Está en la página 1de 2

CASO: ICC 4145

PARTES: Ministerio de un país de medio Oriente y una compañía de construcción del sur
asiatico

LUGAR DONDE SE CONOCIO: Viena, Suiza

En los años setenta, un Ministerio de un país de Medio Oriente X convocaba a licitación para un
proyecto que implicaba la construcción de ciertos edificios con fines sociales (en adelante, el
"Proyecto").

Durante ese período, el demandado estaba tratando de ingresar al mercado de la construcción


en el país X. Sus esfuerzos fueron relativamente infructuosos. Cuando la licitación para el
Proyecto salió en 1978, el demandado estaba ansioso por ser el postor ganador, al igual que sus
competidores.

El demandado luego ingresó en 1978 en un acuerdo con el reclamante, un establecimiento del


país X, según los términos de los cuales el demandado designó al reclamante como
representante para la promoción y contratación del Proyecto (en adelante, el "Acuerdo"). Los
servicios que prestará el demandante se describen en el Acuerdo de la siguiente manera:

"El consultor deberá, en consideración de la compensación en adelante acordada a ser pagada


por la Compañía, proporcionar a la Compañía dicho asesoramiento, asistencia de enlace de
guía, instalaciones, ingeniería de valor, estudios completos de licitación, inspecciones del sitio
o cualquier servicio adicional razonablemente necesario y requerido por un Consultor y, en
general, hará todo lo posible por en poner sus mejores esfuerzos para promover y promover
la venta de los proyectos. Además, la mayor venta de precio del Proyecto a través de sus
servicios o a través de los servicios de otros Consultores que puede contratar con sus propios
fondos ".

Una vez concluido el Acuerdo, el demandado firmó acuerdos similares con empresas
relacionadas con el reclamante que prevén una cooperación en otros proyectos en el país en
cuestión.

Luego de negociaciones que duraron aproximadamente ocho meses, el demandado fue


adjudicado a principios de 1979 al Proyecto por un precio final equivalente a aproximadamente
US $ 374 millones.

En consecuencia, en una carta del demandado al banco del demandante en Ginebra, el


demandado asumió el compromiso irrevocable e incondicional de pagar inmediatamente una
vez recibido el anticipo del Ministerio "por los servicios que se recibieron en su totalidad en
relación con el Acuerdo antes mencionado", la suma de US $ 50 millones. Esa suma fue remitida
posteriormente por el demandado al banco del demandante.

Al mismo tiempo, el presidente del acusado expresó en télex al representante principal del
demandante su "sincero agradecimiento por sus excelentes esfuerzos".

Al negociar una extensión con el Ministerio en 1979, el demandante y el demandado firmaron


una enmienda al Acuerdo relacionada con la extensión (en lo sucesivo, la "Enmienda").

En 1980 el acusado obtuvo la extensión de su contrato original mediante la adjudicación de


obras adicionales por un monto total equivalente a aprox. US $ 54.5 millones, que consta de dos
partes: (1) funciona de acuerdo con la Lista de Cantidades ("BOQ") en el contrato original (US $
40 millones) y (2) obras que no tienen BOQ (US $ 14.5 millones).

Habiendo recibido la suma de US $ 50 millones en 1979, el reclamante se quejó de que no era


la cantidad total a la que tenía derecho, que según ella, era de US $ 57 millones, lo que significaba
que debería recibir US $ 7 millones más.

Posteriormente, el reclamante solicitó una indemnización relacionada con la prórroga del


contrato original, es decir, US $ 7 millones (en relación con los US $ 40 millones) y US $ 2,5
millones (en relación con los US $ 14,5 millones).

El demandado se negó a pagar más y, como las partes no pudieron llegar a un acuerdo, en 1981
el demandante sometió el caso a la Corte Penal Internacional para su arbitraje de conformidad
con la cláusula de arbitraje del Acuerdo (cuya cláusula se cita más adelante), solicitando el pago
de $ (7 + 7 + 2.5 =) 16.5 millones más intereses y costos.

En ausencia de un acuerdo de las partes sobre el lugar del arbitraje, el Tribunal de Arbitraje de
la CPI fijó a Viena como lugar de arbitraje.

En un primer laudo interino, dictado en 1983, el tribunal arbitral sostuvo que tenía competencia
para decidir sobre el caso por las razones que se reproducen en parte a continuación.

En un segundo laudo interino, dictado en 1984, el tribunal arbitral sostuvo que el Acuerdo era
válido en virtud del derecho suizo y rechazó la moción del acusado de desestimar el arbitraje
por falsificación, con perjuicio por las razones que se reproducen parcialmente a continuación.

En el laudo final, dictado en 1986, el tribunal arbitral ordenó al acusado pagar un equivalente de
1,5 millones de dólares con un interés del 5%, por las razones que se reproducen en parte a
continuación.

El tribunal arbitral luego consideró la cuestión de la validez y aplicabilidad del Acuerdo. El


demandado sostuvo que el acuerdo era nulo debido al soborno y la extorsión.

PARA CITAR

"El demandado ha insistido en que el Acuerdo fue un acuerdo por soborno o fue abusado por el
demandante por soborno. El demandante denegó tal acusación, afirmando que el Acuerdo era
un acuerdo de consultoría.

«(1) En cuanto a la forma y el contenido de un contrato, se tendrá en cuenta la intención real


mutuamente acordada, y no una declaración incorrecta o método de expresión utilizado por las
partes, ya sea por error o con la intención de ocultar la verdadera naturaleza del contrato.

"La acusación del acusado no está respaldada por evidencia directa o incluso evidencia
circunstancial que deba conservarse como convincente.

"Debe destacarse que la nulidad implica que ambas partes acuerden el propósito inmoral que
se logrará o el medio inmoral que se utilizará para lograr un determinado resultado.