Está en la página 1de 8

olom é de las Casas le

29/
ga11/
a Am
12 ér ica: 500 años ( Eduar do FRADES)

Vd esta aquí: Koinonía> RELat > 289 Servicio Bíblico Latinoamericano


Koinonia

Bartolomé de las Casas llega a América: 500 años.


15 de abril de 1502
Eduardo FRADES, Caracas

América fue “descubierta” por Castilla, gracias al tesón visionario de Colón, el día 12
de octubre del año 1492. Colón nunca supo que había descubierto un nuevo continente;
pensaba haber dado con “Cipango” y esperaba encontrarse con el “Gran Khan”, es decir,
la India, la China y el Japón. Bartolomé de las Casas, que ya de niño fue a ver los indios
y los extraños pájaros que Colón expuso en su Sevilla natal[1]; y que llegó a tener uno de
ellos como esclavo, regalado por su padre, que acompañó a don Cristóbal en su segundo
viaje de 1493, arribó a la isla llamada “La Española” el año 1502.[2] Viajó en uno de los
32 navíos, junto con otros 2.500 españoles que acompañaron al comendador de Lares, de
la orden de Alcántara, Nicolás de Ovando, nombrado por los Reyes Católicos gobernador
de la isla, desde la corte establecida en la recién conquistada ciudad de Granada.

Nos cuenta que partieron el día 13 de febrero, que era el primer domingo de
cuaresma de ese año 1502. Entre los viajeros se hallaban varios nobles caballeros, como el
licenciado don Alonso Maldonado, y el capitán general don Antonio de Torres, hermano
del “ama” del príncipe heredero don Juan, hijo de los reyes católicos Fernando e Isabel.
También viajaron entonces los primeros 12 franciscanos, dirigidos por fray Alonso de
Espinal, “varón religioso y persona venerable”. La flota, que había perdido una de sus naves
apenas saliendo de Canarias, adquirió otra y zarpó dividida en dos partes, de 16 naos cada
una; la mitad llegó al puerto de Santo Domingo el día 15 de abril, mientras la otra mitad
abordó unos doce o quince días después. Era ya tiempo pascual y el joven sevillano
Bartolomé se encontró con esa primavera permanente del Caribe insular. Con los “indios”
americanos no se encontrará de veras hasta el año 1514.

Las Casas parece que era ya entonces clérigo menor, de apenas 17 ó 18 años, pues
había nacido en Sevilla por el año 1484 muy probablemente; ciertamente conocía el latín.
La ciudad de Santo Domingo, sede de gobierno durante años de esa isla Española que
fue “llave de todas las Indias, y las Indias es el Mundo”, como la llamó más tarde en carta al rey
Felipe II del año 1559, era entonces una pequeña “villa”[3]. Entre los recuerdos que nos
contará él mismo más tarde, dice que los españoles asentados allí estaban alegres porque se
había descubierto recientemente mucho oro y porque algunos indios se habían “alzado”,
pues así justificarán sus guerras y consiguiente esclavitud y “repartimiento” de los
indios. Esas son las “buenas nuevas” que les dan los residentes a los recién llegados; y
que entonces apenas entiende Las Casas; o que incluso aprueba en algún grado, puesto que
buscará también él mismo ese oro y recibirá indios en encomienda bien pronto.

El oro abundante encontrado había dado un caso extraordinario: un grano de oro


de 35 libras, por valor de unos 3.600 pesos de oro[4]. Pero notemos que el oro y la plata
americanos, no sólo enriquecieron rápidamente a Europa (dadas las enormes deudas de
Carlos V y Felipe II con los banqueros europeos) sino que provocaron una inflación y una
devaluación desconocidas hasta entonces en la España de Carlos V y Felipe II.[5] Nuestro
autor comenta, sin duda desde los años 1552 en adelante, que los 200.000 (pesos)

www. ser vicioskoinonia. or g/ r elat / 289. ht m 1/ 8


olom é de las Casas le
29/
ga11/
a Am
12 ér ica: 500 años ( Eduar do FRADES)

castellanos de entonces “más eran y más se estimaban... que ahora se estiman y precisan dos
millones, y aún en verdad más se hacía y proveía y sustentaba, en paz o en guerra, en aquellos tiempos
con 200.000 castellanos, que ahora con todas las millonadas”[6]. Todavía añade, con juego de
palabras, que está bien llamarle “millo-nadas” porque son “casi nada”. ¿Qué no diría
Las Casas frente a tanta moneda de nuestras patrias americanas, devaluada una y otra vez
o mantenida en paridad artificial con el dólar, cuando los sueldos son de miseria en
porcentajes cada vez mayores de nuestra población?

Pero sobre todo, el futuro defensor de los “opresos indios” que escribe estas
memorias por 1552, al menos en su redacción actual, no deja de señalar la trágica
calificación de “buena nueva”, de “evangelio” para los “cristianos” españoles, el
hecho de que puedan hacer guerra y cautivar a los indios, para venderlos por
esclavos a España. “Por manera que daban por buenas nuevas y materia de alegría estar indios
alzados, para poderles hacer guerra, y por consiguiente, cautivar indios para los enviar a vender a
Castilla por esclavos”[7]. No puede menos de hacer memoria crítica de esa deformación
del fin último de toda la empresa americana, tal como la acabó viendo y promoviendo este
campeón de la causa indígena, que era la causa del pobre y de la víctima en ese momento
histórico. En vez de anunciarles, de palabra y con hechos, el verdadero Evangelio, acaban
haciendo “buena nueva” del mayor anti-evangelio para los indios[8].

Ese fue también antes el plan de su admirado Almirante Cristóbal Colón, cuando
ve que no aparece todo ese oro y riquezas que pensaba encontrar en las Indias. Pero será
también el de su respetado gobernador, Nicolás de Ovando, “varón prudentísimo y digno de
gobernar mucha gente, pero no indios...”, porque acabó siendo el inventor de los
“repartimientos” y futuras “encomiendas” de indios a los españoles, que fue prácticamente
una esclavitud. Por más que fuera un hombre de “gran autoridad, amigo de justicia... honestísimo
en su persona, de codicia y avaricia muy gran enemigo, y no pareció faltarle humildad, que es esmalte de
las virtudes”[9], no valía para gobernar a los indios, puesto que no los trató como iguales a
los castellanos, aunque fueran sólo vasallos del reino de Castilla. Pero el fallo principal, a
juicio del fray Bartolomé que escribe casi cincuenta años después, es que no cumplió el fin
primordial de toda esta empresa y la justificación última de la misma con la famosa
“donación papal”: la evangelización de las Indias.

Las Casas piensa que la reina Isabel la Católica tenía muy clara esa finalidad
primera y primordial; por eso le había encargado a Nicolás de Ovando de que “todos los
indios vecinos y moradores de estas islas fuesen libres y no sujetos a servidumbre... que viviesen
como vasallos libres, gobernados y conservados en justicia, como lo eran los vasallos del reino de
Castilla”, además de que “diese orden cómo en nuestra santa fe católica fueran
instruidos”[10]. Años más tarde entenderá que fallar en esto fue lo más nefasto, porque se
trata de un “error acerca del fin”: no el oro ni el poder, sino la evangelización de los indios
es lo que justificaba el “derecho” de los españoles a pisar tierra americana y seguir en ella.
Pero los indios entendieron bien pronto que el verdadero motivo de los recién venidos era
precisamente el oro, la “auri sacra fames”, que podría traducirse “la endiablada sed del
oro”, o el culto a Mammón[11]. Algunos años después, con fuerte apoyo de don Bartolomé
Colón, hermano del almirante, viaja a Roma, donde parece que fue ordenado sacerdote
hacia el año 1507; pero pronto retorna a La Española, donde será el primer misacantano de
América, allá por 1510, teniendo a don Diego Colón, hijo de don Cristóbal nombrado
gobernador de las Indias, y a su esposa doña María de Toledo, sobrina del duque de Alba,
como padrinos del acontecimiento[12].

Pronto pasará a la isla recién “poblada o por mejor decir “despoblada” de Cuba, como
capellán de Diego Velásquez; allí llegará a tener su propia encomienda de indios, junto con
el piadoso laico Pedro de Rentería, amigo de los franciscanos y sobre todo discípulo de
aquel gran hombre de Dios que fue el venerable confesor de Isabel la Católica, monje
www. ser vicioskoinonia. or g/ r elat / 289. ht m
jerónimo y luego arzobispo de Granada, fray Hernando de Talavera; de orígenes judíos y 2/ 8
olom é de las Casas le
29/
ga11/
a Am
12 ér ica: 500 años ( Eduar do FRADES)

jerónimo y luego arzobispo de Granada, fray Hernando de Talavera; de orígenes judíos y


erasmista de talante, fue propulsor de un trato humano con los moros y moriscos del recién
conquistado reino granadino. Les decía “dadnos, hermanos, de vuestras obras y tomad de nuestra
fe”, usando un lenguaje tan llano “que algunos decían que departía y no predicaba”. Su gran
apertura ecuménica y su cristianismo, abierto y acogedor como el Evangelio, suscitarán las
iras de los inquisidores como Diego de Deza, segundo Inquisidor General (1500-1507), y
el fanático y cruel Diego R. Lucero[13]. Bartolomé conversaría todo el proceso colonial y
el suyo interno con este buen amigo Pedro, lector del Nuevo Testamento, y cercano a la
solución franciscana de educar a los niños, que logren escapar a la muerte, como futuros
cristianos. Pero antes ha sido testigo impotente de la muerte por hambre de siete mil de
esos mismos niños indios en unos tres meses: “Las criaturas nacidas, chiquitas perecían, porque
las madres, con el trabajo y hambre, no tenían leche en las tetas”. Le impresionó tanto esto que lo
narra hasta cinco veces en sus obras[14].

Nos cuenta que antes, en los primeros años de gobierno de Diego Colón, un cacique
llamado Hatuey, escapado a la isla de Cuba amenazada de invasión (aunque lo llamen
“poblamiento”), muestra a sus hermanos un canasto lleno de oro, propone bailarle sus ritos
sacros como a un dios, pues los cristianos lo tienen por tal, para que él les diga que no les
hagan mal; y luego les pide arrojarlo al río, para que no los busquen a ellos para quitárselo
y adorarlo. “No guardemos a este Señor de los cristianos en ninguna parte, porque, aunque lo tengamos
en las tripas, nos lo han de sacar”[15]. Años más tarde, enterado ya del caso mucho más cruel
de Pizarro con Atahualpa, comenta que los españoles son tales “que si los demonios tuvieran
oro, los acometerán para robárselo”[16]. Este acabó siendo, si no el único fin último, al menos
uno de los primordiales para los españoles emigrados y también para quienes los mandaban
y utilizaban desde la metrópoli. No se equivocaba el cacique dominicano; incluso se
adelantaba a señalar la causa última que motivó el famoso grito de fray Antón
Montesino. Este era uno de los cuatro dominicos que llegaron a América en 1510,
liderados por fray Pedro de Córdoba, a quien llama “santo varón” y “siervo de Dios” y del
que se creía que “salió de esta vida tan limpio como su madre lo parió”[17].

Las Casas sabe muy bien que el dios Dinero es un ídolo, y por eso necesita
alimentarse de víctimas humanas. Para extraer el oro, la plata, las perlas o lo que sea, los
españoles no dudarán en explotar a los indios. Se han vuelto mero instrumento al servicio
de su culto idolátrico; y, al fin, “instrumento muerto”, víctimas. No es que en directo
deseen su muerte; lo que desean es ser ricos “y abundar en oro, que es su fin, con trabajo y sudor
de los afligidos y angustiados indios, usando de ellos como de medios e instrumentos muertos; a lo cual se
sigue, de necesidad, la muerte de todos ellos”[18]. Por eso el texto que motivará finalmente su
“conversión a los indios”, allá por el año 1514, es el de Eclesiástico 34,21: “El que ofrece
un sacrificio a costa de la vida de los pobres, es como quien sacrifica a un hijo delante de su padre”.Este
texto vendrá citado muchas veces en la amplia obra lascasiana[19], lo cual indica el
enorme peso que tuvo la reflexión profética y sapiencial y toda la Palabra de Dios en su
valoración y práctica cristianas. Desde esa fecha, y sobre todo desde su entrada en la vida
religiosa dominicana, la vida y obra entera de fray Bartolomé de Las Casas estuvo
dedicada a la causa indígena; a la defensa, primero de la vida, luego de su libertad y
dignidad, para desembocar en la lucha por sus enteros derechos políticos de pueblos libres
y capaces de realizar una nueva sociedad y una nueva iglesia, más cercanas al Evangelio
que las viejas cristiandades.[20]

Pero, sin duda, el primer paso hacia esa conversión tiene bastante que ver con ese
famoso “grito de la Española”, lanzado por Antón Montesino, en nombre de toda la
comunidad dominica, presidida por el venerable fray Pedro de Córdoba. Corría el
año 1511, y estaban en el cuarto domingo de adviento, que fue 21 de diciembre. A
propósito del “ego vox clamantis in deserto” (“yo soy la voz del que clama en el desierto”)
de Juan 1,23 que se leía ese día, el predicador de la verdad, pura y dura como el amor a los
www. ser vicioskoinonia. or g/ r elat / 289. ht m
pobres y las víctimas, espeta estas preguntas a sus oyentes españoles: “Todos estáis en pecado 3/ 8
olom é de las Casas le
29/
ga11/
a Am
12 ér ica: 500 años ( Eduar do FRADES)

pobres y las víctimas, espeta estas preguntas a sus oyentes españoles: “Todos estáis en pecado
mortal y en él vivís y morís, por la crueldad y tiranía que usáis con estas inocentes gentes! Decid, ¿con qué
derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y horrible servidumbre a estos indios?... ¿Estos, no son
hombres? ¿No tienen ánimas racionales? ¿No estáis obligados a amarlos como a vosotros mismos?
¿Esto no entendéis?¿Esto no sentís?¿Cómo estáis en tanta profundidad de sueño tan letárgico
dormidos?”[21].

Ese grito debe seguir sonando en América Latina y en el mundo entero, pues
existe ese tercer y cuarto mundo, esos submundos de los explotados o, peor aún, de los
excluidos de la vida. Nos tocará actualizarlo, gritarlo ante oídos que no querrán escucharlo
y ante ojos que no quieren ver la realidad del sufrimiento de millones de hombres; que dan
cualquier rodeo para no acercarse a los heridos al borde del camino; que no quieren saber
de la sangre de sus hermanos, aunque sean sus caínes de cuello blanco y manos limpias.
Habrá que terminar con esa “Deuda Externa” que importa capital de los países pobres
hacia el mundo rico, a costa del hambre y la muerte de millones de personas, débiles y
niños especialmente. Para entender esto, hay que sentirlo, y hay que despertar del “sueño
letárgico” de la globalización triunfante, con un primer mundo y hasta una España que “va
bien” y un “final de la historia”, porque se acabaron todas las utopías para los que ya creen
haber alcanzado su meta[22]. Una meta inhumana, por inhumanizante y deshumanizadora.

Habrá que despertar también hoy de este “sueño letárgico”, de esta pesadilla
mundial donde, con todas las posibilidades de saciar por primera vez el hambre de todos,
priva la mala fe y mala voluntad de no quererlo hacer, sino acrecentarla. Habrá que
volver a soñar con la utopía de un dominio del ser humano sobre el mundo, para hacerlo
casa de todos y no “ciudad sanguinaria”; de una humanidad solidaria, donde conviva el
“homo homini frater” y no “lupus”[23](“el hombre es un hermano/lobo para el
hombre”). Si Montesino hizo la pregunta fundamental de ese momento histórico ¿Estos,
no son hombres?, Las Casas dio, al frente de los mejores misioneros y junto con ellos, la
mejor de las respuestas: “Indi fratres nostri sunt” (los indios son nuestros
hermanos);[24] por ser imágenes del mismo Dios-Padre creador y todos redimidos por el
mismo Hijo y Hermano Mayor. Esta frase la escribió nuestro autor el año 1550 en
respuesta a la actitud del doctor Juan Ginés de Sepúlveda, sacerdote cordobés, humanista
famoso y hasta cronista imperial; pero que era el portavoz de los intereses de los
conquistadores y encomenderos, y de sus apoyos metropolitanos en la corte; que pensaba
que los indios eran tan distantes de los castellanos, como la mujer del varón (¡¿?!) y aún
como el mono del hombre. La actitud de desprecio, insolidaridad y hasta exclusión y
muerte de unos seres humanos por otros no es una cosa del pasado colonial, sino que sigue
viva en nuestro mundo globalizado.[25]

Habrá que convertirse a los indios de ayer y de hoy; a los oprimidos y explotados, a
los despreciados y marginados, a los “excluidos” del sistema de producción y consumo de
la globalización neoliberal imperante. Habrá que volver a plantear esta utopía de la
fraternidad humana en las nuevas cortes y foros del imperio globalizado del capital
internacional o mejor, apátrida e insolidario. Habrá que volver a unir “todas las manos,
todas” para hacer una Patria Grande más unida, por encima de la retórica y del mero
interés comercial; y sabernos todos los humanos hijos de una Misma Tierra, una Madre
Gaya común y vulnerable, que nos haga de veras sentirnos y vivir como una sola familia
humana. Habrá que volver a reconstruir esa gran familia de hermanos, todos bendecidos en
Adán y en Abrahán, y sobre todo en Cristo, donde ya no hay “judío ni griego, ni esclavo ni
libre, ni varón ni mujer” (Ga 3,28; ver aún 1Co 12,13 y Col 3,11).

www. ser vicioskoinonia. or g/ r elat / 289. ht m 4/ 8


olom é de las Casas le
29/
ga11/
a Am
12 ér ica: 500 años ( Eduar do FRADES)

[1] Las biografías de fray Bartolomé de Las Casas más recientes, sobre todo en
lengua castellana, son estas: Pérez de Tudela, Juan.- Significado histórico de la vida y escritos del
Padre Las Casas. Introducción al tomo XCV de las “Obras escogidas” de la BAE, Madrid,
1957. Giménez Fernández, Manuel.- Bartolomé de las Casas. Vol.I. Delegado de Cisneros para
la reformación de las Indias (1516-17). Vol. II. Capellán de S.M. Carlos I. Poblador de
Cumaná1(1517-23) . Sevilla, 1953 y 1960. Martínez, Manuel M.- Fray Bartolomé de las Casas
“Padre de América”. Madrid, 1958. Losada, Ángel.- Bartolomé de las Casas, a la luz de la
moderna crítica histórica. Tecnos, Madrid, 1970. Vargas, José M.- Bartolomé de las Casas. Su
personalidad histórica. Quito, 1974. André-Vincent, Philippe I.- Bartolomé de las Casas, prophète
du Nouveau Monde. París, 1980. Galmés, Lorenzo.- Bartolomé de las Casas. Defensor de los
derechos humanos. BAC popular, Madrid, 1982. Pérez, Isacio.-Fray Bartolomé de las Casas.
Caleruega, 1984. Ídem.- Cronología documentada de los viajes, estancias y actuaciones de fray
Bartolomé de las Casas. Bayamón, 1984. Borges, Pedro.-Quien era Bartolomé de las Casas.
Rialp, Madrid, 1990. Huerga, Álvaro.-Fray Bartolomé de Las Casas. Vida y obras. En el tomo
1 de las Obras Completas, Alianza Editorial, Madrid, 1998. De las antiguas sólo es
accesible la de fray Antonio de Remesal.-Historia general de las Indias occidentales y particular de
la Gobernación de Chiapa y Guatemala, de 1619, reeditada por la BAE, nn.175 y 189, en los
años 1964 y 1966. La de Ramón Menéndez Pidal, como sus propios deudos reconocen, no
merece la pena reeditarse ni leerse.

Cabría añadir, por su importancia para los primeros años, los estudios de Demetrio
Ramos, en un artículo titulado “La conversión de Las Casas en Cuba: el clérigo y
Velásquez”, publicado en Estudios sobre Bartolomé de las Casas del congreso de Sevilla de
1974. Mejor es la visión del lascasista Marcel Bataillon, presentada en sus Estudios sobre
Bartolomé de las Casas, de 1976; pero ya antes en el original francés de 1965. En particular
el primer estudio: “El clérigo Las Casas, antiguo colono”, en pp.45-133. Del gran lascasista
americano Lewis Hanke, La lucha española por la justicia en la conquista de América, Madrid,
1959; varios artículos publicados en Estudios sobre fray B. de las Casas y la lucha por la justicia
en la conquista de América, UCV, Caracas, 1968; y La humanidad es una. Estudio sobre la disputa
entre B. de las Casas y Juan Ginés de Sepúlveda en 1550 sobre la capacidad intelectual y religiosa de
los indios americanos. FCE, México, 1985.

[2] Esta isla no fue la primera abordada por los “descubridores”, pero sí la más
grande que toparon ya en el primer viaje, y acabó siendo, por muchos años, el centro de la
expansión colonial y misionera; Las Casas dice creer que es “la princesa de las islas”. Hoy
está dividida entre la República Dominicana y el pueblo de Haití, que conserva su antiguo
nombre indígena, como nos dijo ya Las Casas. Como se sabe, el “diario del primer viaje de
Colón” se nos ha conservado, gracias al P. Las Casas, que gozó de la amistad de la familia
Colón, y trabajó en la importantísima biblioteca de Hernando Colón en Sevilla.

[3] Se puede leer esta Carta al rey Felipe II, que es la última y única que se conoce,
pues las once anteriores se dirigen al todavía príncipe Felipe, en las Obras Escogidas
(=O.E.) de Las Casas, edición a cargo de Juan Pérez de Tudela por la B.A.E., nº 110 en
1958, tomo V, p. 464. O bien en las Obras Completas (=O.C.) editadas por la Fundación
del “Instituto Bartolomé de Las Casas” de los Dominicos de Andalucía, bajo la dirección
del doctor Paulino Castañeda Delgado y con el apoyo de la Junta de Andalucía, en Alianza
Editorial, tomo 13, p. 330

[4] Todos los datos históricos están tomados de Bartolomé de las Casas, Historia de
las Indias. La cita concreta está en el libro II, cap. 3, tomo II, p. 215 la edición mexicana del
Fondo de Cultura Económica (=FCE), o bien tomo 4, p. 1299 de las Obras Completas,
edición crítica cuidada por el P. Isacio Pérez Fernández, OP, que forma los tomos 3, 4 y 5
de dicha colección, precedida de un amplísimo estudio preliminar y con numerosas notas

www. ser vicioskoinonia. or g/ r elat / 289. ht m 5/ 8


olom é de las Casas le
29/
ga11/
a Am
12 ér ica: 500 años ( Eduar do FRADES)

críticas. La trascripción del texto autógrafo es obra del P. Miguel Ángel Medina, OP; y la
fijación de las fuentes bibliográficas la hace el P. Jesús Ángel Barreda, OP. Para estos tres
volúmenes, tomos 3,4 y 5 de las O.C.

[5] Las equivalencias aproximadas de esos pesos, medidas y monedas son estas: una
libra equivale a unos 480 gramos, necesitándose 25 libras para pesar una arroba, que son
11 kilos y medio; tenemos aquí más de 15 kilos de oro, pero mezclado con tierra; un peso
castellano, de 450 maravedíes entonces según dice Las Casas, equivale a 13 reales, de 34
maravedíes cada uno. Más interesante que las equivalencias es el enorme cambio de
valores o la gran inflación que en esos años se experimentó.

[6] Ver la ya citada Historia de las Indias, libro II, cap. 5, tomo II, p. 223 del FCE, o
bien tomo 4, p. 1309 de las O.C.

[7] Ibídem, libro II, cap. 3, tomo II, p. 215 del FCE, o bien tomo 4, p. 1299 de las
O.C.

[8] Para Las Casas acabará siendo central en su pensamiento, en sus juicios
valorativos y en su praxis vital, el tema del Evangelio, o mejor, la realidad de lo que sea o
no Buena Nueva de Jesús para los indios y para los propios españoles. Por eso su obra
primera y fundamental fue y siguió siendo siempre, hasta el final de sus días cuando la
envió al recién elegido papa, san Pio V en 1566, el libro titulado “De unico vocationis modo
omnium gentium ad veran religionem”, que trata de cómo no hay más una manera de anunciar el
Evangelio para que sea efectivamente la Buena Nueva que es. La obra puede leerse, en su
latín originario, en dos ediciones: la mexicana de 1947, por Agustín Millares Carlo, con
edición popular sólo en traducción castellana del mismo, en el FCE, 1975; y la reciente de
las O.C., tomo 2, presentada por el padre Angel Barreda, OP, el doctor Paulino Castañeda
y el padre Antonio del Moral, OP., Alianza Editorial, Madrid, 1995.

[9] Ver la arriba citada Historia de las Indias, libro II, cap. 3, pp. 213 y 214 en el tomo
II del FCE, o bien p. 1296 de las O.C., tomo 4

[10] Ibídem, p.214 del tomo II del FCE, o bien p. 1297 de O.C., tomo 4.

[11] La frase latina es de Virgilio, tal vez un refrán de la cultura romana, y se halla en
su Eneida, libro III, 57. La alusión a la idolatría del Dinero con ese nombre de Mammón se
halla en Mt 6, 24, o en Lc 16, 13. Se trata, pues, de la fuente señalada con la sigla Q,
previa a ambos evangelios, y en buena medida, correspondiente a dichos literales de Jesús.
Idolatrar el Dinero es algo que ya han descubierto y denunciado los profetas y sabios de
Israel. Ver para esto la obra de José Luis Sicre, SJ, Los dioses olvidados. Poder y riqueza en los
profetas preexílicos. Cristiandad, Madrid, 1979.

[12] Del viaje a Roma, y el consiguiente escándalo ante aquel Vaticano renacentista
y medio pagano, no cabe dudar, pues lo cuenta el propio Las Casas, incidentalmente, en su
Apologética Historia Sumaria ( en las O.C., tomo 8, cap. 164, p. 1140-41; o bien en la edición
de E. O’Gorman de la UNAM, tomo II, p.161). Pero no nos dice nada de su ordenación
sacerdotal. De su primera misa como neopresbítero el año 1510 trata en la Historia de las
Indias, libro II, cap. 54. Cfr tomo III, p. del FCE o bien O.C., tomo 4, p. 1519-1520

[13] Sobre fray Hernando de Talavera y su talante erasmista y sobre todo cristiano
ver, al menos, la genial obra de Marcel Bataillon, Erasmo y España. En su segunda edición,
corregida y aumentada, del FCE, México, 1982. Para Diego de Deza y Juan Lucero y su
relación con “el santo primer arzobispo de Granada, ver la obra Historia de la Inquisición en
España y América, dirigida por Joaquín Pérez Villanueva y Bartolomé Escandell Bonet,

www. ser vicioskoinonia. or g/ r elat / 289. ht m 6/ 8


olom é de las Casas le
29/
ga11/
a Am
12 ér ica: 500 años ( Eduar do FRADES)

tomo I, BAC, Madrid, 1984.

[14] Ver la Historia de las Indias, libro II, cap. 13, p. 250 del FCE, tomo II y en el
libro III, caps. 78 y 84, pp. 91 y 110 del FCE, tomo III; o bien en O.C.,tomo 4, p. 1347 y
tomo 5, pp. 2080 y 2105. Lo escribe también en la Brevísima y en el Octavo remedio, pp. 47 y
783 del FCE, tomos I y II; o en O.C., tomo 10, pp. 43 y 339. El obispo Fonseca habría
respondido a esto: “ ¿Qué se me da a mi y qué se le da al rey (Fernando)?”

[15] Ibídem, libro III, cap. 21, p. 508 del FCE, tomo II; o bien en O.C., tomo 5, p.
1845. Antes apareció en la Brevísima relación de la destruición de las Indias, p. 43 del FCE,
tomo I; o bien en O.C., tomo 10, p. 42. La primera edición crítica de la Brevísima original,
editada por primera vez en 1992, está hecha por el mismo P. Isacio Pérez Fernández,
contando con los tres manuscritos originales de 1542, 1546 y 1552en un amplísimo libro
de 1.056 páginas, con estudio preliminar y numerosas notas críticas al testo y sus fuentes.
Editado por el CEDOC de los dominicos en la UCB de Bayamón, Puerto Rico, en el 2000;
después de sus monumentales Inventario documentado de los escritos de Fray Bartolomé de las
Casas (1981, con 910 páginas) y la Cronología documentada de los viajes, estancias y actuaciones de
fray Bartolomé de las Casas (1984, con 1.010 páginas). Con estas obras se coloca el P. Isacio
a la cabeza de todos los estudiosos de Las Casas habidos hasta hoy. Se toca este punto en
las páginas 406-407 y, al menos, la nota 74 en las páginas 751-752.

[16] Ver la Brevísima, en FCE, tomo I, p. o bien en O.C., tomo 10, p.78

[17] Numerosos datos, siempre elogiosos sobre el “venerable” y perito en las


Sagradas Letras fray Pedro de Córdoba, que murió “ético”, e.d. tísico, a la edad de 38 años,
pueden verse en la Historia de las Indias, libro II, cap 54; y libro III, cap. 4, 95 y 158, pp.
381ss y 441ss del FCE, tomo II, y pp. 152ss y 374 del tomo III.

[18] En el Octavo remedio, uno de los famosos Tratados impresos por Las Casas en
1552 para repartirlos a sus frailes dominicos que iban a América. En la edición del FCE,
tomo II, p. 723; en las O.C., tomo 10, p. 320.

[19] Ibídem, libro III, capítulo 83, tomo II del FCE, p. 106; o bien en O.C., tomo 5,
p.2099. El texto y sobre todo la idea la repite de una u otra forma en muchos otros escritos
suyos, desde las primeras cartas hasta su obra testamentaria. Se pueden ver estos textos en
mi obra “El uso de la Biblia en los escritos de fray Bartolomé de Las Casas”, IUSI, Caracas, 1997,
pp. 244-272.

[20] Esas etapas en la conciencia y la lucha política de Las Casas se van


entreverando, pero ciertamente son crecientes. Quizá el sueño de la sociedad e iglesia
nuevas es la utopía que aparece ya desde el principio y le sirve de contraste ideal frente a la
dolorosa situación colonial. Puede verse en uno de sus primeros escritos, el plan de
gobierno de 1519, repetido en 1559.Ver Historia de las Indias, libro III, cap. 102, p. 179 del
tomo III del FCE, o bien p.. 2193 de las O.C., tomo 5. Ver aún libro I, cap. 29, p. 160 del
tomo I del FCE, o bien en O.C., tomo 3, p. 507; Cartas al príncipe Felipe del 25 de octubre y
del 9 de noviembre de 1545; en O.E., tomo V, pp. 224 y 234, o bien en O.C., tomo 13,
pp. 213 y 227.

[21] Ibídem, libro III, cap. 4, p. 441-442 del FCE, tomo II; o bien en las O.C., tomo
5, p. 1762

[22] Evidentemente estoy aludiendo a la frase propagandístico-política del


presidente José María Aznar, y al famoso título del libro de Francis Fukuyama, publicado
en 1992 precisamente.

www. ser vicioskoinonia. or g/ r elat / 289. ht m 7/ 8


olom é de las Casas le
29/
ga11/
a Am
12 ér ica: 500 años ( Eduar do FRADES)

[23] La frase latina se halla en la Asinaria de Plauto, II, 4; pero fue retomada por
Bacon y sobre todo Hobbes, que la usan como clave de su lectura de las relaciones
sociales. La de “homo homini frater” (hermano) no existe, que yo sepa, pero sin duda está
ya en Gn 4,9 en esa primera pregunta de Dios a Caín: “¿dónde está tu hermano Abel?”
También podría verse en la famosa parábola, generalmente titulada “el hijo pródigo”, de Lc
15, 31s o en el relato del juicio final de Mt 25, 40 y 45, si es que somos hermanos de Jesús
también nosotros.

[24]. La frase lascasiana puede verse en su Apología (contra Sepúlveda), cap. 63, en
O.C. 9, p 664, en latín y p.667 en castellano; y añade que los indios no son necios ni
bárbaros, sino sencillos, mansos y “tales que yo no sé que exista otro pueblo más dispuesto que ellos
para recibir el evangelio”. Ya antes en cap.3, p. 99 de la misma obra. La postura de Juan
Ginés de Sepúlveda está en su “ Democrates alter” o Tratado sobre las justas causas de la guerra
contra los indios, reeditado por FCE, México, 1987 p.101: “...estos bárbaros del Nuevo
Mundo...son tan inferiores a los españoles como los niños a los adultos y las mujeres a los varones,
habiendo entre ellos tanta diferencia como...de monos a hombres”. Eso sí, en latín ciceroniano.

[25] Para entender la tremenda lucha ideológica y política que Las Casas acabó
liderando en la Corte y el Consejo de Indias frente a los intereses y el poderío económico
de conquistadores, encomenderos y sus cómplices en la península, es necesario leer, ante
todo, los escritos que reflejan la polémica habida con Sepúlveda: Apología ya citada y el
sumario hecho por Domingo Soto, junto con las 12 Réplicas a las 12 Objeciones de
Sepúlveda, presentadas por el Obispo y ampliadas y editadas en Sevilla en 1552 con el
título Aquí se contiene una disputa o controversia; así como la obra de Juan Ginés de Sepúlveda,
portavoz mayor de los intereses coloniales y su defensor en España, citadas en la nota
anterior. Para una ubicación histórica, léanse, al menos, las obras de Lewis Hanke, citadas
en nota 1, y añadir las de Juan Friede, Bartolomé de las Casas, precursor del anticolonialismo. Su
lucha y su derrota, México, 1974; o Fernando Mires, La colonización de las almas, San José de
Costa Rica, 1991; y las de Enrique Dussel que cito a continuación.

Pero para captar la envergadura teológica de Las Casas, es muy importante leer las
obras de Enrique Dussel, Desintegración de la cristiandad colonial y liberación, Salamanca,
1978;y El pan de la celebración, signo comunitario de justicia, en “Concilium”, 172 (1982), 250-
258; y sobre todo Gustavo Gutiérrez.- Dios o el oro en las Indias. Siglo XVI, Lima, 1989; y
mejor aún En busca de los pobres de Jesucristo. El pensamiento de Bartolomé de las Casas. Lima y
Salamanca, 1992. Ver también Pedro Trigo, Las Casas y Gustavo Gutiérrez: En busca de los
pobres de Jesucristo, en la revista ITER, 11 (1995), 265-293; y Eduardo Frades, “El uso de la
Biblia en los escritos de fray Bartolomé de Las Casas”, IUSI, Caracas, 1997

{referencia}

Portal Koinonía | Bíblico | RELaT | LOGOS | Biblioteca General | Información | Martirologio Latinoamericano
Página de Mons. Romero | Página de Pedro Casaldáliga | Jornadas Afroindoamericanas | Agenda Latinoamericana

www. ser vicioskoinonia. or g/ r elat / 289. ht m 8/ 8