Está en la página 1de 4

Ensayo sobre normativa internacional para energías renovables

Podemos tomar como punto de partida para la iniciativa de energías renovables y del tema de
establecer normativas y contrarrestar el daño ambiental ocasionado por el consumo ineficiente
de energía, el convenio de Viena y el protocolo de Kioto.

El convenio de Viena fue la iniciativa aprobada en 1985 que estableció los objetivos para
promover cooperación y estudio sobre el impacto de las actividades humanas en la capa de ozono,
esta iniciativa entro en Vigor el 22 de septiembre de 1988, pienso que esto fue muy razonable y
muy sabio, porque al pasar de los años este convenio fue el inicio para concientizarnos y para
contrarrestar los efectos ocasionados por el ser humano demostrándose así, que en el año 2009 el
convenio de Viena llego a ser el primer convenio en alcanzar ratificación universal.

El protocolo de Kioto es una metástasis del convenio de Viena desde mi punto de vista, debido que
en este protocolo se comprometen países de todo el mundo con un solo fin el de reducir en
mínimo el 5% de las emisiones de gases contaminantes causantes del calentamiento global.

Pienso que hasta este punto nuestro país no ere uno de los mayores causantes de daños con
contaminación ambiental por no ser un país tan industrializado, pero nuestro país en el artículo 80
de la constitución política estableció el manejo y aprovechamiento de los recursos naturales
demostrado su interés en cuidar al medio ambiente, porque de esta forma mediante ley por la
constitución, garantiza un desarrollo sostenible y lo más importante una conservación del entorno
ambiental.

Para las condiciones que se encontraban nuestro país para la década de los 80 y 90 el sector
eléctrico colombiano presentaba un situación difícil en términos financieros, administrativos y de
gestión como un alto endeudamientos externo (cinco mil millones de dólares, ese entonces la
tercera parte de la deuda del país). [Informe especial “el sector eléctrico colombiano 1986-19966]

Debido a este estado que presentaba el sector eléctrico en nuestro país el 20 de noviembre de
1986 la comisión de energía de la asociación Colombia de ingenieros eléctrico, mecánicos, entrego
un documento al ministro de minas y energía, ingeniero Perry, en donde se le manifestaba la
necesidad de crear una comisión nacional de energía, la ley que sería forjada es la Ley 51 de 1989,
esta ley desde el punto de vista ambiental, pienso que en ese tiempo no lo miraron desde esa
perspectiva, pero esta ley ayudo a la planeación integral del sector minero-energético, dándose
en Colombia sin ser el objetivo primordial, los primeros pasos para una eficiencia en el consumo
de los recurso naturales utilizados para la generación de energía, serian los primeros paso hacia
esa visión de un uso eficiente de los recursos.
Para el decreto 2119 de 1992 surge la creación de la unidad de planeación minero energética
UPME cuyo objetivo será la planeación integral del sector minero energético ayudando así a
establecer los requerimientos minero energéticos con base en proyecciones de demanda
teniendo en cuenta los recursos minero energéticos existentes, según criterios económicos y
sociales.

Para la ley 99 de 1993 se crea el Ministerio del Medio Ambiente esto fue un paso muy importante
en políticas ambientales gracias a que este ministerio seria el organismo rector de la gestión del
medio ambiente y de los recursos naturales renovables, el cual sería el encargado de impulsar una
relación de respeto y armonía del hombre con la naturaleza y de definir, en los términos de la
presente ley, las políticas y regulaciones a las que se sujetarán la recuperación, conservación,
protección, ordenamiento, manejo, uso y aprovechamiento de los recursos naturales renovables y
el medio ambiente de la Nación, a fin de asegurar el desarrollo sostenible promoviendo, en
coordinación con las entidades competentes y afines, la realización de programas de sustitución
de los recursos naturales no renovables, para el desarrollo de tecnologías de generación de
energía no contaminantes ni degradantes.

Posterior a la ley 219 de 1992 y 99 de 1993, se tenía que establecer las funciones para el desarrollo
energético de tal manera que mediante la ley 143 de 1994 se establecen funciones para la UPME
donde se da la potestad para evaluar la conveniencia para el desarrollo de fuentes y usos
energéticos no convencionales.

Para la ley 697 de 2001 el objetivo de la Ley es promover y asesorar los proyectos, que tengan en
cuenta el uso racional y eficiente de la energía (URE) y el uso de energías no convencionales.

De acuerdo con los lineamientos del programa de Uso Racional y Eficiente de la Energía y demás
formas de energía no convencionales, PROURE, esta ley parte del estudio de la viabilidad
económica, financiera, tecnológica y ambiental, pretendiendo dejar claro al país el uso racional y
eficiente de la energía (URE) estableciendo así las condiciones para un desarrollo sostenible y más
amigable con el medio ambiente, también un aprovechamiento optimo de las fuentes de energía,
las cuales serian todo elemento físico del cual se pueda obtener energía, que se dividen en fuentes
de energía convencionales y no convencionales.

Mediante esta ley también se estableció lo que se denomina cadena de energía, el cual es
conjunto de todos los procesos y actividades tendientes al aprovechamiento de la energía que
comienza con la fuente energética misma y se extiende hasta su uso final. Esto unido con
Eficiencia Energética que es la relación entre la energía aprovechada y la total utilizada en
cualquier proceso de la cadena energética, ayudaría a que el uso eficiente de la energía este
dentro del marco del desarrollo sostenible y lo más importante respetando la normatividad
vigente sobre medio ambiente y los recursos naturales renovables, creo que esto fue un gran paso
para un desarrollo sostenible con el medio ambiente
A partir de esta ley hablamos sobre Fuentes convencionales de energía las cuales son fuentes
aquellas utilizadas de forma intensiva y ampliamente comercializadas en el país, como también
fuentes no convencionales de energía.

Las fuentes no convencionales de energía son aquellas fuentes de energía disponibles a nivel
mundial que son ambientalmente sostenibles, pero que en el país no son empleadas o son
utilizadas de manera marginal y no se comercializan ampliamente. En ese tiempo estas fuentes
serian la Energía Solar, Energía Eólica, Geotérmica, Biomasa.

Esta ley es el punto de partida para fomentar el uso racional y eficiente de la energía,
promoviendo la utilización de energías alternativas.

Para la ley 788 de 2002 se expidieron normas en materia tributaria y penal, del orden nacional y
territorial, en esta ley se tiene en cuenta que para el sector eléctrico tendrán rentas exentas la
Venta de energía eléctrica generada con base en los recursos eólicos, biomasa o residuos
agrícolas, realizada únicamente por las empresas generadoras, por un término de quince (15)
años, siempre y cuando se cumplan algunos requisitos, para resaltar uno de estos requisitos surge
gracias al protocolo de kyoto el cual es Tramitar, obtener y vender certificados de emisión de
bióxido de carbono, como también Que al menos el cincuenta por ciento (50%) de los recursos
obtenidos por la venta de dichos certificados sean invertidos en obras de beneficio social en la
región donde opera el generador.

Esta ley da pie para la creación del Decreto 3683 de 2003, Por el cual se reglamenta la Ley 697 de
2001 y se crea una Comisión Intersectorial para el Uso Racional y Eficiente de la Energía y Fuentes
No Convencionales de Energía, CIURE, con sus respectivas funciones.

Para el decreto 3683 del 2003 se tiene en cuenta Que Colombia mediante la Ley 164 de 1994
ratificó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la cual tiene por
objeto estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Este decreto tiene como objetivo reglamentar el uso racional y eficiente de la energía, de tal
manera que se tenga la mayor eficiencia energética para asegurar el abastecimiento energético
pleno y oportuno, la competitividad del mercado energético colombiano, la protección al
consumidor y la promoción de fuentes no convencionales de energía, dentro del marco del
desarrollo sostenible y respetando la normatividad vigente sobre medio ambiente y los recursos
naturales renovables.

Como también en el artículo 4 y muy importante El Ministerio de Minas y Energía, formulará los
lineamientos de las políticas y diseñará los instrumentos para el fomento y la promoción de las
fuentes no convencionales de energía, con prelación en las zonas no interconectadas; así como la
ejecución de proyectos en Eficiencia Energética en Colombia; para lo cual realizará las gestiones
necesarias para definir estrategias comunes con otras entidades de la Rama Ejecutiva que
desarrollen funciones relacionadas con el tema de Uso Racional de Energía, con el objetivo de
organizar y fortalecer el esquema institucional más adecuado para el cumplimiento de dicha
gestión.

Para la resolución 18-0919 Del 1 de Junio de 2010 el ministerio de minas y energía especifica un
plan de acción 2010-2015 para desarrollar un programa de usa racional y eficiente de la energía y
demás formas de energía no convencionales, de tal forma poder ir consolidando la cultura para el
manejo sostenible y eficiente de los recursos naturales a los largo de la cadena energética.

La resolución también pretende establecer objetivos para poder Construir las condiciones
económicas, técnicas, regulatorias como también fortalecer y facilitar la aplicación de las normas
relacionadas con incentivos, incluyendo los tributarios, que permitan impulsar el desarrollo de
subprogramas y proyectos que hacen parte del PROURE (Programa de Uso Racional y Eficiente de
la Energía y demás Formas de Energía No Convencionales).

Para la ley 1715 del 2014 esta ley realiza la integración de las energías renovables no
convencionales al sistema energético nacional, debido a que en Colombia se está presentando una
demanda en el consumo de energías no convencionales especialmente en energías renovables, la
cual tiene como objetivos promover el desarrollo y la utilización de las fuentes no convencionales
de energía y su integración al mercado eléctrico del país.

También la ley 1715 del 2014 promueve los usos energéticos para el desarrollo económico y
sostenible de tal forma pode reducir las emisiones de gases de efecto invernadero como también
promover la gestión eficiente de la energía.

La ley también pretende como objetivo incentivar al sector privado para que puedan incursionar
en el desarrollo de energías no convencionales que sea de carácter limpio y amigable con el medio
ambiente. Dentro de los incentivos, se pueden destacar los beneficios descritos en capítulo 3
como lo son

– Artículo 11: donde los obligados a declarar renta que realicen directamente inversiones en este
sentido, tendrán derecho a reducir anualmente de su renta, por los 5 años siguientes al año
gravable en que hayan realizado la inversión, el cincuenta por ciento (50%) del valor total de la
inversión realizada.”

– Artículo 12: “Incentivo tributario IVA. Los equipos, elementos, maquinaria y servicios nacionales
o importados que se destinen a la pre inversión e inversión, para la producción y utilización de
energía a partir de las fuentes no convencionales, estarán excluidos de IVA.”

– Artículo 13: “Incentivo arancelario tendrán la exención del pago de los Derechos Arancelarios de
Importación de maquinaria, equipos, materiales e insumos destinados exclusivamente para
labores de pre inversión y de inversión de proyectos con dichas fuentes”

Después de comprender las diferentes leyes y decretos, finalizamos con la ley 1715 del 2014 en
Colombia tenemos las condiciones para iniciar este camino, y ayudar a reducir el impacto
ambiental que hoy día tenemos a nivel mundial, esto es un inicio para incentivarnos hacer ese
cambio y ya es nuestra decisión si puede ser macro y micro, lo importa es que comencemos a
entender que es hora de actuar y buscar nuevas opciones de generación de energía en nuestro
país y así ser mas amigable con nuestro planeta.