Está en la página 1de 44

Una mirada al mercado laboral colombiano

Departamento Nacional de Planeación

Director
Mauricio Cárdenas Santa María

Subdirector
Juan Carlos Echeverry Garzón

Secretaria General
Marta Mercedes Castrillón Simmonds

Unidad de Análisis Macroeconómico


Juan Ricardo Ortega

Coordinadores
Francisco González
Claudia Meza
Marcela Umaña

Editora
Marcela Giraldo

Diseño y diagramación
Patricia Espitia

Impresión
Quebecor Impreandes

ISSN
0124-6240

© Departamento Nacional de Planeación


Calle 26 No. 13-19 - Piso 18
www.dnp.gov.co/
Teléfono: 3361600
Primera edición: febrero de 2000

Impreso y hecho en Colombia


Printed and made in Colombia
Contenido

Introducción .................................................................................. 9

HeChOs EsTiLizAdOs y coyuntura del mercado laboral .......... 11

LoS CicLos EcOnÓmIcOs,


el empleo y el desempleo ................................................................ 15

LaS RiGiDeCeS del mercado laboral ........................................ 18


El salario mínimo ...................................................................... 18
Indexación y liderazgo del sector público en la política salarial ...... 24
Retornos a la educación ............................................................ 24
Dispersión salarial .................................................................... 25
Costos de transacción en el mercado laboral colombiano ............. 26

EvoLuCiÓn del desempleo en Colombia ..................................... 30

CoNcLuSiOnEs y recomendaciones de política ......................... 33

Bibliografía ................................................................................... 37
Presentación

Los Boletines de divulgación económica, elaborados por la Unidad de Análisis


Macroeconómico del Departamento Nacional de Planeación, cumplen con el
objetivo de hacer accesible al público aspectos de la economía colombiana.

Ha sido usual que los temas económicos han creado una barrera entre el
público y los economistas profesionales. Buena parte de esa barrera resulta
de un lenguaje especializado y del conocimiento de unos hechos determinados
sobre el funcionamiento de la economía en unos mercados específicos. Los
Boletines de divulgación económica buscan romper esas barreras. De un
lado se emplea un lenguaje accesible para exponer temas complejos y, de
otro, se pretende proveer al lector con los hechos más sobresalientes de
aspectos centrales de la economía colombiana. El objetivo es llegar a un
amplio espectro de lectores y promover la discusión documentada de los
temas económicos.

Las opiniones expresadas en los Boletines son responsabilidad de los autores,


y no comprometen al Departamento Nacional de Planeación.
Introducción

Este documento busca esclarecer las principales características del mercado


laboral colombiano fundamentado en la evidencia empírica encontrada para
dar una visión global de sus problemas y mostrar las implicaciones de política
de los estudios elaborados recientemente. Como primera medida es indispen-
sable aclarar que el problema de desempleo es eminentemente urbano y,
por tanto, el énfasis se hará en los resultados encontrados en las siete
principales ciudades del país.

En la primera parte del trabajo se presentan los hechos estilizados del


mercado y la coyuntura actual. Posteriormente se muestra la influencia del
ciclo económico sobre el empleo y el desempleo. En la tercera y cuarta
parte se ilustran las rigideces del mercado laboral y las principales causas
del desempleo. Finalmente, se presentarán las conclusiones de estos estudios
y las implicaciones de políticas económicas.
HeChOs EsTiLizAdOs
y coyuntura del mercado laboral

Los hechos estilizados son los comportamientos observados y caracterizados


como típicos sobre un tema específico de la economía. Por tanto, a
continuación se presentan los hechos que se han manifestado de manera
regular en el mercado laboral colombiano:

1. Como en la mayoría de países durante los últimos cincuenta años se ha


dado un importante aumento en la población femenina trabajadora, en
1998 alcanza niveles del 52%, que es cada vez más preparada y que ha
producido un incremento en las tasas totales de participación en la
economía (Henao y Parra, 1998; Farné et.al, 1998; Ribero y García,
1996; BID, 1993; Guzmán, 1993; Flacso, 1993).

2. La edad promedio de los trabajadores ha aumentando de manera paulatina


y la proporción de jóvenes trabajadores menores de 15 años ha decrecido,
en la actualidad es menos del 2% de los ocupados. (Ribero y García, 1996).

3. Los niveles de educación de la fuerza laboral han crecido de manera


constante desde los años setenta (Sánchez y Núñez,1998; Ribero y
García,1996).

4. Los grupos más vulnerables al desempleo son los jóvenes menores de 25


años y las mujeres, quienes han mantenido tasas de desempleo dos veces
mayores a las de los hombres y los trabajadores con menos años de educación
(Henao y Parra, 1998; Tenjo y Ribero, 1998; Núñez y Bernal, 1998; López,
1996; Ribero y García, 1996; López, 1991; Sánchez y Núñez).

5. Los salarios y los ingresos laborales reales se han incrementado de


manera constante para el total de los trabajadores, mientras que los
salarios para las mujeres han sido históricamente menores que los de los
hombres. Al mismo tiempo, los ingresos laborales para los trabajadores
formales son mayores que para los informales, aunque esta brecha se
ha reducido en ambos casos (OIT, 1998; Ocampo et.al, 1998; Sánchez y
Núñez, 1998; Ribero y García, 1996; Henao y Parra, 1998; Ribero y
Meza, 1997; López, H., 1991, 1996).

6. El costo relativo por trabajador se ha aumentado durante los años noventa


y no ha estado acompañado por aumentos de la productividad, lo que
implica una pérdida relativa de competitividad de los trabajadores
colombianos y una disminución de la demanda de menos calificados.
Así mismo, la productividad para los trabajadores industriales ha caído,
mientras que sus salarios han crecido por encima de su productividad.
Estos factores y el reciente incremento en la demanda de trabajadores
calificados han ampliado la brecha entre los salarios de la mano de obra
calificada y no calificada (Ocampo et.al, 1998; Sánchez y Núñez, 1998;
Farné y Nupia, 1998).

7. Los sectores en los que la participación del empleo ha decrecido son


industria; minería y petróleo; electricidad, gas y agua; administración
pública y otros servicios. Por otro lado, los sectores que han elevado su
participación son construcción, comercio, financiero y transporte (Henao
y Parra, 1998; Ribero y García, 1996).

8. Como en la mayoría de los países se ha dado un reciente incremento en


la demanda de trabajadores temporales, que han sustituido la demanda
de los permanentes (Farné y Nupia, 1996, 1998).

1. Estos datos corresponden a la Encuesta Nacional de Hogares de marzo de 1998, que por
primera vez se realiza con cobertura nacional en marzo.

Departamento Nacional de Planeación


12 Unidad de Análisis Macroeconómico
Teniendo en cuenta estas tendencias del mercado, a continuación se hace
una reseña de la situación actual con base en los más recientes indicadores
de coyuntura 1 para las siete principales ciudades. Estos indicadores
muestran los cambios en oferta y demanda de empleo. Los rasgos más
generales son una alta Tasa global de participación, TGP, que alcanza el
62.2% y que se ha mantenido por encima de su tendencia desde 1997,
hecho que puede estar explicado por la creciente oferta femenina en el
mercado. En contraste, la Tasa de ocupación, TO, llega a 52.8% y la Tasa
de desempleo, TD, alcanza su máximo histórico con 19.5%. Ambas tasas
han fluctuado acordes con las tasas de crecimiento del país y reflejan la
caída en la demanda por trabajadores como resultado del ciclo económico.

De manera adicional se observa un deterioro en la calidad de los trabajos.


Se ha dado un incremento de las Tasas de subempleo, TS, llegando a 20.6%
para los hombres y 18.4% para las mujeres, y los nuevos empleos generados
se localizan principalmente en posiciones como trabajadores familiares,
cuenta propia e independientes de pequeñas empresas; mientras que el
empleo asalariado ha mantenido constante su nivel (Reyes,1998). Así mismo,
la caída que presentaba la Tasa de informalidad2, TI, se revirtió durante el
último período, aunque no ha alcanzado los rangos de 1988, y se ubica en la
actualidad en 54.7%.

De otro lado, el nivel promedio de educación de los trabajadores denota un


incremento importante en los últimos años. Sólo en la última década el
promedio del total de los trabajadores pasó de 6.2 años a 9.6 años de
educación (Dane, 1998). El Gráfico 1 muestra que para cada una de las
actividades, los años promedio de educación aumentaron en por lo menos
año y medio, manteniéndose el sector de la construcción por debajo del
promedio y el financiero como uno de los más altos, recientemente
aproximado por el de minas.

2. La definición de informales es tomada del Dane y comprende: los ayudantes familiares,


empleados domésticos y cuenta propia diferentes a los profesionales y técnicos independientes,
sumado a los asalariados y patrones de empresas de no más de diez empleados.

Boletines de divulgación económica


Una mirada al mercado laboral colombiano 13
Gráfico 1 Años promedio de educación por ramas
de actividad.
7 principales ciudades, 1982-1998
(septiembre)

Fuente: Dane - Encuesta Nacinal de Hogares, ENH. Cálculo de los autores.

Finalmente el análisis de los ingresos de los trabajadores muestra un deterioro


de aquellos por cuenta propia, que representan el 42% de los trabajadores
informales. Sólo entre 1995 y 1998 el salario real de éstos descendió en
22%, mientras que el salario real de obreros y empleados públicos y privados
creció en 7% y 11% respectivamente, durante el mismo período. Sin embargo,
dadas las actuales TD, este mejoramiento de los ingresos de obreros y
empleados ha empezado a revertirse, ya que durante el último año los
empleados y obreros privados han registrado una caída de 2.9% y de 4.5%
para los públicos.

Departamento Nacional de Planeación


14 Unidad de Análisis Macroeconómico
LoS CicLos EcOnÓmIcOs,
el empleo y el desempleo

Con base en esta descripción del mercado laboral se analizan ahora las
relaciones entre el crecimiento económico y los niveles de empleo para
Colombia. Los resultados muestran una relación positiva y aproximada de
uno a dos, entre las fluctuaciones de corto plazo del empleo y del crecimiento
de la economía: por cada dos puntos porcentuales de crecimiento de la
economía, el empleo crece en uno por ciento. También se ha encontrado
que las fluctuaciones del desempleo son mayores que las del producto, lo
que significa que ciertos fenómenos generan cambios importantes en el
desempleo, los cuales no pueden ser explicados de manera exclusiva por
variaciones de igual magnitud en el producto.

De hecho se observa un comportamiento procíclico entre empleo y producto.


En efecto, de acuerdo con la información trimestral de la Encuesta Nacional
de Hogares, ENH, el momento en que más empleos se generaron fue durante
la expansión económica del período 83-II al 83-III, cuando éste creció
12.93% y en ese trimestre se generaron 404.450 nuevas fuentes de ocupación
(Gráfico 2).

Así mismo, Rubio (1992) encuentra una relación positiva y aproximada de 2 a 1,


entre el empleo y el crecimiento de la economía. Muestra, además que las
fluctuaciones del desempleo son mayores que las del producto. Birchenall (1997)
confirma estos hallazgos al encontrar una relación similar entre los cambios del
empleo y la tasa de crecimiento colombiano.

Boletines de divulgación económica


Una mirada al mercado laboral colombiano 15
Gráfico 2 Media móvil de las tasas de empleo y
producción.
7 ciudades

Fuente: Dane-ENH.

Es también evidente que esta relación entre el ciclo económico y el empleo


tiene un efecto sobre los ingresos de los trabajadores. Se puede observar
que los ingresos laborales se han incrementado durante las épocas de
expansión y disminuido para las de contracción. Estos cambios son más
notorios para los trabajadores informales. López (1991) encuentra una alta
relación entre crecimiento de la economía y los ingresos laborales de los
trabajadores informales (1.117%) que es mayor que la relación entre
crecimiento y salario mínimo (0.7%). Este punto demuestra que los ingresos
medios de los trabajadores independientes fluctúan con los ciclos económicos
y sobre todo con los de oferta y demanda de los bienes que ellos ofrecen, de
manera que una forma más efectiva de aumentar los ingresos de este grupo
sería vía oferta y demanda del mercado de bienes y servicios, más que a
través de modificaciones al salario mínimo.

Departamento Nacional de Planeación


16 Unidad de Análisis Macroeconómico
De otro lado, Sánchez y Núñez (1998) muestran una relación negativa entre la
tasa de desempleo y los salarios, para cada una de las siete principales ciudades
durante el período 1984-1996. De manera más específica la estimación de la
curva de salarios indica que las ciudades con mayores TD tienen los menores
niveles de salarios. Así mismo, encuentran que el efecto del desempleo sobre
los salarios de los jóvenes, los trabajadores menos educados y las mujeres es
mayor que el efecto en los adultos, los más calificados y los hombres.

Esto indicaría que gran parte de las fluctuaciones del desempleo en Colombia
no depende de manera unívoca de la dinámica interna del mercado laboral,
sino que está fuertemente influenciada por los ciclos económicos y por la
situación de la economía en general.

Boletines de divulgación económica


Una mirada al mercado laboral colombiano 17
LaS RiGiDeCeS
del mercado laboral

Después de la reforma laboral de 1990 todavía subsisten rigideces de


carácter institucional dentro del mercado laboral, así como otras asociadas
al funcionamiento del mercado en algunos sectores. En general, las reformas
han tendido a reducir los costos de transacción en el mercado laboral, si se
les compara con aquellos fomentados por la legislación de 1965, que rigió
hasta 1990; no obstante la contrarreforma de 1993 fue regresiva en este
sentido.

El salario mínimo
El salario mínimo es un ejemplo típico de la intervención del gobierno en el
funcionamiento del mercado. Aunque lo que busca esta intervención es
garantizar un nivel de vida mínimo3 para los empleados de un país, sus
efectos sobre el mercado de trabajo y sobre la economía en general han
sido muy controvertidos, tanto en lo teórico como en lo empírico.

Las reglas de fijación del salario mínimo han sido cambiantes. Desde 1955
la política de fijación de un piso para el rango salarial de los trabajadores y
la política de ajustes tenían como principio establecer un mínimo para la

3. El salario mínimo lo define la ley colombiana como el salario “que todo trabajador tiene
derecho a percibir para subvenir a sus necesidades normales y a las de su familia, en el orden
material, moral y cultural”. Artículo 145 del Código Sustantivo del Trabajo.

Departamento Nacional de Planeación


18 Unidad de Análisis Macroeconómico
evolución del salario real, siguiendo determinados parámetros como la meta
de inflación, la productividad esperada para el siguiente año, la contribución
de los salarios al ingreso nacional y el incremento del producto interno bruto.
En algunos años se hizo una diferenciación entre el salario mínimo para las
zonas urbana y rural, e incluso se llegó a definir de acuerdo con el tamaño
de la empresa. La estructura actual data de julio de 1984 cuando se unifica
su rango para el sector rural y urbano.

Aunque la legislación ata el comportamiento del salario mínimo a variables


como la productividad, el crecimiento del producto y la inflación, las
relaciones de causalidad entre estas variables no se han mantenido estables
durante el tiempo. Como se observa en el Gráfico 3, los reajustes en el
salario mínimo fueron muy volátiles con respecto a la inflación entre 1955 y
mediados de los años setenta; a partir de este momento, el salario mínimo
comienza a crecer a una tasa mayor que la inflación. Durante este período
se experimenta una ganancia en términos de poder adquisitivo que se revierte
durante la primera mitad de los años noventa. A partir de 1997 se evidencian
de nuevo ganancias reales.

En particular, en 1999 se acordó un incremento del salario mínimo de 16%,


mientras la inflación año completo llegó sólo a 9.3%. Este hecho tiene efectos
nocivos sobre el empleo, pues implica un incremento en los costos laborales del
empleador, que no alcanzan a ser compensados por los aumentos en los precios
de los bienes que vende, lo que implica una disminución real en sus ganancias.
El efecto final de este fenómeno, es mayor el desempleo causado por una
reducción en los niveles de producción4.

4. Para algunos autores, el hecho de que el salario mínimo siga la inflación durante los últimos
años se debe a la negociación concertada entre el gobierno, los gremios empresariales y los
sindicatos. Para Rubio (1991), el comportamiento del salario mínimo está indexado a la
inflación. Esto mismo, está documentado en Jaramillo, Gutiérrez y Steiner (1998), donde se
evidencia que el salario mínimo está indexado un 110.9% con respecto a la inflación, para el
período 1970-1990.

Boletines de divulgación económica


Una mirada al mercado laboral colombiano 19
Gráfico 3 Crecimiento del salario mínimo nominal

Fuente: Dane-ENH.

Esto conduce a analizar los efectos distributivos del salario mínimo. Estos
resultan ser determinantes para los salarios de la agricultura y la industria
(Contraloría General de la República, 1993), mientras que en sectores como
la construcción y el gobierno, la tasa de inflación explica mejor los cambios
en los salarios nominales. Así mismo, se encuentra que durante 1964 y
1974 las tasas de desempleo y los salarios reales tienen una correlación
negativa, sin que una variable determine a la otra. Este mismo
comportamiento sucede entre el índice promedio de salarios reales y
desempleo, y entre salario mínimo y desempleo5 .

El otro factor determinante cuando se habla de salario mínimo es su influen-


cia negativa sobre el nivel de empleo, en tanto que genera un desequilibrio

5. Lasso y Hernández (1999) obtienen resultados similares diferenciando entre jóvenes y adultos.

Departamento Nacional de Planeación


20 Unidad de Análisis Macroeconómico
Gráfico 4 Cobertura poblacional del salario
mínimo

Fuente: Dane-ENH. Cálculos de los autores.

entre la oferta y la demanda. Por ejemplo, Bell (1997) encuentra que la


elasticidad del empleo con respecto al salario mínimo está entre 0.15 y 0.33
en el caso de los trabajadores no calificados y entre 0.03 y 0.24 para los
calificados. Esto implica que para el período 1981-1987, una ganancia de
10% en el salario mínimo, se tradujo en una caída del empleo entre 2% y
12%. Pero, si se tienen en cuenta los efectos redistributivos, el resultado
final puede ser ambiguo dependiendo de la población que cubra el salario
mínimo y de su impacto sectorial.

Resulta luego importante establecer la cobertura de este esquema. Como


se observa en el Gráfico 4, durante el período 1982-1997, el 23% de los
asalariados, en promedio, devengaba menos de un salario mínimo; el 33%
de la población ganaba el salario mínimo legal y el 44% de los asalariados
ganaban más de 1.5 salarios mínimos.

Boletines de divulgación económica


Una mirada al mercado laboral colombiano 21
Gráfico 5 Cobertura del salario mínimo por sector

Fuente: Dane-ENH. Cálculos de los autores.

En lo sectorial, la distribución es diferente. En electricidad, gas y agua,


transporte y comunicaciones, servicios financieros y servicios del gobierno
más del 40% de los empleados ganan más de dos salarios mínimo, mientras
que en industria, construcción y comercio más del 60% de la población
empleada gana menos de 1.5 veces el salario mínimo (Gráfico 5). Esta
disparidad se explica por las diferencias en los grados de sindicalización y
de educación de los trabajadores de estos sectores. En efecto, el grado de
sindicalización para estas actividades es más de 35% en 1993, con excepción
del sector de servicios financieros en donde éste sólo llega a 9%.

Departamento Nacional de Planeación


22 Unidad de Análisis Macroeconómico
Gráfico 6 Cobertura del salario mínimo por nivel
de educación

Fuente: Dane-ENH.

Como se verá mas adelante, una explicación para esta distribución de la cobertura
del salario mínimo es el grado de escolaridad, ya que el porcentaje de la fuerza
laboral con 16 años de educación o más se encuentra dentro de los sectores en
donde los ocupados devengan más de 1.5 veces el salario mínimo.

El Gráfico 6 muestra la cobertura del salario mínimo por grado de


calificación. La población ocupada con 0 años de educación devenga en su
mayoría menos de un salario mínimo, mientras que el 35% de la fuerza
laboral con 1 a 10 años de educación devenga exactamente el salario mínimo.
Este hecho muestra indicios del alto grado de rentabilidad de la educación
en Colombia, lo que se analizará más adelante.

Boletines de divulgación económica


Una mirada al mercado laboral colombiano 23
Indexación y liderazgo del sector público en
la política salarial
En un trabajo de Bussolo, Gracia y Zea (1999) se relacionan las variables salariales
públicas y privadas, en el período comprendido entre 1976 y 1997, dividiendo la
muestra entre antes y después de la reforma laboral de septiembre de 1990. En
particular, se identifica el patrón de fijación existente. Se desagrega por calificados
y no calificados. También se encuentra que los salarios del sector público están
determinados por fuera de aquellos del sector privado, antes de la desrregulación,
y lo contrario ocurre para la categoría de trabajo calificado. Es decir, la fijación
salarial del sector privado está también determinada por fuera de aquella del
sector público. Sin embargo, en el período posterior a la reforma, las causalidades
se reversan e incluso son casi bidireccionales, lo que indica que la reforma no
tuvo éxito total en su pretensión de flexibilización, pues el patrón de indexación
salarial para dicho grado de calificación se conserva.

Retornos a la educación
Una de las características del mercado laboral es la heterogeneidad del
mercado, tanto en el lado de la oferta como en el de la demanda. Los
principales aspectos que diferencian a los oferentes de mano de obra son
sexo, edad, residencia y, por supuesto, educación.

Existe una relación significativa y positiva entre ingresos y educación, que


ha sido afectada por las condiciones macroeconómicas del país. La
expansión del sistema educativo, hasta finales de los ochenta, afectó de
manera importante la tasa de retorno de la educación haciendo que la
rentabilidad de la mano de obra calificada disminuyera de manera
considerable (Tenjo, 1993). Esto se puede explicar por factores tanto
macroeconómicos, como de las mismas fuerzas que regulan el mercado
laboral. Así, durante este período el incremento en la oferta laboral estuvo
acompañado de un estancamiento económico.

Departamento Nacional de Planeación


24 Unidad de Análisis Macroeconómico
Del mismo modo, Ribero y Meza (1997) muestran cómo el premium de la
educación, entre 1976 y 1995, tanto para secundaria como para universitaria,
es positivo y significativo. Concluyen que los retornos a la educación son
similares para hombres y mujeres, y que los diferenciales salariales por
género están explicados por la experiencia del trabajador. Dado que las
mujeres usualmente tienen varias interrupciones en su vida laboral, por causa
de la maternidad, esto hace que su experiencia sea menor a la de los hombres,
si bien sus niveles educativos pueden superar a los de ellos.

La rentabilidad de la educación cambió de manera significativa después de


las reformas estructurales y de la estructura de demanda del mercado laboral
durante la presente década. En especial, la apertura económica es
considerada como el factor determinante en la sustitución de trabajadores
no calificados por calificados, sobre todo en el sector industrial (Mesa y
Gutiérrez, 1997), con el consecuente incremento en las diferencias salariales
entre estos dos grupos.

En particular, Núñez y Sánchez (1998) señalan cómo entre 1976 y 1982 se


presentó un crecimiento acelerado de la oferta de mano de obra calificada y
una disminución en sus ingresos laborales relativos, relacionada con una
disminución en la demanda relativa. Mientras que entre 1982 y 1994, la oferta
de mano de obra calificada disminuyó con respecto al período anterior pero su
demanda relativa sufrió un incremento, lo que amplió la brecha en el diferencial
de ingresos laborales entre los segmentos calificado y no calificado.

Dispersión salarial
Los diferenciales salariales no pueden estar completamente explicados por
los retornos a la educación. Polanía y Cárdenas (1990), encuentran para las
tres categorías laborales industriales, empleados, obreros y total, una relación
positiva y significativa entre la dispersión salarial y las variables de
características industriales como las utilidades, la intensidad del capital y el
tamaño promedio de las empresas del sector.

Boletines de divulgación económica


Una mirada al mercado laboral colombiano 25
En otro estudio, Ramírez et. al. (1999) encuentran diferencias partiendo del
modelo teórico conocido como salarios de eficiencia. En este tipo de modelos
la hipótesis central es que la productividad por trabajador es una función positiva
de los salarios, en donde las firmas se pueden resistir a reducir los salarios, aún
en una situación de exceso de oferta de trabajo, dado que la caída de los salarios
provocaría una eventual disminución en la productividad del trabajador y el
efecto neto sería un aumento de costos para la empresa.

Los resultados por categorías ocupacionales, obreros y empleados, muestran


que los primeros mantienen las mismas características mencionadas en el
caso del empleo total, aunque en sectores como fabricación de: productos
alimenticios, de calzado, de papel, imprentas y editoriales, de otros productos
químicos, de productos plásticos, de maquinaria y aparatos, accesorios y
suministros eléctricos, ganaron menos que el salario promedio de la industria,
en el período 1990-1994. Mientras que para los empleados, se observa un
aumento en el diferencial salarial después de la apertura económica.

En el caso de los sectores de fabricación de productos alimenticios, de textiles,


de productos plásticos, minerales no metálicos, metálicos, maquinaria, equipo
profesional y científico e industrias manufactureras diversas, se revierte el
diferencial. Es decir, antes del período de la apertura, estos sectores recibían un
salario 5% por debajo de la media, pero para el período 1990-1994 las
asignaciones de estos sectores estaban por encima de la media industrial.

Costos de transacción en el mercado laboral


colombiano
Esta sección se ocupa de la descripción de los costos de transacción que
caracterizan el mercado laboral colombiano. Estos se pueden catalogar en
dos grupos, dependiendo de su origen: los costos que implica la contratación
de un empleado y los de su despido, en el marco de la legislación vigente a
partir de la reforma laboral de 1990.

Departamento Nacional de Planeación


26 Unidad de Análisis Macroeconómico
Teóricamente los modelos más simples suponen que el proceso de generación
y destrucción de plazas de trabajo no involucra mayores costos y, por tanto,
desprecia su efecto. Sin embargo, se observa que la situación es justamente la
contraria, y que los costos de transacción en dicho mercado pueden llegar a ser
significativos, según la legislación pertinente. Aún más, estos costos no sólo
representan una carga para el empleador, sino que en algunos casos, también
resultan onerosos para el empleado6 . A continuación y de acuerdo con lo anterior
se especifica la distinción de los costos para unos y otros.

Para los empleados, el costo está representado en términos del tiempo de


búsqueda de un puesto de trabajo. A medida que la legislación establece mayores
disposiciones en materia de contratación y despido, la respuesta esperada por
parte de los demandantes de mano de obra es una conducta de racionamiento
del mercado. Así las cosas, la búsqueda de trabajo puede resultar más larga.

Para los empleadores los costos están representados en tres categorías


principales: de reclutamiento, de entrenamiento, de despido y de liquidación
laboral. El primero de ellos está asociado con el proceso de búsqueda de
personal competente para un puesto de trabajo. El segundo se relaciona
con la preparación del empleado en una tarea específica, y el tercero se
refiere a la rotación de empleados en plazas de trabajo. Estos costos, de
manera individual o en conjunto, representan una carga que incide sobre el
nivel de contrataciones de las firmas.

Debido a lo anterior, un mercado laboral que presente una o varias fuentes de


costos de transacción, denota una brecha entre la productividad laboral y la
decisión de contratación y despido de trabajadores por parte de las firmas, a
pesar de que algunos de dichos costos son amortizables con el salario, por
ejemplo, los costos de entrenamiento.

6. En el presente trabajo, sólo se tiene en cuenta el efecto de las rigideces sobre la demanda de
trabajo.

Boletines de divulgación económica


Una mirada al mercado laboral colombiano 27
Las distorsiones resultantes son muy variadas. Por una parte, podrían generar
desempleo o salarios extras tales como primas y burocratización, que influyen
en el empleo. También puede existir volatilidad del empleo o estabilidad
laboral extrema7 . En el caso de ésta última, la demanda de trabajo es más
estable y mayor en promedio, en tanto los costos de despido son más altos
y, en consecuencia, una política de estabilización puede enfrentar un trade- off
en términos de ineficiencia productiva.

De otro lado, las cuasi-rigideces del mercado laboral han sido documentadas
ampliamente por varios autores desde OI (1962). Los estudios de costos de
transacción laboral se han multiplicado en América Latina, en el marco de
reformas estructurales, por la percepción casi general de la exageración de
los impuestos laborales. Para no rezagarse en el contexto latinoamericano
Colombia emprendió en 1990 algunas reformas estructurales, entre las que,
se incluyó aquella al régimen laboral. En términos de Cárdenas, Gutiérrez y
Robinson (1997), en esa ocasión, se intentó con relativo éxito una
flexibilización de los contratos laborales y se modificaron las condiciones de
estabilidad en el mismo sentido. De esa manera, “se redujo la incertidumbre
que caracterizó por décadas los costos de despidos y los pagos de cesantías.
Un aspecto crucial de la reforma fue la separación de los costos de despido
y la antigüedad del trabajador en su empleo”8.

La reforma, sin embargo, conservó los impuestos a la nómina existentes,


por ejemplo, las contribuciones a las cajas de compensación, ICBF, Sena,
Esap e institutos técnicos. Aún más, una modificación posterior a dicha
reforma de los años noventa, incrementó las contribuciones porcentuales
de los empleadores.

7. La estabilidad laboral extrema es ineficiente, en la medida en que impide la reasignación del


recurso laboral, en respuesta a diferencias de productividad.
8. Cárdenas et. al. (1997) op.cit. A pesar del logro de la norma en ese sentido, a los trabajadores
con una antigüedad mayor a diez años en un empleo, se les otorgó el derecho a escoger entre
el nuevo esquema y el anterior, de manera que los cobijara la misma legislación sobre
despidos, Reyes (1991).

Departamento Nacional de Planeación


28 Unidad de Análisis Macroeconómico
Sin embargo, lo observado durante la década de los años noventa es un
incremento constante en los salarios y así mismo de los costos laborales.
De hecho Kugler, Cárdenas y Bernal (1999) encuentran que “el costo real
por trabajador calificado se ha incrementado más rápido que el costo real
por trabajador no calificado y, además, que el costo del trabajo ha crecido
por encima del costo del capital desde 1990”.

Farné y Nupia (1998) encontraron que la industria colombiana presenta una


sensibilidad empleo-costo laboral por ocupado que oscila entre -0.22 y -0.65, es
decir si el costo de crear un empleo sube 10%, el empleo cae en 6.5%
dependiendo del sector al que pertenezcan los trabajadores. El sector
comercio es el que presenta el mayor impacto (-0.65), hecho que coincide
con ser el que mayor mano de obra absorbe dentro de la economía, con
niveles promedio de 23%. Por tanto, reducir los costos de crear un puesto
de trabajo tendría un impacto directo en la generación de empleo, tanto en
los sectores que más absorben mano de obra, como dentro de uno de los grandes
grupos vulnerables al desempleo como son los trabajadores no calificados.

Para 1998 el costo por hora trabajada en Colombia es menor al de países


como Argentina, Brasil, Chile, y los países de la OECD. Sin embargo, si se
observa el costo laboral unitario, una medida más apropiada para las
mediciones de competitividad internacional, la industria colombiana se clasifi-
caría como la de menor competitividad dentro de los países mencionados.
Este hecho se reforzó con la revaluación observada en dicho año.

Boletines de divulgación económica


Una mirada al mercado laboral colombiano 29
EvoLuCiÓn
del desempleo en Colombia

La estructura del desempleo colombiano ha cambiado desde la década de


los ochenta. Núñez y Bernal (1998) muestran que la probabilidad de hallar
empleo de manera instantánea es mayor, en especial para las mujeres, en
1996 y 1992, con respecto a 1988. Los autores obtienen resultados similares
a los presentados por Tenjo y Ribero (1998)9 , quienes muestran que hay
diferencias importantes entre los determinantes y la estructura del desempleo
entre sexos y estados maritales. Por ejemplo entre los solteros, en especial
entre las mujeres solteras, parece que la falta de oportunidades de empleo
es un factor importante. Así mismo, muestran que las mujeres tienen una
duración en el desempleo mucho más larga que la de los hombres. Los
jóvenes parecen tener frecuentes períodos de desempleo de corta duración,
mientras los de edad más avanzada tienen pocos períodos de desempleo,
pero de duración más larga.

También se detectaron cambios importantes en el tipo de desempleo en la


década de los años noventa. La duración promedio del desempleo ha
disminuido de manera continua desde 1988, mientras que al mismo tiempo
ha habido un aumento en la incidencia de éste. El riesgo de quedar
desempleado ha aumentado, pero la duración de la búsqueda, una vez la
persona queda desempleada, ha disminuido. Por último, los cambios en la
duración del desempleo a través del tiempo parecen tener poco que ver con

9. Tenjo y Ribero (1998), utilizan tres etapas de la Encuesta Nacional de Hogares, junio de
1988, de 1994 y de 1996.

Departamento Nacional de Planeación


30 Unidad de Análisis Macroeconómico
cambios en las características de los desempleados y más bien obedecen a
cambios en la actividad económica, en la estructura del mercado y en las
estrategias de búsqueda de trabajo.

De manera más específica, la duración media del desempleo para las cuatro
principales ciudades es de 9.5 meses (Maurer y Nivia, 1994). No obstante,
hay segmentación geográfica. Por ejemplo, el mercado de trabajo de Cali
era, para comienzos de los años noventa bastante flexible con una duración
de búsqueda de cero meses, mientras que el mercado de trabajo en Bogotá
tenía una duración media de ocho meses10 .

Para Cárdenas, Gutiérrez y Robinson (1998), los determinantes del


desempleo funcionan dentro de un mercado de bienes y trabajo no
competitivo. Así, los precios se fijan a partir de un mark-up sobre los costos
marginales y los salarios son el resultado de un proceso de negociación
entre las firmas y los trabajadores. Las ecuaciones de fijación de precios y
salarios reemplazan a las de oferta y demanda en un modelo tradicional de
competencia perfecta. Ellos encuentran que las variables como productividad
y la relación capital-trabajo, no son significativas. Sin embargo, la tasa de
cambio, los impuestos sobre la nómina, el salario mínimo, el IVA y una variable
de desajuste entre oferta y demanda del mercado laboral11 , tienen un efecto
de largo plazo sobre el empleo. Es importante mencionar que la significancia
del salario mínimo es muy sensible a la especificación de la ecuación. El
salario mínimo afecta el mercado si está por encima del salario de equilibrio.

10. Por otra parte, se realizan pruebas para determinar la probabilidad de que una persona sin
empleo se encuentre desempleada después de tres, seis y ocho meses, encontrando para las
cuatro ciudades probabilidades de 0.64, 0.41 y 0.16 respectivamente.
11. Esta variable se mide como la varianza intrasectorial de la participación de cada sector en el
empleo total.

Boletines de divulgación económica


Una mirada al mercado laboral colombiano 31
CoNcLuSiOnEs
y recomendaciones de política

1. Es evidente el cambio en la demanda de trabajo, de menos a más calificado,


a raíz de la apertura económica y de los procesos de modernización que
enfrenta Colombia desde comienzos de la década de los noventa. Este hecho
replantea la formación que deben recibir ahora los trabajadores, pues no se
trata solo de mayores niveles de educación, sino de la calificación necesaria
para la nueva dinámica empresarial del país.

2. La productividad relativa de los trabajadores industriales en Colombia


es baja. Aunque muchos economistas proponen como solución a este
problema una devaluación del tipo de cambio, esta medida puede ser
satisfactoria a corto plazo, pero a largo plazo crea distorsiones y efectos
ficticios en la productividad de los empleados. Entonces los cambios
adicionales en la productividad del trabajo industrial están relacionados
con la educación, la utilización de la capacidad, la construcción en
infraestructura, la inflación, el grado de apertura, la acumulación de
factores, la inversión en investigación y desarrollo y, por último, el
crecimiento de la tasa de homicidios (Ramírez y Jaramillo, 1996).

3. La educación es punto clave para el desarrollo de un país. Sin embargo,


los sistemas formales no son su única fuente. Existen alternativas igual-
mente importantes como los entrenamientos o capacitaciones en el
trabajo, que mejoran la productividad. Este es un punto de discusión
sobre el cual se requiere mayor estudio. De otro lado, si bien se debe
mantener la cobertura que se ha alcanzado en las últimas décadas, es
aún más importante regular y controlar la calidad de la capacitación
formal e informal en todas las esferas.

4. Es claro que desde 1991 se han incrementado de manera persistente los


costos laborales en la industria colombiana. Éstos han sido transferidos
al salario de los trabajadores afectando su competitividad y generando
un impacto perverso en el empleo, sobre todo para los trabajadores no
calificados. Por tanto, las reformas laborales de la última década han
solucionado problemas estructurales del mercado laboral al permitirle
mayor flexibilidad (Farné y Nupia, 1996), pero se requiere avanzar hacia
mejores condiciones para los empleados temporales y racionalizar los
costos laborales.

5. No todas las investigaciones sobre costos de transacción en Colombia


comprueban la existencia de rigideces en el mercado laboral. Cárdenas
(1998) muestra que los costos laborales asociados a las contribuciones
de pensiones y salud no constituyen la causa principal del crecimiento
en el desempleo durante la presente década. Así, es importante identificar
cuáles son las principales rigideces del mercado laboral y cuáles de éstas
son las más nocivas para la generación de empleo a la hora de modificar
la regulación en esta materia.

6. Aunque la duración del desempleo se ha incrementado en las últimas


décadas, los grupos vulnerables siguen siendo los mismos. Por lo que las
políticas de generación de empleo deben considerar no sólo la influencia
del ciclo económico sobre el empleo, sino también favorecer directamente
a los grupos más sensibles al desempleo como lo son jóvenes, mujeres y
los trabajadores menos calificados. La experiencia internacional muestra
el éxito de programas que incentivan la creación de empleos por parte
del sector privado y que involucran a estos grupos.

7. De hecho se pueden promover programas que impulsen los sectores de


la economía que se vislumbran como líderes y aquellos que el gobierno
intenta impulsar. Por ejemplo, generando una nueva serie de servicios,
como hospitales geriátricos, recreación, conservación del medio ambiente,

Departamento Nacional de Planeación


34 Unidad de Análisis Macroeconómico
etcétera, cuya demanda se encuentra en expansión. De esta manera es
importante promover el crecimiento de estos sectores dentro de un
programa de incentivos para la creación de empresas y que no requieran
de una mano de obra muy calificada. Así como, es importante dar
incentivos, vía reducción de impuestos, a los demandantes de mano de
obra de los grupos que se han identificado como los más vulnerables al
desempleo, esto es las mujeres de estratos bajos, los jóvenes y la mano
de obra no calificada.

8. La nueva agenda de investigación debe incluir temas como:

El desarrollo y el empleo regional. En particular, el esfuerzo fiscal para


que cada región genere más recursos y menos burocracia.

El problema del desempleo a raíz del incremento en la oferta laboral


por los desplazamientos y migraciones asociados a la violencia.

La efectividad y focalización de los incentivos tributarios para la creación


de nuevos empleos.

Una revisión exhaustiva de la legislación laboral colombiana con el fin de


proponer una reforma laboral coherente con las actuales necesidades.

Las reformas a la educación formal e informal que adecúen la oferta


laboral a las nuevas dinámicas de la demanda.

Boletines de divulgación económica


Una mirada al mercado laboral colombiano 35
Bibliografia

Bell. L., 1997, “The Impact of Minimum Wages in Mexico and Colombia”,
Journal of Labor Economics, Vol 15 (3), July.

Birchenall, J., 1997, “El cálculo del PIB potencial en Colombia”, en


Archivos de Macroeconomía, Unidad de Análisis Macroeconómico,
Departamento Nacional de Planeación.

Bonilla, G., 1996, Salarios precios y productividad: una relación


siempre cambiante, Fescol.

Brown, Ch., Gilroy, C., y Kohen, A., 1982, “The Effect of the Minimun
Wage on Employment and Unemployment”, Journal of Economic
Literature, Vol. XX, June.

Bussolo, M. y Gracia, O, 1999, “Trade and labor market in Colombia. A


general equilibrium approach”, mimeo.

Bussolo, M., Gracia, O. y Zea, C., 1999, “Ejercicios de causalidad y


exogeneidad para ingresos salariales nominales públicos y privados
colombianos: 1976-1997”, en Archivos de Macroeconomía # 107, Unidad
de Análisis Macroeconómico, Departamento Nacional de Planeación.

Cárdenas y Bernal. 1998, “Wage inequality and structural reform:


evidence from Colombia”, Fedesarrollo.

Cárdenas M., Gutiérrez C., Robinson J., 1998, “Demanda de trabajo,


impuestos a la nómina y desempleo en Colombia”, febrero, mimeo.

Clavijo, S., 1994, “Inflación o desempleo: acaso hay escogencia en


Colombia?”, Departamento Nacional de Planeación, Archivos de
Macroeconomía, # 31.

“Código Sustantivo del Trabajo”, en Régimen laboral colombiano,


Editorial Legis.
Contraloría General de la República, 1993, “Contribución a la discusión
sobre el salario mínimo y su impacto en el empleo y la productividad”.

Corchuelo, A., 1991, El análisis de los mercados de trabajo y la


información de la encuesta de hogares, Ministerio de Trabajo y
Seguridad Social.

Escuela Nacional Sindical., Memorias del Seminario Nacional de


Apertura Económica y Reforma Laboral, 1991, Coordinador Jorge
Giraldo.

Farne, Stefano and Nupia, O., 1998, Costos laborales, productividad,


competitividad y empleo, en Empleo un desafío para Colombia,
documento preliminar. OIT.

Farné, S., Vivas, A. y Yepes, T., 1995, “Estimación de la tasa natural de


desempleo en Colombia”, Cuadernos de Empleo, Documento # 1,
Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Farné S., Vivas A., Núñez J., 1998, “La estabilidad laboral en el mercado
de trabajo urbano en Colombia: 1984-1996”, mimeo.

Facultad latinoamericana de ciencias sociales, Flacso, Instituto de la mujer


y Ministerio de asuntos sociales de España, 1993. Mujeres
latinoamericanas en cifras - Colombia, Santiago de Chile.

Gaviria, A., y Posada C., 1994, “Inflación y crecimiento en Colombia


(estadística con teoría)”, Departamento Nacional de Planeación, Archivos
de Macroeconomía, # 23.

Gómez, H., Londoño, R., y Perry, G., 1986, Sindicalismo y Política


Económica, Fondo Editorial Cerec.

Guzmán, Claudia, 1993, Crisis de los 80: La participación de la mujer


en el mercado laboral.

Departamento Nacional de Planeación


38 Unidad de Análisis Macroeconómico
Henao, Marta Luz and Parra, A., 1998, Educación y mercados de
trabajo. En Empleo un desafío para Colombia, documento preliminar.
OIT.

Hommes, R., Montenegro, A. y Roda, P., 1994, Una apertura hacia el


futuro: balance macroeconómico 1990 - 1994, Ministerio de Hacienda y
Crédito Público, Departamento Nacional de Planeación y Fonade.

Jaramillo, J., Salazar, N. and Steiner, Roberto, 1998, The Political


Economy of Exchange Rate Policy in Colombia. Mimeo, Fedesarrollo.

Jaramillo, J., C., Salazar, N. y Steiner, R., 1998, “The Political Economy
of Exchange Rate Policy in Colombia”, mimeo, Fedesarrollo.

Lasso, F. y Hernández G,. 1999, “Efectos del salario mínimo sobre el


empleo”, mimeo.

López, Hugo, 1990, “Inestabilidad laboral y ciclo de vida en


Colombia”, en: ensayos sobre economía laboral colombiana.

López, Hugo, 1996, Empleos formales e informales, asalariados e


independientes: balance de los cambios acaecidos entre las décadas
del ochenta y noventa, en revista Cámara de Comercio de Bogotá, #
98, Diciembre.

Lora E., Pagés C., 1996, “La legislación laboral en el proceso de reformas
estructurales de América Latina y el Caribe”, Banco Interamericano de
Desarrollo, septiembre, mimeo.

Kugler, A., Cardenas, M. and Bernal, Raquel, 1999, Labor market


regulation and labor demand in Colombia: 1976-1996, mimeo.

Márquez, G. y Pagés C., 1998, “Lazos que Atan: Protección al Empleo


y Evolución del Trabajo en América Latina”, Seminario ¿Cuál es el
problema de empleo de América Latina y cómo enfrentarlo?, Banco
Interamericano de Desarrollo, marzo, mimeo.

Boletines de divulgación económica


Una mirada al mercado laboral colombiano 39
Maurer, M. y Nivia, D., 1994, “La histéresis en el desempleo colombiano”,
en Cuadernos de Economía, Universidad Nacional de Colombia, Vol.
XIV, # 21.

Mesa, F. and Gutierrez, J.A., 1996, “Efectos de la apertura económica


en el mercado laboral industrial”, en Revista planeación y desarrollo
Vol. 27 # 4 octubre/diciembre.

“Minimum Wage Research Symposium”, 1995, Industrial and Labor


Relations Review, Vol. 45 No 1.

Ocampo et.al., 1998.

Polanía, D., y Cárdenas, E., “Determinantes de los diferenciales salariales


en la industria colombiana”, en Coyuntura Económica.

“Policy Forum: Economic Aspects of Minimun Wages”, 1996, The


Economic Journal, # 106, May.

Ramírez J.M., Gracia O., Hernández G. y Urdinola P., 1999, “Salarios


de eficiencia y elasticidades del empleo industrial”, mimeo.

Ramírez, M., y Jaramillo, F., 1996, “Los determinantes de la productividad


total de los factores en Colombia”, en: El crecimiento de la
productividad en Colombia. DNP-Colciencias-Fonade.

Reyes A., 1991, “El impacto de las regulaciones laborales sobre el


mercado de trabajo: el caso colombiano”, cap. 4.

Ribero, R. and García, C. J., 1996, Estadísticas descriptivas del


mercado laboral masculino y femenino en Colombia: 1976-1995,
en Archivos de Macroeconomía # 48, DNP, Bogotá.

Ribero, R. y Meza, C., 1997, “Ingresos laborales en Colombia: 1976-


1995”, Archivos de Macroeconomía, # 62, Departamento Nacional de
Planeación.
Romaguera, P., 1990, “Dispersión salarial: modelos y evidencia para el
caso chileno”, Colección de estudios Cieplan, # 29, Septiembre.

Rubio, M., 1991, “Salario mínimo, criterios para su fijación”, en Políticas


de empleo y modernización económica, # 15, Ministerio de Trabajo y
Seguridad Social, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
y Organización Internacional del Trabajo.

Rubio, M., 1992, “Actividad Económica y Mercado Laboral”, Políticas


de empleo y modernización económica, # 19, Ministerio de Trabajo y
Seguridad Social, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo
y Organización Internacional del Trabajo.

Sánchez, F. y Núñez, J., 1998, “Educación y salarios relativos en Colombia,


1976-1995: determinantes, evolución e implicaciones para la distribución
del ingreso”, Departamento Nacional de Planeación, Archivos de
Macroeconomía, # 74.

Tenjo, J., 1993, “Evolución de los retornos a la inversión en educación


1976-1989”, Departamento Nacional de Planeación, en Planeación y
Desarrollo, Edición Especial, Vol. XXIV.

Tenjo, J. y Ribero, R., 1998, “Participación, desempleo y mercados


laborales en Colombia”, Departamento Nacional de Planeación,
Archivos de Macroeconomía, # 81.
Este boletín se terminó de imprimir en
Quebecor Impreandes en febrero de 2000 en
Santa Fe de Bogotá, Colombia.