Está en la página 1de 1

Ap (s) Final FDH

Unidad 2

BARTHES

1. ¿Por qué, para el autor, no hay diferencia entre el discurso imaginario y el discurso
historiográfico?.
2. Enumere y defina los diferentes shifters del discurso.
3. ¿Cómo alcanza efecto realidad el discurso historiográfico?.

Respuestas:

1) En el discurso histórico, el proceso de significado intenta siempre de “llenar” de sentido la


historia: el historiador recopila menos hechos que significantes y los relaciona, organiza con el fin
de establecer un sentido positivo y llenar así el vacío de una mera serie de hechos.
Entonces, para el autor no hay diferencia entre el discurso imaginario y el discurso
historiográfico, porque este último es esencialmente elaboración ideológica o más bien
IMAGINARIO, entendiendo por imaginario el lenguaje gracias al que el enunciante del discurso
(entidad puramente lingüística) “rellena” el sujeto de la enunciación, Nietzche dice que “a partir
del momento en que interviene el lenguaje (…) el hecho sólo puede definirse de manera
tautológica: lo anotado procede de lo observable, pero lo observable no es más que lo que es digno
de memoria, digno de ser anotado”.

2) SHIFTERS: Estrategia retórica a través de la cual el historiador vincula lo que está enunciando
con lo que está refiriendo. En lo histórico, la relación está determinada por el vínculo entre historia
y pasado. Hay un tiempo de la cosa y un tiempo de la enunciación.
Tipos de shifters:
Shifters de escucha: cualquier mención de fuentes, testimonios, toda referencia a una escucha del
historiador. Se explica uno o varios acontecimientos a partir de alguien que no soy yo: “Como dice
Brieger, Arafat era muy transero y por eso sus compatriotas de HAMAS también trataban de
matarlo”. O: “como dice Hobsbawm, esto pasó por tal cosa”.
Shifters de organización: plantean la coexistencia de dos tiempos: el de la enunciación (Presente)
y el tiempo del enunciado (Pasado). Siempre ver el tiempo de enunciación para ver el contexto en
que se escribió el discurso. Puede tomar varias formas: “diente de sierra” (el historiador alterna
entre pasado-presente para dar forma a un discurso. En la introducción de un libro, se anticipa lo
que viene luego. En un prólogo tenemos un detalle del contexto en que se escribió el libro, se ubica
en el ámbito de discusión.
Shifters de protagonistas: Sin destinatario específico. Al haber ausencia puntual de destinatarios,
existe una pretensión de universalidad: “lo tiene que leer todo el mundo”. Hablar en 3° persona da
el efecto de que eso ocurrió, ilusión referencial: “sólo el referente habla”. El discurso histórico es
aseverativo: afirma lo que ocurrió, NO LO QUE NO OCURRIÓ. No niega, y puede ser
contrafáctico: “si no pasaba el 11-S, ¿se habría producido una escalada bélica en medio Oriente?.
Es un recurso metodológico usado para reafirmar algo.

3) En la historia “objetiva”, la “realidad” no es nunca otra cosa que un significado informulado,


protegido tras la omnipotencia aparente del referente. Esta situación define lo que podría llamarse
EFECTO DE REALIDAD. La eliminación del significado, fuera del discurso “objetivo”,
permitiendo que aparentemente se endrente la “realidad” con su expresión, nunca deja de producir
un nuevo sentido. Este nuevo sentido es la propia realidad, transformada subrepticiamente en
significado vergonzante: el discurso histórico no concuerda con la realidad, lo único que hace es
significarla, no dejando de repetir esto sucedió, sin que esta aserción llegue a ser jamás nada más
que la cara del significado de toda la narración histórica.