Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD PRIVADA DE TACNA

FACULTA DE DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS

“Análisis del Caso Bonham”

ESTUDIANTES : Ana Claudia Ballón Zela

DOCENTE : Abog. Álvaro Zacarías Valderrama

MATERIA : Derecho Procesal Constitucional

CICLO : XI

TURNO : Noche

TACNA-PERÚ
2018
CASO DE MARBURY VERSUS MADISON

El presente caso es considerado un hito del constitucionalismo, pues es la


primera ocasión en la que, de manera clara, una corte de vértice, afirmando
la supremacía de la Constitución frente a la ley, determina la inaplicación de
esta última por ser inconstitucional.

Cabe mencionar, que el caso gira entorno a que Marbury exigía a la Corte se
le otorgue su designación como juez de paz del Condado de Washington,
Distrito de Columbia. A lo que el Secretario Madison se denegaba; pues
durante un tiempo, antes de ser Presidente de la Corte, Marshall fue Secretario
de Estado del presidente John Adams.

Justo antes de que Adams deje la presidencia, para ser relevado por Thomas
Jefferson, el gobierno del partido federal designó a varios jueces de paz. Este
proceso de designación involucraba el nombramiento por parte del
Presidente con la posterior ratificación del Congreso; tras ello, correspondía,
como acto de perfeccionamiento formal, que el documento de
nombramiento sea sellado y remitido por correo por el Secretario de Estado
(cargo que, hasta el momento de los mencionados nombramientos, tenía
Marshall).

Lo cierto es que William Marbury fue nombrado juez de paz casi el último día
de gobierno del partido federal y a John Marshall no le alcanzó el tiempo para
sellar o enviar todos los nombramientos que acaban de hacerse, entre ellos el
de Marbury.

Ante ello, el nuevo Secretario de Estado nombrado por Jefferson, James


Madison, se negó a sellar y a distribuir las credenciales pendientes, e incluso
eliminó las plazas de juez creadas por Adams. William Marbury, seguramente
sin imaginar lo que resultaría de ello, presentó una demanda, la cual llego
directamente a la Suprema Corte.
A lo que el Presidente de la Corte (Marshall) se hizo tres preguntas, que fueron
las siguientes:

1) ¿Tiene el solicitante derecho al nombramiento que demanda?

Si lo tiene.

2) y ese derecho ha sido violado, ¿proveen las leyes del país un remedio a esa
violación?

Si lo proveen.

3) ¿es dicho remedio un mandamiento que corresponda a esta Corte emitir?

Esta última resulto fundamental y fulminante para este caso, pues finalmente
no se le tuteló su derecho; ya que su competencia legal resultaba
inconstitucional, pues no se ajustaba a lo dispuesto por la Constitución, que
disponía que, salvo algunos pocos supuestos, la Corte Suprema solo ejercía
competencia “por apelación”. Y como indicamos al principio, dicha
demanda fue enviada directamente a la Suprema Corte, sin pasar
anteriormente por otra instancia menor jerarquía.

La Corte sostuvo:

1. Que la Constitución establecía límites para los poderes públicos, los


cuales no podían ser rasados por estos, prohibición que había sido
desatendida por el Congreso al dar la Judiciary Act.
2. Y lo más relevante: precisó que cuando una ley se opone a la
Constitución esta deja de ser válida y, siendo así, declaró que la ley que
establecía la competencia de la Suprema para que esta resuelva de
manera directa no podía ser aplicada, por ser inconstitucional.

Se concluye de este caso, que es un claro ejemplo de la supremacía de la


Constitución, que toda norma que contravenga a la ya mencionada, será
considera inválida, por lo tanto no será tomada en cuenta al momento de
sentenciar; hay que también dejar en claro, que no será considerada en el
caso en concreto más no se derogará y se dejara sin efecto en el
ordenamiento jurídico.

En la actualidad, este es un principio que sigue todo Juzgado y que es


enseñado a todo estudiante de Derecho, desde pre-grado; por ello al inicio
nos referimos a que este caso marco un hito en la esfera constitucional, pues
hasta el día de hoy es este principio utilizado en todo caso en que se suscite
contradicción entre una ley y la Constitución del Estado. Cabe mencionar,
que ello es impuesto en nuestro país ya que nos encontramos en un Estado
Constitucional de Derecho, donde prima nuestra Constitución sobre cualquier
norma, por ende su contenido es de suma importancia y debe ser tomada
como inspiración en la creación de normas con rango inferior