Está en la página 1de 10

Las causas de la crisis de la República romana en sus últimos años de existencia tiene sus raíces en

el imperialismo romano: no se supo dar el paso definitivo de un pequeño pueblo a todo imperio que
abarcaba todo el Mediterráneo y adaptar la estructura social, política y económica. 

La torre comenzó a caer cuando, derivado de los problemas de adaptación anteriormente citados, la
violencia empezó a ser la base de la vida cotidiana en Roma, esto es, con el tribunado de Tiberio
Sempronio Graco en el año 133. Esta figura surgió a partir del cambio en la estructura agraria en la
península itálica durante el siglo II. 

La economía romana era básicamente de subsistencia. Campesinos con pequeñas explotaciones se
vieron desplazados por los grandes propietarios que, tras la victoria en la segunda guerra púnica,
surgieron a raíz del control del Mediterráneo por parte de Roma, y por ello cambiaron la orientación
de sus explotaciones para sacar mayores beneficios. 

De este modo, los grandes propietarios empezaron a absorber a un campesinado que poco podía
hacer ante la nueva situación económica que se les planteaba. 

Los campesinos, por otra parte, habían participado en las guerras de la península que se pudieron
adaptar perfectamente al ciclo de la cosecha. Sin embargo, las guerras que ahora se planteaban
exigían permanecer tres años alejados de sus propiedades.

Ambos factores contribuyeron al empobrecimiento paulatino del pequeño campesinado 

El   10   de   diciembre   del   año   134   accedió   al   tribunado   de   la   plebe   Tiberio   Sempronio   Graco,
procedente de familia plebeya. Graco presentó una propuesta de ley agraria que pretendía regular el
uso   de   la   tierra   pública,   ya   que   a   lo   largo   del   siglo   II   algunos   propietarios   aumentaron   sus
explotaciones anexionando de modo ilegal tierras pertenecientes al Estado romano. Su objetivo era
entregar las parcelas confiscadas a ciudadanos sin tierras en régimen de usufructo. De este modo,
aumentaba la población susceptible de ser reclutada, fortaleciendo así el ejército. 

La conducta de Tiberio Sempronio Graco a lo largo de su tribunado marcó una pauta de conducta
para aquellos tribunos de la plebe que un futuro próximo quisieron que sus propuestas legislativas
fueran aprobadas. 

Desde el primer momento chocó con la oposición de la aristocracia senatorial que veía en peligro
sus posesiones, del tal modo, que el tribuno de la plebe Octavio, influido por ella, impuso su veto.
Graco   consiguió   su   destitución   alegando   que   no   defendía   los   intereses   del   pueblo.   La   ley   fue
aprobada, pero el creciente radicalismo del tribuno le costó sus apoyos políticos, y por ende, su
asesinato en las elecciones de1 133. 

Diez años después salió a la escena política Cayo Sempronio Graco. tribuno de la plebe en el 123,
no fue el continuador de su hermano, sino que su actividad legislativa tenía un tinte mucho más
social que el de Tiberio. Esto queda demostrado en su programa, basado en la creación de colonias
fuera de Italia, en la mejora de las vías de comunicación o en la regulación del aprovisionamiento
de trigo. 

Cayo Sempronio Graco fue elegido de nuevo tribuno de la plebe para el 122. La cuestión que se
inició ese año fue el acceso a la ciudadanía romana de latinos e itálicos, que llevó a estos últimos a
iniciar una revuelta. La situación se volvió inestable y el senado recurrió al senatus  consultum
ultimum   otorgándole   todo   el   poder   ejecutivo   de   manera   extraodinaria   a   Opimio   para   salvar   el
Estado. Ambos tribunos de la plebe murieron en el ataque de Opimio.

Los   programas   legislativos   de   los   Graco   definieron   los   que   posteriormente   serán   denominados
como   optimates   y   populares.   Por   otro   lado,   ni   se   consiguió   estabilidad   para   el   pequeño
campesinado, ni una solución para el reclutamiento militar, ni mucho menos, la solución para la
cuestión itálica. 

El siguiente personaje que aportaría también su ayuda al final de la República fue Cayo Mario,
entre el año 121 y el 100. Participó activamente tanto en la política exterior como en la política
interior, viéndose integrado en una serie de conflictos. 

Cayo Mario permanecía al ordo ecuestre y era por tanto, un homo novus. Gracias a su popularidad,
adquirida por sus campañas militares, fue elegido cónsul en el año 107 

Cayo Mario llevó a cabo una reforma militar: el reclutamiento se haría entre todos aquellos que lo
desearan, en su mayoría proletarios, dando pie así a la proletarización del ejército que tendría lugar
a lolargo de los últimos años republicanos. Por esto, los soldados empezaron a seguir, no a Roma,
sino a un general, lo que conducía directamente a un poder unipersonal. Además de esta reforma,
Cayo Mario introdujo mejoras técnicas.

Mario resolvió los problemas de la guerra contra Yugurta de manera diplonmática y contra cimbrios
y teutones con una victoria contundente. Estas victorias le dio a Mario el consulado por sexta vez en
le año 100. 

Mario se alió en el año 103 con el tribuno de la plebe Lucio Apuyelo Saturnino para, a través de
reformas legislativas, cumplir sus expectativas económicas tanto para sus veteranos como para él
mismo, consiguiendo así más influencia en la vida política romana. 

El senado quiso acabar con su influencia e intentó evitar que las leyes de Saturnino y de otros
aliados  de Mario  vieran la luz.  Como consecuencia creció  de nuevo la  inestabilidad  política  y
social. El senado volvió a hacer uso del senatus consultum ultimum como solución a los problemas
políticos. 

Las   dos   tendencias   políticas   que   empiezan   a   perfilarse   a   finales   del   siglo   II   son   englobadas
tradicionalmente en dos grupos: populares, reformistas minoritarios; optimates, partidarios de un
régimen oligárquico.

Tras los tumultos del año 100, la concordia aparente entre la clase dirigente se deshizo y dio paso,
entre otras cosas, a una guerra civil y a un avance de un poder unipersonal entre los años 100 y 79. 

En el año 95 el debate político se centró en dos cuestiones: 

Por una parte se debatía la integración jurídica de los itálicos dentro de la política romana. Se
promulgó finalmente una ley por la que los itálicos incluidos en las listas de ciudadanos de manera
ilegal debían ser excluidos. 

Por otra parte, la explotación de la provincia de Asia, donación de Átalo a su muerte, también
estaba en entredicho. La reestructuración que se llevó a cabo perjudicaba directamente al ordo
ecuestre. 

En el año 91, otro personaje salió a la vida política, Livio Druso, tribuno de la plebe, introdujo
reformas   legislativas   populares   que   no   se   llevaron   a   cabo   por   la   oposición   de   la   aristocracia
senatorial, oposición que se incrementó cuando propuso otorgar la ciudadanía a todos los itálicos. 

Durante este mismo año tuvo lugar el bellum sociale, se trató de la rebelión de los socii, para lo cual
Roma usó la vía diplomática de nuevo haciendo concesiones en la ciudadanía. 

La   rebelión   conllevó   a   la   aceleración   del   empobrecimiento   del   campesinado   y   al   desastre


económico de todo el Estado. Militarmente volvieron a ser reclutados proletarios, colaborando de
nuevo a la proletarización del ejército y las consecuencias que eso tuvo a corto plazo. 

Sila dio un vuelco a la vida política romana que poco a poco se estaba radicalizando en una batalla
constante de personajes individuales por salvar la República según sus ideales. 

En el año 88 Publio Sulpicio Rufo fue elegido tribuno de la plebe. Estaba cercano a Druso y por lo
tanto también a Mario. Promovió medidas legislativas, entre las cuales, aprovechando la ausencia
de Sila, dirigente en aquel momento de la guerra contra Mitrídates en oriente, por una ley comicial
le entregó a Mario la dirección de la guerra que estaba teniendo lugar en Asia. 

Mario le pidió las tropas a Sila, pero éste respondió entrando en Roma con su ejército personal sin
trabas ni por parte de Mario Y Rufo, que no contaban con apoyo militar, ni por parte del senado,
que intentó negociar con él, pero fracasó. 

Sila, una vez en el poder y habiendo fortalecido su posición con una serie de reformas legislativas,
envió sus tropas a Campania. En política exterior, Sila acabó momentáneamente con el problema de
Mitrídates que más adelante volvería a surgir: Mitrídates, gobernador del Ponto, había comenzado
la expansión de sus territorios. Sila marchó a Asia y consiguió firmar un tratado de paz, mientras
que en Roma, en su ausencia, había sido declarado enemigo público por Cina. Sila, sin emabrgo,
llevó a cabo la reorganización de Asia. 

En política interior, la ausencia de Sila trajo consecuencias. La influencia de Sila en Roma se
basaba en la amenaza de sus tropas, por eso, al marcharse a Asia con ellas fue elegido cónsul para el
año 87 Lucio Cornelio Cina, enemigo declarado de Sila. 

Desde su consulado, Cina basó su papel político en dos asuntos: la vieja cuestión itálica y el regreso
de  Mario.  Sus   propuestas  desencadenaron  un  enfrentameitno  en  el  Foro y  Cina  fue  destituido,
reunió un ejército entre los itálicos y, con Mario, entró en Roma declarando enemigo a Sila y
anulando su legislación. En el año 86 fueron elegidos cónsules Cina y Mario, éste último murió al
poco tiempo. 

Una   vez   acabada   la   guerra   contra   Mitrídates,   Sila   conquistó   Italia   apoyado   por   sus   veteranos,
entrando en Roma a finales del año 82, tras una guerra civil para introducir una serie de reformas
institucionales.

Declaró hostes a todos sus enemigos en unas listas publicadas con cientos de nombres. Se prohibía
ayudarles, pero se ofrecía una recompensa por su asesinato o por información sobre ellos. Son las
llamadas proscripciones. 

A la llegada a Roma Existía un vacío de poder, por lo que el senado nombró un interrex, Valerio
Flaco. Este a su vez nombró a Sila dictador por tiempo indefinido. 
El   nuevo  dictador  llevó  a   la  práctica   una  intensa   reorganización   del  Estado,   favoreciendo  a   la
nobilitas y más concretamente al senado: entregó las tierras prometidas a sus soldados; inhibió de
muchas competencias al tribunado de la plebe; renovó el senado; aumentó los ingresos con nuevos
impuestos provinciales; suspendió las distribuciones de trigo y limitó el lujo exagerado. 

Dejó el cargo dictador cuando creyó terminada su labor, fue cónsul durante el año siguiente, el 80, y
una vez acabo el consulado se retiró de la vida pública. 

Sila intentó crear a lo largo de su carrera política una determinada imagen de sí mismo usando
medios propagandísticos cuya atención se basaba en sus éxitos militares y que culminaron con la
redacción de sus memorias. 
                                                                                                              
Salvar la república era el otra gran objetivo de Sila que tampoco fue logrado, no por sus reformas,
sino por el modo en el que se hizo con el poder y como lo ejerció: el ejército ya se había convertido
en un factor clave de la política. 

El siguiente personaje de gran relevancia y en torno al cual girarían los debates fue Cneo Pompeyo
y la supremacía de poder de que gozó entre los años 78 y 63. 

Participó, al igual que Cayo Mario, tanto en la política exterior como en la interior, pero a mayor
escala y con mucha más trascendencia. 

En   política   exterior   hubo   de   hacerse   cargo   de   cuatro   asuntos:   la   sublevación   de   Sertorio   en


Hispania;   la   segunda   guerra   mitridática;   el   problema   de   la   piratería   en   el   Mediterráneo   y   la
insurrección de Espartaco.
Sertorio, pretor para el año 83, fue destituido por Sila una vez tomado el poder. Este conflicto, por
tanto, ha de verse como la derivación de las guerras civiles, como una reacción contra Sila. 
En Hispania, Sertorio se puso al frente de un ejército y comenzó a avanzar a través de todo el
territorio a partir del año 80. El senado envió, en primer lugar, a Quinto cecilio Metelo Pío y en el
año 77 a Pompeyo. Ambos consiguieron derrotar a Sertorio, que había comenado las negociaciones
con Mitrídates. 

También hubo de hacerse cargo de la segunda guerra en Asia. La paz establecida en Dárdanos no
fue reconocida por el senado en los años 82 y 83 cuando Mitrídates pidió explicaciones por las
incursiones roamanas que se estaban llevando a cabo en su territorio. 

En el año 74, a la muerte del rey de Bitinia, Mitrídates comienza la invasión de dicho territorio. El
senado, a través de Lucio Licinio Lúculo, lo recuperó y Mitrídates se refugió en Armenia y, junto a
su rey, Tigranes, comenzaron la invasión de Capadocia y el ponto. La situación estaba igual de
estancada que al principio.

Pompeyo solucionó el problema más adelante, cuando se le concedió un mando extraordinario para
ello.   La   piratería   también   causaba   estragos.   Tras   muchos   años   de   piratería   en   el   Mediterráneo
oriental, los comerciantes romanos e itálicos se quejaron por el aumento de la misma que había
tenido lugar en la década de los 80. Por lo cual, el senado le otorgó a Marco Antonio un mando
militar extraordinario con el que fracasó y el problema se quedó sin solución hasta la llegada del
todopoderoso Pompeyo. 

Durante esta época surgió la insurrección de Espartaco en Capua en el verano del 73, no cómo una
revuelta servil, en lo que más tarde se convirtió, sino como una fuga de setenta gladiadores. La
situación se complicó para Roma hasta el punto de tener que utilizar diez legiones para acabar con
los   más   de   cien   mil   esclavos   que   se   habían   sublevado   finalmente.   Demostró   el   desmesurado
crecimiento de esclavos. 

En la política interior fue un período de increíble inestabilidad. 

Marco Emilio Lépido, que formaba parte dela nobilitas tradicional, fue elegido cónsul para el año
78. Presentó un programa silano que se encontró con la oposición de la aristocracia. El cónsul se
puso al frente de una insurrección que surgió en Etruria. Para alejarlo de allí, se le envió a la Galia
Narbonense como procónsul en el año 77, desde allí marchó sobre Roma con su ejército. 

El Senado, agobiado, declaró un senatus consultum ultimum que se le concedió a Catulo y concedió
un imperium a Pompeyo. Derrotaron a Lépido, quien huyó. durante el año 70 salieron electos como
cónsules Craso y Pompeyo. Ambos dotaron a la república de estabilidad a través de tres medidas
básicas: restitución de las competencias tradicionales al tribunado de la plebe; los tribunales de
justicia   quedaron   definitivamente   formados   por   senadores,   caballeros   y   tribuni   aerarii
(personas con una posición similar a la de los caballeros); purgaron el senado eligiendo censores,
quienes expulsaron a 64 senadores y, por último, pusieron fin a la cuestión itálica. 
La   concesión   de   imperium   extraodinarium   creó   los   grandes   líderes   militares   de   la   época.   A
Pompeyo se le otorgaron en el año 67. 

En primer lugar por el asunto de la piratería oriental que perjudicaba la economía romana, pero
ahora el problema se centraba en el abastecimiento de trigo de la ciudad. El tribuno de la plebe Aulo
Gabinio propuso en el año 67 otorgar un imperium proconsular con poderes ilimitados durante seis
años a Pompeyo con el fin de que liberase las regiones de las que Roma se abastecía de trigo y que
asegurase las vías de comunicación. 

Tres meses después, Pompeyo había solucionado el problema. 

Pompeyo   volvió   a   conseguir   que   se  le   concediera   un   nuevo   mando   extraordinario   para   acabar
definitivamente con Mitrídates, refugiado del rey de Armenia Tigranes. Desde Armenia, Pompeyo
logró negociar con el rey para que entregase a Mitrídates y, al haber acabado el conflicto, comenzó
a reorganizar administrativamente esos territorios y a fundar ciudades con su nombre en una política
de fundación que recuerda a la seguida por Alejandro Magno. 

En ausencia de Pompeyo, el centro del debate se dirigía ahora a la delimitación del papel político de
la plebe y a frenar la corrupción en la clase dirigente. 

En el año 67, fue tribuno de la plebe Cayo Cornelio que, llevando a cabo una serie de reformas,
intentó   evitar   la   arbitrariedad   de   los   procesos   legales   y   el   enriquecimiento   ilícito   de   los
gobernadores.

En los últimos días del año 67, Cayo Manilio, tribuno de la plebe para el 66, promovió una ley
según la cual los libertos debían registrarse en la tribu de su antiguo patrón. El Senado la rechazó e
impulsaron juicios políticos contra Cornelio y Manilio con los consiguientes desórdenes públicos
perpetrados por los seguidores de los extribunos. 

Cicerón, cónsul para el 63. Ese año los tribunos de la plebe, Publio Servilio Rulo y Tito Labieno
promovieron sendas reformas, una agraria con el asentamiento de nueve nuevas colonias y una
social   para   devolver   al   pueblo   el   derecho   a   elegir   los   miembros   de   los   colegios   sacerdotales,
respectivamente. 

La reforma agraria de Rulo finalmente no se aceptó, por el contrario sí se hizo con la de Labieno y
Cayo Julio César fue elegido pontifex maximus. Labieno y César intentaron poner en tela de juicio
el   senatus   consultum   ultimum   aprovechando   la   acusación   contra   Cayo   Rabinio   de   asesinar   al
tribuno Saturnino usando ese poder en el año 100. Cicerón defendió en el juicio a Rabirio y el
senatus consultum ultimum y con él, la ejecución de las catilinarias. 

En el verano del año 63, Catilina fue de nuevo derrotado en las elecciones consulares. Lucio Sergio
Catilina defendía la necesidad de una condonación de las deudas. Al no poder llevar a término estas
reformas, sus defensores comenzaron a organizar una revuelta en Italia que fue abortada en su fase
inicial por Cicerón, habiendo conseguido que el senado decretase otro senatus consultum ultimum. 
En esta situación política, la ausencia de Pompeyo le costó parte de su influencia política y se vio
obligado a buscar nuevos aliados políticos, así nació el que erróneamente se ha llamado primer
triunvirato, el pacto entre tres hombres políticamente muy activos(Pompeyo, Craso y César) para
apoyarse en la consecución de sus objetivos en la década de los 50 marcó la historia de Roma y el
final definitivo de la República romana.

La ausencia de Pompeyo de la vida cotidiana en la política romana condicionó un descenso de su
popularidad. Entre los años 62 y 59 la postura de los optimates se endureció impidiendo a Pompeyo
la consecución de sus objetivos, éstos eran la posibilidad de presentarse a las elecciones consulares
de manera excepcional y otro mando extraordinario para acabar definitivamente con la revuelta de
Catilina. Por ello se unió a Julio César, cónsul para el 59, quien contó a su vez con Craso, dando
pasa a la triple alianza decisoria para el final de la república. 

César, por su parte, pretendía quedar militarmente a la altura de Pompeyo en la guerra de las Galias.
Para ello contó con el gobierno de la Galia Cisalpina y del Ilírico gracias a la intervención del
tribuno de la plebe Publio Vatinio, así como tres legiones, marchar en calidad de procónsul y la
potestad de poder designar a sus legados.

Hasta su marcha, la labor legislativa, de corte popular, se centró en una reforma agraria parecida a
la de Rulo y en la ratificación de la reorganización pompeyana en Asia. 

En el terreno militar, César había de destacar si quería hacerse un hueco en la historia de Roma.
Desde el año 58 hasta el 51, César conquistó la Galia hasta el Rhin desde la Galia Narbonense. Tras
la  conquista  de todos  los  pueblos  galos, tuvo  que hacer  frente  a una sublevación de todos  los
pueblos galos por la pérdida de su independencia liderados por Vercingetórix entre los años 53 y
52, de la que también salió victorioso. César emulaba a Pompeyo, e incluso le superaba porque se
cuidó de no descolgarse de la vida pública. 

Mientras   tanto,   en   Roma   las   condiciones   de   vida   de   la   plebe   eran   precarias,   de   modo   que   la
dificultad económica  propició  mayor participación  en la vida política  apoyando a  aquéllos  que
estaban dispuestos a mejorar su situación económica, el caso de Publio Clodio. 

Este  personaje  político ganó  las  elecciones  a  tribuno de la plebe  y fue capaz de introducir  un


importante  programa  legislativo  desde  su tribunado.  Quizá  no hubo  en la  historia  romana  otro
político más cercano al pueblo o que supiera movilizarlo mejor. De este modo consiguió que cuatro
proyectos de leyes fueran aceptadas: una nueva ley frumentaria que ofrecía la distribución gratuita;
la anexión de Chipre, centro productor de cereales; establecimiento de una nueva censura para
evitar arbitrariedades en los procesos judiciales y la restauración de los colegios, voz de la plebe. 

Estas leyes supusieron su consolidación política y se vio con las fuerzas políticas necesarias para
promover la ley que envió a Cicerón, su enemigo acérrimo, al exilio. Por el contrario, se ganó la
enemistad de Pompeyo por organizar la huida del hijo de Tigranes que Pompeyo tenía como rehén. 

Esto no sólo debilitó su posición política sino que también trajo de vuelta a Cicerón. 
En este contexto, las posiciones de los amici se habían vuelto inestables, por ello se reunieron en
Luca   en   el   año   56,   para   establecer   nuevos   objetivos   que   fueron   llevados   a   cabo   en   los   años
siguientes. Craso y Pompeyo se presentaron como cónsules para el año 55. César, en calidad de
procónsul, asignó el gobierno de Siria a Craso y el de Hispania Citerior y el de Hispania Ulterior a
Pompeyo. Estos cumplieron su parte y, una vez en el consulado, promulgaron una ley para que
César ampliara su cargo de procónsul, cumpliéndose todos los objetivos de Luca. 

Craso, queriendo emular a sus socios, se enroló en un conflicto contra los partos donde murió. La 
consecuencia de su muerte puede decirse que fue la causa de la guerra entre César y Pompeyo. 

La radicalización de la política iba en aumento, hasta el punto de que en el año 52, en una revuelta
callejera por una disputa política fue asesinado Clodio. 

Tras la muerte de Craso, el senado nombró a Pompeyo cónsul único mientras César acababa con 
Vercingetórix. Cneo Pompeyo estabilizó la situación, pero varias leyes de las que propuso alejaban 
indirectamente a César de sus objetivos políticos. 
                                                                           
El   conflicto   político   en  el   año   51   fue  la   cuestión   de   los   poderes   de  César.   El   futuro   dictador
pretendía presentarse como cónsul estando ausente, conservando sus legiones y su imperium. La
aristocracia senatorial se negó, pero Pompeyo advirtió que no se tomaría ninguna decisión hasta que
expirara su mandato legal el 1 de marzo del 50. 

Curión, tribuno de la plebe ese mismo año, propuso que tanto César como Pompeyo pudieran 
renunciar a sus mandos militares para acceder al consulado, pero ninguno de los dos aceptó. El
cónsul Marcelo encargó a Pompeyo salvar la República, éste aceptó. Ante esta situación el senado
declaró senatus consultum ultimum, destituyó a César, legitimando así la iniciativa de Marcelo de
otorgar poderes extraordinarios a Pompeyo, y, por tanto, declarando la guerra. 

Ideológicamente,   los   pompeyanos   se   identificaban   con   la   República   y   con   su   supervivencia,


mientras que los cesarianos, pretendían obtener beneficios en el sistema vigente donde una facción
del senado controlaba ilegalmente la política de Roma. 

El desarrollo de la guerra estuvo marcado por la estrategia de Pompeyo: decidió dar por perdida
Italia y llevar la guerra al Mediterráneo oriental. César, por su parte, prefirió afrontar en primer
lugar al ejército pompeyano de Hispania y después partir en su busca. Antes de salir de la península,
se hizo nombra dictator, legitimando su posición. 

El nueve de agosto del año 48 César venció a Pompeyo en la batalla de Farsalia. Pompeyo huyó a
Egipto y murió allí, César, en su persecución se vio involucrado en una lucha política interna entre
los hijos de Tolemeo Auletes, Cleopatra y Tolemeo XII. Tomó partido por Cleopatra, la instaló, tras
un asedio, en el trono y dejó tres legiones como guarnición permanente. 

Antes   de   volver   a   Roma,   tuvo   que   acabar   con   los   últimos   pompeyanos,   a   quienes   venció
definitivamente   el   17   de   marzo   del   45.   Cuando   César   consiguió   definitivamente   alzarse   como
dictador,  concentró   todo  el  poder   político  en   sus   manos  para,   desde  esa  posición,   realizar  una
amplia actividad legislativa. Desde Tarquinio El Soberbio, la población de Roma se negaba a ser
gobernada por una monarquía, que se asemejaba a una tiranía en su opinión. Por este motivo, el
poder unipersonal de César fue temido desde un principio: la creencia de que su régimen se había 
convertido en una monarquía fue lo que provocó su asesinato. 

La toma del poder por parte de César se asemejaba a la que Sila había llevado a cabo, por esto el
conquistador de las  Galias  puso sumo  cuidado  en no parecerse  a Sila,  odiado por el  pueblo y
demostró   clemencia   con   sus   enemigos.   Por   esto,   no   hubo   ni   confiscaciones   masivas,   ni
proscripciones, sino que por el contrario perdonó públicamente a todos los pompeyanos. 

En el año 46 fue proclamado dictador para un período de diez años, sin embargo, en el año 44 fue
designado emperador vitalicio. 

Como dictator poseía el imperium con el que controlaba todo el ejército; en el terreno económico,
asumió la dirección de las finanzas del Estado. Estos eran los pilares básicos de su gobierno. 

El gobierno de César no supuso la desaparición de las instituciones republicanas, antes bien todos
los resortes del poder estaban en manos del dictador. 

La tarea legislativa de César se concentró en un breve período de tiempo, desde los últimos meses
del   año   46   hasta   marzo   del   44.   Establecido   ya   en  el   gobierno,   definió   una   amplia   política   de
colonización para recompensa de sus veteranos; 
                                                                                                               
Para la mejora de las condiciones de la plebe urbana, redujo el número de beneficiarios de las
distribuciones   de   trigo,   proporcionó   trabajo   a   la   población   humilde   con   una   política   de   obras
públicas cuyo objetivo era su glorificación, suprimió la mayor parte de los collegia para evitar que
otro personaje similar a Clodio pudiera utilizarlos. 

Institucionalmente,   amplió   en   número   de   senadores   con   el   objetivo   de   recompensar   a   sus


seguidores, pero en este terreno ni hizo amplias reformas; en la administración provincial, con el fin
de que nadie pudiera seguir su mismo ejemplo, limitó en uno o dos años el tiempo máximo de
gobierno de una provincia; por otra parte, César no sólo otorgó la ciudadanía a los soldados que
habían destacado por sus  méritos, sino también  a bloques  de  poblaciones  no itálicas. También
modificó la esfera religiosa añadiendo algunos cargos más, como recompensa a sus partidarios;
llevó a cabo la reforma cesariana del calendario que quedó establecido en una duración de 365.6
días;   también   tocó   os   hilos   del   terreno   judicial,   estableciendo   que   los   tribunales   debían   estar
formados por el ordo senatorial y el ecuestre. 

Con sus medidas legislativas, César intentó mantener un difícil equilibrio entre grupos sociales
apreciándose una combinación de interés personal y la visión de un estadista. 

A los ojos de la aristocracia César era en la práctica un monarca, puesto que al tiempo que ejercía
como dictador conservaba el cargo de cónsul, cargo que desempeñaba sin colega. Debido a esto,
César fue asesinado en los idus de marzo del año 44 con el único fin de poner fin a su gobierno,
pero sin más planes de futuro, lo cual vino a provocar otra situación de inestabilidad, guerras y por
ende, la destrucción definitiva de la República romana.