Está en la página 1de 1

se aplican de manera rigurosa y es posible afirmar, literalmente, que la cog-

nición de un sujeto en la etapa de las operaciones formales corresponde a


una estructura matemática?. En el plano psicológico (en el cual se distinguen.
Buen seres humanos concretos), se reconoce que las estructuras lógico-ma.
temáticas no son alcanzadas de modo perfecto. Ejemplo de lo anterior es
que incluso en la etapa de las operaciones formales es especialmente dificil
para el propio sujeto tomar conciencia cabal de la estructura con la que está
operando su cognición en un momento dado. El sujeto psicológico tiene más
bien conciencia de una secuencia temporal de pasos que llevan hacia el
objetivo perseguido en cada caso (Vuyk, 1984).
Se ha afirmado hasta aquí que una estructura es una unidad carac-
terizada por leyes de transformación que le permiten expresarse y recons-
truirse en elementos particulares. Sin embargo, es necesario que las
transformaciones estén al servicio de la unidad, ya que de lo contrario se
perdería por completo su identidad, dejando de ser la misma
estructura. Para lograr lo anterior la estructura autorregula sus
procesos a través de las mismas leyes de composición que definen. En el caso
de las estructuras matemáticas esta autorregulación es perfecta, ya que, por
definición, para cada operación definida existe una inversa que permite revertir
el orden a su estado original (+ n • n 0: si aplicamos una acción y su inversa es
igual que si no hubiéramos aplicado ninguna acción). Es más, al ser estructuras
intemporales, no se puede decir que las operaciones aparecen en secuencia;
hay a priori una compensación para cada acción posible. Es importante hacer
notar que esta autorregulación perfecta sólo es posible en una estructura
axiomática definida artificialmente, como lo es una estructura matemática'.
Sólo en este tipo de estructuras las transformaciones jamás traspasan los
límites del sistema y siempre dan origen a elementos que forman parte
de él (la operación de añadir dos números enteros, indefectiblemente
producirá un número entero).
Recapitulando los párrafos anteriores, podemos afirmar con Piaget
(1974/1980; 1967/1985) que una estructura cognitiva (así como todas
las estructuras propiamente definidas) tiene tres propiedades básicas: de to-
talidad, de transformaciones y de autorregulación.
Revisaremos los dos tipos de estructuras cognitivas que Piaget dis-
tingue en su teoría: los esquemas y las operaciones.

Esquemas

los esquemas corresponden, dentro de la visión piagetana. lis


unidades básicas de la estructura onitnitiva humana Si hien Piaget habla