Está en la página 1de 2

UNIVERSIDAD TÉCNICA PARTICULAR DE LOJA

BIOÉTICA

Estudiante: Pablo Rafael Gómez González

Enfermería

"Clonación humana, cuestiones éticas"

Ensayo

A partir de los exitosos experimentos que el ser humano realizó con la clonación

por transferencia nuclear - extracción del núcleo del óvulo y su posterior

trasplante por el núcleo de una célula donante con la información genética única

del individuo, procedimiento aplicado en clonación de renacuajos - se han

originado un sinnúmero de cuestiones bioéticas, morales y religiosas

estimuladas por la posibilidad de la realizar la clonación en seres humanos.

La comunidad mundial luego de extensos e intensos debates ha llegado a un

acuerdo sin unanimidad absoluta respecto a algunas de las numerosas

disyuntivas originadas con la probable aplicación de la clonación humana con

fines “reproductivos”, señalando como inaceptable la experimentación en

humanos debido a que la clonación en mamíferos implica una tasa elevada de

fracasos - superior al 90% - y alta morbilidad en el clon -anormalidades, defectos

como el Síndrome de la Cría Grande - , indicativos convincentes de su no

aplicabilidad en seres humanos.

La clonación se puede definir como el proceso por el que se consiguen de forma

asexual copias idénticas de un organismo, célula o molécula ya desarrollado. La


palabra “Clon” tiene su orígen en el léxico griego, quienes le asignaron en su

terminología el significado de “retoño”; a principios del siglo XX el término se usó

para designar injertos vegetales, con el tiempo también se usó para designar

microorganismos. En los años 70 el término “Clon” empezó a designar a un ser

humano o un animal viable generado por un progenitor único, en los últimos

años, clonación es un término que indica el proceso mediante el cual se obtiene

cualquier copia artificial, genéticamente idéntica, de una forma de vida ya

existente.

Las hazañas y fracasos científicos logrados a partir de la clonación de renacuajos

- el uso de núcleos de células más avanzadas para el transplante nuclear produjo

decrecimiento en la tasa de supervivencia de los embriones obtenidos - indicaron

que la clonación de mamíferos implicaría procedimientos técnicamente más

complicados debido a la complejidad suscitada y a la dificultad de extraer óvulos

de mamíferos, mucho menos abundantes que el de los batracios. A principios de

1997 se anunció la obra del doctor Ian Wilmut y sus colegas del Roslin Institute,

el nacimiento de la emblemática oveja Dolly, clonada a partir del núcleo de una

célula mamaria “inactiva” - que ha dejado de dividirse - de una oveja blanca

adulta Finn Dorset, y luego implantado en un óvulo no fecundado enucleado de

una oveja raza Scotish Blackface