantante— con un sim-
esa palabra, colaboración, por- resultados son excelentes. Por pático cameo. Intensa, hipnó-
que todavía estamos en 1935- los tres conjuntos corales, por tica, ultraexpresiva, Hannigan
1938, si bien el muy importan- la propia orquesta, con los hace justicia a la obra como
te Prólogo es de 1944). Es que solistas y, desde luego, por esa muy pocas podrían hacerlo,
se trata de una obra que no pareja de actores y la detallada para lo que cuenta con una
está a la altura de su evidente y apasionada dirección de entregadísima Mahler Cham-
ambición. Contiene bellezas y Marc Soustrot. Marion Cotillard ber Orchestra, que responde
da la impresión de que le es, en esta Juana de Arco, la en todo momento con el nivel
sobran palabras. La Danse des enorme actriz que conocemos que cabe esperar en una agru-
morts, obra inmediata y tam- por el cine, qué rostro, qué pación de su categoría. Difícil-
bién con Claudel, es superior. expresión, qué introspección. mente el resto del concierto
Actores y cantantes (incluido Ennoblece el texto a veces podía resultar tan atractivo,
un amplio coro) entreveran su dudoso de Claudel. De Xavier pero hay que destacar esa
discurso, los cantantes a veces Gallais podría decirse lo mis- obertura de La scala di seta de
recitan, se evoca la vida de mo, un Frère Dominique en el Rossini (fresca, luminosa,
Juana, todo alrededor de ese que trasciende su propia vibrante) y ese Pelléas et Méli-
momento culminante y final, el juventud y se convierte en ese sande de Fauré, a cuyas melo-
martirio en la hoguera (los ver- ser etéreo, espiritual, lúcido días confiere consistencia, sen-
dugos eran ingleses y france- que no es ningún niño. En el sualidad y vuelo poético. En
ses, no se había inventado aún terreno del canto cualquier de las tres arias de concierto de
la Inquisición italiana y más los solistas es sobresaliente, Mozart, sin ser interpretacio-
tarde española; pero ya les aunque haya que mencionar a nes de excepción, luce conoci-
daban ideas, nada inéditas, por María Hinojosa, Marta Almaja- miento del estilo, efusividad
cierto). La figura de Juana ha no, Yann Beuton (en sus tres en el fraseo y seguridad en las
inspirado a compositores cometidos), Aude Extrémo… agilidades. A la estupenda fil-
como Verdi (a partir, lejana- La empresa era ambiciosa en mación de Michael Beyer se
mente, de Schiller) o Chaikovs- 2012, y el resultado que ahora une el documental (sin subtí-
ki, por no referirnos a la icono- nos llega hace justicia a lo tulos en castellano) firmado
grafía pictórica, al cine (desde ambicioso del proyecto. Un por Barbara Seiler, en el que
la temprana filmación de concierto excelente para una Hannigan vuelve a seducir a la
Meliès, más Dreyer, Bresson, obra con no pocas cualidades. cámara por su inteligencia, por
Preminger —a partir de Subtítulos en francés, inglés y su magnetismo, por su fuerte
Shaw—, Rosellini, Luc Besson alemán. Sorprende la ausencia personalidad y por la pasión
y muchísimas películas más) o de subtítulos en castellano o con que expresa sus ideas
al teatro (Saint Joan, de G. B. catalán en esta producción. sobre la música como forma
Shaw; o la hermosa obra de Algo pasó. de vida.
Jean Anouilh, L’Alouette;
ambas han pasado a las panta- Santiago Martín Bermúdez Asier Vallejo Ugarte

68
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 69

D V D
honegger - VArioS

MARIA JOAO PIRES: POR- nos descu- cómo no, saborear de las yan, quien nos describe con
TRAIT OF A PIANIST. Direc- bre en esta intervenciones de la Kezerad- todo detalle sus impresiones
tor de Video: Werner zeinDLer. interesantísi- ze, cuya participación tampo- sobre el talento de su alumno
DVD Arthaus musik 109164 (musica ma película co tiene desperdicio. Conviene más aventajado. El concierto
Directa). 1991. 60’. N PN de 1983 co- subrayar que la dirección de no tiene desperdicio: Estudio
mo el gran Don Featherstone aporta fres- nº 8, op. 10 de Chopin, Estu-
Los devotos artista que cura y dinamismo al film y, dio nº 5, op. 42 de Scriabin,
de la pianis- era ya, sin aunque hayan pasado los Variaciones sobre un Tema de
ta Maria Joao rodeos, con años, el estilo es dinámico, efi- Chopin de Rachmaninov y el
Pires están transparen- ciente y sabe mantener en propio arreglo que Trifonov
de suerte, cia y coherencia. El documen- todo momento el interés del hizo de la Obertura de Die
pues el DVD tal, en el que lastimosamente público. Fledermaus de Johann Strauss,
presente no se incluyen subtítulos en este último más impresionante
contiene un nuestro idioma, está rodado Emili Blasco si cabe. El artista se nos des-
documental entorno al Gaspard de la nuit cubre con todo lujo de deta-
exclusivo de Ravel (obra predilecta del lles sobre su forma de sentir y
sobre su persona y, obviamen- músico) e incluye las asom- DANIIL TRIFONOV, vivir la música, sus preocupa-
te, sobre su forma de vivir la brosas interpretaciones que el pianista. The magics of Music. ciones por mejorar constante-
música a través de su instru- pianista ofrece de la partitura, The Castelfranco Veneto mente, su forma de trabajar
mento, cómo trabajaba, cómo tanto en sala de concierto Recital. Director de video: las partituras. Inquieto y con
vivía y compaginaba su voca- como en su casa, donde se le ChriSTopher nupen. unas capacidades colosales
ción interpretativa. Para quien puede admirar recibiendo DVD Allegro Films (música Directa). que nos recuerdan a los rusos
no conozca pormenores de la consejos de la que por aquel 103’. 2015. N PN más grandes de la historia pia-
artista portuguesa, esta es la entonces era su mujer y profe- nística, presenta un tocar
ocasión de poderla escuchar, sora, Aliza Kezeradze. Suma- quienesno intenso y vivido desde la pro-
de viva voz, cómo ella misma mente interesante para todo conozcan al fundidad más esencial, extre-
narra sus experiencias hasta pianista, pues los comentarios jovencísimo madamente detallista y sensi-
entonces —el vídeo es de de la compañera no tienen pianista ble. En todo el documento
1991; anécdotas sobre su desperdicio, así como las apli- Daniil Trifo- puede apreciarse a un músico
infancia, detalles sobre sus caciones de Pogorelich des- nov (Nizhny diferente, penetrante hasta la
conciertos, una visita a su casa pués de recibirlos. Ambos apa- Novgorod, médula, tan cálido que abru-
y, como era de suponer, se la recen como dos seres ilumina- Rusia, 1991) ma por momentos, cuyas
puede ver tocando en el salón dos, cuyo objetivo no es otro tienen ahora capacidades abarcan también,
de su casa y en algún concier- que traspasar las fronteras del la ocasión y de qué forma, la composi-
to. Tiene su interés verla ensa- arte para adentrarse en el de hacerlo a ción y la improvisación (vean
yar momentos de la Sonata mensaje musical más profun- través de este magnífico DVD, la parte concerniente al estre-
para clarinete de Poulenc con do y verdadero. El pianista de que nos lo presenta práctica- no de su concierto para piano
Michel Portal o la versión que Belgrado expresa inquietudes mente desde su más tierna y se percatarán del estilo per-
toca junto a Augustin Dumay personales en torno al mundo infancia hasta nuestros días. sonal y atrevido, eso sí, suma-
de la Sonata nº 3 para violín y de la interpretación, cómo El documento nos muestra a mente pianístico como es lógi-
piano de Brahms. El interés es aborda la partitura, qué siente, un músico entusiasta, comple- co, que destila su partitura).
obvio, pues la talla de la artista cómo realiza y desgrana los tamente vocacional, con una La película incluye subtítulos
es indudable, aunque en reali- “dificultades” técnicas que pre- formación excepcional del que en nuestro idioma, entre el
dad no suponga ningún des- senta aunque, en realidad, tal sobre todo emana amor hacia inglés, el francés, el alemán y
cubrimiento que pueda dejar y como puede apreciarse, él la música y una actitud humil- el italiano, aspecto que se
boquiabierto al aficionado o no las vive como algo a supe- de y creativa entorno a ella. El agradece y mucho, pues los
seguidor de la intérprete. El rar sino como algo que le es DVD se divide básicamente en textos a veces no son fáciles.
film se completa con amplios completamente natural. El dos partes, la primera es un Resumiendo, un documento la
comentarios de la madre de la documental, redondo en su retrato del pianista, rodado en mar de interesante para los
artista, Alzira Pires (1898- forma porque esencialmente torno al estreno de su concier- aficionados al piano y destina-
1994), quien con el natural es como un círculo que abraza to para piano y orquesta, suce- do también a aquellos que
amor de madre repasa múlti- a la que durante mucho tiem- dido en el Instituto Cleveland puedan dudar de si hoy día es
ples detalles de infancia y po fuera considerada como la en 2014, y la segunda contiene posible el florecimiento de
juventud. La calidad de la obra más difícil para piano la grabación del recital que nuevas estrellas (especiales se
imagen deja un poco que jamás compuesta, es una mag- realizó en Castelfranco Vene- entiende) en el firmamento
desear, así como los planos y nífica oportunidad para disfru- to. En esta parte, la presenta- musical.
ángulos de visión, que respi- tar de este mago del piano, ción del artista viene a cargo
ran más a documental puro y ver cómo opina, y también, de su profesor Sergei Baba- Emili Blasco
duro que a película de aspira-
ciones artísticas. Entre los sub-
títulos no se incluye el idioma
de Cervantes. En fin, docu-
mental donde puede admirar-
se el arte de la Pires, teniendo
en cuenta lo comentado.

Emili Blasco

C/ Fernández de los Rios, 50. 28015 Madrid


Tel.: 91 543 94 41. Fax: 91 543 94 74
IVO POGORELICH.
Director de video: Don

info@elargonauta.com
FeATherSTone.
DVD Arthaus musik 109165 (musica

www.elargonauta.com
Directa). 1983. 52’. N PN

ivo Pogorelich, genio y figura


desde que se le conoce, se

69
316-Discos.qxp_nueva maqueta Discos 21/2/16 21:44 Página 70

D D
i Si CS o
C o
S S
Aho-bACh

ÍNDICE DE DISCOS CRITICADOS

Bach: Cantatas BWV 213 y Strahl, Kulka. Dux ..........55 Monks. Signum. .............61
214. Suzuki, Lunn, Blaze. De Lima: Rabbia, furor, Ravel: Daphnis et Chloé. La
Bis. ................................52 dispetto. Negreiros, Mauch. Valse. Jordan. Erato. .......61
Bach: Invenciones y Sinfonías Paraty.............................58 Scarlatti, A.: Arias. Watts,
BWV 772-801. Xiao-Mei. Dvorák, Janácek, Suk: Cummings. Harmonia
Accentus ........................53 Conciertos para violín. Mundi. ...........................61
Bach: Motetes de Johann, Belohlávek, Spacek. Scriabin: Sinfonías 3 y 4.
Johann Christoph y Johann Supraphon. ....................56 Gergiev. LSO Live. .........62
Michael Bach. Meunier. Entre tangos y habaneras: Schoenberg-Portera: Pierrot
Ricercar. ........................52 Obras de Malats, Granados Lunaire, Red Music. Vitello,
Bach: Obras para órgano. y Montsalvatge. Ana Belén, Clementi. Continuo........51
Suzuki. Bis. ....................52 Trío Malats. Freshmusic. 67 Shostakovich: Conciertos
Hannigan, Barbara, soprano. Forqueray: Piezas para viola. para violonchelo y
Obras de Mozart, Rossini, Ghielmi, Prada. orquesta. Capuçon,
Fauré y Ligeti. Beyer, Seiler. Pasacaille.......................57 Gergiev. Erato. ...............62
DVD. Accentus. ................. Ginastera: Pampeana nº 3, Sibelius: Obras para piano.
Baroque Portrait: Obras de Ollantay, Estancia. Mena, Gräsbeck. BIS.................62
Barrière y Bach. Blanco. Osterc. Chandos. ...........57 Sibelius: Sinfonías. Rattle.
BMN-Medien. ................65 Haydn: La Creación. Berliner Philarmoniker
Bartók: Concierto para violín Chistophers, Tynan, Recordings. ....................62
nº 2 Sz 112. Krivine, Ovenden, Brook. Coro ...57 Sulla Lira: La voz de Orfeo.
Papavrami. Alpha...........53 Honegger: Jeanne d’Arc au Le Miroir de Musique.
Bax, Alessio, pianista. Obras bûcher. Cotillard, Gallais, Kiehr, Cantarini.
de Scriabin y Mussorgsky. Soustrot. DVD. Alpha.....68 Ricercar. ........................66
Signum...........................64 Kancheli: Chiaroscuro, The Baroque Lute in Vienna:
Beethoven: Sonatas y Twilight. Kremer, Obras de Muffat, Bitner,
variaciones para Kopatchinskaja. ECM. ....58 Gaultier, Bartolotti,
violonchelo y piano. Lalo, Bruch, Sarasate: Obras Lauffensteiner, Bertali,
Phillips, Guy. Evidence ..53 para violín y orquesta. Gluck, Kohaut, Biber.
Berlinskaya, Ludmila, Järvi, Capuçon. Erato......58 Hofstötter. Brilliant
pianista: Obras A. y L. Locatelli: Concerti Grossi. Classics. .........................64
Scriabin y Pasternak. Ensemble Violini Tishchenko: Obras para
Melodia. ........................64 Capricciosi. Rudhaze. violín y piano. Gabriel y
Brahms: Un réquiem alemán. Brilliant Classics.............58 Dania Tchalik.
Niquet, Binon, Mendelssohn: Sinfonías 3 y Evidence ........................50
Christoyannis. Eprc ........54 4. Heras-Casado. Harmonía Tishchenko: Sonatas para
Britten: The Turn of the Mundi. ...........................59 piano nº 7 y 8. Stavy,
Screw. Borowicz, Milán: El maestro (Libro I). Gengembre. Bis. ............50
Workman, Barry. Dux. ...54 Escobar. Naxos. .............60 Trifonov, Danil: The Magics
Clérambault-Marchand: Mozart: Obras para trompa. of Music. Nupen. DVD.
Música completa para Bonet, Baumann. Arsis ...60 Allegro Films..................69
clave. Mahúgo. Brilliant. 56 Nordberg, Jonas, tiorba y Un viaje a Nápoles. Obras de
Cœur: Airs de cour français laúd: Obras de De Visée, Ruiz de Ribayaz, Cabezón,
de la fin du XVI siècle. Weiss y Dufaut. Eudora..64 Hidalgo, Ortiz. Águeda,
Dumestre. Alpha. ...........65 Onslow: Sonatas para Sordo, Álvarez.
Conciertos Franceses para violonchelo y piano, op.16. Enchiriadis. ....................67
flauta: Obras de Leclair, Jacques, Gratton. Valle, Víctor y Luis Del , dúo
Blavet, Corrette, Buffardin, Mirare ............................60 de pianos: Impulse. Obras
Naudot y Boismortier. Pires, Maria Joao: Portrait of de Lutoslawski, Mozart,
Theuns. Accent. .............66 a pianist. Zeindler. DVD. Ligeti, Ravel, Gershwin/
Corelli: La Follia. Sonatas ArtHaus Musik. ..............69 Grainger. IBS Classical ...65
para violín y continuo. Pleyel, Vanhal: Sinfonías. Weinberg: El idiota. Tralla,
Petri, Esfahani. Our Concierto para violín y Scheschareg, Slepneva,
Recording. .....................56 orquesta. Bohren, Moller, Sanderling.
Chaikovski: Snegurocha. Bizzozero. Sony. ............60 Panclassics.....................63
Järvi, Grivnov, Peebo. Pogorelich, Ivo. Featherstone. Yo soy la Locura II: Obras de
Sony. .............................54 DVD. Arthaus Musik ......69 De Castro, Sanz, Ruiz de
Chopin/Franchomme: Purcell: Dido y Eneas. Lloyd, Ribayaz, De Briceño,
Sonata. Trío en sol menor. Davies, Thomas, Morris, Hidalgo. Andueza.
Gran dúo. Przemyk-Bryla, Irving, Harper, Golding, Anima e corpo. ..............67

70
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:57 Página 71

D O S I E R

Enrique Granados
1867-1916
L
a figura de Enrique Granados, junto a las
de Albéniz y Falla, ha enseñoreado el
pianismo español desde que su obra
comenzara a divulgarse a través de sus pro-
pias interpretaciones. Ahora que se cumplen
los cien años de su muerte, SCHERZO ha
querido dedicarle un dosier en el que pudié-
ramos ir más allá de esa faceta fundamental
de su obra —naturalmente, tratada y por
extenso, tanto en su análisis como en lo que
supone para los artistas que hoy la interpre-
tan—, añadiendo la relación del compositor
con su mundo contemporáneo a través de
un apasionante seguimiento de las
fuentes y tratando a fondo una
producción vocal que lo caracte-
riza también en gran manera.
Fotografía. Institut del Teatre, Barcelona.

71
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 72

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

LA IMAGEN DE ENRIQUE GRANADOS EN 1916

E
s bien sabido que la imagen de un hombre público, y labor en la composición es amplia y notable. Cuatro obras
entre ellos se cuentan los artistas, cambia o puede dramáticas, María del Carmen, Folletto [sic, por Follet],
cambiar a lo largo del tiempo, tanto en vida como Petrarca y Gaziel; dos poemas sinfónicos, Dante y Romeo
antes o después: no es necesario dar ejemplos. La y Julieta; varias obras de música de cámara e innumerables
bibliografía sobre el compositor y pianista ilerdense Enrique composiciones para piano, entre ellas sus Danzas españo-
Granados se ha incrementado mucho en los últimos años, las, los Valses poéticos y sus Goyescas, inspiradas en los
sobre todo en el extranjero, aun cuando no falten ejemplos lienzos del inmortal pintor español, atestiguan su fecundi-
brillantes de investigaciones españolas, como las de la pro- dad y personalidad propia como compositor.”
fesora de la Universidad de Oviedo Miriam Perandones, Parece una nota biográfica bastante aséptica, dedicando
entre otras. Pero me pregunto si la imagen que hoy tene- cada uno de los párrafos a sus dos actividades principales,
mos de Enrique Granados es la misma que tuvieron los que el intérprete y el compositor: faltaría la del pedagogo, pero
vivieron con él sus últimos tiempos o los que lamentaron su me interesa más un pequeño detalle que puede pasar desa-
trágica muerte el 24 de marzo de 1916 en aguas del Canal percibido al lector normal: el segundo de los poemas sinfó-
de la Mancha, a la vuelta del no muy triunfal estreno de nicos citados no ha llegado hasta nosotros, y no aparece en
Goyescas como ópera en el Metropolitan de Nueva York los catálogos habituales1. Pero no se crea que se trata de un
dos meses antes. descuido de los organizadores madrileños, que han debido
A primeros de noviembre de limitarse a reproducir lo que se
1915 Granados había pasado les envió; seis años antes ya

Museu Nacional d’Art de Catalunya


unos días en Madrid en su faceta encontramos el poema sinfónico
de pianista, interpretando la inte- Romeo y Julieta en una elogiosa
gral de las Sonatas para violín y nota publicada en París por Le
piano de Beethoven con el violi- Monde Musical en 1909 a propó-
nista (también compositor y no sito de otra serie de conciertos
mal escritor) Juan Manén en tres camerísticos, esta vez haciendo
conciertos organizados en el Tea- pareja con el gran violinista fran-
tro de la Princesa, siempre a las cés Jacques Thibaud, con quien
cinco de la tarde, por la Sociedad interpretó a Bach, Beethoven
Filarmónica de Madrid en el año (Sonata en do menor) o a Schu-
XV de su actividad: el viernes 5, mann, o bien a Mozart, la Kreut-
el sábado 6 y el lunes 8 de zer beethoveniana y “la admirable
noviembre, exactamente. Más de Franck” (Courrier Musical). Es
que las detalladas y no firmadas decir: en la pequeña biografía
notas al programa —creo que insertada en los tres programas
son las ya varias veces utilizadas madrileños de 1915, y en los de
de Cecilio de Roda, el admirable París de 1909, había ya pequeñas
crítico fundador de la Sociedad a inexactitudes.
comienzos de siglo y ya fallecido Tomo estos últimos datos de
hacía tres años, los restos de cuya otro pequeño tesoro de mi biblio-
biblioteca adquirí hace ya muchí- teca, un humilde folleto de 24
simos años—, en cuidados folle- páginas en el que, bajo el título
tos de 20, 22 y 24 páginas con de Enrique Granados. Algunas
abundantes ejemplos musicales opiniones de la prensa sobre sus
que denotan la cultura del públi- conciertos (Barcelona, Musicogra-
co de estos conciertos y la de sus fía Wagner, s. f.), se recogen diez
organizadores, me interesa ahora críticas francesas (en francés) y
la imagen que el propio composi- dieciocho españolas (en español)
tor o su agente quiere dar a tra- publicadas entre 1905 y 1911. Se
vés del curriculum allí incluido: trata de un folleto publicitario,
“ENRIQUE GRANADOS. / El claro es, pero muy interesante
nombre de este afamado pianista tanto por lo que dice como por lo
compositor es igualmente popu- que calla. La primera conclusión
lar en Europa. Nació en Lérida en es que el compositor, o su agente,
1867; discípulo de Pujol y de han escogido las críticas elogiosas
Pedrell, amplió posteriormente que insisten en que estamos ante
sus estudios con Ch. de Bériot en un intérprete excepcional, tanto a
París. En sus numerosos concier- solo como haciendo música de
tos por el extranjero fue objeto cámara, pero también ante un
de constantes ovaciones y juicios compositor de mérito: “Es uno de
encomiásticos, siendo memora- los más interesantes de la joven
bles los celebrados en la Sala Ple- España y ocupa hoy en día la pla-
yel, de la capital de Francia. / Su Enrique Granados. Retrato de Ramón Casas. za dejada vacía por la muerte

72
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 73

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

Fernández Shaw y Manuel de Falla estrenada en


Francia (Niza, luego en la Ópera Cómica de
Paris) en 1913 y en los primeros días de 1914:
“Sentimos ahora la satisfacción que experi-
mentamos a raíz del éxito de La vida breve en la
gran república vecina. Nuestro valor musical, en
ninguna parte mejor reconocido que en Francia,
comienza a extenderse más allá de los mares,
esta vez en obras de un valor positivo que pare-
cen los cimientos de una futura reputación artísti-
ca, firme y digna, en la que debiéramos poner
toda nuestra mejor fe, trabajando por un arte
nuevo que, engrandeciéndonos, nos redimirá de
nuestros pecados pasados.”
Desgraciadamente, este arte musical nuevo
en España habría de proseguir erigiéndose sin el
concurso de Granados, fallecido con su esposa
poco después en circunstancias trágicas bien
conocidas. Apenas cinco representaciones en el
Enrique Granados fotografiado en Nueva York en 1916. Metropolitan no avalan, por cierto, lo del éxito
“clamoroso”, más de crítica que de público, e
incluso hubo algunas reticencias críticas que la
desastrosa de Albéniz.” (Le Monde Musical, 1909: traduzco a propia revista madrileña recoge. “La acción dramática es
vuela pluma). Y la otra es que insisten mucho en su forma- apenas un esbozo”, afirma Mr. Aldrich en el Times; “en la
ción y en sus éxitos parisienses, hasta tal punto que los crí- obra falta desarrollo dramático”, sostiene Greville Vernon
ticos de allí le presentan como un músico de escuela fran- en el Tribune; el crítico del Herald opina que “a la obra le
cesa. falta fuerza dramática”. El del Press (¿Max Smith?) “estima
En una de ellas, la de Gabriel Alomar (antiguo amigo y que la música pianística de Granados no se adapta bien a la
antiguo admirador, afirma), publicada en El Poble Catalá en ópera y al teatro”, si bien el compositor cosechó abundan-
la Barcelona del 25 de septiembre de 1910 tras una primera tes aplausos críticos por su maestría orquestal. Aunque casi
presentación pública a cargo del compositor de las aún ina- todos hablan del color hispánico de estas músicas, quien
cabadas Goyescas pianísticas, reflexiona sobre la españoli- más ahonda en la cuestión es el Sr. Enríquez Ureña en Las
dad de Granados, nada menos: “Estoy convencido que Gra- Novedades de Nueva York, quien lanza una opinión sobre
nados es el indicado para traducir en música lo que yo lla- su utilización del folklore que hubieran suscrito sin duda
maría la «españolidad». Tal vez hay, en esta revelación musi- tanto Albéniz como Falla o Turina:
cal de España, un prejuicio: el de dirigirse al público de “Los ritmos populares, que predominan en su obra, no
París”, aún empecinado en la Carmen de Merimée. Y el se ciñen a las formas elementales de su origen: se depuran
público español —afirma— es como el bonaerense “en y luego se desarrollan, adquiriendo a menudo singular
cuanto a parisismo externo y de importación”. Ésta es su riqueza, Además, en las piezas que para el piano compuso
conclusión: bajo el título de Goyescas, así como en la ópera que de ellas
“Granados, que posee una gran honradez de artista, no nació, ha unido a la inspiración de la música nativa la suge-
podía falsificar las cosas, y cantar con malicia y engaño la stión de la obra y la época de Goya, «el más español de los
España presente; por eso él, que en otros tiempos buscaba pintores»; su nacionalismo aspira a ser total sintético.”
en los motivos rurales y localistas de Miel de la Alcarria y La Revista Musical Hispano-Americana, elogió con tan-
María del Carmen un pretexto para sus inspiraciones to interés el estreno neoyorquino de Goyescas por, entre
poniendo música a obras olvidadas ahora y bien indignas otras cosas, lo que significaba como apertura del nuevo
de tal compositor, encuentra hoy en la formidable produc- mundo ante la música española, hasta entonces confinada
ción de Goya la más altamente típica y personal de las en su expansión internacional casi por entero a los salones
«españolidades», y al mismo tiempo la más a propósito para y teatros de París. Pero, desgraciadamente, tuvo que dedicar
llegar a ser artísticamente universal, con lo que se prueba a Enrique Granados su número 4, el de abril de 1916, a raíz
que lo típico, cuando el autor lo anima de su propia perso- de su trágica desaparición. En este número casi monográfi-
nalidad, se universaliza por sí solo y sin esfuerzos.” co, además del editorial parcialmente firmado por Miguel
Es bien sabido que esta postura de Granados no encon- Salvador, cuatro cartas (en francés) de los principales músi-
tró siempre en algunos sectores catalanes el debido eco, y cos franceses de entonces (Debussy, Saint-Säens, D’Indy,
son bien conocidas sus quejas y su autodefensa ante quie- Fauré) y otra más de Amadeo Vives, escribieron sobre Gra-
nes —¡ya hace un siglo!— mezclaban sin matices arte y nados Manuel de Falla, Óscar Esplá, Tomás Bretón, Alfonso
política. Pero sigamos. Albéniz, Joaquín Turina, la Condesa del Castellá, Adolfo
En febrero de 1916, el editorial del segundo número de Salazar, Rogelio Villar, el P. Luis Villalba, José Lasalle,
la Revista Musical Hispano-Americana editada en Madrid Eduardo López Chavarri, Juan José Mantecón, Enrique
por Rogelio Villar y Adolfo Salazar (en realidad, como con- Gomá, José Subirá, F. Lliurat, Juan Manén, Luis Millet y J.
tinuadora de la Revista Musical de Bilbao, los editores con- Salvat. Veinticuatro colaboraciones escritas –si no he conta-
signan que se trata del año VIII, número II de la III época) do mal–, más un magnífico retrato de Néstor a toda página
se hacía amplio eco del estreno de Goyescas en Nueva y el borrador manuscrito de La maja de Goya, la primera
York. El “clamoroso triunfo” [sic] de la ópera de Periquet y tonadilla de Granados. Pero eso no fue todo. En el número
Granados, cantada en español en el Metropolitan Opera siguiente, el 5 (mayo de 1916) se incluyó un amplio recuer-
House “no era sólo un hito en la carrera del músico ilerden- do de Joaquín Nin, además del pésame del Gobierno ale-
se, sino que tenía una importancia para la música española mán al español; en el número 6 del mes de junio, un
que no necesitamos encomiar.” Se hace en la presentación comentario de Juan Llongueras, y en el 8 (agosto de 1916),
del editorial una breve referencia a otra ópera, la de Carlos los detallados recuerdos de Ricardo Viñes. Es posible que

73
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 74

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

Fotografía de G. Gerschal. Fondo Chávarri, Valencia


hubiera alguno más posteriormente, y son muchísimos más
los que se produjeron en otras publicaciones o en la prensa
diaria. Como el que algunos de los anteriores mencionan
debido a Fernando Periquet, publicado en El Liberal el 13
de abril de 1916, que habría que añadir a los restantes al
menos por alusiones.
Creo sinceramente que estas veintiocho colaboraciones
escritas, además de las críticas americanas que se citan en el
editorial del nº 2, trazan una buena imagen de lo que sobre
Granados se pensaba en el momento de su desaparición.
En su artículo, ya apuntaba Joaquín Nin la idea de reunir
“en un volumen los trabajos que se han escrito sobre Gra-
nados desde su muerte” para ayudar con su venta a los
hijos del compositor, huérfanos de repente de padre y
madre. Hace bastantes años, comentando estos escritos en
una conferencia que me pidieron en Lérida, afirmé el inte-
rés que aún tenían, y ahora, tras haberlos vuelto a leer, me
reafirmo en ello.
A la hora de su valoración actual, habría que eliminar
radicalmente el enorme peso sentimental del momento, el
hecho indudable en nuestras costumbres de que todo el
mundo es bueno cuando muere; y habría que “atrapar” lo
que a pesar de todo dejan entrever estos escritos. Al final de
este año del centenario deberíamos hacer algo parecido, es
decir, establecer la imagen o imágenes que hoy tenemos
del ilerdense, y trazar una comparación. En resumen,
¿vemos hoy la obra de Granados como la contemplaron sus
contemporáneos en el momento de su muerte?
España acaba de perder una de sus más legítimas glo-
rias nacionales, “a uno de sus más preclaros hijos, a uno de
sus más excelsos elegidos”, nos dice el hispano-cubano Joa- JOAQUÍN NIN
quín Nin. Era muy evidente su amistad, estaba cuando
escribe muy indignado con los alemanes (lo están, por cier-
to, prácticamente todos los ya mencionados, desde Falla a todas sus ediciones2. Don Manuel recibe la triste noticia, se
Vives), y de ahí las múltiples exageraciones de la estampa sienta al piano y toca la misma música de Goyescas que no
que traza. Incluso se cree en la obligación de defenderle en hacía mucho le había escuchado a don Enrique en la casa
la sección V y penúltima de su escrito, bajo el rótulo inte- parisiense de Nin:
rrogativo “¿Granados retrógrado?”, y es entonces cuando, “Empiezo a escribir con emoción profunda. La música
paradójicamente, más nos interesa, a mí al menos: de Enrique Granados acaba de hablarme por él. Esa música
“Alguien ha dejado suponer que Granados era hostil a la que tantas veces ha evocado seres y cosas de tiempos pre-
música moderna, a la música de hoy. No es cierto, y puedo téritos me ha servido ahora para evocar la presencia del
dar fe de ello. La penúltima vez que estuvo aquí, nos reuni- gran artista que la creó.”
mos en la admirable audición del Sacre du Printemps de Y no se limitará el gaditano a afirmar que Stravinsky
Stravinsky que dio Monteux con su valiente orquesta en el tenía la cabeza llena de ritmo, sino que le anunciará en
Casino de París (era el 5 de abril de 1914, es decir, al día escrito un par de meses posterior como “el gran músico de
siguiente, día del memorable Festival Granados en la Sala nuestro tiempo.” Nada menos.
Pleyel, debido también a la iniciativa de Montoriol; y luego Era el peso de su obra principal, tanto en la versión pia-
de terminado el concierto le acompañé hasta el hotel: su nística como en la escena, el de la goyesca y dieciochesca
opinión, que escuché ávidamente, se manifestó abierta y España también evocada en su colección de tonadillas,
decididamente entusiasta. La obra le interesó prodigiosa- haciendo pareja con sus recreaciones pianísticas de algunas
mente. Tinc el cap plé de ritme, me dijo en catalán. La gene- sonatas de Domenico Scarlatti… y todo ello algunos años
rosidad artística de Granados era incompatible con las antes de que la catástrofe bélica que le mató hiciese refle-
reservas mezquinas y ruines que inspira el temor de un rival xionar a todos los músicos europeos y conducirles a la
que triunfa. Al decirme que tenía la cabeza llena de ritmo, moda de los “retornos”. Granados, podríamos decir, no
quería decir de vida, de toda la vida trepidante que contie- tuvo que retornar porque ya no vivió aquellos ¿felices? años
ne la ardiente obra de Stravinsky.” veinte; él se había quedado allí, en el pasado, y hundido en
Nos hubiera gustado que Nin profundizase en esta idea aguas procelosas. He aquí cómo lo expresa una señora de
un poco más, con ejemplos más variados, al menos con el mundo, doña Isabel María del Carmen de Castellví y Gor-
mismo entusiasmo y con el mismo espacio con los que don (Madrid, 1865-1949), quien firma la semblanza de
escribió sobre la relación de Granados con el arte de Cho- quien había sido “uno de mis mejores y más dilectos ami-
pin, por ejemplo, en el amplio capítulo III de su escrito, gos” como Condesa del Castellá3. Tras una evocación de un
titulado “Reflejos”, y en el que alude al de Rogelio Villar, concierto barcelonés tocando obras a dos pianos con Joa-
quien también había reflexionado sobre el mismo asunto en quín Malats en el Teatro Novedades, y hablando luego de
el titulado “Granados pianista”. Goyescas, afirma:
Porque la idea de un Granados compositor que se aso- “¡Pobre amigo! Nadie había de tratar con más donaire de
maba en sus obras al pasado y no a su propio tiempo es emoción y gracejo esa hora de la España pretérita que por
algo que se repite a menudo en estos escritos. El más cono- su majeza, color y aventura sedujo a don Francisco de
cido, sin duda, es el de Falla, “Enrique Granados. Evocación Goya; con su fastuoso colorido, la línea turgente y lo típico
de su obra”, porque encabeza la recopilación de Sopeña en de los fondos, se adueñó el pintor de la retina musical (¿?)

74
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 75

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS
Arxiu Municipal de Lleida (Fons Musical Ricard Viñes)

venecianos… naturalmente del Japón), de su interés por los


grandes compositores (Beethoven, Schumann, Chopin a la
cabeza) pero también por los poetae minores de la música,
y precisamente por lo mismo por lo que admiraban un per-
fume exquisito:
“Libres, al contrario, nosotros de cuanto oliese a pedan-
tesco prejuicio, nos abandonábamos de buena fe al placer
directamente sentido, haciendo nuestras delicias de Grieg y
Bizet, entusiasmándonos por el arrebatador Albéniz, y no
hallando obras —incluso entre las de nuestra mayor devo-
ción— que tan hondamente nos hiriesen el alma como el
dúo de Fausto y el tercer estudio de Chopin.”
Un Granados travieso y divertido, también buen lector,
“siempre fiel a su criollo atavismo”, afirma Viñes cuando
habla de la lectura de María, “la exquisita creación de Jorge A
Isaac”, o de su admirado Bécquer, cuyas Rimas eran “nues-
tro cotidiano espiritual alimento”, lecturas que inmediata-
mente conducían a Granados hacia el piano para procurar
recrearlas en aquellas añoradas y perdidas para siempre
deliciosas improvisaciones.
Perfume, sí: ese es otro pensamiento constante en estos
momentos ante las músicas del compositor desaparecido. Así
lo dice Amadeo Vives en su breve carta dirigida a Bernardo
G. Candamo, director de El Mundo y ahora reproducida:
“A mi parecer, las obras de puro sentimiento son las que
con más fuerza resisten al tiempo y sus mudanzas, las que
más fácilmente traspasan la moda y sus caprichos. A este
género pertenecen las obras del admirable artista Enrique
Granados, las cuales, a manera de las de Schubert, se cono-
cen principalmente por el suave y delicadísimo perfume
que exhalan.”
RICARDO VIÑES
Si los recuerdos de Viñes están “fechados” en el París de
1887-1889, los de Joaquín Nin se retrotraen a la Barcelona
de Granados… y la ironía, el tormento, la filosofía descon- finisecular, aunque también al París de comienzos del XX,
certante, españolísima de los caprichos goyescos hubieron cuando menciona aquella velada en su casa en la que Gra-
de cautivar su espíritu soñador ingenuo y romántico de nados les ofreció su propia memorable interpretación de las
meridional impenitente.” Goyescas delante de Falla, quien también la evoca. En otros
No sólo sus compañeros le contemplan así, recreando el casos, quienes escriben también se refieren a vivencias per-
pasado. También alguno de sus discípulos, como el luego sonales, algunas veces relacionadas con obras de Granados:
dalcrozista Juan Llongueras Badía (Barcelona 1880-1953), Tomás Bretón, por ejemplo, sobre el Allegro de concierto
alumno también de Mas y Serracant , de Millet y de Morera, premiado en un concurso del Conservatorio de Madrid
quien afirma en su “Comentario póstumo”, con cierta posi- cuando el salmantino era allí el mandamás (también se pre-
ble discrepancia entre el Granados abierto a toda novedad mió, aunque en grado menor, el de Falla), o Alfonso Albé-
del primer párrafo y el refugiado en la época goyesca del niz sobre el encargo de que terminara Azulejos, la pieza
segundo: inacabada de su padre…
“Él era pródigo, bueno, amoroso, inflamado, cordial En definitiva, un buen aunque irregular conjunto de
para con todos. Abierto a toda nueva causa. Dispuesto a palabras sobre un músico al que todos dicen que quieren y
todo nuevo pensamiento. Atento a toda nueva idealidad. admiran y que, cien años después, aún sigue en la palestra.
Una fuerte, elevada, poética visión de los tiempos Y si no hay mal que cien años dure —como dice el refrán—,
goyescos fue el resumen apoteósico de su vida ideal.” 4 está claro que este caso demuestra hasta la saciedad que
Superando como buenamente se puede tan empalagosa hay bienes que duran un siglo; y lo que te rondaré, morena.
remembranza, anoto que lo de “poética visión” es algo que
también se repite en casi todos los que escriben en este Antonio Gallego
momento: estaríamos hablando, en definitiva, de un “músi-
co-poeta”, lo que casa muy bien con el adjetivo “romántico”
que, aplicado tantos años después de finalizado aquel 1
Carol A. Hess, en su detallado Enrique Granados. A Bio-
movimiento estético, y en compañía de algunos de sus más Bibliography, Westport, Greenwood, 1991, p. 176, incluye un
preclaros defensores (Chopin, Schumann, etc.), volvería a Romeo y Julieta en el Apéndice 1, “List of Original Works by
darnos la imagen tierna y maravillosa pero algo desfasada Scoring”, primera sección para Piano solo.
que intento “atrapar”, no sé si con acierto. 2
Manuel de Falla: Escritos sobre música y músicos. Introducción
Son muchos los datos de primera mano que interesarían y Notas de Federico Sopeña, Madrid, Espasa-Calpe (Austral
a posibles biógrafos, algunos ya aprovechados ampliamen- 950), 1973, 3ª edición, pp. 23-25, por ejemplo.
te, aunque no todos, y ofrecidos por aquellos que convivie- 3
Aunque era autora la Sra. Condesa de unos Poemas del cisne y
ron con Granados; en este aspecto destacan los escritos de la princesa. Sonetos que ya delatan en el título su adscripción
dos de sus amigos, Viñes y Nin. Ricardo Viñes, en su “Gra- modernista (Madrid, Hernando, 1911), le daría más fama su
nados íntimo. Recuerdos de su estancia en París” habla tratado de Urbanidad (Estudio de las reglas de conducta) edi-
sobre todo del final de la década de los ochenta (1887- tado en Madrid, por Edelvives, tal vez el mismo año de 1916.
1889), de las relaciones del ilerdense con la pintura, de su 4
Repite estas ideas en sus Evocaciones y recuerdos de mi pri-
afición desde joven por el exotismo (farolillos y linternas mera vida musical en Barcelona, Dalmau, 1944.

75
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 76

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

EL PIANISTA Y SUS PIANISTAS

¿C ómo era realmente Enrique Granados como


pianista? ¿Cuál ha sido su influencia en el deve-
nir del pianismo español? ¿Qué compuso para
el teclado? ¿Quiénes han sido sus mejores y sus
menos mejores intérpretes? Las respuestas a estas y algunas
apreció tan importante poso de solera y tradición en su
“elegante” y “fácil” virtuosismo.
La obtención de ese premio supuso el punto de partida
de su definitiva carrera como músico. Pedrell, muy impre-
sionado por el talento del joven Granados, le ofreció darle
otras preguntas son la reflexión que alienta estas líneas, que clases de armonía y composición. Estudió con el venerable
también se detienen en el comentario de su extensa y mal folclorista hasta 1891, salvo el paréntesis de su estancia en
conocida obra pianística y en el repaso y comentario a vue- París, entre septiembre de 1887 y julio de 1889. Durante
la pluma de su creciente discografía. estos años, y especialmente tras la muerte de su padre, en
La cultura ha fijado a Falla, Albéniz y Granados como 1886, Granados tocó el piano en cafés, teatros y teatritos de
triunvirato de cabeza en el universo musical español. Un la capital catalana y dio infinidad de clases particulares, lo
poquito por debajo de ellos Turina, y, más al fondo de este que le permitió vivir con cierto desahogo en aquellos años
cabal afán reduccionista, se ubica al resto de compositores. de estrecheces, además de granjearse una temprana y bien
Sin embargo, y a pesar de tan establecido criterio, la figura labrada reputación como profesor.
de Enrique Granados permanece poco y mal conocida un Los dos cursos transcurridos en la capital francesa resul-
siglo después de su muerte absurda y temprana. Como su taron capitales en su formación como pianista y en la
obra para piano, de la que apenas se programan Goyescas, amplitud de miras como compositor. En el Conservatorio
El Pelele, Allegro de concierto, algunas danzas españolas y, ingresó en la clase de Charles-Wilfrid de Bériot (1833-1914),
ya bastante menos, los Valses poéticos y las Escenas román- pintoresco personaje que era medio español: hijo de la
ticas. Lo demás es un generoso conjunto de pequeñas pági- soprano María Malibran, y nieto, por lo tanto, del influyente
nas y colecciones que permanecen tan ignoradas como cantante y compositor sevillano Manuel García. Bériot había
cuando en su día se estrenaron. estudiado con Sigismond Thalberg y por su aula pasaron
La relación de Granados con el piano se inició muy alumnazos como Ricard Viñes, Joaquim Malats y Maurice
pronto. Con siete años ya destacaba su talento al teclado, Ravel. La influencia del viejo Bériot resulto decisiva en la
que comenzó a forjarse en Barcelona bajo la guía de un consolidación del pianismo de Granados. Fue él quien le
amigo y compañero de su padre, el capitán José Junceda. transmitió la conciencia de la sonoridad, de la pulsación y
En 1879, con doce, ingresó en la Escolanía de la Mercé, de la importancia de la acción del pedal1. También la natu-
donde recibió clases de Francesc Jurnet, quien sería su pri- ralidad y espontaneidad, rasgos que se convertirían en dis-
mer valedor, y promovió números recitales de su adoles- tintivos de su escuela pianística.
cente alumno al objeto de impulsar su carrera como concer- Cuando en 1889 regresa a Barcelona, es ya un renom-
tista. Pero quien verdaderamente brado concertista cuyo prestigio cre-
Biblioteca de Catalunya

encauzó su formación fue Joan Baptis- ciente le introduce en los ambientes de


ta Pujol (1835-1898), ilustre pianista, la acomodada burguesía barcelonesa.
maestro y editor, que había estudiado El 20 de abril de 1890 ofreció en el
primero con Pere Tintorer (alumno a Teatre Liric de Barcelona un recital en
su vez de Pedro Pérez Albéniz) y luego el que estrenó una selección de sus
en el Conservatorio de París con Napo- danzas españolas y la actualmente ilo-
león-Henri Reber. Vuelto a Barcelona calizada Serenata Española. El progra-
en 1870, Pujol enseñó en Barcelona, en ma se completó con obras de Beetho-
la Escola Municipal de Música y en su ven, Bizet, Chopin, Mendelssohn-Bart-
propia academia, donde, entre otros, holdy y Saint-Saëns. El éxito de este
tuvo como alumnos a Antoni Nicolau, concierto consolidó su estatus de figu-
Frederic Lliurat, Carles Vidiella, Mario ra de la música catalana y acrecentó —
Calado, Joaquim Malats, Ricard Viñes y aún más— su popularidad como peda-
al propio Granados. Pujol es el pilar gogo del piano.
nuclear de la moderna y pujante escue- Ante la burguesía y ante la socie-
la catalana de piano. dad en general, Granados explotó con
A través de Pujol y de su maestro habilidad su imagen romántica y de
Tintorer, Granados es depositario carismático virtuoso del teclado. Inclu-
directo de la gran escuela de tecla so fue calificado por algunos como “el
española, cuyos ancestros se remontan Grieg español”, algo a lo que posible-
a Domenico Scarlatti, José de Nebra y mente contribuyó el hecho de que fue-
Antonio Soler, y, ahondando en el ra él precisamente el artífice de la pri-
tiempo, a Tomás de Santa María, Anto- mera audición en España del famoso
nio de Cabezón, Francisco Correa de Concierto para piano y orquesta del
Arauxo y Joan Baptista Cabanilles. FELIP PEDRELL compositor noruego, el 10 de abril de
Cuando en 1883, con 15 años, Grana- 1892, ¡23 años después de su estreno
dos gana el Primer Premio de la Academia Pujol tras tocar en Copenhague! En otoño de 1895 protagonizó otro
con inusitada brillantez y destreza la comprometida Sonata momento relevante de la agenda musical barcelonesa, al
en sol menor, opus 22, de Schumann, el jurado, entre cuyos interpretar en un mismo concierto la Rapsodia española,
miembros se encontraban Isaac Albéniz y Felip Pedrell, para piano y orquesta de Albéniz, con el propio Albéniz

76
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 77

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS
Centre de Documentació de l'Orfeó Català

bla de Catalunya. Por allí


pasaron, impartieron clases,
cursos o actuaron algunos
de los más grandes pianis-
tas, como Alfred Cortot,
Édouard Risler, Arturo
Rubinstein o Emil von
Sauer, y personalidades
como Pau Casals, Manuel de
Falla, Igor Markévitch o
Andrés Segovia. En 1941 la
Academia se trasladó a la
que hoy sigue siendo su
sede, un señorial piso
emplazado en el número 10
de la calle Comte de Salva-
tierra, por el que pasarían
músicos tan ilustres como
Xavier Montsalvatge —que
impartiría clases de armonía
y de teoría de la música—,
Joaquim Nin-Culmell o Fre-
deric Mompou. Una joven
Victoria de los Ángeles can-
tó por primera vez en públi-
co en la Academia Marshall,
La Academia Granados en el Chalet de la Calle Aragò de Barcelona en 1910. Foto: Brangulí.
en los años cuarenta. Sin
como director, y la Sinfonía sobre un tema montañés fran- duda, este flujo permanente de grandes pianistas y nombres
cés, opus 25, para piano y orquesta, de Vincent D’Indy, diri- de la música contribuyó de modo decisivo en la conciencia-
gido igualmente por su amigo Albéniz y que se escuchaba ción de un pianismo nutrido de cultura y conocimiento,
por primera vez en Barcelona. decididamente enraizado en su entorno universalizador.
Gracias a su bien consolidado prestigio y a la admira- La idea de la Academia era —y es— “la formación y el
ción que despertaba, logró el apoyo del acaudalado e influ- perfeccionamiento de pianistas”, con el propósito de trans-
yente farmacéutico Salvador Andreu —el inventor de las mitir la singular técnica de Granados, “especialmente en la
famosas “Pastillas del Doctor Andreu” para la tos y de otros pulsación y el uso del pedal, que le permitía conseguir su
productos médicos de éxito—, quien en 1911 mandó edifi- característica sonoridad y estilo interpretativo”. Para él, la
car en el número 18 de la Avenida del Tibidabo la Sala Gra- sonoridad del piano se fundamentaba sobre formas armóni-
nados, concebida expresamente para su admirado “Grieg cas configuradas por el adecuado uso del pedal, a partir de
español”. De este modo, Granados disfrutó del privilegio las cuales se trazaba y evolucionaba la melodía. Los diver-
inédito de contar sin limitaciones con un auditorio donde sos tratados que publicó sobre el uso del pedal suponen
tocar y programar sus propias obras a su pleno antojo. La esencia y culminación de su pedagogía musical. El Método
sala, que permaneció abierta hasta finales de los años vein- práctico para el uso de los pedales del piano, publicado en
te del pasado siglo, era también sede de cursos de interpre- 1912, fue el primero sobre la mecánica del pedal publicado
tación, clases magistrales y marco de recitales de sus alum- en España. En él enfatiza el uso analítico del pedal, en fun-
nos de grado superior, además de lugar de encuentro y reu- ción de muy diversos aspectos objetivos y no de la intuición
nión de los muchos músicos y amigos de Granados que fre- y “el sentir” del intérprete, como hasta entonces era fre-
cuentaban Barcelona. cuente. Marshall, que hereda de su maestro la convicción
Pero diez años antes, en 1901, animado y apoyado por de la importancia del pedal y como él estaba persuadido de
Felip Pedrell, ya había fundado la Academia Granados, des- que en su uso “se esconde el mayor secreto del arte del pia-
de la que transmitió su escuela pianística a infinidad de no”, aún profundizó en las teorías de Granados en los dos
estudiantes, como Paquita Madriguera, Robert Gerhard, José tratados que publicó: en 1919 (Estudio práctico sobre los
y Amparo Iturbi, Frank Marshall King o Conxita Badia. pedales del piano) y en 1940 (La sonoridad del piano).
Pocos músicos han compaginado tan armoniosamente la
condición de compositor e intérprete con la vocación por ¿Cómo tocaba Granados?
las aulas. Granados funda la academia como un medio de
ganarse la vida, sí, pero también como respuesta a su inde- Los valiosos documentos sonoros que se conservan de
clinable y clara vocación por la enseñanza. Inicialmente Enrique Granados como intérprete sólo permiten una apro-
estaba ubicada en la primera planta de un edificio situado ximación relativa a su pianismo, ya que son ráfagas de
en el número 14 de la barcelonesa calle de Fontanella. Pero interpretaciones hechas en precarias condiciones, entre
al poco tiempo, y ante el éxito de la empresa, hubo de 1912 y 1916, de obras propias y en un tiempo en el que el
mudarse a un espacio de mayores dimensiones, y se instaló sonido grabado atravesaba aún la edad de bronce. Pero sí
en la céntrica calle de Girona, primero en el número 89 y sirven para apreciar a un pianista brillante, impulsivo y de
luego en el 20. Aquí también fijó su residencia, junto a su fuerte temperamento, proclive a los tiempos animados y
esposa, la valenciana Amparo Gal, y sus seis hijos: Eduard, entregado sin contemplaciones a la tendencia de un arreba-
Soledad, Enric, Víctor, Natàlia y Francesc. to natural templado y dominado por el talento. Era un vir-
En 1920, cuatro años después de su inesperada muerte tuoso que recoge la tradición pianística romántica de Liszt,
y ya con su discípulo Frank Marshall como único propieta- Chopin, Schumann y su casi contemporáneo Grieg para tru-
rio y responsable, la Academia cambió su nombre por el de farla primero con su decimonónico estilo salonnière —en el
Academia Marshall2 y se trasladó al número 106 de la Ram- que coincide con el primer Albéniz—, y luego con un

77
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 78

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

nacionalismo dominado por su fascinación por el universo


goyesco y un madrileñismo deudor de los años vividos en
la capital del Reino, en 1894 y 1895.
Granados era, además, un superdotado improvisador,
cualidad que desarrolló y le vino como anillo al dedo en los
tiempos en que toqueteaba en los cafés barceloneses y que
también explica su voluminosa producción de marchas,
mazurcas, serenatas valses y muchas otras piezas que com-
ponía a la manera de pequeñas improvisaciones. Sin duda,
el Granados compositor está influido por el talento del pia-
nista improvisador, dotado de esa asombrosa facilidad para
generar música sobre la marcha, de modo espontáneo, a la
manera de los grandes intérpretes románticos, como Liszt,
Paganini o Sarasate.
Muchas de sus composiciones son fruto de este talento
nato. Su don improvisador asomaba incluso cuando inter-
pretaba sus propias obras, ya perfectamente editadas, lo
que no era óbice para que alterara no ya indicaciones
expresivas y otras acotaciones de la partitura, sino que
incluso modificara notas y pasajes completos, según le
venía la inspiración del momento. Es ésta una de las razo-
nes por las que sus grabaciones han sido utilizadas como
valiosa fuente de información en las sucesivas ediciones crí-
ticas que se han realizado de su obra pianística.
En las comentadas grabaciones, que evolucionan desde
las tempranas de 1912 a las más sofisticadas y de indudable
mejor sonido registradas en Nueva York, en 1916, durante Conchita Badia y Alicia de Larrocha en la Academia Marshall
su estancia para asistir al estreno absoluto de su ópera
Goyescas, en el viejo Metropolitan, el 28 de enero, se perci- y menos aún protagonista. Chopin, Schumann, Liszt y Grieg
be con claridad esa manera de tocar en la que, como dice el son compositores de cabecera. Su pianismo crece en ambi-
poeta Luis García Montero, “convivían una melancolía ele- ción con el paso del tiempo. Evoluciona sin el radicalismo
gante con cierta espontaneidad alegre”. Documentos sono- revolucionario de su amigo Albéniz: si éste culmina su pia-
ros de indudable valor, producidos además en sus últimos no en la avanzada cima de Iberia, él lo hace mirando al
días de vida, horas antes de emprender el fatal viaje en bar- pasado, a los períodos clásico y romántico de España, que
co que jamás llegó a regresarle a casa. focaliza en lo madrileño. Goyescas, colección maestra, no
Los que le escucharon son unánimes en subrayar su mira, como Iberia, al futuro, sino a un pasado teñido de
habilidad para obtener registros y sonoridades muy diver- nostalgia y melancolía, al mundo de la tonadilla y a su
sas, y en el hábil uso que para ello hacía del pedal. Su ami- admiración por Goya y todo lo goyesco.
go, admirador y protector, el pianista y director estadouni- También sus maneras pianísticas apuntaban a la tradi-
dense Ernest Schelling (1876-1939) abunda en este rasgo ción romántica. Acorde con su personalidad, esquivó la
distintivo. “Le escuché tocar muchas veces”, escribe Sche- mirada al impresionismo inminente y a las nuevas corrien-
lling, “e intenté reproducir los efectos que él lograba. Tras tes para ensimismarse en su universo decimonónico. Más
múltiples intentos fallidos, descubrí que sus fascinantes allá de su vocación analítica, en el arte pianístico de Grana-
resultados en el teclado respondían siempre al acertado y dos se imponían un preciosísimo y unas exquisiteces que
estudiado uso del pedal”. “La propia melodía, que está en la cohabitaban en perfecta y consecuente sintonía con las suti-
parte media del teclado”, prosigue Schelling ciñéndose aho- lezas y refinamientos que le pedían su sensibilidad y fino
ra a la interpretación que hacía del segundo número de talento. Esta sinceridad y armonía asoman con fuerza en su
Goyescas —Coloquio en la reja—, “quedaba potenciada por pianismo franco, directo, espontáneo e intuitivo. Detrás del
unas armonías exquisitas y matices de otras voces. Estas análisis y el método, Granados se abandonaba sin red a la
partes adicionales no tenían más importancia musical que verdad y al desparpajo de su talento exultante. De ahí que
hacer vibrar ciertas cuerdas que posibilitaban los colores en las grabaciones que se conservan se perciban unas liber-
sonoros que Granados perseguía para matizar la melodía”. tades interpretativas y licencias que serían absolutamente
Escuchar su resplandeciente improvisación sobre El inaceptables en cualquier examen de conservatorio o pre-
Pelele, registrada en 1912, es sentir ese talento desbordante mio de interpretación. Algo sorprendente y paradójico en
que siempre marcó su pianismo y su escritura. También su un intérprete, en un músico, en un artista que hizo bandera
grabación de El Pelele, registrada en Nueva York en 1916, de la enseñanza y del magisterio.
delata a un pianista generoso y virtuoso, que utiliza sus
poderosos medios para entregarse y abandonarse al recreo Compositor para el piano
de la música. Por otra parte, en su versión del bien conoci-
do cuarto número de Goyescas —Quejas o la maja y el rui- La obra para piano de Granados es extensa, y se expan-
señor— asoma un artista de extremado refinamiento y fasci- de desde las piececillas que escribe en sus años mozos,
nante sutileza sonora. La fantasía y el poder comunicativo cuando aún era estudiante, a la cumbre de Goyescas, la sui-
atrapan y conmueven. Todo evoluciona en un calmo y úni- te que culmina en 1911 pero que comenzó a imaginar ya en
co aliento melódico, sólo interrumpido por los onomatopé- 1898, cuando quedó fascinado al descubrir en Madrid las
yicos y volátiles trinos que tan fielmente imitan el canto del pinturas de Goya que atesora el Museo del Prado. “En
ruiseñor. Goyescas”, escribe, “he encontrado toda mi personalidad;
Granados percibe y aprehende con lucidez y fina sensi- me enamoré de la psicología de Goya y de su paleta”.
bilidad el pujante pianismo romántico, que él trufa de una Un abismo medía entre sus primeras obras para teclado
vena nacionalista que, sin embargo, nunca es pintoresquista —marchas militares, cancioncillas, danzas, pequeños valses,

78
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 79

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

NARCISO YEPES
THE COMPLETE
CONCERTO RECORDINGS

Enric Granados y Ernest Schelling en 1916. La leyenda de la guitarra española Narciso Yepes,
mazurcas, estudios, sardanas, impromptus o los primerizos
que fue conocido por sus asombrosas habilida-
Cuentos de la juventud, que abren su catálogo “oficial”— des técnicas y su buen juicio artístico, grabó ex-
hasta los seis números que integran Goyescas. En medio, un
valioso ramillete de obras, en el que destacan, como se ha
clusivamente para DG durante más de 20 años.
señalado, obras de tantos méritos como el centelleante El Esta colección reúne todas sus grabaciones en
Pelele, el brillante Allegro de concierto, algunas de las doce
Danzas españolas, los Valses poéticos, las Escenas románti-
concierto para el sello amarillo, grabadas entre
cas, las dos series de Escenas poéticas, (la primera de las 1969 y 1979.
cuáles integra Eva y Walter, un sutil homenaje al admirado
Wagner de Los maestros cantores), o, en fin, el refinamiento El repertorio incluye los conciertos para laúd de
y la ligereza del schumanniano ciclo Cartas de amor, tam-
bién denominado Valses íntimos, opus 44. Vivaldi, adaptados a guitarra, además de obras es-
Como Schumann, Grieg, Liszt y el primer Albéniz, Gra- critas para Yepes y para otros grandes guitarristas
nados opta con frecuencia por la pequeña forma, por pie-
zas miniaturescas que se antojan como improvisaciones fru- del siglo XX.
to de la inspiración de un momento, sin apenas desarrollo y
enrocadas en su fácil belleza melódica y en un sugestivo
envoltorio armónico. Es el caso de obras y obritas como A
la cubana, opus 36, la muy breve serenata Amparo, la Bar-
carola, opus 45, Rapsodia aragonesa, los tres números de
Libro de horas, la original Danza lenta o las más enjundio-
sas y folclóricas Seis piezas sobre cantos populares españo- deutschegrammophon.com universalmusic.es
les, compuestas en 1895 y que tanto tocó, grabó y difundió
Alicia de Larrocha.
Pero donde el pianismo de Granados alcanza el cénit de
su inspiración es en Goyescas, obra máxima del pianismo
español junto a la magistral Iberia de Albéniz y a la abrasa-
dora Fantasía baetica de Falla. Seis páginas magistrales,
oscuras, dolidas, melancólicas… También evocadoras y
luminosas. Cargadas de misterio y sugerencia. De contrastes
y aristas. Sensibles y elegantes. Cúmulo de inspiración, refi-
namiento expresivo, raigambre popular y sabiduría pianísti-
ca. Cuyos giros melódicos aparecen, como escribió Manuel
de Falla, “impregnados unas veces de ingenua melancolía y
otras de alegre espontaneidad, pero distinguidos y sobre

79
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 80

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

todo evocadores, como si expresa-


ran visiones interiores del artista”.
Si Albéniz en Iberia anuncia el
futuro y Falla en la Fantasía baeti-
ca reafirma un neonacionalismo
vanguardista que va incluso más
de allá de su propio “folclore ima-
ginario”, Granados en Goyescas se
ensimisma en su propio universo,
tan deudor del pasado como atem-
poral por su calidad y belleza. Sui-
te maestra que, como las pinturas
de Goya o cualquier verdadera
obra de arte, escapa a épocas,
modas y corrientes. Cien años des-
pués de su muerte, es difícil imagi-
nar el camino que hubiera seguido
su escritura pianística de no haber
perecido en el fatídico naufragio
en el Canal de la Mancha. No es
fácil suponerlo retraído como Sibe-
lius, pero sí reafirmando —como
Strauss tras las incursiones expre-
sionistas de Salome y Elektra—
mundos pretéritos.
Alicia de Larrocha, Conchita Badia y Oriol Martorell en una grabación de Granados.
Los intérpretes de Granados

Al hablar de los intérpretes al piano de Granados hay Goyescas y El Pelele (1963), Escenas románticas (1963),
que comenzar por él mismo. Ya se ha mencionado su técni- Doce danzas españolas (1964), Allegro de concierto (1967),
ca y su temperamento, libre y vehemente; su manera de Valses poéticos (1967) y Danza lenta (1967) y Seis piezas
tocar tan arraigada en los virtuosos románticos y en la tradi- sobre cantos populares españoles (1967). Todo pura referen-
ción decimonónica. Tuvo, además, la fortuna de contar en cia. Versiones que marcaron el estilo y la manera de tocar y
su propio tiempo con otros intérpretes de campanillas que recrear la música de Granados. Luego, en los años setenta y
contribuyeron ya entonces a difundir su obra. Sus amigos ochenta, volvió a grabarlo todo, con mejor sonido, con
los grandes pianistas Ricard Viñes y —sobre todo— Joa- medios tecnológicos más sofisticados, pero igual de maravi-
quim Malats programaron con razonable insistencia su llosamente bien. La perfección es inalcanzable.
música. Como también el pianista y director de orquesta El pianista y compositor húngaro afincado en Ciudad
estadounidense Ernest Schelling, que fue su verdadero ada- del Cabo Thomas Rajna (1928) tuvo en 1976 el coraje y el
lid e introductor en Estados Unidos. Artífices también tem- valor de grabar —y bien— un sinnúmero de obras para pia-
pranos de la música de Granados fueron Arturo Rubinstein no de Granados. La proeza está actualmente recogida en un
—quien tocó frecuentemente Quejas o la maja y el ruiseñor, álbum de seis cedés editado a precio de saldo por Brilliant,
que él envolvía en un aliento de enorme intensidad, y llevó y conlleva la virtud añadida de haberse realizado en un
al disco por primera vez en 1949—, José Iturbi, Frank Mars- momento en el que de la música de Granados apenas se
hall o incluso el gran Arturo Benedetti Michelangeli, que en conocían las Goyescas, El Pelele, el Allegro de concierto y
1943 dejó constancia discográfica de su particular versión algunas Danzas españolas. Muchos melómanos conocieron
de la popular Quinta danza española, “Andaluza”. entonces, a través de estas grabaciones editadas en su día
Pero la reina absoluta del universo pianístico de Grana- en disco de vinilo por el sello estadounidense VOX, otro
dos tanto en los estudios de grabación como en las salas de Granados, el de las obras “menores” como En el jardín,
concierto es —¡quién lo puede dudar!— Alicia de Larrocha. Canción de Margarita, Elisenda, Carezza-vals... También
Enrique Granados y Alicia de Larrocha constituyen modelo elegante y refinado, pero al mismo tiempo anclado en un
de identificación entre compositor e intérprete. Rara vez se romanticismo salonnier un tanto fuera de su tiempo. Rajna
produce un vínculo tan estrecho y natural entre partitura y pone sus vigorosos medios mecánicos y la mejor imagina-
concertista. Heredera y depositaria de la escuela pianística ción expresiva a disposición de lecturas que destilan fideli-
forjada por Granados, su arte interpretativo se forjó en la dad y cercanía. Desde su pianismo virtuoso formado en las
Academia Marshall, donde comenzó a estudiar piano en mejores tradiciones, Rajna aborda y se involucra con deci-
1926, con sólo tres años. En 1959, tras la muerte de Frank sión y solvencia en el mundo diverso de esta ambiciosa casi
Marshall, se convirtió en directora de la Academia, y, por integral que abarca obras tan distantes como la genialidad
tanto, sucesora de su maestro. Ella es, ha sido y siempre sin quiebra de Goyescas o las pequeñas paginillas que Gra-
será la intérprete de Granados. Su pianismo brillante, abier- nados escribía para alumnas y audiciones domésticas. La
to, expansivo, libre, de fuertes y bien definidos acentos, fidelidad a la letra no impide que las versiones de Rajna se
vehemente y rebosante de colores y registros, perfecto y de distingan por su exquisita flexibilidad, libertad, cuidada
timbres inagotables, es la culminación del sueño pianístico expresividad y una variedad de recursos técnicos y expresi-
de Granados. vos que otorgan estimulante pluralidad al conjunto, que
En la inmensa y variadísima discografía de Alicia de adolece, sin embargo, de cierta monotonía en la toma de
Larrocha, Granados siempre ha ocupado lugar preferente, sonido.
privilegiado. Ya en los años sesenta del siglo pasado, cuan- Eminente intérprete de Granados es Joaquín Achúcarro,
do su carrera comenzaba a despuntar internacionalmente, que en 1980 grabó para RCA la única versión de Goyescas
grabó para la entonces Hispavox el grueso de su repertorio: que puede tutear las cimas de Larrocha. Las Goyescas del

80
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 81

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

artista bilbaíno elevan el vuelo y hechizan por su belleza,


por el “aire” que las envuelve, por sus acentos populares y
al mismo tiempo intensamente elegantes. Por una sensuali-
dad y un fervor que nunca son gratuitos ni excesivos. Impo-
sible es imaginar una versión más fascinante y cautivadora.
El prodigio se completa con un referencial Pelele que es
pura fiesta y jolgorio. ¡Qué maravilla!
Devoto y gran intérprete de la música española siempre
fue Aldo Ciccolini, quien en 1967 grabó en París, para la
EMI, su particular versión de Goyescas, de tiempos relajados
y vocación intimista y melodiosa, con momentos tan excel-
sos como los que genera en Coloquio en la reja, Quejas o la
maja y el ruiseñor o la balada El amor y la muerte. Unos
años antes, en 1956, el aragonés Eduardo del Pueyo registró
para Philips sus particulares visiones de Goyescas y de las
Doce danzas españolas. Versiones alejadas de la inclinación
lírica de Ciccolini, pero cargadas de sustancia y entidad.
Imposible no destacar en estas líneas el Granados henchido
de imaginación y fantasía de Rosa Sabater, la otra “gran”
alumna de la Academia Marshall, de la que se conserva una
grabación de Goyescas procedente de un recital ofrecido el
14 de enero de 1974, recuperada felizmente por el sello
RTVE, en un álbum que contiene, además, El Pelele, un par
de Danzas españolas (la Séptima y la Novena) y otro par de
fragmentos de Escenas románticas y de Seis piezas sobre
cantos populares españoles. YUNDI
También entre los mejores servidores de Goyescas hay
que mencionar a Albert Guinovart (1998), Martin Jones
(1999), Luis Fernando Pérez (2011) y al cubano Jorge Luis
Prats, quien en 2011 dejó una referencia discográfica indis-
CHOPIN: BALLADES
cutible, pletórica de pasión, color, virtuosismo y ensueño,
incomprensiblemente ayuna del Epílogo final pero redonde-
ada con la recreación de El Pelele más esplendorosa, festiva
y suntuosa que quepa imaginar. Menos mejores y en nivel
ya más terrenal hay que emplazar las Goyescas dignas de
Adorado por millones de fans por su forma de
generoso aplauso de José María Pinzolas (1987), Hisako tocar Chopin, Yundi nos presenta en esta ocasión
Hiseki (1998), Douglas Riva (1999), Marisa Blanes (2004),
Daniel del Pino (2009), Ayako Fujiki (2010) y la muy recien-
un álbum de baladas. Entre las mejores composi-
te de Marisa Montiel (2015). ciones de Chopin se encuentran sus cuatro baladas.
No pueden cerrarse estas líneas sin destacar la tempra-
na, preciosista y vital grabación de Javier Perianes de los
Otras de las piezas que se incluyen son la exquisita
Valses poéticos (1999), y sin reclamar la urgente recupera- Berceuse Op.57, la preciosa e hipnótica nana, y las
ción en cedé de la perdida pero gloriosa grabación que rea-
lizó Esteban Sánchez de El Pelele en los primeros años
cuatro mazurkas op.17, un conjunto de bailes fol-
setenta, en Copenhague, publicada en su día en un viejo clóricos polacos. Esta es la primera vez que Yundi
disco de vinilo con el Segundo concierto para piano de
Rachmaninov enaltecido por el irrepetible pianista extreme-
graba estas obras.
ño junto a la Sinfónica de la Radio de Dinamarca dirigida
por Piero Gamba.

Justo Romero

1
Granados sostenía que “en la utilización de los pedales se deutschegrammophon.com universalmusic.es
esconde el mayor secreto del arte del piano”.
2
Paquita Madriguera Rodón (Igualada, Barcelona, 1900 - Mon-
tevideo, 1965) es un personaje fascinante. Niña prodigio, pia-
nista y compositora, inició los estudios de piano con su
madre y ya a los cinco años ofreció su primer recital. Luego,
con siete, ingresó en la Academia, donde estudió con Mars-
hall y más tarde con Granados. A los once se presentó en el
Palau de la Música de Barcelona y en el Ateneo de Madrid
interpretando obras propias. A los 13 tocó en el Albert Hall
de Londres y poco más tarde triunfó como concertista en
Estados Unidos y Sudamérica. En 1935 se casó con Andrés
Segovia, del que se divorció en 1946.
3
El cambio de nombre y de titularidad respondió a razones de
índole legal y a conflictos hereditarios surgidos en el seno de
la familia Granados.

81
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 82

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

LA VOZ DE GOYA

E
s sabido que el mundo en el que Granados se desen- positor de cualquier época no ha sentido esa llamada?— y,
volvía con mayor soltura era el del piano. Puede aun con sus limitaciones, supo vestir con propiedad ese
decirse incluso que buena parte de sus composicio- dramón; que le costó no poco trabajo: “Miel de La Alcarria
nes para otras fuentes sonoras tenían como punto de está ya casi parida. Ya no me duele”, confesó a Malats. El
arranque, como base, el teclado. Sus concepciones, sus estreno de esta música incidental se produjo en fecha y
planteamientos, sus resoluciones tenían ahí su origen. Por lugar no determinados, probablemente, calcula Riva, en
lo que en muchas de sus obras no había una perfecta 1894 o 1895.
correspondencia entre el pensamiento musical y el medio Granados no escarmienta y se mete enseguida en otro
para el que escribía, lo que producía evidentes faltas de dramón de tomo y lomo, María del Carmen, basado tam-
concordancia. Particularmente en el ámbito dramático; con bién en un texto de Feliu y Codina, el de un drama estrena-
independencia de que su pluma fuera ágil, inspirada, capaz do en el Español de Madrid el 14 de febrero de 1896, con el
de mantener una línea cantabile; o de que supiera casar protagonismo de los actores María Guerrero y Fernando
una melodía o un recitativo con la línea vocal; o aplicar con Díaz de Mendoza. Estamos ya ante una ópera con todas las
fortuna un lenguaje lírico o un matiz descriptivo en el curso consecuencias. Tres actos conectados con la imperante
de una acción teatral. estética verista que desarrollan la violenta pugna de dos
Está claro que el timbre vocal con el que más se identi- hombres por una mujer sobre el escenario de una localidad
ficaba el compositor era el de soprano. Clara, argéntea, de la Huerta murciana, años más tarde (1928) lugar de ubi-
maleable, comunicativa, femenina, emotiva para recrear cación de la famosa zarzuela de Alonso La parranda. Hay
secretas pulsiones y para dar el mejor sentido y acentuación gritos, imprecaciones, amenazas, duelos. El aplicado com-
a las frases más sutiles o a las expresiones más desgarradas. positor se dedicó a pasear en mula por rincones típicos de
Aunque algunas de sus canciones puedan plantear, tanto la región recogiendo cantos populares, modismos, acentos.
por su línea, su tesitura o su contenido, voces más genero- Y a fe que sabe utilizar todo ello. Víctor Sánchez ha
sas, oscuras o consistentes. Sopranos ligeras o lírico-ligeras detectado en la partitura, entre otros fragmentos folclóricos,
como María Barrientos, Mercedes Capsir o Conchita Badía, un coro de auroros, la canción El paño —ahí estará Falla
está última alumna suya y ajena al mundo de la ópera, eran más tarde—, una parranda, un bolero y una copla popular
las preferidas del músico. Todas ellas cantantes sensitivas, que se convierte en eje central. La música, bien hecha y
sensibles, elegantes, como Conchita Supervía, mezzo, que delineada, no acaba de poseer una entraña dramática con-
incorporaba además un atractivo punto de desgarro racial. vincente y suena a veces un tanto impostada. Tras el estre-
Entre las posteriores, sin duda Victoria de Los Ángeles, Pilar no, en el Teatro Parish de Madrid el 11 de noviembre de
Lorengar, sopranos, o Teresa Berganza, mezzo también; tres 1898, con el creador en el foso, la crítica no se mostró muy
instrumentos más corpóreos. favorable. El carácter modernista, de cierto aroma wagneria-
El caso es que, desde muy pronto, Granados sintió la no —la misma estética que, salvando distancias, serviría a
llamada de la voz humana y vio con claridad, sobre todo, la D’Albert en 1903 para su Tiefland sobre la obra de Guime-
manera de expresar con ella pulsiones dramáticas y de lle- rá—, pese a los retazos de índole popular, no entusiasmó
varlas a un escenario; antes de que vertiera su inspiración precisamente a la crítica. Esto decía, en el Boletín Musical
en el pequeño estuche de la canción. Formación no le falta- de Valencia, Pedro Trujillo: “La música, respetando lo intro-
ba, tras su estudio apasionado del piano bajo la guía, ya en ducido por los grandes contrapuntistas, no es nada sin la
sus años mozos, de Juan Bautista Pujol, a partir de cuyo melodía. La quiromancia, la cabalística es para los supremos
método se formaron otros futuros grandes compositores, sacerdotes del templo de la armonía, no para el uso de la
como Albéniz, Vidiela o Malats. Mamó a los románticos, sin- muchedumbre que va a entender y no a estudiar”.
gularmente a Schumann, y ganó el concurso de la Acade- Y eso que no puede decirse, y hoy con otros oídos lo
mia para jóvenes pianistas. Desde entonces estuvo muy tenemos más claro, que en María del Carmen no haya
ligado a Pedrell, de quien recibió notable influencia; en melodía. La hay, aunque entreverada en un lenguaje eclécti-
todos los órdenes y repertorios. Luego vinieron sus etapas co y no siempre del todo bien construido; aparte, claro, el
como pianista de cafetín, su estancia en París (con fiebre uso que se da a la temática folclórica. Años después, y con
tifoidea incorporada), sus contactos con los grandes france- la perspectiva que proporciona el tiempo, las opiniones
ses… y su lenta pero segura ascensión cada vez más dueño tomaron otro sesgo. Fernández-Cid, por ejemplo, destacaba
de sus medios y cada vez más inspirado. el Andantino no muy lento que abre la composición, con
sus interesantes juegos instrumentales, y alababa la excelen-
Nacionalismo te caligrafía de los tres preludios, especialmente el tan lúgu-
bre del tercer acto. Es de buena factura el dúo entre la pro-
Las primeras obras líricas aparecen muy pronto, en el tagonista y su novio Pencho y de tenso planteamiento el
período que el especialista en la obra del compositor Dou- dúo entre éste y Javier, el otro y moribundo pretendiente. El
glas Riva denomina de Música de salón-nacionalista. Miel talento contrapuntístico brilla en el conjunto final. De gran
de La Alcarria, un melodrama rural en tres actos, abre el aparato y buena definición constructiva la procesión popu-
fuego. Escrito sobre un texto de José Feliu y Codina, uno de lar que culmina el acto inicial. Para Joaquín Malats, esta
los más asiduos colaboradores en el futuro, incorpora bre- composición era no sólo la mejor partitura dramática de
ves fragmentos ad hoc con destino a la ilustración de la tra- Granados y “una de las más sazonadas del repertorio espa-
ma y lo hace con color y sentido dramático, aunque la ñol, sino un logro digno de parangonarse con Lakmé de
anécdota y el ambiente no casaran en principio con el estilo Delibes y hasta con Carmen de Bizet”. Siempre se exagera,
y preferencias del músico. Pero el teatro atraía —¿qué com- podríamos decir.

82
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 83

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS
Centre de Documentació de l'Orfeó Català

Enrique Granados en Barcelona, 1913.

Modernismo consigna el año 1899. Al final, durante la ensoñada evoca-


ción de Laura por el poeta, suenan cánticos entonados por
Avanzamos para hablar del Periodo romántico-moder- núbiles muchachas, y aparece Bocaccio.
nista (1899-1910). En esta etapa tiene lugar, según Sánchez, De ese mundo onírico Granados da el salto a la zarzuela
el principal impulso de Granados hacia el teatro lírico, con y compone, sobre texto en catalán de Mestres, Picarol, obra
temas más ligados a su tradición. Establece una fructífera en un acto, que vio la luz en el Teatro Lírico Catalán el 23
relación con el poeta Apel.les Mestres, pero antes pone en de febrero de 1901, con gran éxito. La acción, en un castillo
solfa un libreto en catalán del poeta Adrià Gual, que Albé- feudal en el siglo XV. Picarol es un bufón enamorado de la
niz no había podido realizar: Blancaflor. La partitura de joven y casadera Regina que, como era de esperar, pese a
esta música incidental se encuentra en paradero desconoci- los encendidos cantos que él la dedica, se irá, como corres-
do. Parece que en ella se daban la mano el nacionalismo ponde, con su prometido. Picarol dedica un triste adiós a la
catalán y el simbolismo centroeuropeo, corriente que tam- dama, una página nostálgica y limpia del mejor Granados.
bién aprovecharían otros autores, el citado autor de Iberia En la estructura de la obrita, en la que intervienen solamen-
sin ir más lejos. El estreno se produjo en el Lírico de Barce- te un barítono, una soprano y un pequeño coro, se alternan
lona el 30 de enero de 1899 con escaso éxito. Tan poco que partes habladas y cantadas, montadas sobre una orquesta
el libretista, y así lo recoge Fernández-Cid, escribe de su transparente y ligera. Riva destaca el aria inicial del bufón,
propia mano, en carta dirigida a José Carner, editor del Jo soch un boig sense pena ni goig, de indudable vis cómica.
volumen, lo siguiente: “No quiero concluir sin hacer constar Picarol se repuso con éxito en 1906 hasta alcanzar las trein-
el agradecimiento que guardo hacia Enrique Granados, que ta representaciones.
por culpa mía hubo de correr, aquella noche, pareja suerte De muy distinto talante es Follet, asimismo con palabras
a la del que os escribe”. El asunto de la obra es simplón: de Mestres. De nuevo es protagonista el amor, idealizado
marido que se disfraza para comprobar la fidelidad de su en este caso. Ópera de mayor magnitud, en tres actos, basa-
esposa. da en un cuento popular bretón. La mano ya bastante segu-
Más ambiciosa es Petrarca, que emplea ya texto de ra del compositor ampliaba el enfoque sinfónico-vocal de
Mestres y que, según parece, nunca se ha representado. Petrarca y otorgaba mayor densidad a las texturas, con evi-
Asimismo es aquí el amor el nervio central del argumento, dente influencia wagneriana. Destaca en la partitura pode-
que trata del profesado por el anciano poeta italiano hacia rosamente el largo dúo de amor, de claras resonancias tris-
la joven Laura. El Liceo la rechazó porque era muy corta. tanescas según los que conocen la partitura, estrenada pri-
Aunque el planteamiento musical fuera interesante, con un vadamente en el Liceo el 4 de abril de 1903 con el composi-
omnipresente recitativo continuo influido por la marea lírica tor en el foso. No hay noticias de que se haya vuelto a
wagneriana. Acción estática, de nula entraña dramática. representar. Algunos comentaristas señalan que es una de
Poema lírico, figura impreso en el manuscrito, en el que se las obras líricas del autor que mejor recogen su sensibilidad

83
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 84

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

artística. Desde luego, el libreto es muy bello y sutil, tam- niños, La cieguecita de Betania o El portalito de Belén, en
bién triste, y proporcionó a la pluma del músico instantes dos escenas, sobre un libreto de Gabriel Miró. El manuscri-
en los que dejar volar su inspiración. La que siempre ofrece to, sin fechar, es probablemente de 1914. Tuvo su primera
una historia de amor imposible. “Follet” —decía Mestres— representación en privado, ante las familias del compositor
“es el poema de natura, el bardo errante que vive para un y del libretista, en una casa de las afueras de Barcelona.
amor: todo, fuera de Nadala, es indiferente para él. Pero la Conchita Badía, Frank Marshall y Pau Casals estaban en el
doncella se promete…”. reparto junto a los hijos de Granados y Miró.
El 6 de octubre de 1906 Granados terminó de escribir Hemos de centrarnos ya en la obra lírica más famosa e
Gaçiel, que se representó nada menos que treinta veces importante de Granados; quizá no la mejor desde un punto
desde su estreno el 27 del mismo mes. Mestres se inspiró de vista constructivo, dramático. Ese título puede que haya
aquí en el Fausto de Goethe. Se trata de un drama lírico en que asignárselo a María del Carmen, pese a sus carencias, a
el que se contienen extensas partes dialogadas. Aquí el dia- sus tópicos y a su verismo un tato impostado. Pero, claro, el
blo es una mujer que concede sus deseos a un pobre poeta. refinamiento instrumental, el valor armónico, el trabajo con-
También, y lo resalta Sánchez, hay aquí un potente dúo de trapuntístico de Goyescas son de un alto nivel musical.
amor, que viene a ser una parodia del ya citado de Tristán e Ya sabemos que el germen de la composición para pia-
Isolda de Wagner. En su tiempo se alabó la excelencia de no era España, en el sentido abstracto e ideación de deter-
esta partitura. minados elementos del carácter y la vida del país. “Me ena-
No es una ópera tampoco en sentido estricto Liliana, moré de la psicología de Goya; de su paleta”, decía el com-
sino un poema escénico, con el que se remata la colabora- positor. “De él y de la duquesa de Alba, de su maja señora,
ción entre el compositor y Apel.les Mestres. Aquí se culmi- de sus modelos, de sus pendencias, amores y requiebros...”
na la relación de Granados con el movimiento modernista. No hay que olvidar que Granados era un buen dibujante y
Riva dice sin ambages que se trata de una obra maestra, que utilizaba con soltura los pinceles. Para ilustrar musical-
coetánea de la versión pianística de Goyescas. El argumento mente las pinturas goyescas hizo uso, por supuesto, de su
cuenta la historia de amor entre un hada acuática, Liliana, y sensibilidad artística en general y del conocimiento que
un silfo, llamado Flor de Lis. Es aquélla la única que canta tenía del mundo dieciochesco reflejado por el pintor de
en una partitura que sólo consta de seis números. Se exhibe Fuendetodos y, en especial, de su habilidad para la utiliza-
en dos bellas arias, la radiante Salut, oh sol y la descriptiva ción estilizada de la tonadilla, tan propia de la época retra-
Filla del aigua. Se desataca el exultante final, Vina a la Pla- tada. Musicalmente, partiendo de una completa técnica pia-
na, en el que participan
flores, insectos y todo

Biblioteca de Catalunya
bicho viviente. El estreno,
que tuvo lugar en el Pala-
cio de Bellas Artes de
Barcelona el 9 de junio
de 1911 y fue dirigido por
Jaime Pahissa —también
compositor y futuro bió-
grafo de Falla—, fue bien
recibido, aunque la pren-
sa se quejó de lo poco
dramático del asunto.
Pero en el Diario de Bar-
celona se elogió “la dul-
zura y elegancia de las
melodías, la distinción de
las armonizaciones y lo
pintoresco de la orquesta-
ción”.

El asunto Goyescas

Entramos en un nue-
vo periodo de la existen-
cia de Granados, centra-
do en su Goyescas ope-
rística y cerrado con la
trágica muerte en el Canal
de la Mancha. Es el que se extiende entre los años 1911 y nística heredada del romanticismo, encontramos en las pie-
1916. En 1913 quiso retomar un sainete lírico, Ovillejos o La zas constitutivas de Goyescas todo el sabor del Madrid die-
gallina ciega, que había quedado incompleto tras la muerte ciochesco y todos los ecos que lo popular reflejaba en las
del libretista Feliu y Codina en 1897. Pero la obra no pros- sonatas de Domenico Scarlatti, cuyo mundo ligero, refinado
peró. De todos modos, lo escrito tendrá mucha importancia y castizo al tiempo, lleno de estilizado barroquismo, encon-
al ser la primera obra del músico inspirada en las pinturas tramos en buena medida sugerido en la composición del
de Goya. Lo que resta de la partitura parece estar completa- músico ilerdense.
mente orquestado. Riva apunta a que su brillantez es equi- Pero lo que nos interesa en este artículo, puesto que la
valente a la de la primera escena de Goyescas. De hecho la parcela pianística es tratada en el vecino trabajo de Justo
escena titulada La calesa está extraída de esa obra nonata. Romero, es, evidentemente, la transposición de ese magno
Hay que mencionar, antes de que entremos en el terre- fruto para el teclado al ámbito del teatro. Los cuadros de
no de esa última composición operística, una ópera para Goyescas dejaban, según Antonio Iglesias, amplia libertad a

84
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 85

Arxiu Nacional de Catalunya


D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

serlo La calesa, proveniente, según se ha dicho, de Ovi-


llejos o La gallina ciega. El comienzo de Goyescas, con el
coro ya protagonista, no tiene nada que ver con la suite
de piano, pero está impulsado por el estratégico ritmo
del fandango. Es el tema de El pelele el que suena a con-
tinuación en una secuencia que Falla calificaba de “lumi-
nosamente rítmica”.
La segunda escena se sirve como se ha dicho de
material de Ovillejos. La tercera, con la entrada de Rosa-
rio, deja oír Los requiebros —que, como se sabe, utiliza
temas de la tonadilla original Tirana del trípili, también
constitutiva de parte de la obra de Blas de la Serna Las
currutacas modestas— y recupera el tema de El pelele en
medio del jolgorio del pueblo. Para Marius Bernadò y
para la mayoría de los autores el punto central es la pri-
mera escena del tercer cuadro, La maja y el ruiseñor,
organizada en torno a una melodía de carácter popular.
Elevación lírica de rara intensidad que da lugar a un éxta-
sis vocal de altos vuelos. Viene luego Coloquio en la reja
y, al final, la dramática El amor y la muerte.
Desde luego, la partitura posee en ocasiones una
incandescencia cierta y un arrebato lírico de primer orden
al tiempo que atesora un manejo de los aires populares, a
veces en jugosos y difíciles contrapuntos, amén de un bri-
llo tímbrico excepcional. La parte de Rosario es sin duda
la más extensa y agradecida, ya que es el personaje que
tiene un mínimo de entidad dramática y mayores ocasio-
nes de lucimiento. Está bien manejada la transición de la
colorista imagen del pueblo, vivaz y luminosa, a las esce-
nas en las que la muerte planea sobre el ambiente. Frases
legato, intensas, el aria de la dama, el dúo en el jardín, la
escena postrera, donde se dan cita algunos de los temas
precedentes.
Granados supo integrar a la voz, sobre todo la de
Rosario, en el complejo discurso, a la manera wagneriana,
en un todo indivisible y compacto, lejos por tanto del típi-
co esquema que supone que la línea de canto vaya por
encima del acompañamiento. Un acierto emplear en la
ópera la flauta en la escena de La maja y el ruiseñor. La
adaptación de Coloquio en la reja a un dueto amoroso es
Enrique Granados y Pau Casals. Foto: Antoni Esplugas
sorprendentemente eficaz. Riva apunta que la sección
la fantasía, poseían una indiscutible e innata elegancia, dibu- menos conseguida es la final, El amor y la muerte. La pieza
jaban unos tipos e insistían en una rítmica muy acusada. La pianística no acaba de fundirse de manera convincente a las
idea de trasladar la partitura a la escena fue del pianista y necesidades del drama. Por otro lado los diálogos entre los
director de orquesta norteamericano Ernest Schelling. En personajes, durante las escenas populares, resultan más bien
colaboración con Fernando Periquet, Granados creó un plan forzados. Tenemos antes nosotros, en todo caso, cuadros
escénico y escribió la música, a la que hubo de aplicarse a vivos, animados, en la primera parte, de dudosa organicidad
posteriori el libreto. Algo que determinó un evidente dese- dramática, y solos y conversaciones nocturnales, evocadores
quilibrio dramático y que acabó por lastrar la obra, tan inspi- y densos, no exentos de prolijidad, en la segunda.
rada en los aspectos meramente musicales; como no podía “Nervio y poesía, brillantez y encanto misterioso”, sancio-
ser de otra forma teniendo el origen que tenía. La historia de naba un entusiasta Fernández-Cid, que recordaba cómo algu-
celos, amores y muertes, la confrontación entre lo popular y nos comentaristas habían ensalzado la “riqueza del color y el
lo aristocrático no termina de funcionar. movimiento, la habilidad en la escritura polifónica, el vigor
El estreno tuvo lugar en el Metropolitan de Nueva York de las formas musicales, la sonoridad llena sin estridencias, la
el 28 de enero de 1916 con lisonjero éxito, bien que no se distinción armónica…” Aspectos que, aun desde una óptica
llegaran a ofrecer más que cinco representaciones. Una de menos entusiasta, cabe aceptar. Lo que no garantiza, claro, la
las páginas más aplaudidas de aquella noche fue el Inter- unidad, el equilibrio, la validez cerrada de la narración dra-
medio, ajeno a la suite pianística, escrito muy poco antes mático-musical. Limitaciones que más de uno se encargó de
del estreno, que no satisfacía en absoluto al músico. Su resaltar. Por ejemplo, el mismo gerente del Met, Gatti- Cassa-
bella y envolvente melodía, su nocturnal y cálida atmósfera, za, que opinaba que “más que una ópera Goyescas resulta un
encandilaron, sin embargo, al respetable. Fue lo último que poema sinfónico con partes de canto adaptado a un libreto
sobre papel pautado redactó Granados antes de su lamenta- pobre”. Y criticaba el que Granados hubiera considerado que
ble desaparición. con esta obra había hecho algo superior a Carmen de Bizet.
Como es lógico, la ópera respira pianismo por sus cua- “Era un presumido”, sentenciaba.
tro costados. De las seis piezas de la suite, cinco aparecen Lucrecia Bori, soprano española afincada en Nueva
en ella. Únicamente falta Epílogo que, por su atmósfera más York, era la que iba a incorporar la parte de Rosario —tra-
bien fantasmagórica, no casaba con la recreación colorista. sunto tácito de la Duquesa de Alba, lo mismo que Fernando
En cambio sí emplea El pelele, obra adyacente y calificada es el equivalente del propio Goya— pero una indisposición
desde el principio de obra goyesca. Como al final resultó le impidió estar en el estreno. El papel lo asumió la nortea-

85
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 86

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

mericana Anna Fitziu. Pepa fue la italiana Flora Perini. Fer- muy hispano. La maja de Goya abre un universo dramático
nando, Giovanni Martinelli y Paquiro —que podía casar con con ese recitado de la voz, que nos pone en ambiente y
el torero Martincho, representado por Goya— por el baríto- nos traslada de una emoción a otra. El mirar de la maja es
no también transalpino Giuseppe de Luca. Un magnífico lírica y melodramática y aparece propulsada por un diná-
reparto que cantó a las órdenes de Gaetano Bavagnoli. Sus mico juego de arpegios. El tralalá y el punteado, a modo
timbres eran los convenientes para los cuatro personajes: de ronda popular, pone la nota chispeante con su falseta
una lírica robusta, una mezzo consistente, un tenor lírico- guitarrística, mientras que los tres Majos, el tímido, el dis-
spinto y un barítono lírico que se manejaba bien en el cen- creto y el olvidado portan una evidente carga psicológica y
tro. No había grandes dificultades para ninguno, excepto se mueven en un terreno más tranquilo. Granados consi-
para la primera. Antonio Rovescalli fue el escenógrafo. Lás- gue un alto grado de estilización. La segunda, una de las
tima que no pudiera participar también La Argentina. El preferidas de las cantantes, maneja un hábil juego modula-
empresario prefirió a Rosina Galli, bailarina de la casa, que torio. La tercera destaca por su audaces intervalos. Las
hizo pareja con Giuseppe Bonfiglio. currutacas modestas posee efectos de color y variedad
Puede discutirse si el compositor acertó a alcanzar en la magníficos y un sorprendente sentido del humor. Está pre-
obra todo lo que pretendía: “Me gustaría dar a Goyescas una vista para ser cantada a dos voces homófonas, aunque es
nota personal; una mezcla de amargura y gracia; deseo que raro escucharla de esa guisa.
ninguna de esta dos fases predomine sobre la otra, siempre Radical cambio de escenario se produce en la famosa
en una atmósfera de poesía delicada, un gran valor melódi- trilogía Las majas dolorosas, tres dramáticas canciones en
co y un ritmo tal que a menudo absorbe por completo… donde queda patente la sanguínea y al tiempo refinada per-
Me gustaría saber combinar las notas de sentimiento, amo- sonalidad del compositor. Unas pinturas de entidad, desga-
roso y apasionado, dramático y trágico, como en Goya”. rradas, de honda expresividad, tocadas de un aire trágico,
Seguramente no lo consiguió del todo, aunque hay momen- delineadas a partir de una amplia interválica. La primera es
tos en los que su inspiración poética sobrevuela y, pese a ¡Oh, muerte cruel!, un Andantino dramático en 3/4, en la
las deficiencias del libro, la música nos conmueve. que el piano esboza la frase, ondulante y contrastada, de
acordes pesantes, de la voz que, de entrada, ha de ascender
El mundo de la canción al la bemol agudo. La escritura llega, por abajo, al sol 2,
normalmente orillado, con traslado de octava, por las sopra-
La obra para canto y piano de Enrique Granados incluye nos. Es de resaltar la paradójica gracia del adorno en las fra-
un grupo de canciones españolas, otro de canciones catala- ses Vivir sin él/Torna mi amor. La música es idéntica para
nas, más las Canciones amatorias y las Tonadillas. Un total las dos estrofas. Destaquemos, como cosa curiosa, normal-
de 30 páginas, siete de ellas integrantes del primer ciclo y 9 mente no llevada a la práctica, la posibilidad de incluir en la
pertenecientes al segundo. Son las que nos interesa estudiar pieza la voz de un corno inglés.
aquí. Esas Nueve Tonadillas al viejo estilo, “cuadritos, lieder La segunda canción, ¡Ay majo de mi vida!, Andantino
españolísimos, con estilo antiguo y ambiente”, como las con dolore, asimismo en dos breves estrofas, es en un
definía Fernández-Cid, son una colección que recupera la balanceante 6/8. Son altamente expresivas las ricas modula-
antigua forma breve scarlattiana, dieciochesca, usualmente ciones en las frases Quiero segura gozar más de ventura,
a solo o a dúo, que se cantaba en los entreactos de las ¡Ay!, de tu ventura y correspondientes de la segunda stan-
obras más extensas y que tanto y tan bien estudiara José za, que cierran la página en un nostálgico a tempo perden-
Subirá. Con el paso del tiempo fueron adquiriendo comple- dosi. La tercera es un más delicado Andantino, de un dra-
jidad y dividiéndose en distintos números hasta alcanzar matismo subrayado por el si menor, que recupera el 3/4
una duración muy considerable e incluso constituirse en un para delinear una escritura grácil, pero que pide a la can-
directo antecedente de la zarzuela moderna. Es curioso tante descender nada menos que al fa 2 —en que fue mi
cómo el compositor ilerdense supo dar con el estilo, la for- gloria—, que casi ninguna practica, lo que puede hacer
ma y el aire de esas piezas, cuyas formas más amplias die- perder hondura a la expresión. Es muy hermosa la modula-
ran fama a Pablo Esteve y a Blas de Laserna. Las canciones ción, después de un largo mi agudo, en di a él/en mi. Signi-
admiran por la elocuencia de la melodía, la gracia de la ficativa la apoyatura de martirios/mirar más. El cierre se
escritura y la convicción del acento. Los protagonistas de produce, en un pasaje vocal de una belleza singular, con la
estas tonadillas, majas y majos, nos pasan sus confidencias misma frase en ambas estrofas.
y nos exponen sentimientos y situaciones típicos de la épo- Estas canciones, dedicadas a María Barrientos, cantadas
ca y de sus pobladores. durante muchos años por Conchita Badía, contienen dificul-
Estamos por tanto, también en este caso, en una recrea- tades vocales —por la extensión— y expresivas —por la
ción del Madrid de Goya. Se emplean melodías sencillas, emoción— indudables, hasta el punto de que choca que el
naturales, definidas por el propio Granados en su cuaderno músico pensara en estas dos sopranos, de timbre lírico o
de apuntes como “colección de tonadillas escritas en modo ligero, inhábiles para descender, por ejemplo, a las zonas
clásico, originales, no conocidas anteriormente y armoniza- abisales arriba mencionadas. Más apropiada sin duda era, lo
das. He querido crear la colección que me sirve de docu- decíamos antes, la voz de la mezzo lírica Conchita Supervía,
mento para la obra Goyescas. Y ha de saberse que, a excep- que otorgaba a las piezas un gracejo únicos. También las
ción de Los requiebros y Quejas, en ninguna otra de mis interpretó, en el Ateneo de Madrid, la actriz Lola Membribes.
Goyescas se encuentran temas populares. Hecho en modo Las Canciones amatorias —estrenadas en 1925 por Con-
popular, sí, pero originales”. Los textos son de Periquet. La chita Badía, acompañada al piano por el compositor—
colección fue estrenada en París en 1914. El orden en que están basadas en poetas del Siglo de Oro y poseen un estilo
se cantan varía en función del intérprete. romántico que Aurelio Viribay considera que es completa-
Desde la primera canción, Amor y odio, se aprecia el mente diferente al de las Tonadillas. Se trata de composi-
papel relevante, orquestal, del piano, que actúa en todo los ciones mucho más elaboradas, de mayor extensión y com-
registros y crea atmósferas. Notas picadas, arpegios, acordes plejidad vocal y con una escritura pianística mucho más
expresivos, amplias melodías… De todo hay. En esa prime- desarrollada e importante, fruto de la evolución del virtuo-
ra pieza la voz circula sombría sobre una reiterativa fórmula sismo pianístico en el siglo XIX. El españolismo aparece
del teclado, inquieta y apasionada, incluso juguetona. Los más diluido pese a basarse en textos de Lope, Góngora y
tresillos animados de la muy castiza Callejeo marcan un aire autores anónimos. Más lirismo que casticismo.

86
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 87

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

tor en el que se estrenaban también la


suite Goyescas y Azulejos. Granados
dedicó el Cant de les estrelles al pianis-
ta Mieczyslaw Horszowski, colabora-
dor y amigo que sería de Casals y
conocido chopiniano. Pese al éxito, el
compositor no publicó la partitura y la
obra no se volvió a interpretar. En
1938 Víctor, hijo del músico, suscribió
un contrato con el editor americano
Nathanial Shilkret quien, sin embargo,
no pudo publicarla ante la falta de
autorización de otros miembros de la
familia. Así, los manuscritos permane-
cieron en el archivo de la editorial
durante decenios y se creyó que todos
ellos se habían perdido en un incendio
en 1964. En años posteriores artistas
como José Iturbi y Alicia de Larrocha
hicieron vanos intentos para recuperar-
los, sin éxito. Hasta que en 1982 la hija
del compositor, Natalia, nombró a Riva
representante de la familia en esta
materia. El trabajo de éste y la buena
disposición del nieto de Shilkret, Niel
Shell, lograron finalmente sacar a la luz
las partituras autógrafas, que sirvieron
para organizar su presentación pública
Alicia de Larrocha, Antonio Fernandez-Cid y Conchita Badía en la citada noche de 21 de marzo de
2007. Para Riva la obra “es una pieza
Descúbrase el pensamiento de mi secreto cuidado, maestra, compuesta en el estilo romántico-modernista, con
envuelta en cromatismos y modulaciones constantes, esta- armonías postwagnerianas y sin trazas del típico toque
blece una alternancia de compases. Se cierra con una exten- nacionalista español”. Lleva un subtítulo que reza “Poema
sa volata. Las ornamentaciones de Mañanica era nos para piano, órgano y voces inspirado en un texto de Hei-
recuerdan las de Los requiebros de Goyescas, aunque la dra- ne”. Pero en realidad no hay tal, ya que lo que la música
mática modulación a menor le otorga un sesgo distinto y ilustra es una especie de respuesta a poemas del literato
doloroso. En Llorad corazón, que tenéis razón asistimos a germano que tratan del amor y de las estrellas, pero escrita
un lamento simple y melancólico en tres estrofas. Mira que desde el punto de vista de las propias estrellas. Apunta Riva
soy niña emplea ritmos y modulaciones bien elegidos. que Granados no sabía alemán y debió de haberlo leído en
Escuchamos un recitativo dramático en el refrán ¡Ay, que la traducción de Apel.les Mestres. De ahí que se haya consi-
me moriré! Para Saint-André esta melodía atormentada, derado a veces que éste podría haber sido el autor del tex-
poblada de superposiciones rítmicas y acordes a contra- to. Estudiosos como Clark estiman, no obstante, que el
tiempo, expresa lo más profundo del alma hispana. músico acostumbraba siempre a citar los nombres de los
Muy interpretada, No lloréis, ojuelos aparece adornada creadores de los poemas a los que servía y en este caso no
de arabescos y arpegios. Es quizá, comenta Fernández-Cid, lo hizo, por lo que lo más lógico es concluir en que fue el
la más noble y bella de toda la colección. Iban al pinar propio Granados el redactor.
(Serranías de Cuenca), rústica y directa, Allegretto grazio- El Cant de les estrelles comienza con extenso preludio
so, está montada sobre un modo antiguo y es “una invita- pianístico, en el que se desarrolla una amplia frase melódica
ción a una danza sensual” (Saint-André). Por fin, Gracia que se va reproduciendo a sí misma de manera procelosa-
mía viene a ser un canto de amor exaltado por una absolu- mente romántica, muy cantabile. Creemos escuchar ecos de
ta belleza. El piano evoca a la guitarra y la música discurre El ruiseñor en la reja. Poco a poco el tema viaja delicada-
sobre un ostinato rítmico recargado de adornos. Un canto mente a la zona aguda del teclado donde es cantada lírica-
al deseo. Al final, el piano asciende al agudo y la voz sus- mente. Cuando ese motivo ha sido trabajado y variado con-
pira dramáticamente. venientemente, aparece el órgano, que enlaza con el piano
en la nota fa y que toma el relevo sobre retazos de la melo-
Obra coral día principal, recreada de forma más austera. Se le une
pronto el piano y ambos alcanzan un clímax en el que el
Únicamente figuran tres obras de este tipo escritas por órgano insiste en acordes masivos y su colega realiza
Granados en el catálogo de Carol A. Hess. La más importan- comentarios a lo largo y ancho del teclado. Casi en mitad
te es el Cant de les estrelles, con acompañamiento orquestal. de la pieza aparece el coro, con las sopranos al frente, y
Su historia es muy curiosa y, en parte, accidentada. Lo poco a poco se enriquece la escritura polifónica. Regresan
cuenta muy bien Douglas Riva, que ha sido al tiempo uno los dos teclados para sostener el canto en pasajes de gran
de sus principales protagonistas en su calidad de recupera- intensidad. El piano desarrolla una extensa cadencia y cir-
dor y el pianista que intervino en el reestreno mundial, lle- cula luego por terrenos más tranquilos. El coro reanuda su
vado a cabo en la Iglesia de la Ascensión de Nueva York el discurrir sobre estribaciones del tema único. Tras unos ara-
21 de marzo de 2007. Existe un CD que recoge tal evento bescos pianísticos que concluyen en discretos arpegios sos-
editado por el sello Naxos. La obra vio la luz el 11 de otro tenidos por el órgano, se prepara un hermoso acorde final.
mes de marzo, el de 1911, en el Palau de la Música Catalana
dentro de un concierto monográfico dedicado al composi- Arturo Reverter

87
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 88

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

TOCAR A

Centre de Documentació de l'Orfeó Català


GRANADOS

C
uentan que Granados se enamo-
ró de su mujer, Amparo Gal, a
primera vista. Pero que cuando
trató de describírsela a unos ami-
gos en un bar de Barcelona se quedó sin
palabras. Así que se sentó al piano y
comenzó a tocar una bella e inspiradísi-
ma melodía, prólogo de un “silencio
amoroso” que lo mantuvo tres años ale-
jado de la vida musical catalana. Sirva la
anécdota para dar cuenta de la categoría
de un compositor colosal, en su acep-
ción más goyesca, que no admite más
verdad que la del contacto epidérmico
con el teclado y las palabras expertas de
quienes se han sumergido en la literatu-
ra profunda de sus partituras.
Para Joaquín Achúcarro (Bilbao,
1936) Granados tenía el don supremo de
la invención melódica. “Sus melodías
fluyen y respiran con tal naturalidad que
parecen nacer y vivir sin esfuerzo algu-
no”. Rememora Achúcarro al teléfono
desde su casa de Leioa aquel día de
1980 en que se encerró en los estudios
de la RCA de Londres y salió, tras los
rigores del parto, con una grabación
soberbia de Goyescas bajo el brazo que
ha sido recientemente reeditada por
Sony Classical. El pianista bilbaíno rela-
ciona en clave proustiana la partitura de
Granados con el sudor, dice, de las largas horas de ensayo. la empareja con las grandes obras del repertorio operístico.
“Al igual que Gerardo Diego denominó PreManuel de Ante- “Hay un proceso de acumulación por el que, poco a poco,
Falla al período que comprende las piezas primerizas del vamos renunciando al juicio analítico con el que percibimos
gaditano, me atrevería yo a decir que hubo un Granados de un modo intelectual para acabar rindiéndonos a lo pura-
más cándido y dancístico anterior a Goyescas, que es un mente sensorial de la música, esto es, a la belleza misma”.
ejercicio severo de virtuosismo, además de un reto muscu- No cree Achúcarro que haya una edad para según qué
lar para los intérpretes”. La frase que Granados dejó escrita repertorios pero reconoce a sus 79 años que la experiencia
en su correspondencia (“Dicen que he llegado”) revela cier- es un grado. “Me ha llevado varias décadas entender el sen-
to grado de satisfacción ante la que sería su obra más cono- tido profundo de ciertas partituras. En lo que a Granados se
cida. “A primera vista, Goyescas puede parecer una recopi- refiere, sigo siendo muy respetuoso con los tempi, pero sin
lación de bellas improvisaciones, tal y como se refirió a perder de vista el doble filo del metrónomo”. Para celebrar
ellas Vincent d’Indy. Sin embargo, los cuadros revelan ya el centenario, Achúcarro ha recuperado alguno de los
algo parecido a los retablos. Hay una totalidad y una conti- números del segundo libro de Goyescas como parte del
nuidad que van más allá”. programa de los conciertos que ofrecerá por todo el mun-
¿Es la ópera Goyescas la evolución lógica, acaso necesa- do: de Estados Unidos a Japón, pasando por Italia. “Grana-
ria, de las suites originales para piano? “La clave está en la dos aún no goza del reconocimiento internacional de Albé-
recurrencia de sus motivos, en el número de veces que los niz o Falla”, se lamenta. “Pero el momento es propicio. Este
temas del primer libro aparecen insistentemente en el año conmemoramos el centenario de su muerte y en 2017
segundo, bajo mil formas distintas, lo que nos hace pensar celebraremos el 150 aniversario de su nacimiento. Quizá
en la obra como en algo que trasciende la mera sucesión de Goyescas pronto entre en el selecto club de la Iberia y las
números separados”. La influencia wagneriana resulta inne- Noches en los jardines de España”.
gable y no es difícil identificar diferentes leitmotivs a lo lar- Albéniz solía tener un ejemplar de las danzas de Grana-
go de la partitura. El compositor catalán acudió al Liceo dos sobre el atril de su piano. La imagen se repite en el
para presenciar el estreno de varias óperas de Wagner, estudio de Rosa Torres-Pardo (Madrid, 1960). “Tengo una
cuyo rastro en forma de progresión cromática (¿Sigfrido? relación de familiaridad con su música”, concede la pianis-
¿Tristán?) puede percibirse en la partitura, sobre todo en El ta. “Desde niña, un amigo de mis padres venía a visitarnos y
Coloquio. “La obra revela una unidad y deja de ser una serie lo primero que hacía al llegar a casa era tocar sus danzas”.
de cuadros aislados para convertirse en algo articulado Como el elepé incunable de Achúcarro, también la graba-
orgánicamente que anticipa y hace prever la ópera a la que ción de Goyescas de Torres-Pardo fue objeto de deseo de
dará origen”. Para Achúcarro, la unidad interna de Goyescas coleccionistas. Su versión, grabada durante el Festival de

88
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 89

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

Robles de Laciana hace tres lustros, no fue archivo de su padre. “Descubrí bastantes

Daniel Pérez / Teatro Cervantes


comercializada en su momento pero la efe- obras inéditas y escribí una tesis doctoral
méride ha hecho posible su remasterización sobre el compositor que terminaría convir-
al abrigo de Deutsche Grammophon y Tele- tiéndose en la primera edición crítica de
fónica. Recuerda la pianista haber buscado Goyescas”, cuenta Riva. La propia Alicia de
durante horas la delicadeza de los colores de Larrocha dirigió el proyecto de la integral
la partitura en las salas del Museo de Prado. para la editorial Boileau, que duró cinco
“Granados requiere de una gran preparación años. “Mantuvimos largas conversaciones,
mental y física. Incluso las Escenas románti- comparando y contrastando nuestras ideas
cas, los valses o el Allegro de concierto, en sobre las obras. Fue una experiencia inolvi-
apariencia asequibles, resultan ser muy exi- dable”. Un aspecto esencial de la pedagogía
gentes para el intérprete”. de Granados fue su Método teórico y práctico
El libreto del nuevo disco reproduce para el uso de los pedales, un estudio pionero
algunos dibujos originales de Eduardo Arro- en España que sirvió para la sistematización
yo, uno de los impulsores del proyecto. “Un de la técnica pianística. Sabemos que en sus
grupo de amigos decidió crear un sello dis- JOAQUÍN ACHÚCARRO clases privadas Granados favorecía la calidad

Michal Novak
cográfico, que se llamó Calando, con la idea del fraseo, el ataque y el uso de los pedales,
de ayudarme a difundir mi trabajo pero tam- y que intentaba fomentar los recursos perso-
bién de hacer algo de cierta relevancia artísti- nales de cada alumno. ¿Significa esto que su
ca”. El disco se cotizó como obra de arte, música apela más a la emoción, al pathos,
hasta tal punto que Javier Solana obsequió que al virtuosismo? “Creo que su arte es una
con un ejemplar a la entonces secretaria de mezcla de ambas cosas. El público elogiaba
estado Condoleezza Rice durante una visita a la complejidad de sus obras, plagadas de
la Casa Blanca. “Solana, en un elegante ejer- octavas perfectas y recursos de gran virtuo-
cicio de justicia histórica, les relató la trágica sismo, pero tampoco es que fuera un Liszt
muerte del compositor en el Canal de la obsesionado con la técnica”.
Mancha. Como ya es sabido, Granados no Paralelamente a la edición crítica, Naxos
debió de haber viajado en ese barco, pero encargó a Riva la grabación de la Integral,
una invitación a última hora del presidente cuyo último cedé (de un total de diez volú-
Wilson para tocar en la Casa Blanca le obligó menes con más de un centenar de obras iné-
a cambiar de planes, y de billetes. Todos ditas) se publicó en 2010. Escuchándolo uno
ROSA TORRES-PARDO
quedaron muy impactados al escuchar la his- tiene la sensación de que las mejores obras
toria de Solana. Sobre todo Condoleezza, del compositor se encuentran entre la pro-
que por lo visto era buena pianista”. ducción pianística. ¿Por qué no destacó Gra-
Coincide Torres-Pardo con Achúcarro en nados en el terreno orquestal? “No es que no
que la lectura de Goyescas cambia con el brillara, sino que no se conocen sus obras
paso de los años. “No me atrevería a corregir sinfónicas. Pronto terminaré la primera edi-
nada de aquella grabación, que fue el resul- ción crítica de sus composiciones orquesta-
tado de una búsqueda concienzuda, pero les, que publicará el Instituto Complutense
ahora reparo en cosas que antes no veía: de Ciencias Musicales [ICCMU]. Estoy desean-
ciertos detalles en los acentos, en los tempi o do que estas partituras se incorporen a la
en la forma de colorear algunas notas”. programación. Sólo entonces estaremos en
¿Cabría suponer que hay algo vivo en la par- condiciones de emitir un juicio”. El universo
titura que respira más allá del pentagrama? Granados adolece, según Riva, de cierto con-
“Estoy segura de que sí, porque es una músi- texto. “Por ejemplo, cuando la gente habla
ca muy teatral, llena de arrebatos y tempi de sus transcripciones de las Sonatas de Scar-
rubateados, taconeados o llenos de sobresal- DOUGLAS RIVA latti no podemos olvidar que entonces la
tos. Requiere ser tocada a modo de improvi- musicología no era tan purista como ahora. A
sación, para que los diferentes motivos pue- Granados no le movía tanto el rigor histori-
dan entrelazarse y los cambios de humor no cista como la curiosidad por una música des-
resulten forzados”. Escribió Debussy que la conocida”. El pasado mes de diciembre, Riva
música de Granados le perseguía con la per- presentó en la Hispanic Society de Nueva
sistencia de un perfume francés. Y añade York varias tonadillas de Granados (El majo
Torres-Pardo que aquel aroma español viene olvidado para barítono, La maja dolorosa,
hoy cargado de la nostalgia por unos tiem- Las currutacas modestas para dos voces…)
pos que ya no volverán, a pesar de que el que, como decía el crítico Antonio Fernán-
centenario la mantendrá bastante ocupada: dez-Cid, nos hacen pensar en una forma de
participará en diversos recitales conmemora- lieder a la española. “Y en efecto lo son”,
tivos junto a José Carlos Martínez, de la Com- corrobora. “Música de cámara en el sentido
pañía Nacional de Danza, estrenará una suite más preciso del término”.
poético-musical, Enrique Granados, con Luis El día en que, con 16 años, Luis Fernan-
García Montero y, animada por el éxito del do Pérez (Madrid, 1977) conoció a Alicia de
documental sobre Antonio Soler, repetirán la LUIS FERNANDO PÉREZ Larrocha, la música de Granados se convirtió
experiencia con Granados. en una obsesión que lo llevó a seguir el ras-
El pianista y musicólogo Douglas Riva (Illinois, 1951) tro del compositor por todas partes. Aquel viaje a lo más
descubrió la música española de niño, escuchando a Alicia profundo de las partituras culminó con la grabación de sus
de Larrocha por televisión. Estudió en la Juilliard de Nueva Goyescas y los Valses poéticos (Mirare) en un mismo disco
York y más tarde en la Academia Marshall, donde conoció a que ha sido bendecido por la crítica internacional. Para el
la hija de Granados, Natalia, que le invitó a estudiar el pianista madrileño, Goyescas es una obra maestra. “Una sín-

89
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 90

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

tesis de folclore, de tonadillas de Murcia, ción musical o de la inteligencia del intér-


Valencia, Aragón y del Madriz más castizo; prete, Goyescas exige del pianista un plus
una historia de amor imposible, casi expre- de sensibilidad, ciertas vivencias previas sin
sionista en su intensidad; una suite wagneria- las cuales no se puede entender su lengua-
na perfectamente ensamblada a la trama, y je”. Para Curbelo, que imparte también cla-
también una conjunto sublime de improvisa- ses en el Conservatorio Superior de Música
ciones”. Cita el músico madrileño a Alicia de de Canarias, la obra de Granados ha comen-
Larrocha, a Rosa Sabater y también a Gonza- zado a estudiarse tarde. “Gracias en parte a
lo Soriano como referentes y continuadores la labor docente de algunos divulgadores
de una forma, muy particular, de enfrentarse empieza a ser un referente en el repertorio
a la música del compositor que más ayudó pianístico español”. A lo largo de este año,
(con permiso de Albéniz y Falla) a moderni- Curbelo impartirá conferencias en varias
zar el piano español. “Para mí la Academia universidades de Europa y Estados Unidos.
Marshall es a Granados lo que el Mozarteum Uno de los aspectos que más llama la aten-
a Mozart. Sus aulas son, a través MARTA ZABALETA ción de Granados, dentro y fue-
de las enseñanzas de su alumno ra de España, es su fidelidad a
Frank Marshall, una prolonga- JOSÉ MARÍA Y OLIVER CURBELO los modelos centroeuropeos. A
ción de su legado”. diferencia de Albéniz y Falla y a
A la Academia Marshall excepción de algunos ejemplos
siguen acudiendo alumnos de aislados de andalucismo y
todo el mundo. Allí imparte cla- melodías tradicionales, el cata-
ses Marta Zabaleta (Legazpia, lán cultivó menos el nacionalis-
1965), heredera directa de la tra- mo musical. “Podríamos pensar
dición de Granados, a cuya que buscaba proyección inter-
repercusión mundial contribu- nacional, pero lo cierto es que
yeron algunos amigos del com- su música es el reflejo natural
positor. “Cortot, Sauer, Marke- de lo que sentía y admiraba,
vitch, Rubinstein y Magaloff, toda una sinergia artística de
entre otros muchos, ayudaron a pintores, poetas, arquitectos y
internacionalizar sus aportacio- escultores entreverados con la
nes pianísticas”, explica la pia- vida cotidiana”.
nista guipuzcoana. “Porque Gra- Para su hermano gemelo, el
nados no sólo creó un nuevo y también pianista y profesor
revolucionario método de pedal, también Óliver Curbelo, la música de Granados
implantó como base del estudio de piano la resulta extraordinariamente melódica y ase-
calidad del sonido y la elasticidad de la quible al oído del oyente, mientras que su
mano”. Sólo así es posible entender la natu- ejecución es un auténtico tour de force. “Su
raleza de su música. “Sin cierta formación carácter improvisador y las densas y comple-
previa no es posible llegar a determinados jas texturas de algunas obras requieren del
rincones de sus partituras”. Se refiere, por pianista, además de un control absoluto del
ejemplo, al pianísimo del final del epílogo de teclado, una gran madurez. En ocasiones las
Goyescas. “Entonces se produce una huida frases son tan largas que resulta especial-
del sonido, como si la idea sonora del Espec- mente complicado reconocer el momento de
tro se manifestara frente a un público que no descanso”. Curbelo ha estudiado la edición
siempre es capaz de percibirlo”. Por eso la Boileau de Goyescas pero también ha consul-
destreza técnica no basta para salir victorioso tado las primeras ediciones y los manuscri-
del encuentro con ese gran ALBERT GUINOVART tos. “He notado aspectos reseña-
coloso pianístico que es Goyes- bles que, aunque no afecten a la
cas. “Hay que ir un poco más interpretación, aportan una
allá y entender su lenguaje, la información relevante”. De cara
sutileza de su adornos, la razón al centenario, los hermanos Cur-
de ser del rubato o la manera en belo presentarán en Nueva York
que ha de expresarse la elegan- una nueva edición de varias
cia del fraseo”. En ese sentido, marchas militares de Granados
Chopin y Schumann son buenos recientemente descubiertas en
consejeros. “La base de la músi- el catálogo bibliográfico del
ca de Granados es romántica. Palacio Real de Madrid. “Una de
Un pianista acostumbrado a estas marchas, que fueron un
tocar las polonesas de Chopin obsequio a Alfonso XIII, contie-
entenderá sus planos sonoros. ne la melodía del himno nacio-
Pero no es suficiente. Hay un rit- nal oculto en el registro grave
mo interno en su música difícil en un pasaje muy expresivo”. El
de descifrar. El propio composi- CARLES LAMA Y SOFÍA CABRUJA pianista ha preparado también
tor llenó sus partituras de indica- una monografía sobre el uso y
ciones expresivas pero todavía hoy algunos alumnos, sobre la enseñanza del pedal de Granados, estrechamente vincu-
todo extranjeros, tienden a la exageración y el mal gusto”. lada a la figura del maestro Felipe Pedrell, “que fue quien
No es el caso, desde luego, de José María Curbelo (Las marcó el paso de la música de salón al interés por la música
Palmas, 1980), ex alumno de Carlota Garriga en la Acade- tradicional a finales del siglo XIX. Sin embargo, a Granados
mia Marshall y discípulo de Larrocha. “Más allá de la forma- tampoco le interesó demasiado ese estilo. Y siguió el suyo

90
316-Dosier.qxp_Dosier 21/2/16 20:47 Página 91

D O S I E R
ENRIQUE GRANADOS

la ópera para piano a cuatro manos que han encargado


Centre de Documentació de l'Orfeó Català

al compositor Abraham Espinosa. “Su afinidad con la


dimensión sinfónica era perfecta para una versión
adaptada al formato de recital”, comenta Carles Lama
(Gerona, 1970). “Aunque la suite de piano se toca con
cierta frecuencia, no sucede lo mismo con la ópera.
Por eso creímos oportuno transcribirla, para poder dar-
le más vida y difusión”. El proyecto es un guiño a sus
comienzos musicales, en los que se cruzan también las
lecciones de Alicia de Larrocha, pues Carles conoció a
Sofía mientras ella interpretaba el Allegro de Concierto.
“Su lectura me cautivó por la inspiración, la pasión y el
virtuosismo. Desde luego, es una obra perfecta para
enamorarse. Ahora que se cumplen 100 años de la
desaparición de Granados, nos sentimos en deuda con
él por haber hecho nacer no sólo el amor, sino tam-
bién nuestra vida profesional juntos”. La pareja ha que-
rido ser fiel al carácter general de la ópera, conservan-
do las líneas líricas, pero sin renunciar a la rica textura.
“Hemos trabajado mucho también para respetar la tesi-
tura en la que se desarrollan las voces de los cantan-
tes”, explica Sofía Cabruja (Gerona, 1965). “Asimismo,
los tempi de las melodías vocales difieren bastante de
la versión de piano solo y hemos querido ser muy res-
petuosos también en este aspecto”. Las pinturas de
Goya están también presentes en su piano. “Desde la
rica ornamentación que alude a las puntillas de los
vestidos hasta los grandes contrastes dinámicos equi-
valentes a los choques cromáticos…”.
Son muchas las partituras de Granados que no han
sobrevivido a la quema de un siglo XX convulso. En
2010, el director y pianista Melani Mestre (Barcelona,
1976) siguió el rastro de un manuscrito hallado en el
Mercado de las Pulgas de París hasta la Biblioteca de
Cataluña, donde encontró parte de la partitura original
Granados con Camille Saint-Saëns y el pianista Édoard Risler
de su primer y único Concierto para piano y orquesta.
“Fue algo alucinante”, dijo entonces Mestre. “Como
propio, más cerca de Chopin y Schumann y con algunos entrar en una película de Indiana Jones y encontrar el teso-
tintes de la música francesa”. ro perdido”. El propio pianista se encargó de completar el
La relación del pianista y compositor Albert Guinovart concierto (que sólo contaba con un movimiento acabado,
(Barcelona, 1962) con Granados viene de lejos. En 1997 la unos 20 minutos de música), de estrenarlo en la Sala Filar-
Universidad de Lérida le encargó la reorquestación de la mónica de Lviv, en Ucrania, y de publicar una primera edi-
ópera Goyescas (Tritó), cumpliendo así el propósito del ción en Boileau. “A Granados le boicotearon el estreno de
compositor de haber llegado sano y salvo a Barcelona. Un su Concierto”, asevera Mestre. “En ningún lugar figura que
año después, Guinovart llevó a cabo un registro de Goyes- Granados desestimara su obra, sencillamente todo pretende
cas (más el Pelele) para Harmonia Mundi que fue un éxito indicar que su intención era proseguir la escritura en otro
de ventas. Acompañó también las Tonadillas de Victoria de momento con más tiempo, ya que no había otra fecha para
los Ángeles en varias giras y colaboró con la Compañía su propio estreno”. Tan seguro está Mestre de sus indaga-
Nacional de Danza de Nacho Duato en la interpretación de ciones, que acaba de realizar la primera grabación mundial
los Valses Poéticos y las Danzas Españolas. No conforme, del Concierto “Patético” para el sello británico Hyperion
compuso además su propia Suite Goyesca y unos Valses Records y al abrigo de los músicos de la BBC Scottish
poéticos (para Sony) en homenaje al compositor. “La música Symphony Orchestra. “Granados dejó completo el 95% del
de Granados llega directamente al corazón primer movimiento y empezó ya el segundo
del oyente porque es muy honesta”, sostiene movimiento, del que existen dos páginas a
el artífice. “De ahí que Goyescas implique una tinta. Su idea era enlazar los tres movimien-
gran entrega emocional por parte del pianista. tos a la manera de Liszt o Saint-Saëns”. A
Es un reto maravilloso, pues es una música quien está dedicada la partitura. “Quien
que te transporta a otro nivel sensorial, que haya escuchado la grabación se dará cuenta
por alguna razón gusta más al público que a del guiño de Granados a Saint-Saëns justo al
ciertos críticos. Muchas veces se pone en comienzo de la obra, con una cadencia para
paralelo a la suite Iberia de Albéniz, que es piano solo al estilo a la del Segundo concier-
más innovadora en muchos aspectos, aunque to para piano del francés”. Lo que, más allá
la de Granados tiene un discurso más elabo- de las desavenencias musicológicas a propó-
rado y creo que más unidad emocional”. sito del registro, es una prueba más de que
Carles & Sofía, uno de los dúos pianísticos el genio de Granados no se circunscribe
de mayor proyección internacional, están estrictamente al piano: “Queda aún mucho
inmersos en una gira mundial que lleva por Granados por descubrir y celebrar”.
título Goyescas. 100 años después y que home-
MELANI MESTRE
najea al compositor con una transcripción de Benjamín G. Rosado
91
316-Pliego final.qxp_Pliego final 22/2/16 12:22 Página 92

ENCUENTROS

JAAP VAN ZWEDEN:


“LA DISCIPLINA TE HACE LIBRE”
A
principios del pasado diciembre, la presencia en Londres de Jaap van A más de treinta años vista
Zweden (Ámsterdam, 1960) para dirigir la Filarmónica de la ciudad, posibilitó desde que en España conoci-
un encuentro con SCHERZO que habría de cristalizar en la entrevista que en mos a la Dallas Symphony ¿En
qué momento se encuentra?
abril tendría como argumento principal su anunciada presencia en Madrid, dentro Diría que la Sinfónica de
del ciclo Ibermúsica, junto a la Sinfónica de Dallas. Treinta y un años después de la Dallas es una agrupaciónn de
anterior visita de la orquesta, de la que Van Zweden es titular desde 2008. Pocos primera categoría, extremada-
días después de la conversación con el maestro, desde el entorno de la Sinfónica mente disciplinada, con una
se anunciaba la cancelación del concierto madrileño y de los seis restantes variedad enorme de reperto-
rio y un color orquestal
previstos en la gira europea. El argumento: problemas de seguridad, tras los mucho más europeo, desde
atentados terroristas, en fechas cercanas, de París y San Bernardino, California. Si la el momento en que, en el
decision llevó a replantearnos desde estas páginas la conveniencia de publicar el tiempo que hemos trabajado
contenido de la charla, el interés porque ahora aparezca surgió el 27 de enero. Ese juntos, he tratado de aportar-
día, la Filarmónica de Nueva York anunció que Jaap van Zweden sustituirá en el le ese modelo al que me
siento más cercano.
podium a su actual titular, posibilidad que en algún momento del diálogo se Podríamos hablar de su pro-
barajó. Hasta ocupar el cargo —a partir de la temporada 2018-19—, continuará al pio sello.
frente de la Dallas Symphony, a la que está unido contractualmente hasta ese Definitivamente si. Aun-
momento. El mismo en que expira su vinculación a la Hong Kong Philharmonic, en que no pretendo decir que
la que desembarcó en 2012, y con la que de aquí a entonces habrá dirigido el haya fijado uno radicalmente
distinto respecto a los demás
primer Anillo del Nibelungo programado en China. En el terreno humanitario es directores ni que las tradicio-
otro hito el que se anota van Zweden: la puesta en marcha hace una década en nes anteriores tuviesen algo
Holanda, junto con su esposa Aaltjie, de la Fundación Papageno, centrada en la de negativo. Más bien adap-
ayuda a niños autistas y a su entorno familiar. tamos esas tradiciones que,
en el caso del señor Litton, y
especialmente del señor
Mata, tenían más que ver con
la de América del Sur.
Tomando como referencia
los Bruckner, los Mahler o los
Wagner, que tanto estoy
haciendo, hoy tiene mucho
más que ver con el aire de la
Concertgebouw o las filarmó-
nicas de Viena y Berlín.
Al respecto, comentaba el
maestro Slatkin: “Todas las
orquestas americanas arras-
tran la tradición de batutas
Foto: Bert Hulselmans

92
316-Pliego final.qxp_Pliego final 23/2/16 15:13 Página 93

ENCUENTROS
JAAP VAN ZWEDEN

europeas”. ¿En qué se diferencia el soni- La consagración de la primavera, brinda el poder de sentir”. Sobre todo
do de la suya respecto a cualquiera de Shostakovich o Mozart. Poder afrontar cuando Bernstein me dijo: tómatelo
las conocidas como Big Five (Cinco todos estos estilos diferentes y, clara- en serio y dedícale un tiempo a estu-
grandes), si es que aun podemos seguir- mente, algo también de compositores diar lo que de verdad significa dirigir.
las llamando así? americanos. Desde Barber a un nuevo Seguí sus consejos y durante unos
No lo sé. Nunca eres tan bueno y claro valor como Christopher Rouse, años estuve preparándome. Digamos
como has demostrado en tu último que es fantástico: un profesor de la que terminé más o menos cuando lle-
concierto sino tanto como debes serlo Juilliard School de quien este año he gó Chailly. Como yo ya empezaba a
en el siguiente. Esa es mi premisa incluído en la programación la premiè- dirigir aquí y allá, decidí que había
número uno. En cuanto a esa denomi- re mundial de su Quinta Sinfonía. Un llegado el momento de marcharme de
nación, diré que en los ocho años que ejemplo es nuestra próxima tempora- la Concertgebouw.
llevo en la orquesta, veo cómo la gen- da, en la que caben Pasiones según Y empezó a dirigir hace veinte años.
te sigue machacando una y otra vez San Mateo, pero también la sinfonía de Dejé la orquesta del Concertge-
con lo de las Cinco Grandes. Hasta Rouse. Cuando estás de gira, sabiendo bouw en el año 1997 pero dirigir no
que se da cuenta de que otras dos o que a lo que aspiran los organizadores era al principio mi plena ocupación.
tres muy próximas les pisan los talo- es a llenar los auditorios, intentamos Estaba empezando. El primer trabajo
nes. Más cuando, a la vista de las difi- equilibrar los programas de modo que que considero de director con una
cultades económicas con que algunas nos permitan ofrecer músicas muy dis- orquesta no fue hasta el 2000.
se encuentran por los problemas ue tintas y al tiempo conseguir que se En tanto tiempo observando titulares e
empezaron en América en 2008, perci- vendan todas las entradas. invitados en el podium. ¿Cuál sería su
bes los desplazamientos que se produ- ¿Le resulta familiar el repertorio español? modelo?
cen entre las Cinco Grandes o No Por supuesto: de Falla y Albéniz (Después de un suspiro, tras vaci-
Grandes. Después de estar dirigiéndo- son muy conocidos para mí lar unos segundos). Creo que Berns-
las contínuamente, me siento autoriza- ¿Incluso algunos músicos españoles? tein. Y no sólo por su modo de dirigir.
do a compararlas, y la diferencia no es También. Esta temporada hemos También por su condición de espíritu
tal. Hay otras cinco, seis o cuatro que contado para un programa con Pepe libre, al margen de convencionalis-
están ahí. Y la siguiente en esa escala Romero. Y Joaquín Achúcarro, un fan- mos. A lo que tenemos que sumar su
muy cerca de ellas. Para hablar de las tástico pianista que también enseña en autoridad y su inmenso amor: por lo
Cinco Grandes tendríamos que remitir- su Fundación de Dallas, es muy queri- que estaba haciendo y por la gente
nos muchos, muchos años, cuando el do por la orquesta. que le rodeaba. Aunque en el trato
renombre estaba unido a la magia del Su repertorio fue creciendo gracias a la pudiera parecer algo distante, un tanto
lugar al que se circunscriben. En atalaya que le proporcionaba el puesto aristocrático: sin el calor con que real-
Dallas, si valoramos los resultados de de concertino en la Concertgebouw de mente se comportaba.
su temporada, veríamos que está en Amsterdam. Esa circunstancia ¿fue defi- Desde ese momento, fue creciendo
un 75% a la altura de esas Cinco Gran- nitiva para su actividad actual? hasta llegar a su posición actual. Elogia-
des. Mi interés es mantenerla a un Estoy convencido de que lo fue. ba el maestro Jonathan Nott las decisio-
nivel alto aunque no sea el máximo, Estar en esa orquesta desde los dieci- nes lentas, bien razonadas, frente a las
apostando por que sea estable aunque nueve años, cuando era prácticamente carreras fulgurantes de algunos nom-
haya altibajos. No estar nunca por un niño, y haciendo todo el repertorio bres jóvenes que cada día surgen de
debajo de un determinado nivel es lo con Bernstein, Haitink, Jochum, Solti... tantos y tantos concursos.
que en mi opinión distingue una gran Aquel tiempo me lo anoto como una Lo que ocurre es que lo que llega
orquesta de una orquesta verdadera- gran experiencia. de la noche a la mañana, también se
mente grande. Alcanzó la plaza de primer violín, con- va de repente. Es preciso contar con la
Cuando la orquesta visitó España en virtiéndose, después de ganar un con- base adecuada. En varias ocasiones,
1985 con el maestro Mata, junto a Mah- curso con quince años, en el más joven algunos nuevos directores me han pre-
ler, Mozart, Shostakovich y Beethoven, de la historia de la orquesta en ese atril. guntado cómo lo he hecho yo, y si
ofreció en primicia para nuestro país Hay un cierto paralelismo con Haitink, conté con algún consejo, algún empu-
una obra de Benjamin Lees. ¿También que también empezó como violinista. jón… Si tocas un instrumento, llegas a
ustede defiende la música de hoy? Pero creo que como violinista, y una orquesta, te sientas en ella, y sien-
Hay dos maneras de planteártelo, perdón por la inmodestia, yo era do parte de la misma te vas fijando en
según se trate de tus propias series de mucho mejor (muchas risas). Él esta- cómo funciona aquello. Pero muchos
conciertos en Dallas o cuando sales de ba, me parece recordar, en segundos no quieren hacerlo. Pretenden ser
gira. Fuera de casa procuras ofrecer al atriles, no como primer violín. Quiero estrellas inmediatamente. Mostrarse en
público un repertorio que te permite decir que tocaba bien, pero no era el podium, agitar la batuta y ¡ya está!
ser comparado en relación con otras excelente. Lo entiendo, pero para comprender
orquestas, y eso no me preocupa. De cualquier manera, su vida musical va realmente lo que es una orquesta y
Cuando estás en Dallas te puedes per- muy unida a él. Incluso cuando dejó la saber solucionar llegado el caso un
mitir afrontar otra música: nuevo orquesta, usted también desaparece de problema técnico de los múltiples que
repertorio, estrenos absolutos… Entre ella. Sin llegar a trabajar con Chailly. pueden surgir, tienes que irlo asimilan-
otras cosas, porque estoy convencido Si que lo hice, pero no durante do lentamente. Por eso, muchos jóve-
de que el futuro de cualquier gran mucho tiempo nes no saben cómo hacerlo. Cuentan a
orquesta sinfónica pasa en nuestros ¿No se adaptaba? ¿No le gustó el su favor que algunas simplemente
días por esa posibilidad camaleónica. cambio? esperan que alguien, por el hecho de
Saber interpretar Bach como Harnon- No fueron por ahí las cosas. Lo ser joven y bien parecido, les aporte
court o Franz Brüggen, dos nombres que ocurrió es que Bernstein vino a una buena imagen.
que forman parte de mi vida, es muy Amsterdam con la orquesta, y en una Para asegurarse la portada en las revistas.
importante. Pero también involucrarse gira con él, me invitó a dirigir algo. Así es. Pero al final acaban arrepin-
a fondo con los compositores contem- En ese momento me dije “¡Eh!: esto tiéndose. En ese momento es cuando
poráneos, la gran música de Wagner, no es una sensación de poder pero empiezan a surgir los problemas. Ese

93
316-Pliego final.qxp_Pliego final 22/2/16 12:22 Página 94

ENCUENTROS
JAAP VAN ZWEDEN

no es mi caso. Yo lo hice de una libertad. Si eres muy disciplinado Así está planificado, a título por
manera totalmente distinta. Empecé a encontrarás la recompensa sobre el año para terminar coincidiendo con la
dirigir con 38 años sin prisas. Y ahora escenario en el momento del concier- extinción del contrato.
se me puede ver con la Filarmónica de to. Algo similar a lo que le puede ocu- Posiblemente sea el primero que se
Viena, la de Berlín… Cada año dirijo la rrir al Real Madrid o el Barcelona. Si el hace en China.
de Chicago, tengo resevadas varias equipo está preparado a fondo, puede Creo que si.
semanas con la de Nueva York. Todo jugar. Así lo entiendo yo también. Esa ¿Cuál es la respuesta en del público de
eso porque la carrera se ha ido cimen- disciplina de uno-dos-tres, uno-dos- aquel país frente a Wagner?
tando de acuerdo con el modo en que tres es la que al final se traduce en Como todos se sienten muy involu-
se deberían hacer las cosa: recorriendo libertad a la hora de dar la cara. crados con la idea, los músicos se
el camino que se debería seguir. Un vistazo a su actividad operística lleva entregan con increíble fuerza natural,
Haciendo la senda paso a paso, diría a pensar que, lejos de defender un así que me parece maravilloso haber
yo. Guardando respeto por el arte de repertorio amplio como Haitink, usted puesto en marcha el proyecto.
dirigir. se ciñe a pocos nombres ¿Qué compo- Estamos acostumbrados a comparar el
¿En qué consiste para usted ese arte? sitores le motivan, aparte de Wagner, sonido de las orquestas americanas con
En saber exactamente lo que estás que llena su agenda? el de las europeas. ¿Qué tiene que decir
haciendo. No en mirarte en un espejo Claro que hay otros además de de su experiencia con las de aquellas
para ver si lo haces bien sino en Wagner. Eso tiene más que ver con latitudes? ¿Y de la profesionalidad de los
ponerte frente a la orquesta para ir que en mayo debuto con un Lohen- músicos? ¿Cómo se trabaja con ellos?
corrigiendo las dudas que puedan sur- grin en la Ópera de Viena. Pero es Es curioso llegar a este punto. Para
gir, asumiendo que con tus músicos verdad que siempre ocurre. En la vida empezar, allí cuentan con una tradición
eres un músico más. No vale lo de yo todo el mundo te intenta poner una totalmente distinta a las de Europa o
estoy aquí y la orquesta allí. Porque, etiqueta, como si tuvieras que ser América. Pero el lenguaje de la música
en efecto, puedes estar ahí. Incluso ser especialista en esto o en aquello. Yo clásica es universal y la gente que te
Dios, si así lo crees. Pero, si lo haces, no creo en eso. Si fuese responsable encuentras tocando en la orquesta de
no escucharás nada ni ellos obedece- de la programación de un teatro de Hong Kong ama lo que hace. Hasta tal
rán a lo que les digas. Tienes que dar- ópera, puedo asegurar que haría punto de que, a pesar de esa falta de
te cuenta de que trabajar con una muchas cosas distintas. Hace dos años tradición, el ADN de la música clásica
orquesta como la Filamónica de Nueva dirigí Butterfly; y entre algunos de los lo refuerzan con el entusiasmo y la
York es como abrir una caja llena de títulos que he hecho citaría Fidelio, pasión por lo que hacen. Es algo muy
diamantes, siendo tuya la responsabili- Vanessa de Barber y algunos más de grande. En cuanto a la orquesta, como
dad de mantener su brillo antes de Puccini y Verdi. quieren convertirla algún día en un
devolverlos de nuevo al joyero. Respe- ¿Se ha atrevido con el bel canto? fenómeno, hacen lo imposible por
tando todo lo que ahí hay, sin hacer Claro que si: recuerdo muy bien alcanzar ese nivel. Son muy disciplina-
mal uso de ello. No utilices a la cómo disfruté mi experiencia con dos y capaces de superar cualquier
orquesta, porque si lo hacees, llegará Donizetti. Lo que ocurre es que, si reto con tal de conseguir tocar en las
el momento en que la orquesta te utili- empiezas una carrera por la parte sin- cotas más altas de calidad. En su com-
ce a ti. Y si eso sucede, te sentirás muy fónica, a la ópera vas llegando poco a portamiento podemos encontrar la
incómodo. De modo que respeto por poco. Estoy convencido de que cada razón por la que se han comprometido
todo y por todos aquellos que están vez iré haciendo más, pero es el tiem- hasta el fondo con el Anillo. Los resul-
sentados ante ti. Y por fin queda un po quien se encarga de eso. A ti te tados de El oro del Rin fueron excelen-
último factor, que es el compositor. De corresponde entonces elegir. Cuando tes, como se puede comprobar en la
no existir, no habría director ni tampo- eres joven haces todo lo que te ofre- grabación que hicimos ¡Y nunca habí-
co orquesta. cen, pero hacer todo enseguida… Yo an interpretado Wagner!
¿Frente a los músicos asume el papel de he hecho mucho repertorio: todo En Hong Kong ¿mantiene una política
primus inter pares, teniendo siempre Bruckner, todo Mahler, de quien aca- de encargos, como hace en Dallas?
los resultados bajo control? bo de grabar un nuevo disco con la Naturalmente. Allí hacemos un
Más que de control preferiría Tercera Sinfonía… Me da la impresión montón de encargos. Tenemos obliga-
hablar de responsabilidad y de inspira- de que a partir de este momento, y ción de explorar nuevos talentos loca-
ción. Necesito transmitir a los músicos hasta dentro de diez años, dedicaré les, de Hong Kong y de China en
de la orquesta la inspiración que les más al bel canto. general. En la gira del año pasado con
ayude a decodificar la partitura. Pero ¿Aceptaría dirigir un teatro de ópera? la orquesta, cuando estuvimos en la
sin jugar a ser el jefe o a si eres o no Naturalmente que si Musikverein de Viena, y en siete de las
un maestro de verdad. Ese es un juego Imagine el Metropolitan, con una principales salas de concierto de todoa
que no debes seguir. He conocido orquesta multidisciplinar, apta para el Europa (desafortunadamente no toca-
directores que juegan a ser maestros, y foso y el escenario. mos España), incluíamos en el progra-
ves que aquello no es real. El Met es un teatro de ópera fantás- ma obras del compositor chino Fung
A la hora de inspirar, ¿cómo se actúa tico. Y esa combinación de posibilida- Lam, que es muy interesante.
frente a un conjunto de músicos con sus des de la orquesta también me lo pare- ¿Se siente cómodo con esa música?
horarios, sus convenios y sus reglas cen. Esperemos a ver qué nos tiene Creo que hay que tomársela muy
internas? reservado el futuro. en serio. En primer lugar por su cali-
Ya sabemos que el tiempo es tiem- Pensando en el más cercano… Su con- dad, porque hablamos, además del
po. Si me dicen que es la hora, para- trato en Dallas se extiende hasta 2019. caso de Fung Lam, de otras obras muy
mos y no pasa nada. Lo veo como Exactamente. Hasta el fin de la profundas, de piezas muy buenas de
algo normal y lo respeto. Pero si tengo temporada 2018-2019. grandes compositores locales como
un ensayo de diez a una necesito que ¿Y el de Hong-Kong? Tan Dun. Hay muchos, y más que irán
ese tiempo se rinda al ciento por cien- Hasta esas mismas fechas. surgiendo en el futuro.
to. Convencido de que la disciplina te Hasta entonces entre sus planes esta El tiempo pasa rápido, 2019 está enci-
hace libre, porque te proporciona hacer un Anillo del Nibelungo con ellos. ma, y tiene que ir decidiendo su próxi-

94
316-Pliego final.qxp_Pliego final 22/2/16 12:22 Página 95

Jurjen Stekelenburg ENCUENTROS


JAJAAP VAN ZWEDEN

Checa, la de Israel, la de Londres, que


estoy dirigiendo estos días. Estoy en
Roma de vez en cuando con Santa
Cecilia, hace algunos años dirigí la
Filarmónica de Buenos Aires, y trabajo
con la Orquesta de París. Si recibo una
invitación y puedo hacerlo, lo hago.
¿Cómo surgió la Fundación Papageno?
¿Es importante la música como factor de
curación?
Muy importante. Tenemos un hijo
autista y en sus primeros años, mi
mujer, Aaltjie, y yo sólo podíamos
comunicarnos con él mirándonos a los
ojos. Pero de repente descubrimos
cómo reaccionaba si le cantábamos.
Hasta ese momento no podía hablar,
pero los fragmentos de canciones pro-
vocaron su curiosidad y comenzó a
emitir algunas palabras. Al ver su inte-
rés, nos propusimos insistir con el res-
to de la canción, y esa idea le emocio-
naba. Así procedimos durante medio
año, pasado el cual analizamos hasta
qué punto el método era importante,
si tras una primera palabra, emitía dos,
tres, cuatro, cinco, seis…. Y a través
de las canciones aprendió a hablar.
¿Un milagro?
Ni más ni menos. Al ver cómo
había aprendido a articular sonidos y
que ese prodigio se contaba en radio
y televisión, muchos padres con hijos
con los que no podían comunicarse
me preguntaron si podía proporcio-
narles más información de esa “terapia
musical”. Pensando en ellos pusimos
en marcha la Fundación en la que en
mo paso. Llegado el momento, ¿prefie- prenden que la cultura es muy impor- la actualidad contamos con veinticin-
re que el cambio se produzca con una tante para su país y están convencidos co especialistas en terapia musical que
orquesta europea o americana? Se de que la música sinfónica es una de se desplazan por el país para ayudar a
rumorea que ha sido tentado por la las principales expresiones, junto con niños con dificultades relacionales. Y
Filarmónica de Nueva York. la ópera y los museos. Cuando volví a el verano pasado abrimos un edificio
¿Qué quiere decir lo de ser tentado? Amsterdam, formando parte de la muy bonito que inauguró nuestra rei-
Que le quieren con ellos. Orquesta del Concergebouw, amé na, Máxima, al que acuden cada día
Yo no sé nada. Ya veríamos llega- mucho más mi país. Pero siempre, en torno a sesenta personas para
do el caso (sonrisa cómplice, nerviosa alguna parte de mi estaba echando en seguir tratamientos trabajando con
¿por verse pillado?). Veamos: mi rela- falta América. ellos.
ción con América es la siguiente… ¿Qué me dice de la Orquesta del Con- Su dedicación en este terreno nace en
Nací en Amsterdam, donde viví hasta certgebouw? 1997, al tiempo de abandonar su puesto
que, con dieciseis años me fui a estu- (Respira hondo antes de contestar). de solista y empezar la carrera en el
diar a la Juilliard School de Nueva Cuando has pertenecido a una orquesta podium. ¿Era el modo de ganar dinero
York. Pasé momentos muy duros en no debes volver a ella para dirigirla para su Fundación?
los primeros momentos. Al principio antes de que transcurra bastante tiempo. Sí. Todo vino al tiempo. Por una
me encontraba muy solo, pero fui Yo regresé poco después de marcharme parte, por esa necesidad de dinero.
empezando a amar aquella ciudad y a y me di cuenta de que había cometido Cuando empecé a recabar fondos para
América en general, porque no estoy un error. De modo que dije: nunca más. la Fundación, como no quería acudir a
hablando sólo de Nueva York. Me sen- Mejor será que esperemos todos. Así la gente solicitando ayuda, me propu-
tía orgulloso por ser parte de aquel que veremos que sucede en 2017 cuan- se hacerlo todo yo solo, involucrándo-
país, cuya vida musical me tenía com- do vuelva después de tantos años. me hasta el fondo.
pletamente deslumbrado. Por la activi- Asumiendo que no tiene tiempo para ¿Ha divulgado la idea de la terapia?
dad en la Juilliard School y por la exis- invitaciones, ¿ha recibido alguna desde Claro que estas cosas las divulga-
tencia de tantas grandes orquestas orquestas españolas? mos pero en este caso tampoco habla-
como hay en América. Mi enamora- A decir verdad, no se me viene mos de carreras de fondo para solucio-
miento tenía que ver con el modo en ninguna a la cabeza. Creo que no. nar los problemas en cinco años, sino
que esas orquestas se crearon y subsis- ¿Aceptaría alguna que le llegase de una para ir buscando soluciones paso a
ten, gracias a la gente de las distintas orquesta latina? paso. Sin prisas. Como en la música.
ciudades que se sienten orgullosas de Por supuesto. Como lo hago con
su cultura y quieren apoyarla. Com- otras tan diversas como la Filarmónica Juan Antonio Llorente
95
316-Pliego final.qxp_Pliego final 22/2/16 12:22 Página 96

EDUCACIÓN

VISIÓN CONTRA VICTIMISMO

L
a Fundación Daniel y Nina Caras-
so (FDNC), que comenzó a
implantar su programa de Arte
Ciudadano en España en 2013, lanzó
en enero tres convocatorias para finan-
ciar proyectos relacionados con la
educación musical: Claves, Resonan-
cias y Educación Expandida.
Claves se dirige a proyectos desa-
rrollados en centros públicos de infan-
til, primaria y secundaria interesados
en el modelo de residencia artística, y
financia la participación en estos pro-
yectos de jóvenes artistas o grupos con
experiencia en el ámbito pedagógico.
Resonancias está pensada para
conservatorios y escuelas de música
de titularidad pública y tiene dos obje-
tivos: la innovación pedagógica y la
creación de programas que conecten
estos centros con la sociedad.
Educación Expandida busca igua-
lar el acceso a la cultura musical a tra-
vés de tres líneas: herramientas digita-
les (tabletas, móviles, consolas, etc.),
equipamientos móviles (en la línea del dencias artísticas en colegios Aquí tra- mediados del siglo pasado.
bibliobús o el museo itinerante) y pro- baja un artista del CA2M (Madrid), el La convocatoria dirigida a conser-
yectos de larga duración que conside- MuMo (museo móvil), el colaboratorio vatorios y escuelas de música dice
ren la música como factor de desarro- interdisciplinar de biología DIY/DIWO apoyar a organizaciones inmersas o
llo en contextos sociales frágiles. Prototyp_ome de Hangar (Barcelona), interesadas en procesos de innovación
el proyecto Montenoso para potenciar a adoptar prácticas no conformistas y
Vínculos la ruralidad, el feminismo y lo común buscar una enseñanza más inclusiva,
en montes vecinales de Galicia o el más representativa de nuestra socie-
Marina Nahmias, hija de Daniel y proyecto de Laboral (Gijón) que rela- dad y más abierta a contextos sociales
Nina Carasso, creó en Francia la FDNC ciona ciudadanía y ciencia conectando y culturales alejados desconectados de
tras la muerte de sus padres, hace escolares, artistas y científicos. la música.
menos de diez años, y lo hizo con la La convocatoria dirigida a centros
idea de honrar su memoria mejorando Retos públicos de educación infantil, prima-
la investigación en alimentación soste- ria y secundaria busca proyectos en
nible y acercando el poder transforma- La última convocatoria, tan espe- los que la música sea la llave que abre
dor de las artes a más personas. El vín- cialmente vinculada a la música, es el camino a aprendizajes de otras
culo con España de Marina Nahmias todo un reto para el tejido de educa- materias, algo que a algunos les sonará
tiene mucho de emocional: su padre, ción musical español, que puede a etrusco, y en los que el aprendizaje
Daniel Carasso, creador del grupo demostrar dinamismo presentando de la música no sea necesariamente
Danone, volvió de pequeño a lo que proyectos con visión y alejándose de aprender a tocar un instrumento. Al
sus padres, judíos sefarditas, habían la improductividad del victimismo. No buscar proyectos que fortalezcan la
considerado siempre su patria. La his- siempre es fácil hacerlo, porque las conciencia de barrio, de comunidad, o
toria es apasionante y basta con expli- convocatorias indicen en la idea de el cruce intergeneracional, la FDNC
car aquí que Daniel mantuvo hasta su proyectos nacidos de la colaboración envía un mensaje claro e intenta que la
muerte su doble nacionalidad franco- entre instituciones, colectivos y profe- educación musical se convierta en algo
española y que Marina, pese a no ser sionales. Inciden también en abrir importante, significativo, duradero.
española, ha querido mantener ese horizontes a la educación musical, un Ojalá el ejemplo de la FDNC cun-
vínculo creando una fundación de sector aún apegado en numerosos da. No sólo se trata de financiar, que
carácter familiar que hoy tiene delega- casos a formas de pensar y actuar ya es algo digno de mención, sino de
ciones en París y Madrid. muy desconectadas de la realidad. tener una estrategia para que los pro-
La FDNC, en su eje de arte y ciuda- Mientras el mundo profesional de la yectos sean sostenibles y se convier-
danía, ha apoyado ya proyectos en los música vive desde hace décadas cam- tan, con el tiempo, en una manifesta-
que la música no es un eje principal, bios y giros de incierto futuro, grandes ción imprescindible de nuestro vínculo
como el proyecto LAAV de antropolo- sectores del mundo de la educación con la música.
gía audiovisual experimental del musical mantienen, impasibles a veces,
MUSAC de León, el proyecto de resi- contumaces otras, planteamientos de Pedro Sarmiento

96
316-Pliego final.qxp_Pliego final 22/2/16 12:22 Página 97

JAZZ

PEDRO ITURRALDE,
SIEMPRE EN LA CIMA DEL JAZZ ESPAÑOL

E
l jazz español no podría escribirse
sin su literatura. Él fue responsa-
ble, junto a Tete Montoliu, de la
profesionalidad del jazz en nuestro
país, en un momento en el que el
género habría sobrevivido en nuestra
escena a través de gestos generalmen-
te más exóticos que verdaderos,
dotándole de un presente y un futuro
inexistentes hasta entonces. Fue igual-
mente uno de los primeros músicos
españoles en abrazar el jazz y el fla-
menco con la intención de aportar un
nuevo lenguaje, con aquel disco de
título explícito que fue Flamenco,
publicado en Blue Note y con la parti-
cipación de un jovencísimo guitarrista
de Algeciras, luego universalmente
conocido como Paco de Lucía. Es
Pedro Iturralde (Falces, Navarra, 1929), PEDRO ITURRALDE
maestro saxofonista y creador pionero
de nuestro jazz, al que estos días la muy bien para tocar –hace unos años Berklee College Of Music de Boston
Fundación SGAE le ha rendido mereci- el artista tuvo serios problemas de junto a maestros como el vibrafonista
do homenaje entregándole la Medalla salud, afortunadamente superados-. Gary Burton. Su periplo americano se
de Honor de la SGAE; la inauguración De hecho cuando mejor me encuentro describe elogiosamente en reputadas
de una exposición sobre su vida y es cuando estoy sobre un escenario. revistas como Down Beat, al tiempo
obra; y un ciclo de conciertos y un Hoy el jazz en España está muy bien, que su regreso a nuestro país se acom-
maratón de películas a las que este hay muchos clubes que funcionan, paña de emocionantes aventuras musi-
navarro de Madrid compuso la banda grandes festivales, gozando de un cales, como su participación en Europa-
sonora. momento extraordinario, más incluso lia 85 de Bruselas. Su tradicional vincu-
A Pedro Iturralde y Tete Montoliu que en países vecinos e históricamente lación con el mundo de la música clási-
les ocurrió lo mismo que, en términos tan jazzísticos como Francia.” ca se hace patente, sobre todo, durante
futbolísticos, les ocurre a Messi y Cris- La trayectoria de Pedro Iturralde se las décadas de los ochenta y noventa,
tiano Ronaldo, esto es, dos titanes de acompaña de nombres capitales del cuando es solicitado por la Orquesta
nuestro jazz coincidiendo en tiempo y género, desde Lee Konitz, Gerry Mulli- Nacional de España y la Sinfónica de
lugar. En este sentido, las comparacio- gan o Donald Byrd, siendo todavía RTVE por recomendación de directores
nes entre uno y otro han sido recu- uno de los jazzistas españoles más de la talla de Sergiu Celibidache, Igor
rrentes incluso hasta después del falle- reconocidos internacionalmente. En la Markevitch, Rafael Frúbeck de Burgos,
cimiento del pianista, generando dis- década de los sesenta se reveló como Jesús López Cobos, Odón Alonso, Enri-
cusiones absurdas sobre sus respecti- un saxofonista de muchos quilates que García Asensio y Miguel Ángel
vas hegemonías. Hoy, queda claro, la dentro de la frágil escena jazzística Gómez Martínez, entre otros.
única certeza es que los dos fueron madrileña, donde acostumbraba a Mediada la década de los noventa,
pilares esenciales en la creación de un tocar en locales tan emblemáticos Iturralde abandona su cátedra de saxo-
sentimiento y una actitud reales para como el Whisky & Jazz Club. En 1967 fón en el Conservatorio Superior de
ejercer el oficio de jazzistas en nuestro afrontó otro gran hito dentro de su tra- Música de Madrid, entregándose a la
país, con una altura musical fuera de yectoria profesional al ser contratado promoción de nuevos valores saxofo-
toda duda, el primero, apoyado quizás por el erudito musicólogo alemán Joa- nísticos, actuaciones y grabaciones
más en la tradición jazzística europea quim E. Berendt para participar en el como Una noche en el Central o Etno-
y, por tanto, tendiendo sólidos puen- Festival de Jazz de Berlín con su pro- fonías. A finales de esta década su Sui-
tes tanto con la música clásica folclóri- yecto más ambicioso, Flamenco Jazz, te Helénica es interpretada por la
ca continental, y el segundo claramen- que tendría justa prolongación disco- Orquesta del Teatro alla Scala de
te orillado a la expresión norteameri- gráfica bajo el catálogo de Blue Note, Milán, junto a obras de otros maestros
cana. Sea como fuere las comparacio- como ya se ha mencionado; sus com- como Gershwin o Piazzolla. Actual-
nes fueron inoportunas, aunque ya se posiciones generaron gran expecta- mente comparece regularmente en los
sabe que al público y a la prensa le ción, contando con premios en el Con- principales festivales y clubes españo-
gusta etiquetar las cosas, ponerlas en curso Internacional de Composición les, así como continua estrechamente
un ranking. de Temas de Jazz de Mónaco. ligado a la música clásica, mostrando
El homenaje de la casa de los auto- El eco de su saxo tenor llegó hasta una extraña vitalidad que contrasta
res al octogenario saxofonista le llega Estados Unidos, desde donde se le con su edad.
en un momento dulce. “En mi caso remite una beca para ampliar conoci-
tengo mucho trabajo y me encuentro mientos musicales en el prestigioso Pablo Sanz
97
316-Pliego final.qxp_Pliego final 22/2/16 12:22 Página 98

GUÍA

LA GUÍA DE SCHERZO
MADRID

TEATRO REAL
Información y venta: Taquilla 902 24 48 48
www.teatro-real.com

Ópera Angelo: David Jerusalem, Isa- Danza ¡Todos a la Gayarre!


bella: Manuela Uhl (Feb. 19, Sasha Waltz Talleres familiares
La prohibición de amar. 22, 25, 28, Mar. 3, 5) Sonja -Consagración Escenas de VI. La primavera ha veni-
Richard Wagner (1813-1883) Gornik (Feb. 27, Mar. 1, 4) una Rusia profana en dos do. Actividad paralela a La
Dirección musical: Mariana: Maria Miró, Brighe- partes Música de Igor Stra- consagración de la primavera:
Ivor Bolton, Dirección de lla: Ante Jerkunica (Feb. 19, vinsky (1882-1971) 13 de marzo de 2016. 12.00 h
escena: Kasper Holten, 22, 25, 28, Mar. 3, 5) Martin -Escena de amor Extraído de y 17.00 h. Sala Gayarre.
Escenografía y figurines: Winkler (Feb. 27, Mar. 1, 4) la Sinfonía dramática Roméo
Steffen Aarfing, Coreografía: Danieli: Isaac Galán, Dorella: et Juliette, op. 17 Música de Función familiar
Signe Fabricius, Diseño de María Hinojosa, Pontio Pilato: Hector Berlioz (1803-1869) La flauta encantada
vídeo: Luke Halls, Ilumina- Francisco Vas. -Preludio a la siesta de un Espectáculo musical con pro-
ción: Bruno Poet, Dirección Febrero: 19, 22, 25, 27, 28 y fauno Poema sinfónico según yecciones. Actividad paralela
del coro: Andrés Máspero. Marzo: 1, 3, 4, 5. 20:00 el texto de Stéphane Mallar- a La flauta mágica. Quinteto
Nueva producción del Teatro horas. 18.00 horas domingos. mé Música de Claude de cuerdas con narrador. A
Real, en coproducción con la Sala principal. Debussy (1862-1918) partir de La flauta mágica de
Royal Opera House Covent Producción de Sasha Waltz & W. A. Mozart. Nueva produc-
Garden de Londres. Written on Skin. Guests. Orquesta Titular del ción en el Teatro Real. Edad
Coro y Orquesta Titulares del George Benjamin Teatro Real. recomendada desde 4 años.
Teatro Real. Ópera en versión de concierto Dirección musical: Titus Dirección musical: Sergio
Friedrich: Christopher Malt- Dirección musical: George Engel, Coreografía: Sasha Mastro, Guión, puesta en
man (Feb. 19, 22, 25, 28, Mar. Benjamin, Protector: Waltz, Escenografía: Pia escena e interpretación: Pilar
3, 5) Leigh Melrose (Feb. 27, Christopher Purvesm, Agnes: Maier Schriever, Sasha Waltz, Massa, Diseño de dibujos:
Mar. 1, 4) Lucio: Peter Lodahl Barbara Hannigan, Primer Giom/Guillaume Bruère, Ximena Maier, Edición de
(Feb. 19, 22, 25, 28, Mar. 3, ángel / Chico: Tim Mead, Figurines: Bernd Skodzig, proyecciones: Insuel SL,
5) Peter Bronder (Feb. 27, Segundo ángel / Marie: Giom/Guillaume Bruère, Ilu- Diseño de luces: Paco Ariza.
Mar. 1, 4) Claudio: Ilker Arca- Victoria Simmonds, Tercer minación: Martin Hauk, Thilo Quinteto Wienerkam-
yürek (Feb. 19, 22, 25, 28, ángel / John: Robert Murray Reuther. mersymphonie (Viena)
Mar. 3, 5) Mikheil Sheshabe- Mahler Chamber Orchestra Marzo: 9, 10, 11, 12 20:00 27, 28 de febrero y 5, 6 de
ridze (Feb. 27, Mar. 1, 4) 17 de Marzo, 20:00 horas, horas, Sala principal. marzo de 2016, Sala Gayarre,
Antonio: David Alegret, Sala principal. 12:00 y 17:00 horas.

CNDM
(Centro Nacional de Difusión Musical)
c/ Príncipe de Vergara, 146. Teléfono: 91 337 02 34 / 40. www.cndm.mcu.es
Localidades Auditorio Nacional / Teatro de la Zarzuela: taquillas, teatros del INAEM, 902 22 49 49 y www.entradasinaem.es

Ciclo LICEO DE IVÁN MARTÍN, piano Ciclo SERIES 20/21 Ciclo UNIVERSO
CÁMARA XXI Aires franceses BARROCO
Obras de C. Debussy, F. MUSEO NACIONAL AUDITORIO NACIONAL DE
AUDITORIO NACIONAL DE Poulenc, O. Messiaen, E. CENTRO DE ARTE MÚSICA. Sala Sinfónica
MÚSICA. Sala de Cámara Ysaÿe y M. Ravel REINA SOFÍA. Domingo, 20. 18:00h
Miércoles, 9. 19:30h Auditorio 400 CONCERTO ITALIANO
ANNA CATERINA Ciclo BACH VERMUT Lunes, 14. 19:30h. RINALDO ALESSANDRINI,
ANTONACCI, soprano Entrada libre director
DONALD SULZEN, piano AUDITORIO NACIONAL ENSEMBLE ORQUESTA DE CARLO ALLEMANO, tenor
El teatro de cámara más DE MÚSICA. CADAQUÉS ROBERTA INVERNIZZI y
íntimo Sala Sinfónica ERNEST MARTÍNEZ MONICA PICCININI,
F. Poulenc: La dame de Sábado, 12. 12:30h IZQUIERDO, director sopranos. SONIA PRINA,
Monte-Carlo y La voix RAÚL PRIETO, órgano HILARY SUMMERS, contralto contralto. AURELIO
humaine Concierto XVI. Un hito del serialismo SCHIAVONI, contratenor
Ciclo integral de la obra de J. Obras de R. Humet SALVO VITALE, bajo
Miércoles, 30. 19:30h S. Bach para órgano y P. Boulez A. Scarlatti: Cain, overo il
LINA TUR BONET, violín primo omicidio

98
316-Pliego final.qxp_Pliego final 22/2/16 12:22 Página 99

GUÍA

ORCAM
www.orcam.org

JUEVES 3 DE MARZO DE AUDITORIO NACIONAL. MIÉRCOLES 23 DE MARZO pour un temps de penitence


2016. 19:30 HORAS SALA SINFÓNICA DE 2016. 19:30 HORAS G. Jackson: Oculiomnium
AUDITORIO NACIONAL. ORQUESTA Y CORO DE AUDITORIO NACIONAL. T. Marques: Caligaverunt
SALA DE CÁMARA LA COMUNIDAD DE SALA DE CÁMARA P. Lukaszewski:
PEQUEÑOS CANTORES MADRID CORO DE LA Two Lenten Motets
DE LA JORCAM CORO DE RTVE COMUNIDAD DE MADRID P. Mealor: Ubi caritas
CAMERATA INFANTIL PEQUEÑOS CANTORES Pedro Teixeira, director
FBBVA/ORCAM DE LA JORCAM “Tenebrae – Música LUNES 28 DE MARZO DE
Ana González, directora JOVEN CORO DE LA renacentista y contemporánea 2016. 19:30 HORAS
M. Barón: Tres canciones COMUNIDAD DE MADRID para la Semana Santa” AUDITORIO NACIONAL.
populares Ruth Iniesta, soprano E. Lopes Morago: Oculimei SALA SINFÓNICA
W. Lutoslawski: Gerardo López, tenor A. Lobo: Versa estinluctum JOVEN ORQUESTA DE LA
Dos canciones Toni Marsol, barítono F. Martins: Tenebræ factæ sunt COMUNIDAD DE MADRID
D. Azurza: Ur bidea Rubén Amón, guión y E. Lopes Morago: Antonio Galera, piano
E. Rautavaara: Lapsimessu (A narrador Versa estinluctum Eduardo Portal, director
children’s Mass) Víctor Pablo Pérez, director W. Byrd: Miserere nihi F. Cano: Sensorial*
A. Sallinen: C. Saint-Saëns: Domine W. A. Mozart: Concierto para
Suita Grammaticale El carnaval de los animales T. Weelkes: piano nº 21 KV 467*
C. Orff: Carmina Burana When David heard J. Haydn: Sinfonía nº 104
JUEVES 17 DE MARZO DE ESPECIAL CARNAVAL A. Lotti: Crucifixus “Londres”*
2016. 22:30 HORAS F. Poulenc: Quatre motets *Primera vez JORCAM

TEATRO DE LA ZARZUELA
Jovellanos, 4. (91) 5.24.54.00
http://teatrodelazarzuela.mcu.es.
Localidades: www.entradasinaem.es
Taquillas y 902 22 49 49.

La Guerra de los marzo, a las 20 h.


Gigantes/El imposible (domingo a las 18 h.)
mayor en amor, le vence
Amor, de Sebastián Durón. Pinocho,
Leonardo García Alarcón / de Pierangelo Valtinoni.
Gustavo Tambascio. Universidad Carlos III
Cappella Mediterránea y (Leganés).
Coro del Teatro de la Función familiar: sábado 12
Zarzuela. Del 17 al 23 de de marzo, a las 18 h.

SEVILLA

TEATRO DE LA MAESTRANZA
Paseo de Cristóbal Colón, 22.
41001 Sevilla
Teléfono 954223344.
www.teatrodelamaestranza.es

Días 5 y 6 de marzo, 2016 Bermúdez y música popular


BALLET NACIONAL DE
ESPAÑA Día 28 de marzo, 2016
Director Artístico: Antonio ORQUESTA JOVEN DE
Najarro ANDALUCÍA
Sorolla Dirección musical: Manuel
Idea Original: Antonio Hernández-Silva
Najarro Violonchelista: Guillermo
Director de Escena: Franco Pastrana
Dragone Obras de Dvorák
Coreografía: Arantxa
Carmona, Miguel Fuente, Día 29 de marzo, 2016
Manuel Liñán y Antonio KHATIA BUNIATISHVILI,
Najarro piano
Música: Juan José Colomer, Con el patrocinio de
Paco de Lucía, Enrique Laboratorios AGQ Labs

99
316-Pliego final.qxp_Pliego final 22/2/16 12:22 Página 100

CONTRAPUNTO

MIS NOCHES
EN LA ÓPERA TEATRO ALLA SCALA

M
e ha llevado más de medio siglo de religiosa asis- Narodny Divadlo y el Teatro Smetana (antes Alemán). Allí
tencia a la ópera llegar al fondo de la cuestión, y me zampé once óperas de Bohuslav Martinu regadas con
antes de que empiece con las excusas permítan- un par de Dvorák. El Narodny, construido gracias a los
me aclararles que fue todo culpa de La Scala, ese donativos de la gente corriente, ardió antes de su inaugura-
lugar que se hizo tan infranqueable como la caja fuerte ción. Y la misma gente corriente envío más dinero. ¿En qué
donde guardan las joyas en Hatton Garden. otro lugar se valora más la ópera?
En los tiempos anteriores al correo electrónico, si uno Voy a pasar por encima del resto de mis notas de viaje,
tenía la suerte de que alguien cogiese el teléfono al otro pero con el tiempo no me he dejado ninguno los grandes
lado de la línea, la respuesta era invariablemente una parra- teatros, de San Petersburgo a San Francisco, de París a Tel
fada en italiano a ritmo de ametralladora que solo un com- Aviv (donde Plácido Domingo se dio a conocer), de Bolo-
primario de Donizetti podría haber entendido. Después, si nia a Helsinki y de Bayreuth al Met, donde una noche wag-
un segundo golpe de fortuna te ponía en contacto con el neriana podía no tener fin cuando Jimmy Levine dirigía Par-
departamento de prensa, el grado de arrogancia y xenofo- sifal. Los tengo todos vistos.
bia con el que te recibían era solo comparable al de Bay- Con una sola excepción: la piedra angular de la ópera,
reuth. Me llevó algún tiempo reconocer la angustia de la que es La Scala. ¿Qué me estaba perdiendo?
gente del departamento, formado por amantes del arte que Todo.
trabajaban como mediadores entre las fuerzas irreconcilia- Aprovechando que estaba cerca, envié un correo a un
bles de la vanidad de los artistas y la transparencia demo- nuevo jefe de prensa que se ocupó de las gestiones corres-
crática. Pero estoy divagando. pondientes. La Scala se ha abierto al mundo desde que Ric-
En la niebla londinense mi primer teatro de ópera fue cardo Chailly, criado en la casa, regresó como director prin-
Sadler’s Wells, barato, animado y en la ruta del 19. Cual- cipal. La nueva clave es el acceso sin restricciones.
quiera que apareciera con un abrigo de piel o una corbata Apreciados lectores, no creo haber sentido tal entusias-
negra era blanco de las chanzas del anfiteatro. El antiguo mo en la ópera desde que siendo un niño fui por primera
Wells, antes de que le cambiaran la cara con el acero cro- vez y me niego a arruinar el recuerdo en un acto de crítica
mado que permitió el dinero de la lotería nacional, era un musical. En su lugar, voy a hacer algo verdaderamente útil
foso medieval en el que los cantantes se jugaban el tipo y ofrecerles un manual de instrucciones para La Scala.
saliendo a escena. Cantaban siempre en un inglés de preci- Lo primero que precisan saber es que las puertas se
sión fundamentalista, con tan fiera elocución que tuve que abren exactamente media hora antes de la función. Y me
ver Las bodas de Fígaro dos veces antes de darme cuenta refiero a las puertas de la calle. Si llegas pronto, no te dejan
que se trataba de una comedia. Todo en el Wells tenía un entrar aunque llueva a cántaros.
aire existencial, una crispación que persiste en su heredera, La gente se viste para la ocasión, al menos la mayoría, y
la English National Opera. lleva a los niños. Hay muchos turistas entre el público pero
Covent Garden nunca me entusiasmó. Fui a menudo la clase media milanesa marca el tono. Inician los aplausos
durante los diez años que pasé investigando su historia y y te dicen cuándo silbar tu desaprobación (solo los aficio-
me encantaba la idea keynesiana de que la gran ópera nados al rock silban cuando algo les gusta).
pudiese regenerar la economía inglesa. Pero no encontré Los conserjes, ellos y ellas, son encantadores. Uno me
encanto alguno en los ejecutivos del distrito financiero que advirtió que no comprara el programa, que estaba todo en
convertían el bar en el parqué de una especie de Bolsa noc- italiano, y que me llevara una de las hojas de reparto gratui-
turna, ni en los miembros de la directiva que trataban a los tas en su lugar. Y no venden nada más.
asistentes de pago con una mezcla de presunción y condes- Lo voy a repetir: no se va a La Scala a comprar cosas.
cendencia. He pasado grandes noches en el Garden pero Ni siquiera las bebidas del descanso. A menos que
siempre tengo la sensación de ser simplemente tolerado o hayas comprado un tíquet al llegar, no podrás ponerte en la
estar en un periodo de prueba. cola del bar. Y si no tienes un tíquet es probable que no lle-
A Viena me aficioné como una starlette al sofá del direc- gues al bar a tiempo. Esta es la solución: le dices a un aco-
tor de casting. Aunque no es el mismo edificio que gober- modador que vas a salir a fumar, giras a la derecha y echas
nara Gustav Mahler (y que las bombas soviéticas destroza- a andar. Doscientos metros después y en la acera de
ron en 1945), su atmósfera permanece. Lorin Maazel, su enfrente encontrarás una de las mejores heladerías del
director a principios de los ochenta, me contaba que se mundo. Algunos expertos pueden deglutir cuatro unidades
había instalado en la habitación de Mahler. El auditorio, antes de que suene la campana del segundo acto.
vacío al mediodía, apestaba a cera y sulfuro. Las mejores De vuelta a tu asiento, prepárate para hacer como que
butacas eran tan espartanas como las localidades sin asien- no has visto nada cuando un estrepitoso cambio de deco-
to. El bar servía cocina checa. Y las funciones, a menudo rado interrumpa la acción durante media hora. Los tramo-
descaradamente improvisadas y con el concertino haciendo yistas no han cambiado desde los tiempos de Verdi. Hazte
las veces de director, continuaban la tradición laxa y desali- una foto, habla con tus vecinos de asiento. Sumérgete en la
ñada de Schlamperei, que ni siquiera Mahler logró deste- historia.
rrar. En una ocasión asistí seis noches seguidas y no recuer- Al final hay teatro. Algunas divas pasan más tiempo
do un solo momento de excelencia. ensayando los saludos que las arias. Besar el escenario es
Pero si la Ópera del Estado era una decepción, siempre costumbre. La quinta vez que salieron a saludar, un niño de
te quedaban la Volksoper, el Theater an der Wien, la Kam- seis o siete años bajó corriendo por el pasillo, brazos al
meroper y una docena de compañías menores que apare- aire, gritando “bravi! bravi!”.
cieron en los oscuros sótanos de la Ringstraße. Viena fue mi Como una película de Fellini.
primer paraíso operístico. Y eso nunca se olvida. Solo en La Scala.
En Praga, mi siguiente inmersión, alternaba entre el Norman Lebrecht
100
21
MADRID 2016
AUDITORIO NACIONAL DE MÚSICA

ARKADI VOLODOS GRIGORI SOKOLOV


M A R T E S , 1 5 D E M A R Z O. 1 9 : 3 0 H . MARTES, 5 DE ABRIL. 19:30 H.

©RAFA MARTÍN / FUNDACIÓN SCHERZO


©MARCO BORGGREVE

J. BRAHMS R. SCHUMANN
Variaciones en re menor Arabesque, op. 18
(del Sexteto de cuerda, op. 18) Fantasía en do mayor, op. 17
Klavierschtucke op.76
F. CHOPIN
F. SCHUBERT Dos nocturnos, op. 32
Sonata en la mayor, D960 Sonata nº 2 en si bemol
menor, op. 35

CONECTANDO
PASIONES
www.fundacionscherzo.es
COLABORA ORGANIZA PAT R O C I N A
DIRECCIÓN CANTANTE MASCULINO
MUSICAL DE ÓPERA

MICHEL GREGORY
PLASSON
Temporada ABAO. Bilbao
KUNDE
Gran Teatro del Liceu, Barcelona
Teatro Real, Madrid Festival de Peralada
Palau de la Música, Valencia Temporada ABAO, Bilbao

CANTANTE FEMENINA
DIRECCIÓN DE ÓPERA
DE ESCENA

LAURENT JOYCE
PELLY
PRODUCCIÓN DE ÓPERA
(ex aequo) DIDONATO C.N.D.M. Madrid
Gran Teatro del Liceu, Barcelona

OTELLO
Auditorio Baluarte, Pamplona
Teatro Real, Madrid

CANTANTE
de Verdi
REVELACIÓN
Producción del Festival Castell de Peralada
PREMIO ESPECIAL
A TODA UNA CARRERA
RUTH
FIORENZA EL CASTILLO
INIESTA
COSSOTTO DE BARBAZUL Teatro de la Zarzuela, Madrid
Teatros del Canal, Madrid
de Bartók
Producción de Ópera de Oviedo
CANTANTE DE ÓPERA
ESPAÑOLA O ZARZUELA
PRODUCCIÓN DE ÓPERA
CONTRIBUCIÓN AL
ESPAÑOLA O ZARZUELA
NICOLA
MUNDO DE LA LÍRICA
Y PREMIO ESPECIAL
EL TERRIBLE BELLER
DEL JURADO

PÉREZ CARBONE
Teatro Campoamor, Oviedo
FUNDACIÓN de Torregrosa y Valverde, hijo Teatro de la Zarzuela, Madrid

TEATRO Producción de la Fundación


Jacinto e Inocencio Guerrero RECITAL O
VILLAMARTA, CONCIERTO LÍRICO

AYUNTAMIENTO
DE JEREZ
BRYN
TERFEL
Temporada Lírica de La Coruña

Teatro Campoamor de Oviedo


19 de marzo de 2016 - 21:00 h

Actividad subvencionada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

SCHERZO.indd 1 17/02/16 12:23

También podría gustarte