Está en la página 1de 1

en ciertos momentos de los esquemas como un ejemplo de estructuras

cognitivas, los esquemas corresponden a un concepto más restrictivo, con


caracteristicas propias. las cuales llevan al mismo autor a reconocer que
las verdaderas estructuras cognitivas no aparecen antes del establecimiento
de las primeras operaciones, siendo los esquemas más representativos de
la etapa sensoriomotriz (Brainerd. 1978: Vuyk, 1984).
Un esquema puede ser definido como una serie de contenidos cog-
nitivos (acciones inteligentes especificas, tales como percepciones, recuer-
dos, conceptos, símbolos, acciones motoras) relacionados, que están
estre. chamente entrelazados y que tienden a gatillarse unos a otros
(Brainerd, 1978). No basta con la simple asociación fortuita de un conjunto
de accio- nes en una ocasión para que se pueda hablar de la presencia de
un esque. ma. Es la repetición en diversas situaciones y contextos lo que
da pie para sostener que existe una cierta organización estable en un
conjunto de he. dios observados (Vuyk, 1984).
Los esquemas pueden ser entendidos de dos maneras: como figura
(schéma) y como plan (schéme) (Piaget. 1970). Como figura, un esquema
se refiere a la coordinación de percepciones de diversa índole que permi-
ten configurar una imagen unitaria y relativamente estable de una entidad
concreta. Así, un niño de ocho meses podrá reconocer la imagen de su pa.
dre como tal cuando lo percibe a la distancia tanto como cuando está cer.
ca, cuando está agachado tanto como cuando está de pie o incluso si le da
la espalda (en un sentido literal, ciertamente). Entendido como plan, el es-
quema corresponde a una coordinación de acciones concretas en el me-
dio, las cuales tienden a una meta. Es importante hacer notar que Piaget
no pretende afirmar que el niño se representa conscientemente la meta.
El autor afirma concretamente que el fin de las acciones coordinadas. así
como el esquema mismo no están ''en la mente" del niño, sino en su com-
portamiento motor, en sentido propio, en la acción Si es necesario aludir a
un lugar del organismo donde se traduce el esquema en corporeidad.
Piaget dirá que en esta fase el esquema no está radicado en el cerebro, si-
no en el sistema nervioso periférico (Brainerd. 1978). En este sentido, la
intencionalidad de un esquema ha de entenderse de manera no represen-
tacional. sino cibernética: un sistema avanza hacia una meta, guiado por
mecanismos de autorregulación de tipo biológico, especialmente
feedbacks tanto positivos como negativos. Se puede decir de un esquema
sensorio-motriz que se "dirige" hacia su meta exactamente en el mismo
sentido en que si. puede afirmar de una planta que "sigue" al sol en su
crecimiento (Piaget. 1974/1980: Piaget, 1967/1985).