Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD SAN FRANCISCO DE QUITO

Nombre: Francisco Lascano


Fecha: 29/11/2017

¿En realidad somos dependientes de la tecnología?

Segun Christian Lous Lange La tecnología es un siervo útil, pero un amo peligroso-. Esto nos

recuerda que Vivimos en un mundo donde la tecnología forma parte de la vida diaria del ser humano.

Para muchas personas sería el fin del mundo vivir sin esta innovación, mientras que para otras sería

una liberación para la mente y el cuerpo. La tecnología ha ido desde encender un foco aplaudiendo

hasta acceder a cualquier información a través del reconocimiento facial, lo cual ha permitido y

facilitado al ser humano depender de esta en casi un cien por ciento. Ahora es muy difícil que---- ser

humano no tenga en cuenta la tecnología posesionada en una mente, ya que inconscientemente se ha

introducido a un mundo lleno de fantasía, donde deja de lado el mundo real. Por otra parte, la

tecnología tiene sus puntos positivos, porque ha permitido desarrollarse al ser humano tanto

profesionalmente como personalmente, dandole un buen uso, se han logrado grandes alcances para

la humanidad, ¿Pero hasta qué punto es normal que dependamos de la tecnología?, ¿Es posible vivir

sin tecnología?, ¿Cuáles son las consecuencias que trae esta dependencia? Estas son las preguntas

que se desarrollaran en este ensayo con el objetivo de saber si es verdad que el ser humano se ha

vuelto dependiente de la tecnología

Actualmente, la tecnología ha sido considerada como una de las herramientas más acogidas alrededor

del mundo. La necesidad de estar innovando el hogar o el lugar de trabajo ha llevado al ser humano

a no tener un pensamiento propio, sino a acostumbrarse a tener la respuesta en la palma de la mano.

En la antigüedad, por ejemplo, las personas no necesitaban de mucha tecnología para llevar a cabo

sus actividades, ellos buscaban soluciones a los problemas con esfuerzo y perseverancia. No es

normal depender de la tecnología, ya que se crea un sentimiento de satisfacción y facilísimo que

provoca un vínculo estrecho, del cual es muy difícil salir. Con el tiempo, ha generado que la sociedad

se vuelva perezosa en realizar sus actividades, porque ya la tecnología reemplazo ese esfuerzo. Hoy
en día según , no es algo de lo que se debe estar orgulloso porque no se disfruta de la vida realmente

y a conciencia. El simple hecho de hacer un vaso de jugo implica tecnología, es difícil ver a una

persona preparan un desayuno de manera natural, todo lo hacen los aparatos tecnológicos; incluso

para conocer a una persona primero, lo hacemos a través de una red social, se siente bien chatear con

la persona que está detrás del computador, pero al momento de encontrarse cara a cara, la situación

cambia por completo, no existe un tema de conversación, la relación se vuelve rara las palabras ya

no fluyen como fluían al chatear. Son pequeñas cosas que parecen no influir, pero provocan que se

genere de poco a poco la dependencia a cualquier tipo de tecnología. La idea de innovación ha crecido

demasiado rápido que ahora es imposible vivir sin ella, estamos rodeados de tecnología a la cual ya

es fácil acostumbrarse y sin darse cuenta de cómo paso.

Con la dependencia que el ser humano ha desarrollado, es poco probable que una persona viva sin

tecnología. En el siglo XXI vemos a jóvenes, niños, incluso a ancianos usando cualquier tipo de

tecnología: celulares, tabletas, libros electrónicos, realidad aumentada, automóviles que se manejan

solos, son algunos de los ejemplos de lo que ha logrado el ser humano para la comodidad de los

demás. Siendo una herramienta para aprovechar, el ser humano no lo hace de manera correcta, sino

que solo se acostumbra a que todo esté listo y servido. Esto no le da la posibilidad de crecer y hacer

más efectiva su vida, por el contrario, la hace más pobre. Se ha retado a personas a vivir alejados de

toda clase de innovación para que recuerden como era su vida antes de que la tecnología llegara, esas

épocas en las que era más divertido salir al patio a jugar futbol o a las escondidas por horas, en

comparación de quedarse encerrado viendo películas o series, chateado o jugando. Muchos no resisten

la idea de estar desconectados y no saber qué es lo que pasa en el mundo y es porque están

acostumbrados a que la innovación y la tecnología forme parte de su vida diaria. La calidad de vida

del ese tipo de ser humano se está deteriorando cada vez más, y esto es un grave problema porque

están sacrificando tiempo y salud. Como decía Albert Einstein: "Temo el día en que la tecnología

sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas". Si las cosas siguen
de esta manera, en un futuro no se tendrá la posibilidad de hacer nada por cuenta nuestra. La vida será

aburrida porque el ser humano estará acostumbrado a lo mismo y probablemente no tendrá sentido

levantarse cada mañana con el propósito de realizar algo diferente, porque ya habrá objetivos que

cumplir.

Según INEC, "el 18,1% de los hogares tiene al menos un computador portátil, mientras el 27,5% de

los hogares tiene computadora de escritorio. Las consecuencias que pueden generar este tipo de

apegos a la tecnología, como se mencionó anteriormente, es el daño a la salud tanto física como

mental, la vista, la espalda, incluso los dedos de las manos pueden quedar gravemente afectados por

el uso constante de cualquier aparato tecnológico. Es también triste ver como jóvenes a temprana

edad desperdician su tiempo en un mundo irreal, en vez de aprovechar y conocer nuevos horizontes.

Otra de las consecuencias es estar aislado de la sociedad, en un caso extremo, no salir por quedarse

jugando o chateando roba tiempo valioso, el cual nunca se vuelve a recuperar. Simplemente para

muchos la vida ya no tiene sentido, se podrían volver ansiosos hasta encontrar otra fuente que

reemplace la perdida de esa tecnología y esto es muy peligroso ya que la persona que sufre de ansiedad

puede mostrar otros síntomas destructivos si no tiene lo que le hace "feliz". El ser humano es más

preocupado de capturar el momento que está viviendo, para demostrarle a los demás lo que hace, pero

en realidad no lo vive, aparte de todo eso, muchas de esas capturas son falsas, ya que la persona dejo

de existir ese momento. Otro efecto que tiene la dependencia a la tecnología, son problemas con el

cerebro, este ya no se esfuerza tanto en trabajar, por ejemplo, cuando se le pide a una persona recordar

algún tipo de contraseña, numero, nombre, palabra o frase, es muy difícil, ya que usualmente todo lo

tenemos guardado en las computadoras o en los celulares y solo con un clic podemos tener acceso a

ello, por lo que al cerebro no le hace falta recordar nada y como consecuencia se vuelve más débil en

cuanto a razonamiento.
En conclusión, a este ensayo, hay que tener mucho en cuenta si nos estamos volviendo seres

dependientes de la tecnología, resolver problemas de frente es mucho mejor que hacerlo mediante un

mensaje de texto. Hay que saber que la tecnología tiene otras aplicaciones que pueden ayudar al ser

humano a tener un mejor desarrollo en el mundo, y que si las sabe utilizar de manera correcta puede

dominar todo ámbito en el que se desenvuelva. Por ejemplo, la tecnología en cuanto a la medicina ha

sido un gran paso para los pacientes quienes sufren de algún tipo de enfermedad, en la educación,

ahora los niños y adolescentes tienen la oportunidad de acceder a un mundo totalmente diferente, las

personas discapacitadas también se han visto beneficiadas por la tecnología, con instrumentos que les

ayudan a ser personas comunes y corrientes como los demás. Si el ser humano les da un mal uso a

esas tecnologías, no sirve de nada seguirlas desarrollando, porque no están cumpliendo la función

que tenían desde un principio, por ejemplo, la pornografía, mal uso de aparatos, la creación de armas

para la destrucción; no son ideas de las cuales se puedan estar orgullosos. Hay que tener un balance

en todo sentido para poder saber y controlar lo que está bien y lo que están mal, tener un control que

ayude a detectar si la persona se está volviendo dependiente a la tecnología. Despegarse de vez en

cuando de todo aparato electrónico es cuesto de decisión, el no dañar la salud es algo que en un futuro

se va a ver recompensado, porque el ser humano no va a morir si por un día no tiene acceso a la

tecnología.