Está en la página 1de 2

Elementos de una teoría sociológica de Reporte 1/9 Pierre Bourdieu

Julieta Chávez Betanzos


la precepción artística
Glosario:
-Aiesthesis
-Ethos
-Legitimidad

Existen distintos niveles de interpretación de una obra, organizados de manera


jerárquica, comenzando con la básica experiencia emocional que se suscita en
el espectador tras la observación superficial de la obra; reduciendo la obra a la
aiesthesis, es decir, una simple experiencia sensible carente de significado. En
segundo nivel encontramos la manifestación iconográfica, en el cual los
elementos observados en primer nivel adquieren un sentido propio, una
significación. Siendo el análisis más adecuado aquel que esté dotado de
especifidad, riqueza y fineza de categorías.

El valor de la obra cambia dependiendo del nivel sociocultural al cual pertenezca


el espectador. Para entender la obra de forma optima se requiere de un análisis
desde la nación, clase social y la visión que poseía su autor, su ethos. Llegando
a realizar un análisis de los “síntomas culturales” como llama Bourdieu.
Terminando por otorgar un sentido completo a la pieza.

La obra tiene un significado dado por el autor y otro por la sociedad que lo
analiza. Por lo que se necesita comprender lo “propio” del sistema institucional
de la época y de los inconscientes. No obstante, nunca llegaremos a un análisis
puro de la obra, puesto que nuestra visión de estudio siempre pertenecerá a
nuestra época.

“Los pensamientos de lo que llamamos las clases cultivadas se regula


principalmente por los ideales que transmitieron las generaciones pasadas”. Nos
preguntamos el porqué del estudio de esos objetos, esas piezas llamadas
artísticas traídas con esa connotación del pasado ¿Por qué esas y no otras?

El entender el arte depende de dos niveles, uno de practica de manera empírica


y otro de análisis teórico; adecuando los sentidos a percibir una valiosa pieza y
a la vez entender el porqué de este valor. Uno se adecua mediante la costumbre
a la aprehensión de los mismos elementos por más fatales que estos puedan
llegar a ser, inclinándose a buscar objetos del mismo género. Por lo que el gusto
de un individuo depende de la instrucción que haya recibido. Por ello, la obra de
arte sólo existe en tal medida que se le asigna valor.
El “amor al arte” es parte de los burgueses al ser los que tienen real acceso a
los estudios artísticos, y haber sido instruidos por costumbre y herencia a lo
llamado de “buen gusto”; siendo este buen gusto designado por la clase
privilegiada y no la comuna. Llamando arte a lo propio de esta clase, pues son
ellos los que tiene acceso a la educación para tener “una mente capaz” de
designar que es lo de valor. Concluyendo que el mundo del arte es todo aquello
que se opone a la vida cotidiana; mostrándose objetos sagrados que muy pocos
poseen.