Está en la página 1de 3

Se consideran Infracciones a aquellas acciones y omisiones dolosas o

culposas tipificadas y sancionadas en las leyes. Entendemos por dolosas aquellas


que implican la intención de incumplir lo previsto en las normas y por culposas
cuando ese incumplimiento parte de la negligencia del obligado tributario.

Además de la existencia de dolo y culpa, para que se produzca una infracción


deben darse dos situaciones fundamentales añadidas.

La primera es que exista una norma en la que se tipifique esa sanción, es decir
que esa conducta esta descrita en la propia normativa como falta.

El otro factor fundamental para que una determinada acción y omisión sea
considerada como infracción es que este prevista una sanción para esos
supuestos.

Para Carlos Weffer (2004) la naturaleza jurídica de los ilícitos tributarios no se


ha definido hasta la actualidad, en este sentido, existen cuatro corrientes, la
primera que la ubican en el derecho penal, la segunda en el administrativo, la
tercera en el derecho tributario y la ultima que es una corriente mixta, la misma
señala que la naturaleza jurídica proviene de varias ramas del derecho.

Formas Históricas Del Ilícito: El ilícito es todo aquello que no está permitido
legal o moralmente, por lo tanto se trata de un delito quebrantamiento de una ley o
de una falta ética, entre las formas históricas que se conocen a través de
tradiciones, textos antiguos, entre otros, podemos mencionar: el talión, la
composición, la venganza divina, la venganza pública (en Grecia, en el derecho
penal romano, derecho penal germánico, derecho penal canónico, y en el derecho
penal europeo).

Por otro lado el delito está definido desde el punto de vista del derecho como la
acción u omisión que con lleva a un hecho antijurídico o la violación de una norma
legal, al cual le corresponde una sanción o pena establecida en la ley o en los
códigos establecidos en la ordenamiento judicial de la nación. El artículo 1º del
Código Penal Venezolano establece que los hechos punibles, es decir, aquellos
penados o sancionados por la ley se dividen en dos: Los delitos y las faltas. Las
faltas tienen la misma definición del delito, con la singularidad de que es
considerada de menor gravedad y por lo tanto no es tipificada como delito, aunque
igualmente pone en peligro algún bien jurídico protegible (derechos personales,
patrimoniales o sociales) pero con menor intensidad criminosa.

Características de los Delitos y Las Faltas

Para que sea determinado como delito o falta, estos deben tener ciertos
elementos como lo son:
–La tipicidad: Debe estar descrita como delito o falta en la ley.

–La antijuricidad: Debe ser contrario a Derecho.

–Culpabilidad: Debe ser reprochado a la persona por el hecho.

–Si fuera delito se establecerá una pena descrita en el código penal, las faltas por
ser menor no está tipificada como delito y no se condena, o se suelen intentar
evitar las penas privativas de libertad a favor de otras, como las penas
pecuniarias.

–Los delitos ofenden las condiciones permanentes y fundamentales de la


existencia de la sociedad civil.

–Las faltas únicamente se hallan en oposición con las condiciones secundarias y


complementarias de la existencia.

Aunque las faltas también son penalizadas dentro del Código Penal venezolano
(Título II. De las faltas relativas a la seguridad pública) no son, en muchos casos,
expresamente aplicadas la sanción por los entes judiciales.

Por otro lado los ilícitos formales, son aquellas conductas violatorias de los
deberes formales contenidos en el Código Orgánico Tributario. Aunque su
incumplimiento no causa un perjuicio real, dificultan el desenvolvimiento de las
funciones de la administración tributaria y pueden servir de preámbulo para la
comisión de un ilícito de mayor gravedad. Un ejemplo de ello puede ser la evasión
de impuesto.

A cerca de la Legislación Venezolana, esta ha cambiado dramáticamente en


los últimos años. A raíz de la promulgación del Nuevo Texto Constitucional,
mayores y más profundos cambios están por venir. El Código Civil vigente en su
Artículo 2° establece: "La ignorancia de la Ley no excusa de su cumplimiento". Por
otro lado; el Código Penal vigente, en su Artículo 60 establece: " La ignorancia de
la Ley no excusa ningún delito o falta". Ambos preceptos son principios
fundamentales de derecho, derivados de la ficción necesaria de que la Ley es
universalmente conocida desde su promulgación. Verificada la publicidad, queda
satisfecha la necesidad social que impone tal solemnidad, puesto que el
ciudadano queda; si no enterado de la ley, al menos habilitado para conocerla. La
carencia de conocimiento no puede mermar la obligatoriedad de la Ley. La
autoridad pública pone las leyes al alcance de los ciudadanos, quienes pueden
enterarse de ellas por sí mismos o por medio de terceros. Es, realmente necesario
que el ciudadano conozca las leyes; pero sabemos que es materialmente
imposible que todos los habitantes puedan conocer con la prontitud del caso las
leyes que se dicten.
En otro orden de ideas es importante conocer la doctrina venezolana delitos y
faltas. La doctrina denomina este tipo de delitos como contra la personal moral. En
otros países se les llama delitos contra el honor. En Venezuela son delitos contra
las personas, pero se entiende qué el bien jurídico afectado es el honor. Para las
personas es relevante la apreciación y estimación qué se hacen de nuestras
cualidades morales y nuestro valor social, o sea, la buena reputación. En tal
sentido, la lesión de cualquiera de estos sentimientos integra un delito contra el
honor, que ofende ante una colectividad o ante la sola presencia del agraviado.
Aquí la protección penal se extiende a sancionar la falsa imputación de hechos
delictuosos y aun la verdadera de hechos inmorales, así como todo género de
expresiones o hechos ofensivos para la integridad moral humana.