Está en la página 1de 3

Transporte de la Energía Eléctrica sin pérdida de energía por materiales

conductores

A la hora de transportar energía hay muchos factores a tomar en cuenta como por
ejemplo el tipo del material conductor, los aislantes que lo recubren, el medio por el
cual pasa (marítimo, subterráneo, etc.), la tensión que se transmite. Las pérdidas de
energía equivalen a la diferencia entre la energía comprada y la energía vendida y
pueden clasificarse como pérdidas no técnicas (uso no autorizado, no oficial,
contrabando, conexiones piratas, todo lo relacionado a la administración de energía)
o comerciales (comúnmente llamadas pérdidas negras) y pérdidas técnicas(energía
que no es aprovechada y que el sistema requiere para su operación, es decir la
energía que se pierde en los diferentes equipos por los cuales la energía eléctrica
pasa) .

En los distintos componentes de una red eléctrica se producen, en condiciones


normales, pérdidas técnicas. Las perdidas, representan un serio problema que se
refleja en las deficiencias operativas de las Empresas de Distribución, las cuales
ocasionan mayores costos internos que producen un serio impacto sobre las tarifas
eléctricas y sobre la economía de las empresas. Hay muchas formas de optimizar
estos procedimientos, pero en el presente trabajo nos enfocaremos en lo que son los
materiales usados para la transmisión de la energía .

La red de transporte de energía eléctrica es la parte del sistema de suministro eléctrico


constituida por los elementos necesarios para llevar hasta los puntos de consumo y a
través de grandes distancias la energía eléctrica generada en las centrales eléctricas.

Para ello, los niveles de energía eléctrica producidos deben ser transformados,
elevándose su nivel de tensión. Esto se hace considerando que para un determinado
nivel de potencia a transmitir, al elevar la tensión se reduce la corriente que circulará,
reduciéndose las pérdidas por Efecto Joule. Con este fin se remplazan subestaciones
elevadoras en las cuales dicha transformación se efectúa empleando
transformadores, o bien autotransformadores.

Parte de la red de transporte de energía eléctrica son las llamadas líneas de


transporte.

Existen una gran variedad de torres de transmisión como son conocidas, entre ellas
las más importantes y más usadas son las torres de amarre, la cual debe ser mucho
más fuertes para soportar las grandes tracciones. Existen también las llamadas torres
de suspensión, las cuales no deben soportar peso alguno más que el del propio
conductor.
Los superconductores suponen una gran promesa para combatir el problema de la
demanda energética: nos pueden permitir generar, conducir y almacenar la
electricidad de forma más eficiente.

El uso de imanes producidos por bobinas superconductoras en estos generadores


disminuye su peso y dimensiones, así como las pérdidas mecánicas en la producción
de energías alternativas.

La conducción de electricidad por cables superconductores es mucho más eficiente


que la realizada por cables convencionales, ya que se evita la pérdida de energía por
calor. El paso de altas densidades de corriente por bobinas de hilo superconductor se
puede utilizar para crear campos magnéticos intensos que se pueden mantener sin
gasto energético. De esta forma, los superconductores también se pueden utilizar para
almacenar energía.

Actualmente se está trabajando mucho en mejorar el aerogenerador que transforma


la energía cinética del viento en energía eléctrica y minimizar el problema de la
intermitencia del viento. Se busca conseguir una mayor eficiencia y potencia. Hasta
ahora se ha conseguido aumentar la potencia haciendo molinos cada vez mayores
haciendo que el manejo de esta infraestructura sea complejo. Asimismo se ha logrado
mayor eficiencia con el uso de generadores de imanes permanentes.

Los aerogeneradores superconductores han surgido como una propuesta muy


prometedora para solventar estos problemas. Por debajo de una temperatura crítica
los materiales superconductores no presentan resistencia eléctrica y tienen capacidad
para transportar grandes densidades de corriente. Estas propiedades son idóneas
para la generación de campos magnéticos y su uso en motores y generadores.

Por todo esto los aerogeneradores superconductores son una posibilidad muy
atractiva para mejorar la optimización de la energía eólica, la potencia, y minimizar la
contaminación acústica.

Los superconductores tienen numerosas aplicaciones. Actualmente, los imanes más


potentes se fabrican con bobinas de cables superconductores (electroimanes
superconductores). Este es el caso de los imanes que se utilizan en grandes
instalaciones científicas, como los aceleradores de partículas. Los imanes potentes
son también un componente importante de los generadores que transforman energía
mecánica en electricidad (como es el caso de los generadores eólicos e hidráulicos).

El uso de imanes producidos por bobinas superconductoras disminuyen las pérdidas


mecánicas en la producción de energías alternativas. De esta forma disminuye de
forma muy importante el peso y las dimensiones de los motores.

Con superconductores se pueden también fabricar detectores ultrasensibles de


campos magnéticos utilizando el efecto Josephson.
Para poder desarrollar todo el potencial de los superconductores necesitamos aún
superar ciertos retos relacionados con los parámetros críticos de los superconductores
y con la propia producción de los materiales

Un cable superconductor es un cable hecho de potentes conductores. Cuando éste


es enfriado por debajo de su temperatura de transición, tiene una resistencia eléctrica
de cero. Los superconductores convencionales, tales como el niobio-titanio, son
usados, pero los superconductores de alta temperatura (high –Tc) como YBOO, están
entrando al mercado.

Las ventajas de los cables de superconducción sobre el cobre y el aluminio incluyen


densidades de corriente más altas y disipación de potencia cero(perdida de energía
0). Y sus desventajas, el costo de refrigeración de las temperaturas de los cables
superconductores, que frecuentemente requieren de criógenos como el helio líquido
o nitrógeno líquido; el peligro del enfriamiento del alambre, es decir, una repentina
perdida de superconductividad; las propiedades mecánicas inferiores de algunos
superconducores, el costo de algunos materiales y la construccion del cable.

Su principal aplicación es en magnetos de superconducción, los cuales son usados


en equipos médicos y científicos.