Está en la página 1de 3

El bullying o acoso escolar no hace distinciones sociales o de sexo.

A pesar de la creencia extendida de


que los centros escolares situados en zonas menos favorecidas son, por definición, más conflictivos, lo
cierto es que el bullying está presente en casi cualquier contexto social.

Respecto al sexo, tampoco se aprecian diferencias, al menos en lo que respecta a las víctimas. En
cambio, en el perfil del agresor sí se aprecia predominancia de los varones.

Te contamos cuáles son las consecuencias del acoso escolar para los niños.

Las consecuencias del acoso escolar son muchas y profundas. Para la víctima de acoso escolar, las
consecuencias se notan con una evidente baja autoestima, actitudes pasivas, trastornos emocionales,
problemas psicosomáticos, depresión, ansiedad o pensamientos suicidas. También se suman a esta
lista, la pérdida de interés por las cuestiones relativas a los estudios, lo que puede desencadenar una
situación de fracaso escolar, así como la aparición de trastornos fóbicos de difícil resolución.

¿Cómo detectar a una víctima de acoso escolar?

Las víctimas de acoso escolar suelen caracterizarse por presentar un constante aspecto contrariado,
triste, deprimido o afligido, por faltar frecuentemente y tener miedo a las clases, o por tener un bajo
rendimiento escolar. En el apartado físico, estas víctimas suelen somatizar en su cuerpo su problema,
presentando dificultad para conciliar el sueño, dolores en el estómago, el pecho, de cabeza, náuseas y
vómitos, así como llanto constante. Sin embargo, esto no quiere decir que todos los niños que presenten
este cuadro estén sufriendo un acoso escolar. Antes de dar un diagnóstico al problema, es necesario
investigar y observar más al niño.

Efectos del acoso escolar en el agresor

En cuanto a los efectos del bullying sobre los propios agresores, algunos estudios indican que los
ejecutores pueden encontrarse en la antesala de las conductas delictivas. También el resto de
espectadores, la masa silenciosa de compañeros que, de un modo u otro, se sienten amedrentados por
la violencia de la que son testigos, se sienten afectados, pudiendo provocar cierta sensación de que
ningún esfuerzo vale la pena en la construcción de relaciones positivas.

Para el agresor, el bullying le dificulta la convivencia con los demás niños, le hace actuar de
forma autoritaria y violenta, llegando en muchos casos a convertirse en un delincuente o criminal.
Normalmente, el agresor se comporta de una forma irritada, impulsiva e intolerante. No saben perder,
necesitan imponerse a través del poder, la fuerza y la amenaza, se meten en las discusiones, cogen el
material del compañero sin su consentimiento, y exteriorizan constantemente una autoridad exagerada.

https://www.guiainfantil.com/educacion/escuela/acosoescolar/consecuencias
En su artículo titulado Bullying: un miedo de muerte, la psicóloga y periodista Henar L. Senovilla, afirma
que las causas que pueden hacer aparecer el acoso escolar son incalculables. El acoso escolar tiene
muchas formas de manifestarse y ocasiona perjuicios ilimitados.
En general, las causas o factores que provocan el acoso en los centros educativossuelen ser personales,
familiares y escolares. En lo personal, el acosador se ve superior, bien porque cuenta con el apoyo de
otros atacantes, o porque el acosado es alguien con muy poca capacidad de responder a las agresiones.
En la mayoría de las ocasiones, el acosador lo que quiere es ver que el acosado lo está pasando
mal.

Te contamos cuáles son las principales causas de acoso escolar.

Desencadenantes del bullying en el colegio


El bullying puede darse en cualquier tipo de colegio, público o privado, pero según algunos expertos,
cuanto más grande es el centro escolar más riesgo existe de que haya acoso escolar. A esta
característica, hay que añadir la falta de control físico y de vigilancia en los centros educativos.
Sería recomendable que en los pasillos hubiera siempre alguien, profesores o cuidadores, para atender e
inspeccionar a los alumnos.
Aparte de eso, el tratamiento que se da a los alumnos es muy importante. La falta de respeto, la
humillación, las amenazas o la exclusión entre el personal docente y los alumnos llevan a un clima de
violencia y a situaciones de agresión. El colegio no debe limitarse sólo a enseñar, pero debe funcionar
como generador de comportamientos sociales.

Causas familiares del acoso escolar

En el terreno familiar, el origen de la violencia en los chavales puede residir en la ausencia de un padre o
en la presencia de un padre violento. Esa situación puede generar un comportamiento agresivo en los
niños y llevarles a la violencia cuando sean adolescentes. Además de eso, las tensiones matrimoniales,
la situación socioeconómica o la mala organización en el hogar, también pueden contribuir a que los
niños tengan una conducta agresiva.
En resumen, las causas del bullying pueden residir en los modelos educativos que son un referente
para los niños, en la ausencia de valores, de límites y de reglas de convivencia; en recibir castigos a
través de la violencia o la intimidación y en aprender a resolver los problemas y las dificultades con
la violencia.

Cuando un niño está expuesto constantemente a esas situaciones, acaba por registrar
automáticamente todo en su memoria, pasando a exteriorizarlo cuando lo vea oportuno. Para el niño
que practica el bullying, la violencia es sólo un instrumento de intimidación. Para él, su actuación es
correcta y, por lo tanto, no se autocondena, lo que no quiere decir que no sufra por ello.

https://www.guiainfantil.com/educacion/escuela/acosoescolar/causas
Causas y consecuencias del bullying
Personales: Un niño que actúa de manera agresiva sufre intimidaciones o algún tipo de
abuso en la escuela o en la familia.
Adquiere esta conducta cuando es frecuentemente humillado por los adultos.
Se siente superior, ya sea porque cuenta con el apoyo de otros atacantes o porque el
acosado es un niño con muy poca capacidad de responder a las agresiones.

Familiares: El niño puede tener actitudes agresivas como una forma de expresar su
sentir ante un entorno familiar poco afectivo, donde existen situaciones de ausencia de
algún padre, divorcio, violencia, abuso o humillación ejercida por los padres y hermanos
mayores; tal vez porque es un niño que posiblemente vive bajo constante presión para
que tenga éxito en sus actividades o por el contrario es un niño sumamente mimado.

Todas estas situaciones pueden generar un comportamiento agresivo en los niños y


llevarles a la violencia cuando sean adolescentes.

En la escuela: Cuanto más grande es la escuela hay mayor riesgo de que haya acoso
escolar, sobre todo si a este factor se le suma la falta de control físico, vigilancia y
respeto; humillación, amenazas o la exclusión entre personal docente y alumnos.

Por otro lado los nuevos modelos educativos a que son expuestos los niños como la
ligereza con que se tratan y ponen en practica los valores , la ausencia de límites y
reglas de convivencia, han influenciado para que este tipo de comportamiento se
presenten con mayor frecuencia.

Consecuencias para el o los agresores

Pueden convertirse posteriormente en delincuentes, la persona se siente frustrada


porque se le dificulta la convivencia con los demás niños, cree que ningún esfuerzo que
realice vale la pena para crear relaciones positivas con sus compañeros.

Consecuencias para la víctima

Evidente baja autoestima, actitudes pasivas, pérdida de interés por los estudios lo que
puede llevar a una situación de fracaso escolar, trastornos emocionales, problemas
psicosomáticos, depresión, ansiedad, pensamientos suicidas, lamentablemente algunos
chicos, para no tener que soportar más esa situación se quitan la vida.

http://www.peques.com.mx/causas_y_consecuencias_del_bullying