Está en la página 1de 2

Especulacion sobre los origenes de la discriminación

Desde un punto de vista la historia del racismo empieza con la segregación presentada en muchos
textos religiosos de la antigüedad. El racismo se define como puntos de vista, prácticas y acciones
que reflejan que la humanidad está dividida en distintos grupos biológicos llamados razas y que los
miembros de una raza comparten ciertos atributos que los hace superiores o inferiores

La Constitución consagra la igualdad y prohíbe toda forma de discriminación por origen, raza, sexo,
religión o condición económica. Pero, ¿existe racismo en el Perú?

Nelson Manrique en respuesta a una entrevista que le realizo en 2013 una pagina web en contra el
racismo afirmoafirmo lo siguiente :

"El racismo es parte de un orden social que se fundó en la colonia. El orden colonial en Perú y
América Latina fue estamental. Eso quiere decir que la estratificación social se constituye como un
conjunto de compartimentos estancos. Digamos, tenemos una pirámide y cada uno de los estratos es
un compartimento estanco, de tal manera que se ve como ilegítimo moverse de un estamento a
otro. El racismo pretende que las personas son superiores o inferiores, están arriba o abajo, por
razones que no son sociales sino biológicas. Por sus rasgos físicos unos estarían arriba y otros abajo, y
eso según ellos, es inmutable porque es natural, por ende un orden estamental".

"El racismo es una forma radical de alienación. La incapacidad de ver el propio rostro en el espejo.
Por eso el racismo es un tema tabú. Mucha gente va negar que ha sido discriminada, va negar que el
racismo existe, porque como dirían los psicoanalistas genera heridas narcisísticas muy profundas. Es
interesante comparar la discriminación racial de la discriminación étnica. La discriminación étnica en
general se basa en productos culturales, pero esos productos culturales que son producto de la
acción humana, pueden cambiarse por la acción humana. Si me discriminan porque hablo quechua
aprendo castellano, si me discriminan porque soy judío me convierto en católico, si me discriminan
porque uso poncho y ojotas me pongo pantalón y camisa, eso puedo cambiarlo. Pero si me
discriminan por mis genes eso no puedo cambiarlo, porque es mi naturaleza. Por eso el ataque
racista genera heridas muy profundas en la naturaleza íntima de las personas, y ante eso, la mejor
defensa, la más elemental y más eficiente es la negación. No existe racismo por tanto yo no fui
discriminado".

"Si me discriminan porque hablo quechua aprendo castellano, si me discriminan porque soy judío me
convierto en católico, si me discriminan porque uso poncho y ojotas me pongo pantalón y camisa,
eso puedo cambiarlo. Pero si me discriminan por mis genes eso no puedo cambiarlo, porque es mi
naturaleza. Por eso el ataque racista genera heridas muy profundas en la naturaleza íntima de las
personas".

Todo comenzó hace más de cinco siglos, cuando los conquistadores españoles “instalaron un
sistema de dos repúblicas: una de blancos y una de indios”, expresó Jeremías Gamboa, escritor y
periodista peruana.
"La discriminación es una consecuencia de los prejuicios raciales y una forma de consagrar órdenes
injustos. La discriminación de esa manera justifica los privilegios de unos y la ausencia de otros y por
eso mismo es la negación de la democracia.

Hay un imaginario social colectivo donde predomina la superioridad de determinadas características


físicas, étnicas y/o modelos culturales, generando rechazo de parte de ciertos sectores sociales hacia
los que son considerados diferentes o “inferiores”.