Está en la página 1de 4

Desventajas de los fertilizantes fosfatados

Cualquier persona que haya delineado un programa de fertilización para las plantas de su casa
conoce probablemente el amplio rango de productos que se pueden usar como fertilizantes. Cada
uno tiene ventajas y desventajas específicas, por lo que a veces puede ser muy confuso elegir uno
que se adecúe a las necesidades de tus plantas. Los fertilizantes fosfatados, por ejemplo, tienen
riesgos y beneficios particulares. Conocer estos riesgos es clave para evitar problemas
relacionados con el uso incorrecto.

Fertilizantes fosfatados
Una de las formas principales en que los fertilizantes difieren entre sí es en los materiales que
usan para llevar los nutrientes al suelo. Un fertilizante fosfatado o fosforado es aquel que tiene
mayor concentración de fósforo que de otros nutrientes, como por ejemplo nitrógeno y potasio.
Algunas fuentes orgánicas comunes de fósforo usadas en los fertilizantes incluyen el
superfosfato, el superfosfato concentrado, el fosfato monoamónico, el fosfato diamónico (PDA),
el polifosfato de amonio y roca fosfórica.

Desventajas
La sobrefertilización es un problema común e importante de los fertilizantes fosfatados. Muchos
jardineros creen que a sus suelos les falta fósforo y aplican este fertilizante erróneamente, cuando
las deficiencias de nitrógeno son una causa mucho más usual de los síntomas de deficiencia de
nutrientes de las plantas. En esos casos, una sobreabundancia de fósforo en el suelo no sólo no
resuelve el problema sino que también puede empeorarlo causando clorosis y dañando a los
microorganismos benéficos que viven en el suelo.

Otros problemas.
Otra desventaja importante de los fertilizantes fosfatados es la alto probabilidad de
contaminación del agua. Es muy probable que el fósforo que llega al suelo mediante estos
productos y se une fuertemente a las partículas de suelo, no se separe de ellas. Pero si se aplica
mucho fertilizante, el exceso de fósforo puede llegar fácilmente a los sistemas de agua mediante
los drenajes y tuberías. Los recortes de césped y las hojas de las plantas que han crecido en
suelos con sobreabundancia de fósforo liberarán este elemento al agua, llevando a la formación
de algas y bacterias y a problemas de contaminación.

Otras consideraciones
Al concluir su investigación sobre los problemas asociados con los fertilizantes fosfatados, Linda
Chalker-Scott, de la Universidad del Estado de Washington, señala que "el uso excesivo de
fósforo en jardines es una práctica que desperdicia recursos y daña al ecosistema". La palabra
clave de su conclusión es "excesivo". Es importante conocer los problemas que pueden a veces
resultar del uso de estos fertilizantes, pero usarlos correctamente puede ser una forma segura y
beneficiosa de mejorar la fertilidad del suelo. Aplica sólo fertilizantes fosfatados cuando sean
necesarios, según lo indiquen las evaluaciones de fertilidad de suelo, y sigue siempre las
recomendaciones del fabricante sobre la forma de aplicación.

¿Qué hace el fósforo por las plantas?


El fósforo es vital para el crecimiento y la salud de las plantas. Asiste en la conversión de la
energía del sol y otros químicos, como el nitrógeno, en comida apropiada para las plantas. Una
deficiencia de fósforo hará que las plantas luzcan raquíticas y enfermas y que produzcan flores y
frutas de baja calidad.

Función
El fósforo debe ser mezclado con agua para que las plantas lo puedan absorber. Se debe romper
al fósforo y combinarlo con otros químicos para que lo pueda hacer. Entonces se combina con
otros químicos para formar el hierro. El fósforo (P) se une al hidrógeno (H) y al oxígeno (O) para
crear una solución para el suelo. Una vez que se forma la solución, las plantas la absorben por
medio de los sistemas de raíces.

Beneficios
El fósforo es uno de los tres principales nutrientes que las plantas necesitan para prosperar:
fósforo (P), nitrógeno (N) y potasio (K). Funciona como uno de los principales actores en la
fotosíntesis, transportador de nutrientes y transmisor de energía. El fósforo también afecta a la
estructura de la planta a nivel celular. Una planta con la cantidad correcta de este elemento va a
crecer vigorosamente y madurará más temprano que las plantas que no lo tienen. La deficiencia
se muestra cuando hay un crecimiento raquítico, faltan los frutos o las flores, muestran languidez
y las hojas pueden ser más verdes o tener un color violeta debido a que el proceso de fotosíntesis
está afectado. Cuando plantes, mezclando un fertilizante rico en fósforo con el suelo, le ayudará
a la planta a establecer un sistema de raíces y tener una primera temporada de crecimiento fuerte.
Se recomienda incluir arena en la mezcla para plantar, porque si la zona en la que lo vas a hacer
no tiene buen drenaje, la arena se va a encargar de dárselo.

Prevención / Solución
Se pueden agregar fertilizantes al suelo para aumentar el fósforo de las plantas. Una vez que
detectas una deficiencia, chequea la acidez del suelo para saber cuál es el mejor tipo de fósforo
que puedes aplicar y si le debes hacer un tratamiento de lima o no. La acidez del suelo
determinará si debes usar un fertilizante orgánico o inorgánico. Los orgánicos trabajan más
rápido y dan mejores resultados cuando el suelo está cálido y tiene buen drenaje. Los inorgánicos
están más afectados por la acidez del suelo que por la temperatura o el drenaje. El suelo ácido de
un nivel de pH de menos de 5 o alcalino con un pH mayor a 7.3 tiene efectos negativos en el
fósforo; se prenden de complejos fijos de manera que las plantas no lo pueden utilizar. Un
tratamiento de lima ayuda al suelo ácido y la roca sulfúrica, el aserrín, las hojas de abono y la
turba sirven para que el suelo sea menos alcalino. El pH ideal del suelo para los abonos
orgánicos o para los inorgánicos con fósforo es de entre 6 a 7. Se recomienda hacer un análisis
regular del pH para manejar las aplicaciones y los niveles de pH.

Tipos
El suelo contiene fósforo naturalmente, pero debido a los cultivos de alto rendimiento y a las
plantas de los paisajes, necesita más cantidad para que surta el efecto deseado, así que agregarlo
se hace una necesidad. Hay dos tipos de fósforo disponibles: orgánico e inorgánico. El primero
se encuentra naturalmente en la materia fecal de los animales, los residuos de las plantas y el
humus. El segundo es el que usan comunmente los granjeros de los Estados Unidos. La cantidad
de fósforo es regulada más fácilmente y se les puede dar a las plantas sin mayor esfuerzo. El
fertilizante comercial se crea procesando fosfato de rocas. El fósforo sólo está disponible para las
plantas cuando la roca ha sido procesada y hecha fertilizante. Espoma, un fabricante de
fertilizantes popular para los paisajes, ofrece Rock Phosphate fortificado con minerales menores
necesarios.

Advertencia
El fósforo es necesario para el crecimiento de las plantas y se lo encuentra naturalmente en el
suelo. Pero, el fertilizante con fósforo, tanto el orgánico como el inorgánico, debe ser controlado
de cerca. El fósforo se puede juntar con la superficie del piso para solidificarse y facilitar las
corridas y la erosión. Cuando se ponen grandes cantidades de fósforo en las vías de agua,
especialmente en los arroyos y las lagunas, produce un crecimiento masivo de algas. Las algas se
mueren y se produce un decaimiento del agua, robando el muy necesitado oxígeno a las plantas y
los animales de la superficie.