Está en la página 1de 2

ARZOBISPADO DE CARACAS

COMUNICADO

"El Señor está cerca del corazón deshecho y salva a los de espíritu abatido."
(Sal 34,19)

Qué dolor nos embarga a todos los ciudadanos que hacemos vida en Caracas,
al recibir la abominable noticia de la muerte de los niños del Valle.
Nuevamente este sector de nuestra ciudad le toca contemplar con dolor una
nueva masacre.
Como Pastores de esta Iglesia caraqueña queremos estar cerca del dolor de
nuestro pueblo, del flagelo de la violencia que padecemos. Desde cada
comunidad cristiana, vicaría o parroquia, presente allí donde vive la gente,
abrimos nuestras puertas a los más necesitados de consuelo, y rezamos y nos
solidarizamos con el dolor de esta familia y su comunidad de la calle 8 del
barrio el 70 del Valle, los acompañamos en esta hora difícil, porque “el Señor
está cerca del corazón deshecho y salva a los de espíritu abatido” (Sal 34,19).
Rezamos con el corazón desgarrado por los niños Humberto Ruiz (10
años) Roxana Alexandra Conde Graterol (10 años), Julianyerli Valeria
Conde Graterol (4 años) y Jonas Jonneiker Conde Graterol (1 año) a
quienes se les truncó la vida de forma violenta y cruel. El Señor ya los tendrá
entre sus ángeles en el Cielo.
Nuestra sociedad tristemente está deshumanizada, la han conducido a tomar la
violencia como un modo de relacionarse y hasta de organizarse, que tantas
veces ya se vuelve normal. La anarquía imperante pone en riesgo la vida de
los ciudadanos, especialmente de los más pobres, de los sectores populares
quienes sufren más de este flagelo.
Igualmente este hecho abominable, pone en evidencia las graves carencias del
sistema de protección de las instituciones para prevenir y atender la violencia
contra los niños. Ellos son lo más sagrado que tenemos, si no los cuidamos,
acompañamos y protegemos su vida, no tenemos futuro como nación.
Nosotros como Iglesia Católica no dejaremos nunca de proclamar y defender
la vida, y mucho más cuando se trata de niños inocentes.
El Sr. Cardenal Baltazar Porras Cardozo, Administrador Apostólico de la
Arquidiócesis de Caracas sigue con tristeza desde Roma las noticias de estos
lamentables hechos acaecidos en Caracas recientemente y muestra su
solidaridad con los afectados y les asegura su oración y sufragios por los
difuntos.
Vaya también nuestra cercanía y oración a los párroco del Arciprestazgo de
“El Valle” y les invita a elevar oraciones y acompañar a los familiares y a la
comunidad de la calle 8 del barrio el 70 en esta hora de dolor.
Que el Señor Resucitado nos ayude a todos los caraqueños a no
acostumbrarnos a la cultura de muerte y acompañarnos más en la experiencia
del Dios de la Vida que está presente entre nosotros.
Por eso rezamos juntos:
“Oh Cruz de Cristo, enséñanos que la aparente victoria del mal se desvanece
ante la tumba vacía y frente a la certeza de la Resurrección y del amor de
Dios, que nada lo podrá derrotar u oscurecer o debilitar.
(Papa Francisco, Viernes Santo 2016).

Que María Virgen dolorosa nos acompañe, consuele y fortalezca con su amor
maternal.
Caracas, 16 de septiembre de 2018

Mons. Adán Ramírez Ortiz


Gobernador Eclesiástico.